Ataque del Norte

El katyusha que tiraron ayer parece salio de una zona definitivamente “Hizbollatnik”. ¿Que quiere decir?

Cierran Embajada de Iran en Londres

Sin duda se esta armando. Veremos como sigue.

Novedades

A Siria se le agota el tiempo , mientras los rusos parece que le quieren dar una manito.

Iran se sigue portando mal.

Mientras tanto, atacan desde el Libano. ¿quien sera?

Siguiendo la onda del post de economia de hace unos dias, aca Bibi expresa su opinion sobre la necesidad de mantener un prespuesto balanceado y un menor gobierno, para no terminar como Europa. Suscribo.

Analisis sobre los candidatos republicanos en USA sobre Israel. Si bien no hay demasiadas diferencias, creo que a la larga (y dependiendo de como evolucione el asunto con Iran. Esto es clave.) la mejor opcion es Ron Paul. Se que a muchos les sorprenderá, pero si desean que me extienda lo hago.

PD: La ONU, como siempre, llega tarde

ups! otro accidente

Irán: Una explosión sacude Ispahán, sede de un centro nuclear clave

Irán: Una explosión sacude Ispahán, sede de un centro nuclear clave
¿Saben cómo se llama esto?: Escudos humanos. No les servirá de nada, ni siquiera si utilizan a los judíos iraníes. Tzahal no será tan considerado como en anteriores contiendas. Cuando está en peligro la existencia de Israel, vale todo.

A menos de un mes de la misteriosa explosión en la base de misiles junto a la aldea Bidgneh y menos de una semana después de la explosión en un depósito del Hezbollah que mató a varios oficiales iraníes, un nuevo estallido vuelve a conmover a Irán. La agencia de noticias Fars, identificada con la Guardia Revolucionaria, informó que a las 14:40 (hora local) se escuchó una gran explosión en Ispahán. Unidades de bomberos y del servicio de rescate confirmaron el reporte sobre el estallido. Aún no hay una reacción oficial.
Cerca de Ispahán, una de las ciudades principales de Irán, se encuentra un centro para la conversión de uranio. Se trata de una de las instalaciones claves del programa atómico de la República Islámica. Una fuente de defensa regional confirmó la explosión pero se negó a brindar detalles sobre sus orígenes. Muhamad Mahdi Ismaili, jefe de la división de defensa de la provincia, manifestó: “no tenemos información exacta y el asunto está siendo tratado”. También el cuerpo de bomberos confirmó la explosión a seis kilómetros de distancia, en el centro de la ciudad.
En forma excepcional, luego de publicar la novedad, la agencia de noticias Fars no añadió más detalles. Aparentemente, los iraníes quitaron la noticia de su sitio web, luego que la noticia fuera publicada en Israel.
El 12 de noviembre, el general Hasan Tehrani Moghaddam murió junto a más de 20 miembros de la Guardia Revolucionaria, en una base militar junto a la aldea Bidganeh, cerca de Teherán.
La Guardia Revolucionaria, dijo entonces que una explosión accidental se produjo cuando el personal militar estaba trasladando municiones. En años recientes, varios científicos relacionados al programa nuclear iraní han muertos en explosiones de automóviles y docenas de oficiales de alto rango de la Guardia Revolucionaria han muerto en accidentes de avión, así como en actos de sabotaje contra instalaciones militares y nucleares.

Fuente: AURORA

 –

UPDATE:

Fuentes de inteligencia altamente clasificadas confirmaron que no fue un chamán argentino el causante de las últimas explosiones en sitios estratégicos iraníes, a pesar del durísimo discurso de Cristina en la ONU.

Detener a Irán

Por ELIAS FARACHE

En los próximos días y meses, el tema de la capacidad nuclear de Irán dará mucho para hablar y escribir. Irán desafía al mundo con un programa que ellos afirman es para fines pacíficos. Israel y algunos países tienen serias dudas al respecto. Los temores respecto a las intenciones de Irán pueden resultar exagerados para algunos, infundados técnicamente para otros. Pero en casa del ahorcado, el tema de la soga no es trivial.

El presidente de Irán, en repetidas ocasiones, ha expresado que el Estado de Israel es ilegítimo, que debe ser borrado del mapa. Su negación de los horrores del Holocausto es conocida y reiterada. Irán es una potencia militar, industrial y petrolera. Su industria de armamento le ha permitido fabricar y probar cohetes de largo alcance, capaces de llegar a Israel con cargas letales. Con tales referencias, es normal que Israel recele del coloso persa.

Los judíos, y el Estado judío que tiene una población mayoritariamente judía, han sufrido amenazas en el pasado que se convierten en realidades trágicas. El mundo que ha compartido tales realidades históricas, no ha hecho sino lamentar estas tragedias, incapaz de preverlas o, más aún, sin haberlas querido evitar.

En 1933 Hitler era una amenaza que pocos denunciaron, pensando que la pasividad y la complacencia lo aplacarían. Winston Churchill fue un solitario en su visión, que terminó convirtiéndose en una realidad cuya factura incluyó seis millones de judíos asesinados en campos de concentración.

En el año 2012, Ahmadinejad e Irán son una amenaza que muchos temen y muy pocos denuncian, pensando también que la complacencia, la pasividad y algunas sanciones harán que el programa nuclear de Irán sea solo para fines pacíficos. La lógica de los espectadores dice que Irán no ha de atreverse a acciones en contra de Israel. Probablemente, el error es doble: Israel sí es un blanco de un Irán nuclear, y el Irán nuclear no va a tener víctimas israelíes y espectadores, sino víctimas mayoritariamente… también de entre aquellos que se consideran espectadores.

Israel se enfrenta a una amenaza real y muy fuerte. Un país enemigo con capacidad de destrucción que lo amenaza y tendría como cumplir su amenaza. Que actúa sin provocación directa y que además tiene serios antecedentes: el apoyo a Hezbolá en el Líbano y a Hamas en Gaza.

El tema no se agota para Israel. Su existencia está en peligro. El futuro de sus ciudadanos pasa a depender de la voluntad de un enemigo declarado y no buscado, con la capacidad de infligir daños en forma rápida y contundente. La primera víctima de un Irán nuclear sería Israel, por lo tanto, es Israel el país más preocupado por esta situación. Estados Unidos, Europa y otros países se preocupan. Los judíos tienen que, además de preocuparse, ocuparse.

Sí, el problema es primeramente de los judíos. Su existencia está en juego. El mundo, no necesariamente lo entiende o no es la prioridad. En plena II Guerra Mundial, se pidió a los aliados bombardear los rieles de ferrocarril para impedir que los trenes que llevaban judíos a campos de concentración siguieran llevando personas a la muerte. Los aliados no lo hicieron, porque no era conveniente. Por los momentos, para muchos aliados circunstanciales, no es conveniente presionar para parar el programa nuclear iraní.

Para Israel, con seis millones de cadáveres sin tumba… es imprescindible que Irán no sea nuclear. La experiencia judía no le da cabida al optimismo.

http://www.eluniversal.com/opinion/111124/israel-e-iran

Lean también este sencillo y claro artículo de Roland Behar

Otoño árabe y palabras de un Primer Ministro responsable

Netanyahu: “Israel y Egipto tienen interés en preservar la paz”

Benjamin Netanyahu

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, subrayó que “Israel y Egipto tienen interés en preservar la paz y la estabilidad en Oriente Medio”, frente a “muchos interesados” en dañarlas.

“Hay muchos intereses en preservar e impulsar la paz y hay muchos interesados en perturbarla. Ambas partes están actuando con responsabilidad y seriedad contra el terrorismo y contra quienes vulneran la paz”, dijo el primer ministro en conferencia de prensa en Jerusalén con su homólogo rumano, Emil Boc.

Netanyahu señaló que la apuesta por la paz y la estabilidad “garantiza las rutas marítimas, la estabilidad económica, la calma y muchas otras cosas, para Egipto, para Israel y para otros estados”.

“Se trata de un interés constante tanto para Israel como para cualquier Gobierno que llegue al poder en Egipto”, agregó en referencia a las elecciones legislativas previstas para el próximo lunes y en las que parte como gran favorito el brazo político de los Hermanos Musulmanes, el fundamentalista islámico Partido Libertad y Justicia.

Netanyahu cargó en el Parlamento contra las revueltas árabes con un lenguaje especialmente duro.

El mundo árabe, precisó el jefe del Ejecutivo, “no está avanzando, sino retrocediendo” y la primavera de revueltas se ha transformado en una “oleada islámica, anti-occidental, anti-liberal y antidemocrática”.Netanyahu también llamó “cándidos” a los líderes occidentales por las posturas que defendieron a raíz del alzamiento en Túnez y reivindicó la validez de sus temores: “Y yo pregunto hoy: ¿quién no entendía la realidad? ¿quién no entendía la historia?”.

“Israel está afrontando un periodo de inestabilidad e incertidumbre en la región. Desde luego no es el momento de escuchar a quienes dicen ‘haz lo que te dicte el corazón'”, añadió.

El jefe de Gobierno también explicó el estancamiento en el terreno diplomático con los palestinos por los cambios generados por las revueltas árabes.

“Recuerdo que muchos de ustedes me exhortaban a aprovechar la oportunidad para hacer precipitadas concesiones y apresurarme a (alcanzar) un acuerdo. Pero no voy a basar las políticas de Israel en ilusiones. Hay un enorme convulsión aquí y quien no lo vea está enterrando su cabeza en la arena”, sentenció.

Fuente: AURORA

No nos hagamos ilusiones. Esta es la voz predominante de la plaza Tahrir ahora mismo:

Sobre Túnez, la prensa occidental, políticamente correcta y bienpensante sigue definiendo al partido Ennhada como “islamistas moderados” debido a que utilizan la táctica del doble mensaje estilo Yasser Arafat. Es decir, sus dirigentes lanzan un mensaje tranquilizador para Occidente en inglés y otro en árabe más radical dirigido a su propia sociedad. He aquí un ejemplo reciente:

Una de las tantas razones por las que Israel debe golpear primero y asegurar que el frente iraní sea neutralizado (el régimen sirio caerá solito) es para prepararse ante el muy probable escenario una vez que perdamos Egipto. Pues no les quepa la menor duda que si esos dementes llegan al poder allí, se corre el riesgo de tener nuevamente un enemigo en la frontera sur.

La penitencia del juez Goldstone

Por Julián Schvindlerman

Comunidades – 23/11/11

Richard Goldstone fue juez de la Corte Constitucional de Sudáfrica, fiscal principal de los Tribunales Criminales Internacionales de las Naciones Unidas para la ex Yugoslavia y Ruanda, presidente de la Investigación Independiente Internacional sobre Kosovo, profesor visitante en Harvard y Cambridge, y receptor de doctorados Honoris Causa por parte de universidades en Canadá, Holanda, El Reino Unido, Sudáfrica y los Estados Unidos. Cuando el Consejo de Derechos Humanos de la ONU lo eligió para liderar una comisión investigadora sobre lo ocurrido durante la guerra entre el grupo terrorista Hamas y el estado de Israel en 2008-09, los oficiales seleccionadores sabían muy bien que sus conclusiones llevarían consigo el peso de su reputación. También sabían que él era judío, lo cual agregaría mayor legitimidad a la condena contra Israel.

 

El Informe Goldstone concluyó que ambas partes habían “posiblemente” cometido “crímenes contra la humanidad” y crímenes de guerra potenciales. Esta fue la primera vez que la ONU investigó y documentó actos de terrorismo perpetrados por Hamas pero, como era de esperar, centró su mayor condena en el estado judío al que denunció por llevar adelante “un ataque deliberadamente desproporcionado diseñado para castigar, humillar y aterrorizar a población civil [palestina]”. El reporte repercutió en el mundo entero. Israel repudió sus conclusiones, Hamas las respaldó.

 

Al cabo de un tiempo, pasado el linchamiento mediático y diplomático, cuando la imagen de Israel ante la opinión pública mundial estaba -una vez más- hecha trizas, Richard Goldstone publicó una nota de opinión en The Washington Post (“Reconsiderando el Reporte Goldstone sobre Israel y crímenes de guerra”, 1 de abril de 2011) en la que reconoció no haber tenido en sus manos todos los hechos cuando acusó a Jerusalem de cometer crímenes de guerra. “Si yo hubiera sabido entonces lo que sé ahora”, escribió el juez sudafricano, “el Reporte Goldstone hubiera sido un documento diferente”. En su texto, él admitía que los civiles palestinos no habían sido intencionalmente atacados como parte de una política y reconocía la seriedad de las investigaciones militares israelíes sobre su propia conducta durante la guerra. Con una franqueza rayana en la ingenuidad, lamentaba que Hamas no hubiera hecho otro tanto. “Al fin de cuentas, pedir a Hamas que investigue puede haber sido un emprendimiento equivocado”. (Se necesita ser un oficial de la ONU para llegar a esta conclusión ex post facto).

 

Siete meses después, Richard Goldstone publicó otra nota de opinión, esta vez en The New York Times (“Israel y la difamación del Apartheid”, 1 de noviembre de 2011) en la que hizo una distinción entre la crítica legítima y la demonización de Israel, destacó el hecho de que Israel es una democracia en estado de guerra con vecinos que repudian su existencia, subrayó que las relaciones judeo-árabes en Israel y en Cisjordania “no pueden ser simplificadas a una narrativa de discriminación judía”, y advirtió contra la tentación de realizar comparaciones superficiales entre la situación de Apartheid en Sudáfrica antes de 1994 y el Israel de hoy. “La acusación de que Israel es una estado Apartheid es falsa y maliciosa, traba, en lugar de promover, la paz y la armonía”, aseguró.

 

Los artículos recibieron atención en ámbitos diplomáticos y en el mundillo de los especialistas e interesados en estos asuntos, pero no obtuvieron ni una fracción del interés internacional dado al informe original. La principal responsable de ello es la prensa, que eligió amplificar la noticia que castigaba a Jerusalem y minimizar la noticia opuesta (exceptuando, claro está, a los propios Washington Post y New York Times). Con el foco puesto sobre los medios de comunicación en lengua española, Revista de Medio Oriente informó que ningún medio hispanohablante de referencia recogió la última nota de opinión de Goldstone. En un comunicado titulado “La prensa que alabó a Goldstone por acusar al Estado de Israel, ahora lo ignora por defenderlo”, la publicación de monitoreo de medios en español vio una correlación entre las declaraciones del juez sudafricano sobre Israel y la repercusión mediática asociada: la acusación despertó cobertura, la retracción -e incluso defensa- de Israel provocó indiferencia.

 

Richard Goldstone debió haber anticipado esta situación. Nunca debió dejarse seducir por el falso prestigio que confiere la pertenencia al sistema de las Naciones Unidas. Como un juez comprometido con la verdad, jamás debió haber consentido que un documento difamatorio llevara su firma. Como una figura de renombre global, no debió permitir que su nombre y su credo fuesen usados para validar una mentira. Es bueno que él haya comenzado a enmendar el daño que ha causado, aunque para balancear un reporte de quinientas setenta y cinco páginas va a tener que escribir unos cuantos artículos.

 

Luce una ocupación digna para un arrepentido moral. El único problema es que sólo unos pocos periodistas lo notarán.

A %d blogueros les gusta esto: