¿Judíos palestinos?: Cuando la doble vara se hace evidente

Recomiendo leer este artículo y los últimos tres comentarios

Somos testigos del cumplimiento de las profecías

Nazismo, palestinos e Islam

Similitudes entre propaganda nazi e islámica

Ariel Sharon Z¨L

Ariel Sharon Z¨L
Ezequiel Eiben
16/1/2014
15 de Shevat 5774

Murió Ariel Sharon. El vigoroso combatiente de la época fundacional del Estado de Israel, uno de los últimos representantes públicos de aquella generación de intrépidos sionistas. El destacado jefe militar en las sucesivas guerras de supervivencia de su país, reconocido por sus logros y no precisamente por su obediencia. El político duro que luego ablandó su posición inicial, quedando envuelto en la polémica y en el centro del fuego cruzado de opiniones derechistas e izquierdistas. A sus 85 años se produjo su deceso el 11/1/2014, tras estar desde enero del 2006 en estado de coma por un derrame cerebral masivo, en el Hospital Tel Hashomer cerca de Tel Aviv.
Quienes realmente lo conocieron, o estudiaron sus obras, lo llaman Héroe. Muchos judeófobos y propagandistas varios de la izquierda y la causa terrorista palestina lo llaman genocida. ¿Fue Arik Sharon un Héroe? Pienso que sí. Sharon integra la lista de los grandes hombres en la historia del Estado de Israel y del pueblo judío. Pienso que tiene allí su lugar por las acciones militares que exitosamente emprendió, por la grandeza que demostró sobreviviendo a la muerte y sobreponiéndose como si no conociera o mejor dicho no lo detuviera el miedo a perder todo y el peligro de no existir más, por su dedicación férrea e idónea a la defensa nacional de Israel. Él mismo describió: “Como alguien que ha participado de todas las guerras del Estado de Israel, vi los horrores de las guerras. Vi el miedo de las guerras. Vi a mis mejores amigos morir en batallas. Dos veces fui seriamente herido”[1]. ¿Fue un genocida? Por supuesto que no. Quienes así lo tachan no pueden explicar convincentemente porqué lo hacen, en qué hechos se apoyan, cuál evidencia reúnen para sus afirmaciones, en cuáles fechas llevó a cabo el supuesto genocidio[2]. Pura propaganda judeofóbica anti-israelí que sirve a los intereses enemigos.
La figura de Sharon despierta pasiones y sumo respeto en sus admiradores. El analista Carlos Maslatón escribió en un emotivo artículo tras el fallecimiento: “La carrera militar y política de Sharon es monumental, incomparable, inigualable a la de otro político israelí a lo largo de 130 años de sionismo, (…) lo considero el más importante dirigente judío y héroe nacional del pueblo no sólo en tiempos del moderno Israel, sino considerando toda la historia hebrea desde la muerte de Simon Bar Kohba (…)”[3]. El Dr. Guido Maisuls reflexionó: “Él logró trasmitir a la actual generación de israelíes que hay una sola forma de traer la paz a Israel y es haciendo comprender a sus enemigos, que se ha retornado a la tierra ancestral para quedarse definitivamente allí, que no se moverán de ella, que no volverán nuevamente al destierro, que no tendrán que pedir perdón por existir a nadie, que no tendrán ningún apuro en llegar adonde no quieren y que esta es la única tierra que les pertenece”[4].
Fue homenajeado y recibió comentarios elogiosos de parte de representantes de Israel, incluidos quienes políticamente se opusieron a su último período. Por supuesto, quizás muchas de estas declaraciones hayan sido por puro protocolo, pero uno puede reconocer que por más que haya que cumplir con las formas, pueden dedicarse unas palabras al difunto líder con sinceridad y reconociendo cosas buenas con las que sí se estuvo de acuerdo o por lo menos se respetó su realización. Su amigo (con quien se conoció en 1953)[5], durante años opositor político, y Presidente de Israel, Shimon Peres, dijo que fue “uno de los más grandes protectores de Israel y de sus arquitectos más importantes, que no abrigaba temores”; “Sharon sabía tomar decisiones difíciles e implementarlas”. Ehud Olmert, ex Primer Ministro de Israel y sucesor de Sharon cuando este sufrió el derrame, lo recordó en los siguientes términos: “Arik sabía mostrar calidez y amistad, pero también ser duro y actuar sin tregua”; “Era un líder”[6]. El Ministro de Cooperación Regional Silvan Shalom expresó: “Mucha gente lo apreciaba y lo admiraba, incluso si discrepaba con el cambio que protagonizó en sus últimos años”; “Fue un gran hombre y creo que no es exagerado decir que fue de los últimos gigantes de la generación de los fundadores de Israel”[7]. El Primer Ministro Biniamin Netanyahu comunicó en su página oficial de facebook: “El Estado de Israel inclina su cabeza ante la muerte del ex Primer Ministro Ariel Sharon. Ariel Sharon jugó un rol central en la lucha por la seguridad del Estado de Israel a lo largo de todos sus años. Él fue, primero y principal, un luchador con coraje y un sobresaliente general, y estuvo entre los más grandes comandantes de las Fuerzas de Defensa de Israel. (…) Su memoria será guardada por siempre en el corazón de la nación”[8]. Luego, en su discurso homenaje, Netanyahu se explayó más: “Ariel Sharón fue uno de los más grandes líderes militares de Israel y de las Fuerzas de Defensa de Israel. Arik pertenecía a nuestra generación fundadora, la generación de nuestro renacimiento nacional. El renacimiento de Israel dependía ante todo de una generación de líderes judíos que reintrodujo el legado de valentía judía en la Tierra de Israel, un legado que parecía haber desaparecido durante nuestros años en el exilio. Arik Sharón, desempeñaba un papel central en la construcción de este legado de valentía, luchó con las Fuerzas de Defensa de Israel durante muchos años (…). No siempre estaba de acuerdo con Arik y él no siempre estaba de acuerdo conmigo. Pero cuando servimos en los gobiernos de cada uno, trabajamos en la cooperación para el beneficio de la seguridad y la economía de Israel. (…) Entendía muy bien la esencia del antisemitismo y la necesidad de los judíos de ser dueños de su propio destino en un país propio. (…) Arik entendía que cuando se trata de nuestra existencia y de nuestra seguridad, debemos mantenernos firmes. (…) Ariel Sharón pasará a la historia como uno de los más grandes líderes militares de Israel y uno de los más grandes luchadores por el pueblo de Israel en su tierra. Arik, el pueblo de Israel se despidió de ti hoy. Tu contribución única a la seguridad de Israel está grabada en las páginas de la historia de nuestra nación”[9].
Líderes y representantes internacionales también lo recordaron. El Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, opinó que “Sharon fue un líder que consagró su vida a Israel” y el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, lo catalogó a través de un comunicado emitido por su vocero Martin Nesirky como “un héroe para su pueblo, primero como soldado, y luego como estadista”. Bill y Hillary Clinton, ex Presidente y ex Secretaria de Estado de Norteamérica respectivamente, emitieron un comunicado donde aseguraron que Sharon “dio su vida por Israel” y rememoraron que fue “un honor trabajar con él, debatir con él y verlo siempre intentando hallar el camino correcto para su amado país”[10].
En Argentina, titulares y dirigentes de las instituciones representativas de la comunidad judía se sumaron a los reconocimientos a la trayectoria y recuerdos del legado de Sharon. Julio Schlosser, titular de la DAIA, declaró: “Cuando se habla de los héroes del Estado de Israel hablamos de aquellos que, con su conducta y ejemplo, han dejado un legado para las futuras generaciones, que deberá ser seguido y tenido como guía en todo lo que sea la política de Israel. Sharon fue un incansable luchador por la paz, por la independencia del Estado de Israel, no solo en cuanto al hecho político de 1948 [año de la guerra árabe-israelí] sino sobre la real independencia de un estado libre con decisiones propias”; “Con su muerte, Israel no ha perdido a un primer ministro, a un político, sino a un verdadero estadista, uno de los últimos que tenía”. El secretario general de AMIA, Mario Sobol, afirmó: “Su pérdida deja un profundo dolor a quienes podemos llamarlo sin duda uno de los próceres de Israel, un verdadero líder de la creación del Estado. Su desaparición será profundamente recordada y genera una gran reflexión”[11]. Esto habla o bien del sincero respeto o bien del nivel de compromiso que la figura de Sharon despertó, ya que muchos representantes de instituciones judías exhiben tibieza o temor a la hora de pronunciarse en público sobre alguna personalidad de Israel que sea asociada a la derecha o sea presentada como polémica o en términos negativos por sectores externos a la comunidad.
Sharon fue sin dudas un hombre de mucha  e inquebrantable fuerza. Lo demostró y confirmó varias veces, en distintos ámbitos de su vida. En lo personal, enviudó dos veces. Su primera mujer, Margalit[12], murió en un accidente de auto en 1962. Su segunda esposa Lily (hermana de la primera[13]), falleció de cáncer en el 2000. También, Sharon soportó el terrible dolor de la muerte del hijo que tuvo con Margalit. Gur tenía apenas diez años cuando, en vísperas de Rosh Hashaná, recibió un disparo accidental de un amigo. Murió en brazos de su padre camino al hospital[14]. Arik además vio caer a amigos cercanos en el duro y rudo campo de batalla. Murieron como amistades y compañeros de armas. A pesar de las tragedias, siguió adelante sin caerse, sin quebrarse. En lo público, esa fortaleza y su capacidad le permitieron estar a la vanguardia de los acontecimientos decisivos para la historia y existencia de Israel, y cumplir funciones vitales para su amada causa. En la Guerra de la Independencia, combatió para repeler a las fuerzas de Irak en Qalquilya, y en Latrún camino a Jerusalén donde fue herido[15]. Estableció la Unidad 101, asentando doctrina en la lucha contra el terrorismo, sobre todo en lo concerniente a ofensiva y represalias. Aplicó la doctrina de “movimientos envolventes” que permitieron victorias a Israel en la Guerra de los Seis Días. Tuvo una memorable, famosa y espectacular participación en la Guerra de Iom Kippur, conduciendo a sus fuerzas a través del Canal de Suéz y rodeando al Tercer Ejército Egipcio[16], humillándolo y poniéndolo en jaque. No llegó a aplicarse la totalidad de su plan respecto de Egipto (que incluía el izamiento de la bandera de Israel en el Cairo) tal vez para ahorrarles humillación y degradación a los asesinos egipcios. Ya como político, enfrentó a los terroristas de la Segunda Intifada logrando contrarrestarla. Eliminó terroristas de Al-Fatah, Hamas y Jihad Islámica que atentaban contra objetivos israelíes. Mantuvo encerrado al terrorista Yassir Arafat, líder de la Autoridad Palestina, en Ramallah ante su deleznable papel respecto de los agresores palestinos. Gill Hoffman, del Jerusalem Post, apuntó: “Durante sus carreras política y militar, el ex Primer Ministro Ariel Sharon regularmente lidió con muy serios problemas, y diariamente tomó decisiones de vida o muerte”[17]. ¿De dónde provino semejante fuerza? ¿De dónde salió aquello que lo mantuvo entero y de pie? El propio Sharon se encargó de responder. En lo que puede interpretarse como una referencia a su resistencia física, en una oportunidad manifestó: “La fuerza que tengo viene de irrigar la plantación de citrus, arar en los viñedos, hacer guardia en el campo de melones a la noche. Creo que eso me dio la fuerza”. Y en lo que puede leerse como descripción del origen de su fuerza mental y espiritual, aseveró: “Mi fuerza nunca vino de eslabones políticos, vino de la familia. Y de los campos y las tierras y las flores y todo lo que veo allí. Mi fuerza vino de allí”[18].
A Sharon realmente le encantaba lo que tenía que ver con el campo y las tierras. Seguramente, si su vida hubiera sido más tranquila y no hubiera tenido el protagonismo estelar que ostentó durante largas décadas de combate contra el enemigo y la defensa nacional desde posiciones jerárquicas elevadas, habría dedicado más tiempo a su cultivo y desarrollo. Así permite presumirlo cuando habla de lo que le gusta, lo que le gustaría hacer y donde le gustaría estar: “Me gustaría estar en la granja. Montar a caballo. Ver al ganado, y las plantaciones, y los hermosos vegetales que mis hijos están haciendo crecer allí. Me gustaría. Soy uno de esos que no tienen que preocuparse por lo que harán después. Amo los campos”[19]. Siguiendo esta línea lo recuerda el Co-Presidente del Keren Kayemet LeIsrael, Eli Aflalo, también dedicado a la contemplación y admiración de la naturaleza: “Arik amaba el aire libre y los paisajes verdes, y tenía una muy fuerte conexión con la tierra. Una vez, cuando estaba en su oficina en Jerusalén, él me dijo: ‘ Créeme Eli, si tuviera una ventana aquí, con árboles y una vista verde, sería como el aire para respirar”. El KKL construirá una ruta escénica en Nahal Shikma, en el Negev, de 60 kilómetros, y será llamada Arik Sharon Road, en su honor. El camino pasará a través de su querido Sycamore Ranch[20].
Por supuesto, aparte de su amor por los campos y sus anhelos de tranquilidad hogareña rodeado de la naturaleza que amó, Sharon tenía su lado duro. Y este fue mostrado con ímpetu y firmeza en sus mandatos políticos. Sus enemigos y los enemigos de Israel, le tenían miedo. Realmente, Sharon fue una figura que despertó miedo. Hay representantes de Israel que por más que estuvieron al mando del mismo país con el mismo poderío militar y capacidad de disuasión, no tuvieron semejante estampa ni despertaron lo que Sharon despertó. Sharon trataba a Arafat de “asesino”, como debía ser, y consideraba a las huestes terroristas palestinas como tales. Estas le temían, sabían que con sus acciones criminales no podrían extorsionarlo, y que si tenían la iniciativa de atacar a la nación de Sharon, deberían prepararse para un líder enardecido ordenando una represalia contundente. “Hasta las ovejas me tienen miedo” supo decir sobre sí mismo[21]. Uno bien podría aseverar que hoy en día, desde la derecha Netanyahu impone respeto. Sharon provocaba miedo.
Más allá de la dureza, era una persona con sentido del humor. Recurría a él cuando necesitaba relajar a quienes lo rodeaban y alivianar cargas pesadas en situaciones comprometedoras. Cuenta Gil Hoffman que “incluso en los momentos más serios, él sabía cómo hacer para que sus subordinados y todos a su alrededor rieran. Su sentido del humor seco –y a veces oscuro- aflojaba las tensiones, incluso con supuestos enemigos”. Tal vez esta especie de relajación y búsqueda de alivio le nacían de sus cualidades de liderazgo para contener grupos y manejar situaciones, destrabar enredos y solucionar problemas.
Hay homenajes por la reciente muerte del líder israelí y en esta misma nota se lo ha tratado como Héroe contemporáneo del pueblo judío. Pero mi juzgamiento hacia él no debe dejar de ser objetivo, ni olvidar sucesos trascendentales que despiertan discusión, simplemente porque nos encontramos todavía en una fecha cercana al fallecimiento y en un ambiente primordialmente conmemorativo. Sharon en su juventud integró las filas de la Haganah, organización clandestina muy importante para la defensa del Ishuv antes del nacimiento oficial del Estado de Israel pero que desafortunadamente siguió la determinación de la Agencia Judía de lanzar la “saison”, la “temporada de cacería” mediante la cual miembros suyos entregaron a las autoridades del imperialismo británico a combatientes judíos que luchaban en otras organizaciones como el Irgún Tzvai Leumi y el Leji. Luego de pertenecer a la Haganah, Sharon siguió su camino como un indudable protector de Israel; ahora bien, cambió sobre el final de sus días conscientes, se separó de su partido derechista Likud y fundó el partido de centro Kadima, mediante el cual modificó lo que hasta entonces venía hablando y haciendo en política. Antes incitaba a los asentadores judíos a expandir sus construcciones en los territorios en disputa y luchaba para garantizarles legitimidad y brindarles seguridad. En cambio, en 2005 tomó una medida radicalmente opuesta: bajo su gobierno, se implementó el plan de desconexión unilateral de la Franja de Gaza. Se desmantelaron unos 25 asentamientos judíos (21 en Gaza, siendo lo más grande el bloque conocido como Gush Katif; y 4 en Judea) y se trasladaron más de 8000 personas. No se dejó un solo judío en Gaza. De este modo, Kadima implementó en Israel una doctrina de unilateralismo, que no implicaba negociación con terroristas palestinos, pero en última instancia se hacían concesiones para un futuro Estado palestino. A grandes rasgos, en el espectro político israelí la izquierda alegaba que había con quien hablar y con ellos podían hacerse concesiones; la derecha clamaba que no había con quien hablar y no debían hacerse concesiones (luego se asumió la posición de concesiones a cambio de abandono de terrorismo palestino y garantías de seguridad para Israel), y Kadima encajó en el centro expresando que no había con quien hablar y por ello las acciones y gestos de Israel debían ser unilaterales[22]. Muchos asentadores habían votado por Sharon porque lo veían como un protector de sus intereses y propiedades que en el pasado los había ayudado y animado a seguir viviendo donde estaban. Sharon terminó enviando al ejército para remover de sus hogares a quienes le habían dado el voto de confianza para que fuera Primer Ministro. Difícil que los asentadores no vieran el cambio político y la orden de Sharon como una particular traición hacia ellos, una más amplia traición a los antaño abrazados principios políticos de la derecha israelí, y una general e histórica traición hacia Israel. El resultado final de la desconexión fue desastroso: además de las dificultades para reacomodar a los asentadores, se dejó un territorio vacío de presencia israelí y de poder anti-terrorista; se dio un mal mensaje a los grupúsculos palestinos que gritaban por la destrucción de Israel al mostrar que este retrocedía (a quien no le interesa la paz no reconocerá un gesto de grandeza o bondad, sino de debilidad); tras las elecciones locales en Gaza vino el enfrentamiento entre Fatah y Hamas, y finalmente Hamas se hizo con el poder e instaló definitivamente la rutina de misiles diarios contra civiles israelíes causando víctimas humanas y daños materiales. Por supuesto que ese no es el resultado que Sharon quería, pero es a lo que se llegó. No se negoció con palestinos, pero Israel retrocedió y lo que dejó fue ganado por sus enemigos. ¿Qué lección aprende Hamas de todo esto? El terrorismo, a largo plazo, trae sus beneficios, y los israelíes terminan cediendo y retrocediendo; incluso su heroica figura que representaba la dureza y generaba pánico, terminó dando pasos hacia atrás. Sharon tuvo principios y los defendió durante décadas a capa y espada. Pero sobre el final, traicionó parte de lo que había defendido, modificó su visión de aquello a lo que se había consagrado, y comulgó con otras posiciones que defraudaron a muchos de quienes lo habían seguido admirando su resistencia y fascinados por su coraje. Sharon no cambió de “halcón” a “paloma”, pero no siguió siendo “halcón”. Shimon Peres dijo: “Arik fue un soldado valiente y un líder osado que amaba a su nación y era amado por ella”[23]. Verdad es que Sharon amaba lo que en gente e ideas representaba Israel. Verdad es que él fue amado por muchos[24], pero entre esos muchos, algunos cambiaron cuando vieron su nueva versión. Muchos de quienes lo respetaban discreparon[25]. El personaje Harvey Dent, en la película de Batman “The Dark Night”, sentencia: “O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano”[26]. Sharon vivió como Héroe y pudo haber muerto como uno, pero en el último tiempo cambió, y para muchos, se convirtió en el villano.
Como no podía ser de otra manera, en la ONU, ese detestable rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, recordaron de Sharon “el pragmatismo”. El citado comunicado de parte de Ban ki-Moon, transmitido por su vocero, manifestaba: “El primer ministro Sharon será recordado por su valentía política y su determinación de seguir adelante con la histórica y dolorosa decisión de retirar a colonos y soldados israelíes de la franja de Gaza. (…)”; “El secretario general llama a Israel a desarrollar el legado de pragmatismo del fallecido primer ministro para trabajar hacia la largamente pospuesta realización de un Estado palestino viable e independiente, que viva al lado de un Israel seguro”[27]. Para la ONU, la “valentía política” de Sharon no fue defender a su pueblo de la agresión terrorista con la fuerza militar de la que gracias a la tecnología e inteligencia israelíes disponía. Para la ONU lo valorable en Sharon es la “histórica decisión” de expulsar asentadores (a los cuales deliberadamente la entidad llama de mala manera “colonos”) de sus hogares y reacomodarlos en territorio israelí, dejando el área sin control de soldados israelíes; no sus anteriores posiciones de afianzar a los asentadores israelíes en los lugares que Israel había ganado en legítima defensa, protegidos por su orgulloso Tzahal. Para la ONU, lo que hay que seguir de Sharon es su “legado de pragmatismo” vehiculizado a través del unilateralismo de Kadima que facilitó la subida al poder de los terroristas islamistas de Hamas y allanó el camino a la agresión consuetudinaria contra población civil israelí disparada desde Gaza. Esto es con lo que la ONU se queda de Sharon; obviamente, lo realizado no por el mejor Sharon, sino por el Sharon que cambió aquello que había sido durante años. La ONU prefiere elogiar de Sharon aquello que terminó perjudicando a Israel. Esto habla de lo mal que está el paupérrimo organismo internacional en lo que a la moral concierne. Un Sharon íntegro, como hombre de principios, no meramente “pragmático” sino coherente, con rectitud inmodificable de principio a fin, como en parte demostró ser en épocas de merecida gloria e inacabable gratificación bien ganada, no es lo que la ONU, el rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, hubiera preferido. La faceta más perjudicial para Israel, es la que la ONU prefiere adoptar para instruir a las futuras generaciones israelíes a que la sigan. Vaya forma de elegir con qué quedarse en cada persona.
Para ir concluyendo, digo que Sharon, como hombre de familia, disfrutó la compañía de los suyos y el calor de su hogar. Como glorioso militar y respetado político, lideró el camino de Israel en cuanto frente obtuvo o le fue confiado. Supo conjugar los factores que hacían a su identidad y establecer un principio general en una elocuente frase: “Para mí, lo primero, es mi condición judía, esencial para mi ser israelí”[28]. Para mí, es un Héroe de la historia de Israel y de la historia judía. Fue un militar imparable, demostrándolo con audacia por ejemplo en la Guerra de los Seis Días y en la Guerra de Iom Kippur. No estoy de acuerdo con su posterior posición política en el rol de Primer Ministro en cuanto a la implementación de la retirada unilateral de la Franja de Gaza. Eso no me impide recordar sus otros méritos (que fueron muchos) en lo que evidentemente ha constituido una trascendental tarea en pos del Estado de Israel y del pueblo judío, de su supervivencia y seguridad. Si es verdad lo que aseveró cierta vez, se quedó con un sueño sin cumplir: “Tengo 73 años. He visto todo. Me he reunido con los reyes, las reinas, los presidentes. Estuve alrededor del mundo. Hay una cosa que me gustaría hacer: tratar de alcanzar la paz”[29]. De cualquier modo, Sharon no era una persona que buscaba paz a cualquier precio, como un chiquilín obstinado cuando algo que no está a su alcance se le antoja y de modo irracional lo busca. Sharon no quería comprometer la seguridad de Israel. No quería que terroristas pasaran por adalides de la justicia y la libertad en un falso acuerdo de paz. Al no estar dadas las condiciones necesarias para firmar una eventual paz; al no haber racionalidad en la contraparte ni señales de confianza; al no ser el contexto el más favorable para asumir un riesgo tomando una decisión sin vuelta atrás; prefiero y miro con buenos ojos el hecho de que Sharon no haya alcanzado la paz pero haya garantizado seguridad a Israel. No se antepone una paz falsa con un declarado enemigo a la seguridad verdadera de los propios y amigos.
En fin, a quienes Sharon les parezca un Héroe, respeto y comparto posición. A aquellos que esta figura les parezca un traidor o alguien que decepcionó, si tomo en consideración sus últimas medidas políticas no puedo culparlos. Por mi parte, remarco méritos sin olvidar errores, y comparto algunas visiones y acciones dignas de reconocimiento sin que eso me ate a la totalidad de pensamientos y acciones del hombre en cuestión que incluyen lo criticable y lo cuestionable. Sufrió heridas físicas de muerte y heridas sentimentales de muerte, y sobrevivió. Ahora en la finca de los Sicamoros descansará junto a Lily, a quien consideró el amor de su vida. Más allá de todo, de lo que no me caben dudas es que Sharon fue muy importante, muy valioso, y será recordado. Z¨L.   


[1] 6 quotes to remember Ariel Sharon – Compiled by Sarah Tuttle-Singer
http://blogs.timesofisrael.com/6-quotes-to-remember-ariel-sharon/

[2] De los episodios que más se le echan en cara a Sharon, está el ubicado en la Guerra del Líbano de 1982, concerniente a la matanza de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila. Ahora bien, los muertos fueron responsabilidad de la Falange cristiana que llevó adelante las respectivas acciones; no fue el ejército israelí el autor de los actos. Una investigación oficial le atribuyó a Sharon “responsabilidad indirecta” al no anticipar o impedir la matanza. Aun así, las fuentes informativas son diversas. Más de uno alega que el ejército israelí, al tomar conocimiento de lo que estaba sucediendo, intentó impedir su continuación. La matanza fue ordenada por el jefe de seguridad de la Falange, Elie Hobeika, en venganza de la muerte del presidente Gemayel en un atentado efectuado por pro-sirios. Cuenta Gustavo Perednik: “El 16 de septiembre de 1982, cien falangistas penetraron en los campos y mataron a varios centenares de civiles (las estimaciones varían desde trescientos a quinientos). Los israelíes, en cuya franja de control se hallaban los campamentos, ingresaron en los mismos para detener la masacre. (…) Y aunque Hobeika nunca se arrepintió de la matanza, aunque los falangistas la vieron siempre como un acto de aceptable venganza, ni éstos ni aquél jamás fueron reprochados por el mundo, sino Israel, sólo Israel… por no haberlo evitado. (…) A partir de ese episodio, por el hecho de que los judíos no impidieran que árabes cristianos mataran a árabes musulmanes, Israel fue sistemáticamente presentado como un país nazi”. Leer: Estruendoso silencio sobre el Líbano – Gustavo D. Perednik. http://nodulo.org/ec/2004/n031p05.htm

[3] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón
http://opinion.infobae.com/carlos-maslaton/2014/01/11/ariel-sharon-heroe-nacional-israeli-militar-y-politico-incomparable/

[4] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/55932/

[6] Ariel Sharon será sepultado junto al “amor de su vida” – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654865-ariel-sharon-sera-sepultado-junto-al-amor-de-su-vida

[7] Último adiós a un líder controvertido: los israelíes despidieron a Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1655003-ultimo-adios-a-un-lider-controvertido-los-israelies-despiden-a-ariel-sharon

[9] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/55942/

[10] Elogios desde Barack Obama a Vladimir Putin a la figura de Ariel Sharon
http://www.lanacion.com.ar/1654820-elogios-desde-barack-obama-a-vladimir-putin-a-la-figura-de-ariel-sharon

[11] En la Argentina recuerdan a Ariel Sharon como “un verdadero estadista”
http://www.lanacion.com.ar/1654831-desde-la-daia-recordaron-a-ariel-sharon-como-un-verdadero-estadista

[12] Palabras de Arik al conocerla: “Fue cuando estaba irrigando en nuestro naranjal un día que miré y noté una chica cultivando el campo de vegetales al lado de nuestra propiedad… No había visto nunca en mi vida a una persona tan hermosa”. Ariel Sharon, David Chanoff.  Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 37. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof
http://marriage.about.com/od/politics/p/arielsharon.htm

[13] Acerca de ella, Sharon contó: “Desde la muerte de Gali [como apodaba a Margalit] Lily había sido una madre para Gur [hijo de Arik y Gali] y nuestra relación había evolucionado en una de profundo amor y fuerte amistad que iba a afectar profundamente el resto de mi vida”. Ariel Sharon, David Chanoff. Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 168. Citado en:  The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[14] Sobre el episodio, dijo: “Este dolor no tiene fin, es imposible de curar”. People Weekly. 02-26-2001. pg. 65+. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[15] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón

[16] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu

[18] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[19] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[20] Ruta escénica en conmemoración de Ariel Sharon
http://www.kklweb.org/vernoticia.php?codigo=1300&pag=-1

[22] Para información complementaria ver la conclusión final del trabajo: Desde Oslo hasta hoy – Los Acuerdos de Paz y sus repercusiones actuales. Ezequiel Eiben, Alan Futerman y colaboradores. Trabajo de investigación desarrollado en Israel basado especialmente en las obras “Tierras por paz, tierras por guerra” de Julián Schvindlerman y “Mitos y Realidades: Una Guía para el Conflicto Árabe-Israelí” de Mitchell G. Bard.
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2010/11/desde-oslo-hasta-hoy-los-acuerdos-de.html

[23] Murió el ex premier israelí Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654801-murio-el-ex-premier-israeli-ariel-sharon

[24] Por ejemplo, Sharon Vaknin, un israelí que lleva ese nombre como homenaje de sus padres al patriota, se acercó a despedir los restos de Arik a la Knesset, y dijo a la prensa: “Estoy aquí porque amaba a Sharon”. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento
http://www.lanacion.com.ar/1655055-miles-de-israelies-despidieron-a-sharon-en-el-parlamento

[25] “No estoy de acuerdo con todo lo que hizo, especialmente la retirada de Gaza, porque tenía muchos amigos que vivían allí” manifestó Orel, otra persona  de las que se acercaron a la Knesset, quien a pesar de lo enunciado afirmó que respetaba la fuerte personalidad de Sharon. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento

[26] Pueden verse esta y otras grandes líneas del guión de la película en: The Dark Knight – http://es.wikiquote.org/wiki/The_Dark_Knight

[27] Ban Ki-Moon lamentó la muerte de Ariel Sharon y lo definió como “un héroe para su pueblo”
http://www.lanacion.com.ar/1654814-ban-ki-moon-lamento-la-muerte-de-ariel-sharon-y-lo-definio-como-un-heroe-para-su-pueblo

[28] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls

[29] 6 quotes to remember Ariel Sharon

El ompedismo

Les recomiendo leer esto

Arik Z”L

Lamenté profundamente saber hoy del fallecimiento de Ariel Sharon Z”L. Fué sin dudas uno de los más grandes guardianes de Israel. A su vez su vida que fue fiel a su figura, con enormes éxitos pero también enormes tragedias, debe ser una guía para todos los que se interesan en conocer como es un estadista. Un grande.

La reencarnación en el Judaísmo

LA REENCARNACIÓN Y EL HOLOCAUSTO

Por Sara Yoheved Rigler

Por qué algunos judíos piensan que han vuelto.

Encontrar un artículo sobre reencarnación en Scientific American es tan poco probable como encontrar una receta de chuletas de cerdo en un libro de cocina kosher. Por tanto me sorprendí cuando leí el artículo “Ian Stevenson’s Case for the Afterlife: Are We “Skeptics” Really Just Cynics” en la revista online Scientific American del 2 de Noviembre de 2013. [Artículo al que hice referencia aquí.]

Su autor, Jesse Berin, profesor de psicología, es un escéptico autoproclamado. “Si eres como yo, que pongo los ojos en blanco cada vez que oigo palabras como “reencarnación” o “parapsicología…”, escribe. Y su artículo es una lucha entre su propio escepticismo crónico y su honestidad intelectual al atreverse a examinar la investigación realizada por el Profesor Ian Stevenson, que fue director de Psiquiatría en la Universidad de Virginia.

El Profesor Ian Stevenson estudió meticulosamente los recuerdos de vidas pasadas de unos 3000 niños. Por ejemplo, una niña en Sri Lanka escuchó a su madre mencionar la ciudad lejana de Kataragama y procedió a decirle a su madre que ella se había ahogado allí cuando su “estúpido” hermano la había empujado al río. Mencionó hasta 30 detalles de su anterior hogar, familia, y vecindad. El Profesor Ian Stevenson fue a Kataragama y encontró a una familia que encajaba a la perfección con la descripción de la niña. Su hija de 2 años se había ahogado de hecho en el río mientras jugaba con su hermano, que sufría una enfermedad mental. El Profesor Ian Stevenson verificó 27 de las 30 afirmaciones que había hecho la niña.

Después de leer los informes de Stevenson, Jesse Bering admite a regañadientes: “Debo decir, que cuando los lees de primera mano, muchos son muy difíciles de explicar por medios racionales, no paranormales”.

Bering declara: “Hacia el final de su vida, la física Doris Kuhlmann-Wilsdorf, cuyas teorías revolucionarias sobre física de superficie le valieron la prestigiosa medalla Heyn de la German Society for Material Sciences, conjeturó que el trabajo de Stevenson había establecido que “la probabilidad estadística de que la reencarnación ocurre de verdad es tan abrumadora… que por acumulación la evidencia no es inferior que para la mayoría, si no todas, de las ramas de la ciencia”.

LA VISIÓN JUDÍA

Nosotros los judíos nunca aprendemos sobre reencarnación en la Escuela Hebrea. Pero si buscamos, descubrimos que hay referencias a la reencarnación en la Biblia y en comentarios tempranos, mientras que en la Kabbalah, la tradición mística judía, abundan las referencias a la reencarnación. El Zohar, el texto básico del misticismo judío (atribuído al rabí Shimon Bar Yochai, un sabio del siglo I, asume el gilgul neshamot (el reciclaje de las almas) como un hecho, y el Ari, el más grande de los cabalistas, cuyas enseñanzas decimosextas fueron grabadas en Shaar HaGilgulim, rastreó las reencarnaciones de muchas figuras bíblicas. Mientras que algunas autoridades como Saadia Gaon (siglo X) negaban la reencarnación como concepto judío, desde el siglo XVII en adelante, líderes rabís del judaismo, como el Gaon de Vilna y el Chafetz Chaim 2, se refirieron al gilgul neshamot como un hecho.

El Ramchal, el universalmente admirado erudito del siglo XVIII, explicó en su clásico “The Way of God”: “Dios arregló las cosas de modo que las oportunidades del hombre de alcanzar la salvación estarían maximizadas. Una sola alma puede reencarnar un número de veces en distintos cuerpos, y de esta manera, puede reparar el daño hecho en previas encarnaciones. De manera similar, también puede alcanzar la perfección que no fue alcanzada en encarnaciones previas”.

Sin embargo, muchos judíos sienten que creer que en la reencarnación es como creer en Santa Claus. Viola dos tabúes: es irracional y recuerda a otras religiones.

MI INFANCIA OBSESIONADA CON EL HOLOCAUSTO

Nacida en 1948 en Nueva Jersey, de padres americanos de segunda generación sin conexión familiar con el Holocausto, mi propia no creencia en la reencarnación dañó mi infancia de dos maneras: me dejó sin ninguna explicación lógica para mi obsesión por el Holocausto y mi odio por todo lo alemán. Y me llenó de furia contra un Dios que permitió el sufrimiento de judíos inocentes cuyo final fue en cámaras de gas de Auschwitz o en los pozos de Babi Yar.

Recuerdo muy bien el día, en el tercer curso de Escuela Hebrea, a la edad de 11 años, cuando me di cuenta de que yo no era “normal”. Durante el recreo estaba sentada, con las piernas colgando, en la mesa de mi profesor favorito, el señor Feinstein. Le dije que mi padre había comprado una cámara de fotos alemana, y por supuesto yo no quería que me hiciese ninguna foto con ella. También me negué a comprar productos alemanes y nunca acepté montar en un Volkswagen. El señor Feinstein me preguntó si algún miembro de mi familia había muerto en el Holocausto. “No”, respondí.

“¿Tus padres odian a los alemanes?”, preguntó.

“Supongo que no. Nunca hablan del Holocausto”, respondí, sin saber a dónde quería llegar.

“¿Entonces por qué odias tanto a los alemanes?”

Le miré fijamente, como si hubiera preguntado por qué me gustan los batidos de chocolate. “Todos los niños judíos odian a los alemanes”, respondí, manifestando algo obvio.

El timbre anunció el final del recreo. Mis compañeros volvieron y se sentaron, mientras yo estaba aún sentada en la mesa del profesor. El señor Feinstein les lanzó una pregunta: “¿Cuántos de vosotros odiáis a los alemanes?”

Alcé mi mano. Harry Davidov la alzó a medias. Nadie más se movió.

El señor Feinstein me miró sin decir una palabra. Me escurrí de su mesa, sintiéndome rara, separada de mis amigos, una especie distinta, un patito feo.

¿Cómo podía ser que mis pasiones íntimas no fueran comunes a todos los niños judíos? ¿De dónde venían? ¿Quién las había originado? Me sentía como si acabara de descubrir que era adoptada. Mis suposiciones eran falsas, la genealogía de mis pasiones más íntimas se encogió en confusión.

Al comienzo del noveno curso tuve un sueño que me dejó aún más desconcertada. Todos en el noveno curso tuvieron que elegir una lengua para estudiar en los siguientes tres años. Nuestras opciones eran: francés, español, alemán y latín. Todos mis amigos eligieron francés o español. Yo elegí alemán. Cuando mis sorprendidos amigos me preguntaron por qué, les respondí: “Conoce a tu enemigo. Quiero leer Mein Kempf en la lengua original”.

Al final de mi primera semana de estudiar alemán, después de dos clases y una práctica repitiendo “Guten tag, Freulein Hess”, tuve un sueño complicado. Me desperté en la mitad del sueño, temblando. Yo y todos los que aparecían en el sueño habían estado hablando alemán fluido.

Tratar de entenderme a mí misma sin el concepto de la reencarnación era como tratar de hacer un puzzle con solo la mitad de las piezas.

SUEÑOS Y FOBIAS

Las pistas que apuntan a un alma reencarnada del Holocausto son sueños recurrentes, fobias y experiencias de déjà vu, especialmente en personas nacidas en la primera década después del Holocausto. En los 50 y en los 60, no existían prácticamente libros ni películas sobre el Holocausto y por tanto no podrían ser la explicación para estos vívidos fenómenos.

Jackie Warshall nació en Brooklyn en 1950, de padres americanos. Cuando tenía 4 años, una noche después de que su madre la metiera en la cama y se fuera a dormir, la pequeña Jackie miró a la almohada como si fuera una televisión, y tuvo una visión. Se vio a sí misma dentro de la parte trasera de un camión lleno de mujeres. Algunas de ellas caían al suelo. Entonces se vio a sí misma volando fuera del camión. Allí, sobre el camión, sintió una especie de liberación, y dijo: “Salí. Soy libre ahora”.

Solo décadas después, Jackie estaba enseñando en una clase de cuarto grado en una escuela judía de Connecticut. En la biblioteca, hojeando un libro sobre el Holocausto para jóvenes, encontró un esquema en acuarela de unas mujeres de pie dentro de un camión. “Allí en la biblioteca”, recuerda Jackie, “sentí como si un relámpago de reconocimiento me hubiese golpeado”.

Anna B. nació en 1957 en St. Louis en una familia tradicional judía sin conexión directa con el Holocausto. Cuando Anna tenía 5 años, empezó a tener un sueño recurrente en el que estaba siendo torturada en un ambiente de laboratorio. Sus torturadores eran un doctor que vestía una bata blanca y, incongruentemente, un hombre con uniforme militar. Tuvo este sueño recurrente hasta los 10 años.

Cuando más tarde aprendió sobre el Holocausto sintió que los nazis eran esas personas en su sueño. Al comenzar el tercer curso se empezó a obsesionar con el Holocausto, leyó todos los libros sobre el Holocausto que pudo encontrar y vio todas las películas sobre el Holocausto que había disponibles en ese momento. En algún punto llegó a la conclusión de que había sido un sujeto de experimentación durante los infames experimentos de Mengele con gemelos.

Años después, Ana fue invitada a una comida Shabbos en Nueva York. Cuando llegó, un caballero mayor que también era un invitado le abrió la puerta. Le miró con incredulidad. Le conocía, pero no sabía decir de dónde. Él también la miró fijamente, perplejo. Finalmente, él le dijo “Creo que te conozco”. Anna respondió: “Yo también creo que te conozco a ti”. Ninguno podía adivinar de dónde.

La conexión entre Anna y este hombre, muchas décadas mayor que ella, era tan fuerte que la esposa del hombre comenzó a molestarse. El hombre y su esposa habían sido invitados en esta casa muchas veces antes. Después de la comida, sin embargo, el hombre mayor, un superviviente del Holocausto, reveló algo a sus anfitriones que nunca habían oído: que había sido sujeto de experimentación en los experimentos de Mengele con gemelos.

Recibí la siguiente correspondencia de un erudito Talmud que me detalló una pesadilla recurrente que tenía de niño, hace seis décadas. Escribió: “Nunca he contado esta historia a nadie, ni siquiera a mis padres, esposa o amigos más cercanos”. Al final de su testimonio, añadió: “Deseo permanecer anónimo. Jerry Friedman fue el primer nombre ficticio que me vino a la cabeza”. Sentía tal aversión a ser asociado con un libro sobre reencarnación que incluso había creado una cuenta especial de Gmail solo para enviarme su historia.

Describió el siguiente sueño: “Nací en 1942 de padres americanos. De niño tenía una pesadilla recurrente. Era un niño de unos 7 años, tumbado en un suelo de madera, mi espalda apoyada contra la pared. Mi habitación era mi casa, no mi casa real, pero mi “casa de pesadilla”. De algún modo sabía que la casa estaba en Europa, probablemente Polonia… La habitación estaba pobremente iluminada y llena de humo asfixiante. Podía ver gente en el suelo a quien habían disparado. Ellos eran mi “familia de pesadilla”. Había varios hombres uniformados de pie en la habitación, los perpetradores de la matanza. Vi una pistola negra en el sueño cerca de mi y la cogí, aún tumbado en el suelo con la espalda apoyada contra la pared. La sostuve fuertemente con las dos manos y la apunté al pecho de uno de los hombres uniformados, de pie por encima de mí. El oficial – supuse que era un oficial de algún tipo por su gorra – me sonrió burlonamente como expresando que sabía que no tendría el coraje suficiente para apretar el gatillo. Miré hacia la derecha y hacia la izquierda del oficial y me fijé en los otros hombres y en sus brazaletes con los extraños símbolos, unas X con los extremos partidos hacia atrás, como un molinete. [En ese momento de su infancia no tenía ninguna familiaridad con la swastika]. Miré de nuevo al oficial y poco a poco estaba apuntando su arma hacia mí. Traté de apretar con fuerza el gatillo de mi pistola. Supe que si no lo hacía, él me dispararía. Le miré fijamente a sus ojos y su sonrisa burlona cada vez más grande y su arma se elevó, apuntando a mi cabeza. Deseaba tanto apretar el gatillo de mi pistola negra. Ahí el sueño termina. Desde la temprana infancia he tenido aversión a las pistolas, especialmente las negras. Todavía me dan escalofríos cuando veo una”.

Nechama Bornstein, una mujer judía de Dinamarca, nacida en 1963, tuvo un sueño de adulta: “En el sueño, estaba caminando con un grupo de gente, a través de un pasillo oscuro. Al final de este pasillo, había un muro, hecho de tablas marrones de madera. El techo era bajo. El muro de la izquierda estaba hecho de ladrillos pintados de blanco… Sabía que nos llevaban allí para ser castigados. Habíamos hecho algo terrible, según los nazis. Nos llevaron en rebaño, todos muy cerca… Entonces justo antes del final del pasillo, a la derecha, una puerta estaba entreabierta. Nos empujaron a través de ella y entramos a una habitación bastante grande. Estaba iluminada, pero no vi ninguna fuente de luz…”

Años después, en una exposición itinerante de fotos de niños de Auschwitz tuvo lugar en la Academia de Arquitectos de Copenague.

“Una pequeña fotografía en la pared atrajo mi atención… En la pequeña foto no había ninguna cara, pero un pasillo con el techo bajo. Mi corazón comenzó a palpitar. Comencé a andar hacia ella, cada paso pareció durar una eternidad. Conocía ese lugar. Allí estaba – la pared hecha de tablas de madera, después la de ladrillos blancos… estaba tan afectada que apenas podía respirar. Alcancé la foto. Ahí era donde habíamos estado andando [en el sueño]. Ahí estaba la puerta a la derecha. Una pequeña leyenda debajo de la foto decía: “Entrada a la cámara de gas en Auschwitz”.

PERCIBIENDO EL AMOR DE DIOS

La reencarnación convierte las cámaras de gas de Auschwitz y los pozos de Babi Yar en finales de capítulo terribles más que en el final de la historia del alma. Toda gran épica incluye capítulos aterradores donde, por ejemplo, la heroína es secuestrada por el villano y sujeta a tormento. Si ese fuera el final, la saga sería considerada una tragedia. Pero si hay un capítulo siguiente, donde el villano es derrotado y la heroína – ahora más sabia y más amable después de su dura experiencia – se reúne con su familia y sigue viviendo una vida feliz y saludable, ¿dirías que la historia es una tragedia?

Las palabras más impactantes que he escuchado nunca vinieron de Batya Burd, viuda de Gershon Burd, hablando en un reciente evento. Después de que su marido se ahogara en su 40 cumpleaños, Batya se quedó viuda con 39 años y 5 niños de menos de 10. Algunas personas le preguntaron cómo tal tragedia le podía haber ocurrido. Batya ofreció un potencial escenario solo para aplacar el “¿Por qué?”

Preguntó hipotéticamente: “¿Y si hubiera sido una chica religiosa durante el Holocausto, y hubiera visto a alguien muy querido morir enfrente de ella, y su reacción hubiera sido negar a Dios, abandonar la práctica judía, y clamar contra Dios? ¿Y si le hubiera dicho a la gente que no debe haber Dios, que nos debe haber abandonado, y me hubiera llevado a otros conmigo? ¿Y si entonces hubiese muerto, y en “el Mundo de la Verdad”, donde el alma va después de muerta, hubiese reconocido mi error y hubiese pedido una oportunidad para rectificar? Quizá Dios me habría dado otra oportunidad para hacerlo bien y arreglar lo que había estropeado antes”.

“¿Y si hubiese vuelto a nacer en este mundo, y hubiese tenido una buena vida, y de nuevo, Dios quiso que alguien muy querido para mí muriera en frente de mí, y esta vez me iba a dar una gran oportunidad para permanecer fuerte en mi fe, y me iba a dar una plataforma para dar fuerza a otras personas, de modo que no solo iba a rectificar lo que había hecho antes, sino que además iba a llegar aún más alto?”

“Qué Dios tan bueno, compasivo y comprensivo, que me permite tener la oportunidad de rectificar y perfeccionarme a mí misma y al mundo que me rodea”.

La reencarnación es una lente poderosa a través de la cual el amor y la piedad de Dios se puede percibir en los cataclismos de la vida.

No te estoy pidiendo, querido lector, que empieces a creer en la reencarnación, solo que seas lo suficientemente abierto de mente como para que examines la evidencia.

Traducido de: http://www.aish.com/sp/so/Reincarnation-and-the-Holocaust.html

La parte donde el Rav Albert Gozlan habla sobre el tema comienza alrededor de una hora después de transcurrida la clase. Para poder saltear todo el resto hacer click sobre el siguiente enlace:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=VpqNhUtuPxs#t=3601

Moraleja: Cuando estés frente al Eterno, no le pidas volver a bajar a la tierra, porque probablemente terminarás perjudicándolo a Él, a las almas que están esperando bajar y a ti mismo.

Las 10 peores decisiones de la ONU en 2013

La organización United Nations Watch (UN Watch) con sede en Ginebra analiza el funcionamiento de las Naciones Unidas.

Esta organización ha denunciado de forma sistemática la parcialidad y subjetividad en el seno de varios órganos, como el Consejo de Derechos Humanos, en relación a Israel y a otros temas.

A continuación, presentamos el decálogo de las “peores decisiones de la ONU en 2013”, según UN Watch.

1. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU eligió a Hezbollah partidario Jean Ziegler, fundador y receptor del Premio de Derechos Humanos de Muamar Gadafi, como asesor superior.

2. La Asamblea General de la ONU adoptó 21 resoluciones condenatorias en contra de Israel, frente a cuatro que emitió contra todos los demás países del mundo.

3. La Asamblea General de la ONU, que emitió esas 21 resoluciones contra Israel, también eligió a China, Cuba, Rusia y Arabia Saudita, para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Estos países, cuyo régimen de gobierno es más parecido a la dictadura que a la democracia, han comenzado a ocupar sus asientos desde el 1 de enero de 2014.

4. El experto del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Richard Falk, culpó de los atentados terroristas del maratón de Boston al “proyecto norteamericano de dominación mundial” y a “Tel Aviv “. Los miembros del Consejo elogiaron a Falk y el presidente del órgano lo defendió.

5. El Comité Especial de la ONU sobre Descolonización, encargado de la defensa de los derechos humanos fundamentales y de oponerse a la subyugación de los pueblos, otorgó al régimen sirio una categoría superior de membresía.

6. La Conferencia de la ONU sobre el Desarme convirtió a Irán en su presidente.

7. El Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) , que supervisa a la Comisión de Derechos de la Mujer de las Naciones Unidas, eligió a Sudán, como vicepresidente.

8. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU eligió al régimen esclavista de Mauritania, para ser su vicepresidente.

9. La ONU eligió a Zimbabwe, un régimen que viola sistemáticamente los derechos humanos, para fruncir de sede de la Cumbre Mundial del Turismo.

10. La UNESCO, que condenó a ningún otro país más que a Israel, y que guardó silencio cuando Hamas arrasó parte del Patrimonio de la Humanidad para construir un campo de entrenamiento terrorista, permitió a Siria formar parte, como juez, del Comité de Derechos Humanos de la UNESCO.

Si quiere conocer más sobre estos temas, recomendamos la lectura de los siguientes artículos de ReVista de Medio Oriente:

El Top 10 de CAMERA de los desastres mediáticos sobre Medio Oriente en 2012

El rapto de la ONU (I)

El rapto de la ONU (II)

El rapto de la ONU (III)

Polémico monólogo de Richard Falk, relator de la ONU

Perednik sobre el boicot

Audio

A %d blogueros les gusta esto: