El chavista Mercosur

Giro tendencioso de Mercosur contra Israel

Por Ricardo Flesler

Aunque tanto la Unión Europea como el bloque Mercosur de Sudamérica condenaron la última ronda de violencia en Oriente Medio antes del acuerdo de cese de fuego, hubo una enorme diferencia entre sus respectivas posturas: una fue balanceada, la otra resultó vergonzosamente tendenciosa contra Israel.

La Unión Europea, de 27 países, dijo en una declaración que «lamenta profundamente la pérdida de vidas civiles de ambos lados del conflicto entre Hamás e Israel y que todos los ataques deben finalizar de inmediato».

Y agregó que «la Unión Europea condena enérgicamente los ataques con cohetes desde la Franja de Gaza a Israel», y que «Israel tiene derecho a proteger a su población de esa clase de ataques; al hacerlo, debe actuar de manera proporcionada y asegurar la protección de los civiles en todo momento».

En otras palabras, los países europeos explícitamente reconocieron que Israel tiene el derecho de defenderse de los continuos ataques de Hamás, exigiendo al mismo tiempo que no responda de manera desproporcionada.

Días antes, Estados Unidos había emitido un comunicado culpando a «Hamás y otras organizaciones terroristas» de haber iniciado esta última ronda de violencia.

En comparación, la declaración del bloque Mercosur – integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela – omitió toda referencia al derecho de Israel a defenderse. Lo manifestado por el bloque sudamericano expresaba «preocupación por el uso desproporcionado de la fuerza» – una clara referencia a Israel – y pedía la inmediata finalización de la violencia. La misma no mencionó la escalada de ataques con cohetes de Hamás en los últimos meses.

Desde 2005, los terroristas de Hamás dispararon más de 10.000 misiles contra Israel desde la Franja de Gaza, incluyendo 2.000 este año, perturbando la vida cotidiana de más de tres millones de personas que viven en el sur y centro de Israel, según las Fuerzas de Defensa del Estado hebreo.

Este año, por primera vez, los misiles de Hamás – suministrados en gran parte por Irán – alcanzaron a Jerusalén y Tel Aviv. Israel advirtió que Hamás lanza misiles desde áreas densamente pobladas de Gaza, cercanas a mezquitas, hospitales, escuelas y hoteles, usando a civiles como escudos humanos.

La declaración del Mercosur también indica que sus países miembros «expresan su apoyo a la solicitud del Estado de Palestina de obtener un banca en las Naciones Unidas como país observador en el voto de la Asamblea General previsto para el 29 de noviembre. Israel y Estados Unidos dicen que ese reconocimiento formal de Palestina, que le permitiría lanzar acciones diplomáticas y legales contra Israel, sólo puede darse después de un acuerdo de paz entre ambos países.

El hecho de que la declaración de Mercosur no reconociera el derecho de Israel a defenderse refleja el creciente apoyo del bloque sudamericano a la causa palestina y su alejamiento de un enfoque balanceado de la disputa en Oriente Medio, dijo en una entrevista el ex presidente peruano, Alejandro Toledo, quien sigue el tema de cerca.

«Me preocupa la posición del Mercosur: la encuentro desbalanceada», señaló Toledo, agregando que la postura de la Unión Europea es más equitativa. «El Estado de Israel tiene derecho a defenderse y, al mismo tiempo, el deber de proteger a la población civil», afirmó.

«Coincido en que ni los palestinos ni los israelíes están enteramente libres de culpa en este conflicto. Las políticas de línea dura del primer ministro israelí Binyamín Netanyahu no ayudan a negociar un acuerdo definitivo en Oriente Medio, y los nuevos gobiernos profundamentalistas islámicos de Egipto y de Turquía empeoraron las cosas al acercarse a grupos como Hamas, que admiten abiertamente que quieren borrar a Israel del mapa. Y Hamas, a su vez, es culpable por haber escalado drásticamente sus ataques con cohetes contra objetivos civiles en Israel en los últimos meses, probablemente para provocar una respuesta israelí que presionaría a Egipto, Jordania y otros países a renunciar a sus tratados de paz con Israel», agregó Toledo.

«Pero aunque todos tengan parte de la culpa, el mundo debe reconocer el derecho de Israel a defenderse. Ningún país puede cruzarse de brazos cuando sus civiles son bombardeados todos los días desde un territorio vecino», añadió.

«La Unión Europea adoptó una postura balanceada, llamando a la cordura a ambas partes. Mercosur, quizás reflejando su transformación de un bloque económico a un bloque político cada vez más radicalizado desde la incorporación de Venezuela, tomó una postura vergonzosa, echándole toda la culpa a Israel» concluyo el ex presidente peruano.

Fuente: Israel en línea

Mi opinión:

No es ninguna novedad que hace rato Sudamérica perdió su tradicional postura equilibrada sobre el conflicto árabe-israelí para decantarse por una de las partes. Es una tendencia desde el surgimiento de gobiernos izquierdistas aliados de la Venezuela Chavista y el Irán Khomeinista. Es un error otorgarle entidad y legitimidad moral o legal a un bloque de semejantes gobiernos, que aparte no la tiene bajo ningún punto de vista, ya que Mercosur es un bloque económico solamente relevante para sus Estados miembro, no un bloque político como la Unión Europea que puede tomar acciones relevantes en política exterior (hasta cierto punto). Felicitaciones hermanos del Mercosur (que no es toda Sudamérica ni mucho menos Centroamérica), han superado a los europeos en su rasero antiisraelí. A mí francamente lo que opine sobre Israel la señora Kirchner, Dilma, Chávez o Mujica me tiene sin cuidado, seguramente a los israelíes también (no deben conocer ni sus nombres). El caso de Uruguay es realmente lamentable, un país también pequeño que le costó surgir y desarrollarse, que mantuvo relaciones de amistad con Israel desde su misma fundación, quién no recuerda al amigo Granados en la UNSCOP. El ex-presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle es un fiero testigo de ello. A Cristina le recomiendo que en vez de hablar sobre lo que no sabe, se dedique a cumplir con su deber: justicia por los 85 argentinos asesinados por la República Islámica de Irán. Si no puede ocuparse de Moyano o la inflación, dudo que pueda ocuparse del Hamás, Hezbollah o cualquier otra cosa que le exceda ampliamente a sus atributos. Sin duda el futuro del proceso de paz con la Autoridad Palestina tampoco será decidido por ningún bloque ni organismo internacional como la ONU, sino por ambas partes en una mesa de negociaciones. Hasta el día de hoy Abbas se niega a sentarse a negociar con el gobierno israelí sin condiciones previas, si encima el Mercosur ni siquiera es capaz de condenar al Hamás, imaginen qué autoridad tiene para opinar sobre las medidas unilaterales de Abbas. De todas formas, el día que Israel necesite el consejo de unos países bananeros a 13.000 kilómetros de distancia que no son capaces de resolver sus propios problemas internos y cuentan con la enemistad de la mitad de sus respectivas poblaciones, estaremos en serios problemas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: