¿Por qué no me sorprende?

Nuevamente, el liderazgo palestino rechazó sentarse a negociar con Israel mientras no se cumplan previamente sus demandas: Congelar la construcción en los asentamientos (algo que ya se hizo en marzo-septiembre de 2010 y no sirvió para nada) y aceptar las fronteras previas a 1967. Es decir, los palestinos no aceptan SENTARSE A NEGOCIAR con Israel sin precondiciones. En otras palabras, quieren el postre antes de la cena. Quieren un Estado antes de terminar el conflicto.

Como para que después los ignorantes digan que el gobierno israelí no quiere la paz…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: