¿Y que le contesto? II

Continuando con la linea de esta serie de posts, aquí hay mas de lo mismo:

La solución es la creación de un Estado Palestino”…Ante esto lo primero es preguntar “¿la solución a que problema?”. Acto seguido se le responderá a uno que “pues la solución al conflicto en Medio Oriente”; pero “conflicto en Medio Oriente abarca un amplio espectro…desde Yemen a Dubai…¿exactamente a que conflicto se refiere?”…”bueno, pues al conflicto árabe-israeli”. Y aquí es cuando se puede responder, “bueno, pero si ese es el caso, entonces en primer lugar debo decirle que ya se les ofreció a los palestinos un estado, en el 47, en el 67, en el 78, en el 93 y en el 2000, cuando el entonces Primer Ministro Ehud Barak ofreció el 97% de Judea y Samaria, 100% de Gaza, 3% de tierras internas de Israel, la mitad de Jerusalem, la mitad de la ciudad vieja, compartir el Monte del Templo, 150000 arabes palestinos ingresando a Israel, U$S 30 billones en concepto de “indemnización” por parte de fondos internacionales, y mas etcéteras. La respuesta de Arafat fue no. Asi que no se trata de la “creación de un estado palestino”. Por otro lado, debo preguntarle, ¿en que consiste el conflicto que usted llama árabe-israeli?”; ante el desconcierto del interlocutor, probablemente se le responda: “bueno, el estado de guerra permanente.”. Y entonces “claro, y en toda guerra hay un agresor y un agredido. Y hemos visto que la solución a este conflicto no pasa por la creación de un estado palestino, puesto que si asi fuese entonces ya no habría mas guerra. Digame: ¿Quién es el agresor y quien el agredido en este conflicto?”…acto seguido se podría suceder una serie de las anteriores frases ya mencionadas en el post anterior: o un “los palestinos que fueron saqueados”, o un “los extremistas de ambos lados”, o un “el actual gobierno de Israel”. Como esos temas ya se han visto, los dejamos. Por tanto nuestro interlocutor, ya algo perturbado (y si no es que ya ha recurrido a ad hominems varios) , nos dice: “bueno, digame usted entonces a donde quiere llegar, ¿acaso no le interesa la paz?”. Y es ahí cuando suelo contestar, “claro que si, y precisamente por eso identifico correctamente que el agresor es en primer lugar la movilización de países árabes y sus ejércitos para destruir a Israel y cometer genocidio, y posteriormente, el terrorismo palestino, que una y otra vez intenta asesinar ciudadanos israelíes donde quiera que estén, sea en un bar de Netanya o en un vuelo de Lufthansa. Porque la razón de la guerra que ellos han declarado a Israel no es “que están siendo ocupados”, o demás cuestiones, sino que se niegan terminantemente a aceptar a Israel como Estado Judio. Una y otra vez, sean los “moderados” de Fatah o los “extremistas” de Hamas, se niegan a aceptar el status judío de Israel. Y la razón es sencilla: ese es el pequeño detalle que en el momento de ser aceptado generaría necesariamente un acuerdo de paz formal final. Cuando ellos acepten a Israel como Estado Judio se termina el “conflicto””…Ante esto ya suele acabarse la discusión, pero si continuase podría decirse “Si la razón no es un estado palestino, puesto que ya se les ha ofrecido, si la razón no es la “ocupación de Judea y Samaria”, puesto que esta terminaría en cuanto se firme el tratado (y de hecho Gaza ya ha sido entregada y no ha funcionado demasiado bien que digamos…), si la razón no es “los extremistas del lado israelí”, puesto que el 90% de la población acepta dos estados, si la razón no es la negociación de temas tabu (todo esta sobre la mesa excepto asuntos de seguridad de Israel) entonces solo queda una opción: deben aceptar la naturaleza de Israel como Estado Judio”. Ante esto ya no hay demasiado que decir, pero suele ocurrir que el interlocutor, algo alterado, alegue “ya lo han aceptado puesto que esto fue condición necesaria en los Acuerdos de Oslo, borrar de la Carta Nacional de la OLP que no se aceptaría a Israel como Estado Judio”. Ante esto baste un simple “Le pido que chequee nuevamente sus fuentes, puesto que lamento informarle que eso jamás ocurrió.”. Le pido ahora al lector que busque (y creame, no lo va a encontrar), una declaración formal donde la AP, la OLP o cualquiera que sea de los “Moderados” (de los “extremistas” ni hablemos) acepte la naturaleza judía del estado de Israel. Suerte. De mas esta decir que la respuesta es nuevamente una serie de ad hominems.

En el próximo post continuo con mas de estas situaciones que suelen ocurrir.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: