¿Y que le contesto? III

A la hora de presentar la causa de Israel, suele verse inmediatamente una especie de truco por parte de quien discute en contra de Israel, en donde una y otra vez, de forma sistematica, sustituye lo fundamental por lo secundario, y esto se realiza a través de diversos mecanismos, por ejemplo si presenta un caso particular y se le contesta, inmediatamente va hacia un caso general. A modo de ejemplo: el afirma “Israel construyó un muro” (caso particular); una vez que se le contesta el afirma “bueno, pero no hablemos de casos particulares, Israel es un Estado Ocupador” (caso general); cuando se le contesta esto ultimo retorna al caso particular nuevamente en un circulo sin fin. Otra técnica es la de hablar primero de la situación actual y luego saltar a la historia. El primero puede afirmar “Israel esta atacando la franja de Gaza”. Cuando se le contesta, el afirma que “bueno, no vayamos a lo actual, lo importante es que Israel mismo ha sido un estado agresor desde el comienzo. Asi es el sionismo”. Y cuando se le contesta procede nuevamente a volver a la situación actual.

Ante esto lo esencial es siempre, indefectiblemente, hablar en termino de esenciales; esto es, en termino de principios. Las causas ultimas, las fundamentales, son las que deben presentarse. Es propio de la mentalidad anti-israeli atarse a lo concreto y negar la causalidad en la sucesión de los hechos. Ellos en ocasiones aceptan las causas sin reconocer las consecuencias, y posteriormente aceptan consecuencias sin aceptar las causas. El punto es siempre señalar en ultimo termino la causa fundamental de la guerra: La no aceptación del Estado de Israel como Estado Judio.

A modo de ejemplo, véase:

Israel ha construido un Muro”, ante esto debe decirse “En primer termino, el 94% es una alambrada y el 6% que es muro, es muro para evitar que las balas de francotiradores terroristas asesinen civiles. Pero eso es lo secundario. Yo, igual que vos, quiero vivir en un mundo de libre inmigración e intercambios entre los individuos. Pero el punto fundamental es que la construcción de la valla de seguridad es la consecuencia de una causa. Y la causa es el terrorismo palestino. SI nadie se explota en una pizzería de Tel Aviv, no hay valla de seguridad. Si nadie asesina civiles israelíes con bombas o ametralladoras, no hay mas valla de seguridad. En otros términos, si no hay mas terrorismo palestino, no hay mas valla de seguridad. Y la pregunta que sigue ahora es: ¿Por qué hay terrorismo palestino?; la respuesta es: Porque no aceptan a Israel como Estado Judio”. Por mas que el interlocutor de 20 vueltas sobre el asunto, siempre hay que volver sobre lo mismo (y lo mismo vale para los checkpoints, las incursiones en Judea y Samaria, el control de la entrada de mercaderías a la Franja de Gaza, etc.); si no hay atentados, si no hay lanzamientos de cohetes, si  no hay cadáveres judíos, sencillamente no habrá ni checkpoints, ni vallas de seguridad, ni nada. Habra intercambios libres y voluntarios a mutuo beneficio en el contexto de una relación de cooperación pacifica, como ocurre entre Suiza y sus vecinos. Y para que eso ocurra, el terrorismo palestino debe, hay que repetirlo hasta durante el desayuno, aceptar a Israel como Estado Judio. Ante esto hay dos caminos: o quien discute apela a las emociones o a categorías ad hominem. Esto es, en el primer lugar podría decir: “¿tu sabes como sufren los palestinos cuando pasan por los checkpoints, siendo humillados, etc?” a lo que debe responderse (y por tanto también apelando a una emoción y cuanto mas fuerte mejor) “el palestino que pasa por el checkpoint pasa y luego vuelve, el israelí que muere explotado por haberse ariesgado a comer una porción de pizza no solo no va ni vuelve, sino que no se levanta nunca mas…”. Nuevamente debe decirse “no solo a vos no te gustan los checkpoints, tampoco les gusta a los soldados israelíes, jóvenes de 18 años que preferirían estar en una playa en Tel Aviv tomandose una cerveza…pero (nuevamente) para que no exista ningún checkpoint es necesario erradicar la causa de ellos: el terrorismo palestino. Y la causa del terrorismo palestino es la no aceptación de Israel como Estado Judio”. Ante esto la otra opción es “esa es una solución muy simplista de tu parte”; y ante esto, lamento decir que es un ad hominem, y la respuesta debe ser “cierto, es simple, sencillamente porque asi es; si tu tienes otra idea dimela”. Y apelara nuevamente a cualquiera de las antedichas frases o directamente procederá a insultar o retirarse. Si bien uno suele esperar que el otro recapacite, esto de hecho es lamentablemente bastante extraño.

Debo decir que la discusión en términos de principios la he aprendido en gran parte de Gustavo Perednik. Sin duda la Hasbara debe basarse en principios, y no en la contestación de cuestiones particulares. Defender a Israel no debe ser una sesión de Q&A, sino la presentación de razones fundamentales, a partir de las cuales cualquiera que escuche o intente escuchar pueda deducir por si mismo los argumentos para entender dichas situaciones particulares. Esa, creo yo, es la clave. Por otro lado esta también la cuestión de las formas, no es lo mismo discutir con un agresivo irreflexivo (en cuyo caso si discuto lo hago para quienes escuchan la discusión y no para el enfermo de odio que tengo enfrente) que con un individuo respetuoso, pero a mi criterio equivocado (en cuyo caso lo hago para todos, el incluido). La clave es siempre mantener la calma, después de todo la seguridad de Israel no dependerá en ultima instancia de una discusión en el medio de la Patagonia, pero si la imagen de Israel que la gente tenga, por lo que la presión que ellos trasladan a los gobiernos y por tanto estos ejercen sobre la ONU o cualquier foro internacional sobre Israel cambiara positivamente (y si el caso es el inverso, donde es el gobierno y los medios los que imponen la idea equivocada, entonces es bueno aclarar la mentira, para asi forzar a estos a actuar de forma honesta puesto que esta sucesión de mentiras sistematicas les genera una perdida de credibilidad, y en términos económicos, un perjuicio). Si esto ultimo hubiera sido entendido por los defensores de Israel desde el 48, y en especial desde el 67, no estaríamos en la situación de pésima imagen en la que estamos ahora.

En estos dias continuo con la serie, espero opiniones.

Anuncios

15 comentarios

  1. Si no buscas activamente, sólo te encuentras con unos titulares que, en general, favorecen la causa palestina. Para ver el otro lado, hay que incesantemente buscar y buscar. En los tiempos que corren, en los que sólo se lee el titular y, si hay tiempo, la entradilla, Israel tiene las de perder.

    Antisionismo, judeofobia de los medios… pero también hay que reconocer que la propaganda la hacer mejor otros. Si esta última frase no se admite, si es una frase antisionista, no se podrá mejorar la hasbará que se hace actualmente.

    Dices que has aprendido de Gustavo Perednik la discusión en términos de principios, y que la hasbará debe basarse en principios, y no en la contestación de cuestiones particulares. No sé; felizmente me hice –gracias a la intervención de Jabotito – con un ejemplar de La Judeofobia, uno de los libros más fascinantes que ha caído en mis manos últimamente. Y ahí hay cuestiones particulares que me han ayudado mucho.

    Dos ejemplos sobre los que hubiera agradecido una mejor hasbará:

    a) la existencia o no, la realidad o no, de Palestina. “decime cuando hubo un estado palestino en la tierra (…) Arafat mismo se mudo de El Cairo a Jerusalem…” Lees esto y piensas, voy a investigar un poco. Y te bajas la Declaración de Balfour, donde se dice “the establishment in Palestine…” y luego habla de respetar los derechos de los “existingt non-Jewish communities in Palestine”. Yo he tenido que hacer un esfuerzo especial para ir más allá, estudiar el tema un poco más, y ver lo que se quería decir en realidad con “Palestina no existe” o “Palestina no ha existido nunca”.

    b) “El Estado Judío…” Como en el caso de la existencia o no de Palestina, esto hay que trabajarlo más. En Europa, por ejemplo, se cansaron hace tiempo de tantas guerras de religión y los estados son laicos o laicizantes. Salvo el caso especial de El Vaticano, no se entendería la declaración de España o Italia como países católicos (que lo son). La declaración de Israel como Estado Judío se percibe como una afirmación simétrica a lo que ya tenemos en Saudi Arabia: un Estado Musulmán. Se confunde Estado Judío con Estado (Teocrático) Judío. Cuando investigas, lo entiendes; pero la hasbará que corre por los blogs ayuda menos de lo que debería.

    Hasbará es comunicación, y al menos hoy por hoy los expertos en comunicación usan los Q&A. El siguiente link da a un Q&A que está muy bien. Está muy bien, supongo, para inexpertos como yo, pero creo que es a los más inexpertos en los que debe pensar la hasbará. http://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/spanish/chapter1.pdf

    Independientemente de mis dificultades de comprensión de ciertos aspectos sobre los que hubiera agradecido “cuestiones particulares”, hay algunas afirmaciones tuyas que no comparto. Por ejemplo, criticas la frase “Yo no estoy en contra del Estado de Israel, estoy en contra del gobierno de Israel”. En el blog La FuSión puedo encontrar escritos de quien no está en contra del Estado de Israel pero en contra de ciertas políticas del gobierno de Netanyahu; una persona que se ha jugado la vida en el ejército israelí para defender a Israel. Y si te metes con él, podría decirte que es muy fácil hablar desde la Patagonia, que hagas aliáh y te enroles en el ejército, como él. En Cuba o Siria no, pero en una democracia, hay quien está en contra de la política del gobierno; en Israel, única democracia de la zona, también.

    A.

    • A., el punto es que, a diferencia de lo que ves en La Fusión, mucha gente que dice estar en contra del gobierno israelí no critica políticas específicas suyas, sino que lo demoniza etiquetándolo con un abanico de adjetivos peyorativos para equipararlo moralmente con otro ente “igual de extremista”, generalmente el Hamas. El siguiente paso es decir que la raíz del conflicto entre los israelíes y palestinos es que esos “extremos” se alimentan mutuamente. En otras palabras, el gobierno democrático israelí y el Hamas se alimentan mutuamente. Ergo, la sociedad israelí es implícitamente culpable por la continuación del conflicto, porque en vez de elegir un gobierno que fortalezca a los palestinos “moderados”, elige un gobierno que “fortalece al Hamas”.
      Para mi el problema no es que ellos hacen mejor propaganda. En youtube te podés encontrar con muchos videos que defienden la causa de Israel con un ingenio sorprendente; hay muchos blogs sionistas por la web y existen organizaciones (MEMRI, PMW,etc.) que permanentemente monitorean la locura de nuestros enemigos, y otras (CAMERA, NGOMonitor, etc.) que denuncian la parcialidad con la que algunos medios de comunicación y NGO tratan este “conflicto”. El problema es, por distintos motivos, mucha gente prefiere ignorar o tergiversar la verdad, eso es todo. En el caso particular de Europa, hay un libro que se llama “A state beyond the pale: Europe´s problem with Israel”, de Robin Shepherd. No lo leí, pero escuché que es sensacional. El autor explica los motivos por los cuales, en término generales, los europeos prefieren comprar la propaganda islamo-palestina en lugar de comprar un libro como La Judeofobia.

    • A. gracias por tu critica. De cualquier forma disiento contigo en la mayoria de los puntos. Con respecto a los medios estamos en parte de acuerdo, el punto es que en ese caso por su propia naturaleza los medios se concentran en particulares. El punto fundamental alli es presentar los hechos de forma que refuten la tergiversacion que estos suelen hacer de ellos, a la vez que siempre se reducen en terminos de esenciales. Si el concepto (que fue integrado de la forma que sea y con las razones que sean en la mente de la mayoria de la gente) de Israel y “los palestinos” es que, en terminos esenciales, hablamos de “ocupadores” y “victimas saqueadas”, aclarar que murieron 1000 en la Operacion Plomo Fundido y no 1200 es una irrelevancia total que solo es un detalle menor a los efectos de hacer Hasbara. Como los recursos son escasos y el tiempo es el recurso por excelencia para presentar cualquier idea, a la vez que las emociones son en estos temas un asunto crucial, no apelar a esenciales es estancarse en lo secundario en lugar de lo fundamental y reducir un conflicto que se basa en un solo aspecto principal (la negacion de la aceptacion de Israel como Estado Judio) en un conjunto de particulares inconexos que torna la cuestion en una ensalada relativa de hechos no esenciales y por tanto que no permiten extender el analisis de la situacion mas alla de lo concreto hoy y ahora. Si se entiende lo fundamental se razona en base a una premisa a la hora de efectuar un juicio sobre un hecho de la realidad, pero si se parte de la base de contrastar hechos distintos a los efectos de analizar “que parte es menos mala” o “cual se porto mejor” caemos en una discusion vacia, a menos que los esenciales esten claros o se enuncien.
      Con respecto a los particulares que mencionas, nadie niega que en el territorio historico de Palestina habia gente, el punto es que no habia millones de personas en un estado o en una organizacion nacional durante milenios, con cultura, limites, ciudades, etc propias. Este no es un detalle menor y eso es lo que se resalta. De hecho desde 1840 aprox en Jerusalem habia mas judios que cualquier otro grupo. Pero esto es, nuevamente, reducir el asunto a un mero aspecto particular cuando lo fundamental es lo esencial. Como bien decis, que alguien elija entender y practicar la Hasbara como una sesion de Q&A no quiere decir que este bien. Y el hecho de que asi lo hagan la mayoria de los “hasbareros” y aun la situacion de la imagen de Israel sea critica no habla muy bien de ello. Es la diferencia entre estar a la defensiva explicando todo el tiempo porque uno actua como actua, en lugar de explicar porque uno tiene derecho a actuar como actua. No es lo mismo. Con respecto a lo de las criticas a gobiernos de Israel, me referia a los que racionalizan su odio mediante esa excusa. Yo critico al gobierno de Rabin, por ejemplo, y a la vez me encanta el de Netanyahu (tanto el primero como el segundo) y el de Begin.
      Que cada uno actue como quiera, mi experiencia me indica que explicar porque “Israel construyo todas las universidades palestinas y 40 escuelas comunales en Judea y Samaria” o “erradico la Polio entre la poblacion palestina”, por ejemplo, es una perdida de tiempo si no se reduce a esencias. Los resultados estan a la vista.

  2. Muy buena toda la serie Zio!!
    Como vos decís, es muy importante diferenciar al interlocutor, porque en base al interlocutor que tengamos enfrente las estrategias deben ser distintas. En rasgos generales, está el interlocutor racional y bien intencionado y el interlocutor que está enfermo de odio.
    1) Cuando estamos hablando con el primero, estoy de acuerdo en que hay que repetir una y otra vez la raíz del conflicto: los palestinos se niegan a reconocer a Israel como un Estado judío. Es más, uno puede ponerse empatético con los palestinos: mirá, imaginate si vos sos un palestino viviendo en Gaza. Al lado tuyo ves a un país que brilla desde todo punto de vista; y durante toda tu vida te dijeron que ese país era tuyo hasta que los judíos te expulsaron, que los judíos son los descendientes de monos y cerdos y que son la fuente de todos los males. ¿Te das cuenta por qué este “conflicto” es difícil de resolver?
    2) Cuando estamos hablando con alguien que está enfermo de odio, hay que repetir una y otra vez que él/ella está obsesionado/a con Israel. El siempre va a poner a Israel en el banquillo de los acusados, y uno siempre tiene que volver a lo mismo: estás obsesionado con el único Estado judío del mundo. Y para resaltar su obsesión, lo mejor que uno puede hacer es bombardearlo con perspectiva. Por ej:
    – ¿Vos sabes que Israel es el único país del medio oriente que le otorga derechos plenos a los árabes?
    – A los árabes, pero a los palestinos los siguen asesinando de a cientos.
    – No, eso es mentira. Jordania asesinó a miles de palestinos en 1970, Assad asesinó a cientos de ellos hace solo unas semanas. Pero a vos no te mueve un pelo eso, ¿No?
    – Si que me mueve, pero el Estado sionista es principal agresor. Israel despojó a los palestinos de sus tierras.
    – En primer lugar, eso es falso, los primeros colonos judíos no expulsaron a nadie porque, sencillamente, no había nadie en ese territorio. En segundo lugar, ¿Conoces algún Estado que no haya usurpado territorios?
    – ESTAMOS HABLANDO DE ISRAEL (tarde o temprano, el interlocutor va a gritar eso, y en ese momento debemos terminar la “discusión”)
    – No, vos estás hablando de Israel, porque no podes hablar de otra cosa que no sea Israel, porque estás obsesionado con Israel. Hay 100 Estados cristianos, 70 musulmanes y 10 budistas en el mundo (aprox.), pero vos estás obsesionado con el único Estado judío. Lo que hagan las más de 20 dictaduras árabes que lo rodean te deja sin cuidado. No hay nada más que discutir con vos.

    • Hablando de Europa occidental, los estados son cristianos pq su población es cristiana, pero no pq lo digan sus constituciones. Hace poco se intentó colar en la “constitución” europea una referencia a esos pilares o valores cristianos sobre los que se asienta la civilización occidental europea, y se rechazó. Si se intenta una simetría diciendo “Israel es un estado judío como España es un estado cristiano”, no funciona. Se quiere un estado “confesionalmente” judío en Israel; España no es confesionalmente cristiana. En nuestra constitución se dice que “ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.
      La idea de la necesidad de Israel como estado judío se comprenderá intuitivamente en España cuando aquí los musulmanes sean más que los cristianos e intenten imponer a todos sus propias costumbres (que ya empiezan, por cierto, ya no sólo pidiendo eliminar la carne de cerdo de los menús escolares, sino pidiendo que la carne sea halal). Hasta entonces, la idea de un Estado Judío en una persona que no haya leído lo suficiente al respecto, no se entiende, pero no es necesariamente por judeofobia.

      “Los primeros colonos judíos no expulsaron a nadie porque, sencillamente, no había nadie en ese territorio”. Si no había nadie, nadie nadie, la Declaración de Balfour, cuando se refiere a las “existing non-Jewish communities in Palestine” se refiere a fantasmas? No hace falta exagerar hasta ese extremo para defender un derecho legítimo de Israel. Ni es cierto que no hubiera nadie en ese territorio ni es cierto que los primeros colonos los expulsaran: inicialmente había espacio para todos.

      A.

      • La declaración Balfour es de 1917.
        La primera oleada inmigratoria de judíos a Palestina se produjo en 1881/2, motivada principalmente por los progroms rusos que siguieron al asesinato de Alejandro II. Al respeto:

        “The country is in a considerable degree empty of inhabitants and therefore its greatest need is of a body of population”.
        James Finn, British Consul in 1857 –
        “There are many proofs, such as ancient ruins, broken aqueducts, and remains of old roads, which show that it has not always been so desolate as it seems now…”
        B. W. Johnson, in “Young Folks in Bible Lands”: Chapter IV, 1892
        “The area was underpopulated and remained economically stagnant until the arrival of the first Zionist pioneers in the 1880’s, who came to rebuild the Jewish land…”
        The report of the British Royal Commission, 1913 –

        Y mi preferida:
        “There is not a solitary village throughout its whole extent (valley of Jezreel, Galilea); not for thirty miles in either direction… One may ride ten miles hereabouts and not see ten human beings. For the sort of solitude to make one dreary, come to Galilee… Nazareth is forlorn… Jericho lies a mouldering ruin… Bethlehem and Bethany, in their poverty and humiliation… untenanted by any living creature… A desolate country whose soil is rich enough, but is given over wholly to weeds… a silent, mournful expanse… a desolation… We never saw a human being on the whole route… Hardly a tree or shrub anywhere. Even the olive tree and the cactus, those fast friends of a worthless soil had almost deserted the country… Palestine sits in sackcloth and ashes… desolate and unlovely…”.
        Mark Twain, “The Innocents Abroad”, 1867

        En otras palabras, hasta que llegó la primera oleada inmigratoria judía en 1881, el país era prácticamente un desierto. Y la oleada inmigratoria judía atrajo una oleada inmigratoria árabe, de la misma forma en que la oleada inmigratoria de los ingleses a Australia y Nueva Zelanda atrajo a más poblaciones indígenas. No hay ninguna novedad en eso, el instinto humano busca la prosperidad. Esas son las non-existing jewish communities que menciona la declaración Balfour.

        • Exacto. No olvidemos que el propio Arafat nació en El Cairo y muchos líderes árabes que participaron en la revuelta de 1936-39 provenían de otros países y vinieron a Palestina exclusivamente para matar judíos (como el caso de Fawzi al-Qawuqji).

        • ok, gracias-.

  3. A., muy interesantes consejos. Pero te puedo asegurar que zionist no toma como ejemplo para discutir a muchos israelíes que critican a su gobierno. Obviamente un artículo crítico de Ariel Kanievsky no tiene NADA que ver con un típico propagandista antiisraelí que utiliza como excusa la crítica legítima a un gobierno para denostar a un país entero. No estamos hablando de los que verdadera y honestamente critican algo que no les gusta de un determinado gobierno en el mundo.

    A propósito, es irritante esuchar un debate de NTN24 sobre la violenta represión en Siria cuando invitan a un panelista chileno-palestino que siempre tiene que sacar de la manga el discurso propagandístico palestino de la victimización y lo malvado que es Israel. Aburre y cansa, a toda la audiencia. No son capaces de escapar de su obsesión judeofóbica. Lo digo por el debate de ayer donde participó Julián Schvlinderman, el hombre muy sabiamente evitó caer en la trampa y habló exclusivamente del tema para el que había sido convocado: la revuelta en Siria. Lógicamente se puede sentir cierta responsabilidad por la desgracia palestina (aunque fue enormemente provocada por el mundo árabe), pero no por la manera en que la usan, porque en su nombre han perpetrado cobardes ataques terroristas y masacrado a gente inocente, asesinado a niños. De Hadassah a Gush Etzión, de Safed a Hebrón, de Munich a Maalot, de Lod a Entebbe, de Ramallah a Sbarro, de Netanya a Jerusalem, de Eilat a Itamar, de secuestro en secuestro, de emboscada en emboscada, de atentado en atentado, de misil en misil, han sembrado el terror entre civiles sin armas, incluyendo bebés, han impuesto el luto a familias enteras que demasiado a menudo habían sido visitadas por la muerte. Algunas dirán que todos esos actos fueron obra de los extremistas de Hamás o Fatah, no de la gente común. Pero actuaban en nombre de toda una sociedad, contando con su enorme aprobación (miren las encuestas, no estoy inventado nada), ya que ninguno de ellos levantó la voz para entrar en razón con sus hermanos. Algunos dirán que es su tragedia la que los incitó al asesinato contra gente indefensa. Pero al asesinar degradaron esa tragedia, la traicionaron. El sufrimiento es a menudo injusto pero nunca justifica el asesinato de inocentes. Los sobrevivientes del peor genocidio de la historia humana son fieros testigos de ello. Además, como muy bien se dijo hasta el cansansio: la raíz del “conflicto” no es otra mas que la negación de reconocer el derecho de Israel a existir como Estado judío por parte de sus enemigos.

  4. Lean este artículo

    • Muy bueno el artículo, como casi todos los de José Antonio o los que reproduce o traduce.

      Como casi todos os europeos tenemos alguna gota de sangre judía, lanzo una propuesta al hiperespacio: a partir de ahora, los embajadores de países europeos en Israel deben ser chinos.

      Así nadie será acusado de lealtad judía.

      • jaja! buena esa!
        A modo de ejemplo, el embajador argentino en Siria es de origen árabe sirio-libanés y en repetidas ocasiones ha defendido a los autores del atentado en la AMIA. Salvo por un post en este blog hace mucho tiempo, no veo que nadie esté quejándose o acusando al embajador en cuestión de “doble lealtad”, no solo por sus orígenes étnicos, sino por su expresión de apoyo incondicional al régimen de Assad. Después de todo, se supone que un embajador defienda primordialmente los intereses de la nación que representa.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: