Confiar en Europa = Garantizar nuestro exterminio — Douglas Murray

Prometo que en menos de una semana voy a traducir el próximo video, ahora no tengo tiempo. Pero no podía esperar tanto (sí, en los tiempos que se vienen, una semana es una eternidad) para postear este discurso de Douglas Murray. Los dejo con un pequeño anticipo:

“Los israelíes tienen motivos para no querer ni necesitar sus opiniones sobre su futuro. Cuando en 1973, seis años después de que sus vecinos hayan intentado borrarla del mapa, Israel vio (otra vez) que los ejércitos de sus vecinos se estaban reagrupando alrededor de sus fronteras para exterminarla, el gobierno israelí quería atacar preventivamente para frenarlos; pero no lo hicieron. No lo hicieron porque, entre otros motivos, sabían que si atacaban, Estados Unidos no les iba a enviar municiones. Entonces esperaron, y fueron atacados como predijeron, y perdieron a mucha gente buena. Pero después pudieron contra-atacar y empujar a esos ejércitos afuera de Israel. Pero… y esto es algo crucial para recordar, los aviones de Estados Unidos no podían aterrizar en ningún país europeo para abastecerse de combustible y llegar con las municiones hasta Israel.

Cuando Israel estaba al borde de ser exterminado, los europeos ni siquiera quisieron parar un avión por unas horas en suelo europeo porque se preocuparon más por los negocios petroleros con los árabes que por el futuro de ese Estado. Desde octubre de 1973, ningún israelí piensa seriamente que cuando estén al borde de ser aniquilados, ustedes van a mover un solo dedo para evitarlo; y tienen razón…”  

Anuncios

3 comentarios

  1. Muy cierto. Exactamente eso pasó en el ’73, cuando una coalición de 15 naciones enemigas, lideradas por Egipto y Siria, apoyados por la Unión Soviética, se abalanzó sobre el pequeño Israel (los árabes desplegaron más tanques que toda la OTAN junta, por poner un ejemplo de varios). Finalmente, cuando se corrió el riesgo de que Israel lanzara bombas atómicas sobre Damasco y El Cairo ante su inminente destrucción, el gobierno de Nixon accedió a suministrar a Israel las municiones necesarias para revertir el curso de la guerra (algo que los rusos hacían desde mucho antes con sus aliados árabes). Los europeos se negaron a permitir a los aviones americanos que llevaban ayuda a Israel utilizar su territorio para recargar combustible, aunque finalmente los americanos pudieron utilizar la base arrendada a Portugal en las Islas Azores. Holanda fue una excepción (por eso se comió el embargo petrolero junto con EE UU), ya que uno de sus generales envió armas secretamente a Israel, cuando en el parlamento holandés le preguntaron la razón, ya que de todas formas iban a aprobar el envío de armas al Estado hebreo, el general contestó: “Ya vi morir a judíos en el pasado, impunemente, no pensaba verlo de nuevo sin hacer nada”. Pero incluso cuando Israel con todas las de la ley estaba ganando, expulsó hasta el último sirio del Golán, recuperó casi todo el Sinaí y estaba por destrozar al Tercer Ejército Egipcio (el último remanente de las fuerzas de Sadat, que además se encontraba rodeado en todos los flancos por las fuerzas israelíes), la ONU, los soviéticos y los yankis obligaron a Israel a desmantelar el cerco y negociar una victoria limitada que no humillara a los árabes.

    A propósito, me encantó la parte final del discurso cuando dijo “afortunadamente, no depende de ustedes tomar la decisión final”. Y mató la frase de Churchill: “Eligieron la deshonra antes que la guerra, y tendrán deshonra con guerra”. El Foreign Office sigue siendo la misma mierda políticamente correcta y pro-arabista de siempre.

    Israel no puede confiar su seguridad en nadie más que Israel.

  2. Me corrijo, Israel sí puede confiar en alguien: Nuestro Padre

  3. En el ’73 hubo una crisis brutal del petróleo; ya es mala suerte que precisamente entonces fuera cuando Europa estuviera en el dilema de enemistarse con los productores de petróleo.

    Es extraño que España no ayudara; no porque fuera filoisraelí, pero en ese tiempo hacía todo lo que le pedía USA; quizás USA no lo pidió con suficiente vehemencia, quizás viendo a URSS en el otro lado no quería enzarzarse en algo grande.

    Menos mal que Israel iba y va bien armado.

    A.
    PS Yo confiaría antes en Israel que en Nuestro Padre: a veces los padres nos ponen a prueba…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: