Por fin una buena de Timerman

Cuando la cancillería argentina se manda macanas (que son muchas veces) o tratos injustos con Israel, no dudo en publicar una entrada para manifestar mi indignación. Pero esta vez quiero expresar mi condena por el brutal ataque antisemita en la Venezuela Chavista y mi satisfacción con la respuesta del gobierno argentino ante la manifestación de Quebracho el otro día (podría haber callado como el régimen fasciobolivariano, pero decidió no hacerlo):

Manifestantes anti-Israel atacan sinagoga en Venezuela   

Manifestantes anti-Israel atacan sinagoga en VenezuelaLos líderes de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), denunciaron que un grupo de aproximadamente 50 personas se concentraron  frente a la Sinagoga de Mariperez, la principal de Caracas, para entonar consignas antisemitas  (“judíos asesinos, judíos malditos, dejen de matar a gente inocente”),   y contra del Estado de Israel.

Así mismo lanzaron  artefactos pirotécnicos, alguno de ellos  hacia el interior de la sinagoga, provocando la interrupción del desenvolvimiento de las actividades y causando  pánico entre las personas que se encontraban en el lugar.

Frente a esa agresión, la comunidad judía local, pidió al gobierno nacional que garantice la seguridad de los lugares de culto, y  la tranquilidad de los feligreses.

Este acto de violencia, ocurre, justamente después de que el Estado de Israel ha suscrito  un alto al fuego con Hamás, poniendo eventualmente fin a una escalada de ocho días, con constantes ataques con cohetes contra  la  población civil israelí y represalias aéreas contra los grupos terroristas que controlan la franja de Gaza.

Los líderes judíos han expresado anteriormente su preocupación acerca de las declaraciones antisemitas en los medios de comunicación venezolanos y le han pedido al presidente, Hugo Chávez, que el gobierno garantice la seguridad de las sinagogas.

Por otra parte, el gobierno argentino condenó los actos de violencia durante una protesta anti-israelí en Buenos Aires. Decenas de manifestantes protestaron frente a la Embajada de Israel y quemaron una bandera israelí.

“Esas acciones llevadas adelante por sectores minoritarios no representan el verdadero deseo de nuestro pueblo de vivir en paz y sin violencia”, señala el comunicado emitido por la cancillería argentina.

El ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, recibió a la embajadora de Israel, para expresarle “el profundo pesar por las agresiones así como por el indigno acto de quemar la bandera de un país amigo”.

Fuente: AURORA

En Buenos Aires solo hubo una manifestación en contra de Israel con motivo de la Operación Pilar Defensivo: Entre 100 y 150 (como mucho) fascinerosos de Quebracho y grupos afines. Al día siguiente la comunidad judía organizó un acto improvisado pero emotivo en el que participaron 5.000 personas (50 veces más que los nazibolcheviques), casi todos jóvenes.

Y que quede claro que gente como Quebracho no representa ni siquiera una porción minoritaria medianamente significativa de la sociedad argentina, así como la izquierda nunca llegará al poder en ese país porque no cuenta con el apoyo del pueblo. Seguiré criticando las conversaciones del gobierno argentino con Irán si su objetivo es blanquear al régimen terrorista ayatolá y ser cómplice de los asesinos, pero tengo perfectamente claro que Argentina no será nunca Venezuela ni un país hostil al Estado hebreo. Espero no equivocarme, pero espero más aún que no se equivoquen los responsables de tomar esa decisión en la Casa Rosada.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: