Si vis pacem para bellum

Un show iraní para mostrar su programa nuclear con“fines pacíficos“

La parodia de los alineados con el terror

Bernardo Ptasevich

Durmiendo con el enemigo

Mahmud Abas hace buena letra cuando necesita recibir algo a cambio, pero en el fondo es un terrorista como lo fue Yasser Arafat, como lo es Ahmadinejad, como el presidente de Siria Assad o como tantos otros que matan y ejercen el terror, ya sea en el terreno de los acontecimientos o desde un despacho en el que se dictan las órdenes o se proporciona la ayuda o la logística para los atentados y ataques. Sabemos que cuando hay un asesinato lo primero que se busca es el móvil del crimen, el motivo por el que se generó ese acto criminal. También se investiga a los partícipes necesarios sin los cuales el delito no podría haberse realizado. Apoyar con dinero o elementos a quienes van a cometer los actos de terror los convierte automáticamente en terroristas. Deben ser juzgados por ello con la máxima severidad. Sin embargo hay un reconocimiento mundial hacia estos personajes como si se tratara de políticos o gobernantes que simplemente piensan diferente cuando en realidad son asesinos de la peor calaña.

No se puede negociar con terroristas

Es cierto que la paz se hace con los enemigos (nota de Jabotito: o mas bien la paz se hace con aquel que renuncia a ser tu enemigo). Sin embargo en este caso el enemigo está formado por individuos que no luchan por ideales ni los defienden de manera convencional. Integran grupos que generan violencia y muerte por odio racial, por ambiciones personales de poder y de dinero. Los gobernantes de Israel, los de Estados Unidos y los del resto de la comunidad internacional están equivocados. Creer que se puede lograr acuerdos con personas de estas características no es siquiera una utopía, simplemente es algo imposible. Seguir perdiendo el tiempo, realizar esfuerzos en vano, gastar fortunas intentando convencer al enemigo terrorista no vale la pena porque no se llegara a nada positivo ni ahora ni nunca. En caso de acordar algo con ellos, a la primera oportunidad no será respetado. Los terroristas no tienen normas morales, no tienen palabra, no tienen honor, solo dan prioridad a la muerte y la destrucción. No cumplir con su palabra o con su firma no representa para ellos ningún problema porque sus normas morales son inversas a las nuestras. No hay una autoridad mundial que pueda juzgarlos y mucho menos castigarlos por sus delitos.

M. Abás y Yasser Arafat colaboraron con el   asesinato de Munich

Según publican diarios y revistas alemanas, su gobierno negoció con los terroristas de Septiembre Negro un olvido a su responsabilidad en el ataque de las olimpiadas, seguramente porque sus actos fueron contra judíos. Paralelamente nos enteramos que los líderes de la OLP, Abás y Arafat, colaboraron en forma real y apoyaron el atentado. Abu Dauod, uno de los organizadores de la masacre de Munich ha dejado su testimonio personal como prueba de primera mano. En su libro personal (encontrado después de su muerte) Dauod, además de auto incriminarse dice claramente con nombre y apellido quienes fueron los que apoyaron y ayudaron a la realización del atentado. Pasaron muchos años. Arafat murió y el mundo sigue andando. No hacen falta personajes como ese para vivir. Sin ellos el mundo es solo un poquito mejor. M. Abás es hoy el Presidente de la Autoridad Palestina. Lo grave es que se nos presente como un socio para la paz, que sea tomado como interlocutor válido tanto por el gobierno israelí como por los Estados Unidos y la Unión Europea. El gobierno alemán que ha demostrado cierta coherencia y arrepentimiento en los últimos años sobre su participación en el Holocausto deberá explicar públicamente sobre esta denuncia del diario alemán “Der Sipegel“ autor de la investigación que pone en el tapete elementos nuevos sobre el tema. Reuniones secretas entre representantes del gobierno alemán de la época, salvoconductos y promesas de cerrar el asunto Munich, y decisiones que generaron la liberación de culpables apresados en el exterior son hechos graves que Ángela Merkel puede aclararnos oficialmente.

 

Un escenario cuidadosamente preparado

En un escenario cuidadosamente preparado por Ahmadinejad y los Ayatolah de Irán, se realizará una obra de teatro para el gran público mundial. Será una parodia en la que mostrarán a los asistentes las instalaciones nucleares (las que se pueden ver) para que estos salgan a decir sin ningún descaro que el programa nuclear iraní es para uso medicinal y pacífico. Los invitados son gente que tiene muchas cosas en común y eso les da el privilegio de haber sido elegidos. Los une ni más ni menos que el odio a Israel y a los judíos. Nadie que no sienta ese desprecio desproporcionado y criminal podría asistir a una reunión como esta. Mientras el mundo occidental mira como Irán sigue dando los pasos para obtener la bomba atómica los iraníes siguen consiguiendo ese tiempo tan necesario para sus fines. La proximidad de las elecciones no permite a Barack Obama, tomar la decisión de atacar a Irán. Salvo que las encuestas lo dieran lejos de un resultado positivo, nada lo convencerá de que debe hacerlo. Los intereses sectoriales de su gobierno están por encima de la seguridad de Israel y del planeta. Muchos países incluyendo EEUU, creen que no es un asunto directamente de ellos. Pero los iraníes siguen trabajando para destruir a quienes no acepten su dominación en el futuro cercano. Mirar hacia otra parte no los pondrá a resguardo de su locura extremista. El gobierno israelí está convencido que debe hacer el trabajo. Si Estados Unidos decide acompañarlo o liderar los ataques la posibilidad de éxito será mucho mayor. De todos modos habrá sufrimiento, muertes, y daños de todo tipo. A pesar de no compararse con los que provocaría una bomba nuclear serán dolorosos y crueles.

La cultura de la muerte

El comentario de un líder de Hezbollah en el sentido que la sociedad civil israelí no podrá soportar tantas muertes ha quedado rondando en mi cabeza ya que su amenaza muestra algo de la realidad. Los israelíes y la mayoría de los ciudadanos occidentales no estamos preparados para la muerte y la guerra. A los terroristas no les importa si mueren miles de sus ciudadanos. A nosotros nos importa mucho. Esa ventaja que quieren mostrar con sus comentarios no les servirá de mucho. Aunque no estemos preparados porque somos seres realmente humanos haremos frente en el sitio que nos toque estar a cualquier ataque del tipo que sea y lo haremos todos juntos. Tenemos un ejército muy bien preparado, tecnología muy avanzada, armamento sofisticado y sobre todo la convicción de quien sabe que tiene la razón. Vamos a defendernos porque sabemos nuestros derechos. Vamos a defendernos porque somos seres humanos y al hacerlo defendemos a toda la humanidad. Vamos a defendernos porque Israel es el único sitio en el que los judíos pueden vivir sin pedir perdón. Vamos a defendernos aunque para ello tengamos que atacar primero. Si estamos seguros que Irán obtendrá al fin la bomba nuclear y que la utilizara para borrarnos del mapa tenemos que ir por ellos cuando se dé la oportunidad y los expertos indiquen que es el momento adecuado. El que pega primero pega dos veces. ¿O queremos pegar después de haber sido destruidos?

Fuente: AURORA

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: