¿Cómo andamos en economía?

Fischer: La economía de Israel es sólida

Fischer: La economía de Israel es sólida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El gobernador del Banco de Israel, Stanley Fischer, cree que un fracaso en el rescate financiero de Grecia conducirá inevitablemente a una fragmentación de la eurozona y una incertidumbre económica de grandes riesgos a nivel mundial.

“Francamente, nadie sabe lo que va a pasar en la economía mundial, pero las alternativas actuales son que la eurozona sobreviva en su formato actual o que comience a desmoronarse”, dijo Fischer en Jerusalén.

La primera opción, sostuvo, requiere “heroicos esfuerzos y decisiones difíciles” por parte de Alemania y del Banco Central Europeo (BCE) de forma que, entre ambos y con la ayuda de otros gobiernos, rescaten a Grecia de su imparable camino hacia la bancarrota.

De lo contrario, explicó, la eurozona puede comenzar a desintegrarse en un proceso que comenzaría con la salida de Grecia y arrastraría a otros miembros de la periferia del euro, en el que los escenarios son impredecibles.

El economista israelí-estadounidense, que ha conseguido mantener a Israel al margen de la crisis financiera desde 2008, advirtió de una Europa a dos velocidades, devaluación de monedas, dificultades en la exportación para los países que queden en una nueva eurozona y situaciones de lo más inverosímiles que podrían desembocar en una nueva recesión en el continente con ramificaciones mundiales.

“Las cosas se ven peor ahora en Europa que a principios de año. Para casi ninguno de sus miembros hay perspectivas de gran crecimiento. No es una imagen agradable y, sin Alemania, las estadísticas serían negativas”, abundó.

Pero aún así, y en su habitual optimismo, el reconocido economista describió la situación actual como “no deseada” pero desde luego “no de recesión” porque -recordó- las previsiones de crecimiento “no han bajado mucho desde comienzos de año”.

Como nota de preocupación destacó “los altos tipos de interés que están pagando algunos gobiernos europeos por sus deudas” y mencionó con humor la inaudita situación de que cueste menos la deuda israelí que, por ejemplo, la francesa.

Sobre Estados Unidos se mostró más optimista y no vio “peligros inminentes” de una nueva recesión.

“Hablan para 2012 de un 2,5 por ciento de crecimiento, no es espectacular, no se acerca a su verdadero potencial, pero es un crecimiento relativamente bueno”, declaró al comparar las estadísticas del primer trimestre en ese país con las del tercero, que muestran que se va superando la parálisis.

Fischer, de 68 años y que está al frente del banco emisor israelí desde 2005, tampoco escatimó en las advertencias al Gobierno de Biniamín Netanyahu, a quien exhortó a ceñirse en todo momento al presupuesto y no dejarse arrastrar por políticas populistas.

Israel celebrará probablemente elecciones en 2012 (la legislatura concluye en marzo de 2013) y se teme que por ello, y a raíz de las protestas multitudinarias de grupos de “indignados” el pasado verano, el Gobierno incurra en un gasto público excesivo.

En este sentido, recordó que los indicadores económicos israelíes después de ocho años de crecimiento a más del 4 por ciento de promedio apuntan a lentificarse, precisamente, por la lentitud en la recuperación de sus principales clientes: la UE y EEUU.

“Hay algunos indicios de lentificación desde abril”, advirtió, y “las previsiones para el año que viene son inferiores a las previstas en un principio”.

“Quiero destacar que la lentificación es en el crecimiento, no en el PIB en sí. No hay recesión”, insistió sobre una economía, la israelí, que “sin estar en un excelente estado, no es mala” y este año acabará a un ritmo de crecimiento del 4,7 por ciento del PIB.

Como posibles consecuencias de la lentificación recordó un ligero incremento del desempleo, ahora en un 5,6 por ciento -su punto más bajo en 30 años-, y la continuación de la bajada en las exportaciones.

E instó a todas los organismos e instituciones a tener siempre presente la situación en la eurozona, porque “si algunos de los bancos europeos con los que tratamos entran en dificultad, nosotros estaremos en serios problemas también”, argumentó.

Fuente: AURORA

Comentario personal:

 

Confieso tener conocimientos sumamente limitados de economía, pero confío plenamente en Stanley Fischer, un hombre de sobrada experiencia que ha demostrado manejar la economía israelí exitosamente, manteniéndola alejada de la crisis financiera internacional. La labor del señor Fischer es tan importante y patriótica para Israel como las hazañas de Ehud Barak o Tamir Pardo.

 

Las conclusiones que extraigo de esta información son las siguientes:

 

1) La economía y el nivel de vida en Israel están en perfecto estado, al menos en niveles generales. La realidad es que sigue habiendo poco desempleo (aunque para los estándares israelíes es alto), un país desarrollado, crecimiento moderado pero constante, deuda baja y controlada, un sueldo promedio de 14.000 shekalim (4.000 dólares) por matrimonio (la familia tipo israelí es de cinco integrantes), un PBI per cápita de 32.000 dólares anuales, uno de los coeficientes de Gini más bajos (39.2), un 23,6% de población bajo el nivel de pobreza (nótese que el nivel de pobreza en Israel es 7,30 dólares diarios por persona… es decir un matrimonio pobre ganaría 1.533 shekalim por mes), una tasa de inflación del 2,60% (precios al consumidor) y otros indicadores alentadores (si quieren pueden cotejar los números en diversas fuentes, verán que no estoy errado). Hace poco salió el último índice de desarrollo humano de Naciones Unidas que mide la calidad de vida de la población de cada país, donde ubicó a Israel en el puesto 17 (calificado como “muy alto”), por delante de Francia (puesto 20… pobre Sarko), España (puesto 23) y Argentina (puesto 45).

 

2) Si bien gran parte de los reclamos sociales de los israelíes que salieron a la calle en los últimos meses son legítimos, el gobierno debe evitar caer en la trampa del cortoplacismo, para atender las demandas pensando siempre en el contexto de crisis mundial, con las principales potencias económicas en serios problemas. Por ende, el gobierno debe solucionar el tema sin incurrir en un gasto público excesivo que no sea soportado por la infraestructura presupuestaria del país. De todas formas, siempre se puede mejorar y es bueno escuchar los reclamos de una ciudadanía responsable que trabaja todos los días, paga sus impuestos religiosamente y sirve en el ejército.

 

3) A nadie le conviene una Unión Europea en crisis y un Estados Unidos débil, menos a Israel que los tiene como sus principales socios comerciales. Como dice la frase: “Antes de que se ahogue el gigante, se ahogarán los liliputienses”. Espero que los europeos salgan del atolladero en que se han metido, por el bien de la humanidad.

 

4) Cuando hablamos de números en economía, no estamos discutiendo una nimiedad. Estamos hablando de la vida de millones de personas que se ven afectadas directamente en su vida cotidiana. Por eso insisto en revisar constantemente los números correctos y fijarse cómo mejorar sin perjudicar otros indicadores relevantes. Cada caso debe ser estudiado particularmente, pues en economía no existen soluciones mágicas ni medidas siempre buenas o siempre malas.

Anuncios

2 comentarios

  1. Aqui hay información más detallada para todo aquel interesado.

  2. Aclaración: El dato referido a la pobreza existente que enuncié es el número de 2007, mientras que en 2010 la pobreza descendió a un 20% (dato alentador!). De todas formas sigue siendo un problema grave para atender, especialmente entre la población árabe y haredí.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: