Judeofobia en los Medios de Comunicación

Un muy interesante artículo, “Antisemitismo en los Medios de Comunicación. ¿La punta del iceberg?” de Mudar Zahran, habla sobre la judeofobia imperante en muchos medios de comunicación, tomando como paradigma el caso de la judeofoba Helen Thomas. Veamos algunos párrafos:

 

Helen Thomas, apodada “la Primera Dama de la Prensa”, era una renombrada veterana periodista, “una fuente confiable” en la política de la Casa Blanca y, durante décadas, considerada como un constructora de opinión pública cuando, el 27 de mayo de 2010, efectuó comentarios antisemitas: simplemente quería que los judíos “se fueran al diablo fuera de Palestina” y regresaran a “casa a Polonia, Alemania” o “Estados Unidos”.

¿Cómo había logrado mantener su anti-semitismo fuera de la vista todo ese tiempo? ¿Y hasta qué punto el mismo había afectado a sus informes, especialmente sobre el conflicto árabe-israelí? Además, ¿es Thomas un caso aislado? ¿O es sólo la punta del iceberg? ¿Entre los periodistas hay mucho más de este sentimiento prevaleciente bajo la superficie? ¿Cuántas estrellas de los medios de comunicación, antisemitas y prejuiciosas, están por ahí y son más tortuosas que Thomas, y han optado por mantener su antisemitismo todavía en el armario?

En este tramo se refleja cómo la actitud de varios medios de comunicación judeofóbicos, lejos de ser lo “pro palestinos” que quisieran, son predominantemente anti israelíes. Más que importarles los palestinos, odian a los judíos:

La actitud de Thomas no es cruel e injusta sólo para los judíos, también es injusta para los palestinos. Los medios de comunicación, que atacan a Israel y odian a los judíos, no sólo dañan a los judíos; también están dañando a los palestinos. Han establecido una cultura de tolerancia hacia el abuso árabe a los palestinos: las masacres de 1970 de los palestinos en Jordania, por ejemplo, y las masacres de palestinos de la década de 1980 en Líbano, y el abuso de palestinos en Siria y en Irak – antes y después de la caída de Saddam – todos recibieron poca cobertura, comparada con la exagerada fijación de los medios de comunicación sobre Israel.

 

Texto completo en porisrael.org

Anuncios

4 comentarios

  1. Agrego algo obvio pero pertinente: ¿Alguno piensa sinceramente que la “causa palestina” tendría tanta prensa si no fuera por la judeofobia todavía imperante en Occidente?

  2. Si no hubiera judeofobia, la causa palestina seguiría teniendo tanta prensa en Europa. La importante “cantidad de prensa” que hay en Europa al respecto es porque se percibe el conflicto como propio. La judeofobia es lo que hace (junto con más ingredientes) que esa “cantidad de prensa” sea contraria a los intereses israelíes.

    “…varios medios de comunicación judeofóbicos, lejos de ser lo “pro palestinos” que quisieran, son predominantemente anti israelíes…” Ahí das en el clavo. Teóricamente, se podría ser propalestino sin ser antiisraelí; defender la causa palestina, defender su derecho a esto o aquello… Pero en la práctica se mezcla el “propalestinismo” con el “contraisraelismo”, como si fueran dos caras de la misma moneda. Sólo en el caso de que un alegato propalestino se metiera con Israel pero TAMBIÉN con los gobiernos árabes (palestinos, o sirios o jordanos o saudíes o egipcios…) que usan a los palestinos para su propio triunfo, podría calificarse un alegato propalestino y no necesariamente judeófobo.

    En relación con el comentario de Ezequiel E., ahora mismo no se me ocurre un ejemplo de opresión de budistas hacia nadie. Si los opresores de los palestinos fueran budistas… seguramente no habría opresión. Creo que sólo podemos pegarnos con quienes tenemos alguna posibilidad de roce, con los que participan de un sistema parecido de valores (roce espiritual) y especialmente si son vecinos (roce geográfico). Yo puedo discutir con alguien que piensa que Jesús era uno más, con alguien que dice que San Pablo no era un seguidor de Cristo sino el creador de una doctrina en la que Jesús ni siquiera había soñado, puedo discutir si el Cristianismo es un copy paste del Judaísmo y luego el Corán un copy paste del Cristianismo pero ¿cómo voy a discutir con algo tan extraño a mi como el Budismo o el Hinduismo?

    ¡Ah! Pero si los israelíes fueran budistas mahayans y los palestinos fueran budistas hinayanas… ahí sí podría haber un problema, y la prensa europea no diría nada o muy poco, no lo vería como “su” conflicto.

    • A.

      No puse el ejemplo de los budistas porque ellos fueran opresores; tomé al azar el budismo por citar cualquier otra cosa que no fueran “los judíos” para sustentar el punto de que es la obsesión antijudía y no la benevolencia propalestina la que mueve a la mayoría de imbeciles e irracionales judeofobos a militar en contra de Israel

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: