Simplemente Islam

Eduard Yitzhak

Porisrael.org
Turquía pide cárcel para Sarah Ferguson


Sarah Ferguson, ex esposa del príncipe Andrés del Reino Unido, filmó clandestinamente un orfanato turco en el 2008. Según la versión turca de los hechos, Ferguson –acompañada por su hija pequeña, la princesa Eugenia– engañó a los encargados del centro de rehabilitación y educación infantil estatal en Ankara para entrar en él asegurando que donaría grandes sumas destinadas a los niños. Entro en el centro “educativo infantil” disfrazada con una peluca negra y velo verde, y llevaba escondida una cámara con la que captó cómo los infantes eran maltratados. En las tomas se podía apreciar a niños maniatados a sus camas y sentados sobre sus excrementos sin la debida supervisión.

Los Servicios Sociales turcos y las instituciones de cuidado infantil han pedido que se actúe contra Ferguson por entrar sin identificarse en sus instalaciones y rodar de forma clandestina a cinco menores. La fiscalía turca exige al gobierno de Londres que extradite a la ex nuera de la reina por el “delito” de “violar la privacidad y los derechos de los cincos niños filmados de forma clandestina.

El gobierno islamista de Recep Tayyip Erdoğan quiere encadenar al mensajero, a Sarah Fergusson, por haber divulgado en la cadena televisiva privada británica ITV2 como el régimen islamista, que se presenta como moderado, trata a sus niños.

El capítulo Duchess and Daughters: Their secret mission (Duquesa e hijas: su misión secreta), muestra a algunos niños atados a las camas y menores con discapacidad tumbados sobre colchones en el suelo en el orfanato de Saray, que tiene 700 menores internos.

En lugar de proscribir el maltrato a los niños, y perseguir a los maltratadores, y juzgar a los delincuentes que lastiman a los infantes, el gobierno islamista de Ankara lo que quiere es llevar a juicio a la persona que denuncia el repugnante trato perpetrado contra los niños. El gobierno islamista muestra la desfachatez del supremacista que cree que tiene el poder sobre todos los seres humanos, exigiendo a un gobierno soberano y extranjero, el gobierno británico, que extradite a una ciudadana británica que ha trabajado para desenmascarar el comportamiento denigrante contra los menores, y condenarla de 7 a 22 años de cárcel.

Si el gobierno islamista es capaz de querer encarcelar a la ex nuera de la Reina de la Gran Bretaña por este motivo, ¡Qué hará con los ciudadanos turcos sometidos al Diktat islámico y que viven en Turquía!

El gobierno turco se presenta ante el mundo como islamista moderado, régimen admirado por los izquierdistas, y su premier Erdogan es el cofundador de la Alianza de Civilizaciones junto con el ex presidente socialista español, José Luís Rodríguez Zapatero, alianza aplaudida por la masa de izquierdistas españoles que sienten fascinación por la extrema derecha del Islam.

El gobierno islámico turco sabe que los europeos no tienen voluntad de ser, ni nervio ni músculo, y que se amedrentan ante las salvajes peticiones islámicas. También son conscientes que en general los europeos, y los izquierdistas en particular, repiten hasta la saciedad la palabra solidaridad y son incapaces de solidarizarse con los débiles, con las minorías cristianas que viven en el mundo musulmán, ni con Israel que tiene un vecindario de peor ralea.

El islamismo se siente con el poder de mostrarse arrogante y exigente ante el dhimmi europeo, y así como los nazis alemanes tuvieron como colaboracionistas a los fascistas de los países que ocupaban, los islamistas saben que sus más numerosos y poderosos colaboracionistas son los extrema izquierdistas.

Estos izquierdistas que se llenan la boca contra Benedicto XVI por el tema de los pederastas que dirían si el Vaticano quisiera llevar a juicio a los periodistas que han escrito sobre la pedofilia. Pero si es un gobierno islamista “moderado” el que lo hace, no hay ni quejas ni comentarios. ¡No hay que molestar al amo islamista al que tanto se admira!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: