Romney Sobre el Marco Cultural e Institucional del Progreso

En su última visita a Israel, el candidato a la Presidencia de USA por el Partido Republicano, Mitt Romney, expresó que las diferencias centrales para que Israel tenga un PBI per capita mayor al de los territorios en disputa y la Franja de Gaza son culturales. Lo único que creo que erró son los números: el dijo que el de Israel es U$S 21.000 y el de los territorios $10.000. Pues no, la diferencia es de U$S 31.282 contra U$S 1.600 . Y la diferencia no es ni racial, ni genética, ni ningún argumento nacido del odio irracional. Se trata de marcos institucionales civilizados que respeten la propiedad privada, los derechos individuales y los mercados libres; por tanto otorgando la seguridad necesaria para invertir, proyectar y crear, en lugar de preocuparse por destruir el progreso del otro. “Construir lo propio, en lugar de destruir lo ajeno” diria Gustavo Perednik.

En este brillante articulo Michael Tanner, Senior Fellow del Cato Institute, lo explica muy bien. Como lo señala Tanner, no hay racismo en la expresión: de hecho Israel mismo debió cambiar sus políticas económicas para lograr ese diferencial en el per capita y el bienestar de sus ciudadanos.

“In fact, Israel itself had to change in order to spur economic growth, abandoning the old socialist solidarity of the kibbutz for a political culture that encourages entrepreneurship, investment, and risk-taking. Prime Minister Benjamin Netanyahu has cut taxes, reduced government spending, reformed pensions, and begun privatizing state-owned companies, including El Al (Israel’s national airline) parts of its electric company, and its major banks. The “new Israel,” Netanyahu has said, is based on “free enterprise, privatization, open capital markets, an end to cartels, lower taxes, [and] deregulation.””

Aqui la explicacion de Romney, quien por mas que no encuentro como la mejor opción ni mucho menos para la Presidencia de USA (Gary Johnson creo es mejor), es sin ninguna duda mejor que Obama. Y en todo sentido.

Anuncios

5 comentarios

  1. Voy a guardar una copia de este posting para comentarlo el 7 de noviembre.
    Eddie

  2. El espíritu de solidaridad forma parte de cualquier grupo. Si no, no es un grupo; no tiene utilidad como grupo. Esto también los tienen los israelíes, pero hay un hecho diferencial israelí: en casa de los judíos, este espíritu de solidaridad se ha visto reforzado por la necesidad de supervivencia durante dos mil años de persecuciones y calumnias. Los kibbutzzim pueden ser herencia de ideas socialistas, pero no es sólo eso.

    Por otro lado, se ha visto que el espíritu especialmente emprendedor de los israelíes también lo tienen estadounidenses y australianos. Cuando a un empresario no le va bien, no se ve como un fracaso, sino que se ve como un aprendizaje y se le anima a que lo siga intentando. Parece que esto sería común a los estados de reciente creación. Pero de nuevo, esto que sería común a otros grupos, en Israel se refuerza, no sólo por ser –de entre esos tres- el Estado de más reciente creación (hablo de Estado administrativo, no de Nación), sino por las relaciones de solidaridad, que han llevado a los proyectos israelíes START-UP (http://mappedinisrael.com/) como ejemplos para el resto del mundo. Está muy bien explicado en el libro Start-Up Nation:the Story of Israel’s Economic Miracle (http://www.startupnationbook.com/). Incluso me atrevería a decir que los start-up’s son la versión s.XXI de los kibbutzim.

    • Estoy de acuerdo, el espiritu de solidaridad es basico en cualquier sociedad. Pero aclaro (y no digo que Ud. dijera lo contrario) que la solidaridad es privada o no es solidaridad. No se necesita de la “solidaridad” estatal para el desarrollo de una sociedad, que mas que ayudar retrasa mas el desarrollo.

    • Ese libro es realmente fantástico. Si a alguien le interesa entender porqué Israel es un país tan exitoso en comparación con sus vecinos, lo único que tiene que hacer es leerlo.

    • Totalmente de acuerdo contigo, aunque difiero con mis colegas en la opinión de que “siempre es negativo la regulación del Estado”. Creo firmemente en la socialdemocracia israelí. Por cierto, excelente links que nos traes.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: