Negacionismo y cuestionamiento

Fragmento de mi artículo “Negacionismo y cuestionamiento” en donde escribo sobre por qué no hay equivalencia entre cuestionar fundadamente la cifra de 30000 desaparecidos en Argentina y el negacionismo de la Shoá.

 

Las intenciones de los maliciosos negadores de la Shoá no tienen nada que ver con las de investigadores serios que cuestionen la cifra de 30000 desaparecidos en aras de hallar la verdad sin una motivación política espuria por detrás. Los primeros tienen varios móviles:
A) Desacreditar la creación del Estado de Israel. Entienden (equivocadamente) que es un regalo al pueblo judío por el exterminio sufrido. Lo que los lleva a pensar que negar el genocidio es socavar la base de legitimidad del Estado Judío: no hay exterminio, no hay Estado que regalar.
B) Limpiar el nombre del nazismo. Si el nazismo no cometió las atrocidades denunciadas, no hay que culparlo ni repudiarlo. Por lo tanto, el camino está allanado para volver sin ser mal visto.
C) Lavar las culpas de la judeofobia europea. El odio subsistente impide el análisis objetivo de la realidad, y el rencor prolongado no quiere saber de arrepentimientos o de exámenes mirándose al espejo. La culpa de lo que les pasó a los judíos, es de los judíos.
D) El lucro por practicar la judeofobia. Los mitos y resentimientos antijudíos hacen que siempre haya un público dispuesto a consumir judeofobia, y varios oportunistas ven aquí la posibilidad de ganar dinero vendiendo buzones a ingenuos predispuestos a tragarse cualquier palabrerío que acuse a los judíos.
Los segundos, por el contrario, arrojan luz sobre las mentiras izquierdistas y oficialistas, las cuales pretenden:
A) Hacer pasar a terroristas montoneros como simples personas víctimas de desapariciones.
B) Tergiversar ejecuciones internas de grupos terroristas y mostrarlas como terrorismo de Estado.
C) Inflar números para llamar la atención internacional.
D) Dibujar cifras más impresionables que las comprobables para sentirse con más espalda a la hora de llevar a cabo proyectos políticos partidarios fundamentados precisamente en la espectacularidad de los números.

Artículo completo puede leerse aquí.

Anuncios

Una respuesta

  1. No puedo entender a que apunta este comentario. Como yo lo veo, intenta comparar dos situaciones que no lo admiten. En una se plantea la negación del Holocausto; en la otra se afirma “no hubo tantos desaparecidos en Argentina”. Peras con manzanas, como quien dice. Porque se podrían comparar dos negaciones: “no hubo Holocausto” y “no hubieron desaparecidos”. O dos evaluaciones: “hubo un Holocausto pero las víctimas no fueron seis millones sino menos” y “hubieron desaparecidos pero no fueron treinta mil sino menos”. No entro a discutir la veracidad o la lógica de cada una de esas afirmaciones por separado; digo que el autor del artículo pretende comparar “peras con manzanas” (y perdón por repetirme).
    Eddie

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: