Un hijo de puta menos

Israel abatió al jefe de los Comités de Resistencia Popular

El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) eliminó, en la Franja de Gaza, al secretario general de la organización terrorista autodenominada “Comités de Resistencia Popular”, Zohir al Qeisi (alias “Abu Ibrahim”). Un aparato de la Fuerza Aérea bombardeó el vehículo en el que se trasladaba.

En el ataque murió otro miembro del mismo grupo terrorista, Muhamad Ahmad al Hanani, que recientemente había sido liberado en el canje por el soldado israelí Gilad Shalit.

Tzáhal puntualizó que al Keisi había planeado y estaba dirigiendo un atentado terrorista inminente contra israelíes en la frontera israelí-egipcia.

Los palestinos informaron que en la explosión en el barrio Tel Hawa de Gaza, resultó gravemente herido otro individuo cuya identidad es aún desconocida. Un vocero de Tzáhal expresó que Keisi, de 49 años, comandante político del grupo, había planificado el atentado letal en la ruta 12, el 18 de agosto de 2011, en el que fueron asesinados ocho israelíes. También estuvo involucrado en un ataque contra la terminal

Dekalim en Nahal Oz en Abril de 2008 y en el lanzamiento de cohetes contra el territorio del Estado judío.

Al Hanani, el segundo terrorista muerto en el ataque, era oriundo de Beit Furik, cerca de Schjem (Nablus) en el norte de Cisjordania (Samaria). Allí, era el responsable de una célula terrorista de los Comités de Resistencia Popular, y el encargado del contacto del grupo con la organización en la franja de Gaza. Los miembros de la célula a su cargo prepararon dos cinturones con explosivos, uno de ellos fue entregado a un terrorista suicida, que fue detectado cuando ya había arribado a Jerusalén y se dirigía a perpetrar el atentado, en 2006.

Los Comités de Resistencia Popular es una de las tres organizaciones terroristas responsables del secuestro de Gilad Shalit, y también del lanzamiento de numerosos proyectiles contra distintas localidades el sur de Israel, entre ellos el disparo de cohetes Grad contra las ciudades de Beer Sheva, Ashdod y Ashkelon.

Fuente: AURORA

Golda Meir decía: “Ningún asesino con sangre judía en las manos tendrá una muerte natural”. Eso también vale para Samir Kuntar y los 1027 bastardos liberados en octubre pasado.

Anuncios

Una respuesta

  1. Seguramente a los terroristas más peligrosos que fueron liberados en octubre les colocaron un chip rastreador para que, al encontrarse con sus jefes, Tzahal pueda localizar a los peces gordos y matar dos pájaros de un tiro. Es lo que yo haría.

    En otras noticias, parece que a los terroristas liberados por Shalit los están capturando o eliminando uno por uno. Como debe ser.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: