El enemigo es la izquierda (en todo Occidente)

Ex canciller británico: El dinero judío “infinito” impide la paz en el Oriente Medio

Ex canciller británico: El dinero judío infinito impide la paz en el Oriente MedioEl ex secretario de Exteriores británico y diputado laborista, Jack Straw, efectuó declaraciones absolutamente antisemitas durante un debate parlamentario en el Reino Unido. Al señalar su opinión sobre los obstáculos para conseguir la paz en el Oriente Medio, Straw manifestó que los “ilimitados” fondos que disponen las organizaciones judías y AIPAC (el lobby norteamericano pro-israelí) en los Estados Unidos son empleados para controlar y desviar la política norteamericana en la región.

Straw, quien se desempeño como ministros de Exteriores durante el gobierno de Tony Blair entre 2001 y 2006, añadió que la “obsesión” de Alemania en defender a Israel también contribuye al fracaso en conseguir la paz.

El ex funcionario británico realizó estos comentarios durante una Mesa Redonda del Foro sobre Diplomacia Internacional en la Cámara de los Comunes. Durante el debate, como era previsible el embajador de la Autoridad Palestina en Londres se sumó a la orgía difamatoria y acusó a Israel de “genocidio cultural” y de “limpieza étnica”.

La ex diputada del laborismo israelí (y luego del partido Atzmaut), doctora Einat Wilf, que participó en el foro expresó

en su página de Facebook que “fue horrible escuchar al ex secretario británico”. “Sus comentarios reflejan un prejuicio de la peor calaña. Nosotros estamos acostumbrados a escuchar acusaciones sin fundamentos de los representantes palestinos pero yo pensé que los diplomáticos británicos, inclusive los anteriores, tenían aún la capacidad de articular algo de pensamiento racional”.”Durante el debate reiteré que el origen del conflicto yace en la negativa de los árabes y los palestinos a aceptar los legítimos derechos del pueblo judío a un estado propio; y mientras esa disposición siga ausente no habrá una verdadera solución”.La ex diputada destacó de que “al menos con el representante palestino podía acordar que ambos queremos un divorcio rápido”.

Mientras tanto, se ha reportado que Straw declinará como miembro del parlamento en las elecciones generales de 2015. Algunos observadores sostienen que tal vez por eso está exteriorizando ahora lo que siempre pensó.

Straw ha recientemente expresado su visión favorable sobre el nuevo presidente iraní, Hassan Rohani, indicando a la cadena de noticias CNN que “se puede hacer tratos con él; y hemos podido hacer tratos con él”. El veterano líder del laborismo, partido que en Reino Unido se encuentra en la oposición, indicó sobre el liderazgo de Teherán que “creo profundamente que esta es una nueva oportunidad para negociaciones adecuadas”.

Fuente: AURORA

El dinero judío “infinito” impide la destruccion de Israel. Eso debería haber dicho el repugnante nazibolchevique inglés, en vez de hablar de “paz en Oriente Medio”.

Anuncios

8 comentarios

  1. Las declaraciones de este tipo revelan, sin duda, que es un imbécil, un malvado o ambas cosas. Lo que me resulta extraño es que sirvan para un encabezado que dice “El enemigo es la izquierda”. Que este tipo Straw tenga ideas de izquierda es altamente dudoso. Y aún si las tuviera, que las estupideces que dice se deban a ideas izquierdistas ya no es dudoso sino imposible. El antisemitismo es incompatible con la izquierda auténtica. Ya lo dijio Lasalle (creo que fue Lasalle): “El antisemitismo es el socialismo de los tontos”.

    • Ojalá el laborista Straw fuera una excepción entre la izquierda de los países occidentales. Pero me temo que la excepción es precisamente lo contrario. Y para que conste, cuando hablo de nuestros enemigos en la derecha, me refiero directamente a la ‘extrema derecha’ (ultranacionalistas, racistas, fascistas, etc), pero no hago referencia a la ‘extrema izquierda’ cuando hablo de los enemigos de Israel, sino simplemente ‘izquierda’.

  2. No me cabe ninguna duda de tu sinceridad. Como dicen los abogados: “A confesión de parte, relevo de pruebas”.

  3. Desde Lenin es lícito preguntarse ¿Qué es la izquierda? Y desde Stalin la repuesta suele ser: una corriente que en nombre de la libertad y/o los derechos sociales apoya o establece los regímenes mas restrictivos, discriminatorios y clasistas del planeta y que no se diferencia de la derecha mas que en que, en que, lo siento, no se me ocurre nada que los diferencie.

    Y si alguien tiene dudas que vea el apoyo que las corrientes “progresistas” ¡¿?! prestan a los regímenes y sistemas sociales mas brutales y opresivos del planeta como son las teocracias mahometanas, por no hablar de alguna dictadura bananera que otra o de las nuevas formas del estalinismo.

    Resulta terrorífico que alguien con semejantes esquemas mentales pueda ser elegido diputado y haya podido ser Secretario de Exteriores. Es algo que descalifica a su partido

  4. Lo que impide la paz en Oriente Medio es el casi infinito dinero de los petródolares empleado para apoyar a los terroristas y difundir todas las formas concevibles de antisemitismo a nivel mundial.

    En los EE.UU. es perfectamente legal y admisible la existencia de grupos (lobbys) encargados de la defensa de intereses concretos, de particulares, corporaciones incluso otros estados.El presentarlo como algo ilegal, misterioso o anómalo es o ignorancia o deseos de confundir transmitiendo información errónea.

    Existe un lobby proIsrael como existen lobbys anti-Israel o pro-mahometanos.

    Aunque el lobby proIsrael lo quisiera, sus fondos no son infinitos. No solo eso, gracias a los petrodólares, los lobbys antiIsrael disponen de una capacidad económica mucho mayor. El dinero puede influir, pero no es determinante, por muchos petrodólares que se tengan, y seguramente eso es lo que debe amargar la vida a gente como ese sujeto, a la larga, los valores culturales tienen mas peso, al menos entre la masa de la población, la cual es perfectamente consciente de que tanto en el caso yanki, como en el europeo, existe mucha mas afinidad entre sus modos de vida y sus escalas de valores con Israel que con cualquier país mahometano.

    Por otra parte, ciertamente, la ayuda de los judíos de todo el mundo es una ayuda valiosísima para la supervivencia de Israel, y no solo la económica, no se puede olvidar, por ejemplo a los machalniks, pero por sí sola sería tan insuficiente como lo es la mucho mas cuantiosa tanto en términos materiales como humanos con que cuentan los mahometanos.

    Si Israel sobrevive es gracias a la superioridad ética, a la determinación, al valor y al patriotismo de sus ciudadanos cuya maxima aspiración colectiva no es exterminar a nadie sino regenerar y hacer prosperar su país. Frente al fanatismo y el resentimiento de quienes se creen con derecho a tenerlo todo sin tener que hacer mas que tomarlo porque un bandolero árabe así lo dijo hace varios siglos se alzan quienes saben que lo que tienen lo han conseguido con su esfuerzo y están decididos a defenderlo.

    Lo que impide que Israel sea destruído es que “…de la sangre y el fuego y las lágrimas y las cenizas, ha nacido un nuevo ejemplar de ser humano, un tipo completamente desconocido en el mundo durante mas de dieciocho siglos: “el JUDIO COMBATIENTE”. Este judío a quien el mundo consideraba muerto y enterrado para siempre, ha resucitado. Porque ha aprendido aquella “sencilla verdad” de la vida y de la muerte, y nunca volverá a caer al pozo y desvanecerse de la faz de la tierra….” (Menahem Begin, Introducción a “La Rebelión, historia del Irgún” edición española Plaza&Janés).

    • Totalmente de acuerdo. De hecho, según varias fuentes de información, el lobby saudita es dueño de aproximadamente el 6% de EE UU. De todas formas no me atrevería a comparar el apoyo a Israel entre el público estadounidense con el europeo. No tiene nada que ver uno con otro.

      Los americanos apoyan a Israel porque QUIEREN (sí, principalmente los cristianos), por cuestiones ideológicas, geopolíticas, históricas, culturales y morales. Eso se manifiesta especialmente en el Congreso, representante del pueblo. Pero además porque les conviene, mucho más de lo que la gente imagina. Con la información de inteligencia que le provee Israel a los EE UU, se pueden evitar montones de atentados terroristas en suelo norteamericano o contra objetivos de ese país en el mundo. Eso por no mencionar el interés estratégico, militar, político, etc. Respecto al apoyo y simpatía por Estados Unidos entre el público israelí, los porcentajes son mucho mayores. Uno de los pocos países en el mundo que se podría llamar auténticamente “pro-americano” es Israel. Con el agregado de que, a diferencia del caso con otros aliados, ninguna madre estadounidense tiene que arriesgar la vida de su hijo para proteger al Estado hebreo… los israelíes se protegen solos y luchan sus propias guerras, y muy bien por cierto.

      Contrariamente al pensamiento antisemita, el pueblo judío y el sionismo se caracterizaron por ser movimientos débiles, pero aún así cosecharon simpatías entre el pueblo americano desde sus orígenes. Esta simpatía siempre estuvo presente, aunque por intereses geopolíticos recién se fortaleció y plasmó en ayuda militar y económica concreta desde fines de la década del ’60 o principios del ’70.

      Las relaciones especiales de Israel con Estados Unidos no pueden explicarse tan solo en términos materiales o estratégicos, ni por la mera influencia del mitológico “lobby judío”. Ningún grupo de presión, por más poderoso que sea, puede doblegar la voluntad de una nación y desviarla de su curso natural o intereses básicos. ¿O acaso la opinión pública norteamericana simpatiza con Arabia Saudita por ser un país aliado por conveniencia? (les aseguro que no). El sionismo gentil en Estados Unidos ha sido en todo momento al menos tan poderoso, activo y enérgico como el judío. En verdad no existe nada en el sistema internacional que se parezca a la relación única entre Estados Unidos e Israel. A los detractores de esta enigmática alianza les cuesta creer que el significado de Israel para los estadounidenses sea ante todo sentimental, y el compromiso con su supervivencia un voto moral, en ocasiones un acto de caballerosidad. Para muchos estadounidenses, Israel es la recreación de su propia historia. El colono judío que echa raíces en una tierra yerma y un entorno hostil contra todas las adversidades, y el espíritu pionero de una nueva nación israelí formada por un pueblo perseguido en busca de libertad, caló hondo en la mentalidad estadounidense y le recordó sus propios orígenes y juventud. Para muchos, la lucha sionista por Palestina no difería del combate que las colonias americanas llevaron a cabo, tanto contra la población indígena, como contra el Imperio británico. Nación de fieles de misa y lectores de la Biblia, que valoraban al pueblo del Libro con su historia y no solo al Libro como mera abstracción, los estadounidenses asistieron con admiración el revivir de la nación bíblica en Tierra Santa. Esta conexión bíblica a buen seguro era más fuerte en el caso de los fundamentalistas cristianos, pero nunca fue exclusiva de ellos.

      De todas formas, el apoyo entre los americanos no se puede dar por sentado. Si bien la mayoría es pro-israelí, también hay lobbies (como BDS) que presionan hacia el lado contrario y, para nuestra indignación, tienen un público receptivo en algunas zonas de los estados hippies de Washington, Oregon y California. Por eso es importante que judíos y cristianos pro-israelíes sigan trabajando en organizaciones maravillosas como United with Israel y tantas otras.

      Respecto a la diáspora judía, no es lo que era antes. Por ejemplo, en los inicios de la independencia hebrea, si no fuera por el dinero de los judíos norteamericanos, los voluntarios majalniks que aportaron su valiosa experiencia (especialmente los pilotos de combate) y las armas checoslovacas, dudo que Israel existiría hoy en día. No obstante ello, las cosas han cambiado. Actualmente los israelíes no son ese pobre primo que vive en mitad del desierto y si no lo ayudamos desde la Diáspora en cualquier momento los árabes lo echarán al mar de un manotazo. Israel es autosuficiente desde el punto de vista económico, político y militar (aunque en el plano diplomático la alianza con EE UU es importante). Por el contrario, son los judíos diaspóricos ese pobre primo al que Israel envía dinero, shlijim y protección para que pueda sobrevivir como judío y mantener su cultura.

      “Desde el fondo de la podredumbre y ceniza, nacerá una nueva generación: Sabia, generosa y cruel.” (Shir Betar)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: