Una lección de Tisha B’Av

Destrucción del Primer y Segundo Templo, caída de Beitar y derrota de la revuelta de Bar Kojba, quema del Talmud, Cruzadas, expulsión de los judíos de España e Inglaterra, Inquisición, deportación de los judíos del Gueto de Varsovia al campo de exterminio de Treblinka, atentado a la AMIA, etc… la verdadera catástrofe es que sigamos llorando en vez de regocijarnos. Este Tisha B’Av entendamos cuánto podemos lograr y cuánto podemos ser. Este año no permitiremos que lágrimas falsas nos impidan lograr la redención de Israel y la victoria final sobre nuestros enemigos. D’s estará detrás nuestro, si nosotros hacemos lo correcto.

Anuncios

Una respuesta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: