Un Gusto

Luego de pensarlo mucho y meditarlo, creo que es momento de dejar el blog. Dado que estoy muy ocupado con otras cuestiones, mi ritmo de posteo se ha reducido mucho en los últimos meses, y realmente no le presto al blog la atención que requiere. Por eso este post será el último como colaborador regular del blog, luego de los casi 200 que hice y aproximadamente 100 comentarios.

Además de otorgarme la oportunidad de defender y difundir la causa de Israel, elrejunteil me permitió aprender, no solo de mis excelentes co-bloggers (Ariel Dumas, Jabotito, Ezequiel Eiben, Sebinisra91, entre otros) sino también y muy especialmente de los cientos de comentarios que he leído a lo largo de mi estadía en el blog e incluso antes de ingresar. A todos ustedes, muchas gracias.

Mis visiones con respecto a Israel en general no han cambiado, pero mis ideas se han enriquecido por los debates que hemos mantenido aquí, a la vez que he aprendido nuevas perspectivas sobre temas diversos en relación a Israel y el Medio Oriente. Con respecto a Israel en particular, creo que es el ejemplo de lo que constituye un Estado que garantiza y protege el progreso de los individuos que forman parte de su ciudadanía. Un Estado que se crea como un acto de autodefensa, sobre tierras ganadas fundamentalmente de la mano de inmigrantes que provenían de la pobreza más brutal, maltratados, y con frecuencia expulsados y masacrados, y que solo tenían como armas sus propias ilusiones. La tierra de Israel pertenece a los Israelíes porque la han hecho suya por medio del trabajo, no por intereses colectivos ni derechos divinos (independientemente de lo que uno pueda pensar en cuanto a sus creencias religiosas). El ideal del Sionismo era y es construir un Estado Judío en la Tierra ancestral del Pueblo Judío. Lo logró a través de todos los pioneros que tuvieron el coraje y la voluntad de hacerlo realidad. Es el resultado de un proceso de orden espontáneo y colaboración pacífica y voluntaria entre individuos que decidieron hacerse dueños de su propio destino. Antes de cualquier guerra de independencia, Israel estaba ya en el Ishuv de los que habían trabajado y convertido el desierto en su hogar, y habían hecho (y aún hacen) del desierto un hogar. La Declaración 181 de la ONU, y la Declaración de Independencia del 14 de Mayo de 1948 no fueron más que formalidades para reconocer lo que ya estaba allí: los judíos haciendo su propia patria en la tierra de sus antepasados. Esa es la justicia de las causa de Israel. Israel es fundamentalmente lo que Saul Singer y Dan Senor muestran en Start Up Nation, una sociedad de creadores e innovadores. Como se afirma en el libro, un empresario es aquel que toma riesgos. Y un inmigrante es el “tomador de riesgos” por excelencia. Un pais de inmigrantes en el medio de un desierto y pantanos no es otra cosa que un país de empresarios. No es de extrañar el resultado.

Nuestros enemigos cambian sus formas, pero se repiten una y otra vez a si mismos. Su miserable existencia es patética. Sus logros no son más que el intento de destruir lo que otros construyen. Existen reciclando una y otra vez a sus antepasados en el odio destructivo. Las viñetas, los textos, los mitos, todos son lo mismo en versiones recicladas. Pero a diferencia del pasado, ahora los judíos nos defendemos. Los neonazis no son más que un grupo de imbeciles. Los islamistas un manojo de dementes del medioevo con petrodolares. La izquierda posmodernista no es más que un grupo de relativistas, excepto en lo que respecta a Israel y USA. Ninguno podrá detener el camino del progreso. La libertad es la fuerza más poderosa del mundo, e Israel representa la lucha de los individuos que desean ser libres de la opresión para poder construir sus propios destinos. Nada puede detener eso.

Espero que mis aportes en el blog hayan sido utiles para ustedes, seguro sus comentarios y aportes lo fueron para mí.

Para terminar no quiero dejar de agradecer a la Fundación Hadar y a Gustavo Perednik, uno de mis grandes maestros, por darme la oportunidad de participar de esta excelente iniciativa.

Como Marcelo Birmajer, pienso que “Israel, para mí, es la belleza en estado puro. Israel es la única entidad a la que puedo relacionar con la palabra amor, como si se amara a una persona, una mujer o un hijo.“. Y nada mejor que el poema de Borges para ilustrarlo:

“Israel (1967)

Un hombre encarcelado y hechizado,
un hombre condenado a ser la serpiente
que guarda un oro infame,
un hombre condenado a ser Shylock
un hombre que se inclina sobre la tierra
y que sabe que estuvo en el Paraíso,
un hombre viejo y ciego que ha de romper
las columnas del templo,
un rostro condenado a ser una máscara,
un hombre que ha pesar de los nombres
es Spinoza y el Baal Shem y los cabalistas,
un hombre que es el Libro,
una boca que alaba desde el abismo
la justicia del firmamento,
un procurador o un dentista
que diálogo con Dios en una montaña,
un hombre condenado a ser el escarnio,
la abominación, el judío,
un hombre lapidado, incendiado
y ahogado en cámaras letales,
un hombre que se obstina en ser inmortal
y que ahora ha vuelto a su batalla,
a la violenta luz de la victoria,
hermoso como un león al mediodía.”

Amigos, fue un gusto.

Anuncios

4 comentarios

  1. Mazel Tov en lo que viene ,desde Chile cordial Shalom!

  2. Fue un placer haberte tenido con nosotros. Valió la pena toda tu contribución. D’s te bendiga!

    Am Israel Jai

  3. Una perdida importante para el blog sin dudas! Espero que tus proximos proyectos se concreten con exito!

  4. Muchas gracias! Un gran abrazo!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: