¿Y qué pasaría si…? Con pequeña reflexión incluida

cynthia-garcia

Esto es para los que saben un poco sobre derecho internacional y política local argentina. Supongamos que, en el mejor de los casos, el juez Canicoba Corral le puede tomar declaración indagatoria a los cinco imputados en Teherán. Quisiera saber si, aún suponiendo que el juez considere luego de la indagatoria que las pruebas son suficientes para condenarlos, los acusados pueden solicitar a Interpol que levante las circulares rojas, debido a que el único propósito de dichas notificaciones es que los acusados se sometan a la indagatoria de la justicia argentina. Después de todo, ese sería el objetivo primordial buscado por los iraníes (¿alguien piensa que se puede confiar en el régimen iraní? No son tontos). O si, por el contrario, con someterse al interrogatorio no alcanza para que Interpol remueva las circulares rojas ya que, en caso de que el juez a cargo de la causa AMIA decida que los imputados tienen que someterse a juicio o ir a la cárcel porque no hay falta de mérito, siguen siendo fugitivos de la justicia argentina con notificación roja por más que se hayan sometido a declaración indagatoria como corresponde. ¿Se entiende mi pregunta? Porque si este memorándum no está blindado de un retroceso judicial (como esgrime el senador Pichetto al defender el acuerdo), los iraníes habrán cumplido su objetivo de eliminar las circulares rojas y el gobierno argentino que ideó este acuerdo pasará a la historia como el que destruyó la causa AMIA.

En otro orden de cosas, para escuchar las dos campanas (ya que ahora no tengo una posición tomada tan firme como antes), les comento que anteayer miré el segmento entero de 6, 7, 8 sobre este tema, mientras que ayer miré el programa Código político de Eduardo van der Kooy. En el primer caso cada panelista me resultó más patético que el anterior. Traté de buscar el programa en Youtube pero hasta ahora no lo encontré. Teniendo a Pichetto de invitado sin que dijera una palabra para contradecirlos, los panelistas del programa oficialista dijeron cualquier patraña, mezclado con errores e imprecisiones mayúsculas sobre la causa (no tienen la menor idea de nada, ni siquiera se informaron recurriendo a Wikipedia), e incluso algunos defendieron a Irán, criticaron a EE UU (?), hablaron de la “influencia de la derecha ultrarreligiosa israelí (jeje! como si Lieberman fuera religioso) y la “tesis” de Luis D’Elía de que los iraníes son inocentes (como si fuera una cuestión “opinable”, aunque ni de política internacional tienen la menor idea). Sería como que luego del Holocausto nos pusiéramos a hablar de qué hicieron los colaboracionistas polacos, los ucranianos, la Francia de Vichy, por qué Gran Bretaña no bombardeó las vías férreas que conducían a Auschwitz o investigaran las causas que motivaron a los EE UU a impedir la entrada de refugiados judíos… pero a nadie se le ocurriría pensar que la Alemania Nazi tuvo participación alguna en el hecho, o incluso algunos defendieran el régimen hitlerista. Eso es lo que vi en el programa 6, 7, 8. Pura basura negacionista totalmente desinformada sin prueba alguna, me sorprende que al menos funcionarios inteligentes supuestamente comprometidos como Timerman y Aníbal Fernández no hayan salido a desmentirlos públicamente (porque ninguno de esos dos cuestiona al fiscal Nisman ni la causa que imputa a los iraníes, eso lo tengo clarísimo). Los ignorantes o malintencionados como 6, 7, 8 solo confunden más a la gente desinformada. No me sorprendería que la mayoría de los kirchneristas a estas alturas piensen que la bomba en la AMIA la puso el Fino Palacios, o que la AMIA se cayó porque Macri construyó mal la obra del metrobús al lado, o que fue una conspiración de Magnetto y la Corpo mutante, o que a los judíos nos gusta ponernos bombas para culpar diez años después a los pobres, inocentes, pacíficos y respetuosos ayatolás iraníes. Después de todo, en ese programa todo es “opinable”, la palabra de Interpol y el juez de la causa vale lo mismo que lo que piense Cynthia García o algún chavista resentido, no existen pruebas judicializadas en un dictamen impecable de 802 páginas donde se explica cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores., etc, etc, etc. En ningún momento del programa oficialista escuché la palabra “Nisman” o “dictamen”… NI UNA SOLA VEZ. Una vergüenza total. Esa gente – no Timerman ni los funcionarios más importantes del gobierno – es la que me hace desconfiar de las intenciones del gobierno argentino en este memorándum, además de su falta de profesionalismo periodístico. ¿Saben por qué Irán “castigó” a la Argentina de esa forma? Porque Menem, al acercarse a los EE UU, decidió suspender la transferencia de tecnología nuclear al país persa. ¿Y sabes por qué el gobierno de Menem encubrió el atentado cometido por Irán, querida Cynthia? Por dinero (Cavallo no quería perder uno de los principales mercados luego de la caída de la URSS, donde la Argentina podía vender granos) y por miedo (Di Tella no quería que pongan una tercer bomba). En el caso de ustedes, es peor: encubren/exculpan/minimizan/protegen al asesino por simple ideología perversa. Ni siquiera el odio más profundo a los Estados Unidos, puede justificar una alianza con el régimen más misógino, troglodita, terrorífico, fundamentalista, teocrático y peligroso de este mundo. Solo por tu maquillaje te podrían arrestar, torturar o asesinar en Irán.

Por otra parte, mal que le pese a algunos e independientemente de los intereses políticos que lo motivaron, el programa de van der Kooy me pareció excelente, preciso y esclarecedor. Estuvieron invitados los senadores Samuel Cabanchik y Gerardo Morales, un abogado constitucionalista y asesor de la DAIA (no recuerdo si era Sabsay u otro, por favor si alguien encuentra el programa subido a la Web que me avise), Alberto Fernández, Sergio Bergman y Luis Czyzewski, familiar de una víctima (la hija murió en el atentado). Todos me parecieron muy claros y honestos, aunque no me gustó un momento en el que Morales parecía interesado únicamente en votar en contra de la iniciativa del gobierno por cuestiones políticas, en vez de preocuparse de si era conveniente o no votar a favor, siempre y cuando se agregue una aclaración en el punto 5 del memorándum especificando que será una indagatoria por parte del juez y fiscal de la causa según el código procesal argentino, como proponía el senador Cabanchik. Como dije anteriormente, todos los invitados aportaron lo suyo (si lo subieron a Youtube, por favor avisen). Además me pareció muy emotivo cuando Alberto Fernández reveló haber sido el profesor de la hija de Luis. Todos los invitados me convencieron de que actúan por el bien de la causa y condenan al Estado terrorista que cometió la masacre. Pero el que me pareció más brillante, preciso y esclarecedor fue Luis Czyzewski quien, luego de hacer una breve introducción sobre el día en que ocurrió el atentado, brindó una explicación que terminó contestando negativamente la pregunta que yo hice al principio del post, razón por la que él se opone al memorándum: los iraníes podrían lograr que se levanten las circulares rojas de Interpol, independientemente de lo que decida el juez de la causa luego de tomar declaración indagatoria a los imputados. Y al final, tendrá razón Israel, la DAIA, la AMIA, la oposición, la mayoría de los judíos argentinos y en parte Memoria Activa: no tiene sentido negociar con Irán, salvo que haya un acuerdo por escrito donde haya cláusulas legales muy específicas, no un documento vago y ambiguo lleno de lagunas como el memorándum actual, con más agujeros jurídicos que un colador. Como dije en el post anterior, espero que por el bien de la causa, estemos equivocados en nuestro pesimismo. Espero que el fiscal Nisman pueda sacar algo bueno de todo esto. Que D’s nos ampare.

Y me gustaría que, al igual que Burstein increpara en el acto de julio del 2011 a Pepe Eliaschev por decir una verdad, haga lo propio con Verbitsky por difamar al fiscal Nisman en Página/12. Porque la estrategia de la izquierda es la siguiente: buscan cualquier dato (verdadero, falso o sacado de contexto, no importa) para endilgarle la etiqueta de “pro-yanki” a cualquiera que no les guste, entonces evitan tener que entrar a discutir el “detalle” de si esa persona en cuestión tiene o no tiene razón. La verdad y la justicia poco les importa.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: