El problema de Sarkozy y Obama con Netanyahu

“No lo soporto más a Netanyahu, es un mentiroso”, le dijo Sarkozy a Obama en el foro del G20. Si todavía existen los periodistas (periodistas en serio, no ideólogos con acceso a un micrófono), alguno debería preguntarle a Sarkozy porqué llamó mentiroso al primer ministro israelí. ¿Por decir que no va a haber paz mientras los palestinos no puedan pronunciar las palabras “Estado judío”? ¿Por decir que Irán es una amenaza para el mundo mientras Europa y la ONU siguen bucando “soluciones diplomáticas”? ¿Por negarse a entregar a Israel en bandeja para que él pueda apaciguar a los musulmanes radicales y sumar votos para la próxima elección? El político que apoyó a los rebeldes libios con las mismas armas que le pensaba vender a Gaddafi (sí, escucharon bien), llama mentiroso al único líder occidental que se subió al podio de la ONU y dijo las cosas como son.

La respuesta de Obama: “Vos estás cansado de él, pero yo, yo tengo que lidiar con él todos los días”. Si uno fuera ingenuo o no conociera el historial de Obama con respecto a Israel, podría pensar que esta fue una respuesta diplomática. Pero este es el mismo Obama que le pidió a Israel aceptar fronteras indefendibles como una precondición para negociar con los palestinos. Es el mismo Obama que llamó “ocupas” a los judíos que viven en Judea y Samaria. Es el mismo Obama que cuando “se siente frustrado porque las partes no pueden llegar a un acuerdo” (como si fuera el padre de dos nenes que se pelean), vuelve a eludir la raíz del conflicto: Israel quiere paz y está dispuesta a negociarla; los palestinos se niegan a reconocer a Israel como un Estado judío, se niegan a rechazar las aspiraciones genocidas y los métodos terroristas del Hamas y se niegan a entender que “el retorno de los refugiados” es una fantasía. No es una sorpresa que llame mentiroso al primer ministro israelí, elegido democráticamente por su pueblo.Además, aunque ignorásemos el pasado anti-israelí de Obama, nos quedamos con un segundo problema: ¿Porqué Sarkozy, que de estúpido no tiene nada, se arriesgaría a emitir un comentario tan sensible si no estuviera seguro de que su interlocutor piensa exactamente lo mismo?

“El señor de las moscas” es un libro profundo. En él, un grupo de 40 chicos de
entre 11 y 12 años sobreviven a un accidente y logran llegar hasta una isla desierta. Con el correr del tiempo, muchos empiezan a adoptar actitudes salvajes, animales. Mientras el conjunto del grupo va cediendo, Ralph es el único que logra conservar la racionalidad. Piensa, observa y discute en vez de gritar. Esta actitud de Ralph se transforma en una molestia, una carga insoportable para el grupo; tal es así que lo empiezan a perseguir y lo tratan de asesinar hasta que, finalmente, se escuchan los helicópteros y llega el rescate.

El problema de Sarkozy y Obama con Netanyahu es el mismo problema que tiene el grupo de chicos con Ralph: esa molestia, esa carga insoportable de ver cómo hay otro que conserva la racionalidad mientras ellos se entregan a un pacifismo salvaje. Sarkozy y Obama son constructivistas; Netanyahu es un realista. La realidad, dice Netanyahu, no está en mi cabeza, está allá afuera; está en el desarrollo nuclear iraní; está en las amenazas explícitas de los ayatollahs; está en su financiamiento y entrenamiento a grupos terroristas. ¿Qué puedo hacer yo como un líder responsable? ¿Ignorar la realidad, pretender que con palabras suaves puedo cambiarla? ¿O aprender de la historia y alertar al mundo libre sobre la posibilidad de que se repita?

Durante los últimos 10 años, Bibi Netanyahu estuvo alertando al mundo sobre la amenaza que representa un Irán nuclear, mientras Estados Unidos, Francia y la ONU decían que no tenía pruebas suficientes para sustentar sus afirmaciones. ¿Mentiroso? No, solo es cuestión de tiempo (entre uno y dos meses según el Daily Mail) para que, mientras Sarkozy y Obama se festejan a sí mismos, él actúe en base a sus palabras.

Anuncios

3 comentarios

  1. De Sarkozy no me extraña para nada. No es que ese tipo tenga una obsesión con Bibi ni mucho menos con Israel. El hombre es simplemente un bocón y cabrón que le gusta hablar mal de otros líderes. Siempre que dos mandatarios europeos terminan de hablar con el presidente francés, uno le pregunta al otro: “Y? Qué cosas horribles te dijo sobre mí el petiso?” (es cierto, lo juro). Después de todo, se trata del mismo Sarkozy que mandó a callar a nada menos que su contraparte británico. De hecho, hace unos meses el galo le dijo descaradamente al Primer Ministro israelí, fiel a su estilo no diplomático ni mesurado: “¿Por qué no echas a Lieberman y pones a otro? Es una molestia para vuestra imagen en el exterior”… como si se tratara de dos amigos en un bar hablando de minas.

    En fin, lo indignante es la respuesta de Obama quien, en vez de defender a su socio israelí o al menos relativizar las palabras de Sarkozy, se sumó a su travesura. Claro que no sabían que los micrófonos estaban prendidos. Seguramente en el congreso y la opinión pública norteamericana hay mucha gente que se sintió nuevamente avergonzada de su presidente.

    De cualquier forma, es un tema menor. De hecho, yo escribí algo al respecto pero desistí de colgarlo al blog por irrelevante, aunque vos Seba lo relacionaste muy bien con lo que VERDADERAMENTE IMPORTA.

    Ahora bien, la pregunta es por qué Netanyahu declinó hacer comentarios y se le dio tan poca importancia al suceso pasados los primeros dos días. Las conjeturas que se me ocurren son:

    1) Netanyahu, Sarkozy y Obama saben que necesitan un frente unido frente a la amenaza iraní. Por eso nadie pidió disculpas y Bibi miró para otro lado para concentrarse en lo importante. En definitiva, ignoraron completamente el asunto. Esto demuestra que ese tipo de comentarios “off the record” suelen ser más comunes de lo que la prensa informa. De cualquier forma, los israelíes no olvidan fácilmente.

    2) Puede sonar disparatado, pero fue parte del plan para contrarrestar la enorme filtración (deliberada?) de información sobre un posible ataque a Irán y hacerle creer a los ayatolás que Occidente está dividido, que Israel ni se entiende con la Casa Blanca. Cuando en realidad, todo lo contrario es cierto.

    Estoy más cerca de la primera opción. Creo que fue simplemente otra bravuconada de un tipo acostumbrado a ser irrespetuoso y un Obama que no se comportó como debía.

    No hay que darle más importancia de la que merece. Es una nimiedad. Aunque entiendo perfectamente el punto del post cuando habla de un Israel que siempre advierte la amenaza mucho antes que el resto del mundo, y actúa en consecuencia. Tal vez porque fuimos nosotros los que conocemos más de cerca las consecuencias de apaciguar a un monstruo y autoengañarse sin observar lo que la bestia hace y dice públicamente, mientras los líderes europeos y occidentales solo actúan cuando la guerra es inevitable porque estalla en su rostro.

  2. Bueno, seria excelente que por una vez nos demuestre que realmente cumple su palabra.

    No como con Guilad Shalit que se lleno la boca diciendo que no podia entregar tantos prisioneros a cambio por el riesgo a la seguridad que significaban y al final hizo todo al reves.

    Es hora de que se anime a tomar decisiones importantes y deje de intentar quedar bien con Di-s y el diablo.

    • David, con todo lo que podamos criticarlo, no hay dudas de que es el político más brillante y sano que le quedó al mundo occidental, y lo mejor que hay en Israel por lejos. Imaginate por un segundo estar en su lugar: tenés amenazas en todos los frentes, y tenés que lidiar con estas amenazas mientras la administración Obama está en contra tuyo, la prensa israelí te quiere hundir (y en Israel no tenés un Fox News que pueda balancear las cosas), las NGOs israelíes financiadas por Europa te quieren hundir y la oposición (léase Kadima) te quiere hundir, y en muchos casos no dudan en poner sus intereses políticos por sobre los intereses nacionales. El hecho de consultar las decisiones importantes con los sectores de la oposición permite que las cosas se hagan en Israel, en vez de quedar trabadas en el parlamento. Saludos!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: