Breve reseña sobre Venezuela

Actualmente Venezuela vive una situación muy difícil. La juventud en Venezuela no tiene futuro. Todos los productos los tienen que importar, por lo que no hay trabajo. Tal vez una familia afortunada puede vivir de los subsidios del Estado, pero la población en general no tiene ni papel higiénico. No tienen leche ni pan. Los hospitales no tienen insumos. La inflación más alta del mundo. Más de 24.000 muertos en 2013 por el crimen. No hay prensa libre, hay grupos paramilitares que revientan a balazos a cualquiera que salga a protestar contra el gobierno. En las cárceles TORTURAN a los estudiantes. Bloquean internet, no permiten que las cadenas internacionales muestren la situación. No hay Estado de derecho ni derechos humanos. Disculpen que lo diga así, pero para mí NO HAY DEMOCRACIA en Venezuela, no hay República. Un joven promedio creció prácticamente toda su vida bajo la bota chavista. El chavismo convirtió una nación rica en un país bananero. Muchos gobiernos de la región son CÓMPLICES.

Me parte el alma ver las fotos de esos jóvenes estudiantes asesinados, golpeados, torturados, difamados y heridos por los matones chavistas.

Que Maduro haya ganado las presidenciales con el 50,66% (su candidato opositor obteniendo el 49 y pico restante), no les da derecho a disparar a matar contra manifestantes y encarcelar opositores. A NINGÚN GOBIERNO. Una democracia no son solo elecciones, señores cavernícolas!

Si el régimen chavista sigue comportándose de manera tan bestial y sanguinaria con sus propios ciudadanos, me temo que el pueblo venezolano no tendrá más remedio que levantarse en armas. Son las consecuencias producto de las perversiones de una izquierda mal llamada progresista que consuetudinariamente se ha aliado a lo peor de la humanidad. Que ha revestido de idealismos las más nefastas tiranías y ha convertido en paladines a sociópatas y transgresores. De esa izquierda salió o fue captado por ella, un grupo de gente sin escrúpulos, obsesionado con el poder, que no tolera disidencia alguna y es capaz de hacer cualquier cosa porque en sus mentes no hubo jamás freno moral. Si esto sigue así, la mitad antichavista de Venezuela tendrá que formar su propia república independiente.

Lamentablemente la oposición venezolana no está tan preparada como el oficialismo, son simples estudiantes, trabajadores, profesionales, ciudadanos comunes que no manejan armas, no están pagos por el gobierno ni se dedican tiempo completo a la “militancia”. Pero ningún régimen puede ahogar los reclamos legítimos de la mitad de un país entero sin destruir una nación y sumirla en el caos.

Por otro lado, los medios controlados por el chavismo utilizan un lenguaje insultante, maniqueo y exacerbado para desacreditar todo tipo de crítica hacia los abusos, crímenes y pésima administración del actual gobierno venezolano. Su objetivo es matar o silenciar al mensajero, sin escrúpulo moral o democrático alguno. La referencia a un supuesto e inexistente “fascismo” en el bando democrático es uno de los más apreciados entre las filas nazibolcheviques que están dispuestas a defender a cualquier tirano, causa injusta, valores retrógrados o dictadura con tal de que se oponga al tan odiado “imperio” norteamericano, incluyendo apoyar a Castro, Assad, Ahmadinejad y demás horda asesina. Ellos quieren ocultar la información al mundo. Con sus descaradas mentiras, adjetivaciones y omisiones, la cadena militante Telesur hace parecer a la parcial y conservadora Fox como un paraíso de civilidad, honestidad y responsabilidad periodística. Lo se porque tuve el disgusto de ver esa cadena en Argentina, promoviendo el fundamentalismo chavista más allá de sus fronteras. Simplemente vergonzoso, ni los medios argentinos cayeron tan bajo.

Todo esto me lleva a la conclusión de que actualmente las luchas en varias partes del mundo ya no se tratan de una disputa ideológica por el poder, la tierra, el liberalismo o el socialismo. Se trata de una pugna entre los partidarios de la democracia y las fuerzas del autoritarismo. Procuremos no ir a contramano de la historia por intereses mezquinos. Mi total solidaridad con los presos políticos en Venezuela y D’s quiera que caiga la dictadura más pronto que tarde.

Anuncios

Yom HaShoá

Zacarías 8:23:

Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo.

Como es tradición en este blog, publico para Yom HaShoá dos artículos de mi querido abuelo sobre el tema (acompañado al principio por una reflexión mía sobre el levantamiento del gueto de Varsovia)

Tuve el privilegio de ver la defensa judía en toda su grandeza y gloria

Como muchos de ustedes sabrán, hace pocos días se conmemoró la festividad judía de Pesaj, que recuerda la lucha y el anhelo de libertad del pueblo judío, cuando miles de años atrás fue liberado de las garras del yugo esclavizante del Faraón de Egipto para ser conducido a la Tierra Prometida. Muchos habrán festejado, hablado, publicado en un sitio o simplemente recordado esta famosa festividad que nuestra nación recuerda cada año con alegría, orgullo y dignidad. Pero muchos tal vez no se percataron de que, coincidiendo en pocos días con el final de la festividad de Pesaj, también se conmemora el 71 aniversario del Levantamiento del Guetto de Varsovia en la época del Holocausto. La condena de muerte decretada por el nazismo contra todos los hebreos en Europa, fue enfrentada a principios de 1943 por los sobrevivientes de los guetos. Constreñidos a la gasificación en masa, 220 hombres del Guetto de Varsovia, mal armados y alimentados; con la ayuda de los pocos miles de niños, ancianos y mujeres que todavía quedaban en el sitio con un último aliento de vida; resolvieron afrontar la maquinaria de exterminio del opresor nazi (aun más cruel que la del Faraón egipcio) levantándose en armas. Los combatientes de los guetos sabían que su rebelión tendría un único fatal resultado. Al empuñar las armas, empero, rompían la marcha resignada de los millones de judíos que, engañados por los nazis, marchaban en silencio hacia la cámara letal, como ovejas al matadero. Crearon la alternativa de luchar, de golpear al verdugo, de hacer pagar caras sus vidas, de morir con honor. Tal vez en toda la historia de la humanidad no hubo situación tan condenada. Ni Leónidas, en el desfiladero de las Termópilas, desesperó de resistir sin una oportunidad de sobrevivir; los suicidas de Massada hicieron culminar con su muerte una lucha por la libertad, cuyas semillas, sabían, iban a ser recogidas por quienes sobrevivieran; solo en las noches incendiadas de la rebelión en los guetos europeos, sus combatientes tuvieron conciencia de que salían a pelear por la sola alternativa de morir luchando, único privilegio que les quedaba luego de tanta muerte y crueldad. Su lucha no solo fue una expresión de heroísmo humano; era un grito desesperado frente a un mundo que sabía del exterminio y no hacía lo necesario por detenerlo. En los documentos dejados por los luchadores (casi todos ellos identificados con el movimiento sionista) se trasluce su fe y esperanza en la reconstrucción nacional del pueblo judío en la tierra de sus antepasados, y la inspiración que abrevaron partía de esa esperanza. Israel con su enorme progreso y victorias militares, no tiene ningún sentido sin el recuerdo de sus seis millones de víctimas que quedaron enterradas en suelo europeo.

 

Es por esta razón, para rendirle un minúsculo homenaje a aquellos ejemplares rebeldes que afrontaron la muerte durante la Shoá con honor en el Guetto de Varsovia y otros lugares, que quiero publicar un articulo sobre el tema escrito por mi querido abuelo hace más de sesenta años, el señor Pedro Lew (que en paz descanse). Quiero compartir con todos ustedes sus sabias palabras:

 

Artículo Publicado en el Diario “El Territorio” en la ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, República Argentina, el 22 de abril de 1952.

Su autor Pedro Lew

“Nuestro vecino Don Pedro Lew ha escrito esta nota para recordar la epopeya sangrienta del guetto de Varsovia”

EL SACRIFICIO CRUENTO DEL PUEBLO JUDIO.

19 DE ABRIL DE 1943

Fecha memorable para el pueblo judío. En aquel día se propagó por el mundo la noticia trágica y al mismo tiempo gloriosa de que el ghetto se levantó en armas, que el ghetto está luchando heroicamente, ocasionando ingentes pérdidas al enemigo nazi, que el ghetto está rodeado por los cuatro costados por un ejército de asesinos. Los últimos sobrevivientes de la catástrofe del judaísmo europeo se han puesto de pie, enfrentando con sus precarios medios a un ejército armado hasta los dientes.

Los alemanes acostumbrados a las victorias fáciles, a los “paseos militares por toda Europa”, no tomaron en serio al puñado de hombres, mujeres y niños, que se encapricharon de no entregarse vivos para ser quemados, en los crematorios de Oswienchin, Buchenwald, Maidanek y otros. Y bien caro les ha costado a los nazis enfrentar esta sorpresa. Tanques, artillería, aeroplanos, bombas demoledoras e incendiarias tenían que ser usadas contra este grupo de héroes, que lucharon por el derecho de morir como hombres libres, y no como ratas en la ratonera.

Criaturas de corta edad, ancianos de manos temblorosas, mujeres débiles codo a codo con los pocos hombres jóvenes que se quedaron todavía en el ghetto, han luchado con botellas inflamables, bombas de fabricación casera, armas anticuadas y primitivas, manteniendo a raya a todo un “glorioso” ejército alemán.

El ghetto fue incendiado por sus cuatro costados; le fue cortada el agua; hambre y enfermedades han hecho estragos con las filas de los defensores, y la lucha seguía. Casa tras casa, manzana tras manzana, fue tomada por asalto por los asesinos. Cuarentaitres días ha durado esta lucha desigual. Francia ha caído en veintidós días, Polonia con su ejército ha luchado veintiocho días, Holanda, Bélgica, Luxemburgo fueron un paseo militar para los nazis, y el ghetto se mantuvo firme cuarentaitrés días.

Millares de alemanes han sucumbido a manos de los defensores del ghetto. Del Estado Mayor de Berlín tuvieron que ser enviados “especialistas” para terminar con esta “vergüenza” para el ejército omnipotente. Todo el ghetto fue demolido por la artillería para liquidar los últimos focos de resistencia.

Cuarenta mil seres humanos han caído en esta epopeya. Y al morir han lanzado su Testamento: Recordar y no Olvidar.

Recordar que han luchado para mantener en alto la dignidad humana.

Recordar que los asesinos han aniquilado a seis millones de judíos por el solo hecho de ser judíos.

Y no Olvidar que el nazismo es un peligro de muerte para todos los pueblos del mundo

Y no olvidar que hasta tanto exista el nazismo no podrá haber paz y tranquilidad entre los pueblos.

No Olvidar que el judaísmo por su condición y por su larga historia de pueblo sufrido es democrático, enemigo de las violencias y asesinatos.

Y el pueblo judío recuerda con veneración y gloria el testamento de los héroes inmolados por el nazismo y promete: Recordar y no olvidar.

 

Himno de los partisanos:

 

Nunca digas que vas a tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Desde el país de las nieves al de las palmeras

aquí estamos con nuestro dolor, con nuestra pena;

y donde cayera una gota de nuestra sangre

brotará nuestro heroísmo, nuestro coraje.

 

El sol de mañana dorará nuecero hoy

y el enemigo se esfumará con el ayer,

pero si demorara en aparecer el sol

por generaciones vaya como consigna esta canción.

 

Esta canción ha sido escrita con plomo y sangre;

no es el canto libre de un pájaro salvaje;

entre un desplomarse de muros resquebrajados

le cantó un pueblo con armas en mano.

 

Nunca digas entonces que vas tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Nunca digas que esta senda es la final,

porque el cielo gris cubrió la luz del sol.

 

El momento tan ansiado llegará

y el sonar de nuestra marcha escucharán.

 

El clamor por tanta angustia y el dolor

desde el trópico hasta el polo sonará,

y al regar con sangre nuestra heredad,

la esperanza fuerte y pura crecerá.

 

No es un canto alegre, es canto de fusil,

no es tampoco pájaro de libertad,

es canción de un pueblo obligado a sufrir,

que con sangre y plomo el verso escribirá.

Pregunta al “líder supremo” de Irán

Flores en el aire

Dedicado a mis padres y familiares asesinados en Kobrin (Polonia) en octubre de 1943

Los pueblos civilizados acostumbran a colocar ofrendas florales sobre las tumbas de sus desaparecidos, venerando los recuerdos de aquellos que les eran queridos en vida.

También se dejan flotar coronas de flores sobre el agua, cuando algún buque con pasajeros desaparece en las profundidades del mar o del río.

En tiempos bélicos, aviadores han dejado caer coronas de flores sobre el lugar donde algún compatriota, envuelto en llamas, cayó al ser alcanzado por los cañones enemigos. También quiero proceder en forma análoga.

Al cumplirse el décimo aniversario del aniquilamiento de todos mis familiares, quise ofrendarles el testimonio de mi veneración. Pero una incógnita me deja en la incertidumbre: ¿Dónde? ¿Dónde colocar esa ofrenda? ¿Dónde están las tumbas? ¿Dónde fueron enterrados mi padre, madre, hermana, cuñado, sobrinito, tíos, primos y todos aquellos que me han sido tan queridos y tan cercanos a mi corazón?

¿En el llano? ¿En el monte? ¿Fueron echados al río o fueron pastos de las llamas?

Decid vosotros buena gente, ¿no sabéis donde está la última morada de mis padres y de mis familiares? ¿No sabéis cómo se ha producido su fallecimiento? ¿O es que acaso no han tenido siquiera la dicha de ser sepultados como gente? ¿O fueron convertidos en ceniza como la mayoría del pueblo judío, arrastrados a los hornos crematorios?

La ceniza vuela por el mundo como almas en pena, llorando por sus vidas truncadas, por sus años no vividos, maldiciendo a los archi-asesinos nazis que con tanta fiereza los aniquilaron a todos. ¿Puede el cerebro humano concebir una matanza tan cruel, tan despiadada y tan cobarde? ¿Puede el ser racional convertirse en una fiera hambrienta y sedienta de sangre humana como han sido los nazis? ¿Puede el amigo lector imaginarse lo que significa perder en esta forma a toda una vasta familia? A todos, sin excepción, ancianos de edad otoñal, junto con hombres maduros, en pleno verano de su vida, acompañados con criaturas, que comienzan a dar los primeros pasos en la primavera de su existencia.

Todos fueron llevados al último camino sin retorno. Ninguno se ha salvado de ese trágico destino. No hay más a quien enviar saludos ni recibir de ellos noticias, como si uno hubiera nacido de una piedra. ¿Acaso soy realmente nacido de una piedra? ¿Acaso no tuve yo también padre, madre y otros familiares como todos? ¿Acaso soy como el hongo que brota de la nada?

Cuando sopla el viento y escucho un susurro, me parece oír voces humanas y llantos de criaturas inocentes.

¿No serán ELLOS que me hablan? ¿No serán SUS voces que claman justicia y venganza por la sangre vertida?

Hoy es el triste aniversario cuando esos seres humanos, llenos de vida y vigor, fueron convertidos en un santiamén en cenizas. A estas cenizas, que simbolizan a quienes han sido mis seres más queridos, desparramaré por el viento pétalos de flores, para que les acompañen y que les trasmita mi mensaje exteriorizado al impulso de mi corazón dolorido y decirles: “Que hasta tanto lata un solo corazón judío en el mundo, éste no perderá la esperanza de ver la llegada del día de la justicia y venganza: que los super-asesinos antisemitas pagarán con su sangre los crímenes cometidos; que los mares de sangre absorbidos por la tierra, retornarán para caer sobre sus propias cabezas; que, como torrentes de lava, las cenizas de millones y millones de víctimas arremeterán sobre los asesinos violadores y saqueadores”. Entonces no habrá más en el mundo entero esta incertidumbre: ¿DONDE?

Vayan mis palabras, conviértanse en pétalos y desparrámense por el mundo para cumplir la misión que les estoy encomendando.

1943 – Octubre – 1953

PEDRO LEW

Señor Ali Khamenei: Si nada de eso ocurrió… ¿Usted podría decirme dónde visito los restos de mi bisabuelo y toda la familia Lew para rendirles homenaje?

Véase también aqui, aqui, aqui y aqui

Eli Wiesel, extraído de “Un judío hoy”:

Supongamos que nuestro pueblo no hubiera transmitido la Ley a otras naciones. Olvidemos a Abraham y su ejemplo, a Moisés y su justicia, a los profetas y su mensaje. Supongamos que nuestras contribuciones a la filosofía, a la ciencia, a la literatura, son despreciables o incluso inexistentes. Maimónides, Najmánides, Rashi: nada. Spinoza, Bergson, Einstein, Freud: nada. Supongamos que de ninguna manera hemos añadido nada al progreso, al bienestar de la humanidad. Una cosa no puede ser impugnada: los grandes verdugos, los grandes asesinos de la historia – el Faraón, Nerón, Jmelnitzky, Hitler – ni uno solo se formó en nuestro seno.

Hecho que nos hace volver al punto de partida: las relaciones entre judíos y cristianos, las que, por supuesto, nos hemos visto forzados a revistar. Porque hemos sido sacudidos por una cruda verdad: en Auschwitz todos los judíos eran víctimas, todos los asesinos eran cristianos.

Menciono esto aquí no para anotarme puntos ni para poner incómodo a nadie. Creo que ninguna religión, pueblo o nación es inferior o superior a otra; me desagrada el triunfalismo fácil, para nosotros y para los otros. Me desagrada la rectitud auto-otorgada. Y me siento más cercano a ciertos cristianos – mientras no traten de convertirme a su fe – que a ciertos judíos. Me sentí más cerca de Juan XXIII y de François Mauriac que de judíos que se odian a sí mismos. Tengo más cosas en común con un cristiano auténtico y tolerante que con un judío que no es ni auténtico ni tolerante. Enfatizo esto porque lo que estoy por decir seguramente va a herir a mis amigos cristianos. Sin embargo, no tengo derecho a contenerme.

¿Cómo se explica que ni Hitler ni Himmler hayan sido excomulgados de la Iglesia? ¿Que Pío XII nunca pensó que fuera necesario, por no decir indispensable, condenar Auschwitz y Treblinka? ¿Que entre las SS una gran proporción fueran creyentes que permanecieron fieles a sus vínculos cristianos hasta el fin? ¿Que había asesinos que iban a confesarse entre masacres? ¿Y que todos provenían de familias cristianas y habían recibido una educación cristiana?

En Polonia, que es una plaza fuerte del cristianismo, sucedía a menudo que judíos que habían escapado de los ghettos retornaban a los mismos, tanta era la hostilidad que encontraban en el mundo exterior; temían a los polacos tanto como a los alemanes. Esto también era verdad en Lituanina, en Ucrania, en la Rusia Blanca [Bielorrusia] y en Hungría. ¿Cómo se puede explicar la pasividad de la población mientras observaba la persecución de los judíos? ¿Cómo explicar la crueldad de los asesinos? ¿Cómo se explica que el cristiano en ellos no hizo que sus brazos temblaran mientras disparaban a los niños, o sus conciencias se desgarraran mientras empujaban a sus víctimas desnudas y golpeadas hacia las fábricas de la muerte? Por supuesto, aquí y allá de vez en cuando valientes cristianos salían a defender a los judíos, pero eran muy pocos: algunas docenas de obispos y sacerdotes, algunos pocos cientos de hombres y mujeres en toda Europa.

Es una afirmación dolorosa, pero no podemos ignorarla: del mismo modo que las víctimas representan un problema para los judíos, los asesinos son un problema para los cristianos.

[…]

Para el sobreviviente la pregunta se presentaba de otra manera: permanecer o no permanecer judío. Recuerdo nuestros debates tumultuosos y angustiados en Francia después de la liberación. ¿Debería uno partir rumbo a Palestina y luchar en nombre del nacionalismo judío, o debería uno, al contrario, afiliarse al movimiento comunista y promulgar el ideal del internacionalismo? ¿Debería uno ahondar en la tradición, o darle la espalda? Las opciones eran radicales: compromiso total o alienación total, lealtad incondicional o repudio. No había forma de volver a los anteriores caminos y principios. El judío podía decir: he sufrido, he sido hecho para sufrir, lo único que puedo hacer es acercarme más a mi propio pueblo. Y eso era comprensible. O si no: he sufrido demasiado, no me quedan ya fuerzas, me retiro, no deseo que mis hijos hereden este sufrimiento. Y eso también era comprensible.

Y sin embargo, como en el pasado, la prueba no produjo una declinación sino un renacimiento de la conciencia judía y un florecimiento de la historia judía. En vez de romper sus vínculos, el judío los fortaleció. Auschwitz lo hizo más fuerte. Incluso aquel que entre nosotros abraza las así llamadas causas universales fuera de su comunidad, está motivado por el judío que hay dentro suyo y que trata de reformar al hombre mientras desespera de la humanidad. Aún cuando se encuentre en una posición para transformarse en algo distinto, el judío permanece judío.

A través de un mundo en cambio, los jóvenes judíos, hablando todas las lenguas, producto de todas las clases sociales, confluyen en la aventura que el judaísmo representa para ellos, fenómeno que llegó a su apogeo en Israel y en la Rusia soviética. Siguiendo diferentes caminos, estos peregrinos participan del mismo proyecto y expresan el mismo desafío: “Quieren que fracasemos, pero dejaremos que estalle nuestra alegría; quieren hacernos duros, cerrados a la solidaridad y al amor; bueno, seremos obstinados pero llenos de compasión”. Este es el desafío que justifica las esperanzas que pone el judío en el judaísmo y explica las marcas peculiares que deja en su destino.

Por lo tanto, parecería haber más de una manera en que el judío pueda asumir su condición. Hay un tiempo para cuestionarse y un tiempo para actuar; hay un tiempo para contar historias y un tiempo para rezar; hay un tiempo para construir y un tiempo para reconstruir. Elija lo que elija, el judío se vuelve portavoz de todos los judíos, de los muertos y de los aún no nacidos, de todos los seres que viven a través de él y dentro de él.

Su misión nunca fue hacer más judío al mundo, sino hacerlo más humano.

Salmo 44:

nazi cut the beard

Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré. Maskil. Oh Dios, hemos oído con nuestros oídos. Nuestros padres nos lo han dicho. Maravillosa obra hiciste en sus días, en los días de la antiguedad. Tú con tu mano expulsaste a las naciones, y las plantaste. Rompiste los pueblos y los diseminaste fuera. Por cuanto no por su propia espada obtuvieron la tierra en posesión, ni los salvó su propio brazo, sino Tu diestra, Tu brazo y la luz de Tu rostro, porque Tú les mostraste favor. Tú eres mi Rey, oh Dios. Ordena la salvación de Yaakov: Por medio de Ti postraremos a nuestros adversarios. Por medio de Tu nombre pisotearemos a los que se levantan contra nosotros. Por cuanto no confío en mi arco, ni mi espada me puede salvar, pero Tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has avergonzado a quienes nos odian. En Dios nos hemos gloriado todo el día, y alabaremos Tu nombre para siempre. Selá. Sin embargo, nos has desechado y confundido, y ya no sales con nuestros ejércitos, nos despojan a voluntad. Nos entregaste como ovejas al matadero, y nos has esparcido entre las naciones. Vendes a Tu pueblo por poca ganancia, no estableciendo precio alto. Nos conviertes en objeto de mofa para nuestros vecinos, en burla para los que están en derredor nuestro. Nos constituyes en oprobio entre las naciones, motivo de desdén entre los pueblos. Todo el día está mi confusión delante de mí, y me cubre la verguenza de mi rostro, por causa de los que blasfeman y de las burlas del enemigo. Todo esto nos ha sobrevenido, pero no Te hemos olvidado, ni hemos sido infieles a Tu Pacto. Nuestro corazón no se ha vuelto, ni nuestros pasos se apartaron de Tu camino, aunque nos aplastaste en un lugar de chacales y nos cubriste con la sombra de la muerte. Si hubiéramos olvidado el Nombre de nuestro Dios o hubiésemos extendido nuestras manos a un dios extraño, ¿no nos pediría cuentas Dios? Porque Él conoce los secretos del corazón. Pero por Ti nos matan todo el día, y somos como ovejas que van al matadero. ¡Despierta! ¿Por qué duermes, oh Eterno? Despierta, no nos deseches para siempre. ¿Por qué ocultas Tu rostro y Te olvidas de nuestra aflicción y de nuestra opresión? Porque nuestra alma se inclina al polvo, y nuestro cuerpo se clava a la tierra. Levántate en nuestra ayuda, y líbranos por Tu misericordia.

Profecías del Zohar

Bendito eres tu Adonai, D’s de Abraham, Isaac y Yaakov. Te agradecemos por todo lo que has hecho por tu pueblo, a quien elegiste entre las naciones para cumplir tus preceptos. Tu bondad y tu misericordia nos han mantenido vivos a lo largo de los milenios frente a toda clase de adversidades. Pues el Eterno, tu D’s, anda entre tus campamentos para salvarte y entregar a tus enemigos en tu mano. Solo por Tu gracia han retornado a su tierra los hijos de Yaakov por millones, desde todos los rincones del planeta. Solo por Tu voluntad han vencido y prosperado. Tú mantuviste la promesa que le hiciste a nuestros padres en un pacto eterno. No te olvidaste de nosotros. Por eso alabaremos tu nombre por toda la eternidad por siempre jamás. Tú eres único, Elohim. Gracias y bendito seas por todos Tus milagros.

Poca cosa hizo Tu siervo Abraham que estuvo dispuesto a sacrificar a su único hijo o Job que siguió glorificando Tu nombre después de haber perdido todas sus riquezas, esposa e hijos… poca cosa hicieron ellos en comparación con tantos judíos que después de perder a toda su familia en la Shoá te siguieron adorando. ¿Acaso judíos como Yisrael Meir Lau y Eli Wiesel no han superado pruebas más duras que Abraham, Job e Isaías? ¿No merecen ellos más honores que los mismos patriarcas? ¿Acaso hay un amor en la contradicción más profundo que seguir cumpliendo tus preceptos después de un Holocausto, después de dos milenios de exilio y persecusiones? No setenta, sino 2.000 años!!! Tu Torá está más viva que nunca. No hay odio gratuito entre judíos. Las yeshivot han crecido exponencialmente desde el renacimiento de Israel. Si un contador supera todas las pruebas más duras a las que se le puede someter, no toma un centavo para sí, ¿acaso no confiarás en él para darle un cheque en blanco? ¿No será digno de confianza después de pasar por todo eso? Israel ha superado todas tus pruebas. Nuestros perseguidores desaparecieron, hemos recuperado parte de nuestra tierra ancestral, transformándola en un vergel, hemos vencido en todas las guerras, ganado prosperidad y recuperado el prestigio ante las naciones. Las profecías lenta pero firmemente se van cumpliendo. ¿Dónde están los grandes enemigos del pueblo de Israel? ¿Cuánto duró el “Reich de los mil años”? ¿Y los Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, URSS? ¿Dónde están? Ellos quedaron en la historia, nosotros la estamos haciendo. Baruj Hashem!

Cuán posible es que después de 2000 años de exilio nuestro pueblo haya regresado a nuestra tierra en 1948, habiendo estado tres años antes en los campos de concentración frente al ángel de la muerte, durante el peor crimen del ser humano contra el ser humano, para después afirmar “no moriré sino que viviré”. Y encima en lo que en ese momento eran chozas y tiendas de chapa para albergar a la enorme cantidad de refugiados judíos que se escapaban de Europa y el mundo árabe, sin ninguna otra posesión más que las ropas que llevaban consigo – arribando a un diminuto país desértico rodeado por enemigos mucho más numerosos, por el que la gente no apostaba ni una moneda partida al medio que sobreviviría por más de media década – hoy son rascacielos, satélites que se envían al espacio y centros de innovación exportando alta tecnología al mundo entero. Es simplemente impactante. A mi corta edad he perdido la capacidad de sorprenderme… o mejor dicho, ya no me sorprendo de sorprenderme. Israel es la mayor afirmación colectiva de vida en toda la historia del pueblo judío. El Judaísmo es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. Y en ningún lugar verán el poder de lo posible más que en el Estado de Israel hoy. Israel ha tomado una tierra vacía y la ha hecho florecer, Israel ha tomado una lengua antigua, la lengua de la Biblia, para hacerla hablar nuevamente, Israel ha tomado la fe occidental más antigua y la ha hecho joven de nuevo, Israel ha tomado una nación en pedazos y la dignificó nuevamente. No descansemos hasta que la luz de Israel brille alrededor del mundo. Baruj Hashem!

No obstante, aún quedan muchos obstáculos y enemigos por vencer. Seres injustos que odian a Israel, que aborrecen lo puro y aman lo profano, que consideran justo lo injusto y visceversa. Que blasfeman contra el recto y alaban al tirano. Son los mismos que llaman bien al mal y mal al bien, que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz, que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo. Oh Eterno, te pido que otorgues la victoria al pueblo de Israel en la Tierra de Israel con la Torá de Israel. Entrega a los enemigos en su mano y desata la venganza contra todas aquellas naciones que alguna vez cometieron iniquidades e injusticias contra Tu pueblo y mancillaron Tu nombre. Borra la ignominia causada contra tu pueblo. Castiga a todos nuestros enemigos pasados y presentes. Que paguen la cuenta que deben. Que la misma injusticia que sufrió tu pueblo sea también aplicada a los pueblos que nos amargaron a lo largo de la historia. De esta manera seremos iguales en el dolor. Si nuestros inocentes sufrieron, que sufran los inocentes de ellos. Antes de construir el Tercer Templo y traer la redención de la humanidad, castiga a los enemigos de Israel por todas las iniquidades que cometieron contra tu pueblo. Si el gran Tito no pudo derrotar a un mosquito que Tú le enviaste, los hijos de Esav no podrán resistir Tu furia. Pues Tu eres todopoderoso en el mar y en la tierra. Destruye a los ministros de las naciones gentiles que se amotinaron contra Tí desde los cielos, así nosotros los podremos acabar en la tierra. Devuelve la gloria a Tu pueblo para que el mundo entero sepa que Tú estás con nosotros. Alégranos conforme a los días en que Tú nos has afligido, conforme a los años en los que hemos visto el mal.

Tú has sido favorable a tu tierra. Tú haz tornado la cautividad de Yaakov. Tú haz perdonado la iniquidad de tu pueblo y retirado tu ira. Bendito seas a perpetuidad. Oh, nuestro amado Elohim, recuerda que ellos nos trataban como extraños, nos consideraban inferiores, tiraban bebés al fuego y gaseaban niños, recuerda cómo nos mataban por gusto, sin que los provocáramos, sin haber amenaza demográfica o militar alguna, simplemente por su odio irracional y enfermo, por su sed de sangre hebrea. Te ruego que no lo olvides. Extiende Tu indignación a todas sus generaciones, porque siguen cometiendo los pecados de sus padres al creerse con derecho a juzgar y tratar con desdén al judío de los países. Hay demasiada basura gráfica como el New York Times y muchos otros periódicos “respetables”. Una y otra vez oímos, cuando se explican en muchos lados los actos de salvajismo árabe en los medios, que existen judíos y existen los otros; los judíos nunca son enteramente inocentes, y los otros nunca son enteramente culpables. Europa no aprendió nada. Tú le tendrás que enseñar con la vara del rigor, como hiciste con nosotros cuando nos creíamos franceses, alemanes, polacos o húngaros. Asesinaron dos tercios de la judería europea, y desde mucho antes nos perseguían y masacraban gratuitamente. Este es un pueblo cuyo sufrimiento es el más antiguo del mundo. Ningún pueblo en la historia sufrió tanto ni pagó un precio tan alto por su mera existencia. Haz pagar caras nuestras vidas, D’s de nuestros padres. Castígalos impiadosamente sin hacerles ver la luz al final del túnel, y yo me regocijaré en Ti. Haz pedazos a nuestros crueles adversarios Ishmaelitas y hiere a quienes nos odian. Pues así habrás desnudado el velo que te oculta y todos los habitantes de la tierra temblarán, nuestros enemigos temerán a los hijos de Tu pacto.

Nunca más exaltes la diestra de los enemigos de Yaakov, ni permitas que se rían de él como hienas salvajes. Te ruego que no te enojes con tu fiel ungido. No nos cubras de vergüenza en este mundo. Levántate D’s de las venganzas para aplicar a los arrogantes lo que merecen. Los insolentes, mentirosos e hipócritas calumnian y blasfeman contra la casa de Israel. ¿Hasta cuándo se regodeará el inicuo en su malvada podredumbre?

En cada generación se levantan para aniquilarnos, pero El Santo bendito Sea nos salva de sus manos. Derrama Tu cólera sobre las naciones que no te reconocen y sobre los reinos que no llaman Tu nombre, porque ellos han devorado a Yaakov y destruyeron su morada. Derrama Tu enojo contra ellos y permite que Tu furia colérica los alcance. Persíguelos con enojo y destrúyelos debajo de los cielos de Adonai. Maldito Esav, siervo de Samael! Maldito Ishmael, bastardo adorador de astros! Reina Yaakov sobre tus enemigos y que tus hijos nunca más sean esclavos ni habiten tierra extranjera.

Que se levanten nuestros amados líderes Jasmoneos, los hijos de Sansón, Yeoshua, Débora, Barak, Mordejai, Bar Kojba, el Palmaj, Yitzhak Rabin, Yair Stern, Moshe Dayan, Arik Sharon, Zvi Ofer, Yonatán Netanyahu, Rafael Eitan, Roi Klein (nuestros gloriosos hermanos los guerreros Macabeos de nuestro tiempo). Que se preparen para el retorno de nuestro rey hijo de David. Que se haga la voluntad del Rey del Universo, Señor de los Ejércitos, Redentor de Israel, por los siglos de los siglos y toda la eternidad, amén ve amén.

Si Pesaj ocurriera hoy

A %d blogueros les gusta esto: