La quinta de Cristina

Por Gustavo Perednik
También yo había caído en la voluntaria ingenuidad de suponer que la presidenta argentina no alberga sentimientos judeofóbicos. Fue nada más que un torpe exabrupto –me dije- lo que le dictó su tuít del 20 de abril (“Todo hace juego con todo”).

Igualmente me pareció correcto denunciar en la televisión y en otros medios el hecho de que la presidenta arremetiera contra un amasijo conformado por Paul Singer, Alberto Nisman, la DAIA y los “fondos buitre”, y que “descubriera” de este pulpo “un modus operandi que trasciende las soberanías nacionales” para socavar a los gobiernos (es decir: a ella).

Hacía (y hace) falta detenerse en la gravedad del tuít porque, como bien sintetizó el periodista Jonatan Viale, el mensaje parece inspirarse en Los Protocolos de los Sabios de Sión. No cabe esconder la cabeza frente a una acusación de la presidenta argentina contra las instituciones judías, las que supuestamente conspiran contra la patria en todos los países.
Si no hubiéramos sentido un deseo íntimo de estar equivocados, de preferir saltear el asunto, todos habríamos reparado en que el exabrupto no fue tal. No se trató de una agresión extemporánea y pasajera, sino de una sopesada decisión de enfrentar a la comunidad judía, y ello en fiel remedo del estilo político de su maestro Hugo Chávez.

La judeofobia de Chávez fue siempre visible: alcanza con recordar su mensaje navideño de que “los que crucificaron a Cristo se apoderaron de las riquezas del planeta”; baste con analizar su allanamiento de la escuela hebrea; será suficiente revisar su patológica demonización de Israel. Y el odio chavista bien podía atribuirse al asesor de ese gobiermo durante varios años: el nazi-islamista Norberto Ceresole, muerto una década antes que su asesorado.

No había tales precedentes en Cristina, y por ello nos pareció que cuando echaba mano de la judeofobia resultaba de un mero recurso demagógico en el que suelen incurrir los populistas.
Sin embargo, los años por venir quizás nos provean de la perspectiva necesaria para reconocer que sí hay un asesor ceresolesco de la Kirchner, al que siempre hemos preferido considerar marginal y poco influyente, y que responde al nombre de Luis D’Elía, el bastión de recalcitrante violencia judeofóbica. Queremos creer que se trata de un personaje menor, pero otra vez, los días que corren desmienten el pensamiento desiderativo.

Empecemos por la evidencia del deterioro de Cristina, que fue disparado por el Caso Nisman.
Después del primer tuit, el siguiente traspié lo tuvo el 2 de julio, cuando emitió una recomendación presidencial a los niños de diez años de Villa Lugano: lean El Mercader de Venecia “para entender a los fondos buitre”.

Justamente esa semana me tocaba dar en Israel una conferencia sobre el drama de Shakespeare, del que he escrito un ensayo. Lo menciono para dejar en claro que mi posición es muy apreciativa de la obra de Shakespeare, y que enseño a Shylock como una forma de la humanización del judío en las letras, en contra de los prejuicios de marras, y no, como es más habitual mostrarlo, como si el bardo hubiera modelado a Shylock para un embate judeofóbico (esta visión también está justificada, pero éste es otro tema).

Por lo tanto debemos insistir en que el problema de la recomendación no fue la obra sino el objetivo que le atribuyó a su lectura: entender las fuerzas maléficas y usureras que atentan contra los países. De ese objetivo se desprende claramente que, si ése fuera el mensaje de El Mercader de Venecia, en ese caso no queda duda de su judeofobia.

Para colmo, la Kirchner agravó las cosas al rechazar toda crítica al respecto (procedimiento rutinario) con el argumento de que… en Israel se había presentado la obra. Primero, respondamos que Israel es en materia cultural uno de los países más abiertos y libres del planeta. Y segundo y principal, agreguemos que el problema no está en difundir a Shakespeare sino en aprender de él fondosbuitrología y otras obsesiones kirchneristas.

Enseñanzas distintas destila Shakespeare. Mi opinión es que la intención del bardo fue contra la judeofobia, y me baso entre otros motivos porque los personajes cristianos que dibujó son mucho más rapaces, crueles, holgazanes e hipócritas que el judío, y Shakespeare denuncia su odio y su malicia sin reparo alguno.

Al respecto, es interesante recordar que en mayo de 2002 el Jefe del Ejército Argentino, General Ricardo Brinzoni, aconsejó al entonces periodista Héctor Timerman leer El Mercader de Venecia. Timerman respondió muy enojado, el INADI intervino y censuró a Brinzoni.

Ahora, trece años después, Timerman ya no es periodista sino ministro, y es nada menos que su jefa la presidenta quien recomienda la misma lectura (¡a niños escolares!). Suponemos que Timerman no se enojará esta vez, y el INADI no intervendrá contra la presidenta.

La tercera agresión, y la cuarta y la quinta
El tercer tropezón judeofóbico de Kirchner se produjo durante la entrevista que Dexter Filkins le hizo para The New Yorker (publicada el 12 de julio), en la que quien escribe estas líneas tuvo parte activa.

No me refiero a los fragmentos difundidos por la presidenta, en los que se omiten las conclusiones de Filikins sobre ella (vanidad, corrupción y autoritarismo), sino a la nota entera que en estos días fue subida a Youtube. 

La presidenta revela aquí a quién habría que endilgarle el atentado contra la AMIA una vez que se blanquee enteramente a Irán como ha decidido. Y procede en su incriminación como lo haría Luis D’Elía.

Explica Cristina que para saber qué ocurrió en la AMIA hay que analizar lo que ocurre en el mundo. Huelga aclarar al lector que éste es el método habitual de las teorías conspirativas, que consiste en elegir qué parte “del mundo” debe revisarse para luego echar culpas, y pasar a presentar esa relación artificial como si fuera la única explicación posible.

Así había hecho D’Elía para hallar a los culpables de las estafas de las Madres de Plaza de Mayo. Revisó qué “sucede en el mundo” y “se dio cuenta” de que el reo era el Mossad.

Cuando Cristina revisa “el mundo” para entender el ataque a la AMIA, no se fija en la consolidación de la revolución islamista en Irán ni en los procesos históricos de Latinoamérica o de China, sino en el asesinato de Isaac Rabín perpetrado, en sus palabras, por sectores que… bueno bueno, ”ahí está la verdad”, concluye Kirchner.

Es decir que cada vez más Cristina compra (y vende) el libreto de D’Elía: los atentados contra la Embajada y la AMIA los hizo “la derecha israelí”. Esa es la parte del mundo a la que siempre enfoca en su obsesión judeofóbica. Y es para alarmarnos que ése sea el cuadro que la presidenta ha comenzando a difundir.

Como si todo ello no fuera suficientemente atroz, el cuarto eslabón en la caída fue el tuit de ayer 14 de julio, en el que, para buscar “la verdad sobre el tumor que afecta a Timerman” Cristina no hurga en problemas familiares del ministro ni en los sinsabores de su vida política; no en la crisis económica de su país, ni en los delitos de sus gobernantes; no en la pobreza de cada vez más argentinos ni en ninguna otra causa que hubiera podido generar la mala sangre de su canciller. No hace falta buscar en ningún sitio porque Cristina tiene a los culpables preparados de antemano: la enfermedad de Timerman la provocaron… los judíos, que lo trataron mal. Cristina dixit.

Timerman renunció a la AMIA escupiendo insultos a la comunidad, pero es “cierta dirigencia comunitaria” la que lo maltrata, sentencia la Kirchner. Timerman quiere imponer un memorracho que exculpe a Irán de su terrorismo, pero él es la víctima, dictamina la jefa.

Y hay algo enormemente más grave en su tuit de ayer. Hacía mucho tiempo que el patriotismo de los judíos no era cuestionado por un gobierno democrático. Creíamos (otra vez nuestra ingenuidad nos traicionó) que habían quedado en el basurero de la historia argentina las discusiones sobre la lealtad de los judíos. Pero Cristina imputa a los dirigentes judíos argentinos porque no son como es ella: “primero argentina y después católica”. Los judíos son al revés, habráse visto.
La presidenta decidió poner notas de patriotismo a los demás, después de doce años de nepotismo y enriquecimiento de funcionarios, de encubrimientos, de embate contra el Poder Judicial, de destrucción de la Causa AMIA y de iranización. En el examen que la profesora ha tomado de patriotismo, los judíos fueron reprobados (ojo: no los “argentinos de origen judío”, esos sí que sí son patriotas). El criterio para amar a la patria pasa por K, por admirar el chavismo y perdonar a los ayatolás sus travesuras.

El futuro no es alentador. En los próximos meses Cristina irá encaminando a los judíos (no a los “de origen judío” sino a los judíos a secas) sobre cómo purgar su traición. Y, peor aún, les insinuará a los no-judíos cómo deben castigar la falta de patriotismo de los primeros. La receta será develada en la afrenta que ya se aproxima: la quinta agresión de la Kirchner.

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Ezequiel Eiben
13/8/2014
17 de Av 5774

El comienzo
El lunes 7/7 se notaba en Israel un panorama alarmante que obligaba a tomar decisiones cruciales. 80 cohetes disparados contra el sur de Israel a lo largo de la jornada, en consonancia con la campaña agresiva constante de Hamas que se atribuía los ataques, y encima todo pocos días después de saberse la noticia del asesinato de los tres jóvenes judíos secuestrados, pintaban el cuadro de situación que los dirigentes israelíes analizaban. Para colmo, terroristas de Hamas habían muerto en un túnel debido a la explosión de los propios dispositivos que cargaban, en lo que se informó constituía un intento de atentar contra el ejército israelí. En estos los momentos previos a decidir una operación militar en Gaza, por si acaso, 1500 reservistas fueron movilizados y unidades de infantería colocadas en la frontera. Desde el vamos, una fuente del ejército se pronunció en forma explícita y sin ambigüedades: “El mensaje para Hamas es claro: un cese del fuego sin condiciones”[1]. Como se supo poco después, Hamas no escucharía y provocaría la consiguiente escalada militar.
Gabriel Ben-Tasgal explicó el origen de la escalada pergeñada por Hamas:

La razón verdadera por lo que ocurre en la franja de Gaza es muy simple. El Hamas, durante años, disfrutó de un negocio estupendo. Tres familias, de la ciudad de Rafiah en el sur de la franja de Gaza, cavan túneles e introducen (…) un montón de productos desde el lado egipcio. El Hamas cobra impuestos por eso. Y además, recibe donaciones de Qatar y otros países árabes que apoyan la causa palestina. Estamos hablando de un presupuesto de 500 millones de dólares. Desde que sube al poder Abdelfatah Al-Sisi en Egipto, le cierran los túneles. Y además, debido a los problemas que tiene Qatar en otros países, que está metido en todas las guerras de Medio Oriente, el presupuesto de Hamas bajó a la mitad. Y el desempleo, llegó al 40%. En un caso de una crisis como esa, el Hamas debe provocar una acción militar, que aunque sabe que la va a perder, lo que va a lograr con esto es ver si puede cambiar el acuerdo que había antes, y además lograr la unidad palestina porque todos los palestinos ahora están a favor del que se siente atacado[2].

En aquél día de julio, expresé todo mi apoyo a las IDF, esperando que la hipotética futura operación no fuera un mero correctivo para que después Hamas iniciara nuevamente el ciclo de violencia e Israel tuviera que responder otra vez. A ver si de una vez por todas, pensé, les damos una paliza a los islamistas de Hamas y que no vivan para contarla. Por supuesto, yo sabía que esto era una expresión de deseo y una fijación de mi posición, pero que Israel no llegaría tan lejos como yo quería. Ahora bien, aunque el alcance de la operación no fuera el esperado, por supuesto había que apoyar a Israel, sin dudas el bueno de la película. A la par, se podía alentar desde la intelectualidad a que fuera más allá.

La cobertura mediática judeofóbica
No cabía esperar otra cosa habiendo tanta asquerosa parcialidad pro-terrorismo y judeofobia en los medios de comunicación, argentinos e internacionales. En las guerras anteriores, ya lo habían demostrado defenestrando a Israel, mintiendo sobre su proceder, tergiversando los hechos y su significado, y tomado partido por el bando terrorista. En esta ocasión, no querían ser la excepción; por el contrario, estaban listos para continuar la campaña de desprestigio y hostigamiento a la única república democrática de Medio Oriente que lucha por su supervivencia.
El martes 8/7, TN tituló en grandes letras potenciadas con “negrita”: “Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza”. A continuación en letras pequeñas, la entrada explicaba: “Los ataques se produjeron en represalia por varios cohetes que cayeron en el sur de ese país, por parte de Palestina. La agrupación Hamas amenazó “ampliar el circulo de objetivos””[3]. Los periodistas de TN encargados de la nota leyeron el manual del buen judeófobo: lo más importante es vender con sensacionalismo la acción militar israelí con letras gigantes, y después mínimamente apuntar que se trata de una represalia. Encima, si se trataba de una represalia, no era un ataque o una ofensiva en el sentido que ellos insinuaban, como si a Israel de repente se le hubiera antojado hacerlo; estrictamente era una defensa, moral, legítima, legal.
Un medio masivo de comunicación internacional, acostumbrado también a difamar a Israel, es CNN. Pero esta vez, no le salió gratis. En una entrevista tendenciosa, con el permanente intento de llevarla favorablemente hacia el lado de los palestinos por la periodista, el anti-israelismo se encontró con una firme oposición: el entrevistado, embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, se plantó y echó en cara la omisión de información y la inadecuada relación entre los datos en el modus operandi de la cadena televisiva. De este tipo de defensas Israel necesita más:

Periodista: Lo que sucedió aquí es horrible y todavía no sabemos el alcance de cuántos niños pueden haber muerto. Informes iniciales indican que al menos 16 murieron, estos dicen que el ataque provino de tanques israelíes. Tal como usted sabe, el ejército israelí dice que pudo haber sido un cohete mal disparado por Hamás. ¿Tiene alguna certeza en este punto?
Embajador: No, no sé, pero sí sé quiénes son los responsables de esto, y es el Hamás ya que usan escuelas como depósitos de armas, y pienso que es deshonesto hacia sus televidentes que un reportero desde Gaza no haya mencionado lo sucedido la semana pasada. Tuvimos dos escuelas de la UNRWA, donde se encontraron cohetes y se los entregaron a Hamás.
(…)
Es información pública a disposición, y es importante que en su reporte lo mencione. Y sumado a esto, pudo haber mencionado una declaración, hecha no por el embajador israelí, no por el vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, sino por el secretario general de la ONU ayer, y quiero leerles lo que dijo ayer, no el año pasado, ayer. Dijo: “El secretario general está alarmado al escuchar que fueron dispuestos cohetes en escuelas de UNRWA en Gaza, y que subsecuentemente estos han desaparecido. Expresa su estupor y pena por el uso de armas en una escuela administrada por la ONU. Al hacerlo (…) aquellos responsables están convirtiendo escuelas en objetivos militares potenciales, y poniendo en peligro la vida de niños inocentes. Empleados de la ONU que trabajan en dichas instalaciones y cualquiera que use las escuelas de la ONU como refugio”. Esto fue ayer. ¿No cree usted que es relevante reportar esto en la CNN? (…).
He estado escuchando informes durante dos horas en CNN, he visto pantallas separadas, imágenes horrendas, imágenes que cualquier ser humano decente se horrorizaría al verlas. No he escuchado ni a una sola persona decir lo que yo le acabo de decir a usted. Y si esto es así, no les da el servicio apropiado a sus televidentes, ni el contenido que necesitan para hacer estos juicios. Hamas está colocando baterías de misiles en escuelas, en hospitales, en mezquitas, y esto debe ser condenado por el mundo para que Hamas le ponga un fin.
Periodista: (…) la razón por la que mostramos estas fotos es porque son niños que fallecieron. ¿Y si Israel se hubiera tomado el tiempo de confirmar que esos niños estaban fuera de las escuelas antes de disparar? Enviar a alguien para inspeccionar. ¿O piensa usted que está bien emitir una advertencia y luego seguir con la agenda y disparar aun habiendo niños adentro? (…)
Embajador: Pienso que usted no tiene ninguna base para decir lo que acaba de decir. Por supuesto que no vamos a disparar directamente. Pero yo no sé lo que sucedió en esa escuela. Lo que entiendo es que le dimos a la gente días para que salgan de esa área. Esto está en el norte de la franja de Gaza, hay una buena posibilidad de que haya sido un cohete de Hamas que impactó. Yo no sé si alguien disparó, un combatiente de Hamas disparando directamente desde esa escuela hacia nuestro ejército que está operando allí, y luego respondimos a ese fuego. Desconozco los hechos. (…) no me malinterprete. No culpo a los medios por mostrar las fotos. Los culpo por no conectar los puntos. Los puntos señalan a la responsabilidad de Hamas por usar escuelas como depósitos de armas, que benefician a Hamas, y es inaceptable, y el enojo del mundo debe dirigirse a Hamas. (…)[4].

Muchos indicios de judeofobia y anti-israelismo en tan solo un par de minutos.
Primer indicio: la entrevistadora busca llevar el reportaje al lugar común de los judeófobos: la muerte de los niños. Pues bien, no hay matanza deliberada de niños por parte de Israel, y la muerte de estos es culpa de Hamas. Pero los medios insisten en acusar a Israel o exigirle presumiendo su culpabilidad que dé explicaciones sobre los fallecimientos. No depositan la culpa donde debe depositarse: en la cuenta de Hamas.
Segundo indicio: la entrevistadora no se disculpa tras haber quedado en evidencia la estrategia de CNN de silenciar mensajes que pueden hablar en favor de Israel, o como mínimo, sin llegar a eso, hablar en contra de Hamas y de los empleados palestinos en la ONU.
Tercer indicio: tras las advertencias en un operativo militar, a la periodista le parece bien “mandar a alguien a inspeccionar” a un lugar convertido en una fortaleza terrorista. Es decir, propone utilizar a un israelí como carnada o arriesgarlo como carne de cañón para que garantice aún más la seguridad de los palestinos. Vale decir, quiere que se ponga por encima de la seguridad de los israelíes a la seguridad de los palestinos. Pide sacrificio a Israel en orden a proteger a los palestinos. Posiciona la seguridad de los palestinos por encima de la protección de los israelíes.
Cuarto indicio: doble estándar contra Israel. Le exige al ejército israelí previsiones extraordinarias que no se le exigen a nadie más. Se mide a Israel con una vara distinta.
Quinto indicio: el foco, permanentemente, sobre Israel. Criticar a Hamás parece ser accesorio, o el guión para un actor de reparto. El protagonista del desastre pareciera ser Israel.

Prensa árabe
Durante esta guerra, cierta prensa árabe, sobre todo egipcia, criticó como nunca antes a Hamas. Inusitada cantidad de comentarios negativos golpearon a la agrupación terrorista en los programas televisivos. Una razón muy invocada en la televisión de Egipto, era el sufrimiento al que sometía al pueblo palestino con sus provocaciones bélicas a Israel. Pero en el fondo, más que solidaridad hacia los palestinos, ocupaba un lugar central la razón de que Hamas se ha vuelto demasiado molesto para El Cairo, una piedra en el zapato que le trae complicaciones estratégicas, políticas y militares (y que encima tuvo el descaro de rechazar la oferta egipcia de cese al fuego). Es decir, la intencionalidad protectora de intereses egipcios, más que una súbita y repentina consideración de humanidad hacia los palestinos (que son ampliamente maltratados en países árabes, siendo mantenidos en campos de refugiados y con un status de ciudadanos de segunda clase), lideró la campaña anti-Hamas.
Osama Mounir, de Mehwar TV, dijo al aire el 16/7:

Quedará grabado en los anales de la historia que cuando Egipto propuso un cese del fuego, Israel aceptó, Estados Unidos le dio la bienvenida, y lo mismo hizo Europa. Todo el mundo ha apoyado la iniciativa egipcia, excepto ustedes [Hamas]. ¿Ustedes qué quieren? (…).
Veamos lo que nuestros hermanos –perdón, nuestros alienados hermanos-, demandan. En principio, no sé cómo llamarlo a esto… están matando a la gente y ustedes hacen demandas. “Si no nos dan lo que queremos, el pueblo palestino puede irse al infierno. No nos importan cuantos palestinos mueran”[frases como hablando por boca de Hamas]. (…) [A continuación enuncia las demandas de Hamas y las critica[5]]. Yo no soporto a Israel, dicho sea de paso. Que Israel sea incendiado con gasolina, perdón por la expresión. Estas personas merecen ser prendidas fuego; pero hoy, oh Hamas, nos encontramos en una situación donde tenemos docenas de funerales por día. Cuando 211 personas inocentes mueren, ustedes no pueden simplemente hacer demandas. [Comenta por último una demanda más, y esta es clave para entender la molestia que Hamas le provoca a Egipto, y como este segundo ve los pedidos como pretensiones de atacar a su soberanía]. Luego ellos demandan la apertura por completo del paso de Rafah. ¡Eso es magnífico! Lo quieren abrir bajo su supervisión, y la supervisión de un país amistoso, y otro país árabe a ser designado por Hamas. ¿Ustedes están locos? ¿Por qué simplemente no vienen y toman la plaza Tahrir? ¿No quieren el edificio gubernamental Mogamma para un paseo? (…) ¿Están fantaseando, o qué? ¿Por qué deberíamos darles el paso de Rafah a ustedes? ¿Por qué yo tengo que abrir mis fronteras a ustedes? ¿No hay ninguna soberanía egipcia sobre nuestras tierras y fronteras? (…) Después de estas diez demandas de Hamas, espero una onceava: restaurar a Mohammed Morsi en la presidencia[6]. (…) Alguien que dice cosas como estas, pertenece a un manicomio. Esto es locura. Quienquiera que sea que frustre la iniciativa egipcia, será responsable por la sangre palestina. (…)”[7].

Más presentadores, comentaristas, y periodistas, se sumaron a las quejas contra Hamas. Algunos hasta se burlaron de sus líderes y los ridiculizaron. Ahmad Mousa, de Sala Al-Balad TV de Egipto, manifestó el 12/7:

Khaled Mashal está librando la guerra desde Qatar, junto a su hermano Al-Qaradhawi. (…) [Las pantallas del estudio exhiben a Mashal llevando una vida de lujo y comodidad en Qatar, utilizando costosos aparatos de gimnasia, dándose un gusto con abundante comida, y mirando televisión] Khaled, la jihad está en Gaza… (…) Ésta es la jihad de Mashal y sus camaradas, los honorables y grandiosos Mujahideen. Mientras ellos libran este tipo de jihad, abandonan a la gente para ser asesinada. Si fueras un hombre de verdad, estarías de vuelta en Gaza a primera hora de la mañana. Deberías tomar el primer vuelo por la mañana. Te dejaremos entrar. Ven a Egipto, y abriremos el paso de Rafah para ti. (…) [A continuación, se muestran imágenes de Ismail Haniyeh con sobrepeso, pateando una pelota de fútbol en una, y distendido en otra] Cuando su peso todavía le permitía correr, Ismail solía jugar al fútbol. Ésta es su jihad (…) ¿Por qué ustedes, en las Brigadas Al-Qassam, se esconden entre civiles? ¿Por qué usan los hogares de la gente? Deberían mantener sus escondites lejos de los hogares de las personas. Ustedes saben bien que cuando disparan un misil desde un hogar, otro misil aterrizará en ese hogar en un minuto. Ustedes le están llevando otra Nakba a su gente[8].

Mohamed Mustafa Sherdy, en su talk show transmitido por la egipcia Al-Mihwar TV, habló el 11/7:

Ninguno de ellos [por miembros de Hamas] pidió disculpas por los cientos de túneles que escavaron[9], a través de los cuales ellos contrabandean toda la riqueza de Egipto (hacia Gaza). Ninguno de ellos dijo una palabra, porque están todos en la toma (…). Están siendo pagados por hacer sus declaraciones (…). Todos viajan en aviones de lujo, tienen cuentas bancarias en Suiza[10].

Mazhar Shanin, conductor de un talk show en Al-Tahrir TV, también de Egipto, arremetió el 12/7 contra Hamas:

Así como morimos en el pasado por la causa palestina, estamos dispuestos a morir hoy por la causa palestina. Pero no estamos preparados para morir en defensa de Hamas. (…) No estamos dispuestos a sacrificar ni un pelo de la ceja, de un soldado o civil egipcio, por la defensa de Hamas y la gente que libra la jihad, mientras se complacen a sí mismos con todo tipo de platos de comida en la pileta. (…) Ustedes son un puñado de mentirosos. No les creemos más. El pueblo está sublevado por ustedes. Piérdanse. Nos dan nauseas. El mundo entero se va al infierno por culpa de ustedes[11].

Frente al nuevo panorama, muchos (a mi entender de manera apresurada, siguiendo el mismo impulso optimista que ante la llamada “primavera árabe”) están hablando de un cambio muy positivo en los árabes que empiezan a denunciar a Hamas. Pero cuidado, este cambio de enfoque no implica necesariamente que Israel pase a ser aceptado en su cosmovisión.
Exponentes egipcios critican a Hamas dándose cuenta de su responsabilidad por los muertos palestinos, pero eso no los lleva a querer a Israel. No hay que cometer aquí una falacia non sequitur y pensar que la condena a Hamas produce aceptación automática de Israel; sobre todo porque la crítica a Hamas es por los muertos palestinos, pero no por la idea de combatir a Israel en sí misma. Miremos el caso de este comentarista de Egipto que critica a Hamas, aunque aclarando terminantemente que no apoya a Israel y que su gente merece arder en llamas. La crítica va dirigida a la demencia de Hamas, pero eso no implica una visión favorable de Israel. O su colega que afirma que los egipcios no harán sacrificios por Hamas, pero que están dispuesto a morir al igual que en el pasado por la causa palestina (léase: la causa contra Israel).
La campaña de la TV egipcia contra Hamas debe visualizarse dentro del contexto en donde la Hermandad Musulmana ha perdido popularidad en Egipto y ha sido descalificada por su gobierno. No es un detalle menor, sino un punto decisivo, el hecho de que Hamas tiene su origen en este grupo terrorista. ¿Por qué de repente comentaristas egipcios empiezan a hablar en contra de Hamas? Esto puede tratarse perfectamente de un arreglo mediático corporativo para criticar al grupo de Gaza, criticando así de manera indirecta a la Hermandad Musulmana, y desligándose de gente “inconveniente” con la que no es rentable o rendidor que a uno lo asocien hoy en día en el país de las pirámides. De ser así, esto no sería un rechazo a Hamas por Principio, sino por ocasional Pragmatismo.
Es más, si bien hay críticas que toman conciencia del sufrimiento de las víctimas palestinas, esto al parecer está lejos de significar una repentina hermandad árabe unida tras la causa palestina con aires de fraternidad y no por mera política. Observen nuevamente cómo el comentarista rechaza apertura de paso a los palestinos. Es cierto que la aducida razón principal del rechazo es no ceder soberanía egipcia al gobierno palestino y no ceder ante demandas de dementes como Hamas; pero tampoco se nota en este punto una visión muy “humanitaria” de apertura de fronteras para refugiados palestinos y recibimiento de estos últimos en óptimas condiciones. Jordania por su parte ha recibido, pero la situación general de los palestinos en los países árabes sigue siendo de desprecio y maltrato, como ya es sabido, mantenidos como rehenes políticos en campos de refugiados y vistos como gente de segunda clase.
En definitiva, mucho en las críticas a Hamas tiene la intencionalidad política de desligarse de lo que tenga que ver con la Hermandad Musulmana, y  aunque hay cierta conciencia por los civiles palestinos, no necesariamente lleva a verlos como hermanos (más allá de la lírica) ni a abrirles las puertas de par en par en otros lugares del mundo árabe.

Analistas plagados de anti-israelismo y corrección política
Analistas, en sus perfiles de Facebook, efectuaban recortes de la realidad, para desdibujar los hechos, o adaptarlos a sus preconceptos ideológicos. Todo en el fondo movilizado por lo hirviendo que se encontraban, a punto de explotar de rabia judeofóbica, al ver que Israel se defendía y lo hacía con éxito.
Por ejemplo, cuando Israel detenía su accionar, y Hamas rechazaba y violaba un cese del fuego, operando reiteradamente sus lanzaderas de misiles (a mitad de julio un civil israelí fue asesinado por un mortero lanzado por el grupo terrorista), no se vieron posteos de los progresistas, socialistas, e incluso de algunos libertarios preocupados por la vida humana, acerca de estos eventos. Será que no les convenía a su prejuiciosa estructura de condenación automática contra Israel. No querían moverse de sus pre-conceptos; querían mover la realidad.
Los políticamente correctos, encubriendo judeofobia, o incurriendo en premisas judeofóbicas aún sin notarlo, minimizaban el profundo significado moral de la defensa israelí, y alguno llegaba a pedir premio nobel de la paz para Daniel Barenboim por su proceder supuestamente en pos de la hermandad y paz palestino-israelí, precisamente un músico israelí con posiciones políticas anti-israelíes. Si uno les citaba el detallado artículo de Gustavo Perednik “Premio innoble de la paz”[12] para demostrar por qué Barenboim no es merecedor del famoso galardón, no se producía efecto alguno, lo que dejaba al descubierto que no les interesaba recibir información adicional que pudiera moverlos de su prejuiciosa y judeofóbica posición. Era moral que Israel liquidara hasta el último terrorista en pie que atacara desde Gaza, que no quedara ni uno que pudiera causarle daño. Pero la corrección política no los dejaba descifrarlo, o admitirlo.
Están aquellos que, para pasar desapercibidos en su verdadera intención, no niegan explícitamente el derecho de Israel a defenderse, sino que pretenden retacearlo hasta hacerlo imposible exigiendo a Israel estándares que no le exige a nadie más. Sostienen que la culpa de que exista Hamas es de Israel, para pintar un cuadro en donde en el fondo el culpable y el que inicia la guerra es Israel que crea a su enemigo. Desconocen todo lo que hace Israel para proteger civiles y que lo pone, de acuerdo a los estándares éticos internacionales que se manejan en la actualidad, en la posición de ejército más moral del mundo. Reconocer el derecho a la defensa de manera lírica y después pretender atarlo de pies y manos sacando a relucir cantidades de muertos (como si esto definiera quién tiene razón) bajo la consigna “esto tiene que parar” (como si fuese un imperativo moral detener la propia defensa por el hecho de que la contraparte está sufriendo bajas o sus civiles están sufriendo), no es un reconocimiento real del derecho a la defensa. Por otra parte, estos sujetos atacan cuestiones internas de Israel (irrelevantes para la situación de marras) como si eso fuera lo determinante en una guerra contra Hamas para decidir si hay que apoyar al Estado Judío firmemente o no. Y ante el sencillo planteo sobre a quién apoyan en una guerra entre Israel y Hamas, eluden la pregunta y lanzan diatribas diciendo que el planteo solo es digno de fanáticos, o recurren a la evasiva de decir que están “del lado de los civiles”, o de los “moderados de ambos bandos”. Este no es un conflicto complejo en lo referente a la identificación de las partes; por el contrario es sumamente sencillo. De un lado está la República liberal, democrática, los valores occidentales, la producción, la vanguardia tecnológica, el respeto por los derechos individuales, la libertad, la civilización; del otro lado está la teocracia islamista, la dictadura, el totalitarismo, el terrorismo, la violencia, la esclavitud, el fanatismo, la más completa represión. Quien no es ignorante, y evade tomar partido en una cuestión tan sencilla, algo refleja de sí mismo.
La maliciosa técnica empleada en los comentarios basados en las ideas con judeofobia, comenzaba con un recuento de muertos en Gaza y le agregaban expresiones como “que terrible”, “que desastre”, que despertaban enardecidas manifestaciones anti-israelíes de sus seguidores. Para estos comentaristas y analistas, parecían no ser importantes las causas ni los tipos de muertos[13], y el planteo que realizaban sugería que las muertes eran todas condenables y trágicas, y que no había que reparar en las causas que llevaban a la muerte. Pues bien, frente a estas incongruencias y manipulaciones, hay que establecer puntos claros:
1) La causa sí es importante. En esta guerra, no hubo muertes porque sí. Israel tiene derecho a defenderse contra la agresión de Hamas. Y este grupo terrorista usa a civiles palestinos como escudos humanos. Allí pueden encontrarse las raíces que llevan a comprender las muertes.
2) Entre los muertos, hay alto porcentaje de terroristas. Y estos merecen morir. También se cuentan civiles palestinos que han votado, apoyado y colaborado con Hamas, y estos, si bien no han sido blancos deliberados del ejército israelí como categoría específica, desde un punto de vista moral también merecen morir como lo merecían alemanes colaboracionistas de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. No hay ninguna “tragedia” en estas muertes[14]. Los civiles inocentes muertos, cuya defunción sí puede llegar a entenderse en términos humanitarios como trágica, son responsabilidad del agresor: Hamas, y sobre su espalda deben cargarse; no son producto de la culpa de la víctima, que moralmente se defiende: Israel.
3) La cantidad de muertos de un lado y del otro no es un argumento para otorgar la razón a un bando. Con ese criterio habría que defender al que pierde más gente, por más injusta que fuera su causa. Hay más muertos del lado palestino porque Israel es más efectivo en sus operaciones para liquidar terroristas que Hamas en sus ataques, y porque Israel protege a sus civiles, mientras que Hamas manda a la muerte a los suyos. ¿Debería Israel disculparse por ser superior moral y militarmente? El argumento de las desigualdades en cantidades de muertos apuntan a decir que no hay una guerra sino una “masacre” incausada, indiscriminada, caprichosa. Pero analizando la realidad, lejos de las maldades e imprecisiones difuminadas por la judeofobia, vemos que efectivamente sí hubo una guerra en términos generales, y que un bando peleara mejor que el otro no es razón para eliminar el concepto de guerra. La judeofobia dirá que no hubo guerra para que todo quede como un “genocidio” o una agresión cuya culpabilidad debe hallarse exclusivamente en Israel.
En resumidas cuentas, Israel tiene razón, y el bando palestino no. Hay mucha mentira dando vueltas en contra de Israel, eso seguro. Pero sirve a su vez, para dejar al descubierto a los anti-israelíes. Algo que habla muy bien de Israel es la clase de personas que hablan en contra de Israel.

La judeofobia del gobierno argentino
El gobierno argentino encabezado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner viene sosteniendo sistemáticamente posiciones en contra de Israel y de los judíos.
Apadrina desde hace años al líder piquetero Luis D’elía, un parásito que constantemente pronuncia diatribas judeofóbicas y difunde teorías conspirativas de los judíos e Israel.
En 2011, el gobierno se sumó al desagradable montaje palestino mediante el cual los dirigentes árabes promovían una declaración unilateral de un estado palestino y su reconocimiento en la ONU[15]. El gobierno argentino dio su aprobación a esto, en violación de posiciones previamente asumidas por el país[16].
En septiembre de 2012, miembros de la delegación argentina que viajaron a las instalaciones de la ONU se quedaron en el recinto a escuchar el discurso del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad durante la Asamblea General. El líder islamista (cuya intención en la esfera internacional era “borrar a Israel del mapa” y repetidamente negaba la Shoá), dejó en claro tras el discurso que quería expandir relaciones con la Argentina y que Irán proponía la conformación de un grupo para alcanzar la verdad[17] acerca del atentado a la AMIA[18].
A principios de 2013 vimos los resultados de los contactos entre el canciller argentino Héctor Timerman y el canciller iraní Alí Akbar Salehi, quienes fueron protagonistas del impresentable Memorándum de Entendimiento firmado por ellos como representantes de ambos países, para el tratamiento de la causa AMIA. El kirchnerismo, despreciando la enorme y precisa investigación llevada a cabo por el fiscal Alberto Nisman, quería cocinar un asunto judicial problemático mediante un arreglo político entre gobiernos, que no le trajera malos ratos en relación a Irán, sino por el contrario, que lo mantuviera en una posición favorable a los ojos del régimen ayatollah cuya penetración en América Latina es bienvenida por los líderes populistas. Para colmo, el senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, realizó una distinción en el Congreso (durante el debate por el Memorándum) entre “argentinos de religión judía” y “argentinos argentinos”, dejando traslucir su particular clasificación para con los integrantes de la comunidad judía argentina[19].
En tiempos de la Operación Margen Protector, corriendo el mes de julio de 2014, hubo un par de manifestaciones del kirchnerismo que siguieron echando leña al fuego de la judeofobia. El 14, se presentó un Proyecto de Resolución en la Cámara de Diputados, con el siguiente texto:

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:
Expresar repudio y preocupación por las operaciones militares de Israel sobre Gaza, que ha provocado casi un centenar de muertos civiles y hace llegar su solidaridad con las víctimas.

¿Quiénes firmaban el infame escrito? Diputados del partido de Cristina Fernández de Kirchner “Frente para la Victoria”: María del Carmen Bianchi, Ana Carolina Gaillard, Carlos Kunkel, Griselda Herrera, Verónica Magario, Liliana Mazure, Nanci Parrilli, Julia Perié, Adela Segarra, y Facundo Moyano, integrante del bloque Cultura, Educación y Trabajo. Crítico con el proyecto, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, expresó: “En lugar de pararse del lado de Hamas, estos diputados podrían promover una iniciativa para el fin de las hostilidades y un cese del fuego que demuestre un interés por preservar a ambas poblaciones civiles, palestina e israelí. Hay que recordar que los ataques con cohetes desde Gaza contra Israel no son nuevos, sino que se vienen produciendo desde hace años. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Congreso rechace este proyecto que, lejos de promover la paz, se orienta a legitimar el terrorismo de Hamas”[20].
El 20/7, salió un comunicado emitido por la cancillería argentina con las siguientes expresiones:

Una vez más (…) la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel.
Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas.
(…)
Condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre. (…).
Asimismo, condenamos el continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel.
(…)[21].

El comunicado claramente es tendencioso, en favor de Hamas y con marcado sesgo anti-Israel. Para empezar, habla de meras acciones armadas de Hamas, a las que no adjetiva como terroristas, pero sí se encarga de remarcar que la fuerza militar israelí es excesiva. Luego rinde demagógico e hipócrita homenaje a los niños muertos (no ha homenajeado a jóvenes reprimidos por la dictadura de Castro en Cuba y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela), destacando con malicia la característica de “niños” de los caídos, como si Israel deliberadamente los matase. Esto no constituye otra cosa que una expresión de corrección política para estar aggiornado a la campaña internacional de desprestigio y difamación contra Israel que lo tilda de genocida asesino de infantes. Tras esto, viene una condena “enérgica” contra Israel por “desafiar” a la ONU, organización mundial que constituye un rejunte de judeófobos que lo único que hacen es condenar a Israel. No hay mención aquí de que Hamas desafíe a las previsiones de la ONU. Se expresa, a su vez, que es Israel quien decidió escalar la violencia, como si los ataques previos de Hamas con cohetes apuntados a población civil, no fueran una escalada destinada a alterar el clima de relativa tranquilidad. Tras estas payasadas, viene una condena menor, no “enérgica”, por los cohetes desde Gaza hacia las “ciudades” de Israel. En esta línea no se menciona a Hamas, mientras que en oportunidades anteriores reiteradamente se menciona a Israel; ¿se lanzan solos los cohetes desde Gaza? Y al parecer, al escritor le pesa escribir que los cohetes se disparan contra civiles, por lo que opta por el menos preciso término de “ciudades”. En definitiva, la posición del gobierno argentino contraria a Israel y funcional al terrorismo de Hamas, está plasmada en pronunciamientos oficiales, disponibles para el que los quiera ver. Los comunicados siguieron con el correr de los días, pero no vale la pena ahora detenerse en las repeticiones de manipulaciones judeofóbicas de los hechos. Basta lo exhibido para reconocer qué clase de personas componen el kirchnerismo[22].
En contra del gobierno kirchnerista, el 18/7 con motivo del vigésimo aniversario del atentado a la AMIA y en plena Operación Margen Protector, el liberal Pedro Benegas[23] efectuó un comentario fantástico, en apoyo de Israel, los judíos, y aquellos que enfrenten la amenaza islamista, reconociéndola como enemigo común:

Un día como hoy, hace 20 años, estando yo en Morón, recibí un llamado de mi papá que me informaba sobre la voladura de AMIA. Este crimen terrorista de lesa humanidad, sigue impune al igual que el atentado contra la embajada de Israel. Las pruebas de la investigación aquí y en Alemania son contundentes, los autores intelectuales son los de siempre, los países fundamentalistas islámicos y su brazo ejecutor, el siniestro terrorismo internacional. Este gobierno, consuetudinario reivindicador de asesinos terroristas, toda vez que muchos de esa calaña están entre sus cuadros, esta vez también es cómplice a través de la aprobación oprobiosa del tratado con Irán que no es otra cosa que paralizar la investigación y el esclarecimiento definitivo de aquel golpe tremendo a nuestro país.
Exigimos, derogación expresa del tratado de la impunidad, reactivación inmediata del pedido de captura internacional de todos los iraníes sospechados, extradición allí donde se los encuentre y finalmente si es necesario ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y con todos los países pro-terroristas.
En este especial momento de violencia que se vive en medio oriente, la lucha sigue siendo una sola – No al fundamentalismo islámico. Guerra sin cuartel al terrorismo. Juicio y castigo a todos los instigadores, ejecutores, encubridores y pusilánimes [claudicantes] del atentado a la AMIA. Con el terrorismo no se negocia, al terrorismo se lo combate hasta vencerlo. Viva Israel. Viva occidente, Gloria eterna a las víctimas de la AMIA y del terrorismo[24].

La sensibilidad frente al señalamiento de judeofobia y la distinción entre persona e ideas
Esta es una distinción posible de realizar en la que vale la pena detenerse, la de una persona con ideas judeofóbicas, y un judeófobo. La primera puede no ser una persona judeófoba en su totalidad, sino mantener en este tema en particular premisas judeofóbicas, quizás sin notarlo, sin reconocerlas como tales. Esta persona aplica un doble estándar o una deslegitimación contra los judíos e Israel, pero eso no implica que la totalidad de su cabeza esté programada para odiar a lo judaico; tal vez tenga otras ideas que no son judeofóbicas y le pesen más en alguna situación diferente a la de marras. Pero en este tema le pesan más las ideas judeofóbicas. Algunos pueden alegar que es una buena persona en general; pero hay que entender que esto va más allá del punto que tratamos: aquí nos concentramos en sus ideas sobre esta cuestión específica. En el segundo caso, ser judeófobo exige más, implica una actitud psicológica más profunda, una configuración mental apuntada contra los judíos, un despliegue emocional-sentimental de rabia y odio, y la asunción de un rol en base a ese modo de pensar.
Cuando se le marca a alguien que es un judeófobo o que está empleando ideas judeofóbicas, si este no se reconoce o no se quiere reconocer como tal, o bien no reconoce o no quiere reconocer que realiza ese empleo de ideas, reacciona de mala manera o a la defensiva. Pueden decir, súbitamente envueltos en una sensibilidad que les colorea un humanismo (que no reconocen en los judíos)[25] y reclamando que se les pida perdón por agredirlos[26], que se les está aplicando una falacia ad hominem, que no son judeófobos porque tienen amigos judíos, etc.
Pues bien, la excusa del amigo judío la tienen muchos de los judeófobos modernos políticamente correctos, y no es un argumento. Puede ser verdad o no que tienen un amigo judío, pero eso no les sirve para ganar un debate racional entre argumentos, y eso no es impedimento para desplegar judeofobia respecto del resto de los judíos, o incluso, en cierta medida, respecto del “amigo judío”.
Por otro lado, no hay falacia ad hominem en decir que alguien es judeófobo o que tiene ideas judeofóbicas. En el primer caso, si va acompañada correctamente de una argumentación que contrarreste las premisas vertidas por el oponente, es una identificación válida marcar a alguien como judeófobo, porque exhibe el odio obsesivo que este profiere y desde el cual habla. Es un concepto que describe un hecho, el odio hacia los judíos. En el segundo caso, se habla de las ideas, no de la persona en sí. Las consideraciones que se puedan tener hacia la persona, y los insultos que se piense decirle, pueden ir por fuera del debate de ideas, por fuera de la línea argumental, en otras circunstancias. Identificar argumentos judeofóbicos y probar que lo son de ninguna manera puede ser catalogado como falacia, excepto por la pereza intelectual de quien quiera descalificar al argumento señalándolo como falaz sin tener que refutarlo[27].

El efecto progre-socialista dentro de la comunidad judía
Tzahal informó que el 70% de los ciudadanos israelíes viven bajo el alcance de los disparos de Hamas. En términos proporcionales, esto sería igual a que 224 millones de estadounidenses, 42,7 millones de italianos, 44,8 millones de franceses, y 45 millones de británicos, se encontraran bajo la amenaza de los cohetes islamistas[28]. El mero proceder de Hamas y el incrementado grado potencial de nocividad de sus ataques deberían ser razones suficientes para que los judíos se posicionaran sin medias tintas y sin concesiones en favor de Israel.
Lamentablemente, a muchas personas dentro de la comunidad judía les han quemado la cabeza los progresistas y socialistas a cargo de las instituciones educativas comunitarias.
Veo a cantidades inmensas pidiendo en términos neutrales “paz en Medio Oriente”, casi con la misma pereza intelectual e irresponsabilidad moral con la que los judeófobos del mundo están pidiendo por la exterminación de Israel.
Esto es otro magro resultado del progre-socialismo que copa las instituciones de países (sobre todo las educativas y académicas), tendencia respecto de la cual el micro-mundo de la comunidad judía no es la excepción. Los progre-socialistas judíos están por doquier en puestos de mando y jerarquía dentro de las instituciones comunitarias educativas, académicas, y de liderazgo político.
Que pidan “paz en Medio Oriente” ahora, mientras Israel enfrenta a Hamas, es equivalente a pedir “paz en Europa” con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Así como los nazis excluían toda posibilidad de paz, Hamas hace lo suyo en la misma dirección. Con genocidas y aspirantes a genocidas no se hace la paz.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, por ejemplo “Con Israel y por la paz”, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”. Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos[29].
Les pido a los miembros de la comunidad judía bajo el aparente paraguas del progre-socialismo, que recapaciten. El progre-socialismo no es el paraguas que los protege, sino la lluvia que los molesta. No pidan paz en términos utópicos con cualquiera que ataque a Israel. Pidan una victoria contundente, arrasadora y total del ejército de Israel sobre el enemigo. Eso es lo que se necesita para que en un futuro haya verdadera paz.

Números de Margen Protector
El 6/8 las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron números oficiales de la Operación Margen Protector, recopilando hechos desde el 8/7. Repasemos:
3360 cohetes fueron disparados por terroristas desde la franja de Gaza hacia Israel. De estos, 2303 cohetes lograron golpear en Israel. 115 cayeron en áreas pobladas en Israel. 584 cohetes fueron interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro. 119 disparos de cohetes fueron fallidos. 475 cohetes golpearon dentro de los límites de la propia Franja de Gaza. La inteligencia israelí había recabado información que los terroristas contaban con 10000 cohetes aproximadamente. Respecto de estos, 1/3 fueron disparados contra Israel y otro 1/3 fue destruido por las fuerzas hebreas[30].
Como se ve a simple vista, Hamas dispara miles de cohetes de manera deliberada contra población civil israelí, logrando algunos de ellos impactar en zonas residenciales. La Cúpula de Hierro ha probado ser, en su calidad de invento magnífico, efectiva a la hora de proteger a los ciudadanos israelíes del terrorismo de Hamas, interceptando cientos de cohetes y salvando vidas. A su vez, se percibe el daño que los propios terroristas ocasionan a sus civiles e infraestructura en Gaza, mediante disparos que impactan en la propia franja.
Acerca de la red de túneles subterráneos, construida por Hamas con el objeto de secuestrar y atacar soldados y civiles israelíes, se hallaron 32 y fueron detonados (14 de los cuales llegaban a territorio israelí, permitiendo la infiltración de terroristas)[31]. Una vez más, los propósitos dañinos de Hamas son palpables (en este caso se informó que los túneles servirían para efectuar un mega atentado atacando en simultáneo dentro de Israel durante Rosh HaShaná). Vale en este punto también la observación de Aryeh Savir:

La construcción de la red de túneles utilizado cientos de toneladas de hormigón, de otro modo podrían haber sido utilizados por los palestinos para la construcción de viviendas, centros comerciales, parques, escuelas, hospitales y bibliotecas. Pero los terroristas optaron por destruir vidas  de otros y no por mejorar la vida de los suyos[32].

Puede agregarse, que Hamas también optó por destruir la vida de los suyos, ya que al menos 160 niños utilizados como trabajadores por los islamistas murieron construyendo los túneles terroristas[33].
Respecto de la infraestructura terrorista, las FDI alcanzaron 4762 objetivos, entre los que se cuentan 1678 sitios de lanzamiento de cohetes, 977 centros de comando y control, 237 instalaciones administrativas militares, 191 instalaciones de almacenamiento y producción de armas, 144 sitios de entrenamiento y capacitación, y 1535 sitios terroristas adicionales. En cuanto a militantes terroristas, catalogados como responsables de la planificación y ejecución de ataques contra soldados y civiles israelíes, se abatieron a 253 terroristas de Hamás; y por lo menos 147 terroristas de Jihad Islámica Palestina, 65 terroristas de otras organizaciones pequeñas, y 603 terroristas de afiliación desconocida. A lo cual se le suman 159 terroristas interrogados por fuerzas de seguridad israelíes, 25 de los cuales se encontraban detenidos al momento de presentar este citado informe[34]. Los números hablan por sí mismos, pero por si hace falta aclarar: viendo la cantidad de objetivos de infraestructura alcanzados, el número de terroristas abatidos, y los pocos civiles caídos en relación al contexto de una guerra de un mes de duración donde hubo operaciones israelíes aéreas en primer lugar y luego terrestres, se concluye que cuando Israel afirma que realiza ataques quirúrgicos contra terroristas, tiene razón y lo dice en serio. Israel tiene la capacidad militar para arrasar con Gaza y hacerla desaparecer en unos segundos; sin embargo, con estos números en frente, uno no puede más que concluir que el Estado Judío es efectivo en sus propósitos de debilitar a organizaciones terroristas y proteger civiles.
Y encima, agregando la preocupación humanitaria de Israel hacia los palestinos, los números también hablan bien acerca del cumplimiento de la ayuda y de la transferencia de ayuda para con los gazatíes. La ayuda humanitaria y la facilitación de su transferencia a Gaza prosiguieron durante la guerra, informándose el 11/8 sobre traspaso de bienes: 248 camiones con alimentos, medicamentos y suministros; 173 toneladas de gas; 571300 litros de combustible[35].

Los palestinos “moderados”
Un cliché de los supuestamente neutrales que quieren el bien para israelíes y palestinos, esgrimido con corrección política durante Margen Protector, con sumo cuidado de no parecer que se tomaba partido por algún bando, fue el de que Israel debe fortalecer a los palestinos moderados y hacer la paz con ellos. Se dice esto como si Israel no lo hubiera intentado en el pasado, resultando todo en el fracaso de: negociar la paz con la OLP (porque la OLP no quería paz, sino muerte de israelíes), encaminar el proceso de paz mediante los acuerdos de Oslo (que para los palestinos fueron una fachada debajo de la cual seguían tramando la destrucción  de los judíos), y colaborar con la “moderada” Autoridad Palestina constituida al efecto (que siguió albergando terroristas en su seno y glorificando a asesinos de judíos).
Echemos el vistazo al espectro palestino de opciones que estos neutrales y políticamente correctos no quieren echar. Hamas por supuesto queda automáticamente excluido, porque no es moderado y no quiere paz. Quedan estos muchachos de la Autoridad Palestina, que supuestamente han cambiado, ya no buscan lo que buscaban en el pasado, y ansían convivencia pacífica con Israel. Declaraciones de  Salah al Zawawi, embajador palestino en Irán, durante una reunión de apoyo a Gaza en Teherán[36]: “La aniquilación de Israel ha comenzado y la nueva generación de Irán seguramente será testigo de nuestra victoria sobre Israel”[37]; “Estados Unidos y los países occidentales crearon un régimen ficticio en Palestina para deshacerse de ella, le suministraron las armas más avanzadas y están tratando de crear un [Estado de] Israel desde el Nilo hasta el Eúfrates”[38]; “(…) el único mecanismo para liberar a Palestina es la resistencia y no hay otra alternativa que la resistencia”[39]; “Nosotros esperamos hacer nuestros misiles más avanzados con la ayuda del conocimiento [tecnológico] de los iraníes”[40]. Que conste: los embajadores palestinos pertenecen a la Autoridad Palestina, no a Hamas. La Autoridad Palestina es la considerada “moderada”, y con quien Israel comenzó a negociar la paz en los acuerdos de Oslo, tiempo durante el cual los palestinos no renunciaron al terrorismo y no quisieron firmar la paz cuando pudieron.
Otro caso elocuente: entrevista de Jake Tapper de CNN a la abogada “experta en derechos humanos” que fue asesora legal de la OLP y que actuó como negociadora entre israelíes y palestinos, Diana Buttu. Con decir en su currículum “experta en evadir preguntas y mentirosa profesional” hubiera bastado[41]:

Tapper: ¿Por qué Hamas ha estado lanzando cohetes contra centros poblados israelíes? ¿Existen algunos otros palestinos tratando de detenerlos?
Buttu: (…) Es importante que organicemos la secuencia de eventos. Ha habido un castigo colectivo[42] impuesto en Cisjordania desde que los tres israelíes desaparecieron[43] y desde entonces los israelíes han bloqueado la franja de Gaza y luego la han bombardeado, así que esto no viene de la nada. Ahora para poder pararlos, ha habido intentos del presidente para lograr un cese del fuego y de llamar a las Naciones Unidas para lograrlo, pero el Primer Ministro Biniamin Netanyahu ha dejado absolutamente en claro que no quiere un cese del fuego, así que viendo esta secuencia de eventos me temo que veremos empeorar las cosas en el largo plazo.
Tapper: (…) Volvamos a mi pregunta (…)
Buttu: (…) ha habido intentos de parar todo esto, pero el hecho es que los israelíes han indicado que no están interesados ahora en alcanzar un cese del fuego (…). Esto no es una pregunta de gente juntándose para parar esto, porque los israelíes han indicado claramente que no quieren que esto pare.
Tapper: Israel dice que Hamas ha lanzado cohetes cada mes por los últimos 10 años y que desde que Israel salió de Gaza en 2005, 8000 cohetes han sido disparados desde Gaza hacia Israel.
Buttu: Eso es incorrecto, y ha habido ceses del fuego en el pasado, y cada uno ha sido violado por Israel, no por Hamas. En términos de números [por los cohetes lanzados], estos suenan devastadores. En términos de los afectados [en referencia a las víctimas], en realidad no. Estamos hablando de cohetes muy primitivos comparados con los F-16 y F-18 que Israel está usando contra los palestinos. Esta no es una guerra pareja. Es una atrocidad unilateral, y esa es la razón por la que creo que es importante para nosotros poner a los civiles en el centro de esto[44] y tratar de asegurarnos que estén protegidos[45] (…).
Tapper: Oficiales del gobierno israelí dicen que tratan desesperadamente de evitar bajas civiles. Y ha habido reportes del vocero de Hamas, en realidad tenemos su video en la televisión palestina, urgiendo al pueblo a servir de escudos humanos quedándose en sus casas incluso si las FDI advierten a las personas dentro de esas casas, porque son casas de oficiales de Hamas, y van a ser destruidas. Hamas les está diciendo que se queden. ¿Encuentras esto del todo reprensible? ¿Usar mujeres y niños como escudos humanos para proteger las casas?
Buttu: No he visto el video, pero si ese fuera el caso, sería reprensible[46]. Creo que el panorama general es que este no es el caso. Lo que hemos visto en los últimos días es más de 80 palestinos muertos entre la población de la franja de Gaza, 43% que son menores de 14 años, y la mitad de los que han sido asesinados son mujeres y niños. La idea de que los palestinos emplean niños como escudos humanos es racista y reprensible. Y la idea de que los israelíes de algún modo están sesgando esto y que nosotros debemos creerles, es también racista.
Tapper: Diana, no es racista que nosotros tenemos el video del vocero de Hamas en televisión diciéndole a la gente que se quede en sus casas, y que es una manera efectiva para asegurar la luchar contra los israelíes. Eso no es racista, son los hechos.
Buttu: No he visto la cinta, y en segundo lugar, como he indicado, si este fuera el caso eso sería repudiable. Sin embargo, no creo que la gente vaya a escuchar a alguien que le diga que permanezca adentro mientras su casa está siendo bombardeada. La gente no quiere morir[47], y el hecho de que los israelíes estén lanzando bombas sobre ellos no hace que deseen más morir. Es un simple hecho el que los israelíes están lanzando bombas de una magnitud que nunca vimos antes, contra población civil infantil y honesta.
Tapper: (…) No puedo creer que diga que la gente no quiere morir, cuando hay una cultura del martirio de la que escuchamos todo el tiempo. Una de las grandes diferencias entre el terrible incidente asesinato de Muhammad Kadeer[48] y el asesinato de los tres israelíes es que quien mató a los tres israelíes, es posible que nombrarán calles en su honor, y recibirá dinero de Hamas o de grupos externos, por matar israelíes; mientras que el gobierno israelí condenó el asesinato de Kadeer.
Buttu: Creo que te equivocas. Si miramos dentro de Israel hay más de 42 ciudades que tienen calles con el nombre de personas que han matado abiertamente palestinos y que están orgullosos por haber matado palestinos. No hay cultura de martirio. Esta es una situación donde palestinos están siendo asesinados por israelíes. (…) la constante referencia a la cultura del martirio es ofensiva (…).

Es palpable el desorden que realiza. Evade las preguntas y dice “esto no viene de la nada” en un intento de justificar a Hamas por las supuestas acciones israelíes, pero en rigor de verdad, Hamas viene lanzando misiles desde mucho antes. Por otra parte, fue Hamas quien violó todos y cada uno de los ceses de fuego que fueron quebrantados con ataques contra Israel. El Estado Judío les dio más de una oportunidad para parar, y no pararon. Hamas quería que la guerra continuase. Luego Buttu minimiza el daño que Hamas ha causado a población civil israelí (y también hay que decir que cada soldado israelí que Hamas ha asesinado, es en términos morales una muerte inocente que hay que imputarle, porque los soldados israelíes son el bando bueno que se defiende). Habla de guerra despareja como si eso fuera un argumento para apoyar a la parte más débil en lo militar; anti-israelíes emplean el argumento, como ya se sabe, para manchar a Israel por ser mejor y apoyar a Hamas por ser peor, sin importar si la banda terrorista es la agresora que inició la contienda, o sin reparar en la causa por la que lucha, que es destruir a Israel. La abogada actúa como si no conociera la estrategia de Hamas de emplear escudos humanos. Da porcentajes de muertos y edades; sin referirse al alto porcentaje de muertos combatientes, sin admitir que estos combatientes son terroristas, y sin reconocer que incluso niños muertos mueren por culpa de Hamas, porque los emplea como escudos o porque los entrena para que efectúen terrorismo en sus campamentos. ¿Acaso un niño armado y empleado para hacer terrorismo no debe ser blanco en el fragor de la batalla, y los soldados deben arriesgarse a morir para salvarlo, por el simple hecho de que es un niño? Para colmo, la malintencionada abogada intenta hacer pasar una acusación seria y documentada por un ataque racista, cuando en rigor, la práctica de los escudos humanos esta explícitamente admitida e incorporada en la cultura palestina, y es admitida por los propios voceros de Hamas. ¿Acusar por racismo y sugerir que miente quien señala un hecho, cuando es el propio Hamas el que lo admite? Buttu miente también sobre que Israel glorifica al terrorismo, y procede a calumniar a los héroes judíos del pasado que batallaron para la creación y el mantenimiento del Estado, que mataron enemigos porque debieron hacerlo en combate, y se sintieron orgullosos de defender a su patria y a su gente; intenta hacernos creer que mataron palestinos por ser palestinos y que el motivo de su orgullo era la nacionalidad palestina de las víctimas. Una mentira y una manipulación conceptual degradantes. Es más, miembros de grupos de auto-defensa previos a la creación del Estado de Israel, e integrantes de Tzahal una vez creado, ni siquiera combatían contra “palestinos” hasta 1967 puesto que no existía el pueblo palestino; combatían contra árabes terroristas. Por último, negar la cultura del martirio es colaborar con su proliferación. Buttu aporta su cuota moral para que Hamas siga cometiendo atrocidades y civiles palestinos mueran; Buttu, además de ser una judeófoba despreciable, es una simpatizante de la muerte de civiles palestinos por ser empleados como carne de cañón.
En fin, que se entienda la realidad. Que la entiendan quienes quieran saber de lo que hablan; sino, que varios sigan hablando sin saber. Será su problema y el problema de su honor. Llamativo: muchos que desde Argentina le exigen a Israel hacer la paz con moderados, haciendo de Israel el foco del problema, no son capaces de lograr que haya, en su medida, paz o reconciliación entre los políticos argentinos de oposición, y unirlos en lo posible para enfrentar al kirchnerismo. Exigen a Israel que de la nada levante una entidad política palestina moderada y significativa para negociar la paz y el establecimiento de un Estado (poquita cosa, ¿no?), mientras que aquí en Argentina no son capaces ni de armar una coalición transitoria de cara a las elecciones, y lo mejor que logran es hacer un desayuno de trabajo invitando a algún que otro candidato a decir generalidades y vaguedades dentro de las puertas de sus ateneos y fundaciones.
Es claro: los mal llamados “moderados” palestinos buscan la aniquilación de Israel. Los moderados palestinos de verdad, aquellos individuos que acepten a Israel como Estado Judío, en el número que sean, no tienen representación política significativa como para negociar con Israel. No existen en el plano político principal. Y no es arriesgado decir, que ni siquiera existen en número significativo en el plano meramente social. En mi caso personal, nunca me crucé en Israel con un palestino o árabe israelí que reconociera el derecho de Israel a existir como Estado Judío.

Conclusión
Nuevamente, Israel se defiende. Israel es el bueno. Israel tiene razón. Israel actúa del lado de la Justicia.
No todas las muertes de los palestinos, victimizados a más no poder por la propaganda izquierdista, a la cual se prenden nacionalistas judeofóbicos de derecha, son lamentables. La muerte de terroristas y colaboradores que se arman para combatir a su lado, no son lamentables.
Hamas es el único responsable por las muertes de palestinos civiles. Hamas agrede. Hamas es malo. Hamas no tiene razón. Hamas actúa del lado de la injusticia.
Cualquier salida pacífica seria de largo plazo que se prevea debe ir acompañada por la erradicación de Hamas.
Nadie niega que pueda existir un diálogo fructífero con quien esté dispuesto a aceptar a Israel como Estado Judío y hacer la paz. Habrá que ver quiénes están dispuestos, y cómo se mueven para conseguirlo. Por ahora, no aparecen en el mapa.

[1] IDF preparing for escalation against Hamas, senior army source says –  Yaakov Lappin
http://www.jpost.com/Defense/IDF-preparing-for-escalation-against-Hamas-senior-IDF-source-says-361792

[2] Gabriel Ben-Tasgal: “Es pensen que el conflicte és per terres. Però el conflicte és religiós”
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/gabriel-ben-tasgal-es-pensen-que-el-conflicte-es-per-terres-pero-el-conflicte-es-religios/

[3] Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza
http://tn.com.ar/internacional/ofensiva-militar-de-israel-con-decenas-de-bombardeos-en-la-franja-de-gaza_513572

[4] El embajador israelí en EE.UU. ataca a la CNN por su informe (UNWRA)

http://www.youtube.com/watch?v=FywO2J0AEnA&feature=share

[5] Las demandas eran irracionales, y hechas a sabiendas de que no serían satisfechas. Típico ejemplo de alguien que pide algo que sabe que es de imposible cumplimiento y que la otra parte nunca accederá. Básicamente, son demandas no para poner un fin al conflicto, sino para perpetuarlo.

[6] Morsi era favorable a la Hermandad Musulmana, de donde proviene Hamas.

[7] #4349 – Egyptian TV Host Osama Mounir to Hamas Leaders: Dream on! You Belong in a Mental Asylum
http://www.memritv.org/clip/en/4349.htm

[8] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[9] En referencia a los túneles hacia Egipto.

[10] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[11] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[12] Premio innoble de la paz – Gustavo D. Perednik
http://www.nodulo.org/ec/2012/n120p05.htm

[13] Por ejemplo: terroristas y civiles. Muertos en combate y muertos por daño colateral sin ser deliberadamente abatidos.

[14] Que se diga que merecen morir no significa que Israel vaya a matarlos o deba hacerlo sí o sí. Por eso se habla de merecimiento, en el sentido de que si terminan muertos, es porque se lo buscaron, porque hicieron “méritos” para terminar así. Significa que no debería haber reparos si su muerte “no les mueve un pelo” en lo sentimental a los defensores de Israel.
Si votaste por Hamas, lo apoyaste, y después te usaron de escudo humano, contribuiste para terminar como terminaste.

[15] Chequear: La exposición de la destrucción – Ezequiel Eiben
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2011/09/la-exposicion-de-la-destruccion.html

[16] Ver para mayor información: Los palestinos lo planearon con anticipación – Ezequiel Eiben

http://diariojudio.com/opinion/los-palestinos-lo-planearon-con-anticipacion/13351/

[17] Nuevas señales de sintonía entre la Argentina e Irán – Mariano Obarrio
http://www.lanacion.com.ar/1512045-nuevas-senales-de-sintonia-entre-la-argentina-e-iran

[18] Atentado terrorista contra la mutual judía situada en Buenos Aires por el cual funcionarios iraníes tienen pedido de captura internacional y están señalados como responsables del hecho

[19] Leer: Preguntas a Pichetto – Ezequiel Eiben
http://diariojudio.com/opinion/preguntas-a-pichetto/45312/

[20]https://www.facebook.com/CSWLA/photos/a.310889052278661.84214.277465785620988/792485730785655/?type=1

[21] Argentina condena la violencia en la Franja de Gaza e Israel
https://www.mrecic.gov.ar/argentina-condena-la-violencia-en-la-franja-de-gaza-e-israel

[22] Cabre preguntarles a los judíos kirchneristas, qué están esperando para abandonar a esos delincuentes. Si no lo hacen por la República, en vía de extinción bajo la tiranía oficialista, por lo menos podrían hacerlo por su identidad judía.

[23] Entre los liberales argentinos, uno de los que mejor entendió e interpretó la guerra que pelea Israel por su supervivencia y en nombre de los valores de la libertad. Lamentablemente, no todos los liberales lo vieron así, y varios calumniaron a Israel con los mismos artilugios que emplea la extrema izquierda, exhibiendo elocuentemente la ceguera y la obsesión que pueden afectar a los críticos cuando del Estado Judío se trata.

[24] https://www.facebook.com/pedro.benegas.94/posts/831202890237694

[25] En este punto puede darse con frecuencia que tilden de fanático al interlocutor y le espeten que sus propios comentarios son los que hacen que alimentan la verdadera judeofobia. Pero frente a esto, hay que tener en cuenta que la judeofobia ya existe desde hace milenios; no hace falta alimentarla para que esté. Y si los judíos nos tenemos que dejar de defender porque alguno puede sentirse ofendido, y porque se puede disparar la judeofobia latente a la espera de caldo de cultivo, ya estamos muertos de entrada.

[26] Aquí no cabe dar un paso atrás. El día que tenga que pedir perdón por advertir judeofobia y doble estándar en argumentos de una persona contra Israel, será un día nefasto. Afortunadamente para mí y el resto de los defensores de Israel, y desgraciadamente para los anti-israelíes, ese día no es hoy.
Es más,  hay que saber que sus reacciones pueden deberse al hecho de encontrarse sorprendidos; están acostumbrados a hablar sin saber de Israel, sin entender del tema, o agredir en forma gratuita, y de repente y al fin alguien se les planta y les contesta. No pueden creer que ya no sigan desparramando habladurías con impunidad moral.

[27] Es más fácil para la consciencia de la persona que no quiere admitir lo que sus posiciones implican, acusar falsamente de incapaz de debatir o de ser falaz al sujeto contrario, en vez de admitirse a sí misma su deshonestidad intelectual. Por ejemplo, en lo que vimos respecto del modo de presentar los hechos para que se adecuen al políticamente correcto “que desastre” que viene a continuación de la exposición.

[28]https://www.facebook.com/idfonline/photos/a.250335824989295.62131.125249070831305/806952325994306/?type=1

[29] Con Israel y por el triunfo – Ezequiel Eiben
https://elrejunteil.wordpress.com/2012/11/18/con-israel-y-por-el-triunfo/

[30] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[31] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[32] La operación contra Hamas evita un genocidio en Israel
http://unitedwithisrael.org/es/la-operacion-contra-hamas-evita-un-genocidio-en-israel/

[33] Hamás mató a 160 niños palestinos para construir sus túneles de terror http://www.unidosxisrael.org/hamas-mato-a-160-ninos-palestinos-para-construir-sus-tuneles-de-terror/#sthash.mYN8iL3J.dpuf

[34] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[35]https://www.facebook.com/IDFspanish/photos/a.529236180436829.141839.527237257303388/912610058766104/?type=1&theater

[36] Embajador palestino en Irán: “La aniquilación de Israel ya comenzó”
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/59680/

[37] Como se desprende de la declaración, quieren una victoria total sobre Israel para que este deje de existir. No una mera guerra para que después haya armisticio y paz con el Estado Judío.

[38] Mentira típica de que el nacimiento de Israel se debe a Estados Unidos; y teoría conspirativa falsa de que Israel planea mediante sus sucesivos gobiernos expandirse hacia tierra que actualmente controlan musulmanes. Se recurre a la idea de las proporciones del Israel bíblico para victimizarse.
Más allá de palabras equivocadas en bocas sucias, en términos de soberanía política, como se maneja el concepto hoy en día, Israel debiera tener más tierras que las que actualmente posee. Las circunstancias y voluntades políticas llevaron a otra cosa.

[39] Resistencia y lucha armada son dos eufemismos comunes que emplean los palestinos para referirse a terrorismo contra israelíes.

[40] Hamas recibió de parte de Irán para combatir a Israel, misiles Fajr-5 y drones Ababil.

[41] CNN: Jake Tapper desarma a la entrevistada palestina con la verdad
http://www.youtube.com/watch?v=CObZbS-8oDc

[42] Mentira típica difundida por los difamadores de Israel, que consiste en hacer pasar medidas preventivas y de seguridad que adopta Israel para evitar actos de terrorismo, por una especie de encarnizadas determinaciones con el propósito de someter al grueso de la población palestina. Los difamadores cambian el foco (en vez de terrorismo, castigo colectivo) y la intención (en vez de defensa, perjudicar a todos los palestinos).

[43] En referencia a los chicos secuestrados y asesinados por islamistas palestinos.

[44] Ella defiende a Hamas y lo que Hamas hace. Hamas se toma a pecho su recomendación de poner a los civiles en el centro de esto, y por eso usa civiles como escudos humanos, dispara desde zonas residenciales llenas de civiles hacia zonas civiles, y se camufla entre civiles. Sin duda, estos personajes palestinos quieren civiles en el centro.

[45] Hipócrita. Defender a Hamas y proteger civiles es mutuamente excluyente.

[46] Es el caso. Solo que pretende ocultarlo para no tener que admitirlo. Al parecer, piensa que no quedaría bien ante ojos occidentales decir en televisión que en el fondo, ella no condena la utilización de escudos humanos.

[47] Mentira. Muchos quieren morir, para hacer realidad la doctrina del “martirio”. La muerte como mártires de Allah los lleva a un paraíso con 72 vírgenes.

[48] Jóven árabe asesinado luego de conocerse la noticia de los tres jóvenes israelíes asesinados. La policía israelí detuvo seis judíos sospechosos. Tres confesaron haber participado en el asesinato. Se los acusó de haber cometido un crimen con motivo nacionalista. La enorme mayoría de la sociedad israelí reaccionó condenando el asesinato y exigiendo juzgamiento a los criminales.

“Desde el juicio a Eichmann” – Nuevo libro de Gustavo Perednik

¡Todos invitados!Siaj 89- anuncio libro DEJAE

Sobre Durán Barba y el antisemitismo

Antisemitismo: Las brujas y su poción venenosa

No me siento un paranoico. No soy de aquellos que ve en cada no judío alguien que me persigue.

Mis padres que escaparon de esa Europa “culta y democrática” dejando atrás las historias de horror de los campos de concentración y los hornos crematorios, no me inculcaron a desconfiar y apartarme de todos, pero sí a estar atento.

No me paso la vida buscando ni respondiéndole a antisemitas, ni encuentro la afirmación de mi identidad Judía en la respuesta al antisemitismo. Me paseo como hombre libre y amante de mi identidad de manera manifiesta y orgullosa.

Dicho lo anterior, no soy ingenuo y sé que el misterio del antisemitismo atraviesa mi condición judía y humana. También tengo claro que el antisemitismo es un “problema de los no judíos” que nos golpea terriblemente a los judíos.

Ellos deben desarraigar su propio monstruo. Es – y sin querer mezclar aunque tengan elementos en común – como el flagelo del terrorismo integrista musulmán y tantos otros monstruos. Podemos combatirlo, pero eliminarlo es solo posible lo logren ellos desde dentro y eso si están realmente dispuestos. ¿Cabe la pregunta?

¿Cómo tratar de encontrar categorías racionales para comprender y confrontar lo irracionalidad y primitivo?

Han pasado 5774 de la creación del hombre de acuerdo al calendario Hebreo y 2013 años del calendario gregoriano; en síntesis miles de años y la evolución del hombre en sus pulsiones primitivas parece ser nula. Sin duda el antisemitismo como otros cuantos flagelos primitivos están tan arraigados que parecen imposibles de erradicar del ADN de muchos “humanos”. Obviamente nada ni nadie podrá justificar la pulsión del psicópata violador y asesino, que debe ser extirpado de la tierra.

La Torah, que es un manual de señales para toda la Eternidad, nos enseña claramente lo que debemos hacer con Amalek y sus descendientes. Si supiéramos leer claramente su mensaje veríamos cómo no hay nada nuevo bajo el sol. Para los judíos este sino viene desde el Sinaí cuando D.s nos entregó un legado de valores éticos y nos convocó a ser testimonio de su presencia y existencia frente a una humanidad tantas veces salvaje cruel e inhumana. “Luz para las naciones, se nos dijo”.

Hace poco un maestro me enseño que de la palabra Sinaí ya en la época Talmúdica descubrieron se desprende la palabra Siná-Odio.

Bien. En las últimas horas en la Argentina un encumbrado asesor de imagen política del Jefe de gobierno de la ciudad elogió a Adolf Hitler como un hombre espectacular y a Stalin como un hombre de gran sensibilidad poética. Un pelotudo en términos argentinos al que incluso el título de antisemita le queda grande. Ni para eso le da. La estupidez e irreflexión en sus declaraciones solo muestran su involucionada sensibilidad humana y que su capacidad analítica es de una pobreza extrema. Pobre Jefe de Gobierno sino se lo saca de inmediato y de manera contundente de su lado.

Claro a este personaje Duran Barba se suma a tantos otros, que en algunos casos como el Senador Eugenio Tuma, coordinador de la campaña de Michelle Bachelet si tiene un ADN manifiestamente antisemita cuando acusa a mochileros Israelíes que salen a pasear después de sus sacrificados años en el ejercito de estar con sus sofisticadas mochilas y carpas conquistando la Patagonia. Ahora por fin se descubre el hi-tech israelí.

Miren el listado en estás regiones es tan largo que excede cualquier escrito. Da para libros. Están los Pichetto, los Pino Solanas, los Chávez, los Vargas Llosa, los D¨Ellia y un listado enorme de personajes de todos los niveles, posiciones y estratos.

Están los miles que tienen menos exposición mediática y que leemos en los foros de medios con opiniones llenas de odio y prejuicio que no resisten ningún tipo de análisis objetivo de los hechos y realidades.

Como ya dije, lo irracional nunca podrá ser confrontado con lo racional. Ese es parte de nuestro problema como judíos racionales y sensibles, no querer asumir una realidad que está fuera de nuestro control.

No se trata de argumentar bien. Un loco no se recupera con argumentos. Hay que asumir que tiene una patología, medicarlo y aislarlo para que no enferme a otros.

Claro que debemos tener presente la frase de Luther King. El problema no es el mal de los malos sino la indiferencia de los buenos. Ahí si tenemos que llamar y convocar a los que están sanos a apartar a los enfermos de sus filas.

El relativismo moral nos ha llevado a tragedias de las cuales hay que sacar lecciones. Con el mal no se convive, así como con el cáncer, el mismo debe ser extirpado.

Este escrito podría tener muchas segundas partes y de hecho las tiene. Hay infinitos sociólogos, psicólogos, filósofos que han abordado la judeofobia y como se instala e incluso afecta a los judíos en sus conductas internas. Eso da para otro escrito y les aseguro que se sorprenderán; ver cómo el odio externo se transforma en auto odio o en la búsqueda de producir victimas dentro de nosotros mismos ya que no sabemos como confrontar con la violencia externa.

Otro extenso capítulo lo podremos dedicar a los cortesanos judíos del poder que, cuando tienen que asumir con dignidad su condición, muchas veces son cómplices del antisemita de turno llegando en algunos casos patéticos a recordarnos al nefasto Judenrat.

Los que conservamos cierta cuota de lucidez, hace mucho nos dimos cuenta que el nuevo capitulo en el mismo odio ancestral es el trato absolutamente discriminatorio e inmoral que recibe el único estado judío del mundo que es acusado permanentemente como los judíos de una manera absolutamente irracional e inmoral de ser el gran problema de la humanidad.

Los datos son tan claros y contundentes que solo la ceguera del antisemitismo, hoy rebautizado antisionismo, puede no ver el ejemplo que es ese pequeño estado para todas las naciones de este planeta.

Señores como dice el dicho: no creo en las brujas, ni que todas los sean, pero que las hay las hay.

Fuente: Radio Jai

Negacionismo y cuestionamiento

Fragmento de mi artículo “Negacionismo y cuestionamiento” en donde escribo sobre por qué no hay equivalencia entre cuestionar fundadamente la cifra de 30000 desaparecidos en Argentina y el negacionismo de la Shoá.

 

Las intenciones de los maliciosos negadores de la Shoá no tienen nada que ver con las de investigadores serios que cuestionen la cifra de 30000 desaparecidos en aras de hallar la verdad sin una motivación política espuria por detrás. Los primeros tienen varios móviles:
A) Desacreditar la creación del Estado de Israel. Entienden (equivocadamente) que es un regalo al pueblo judío por el exterminio sufrido. Lo que los lleva a pensar que negar el genocidio es socavar la base de legitimidad del Estado Judío: no hay exterminio, no hay Estado que regalar.
B) Limpiar el nombre del nazismo. Si el nazismo no cometió las atrocidades denunciadas, no hay que culparlo ni repudiarlo. Por lo tanto, el camino está allanado para volver sin ser mal visto.
C) Lavar las culpas de la judeofobia europea. El odio subsistente impide el análisis objetivo de la realidad, y el rencor prolongado no quiere saber de arrepentimientos o de exámenes mirándose al espejo. La culpa de lo que les pasó a los judíos, es de los judíos.
D) El lucro por practicar la judeofobia. Los mitos y resentimientos antijudíos hacen que siempre haya un público dispuesto a consumir judeofobia, y varios oportunistas ven aquí la posibilidad de ganar dinero vendiendo buzones a ingenuos predispuestos a tragarse cualquier palabrerío que acuse a los judíos.
Los segundos, por el contrario, arrojan luz sobre las mentiras izquierdistas y oficialistas, las cuales pretenden:
A) Hacer pasar a terroristas montoneros como simples personas víctimas de desapariciones.
B) Tergiversar ejecuciones internas de grupos terroristas y mostrarlas como terrorismo de Estado.
C) Inflar números para llamar la atención internacional.
D) Dibujar cifras más impresionables que las comprobables para sentirse con más espalda a la hora de llevar a cabo proyectos políticos partidarios fundamentados precisamente en la espectacularidad de los números.

Artículo completo puede leerse aquí.

Hipocresía a la enésima potencia

cristina-al-assad-y-el-papelon-de-perceval

Por primera vez la cancillería argentina se pronunció sobre la sangrienta guerra civil que atraviesa Siria y se cobró la vida de por lo menos 100.000 personas. ¿Lo hizo para protestar por el uso indiscriminado de armas químicas contra la población civil? No ¿Lo hizo para protestar por la violación de derechos humanos elementales por parte de una tiranía? No, el caradura de Timerman habló únicamente para protestar por una posible intervención militar extranjera. ¿Ahora resulta que al gobierno argentino le importa lo que sucede en Siria? ¿Justo cuando su dictador genocida enfrenta problemas? Nunca escuché a Timerman manifestar su rechazo a la matanza del régimen sirio contra su propio pueblo (ya sabemos, el que calla otorga). ¿Y ahora tiene el descaro de protestar por una posible intervención extranjera para castigar al régimen por haber usado armas químicas contra su propia población civil? ¿Es una broma de mal gusto o qué? En las cancillerías extranjeras se deben estar matando de risa. ¿En ese lugar quiere estar la Argentina? ¿Con lo peor y más retrógrado de la humanidad?

Independientemente de si creo conveniente o no una intervención militar en Siria, agradezco a Israel por haber destruido ese reactor nuclear cerca de Damasco en 2007. De lo contrario, hoy tendríamos un Assad químico y nuclear, dispuesto a cualquier cosa para mantenerse en el poder. Si algo enseñan las atrocidades que están sucediendo en ese país, es que a los regímenes más peligrosos del mundo no se le debe permitir tener acceso a las armas más peligrosas del mundo. Cualquier otra cosa son tonterías o mentalidad mediocre bananero-bolivariana de los mismos fracasados nazibolcheviques de siempre. Tenga la decencia de cerrar el pico, señor Timerman, como viene haciendo desde que empezó la guerra hace dos años.

Reinterpretación a favor de los judíos de una encuesta sobre antisemitismo

En el año 2011 fue publicada una encuesta sobre antisemitismo[1] realizada por el instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires, a pedido de la DAIA. 1500 argentinos en distintos puntos del país fueron interrogados, y los resultados que arrojó el informe acentuaron la preocupación en líneas generales de la comunidad judía. Arraigados prejuicios y miopes observaciones, de nacimiento en mitologías y libelos del antijudaísmo en épocas pasadas y remotas, seguían presentes en pleno siglo XXI, manteniéndose, renovándose, regenerándose.
Este artículo no tratará sobre la totalidad del contenido del informe, ni sobre todas las ya conocidas muestras de judeofobia en parte de la población argentina. El propósito del presente es tomar una porción de respuestas y reinterpretarlas a favor de los judíos mediante un nuevo enfoque. Y para esto, se requiere que el prisma esté puesto precisamente en los judíos y no en los que agitan judeofobia, reparten prejuicios y concentran ignorancia.
Los datos del informe que tomaré son los que, en primer lugar, se referían a cuál es el principal interés de los judíos: un 82% respondió que “su interés principal es hacer negocios y ganar dinero”. Los segundos datos de los que nos valdremos son los alusivos a los judíos y los negocios: un 68% se inclinó a decir que “los judíos tienen mucho poder en el mundo de los negocios” y un 65% sostuvo que los judíos tienen “mucho poder” en el mercado de finanzas[2].
Parte de estas respuestas, reitero, están basadas en los prejuicios o animadversiones de los encuestados y no tienen un significado positivo para los judíos. Pero frente a este panorama, insisto en poner el foco en los propios judíos[3]. La significación que esbozaré a continuación no surge de las intenciones de los encuestados, sino de la propuesta de cómo los judíos pueden leer beneficiosamente sus actuaciones sin estar pendientes de lo que de ellas entiendan los demás.
Para empezar, no es malo hacer negocios y ganar dinero. Sentimientos de repulsión hacia el comercio y el lucro se anclan en sectores sociales debido a malas ideas difuminadas por intelectuales, y pensamientos erróneos de quienes no teniendo tanta formación desconocen la naturaleza exacta del objeto de su odio y desprecio. Hacer negocios es realizar transacciones con el consentimiento de los intervinientes para mutuo beneficio. Es tratar con otros seres humanos en base a un acuerdo de voluntades contractual que permite el despliegue de valoraciones y decisiones de las partes sobre sus bienes y producciones. Se hace negocios actuando en el mercado, el ámbito pacífico de relaciones humanas donde se intercambian bienes y servicios de manera voluntaria. Ganar dinero es la consecuencia natural por haber realizado un buen negocio (haber ofrecido necesarios productos y demandados servicios). Es la premiación del público al propio emprendimiento que satisface las necesidades en el mercado. El dinero es el medio de intercambio por excelencia entre hombres que se tratan como hombres y se relacionan pacíficamente. ¿En qué contextos no se pueden realizar negocios y ganar dinero en condiciones de normalidad? En las dictaduras, en los Estados totalitarios, en los países que sofocan su economía y donde la proliferación intervencionista de la política todo lo alcanza. Tales escenarios no reflejan acuerdos voluntarios sino imposición de voluntad, no hay acuerdos pacíficos sino sometimiento por la fuerza. No hay trato de hombres como hombres mediante dinero, sino salvajismo mediante garrote. Los hombres de negocios son hombres de razón; los hombres dictatoriales son hombres de fuerza bruta. Los que libremente acuerdan prestaciones y cancelan sus obligaciones mediante dinero son los que se apoyan en el principio básico del obrar con consentimiento y reciprocidad; los que rechazan el mercado y optan por los mecanismos coercitivos del Estado para regular y controlar las relaciones humanas son los que se asientan en el principio del inicio de la violencia.
Tener poder en el mundo de los negocios es tener poder económico. Una persona con poder económico es un ser productivo que desarrolla bienes y servicios requeridos por los demás por su capacidad para satisfacer las demandas de la sociedad. El poder económico se va construyendo en base a la inventiva, genialidad creativa, innovación, idoneidad profesional, visión de lo que hace falta y de lo que puede hacerse. En el ámbito del mercado, la contracara es el poder político. Este es el poder que moviliza los mecanismos del Estado que redistribuyen riqueza por la fuerza,  da a unos lo que se le quita a otros, burla o ignora las preferencias de los consumidores y reparte premios y castigos de manera arbitraria. Una persona con poder político para intervenir el mercado es un burócrata improductivo que arruina economías o un empresario prebendario que destruye la competencia.
Los judíos, como hombres de negocios que ganan dinero y ostentan poder económico, tienen que estar orgullosos. Tienen que reinterpretar a su favor lo que los datos del informe señalan, y saber con alegría y sentido de eficacia que hay una sólida moralidad detrás de lo que hacen. En vez de refugiarse ante la errónea perspectiva de los encuestados, los judíos tienen que sacar a relucir sus correctos principios de acción.
Los judíos debemos saber que lo que los prejuicios y la judeofobia toman como vicios, son en realidad nuestras virtudes. Judeófobos e ignorantes consideran que son características malas, indeseables o inmorales; nosotros tenemos que saber que son características buenas, deseables y morales.
Ser hombre de negocios que gana dinero y tiene poder económico es dar una buena imagen ante ojos que sepan ver y apreciar lo que tales conceptos significan. Y sobre todo, es auto-realización. Los ojos que no quieren ver tales virtudes son los que ignoran en qué consisten, o los que sabiéndolo, prefieren lo opuesto: los vicios de la violencia, los mandatos dictatoriales y la política de la imposición. Hombres que promueven libertad y respeto por los acuerdos de voluntades, no caerán bien a quienes promueven esclavitud y desprecio por las transacciones comerciales.
Por todo esto, los judíos no tienen que aceptar culpa o tratar de desvincularse de las “acusaciones” de ser hombres de negocios. Por el contrario, tienen que asumir orgullosamente que lo son, y que lo van a seguir siendo. Que los judíos continúen con sus negocios y los amplíen; que ganen más dinero y acumulen capital; que ostenten su poder económico, el poder de la producción, de la generación de empleo, de la inversión, de la elevación de los estándares de calidad de vida. Por supuesto, no tienen que admitir que los negocios son “su único interés”, pero sí tienen que clamar que es un interés completamente legítimo.
Lo que los señalados judeófobos odian es lo que los judíos aman: la productividad, la satisfacción del propio interés, el trato pacífico, la relación entre personas como comerciantes intercambiando valor por valor. Por algo aquellos lo odian, por algo estos lo aman. Los incompetentes, envidiosos y opositores a la libertad humana van a odiar la ética de los competentes, orgullosos y promotores de la libertad humana.
Karl Marx (de origen judío) propagó el odio y desprecio a los judíos por motivos económicos. Escribió el judeófobo autor:

Consideremos al judío real, mundano (…).
¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés propio. ¿Cuál es la religión mundana del judío? La usura. ¿Cuál es su Dios mundano? El dinero.
¡Pues bien entonces! La emancipación de la usura y el dinero, por consiguiente, del judaísmo práctico y mundano, sería la autoemancipación de nuestra época.
Una organización de la sociedad que aboliera las precondiciones para la usura, y por lo tanto la posibilidad de practicar la usura, haría imposible al judío[4].
     

Frente a esto, resulta pertinente citar al Dr. Yaron Brook:

Cuando una cultura se va haciendo más colectivista, se va haciendo más racista. Y el antisemitismo es una forma de racismo (…). Además, la gente cuando es colectivista se vuelve más racista en tiempos de crisis, en tiempos de stress, cuando están buscando a alguien a quien culpar por algo que va mal en sus vidas y las vidas de los que están a su alrededor. Entonces cuando piensas en crisis financiera y crisis económica, y en guerras, ahí es cuando en culturas colectivistas la gente está buscando un escape y alguien a quien atacar, y los judíos son un blanco conveniente para eso (…).
(El antisemitismo también tiene que ver con el anti-capitalismo) por el hecho de que los judíos son muy exitosos, primariamente exitosos en el área de las finanzas.
Tengo un ensayo en defensa de la usura que documenta su historia, y lo interesante es que lo conecto con el antisemitismo por varias razones (…). Los judíos se convirtieron en los usureros de la Edad Media cuando a los cristianos no les estaba permitido serlo, y los judíos eran odiados por ello, porque la usura en ese tiempo era considerada un pecado moral (…). Entonces usura, préstamo de dinero, banca y lo que tiene que ver con el capitalismo lleva a decir “odiamos al capitalismo, odiamos a los judíos”.
(En su ensayo “La cuestión judía”, Karl Marx) describe por qué odia a los judíos. Era un gran antisemita. Los odia por su interés propio, porque persiguen el lucro, porque quieren ganar dinero. Habla de que son egoístas y están mejorando sus vidas. (…) Lo que realmente motivaba a Marx era su odio por el interés propio, su odio por el individualismo, y vio esas características en los judíos del Siglo XIX, y odió a los judíos por ello. Los colectivistas odian a los judíos, odian al capitalismo, porque el capitalismo es pro-individuo, pro-interés propio, pro-lucro, y los judíos se han convertido en un símbolo de estos atributos[5].      

En definitiva, los judíos deben celebrar ser un símbolo del liberalismo y del capitalismo. Es una conducta virtuosa el perseguir el interés propio, es lícito querer ser el beneficiario de las propias acciones, es correcto vivir para alcanzar los propios valores, es moral ser un egoísta con autoestima. El individualismo respeta los caminos elegidos por cada hombre, y considera a las personas fines en sí mismas. Esta posición ética es la pertinente para que se desarrolle el mercado donde se plasma el principio de intercambio voluntario que respetan los judíos como hombres de negocios.
Difundiendo las ideas correctas de libertad, lucro y egoísmo racional que modifiquen las erróneas percepciones que sectores de la sociedad tienen al respecto; y aceptando con orgullo ser lo que son, sin eludirlo por culpas creadas artificialmente debido a impertinencias conceptuales; los judíos lograrán transformar lo que es una acusación en una declaración de admiración. Hacer negocios, ganar dinero y tener poder económico ya no será visto desde el odio medievalista, marxista y judeofóbico, sino que será evaluado desde la óptica judía, liberal, capitalista: como virtud.

Ezequiel Eiben


[1] Prefiero el término “judeofobia”, pero respetaré aquí el uso de “antisemitismo” porque es el empleado por el informe.

[2] Datos extraídos de: Preocupante encuesta sobre antisemitismo, por Sergio Dattilo. Ámbito Financiero, 21/09/2011

[3] Soy un defensor del individualismo y de la consideración concreta de cada persona. No estoy a favor de colectivizaciones indebidas. En este artículo me referiré a “los judíos” de manera general, siguiendo la línea que pretende el informe de medir la judeofobia y los prejuicios contra este grupo específico. No es mi intención identificar con las características que atribuiré aquí a “los judíos” a quien no quiera ser identificado. La abstracción “judíos” es empleada con fines prácticos, haciendo esta salvedad, y sin ningún propósito inmoral oculto.

[4] Marx, Karl; La cuestión judía. Puede leerse en este link: http://www.marxists.org/archive/marx/works/1844/jewish-question/

[5] Lo presentado es un resumen con algunas modificaciones de carácter técnico que hacen a la adaptación de la forma del mensaje, sin modificar el sentido de su contenido. El comentario completo de Yaron Brook puede escucharse en: YBrook: What is the explanation for the grotesque amount of anti-Semitism today?
http://www.peikoff.com/2013/06/10/what-is-the-explanation-for-the-grotesque-amount-of-anti-semitism-today/

Necesitamos la radicalización del discurso de los dirigentes comunitarios judíos

Necesitamos la radicalización del discurso de los dirigentes comunitarios judíos
Ezequiel Eiben
15/8/2013
9 de Elul 5773

El “punto medio” es un síntoma de lo que Ayn Rand llamó “el culto a la moral gris”. Esa práctica tan en boga en nuestros días de rechazar ver las cosas en términos de blanco o negro, y preferir la actitud mediadora entre extremos opuestos, el espíritu de conciliación ante lo que se muestra como irreconciliable, y la transigencia con lo que se sabe injusto o falso. Como se ve, esta mala costumbre lleva a hacer retroceder a la justicia frente a la injusticia, y traicionar el campo de lo bueno cediéndole espacio a lo malo. Los resultados no pueden ser óptimos.
El punto medio, o matices de grises, es lo que lamentablemente escuchamos en los discursos de muchos representantes de la dirigencia comunitaria judía en lo que a Israel y la guerra en su contra concierne. Hay una desagradable corrección política en la forma de presentación de ideas, y en el contenido puntual de las mismas. Así, la causa de Israel es expuesta de manera tergiversada, o bien liviana, sin dar a entender su verdadero y legítimo alcance. Y por esa pasividad o negligencia, el enemigo de Israel gana el terreno cedido (metafórica y literalmente).
Escuchamos de parte de nuestra dirigencia que “hay que firmar la paz en Medio Oriente y acordar la creación de un Estado palestino”, como si bastara una mera expresión de deseos para justificar el punto; y no hiciera falta un análisis de la realidad para contemplar las oportunidades de lograrlo, y más aún, verificar la justicia (si la hubiera) en tal posición. La fórmula “dos Estados para dos pueblos” que está detrás de toda campaña por la paz, se ha insertado con éxito en las mentes de la dirigencia. Y a decir verdad, esto último no es peculiar de ellos, ya que es una política que el propio Estado de Israel a nivel oficial ha aceptado y asumido.
Ahora bien, están aquellos que quieren la paz inmediata, a toda costa, con la consiguiente creación del Estado palestino; y aquellos que no la quieren de manera inmediata sino tras un sincero proceso de acuerdos bilaterales, sin renunciar a posiciones fundamentales de Israel, pero en definitiva conduciendo al mencionado Estado palestino. Entre ambas posiciones, hay una diferencia: la segunda proclama exigencias como reconocimiento de derechos básicos, que a la primera le resultan banales o por lo menos no prioritarios frente a la urgente necesidad de paz. Sin embargo, las dos comparten en el fondo un punto: el camino conduce hacia la creación del Estado palestino, tarde o temprano, de una forma u otra.
En la inmensa mayoría de los casos, ya no se discute la justicia en la creación o no creación del Estado palestino; solo se discuten los medios para implementar una decisión que ya parece tomada definitivamente.
Y aquí es donde la moral gris del punto medio causa su daño. Están quienes creen que la paz se puede firmar con asesinos sin que estos renuncien a serlo, porque satisfaciendo unos mínimos reclamos el panorama cambiará. Están quienes establecen equivalencias entre las pretensiones justas de autodefensa de Israel y las pretensiones injustas de las políticas de sus enemigos. Y están quienes saben que no hay condiciones propicias para la paz y el surgimiento del Estado palestino porque no puede existir negociación sensata teniendo a terroristas, tiranos que han jurado asesinarnos o representantes que no nos reconocen como contraparte, y aún así maquillan la situación haciéndole creer a su público que del otro lado hay un verdadero socio dispuesto a tendernos la mano en un acuerdo honesto sin sospechas. Es más, están quienes no quieren saber nada con la creación del Estado palestino, pero que dejándose llevar por la corriente del momento no alzan su voz y se pierden río abajo confluyendo con los demás.
Por supuesto, hay dirigentes que cumplen papeles oficiales en instituciones sionistas financiadas con dinero de Israel, los cuales tienen que mantener en cumplimiento de su deber una determinada línea discursiva que sea igual o afín a la que se maneja en la política pública israelí. No necesariamente porque Israel baje línea (de hecho es sabido que la dirigencia sionista en la diáspora por más que reciba material didáctico trabaja con libertad de contenidos), sino por el propio respeto del dirigente hacia las ideas que transmite la institución y le interesan a los financistas de la misma en la cual asume el cargo. Si Israel ya ha aceptado oficialmente la futura creación de un Estado palestino en el marco de un tratado de paz, el dirigente en cuestión no podrá cómodamente salir a hablar del rechazo a esta posición precisamente en representación de Israel a través de una institución que mantiene la línea oficial. Pero el resto de la dirigencia, que no tiene compromiso alguno con el mantenimiento por decisión propia de una línea oficial; si considera improbable, o más profundamente una injusticia, la creación del Estado palestino ¿por qué no lo dice? ¿Se está cuidando de algo (como se cuidan los políticos a la hora de medir qué revelaran y qué ocultarán)? ¿Tiene miedo de no “pertenecer” al club de la corrección política que trae popularidad?
El punto medio se da por dos razones principales, la primera siendo reflejo de la segunda: por la conveniencia política de mantener una posición conciliadora que procure no dejar afuera a los diversos intereses en juego (aunque estos sean espurios); y porque es una visión del mundo instalada y acentuada en la cultura actual donde se cree que lo correcto está en el medio y que solo así se consigue la honradez y el apropiado desempeño moral, lejos de los extremos que son malos por definición.
Los dirigentes que quieran salir de la pegajosa corrección política y actuar acorde a lo que indica la realidad, deben superar esto. Hay un problema si se está quedando bien con los buenos y con los malos por igual; y hay un problema si se piensa que los buenos tienen ciertas razones legítimas al igual que los malos. En un choque de posiciones entre el bien y el mal, la única opción moral correcta es ponerse completamente, sin transigencias, y en modo extremo, del lado del bien. Por lo tanto, aquellos que estén en contra de la creación de un Estado palestino en términos morales, deben decirlo. Su voz necesita ser escuchada, y hacer las veces de un rayo de nueva luz blanca que ilumine lo que por mucho tiempo ha estado en la penumbra gris y que nos aleje definitivamente de la negra oscuridad.
Ciertos dirigentes musulmanes y simpatizantes judeofóbicos entienden lo que es afirmar una posición y situarse en un extremo para defender sus reclamos. En la última celebración del Día Internacional de Al-Quds en solidaridad con la causa palestina, el Sheik Abdul Karim Paz de la mezquita At-Tahuid en Buenos Aires, dijo en relación a Israel: “queremos que ese Estado desaparezca, sin que caiga la gota [de sangre] de ningún judío; sí queremos que este Estado desaparezca”[1]. Agregó sobre las futuras realizaciones de esta celebración, en alusión a su militancia anti-Israel: “Estaremos frente a la embajada de Israel, mientras exista ese Estado opresor”[2]. La difusión del evento, se hizo con un flyer donde figuraba la imagen del ayatollah Ruholla Khomeini, líder de la revolución islámica de Irán, asesino, tirano, y promotor de la destrucción de Israel.
Como se observa, Karim Paz hace un llamamiento explícito en sus discursos a la destrucción de Israel. No hay medias tintas. No hay un gris. Sostiene una posición, y lo hace de manera extrema. Frente a esto, nuestros dirigentes no deben transigir; no hay punto medio posible con quien quiere nuestra destrucción, no hay beneficio que podamos obtener de tal estrategia, sino solo una rendición que puede parecer parcial en un principio pero que indefectiblemente será total en el final. ¿Qué queda para nuestros dirigentes? Adoptar una posición extrema: la existencia de Israel no es negociable, acuerdos con asesinos no son posibles, creación de un Estado palestino en manos de judeófobos promotores de la destrucción de Israel no es viable. Y todavía más: la mismísima creación de un Estado palestino es una injusticia, un robo y un daño contra la integridad de Israel. ¿Qué hace el punto medio en una situación como esta? Le concede un poco de razón a cada parte; tal vez Israel debería ser mínimamente destruido, o arrodillarse levemente a las pretensiones rivales y permitirles construir un Estado (desde el cual en el futuro lo atacarán mejor). ¿Qué permite nuestro extremismo? Defender nuestra posición como debe ser defendida, en su totalidad y sin permitir que el mal avance sobre lo que nos pertenece por derecho. ¿Cuál es la diferencia si hay extremismo de Karim Paz, y hay un extremismo que puede ser nuestro? La diferencia no viene dada por la coherencia para defender algo, sino por el contenido de las causas que se defienden. La dirigencia musulmana que adopte la posición de Karim Paz está defendiendo una causa injusta y no tienen razón; en cambio, los dirigentes judíos que defienden la integridad de Israel sostienen una causa justa y tienen razón.
Necesitamos la radicalización del discurso de los dirigentes comunitarios judíos. Hay que establecer puntos de los cuales no nos moveremos y líneas que no permitiremos atravesar, que se correspondan con una defensa íntegra de la causa de Israel. Y si esto implica la no creación de un Estado palestino, tema que está de moda en el ambiente de la corrección política, pues hay que expresarlo con la seguridad de quien manifiesta algo a sabiendas de que la razón está de su parte. Aún a riesgo de no “pertenecer” al club. Es difícil que Israel, siendo el judío entre las naciones, llegue a pertenecer a un club de nenes buenos aún satisfaciendo todos los requisitos de entrada.
Dirigentes, no acallen en sus discursos las razones de Israel. No caigan en el punto medio que termina haciendo que gane el enemigo. No rindan culto a la moral gris que beneficia a los peores. Radicalicen su discurso de defensa de Israel. Si piensan que Israel lo merece, eso es lo que tienen que hacer por el.       

Los escalofríos de Cristina

1373400570_extra_big

A la presidente argentina le “corrió frío por la espalda” cuando se enteró por medio del ex-espía Snowden que EE UU espíaba a países sudamericanos para obtener información sobre energía y narcóticos en México, petróleo y compras militares de Venezuela o estar al tanto de los movimientos de las FARC en Colombia. OK, es entendible. Se puede tomar como una injerencia en la soberanía de otros países. Pero yo me pregunto… ¿por qué Cristina Kirchner no dijo que “le corrió un frío por la espalda” cuando la propia justicia argentina acusó a Irán de haber establecido bases de inteligencia en toda Latinoamérica para cometer atentados terroristas como el de 1994 que mató a 85 personas en Buenos Aires? ¿Será porque ya se quieren sacar de encima al fiscal Nisman?

Sobre las elecciones en Irán y la “pista siria”

Sobre el “moderado” Rohani

Hassan-Rohani1

Jerusalem Post:

El nuevo Presidente iraní formó parte del comité especial que planificó el atentado a la AMIA. Según el dictamen de 2006 del fiscal Alberto Nisman, la decisión de perpetrar el atentado en Argentina fue tomada por un comité de operaciones especiales relacionado con el poderoso Consejo Supremo de Seguridad Nacional el 14 de agosto de 1993 en la ciudad de Mashad. De acuerdo con el reporte, el antiguo oficial de inteligencia Abolghasem Mesbahi testificó en 2006 que Rohani era miembro del comité especial, ya que servía en ese entonces como secretario del consejo.

El gobierno iraní me recuerda a una pandilla criminal de Los Ángeles cuyos miembros tienen que matar a alguien (cualquiera) antes de poder ingresar a sus filas.

Muy grave: Penetración iraní en América Latina + Artículo sobre Judaísmo + Sobre la falacia ad hominem de los iraníes

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán
Ezequiel Eiben
16/05/2013
7 de Sivan 5773

¿Qué le sugiere la siguiente declaración?: “Repudiamos el campo de concentración, y exhortamos a que se averigüe y se condene a los responsables locales de el”[1]. ¿Puede identificar concretamente al victimario en el asunto? ¿Puede conocerlo en su totalidad? Piense por un momento qué hubiera dicho usted si viviendo en la época de la Shoa o en los inmediatos tiempos post Shoa, escuchaba a algún dirigente comunitario judío hablar en esos términos. Seguramente usted como mandante le hubiese requerido al mandatario que dijera toda la verdad, o por lo menos, algo más concreto, más tangible, que permitiera saber y entender específicamente de quienes se hablaba. Un reclamo justo al dirigente hubiese sido que mencionara en su repudio a los nazis como victimarios en vez de limitarse a describir la metodología del agresor (en este caso el campo de concentración), y que pidiera condena a todos ellos (cúpula máxima incluida), no solo a los nazis o colaboracionistas locales que trabajaban en el campo de concentración.

Lamentablemente expresiones ambiguas, ambivalencias, comunicados poco claros y frases envueltas en nebulosa como la arriba mencionada, han sido moneda corriente en nuestra realidad, por parte de la dirigencia judía de Argentina en lo concerniente al atentado terrorista a la AMIA. Hemos escuchado hasta el hartazgo pedidos de justicia insuficientes e ineficientes, que pecan por vacuidad, ocultamiento y/o desconocimiento de la información relevante disponible. De esta forma, por más que el dictamen elaborado por el fiscal de la causa Alberto Nisman, producto de una exhaustiva investigación sobre los hechos y protagonistas, arrojara los datos necesarios para saber quién cometió el atentado, trabajando para quién, y en nombre de qué lo cometió; y estuviera ahí a disposición para aprovecharlo y difundir su contenido; durante años tuvimos que escuchar declaraciones oficiales de parte de la dirigencia judía tales como: “Repudiamos el atentado terrorista, y exhortamos a que después de tantos años sin justicia y sin conocer los culpables se condene a los responsables de la conexión local”[2]. Esta parte de la dirigencia condenaba la metodología del crimen (el atentado terrorista) sin condenar explícitamente, ni siquiera mencionar por su nombre, al agresor: el islamismo de la teocracia de Irán. Esta parte de la dirigencia seguía hablando de años sin justicia como si se estuviera en la misma situación que en los comienzos de la causa (cuando hubo encubrimientos, engaños y sobornos), sin dar cuenta de la corrección y avance en la causa que significó el trabajo de Nisman y la UFI (Unidad Fiscal de Investigación del caso AMIA, compuesta por 40 profesionales), gracias al cual podemos conocer los culpables del atentado. Esta parte de la dirigencia seguía concentrada en la conexión local del atentado como si fuese la clave del asunto, o como si arrastrara la responsabilidad exclusiva del crimen, dejando de lado al agresor principal sin el cual no podría existir siquiera una “conexión”. Con las cosas dadas de ese modo (corrupción en los funcionarios públicos, y negligencia acompañada de inoperancia en los dirigentes comunitarios), eran de esperar ocultamientos y trabas a la salida a la luz de la verdad.

Hay que conocer y reconocer al enemigo. Conocer para saber quién es; reconocer para aceptar el hecho de que se enfrenta a nosotros y actuar en consecuencia[3]. El enemigo aquí, responsable del atentado terrorista a la AMIA, es el Irán dominado por el islamismo. Irán es un Estado terrorista, hay que decirlo. Irán está dominado por el islamismo que es violencia al por mayor, hay que decirlo.

Los argentinos en general deben saber que fueron agredidos por Irán, cuyo gobierno difunde el terrorismo islamista internacional. Los judíos en especial deben saber que Irán los quiere muertos, encuéntrense donde se encuentren. Pruebas: En Israel viven más de 6 millones de judíos, y el presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad manifiesta que quiere borrar a Israel del mapa. Irán quiere finalizar la construcción de una bomba nuclear, y tener así la capacidad de desplegar un genocidio rápido y eficaz. Irán equipa y da asistencia económica a Hamas y Hizbollah, bandas terroristas con presencia en la franja de Gaza y el Líbano respectivamente, que buscan la destrucción de Israel. Irán es responsable a través de Hizballah del atentado a la AMIA, es decir, una agresión perpetuada contra una institución judía (no israelí) en Argentina (no en Medio Oriente). Está claro que Irán no solamente quiere atacar desde su territorio, sino también desde otros lugares donde tiene colaboradores y sicarios; no solamente a través de sus propias fuerzas militares y terroristas, sino también a través del financiamiento del terrorismo internacional; no solamente a Israel, sino también en otras latitudes donde se encuentren judíos.

En definitiva, si hay algo que los argentinos deben saber, es que Irán cometió el atentado en su país en desprecio a los derechos individuales de todos sus ciudadanos, no solamente de las víctimas del mismo (para el terrorismo mientras más víctimas haya, mejor). Si hay algo que las comunidades judías deben exigirle a sus dirigencias, es claridad, precisión, honestidad y transparencia, no solo en lo discursivo, sino en las acciones concretas. Si las dirigencias pretenden ser servidoras de las comunidades y asumir funciones de liderazgo y representación, deben estar a la altura de las circunstancias, y conocer y reconocer cuando hay un enemigo que pretende aniquilar a los representados (sin olvidar que ellas están incluidas también entre las potenciales víctimas). Y si hay algo para lo cual los judíos deben estar preparados, es el momento en el cual el enemigo feroz y brutal desate finalmente  su violencia definitiva a gran escala en una contienda de vida o muerte. Cada uno podrá aportar desde su lugar y en la medida de sus posibilidades. El primer paso es hacer lo contrario a la parte de la dirigencia comunitaria que incurrió en prácticas lamentables de mirar hacia otro lado; es decir, hay que focalizarse y empezar por conocer y reconocer al enemigo: el islamismo de Irán. A partir de eso, se puede actuar con contundencia.


[1] La declaración es ficticia, y es puesta únicamente a modo de ejemplo ilustrativo del punto tratado.

[2] Ídem

[3] No queremos emplear aquí la palabra “reconocer” en el sentido de brindar legitimidad a la otra parte. El islamismo es ilegítimo, y solo lleva a la repugnancia moral. El empleo del vocablo va dirigido en sentido de reconocimiento del hecho de la existencia de un enemigo.

Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo

Les dejo un  fragmento de mi ensayo “Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo”. Contiene conceptualizaciones y distinciones del terrorismo; referencias al atentando a la AMIA y a la ideología política islamista; citas de Biniamin Netanyahu, Gustavo Perednik y Julián Schvindlerman, entre otras. Para leerlo completo, click aquí.

Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo
Ezequiel Eiben
2011
Introducción
El terrorismo es una problemática a nivel mundial que ha tenido particular relevancia en Argentina, principalmente desde la década de 1970 en adelante. Este accionar terrible que demuestra desprecio por la vida humana y es flagrante violación a cualquier instrumento de Derechos Humanos (sin descontar otros cuerpos legales), presenta ciertos inconvenientes en su tratamiento que generan disquisiciones aún entre expertos y estudiosos del tema. Esto parte muchas veces de que su manipulación conceptual y el relativismo ético con el que se lo maneja han impedido abordar seriamente intentos para conseguir una definición objetiva de terrorismo a los fines de poder brindar consecuentemente una inequívoca tipificación legal. En la ONU se impulsaron intentos de establecer la necesaria y por mucho tiempo demorada definición objetiva, pero varios de sus Estados Miembro no solo dejan mucho que desear en la prevención y lucha contra este fenómeno, sino que contribuyen a su consecución, fomento y auspicio, por lo que no debería sorprender demasiado que no resultara fácil llegar a una postura unánime. Los desacuerdos y boicots diplomáticos de países terroristas lo han tornado harto difícil en aras de conservar las perversas estructuras que detentan.
El punto de partida para una eficiente lucha contra el método del terror es comprender acabadamente lo que implica y representa. Es así que debe ser primordial en la agenda de Naciones Unidas y sus Estados integrantes lograr consagrar la definición objetiva (que ya existe conceptualmente en base a estudios políticos, legales, epistemológicos y filosóficos, pero falta su aprobación mundial).
En esta monografía veremos el delineamiento conceptual del terrorismo y los distintos tipos existentes, y lo abordaremos desde la criminología analizando distintos aportes de corrientes criminológicas para: comprobar si es posible un efectivo tratamiento del tema en base a esas perspectivas, elaborar una explicación criminológica tomando diversidad de elementos, constatar cómo es la legislación nacional argentina acerca de la materia y proponer un esbozo de solución en la prevención y lucha contra sus exponentes que considero es un deber de cumplimiento impostergable para la criminología.
Conceptualización
Como una suerte de afrenta contra concepciones epistemológicas y filosóficas desde clásicas hasta modernas, en la actualidad se encuentra en auge un movimiento difundido principalmente por intelectuales de izquierda llamado posmodernismo. Sus ideas consisten básicamente en afirmar: no hay absolutos, el relativismo es lo que impera; no hay verdades universales, ergo no existe la objetividad. Es el subjetivismo llevado a su máxima expresión. Este tipo de posiciones tienden a justificar, con asiento en el relativismo ético y cultural, las peores atrocidades que se puedan imaginar con principios de no intervención moral en tradiciones ajenas violentas y visiones de humanización a sus comitentes. Por lo tanto, esta concepción es la que nos vemos obligados a descartar desde el inicio si pretendemos utilizar parámetros objetivos (y no distorsionados por preconceptos ideológicos) para lograr una definición certera de la cuestión en estudio. La despreciable visión relativista que indica la frase “donde algunos ven un terrorista otros ven un luchador por la libertad” es muestra de los intentos por confundir y distorsionar la realidad para que nadie pueda ser catalogado como terrorista (por más que sea un asesino despiadado de miles de civiles) sin que se acuse al catalogador como un tendencioso que “opina” desde una marcada postura ideológica. Me voy a situar en la filosofía objetivista enunciada por la filósofa ruso-estadounidense Ayn Rand (1962), para afirmar que la realidad es absoluta y objetiva; y desde ahí se deriva que el terrorismo, como es una manifestación de violencia dentro de la realidad, es susceptible de ser identificado. Por lo tanto, sostengo la tesis de que el terrorismo puede ser definido, y perfectamente puede diferenciarse de otros tipos de agresiones y manifestaciones referidas a violencia. La definición es la siguiente: Terrorismo es el ataque deliberado a población civil con fines políticos. La violencia va dirigida contra un sector desarmado, inocente, no involucrado en combate, y salvaguardado por las leyes de guerra. Por lo tanto, en repudio al posmodernismo y demás ideas que pretendan relativizar o justificar al terror, afirmo que el terrorismo puede ser explicado (desde enfoques científicos, políticos y sociales) pero nunca justificado.
Elementos, diferenciación y tipos de terrorismo    
En primer lugar abordaremos elementos característicos del terrorismo; diferenciaremos en segundo lugar terrorismo de guerra y guerrilla, y en tercer lugar lo clasificaremos. Siguiendo el acertado criterio del analista internacional Julián Schvindlerman (2011), los elementos del terrorismo son:
1) Objetivo de ataque: civiles, sobre los cuales se lanza el ataque deliberado. Ejemplo: atacar intencionalmente zonas residenciales para asesinar a población civil.
2) Factor elevado de atrocidad: alto nivel de violencia, que a veces asume grados de perversa espectacularidad. Ejemplo: explosión de bombas en autos y aviones.
3) Finalidad última: siempre el fin último del terrorismo es político (se trate de derechos, territorios, reclamos religiosos o diversas clases de reivindicaciones). Ejemplo: concesión de status político a un determinado grupo nacional o religioso.
4) Mensaje psicológico mayor: el mensaje trasciende al atentado específico, es más amplio y no se circunscribe al daño causado. Ejemplo: un terrorista que se inmola en un boliche bailable, más que el daño provocado a las instalaciones y a las personas concretas, busca sembrar pánico en toda la población y preocupación en el gobierno.

Publicaciones de algunos integrantes de la Comunidad Judía de Córdoba que son una vergüenza

firmenich-arafat-vacanarvaja

Hay publicaciones de algunos integrantes de la Comunidad Judía de Córdoba, refiriéndose a los acontecimientos de la década del 70 en Argentina, que son una vergüenza. Describen como “grupos contestatarios” a los grupos terroristas como Montoneros.

Primero que nada, Montoneros operaba desde antes que ocurriera el Golpe de Estado en 1976, por lo que no era un “grupo contestatario” al régimen militar, sino el iniciador de una agresión armada contra poblacion civil argentina durante un régimen democrático (cuyo funcionamiento era un desastre, pero aún así todavía no había golpe militar al cual “contestar”).

Segundo, que digan las cosas como son: los integrantes de bandas criminales como Montoneros eran terroristas, no simples “contestatarios”. ¿Después se quejarán si la horrible prensa progresista actual describe a los terroristas palestinos como “militantes” o “luchadores por la libertad” en vez de señalarlos como verdaderos asesinos? Sepan que están haciendo lo mismo que esos progres detestables, enmascarando la esencia y encubriendo el proceder de los criminales.

Más información de yapa, porque parece que estos miembros de la Comunidad no la manejan (y si la manejan, eso no hace más que agravar su responsabilidad por la autoría de los artículos en cuestión): los terroristas de Montoneros fueron entrenados por los terroristas de la OLP de Yassir Arafat, el mayor asesino de judíos después de Hitler. Además de documentación, hay una foto (1) de Mario Firmenich y Fernando Vaca Narvaja, líderes de Montoneros, en compañía de Arafat, su colega en asesinatos. Montoneros simpatizó tanto con sus entrenadores, que a una de sus operaciones le pusieron Septiembre Negro, el nombre del comando terrorista palestino que asesinó a los atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich (2). Hay un extra en esta indecencia de deformar la imagen de Montoneros: aplacar la veneración de sus integrantes por los asesinos de judíos e israelíes; colaborar en difuminar la judeofobia proclamada en los asesinatos.

Siendo miembro de la Comunidad Judía Argentina, defensor de los derechos individuales, y enemigo de quienes promueven la violencia terrorista, repudio estas expresiones inexactas y encubridoras de la verdad.

Fuentes:
1) http://www.seprin.com
2) Reato, Ceferino; Operación Traviata: ¿Quién mató a Rucci? La verdadera historia. Sudamericana, 2008.

La judeofobia embolsada

De judeofobia embolsada,
Chávez y ayatolás

Gustavo D. Perednik

El autor combina aquí su libro Matar sin que se note sobre el ataque iraní en Argentina, con su ensayo La judeofobia argentina y embolsada

Gustavo D. Perednik, La judeofobia argentina y embolsadaGustavo D. Perednik, Matar sin que se note

El 26 de julio de 1890 Buenos Aires fue escenario de la denominada Revolución del Parque, luego de un colapso económico sin precedentes. Aunque casi no había judíos en el país, una novela de aquella época les culpó de la crisis, e inauguró así la judeofobia nativa en Hispanoamérica.

Una década antes, los israelitas habían sido explícitamente invitados por el Gobierno argentino a radicarse en el país, por medio de un decreto presidencial (6-8-1881) en el que el presidente Julio A. Roca encomendaba al agente José María Bustos atraer a quienes huían de los pogromos en Rusia.

Aunque la iniciativa no dio frutos concretos hasta ocho años después, la propuesta de una inmigración importada generó una reacción hostil, incluida la de uno de los prohombres de la argentinidad, Domingo F. Sarmiento en un artículo en El Diario.

Con todo, el verdadero comienzo de la judeofobia hispanoamericana es literario. Y aunque su punto de partida fue en efecto la novela La Bolsa (1891), no lo fue por la novela propiamente dicha, sino por la glorificación de la misma en la pluma de notables intelectuales argentinos. Tan desmedida fue su exaltación de La Bolsa que ésta fue impuesta por décadas como lectura obligatoria en las escuelas.

Sobre el contexto histórico en el que la novela fue escrita agreguemos que, en menos de diez años, la expansión fronteriza argentina había triplicado su extensión territorial, ergo el país pasó a depender de la inmigración de Europa, y también de su economía.

En Buenos Aires, la galopante subida de precios y el ritmo incontenible de la deuda pública llevaron en mayo de 1889 a la clausura de la Bolsa de Comercio, y con ella a la estrepitosa ruina de numerosos inversores y agentes.

Dicho colapso fue un tema central para la novelística argentina de la última década del siglo XIX, que tuvo como epicentro geográfico al palacio de la Bolsa de Comercio. Una decena de novelas publicadas alrededor de 1890 son conocidas como el Ciclo de la Bolsa. Carentes de valor literario, se las aprecia por lo testimonial, especialmente la primera y más famosa: la mentada La Bolsa de Julián Martel (1867-1896). Apareció en formato de folletín en el prestigioso diario La Nación, al que se incorporó el poeta nicaragüense Rubén Darío, recién arribado a Buenos Aires e iniciador del modernismo literario. Darío y Martel, de veinticinco años de edad, trabaron amistad en dicho diario, a la sazón el de mayor circulación de Hispanoamérica.

La novela de Martel no menciona la susodicha revolución, ya que no trata de cuestiones políticas sino de la metamorfosis étnica argentina, que había transformado la gran aldea de Buenos Aires en una ciudad cosmopolita. En efecto, el pretencioso subtítulo de la novela es en efecto Estudio Social.

Julián Martel, seudónimo de José María Miró, descendía de la rama pobre de una familia aristocrática. Su alter ego es uno de los personajes de la novela, Ernesto Lillo, de quien su motivación para actuar como corredor de bolsa es la misma que la que movió a Martel para invertir (y perder) en la Bolsa su escaso dinero: mantener a su madre viuda. Vencido y bohemio, Martel terminó incorporándose voluntariamente al ejército.

Después de haber sido difundida en el diario, la novela de Martel fue publicada como libro en 1898; a esta primera edición siguieron muchas más. Teniendo en cuenta que hoy en día es poco conocida, vaya un párrafo que resuma su argumento.

El doctor Glow, exitoso abogado y padre de dos hijos pequeños, es seducido, como muchos otros en aquel año, por las operaciones bursátiles, que lo empujan a una red de fraudes, empresas imaginarias e inmoralidad. Cuando está por quebrar, su esposa Margarita propone esquivar a los acreedores poniendo el patrimonio a su nombre. El honor de Glow le impide concretar esa maniobra y, desesperado, arriesga la última suerte en el hipódromo. Ya en la ruina y enfermo, recibe una carta de su corredor de bolsa, Lillo, quien anuncia su partida al Brasil para rehacer su vida después de haberse fundido. Glow enloquece, y en su alucinación un monstruo se le acerca amenazante: la Bolsa.

En la novela abundan las digresiones intercaladas, en las que el autor moraliza, bien drectamente o bien por boca de sus personajes. Así caracterizó Sergio Bagú esos rodeos, en su ensayo Julián Martel y el realismo argentino (1956):

«moralismo declamatorio –e irreal– de los malos textos escolares… injerta largos pasajes en cualquier episodio, con el fin de que el lector se mantenga al corriente de la interpretación que el autor hace de los hechos que van transcurriendo y de sus alcances éticos o sociales.»

La Bolsa es una galería de inescrupulosos estafadores, usureros, y miserables. Los protagonistas (el doctor Glow y su comisionista Ernesto Lillo) se ven en la obligación de navegar entre esa turba.

Los defectos de la novela saltan a la vista: narración despareja, inmadurez literaria, e inhabilidad para hacer hablar a los personajes desde su propia mente. A pesar de ellos, La Bolsa ha sido comparada con las obras de Emile Zola y Honoré de Balzac.

Con el primero, posiblemente porque aparece en la misma época que L’argent, mediante la cual Zola fustiga el sistema financiero; con Balzac, porque en La comedia humana frecuentemente el motor de la acción es el oro.

Sin embargo, los mejores críticos denunciaron claramente la baja calidad de la obra. Uno de sus vicios es la súbita mutación a la que Martel somete a sus personajes: de ser un especulador irresponsable, Glow pasa de ser una desdichada víctima. Sus victimarios son explícitamente mencionados por Martel, que ha copiado párrafos del francés Edouard-Adolphe Drumont: «la raza semita, arrastrándose siempre como culebra». Por lo antedicho, la conclusión de Bagú es que La Bolsa

«no puede incluirse entre las obras de la gran literatura realista argentina del siglo XIX. No creemos que deba utilizarse en los establecimientos de enseñanza sin una crítica adecuada, porque lo contrario sería estimular el mal gusto literario y alimentar el prejuicio y el rencor entre grupos nacionales y religiosos de nuestro país. Creemos sí que este injerto racista que aparece en sus páginas, sin parangón en la producción de su época, sin arraigo ni explicación en la vida argentina de entonces, es suficiente para negarle todo carácter representativo dentro de la literatura nacional.»

A pesar de estas fundadas reservas, muchas voces opinaron lo contrario, en una muestra de lo que venimos a denominar la «judeofobia embolsada».

Odio por interpósita persona

En esa época, un tercio de los cuatro millones de habitantes de Argentina eran extranjeros, a quienes Martel descalifica como «parásitos de nuestra riqueza». De ellos derviva el mal:

«El oro es corruptor. Allí donde el dinero abunda, rara vez el patriotismo existe. El cosmopolitismo, que tan grandes proporciones va tomando entre nosotros… nos trae, junto con el engrandecimiento material, el indiferentismo político, porque el extranjero que viene a nuestra tierra, naturalícese o no, maldito lo que le importa que estemos bien o mal gobernados.»

Los judíos destacan entre los enemigos de Martel ya que, según él, constituyen una caterva que trama apoderarse del país y destruir su sentido. Como en la novela no hay protagonistas judíos (en su breve vida Martel no conoció jamás a ninguno de carne y hueso), la diatriba es global, dirigida contra un estereotipo imaginado que el autor importó de páginas judeofóbicas francesas. Desde el primer capítulo

«se observaba esa expresión de hipócrita humildad que la costumbre de un largo servilismo ha hecho como el sello típico de la raza judía… Vestía con el lujo charro del judío, el cual nunca puede llegar a adquirir la distinción que caracteriza al hombre de la raza aria, su antagonista. Llamábase Filiberto Mackser… Iba acompañado de un joven, compatriota y correligionario suyo, que ejercía el comercio de mujeres… Era además, presidente de un club de traficantes de carne humana… auel semita era un enviado de Rothschild, el banquero inglés, que lo había mandado a Buenos Aires para que operase en el oro y ejerciese presión sobre la plaza… Mackser tenía la consigna de acaparar, de monopolizar, con ayuda de un fuerte sindicato judío, a cuyo frente estaba él, las principales fuentes productoras del país.»

A partir de esa escena, no hay más mención de los israelitas hasta la segunda parte del libro, en la que el quinto capítulo se titula Jacob Leony, el judío y algunos tipos más: «no hizo sino seguir la costumbre judía, que consiste en acaparar la riqueza por todos los medios, siendo el matrimonio uno de los principales y más explotados».

Nuevo mutismo de hebreos hasta que el autor vuelve a traerlos para el desquicio final en la discusión entre Glow y Granulillo. Éste, en otra de las transfiguraciones a las que Martel somete en sus personajes, pasa de ser un sujeto ruin a un versado apologista de los judíos.

Deliberadamente, el más inmoral de los personajes se despacha contra «el odio de raza, ese odio inveterado, cruel, sin motivo…» y dictamina: «No reconozco esa diferencia quese pretende establecer entre unos pueblos y otros».

La débil defensa no puede despertar la identificación del lector, sobre todo porque contrasta con los párrafos de odio del bueno del doctor Glow –citas literales de Drumont– que ofrecen pruebas de

«que la sociedad francesa está sometida al yugo judío. La América, y especialmente la República Argentina, está amenazada del mismo peligro… ¿Por qué no trabaja el judío?… Vampiro de la sociedad moderna, su oficio es chuparle la sangre. El es quien fomenta la especulación, quien aprovecha el fruto del trabajo de los demás… Banquero, prestamista, especulador, nunca ha sobresalido en las letras, en las ciencias, en las artes, porque carece de la nobleza de alma necesaria, porque le falta el ideal generoso que alienta al poeta, al artista, al sabio… es necesario creer en la predisposición hereditaria. La ciencia moderna ha hecho profundas investigaciones al respecto, acreditadas por numerosos ejemplos que no dejan lugar a dudas.»

Lo que no deja lugar a dudas es mensaje de la novela: la ponzoña judeofóbica, tristemente novedosa en la Argentina, importada del clima que precedió al affaire Dreyfus en Francia (de 1894 a 1899).

Como dijimos, hubo intelectuales argentinos que saltearon los vicios del texto y lo encumbraron. La «judeofobia embolsada» es la ofensiva consistente en ensalzar desproporcionadamente a quienes atacan al judío.

Una larga apología de Heidegger que no mencione sus servicios al nazismo, o la difusión de la música de Wagner, de la poesía de Ezra Pound o de la narrativa de Céline sin agregar, en alguna etapa del panegírico, las reservas correspondientes, tiene el efecto de la judeofobia embolsada.

Igual que la que ocurre en estos días en Latinoamérica con los loores hiperbólicos a Hugo Chávez que omiten cuidadosamente que fue un judeófobo consumado.

Poner de relieve las virtudes de grandes judeófobos soslayando su tara, lleva a los incautos a heredar el aprecio puro. La consecuencia inevitable es que en algún momento emergerá la judeofobia vulgar y reconocible.

En el caso de La Bolsa, el escritor que oficializó su apología fue Ricardo Rojas (1882-1957), quien en su monumental Historia de la literatura argentina en ocho volúmenes (c. 1920), elogia a la novela de Martel como «una creación típica argentina, señalando las causas donde realmente estaban… Merece una lectura más asidua y la inscripción de su nombre al frente de una escuela».

No es de extrañar que la tradición laudatoria hacia la novela tuviera como consecuencia que alguno de los empalagados por tanto elogio considerara que también la judeofobia merecía justificación.

Así ocurre, en efecto, en la edición de la novela de 1975, con resúmenes históricos y notas explicativas de Luis R. Lescano, quien opina de este modo:

«Denuncia honesta. Testimonio certero… No creemos que el autor fuera antisemita. Sus observaciones sagaces, los análisis de las subas-bajas, las especulaciones más descaradas…, la suciedad de la mayoría de las operaciones bursátiles, en fin, todo el movimiento advertido, estudiado, comentado, debió brindarle la seguridad de que eran consecuencia de la actuación de un grupo humano determinado. Miró tuvo la valentía de identificarlo.»

En suma, para Lescano los judíos son merecedores del odio, porque «Nadie puede negar la inconducta moral, la apetencia de revancha de los israelitas». Reitero que este «estudio» no es medieval, sino de 1975.

Los críticos anteriores soslayaron el odio y no lo condenaron. Por eso Lescano pudo exaltarlo y sumarse a él.

Como otras expresiones de la judeofobia, su embolsamiento en el presente se ha nacionalizado, y ha adoptado a Irán como objeto de perdón. Aunque el Gobierno de los ayatolás hace gala de una judeofobia desembozada, casi no hay Gobierno que rechace de plano a los ayatolás por su odio, su negacionismo, y su meta explícita de eliminar a Israel.

No ocurrió tampoco el año pasado las representaciones de ciento veinte países se congregaron en Teherán (26-8-12) para el congreso de los No-Alineados. Eligieron al Gobierno iraní para presidir la organización, y no objetaron su virulencia en ningún momento.

Que Argentina, una de las víctimas más notables del terrorismo iraní, se haya sumado a dicha hipocresía, es uno de los logros póstumos de Chávez, y una de las expresiones más aciagas de la penetración islamista en Sudamérica.

El proceso, impulsado desde Venezuela, se ha hecho ahora carne en Argentina, cuyo Gobierno acaba de suscribir con Irán un acuerdo por el que le permitirá a los ayatolás indagar sobre los atentados que ellos mismos perpetraron en Buenos Aires.

Argentina ha traicionado su soberanía y los encomiables logros de la Justicia argentina que había llegado a identificar a los responsables de los más graves atentados terroristas en suelo argentino. El Gobierno de Kirchner ha empujado a su país al abismo de la impunidad y a los brazos del eje del mal.

Léase también: El beso del persa

Marta Troche quiere que los judíos sean asesinados y ve esto como un deber patriótico

Marta Troche quiere que los judíos sean asesinados y ve esto como un deber patriótico
Ezequiel Eiben
20/3/2013
9 de Nisan 5773

En Entre Ríos, Argentina, se dio esta semana un caso de judeofobia proveniente del aparato oficial. La jefa de Rentas de la municipalidad de General Campos, Marta Troche, es la responsable por haber puesto la leyenda “Haga patria, mate un judío”[1] en la boleta de impuestos municipales. Es decir, Marta Troche quiere que los judíos sean asesinados y ve esto como un deber patriótico. Pablo Martínez, intendente de la localidad, comunicó que Troche reconoció su acción ante el asesor legal del municipio y presentó su renuncia. Martínez también afirmó que la señora será expulsada del municipio (1).

Cabe preguntarle a las autoridades pertinentes que deban encargarse de este lamentable episodio de judeofobia: ¿Se van a conformar con removerla del cargo e imponerle sanciones administrativas? La señora realizó una incitación a la violencia y una amenaza de muerte contra los judíos a través de mecanismos estatales por medios oficiales.

¿Qué pasa con el judío que se siente amenazado de muerte, quiere actuar en legítima defensa frente a esta declaración, y procede a matar a la señora antes que ella haga efectivos sus planes? ¿A este judío solo lo van a remover de su trabajo y le van a imponer una sanción laboral? ¿O iría preso?

No hay igualdad ante la ley si los civiles comunes tenemos menos derechos a la vez que los políticos de sangre azul tienen privilegios.
A ver qué dirían los burócratas si un civil amenazara de muerte a uno de los suyos dentro de su corporación política, o si el civil procediera a defenderse como imperativo moral frente a una arenga de un político para asesinarlo y lo matara primero antes de que este pudiera cumplir con lo deseado. Y luego de decir lo que dirían, ¿qué harían?

Fuentes:
1- Funcionaria expulsada por ser la autora de leyendas antisemitas en boletas de impuestos
http://www.ellitoral.com/index.php/id_um/87137-funcionaria-expulsada-por-ser-la-autora-de-leyendas-antisemitas-en-boletas-de-impuestos

 


[1] Consigna conocida utilizada desde hace décadas por grupos nacionalistas argentinos para promover su judeofobia.

Sobre Venezuela, el memorándum y el lado malvado de la historia

El lado malo “A Cristina le hubiera gustado ser Merkel o Dilma,
pero se conforma con ser la sucesora de Chávez”


No es la primera vez que hablo de la mirada tuerta, esa que practica determinada izquierda en función de si las víctimas son de su lado ideológico o del contrario, tras lo cual pierden la condición de víctimas. Hoy leo, por ejemplo, que Yoani Sánchez, la bloguera cubana que se ha jugado la vida defendiendo la libertad en Cuba, ha sido abucheada por militantes izquierdistas a su llegada a Brasil. Lo cual significa que una miserable dictadura es mala en función de si es de derechas o de izquierdas. Recuerdo que en un viaje a São Paulo no pude dar una conferencia en una universidad porque mi análisis sobre Oriente Medio no coincidía con la fe ideológica de los profesores que impartían. Y sumando, porque si aterrizamos en el delirante argumentario que recorre la espina dorsal del eje bolivariano, la conclusión es demoledora: ¡muera la inteligencia y viva el dogma!
Argentina, desgraciadamente, no se escapa de esta tendencia hacia la miseria ideológica. Decía Marcos Aguinis, en una brillante entrevista con Marcelo Longobardi, que “a Cristina le hubiera gustado ser Dilma o Angela Merkel, pero no le da el piné, así que se conforma con ser la sucesora de Chávez”. Y Roberto Cox, en un duro artículo, hablaba de una Argentina situada “en el lado malo de la historia”. Ambos se refieren al indignante acuerdo que el Gobierno ha firmado con Irán, cuya consecuencia es el carpetazo a los dos atentados iraníes -según demostración de la Fiscalía- que sufrió Argentina y que mataron a decenas de personas, especialmente judíos. Fernández ha pasado de denunciar a Irán en la ONU a besarle la mano, cerrar acuerdos y, por el camino, burlarse de las víctimas de los atentados.
Es tan demoniaco que un país pacte con el Gobierno de otro país acusado de asesinar a decenas de sus ciudadanos que no cabe ninguna explicación decente.  Todas habitan en el pantano oscuro de la indecencia. Las víctimas de Amia y de la embajada serán burladas, ninguneadas, otra vez asesinadas, porque si un día lo fueron en la realidad, ahora lo serán en la memoria. Que, además, sea un judío cuya familia se salvó de la dictadura gracias a Israel, Héctor Timerman, quien rubrique el acuerdo añade maldad humana a la maldad política.
Aguinis dijo que “la palabra traidor es honorífica para este tipo de bajeza”.
Lo rubrico.
Y así será como la Argentina de Fernández abrirá la puerta grande para que Irán entre definitivamente en Latinoamérica, después de las pistas de aterrizaje que ya le puso Chávez.
La misma Argentina que vio morir a los suyos hará los honores al régimen acusado de los atentados.
Es tan indigno que no sólo es una maldad ideológica, o el ojo tuerto de una izquierda que ha perdido los valores, o la mediocridad de una presidenta en horas malas. Es peor. Se trata de escupir sobre los propios muertos y luego irse de fiesta con sus asesinos. No se puede ser más ruin.

Pilar Rahola
La Vanguardia. Barcelona.
21/02/2013

Lea también:

Carta a Timerman por AMIA es de todos

El próximo paso del gobierno de Cristina: Exculpar al asesino iraní

Ser judío en Venezuela: El populismo elige siempre como amigos a los enemigos del pueblo judío

La muerte no es excusa para la condena y el castigo

El veneno que dejó Chávez

La estrategia de los nuevos encubridores: ¿Son tontos, desinformados, perversos o cínicos?

cristina delia

La estrategia de los cómplices por omisión pasa por hacer lo que hizo la señora Presidenta en su discurso de hoy al confundir a la gente sobre este tema: Hablar permanentemente del juez destituido Galeano y toda esa banda de encubridores y corruptos (AMIA I, totalmente nula), para evitar nombrar una sola vez al verdadero héroe en esta causa: El fiscal Alberto Nisman (AMIA II) que lideró desde 2005 la Unidad Fiscal de Investigaciones empezando desde cero – con cuarenta profesionales a tiempo completo y los recursos necesarios (prestados por el gobierno de Néstor Kirchner, algo que extrañamente su esposa no explica, como si fuera lo único que no quieren remarcar o reivindicar del “proyecto Nac&Pop”) – cuya abundante prueba judicializada derivó en un dictamen impecable de 802 páginas donde se demuestra con creces la participación de los funcionarios iraníes en la decisión, preparación, planificación y ejecución del atentado contra la AMIA. A tal punto es un dictamen impecable que el juez Canicoba Corral emitió órdenes de captura contra los iraníes y al poco tiempo la Asamblea General de Interpol ratificó esas conclusiones, emitiendo circulares rojas contra los imputados. Es decir, hablan de Galeano para no hablar de Nisman, porque si hablan de este último no podrán ocultar el simple hecho de que el que puso la bomba en 1994 fue la República Islámica de Irán y está probado… el que puso la bomba no fue el corrupto Fino Palacios, el destituido Galeano, la policía bonaerense, la CIA, Kirchner o el Gran Bonete… fue la República Islámica de Irán, por la cancelación de la transferencia de tecnología nuclear ordenada por el gobierno de Menem para acercarse a los EE UU (quien luego del atentado, por consejo de los sinvergüenzas Cavallo y Di Tella, encubrió a los responsables). Ella “quiere saber la verdad”, pero nosotros sabemos la verdad, solo falta justicia y castigo. Y una parte fundamental de la justicia es el gesto político: romper relaciones diplomáticas con el país que agredió a la Argentina y puso la bomba hace 18 años y medio, matando 85 personas, en su mayoría argentinos. Pero no, ella dice que “quiere saber la verdad” (de los ayatolás) mientras el miserable D’Elía levanta el puño, sonríe y festeja desde el palco del Congreso ante el cambio de rumbo del “modelo”. Lástima que una de las cosas más valiosas que tenía Néstor Kirchner no la copió su esposa, porque no me quepa la menor duda que Néstor no hubiera permitido que el defensor de Irán y Rabbani en Argentina, Luis D’Elía, siga estando tan cerca del gobierno después de lo que hizo.

Por si fuera poco, en cualquier momento el fiscal Nisman – que recordemos tiene el apoyo de todos los familiares de las víctimas, AMIA, DAIA, el gobierno (al menos hasta que se divorcie públicamente) y la oposición – publicará otras 600 fojas con abundante prueba implicando aún más a los asesinos iraníes en el atentado, empezando por Rabbani, la verdadera “conexión local”. ¿Por qué la señora Presidenta no aprovechó la ocasión para manifestar su solidaridad con el fiscal Nisman por las recientes amenazas de muerte contra su familia? ¿No estaba enterada de eso? Porque los diputados radicales sí manifestaron su apoyo y solidaridad al fiscal.

Yo no soy tan ingenuo ni me dejo engañar tan fácilmente como para creer que la Presidenta no conoce a Nisman ni escuchó hablar del dictamen que derivó en las circulares rojas de Interpol, pero si tantas ganas tiene de “saber la verdad”, puede empezar por leer un modesto libro. Se llama Matar sin que se note. El libro es un documento histórico sobre todo lo que ocurrió en derredor del atentado a la AMIA y, como está relatado en forma de novela, es totalmente atrapante. El libro cuenta cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores. El libro se basa en el dictamen del fiscal Alberto Nisman. Está TODO allí y resumido, como para no tener que estudiar Derecho en la facultad. Para el que le “interese saber la verdad”, tiene ese libro. La gente está confundida ante la constante desinformación y tergiversación de algunos, que afirman que no hubo avances en la causa AMIA y que no se sabe nada de nada. Todo lo contrario es lo cierto: gracias a la Unidad Fiscal de Investigaciones que llevó adelante el caso AMIA desde hace ocho años, se sabe prácticamente todo. Lo único que resta es llevar los pedidos de captura a la práctica. Eso lo explicaron bastante bien los diputados de la oposición en el debate del jueves. Es hora de dejar de ser tan cobardes, sin mezclar tanta política en una masacre impune y empezar a llamar las cosas por su nombre.

Respecto a las relaciones que tenía el gobierno de Alfonsín con Irán, pueden ser cuestionables, ya que el régimen Khomeinista fue siempre la misma basura, violadora compulsiva de derechos humanos. Pero no debemos olvidar que en ese momento los iraníes no pusieron una bomba en suelo argentino. No es lo mismo.

Otra cosa, la Presidenta habla de “paz” y “no a la guerra” cuando trata el tema de las conversaciones de Occidente con Irán por su programa nuclear. Es muy fácil decir esa frase cursi, linda y políticamente correcta cuando se vive a 13.000 kilómetros de distancia. No es al país de Cristina que amenazan con borrar de la faz de la tierra (una pista: ese país amenazado tiene la mitad del tamaño de Costa Rica), los argentinos no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes del peor genocidio de la historia, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto. Israel, no la Argentina, es la que corre peligro de muerte con ese régimen islamofascista que, sin la bomba atómica, ya ocasionó bastantes penurias a la humanidad, también en Buenos Aires. Y si es necesario ir a la guerra para destruir el programa nuclear iraní, los israelíes lo harán sin preguntarle a nadie más que a ellos mismos. Argentina acaba de firmar un pacto con el Diablo, un pacto que el propio Néstor Kirchner rechazó con mucha lógica en su momento. Esto no le saldrá gratis. En algún momento los judíos en Argentina tendrán que decidir si son fieles a la justicia y la memoria de sus muertos, o fieles al gobierno. Porque ambas cosas no se puede ser, no se puede estar con Occidente y con Irán al mismo tiempo, no se puede hablar con los asesinos y sus víctimas como si fueran equiparables, no se puede tener buenas relaciones con los Aliados y guiñar el ojo a los nazis, mientras dejan entrar a criminales de guerra nazis en suelo argentino pero impiden la “entrada de semitas”. Argentina pagó cara su neutralidad cómplice en la guerra contra el Nazismo (por eso Brasil está en un lugar, mientras que Argentina está donde está), parece que algunos no aprenden de los errores del pasado. Para mí es bastante claro el lado que eligió la Argentina ahora mismo (a contramano de la historia), pero yo pienso defender el trabajo del fiscal Nisman (y al propio hombre), hasta las últimas consecuencias, venga la hostilidad de donde venga. Contra viento y marea. A él no lo podrán engañar más (como lo hicieron durante los dos años en que Timerman negoció con los iraníes y nadie podía creerle a Eliaschev), a mí tampoco. Se lo debemos a 85 hermanos asesinados.

Hay gente muy buena en el gobierno, pero no pueden hacerse los distraídos por mucho tiempo. Yo creo que el gobierno evita decir lo que realmente piensa y lo que hay detrás porque, si ese fuera el caso, no tendrían de su lado a mucha gente honorable como Filmus, Burstein, Rojkés de Alperovich y otros. Las palabras (estilo “comisión de la verdad”) esconden un significado profundo que no escapa a mi oído ni sentido común. Hay que saber captar el mensaje entre líneas cuando la Presidenta dice “el tercer atentado lo van a cometer quienes se oponen al memorándum de entendimiento, no sus firmantes”. El paso siguiente, el único que falta, es el que siguieron los enemigos antisemitas a lo largo de la historia: acusarnos de sus propios crímenes. Cuando se nos quitaban nuestros bienes, éramos llamados miserables; cuando nuestros hijos eran masacrados, éramos acusados de crímenes rituales; cuando nuestros bebés eran asesinados (en los pogromos y en Itamar), nos acusaban de matar niños cristianos (o palestinos) para beber su sangre; los dictadores y tiranos que tratan como escoria a su propia gente hablan de libertad para otros pueblos. Para condicionarnos tratan de tergiversar nuestra propia imagen. Proyección preventiva algunos lo llaman. Ahora se transformará a la víctima (AMIA, Israel, los judíos) en el victimario, para agrado del régimen islamofascista y sus aliados nazibolcheviques en Latinoamérica. Hay que tener cuidado y estar atentos.

Precisamente porque para mí las palabras tienen mucho valor, hago mía la frase del señor Aníbal Fernández: Con el terrorismo no se negocia.

4fde78fa4d9316.16003707

Día nefasto para la justicia. Día de celebración para el kirchnerismo.

El memorandum de entendimiento entre el gobierno terrorista de Irán y el gobierno corrupto y encubridor de Argentina ha sido aprobado y es ley.
Día nefasto para la justicia, las víctimas, sus familiares, y quienes se opusieron a esta maniobra oscura de negociar los muertos.
Día de celebración para el kirchnerismo y el terrorismo internacional, porque han logrado su cometido.
La presidente Cristina Fernandez de Kirchner, el canciller Héctor Timerman, sus secuaces, y los diputados que votaron a favor de este acuerdo, son oficialmente para mi colaboracionistas del terrorismo internacional, y espero que adecuados organismos antiterroristas los consideren como tales y obren en consecuencia.

Respuesta de los diputados

Escribí a la cámara de diputados (diputados@diputados.gov.ar) pidiendo que voten en contra del memorándum de entendimiento con Irán. Sorpresivamente recibí la respuesta de cuatro diputados de diferentes partidos a las pocas horas. Con esto queda demostrado que, aún en medio de la desgracia, hay esperanza en la clase política argentina, al menos mientras existan diputados honorables de la nación como los que transcribo a continuación:

From: eamadeo@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: RE: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:11:03 -0300

Estimado Andrés Rosendo:

Tal como es público y notorio, mi posición es de rechazo al tratado con Irán. No solo se trata de una aberración constitucional, sino que además agrede el desarrollo judicial de la causa y muestra la decisión del Gobierno Nacional de profundizar su acercamiento con Irán, una dictadura sangrienta que es cueva de terroristas. Estas ideas han sido expresadas en numerosos artículos periodísticos, entre ellos el siguiente: http://opinion.infobae.com/eduardo-amadeo/2013/01/28/iran-ni-justicia-ni-diplomacia/

Junto con otros Diputados que comparten esta posición, estamos trabajando para intentar que el oficialismo no llegue al quorum necesario para iniciar la sesión de nuestra Cámara ; así como para desarrollar otras acciones que demuestren claramente nuestro rechazo.

Al tiempo que le agradezco el envío de este correo, le pido que juntos redoblemos los esfuerzos para hacer llegar vuestro mensaje a los Diputados y asegurar una presencia masiva en las puertas del Congreso el día de la votación.

Con un abrazo fraterno, les saludo y quedo a vuestra disposición.

Eduardo Amadeo

Bloque Frente Peronista 

Date: Tue, 26 Feb 2013 07:47:21 -0300
From: aatanasof@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Primero que nada quería agradecerle por comunicarse con nosotros y expresarle que nos encontramos en completo acuerdo y también creemos que el memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán debe ser rechazado por el Congreso Nacional.
 
Creemos firmemente que se trata de una medida inconstitucional que rechaza nuestra soberanía jurisdiccional y renuncia implícitamente a ejercer el derecho de juzgar en Argentina, país donde ocurrió el atentado.
 
La firma del acuerdo es una genuflexión del gobierno argentino ante un país de tradición terrorista, digna del mayor de los rechazos. Qué mensaje pretendemos darle a nuestro pueblo si nos asociamos con un país que no reconoce el Holocausto como tal, que niega el derecho a existir del Estado de Israel, que desarrolla armas nucleares violando lo establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU y que no respeta los derechos humanos.
 
Nuevamente le agradezco por escribirnos y extiendo mis deseos de que a la causa AMIA no le declaren el punto final.
 
Alfredo Atanasof
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:48:36 -0300
From: obarchetta@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Sr. Andrés:
El Bloque Socialista del que soy parte (en el F.A.P) no convalidará este ni nungún acto que abandone la búsqueda de JUSTICIA.atte.Omar Barchetta

Diputado de la Nación

Bloque Socialista (Interbloque FAP)

From: ptonelli@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:55:12 -0300
Estimado Andrés:
Quédese tranquilo. Los diputados del PRO vamos a votar en contra, ya que consideramos que el acuerdo no beneficia en nada a la justicia argentina y sólo sirve para la impunidad de los ciudadanos iraníes imputados.
Cordialmente.
Pablo G. Tonelli
Diputado de la Nación
Riobamba 25, oficina 712
Tel. (011) 4127-7612
Este es el correo electrónico que mandé yo:
From: XXX
Sent: Tuesday, February 26, 2013 2:52 AM
Subject: A los honorables diputados de la nación

Les escribo este correo para pedirles que reconsideren seriamente los potenciales beneficios y perjuicios del memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán, que próximamente se someterá a votación en la cámara de diputados para convertirlo en tratado internacional. Los beneficios son nulos, dado que Irán no entregará a los acusados en caso de que el juez de la causa ratifique las conclusiones de la fiscalía como lo hizo en 2006, mientras que la posición internacional argentina fue respaldada plenamente con las circulares rojas de la Asamblea General de Interpol en 2007. Las pruebas que involucran al régimen iraní y sus funcionarios en el atentado a la AMIA están plasmadas con pruebas judicializadas en un dictamen de 802 páginas, avalado por la justicia, donde se explica perfectamente cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cuál fue el móvil (suspensión de la transferencia de tecnología nuclear argentina a Irán, ordenada por el gobierno de Menem para acercarse a EE UU), cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores. Gracias a la Unidad Fiscal de Investigaciones que llevó adelante el caso AMIA desde hace ocho años, a la cabeza del doctor Alberto Nisman, se sabe prácticamente todo. Lo único que resta es llevar los pedidos de captura a la práctica. En el dictamen en cuestión no hay cinco pruebas que ligan los llamados telefónicos de Rabbani con la embajada iraní en el momento del atentado, hay 300. Eso no se llama casualidad, se llama elemento de prueba. Entonces, yo me pregunto qué “verdad” es la que necesita salir a la luz de la mano de los ayatolás. El asesino no juzga su propio crimen, es la justicia del país donde se cometió.

Por otra parte, los potenciales perjuicios de este memorándum para la causa AMIA y la Argentina son muchos. Desde simplemente dilatar y alargar en el tiempo la implementación del mismo, pasando porque los imputados se nieguen a declarar, hasta incluso la posibilidad de que caigan las circulares rojas de Interpol, la verdadera piedra en el zapato de los asesinos iraníes, ya que, teóricamente, si los imputados son indagados y se llega a un acuerdo con la Argentina, por más que el juez dictamine su culpabilidad o su comparecencia en un juicio, la funcionalidad de dichas notificaciones internacionales pierde su valor.

Hay otros caminos para hacer justicia, muchas maneras de reclamar y presionar. Una muy simple que se debería haber implementado hace rato, es cortar relaciones diplomáticas con el país acusado de poner una bomba en nuestro país.

Espero que puedan tomar en cuenta estos consejos y se opongan al memorándum

Gracias por su atención,
Andrés Rosendo

¿Argentina también colabora militarmente con Irán?

Centro Wiesenthal exige claridad en plan de misil argentino-venezolano

Escrito por Ricardo Flesler
Proyecto GradicomProyecto Gradicom

El Centro Simon Wiesenthal formuló un llamamiento a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados del Congreso para que convoquen al ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, y a las autoridades de Fabricaciones Militares, y que investiguen acerca de una cooperación argentino-venezolana para el desarrollo del misil Gradicom.

El artículo referido indica que a partir del año 2009 la compañía estatal argentina Fabricaciones Militares (FM) reflotó un proyecto misilístico cancelado en 1990 – «Cóndor II» -, e interesó para su desarrollo a la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) – recientemente sancionada por el Gobierno estadounidense debido a sus vínculos con Irán.

La fuente indicó que, en 2012, FM y CAVIM firmaron el acuerdo para desarrollar este proyecto de manera conjunta.

«Venezuela e Irán trabajan juntos en este campo desde hace mucho tiempo. En diciembre de 2010, nuestro Centro denunció la construcción de plataformas para misiles Shahab 3, con un alcance de más de 2.000 km, en la costa venezolana, y bajo control directo de Irán, según publicó el periódico alemán ‘Die Welt’. Una cooperación de Argentina con Venezuela en el desarrollo de misiles resulta, inevitablemente, beneficiosa para Irán.

«Esperamos que el Congreso argentino considere esta conexión con Caracas en su próximo debate acerca del acuerdo entre Buenos Aires y Teherán en relación con el ataque contra la AMIA, perpetrado por Irán», manifestó el Dr. Shimón Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal.

«Hemos escrito a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados, instándolos a que convoquen al ministro de Planificación y a los responsables de Fabricaciones Militares para que informen con absoluta claridad acerca del llamado ‘programa Gradicom’ en el contexto de la discusión sobre el ‘Memorándum de Entendimiento’ entre Argentina e Irán vinculado con el ataque terrorista contra la AMIA», agregó Sergio Widder, Director para América Latina.

«Hace dos años, el Gobierno argentino negó las acusaciones acerca de que hubiera iniciado una negociación con Irán. Ahora que la negociación es un hecho, desmienten los informes acerca de una cooperación militar con CAVIM que sólo puede beneficiar a Irán, en violación a sanciones internacionales. La cuestión no es ya el apaciguamiento al terrorismo internacional sino una amenaza a la paz mundial», agregaron los directivos del Centro.

El Centro Simon Wiesenthal es una organización judía internacional de derechos humanos con más de 400.000 miembros en todo el mundo. Tiene status de ONG ante la ONU, la UNESCO, la OEA, la OSCE, el Consejo de Europa y el Parlamento Latinoamericano.

Lo único que faltaba… Ahora se está poniendo mucho más turbia la cuestión.

Purim en los tiempos de Timerman, Chávez y Ahmadinejad

La pura y noble verdad

Por Gustavo Perednik

Argentina nunca había llegado simultáneamente a peores relaciones con EEUU, con Europa, con Israel, y con la comunidad judía. Todo un logro para un joven canciller, que viene compensando esta marcha contra la historia por medio de fortalecer la amistad con Irán, Castro y Chávez.

Una parte de ese récord deriva directamente del estilo de Timerman, cínicamente prepotente, que en esta ocasión no se ha contentado con enterrar una causa como la de la AMIA, que en mejores manos podría haberse convertido en un ejemplo mundial y una perla en la historia de la Justicia argentina.
Tampoco le fue suficiente colocar en las manos del Estado terrorista de los ayatolás una tragicómica comisión “de la verdad”. En proverbial envalentonamiento, produjo una escalada por medio de enlodar a la comunidad judía “acusando” a sus dirigentes de querer mantener buenas relaciones con Israel. Empecemos respondiendo con una obviedad: para eso están.
No hay ni hubo comunidad judía en el mundo que no velara por la amistad entre su país y el Estado hebreo. Ese dato es perfectamente entendible, salvo por los judeófobos de turno, a quienes prefirió reclutar el ministro.
Su vileza consistió, efectivamente, en que para enunciar la pura y noble verdad de un modo en que parezca una acusación, la formuló en términos del poder mundial y las teorías conspirativas: los judíos “defienden otros intereses”, arrojó.
El recurso es tristemente conocido. Verbigracia, en vez de admirarse a los judíos por su ostensible contribución a la industria cinematográfica norteamericana, se los pone a la defensiva con la declaración de que “dominan Hollywood”.
En vez de valorarse que la comunidad judía hubiera aportado a las ciencias, la industria y las artes del país, se insinúa que “estos judíos lo controlan todo”.
Así se expidió un canciller cuya familia le debe mucho a Israel, un Estado al que desde hace rato viene provocando arteramente. Siempre, en conocido estilo, sin mencionar al país judío.
Timerman primero negó la judeidad del Estado (“¿por qué se entromete Israel en la cuestión del atentado, si sólo murieron argentinos y bolivianos?”); siguió por aludir como si fueran un pecado las operaciones defensivas de Israel, y ahora indicó que este país “prefiere la confrontación”.
La desvergüenza no conoce límites, sobre todo porque proviene de un especialista en generar confrontaciones hacia todos los costados.
¡Es Israel quien prefiere confrontación! Irán amenaza con borrarlo del mapa, procura armas nucleares para concretar la amenaza, hace gala de desembozada judeofobia en diversos foros, y entre otros lares pone bombas en Buenos Aires pero, en timermanés, cualquier gesto de Israel para frenar la constante agresión significará un gusto por la confrontación.
Sobre la motivación de Timerman. es probable que se circunscriba a su obsesión narcisista con el poder. Para servirla, hace cuarenta años fue capaz de defender la dictadura de Videla desde su diario La Tarde, y en estos días no trepida en agitar los fantasmas judeofóbicos de Argentina, por lo que recibe las vergonzosas loas de D’Elía y sus acólitos.
La que no puede ser enteramente descifrada es la motivación del Gobierno argentino en su conjunto, ya que ésta sí trasciende el mero narcisismo. Qué hay detrás de la movida argentina de entregarse en cuatro patas a su agresor Irán, es una cuestión sobre la que falta perspectiva para decir la última palabra. De entre las variadas explicaciones, una muy sugestiva fue esbozada por el periodista Alfredo Leuco en la revista Perfil (17-2-13).
Leuco hace un análisis del texto con el que acaba de amenazarse de muerte al Fiscal Alberto Nisman. En él se exige del “Rusito (que) se dé cuenta de que cambió la mano”. Luego vienen párrafos de tono mafioso en los que se deslizan algunas palabras reveladoras. Para Leuco, una de ellas es el epíteto “gringos” para denominar a los norteamericanos, que podría estar revelando a un redactor que no es argentino, sino acaso venezolano.
Parecería que, ante la desaparición política de Chávez, Cristina aspira a heredar el honor de liderar el continente hacia el oscurantismo, el atraso y la confrontación.
Sea cual fuere la motivación, queda claro que la Argentina se ha despeñado irreversiblemente al bochorno.
Para no deprimirnos al respecto, vale rescatar el ánimo festivo de Purim, que celebraremos este domingo. Durante la festividad, leeremos en la sinagoga el rollo de Ester.
En dicho libro habla dos veces Zeresh, la enigmática esposa del malogrado genocida Hamán. En una de sus escuetas intervenciones (6:13) advierte que el enfrentamiento del ministro con el pueblo judío, marca el comienzo de su caída.
Que disfrutemos de un Purim Saméaj.

Escuche el audio

Lea también a Marcos Aguinis

Amenazaron con matar al fiscal Nisman y su familia

AMIA: REVELACIONES EXCLUSIVAS

La peor amenaza

Los detalles del mail que recibió Alberto Nisman, fiscal de la causa, son escalofriantes y reveladores.

Por Alfredo Leuco

 17/02/13 – 12:19
La peor amenaza

“Rusito descerebrado, te vamos a matar a vos y a tus hijas. Judío hijo de mil putas, ¿no te das cuenta que cambió la mano?” La brutal amenaza que recibió Alberto Nisman, el fiscal de la causa por el atentado a la AMIA, provocó escalofríos en los empleados del Juzgado Nº 9 que encabeza Luis Rodríguez, donde se radicó la denuncia. No sólo por el texto, sino por algunas fotografías adjuntas al estilo de los carteles narcos mexicanos que no vale la pena describir para no ser funcionales a los cobardes que sólo persiguen intimidar a los que buscan verdad, justicia y condena. Uno de los empleados más entrenados en causas complejas subrayó algunas cosas llamativas del correo electrónico que Nisman recibió en la dirección de Yahoo! que medio mundo conoce:
1) En el párrafo donde le ordenan que renuncie a la investigación, le sugieren que busque trabajo en el exterior ya que “tus amigos los gringos te van a ayudar”. El lenguaje antiimperialista ortodoxo de nuestro país identifica a los norteamericanos como “yankys”. El concepto de “gringos” se utiliza sobre todo en países de la región del Caribe, como Venezuela y Cuba.
2) El repugnante texto, plagado del repertorio antisemita, lo firman con vivas a Irán y a Hezbollah. El nombre del grupo terrorista está escrito con la fonética del idioma original y al castellanizarlo colocan una “a” en lugar de la letra “o” para designar lo que literalmente significa el partido de Alá o de Dios. Dice “Hizbalá” y no “Hezbollah”, como en la grafía del inglés.
3) Cuando la amenaza se dirige a las hijas del fiscal, señalan la casa, el club, y mencionan algo muy reservado, con lo que demuestran que tienen un nivel de información importante: hacen una referencia a la mudanza de domicilio que están por concretar en estos días. Vale aclarar que las hijas viven con su madre, la ex esposa del fiscal, la jueza Sandra Arroyo Salgado, en un country muy tradicional pero que, por razones de estudio, efectivamente, decidieron cambiar de domicilio. Tanto el fiscal como la jueza tienen custodia especial de la Policía Federal.
4) Casi como una anécdota de tipeo, PERFIL pudo observar en un despacho de un dirigente comunitario que el mail finaliza proclamando la “muerte al sionismo ursupador (sic)” en lugar de usurpador.
La lógica 6, 7, 8 consiste en acusar y apuntar con el dedo, y con foto si es posible, a los periodistas o medios que dan a conocer alguna información no querida por funcionarios, amigos y favorecedores del Gobierno. Si esos muchachos luego sufren algún inconveniente, escraches, abucheos o citaciones de la Justicia, de inmediato responsabilizan a esa prensa de haber provocado la acción. Así, la culpa de la cobarde agresión que sufrió Kicillof fue de Noticias y la silbatina que se comió Boudou fue culpa de Clarín y La Nación.
Si se siguiera ese mecanismo perverso que fomenta la autocensura, se podría decir, entonces, que fue Horacio Verbitsky el que incitó a que se produjeran las amenazas al fiscal Nisman.
Por suerte para todos, eso no es cierto y no existe, desde el lado del periodismo profesional, nadie que tenga la cabeza tan fanatizada como para atribuir cada hecho a una conspiración del enemigo ideológico.
El domingo pasado, en su habitual columna de Página/12, que suele ser un anticipo del pensamiento del Gobierno, mixturado con textos que parecen salidos de partes de inteligencia, el periodista publicó: “Ni Israel, ni Estados Unidos, ni el fiscal Nisman fomentan el acuerdo, por más que en público el fiscal diga que acompañará la nueva etapa. Luego de varios viajes a Israel y a Estados Unidos y de varios años de trabajo conjunto con funcionarios de la Secretaría de Inteligencia interesados en la cooperación con aquellos países en cuestiones de inteligencia y seguridad, se ha vuelto muy sensible a la trama internacional”.
En otro fragmento de su escrito, Verbitsky dice que “el atentado fue parte de una guerra que Argentina no libra pero de la que fue víctima” y perpetra una versión sui géneris de la teoría de los dos demonios cuando coloca al mismo nivel ético a Israel e Irán, porque plantea que “quedar en medio de dos gobiernos fundamentalistas con fuerte impronta religiosa es una calamidad para cualquier Estado democrático”.
Un argumento tan forzado que se transorma en chicana. Irán es un Estado explícitamente teocrático dirigido por un líder religioso supremo que conduce un gobierno político pero sometido a los clérigos. Hace falta mucha intencionalidad para igualar ese sistema con el israelí.
En las elecciones generales de hace 15 días, los partidos religiosos judíos Shas y Judaísmo Unido de la Torá obtuvieron un total de 18 bancas y El Hogar Judío, un partido ultranacionalista y pro religioso, logró 11. Es decir que del total de escaños de la Knesset (Parlamento), esas ideas representan 25 de las 120 que existen, apenas una más del 20%.
El planteo es más grave que la militancia de un periodista porque se trata de la confirmación del viraje chavista del gobierno de Cristina. Y porque recuerda la hermandad estratégica que hubo con Montoneros en los 70. Fue en el sur del Líbano, hoy ocupado por Hezbollah, donde tuvo lugar la famosa foto de Yasser Arafat con Mario Firmenich y Fernando Vaca Narvaja, hoy ministro de Río Negro.
Varios pelotones, alguno encabezado por Rodolfo Galimberti, hicieron en ese lugar su entrenamiento foquista y la capacitación en la colocación de explosivos.
¿Hay una clara decisión de Cristina de integrar la Línea Fundadora del bloque bolivariano y, si el cáncer finalmente derrota a Hugo Chávez, ofrecerse ella misma para continuar el liderazgo? Rafael Correa y Evo Morales presiden dos países demasiado chicos para colocarse en el lugar de la locomotora. Fidel y Raúl están muy erosionados por su pensamiento jurásico y blindado.
Dilma Rousseff huye de esa posibilidad: es una estadista madura que quiere jugar en las ligas mayores del mundo para beneficiar con más justicia social a la mayoría de su pueblo.
Cristina, papisa frustrada, ocuparía con orgullo la comandancia del grupo de países que tienen una sólida alianza estratégica e ideológica con un jefe de Estado como Ahmadinejad, que niega el Holocausto y fomenta la desaparición del Estado de Israel.
Esta es la gran novedad desde el punto de vista político en la Argentina.
Los malabares y papelones que Héctor Timerman tiene que hacer para explicar lo inexplicable y para no soportar más los retos de Cristina son insólitos. Es que el Gobierno nunca pensó que, casi en su totalidad, las entidades más representativas de la comunidad judía, e incluso los no judíos, iban a rechazar en forma tan cerrada el Pacto de Etiopía.
Como dijo el senador tucumano José Cano, ni Luis D’Elía como canciller lo hubiera hecho mejor que Timerman. El piquetero, vocero de facto de Irán, siempre tiene una palabra de elogio para los acusados del peor atentado terrorista producido en la historia argentina.
Cuando se abrazó con Moshen Rabbani en Qom, la ciudad sagrada ubicada a 156 kilómetros de Teherán, y como el cristinismo todavía no había cambiado su opinión respecto del atentado, padeció el ninguneo de los medios K.
En aquel momento desató su ira contra Sergio Szpolski, al que acusó de ser “un sionista, coronel del Mossad” que recibe millones del Gobierno para hacer la comunicación kirchnerista”. Fue tristemente antológica aquella guerra santa por Twitter.
D’Elía dijo que iba a querellar al empresario, que lo acusó de “ser un ladrón” que recibía “cheques de Irán” para defender el régimen triplemente esdrújulo por “misógino, homofóbico y xenófobo”.
A propósito de Rabbani, hay que anticipar que el mayor impacto político lo va a producir el amenazado fiscal Alberto Nisman con un nuevo dictamen que dará a conocer dentro del próximo trimestre.
Se trata de un informe de más de 600 fojas, que después de dos años de trabajo encontró nuevas pruebas que fortalecen la acusación a Irán en general y al ex diplomático Moshen Rabbani en particular.
Incluso, uno de sus discípulos aparece vinculado al atentado en el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy. Esto desmiente rotundamente a la Presidenta y al canciller, que dicen que la causa está estancada.
Y hace todavía más cruel el volantazo que se pegó.
La que está congelada es la investigación de la Corte Suprema de Justicia, que sólo junta polvo y vergüenza ajena en los cajones. Cuesta creer que el juez Eugenio Zaffaroni se permita opinar sobre este tema sin esbozar aunque sea una mínima autocrítica.
Si Cristina y Timerman salen del pantano en el que se metieron, la nueva presentación de Nisman va a terminar de desnudar su sinrazón y va a quebrar, tal vez para siempre, la relación entre el oficialismo y la mayoría de las entidades de la comunidad judía.

Fuente: Perfil

Posible significado del acuerdo con Irán‏

El verdadero significado del Tratado con Irán

Desde la enfermedad de Chávez, la Sra. Presidente ha ido en misiones comerciales a ‘ciertos’ países, y hasta de ‘vacaciones’, estos dos últimos años, después de visitas obligadas a Venezuela y La Habana.

En 2011, el General Vahidi, ministro de Defensa de Irán, desfachatadamente visita Bolivia.

En octubre pasado, el Sr. Rabbani se burlaba de la investigación argentina, proclamando su inocencia.

El resultado de todo esto es el Memorándum con Irán por el caso AMIA, que trae consigo al regreso de ESTAS últimas ‘vacaciones’.

El diario Tehran Time publicó, a raíz de esto: “El Gobierno de Irán no permitirá que sus funcionarios sean interrogados por ningún Juez que no sea iraní y bajo ninguna Ley que no sea la iraní”.

En referencia al tratado con Argentina, Hamid Reza Taraghi, Director del Partido de la Coalición Islámica, dijo calmadamente: “Esta medida ayudará a aliviar la presión internacional sobre nuestro país”.

¡Y TIENE RAZON!

Veamos algunas cuestiones técnicas:

* Un memorándum es, digamos, un acuerdo de buena voluntad entre partes.

* Desde el momento en que es enviado al Congreso para aprobación se convierte en un Tratado Internacional.

¿Qué significa esta diferencia?

Un TRATADO INTERNACIONAL tiene Fuerza de LEY.

Se comprometen NO los firmantes, SINO la NACIÓN.

Su vigencia se extiende en el tiempo más allá de los gobiernos.

Y aunque no estemos de acuerdo con lo que decida esa ‘comisión de la verdad’, NINGÚN TRIBUNAL ARGENTINO TENDRÁ FACULTAD PARA MODIFICAR ‘JAMÁS’ SU DECISIÓN.

Mientras LE OTORGAMOS a IRÁN el SUFICIENTE PODER para NO DEJARSE ‘JAMÁS’ ENJUICIAR.

En este memorándum, el cual NECESITA que adquiera un carácter de TRATADO INTERNACIONAL, y después veremos por qué, NO existe una sola palabra que obligue o sugiera la posibilidad de un juicio posterior. Dice el memorándum: “Se creará una ‘Comisión de la Verdad’ compuesta por… para ‘analizar’ toda la documentación…” Una Comisión de la Verdad se establece para saber qué pasó, NO para castigar a los culpables.

Ahora, ¿por qué Cristina permite esto, por qué lo hace, qué está haciendo, tenemos necesidad?

Nosotros, NO. Pero Cristina, SÍ.

1- ¿Qué está haciendo?

¡Está ENTREGANDO en bandeja de plata el caso AMIA a IRÁN!

2- ¿Por qué?

Porque la AMIA es el TRIBUTO que pidió Mahmud Ahmadineyad para que Cristina ocupe el lugar que deja Chávez como padrino latinoamericano… del terrorismo internacional.

¿Y por qué Mahmud Ahmadineyad QUIERE un TRATADO INTERNACIONAL y no se conforma con un Memorándum?

1- Porque, como dije, un Tratado Internacional es inapelable e irrevocable.

¿Por qué la AMIA?

1- Porque la AMIA es un tema que atañe al TERRORISMO IRANÍ y una de las causas concretas de su aislamiento Internacional. El Presidente Mahmud Ahmadineyad, Irán, podrá mostrar que logró que el país víctima lo inocente y liberarse así de presiones internacionales por ‘terrorismo’ sobre su país, Presidentes y Ministros. Además de conseguir una mayor penetración en América Latina. Irán tiene mucho para ganar con el tema AMIA.

2- Cristina tiene que demostrar hasta dónde es capaz de llegar para suceder a Chávez.

3- Votar, o sea, convertir esto en un Tratado Internacional y, por consiguiente, inapelable, significa: legalizar la entrega de la AMIA y de todos los argentinos a un país terrorista, asesino de nuestra gente, aliviándolo de su aislamiento y presiones internacionales, y legitimar el nuevo eje Teherán-Bs.As.

ESTO ES EL TRATADO CON IRÁN.

No sé si he sido suficientemente clara, así que, por las dudas, aclaro:

¿Tiene ‘algo’ para ganar la Argentina con este Tratado?

Nuevamente, nosotros NADA; pero Cristina, TODO.

1- Por supuesto, SU RECOMPENSA.

¿Cuál será?… Además de una suculenta cuenta, ‘lo que necesite’.

¿Por ejemplo?… No es casual que esto se haga en un año electoral en el que tiene un 60% de imagen negativa y escasos recursos económicos.

¿Qué tiene que ver que sea un año electoral?… Mucho.

Tendrá a disposición los recursos para comprar voluntades en un año donde el dinero no le sobra y lo que sea necesario, logística, droga, armas y entrenamiento, grupos de choque, caos, criminalidad, distracción, algunas inversiones… iraníes que votarán, fiscalizarán… en fin, lo que le haga falta.

Este Tratado es quizás lo más importante para Cristina desde que llegó al gobierno y quizás lo más importante para la consolidación de su proyecto.

Si es así, ¿por qué no usa la misma metodología que con el 7D y lo anuncia con bombos y platillos a su estilo?

Porque sabe que puede avivar a los que duermen…

Porque sabe que esa metodología crea resistencia.

Porque sabe que es un tema internacional sensible y no quiere que trascienda, porque podría tener al menos una moción de sospecha Internacional.

Por eso NECESITA que pase en el Congreso (y en la prensa), sin resistencia, tranquilo y rápido.

Por todo lo dicho, sostengo que cualquier legislador que apruebe, de cualquier forma o con las reservas que sean, este Tratado, deberá ser Juzgado por INFAME TRAICIÓN A LA PATRIA, como lo deberán ser también todos los miembros de este gobierno.

¿Pero por qué Castro y Chávez no dejaron a Maduro en este lugar?

1- Porque Chávez quiere que Maduro logre consolidar su ‘inmortalidad’ a través de hacer subsistir el “modelo” en su país.

2- Porque el desplazamiento del Eje hacia el Sur de América Latina TAMBIÉN significa su consolidación

De más está decir que habrá que olvidarse de inversiones de países civilizados.

De más está decir que entraremos rápidamente en la lista gris y/o negra de países ‘amigos’ del terrorismo internacional con todo lo que implica.

De más está decir que el intercambio comercial con Irán comprándole petróleo barato, petróleo que NO PUEDEN VENDER a ningún país civilizado, y las compras que hagan de productos argentinos es anecdótico.

El intercambio comercial, y ni hablar de las inversiones que países como Irán pueden hacer en nuestro territorio, significaran REALMENTE un aumento exponencial del narcotráfico, el tráfico de armas, la criminalidad y demás pesadillas.

Pero Cristina sostiene que esto es para que la CAUSA AVANCE.

OK, yo sostengo que MIENTE, una vez más, descaradamente, y aseguro que no sólo no avanzará, sino que perderemos lo conseguido hasta ahora. La única manera de que avanzara sería que los culpables fueran condenados. ¡Y NO LO SERÁN, BIEN POR EL CONTRARIO!

Pero bueno, el tiempo (y no mucho) dirá si Cristina logró el único éxito de su gestión con la condena de los culpables, y en ese caso yo me habré equivocado, o si, por el contrario, estoy en lo correcto.

Los lazos que ha tejido Cristina a lo largo sobre todo de los dos últimos años son tan fuertes, que hasta saluda por TV Nacional y en mandarín al ‘régimen’ chino para su nuevo año, cuando no se acordó o no tuvo tiempo de saludar a los argentinos para el nuestro.

Sólo nos falta que mañana La Cámpora enseñe persa desde la primaria.

¿Recuerdan lo que quería decir el ‘‘VAMOS POR TODO’’’?… ¡ESTO! …aunque signifique vender a su madre.

Vayan por este medio mis condolencias a las familias de las víctimas de la AMIA, ya que ¡no hay nada peor que ser asesinado dos veces!

¡Dios nos ampare!

Alesia Miguens

Dra. C. Política / R. Internacionales. Medio Oriente

Terrorismo/Fundamentalismo. Geopolítica/Estrategia

A %d blogueros les gusta esto: