Las Universidades, la Libertad de Expresion y la Opinion de Gustavo Perednik

Muchas veces quienes estudiamos en alguna Universidad expresamos nuestra opinion sobre diversos temas, que distan de ser la media. Entonces ocurre algo extraño: quienes se vanaglorian de ser los exponentes maximos de la libertad de expresion, la pluralidad, y demas palabras, sufren un ataque. Podriamos decir que tal vez es una mezcla de indignación, odio, bronca, y demas emociones no muy tolerantes; pero todo tiene una razon, si señor. Al parecer los academicos se rigen por el siguiente silogismo:

1-Nosotros somos tolerantes, plurales, abiertos, etc

2-Nuestras opiniones son plurales, abiertas, tolerantes, etc.

Ergo: si alguien presenta una opinion contraria debemos de catalogarla de no abierta, intolerante, no plural, lineal, monotematica, o directamente ignorante, etc.

Si alguien mas nota el non sequitur en el razonamiento estamos de acuerdo.  Aprentemente ellos se identifican asi mismos como tolerantes y extrapolan dicho concepto a la definicion de sus propias ideas, independientemente de si ellas se adecuan o no a las caracteristicas que demanda ser definidias como tolerantes (o cualquiera de sus variantes). Ellos són la tolerancia, la pluralidad, la apertura mental, el amor, el cariño y los arcoiris. Ergo: si estoy en contra de sus ideas, estoy en contra de ellos, y por tanto no soy tolerante ni amante de la libertad, pluralidad, amor, cariño, niños jugando con juguetes y demas bellezas de nuestro mundo.

La reaccion inmediata de estos inquisidores modernos es, como no puede ser de otra forma, la censura. Claro, todo comienza con un: veamos, ¿cual es tu critica exactamente? (por ejemplo a Marx, profeta de profetas). Una vez que el estudiante responde, comienza a poner nervioso al Torquemada de turno y este prosigue dando su exegesis, que por cierto debe ser la correcta (¿cuando no?) del profeta y sus textos sagrados, a lo que el estudiante intenta contestar nuevamente. Pero gran error, pequeño estudiante, puesto que usted evidentemente no sabe. Y es más, usted no entendió nada (si es que siquiera se dignó a leer), puesto que si hubiera entendido, estaria de acuerdo conmigo; nos dirá el Sr Profesor. Ante esta situación se suceden multiples comentarios de otros alumnos de acuerdo con el profesor, que ante su mirada complaciente, mediante el ruido de sus opiniones acallan cualquier voz disidente al respecto y ahogan cualquier intento de mostrarse en desacuerdo para finalmente convertir una clase en un marco universitario en una sesion de adoctrinamiento disfrazada de “educacion transformadora” y demas Paulo Freire definiciones.

Porque en verdad, por lo que he visto hasta ahora (y no es el caso de Argentina solamente, mas bien sucede en diferentes lares), la clave de la educacion en las Universidades o cualquier centro de estudios no es que sean abiertas, tolerantes, respetuosas, plurales, etc; sino que parezcan o se presenten de esa forma. Por supuesto hay excepciones, pero la media, lo comun, es que las ideas mas retrogradas y trasnochadas se presenten ante los jovenes estudiantes que van con sus cuadernos y sus ansias de conocimiento, como novedades y verdades autoevidentes imposibles de ser criticadas. No por nada todos saben que Israel es malo, el capitalismo salvaje esta destruyendo el planeta, USA es el demonio y hay que vivir en una sociedad mas buena. El problema es, que lo bueno lo definen esos mismos inquisidores.

Ante esta situacion, Gustavo Perednik escribe un articulo brillante, espectacular, que ilustra este fenomeno a la perfección y lo denuncia para que por lo menos una voz se digne a discrepar, de vez en cuando, con los inquisidores de turno disfrazados de “amor y paz“.

10 comentarios

  1. En casi todos los países democráticos, incluyendo Israel, las universidades suelen estar desconectadas de la realidad, viajando a contramano de la historia. Por increible que parezca.

  2. Me encantó tu reflexión, pusiste las palabras justas a una idea que me venía latiendo desde hace tiempo.
    Igual, creo que este clima lo llamaría, no sé, como “corporativo” de algún modo, porque si a la gente la agarrás de forma individual, no es tan cerrada ni intransigente como lo es en el marco de una agrupación o una cátedra.
    Por ejemplo, me acuerdo hace unos años en una clase en la facultad de Filosofía y Letras de la UBA en la que había que presentar un tema para debatir y yo elegí plantear el antisemitismo en la izquierda en una clase plagada de militantes de del PO y de otras yerbas. Si bien lamentablemente por razones de tiempo, el debate no se pudo desarrollar, luego de clase se me acercaron varios de esos compañeros a departir conmigo al respecto, pero si bien obviamente no concordamos en la mayor parte de los puntos, el diálogo se desarrolló de manera cordial y respetuoso en todo momento. Por eso digo, que creo que hay que separar la paja del trigo.
    Saludos,
    Martín

  3. Martin, gracias por tu comment! Coincido con vos, los individuos tienden a razonar…cuando son individuos, y no una masa o un colectivo enardecido. Hay temas que generan una descarga emocional peor que si insultaras a la madre de quien se “enoja”, por decirlo levemente. Identifican una opinion con un ataque personal, te doy un ejemplo que viene al caso de Israel. Si vos decis en un ambito academico que los Acuerdos de Oslo fueron un fracaso y que no debian haberse realizado puesto que era negociar con terroristas y legitimarlos y demas etceteras, probablemente muchos griten e insulten, te traten de “nazi”, “queres matarlos a todos”, etc. Ni te cuento si llegas a insinuar que los arabes palestinos no han sido un pueblo con historia sino a partir del 67 en adelante. Ahi directamente les pegas “una patada en las bolas”, por decir poco. Obviamente hay quienes escuchan, reflexionan, etc. Pero esos son precisamente los que por lo general no opinan, o temen opinar. Y si lo hacen de cualquier forma en general son los violentos los que “copan” los debates. Pero el problema no son los violentos o irrelfexivos que anden por ahi, son los profesores que les dan pié, los adoctrinan y les dan el lugar que prohiben a otros. Y la base de ello es la legitimacion que se adjudican a ellos mismos per se arrogandose el monopolio de la representacion de la “tolerancia”, “pluralidad”, etc y como le asignan una categoria moral a esos conceptos, puesto que “es bueno ser tolerante”, inmediatamente descalifican las opiniones contrarias de esta forma:
    1-Mi opinion es tolerante
    2-Las opiniones tolerantes son buenas
    Ergo: la opinion de el no es tolerante, puesto que no esta de acuerdo con la mia, que ES LA TOLERANCIA, y por tanto no es buena, es mala
    Ahi ganaron, puesto que te deslegitiman en un plano moral. Fijate que la descalificacion no es por razones utilitarias y en todas las ciencias, menos las sociales, suele imponerse la razon. La clave es la moral. Ciertas ideas son conceptualizadas como morales y por tanto a menos que alteres eso no hay cambio posible. Te ganan de antemano. Y eso es lo que los impulsa a la violencia en ultima instancia, puesto que (y te lo digo por experiencia), vos podes hablar con 2 o 3 de forma tranquila, pero si esos en lugar de ser 3 o 3 son mas y estan enardecidos por algun discurso del primer intolerante que ande dando vueltas probablemente tengas que plantarte y rezarle al kadosh baruj hu para salir vivo. Y no estoy exagerando. Las universidades son nidos de intolerantes, focos de grupos de extrema izquierda, ideas retrogradas, y demas amparados por su supuesta legitimidad moral. Observa en USA el Tea Party “que malos que son que piden menos estado, menos impuestos y mas libertad”. Esos son reaccionarios, extremistas, racistas, y por que no? genocidas. Pero si el mismo movimiento se llama Occupy Wall Street y esta plagado de izquierdistas, anarquistas comunistas, vagos y delincuentes eso esta muy bien, “piden por un mundo mejor”. La unica diferencia es la percepcion moral entre ambas ideas, no importa que Tea Party quiera mas libertad, menos estado y demas, y los OWS quieran mas estado, mas impuestos, y (es el curioso caso donde un anarquista pide mas estado…), mas intervencion, sino que los primeros son malvados derechistas y los segundos bellisimos y buenisimos izquierdistas.

    • He debatido con varios militontos en la facultad. No resisten dos argumentos seguidos de una persona que conoce medianamente algún tema de política exterior. Aunque debo admitir que, en el caso de los estudiantes, siempre se llevaron a cabo las discusiones en el marco del respeto y la convivencia. Paradójicamente, el caso donde te responden con más virulencia y agresión es el de algunos profesores (NO todos), como una profesora (es un decir) antisionista de la cátedra Borón que siempre decía “nosotros somos leninistas estalinistas, no como esos troskos boludos funcionales a la burguesía explotadora”. Un cago de risa. Dejé esa materia al poco tiempo.

      • Ese es otro problema en las facultades: estan llenas de imbeciles dando clases. Si yo en una facultad de Cs Exactas te pongo un profesor de Astrofisica diciendo que la tierra es plana y esta sostenida por una tortuga, lo rajan a los 5 minutos. Pero si te pongo una “trotskista leninista stalinista” eso esta muy bien, ya que hay que respetar la “divergencia”. Asi salen los alumnos despues, con la ensalada conceptual que genero poner en el mismo nivel a un lunatico trasnochado y un academico serio. ¿y quien es serio? podrian decir…observen la realidad, les diria. Y el siguiente paso es: ¿como sabemos que la realidad existe?…No por nada como dice Stephen Hicks: “el fracaso de la epistemologia hizo posible al posmodernismo, y el fracaso del socialismo lo hizo necesario”. Para seguir siendo socialistas, ya no pueden hacerlo mediante la justificacion de “marxismo cientifico”, puesto que era menos cientifico que el fenomeno OVNI, por tanto en lugar de descartar el marxismo (por su identificacion intrinsecamente moral), deben necesariamente descartar la razon. Y en el camino le destruyen la mente a los alumnos, y construyen el camino a mas totalitarismos. Asi nos va.

        PD: Obviamente no todos son asi y es posible debatir en ocasiones. Pero mi punto es, y espero estar equivocado (aunque no lo creo), que quienes siempre “tienen la posta” en la “opinion publica” son estos fanaticos enloquecidos. No me explico sino el estado de cosas actual.

  4. Claro, yo debatí con esos militontos en el marco de una clase. Si los encarás en una manifestación o en un acto, me imagino que te van a saltar como una jauría endemoniada. Por las dudas ni lo intenté…
    Respecto a la actitud de superioridad moral de la izquierda, siempre me llamó la atención que paradójicamente se sigan pensando a sí mismos como si fueran contrahegemónicos y alternativos, cuando son la voz del pensamiento dominante; que se consideren los garantes de los derechos humanos, cuando reivindican a los regímenes más opresores del mundo o que se vean como los defensores de la libertad y la igualdad, cuando su métodos son coerción y coacción a quienes piensan diferente.
    Están tan centrados en su imagen y enamorados de la idea que proyectan de sí mismos, que se creen sagrados e intocables.

    • Exacto, Martin. La clave no es ser tolerante, plural, etc, sino definirse de esa forma, y entenderse de esa forma. Basicamente es una auto-legitimacion y a la vez una racionalizacion para los peores crimenes. Cualquier cosa se puede hacer en nombre del “bien”. Ni siquiera definen sus categorias morales mediante algun criterio, sino solo a traves de la carga emocional implicita en los conceptos que manejan. La “bondad”, el “amor”, la “hermandad”, generan sensaciones de placer e imagenes de bebes y una publicidad de Pampers con perritos y almohadones, todos juntos detras de un arcoiris. Y mientras se experimenta dicha emocion asociada a esos conceptos, quien se la arroga asesina, excluye, segrega, humilla, tortura y saquea. Pero es en el nombre del “bien”. Por eso siguen una y otra vez intentado lo mismo: porque lo “bueno” no puede estar errado. No solo en el plano economico, sino en cualquiera. En el caso de Israel es patente con respecto a las negociaciones y la izquierda. “¿Como puede ser que no hay paz si yo negocio con terroristas y les entrego hasta mi vieja?”; precisamente por eso. Pero es “Lo bueno”, y no hay con que darle. Son tiranos ansiosos por manejar vidas y patrimonios ajenos. ¿La razon? te recomiendo el texto “The Monument Builders”, “Los Constructores de Monumentos”, de Ayn Rand. Expresa a la perfección lo que es un tirano. Sea un academico, o sea Fidel Castro. Es su codigo moral el que nos esta destruyendo, entonces, identifiquemos y de una vez por todas digamos las cosas como son: la izquierda de moral no tiene nada (y lo mismo va para cualquier idea que pretenda justificar que unos manejen las vidas y patrimonios de otros).

      • Como decía Baudrillard, hoy vivimos en un mundo “hiper-real”, en donde el mapa es más importante que el territorio. De este modo, la propaganda pretende reemplazar a la realidad y la imagen a la sustancia. En este contexto, la construcción mítica del “resistente palestino” y toda la red de conceptos positivos asociados a éste personaje, insólitamente es legitimada y adoptada por una izquierda que ya perdió totalmente el rumbo. Es más, la causa palestina que de progresista no tiene nada (en tanto es racista, genocida, imperialista, homofóbica, etc.), parece haberse convertido en ciertos ámbitos como la piedra de toque para determinar si una causa en de izquierda o no. Entonces, tenemos a unos pro-palestinos hiper-satisfechos consigo mismos, pues suponen estar en la izquierda más cool, cuando en realidad la dirección para la cual huyeron es la ultra-derecha más rancia y reaccionaria que existe, lo cual explica la esquizofrenia por la cual ven e interpretan el mundo patas para arriba. Es por esta causa que sus expectativas no se condicen en nada con la realidad. A raíz de esta confusión, es que solemos ver como sesudos exegetas progres tratan de justificar lo injustificable mediante complejos y sofisticados malabarismos argumentativos. Gracias a ellos, y a la propaganda soviética (dado que la agenda geopolítica rusa determinaba que era de izquierda y que no, más que la ideología), con los años, la causa palestina se convirtió en un símbolo anti-imperialista y anti-capitalista con un éxito total. El problema, es que ese símbolo mata. Pero los muertos, como son judíos, a muchos no solo no les importa, sino que se regocijan en ello y lo promueven militantemente. Para los judíos, la causa palestina no es un símbolo, sino que es una realidad trágica: significa terrorismo y antisemitismo, muerte y odio.

  5. Excelentes todos los comentarios. Con vuestro permiso, os robaré ideas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: