Nada más que agregar

Netanyahu:

“Yo recuerdo el aplauso que recibió el gobierno israelí de la comunidad internacional cuando decidió retirarse unilateralmente de Gaza. Obtuvimos aplausos y luego cohetes. Dejamos Gaza, e Irán entró, exactamente como sucedió en Líbano.

No permitiré que sea establecida otra base iraní, esta vez en Judea y Samaria, a un kilómetro de Jerusalén.

No importa cuantos voten en nuestra contra, no hay fuerza en el mundo que me motivará a comprometer la seguridad de Israel y no hay fuerza en el mundo capaz de romper la conexión de miles de años entre el pueblo de Israel y la Tierra de Israel.”

Está perfectamente claro que la actualización del status de la Autoridad Palestina en la ONU como Estado observador solo tiene valor simbólico y sirve para ejercer una nueva arma contra Israel: terrorismo diplomático. Por ejemplo, denunciando al Estado judío ante la Corte Penal Internacional. Pero no se preocupen. Las medidas unilaterales palestinas que violan los Acuerdos de Oslo y se burlan del proceso de paz, serán respondidas con medidas unilaterales directamente proporcionales por parte de Israel. Básicamente nada cambiará en el terreno. Hasta que el señor Abbas entienda que nunca existirá un Estado palestino independiente a menos que se siente a negociar con Israel sin precondiciones para poner fin al conflicto y se tome enserio las garantías de seguridad vitales de ese país. No hay sustituto a las negociaciones directas. Así de simple.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: