La Ley Anti-Justicia

Dejo esta cita, creo que se entiende bastante bien por si sola:

“This morning I had another talk with the German Chancellor, Herr Hitler, and here is the paper which bears his name upon it as well as mine…. We regard the agreement signed last night and the Anglo-German Naval Agreement, as symbolic of the desire of our two peoples never to go to war with one another again.”, Neville Chamberlain, Speech at Heston Airport (30 September 1938), quoted in The Times (1 October 1938) Oxford Book of Modern Quotes

Día nefasto para la justicia. Día de celebración para el kirchnerismo.

El memorandum de entendimiento entre el gobierno terrorista de Irán y el gobierno corrupto y encubridor de Argentina ha sido aprobado y es ley.
Día nefasto para la justicia, las víctimas, sus familiares, y quienes se opusieron a esta maniobra oscura de negociar los muertos.
Día de celebración para el kirchnerismo y el terrorismo internacional, porque han logrado su cometido.
La presidente Cristina Fernandez de Kirchner, el canciller Héctor Timerman, sus secuaces, y los diputados que votaron a favor de este acuerdo, son oficialmente para mi colaboracionistas del terrorismo internacional, y espero que adecuados organismos antiterroristas los consideren como tales y obren en consecuencia.

Izquierdistas vergonzosos hablaron en la protesta contra el Memorándum entre Argentina e Irán

Ayer se desarrolló frente al Congreso de la Nación el acto de protesta contra el Memorándum de Entendimiento firmado por los gobiernos de Argentina e Irán.
Una desagradable constatación fue ver que acudieron representantes de la extrema izquierda argentina, como la gente del Partido Obrero, y dieron sus típicos discursos de bizarra fantasía.
Los izquierdistas vergonzosos que hablaron también son, a su nivel y desde su posición (sin entrar a encuadrarlos en consideraciones jurídicas), encubridores. Hicieron el mismo juego que llevó adelante el judeófobo Pino Solanas en el Congreso: intentaron desviar la atención de Irán difundiendo el mito de que “la pista iraní” es un invento israelí y norteamericano, y volvieron a concentrarse y a poner acento en la “conexión local”. Su intención con esto es que la causa no avance nunca en contra del responsable gobierno iraní (esto sin perjuicio de que responsables de la conexión local deban ser castigados) y así los izquierdistas pueden mantener limpio el nombre de su admirado gobierno tiránico islamista.
La izquierda sabe lo que es el islamismo, y precisamente por eso lo admira: los totalitarismos se parecen y se gustan. Por ende, podemos esperar más gestos como este tendientes a limpiar el nombre del terrorismo iraní y exigir con exclusividad (e hipocresía) que se investigue la “conexión local”.
Nótese el juego de estos impresentables: actúan queriendo encubrir a los terroristas iraníes acusados desviando de ellos la atención, y vuelven a hablar de la conexión local para que se le pierda el rastro a los culpables internacionales (porque ellos simpatizan con la política iraní). Así, menosprecian la investigación llevada adelante por el fiscal Alberto Nisman, sugiriendo que no hay pruebas que lleven al señalamiento de los iraníes responsables; y avalan las clásicas teorías conspirativas que hacen famosa a la extrema izquierda, como que el atentado lo hizo Israel, Estados Unidos, o que solo por arbitrariedad de Estados Unidos hay una pista iraní y no por la pericia de Nisman en su labor. Más que interesarse por esclarecer el atentado, usan a la conexión local como excusa para que no se hable sobre Irán y como escudo protector para los acusados provenientes de aquel país.
En definitiva, usted no crea que a personas como estas les interesa la imparcial, objetiva y transparente Justicia.

Respuesta de los diputados

Escribí a la cámara de diputados (diputados@diputados.gov.ar) pidiendo que voten en contra del memorándum de entendimiento con Irán. Sorpresivamente recibí la respuesta de cuatro diputados de diferentes partidos a las pocas horas. Con esto queda demostrado que, aún en medio de la desgracia, hay esperanza en la clase política argentina, al menos mientras existan diputados honorables de la nación como los que transcribo a continuación:

From: eamadeo@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: RE: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:11:03 -0300

Estimado Andrés Rosendo:

Tal como es público y notorio, mi posición es de rechazo al tratado con Irán. No solo se trata de una aberración constitucional, sino que además agrede el desarrollo judicial de la causa y muestra la decisión del Gobierno Nacional de profundizar su acercamiento con Irán, una dictadura sangrienta que es cueva de terroristas. Estas ideas han sido expresadas en numerosos artículos periodísticos, entre ellos el siguiente: http://opinion.infobae.com/eduardo-amadeo/2013/01/28/iran-ni-justicia-ni-diplomacia/

Junto con otros Diputados que comparten esta posición, estamos trabajando para intentar que el oficialismo no llegue al quorum necesario para iniciar la sesión de nuestra Cámara ; así como para desarrollar otras acciones que demuestren claramente nuestro rechazo.

Al tiempo que le agradezco el envío de este correo, le pido que juntos redoblemos los esfuerzos para hacer llegar vuestro mensaje a los Diputados y asegurar una presencia masiva en las puertas del Congreso el día de la votación.

Con un abrazo fraterno, les saludo y quedo a vuestra disposición.

Eduardo Amadeo

Bloque Frente Peronista 

Date: Tue, 26 Feb 2013 07:47:21 -0300
From: aatanasof@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Primero que nada quería agradecerle por comunicarse con nosotros y expresarle que nos encontramos en completo acuerdo y también creemos que el memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán debe ser rechazado por el Congreso Nacional.
 
Creemos firmemente que se trata de una medida inconstitucional que rechaza nuestra soberanía jurisdiccional y renuncia implícitamente a ejercer el derecho de juzgar en Argentina, país donde ocurrió el atentado.
 
La firma del acuerdo es una genuflexión del gobierno argentino ante un país de tradición terrorista, digna del mayor de los rechazos. Qué mensaje pretendemos darle a nuestro pueblo si nos asociamos con un país que no reconoce el Holocausto como tal, que niega el derecho a existir del Estado de Israel, que desarrolla armas nucleares violando lo establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU y que no respeta los derechos humanos.
 
Nuevamente le agradezco por escribirnos y extiendo mis deseos de que a la causa AMIA no le declaren el punto final.
 
Alfredo Atanasof
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:48:36 -0300
From: obarchetta@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Sr. Andrés:
El Bloque Socialista del que soy parte (en el F.A.P) no convalidará este ni nungún acto que abandone la búsqueda de JUSTICIA.atte.Omar Barchetta

Diputado de la Nación

Bloque Socialista (Interbloque FAP)

From: ptonelli@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:55:12 -0300
Estimado Andrés:
Quédese tranquilo. Los diputados del PRO vamos a votar en contra, ya que consideramos que el acuerdo no beneficia en nada a la justicia argentina y sólo sirve para la impunidad de los ciudadanos iraníes imputados.
Cordialmente.
Pablo G. Tonelli
Diputado de la Nación
Riobamba 25, oficina 712
Tel. (011) 4127-7612
Este es el correo electrónico que mandé yo:
From: XXX
Sent: Tuesday, February 26, 2013 2:52 AM
Subject: A los honorables diputados de la nación

Les escribo este correo para pedirles que reconsideren seriamente los potenciales beneficios y perjuicios del memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán, que próximamente se someterá a votación en la cámara de diputados para convertirlo en tratado internacional. Los beneficios son nulos, dado que Irán no entregará a los acusados en caso de que el juez de la causa ratifique las conclusiones de la fiscalía como lo hizo en 2006, mientras que la posición internacional argentina fue respaldada plenamente con las circulares rojas de la Asamblea General de Interpol en 2007. Las pruebas que involucran al régimen iraní y sus funcionarios en el atentado a la AMIA están plasmadas con pruebas judicializadas en un dictamen de 802 páginas, avalado por la justicia, donde se explica perfectamente cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cuál fue el móvil (suspensión de la transferencia de tecnología nuclear argentina a Irán, ordenada por el gobierno de Menem para acercarse a EE UU), cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores. Gracias a la Unidad Fiscal de Investigaciones que llevó adelante el caso AMIA desde hace ocho años, a la cabeza del doctor Alberto Nisman, se sabe prácticamente todo. Lo único que resta es llevar los pedidos de captura a la práctica. En el dictamen en cuestión no hay cinco pruebas que ligan los llamados telefónicos de Rabbani con la embajada iraní en el momento del atentado, hay 300. Eso no se llama casualidad, se llama elemento de prueba. Entonces, yo me pregunto qué “verdad” es la que necesita salir a la luz de la mano de los ayatolás. El asesino no juzga su propio crimen, es la justicia del país donde se cometió.

Por otra parte, los potenciales perjuicios de este memorándum para la causa AMIA y la Argentina son muchos. Desde simplemente dilatar y alargar en el tiempo la implementación del mismo, pasando porque los imputados se nieguen a declarar, hasta incluso la posibilidad de que caigan las circulares rojas de Interpol, la verdadera piedra en el zapato de los asesinos iraníes, ya que, teóricamente, si los imputados son indagados y se llega a un acuerdo con la Argentina, por más que el juez dictamine su culpabilidad o su comparecencia en un juicio, la funcionalidad de dichas notificaciones internacionales pierde su valor.

Hay otros caminos para hacer justicia, muchas maneras de reclamar y presionar. Una muy simple que se debería haber implementado hace rato, es cortar relaciones diplomáticas con el país acusado de poner una bomba en nuestro país.

Espero que puedan tomar en cuenta estos consejos y se opongan al memorándum

Gracias por su atención,
Andrés Rosendo

Preguntas a Pichetto

Señor senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, quiero decirle algo. Me da miedo que me paren en la calle y me pidan documentación, porque mi DNI está incompleto. Usted realizó una distinción en el congreso (durante el debate por el acuerdo de Argentina e Irán con motivo de la causa AMIA) entre argentinos de religión judía y argentinos argentinos; esta precisión no figura en mi documento y creo que la falta de información quizás me perjudique por no tener los papeles en orden.
Le pregunto desde el lado de los que no somos argentinos argentinos: en mi DNI, ¿tiene que decir que soy argentino judío? ¿Cómo solucionamos esto los que no somos argentinos argentinos?
Gracias.

PD:
Bien retrata Orwell a los villanos en Rebelión en la Granja que escriben “Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros”. Como apuntó con criterio una persona, su versión señor Pichetto podría ser “Todos los argentinos son iguales, pero algunos argentinos son más iguales que otros”.

Argentinos Argentinos/Argentinos Judíos

De a poco muchos muestran su verdadera cara:

¿Argentina también colabora militarmente con Irán?

Centro Wiesenthal exige claridad en plan de misil argentino-venezolano

Escrito por Ricardo Flesler
Proyecto GradicomProyecto Gradicom

El Centro Simon Wiesenthal formuló un llamamiento a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados del Congreso para que convoquen al ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, y a las autoridades de Fabricaciones Militares, y que investiguen acerca de una cooperación argentino-venezolana para el desarrollo del misil Gradicom.

El artículo referido indica que a partir del año 2009 la compañía estatal argentina Fabricaciones Militares (FM) reflotó un proyecto misilístico cancelado en 1990 – «Cóndor II» -, e interesó para su desarrollo a la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) – recientemente sancionada por el Gobierno estadounidense debido a sus vínculos con Irán.

La fuente indicó que, en 2012, FM y CAVIM firmaron el acuerdo para desarrollar este proyecto de manera conjunta.

«Venezuela e Irán trabajan juntos en este campo desde hace mucho tiempo. En diciembre de 2010, nuestro Centro denunció la construcción de plataformas para misiles Shahab 3, con un alcance de más de 2.000 km, en la costa venezolana, y bajo control directo de Irán, según publicó el periódico alemán ‘Die Welt’. Una cooperación de Argentina con Venezuela en el desarrollo de misiles resulta, inevitablemente, beneficiosa para Irán.

«Esperamos que el Congreso argentino considere esta conexión con Caracas en su próximo debate acerca del acuerdo entre Buenos Aires y Teherán en relación con el ataque contra la AMIA, perpetrado por Irán», manifestó el Dr. Shimón Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal.

«Hemos escrito a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados, instándolos a que convoquen al ministro de Planificación y a los responsables de Fabricaciones Militares para que informen con absoluta claridad acerca del llamado ‘programa Gradicom’ en el contexto de la discusión sobre el ‘Memorándum de Entendimiento’ entre Argentina e Irán vinculado con el ataque terrorista contra la AMIA», agregó Sergio Widder, Director para América Latina.

«Hace dos años, el Gobierno argentino negó las acusaciones acerca de que hubiera iniciado una negociación con Irán. Ahora que la negociación es un hecho, desmienten los informes acerca de una cooperación militar con CAVIM que sólo puede beneficiar a Irán, en violación a sanciones internacionales. La cuestión no es ya el apaciguamiento al terrorismo internacional sino una amenaza a la paz mundial», agregaron los directivos del Centro.

El Centro Simon Wiesenthal es una organización judía internacional de derechos humanos con más de 400.000 miembros en todo el mundo. Tiene status de ONG ante la ONU, la UNESCO, la OEA, la OSCE, el Consejo de Europa y el Parlamento Latinoamericano.

Lo único que faltaba… Ahora se está poniendo mucho más turbia la cuestión.

Purim, la fiesta del exilio

El libro de Ester es el más sionista de la Biblia
Purim es la fiesta del exilio

En estos días estamos festejando la festividad de Purim. Leemos la Meguilat (rollo) Esther, hacemos beneficencia para que todos puedan festejar la fiesta, nos enviamos comidas y bebidas (mishloaj manot) para recordar los banquetes del Libro de Esther. Nos disfrazamos, bebemos sin límite y retornamos a la realidad. Este Carnaval judío lo festejamos en recuerdo de la salvación de nuestro pueblo de su destrucción total en la época del Imperio Persa, cuando Hamán y su gente quiso destruir al pueblo de Israel, y la reina Esther, junto a su primo Mordejai, lograron cambiar la tremenda decisión y el pueblo judío se salvó.
Todo parece un pequeño cuento de niños y una justificación para divertirnos un rato. Mas yo me pregunto: es realmente esa la historia de Purim? Para divertirnos un rato establecieron nuestros sabios esta fiesta? Se justifica un relato tan extraño figurar en las Sagradas Escrituras? Preguntas lógicas y legítimas.
A mi entender el Libro de Esther está plenamente justificado en su alta posición de Libro sagrado y base de mitzvot (mandamientos) que debemos cumplir. Por qué? Si este libro no estuviese incluido en la Biblia, esta no sería completa. Faltaría en ella la tremenda problemática del galut (exilio); la confrontación con la realidad de la vida judía fuera de la Tierra de Israel. Faltaría la problemática de una vida judía en una anormalidad. Y veamos la historia de Purim y analicémosla.
Nada de lógica, todo es azar
Comenzemos por la palabra Purim (echar la suerte). Todo ocurre por casualidad, deciden destruir a los judíos y se echa a la suerte cuando hacerlo, se cambia la decisión por un rey borracho y se echa a la suerte cuando hacerlo. Nada de lógica, todo es azar. Sigamos con la historia. La reina Vashti es defenestrada por cuidar de sus derechos como mujer y no ser un simple objeto de decoración y diversión de su esposo y rey. Se llama a concurso para elegir la nueva reina. Hadasa cambia su nombre por Esther, es introducida al serrallo y recibe la orden de su primo Mordejai de esconder su judaísmo.
Durante meses preparan a las mujeres para gustar al rey como compañía y diversión. Esther es electa reina del Imperio Persa, la superpotencia de aquella época. Y todo ocurre alrededor de banquetes y libaciones. Hamán es nombrado primer ministro y se enoja con Mordejai, el líder de los judíos, porque este no se arrodilla ante el; y como ocurre siempre en el Galut, no solamente Mordejai es el culpable, sino todos los judíos. Y se decide la exterminación de los judíos.
Ajashverosh, el rey borracho y disoluto, echa las suertes (Purim) y se establece cuando aniquilar al pueblo de Israel. Mordejai convence a Esther a intervenir para salvar a su pueblo, aunque ella no está tan convencida de hacerlo pero se convence y decide utilizar sus poderes de seducción para lograr su objetivo. Y los judíos ayunan y rezan. En una escena de vodevil, Esther desenmascara a Hamán y el rey lo condena a morir en la forma que éste pensaba en matar a Mordejai.
El rey se ofende esencialmente porque pensó que Hamán se estaba propasando con Esther, no por la injusticia de la decisión de exterminar a un pueblo. Y los judíos salen victoriosos, toman venganza de sus enemigos y deciden festejar anualmente el milagro de su salvación. Hermoso cuento, que trae consigo todo lo negativo de la vida en el exilio.
Los judíos cambian de nombre para ser parte de la sociedad: Hadasa es Esther (nombre en honor a la diosa Ishtar, la diosa central del panteón babilonio), Mordejai viene de Mardukh (el dios de la luz en el panteón persa). Y cuántos judíos hoy son Mauricio para no ser Moisés, cuántas mujeres judías son Cristina (de Cristo) porque suena bien en la sociedad general. Cuántas veces en la historia judía se introdujeron mujeres en la cama de los gobernantes para ayudar a su pueblo? No solamente Esther de la Meguila. Tenemos también a Raquel de Toledo en tiempos del rey Alfonso VI, Esther la Judía en el reino polaco de Jaguellon, que otorgo la carta de privilegios a los judíos de Polonia en la Edad Medía y otras más.
La responsabilidad colectiva de los judíos frente a la sociedad general: uno es culpable, todos somos culpables. Situaciones de azar que nos salvan a último momento. Eso es el triste y largo Galut, en el cual, pese a todo seguimos creando extraordinarias obras. Como dijo el historiador judío de origen alemán Jost: “la historia judía es martirologio y creatividad”. En el galut nos escondemos, disimulamos, nos encerramos en ghettos o nos asimilamos, pero no somos nosotros realmente.
Por eso necesitamos el Libro de Esther en las Escrituras, es parte de nuestra larga y extraordinaria historia; y por antonomasia el libro más sionista de la Biblia, el libro que nos demuestra que la verdadera y completa vida judía debe ser aquella vida en un Estado judío, con soberanía judía. Una vida judía completa y total no puede ser la vida de Esther y Mordejai. La vida no es un disfraz, por mas hermoso que sea.
Y por eso festejamos Purim, para recordar que la vida normal no esta en un disfraz ni en la bebida.

Rabino Shmuel Shaish
Congregación Masortí “Taguel Aravá” de Eilat.

Fuente: Aurora

Lea también Purim e Irán

Purim en los tiempos de Timerman, Chávez y Ahmadinejad

La pura y noble verdad

Por Gustavo Perednik

Argentina nunca había llegado simultáneamente a peores relaciones con EEUU, con Europa, con Israel, y con la comunidad judía. Todo un logro para un joven canciller, que viene compensando esta marcha contra la historia por medio de fortalecer la amistad con Irán, Castro y Chávez.

Una parte de ese récord deriva directamente del estilo de Timerman, cínicamente prepotente, que en esta ocasión no se ha contentado con enterrar una causa como la de la AMIA, que en mejores manos podría haberse convertido en un ejemplo mundial y una perla en la historia de la Justicia argentina.
Tampoco le fue suficiente colocar en las manos del Estado terrorista de los ayatolás una tragicómica comisión “de la verdad”. En proverbial envalentonamiento, produjo una escalada por medio de enlodar a la comunidad judía “acusando” a sus dirigentes de querer mantener buenas relaciones con Israel. Empecemos respondiendo con una obviedad: para eso están.
No hay ni hubo comunidad judía en el mundo que no velara por la amistad entre su país y el Estado hebreo. Ese dato es perfectamente entendible, salvo por los judeófobos de turno, a quienes prefirió reclutar el ministro.
Su vileza consistió, efectivamente, en que para enunciar la pura y noble verdad de un modo en que parezca una acusación, la formuló en términos del poder mundial y las teorías conspirativas: los judíos “defienden otros intereses”, arrojó.
El recurso es tristemente conocido. Verbigracia, en vez de admirarse a los judíos por su ostensible contribución a la industria cinematográfica norteamericana, se los pone a la defensiva con la declaración de que “dominan Hollywood”.
En vez de valorarse que la comunidad judía hubiera aportado a las ciencias, la industria y las artes del país, se insinúa que “estos judíos lo controlan todo”.
Así se expidió un canciller cuya familia le debe mucho a Israel, un Estado al que desde hace rato viene provocando arteramente. Siempre, en conocido estilo, sin mencionar al país judío.
Timerman primero negó la judeidad del Estado (“¿por qué se entromete Israel en la cuestión del atentado, si sólo murieron argentinos y bolivianos?”); siguió por aludir como si fueran un pecado las operaciones defensivas de Israel, y ahora indicó que este país “prefiere la confrontación”.
La desvergüenza no conoce límites, sobre todo porque proviene de un especialista en generar confrontaciones hacia todos los costados.
¡Es Israel quien prefiere confrontación! Irán amenaza con borrarlo del mapa, procura armas nucleares para concretar la amenaza, hace gala de desembozada judeofobia en diversos foros, y entre otros lares pone bombas en Buenos Aires pero, en timermanés, cualquier gesto de Israel para frenar la constante agresión significará un gusto por la confrontación.
Sobre la motivación de Timerman. es probable que se circunscriba a su obsesión narcisista con el poder. Para servirla, hace cuarenta años fue capaz de defender la dictadura de Videla desde su diario La Tarde, y en estos días no trepida en agitar los fantasmas judeofóbicos de Argentina, por lo que recibe las vergonzosas loas de D’Elía y sus acólitos.
La que no puede ser enteramente descifrada es la motivación del Gobierno argentino en su conjunto, ya que ésta sí trasciende el mero narcisismo. Qué hay detrás de la movida argentina de entregarse en cuatro patas a su agresor Irán, es una cuestión sobre la que falta perspectiva para decir la última palabra. De entre las variadas explicaciones, una muy sugestiva fue esbozada por el periodista Alfredo Leuco en la revista Perfil (17-2-13).
Leuco hace un análisis del texto con el que acaba de amenazarse de muerte al Fiscal Alberto Nisman. En él se exige del “Rusito (que) se dé cuenta de que cambió la mano”. Luego vienen párrafos de tono mafioso en los que se deslizan algunas palabras reveladoras. Para Leuco, una de ellas es el epíteto “gringos” para denominar a los norteamericanos, que podría estar revelando a un redactor que no es argentino, sino acaso venezolano.
Parecería que, ante la desaparición política de Chávez, Cristina aspira a heredar el honor de liderar el continente hacia el oscurantismo, el atraso y la confrontación.
Sea cual fuere la motivación, queda claro que la Argentina se ha despeñado irreversiblemente al bochorno.
Para no deprimirnos al respecto, vale rescatar el ánimo festivo de Purim, que celebraremos este domingo. Durante la festividad, leeremos en la sinagoga el rollo de Ester.
En dicho libro habla dos veces Zeresh, la enigmática esposa del malogrado genocida Hamán. En una de sus escuetas intervenciones (6:13) advierte que el enfrentamiento del ministro con el pueblo judío, marca el comienzo de su caída.
Que disfrutemos de un Purim Saméaj.

Escuche el audio

Lea también a Marcos Aguinis

Respuesta a Vargas Llosa

Una mirada parcial y falsa sobre Israel

Por Pepe Eliaschev

Es triste y lamentable la deriva de Mario Vargas Llosa en su actitud y posiciones ante la situación en el Medio Oriente y ante Israel en particular. Mundialmente connotado portavoz del ideario democrático y liberal, respecto de Israel exhibe Vargas Llosa un agujero negro en su generalmente perspicaz retina. Su ensayo “Ganar batallas, perder la guerra” , publicado por LA NACION el lunes pasado, es una sumatoria de las miradas más groseramente parciales y abiertamente falsificadoras de esa realidad que circulan el mundo.

Pero importa, primero, ajustar algunas inexactitudes flagrantes de su texto. Vargas Llosa recuerda al escritor israelí David Grossman, cuyo hijo Uri, de 20 años, murió en combate durante la guerra contra la milicia de Hizbalá. Uri Grossman fue alcanzado por un misil del grupo libanes que impactó en el tanque que tripulaba durante la guerra de 2006 en el sur del Líbano, mientras cumplía con su servicio militar obligatorio. Vargas Llosa alude gélidamente a “la pérdida de un hijo militar (sic) en la última guerra en la frontera del Líbano”. Uri Grossman no era un “militar”. Era un recluta que, como millares de muchachos y chicas israelíes lo vienen haciendo desde el nacimiento del Estado judío, participaba del deber de defender a su patria. En la estremecedora carta que escribió tras la muerte del hijo ( http://www.revistaarcadia.com/impresa/especial/articulo/carta-hijo/30951 ), Grossman homenajea y reconoce esa decisión patriótica de Uri.

Sostiene Vargas Llosa que “el Shin Bet es el servicio de inteligencia de Israel, es decir, los guardianes de su seguridad interna y externa (que) desde la fundación del país, en 1948, han combatido el terrorismo dentro y fuera del territorio israelí”. Así dicho, es un error. El Sherut haBitajón haKlalí (Servicio de Seguridad General), más conocido por la abreviatura Shabak (o Shin Bet) es el escudo interno de la defensa israelí, una de las tres ramas de los servicios de inteligencia, junto a Aman (inteligencia militar) y el Mossad (servicio de inteligencia en el exterior). La descripción del Shin Bet por Vargas Llosa es inexacta.

Asegura, además, que “ha sido muy eficaz para impedir atentados contra los gobernantes (sic) israelíes tramados por terroristas islámicos”. Error malicioso. Israel es una democracia y el Shin Bet protege a todo el pueblo israelí, no a “los gobernantes”, como desliza oblicuamente el escritor peruano. Pero estos errores, llamativos en una persona habitualmente ponderada y cuidadosa en sus afirmaciones, son subalternos respecto de lo verdaderamente grave de su texto.

Dice Vargas Llosa que en Israel hay una “derechización de su sociedad y sus gobiernos”, a la que etiqueta extrañamente de “irreversible”. De inmediato, asegura que tal fenómeno “seguirá empujando al país hacia una catástrofe que abrasará a todo Medio Oriente y acaso al mundo entero”. O sea que el peligro es Israel, la única democracia funcional y existente en el Medio Oriente desde hace 65 años. Ni una palabra de los 60 mil muertos en la terrible tragedia de la guerra civil en la vecina Siria. Ni mención a las sangrientas represiones en Egipto, uno de los escenarios de la llamada “primavera árabe”. Silencio sobre los terroristas de Hamás y de Hezbollah. Ni una palabra sobre el programa nuclear iraní. Pero, lo más importante, Vargas Llosa habla de una “derechización” de Israel que, tal como él la presenta, no existe.

Los resultados de las últimas elecciones del 22 de enero revelaron un escenario muy diferente al apocalíptico cuadro inventado por el escritor. Por de pronto, el bloque político encabezado por Benjamín Netanyahu, que se colocó en un primer lugar con 832,099 votos, lo hizo con apenas el 23.25 %, mientras que en las precedentes elecciones de febrero de 2009 la misma alianza sumaba 1.123.631 votos, equivalentes al 35%.

Del mismo modo, mientras que en 2009 los partidos de izquierda Avodá y Meretz sumaban entre ellos unos magros 434.511 votos (13.33% de los votos), el mes pasado totalizaron 573.835 (16.04%). Pero eso es incluso poco de cara a los resultados que vienen de obtener partidos laicos de centro izquierda, como Yesh Atid (Hay un futuro), cuyo líder Yair Lapid recibió 507,879 votos (14.19%). Tres partidos árabes de izquierda -Ta’al (Lista Árabe Unida), Hadash (Frente Democrático por la Paz y la Igualdad) y Balad (Alianza Democrática Nacional)- sumaron 342.827 votos (9.58%).

Además, mientras que tres partidos religiosos fueron votados en 2009 por el 16.22% de los israelíes, los dos partidos religiosos que se presentaron en enero de 2013 recogieron el 14.14%. Es cierto que un partido nuevo que representa a los colonos y cuyo líder Naftalí Bennett expresa posiciones de beligerancia respecto de los palestinos, debutó con el 8.76%, pero si se suman todas las performances de la derecha laica y los religiosos ortodoxos, se llega al 46.15%. Si la misma operación se hace con las fuerzas laicas, de izquierda y centro izquierda -incluyendo, en 2013, a Hatnuá, el movimiento de Tzipi Livni y a Kadima/Adelante, de Shaul Mofaz- se arriba a un 46.92%.

Israel es una colorida y vibrante democracia donde todo el mundo puede votar y ser votado. En las elecciones del mes pasado se presentaron nada menos que 32 partidos diferentes. No hay ningún otro sistema político en el mundo árabe que ofrezca ni remotamente la pluralidad y diversidad de opciones políticas que propone la solitaria y aislada democracia israelí. Sin embargo, Vargas Llosa habla desaprensivamente de que Israel padece de una “derechización de su sociedad y sus gobiernos”, la que sería “irreversible”. Es una mentira que desmiente los propios números electorales.

Es con desaprensiva actitud paternalista que Vargas Llosa sostiene que “todavía hay un margen de lucidez y sensatez en la opinión pública de Israel que no se deja arrollar por la marea extremista que encabezan los colonos, los partidos religiosos y Benjamín Netanyahu”. Deliciosa palabra, “todavía”, sobre todo comparada con la lucidez y la sensatez que tendrían, ellos sí, los líderes del extremismo fundamentalista que siguen siendo referentes políticos centrales del pueblo palestino.

Pide Vargas Llosa que Israel enmiende su política, a la que etiqueta “de intransigencia y de fuerza”, pero no tiene una sola exigencia ni recomendación que hacerles a los gobernantes palestinos de Gaza que, al igual que Irán, desconocen de raíz el mero derecho israelí a existir.

Para Varga Llosa, es Israel el culpable de la situación por su “reticencia a abrir negociaciones serias con el gobierno palestino”. Postula que Israel “se ha ido aislando cada vez más de la comunidad internacional y encerrándose en la paranoia”. Llama “paranoia” al hecho de que desde que Israel salió de Gaza en 2005 no cesaron un solo día los lanzamientos de misiles palestinos desde ese territorio, donde no quedó un solo israelí.

Por eso, para Vargas Llosa nada hay que exigirles a los palestinos. Sólo se trata de “convencer a Netanyahu de que reabra las negociaciones y acelere la constitución de un Estado palestino y de acuerdos que garanticen la seguridad y el futuro de Israel”. Es una sintaxis curiosa la elegida por Vargas Llosa en su penoso artículo. ¿Es Netanyahu quien debe “acelerar la constitución de un estado palestino”? ¿No tiene el escritor sudamericano nada para proponer, exigir o al menos sugerir a un mundo árabe que hace seis décadas juega desaprensivamente con el dolor del pueblo palestino, mientras la abroquelada burocracia de aparato asentada en Gaza y en la Franja Occidental del Jordán vive de la asistencia internacional desde hace décadas?

Finalmente, consecuencia del desconcertante plano inclinado por el que se desliza, Vargas Llosa endosa los principios rectores del más rancio antisemitismo “progresista” cuando enuncia que “en la sociedad estadounidense, las políticas más extremistas del gobierno israelí cuentan con poderosos partidarios”. Y luego sostiene que en los Estados Unidos “hay muchísima gente que, cuando se trata de Israel, prefiere taparse las orejas y los ojos en vez de encarar la realidad”. Vargas Llosa avala de esta manera el viejo fantasma de conspiración judía mundial que gobierna al mundo desde Wall Street.

Yo, que lo admiré tanto, que le hice una inolvidable entrevista de dos horas por Radio del Plata en 1993 y un reportaje público multitudinario en la Feria del Libro de 2000 cuando se publicó La fiesta del chivo, me resisto a tomar estas palabras suyas en serio. ¿Será verdad que este artículo desgraciado lo escribió el talentoso Vargas Llosa?

Fuente: La Nación

Amenazaron con matar al fiscal Nisman y su familia

AMIA: REVELACIONES EXCLUSIVAS

La peor amenaza

Los detalles del mail que recibió Alberto Nisman, fiscal de la causa, son escalofriantes y reveladores.

Por Alfredo Leuco

 17/02/13 – 12:19
La peor amenaza

“Rusito descerebrado, te vamos a matar a vos y a tus hijas. Judío hijo de mil putas, ¿no te das cuenta que cambió la mano?” La brutal amenaza que recibió Alberto Nisman, el fiscal de la causa por el atentado a la AMIA, provocó escalofríos en los empleados del Juzgado Nº 9 que encabeza Luis Rodríguez, donde se radicó la denuncia. No sólo por el texto, sino por algunas fotografías adjuntas al estilo de los carteles narcos mexicanos que no vale la pena describir para no ser funcionales a los cobardes que sólo persiguen intimidar a los que buscan verdad, justicia y condena. Uno de los empleados más entrenados en causas complejas subrayó algunas cosas llamativas del correo electrónico que Nisman recibió en la dirección de Yahoo! que medio mundo conoce:
1) En el párrafo donde le ordenan que renuncie a la investigación, le sugieren que busque trabajo en el exterior ya que “tus amigos los gringos te van a ayudar”. El lenguaje antiimperialista ortodoxo de nuestro país identifica a los norteamericanos como “yankys”. El concepto de “gringos” se utiliza sobre todo en países de la región del Caribe, como Venezuela y Cuba.
2) El repugnante texto, plagado del repertorio antisemita, lo firman con vivas a Irán y a Hezbollah. El nombre del grupo terrorista está escrito con la fonética del idioma original y al castellanizarlo colocan una “a” en lugar de la letra “o” para designar lo que literalmente significa el partido de Alá o de Dios. Dice “Hizbalá” y no “Hezbollah”, como en la grafía del inglés.
3) Cuando la amenaza se dirige a las hijas del fiscal, señalan la casa, el club, y mencionan algo muy reservado, con lo que demuestran que tienen un nivel de información importante: hacen una referencia a la mudanza de domicilio que están por concretar en estos días. Vale aclarar que las hijas viven con su madre, la ex esposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, en un country muy tradicional pero que, por razones de estudio, efectivamente, decidieron cambiar de domicilio. Tanto el fiscal como la jueza tienen custodia especial de la Policía Federal.
4) Casi como una anécdota de tipeo, PERFIL pudo observar en un despacho de un dirigente comunitario que el mail finaliza proclamando la “muerte al sionismo ursupador (sic)” en lugar de usurpador.
La lógica 6, 7, 8 consiste en acusar y apuntar con el dedo, y con foto si es posible, a los periodistas o medios que dan a conocer alguna información no querida por funcionarios, amigos y favorecedores del Gobierno. Si esos muchachos luego sufren algún inconveniente, escraches, abucheos o citaciones de la Justicia, de inmediato responsabilizan a esa prensa de haber provocado la acción. Así, la culpa de la cobarde agresión que sufrió Kicillof fue de Noticias y la silbatina que se comió Boudou fue culpa de Clarín y La Nación.
Si se siguiera ese mecanismo perverso que fomenta la autocensura, se podría decir, entonces, que fue Horacio Verbitsky el que incitó a que se produjeran las amenazas al fiscal Nisman.
Por suerte para todos, eso no es cierto y no existe, desde el lado del periodismo profesional, nadie que tenga la cabeza tan fanatizada como para atribuir cada hecho a una conspiración del enemigo ideológico.
El domingo pasado, en su habitual columna de Página/12, que suele ser un anticipo del pensamiento del Gobierno, mixturado con textos que parecen salidos de partes de inteligencia, el periodista publicó: “Ni Israel, ni Estados Unidos, ni el fiscal Nisman fomentan el acuerdo, por más que en público el fiscal diga que acompañará la nueva etapa. Luego de varios viajes a Israel y a Estados Unidos y de varios años de trabajo conjunto con funcionarios de la Secretaría de Inteligencia interesados en la cooperación con aquellos países en cuestiones de inteligencia y seguridad, se ha vuelto muy sensible a la trama internacional”.
En otro fragmento de su escrito, Verbitsky dice que “el atentado fue parte de una guerra que Argentina no libra pero de la que fue víctima” y perpetra una versión sui géneris de la teoría de los dos demonios cuando coloca al mismo nivel ético a Israel e Irán, porque plantea que “quedar en medio de dos gobiernos fundamentalistas con fuerte impronta religiosa es una calamidad para cualquier Estado democrático”.
Un argumento tan forzado que se transorma en chicana. Irán es un Estado explícitamente teocrático dirigido por un líder religioso supremo que conduce un gobierno político pero sometido a los clérigos. Hace falta mucha intencionalidad para igualar ese sistema con el israelí.
En las elecciones generales de hace 15 días, los partidos religiosos judíos Shas y Judaísmo Unido de la Torá obtuvieron un total de 18 bancas y El Hogar Judío, un partido ultranacionalista y pro religioso, logró 11. Es decir que del total de escaños de la Knesset (Parlamento), esas ideas representan 25 de las 120 que existen, apenas una más del 20%.
El planteo es más grave que la militancia de un periodista porque se trata de la confirmación del viraje chavista del gobierno de Cristina. Y porque recuerda la hermandad estratégica que hubo con Montoneros en los 70. Fue en el sur del Líbano, hoy ocupado por Hezbollah, donde tuvo lugar la famosa foto de Yasser Arafat con Mario Firmenich y Fernando Vaca Narvaja, hoy ministro de Río Negro.
Varios pelotones, alguno encabezado por Rodolfo Galimberti, hicieron en ese lugar su entrenamiento foquista y la capacitación en la colocación de explosivos.
¿Hay una clara decisión de Cristina de integrar la Línea Fundadora del bloque bolivariano y, si el cáncer finalmente derrota a Hugo Chávez, ofrecerse ella misma para continuar el liderazgo? Rafael Correa y Evo Morales presiden dos países demasiado chicos para colocarse en el lugar de la locomotora. Fidel y Raúl están muy erosionados por su pensamiento jurásico y blindado.
Dilma Rousseff huye de esa posibilidad: es una estadista madura que quiere jugar en las ligas mayores del mundo para beneficiar con más justicia social a la mayoría de su pueblo.
Cristina, papisa frustrada, ocuparía con orgullo la comandancia del grupo de países que tienen una sólida alianza estratégica e ideológica con un jefe de Estado como Ahmadinejad, que niega el Holocausto y fomenta la desaparición del Estado de Israel.
Esta es la gran novedad desde el punto de vista político en la Argentina.
Los malabares y papelones que Héctor Timerman tiene que hacer para explicar lo inexplicable y para no soportar más los retos de Cristina son insólitos. Es que el Gobierno nunca pensó que, casi en su totalidad, las entidades más representativas de la comunidad judía, e incluso los no judíos, iban a rechazar en forma tan cerrada el Pacto de Etiopía.
Como dijo el senador tucumano José Cano, ni Luis D’Elía como canciller lo hubiera hecho mejor que Timerman. El piquetero, vocero de facto de Irán, siempre tiene una palabra de elogio para los acusados del peor atentado terrorista producido en la historia argentina.
Cuando se abrazó con Moshen Rabbani en Qom, la ciudad sagrada ubicada a 156 kilómetros de Teherán, y como el cristinismo todavía no había cambiado su opinión respecto del atentado, padeció el ninguneo de los medios K.
En aquel momento desató su ira contra Sergio Szpolski, al que acusó de ser “un sionista, coronel del Mossad” que recibe millones del Gobierno para hacer la comunicación kirchnerista”. Fue tristemente antológica aquella guerra santa por Twitter.
D’Elía dijo que iba a querellar al empresario, que lo acusó de “ser un ladrón” que recibía “cheques de Irán” para defender el régimen triplemente esdrújulo por “misógino, homofóbico y xenófobo”.
A propósito de Rabbani, hay que anticipar que el mayor impacto político lo va a producir el amenazado fiscal Alberto Nisman con un nuevo dictamen que dará a conocer dentro del próximo trimestre.
Se trata de un informe de más de 600 fojas, que después de dos años de trabajo encontró nuevas pruebas que fortalecen la acusación a Irán en general y al ex diplomático Moshen Rabbani en particular.
Incluso, uno de sus discípulos aparece vinculado al atentado en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy. Esto desmiente rotundamente a la Presidenta y al canciller, que dicen que la causa está estancada.
Y hace todavía más cruel el volantazo que se pegó.
La que está congelada es la investigación de la Corte Suprema de Justicia, que sólo junta polvo y vergüenza ajena en los cajones. Cuesta creer que el juez Eugenio Zaffaroni se permita opinar sobre este tema sin esbozar aunque sea una mínima autocrítica.
Si Cristina y Timerman salen del pantano en el que se metieron, la nueva presentación de Nisman va a terminar de desnudar su sinrazón y va a quebrar, tal vez para siempre, la relación entre el oficialismo y la mayoría de las entidades de la comunidad judía.

Fuente: Perfil

Los unos y los otros, poema de Benedetti

Mario-Benedetti.jpg

por Mario Benedetti

Todos los pueblos y las diferentes culturas tienen la suficiente capacidad para construir sus propias verdades a partir de su peculiar bagaje de valores, creencias y experiencias.
Israel fue construida desde los sueños pero también desde los avatares y realidades de un pueblo errante, perseguido y sin tierra, por eso resultó ser un sueño realizado pero de ninguna forma finalizado.
Israel no es un mito, es una realidad aun no acabada y quizás demasiado humana al no ser creada por ángeles e ídolos, ni por demonios y monstruos, simplemente fue construida en su tierra desde sus profundos cimientos, por seres tan frágiles e imperfectos como tú, como él o como yo.
Israel nació de sueños perfectos y bellos, surgió de desvelos, de angustias y también de esperanzas. No fue parido por alienaciones, odios y venganzas y por esto mismo se sigue construyendo vitalmente día a día y eternamente a través de otros sueños, de los míos, de los tuyos y de todos.
El pueblo de Israel sufrió a través de la historia grandes y dolorosos exilios, expulsiones, genocidios, persecuciones y discriminaciones, injustas acusaciones, conversiones forzadas y asimilaciones obligadas y nuestra gente resistió como pudo: luchando de frente, huyendo, escondiéndose, adaptándose, mimetizándose con el medio, nadando contra la corriente y a veces a favor de ella, el objetivo fue siempre sobrevivir, aferrándose a uno de nuestros más sagrados principios: nuestro amor a la vida.
Esto trajo como consecuencia que hoy tengamos diferentes apariencias, con diversos idiomas, con distintos colores de piel, con costumbres multifacéticas, incluso con aspectos muy difícil de identificarnos como tales, por esto hoy somos multiétnicos y pluralistas pero compartiendo un origen y un gran destino en común.
“¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.” “La vida es sueño”
Pedro Calderón de la Barca
Unos luchamos por construir una réplica fiel del Israel de las épocas del David y de su hijo Shlomo, tan poéticamente pintada por la Biblia.
Otros quisimos hacerlo a semejanza de las aldeas judías de Polonia, Besarabia y Rusia con paisajes extraídos de alguna novela de Isaac Bashevis Singer o de Sholem Aleijem.
Unos quedamos extrañando las antiguas y bellas juderías ibéricas de Córdoba, de Toledo y de Sevilla.
Otros intentamos crear una copia perfecta de Núremberg, de Hanóver y de Colonia, aquí en Oriente Medio.
Unos aspiramos hacer un país marxista y otros una social democracia escandinava, un populismo latino americano o un capitalismo acuñado en Walt Street .
Unos soñamos reconstruirlo en la memoria de las mil y una noche de los barrios judíos de Esmirna, de Salónica o de Fez .
Otros añoramos las virginales aldeas africanas en la Etiopía de la Reina Saba .
Unos anhelamos las empedradas y arrabaleras callejuelas de Buenos Aires o de Montevideo en este exótico Medio Oriente.
Logramos una sociedad donde se entre mezclan todas las lenguas como en Babel, con el hebreo, el árabe, el ruso, el ingles, el francés, el español y el amárico.
Tenemos una sociedad donde se vivencia una absoluta libertad y se convive como podemos entre todos, gentes honestas y estafadoras, ilustradas e ignorantes, virtuosas y pecadoras, ricos y pobres, negros y blancos, hombres y mujeres.
Estos sueños, los de unos y los de otros, uno y otro se han ido amalgamando, uniéndose, fundiéndose y creando una nueva sociedad, virtuosa y reprochable, religiosa y laica, progresista y conservadora, derechista e izquierdista, halcón y paloma, moderno y raigal, simplemente una sociedad humana.
De todo esto está hecho Israel.
“No te rindas, por favor no cedas, aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños. Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo, porque cada día es un comienzo nuevo, porque esta es la hora y el mejor momento.”

Posible significado del acuerdo con Irán‏

El verdadero significado del Tratado con Irán

Desde la enfermedad de Chávez, la Sra. Presidente ha ido en misiones comerciales a ‘ciertos’ países, y hasta de ‘vacaciones’, estos dos últimos años, después de visitas obligadas a Venezuela y La Habana.

En 2011, el General Vahidi, ministro de Defensa de Irán, desfachatadamente visita Bolivia.

En octubre pasado, el Sr. Rabbani se burlaba de la investigación argentina, proclamando su inocencia.

El resultado de todo esto es el Memorándum con Irán por el caso AMIA, que trae consigo al regreso de ESTAS últimas ‘vacaciones’.

El diario Tehran Time publicó, a raíz de esto: “El Gobierno de Irán no permitirá que sus funcionarios sean interrogados por ningún Juez que no sea iraní y bajo ninguna Ley que no sea la iraní”.

En referencia al tratado con Argentina, Hamid Reza Taraghi, Director del Partido de la Coalición Islámica, dijo calmadamente: “Esta medida ayudará a aliviar la presión internacional sobre nuestro país”.

¡Y TIENE RAZON!

Veamos algunas cuestiones técnicas:

* Un memorándum es, digamos, un acuerdo de buena voluntad entre partes.

* Desde el momento en que es enviado al Congreso para aprobación se convierte en un Tratado Internacional.

¿Qué significa esta diferencia?

Un TRATADO INTERNACIONAL tiene Fuerza de LEY.

Se comprometen NO los firmantes, SINO la NACIÓN.

Su vigencia se extiende en el tiempo más allá de los gobiernos.

Y aunque no estemos de acuerdo con lo que decida esa ‘comisión de la verdad’, NINGÚN TRIBUNAL ARGENTINO TENDRÁ FACULTAD PARA MODIFICAR ‘JAMÁS’ SU DECISIÓN.

Mientras LE OTORGAMOS a IRÁN el SUFICIENTE PODER para NO DEJARSE ‘JAMÁS’ ENJUICIAR.

En este memorándum, el cual NECESITA que adquiera un carácter de TRATADO INTERNACIONAL, y después veremos por qué, NO existe una sola palabra que obligue o sugiera la posibilidad de un juicio posterior. Dice el memorándum: “Se creará una ‘Comisión de la Verdad’ compuesta por… para ‘analizar’ toda la documentación…” Una Comisión de la Verdad se establece para saber qué pasó, NO para castigar a los culpables.

Ahora, ¿por qué Cristina permite esto, por qué lo hace, qué está haciendo, tenemos necesidad?

Nosotros, NO. Pero Cristina, SÍ.

1- ¿Qué está haciendo?

¡Está ENTREGANDO en bandeja de plata el caso AMIA a IRÁN!

2- ¿Por qué?

Porque la AMIA es el TRIBUTO que pidió Mahmud Ahmadineyad para que Cristina ocupe el lugar que deja Chávez como padrino latinoamericano… del terrorismo internacional.

¿Y por qué Mahmud Ahmadineyad QUIERE un TRATADO INTERNACIONAL y no se conforma con un Memorándum?

1- Porque, como dije, un Tratado Internacional es inapelable e irrevocable.

¿Por qué la AMIA?

1- Porque la AMIA es un tema que atañe al TERRORISMO IRANÍ y una de las causas concretas de su aislamiento Internacional. El Presidente Mahmud Ahmadineyad, Irán, podrá mostrar que logró que el país víctima lo inocente y liberarse así de presiones internacionales por ‘terrorismo’ sobre su país, Presidentes y Ministros. Además de conseguir una mayor penetración en América Latina. Irán tiene mucho para ganar con el tema AMIA.

2- Cristina tiene que demostrar hasta dónde es capaz de llegar para suceder a Chávez.

3- Votar, o sea, convertir esto en un Tratado Internacional y, por consiguiente, inapelable, significa: legalizar la entrega de la AMIA y de todos los argentinos a un país terrorista, asesino de nuestra gente, aliviándolo de su aislamiento y presiones internacionales, y legitimar el nuevo eje Teherán-Bs.As.

ESTO ES EL TRATADO CON IRÁN.

No sé si he sido suficientemente clara, así que, por las dudas, aclaro:

¿Tiene ‘algo’ para ganar la Argentina con este Tratado?

Nuevamente, nosotros NADA; pero Cristina, TODO.

1- Por supuesto, SU RECOMPENSA.

¿Cuál será?… Además de una suculenta cuenta, ‘lo que necesite’.

¿Por ejemplo?… No es casual que esto se haga en un año electoral en el que tiene un 60% de imagen negativa y escasos recursos económicos.

¿Qué tiene que ver que sea un año electoral?… Mucho.

Tendrá a disposición los recursos para comprar voluntades en un año donde el dinero no le sobra y lo que sea necesario, logística, droga, armas y entrenamiento, grupos de choque, caos, criminalidad, distracción, algunas inversiones… iraníes que votarán, fiscalizarán… en fin, lo que le haga falta.

Este Tratado es quizás lo más importante para Cristina desde que llegó al gobierno y quizás lo más importante para la consolidación de su proyecto.

Si es así, ¿por qué no usa la misma metodología que con el 7D y lo anuncia con bombos y platillos a su estilo?

Porque sabe que puede avivar a los que duermen…

Porque sabe que esa metodología crea resistencia.

Porque sabe que es un tema internacional sensible y no quiere que trascienda, porque podría tener al menos una moción de sospecha Internacional.

Por eso NECESITA que pase en el Congreso (y en la prensa), sin resistencia, tranquilo y rápido.

Por todo lo dicho, sostengo que cualquier legislador que apruebe, de cualquier forma o con las reservas que sean, este Tratado, deberá ser Juzgado por INFAME TRAICIÓN A LA PATRIA, como lo deberán ser también todos los miembros de este gobierno.

¿Pero por qué Castro y Chávez no dejaron a Maduro en este lugar?

1- Porque Chávez quiere que Maduro logre consolidar su ‘inmortalidad’ a través de hacer subsistir el “modelo” en su país.

2- Porque el desplazamiento del Eje hacia el Sur de América Latina TAMBIÉN significa su consolidación

De más está decir que habrá que olvidarse de inversiones de países civilizados.

De más está decir que entraremos rápidamente en la lista gris y/o negra de países ‘amigos’ del terrorismo internacional con todo lo que implica.

De más está decir que el intercambio comercial con Irán comprándole petróleo barato, petróleo que NO PUEDEN VENDER a ningún país civilizado, y las compras que hagan de productos argentinos es anecdótico.

El intercambio comercial, y ni hablar de las inversiones que países como Irán pueden hacer en nuestro territorio, significaran REALMENTE un aumento exponencial del narcotráfico, el tráfico de armas, la criminalidad y demás pesadillas.

Pero Cristina sostiene que esto es para que la CAUSA AVANCE.

OK, yo sostengo que MIENTE, una vez más, descaradamente, y aseguro que no sólo no avanzará, sino que perderemos lo conseguido hasta ahora. La única manera de que avanzara sería que los culpables fueran condenados. ¡Y NO LO SERÁN, BIEN POR EL CONTRARIO!

Pero bueno, el tiempo (y no mucho) dirá si Cristina logró el único éxito de su gestión con la condena de los culpables, y en ese caso yo me habré equivocado, o si, por el contrario, estoy en lo correcto.

Los lazos que ha tejido Cristina a lo largo sobre todo de los dos últimos años son tan fuertes, que hasta saluda por TV Nacional y en mandarín al ‘régimen’ chino para su nuevo año, cuando no se acordó o no tuvo tiempo de saludar a los argentinos para el nuestro.

Sólo nos falta que mañana La Cámpora enseñe persa desde la primaria.

¿Recuerdan lo que quería decir el ‘‘VAMOS POR TODO’’’?… ¡ESTO! …aunque signifique vender a su madre.

Vayan por este medio mis condolencias a las familias de las víctimas de la AMIA, ya que ¡no hay nada peor que ser asesinado dos veces!

¡Dios nos ampare!

Alesia Miguens

Dra. C. Política / R. Internacionales. Medio Oriente

Terrorismo/Fundamentalismo. Geopolítica/Estrategia

Mi Opinión Sobre la Verguenza

Es tan obvio que el Tratado firmado con Irán es una verguenza que ni vale la pena enumerar. Independientemente de la supuesta buena retorica y las “explicaciones” dadas.

“This is 1938 and Iran is Nazi Germany. The Nazi Germany is looking for a Nuclear Bomb” Biniamin Netanyahu

La Argentina firma y negocia con la Alemania Nazi 2.0 versión Islamista.

Excelente artículo del JPost.

It is nauseating to see such despicable behavior by the Argentinian government being implemented by a politically far-left Jewish scoundrel

¿Y qué pasaría si…? Con pequeña reflexión incluida

cynthia-garcia

Esto es para los que saben un poco sobre derecho internacional y política local argentina. Supongamos que, en el mejor de los casos, el juez Canicoba Corral le puede tomar declaración indagatoria a los cinco imputados en Teherán. Quisiera saber si, aún suponiendo que el juez considere luego de la indagatoria que las pruebas son suficientes para condenarlos, los acusados pueden solicitar a Interpol que levante las circulares rojas, debido a que el único propósito de dichas notificaciones es que los acusados se sometan a la indagatoria de la justicia argentina. Después de todo, ese sería el objetivo primordial buscado por los iraníes (¿alguien piensa que se puede confiar en el régimen iraní? No son tontos). O si, por el contrario, con someterse al interrogatorio no alcanza para que Interpol remueva las circulares rojas ya que, en caso de que el juez a cargo de la causa AMIA decida que los imputados tienen que someterse a juicio o ir a la cárcel porque no hay falta de mérito, siguen siendo fugitivos de la justicia argentina con notificación roja por más que se hayan sometido a declaración indagatoria como corresponde. ¿Se entiende mi pregunta? Porque si este memorándum no está blindado de un retroceso judicial (como esgrime el senador Pichetto al defender el acuerdo), los iraníes habrán cumplido su objetivo de eliminar las circulares rojas y el gobierno argentino que ideó este acuerdo pasará a la historia como el que destruyó la causa AMIA.

En otro orden de cosas, para escuchar las dos campanas (ya que ahora no tengo una posición tomada tan firme como antes), les comento que anteayer miré el segmento entero de 6, 7, 8 sobre este tema, mientras que ayer miré el programa Código político de Eduardo van der Kooy. En el primer caso cada panelista me resultó más patético que el anterior. Traté de buscar el programa en Youtube pero hasta ahora no lo encontré. Teniendo a Pichetto de invitado sin que dijera una palabra para contradecirlos, los panelistas del programa oficialista dijeron cualquier patraña, mezclado con errores e imprecisiones mayúsculas sobre la causa (no tienen la menor idea de nada, ni siquiera se informaron recurriendo a Wikipedia), e incluso algunos defendieron a Irán, criticaron a EE UU (?), hablaron de la “influencia de la derecha ultrarreligiosa israelí (jeje! como si Lieberman fuera religioso) y la “tesis” de Luis D’Elía de que los iraníes son inocentes (como si fuera una cuestión “opinable”, aunque ni de política internacional tienen la menor idea). Sería como que luego del Holocausto nos pusiéramos a hablar de qué hicieron los colaboracionistas polacos, los ucranianos, la Francia de Vichy, por qué Gran Bretaña no bombardeó las vías férreas que conducían a Auschwitz o investigaran las causas que motivaron a los EE UU a impedir la entrada de refugiados judíos… pero a nadie se le ocurriría pensar que la Alemania Nazi tuvo participación alguna en el hecho, o incluso algunos defendieran el régimen hitlerista. Eso es lo que vi en el programa 6, 7, 8. Pura basura negacionista totalmente desinformada sin prueba alguna, me sorprende que al menos funcionarios inteligentes supuestamente comprometidos como Timerman y Aníbal Fernández no hayan salido a desmentirlos públicamente (porque ninguno de esos dos cuestiona al fiscal Nisman ni la causa que imputa a los iraníes, eso lo tengo clarísimo). Los ignorantes o malintencionados como 6, 7, 8 solo confunden más a la gente desinformada. No me sorprendería que la mayoría de los kirchneristas a estas alturas piensen que la bomba en la AMIA la puso el Fino Palacios, o que la AMIA se cayó porque Macri construyó mal la obra del metrobús al lado, o que fue una conspiración de Magnetto y la Corpo mutante, o que a los judíos nos gusta ponernos bombas para culpar diez años después a los pobres, inocentes, pacíficos y respetuosos ayatolás iraníes. Después de todo, en ese programa todo es “opinable”, la palabra de Interpol y el juez de la causa vale lo mismo que lo que piense Cynthia García o algún chavista resentido, no existen pruebas judicializadas en un dictamen impecable de 802 páginas donde se explica cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores., etc, etc, etc. En ningún momento del programa oficialista escuché la palabra “Nisman” o “dictamen”… NI UNA SOLA VEZ. Una vergüenza total. Esa gente – no Timerman ni los funcionarios más importantes del gobierno – es la que me hace desconfiar de las intenciones del gobierno argentino en este memorándum, además de su falta de profesionalismo periodístico. ¿Saben por qué Irán “castigó” a la Argentina de esa forma? Porque Menem, al acercarse a los EE UU, decidió suspender la transferencia de tecnología nuclear al país persa. ¿Y sabes por qué el gobierno de Menem encubrió el atentado cometido por Irán, querida Cynthia? Por dinero (Cavallo no quería perder uno de los principales mercados luego de la caída de la URSS, donde la Argentina podía vender granos) y por miedo (Di Tella no quería que pongan una tercer bomba). En el caso de ustedes, es peor: encubren/exculpan/minimizan/protegen al asesino por simple ideología perversa. Ni siquiera el odio más profundo a los Estados Unidos, puede justificar una alianza con el régimen más misógino, troglodita, terrorífico, fundamentalista, teocrático y peligroso de este mundo. Solo por tu maquillaje te podrían arrestar, torturar o asesinar en Irán.

Por otra parte, mal que le pese a algunos e independientemente de los intereses políticos que lo motivaron, el programa de van der Kooy me pareció excelente, preciso y esclarecedor. Estuvieron invitados los senadores Samuel Cabanchik y Gerardo Morales, un abogado constitucionalista y asesor de la DAIA (no recuerdo si era Sabsay u otro, por favor si alguien encuentra el programa subido a la Web que me avise), Alberto Fernández, Sergio Bergman y Luis Czyzewski, familiar de una víctima (la hija murió en el atentado). Todos me parecieron muy claros y honestos, aunque no me gustó un momento en el que Morales parecía interesado únicamente en votar en contra de la iniciativa del gobierno por cuestiones políticas, en vez de preocuparse de si era conveniente o no votar a favor, siempre y cuando se agregue una aclaración en el punto 5 del memorándum especificando que será una indagatoria por parte del juez y fiscal de la causa según el código procesal argentino, como proponía el senador Cabanchik. Como dije anteriormente, todos los invitados aportaron lo suyo (si lo subieron a Youtube, por favor avisen). Además me pareció muy emotivo cuando Alberto Fernández reveló haber sido el profesor de la hija de Luis. Todos los invitados me convencieron de que actúan por el bien de la causa y condenan al Estado terrorista que cometió la masacre. Pero el que me pareció más brillante, preciso y esclarecedor fue Luis Czyzewski quien, luego de hacer una breve introducción sobre el día en que ocurrió el atentado, brindó una explicación que terminó contestando negativamente la pregunta que yo hice al principio del post, razón por la que él se opone al memorándum: los iraníes podrían lograr que se levanten las circulares rojas de Interpol, independientemente de lo que decida el juez de la causa luego de tomar declaración indagatoria a los imputados. Y al final, tendrá razón Israel, la DAIA, la AMIA, la oposición, la mayoría de los judíos argentinos y en parte Memoria Activa: no tiene sentido negociar con Irán, salvo que haya un acuerdo por escrito donde haya cláusulas legales muy específicas, no un documento vago y ambiguo lleno de lagunas como el memorándum actual, con más agujeros jurídicos que un colador. Como dije en el post anterior, espero que por el bien de la causa, estemos equivocados en nuestro pesimismo. Espero que el fiscal Nisman pueda sacar algo bueno de todo esto. Que D’s nos ampare.

Y me gustaría que, al igual que Burstein increpara en el acto de julio del 2011 a Pepe Eliaschev por decir una verdad, haga lo propio con Verbitsky por difamar al fiscal Nisman en Página/12. Porque la estrategia de la izquierda es la siguiente: buscan cualquier dato (verdadero, falso o sacado de contexto, no importa) para endilgarle la etiqueta de “pro-yanki” a cualquiera que no les guste, entonces evitan tener que entrar a discutir el “detalle” de si esa persona en cuestión tiene o no tiene razón. La verdad y la justicia poco les importa.

Luego del debate en el senado

int-50934

Luego de escuchar el debate en el senado, yo personalmente, debo admitir que no me sentí tan pesimista como antes. Si el memorandum contempla (e Irán se comprometió a ello por escrito) que el juez de la causa interrogue/indague a todos los iraníes imputados por la justicia argentina y sobre los que pesa pedidos de captura internacional con circulares rojas de Interpol (son cinco, incluyendo a Vahidi), para que posteriormente el juez dicte sentencia: falta de mérito o pedido de detención (es obvio la conclusión que tendrá el mismo juez que ordenó la captura de los iraníes luego de examinar las cientos de pruebas en el impecable dictamen de 802 páginas de la fiscalía)… pues entonces, si Irán se niega a entregar a los acusados, la Argentina tendrá una nueva oportunidad de ser abanderada de la justicia, la soberanía, Occidente y la lucha contra el terrorismo internacional, denunciando a Irán en todos los foros internacionales por incumplir el memorandum y/o negarse a cooperar con la justicia argentina luego de habersele dado todas las garantías que pidió para el debido proceso, además de romper relaciones diplomáticas con Irán (por no decir económicas, ya que según la Presidenta ella “no tiene el poder para hacerlo”), tal vez arrastrando en la decisión, en un pedido de solidaridad regional, a varios países latinoamericanos. Si esto llegara a ser así, yo personalmente me comprometo a pedir disculpas por todos los agravios injustificados que expresé contra el gobierno y el señor canciller. Deseo desde lo más profundo de mi corazón tener que pedir esas disculpas en vez de tener razón en mi pesimismo como de costumbre, prefiero que mi credibilidad sea destruida antes que hacerle el kadish a la causa AMIA. Confío en el fiscal Nisman, el juez Canicoba Corral, la dirigencia comunitaria y los familiares de las víctimas para que esto no quede impune. El momento de la verdad será después de que el memorandum sea implementado, con veedores internacionales y todo. Es cierto que la causa estaba paralizada, con señalar a los culpables y tener el aval de Interpol no alcanza, hay que llegar a los imputados para indagarlos, aunque sea en la boca del lobo, tratando con el mismísimo satanás. La otra opción era cortar por lo sano y pedir que entreguen a los acusados o se corta relaciones diplomáticas con el Estado agresor. Veremos si eso sucede después de que Irán viole este memorandum y escupa, una vez más, sobre la justicia argentina e internacional.

De última, espero que Israel se encargue por la fuerza de hacerle pagar a esos ayatolás asesinos por la sangre derramada en Buenos Aires, porque dudo mucho que Irán tenga buenas intenciones y finalmente los acusados se pudran en una cárcel argentina, además de pagar un resarcimiento económico a los familiares de las víctimas, como sucedió en Lockerbie. El tiempo dirá.

Antonio Muñoz Molina explica por qué no adhiere al boicot contra Israel

Israelíes

Por Antonio Muñoz Molina (escritor español recientemente galardonado con el premio Jerusalén de literatura 2013)

Dar explicaciones en una ocasión como ésta puede que sea superfluo. En primer lugar, porque de entrada es raro que uno escritor tenga que explicar el hecho de que ha aceptado y va a viajar a recibir un premio otorgado por una feria internacional del libro: premio que además han recibido antes que él algunos de los escritores que más admiración y respeto le inspiran, y de los que en bastantes casos ha aprendido lecciones no sólo de maestría literaria y rigor intelectual sino también de decencia civil. En segundo lugar, puede que sea vano dar explicaciones cuando está bastante claro que muchas personas favorables a uno no las necesitan, y otras, hostiles, no van a considerarlas.

Aun así, me apetece puntualizar algunas cosas en este cuaderno, para que quede constancia de mis palabras literales, aparte de las que en estos días haya podido decir a los periodistas que me han preguntado; y también para corresponder al afecto y al interés continuo de los amigos que leen el blog y participan en él.

Explicar por qué acepto un premio me parece una descortesía hacia quienes han tenido la generosidad de concedérmelo. Lo que me importa explicar aquí es por qué no acepto ni he aceptado nunca las simplificaciones y los estereotipos sobre Israel que se difunden con tanto éxito en Europa, y particularmente en España, donde tan amigos somos de las diatribas binarias: blanco o negro, bueno y mano, derecha e izquierda, etc. La ecuación es sencilla, y por lo tanto halagadora. O se es pro israelí o se es propalestino; israelí=malo; palestino=bueno; proisraelí= de derechas; propalestino=izquierda. Incluso a veces no viene mal, aparte de convertir a los israelíes en un bloque compacto y malvado, confundir israelí y judío. Al fin y al cabo estamos en un país donde hay pocos judíos y donde los pocos que hay procuran no hacerse muy visibles, y donde la ignorancia, aun la que carece de mala intención, puede ser alarmante. Más de una vez, en Nueva York, un visitante de España me ha preguntado cómo se va a “la calle de los judíos”. Se refieren a ese tramo de la calle 47 en la que están los comercios de diamantes. Mi mujer o yo les explicamos que casi todas las calles, más o menos, son calles de los judíos, porque Nueva York está llena de ellos, pero que a la mayor parte no se les nota, igual que a los españoles no suele notarsénos ni en la cara ni en el vestuario que nos bautizaron como católicos. Pero para mucha gente en España un judío es un ultraortodoxo con levita y sombrero negro, barba y tirabuzones.

Añadirle a la caricatura un fusil automático para convertirlo en un colono armado en los asentamientos de Cisjordania cuesta sólo un paso más. Pero la realidad es mucho más compleja: tanto que por poco que uno se asome a ella resulta ultrajante la reducción de todo un país a unos cuantos lugares comunes, a los términos excluyentes de lo uno o lo otro. Yo no creo que haya que elegir entre estar con los israelíes o estar con los palestinos. Estar a favor de los unos implica necesariamente defender a los otros, porque sólo un acuerdo justo y practicable puede garantizar el porvenir de Israel y el de Palestina. Los palestinos tienen derecho a un país exactamente igual que los israelíes. Y como los dos no tienen más remedio que estar juntos no les queda más remedio que entenderse, antes o después. Israel tiene la misma obligación que cualquier otro país a someterse a las leyes internacionales: pero también habrá que reconocer que tiene el mismo derecho a existir que cualquier otro país.

Es legítimo defender desde Europa los derechos de los palestinos, pero no se trata de un mérito que nos ponga moralmente y políticamente por encima de los ciudadanos de Israel. Mucha gente, en ese país, milita en defensa de esos mismos derechos, y critica con rigor y coraje los abusos que se cometen en los territorios ocupados, y participan activamente en organizaciones solidarias y de defensa de los derechos humanos, en proyectos de convivencia entre judíos y árabes, en escuelas bilíngües donde niños del uno y del otro lado, para aprender a convivir, empiezan por aprender la lengua de los otros.

Yo no me considero por encima de esas personas. No creo que cualquiera de nosotros, en la seguridad de Europa, tenga que darles ninguna lección. Nosotros no tenemos cerca de nuestro país a regímenes dictatoriales o teocráticos cuyos dirigentes proclamen expresamente su voluntad de borrarnos del mapa. No hay abuso del pasado que justifique ningún abuso del presente, pero cuando en Europa se juzga con tanta superioridad moral a Israel quizás convenga recordar el hecho de que ese país existe, sobre todo, porque hubo una época no lejana en la que ser judío en esa misma Europa era estar condenado al exterminio, y en la que los que conseguían huir no encontraban simpatía en ninguna parte, sino expulsiones y fronteras cerradas.

Yo no tengo que ir a Israel armado de suficiencia o de arrogancia a decirles a los ciudadanos cosas que muchos de ellos saben, denuncian y debaten, en una sociedad abierta en la que la libertad de expresión se practica con una viveza, un apasionamiento y una seriedad ejemplares. Si acaso, me conviene escuchar y aprender de muchas personas, escritores o no, que siento que se parecen a mí, en sus aficiones, en sus intereses, en sus convicciones democráticas y laicas, en su defensa de las igualdad entre las personas y la justicia social.

Iré a dar las gracias a quienes me han premiado y a quienes me leen. Y, como en cualquier otro sitio, reivindicaré  lo que más me importa de la literatura, que es la expresión soberana de la libertad de imaginación y de conciencia, de la igualdad básica entre las personas y la singularidad absoluta de cada una de ellas. Y tendré la alegría de encontrar a algunos amigos y a algunos escritores a los que quiero y admiro, y espero que también se me presente la oportunidad de hacer alguna contribución mínima y tangible al esfuerzo de quienes practican el activismo de la concordia.

Fuente: antoniomuñozmolina.es

Mi opinión:

Independientemente de unos pocos desacuerdos personales con la valiente aclaración del escritor español, creo que esta carta merece ser difundida. Por el simple hecho de que desnuda la judeofobia existente en su sociedad, rechaza la condena a un pueblo entero, desmiente una supuesta superioridad moral europea sobre el Estado judío, reconoce las amenazas constantes y verdaderas a su existencia, considera que aquello que un español o europeo piense sobre el conflicto entre Israel y los palestinos es legítimo, pero le parece “mucho menos importante de lo que piense la gente que está aquí dentro”… pero, por sobre todas las cosas, reconoce la dinámica, el debate y la libertad existente en la sociedad israelí respecto al conflicto con los palestinos, que siempre fue un instrumento político o incluso un pretexto para mantener un estado de beligerancia con el propósito de destruir a la nación hebrea. Les puedo asegurar que la inmensa mayoría de los críticos antiisraelíes en el extranjero no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto… ¿Qué derecho tiene esa gente a pedir explicaciones? ¿Qué derecho tiene esa gente de juzgar a los israelíes sentados en sus cómodos sillones con aire acondicionado a miles de kilómetros de distancia? ¿Desean bregar por la paz y la autodeterminación de los pueblos? Perfecto! Vengan a Israel y únanse a uno de los miles de proyectos israelo-palestinos que buscan con acciones positivas e inteligentes presionar a los liderazgos de ambas partes a una paz viable. No a una paz que implique la desaparición de una de ellas. Bravo señor Muñoz Molina! Bien merecido tiene su premio.

Sobre la posibilidad de que denuncie la situación de los palestinos en su discurso de recepción del premio, Muñoz Molina consideró “arrogante venir desde Europa a dar lecciones aquí, entre otras cosas, porque si Europa en su historia pasada no hubiese sido tan bárbara, muchos de los problemas que ahora suceden aquí no existirían”.

”No vamos a negociar la sangre de nuestros hijos”

NJ/JAI – Mario Averbuch, quien perdió a su hija Yanina en el atentado a la AMIA, habló en Radio Jai y se mostró decepcionado con la decisión del Gobierno en la creación del “Memorándum de Entendimiento”. “Es todo un teatro, están mal fijados los objetivos. ¿Desde cuándo se negocia con los culplables? Es como pedir que en los juicios contra la dictadura hubiera habido jueces militares”, manifestó. En la misma línea que el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, disparó: “Estamos mostrando que no va a pasar nada si hay un tercer o cuarto atentado”.

Escuche la entrevista

Fuente: Radio Jai

Esto es lo que piensan en Israel del acuerdo con Irán. Y sí es importante lo que piense el Estado judío sobre un ataque contra la comunidad judía (la bomba no se la pusieron a la comunidad vasca, gallega, italiana, árabe, china o galesa, se la pusieron a la Israelita). Lo mismo que si Arabia Saudita protestara porque en Gran Bretaña están poniendo bombas en mezquitas y el canciller británico respondiera ridículamente que solo murieron locales, no ciudadanos saudíes, de manera que los países árabes y musulmanes no tienen injerencia en el asunto. Israel tiene, no el derecho simplemente, sino la obligación moral de pedir como mínimo aclaraciones sobre este acuerdo. Además dos años antes del atentado volaron la embajada israelí.

Doble capitulación

La doble capitulación

Gustavo D. Perednik

El 27 de enero pasado fue el Día Internacional del Holocausto, proclamado así unánimemente por la ONU, a fin de que en el mundo entero se enseñe en qué consistió el nadir en el que cayó nuestra civilización con el sádico exterminio de seis millones de judíos.

La República Argentina, lejos de aprovechar la fecha para lanzar proyectos educativos al respecto; lejos de valerse de esa conmemoración para concientizar sobre la enormidad de la Shoá, agregó a ese día un motivo adicional de luto judío: firmó un convenio con el único Estado del mundo que ha incluido en su política oficial la Negación del Holocausto.

Todos los artificios para disfrazar lo sucedido son un monstruoso ardid. Un título como “Comisión de la Verdad” denomina lo que será una rúbrica a la mentira; otro como “acuerdo histórico” da nombre a una bochornosa capitulación.

Lo cierto y deprimente es que Argentina se ha rendido incondicionalmente ante su agresor: el régimen misógino, islamofascista y judeofóbico.

Desde que se reveló irrefutablemente que la República Islámica de Irán fue la perpetradora de los atentados en Buenos Aires, el objetivo de los ayatolás fue uno y único: convertir la incriminación de sus terroristas en una negociación política entre gobiernos. Lo han conseguido sin muchos esfuerzos.

Argentina había venido negándose a someterse. Había sostenido una ejemplar UFI (Unidad Fiscal de Investigación del Caso AMIA) que, durante casi una década, permitió a decenas de profesionales trabajar full-time para reconstruir casi enteramente los hechos. Había declarado una y otra vez que asumiría la verdad, que el descuido del caso AMIA había sido “una desgracia nacional” (Néstor dixit), había manifestado sensibilidad ante la agresión iraní.

Todo ello fue arrojado por la borda: el reclamo de justicia se transformó efectivamente en negociación entre dos gobiernos. La demanda frente al agresor ha sido convertida en un pacto con el diablo. Ganó Chávez. Este representante de los ayatolás en Latinoamérica empujó a la Argentina a la infamia.

No importa cuáles serán los resultados del acuerdo con Irán, porque éste es intrínsecamente infértil. La degradación será protegida por el cinismo de Timerman y la verborragia de Cristina, pero la justicia del caso AMIA ya ha muerto.

El gobierno argentino, que muestra músculos nacionalistas ante Gran Bretaña y EEUU, se sometió en maquiavélica genuflexión ante el régimen que perpetró los atentados terroristas más graves que sufriera el país.

Hasta aquí, la primera capitulación, en buena medida preanunciada por Pepe Eliaschev y denunciada ahora por periodistas de valía. Fue consumada sobre el deprecio oficial argentino por la Justicia argentina, la que lograba reposicionarse después de años de desprestigio.

Fue consumada sobre una vapuleada nación que necesitaba un poco de aire de verdad; sobre la tumba de las víctimas abandonadas a la “negociación” con Irán; fue consumada para alegría de la morralla judeofóbica de Luis D’Elía, que podrá inflar impunemente sus teorías conspirativas que acusan de las muertes de la AMIA a nada menos que el mismísimo Israel, la fuente de todos los males. Alberto Nisman podrá ser ahora acusado de ser agente del Mossad, como todo lo que no le gusta a D’Elía.

Y la segunda capitulación no es menos dolorosa: la de la dirigencia judeargentina que prestó su escenario para que el erostratismo de Timerman “explicara los alcances del acuerdo”, sin que la decencia entendiera qué tiene que ver investigar el caso AMIA con pactar con el régimen medieval.

Que Chávez maldiga a Israel por televisión e incaute las computadoras de la sinagoga de Venezuela no impidió a este gobierno considerarlo su mejor amigo, ni a la dirigencia aceptar eso silenciosamente.

Que los ayatolás se propongan borrar a Israel del mapa no impide que el gobierno firme con ellos un bochornoso acuerdo, ni que la dirigencia se entregue, pidiendo “correcciones” a un pacto que de por sí es una ignominia.

Es el mismo canciller que comenzó el proceso degradante el 25 de enero de 2011 en Alepo, cuando elogió amistosamente al genocida sirio, de quien evaluaba su candidatura como intermediario para negociar el precio que Argentina cobraría de los ayatolás para olvidar su reclamo de justicia.

Rodeado ahora por los dirigentes judíos que no lo cuestionaron, Timerman lanzó el traicionero escupitajo a Israel: “que el país judío no se meta, porque aquí murieron argentinos, no israelíes”.

Con esa sola frase se ha negado al Estado de Israel su carácter de Estado judío. Tratemos de imaginar si alguna vez hubiera en el mundo atentados contra mezquitas y se acallara la queja de los países musulmanes con el argumento de que sólo mueren locales.
Hace recordar a la película soviética de una hora de duración que se exhibía a quienes visitaban Auschwitz-Birkenau, donde habían sido asesinados un millón y medio de judíos. En el filme “explicativo” la palabra judíos no era pronunciada ni una sola vez.
Según los comunistas, habían sido masacrados “rusos, polacos, búlgaros, húngaros, checos…” Timerman lo remeda: “aquí murieron argentinos, bolivianos…” Que a nadie se le ocurra que la AMIA fue atacada por judía, porque en ese caso el Estado judío tendría todo el derecho del mundo (la obligación) de ocuparse de su destino.

Pareciera cumplirse la mordaz ironía del humorista austriaco Alexander Roda Roda a mediados del siglo pasado: la judeofobia “va a valer algo, sólo cuando los judíos se hagan cargo de ella”.

Fuente: Jai

Audio

Capitulando ante Irán‏

Por Natalio Steiner, co-director de Comunidades
Si llega a haber un tercer atentado en la Argentina ya podríamos tener indicios claros de quienes pueden ser sus autores: yo, el 81% de los judíos argentinos que se oponen al memorandum de entendimiento-acuerdo-pacto espurio con Irán; gran parte de la clase política  y por supuesto, al mejor estilo Luis D`elia, algún servicio de inteligencia extranjero ( eufemismo para el Mossad ). Por lo menos esto es lo que se desprende de los twiter que la presidenta escribió hace unos días en respuesta a las declaraciones de Guillermo Borger.
Según el prestigioso periodista ex director del Buenos Aires Herald, Roberto Cox, la Argentina ha  cometido dos gravísimos errores en materia de política internacional en los últimos 60 años. El primero de ellos fue el tardío alineamiento con los aliados durante la Segunda Guerra y el otro el actual ” entendimiento ” con Irán.
Cuesta entender que beneficios obtendrá Argentina de semejante relación en crecimiento. Sin dudas ha desandado un camino que trazó su extinto esposo y entonces si no puedes con tus enemigos, unete a ellos. La Argentina modelo 2013 parece buscar reemplazar el liderazgo bolivariano que dificilmente Chavez pueda recuperar. No hay que ver en esta toma de posición un tema netamente económico en la ecuación comercial entre Irán y Argentina. Me parece que esta actitud de ” entendimiento ” disfrazada de busqueda de justicia y verdad tiene más que ver con una visión de la política exterior argentina que rechaza de plano todo lo que Occidente significa y se recuesta en países supuestamente progresistas y luchadores por la ” libertad “. Por lo menos si uno observa las giras que el actual gobierno ha realizado por el mundo se da cuenta  que en los últimos años se ha visitado  Siria, Libia, Angola, Venezuela, Cuba,  Vietnam entre otros; todos ellos países de un alto espíritu democratico y defensores de los derechos humanos. No confundirse : la actual política exterior argentina busca ese posicionamiento y va a pagar un altísimo precio por esto, algo que seguramente heredaran otros gobiernos.
Queda claro que Irán es el beneficiario principal en esta jugada. Un país que proclama día a día  la destrucción de Israel, alienta el terrorismo islámico, apoya  al criminal regimen sirio,  niega el Holocausto, busca armas de destrucción masiva encuentra en este memorandum refrendado por el Congreso, una válvula de escape a su aislamiento del mundo occidental y árabe y una  renovada  vía de penetración en América Latina y aprovecha para limpiar su desgastada  imagen.  Cuanto debería aprender la política argentina de la resolución en Alemania del caso Mikonos, en 1992, donde quedo claro la responsabilidad iraní en la muerte de cuatro disidentes del regimen de Teherán.  Curiosamente entre los imputados en esa  oportunidad se encuentran algunos de  los actuales imputados en el atentado contra la AMIA.
Un párrafo aparte merecen las actitudes de insolencia del canciller Timerman  hacia el estado de Israel, estado que en 1980 salvó la vida de su padre. Un columnista del diario israelí Haaretz ya se encargo de tildarlo de ” traidor “. Haaretz no es precisamente un diario de derecha o nacionalista. Pensar que Israel no tiene derecho a vincularse en el caso AMIA, habiendose volado antes la embajada con un modus operandi similar a la AMIA y desconsiderando la relación histórica entre Israel y los judíos allí, donde esten, es tan solo una verguenza y un ejemplo de obsecuencia  política en donde intereses determinados se anteponen a una identidad milenaria .
El tercer atentado esta en marcha : es la denegación de justicia; pactar con el diablo, dar vuelta la historia  y permitir que los intereses de una ideología obsoleta y setentista hagan estragos en la verdad en nombre de la verdad.
 
—————————————————————-
Anshel Pfeffer, columnista del diario Haaretz, en un artículo titulado “La traición de Timerman”, escribe: “Mientras ninguno de los autores ha sido y probablemente nunca será llevado a la Justicia, el cerebro del atentado, el jefe de operaciones de Hezbollah, Imad Mughniyeh, fue asesinado hace ahora cinco años por un coche bomba en Damasco, que, según creencia generalizada, fue operado por Israel. Dura justicia, sin duda, pero hasta ahora la única que han visto en 19 años los familiares de las 85 víctimas en el atentado”.

Cristina a lo D’Elía… la bomba la puso Borger y la derecha israelí

Caso AMIA: Fernández de Kirchner arremete contra la DAIA

Caso AMIA: Fernández de Kirchner arremete contra la DAIALa presidenta argentina, Cristina Fernández, arremetió contra el titular de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), Guillermo Borger, por sus advertencias sobre la posibilidad de que el memorándum con Irán para “esclarecer” el atentado contra la AMIA en 1994 provoque otro ataque terrorista.

“Leo con mucha preocupación declaraciones de Guillermo Borger, presidente de AMIA, sobre el acuerdo con Irán”, escribió Fernández en su cuenta de una popular red social, en referencia a las palabras de Borger, que insinuó que el memorándum “puede ser un paso adelante al precipicio, porque si esto avanza estaríamos dando lugar a un tercer atentado”.

“Considero a Borger una persona respetable. ¿Qué es lo que sabe para una afirmación tan terrible?”, se preguntó la presidenta argentina a través de Twitter.

“Si hubiera un atentado por el acuerdo con Irán, ¿quién sería el autor material e intelectual?”, tuiteó y formuló varias hipótesis: “Está claro que nunca podrían ser los países firmantes”. “¿Serían quienes se oponen al acuerdo? ¿Países, personas, servicios de inteligencia? ¿Quiénes?”, cuestionó.

La presidenta argentina exigió al titular de la AMIA, en nombre “del pueblo argentino y la Justicia en particular” que diga lo que sabe sobre el atentado.

La comunidad judía del país suramericano ha rechazado el acuerdo firmado entre los gobiernos iraní y argentino para “esclarecer” el atentado contra la sede de la AMIA en 1994, en el que fueron asesinadas 85 personas. EFE y Aurora

El canciller judío que le estrechó la mano a Hitler

Timerman el canciller judío que le estrechó la mano a Hitler

por Jose Brechner

Quienes se sorprendieron de la aproximación de Argentina a Teherán es porque se olvidaron de la esencia antidemocrática de sus dos principales diplomáticos: Cristina Kirchner y Héctor Timerman.

De Cristina no hay mucho que agregar que no se haya revelado. De Timerman la mayoría no sabe gran cosa porque además de que se fue de la Argentina por mucho tiempo, nunca se movió en los ambientes peronistas, ni en círculo político alguno. Lo único que lo hacía conocido era el apellido paterno, que le sirvió para editar un par de revistas en Buenos Aires y décadas después, comprar el Consulado Argentino en New York.

Pero a Héctor Timerman yo lo conozco hace más de 40 años. Fuimos compañeros de curso en el colegio, éramos amigos fuera del colegio, la relación se mantuvo cordial con el tiempo y alguna vez casi fuimos socios. Era mejor tipo.

Héctor idolatraba a su padre, Jacobo, un portentoso egocéntrico, de quien Héctor heredó esa condición, amplificada. Jacobo era un burgués socialista que se asoció con David Graiver –el banquero que lavaba el dinero obtenido de los secuestros de los Montoneros — para financiar La Opinión. Un diario de gran éxito, imitación de Le Monde.

Su fortuna creció cuando Graiver murió en un irresuelto accidente aéreo en Acapulco en 1976. Jacobo liquidó el periódico y construyó su sueño dorado; su casa en Punta del Este. A diferencia de los demás bungalows, que para ubicarlos por falta de numeración en el bosque llevan un distintivo con un nombre común, a veces relacionado con la placidez del lugar, por decir: “Atardecer”; “Sosiego”; “Armonía”, éste llevaba un enorme cartel al que lo único que le faltaban eran las luces de neón. Decía: “Timerman”.

El afán de figuración de Jacobo era similar al de Cristina pero inferior al de Héctor, que acomplejado, pero al mismo tiempo orgulloso por la notoriedad de su padre, siempre quiso igualarlo o excederlo. Su primer paso en ese rumbo lo tomó cuando decidió ascender socioeconómicamente y se casó con una rica heredera.

La madre de su esposa tiene presunciones aristocráticas y le encanta figurar en las revistas de fotos de “sociedad”, haciéndose pasar sin timidez por “condesa”, aunque de la nobleza europea no tiene ni una peca y la realeza hebrea desapareció hace 2.000 años. Conozco al único conde judío y no tiene parentescos en América Latina.

El título de Conde no se compra, es otorgado por un Rey y viene acompañado de un condado y un palacio. Sin embargo es evidente que la parodia nobiliaria ha influido determinantemente para que la Cris, que se desvive por trepar socialmente, designase a Héctor embajador y después canciller, sin que tuviese ninguna experiencia política ni diplomática.

Timerman se fue a vivir a Estados Unidos pero odia a ese país. Por eso inspeccionó personalmente un avión estadounidense de ayuda militar que llegó a Ezeiza, acusando infantilmente al Pentágono de espionaje y tráfico de drogas, haciendo uno de los papelones más ridículos de la diplomacia moderna.

Héctor en tiempo récord, extrajo todo su arsenal de desprecio a Washington, hasta tirar las relaciones con Estados Unidos al suelo, pese a que podría haber congeniado con Hillary y Obama que son de izquierdas, más son demasiado conservadores para su gusto. Su línea es la de Hugo Chávez.

Irónicamente, cuando lo designaron embajador, se comentó que fue porque tenía buenos lazos con los demócratas. Por lo visto no era así. Fue la historieta de la nobleza, la condesa y la riqueza, que fascinaron a la Cris.

Cuando Héctor fue nombrado embajador y posteriormente canciller, le escribí felicitándolo y sugiriéndole que fuese cuidadoso con lo que hiciere, debido a las repercusiones que sus actos podrían acarrear por su condición de judío. Obviamente no recibí respuesta.

Si Su Excelencia pudo olvidar la amistad que le brindó Estados Unidos, también puede olvidar una amistad personal. Como yo soy un judío sionista, mi conciencia no me permite dejar que nadie atente contra la seguridad de mi pueblo. Por eso escribo esta nota.

Héctor continuó con sus labores chavistas, reconociendo un Estado Palestino, apoyando a Gadafi y Bashar al-Assad, hasta que llegó el remate en la AGONU. Mientras Benjamín Netanyahu daba un discurso gráfico a la asamblea, previniendo sobre la necesidad de reaccionar conjuntamente frente al peligro nuclear iraní, Timerman organizaba su anhelado encuentro con su contraparte de Teherán, Ali Akbar Salehi.

La reunión con Salehi fue en Iom Kippur, fecha en la que los norteamericanos y los israelíes no enviaron sus delegaciones al foro. Pero Timerman trabajó ese día con los enviados de los ayatolas en su obra maestra: Olvidar a los asesinados en la AMIA, aprobar la desaparición de Israel, y mofarse de los Estados Unidos que también tiene de enemigo a Irán.

Después de Adolf Hitler, no ha habido ningún líder de nación alguna, con excepción de Mahmoud Ahmadinejad y del Ayatola Ali Khamenei, que negara el Holocausto y propusiera la destrucción de Israel y el pueblo judío. Eso le agrada a Timerman. ¡Bravo Héctor, sos un peronista copado!

Las consecuencias de las relaciones con Irán y cualquier país o entidad extremista musulmana serán catastróficas para los argentinos. En 1988 la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) me invitó a una reunión personal en Túnez con su jefe, Yasser Arafat (a quien Héctor consideraba un “terrorista moderado”). Hubiese sido la primera vez que un político judío en ejercicio se reuniría con el cabecilla árabe. Era mi oportunidad de llegar al estrellato, pero no acepté. Yo no estrecho la mano de un asesino antisemita cuyo propósito es exterminarme.

Sin embargo, el 13 de Septiembre de 1993, los gobernantes izquierdistas israelíes, Yitzhak Rabin y Shimon Peres, sí lo hicieron, y con ese gesto legitimaron el terrorismo palestino y su ficticia lucha por un territorio que nunca les perteneció.

Casi 20 años después de ese fatídico encuentro, no hubo el prometido reconocimiento de Israel por parte de la AP, no hay paz, aumentó el terrorismo y el antisemitismo. Y, Peres, –por quien tengo muy poco respeto, pues discutimos sobre el asunto palestino en 1989 cuando ejercía de Ministro de Exteriores de Isaac Shamir– era y sigue siendo mucho más inteligente que Héctor Timerman.

Jacobo Timerman era controversial pero también era más inteligente que su hijo, y por lo menos tenía un mérito. En La Opinión no se podía escribir contra Israel. Jacobo además era antiperonista. En 1973 almorzábamos en su casa cuando dijo: “Llega Perón, se va Timerman”. Y se fue, y después volvió, y el hijo se hizo peronista, anti sionista. Y eso que Héctor, en todo, imitaba y parafraseaba a su padre.

Ser judío y peronista es igual que ser judío y hitlerista. Perón dio refugio a los nazis pero no dejaba entrar judíos a la Argentina. Eso no les incomoda a los judíos peronistas. Héctor Timerman concentra los valores de esos indignos individuos y su infame partido.

Fuente: josebrechner.com

¿Por qué el acuerdo con Irán es una patraña?

Los familiares de las víctimas de la AMIA piden “dejar sin efecto” el acuerdo

A través de un documento público, exigieron que no se aplique el memorándum de entendimiento firmado con el país islámico, orientado a esclarecer la causa del atentado. “Viola normas argentinas”, indicaron

Los familiares de las víctimas de la AMIA piden "dejar sin efecto" el acuerdo

Crédito foto: Charly Díaz Azcué

Un documento difundido ayer por un grupo de familiares de las víctimas de la AMIA solicita al Gobierno que deje “sin efecto” el acuerdo establecido con el régimen iraní en referencia a la investigación que busca esclarecer los responsables del atentado terrorista de 1994 en la filial judía.

Bajo el título “Lo que el memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán debe decir y no dice y viceversa”, el grupo Los Familiares de Víctimas del Atentado a la AMIA denunció las presuntas falencias del acuerdo tomando en consideración los dichos del canciller Héctor Timerman en la reunión mantenida con representantes de la AMIA, la DAIA y familiares de las víctimas.

En este sentido, los familiares recordaron que en aquel encuentro celebrado en la sede de la AMIA, Timerman garantizó que los imputados serán sometidos a una “declaración indagatoria bajo las normas legales argentinas”.

Para los damnificados, el punto es “sumamente preocupante”, ya que habiendo sido acordadas entre las partes las condiciones de declaración de los acusados se omitió incluirlas en el Memorándum de Entendimiento.

Al respecto, indicaron que a partir de este olvido Irán no está obligado a cumplir estas condiciones. Sobre todo teniendo en cuenta lo sostenido por el canciller, quien afirmó que “el Memorándum es inamovible”.

Violación de los códigos procesales

“Con respecto a que las declaraciones serán indagatorias y bajo nuestras normas legales, queremos manifestar que si esto es así, el punto 5 del acuerdo colisiona y viola lo dispuesto por el Código Procesal Penal Argentino”, se advierte en el documento.

“Al respecto corresponde aclarar, si como dijo el señor Ministro se va a aplicar la Ley Argentina, que de acuerdo a lo que establecen las normas de procedimiento penal de nuestro país, no podrían participar de esa declaración indagatoria ni la Comisión que crea el Memorándum y menos aún las autoridades judiciales iraníes”, argumentaron.

El documento continúa señalando que “el segundo párrafo del punto 5 antes mencionado es aún más violatorio de la Ley Argentina que el primero cuando textualmente dice: ‘La Comisión tendrá autoridad para realizar preguntas a los representantes de cada parte’ ya que en una declaración indagatoria bajo la Ley Argentina es el juez el que realiza el interrogatorio y de ninguna manera está obligado a responder preguntas de nadie ni a dar explicaciones a terceros sobre las preguntas que hace”.

“Por lo tanto consideramos que si la indagatoria se realiza con aplicación de la Ley Argentina, nuestro gobierno suscribió un Memorándum que viola nuestras propias normas legales”, agregó, y aseveró además que lo mismo ocurriría con la legislación iraní.

Prisión preventiva

Por su parte, el grupo señaló que hay incertidumbre sobre cómo se aplicarían los casos de prisión preventiva si es dispuesta por el juez que administra el expediente.  “Si esa situación se llega a plantear nos preguntamos si es la Policía Argentina la que lo va a detener, y si es así, cosa que debería constar en el Memorándum, en qué cárcel o penitenciaría van a estar y cómo se los trasladaría a nuestro país, siendo que actualmente no existe tratado de extradición entre Argentina e Irán”, apuntó el escrito.

Entre las omisiones, los familiares también se pusieron en alerta al verificar que en el Memorándum “inexplicablemente se omitió consignar que Irán no puede dar protección, legal, diplomática o de ningún tipo a los indagados, ya que si es así, la aplicación de la Ley Argentina se transformaría en una mera expresión de deseos absolutamente lejana de la realidad”.

Intercambio de información

Otro de los puntos del acuerdo que se cuestionaron fue el de la facultad que las autoridades de Irán y de Argentina puedan intercambiar evidencia y datos que se poseen sobre la causa AMIA. En este sentido, consideraron que en las fojas puede haber “información sensible o no pública que se pudo haber aportado a la causa con ese carácter”.

“Supongamos que en base a ese tipo de información y a otras evidencias recogidas por los investigadores, se haya llegado a la convicción por parte de la Fiscalía y el Juez de la causa de la responsabilidad de los imputados de origen iraní. Si esto fuera así, lo cual es perfectamente posible, ¿puede nuestro país entregar a Irán esa información SENSIBLE O NO PÚBLICA, desconociendo o VIOLANDO los procedimientos que regulan el uso de ese tipo de información?”, expresaron.

Plazos y falta de utilidad

Los familiares apuntaron que en el Memorándum “existen omisiones inexplicables, como ser el no poner plazos para la conformación de la Comisión y para la emisión de su dictamen”. Además, rechazaron la utilidad de la nueva institución, puesto que no tendría carácter vinculante.

“Otra inconsistencia que surge de la redacción del Memorándum es que dice que las autoridades de los dos países se reunirán en Teherán para interrogar a las personas con alerta roja. Al respecto queremos resaltar que para nuestras normas legales no es lo mismo interrogar que indagar, y dichas normas prohíben al juez de la causa interrogar a un imputado, sólo lo puede indagar”, precisaron.

En el comunicado, los familiares anticiparon que, “sabiendo la notoria habilidad negociadora de la diplomacia iraní”, una vez finalizados los interrogatorios, Irán va a presentarse ante Interpol a solicitar “el levantamiento de las alertas rojas, aduciendo haber cumplido con el reclamo de ese organismo”.

“Por lo expuesto precedentemente y teniendo en cuenta las notorias inconsistencias, omisiones, inexactitudes y violaciones de las normas legales argentinas, consideramos que el Memorándum debería ser dejado sin efecto por nuestro gobierno”, sentenciaron.

Fuente: Infobae

Mi opinión:

Señora Presidente, usted tal vez tiene buenas intenciones y no puede impedir el comercio de empresarios argentinos con Irán, pero sí puede cortar relaciones diplomáticas con ese país. Puede denunciar a Irán en todos los foros internacionales a los que pertenece Argentina, puede organizar un boicot regional de Latinoamérica contra el Estado agresor. Hay muchas cosas que puede hacer. No le quepa la menor duda que Irán no entregará a sus funcionarios, confiar en ese régimen es ridículo. Pero al menos puede hacerle pagar a Irán el costo político y diplomático por la masacre que cometió en su suelo.

¿Entonces tenía razón el “difamador”?

¿Y entonces era cierto?… ¿Donde están los que decían que no era así?…Saludos a ellos

 

Habría que elegir mejor que causas defender y cuales no.

Sobre el acuerdo Argentina–Irán

preguntas sin respuesta

Ahmadinejad ama la verdad

El peligro de que lo firmado se convierta en un tratado que complique a la Argentina. Los errores de una Comisión de la Verdad que no podrá impartir justicia. Qué busca Irán. ¿Hacia un acto de estupidez histórica?

Por Dante Caputo

Hace unos días, los ministros de Relaciones Exteriores de la Argentina y de Irán firmaron un memorando de entendimiento sobre la cuestión del atentado a la AMIA. Los memorandos de entendimiento son una de las formas básicas utilizadas para acordar formalmente la voluntad de dos o más partes, por lo general representantes de gobiernos. La forma más elaborada y compleja es el tratado. A diferencia del memorando, el tratado compromete la voluntad de una nación, y su incumplimiento genera sanciones. Al obligar a la nación y no sólo al gobierno que ocasionalmente los firma, los tratados requieren la aprobación del Poder Legislativo.

Por lo tanto, lo que fue firmado en Etiopía no requiere aprobación legislativa. Pero, curiosamente, el texto firmado indica lo contrario: “Este acuerdo será remitido a los órganos relevantes de cada país, ya sean el Congreso, el Parlamento u otros cuerpos, para su ratificación o aprobación de conformidad con sus leyes”.

Esta dista de ser una cuestión formal. Si se sigue el procedimiento legislativo, el memorando devendrá tratado y se convertirá en ley. Su vigencia se prolongará en el tiempo con independencia de los gobiernos. Si, por ejemplo, al final de este oscuro sendero se acordara una indemnización a los familiares de las víctimas en lugar del enjuiciamiento y condena de los culpables (así sucedió en Libia con el atentado ordenado por Kadafi al vuelo 103 de Pan American), nunca podríamos volver atrás.

Una aprobación legislativa de este acuerdo significaría entonces que la Argentina, no sólo el Gobierno actual, habría aceptado la impunidad.

¿Qué busca el memorando-tratado? Al inicio del texto se señala el objetivo de la acción conjunta: “Se creará una Comisión de la Verdad compuesta por juristas internacionales para analizar toda la documentación presentada por las autoridades judiciales de la Argentina y de la República Islámica de Irán”.

Aquí se nota otra originalidad del memorando-tratado: la creación de una Comisión de la Verdad entre dos países. Este es el primer caso en que una comisión de este tipo no está compuesta por partes del mismo país. En todos los casos conocidos, una Comisión de la Verdad se forma entre dos o más sectores de una sociedad para que todos den su testimonio sobre un conjunto de hechos sucedidos, siempre violentos y que generaron muertes, persecuciones y destrucción.

Una Comisión de la Verdad se establece para saber lo que pasó, no para castigar a los culpables. Quienes la componen reconocen que los responsables de los delitos no podrán ser enjuiciados y acuerdan la reconstrucción histórica; se ponen rostros a los victimarios. Unos no tienen poder para enjuiciar y los otros poseen el suficiente para no dejarse enjuiciar.
Extrañamente, tras varias críticas, llegando a calificar el acuerdo de “trampa”, miembros de la DAIA y la AMIA dijeron hace cuatro días –en un llamativo cambio de posición– que “ahora que les habían aclarado lo que se quería decir en el texto, veían su utilidad”. Disculpe, lector, mis reiteraciones, pero lo hago tratando de evitar la engañosa ilusión de quienes sufren: la intención de los tratados no se aclara, se escribe. Si hay una intención por parte del Gobierno que va más allá del texto, esa intención no tiene valor. Lo que vale es lo que está escrito, no su interpretación.

El memorando-tratado reemplazará a la Justicia. Irán puede mostrar lo que acordó, y allí no hay una sola palabra que obligue o sugiera la posibilidad de un juicio.

La Comisión de la Verdad no es la antesala de la Justicia. Siempre ha sido así. El magistrado Raúl Zaffaroni sostiene que éste es el comienzo del camino judicial y que fue una equivocación hablar de Comisión de la Verdad. Qué error notable para un juez: el nombre designa correctamente lo que es, y no hay nada en el texto que indique la posibilidad de acción judicial posterior. Lo que no está en el tratado no está en el mundo.

Otro hecho llamativo, sobre el cual no se ha oído ninguna explicación, es la inexplicable razón por la cual el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, firmó este texto. A cambio de aceptar que sus funcionarios testimonien ante esta Comisión y autoridades judiciales argentinas, ¿alguien explicó qué gana Irán?

Hace casi 18 años que sucedió el atentado, uno de los más grandes actos terroristas antijudíos desde el final de la Segunda Guerra en el mundo. Sin embargo, el régimen iraní convivió con la sospecha sin que pareciera sacarle el sueño. ¿Por qué ahora este afán de purificación? Puede, lector, que mi información limitada me lleve a ignorar cosas obvias. Pero no imagino, ni vi que otros conocieran, la razón de la contrición.

El presidente Ahmadinejad, lamentable producto de la historia del último medio siglo de su país, no es un individuo con quien se pueda hacer un acuerdo. Es responsable de una brutal represión interna, de la muerte de muchos de sus compatriotas que objetaron los resultados electorales, es homofóbico y niega la existencia del Holocausto. Es un activista del negacionismo. Organizó en su país congresos “mundiales de expertos” para demostrar la falsedad histórica de la Shoah, la catástrofe humana del siglo XX. En esos congresos estuvieron presentes escritores, actores, políticos de varios países, casi todos ellos con condenas de cárcel en sus países por delitos raciales.
En el atentado a la AMIA murieron 85 personas. Eran trabajadores y estudiantes argentinos, chilenos, bolivianos y polacos. Y ahora, el Gobierno nos dice, lector, a usted, a mí y otros muchos, que deberíamos creer que no sólo no se podrá hacer justicia, sino que la verdad sobre las causas de esas muertes será indagada por representantes de un país que desconoce, rechaza y niega la exterminación de seis millones de personas.

Creo que cometeríamos un acto de estupidez histórica. Pero si Irán no buscó esto, ¿quién lo hizo? ¿Por qué?
En el pasado mes de octubre, la agencia de noticias iraní FARS publicó la siguiente información: “El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad dijo que una vez que las investigaciones tuvieran lugar de forma precisa e imparcial, recién entonces se habrá preparado el terreno para la expansión de las relaciones comerciales entre Irán y la Argentina”. Por lo tanto, el señor Ahmadinejad pone (¡él, no los argentinos!) como condición la investigación, y, una vez que quede bien claro todo, nuestro país podrá aumentar sus exportaciones.

El negacionista quiere la verdad sobre 85 muertes, la mayoría judía. Parece que, entonces, si nosotros permitimos que se conozca la verdad, tendremos como recompensa un comercio ampliado. Hoy vendemos por valor de 1.200 millones de dólares e importamos por veinte millones. ¿Cuánto más vale la verdad?
¡Qué historia rara, lector! Si el Congreso aprueba este memorando, será tratado y no tendremos vuelta atrás. Por lo menos, tratemos de no comprometernos para siempre con este “hecho histórico”. Que sea, sólo, una de las tantas cosas de este Gobierno, que serán desandadas. No le pongamos a la impunidad el sello de la nación.

Fuente: Perfil

A %d blogueros les gusta esto: