Declaración de independencia

A las 16 horas del viernes 14 de mayo de 1948, los dirigentes de la Agencia Judía se dirigieron al museo de Tel Aviv, edificio donde tendría lugar la ceremonia de la Declaración de Independencia y la fundación del Estado de Israel.

El Cairo, Nueva York, Jerusalén, París, Londres y Washington, el mundo entero tenía los ojos vueltos hacia aquel edificio.

David Ben Gurión comenzó a leer:

“La Tierra de Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí se formó su personalidad religiosa, espiritual y nacional. Aquí consiguió la independencia y creó una cultura de trascendencia nacional y universal. Aquí el pueblo judío escribió y entregó al mundo el Libro de los Libros…..”.

“…..Exiliado de la Tierra de Israel, el pueblo judío continuó fiel a la misma en todos los países por los que tuvo que dispersarse, sin cesar nunca de rezar y confiar en el regreso a su país de origen y en la restauración de su libertad nacional….”.

“….Impulsados por esta asociación histórica, los judíos lucharon durante todo el transcurso de los siglos por regresar al país de sus padres y volver a formar una nación. En décadas recientes regresaron un buen número al solar de sus mayores, roturaron los yermos, resucitaron el idioma, edificaron ciudades y villas y establecieron una comunidad que ha crecido sin cesar, dotada de una vida económica y cultural propia. Buscaban la paz, pero estaban dispuestos a defenderse. Y trajeron los beneficios del progreso a todos los habitantes…..”.

“….Este derecho quedó reconocido por la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917 y reafirmado por el mandato de la Liga de Naciones, que era un reconocimiento internacional explícito….”.

“….El reciente Holocausto que devoró en Europa a millones de judíos, demostró nuevamente la necesidad…..”.

“….Restablecimiento del Estado judío, que abriría las puertas a todos los de nuestro pueblo y nos situaría en pie de igualdad entre la familia de las naciones…..”.

 “….Durante la Segunda Guerra Mundial, el pueblo judío en la Tierra de Israel aportó su contribución plena a la lucha. El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución requiriendo el establecimiento de un Estado judío en la Tierra de Israel. El derecho del pueblo judío a proclamar su Estado independiente es indiscutible. Es el derecho natural del pueblo judío a vivir, a semejanza de las demás naciones, una existencia independiente como Estado soberano”.

 “….Por todo lo cual, proclamamos el Establecimiento del Estado judío en la Tierra de Israel, que llevará el nombre de Estado de Israel”.

“….El Estado de Israel tendrá sus puertas abiertas para todos los judíos de todas las naciones por las cuales se encuentran dispersos que quieran inmigrar. Promoverá el desarrollo del país en beneficio de todos sus habitantes; se basará en los principios de libertad, justicia y paz según las concibieron los profetas de Israel; proclamará la igualdad social y política de todos los ciudadanos, sin distinción de religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, enseñanza y cultura; salvaguardará los lugares sagrados de todas las religiones, y mantendrá fielmente los principios de la Carta de las Naciones Unidas….”.

“….Aun en medio de una agresión alevosa, nosotros dirigimos un llamamiento a los habitantes árabes del Estado de Israel invitándoles a conservar la paz y a llenar su parte en el desenvolvimiento del Estado, sobre la base de una plena e igual ciudadanía, con la debida representación en sus organismos e instituciones….”.

“Nosotros ofrecemos nuestra mano en paz y buena vecindad a todos los Estados limítrofes y a sus pueblos, y les invitamos a colaborar….”.

 “….Con la confianza puesta en Dios Todopoderoso, redactamos la presente Declaración en esta primera sesión del Consejo Provisional del Estado, sobre el suelo de la Patria, en la ciudad de Tel Aviv, en la víspera del sábado el 5 de Iyar de 5708, 14 de mayo de 1948”.

 

Si bien tanto el video como la traducción al español están incompletos, se podría decir que eso fue básicamente la declaración de independencia israelí. Posteriormente se emitió un rezo agradeciendo a D’s poder presenciar este momento y los presentes en el hall lloraron, las personalidades correspondientes firmaron, mientras afuera del edificio la gente bailaba el hora y en los frentes de batalla nuestra juventud combatía en la Guerra de Independencia por la libertad de su patria renacida, ante la invasión de siete ejércitos árabes. Exactamente diez minutos después de que Ben Gurión terminara de leer, los Estados Unidos de América se convertían en la primer nación de la tierra en reconocer al nuevo Estado judío. Pero no debemos olvidar un detalle importante, pues al terminar la declaración se escuchó en el piso de arriba del museo la bella melodía de la Orquesta Filarmónica Palestina, una melodía como esta:

(ser un pueblo libre en nuestra tierra de Sión y Jerusalén) 

Anuncios

2 comentarios

  1. Como dijo el Presidente Shimón Peres al honrar a 120 soldados distinguidos del Tzahal:

    “Conocí a las generaciones que los precedieron. Cada generación con sus soldados excepcionales. Y cada generación supera a la anterior. A vuestros pies está un mundo sin límites, tecnología sin límites. En esta nueva realidad ustedes deben intimidar al enemigo, prevenir la guerra, triunfar en cada conflicto y fortalecer la seguridad de Israel…”

  2. La música de vuestro himno es excepcionalmente bonita.

    La letra no está mal (especialmente si tenemos en cuenta el tipo de letras que suelen llevar los himnos…), pero la melodía es preciosa.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: