Sobre la liberación de asesinos convictos a cambio de negociar con los palestinos

Los más de cien terroristas presos que serán liberados por Israel a cambio de nada (otra vez lo mismo), son prisioneros juzgados y sentenciados antes de los Acuerdos de Oslo en 1993, por ende todos ellos condenados a cadena perpetua por tener las manos manchadas de sangre y ser autores directos de asesinatos y crímenes horribles, en su enorme mayoría contra civiles inocentes o soldados desarmados. Según las encuestas, casi el 85% de los israelíes se opone a esta liberación de terroristas (especialmente los familiares de las víctimas de esos asesinos), a tal punto que motivó una carta del Primer Ministro al público. Pues resulta que en la lista de los presos que serán liberados se encuentran 19 árabes con ciudadanía israelí. Ron Ben-Yishai escribe al respecto:

La decisión de liberar asesinos que son ciudadanos del Estado de Israel y permitirles regresar a sus hogares causa un daño severo a la soberanía israelí y el sistema judicial del que tan orgulloso está el país. Se puede esgrimir el argumento de que existen precedentes y que los asesinos de civiles israelíes han sido liberados en el pasado durante varios intercambios de prisioneros, pero esta vez se hace por rendición a la presión de la Autoridad Palestina, no una organización terrorista, como fue en el pasado.

La AP se está convirtiendo en el cuerpo representativo de los árabes israelíes – tanto legal como diplomáticamente.

Y si los yankis quieren liberar presos para congraciarse con los palestinos, que liberen a Sirhan Sirhan… o a Jonathan Pollard, que no mató a nadie.

La respuesta a la carta de Netanyahu se puede leer aquí. Les muestro solo un fragmento:

Cuando los palestinos quieran paz, no tendremos que comprarla. Y mientras estemos dispuestos a pagar un precio como este, ellos ganarán. La sangre en sus manos permanece.

¿Cuántos terroristas árabes y asesinos deberían haber sido linchados en el acto como sucedió con Eden Natan Zada? (un judío de 19 años que mató a cuatro árabes y luego los habitantes de Umm al-Fahm lo mataron a golpes habiendo sido arrestado y esposado por la policía) Digo yo… para qué los terroristas árabes son arrestados por Israel, enjuiciados con todas las garantías del debido proceso y condenados como manda la ley… solo para ser liberados unos pocos años después por el gobierno.

Pobrecitos asesinos palestinos… los liberan antes de que puedan obtener un doctorado en la cárcel israelí (con los impuestos de los contribuyentes, claro está). A veces no se si reír o llorar.

Lamentable, una afrenta a la justicia y la dignidad humana más elemental, además de ser una traición a las víctimas y sus familias. Hubiera preferido que congelaran la construcción en los asentamientos.

Una lección importante: solo somos judíos

De “La Causa AMIA está en Pañales” a “La Causa AMIA ya no Existe”

 

Reproduzco íntegramente mi post al respecto de los actos del año pasado, y agrego que con el infame Memorándum de Entendimiento (osea, entendamos a los asesinos), la Causa AMIA ya no existe. Así que ahora al menos ya no podrán decir que la causa esta en pañales, sino que ya no está. Pero aunque no se quiera reconocer quienes son los autores del atentado (Leáse la Teocracia Totalitaria de Irán), la realidad no se altera.

—————————————————————————-

La frase que titula el post es la frase de moda desde hace años entre periodistas, gente de a pie, politicos, judios varios y, para mayor verguenza, dirigentes comunitarios. “La Causa AMIA está en Pañales“, repiten, aun cuando ya se sabe quien hizo el atentado, de donde salio, quien lo ayudo, como lo hizo, quien dio la orden, donde la prepararon, quienes tomaron las decisiones operativas, etc (tal como se describio en un panfleto que la Juventud Judia de Rosario difundio en esa ciudad hace unos años). Pero no, “La Causa AMIA está en Pañales”. Si, señores, por si no se entendio: “La Causa AMIA está en Pañales”.

Analicemos que quiere decir esto. ¿Quien usa pañales? Pues, los bebes. Claro, los bebes usan pañales, y los usan porque son pequeños y aun no pueden controlar determinadas cuestiones fisiologicas, por decirlo de alguna forma. Pero, ¿Que mas hacen los bebes? Gritan, lloran, patalean. En especial cuando quieren algo que los padres se niegan a darles. Ellos lloran y pretenden con su llanto extorsionador de la ternura de sus padres, conseguir sus objetivos. Basicamente son los bebes los que repiten una y otra vez que quieren algo, y solo por el hecho de quererlo creen tener derecho al objeto de su deseo. ¿A que viene todo esto? Pues a algo muy sencillo, los unicos que estan en pañales son quienes repiten una y otra vez que la causa AMIA esta en pañales. Y dejeme repetirlo de nuevo: los unicos que estan en pañales son quienes repiten una y otra vez que la causa AMIA esta en pañales.

Una vez mas para que se entienda: los unicos que estan en pañales son quienes repiten una y otra vez que la causa AMIA esta en pañales. Y, la pregunta es: ¿por que estan ellos en pañales? Pues porque ellos quisieran que la causa este en pañales para no tener que hacerse responsables de responder apropiadamente a las consecuencias logicas de aceptar que es Iran el que esta detras del ataque. Por eso gritan y patalean, como bebes, que “La Causa AMIA está en Pañales”. Y eso seria:apoyar al fiscal Nisman y la UFI en todo medio posible, concentrarse en denunciar a Iran, que es lo fundamental, y dejar a un lado esa idea secundaria de la “conexion local” que no es otra cosa que Rabbani, exigir al gobierno el cese de relaciones inmediatamente con dicho pais, etc. Pero para esta gente, que grita como un bebe “la conexion local, la causa AMIA esta en pañales, Telleldin, Beraja, etc, etc, etc.“, es una excusa para racionalizar su negacion del hecho visible con una transparencia cristalina de que ”La Causa AMIA NO está en Pañales”. Los que estan en pañales, y gritan como bebes, son quienes repiten eso. Y en el camino, Iran queda impune.

Hoy recordemos quienes fueron los responsables del atentado, porque tienen nombre y apellido:

Ali Akbar Hashemi Bahramie Rafsanjani (Presidente de Iran 1989-97’), Ali Fallahijan (Ministro de Informacion y Seguridad de Iran 1989-97’), Ali Akbar Velayati (Ministro de RREE 1981-97’), Mohsen Rezai (Comandante de las Guardias Revolucionarias 1981-97’), Imad Fayez Moughnieh (Jefe de Seguridad Exterior del Hizballah),  Ahmed Reza Ashgari (Tercer Secretario de la Embajada de Iran 1991-94’), Ahmed Vahidi (Comandante de Las Fuerzas Quds 1989-98’) y Mohsen Rabbani (Agregado Cultural de la Embajada de Iran en el país 1994-98’).  Este ultimo fue quien organizo el atentado en la Argentina y quien consiguió la Traffic para que Ibrahim Hussein Berro, el terrorista suicida del Hizballah, se explote en la AMIA.

Y a las victimas, Z”L. Habrá Justicia.

———————————————————————–

Pero…”La Causa AMIA está en pañales” (y ya ni existe).

Los culpables, mientras tanto, se ríen en nuestra cara.

Flashvals de Tchaicovsky en el Hospital Hadassah

https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=tzwWskM4hN8

40 estudiantes de la Academia de Música y Danza de Jerusalén hacen un flashvals de Tchaicovsky en el Hospital Hadassah.

Una muestra a pleno de la creatividad y del talento de invidivuos en  la sociedad israelí.

La “injusta ocupación israelí” de tierra musulmana

israeli occupation

Aquí podemos apreciar el tamaño de ese “malvado proyecto expansionista, imperialista, colonialista, ladrón y expropiador” que es Israel. Un país que  utiliza el 1/500 del espacio del “vecindario”.

De cualquier manera, y aparte de la ironía de la imagen, la causa de Israel no es cuestión de tamaño. Es cuestión de Justicia. Israel no está “ocupando tierras ajenas” en su establecimiento como país. Israel está donde está por derecho propio. Se encuentra en su propia tierra.

Uprising – Rebelión en Polonia

Uprising – Rebelión en Polonia
Película del Levantamiento del Ghetto de Varsovia, uno de los episodios más heroicos que he conocido en mi vida.
Honor Judío. Impresionante.


Los escalofríos de Cristina

1373400570_extra_big

A la presidente argentina le “corrió frío por la espalda” cuando se enteró por medio del ex-espía Snowden que EE UU espíaba a países sudamericanos para obtener información sobre energía y narcóticos en México, petróleo y compras militares de Venezuela o estar al tanto de los movimientos de las FARC en Colombia. OK, es entendible. Se puede tomar como una injerencia en la soberanía de otros países. Pero yo me pregunto… ¿por qué Cristina Kirchner no dijo que “le corrió un frío por la espalda” cuando la propia justicia argentina acusó a Irán de haber establecido bases de inteligencia en toda Latinoamérica para cometer atentados terroristas como el de 1994 que mató a 85 personas en Buenos Aires? ¿Será porque ya se quieren sacar de encima al fiscal Nisman?

Quince segundos

sderot_2298a

Por Jorge Marirrodriga

Quince segundos es aproximadamente el tiempo que un lector emplea en leer una frase como esta tres veces. Pero para un millón de civiles en el sur de Israel es el lapso de tiempo que, desde hace 12 años, tienen para buscar refugio cuando suena una sirena. De día o de noche. En cualquier momento. Doce años organizando la vida cotidiana en torno a esos 15 segundos. La compra diaria, el traslado al colegio o un simple paseo. Cuando suena la sirena es seguro que a los quince segundos (tres frases) se oirán al menos dos explosiones. No hay un objetivo militar designado, ni un lugar seguro donde las bombas no caerán. Da igual un descampado, el patio de una guardería, una vivienda o un aparcamiento. El ataque es aleatorio con un solo denominador común: es contra población civil.
Basta darse una vuelta por ciudades como Sderot o Ashkelon para confirmar que el ser humano se adapta a todo tipo de situaciones. Todas las paradas de autobús son refugios, en los parques infantiles algunos de los columpios pintados con colores chillones son refugios, todas las viviendas tienen un anexo con una mínima ventana. Refugios. Los colegios tienen unos descomunales techos de hormigón y los patios de recreo son interiores. Refugios.

Los habitantes de Sderot saben quién les dispara según el color de los restos del cohete.
Las personas que viven esta situación cotidiana, muchas de las cuales son adolescentes que no han conocido otra cosa en su vida, habitan en el interior de las fronteras delimitadas para Israel por Naciones Unidas en 1947. Y son de cualquier religión o grupo. Judíos o musulmanes, comerciantes o beduinos, escolares o jubilados. Hasta inmigrantes indocumentados. Civiles. Nadie puede acusarlos de ocupar nada ni de disparar contra nadie. Son civiles que viven de acuerdo a la legalidad internacional. Y son civiles que en doce años apenas han conocido un periodo de 60 días seguidos en los cuales no cayó ningún cohete.
Al igual que en otros lugares se pueden identificar las líneas de autobús o del metro por sus colores, los civiles de Sderot saben quién les dispara según el color de los restos del cohete. Verde, amarillo o negro tienen un significado muy preciso: Hamás, Yihad Islámica, Al Qaeda y otra miríada de organizaciones para las que la palabra negociación ni siquiera existe y la palabra paz pasa necesariamente por el aniquilamiento del Estado instituido por Naciones Unidas en el que viven ese millón de civiles bajo el fuego.
La cuestión es que cuando se colocan sobre la mesa todos los condicionantes que pueden impulsar un proceso de paz entre Israel y los palestinos se tiende a olvidar esos 15 segundos como si fueran un asunto menor. Curiosamente, muchos de quienes proponen soluciones los consideran una parte prescindible de la ecuación. Y cuando los ataques con cohetes se producen contra Jerusalén o Tel Aviv, como de hecho ha sucedido ya, se consideran una mera anécdota. Y un millón de civiles bajo fuego constante merecen, al menos, que se repare en ellos. Aunque sea durante 15 segundos.


Sobre el Dr. King y su apoyo a Israel

Leer más

A %d blogueros les gusta esto: