Mandela

En los útlimos días escuché opiniones diferentes al respecto de la figura de Nelson Mandela. Algunos lo señalan como un terroristas financiado por la URSS, mientras que otros como un arrepentido que en el final de su vida eligió hacer de Sudáfrica un país pacífico (asegurando la civilización que hoy permite incluir a tal país dentro de los BRIC). De ahí que se opine que su obra es monumental, dejando atrás el pasado para construir el futuro. Aún así debo reconocer que he leído poco al respecto y no puedo formarme una opinión demasiado categórica. ¿Que opinan?

Anuncios

3 comentarios

  1. De los siete blancos que derribaron el apartheid, seis eran judíos. Otra placa de honor para nuestro pueblo.

    A pesar de que Mandela no era un santo, sin duda fue una figura extraordinaria, un nacionalista que amaba a su país, consiguió la libertad y la democracia para Sudáfrica, además de ayudar a reconciliar a los sudafricanos después de tanta segregación racial, con un mensaje de rechazo a la violencia y el odio. Los intentos de tildarlo de comunista (tanto por sus enemigos como por marxistas) son totalmente falsos. Te recomiendo leer este breve artículo:

    Nelson Mandela and Zionism

  2. Estoy seguro que la solución de Mandela para el apartheid, que era la única que el apoyo (y que era la misma que durante toda su vida defendió para el conflicto Israel/palestina) no le caería nada bien a ningún sionista.

    En su cabeza nunca cupo la idea de un estado boer y uno africano (bajo amenaza de violencia). Y consistentemente defendió un estado bi-nacional para judíos y palestinos.

    • Comparación totalmente inapropiada y errónea!! Si los Afrikaners se hubieran recluido en los pequeños lugares donde eran mayoría y hubieran declarado un Estado independiente, separado de Sudáfrica, basados en el derecho a la autodeterminación nacional de su grupo étnico (lo mismo vale para los Zulu, Xhosa, Swazi, etc), otorgándoles los mismos derechos a todos los habitantes de ese lugar, en vez de joder a la mayoría negra y utilizarlos como esclavos para que les hagan la comidita y les limpien la camita, mientras les negaban sus derechos básicos (votar, protestar, además de darles trabajos de porquería, separarlos en los autobuses, baños, hospitales, etc), las cosas hubieran sido distintas y todos los sudafricanos se hubieran ahorrado el apartheid. En otras palabras, actualmente habría un único Estado pequeño en toda África con mayoría blanca, mientras la mayor parte de lo que hoy es Sudáfrica hubiera sido desde el primer momento un país negro, libre y democrático (u otro país más en constante guerra civil o bajo una dictadura… quién sabe? tal vez Mandela no hubiera pasado a la historia). A diferencia del sionismo, nunca existió un movimiento nacional afrikaner que buscara desde el principio un Estado independiente y separado para su pueblo (aunque fuera del tamaño de El Salvador), sin oprimir a la mayoría de la población nativa ni utilizarla como mano de obra barata (por algo los sionistas no contrataban árabes y desecaron pantanos con sus propias manos). En otras palabras, si los afrikaners hubieran buscado un lugar pequeño en medio del vasto territorio sudafricano, donde fueran mayoría, y ellos mismos se hubieran puesto a laburar en construir una patria, en vez de ser tan perezosos como para utilizar a los morochitos para que les laven los dientes, trabajen en sus granjas y de paso apoderarse de toda Sudáfrica, expropiar los recursos y oprimir a la mayoría de la población bajo un sistema de segregación racial (y al que protesta pacíficamente, lo torturo y lo reviento a tiros)… bueno, hubiera sido totalmente distinto desde el vamos. Si mi abuela tuviera ruedas, sería una bicicleta. Pero una vez que se impuso el apartheid, Mandela tuvo todo el derecho de decir: “En Sudáfrica: un hombre, un voto… democracia!” Para hacerla corta, en Sudáfrica no había una lucha entre dos o más pueblos (con una cierta paridad demográfica) por un mismo pedazo de tierra, sino un solo país donde una minoría racial oprimía de todas las formas posibles al resto. A tal punto que bajo la ley internacional está tipificado el crimen de apartheid por lo que sucedió en Sudáfrica, al igual que se definió lo que es un genocidio por lo que pasó en el Holocausto.
      El problema de los Boer es que querían la chancha, los veinte y la máquina de hacer chorizos. Y cuando el fascista de Terreblanche reclamó un Estado independiente afrikaner en vez de mantener el apartheid… bueh! primero que se acordó tarde, y segundo que pedía demasiado territorio y privilegios para la cantidad de población que tenían. Pero si desde que llegaron esos hijos de holandeses, se hubieran planteado como objetivo construir un Estado propio donde fueran mayoría y dejar en paz al resto, no hubiera habido apatheid ni demasiados problemas (ni siquiera hubieran tenido que librar alguna guerra de independencia contra una tribu local, porque cuando se asentaron los negros no los querían matar, a diferencia de los ingleses que los querían aniquilar por unos malditos diamantes).

      Y el descerebrado que pretenda comparar esa situación con Judea y Samaria (Cisjordania o Ribera Occidental, llamalo como quieras), hay que aclararle que existe un gobierno autónomo llamado Autoridad Nacional Palestina, en vías de ser un Estado (cuando haya paz), que desde los 90 gobierna sobre la inmensa mayoría de los palestinos. La gran mayoría de los población judía de esos territorios ocupan menos del 8% del territorio de la Ribera Occidental y están en sus propios grandes bloques de asentamientos cercanos a la Línea Verde, con muy poca población árabe. Y en todo caso, si hay ciertas restricciones (se considera territorio ocupado, no parte de Israel), las mismas están basadas en cuestiones de seguridad, no discriminación racial. No hay leyes que se aplican solo para árabes y otras leyes solo para judíos.
      Gaza es otra historia (sin presencia israelí), con Hamastán ejerciendo una tiranía con puño de hierro.

      No me consta que Mandela haya defendido la solución del Estado binacional para israelíes y palestinos. Además de inmoral (para ambos bandos), es totalmente inaplicable y rechazada por la mayoría. Y si lo hizo, aparentemente quiso extrapolar la propia situación que él vivió a otro país completamente distinto con una realidad y un conflicto totalmente diferente, tal como Ghandi extrapolaba todo lo que pasaba en el mundo a partir de su propia disputa con el Imperio Británico, por algo pidió a los judíos europeos que hicieran huelga de hambre o se suicidaran en masa antes que resistir a los nazis, sin entender que los nazis no eran los imperialistas pero civilizados británicos, los nazis no tenían problema en acribillarte o gasearte de una sin recurrir a los palos y gases lacrimógenos. Hubieran festejado ese suicidio masivo que les ahorraba trabajo con cerveza y chucrut, mientras al mundo entero le importaba un carajo.

      Y a pesar de todo lo que pasó, todo lo que sufrieron, la inmensa mayoría de los sudafricanos y sus líderes en la era post-apartheid (no solo Mandela), nunca abrigaron sentimientos de odio, venganza y rencor contra sus opresores. No ocurrieron matanzas de afrikaners al caer el apartheid (como temían algunos). Te puedo asegurar que, a pesar de que la violencia no es completamente ajena a ese país, nunca encontrarás una carta fundacional genocida como la del Hamás en territorio sudafricano, ni un “socio para la paz” que pague cincuenta mil dólares a un terrorista por haber asesinado niños. El mundo árabe todavía no pudo presentar una, TAN SOLO UNA, figura como Nelson Mandela o Martin Luther King. Líderes que hablan de paz y armonía, y son venerados como un ejemplo de vida en el mundo entero. No alguien que disfrute aniquilando países y personas, o alguien que hable de tirar gente al mar, degollar bebés durmiendo en su cuna o perpetrar masacres mongólicas.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: