Munich y Ginebra

Aclaración: Este artículo fue publicado poco antes del acuerdo firmado en Ginebra entre Irán y el grupo P5+1, pero claramente mantiene su vigencia

Por Jaime Einstein

Chamberlain Kerry Zarif Hitler 611

En septiembre de 1938, las grandes potencias mundiales se reunieron en Múnich para discutir una crisis fomentada por Adolfo Hitler con la única democracia existente en el centro de Europa, Checoeslovaquia.

Checoeslovaquia, creada después del colapso del Imperio Austro-Húngaro al terminar la Primera Guerra Mundial, era un estado plurinacional y democrático. Dentro de sus fronteras vivían unos 3 millones de alemanes étnicos, que gozaban de ciudadanía checoeslovaca y de representación en el Parlamento de Praga. Todos los vecinos de Checoeslovaquia eran dictaduras de derecha, simpatizantes ideológicamente con la Italia fascista y la Alemania nazi. Varios de estos vecinos tenían reclamaciones territoriales y étnicas contra la democracia en Praga, pero estaban disuadidos a hacerlas valer debido a que los checoeslovacos poseían uno de los ejércitos más eficientes y bien armados del área centro-europea. Además, los checoeslovacos tenían un acuerdo de alianza con Francia, que a su vez era aliada del Reino Unido.

Hitler organizó a los alemanes dentro de Checoeslovaquia en un fuerte partido nazi local… se inventó una entidad étnica ficticia, los “Sudetes” Alemanes (hasta que los nazis crearon esta categoría, los habitantes de las zonas fronterizas entre Bohemia, hoy República Checa, Austria y Alemania, eran simplemente “alemanes ciudadanos checoeslovacos”). Estos “Sudetes” comenzaron una campaña a favor de “reunificarse” con sus hermanos germanos en Alemania y Austria (esta última ya había sido anexionada al Reich Nazi).

Checoeslovaquia y su presidente, Edvard Beneš, amparados en sus fuerzas armadas y su alianza occidental, rehusaron ceder ante las presiones germanas. No iban a conceder un ápice de su territorio o soberanía nacional. La defensa de todo el país dependía de las fortificaciones fronterizas con los nazis, ceder esos territorios dejaría al país inerme y causaría su desmembramiento.

Las fuerzas de seguridad de Praga se movilizaron contra los agitadores “sudetes”, encarcelando a muchos de ellos. Hitler amenazó con invadir Checoeslovaquia para “proteger los legítimos intereses de los oprimidos alemanes sudetes”.

Los generales alemanes estaban consternados con estas amenazas, sabían que Alemania todavía no estaba lista para una guerra mundial, ya que la alianza entre Praga y París hubiera provocado una conflagración global. Es más, las propias fuerzas armadas checoeslovacas hubieran representado un fuerte desafío a Alemania. No hay duda de que los nazis, eventualmente, habrían triunfado si invadían a su vecino democrático, pero no hubiera sido un paseo. Los tanques checoeslovacos eran mejores que los alemanes, y la fuerza aérea de Praga era eficiente y moderna.

Las potencias occidentales, el Reino Unido y Francia, aunque más fuertes que el estado nazi, estaban aterrorizados ante la idea de ser arrastrados a otra guerra mundial. Las horripilantes pérdidas causadas por la Primera Guerra Mundial y la aún imperante crisis económica mundial, servían de motivación para tratar de apaciguar al dinámico y resurgente gigante teutón. Hitler era un excelente jugador de póker político y un matón por excelencia. Nadie hacía mejores faroles que el Führer.

Amedrentado, Neville Chamberlain, premier británico, se reunió con su colega galo, Daladier, y acordaron en reunirse con Alemania nazi y la Italia de Mussolini en Múnich. Checoeslovaquia ni siquiera fue invitada a esta cumbre en la que su futuro sería decidido por las potencias, incluyendo a sus “aliados”.

Checoeslovaquia fue vilmente traicionada en Múnich. Sus “aliados” anglo-franceses cedieron ante todas las demandas de Hitler y acordaron en que las zonas “sudetes” fronterizas entre Bohemia, Alemania y Austria deberían ser cedidas a los nazis, en nombre del “derecho a la autodeterminación” de sus habitantes germanos. Chamberlain regresó a Londres, con su paraguas en una mano y en la otra el papelillo firmado por Hitler, que prometía que ya no tenía más ambiciones expansionistas. El apaciguador británico declaró “peace in our time” (“paz en nuestro tiempo”).

Las intenciones “pacíficas” de Alemania e Italia se lucían en España. La Guerra Civil española todavía seguía derramando sangre por toda la Península. La Legión Cóndor nazi y el ejército italiano de Mussolini continuaban sus operaciones militares contra una República española que colapsaba, sin ayuda de las democracias.

La República checoeslovaca tenía dos opciones, ambas terribles. Podían negarse a aceptar el dictado de Múnich y resistir por las armas contra una segura invasión nazi o claudicar ante la presión internacional, y contemplar la destrucción del país. El traicionado presidente Edvard Beneš sabía perfectamente que su país tendría que luchar solo, sin aliados. Hitler usó sus conexiones con el partido nacionalista eslovaco en Bratislava, a la sazón dirigido por un cura clérigo-fascista, el monseñor Tiso, para provocar la secesión de Eslovaquia, como “estado independiente”, aliado a Alemania. Polonia y Hungría se disponían a cortar jugosas lascas de su desafortunado vecino.

Beneš renunció y se marchó al exilio. Checoeslovaquia cesó de existir. Menos de un año más tarde, Hitler se olvidó del papelito firmado con Chamberlain, invadió a Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué tiene que ver el malhadado acuerdo de Múnich de 1938 con la reunión de cumbre en Ginebra, entre Irán, los EEUU, el Reino Unido, Francia, Rusia, la Unión Europea y Alemania? Pues mucho más de lo que parece a simple vista.

En ambos casos, en la Europa Central de los 1930 y en el Oriente Medio de nuestros días, sólo existía una entidad democrática: Checoeslovaquia en Europa central, Israel en el Levante. Ambos países han compartido la desdicha de estar rodeados de dictaduras hambrientas de poder y expansión. Ambas naciones han tenido que enfrentar el reto de convivir con ideologías totalitarias, opresoras y asesinas: el nazismo alemán y el islamismo. En ambos casos el mundo estaba sumido en una depresión económica y las democracias dirigidas por líderes claudicantes y apaciguadores.

Nadie estaba dispuesto a llamar al pan, pan, y al vino, vino. Hitler y Mussolini eran ampliamente admirados por numerosos intelectuales y movimientos populistas en casi todo el “mundo civilizado”. Los que no admiraban a los dictadores de la derecha, admiraban al igualmente asesino y sangriento Stalin, que mataba a sus millones de conciudadanos en el “paraíso del proletariado” que era la U.R.S.S. Muy pocos europeos sentían afinidad por la aislada democracia checoeslovaca. El totalitarismo era visto como “la ola del futuro”. La democracia era considerada caduca y aberrante. Cualquier parecido con la simpatía de la “progresía” occidental de hoy día por los movimientos islamistas no es pura coincidencia. El paralelo entre el crecimiento masivo de los grupos “populistas” en Europa y los EEUU hoy día con los pujantes partidos fascistas en la década de los 30 del siglo pasado tampoco son casualidades.

Motivado por su hambre expansionista, Hitler creó una etnia inexistente… los “alemanes sudetes”. Esta creación ficticia tenía un propósito, liquidar a la democracia checoeslovaca. Cualquier parecido entre este engendro hitleriano, y la súbita apariencia de un “pueblo árabe palestino” después de la Guerra de los Seis Días en 1967 tampoco es una coincidencia… ya lo decía el sabio Salomón, no hay nada nuevo bajo el sol.

En nuestro flamante siglo, el tristemente recordado Mr. Chamberlain se ha reencarnado en el Secretario de Estado de los EEUU, John Kerry (sin el paraguas, que sepamos). Este acaudalado caballero de Massachusetts aparentemente considera que ha llegado el momento de forzar al muy molesto estado de Israel a llegar a “un acuerdo de paz” con los sudetes de hoy día, los árabes “palestinos”. En su afán de liquidar este “gravísimo problema”, el señor Kerry hace la vista gorda a las masacres de la guerra civil en Siria, que en sólo 2 años han causado más muertes y destrucción que todas las guerras árabe-israelíes desde 1948. El arrogante patricio de Nueva Inglaterra también decide ignorar al crecimiento del islamismo asesino y fanático que está afectando a todos los continentes, salvo Antártida… al menos hasta ahora.

En su búsqueda ciega de un premio Nóbel de la Paz (para empatarse con el que recibió su jefe por ¿??¿??), Kerry está dispuesto a sacrificar todos los legítimos intereses de seguridad de su supuesto aliado democrático.

En la visión mundial de Kerry existe un “insignificante” problema adicional en el Medio Oriente, aparte de la existencia de una democracia judía, que tanto incomoda a sus pacíficos vecinos árabes: la marcha galopante del Imperio Persa de los ayatolas hacia la adquisición de un arsenal nuclear. Recordemos que los ayatolas han dicho, sin pelos en la lengua, que la misión de la República Islámica de Irán es liquidar al cáncer sionista (léase, Estado de Israel). Recordemos también que Irán, uno de los grandes productores de petróleo del mundo, necesita energía nuclear para producir electricidad, como yo necesito seis dedos de los pies o tres fosas nasales. En fin, igual que Hitler anunció claramente en su Mein Kampf que su movimiento liquidaría a los judíos y avanzaría Alemania a ocupar todo el este europeo, los ayatolas (y todos los islamistas, seamos justos con ellos) nunca han ocultado su deseo de liquidar al estado y pueblo judío y establecer el califato universal.

Después de largas e infructíferas guerras en Irak y Afganistán, el occidente está cansado de enfrentamientos con los islamistas. Llegó la hora de probar la fórmula Chamberlain… apaciguamiento. Irán tiene un nuevo presidente… y el tipo hasta sabe sonreírse (como un Hitler, sin el bigotito), hagamos las paces con los ayatolas. En el occipucio de Kerry debe existir la certeza que los misiles iraníes no tienen el alcance suficiente para desarreglar a cualquiera de sus mansiones en Massachusetts, o su “town-house” en Boston, así que, ¿Hay algo que perder?

En vez de Múnich, la reunión de nuestro siglo se lleva a cabo en Ginebra. Igual que la de 1938, se excluye al principal afectado. Checoeslovaquia quedaba marginada de discusiones donde se decidiría su destino e Israel se excluye de las conferencias en Ginebra.

Todos los participantes de esta conferencia internacional parecen encantados con las sonrisas iraníes. Lady Ashton de la Unión Europea está tan enamorada de su colega iraní, que hasta está dispuesta a ponerse un chador de lujo. ¿Cuántas concesiones estamos dispuestos a darles a los buenazos de Teherán, para que en vez de hacer las bombas mañana, las hagan de aquí a dos días?

Por suerte, Monsieur Daladier no parece haberse reencarnado en el representante francés en Ginebra. Aparentemente, los franceses han redescubierto su espina dorsal, y Francia ha bloqueado el acuerdo tan ansiado por Mr. Kerry. ¡Vive la France!

Como epílogo a esta triste historia recordemos que:

1. Kerry no se ha dado por vencido, las conversaciones de Ginebra se reanudarán a finales de este mes;
2. Bibi Netanyahu y Edvard Beneš no se parecen en nada. Bibi no es santo de mi devoción, pero no tengo la menor duda de que él sabrá que la defensa de Israel es responsabilidad de nuestras propias fuerzas, y no de nuestros “aliados”. Ya lo dijo Ariel Sharón en su momento, Israel no es Checoeslovaquia.
3. Cuando Checoeslovaquia fue liberada de los nazis in 1945, el gobierno checo expulsó por la fuerza a los 3 millones de “sudetes alemanes” de su territorio. La regla general en el mundo siempre ha sido: “si empiezas una guerra y tienes el mal tino de perderla, te jodes como Herodes”. No se ha vuelto a hablar del problema de los refugiados “sudetes alemanes”, pero todavía se habla del supuesto “Nakba” de los “palestinos”.

Comentario de Jabotito:

Mi abuela materna, cuya madre murió durante el bombardeo alemán de Rovno y sus hermanas fueron asesinadas por los nazis y antisemitas ucranianos en los bosques de la muerte, detesta a las naciones europeas en general, por obvias razones. Pero del único pueblo que habla con cariño es el checo, especialmente cuando me cuenta cómo los checos tiraban pan a los vagones repletos de judíos que eran conducidos a los campos de concentración durante el Holocausto. También fueron los chechos los únicos que les dieron armas a Israel durante la Guerra de Independencia de 1948, en el momento que más necesitaba poder defenderse. El propio Isaac Rabín dijo en su momento: “Si no fuera por las armas de Checoslovaquia, dudo que hubiéramos podido ganar la guerra en el ’48”. Cualquier semejanza con la actualidad es pura coincidencia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: