Si Estados Unidos no va a atacar a Irán, Israel debe atacar lo antes posible

Las sanciones económicas, las presiones diplomáticas, los asesinatos selectivos, los ataques cibernéticos y los accidentes misteriosos no detuvieron el programa nuclear de los Ayatollahs. Paralelamente, para seguir con el análisis, supongamos que la administración Obama no va a ordenar un ataque militar a Irán. Partiendo de este hecho y este supuesto, los que antes preguntábamos cuánto tiempo falta para que Irán adquiera bombas atómicas deberíamos preguntar cuánto tiempo tiene Israel  para bombardear exitosamente las instalaciones nucleares iraníes. Pero la realidad es que aunque la segunda pregunta parezca más práctica, sigue siendo igual de irrelevante que la primera. ¿Por qué? Sencillamente, porque no hay forma de saber cuánto tiempo le queda a Israel.

DEBKAFile estima que el camino para atacar se va a cerrar en marzo del 2012, ya que en Abril Irán tendrá 5 bombas nucleares y cualquier acción militar podría generar un nivel peligroso de radioactividad en la zona del Golfo, la principal fuente de energía en el mundo. Pero aunque esta información sea verídica (y teniendo en cuenta el supuesto anterior), el error consiste en medir el tiempo que hay para atacar como una función del tiempo que Irán tarde en obtener una cantidad determinada de bombas atómicas, cuando hay una segunda variable en juego que se pasa por alto: el tiempo que tiene Israel para efectuar el ataque con éxito.

Escuché a muchos analistas afirmar que un ataque a Irán desencadenaría una guerra regional, pero no escuche a ninguno sugerir que Israel puede enfrentar una guerra regional antes de la fecha donde se efectuaría el ataque. Si Israel se encontrara en una guerra de estas características, ¿Tendría los recursos militares suficientes para destruir las instalaciones nucleares iraníes? Quien sabe… Y aunque los tuviera, la lógica me indica que la probabilidad de dar en el blanco es menor (es más fácil pegar una piña estando quieto que mientras te empujan de costado). ¿Por qué hablo de que en cualquier momento Israel puede enfrascarse en una guerra regional? Veamos.

1) A todas luces, Irán está perdiendo la guerra psicológica contra Israel. El último accidente misterioso y la versión actualizada del Stuxnet deben haber afectado seriamente la moral del régimen. Cada día que van a trabajar,  los científicos saben que un nuevo virus puede dañar sus computadoras, que un agente del mossad los puede matar o que un F-16 los puede mandar a volar. Por otra parte, se empieza a intuir que un ataque israelí puede llegar en cualquier momento. Los Ayatollahs tienen que hacer algo, necesitan una victoria.

2) La liga árabe decidió suspender la membresía de Siria e impuso sanciones políticas y económicas sobre el régimen de Assad. Assad pudo sobrevivir a las sanciones del Consejo de Seguridad, de NATO y de Estados Unidos, pero ahora sus propios aliados están pidiendo su renuncia. Turquía, Arabia Saudí, Qatar y Jordania están armando a la oposición, y el formato empieza a parecerse al de la intervención Libia. Assad tiene que hacer algo para sobrevivir, necesita una victoria.

3) Como aclara Abu Toameh, la Jihad Islámica se está convirtiendo en una amenaza para el Hamas, sobre todo porque decenas de miembros del Hamas se incorporaron a la Jihad Islámica. Con la ayuda de Irán y Siria y gracias a las armas que robaron desde Libia, el grupo se convirtió en el segundo jugador de Gaza, y el Hamas tiene miedo de ser visto como el guardián de Israel en la calle Palestina, rol que hasta ahora asumía la AP. El Hamas tiene que hacer algo para conservar el monopolio del poder en Gaza,
necesita una victoria.

Teniendo en cuenta estos tres hechos y la mentalidad jihadista de sus protagonistas, ¿Alguien puede descartar la posibilidad de que Irán, Hezbollah (un brazo armado de Irán), Siria y la Jihad Islámica coordinen un ataque simultáneo contra el Estado judío, y que Hamas se sume a la fiesta para no perder el control sobre Gaza? Nadie puede. Así como nadie puede estimar cuánto duraría esta guerra ni cuántos recursos tendría que destinar Israel para combatirla. Ergo, nadie puede estimar cuánto tiempo tiene Israel para atacar exitosamente a Irán. Y, más frustrante aún, la propia inestabilidad que caracteriza al medio oriente hace que cualquier estimación sea indefectiblemente errada.

Frente a la posibilidad de enfrentar una guerra regional y frente a la inestabilidad que caracteriza a la región, esperar un tiempo X para atacar las instalaciones militares iraníes es una conducta irracional, porque lo único que permanece inalterable en el vecindario de Israel es el desarrollo nuclear iraní y la naturaleza terrorista/islamista del régimen que lo promueve. Las sanciones económicas, las presiones diplomáticas, los asesinatos selectivos, el Stuxnet y los accidentes misteriosos no hicieron más que postergar lo impostergable. Pero como el tiempo que tiene Israel es impredecible, el único curso de acción racional es bombardear Irán lo antes posible.

Acá terminó el análisis. La pregunta del millón para Israel es si Obama va a ordenar un ataque militar a Irán. Acabo de leer que, según DEBKAFile, Obama le prometió a Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Israel y Arabia Saudí que Estados Unidos va a atacar a Irán antes de Agosto del 2012, fecha en que se efectuarán las elecciones estadounidenses. Entonces, la pregunta de los 100 millones es la siguiente: ¿Israel puede darse el lujo de confiarle su existencia a un presidente que quiere atacar a Irán por sus meras aspiraciones políticas? ¿O debe ignorar la promesa de Obama y actuar por su cuenta lo antes posible? Paul Eidelberg, el presidente del instituto de investigación israelí-norteamericano, nos deja su respuesta.

Ahmadinejad: Con Obama te la vas a ver NEGRA.

La mayoría de los estadounidenses apoya un ataque israelí contra las instalaciones nucleares de Irán; en tanto que una leve mayoría respalda un embate de Estados Unidos, según una encuesta encargada por la Liga Anti Difamación.

El 63 % de los encuestados caracterizó a Israel como un “aliado crucial” y expresó que las relaciones del Estados judío con Estados Unidos no perjudican la imagen de Washington en el mundo.

Con respecto la carrera armamentista nuclear de Irán, la encuesta muestra que el 57 % de los norteamericanos apoya una acción militar israelí para impedir tal escenario; en tanto que solamente el 31 % se opone. Cerca del 50 % respalda un ataque de Estados Unidos contra Irán; mientras que el 44 % se opone.

Casi la mitad de los estadounidenses sostiene que simpatiza con el Estado de Israel; mientras que solamente el 18 % manifiesta que tiene afinidad con los palestinos. Cerca del 63 % considera que Israel es serio con respecto a la paz; mientras que sólo el 37 % piensa que no lo es.

En general, el 73 % de los norteamericanos consideran que Estados Unidos puede contar con Israel como un firme aliado.

“La encuesta demuestra una vez más, que no importa el nivel del cambio en el Oriente Medio, lo constante es el fuerte apoyo del pueblo norteamericano a Israel”, expresó Abraham Foxman, director nacional de la Liga Anti Difamación. “Es particularmente significante que los estadounidenses comprenden la necesidad de negociaciones directas entre Israel y los palestinos así también como de impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear”, señaló.

La muestra de la encuesta incluyó a 1.754 adultos y fue llevada a cabo en octubre.

Fuente: AURORA

Aclaración: La encuesta fue llevada a cabo antes de que la OIEA publicara su último informe esta semana, algo que seguramente aumentó el porcentaje del público que aprueba acciones militares contra Irán. Esto solo demuestra que Israel siempre contará con una base sólida de apoyo en los Estados Unidos, independientemente de quién ocupe la Casa Blanca o los repentinos cambios que sucedan en el mundo.

Empezó la cuenta regresiva

Finalmente la OIEA declaró públicamente en su último informe que – sin duda alguna – Irán está trabajando para adquirir armamento nuclear desde 2003, bajo un programa nuclear clandestino con propósitos militares, paralelo al civil. Esto demuestra que las sanciones no sirven para nada. La pregunta obvia no es qué pasará, sino cuándo… ¿atacamos antes del 31 de diciembre o en 2012? ¿Obama se pondrá los pantalones largos y ayudará desde el aire? Veremos veremos. Lo que está confirmado oficialmente a partir de hoy es que las sospechas de Jerusalem, Washington y varios países occidentales eran completamente ciertas.

Los verdaderos humanitarios

Los humanitarios verdaderosCuando se conoció la noticia del temblor de tierra con graves consecuencias en la región oriental de Turquía, Israel estuvo entre los primeros países que ofrecieron ayuda.
Una mezcla de soberbia y de equivocada ideología política llevó a los líderes de Turquía a rechazar esa ayuda y la de otras naciones.
Llevó algunos días de “reflexión” hasta que comprendieron el alcance de la catástrofe y permitieron que la ayuda aterrice pero el rechazo a recibir delegaciones de especialistas en rescate siguió en pie, al revés de lo que pasó con decenas de miles de casas.
Erdogan, a cuentas de

los sufridos sobrevivientes y los muchos que pudieron salvarse, salvó su “honor”: no dejó que brigadas israelíes, del mismo Ejército que detuvo a su sangrienta flotilla, haga el esfuerzo humanitario de salvar aunque sea a unos pocos.
Si no fuera porque los dos países pertenecen a la misma región sería posible decir que se encuentran en dos planetas diferentes.
En uno los gobernantes se preocupan por las condiciones de vida de los habitantes de Gaza mientras que sus propios compatriotas permanecen a la intemperie esperando ayuda.
En el otro están siempre dispuestos a salir rápidamente al rescate de víctimas, importando solamente el hecho que son seres humanos que merecen respeto y compasión.
J.D.
Fuente: AURORA

La felicidad y la furia

FELICIDAD:

Video de la Oficina del Primer Ministro de Israel:

FURIA:

Publicación de Cidipal:

200 mil personas festejan en Gaza

Mientras el Primer Ministro Biniamin Netanyahu advertía a los prisioneros liberados de retomar el camino del terrorismo, en Gaza aclararon que solo el secuestro de más soldados israelíes conducirá a la liberación de más prisioneros palestinos.

Hoy, por  lo menos 200 mil personas participan en Gaza de los festejos de bienvenida  a los 296 presos palestinos liberados de las cárceles israelíes a cambio de la liberación del soldado Gilad Shalit. Así lo transmitió el movimiento islámico a la Agencia de Noticias francesa. Gaza fue, en los últimos días,  decorada  con el color verde y sus principales calles fueron vestidas con las banderas de Hamas. La ceremonia de bienvenida a los prisioneros palestinos tuvo lugar en la Plaza Verde de la ciudad, con presencia del líder de Hamas, Ismail Haniye y otros dirigentes de su movimiento. Haniye fue fotografiado haciendo la señal de la victoria con sus manos.

En el gobierno de Gaza estuvieron atentos, durante todo el día, aún antes de la liberación de Shalit, de proyectar la mayor cantidad de imágenes triunfalistas. Asimismo, familias palestinas en Rafiah, los habitantes de Gaza y  algunos prisioneros liberados por el acuerdo, enviaron el mensaje a Israel incitando a continuar el secuestro de soldados israelíes. “Queremos un segundo Gilad Shalit”, dijeron muchos palestinos.

Uno de los prisioneros liberados en el trueque  llamó a las Brigadas Az- A- Din- Al Qasam a continuar trabajando, con seriedad, a fin de capturar más soldados israelíes y así liberar a los demás prisioneros palestinos. Agregó estar convencido “que la liberación de prisioneros será posible solo por medio del secuestro de judíos y su intercambio posterior”. La  liberación de prisioneros está mucho más cerca de los que todos imaginan. Agregó que, el acuerdo de intercambio de prisioneros, es una especie de punto de inflexión en la historia del conflicto con Israel. Cada  prisioneros liberado hoy en  Gaza y durante la segunda etapa del acuerdo, recibirá por parte de Hamas una vestimenta donde estará inscripta la leyenda “Lealtad a los liberados”.

En Rafiah egipcio, la madre de uno de los hombres de Hamas que secuestraron a Shalit en junio de 2006 fue entrevistada por el diario norteamericano The New York Times mientras llevaba, en sus manos, la foto de su hijo de 23 años, muerto durante el operativo de secuestro de Shalit. “Llegué a recibir a los prisioneros dado que son como mi hijo y mis hijas. No obtuvimos todavía el cuerpo de Mohamad. No oímos nada sobre ello”.

El gobierno de Hamas declaró, un rato antes, en Gaza, un día nacional de festejo y feriado en todas las instituciones gubernamentales para permitir a las multitudes de habitantes llegar y festejar el gran triunfo contra Israel”.

Shalit fue liberado por la mañana, tras su cautiverio a manos de Hamas por más de cinco años y medio. El acuerdo de intercambio de prisioneros comenzó hacia  las 2.30 hs. de la madrugada, cuando los primeros prisioneros abandonaron la prisión de HaSharon. Después de las 6.00 hs. ya estaban los 477 prisioneros  en diferentes puntos fronterizos, iniciándose  la espera de Gilad Shalit. Después de las 7.00 hs. informaron fuentes de Hamas en Egipto que Shalit había sido entregado a los egipcios y  estaba camino a Israel, y así, al mismo tiempo, se puso en práctica la  liberación de prisioneros.

Horas después de ser liberado, Los padres de Gilad pudieron finalmente abrazarlo por primera vez tras 1.941 días. El Primer Ministro, Biniamin Netanyahu, saludó a la familia y dijo: “Les devolví a vuestro hijo a casa”.  Netanyahu, el Ministro de Defensa, Ehud Barak y el Jefe del Estado Mayor, Benny Gantz acompañaron a Gilad a una habitación donde permanecía su familia y su padre, Noam, pudo acercarse y abrazarlo. “Shalom, Gilad” dijo Netanyahu. “Bendita sea tu vuelta a Israel. Qué bien que has vuelto a casa!”, Tras ello, se le brindó, a él  y su familia, un tiempo para el reencuentro.

Borrar a Israel del mapa

“Israel debe desaparecer”

Bernardo Ptasevich

AURORA-ISRAEL.CO.IL

14/10/2011

“Israel debe desaparecer”, pasó a ser una de las frases más difundida por los medios mundiales y utilizada por líderes de países árabes e islamistas. Cuando amenazar de muerte a una persona es un delito penado por la ley, amenazar de muerte a un país y a una comunidad entera es tomado como algo sin importancia y difundido con total impunidad.

Brasil permite amenazar a Israel

Veja, la revista brasileña de mayor tirada, señala en un reporte del periodista Reinaldo Azevedo las recientes declaraciones del embajador de la OLP en Brasil, Ibrahim Alzeben. Ante un foro de estudiantes brasileños y por consiguiente ante la mirada silenciosa y aprobatoria del Gobierno de Brasil afirmo que “Israel debe desaparecer”. Para dejar bien en claro su declaración agregó: “No es el embajador de Irán o el presidente Ahmadineyad quien les está hablando”.

La posición de este individuo y su organización no puede sorprendernos. Sin embargo, la recepción y aceptación de tales afirmaciones por parte del Gobierno brasileño es un nuevo llamado de atención sobre el rumbo que está tomando la posición sudamericana en esta cuestión. Es una fábrica de antisemitismo en la que sus líderes mal informan y promueven con mentiras la desaparición de un país miembro de las Naciones Unidas en manos de sus verdugos islamistas.

La posición de Ahmadineyad es más que conocida. Irán organizo y patrocino un encuentro para pedir “la liberación de toda Palestina” a través de la lucha armada. No puede entenderse de otra forma que no sea incitarlos e invitarlos a que los acompañen en un ataque armado a Israel. La reunión fue titulada “Conferencia Internacional sobre la Intifada Palestina” y tuvo como participantes a delegaciones parlamentarias de más de 70 países. No dispongo de la lista de asistentes, pero Ahmadineyad puede decir tranquilamente: “No estamos solos”.

Es imprescindible que el Gobierno israelí detecte a cada uno de los asistentes a este y otros encuentros similares así como a los Gobiernos que reciben dirigentes islamistas que amenazan a Israel en sus países haciéndolos cómplices de tales deseos. Con ello se debe ir armando el mapa en el que nuestros enemigos y sus socios estén bien identificados.

Muchos de ellos, con doble cara, permiten estas manifestaciones y apoyan estos eventos a la vez que mantienen por conveniencia relaciones cordiales con Israel y los Estados Unidos. Sin embargo apoyar a quienes nos quieren hacer desaparecer los pone claramente en la otra vereda.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo en un discurso ante la conferencia, que “el establecimiento de Israel fue el crimen histórico más atroz”. De la boca de este trastornado fanático pueden salir las frases más hirientes y terribles.

Que representantes de tantos países escuchen esto como una verdad es realmente preocupante.

El pedido de Abás ante la ONU para que reconozcan el Estado palestino, también fue rechazado por el líder religioso de Irán, el ayatollah Jamenei, quien dijo que cualquier acuerdo que acepte la existencia de Israel dejaría para siempre “un tumor canceroso” y amenazaría la seguridad de Medio Oriente. ¿Hasta cuándo estos dirigentes de un país que se acerca peligrosamente a la obtención de armas nucleares podrá seguir amenazando a Israel sin sufrir consecuencias? ¿Hasta dónde se le permitirá llegar en su carrera nuclear sin decidir otra cosa que leves sanciones que ya han demostrado poder superar con facilidad?

Hamás y Hezbollah, la misma consigna


Los líderes de Hamás han desaprobado cada una de las iniciativas de negociación que se emprendieron inicialmente entre la AP e Israel. No lo han hecho por no estar de acuerdo con alguna de las cláusulas que se negociaban, ni para mejorar su posición en un futuro acuerdo. Simplemente no conciben ninguna posibilidad de vivir al lado de Israel como país de los judíos.

Ellos no han cambiado en nada su posición idéntica a las descriptas anteriormente. Quieren hacer desaparecer a Israel, tirar a los judíos al mar y ocupar todo su territorio para instalar allí el Estado palestino.

Hezbollah no le va a la zaga. Nasrallah también es propulsor y ejecutor de acciones en torno al mismo fin. Son dos organizaciones que verían felices la desaparición de Israel.

El mundo ya no sólo observa. El mundo occidental y por supuesto el islamista ya no sólo observan los deseos de los fanáticos en su objetivo de eliminar un país de la faz de la tierra. Ahora participan de los foros, concurren a los eventos, permiten disertar en sus instituciones oficiales y en sus universidades, apoyan con su mano levantada posiciones extremas sin ponerse siquiera colorados.

Los intereses económicos, el temor a ser enemigo de quienes demuestran ensañarse con sus enemigos sin contemplación de ninguno de los derechos humanos, la infiltración de miles de elementos extremistas en sus poblaciones y sobre todo la permisividad y complacencia de líderes que se alistan en el populismo y creen conveniente apoyar cualquier causa que los mantenga en el poder.

Así buscan el apoyo de los millones de antisemitas, de los racistas, de los intolerantes, de los violentos, y de todo grupo extremista de personas que no quieren tener en su oposición. De esta forma los que cometen delitos blanquean sus acciones ilegales haciéndolas parecer legales a la vista de quienes tienen que juzgarlas y no lo hacen por conveniencia. El mundo está al revés. Los malos se visten con trajes de buenos para que las maldades parezcan acciones de beneficencia. Los demás, que serían los normales pasan a ser perseguidos por no adherirse a estas corrientes fanáticas que están de moda en varios puntos del planeta. Las organizaciones que deberían controlar y mediar para que esto no suceda son por el contrario recipientes de odio que refractan en sus plenarios ante cuanta cámara de televisión tengan a mano.

Las organizaciones de derechos humanos no hacen más que tolerar la violación de los mismos y miden con diferente vara según le convenga a quienes la integran.

El mundo está al revés, de tal forma que es incierto el final del camino. Si no hacemos nada vamos a vernos arrastrados por este torrente de maldad y destrucción que realmente podría cumplir con sus objetivos. Nada podemos hacer si no reconocemos que el problema existe y que es realmente de dimensiones alarmantes.

Hoy Israel es el objetivo a desaparecer. Pero no canten victoria quienes inocentemente o a sabiendas apoyan o hacen la vista gorda. Cualquiera de ustedes podrá ser el próximo.

El fanatismo islámico no tiene límites y quiere todo, absolutamente todo. Cuando consiga lo primero irá por el resto. El resto son ustedes.

 

Difusion: www.porisrael.org

Mi opinión sobre el acuerdo con Hamás

1) El post de Eze me parece un análisis brillante, pero un poco idealista al final. Israel se encuentra en estado de alerta permanente y necesita la conscripción obligatoria para tener un mínimo de soldados sirviendo en el frente de batalla y una reserva mayor en caso de guerra, no se puede especular a partir de postulados liberales para naciones como Suecia.

2) Espero que a partir de ahora Israel establezca sus líneas rojas en caso de secuestro. Las enunciadas en el texto anteriormente mencionado me parecen excelentes. En lo personal, si fuera un soldado del Tzahal (no estoy lejos de serlo), preferiría que me maten instantáneamente o morir en una operación militar de rescate antes que estar CINCO AÑOS recluido como rehén en manos de esas bestias, incluso si hay ausencia de torturas y recibo un trato aceptable. Todo israelí secuestrado debería ser considerado una baja más producto del terror y la guerra, a pesar de lo duro que pueda resultar para la familia. Hay cosas mucho peores que la muerte.

3) El mayor disparate de Israel, en mi humilde opinión, no radica simplemente en liberar a 1027 prisioneros, muchos de ellos con sangre en las manos, a cambio de un solo soldado de bajo rango, sino en el hecho de que capture VIVOS a peligrosos terroristas sabiendo que este tipo de canjes podrán existir en un futuro cercano. Todo terrorista debe ser ejecutado en el acto. Mientras que – si se debe extraer información de uno de ellos – debe ser eliminado sin contemplaciones luego de haberle arrancado dicha información indispensable (si las fuerzas de seguridad pudieron capturarlos, con todos los recursos e inteligencia que ello requiere, no me cabe la menor duda que podrían eliminarlos selectiva y fácilmente). ¿Por qué Israel calcinó con un Apache a Ahmed Yassin pero a Ibrahim Hamed lo juzgó con el debido proceso como si se tratara de un simple ciudadano israelí que cometió un delito? (ambos son responsables de cientos de muertes inocentes). No se puede juzgar a terroristas enemigos como si fueran criminales comunes del propio país. Israel tiene que abandonar aspectos que lo asemejan a un país en paz, con vecinos completamente racionales que respetan las mismas reglas de juego y garantías en caso de captura, juicio o prisioneros de guerra. No estamos hablando de casos de inseguridad en países normales, sino un país EN GUERRA PERMANENTE con enemigos inescrupulosos que solo entienden el lenguaje de la fuerza. Que le den a los asesinos encarcelados la oportunidad de ver televisión en árabe o continuar sus estudios universitarios, es el colmo de los absurdos (recuerdo cuando una mujer palestina intentó apuñalar a un soldado con tal de ir a una cárcel israelí y recibir aquello que no le proporcionaba su ex-marido: alojamiento y manutención gratuita). Hay cosas que me indignan de Israel, como el trato considerado y piadoso a sus enemigos (que obviamente no es correspondido ni en una décima parte). Además no se trata solo de liberar terroristas peligrosos con sangre en las manos que volverán a reincidir, se trata de otorgarle una victoria política y moral al Hamás en momentos de inestabilidad y alentar los secuestros por parte de cualquier organización terrorista. Israel estará dando el mensaje equivocado.

4) Marwan Barghouti y Ahmed Saadat NO serán liberados. Menos mal, un poco de suerte. Esto demuestra que Hamás prioriza los suyos ante cualquier acuerdo de intercambio, colocando en segundo plano a sus rivales del Fatah y FPLP.

5) Según la versión oficial israelí, el intercambio es lo mejor que se podría haber obtenido en vista de la imposibilidad de realizar una incursión militar estilo Entebbe sin ocasionar la muerte del rehén (imagino que Shalit estaba rodeado de explosivos), la situación geoestratégica en la región, la necesidad del Hamás por obtener una victoria política inminente y pegarle diplomáticamente a Abbas por sus “travesuras unilaterales”. No obstante, hay cosas que no sabemos con las que se podría especular (solo especular, sin certeza ni fundamento alguno)… ¿Qué sabemos lo que hicieron los analistas del alto mando israelí en secreto sin revelar nada a su sociedad y el mundo? ¿Y si ocultaron un rastreador diminuto en forma de pestaña en la uña de cada terrorista pronto a ser liberado (mientras dormía) para monitorear todos sus movimientos futuros y obtener información de los líderes del Hamás con los que se reunirán? (el hermano de uno de los terroristas prontos a ser largados participó del secuestro de Shalit y seguramente ambos se reunirán luego de concretarse el acuerdo) ¿Y si Israel introdujo un explosivo indetectable dentro del cráneo de algunos terroristas peligrosos para detonarlos cuando se le antoje? (eso haría yo) ¿Y si Israel monitoreará cotidianamente a los presos que saldrán a la calle con tal de capturarlos nuevamente si fuera necesario? ¿Y si, a pesar de la barbaridad que nos puede parecer el acuerdo, a Israel le conviene en algunos aspectos que desconocemos? Son especulaciones con los que uno puede llegar a fantasear, pero que Israel es capaz de llevar a cabo para que – después de toda esta maldita tragedia de tener que soportar 5 años sin Shalit y la excarcelación de cientos de asesinos de bebés manchados con sangre judía – saquemos algún provecho. Dicen los chinos que toda crisis es una oportunidad. Es mi deseo más profundo que esto sirva de lección para aprender de los errores del pasado y no tener que soportar nunca más el secuestro de un hijo de Israel.

6) Con todo, me alegro que Guilad Shalit regrese a casa, como todo judío en el mundo. Independientemente de cuál sea la mejor forma de liberarlo para cada uno o si realmente “vale todo” (incluso arriesgar la vida de tus ciudadanos fomentando más secuestros y asesinatos) con tal de recuperar a un rehén. Estoy muy feliz porque finalmente Guilad vuelve con su familia. Se cierra un capítulo y una deuda que Israel necesitaba saldar para enfrentarse mejor a los próximos retos… que llegarán.

El probable acuerdo de liberación de Guilad Shalit y el porvenir para Israel

Ezequiel Eiben
14/10/2011
16 Tishrei 5772

 La probabilidad de llevar adelante un acuerdo por parte del gobierno de Israel con Hamas, a través de la mediación de Alemania con colaboradores egipcios, para liberar al soldado de Tzahal Guilad Shalit, ha vuelto a encender como siempre las vociferadas posturas opuestas, a favor y en contra del trato de marras: por un lado, los que se muestran a favor del acuerdo, sostienen que es obligación de Estado recuperar a uno de sus hijos secuestrado, que encima en el caso de Shalit este estaba prestando un servicio al país por lo que merece enormes esfuerzos, y que la vida de un israelí vale lo suficiente para hacer concesiones al enemigo con tal de salvarla; los que se muestran en contra alegan que firmar un acuerdo por la liberación de Shalit a cambio de prisioneros palestinos con sangre en las manos (terroristas asesinos) no hace más que incentivar al terrorismo a seguir secuestrando gente para reclamar por más presos liberados, le permite continuar con campañas de extorsión, y que además se proyecta una imagen de debilidad israelí que cede ante la presión, el chantaje y las amenazas de sus enemigos. Vale la aclaración: ambos grupos desean que Guilad sea recuperado sano y salvo, pero difieren en los medios propuestos: los primeros quieren liberarlo por medio de negociaciones asegurándose con claras garantías el bienestar del soldado; los segundos quieren liberarlo pero mediante una operación militar de rescate que implica más riesgos pero permite no tener que rebajar a Israel al nivel de negociar con terroristas.

Frente a esto, la cuestión política que se está dando para analizar es que precisamente un gobierno como el de Biniamin Netanyahu que defendía en teoría la segunda tesis, es el que puede ser protagonista de un histórico acuerdo siguiendo el curso de los postulados de la primera tesis. Escribió Netanyahu en su libro “Fighting Terrorism: How Democracies Can Defeat Domestic and International Terrorists”: “No liberar a los terroristas encarcelados. Entre las políticas más importantes que deben adoptarse frente al terrorismo es la negativa a liberar a terroristas convictos de las prisiones. Esto es un error que Israel, líder en técnicas anti-terroristas, ha hecho una y otra vez. La liberación de terroristas convictos antes de haber cumplido sus condenas parece una forma fácil y tentadora de desactivar situaciones de chantaje en el que personas inocentes pueden perder sus vidas. Pero su utilidad es momentánea. Liberar presos sólo alentará a los terroristas, dándoles la sensación de que incluso si se les captura el castigo será breve” (1). Como vemos, los tiempos y el contexto de suma delicadeza de la situación que atraviesa Israel, pueden haber llevado a Netanyahu a reconsiderar sus propias formulaciones. Este aparente giro copernicano (lo llamaremos aparente hasta que haya una confirmación y no se presenten sorpresas) se hace aun más notorio al repasar la lista de los terroristas que serían dejados en libertad, en donde se encuentran nombres especialmente nefastos. Tal como informa el material de Hatzad HaShení: “¿Quiénes son los archi terroristas que podrían ser liberados?  Podría ser Marwan Barguti, ex jefe del Tanzin, cursa 5 sentencias de por vida más otros 40 años de condena. Abdallah Barguti – El ingeniero del Hamás, mato a 67 israelíes. Ahmed Saadat – jefe del “frente Popular para la Liberación de Palestina”, asesinó al ministro israelí Rehavam Zeevi. Ibrahim Hamed – jefe del ala militar en Ramallah, responsable de decenas de atentados, sobresalen las matanzas en el café Moment e Hillel, etc” (2).

Otro tópico a analizar es como seguirá la visión israelí al respecto del tema de los secuestros, de aquí a futuro. Si para cada caso concreto habrá que planificar una solución específica, si de una vez por todas se sentarán las bases de una política estable y consistente con principios rectores inmodificables desde los que se partirá para considerar cualquier episodio, si se mezclarán las tesis de acuerdo a lo que se presente; en fin, si se establecerá una política de Estado duradera y coherente, o si las resoluciones vendrán de políticas de gobierno de acuerdo a quien esté en el poder. Por internet circulan opiniones de analistas que proponen algo como lo siguiente: “…las reglas deberían ser cambiadas:
1) A todo secuestrado por los terroristas se lo considerará a partir del momento del hecho como ‘muerto’.
2) Para facilitar las cosas, cada soldado deberá ser provisto de un dispositivo letal implantado en alguna parte de su cuerpo, que solo podrá activar él mismo en caso necesario, si así desea hacerlo. Creo que tenemos la tecnología para materializar ese tipo de cosas. El dispositivo le permitirá decidir si prefiere vivir en cautiverio… o apagar la luz.
3) Nunca más canjes ni permutaciones, bajo ninguna circunstancia.
4) La única forma que un secuestrado podrá volver a casa será si lo liberan, o si eventualmente es rescatado por una operación comando.
5) Para los criminales terroristas que son arrestados, sin excepción alguna: pena de muerte”
(3).

Los puntos aquí enunciados me permiten hacer ciertas reflexiones: estoy en contra de ceder ante los chantajes terroristas, es repugnante el quebrarse ante sus extorsiones y amenazas. Considero que aceptar tratos en los términos de los terroristas es otorgarles un triunfo significativo que incentiva su metodología de la muerte y agranda sus aspiraciones inhumanas. Los terroristas presos en las cárceles israelíes gozan de privilegios que ha más de un observador lo dejan atónito o incrédulo; se podría considerar la pena de muerte para todos los terroristas bajo las siguientes premisas: ellos no reconocen el derecho a la vida de otras personas y atentan contra ellas, ergo pierden la posibilidad de resguardarse en su propio derecho a la vida. Los terroristas no pueden invocar para sí un derecho que no están dispuestos a respetar en los demás: la vida.

Israel puede llegar a considerar seriamente la opción de proveer a cada soldado con un dispositivo para suicidarse si así lo desean en caso de ser secuestrados o capturados; sin embargo, para que haya justicia en este asunto de ser soldado, es preciso que el ejército deje de ser forzoso y pase a ser voluntario. Si servir en Tzahal es voluntario, el riesgo asumido es propio del jaial: nadie lo forzaría a hacer algo que no quiere, emprender una misión que no comparte, realizar un trabajo que no elige; la persona sería ama y señora de su decisión de convertirse en conscripto, y en caso de aceptar serlo, atenerse a las consecuencias y riesgos inherentes de su libre decisión, sabiendo las reglas de juego expresas desde el comienzo. En el caso del servicio militar voluntario, sí sería moral la decisión de ser soldado; y ante una situación desfavorable (si se implantara el mencionado sistema del dispositivo) se tendría la alternativa de suicidarse antes que caer en manos enemigas, pero a dicha situación se habría llegado circunstancialmente ejerciendo funciones estipuladas en un contrato firmado voluntariamente sin coacción.

Si el ejército es forzoso, y encima se dispone por ley que el soldado secuestrado será considerado muerto y se le implantará un dispositivo para suicidarse si así lo prefiere, se está obligando por la fuerza a una persona a que se embarque en un servicio del cual no tiene escapatoria asumiendo que si las cosas salen mal puede suicidarse o bien someterse a las torturas de los criminales enemigos. Alguno podría decir que el jaial tiene libertad de elegir la alternativa de suicidarse o no hacerlo; pero sin embargo el problema radica en la base y es que el soldado no elige si quiere hacer o no el ejército, por lo tanto se lo ha privado de elegir en la raíz de la situación que lo llevó en su desenlace al escenario de las alternativas. Su libertad está restringida de manera forzosa previamente, y él debe optar entre opciones (y encima ninguna es buena) en un contexto impuesto, sustraído a su consentimiento.

En definitiva, Israel debe abolir el servicio militar obligatorio (forzoso), y a partir de ese importante paso en el respeto por los derechos individuales de sus ciudadanos, debe establecer una política de Estado de negativa a la liberación de terroristas. No se debe ceder más a las exigencias terroristas, no se debe liberar más a los asesinos con manos ensangrentadas para que sigan llevando a cabo su propósito de eliminación del Estado Judío; y tampoco se debe obligar más a los ciudadanos israelíes a que sirvan en el ejército bajo riesgo de ser muertos, secuestrados o capturados por un enemigo en una situación en la que no eligieron estar.

A partir de este avance, los soldados como Guilad podrán optar libremente por servir o no en el ejército; nos ahorraremos penurias como la del presente ante las exigencias de un grupo terrorista plagado de asesinos para liberar más asesinos, y ante el secuestro ya por más de 5 años de un inocente ciudadano israelí que está sufriendo profundamente de manera injusta por un episodio derivado de prestar un servicio militar sobre el que no tuvo poder de elección; y cada vez que un ciudadano israelí interesado por la defensa de su país decida sin coacción estatal enlistarse en Tzahal, sabrá que, por propia convicción, habrá sellado su suerte.

Fuentes:

(Aclaracion: por mi parte, quiero aclarar que he leído el libro de Netanyahu y es una pieza de incalculable valor, tanto es asi que ha trascendido las fronteras de Israel y EEUU por ejemplo, y es un libro de lectura en las unidades antiterroristas de las fuerzas de seguridad en Argentina, y esto dicho por una de las mismisimas autoridades en una entrevista a Radio Jai. No caben dudas que Netanyahu es un especialista en contraterrorismo y está por demás calificado para hablar de manera autorizada en estos temas. Por lo que para nada muestro coincidencia respecto al título de la fuente citada. Es mas, es fundamental para Israel no solo que Netanyahu siga siendo el Primer Ministro de Israel, hasta ahora de lo mejor que hemos tenido, sino que siga escribiendo muchos mas libros.)

1- Benjamin Netanyahu: no escribas más libros, por favor!
http://www.coscorrones.com/2011/10/benjamin-netanyahu-no-escribas-mas.html

2- El gobierno israelí aprueba el acuerdo con el Hamás para intercambiar a Guilad Shalit por 1000 terroristas palestinos
Hatzad Hashení (La cara de la verdad) – CLAM HASBARÁ – Gabriel Ben Tasgal
3- Olga opina, y nada más
http://www.coscorrones.com/2011/10/olga-opina-y-nada-mas.html

El gobierno israelí aprueba el acuerdo con el Hamás para intercambiar a Guilad Shalit por 1000 terroristas palestinos – Material de Hatzad Hasheni

El gobierno de Israel está a punto de aprobar por mayoría absoluta un pre acuerdo firmado el último jueves con el Hamás; gracias a la mediación de Alemania y la colaboración de las autoridades egipcios; para la liberación de 1000 terroristas palestinos a cambio del soldado israelí Guilad Shalit, secuestrado hace más de cinco años por el Hamás. En el pasado, el ejército israelí había descartado la posibilidad de liberar a Shalit por la fuerza ya que se encontraba en un lugar que no permitía una operación militar. El Hamás anunció oficialmente que aprueba el acuerdo.

¿Por qué el intercambio se produce justamente ahora? Por tres razones: 1- Según las explicaciones públicas de Netanyahu, la fracasada y preocupante “primavera árabe” presenta la oportunidad de llegar a un acuerdo “ahora” ya que el futuro presenta muchas incertidumbres. El Hamás, tras el descalabro posible de uno de sus patrones, Siria, entiende que un acuerdo ahora con Israel puede permitir el regreso de la dirigencia terrorista a Gaza, ya que, según algunos informes periodísticos (Canal 2), Israel se habría comprometido a no atentar contra Mashaal, Abu Marsuk y otros líderes del Hamás si estos deciden abandonar Damasco para pasar a la Franja de Gaza, 2- Netanyahu no se encuentra en una encrucijada política interna, no se encuentra en un estado de negociaciones con los palestinos que podría motivar que los que se oponen a posibles acuerdos (por ejemplo, los colonos judíos) se “suban al carro” oponiéndose a un acuerdo por Shalit como otra forma de debilitar la posición de Netanyahu, 3- La Autoridad Palestina y su Presidente Mahmud Abbas impulsa una campaña de deslegitimación contra Israel, una declaración de independencia unilateral y un rechazo a negociar con Israel. Es posible que el gobierno de Israel sienta que no es posible rechazar un acuerdo con el Hamás por Shalit por “temor” a debilitar al Fatah (de Abbas) frente a su enemigo islamista Hamás. Abbas no puede atacar constantemente a Israel en el mundo y esperar confiado que Israel rechace un acuerdo para recobrar con vida a Shalit ya que, supuestamente, este acuerdo debilitará la popularidad de Abbas en la calle palestina.

¿Cómo sería el acuerdo de intercambio entre el gobierno de Israel y el Hamás?  Por lo visto Israel habría aceptado liberar a terroristas originarios de Gaza, originarios de Judea y Samaria pero también ha aceptado una exigencia del Hamás…  la liberación de palestinos del este de Jerusalén y ciudadanos árabes israelíes. Este era un paso importante para el Hamás, que desea presentarse como un representa de “todos” los palestinos, incluso los árabes israelíes que se consideran a sí mismos, por lo menos los implicados en atentados terroristas, como “palestinos”. Según los medio de comunicación de Israel, el gobierno de Netanyahu habría aceptado liberar a 15 de los 60 architerroristas con “mucha sangre en sus manos” exigidos en la lista original del Hamás. En total, Israel habría aceptado liberar 450 terroristas, asesinos demostrados. Parte de estos terroristas podrían regresar a sus casas en Cisjordania mientras que otros serán deportados ala Franja de Gaza. Israel liberaría, además, otros 150 implicados en acciones terroristas, especialmente jóvenes y mujeres. Por último, otros 400 terroristas menores que también serían liberados por el soldado israelí. En total, 1000 palestinos serian liberados. El proceso de intercambio se produciría en pasos, Shalit sería entregado a Egipto, Israel liberaría presos, Shalit regresaría sano y salvo a Israel lo que permitiría la liberación de los otros presos palestinos.

¿Quiénes son los archi terroristas que podrían ser liberados?  Podría ser Marwan Barguit, ex jefe del Tanzin, cursa 5 sentencias de por vida más otros 40 años de condena. Abdallah Barguti – El ingeniero del Hamás, mato a 67 israelíes. Ahmed Saadat – jefe del “frente Popular para la Liberación de Palestina”, asesinó al ministro israelí Rehavam Zeevi. Ibrahim Hamed – jefe del ala militar en Ramallah, responsable de decenas de atentados, sobresalen las matanzas en el café Moment e Hillel…. etc.

Y una pregunta final… ¿existe algún estado en el mundo dispuesto a liberar esta lacra asesina por recuperar a uno de sus hijos?

Material:  Hatzad Hashení – La cara de la verdad
CLAM HASBARÁ
Gabriel Ben Tasgal

Abbas Zaki (Miembro del Comité Central de Fatah) acerca de las verdaderas intenciones del liderazgo palestino

Rosh Hashaná y Yom Kipur: Israel no tiene que disculparse ante sus enemigos

KLEIN HALEVI – ISRAEL: LA CULPA Y EL PERDÓN

Extraído del blog de Ana

NADA DE DISCULPAS: ISRAEL NO TIENE LA CULPA DEL CRECIMIENTO DE SU AISLAMIENTO

Por YOSSI KLEIN HALEVI

Ahora que se va a proceder a votar en la ONU el reconocimiento de un Estado palestino, y que antiguos aliados en la región del Estado judío (como Turquía y Egipto) son abiertamente hostiles, gran parte de la comunidad internacional está culpando a Israel de su propio aislamiento. Si tan solo Israel hubiera pedido disculpas a Turquía por haber matado a nueve de sus “pacíficos” activistas nacionales que viajaban, el año pasado, en la flotilla hacia Gaza, prosigue ese argumento, el primer ministro Recep Tayyip Erdogan no estaría ahora amenazando con enviar buques de guerra frente a las costas israelíes. Si Israel se hubiera disculpado ante Egipto por la muerte accidental de seis de sus soldados, cuando helicópteros israelíes entraron en territorio egipcio persiguiendo a terroristas, una multitud en Egipto no habría saqueado la embajada israelí en El Cairo tras negarse, los líderes egipcios, a responder a las llamadas desesperadas de los dirigentes israelíes. Y solo con que Israel hubiera detenido la construcción en los asentamientos y ofrecido a los palestinos una solución justa, ahora no estaría ante el intento de propiciar una solución impuesta por la ONU en vez de un proceso de negociación.

Esa convergencia en las culpas se produce en un momento de vulnerabilidad espiritual para los judíos. Esta es, después de todo, nuestra temporada de contrición. Como nos acercamos a Rosh Hashaná (Año Nuevo Judío), se intensifica el proceso de autoexamen. Y como la tradición judía pone de relieve, la base de la penitencia es disculparse. Antes de buscar el perdón de D-os, hemos de buscar el perdón de aquellos a quienes hemos ofendido o herido, incluso sin saberlo.

Sin embargo, y ante la atmósfera actual, los judíos harían bien resistiendo la tentación de echarse la culpa. Las disculpas tienen la intención o el objetivo de curar o sanar. Sin embargo, los que exigen las disculpas de Israel no están buscando la reconciliación. Al contrario, tratan de tipificar como delito al propio Estado judío y de anular su derecho a defenderse.

Si las disculpas son necesarias, deben basarse en los datos verdaderos. Erdogan comenzó a desmantelar la alianza turco-israelí mucho antes del incidente de la flotilla a la que luego tomó como pretexto para romper los lazos con Israel. Su objetivo no es restaurar las relaciones turco-israelíes, sino reforzar su imagen en el mundo musulmán como líder que humilló a Israel. Sin embargo, imbuidos del espíritu de penitencia propio de este tiempo, Israel podría ofrecer a Erdogan la siguiente solución: le pedimos disculpas por la pérdida de vidas y usted se disculpa por fomentar que los yihadistas turcos traten de violar el cerco legal y moral de Israel contra el régimen terrorista en Gaza.

Lo mismo sucede con Egipto, Israel se disculpa por la muerte accidental de soldados egipcios, aunque aún no está claro si fueron muertos por fuego israelí o por un suicida palestino, mientras que Egipto se disculpa por la atmósfera de odio instigada por el gobierno contra Israel como, por ejemplo, una de las últimas portadas de una de las revistas más importantes (y gubernamental) de Egipto, que retrata a Netanyahu vestido de Hitler.

La cuestión palestina es mucho más complicada. Israel, el mundo árabe y los líderes palestinos comparten, juntos, la culpa por la tragedia palestina. Bajo el hecho de las circunstancias -en una atmósfera de mutua penitencia- Israel se disculparía por su papel en el desplazamiento y la ocupación de los palestinos. Y los palestinos se disculparían por su papel en el fomento del rechazo, dentro del mundo árabe, al regreso a casa del pueblo judío, fomentando la renovación del antisemitismo a una escala global. Y luego, cada parte perdonaría a la otra por haber estado tan atrapada en su propio trauma que no pudo reconocer el trauma de la otra.

Pero Israel no es el culpable de la falta de paz.

Quiero ver a mi gobierno declarar la congelación de los asentamientos, transmitir el mensaje a los palestinos y al mundo árabe que no tiene interés en mantener la ocupación, aparte de las obvias necesidades de seguridad, y que el pueblo judío no volvió a casa para negar a otro pueblo su propio sentido de hogar.

Sin embargo, la congelación de los asentamientos, esencial para nuestra propia integridad, no llevó de vuelta a los palestinos a la mesa de negociaciones. Los diez meses en que se detuvo la construcción de los asentamientos por parte de Netanyahu no tenían precedentes, y esa es la expresión que utilizó la secretaria de Estado Hillary Clinton. Sin embargo, la Autoridad Palestina continuó boicoteando las conversaciones.

¿Podría ofrecer Netanyahu a los palestinos un estado a lo largo del equivalente a las fronteras de 1967? Mi opinión es que sí pero a cambio de la aceptación palestina de un Estado judío y del abandono de su demanda de un retorno de los refugiados a Israel. Y me gustaría que, explícitamente, lo ofreciera, incluso si eso significara arriesgar su coalición.

Pero, en verdad, la cuestión sobre lo que Netanyahu podría hacer resulta irrelevante. Ya se les ofreció el equivalente a las fronteras de 1967 por parte de los ex primeros ministros de Israel, Ehud Barak y Ehud Olmert. Los dirigentes palestinos rechazaron sus ofertas porque se negaron a renunciar al “sagrado” derecho de retorno, tal como el presidente de la AP Mahmoud Abbas lo denomina. Lo que traducido significa el “derecho sagrado” a destruir al Estado judío a través de su subversión demográfica. El gobierno de Netanyahu no es la causa de la ruptura del proceso de paz, sino su resultado.

La tentación existente en los judíos de auto-recriminarse está profundamente arraigada en la psicología sionista. El sionismo, después de todo, fue una revuelta contra el fatalismo judío. Si esa situación era insostenible, entonces parece claro que la culpa la tenía la falta de iniciativa judía. “Si ustedes lo quieren”, dijo el fundador sionista Teodoro Herzl, “no será un sueño”

Derechistas e izquierdistas israelíes están de acuerdo en que Israel puede determinar unilateralmente su propia realidad, con independencia de las circunstancias externas. Si Israel carece de seguridad, se insiste desde la derecha, eso es porque no proyectamos la suficiente energía y capacidad de disuasión. Y, si Israel no tiene paz, se insiste desde la izquierda, se debe a que no fuimos lo suficientemente generosos en nuestras concesiones.

Derecha e izquierda eluden, implícitamente, la responsabilidad de los árabes como un factor independiente, con su propia voluntad y su propia agenda. Pero ¿qué pasaría si el mundo árabe no acepta la legitimidad de Israel? ¿Qué pasaría si el Oriente Medio está experimentando transformaciones que tienen poco, o nada, que ver con lo que quiere Israel?

Este Rosh Hashaná voy a pedir perdón por mis pecados y por los pecados colectivos de Israel, como requiere la liturgia. Pero me negaré a disculparme políticamente para que esas disculpas no puedan manipularse en mi contra. No hay ninguna obligación religiosa de colaborar en mi propia demonización.

No voy a buscar el perdón de aquellos que niegan mi derecho a existir.

Discurso de Bibi Netanyahu en la ONU 2011 traducido al español

El blog de la OSA Filial Córdoba nos trae la traducción del discurso histórico de Bibi Netanyahu en la Asamblea General de la ONU en 2011. A continuación sus palabras:

Gracias, Sr. Presidente.
Damas y caballeros, Israel ha extendido su mano en paz desde el momento en que fue establecida 63 años atras. En nombre de Israel y el pueblo judio, yo extiendo esa mano nuevamente hoy. Yo la extiendo al pueblo de Egipto y Jordania, con renovada amistad para vecinos con quienes hemos hecho la paz. Yo la extiendo al pueblo de Turquia, con respeto y buena voluntad. Yo la extiendo al pueblo de Libia y Tunez, con admiracion por aquellos que estan intentando construir un futuro democratico. Yo la extiendo a los otros pueblos del Norte de Africa y la Peninsula Arabiga, con quienes queremos forjar un nuevo comienzo. Yo la extiendo al pueblo de Siria, Libano e Iran, con sobrecogimiento por la valentia de aquellos combatiendo la brutal represion.
Pero muy especialmente, yo extiendo mi mano al pueblo palestino, con quienes buscamos una paz justa y duradera.
Damas y caballeros, en Israel nuestra esperanza por la paz nunca se desvanece. Nuestros cientificos, doctores e innovadores aplican su genio para mejorar el mundo de mañana. Nuestros artistas, nuestros escritores, enriquecen el legado de la humanidad. Ahora, yo se que esta no es exactamente la imagen de Israel que es a menudo retratada en esta sala. Despues de todo, fue aqui en 1975 que el antiguo anhelo de mi pueblo por restaurar nuestra vida nacional en nuestra antigua patria biblica — fue entonces que esto fue nombrado vergonzosamente como racismo. Y fue aqui en 1980, justo aqui, que el historico acuerdo de paz entre Israel y Egipto no fue elogiado; fue denunciado! Y es aqui, año tras año que Israel es injustamente señalada para condena. Es acusada para condena mas a menudo que todas las naciones del mundo combinadas. Veintiuna de las 27 resoluciones de la Asamblea General condenan a Israel — la unica democracia verdadera en el Medio Oriente.
Bueno, esta es una parte desafortunada de la institucion ONU. Es el teatro del absurdo. No solamente muestra a Israel como el villano; a menudo muestra a villanos reales en importantes roles: la Libia de Gadhafi presidio la Comision de Derechos Humanos de la ONU; el Irak de Saddam encabezo el Comite de la ONU sobre Desarme. Ustedes podrian decir: Eso es el pasado. Bueno, quie esta lo que esta sucediendo ahora — precisamente ahora, hoy, el Libano controlado por Hezbollah ahora preside el Consejo de Seguridad de la ONU. Esto significa, en efecto, que una organizacion terrorista preside el organismo al que le es confiado garantizar la seguridad del mundo.
Ustedes no podrian inventar algo asi.
Entonces aqui en la ONU, las mayorias automaticas pueden decidir cualquier cosa. Ellas pueden decidir que el sol se ponga en el occidente. Pero ellas tambien pueden decidir — ellas han decidido — que el Muro Occidental en Jerusalem, el lugar mas santo del Judaismo, es territorio palestino ocupado.
Y aun aqui en la Asamblea General, la verdad puede a veces abrirse paso. En 1984 cuando yo fui nombrado embajador de Israel ante las Naciones Unidas, yo visite al Gran Rabino de Lubavich. El me dijo — y damas y caballeros, yo no quiero que ninguno de ustedes sea ofendido debido a la experiencia personal de servir aqui, yo se que hay muchos hombres y mujeres honorables, muchas personas capaces y decentes, sirviendo aqui a sus naciones — Pero aqui esta lo que me dijo el Rebbe. El me dijo, tu estaras sirviendo en una casa de muchas mentiras. Y luego el dijo, recuerda que incluso en el lugar mas oscuro, la luz de una unica vela puede ser vista lejos y clara.
Hoy yo espero que la luz de la verdad brille, aunque sea solo por unos pocos minutos, en una sala que durante mucho tiempo ha sido un lugar de oscuridad para mi pais. Entonces como Primer Ministro de Israel, yo no vine aqui para ganar aplausos. Yo vine aqui para hablar la verdad. La verdad es — la verdad es que Israel quiere paz. La verdad es que yo quiero paz. La verdad es que en el Medio Oriente en todos los tiempos, pero especialmente durante estos dias turbulentos, la paz debe estar anclada en la seguridad. La verdad es que nosotros no podemos alcanzar la paz a traves de resoluciones de la ONU, sino solo a traves de negociaciones directas entre las partes. La verdad es que hasta ahora los palestinos se han rehusado a negociar. La verdad es que Israel quiere la paz con un estado palestino, pero los palestinos quieren un estado sin paz. Y la verdades que ustedes no deben permitir que eso suceda.
Damas y caballeros, cuando yo vine por primera vez aqui 27 años atras, el mundo estaba dividido entre Oriente y Occidente. Desde entonces termino la Guerra Fria, grandes civilizaciones han ascendido de siglos de sopor, cientos de millones han sido sacados de la pobreza, incontables mas van a seguir, y lo destacable es que hasta ahora este monumental cambio historico ha ocurrido en gran parte en forma pacifica. Pero una malignidad esta ahora creciendo entre Oriente y Occidente que amenaza a la paz de todos. Busca no liberar sino esclavizar, no construir sino destruir. Esa malignidad es el Islam militante. Se envuelve en el manto de una gran fe, pero asesina a judios, cristianos y musulmanes por igual con implacable imparcialidad. El ataque del 11 de septiembre mato a miles de americanos, y dejo las torres gemelas en ruinas ardientes. Anoche yo deposite una ofrenda floral en el monumento al 11/S. Fue profundamente conmovedor. Pero cuando yo estaba yendo alli, una cosa se repetia en mi mente: las atroces palabras del presidente de Iran en este podio ayer. El dio a entender que el 11/S fue una conspiracion americana. Algunos de ustedes abandonaron esta sala. Todos ustedes debieron haberlo hecho.
Desde el 11/S, los militantes islamistas masacraron a otros incontables inocentes — en Londres y Madrid, en Bagdad y Mombai, en Tel Aviv y Jerusalem, en cada parte de Israel. Yo creo que el peligro mas grande que enfrenta nuestro mundo es que este fanatismo se arme con armas nucleares. Y esto es precisamente lo que esta intentando hacer Iran.
Pueden ustedes imaginar a ese hombre que despotrico aqui ayer — pueden imaginarlo armado con armas nucleares? La comunidad internacional debe detener a Iran antes que sea demasiado tarde. Si Iran no es detenido, nosotros enfrentaremos el espectro del terrorismo nuclear, y la Primavera Arabe podria pronto convertirse en un Invierno Irani.
Eso seria una tragedia. Millones de arabes han tomado las calles para reemplazar tirania con libertad, y nadie se beneficiaria mas que Israel si aquellos comprometidos con la libertad y la paz prevalecieran.
Esta es mi ferviente esperanza. Pero como el Primer Ministro de Israel, yo no puedo arriesgar el futuro del estado judio bajo ilusiones. Los lideres debemos ver la realidad como es, no como debe ser. Nosotros debemos hacer lo mejor que podamos para formar el futuro, pero nosotros no podemos hacer desaparecer con solo desearlo los peligros del presente. Y el mundo alrededor de los israelies se esta volviendo definitivamente mas peligroso. El Islam militante ya ha tomado el poder en Libano y Gaza. Esta determinado a despedazar los tratados de paz entre Israel y Egipto y entre Israel y Jordania. Ha envenenado muchas mentes arabes contra los judios e Israel, contra America y el Occidente. Se opone no a las politicas de Israel sino a la existencia de Israel.
Ahora, algunos argumentan que la difusion del Islam militante, especialmente en estos tiempos turbulentos — si ustedes quieren retrasarlo, ellos argumentan, Israel debe apresurarse a hacer concesiones, ha asumir compromisos territoriales. Y esta teoria suena simple. Basicamente es asi: Abandonen el territorio, y la paz sera promovida. Los moderados seran fortalecidos, los radicales seran mantenidos a raya. Y no se preocupen por los fastidiosos detalles de como se defendera Israel de hecho; las tropas internacionales haran el trabajo.
Estas personas me dicen constantemente: Solo haz una oferta amplia, y todo funcionara. Ustedes saben, hay solo un problema con esa teoria. Nosotros la hemos intentado y no ha funcionado. En el año 2000 Israel hizo una oferta de paz amplia que reunia practicamente todas las exigencias palestinas. Arafat la rechazo. Los palestinos entonces lanzaron un ataque terrorista que se cobro mil vidas israelies.
El Primer Ministro Olmert luego hizo una oferta aun mas amplia, en el año 2008. El Presidente Abbas ni siquiera respondio a ella.
Pero Israel hizo mas que solo hacer ofertas amplias. Nosotros realmente abandonamos territorio. Nosotros nos retiramos de Libano en el 2000 y de cada pulgada cuadrada de Gaza en el 2005. Eso no calmo a la tormenta islamica, la tormenta islamica militante que nos amenaza. Solo acerco mas la tormenta y la hizo mas fuerte.
Hezbollah y Hamas dispararon miles de cohetes contra nuestras ciudades desde los mismos territorios que nosotros evacuamos. Vean, cuando Israel dejo Libano y Gaza, los moderados no derrotaron a los radicales, los moderados fueron devorados por los radicales. Y yo lamento decir que las tropas internacionales como la UNIFIL en Libano y la EUBAM en Gaza no detuvieron a los radicales para que no ataquen Israel.
Nosotros dejamos Gaza esperando paz.
Nosotros no congelamos los asentamientos en Gaza, nosotros los arrancamos. Nosotros hicimos exactamente lo que la teoria dice: Salgan, regresen a las fronteras de 1967, desmantelen los asentamientos.
Y yo no creo que la gente recuerde cuan lejos fuimos para lograr esto. Nosotros arrancamos a miles de personas de sus hogares. Nosotros quitamos a los niños de — fuera de sus escuelas y sus jardines de infantes. Nosotros arrasamos las sinagogas. Nosotros incluso — nosotros incluso mudamos a los seres amados de sus tumbas. Y luego, habiendo hecho todo eso, nosotros dimos las llaves de Gaza al Presidente Abbas.
Ahora la teoria dice que todo debe funcionar, y el Presidente Abbas y la Autoridad Palestina ahora podrian construir un estado pacifico en Gaza. Ustedes pueden recordar que el mundo entero aplaudio. Ellos aplaudieron nuestra retirada como un acto de gran estadismo. Fue un atrevido acto de paz.
Entonces yo quiero preguntarles. Alguno de ustedes — alguno de ustedes traeria el peligro tan cerca de sus ciudades, de sus familias? Actuarian ustedes tan temerariamente con las vidas de sus ciudadanos? Los israelies estamos preparados para tener un estado palestino en Cisjordania, pero nosotros no estamos preparados para tener otra Gaza alli. Y ese es el motivo por el cuan necesitamos tener acuerdos de seguridad reales, los cuales los palestinos simplemente se rehusan a negociar con nosotros.
Los israelies recordamos las amargas lecciones de Gaza. Muchos de los criticos de Israel las ignoran. Ellos aconsejan en forma irresponsable a Israel que ande este mismo peligroso camino nuevamente. Ustedes leen lo que estas personas dicen y es como si nada hubiera sucedido — solo repitiendo el mismo consejo, las mismas formulas como si nada de esto sucedio.
Y estos criticos continuan presionando a Israel para que haga concesiones de gran alcance sin asegurar primero la seguridad de Israel. Ellos elogian a aquellos que alimentan inconscientemente al insaciable cocodrilo del Islam militante como audaces estadistas. Ellos caracterizan como enemigos de la paz a aquellos de nosotros que insistimos en que primero tenemos que erigir una fuerte barrera para mantener fuera al cocodrilo, o muy al menos atascar una barra de hierro entre sus fauces abiertas.
Entonces frente a las etiquetas y los libelos, Israel debe elegir el mejor consejo. Mejor una mala prensa que un buen elogio, y mejor aun esria una prensa justa cuyo sentido de la historia se extienda mas alla del desayuno, y la cual reconozca las legitimas preocupaciones de seguridad de Israel.
Yo creo que en negociaciones de paz serias, estas necesidades y preocupaciones pueden ser apropiadamente encaradas, pero ellas no seran encaradas sin negociaciones. Y las necesidades son muchas, debido a que Israel es un pais tan pequeño. Sin Judea y Samaria, Cisjordania, Israel es toda de 9 millas de ancho.
Yo quiero ponerlo en perspectiva para ustedes, debido a que todos ustedes estan en la ciudad. Eso es unos dos tercios de la longitud de Manhattan. Es la distancia entre Battery Park y la Universidad de Columbia. Y no se olviden que la gente que vive en Brooklyn y New Jersey es considerablemente mas amable que algunos de los vecinos de Israel.
Entonces como ustedes — como protegen ustedes tan pequeño pais, rodeado por gente juramentada en su destruccion y armada hasta los dientes por Iran? Obviamente ustedes no pueden defenderlo desde dentro de ese estrecho espacio unicamente. Israel necesita mayor profundidad estrategica, y ese es exactamente el motivo por el cual la Resolucion 242 del Consejo de Seguridad no requirio que Israel abandone todos los territorios que capturo en la Guerra de los Seis Dias. Hablo acerca de retirada de territorios, a fronteras seguras y defendibles. Y para defenderse, Israel debe por lo tanto mantener una presencia israeli a largo plazo en areas estrategicas criticas en Cisjordania.
Yo explique esto al Presidente Abbas. El respondio que si un estado palestino iba a ser un pais soberano, nunca podria aceptar tales arreglos. Por que no? America ha tenido tropas en Japon, Alemania y Corea del Sur por mas de medio siglo. Inglaterra ha tenido una base aerea en Chipre. Francia tiene fuerzas en tres naciones africanas independientes. Ninguno de estos estados afirma que ellos son paises no soberanos.
Y hay muchos otros temas vitales de seguridad que tambien deben ser encarados. Tomemos el tema del espacio aereo. Nuevamente, las pequeñas dimensiones de Israel crean enormes problemas de seguridad. America puede ser cruzada en avion en seis horas. Volar a traves de Israel lleva tres minutos. Entonces el pequeño espacio aereo de Israel va a ser cortado a la mitad y dado a un estado palestino que no esta en paz con Israel?
Nuestro principal aeropuerto internacional esta a unos pocos kilometros de distancia de Cisjordania. Sin paz, nuestros aviones se volveran blancos de misiles anti-aereos colocados en el estado palestino adyacente? Y como detendremos el contrabando dentro de Cisjordania? No es simplemente Cisjordania, son las montañas de Cisjordania. Dominan precisamente la planicie costera donde la mayoria de la poblacion de Israel se asienta. Como podriamos evitar el contrabando dentro de estas montañas de aquellos misiles que podrian ser disparados sobre nuestras ciudades?
Yo traigo estos problemas debido a que no son problemas teoricos. Ellos son muy reales. Y para los israelies, son temas de vida o muerte. Todas estas potenciales grietas en la seguridad de Israel deben ser selladas en un acuerdo de paz antes que sea declarado un estado palestino, no despues, debido a que si ustedes lo dejan para despues, ellas no seran selladas. Y estos problemas explotaran en nuestra cara y explotara la paz.
Los palestinos deben primero hacer la paz con Israel y luego obtener su estado. Pero yo tambien quiero decirles esto a ustedes. Despues que tal acuerdo de paz sea firmado, Israel no sera el ultimo pais en dar la bienvenida a un estado palestino como un nuevo miembro de las Naciones Unidas. Nosotros seremos el primero.
Y hay una cosa mas. Hamas ha estado violando el derecho internacional reteniendo a nuestro soldado Gilad Schalit cautivo durante cinco años. Ellos no le han dado ni siquiera una visita de la Cruz Roja. El es retenido en un calabozo, en la oscuridad, contra todas las normas internacionales. Gilad Schalit es el hijo de Aviva y Noam Schalit. El es el nieto de Zvi Schalit, quien escapo del Holocausto al venir a — en la decada de 1930 como un muchacho a la tierra de Israel. Gilad Schalit es el hijo de toda familia israeli. Toda nacion representada aqui debe exigir su liberacion inmediata. Si ustedes quieren aprobar una resolucion acerca del Medio Oriente hoy, esa es la resolucion que ustedes deben aprobar.
Damas y caballeros, el año pasado en la Universidad de Bar-Ilan en Israel, esta año en la Kneset y en el Congreso americano, yo articule mi vision para la paz en la cual un estado palestino desmilitarizado reconoce al estado judio. SI, EL ESTADO JUDIO. Despues de todo este es el organismo que reconocio al estado judio 64 años atras. Ahora, no piensan ustedes que es hora que los palestinos hagan lo mismo?
El estado judio de Israel siempre protegera los derechos de todas sus minorias, incluidos los mas de un millon de ciudadanos arabes de Israel. Yo desearia poder decir lo mismo acerca de un futuro estado palestino, porque como los funcionarios palestinos dejaron en claro el otro dia — de hecho, yo creo que ellos lo hicieron aqui mismo en New York — ellos dijeron que el estado palestino no permitira ningun judio en el. Ellos seran libres de judios — judenrein. Eso es limpieza etnica. Hay leyes hoy en Ramallah que hacen punible a traves de la muerte la venta de tierra a los judios. Eso es racismo. Y ustedes saben a que ley evoca esto.
Israel no tiene intenciones ni nada que se le parezca de cambiar el caracter democratico de nuestro estado. Nosotros solo no queremos que los palestinos intenten cambiar el caracter judio de nuestro estado. Nosotros queremos que renuncien — nosotros queremos que ellos renuncien a la fantasia de inundar a Israel con millones de palestinos.
El Presidente Abbas recien se paro aqui, y el dijo que el centro del conflicto israeli-palestino son los asentamientos. Bueno, eso es extraño. Nuestro conflicto ha estado durando durante — estuvo durando por casi medio siglo antes que hubiera un solo asentamiento en Cisjordania. Entonces si lo que el Presidente Abbas esta diciendo era cierto, entonces el — yo supongo que los asentamientos acerca de los que el esta hablando son Tel Aviv, Haifa, Jaffa, Be’er Sheva. Quizas eso es lo que el quiso decir el otro dia cuando el dijo que Israel ha estado ocupando tierra palestina durante 63 años. El no dijo desde 1967; el dijo desde 1948. Yo espero que alguien se moleste en hacerle a el esta pregunta debido a que ilustra una simple verdad: El centro del conflicto no son los asentamientos. Los asentamientos son un resultado del conflicto.
Los asentamientos tienen que ser — es un tema que tiene que ser encarado y resuelto en el curso de negociaciones. Pero el centro del conflicto siempre ha sido y desafortunadamente continua siendo el rechazo de los palestinos a reconocer un estado judio en cualquier frontera.

Yo pienso que es hora que la dirigencia palestina reconozca lo que todo lider internacional serio ha reconocido, desde Lord Balfour y Lloyd George en 1917, al Presidente Truman en 1948, al Presidente Obama solo dos dias atras aqui mismo: Israel es el estado judio.
Presidente Abbas, deje de dar vueltas sobre este tema. Reconozca al estado judio, y haga la paz con nosotros. En tal paz genuina, Israel esta preparada para asumir dolorosos compromisos. Nosotros creemos que los palestinos no deben ser ni los ciudadanos de Israel ni sus subditos. Ellos deben vivir en un estado libre propio. Pero ellos deben estar listos, como nosotros, para el compromiso. Y nosotros sabremos que ellos estan listos para el compromiso y para la paz cuando ellos comiencen a tomar seriamente los requerimientos de seguridad de Israel y cuando ellos dejen de negar nuestra conexion historica con nuestra antigua patria.
Yo a menudo los escucho a ellos acusar a Israel de judaizar Jerusalem. Eso es como acusar a America de americanizar Washington, o a los ingleses de anglicanizar Londres. Ustedes saben por que nosotros somos llamados “judios”? Porque venimos de Judea.
En mi oficina en Jerusalem, hay un — hay un sello antiguo. Es un anillo de sello de un funcionario judio de la epoca de la Biblia. El sello fue encontrado justo al lado del Muro Occidental, y se retrotrae a 2700 años atras, a la epoca del Rey Jizkiah. Ahora hay un nombre del funcionario inscripto en el anillo en Hebreo. Su nombre era Netanyahu. Ese es mi apellido. Mi primer nombre, Benjamin, se retrotrae unos mil años antes a Benjamin — Binyamin — el hijo de Iacob, quien fue tambien conocido como Israel. Iacob y sus 12 hijos anduvieron estas mismas colinas de Judea y Samaria 4000 años atras, y ha habido continua presencia judia en la tierra desde entonces.
Y en cuanto a aquellos judios que fueron exiliados de nuestra tierra, ellos nunca dejaron de soñar con volver: los judios en España, en la vispera de su expulsion; los judios en Ucrania, huyendo de los pogroms; los judios luchando en el ghetto de Varsovia, mientas los nazis estaban rodeandolo. Ellos nunca dejaron de rezar, ellos nunca dejaron de anhelar. Ellos susurraron: El año proximo en Jerusalem. El año proximo en la tierra prometida.
Como el Primer Ministro de Israel, yo hablo por unas cien generaciones de judios que estuvieron dispersados a traves de las tierras, que sufrieron cada mal bajo el sol, pero que nunca renunciaron a la esperanza de restablecer su vida nacional en el unico y solo estado judio. Damas y caballeros, yo continuo esperando que el Presidente Abbas sea mi socio en la paz. Yo he trabajado duro para promover esa paz. El dia que asumi el cargo, yo pedi negociaciones directas sin precondiciones. El Presidente Abbas no respondio. Yo delinee una vision de paz de dos estados para dos pueblos. El aun no respondio. Yo quite cientos de barricadas y puestos de control, para facilitar la libertad de movimientos en las zonas palestinas; esto facilito un fantastico crecimiento en la economia palestina. Pero nuevamente — ninguna respuesta. Yo tome el paso sin precedentes de congelar las nuevas construcciones en los asentamientos durante 10 meses. Ningun primer ministro hizo eso antes, jamas. Una vez mas — ustedes aplauden, pero no hubo respuesta. Ninguna respuesta.
En los ultimos meses, funcionarios americanos han promovido ideas para recomenzar las conversaciones de paz. Hubo cosas en aquellas ideas acerca de fronteras que no me gustaron. Hubo cosas alli acerca del estado judio que yo estoy seguro que a los palestinos no les gustaron.
Pero con todas mis reservas, yo estuve dispuesto a avanzar sobre estas ideas americanas.
Presidente Abbas, por que usted no se une a mi? Nosotros tenemos que dejar de negociar acerca de las negociaciones. Sigamos simplemente adelante con ello. Negociemos la paz.
Yo pase años defendiendo a Israel en el campo de batalla. Yo pase decadas defendiendo a Israel en el tribunal de la opinion publica. Presidente Abbas, usted ha dedicado su vida a promover la causa palestina. Debe este conflicto continuar por generaciones, o podremos nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos hablar en los años por delante acerca de como nosotros encontramos una forma de terminarlo? A eso debemos apuntar, y eso es lo que yo creo que nosotros podemos conseguir.
En dos años y medio, nosotros nos reunimos en Jerusalem solo una vez, aun cuando mi puerta ha estado siempre abierta para usted. Si usted lo desea, yo ire a Ramallah. De hecho, yo tengo una sugerencia mejor. Ambos de nosotros hemos recien volado miles de millas a New York. Ahora estamos en la misma ciudad. Nosotros estamos en el mismo edificio. Entonces reunamonos aqui hoy en las Naciones Unidas. Quien esta alli para detenernos? Que hay alli que nos detenga? Si nosotros queremos genuinamente la paz, que hay alli que nos detenga de reunirnos hoy y comenzar las negociaciones de paz?
Y yo sugiero que nosotros hablemos abiertamente y honestamente. Escuchemonos uno al otro. Hagamos como decimos en el Medio Oriente: Hablemos “dugri”. Eso significa francamente. Yo le dire a usted mis necesidades y preocupaciones. Usted me dira las suyas. Y con la ayuda de Di-s encontraremos la base comun para la paz.
Hay un viejo refran arabe que dice que usted no puede aplaudir con una mano. Bueno, lo mismo ocurre con la paz. Yo no puedo hacer la paz solo. Yo no puedo hacer la paz sin usted. Presidente Abbas, yo extiendo mi mano — la mano de Israel — en paz. Yo espero que usted agarre esa mano. Ambos de nosotros somos los hijos de Abraham. Mi pueblo lo llama Avraham. Su pueblo lo llama Ibrahim. Nosotros compartimos el mismo patriarca. Nosotros moramos en la misma tierra. Nuestros destinos estan entrelazados. Realicemos la vision de Isaias –(Isaias 9:1en Hebreo) — “El pueblo que camina en la oscuridad vera una gran luz.” Que esa luz sea la luz de la paz.
Fuente: Oficina del Primer Ministro del Estado de Israel, Binyamin Netanyahu- Traducido por Marcela Lubczanski especialmente para el blog de OSA Filial Cordoba

La exposición de la destrucción

Ezequiel Eiben
23/9/2011
24 Elul 5771

Damas y caballeros, “malvenidos” a la exposición de la destrucción.

En este circo repleto de payasos que se llama ONU (aunque no con poca razón alguno podrá expresar “¿qué culpa tienen los circos y los payasos? Ellos alegran a la gente”) asistimos a la debacle moral e intelectual de los negadores de la existencia. La debacle de los que siguen los ritualismos de la violencia y el culto a la muerte. Y sin embargo, al mismo tiempo, asistimos a su triunfo político. ¿Cómo es posible que esto suceda? ¿Cómo es posible que la miseria moral vaya acompañada de la victoria política? ¿Qué mundo racional lo permitiría? ¿Qué mundo con seres pensantes, conscientes y con ganas de vivir sin molestar a los demás se quedaría mirando expectante cómo sus destructores venden la mentira como verdad a cambio de sumisión y obediencia? ¿Qué mundo racional se dejaría intimidar, reconocería al miedo como fuente fecunda de obtención de resultados forzosos sobre los subyugados, y permitiría al terror imponer los términos del modo de vida?

Evidentemente, nuestro mundo no es aquel mundo racional que no lo permitiría. Nuestro mundo lo permitió hoy, de rodillas ante la maldad, rendido ante la violencia, con la cabeza gacha ante la imposición de la injusticia, con la cola entre las piernas ante las amenazas de terror. El terrorista presidente de la terrorista Autoridad Nacional Palestina Mahmoud Abbas presentó su plan del futuro terrorista estado palestino en la Asamblea General de la ONU y muchos lo aplaudieron entusiasmados. Algunos porque apoyan el terrorismo, otros porque lo consideran un medio tan legítimo como las negociaciones entre repúblicas liberales, otros porque si está encaminado a destruir a Israel no puede ser malo (nada que esté dirigido a perjudicar a los judíos puede ser algo condenable).

El detestable Abbas, malvado sin remedio, acusó a Israel de apartheid, de colonialista, de racista. ¡Sinvergüenza! Aquellos que son malvados, nos acusan de ser malvados; aquellos que sirven al apartheid, nos acusan de apartheid; el racismo se queja del supuesto racismo de los demás. La irracionalidad en puntos culminantes.
Estos son los rasgos de la exposición a la que asistimos, la burda exposición de la destrucción. Los líderes palestinos se encargaron de destruir los conceptos, de destruir el lenguaje, de destruir la moral, de que el culto a la muerte superara en estima al amor por la vida. Y su regalo al mundo, envuelto en el falso paquete de buenas intenciones y esperanzas legítimas, ha sido aceptado por este. El terrorismo ha demostrado que triunfa cuando los que deberían combatirlo no cumplen sus deberes. El terrorismo ha demostrado que disfrazándose de payaso y llendo al circo de la ONU puede resultar agradable a los políticos. Si el mal por sí mismo es impotente y necesita de los buenos que lo alimenten para subsistir, y de los buenos que no hagan nada para triunfar, el mal va por buen camino en la ONU. Allí hay varios que se consideran “buenos” que no están dispuestos a hacer nada para interponerse como obstáculos insalvables en la carrera del mal hacia el dominio por la fuerza, y varios que se muestran deseosos de donarle millones de dólares convenciéndose a si mismos que lo hacen por una buena causa.

El mal inventó la leyenda del inexistente pueblo palestino; el mal reclamó como tierra ancestral a un Israel que no le pertenecía; el mal repartió su farsa a través de pistolas, bombas y misiles. Algunos intentaron resistir a los atropellos de los asesinos de la vida humana, la verdad y la historia. Otros aceptaron sus regalos, creyendo que aceptar el paquete bajo la amenaza de un arma en la cabeza realmente constituía una ofrenda a la verdad de parte de seres bondadosos. En Israel hay de las dos clases de personas: los que enfrentaron al mal y los que aceptaron su mensaje como digno de ser considerado para la paz, los que lucharon contra el mal y los que lo legitimaron buscando el “punto medio”. Sí, lamentablemente hubo de esta segunda clase de personas, y ellos permitieron con culpa, negligencia, indiferencia e irracionalidad que el mal llegara hasta donde llegó hoy: al estrado con exigencias basadas en supuestos “derechos inalienables del pueblo palestino”. Te estoy hablando, izquierda israelí, promotora de los palestinos y denigradora de los asentadores. Les estoy hablando también a ustedes, grupo de derechistas que con el tiempo flaquearon y aceptaron los errores de la izquierda como absolutos indiscutibles de cara al futuro del país. Y por supuesto a ustedes, centristas, izquierdistas enmascarados y algunos aún provenientes de un pasado derechista.

La furia que muchos conocedores de la historia de Israel habrán experimentado al oír semejante catarata de mentiras y disparates en boca de Abbas en la ONU, es entendible a la luz de su compromiso con la verdad y la legitimidad del sionismo. La verdad es que Israel tiene razón, y los palestinos no. Es así. De un lado está la verdad, y del otro la mentira. De un lado la razón, y del otro la sinrazón. No hay término medio. No lo hay entre nosotros y nuestros asesinos; no hay un poquito de razón de nuestra parte, y un poquito de razón de su parte, y juntos tomando un café con leche y comiendo golosinas podemos llegar a un acuerdo. La fuerza contra los que emplean la fuerza, es la medida eficaz a adoptar. Nada de pacifismo barato (ese que huye a los compromisos con la defensa de la propia vida y prefiere verla resignada ante las locas aspiraciones del resto); nada de entendimiento (ese que eleva a la categoría de dignos adversarios en un debate a aquellos que desde el arranque no nos reconocen). Abbas cada vez da más señales para que nos convenzamos de que quiere eliminar a Israel. ¿Por qué mirar hacia otro lado? ¿Es que a ciertas personas la realidad se les hace insoportable y la mentira un refugio placentero? ¿Es que la contundencia de los hechos les obliga a revisar postulados que no quieren, mientras que los delirios fuera de la realidad les permiten mantenerse con comodidad sin necesidad de hacer un esfuerzo crítico y reflexivo?

Si hay un momento para hacer autocrítica, es este. Si Israel no hubiera legitimado a la OLP, Abbas no hubiera reclamado hoy por un estado palestino. Si Israel hubiera eliminado a sus enemigos en vez de darles otra oportunidad, sus enemigos no estarían utilizando hoy esa oportunidad para tratar de eliminar a Israel. Y los imbéciles e idiotas útiles no tendrían hoy a ese enemigo para ponerse de su lado y chuparle las medias. Hoy la mención del terrorista Yasser Arafat (el mayor asesino de judíos después de Hitler) como un hombre de paz, despertó aplausos entre la multitud espectadora, el recuerdo de su infame frase “que no se caiga la rama de olivo” despertó elogios y añoranzas en periodistas y comentaristas; si se hubiera hecho lo necesario en su momento para que desapareciera la organización de Arafat el Asesino, heredada por Abbas el Mentiroso, los imbéciles e idiotas útiles estarían añorando otras maldades, pero no ésta tan perjudicial para Israel. No estarían hoy aplaudiendo a la organización que planea de manera consistente y constante la destrucción de Israel. Quizás estarían aplaudiendo a un nuevo enemigo que hubiere aparecido, pero no a este que tuvimos oportunidad de eliminar. A los arquitectos y promotores de los Acuerdos de Oslo les habría venido bien leer el Señor de los Anillos: en una épica batalla el bien derrotó al mal, Isildur venció a Sauron y le quitó el Anillo Único que le daba poder. Pero Isildur no destruyó el Anillo, y le permitió al mal subsistir. Tiempo después el mal reclamó la nueva oportunidad que se le dio y sus ejércitos se rearmaron. Miles de vidas se perdieron hasta que el país del bien, Gondor, pudo imponerse al país del malvado Sauron, Mordor. Y en esta segunda oportunidad, el Anillo fuente de poder del mal se destruyó. Buena lección acerca de no deshacerse del mal cuando se tiene la oportunidad, permitirle subsistir para que luego vuelva a amenazar, y las vidas que se pierden en el nuevo intento por terminarlo.

¿Hasta cuando Israel, tus políticos le van a extender la mano a los verdugos del pueblo judío? ¿Cuándo será el día en que dejen de intercambiar la foto en la que aparecen dándole la mano al asesino, la cual piensan que les garantizará el podio en los anales de la historia, por el sufrimiento de las familias de miles de muertos a manos del terrorismo islamista?
Es porque no rinde la seguridad a cambio de la falsa paz, una de las razones por las que apoyo a Biniamin Netanyahu. No comparto la insistencia con la cual llama a Abbas a sentarse a negociar la paz como socio auténtico (y estoy seguro que en su interior Bibi no le tiene semejante estima), pero me da satisfacción y tranquilidad saber que no resigna el propio interés al pedido de los demás.
Es una cuestión filosófica: el sufrimiento de los demás no es un condicionamiento a nuestro propio bienestar; nosotros no tenemos que sufrir solo por el hecho de que otros sufran. Si hay palestinos que sufren por no tener estado propio, eso no les otorga derecho moral para obligar a Israel a hacer un acto de autosacrificio. Nosotros estamos primero, nosotros somos nuestra prioridad, nuestro interés es nuestro interés. Después de la exposición de la destrucción cuya autoría son los asesinos palestinos, espero seguir escuchando cantos a la vida de parte de Netanyahu y de todo Israel.

Sobre el voto por el estado palestino en la ONU – Reporte Honesto

Voto por Estado palestino en la ONU

Voto por Estado palestino en la ONU: 4 antecedentes peligrosos para el mundo entero

El posible reconocimiento unilateral de un Estado Palestino en la ONU no es tan sencillo como lo pintan los medios. En realidad, el voto a favor sentaría antecedentes peligrosos para el occidente y para el mundo entero, algunos de estos antecedentes peligrosos incluyen:

1. Reconocimiento de un Estado cuyo parlamento (Hamas) persigue explícita y abiertamente la destrucción de un estado vecino (en este caso, Israel).
2. Legitimación de un método basado en imposición unilateral de condiciones, en detrimento de la negociación, el diálogo y la construcción de consenso.
3. Desmerecimiento de los intereses de un país vecino, particularmente la necesidad y el derecho de garantizar la seguridad de sus ciudadanos (en este caso, Israel).
4. Incentivo a los regímenes de la región a obtener logros políticos mediante actos provocativos en contra de Israel (amenazas de Turquía) y en contra de la paz, en este caso con Israel (i.e. reclamos de Irán, disturbios en la Embajada de Israel en Egipto).

Las implicaciones de dichos antecedentes son profundas y trascienden la situación en el medio oriente. Lo que está en juego es más que el reconocimiento de un Estado. Lo que está en juego es el proceso mediante el cuál se deben obtener logros políticos: ¿mediante el diálogo o mediante la imposición? Lo que está en juego son las condiciones que se le exigen a un potencial miembro de la ONU: ¿se permite la inclusión de países que persiguen en forma explícita la destrucción de sus vecinos?

Actúe para asegurar que el público comprenda la complejidad del voto y se forme una opinión informada y responsable.
REPORTE HONESTO

http://soysionista.blogspot.com/

La 66º Asamblea General de la ONU en vivo

El Jerusalem Post en su versión digital nos da la posibilidad de poder seguir en vivo los discursos de los líderes mundiales en la 66º Asamblea General de la ONU.

Luego del pronunciamiento de Obama, hay estar atentos al discurso de Bibi; y sí, se escucharán las acostumbradas diatribas judeofóbicas de Ahmadinejad y las mentiras de Abbas. Servirá para comprobar finalmente qué movida resolvieron ejecutar.
Mientras tanto, un “envalentonado” representante palestino declaró:

“We will give some time to the Security Council to consider first our full membership request before heading to the General Assembly,” Nabil Shaath, a senior official in Palestinian Authority President Mahmoud Abbas’s Fatah party, told reporters on the sidelines of the UN General Assembly.

Tales son las muestras de sus amenazas contra Israel por la declaración (la “mera” declaración) unilateral del estado palestino.
Los líderes palestinos vuelven a demostrar que son como una película de mal gusto

Declaración de la Independencia Unilateral Palestina – CIDIPAL

Declaración de la Independencia Unilateral Palestina
Talking Points
 Israel no se opone a un Estado palestino, sólo a su declaración unilateral
 Cabe hacer énfasis en que el tema en discusión no es la cuestión del establecimiento de un Estado palestino, sino el medio que está siendo utilizado para lograrlo. Las acciones unilaterales no llevarán a la paz, sino que complicarán cualquier proceso de paz.
 El Gobierno de Israel, en común con los gobiernos anteriores, está dedicado a la solución de dos Estados para dos pueblos, que viven uno al lado del otro, en paz y seguridad.
 Israel continúa comprometida con la búsqueda de la paz y cuenta, desde hace tiempo,  con comprobados antecedentes de realizar concesiones estratégicas con ese fin. A lo largo de las últimas décadas, demostró  su buena voluntad de negociar transferencias de tierras, abandonar Sinaí para la paz con Egipto y desconectarse de Gaza y el sur del Líbano.
 Las negociaciones son el único camino hacia una paz verdadera.  El único camino para alcanzar una paz verdadera y sostenible es a través de las negociaciones. Una declaración unilateral de condición de Estado viola el principio básico de paz negociada.
Israel sigue demostrando su interés en su participación en negociaciones bilaterales para resolver el conflicto. El liderazgo palestino, por otra parte, tomó la  decisión que ya no se encuentra interesado en negociaciones directas con Israel  y prefiere intentar forzar su solución sobre Israel a través de la presión internacional.
 Israel hace un llamado  al liderazgo palestino para retornar a la mesa de negociaciones,  sin precondiciones, de modo que pueda encontrarse  una resolución genuina y duradera.
 Las soluciones impuestas desde afuera no traerán la paz
 Todos los intentos pasados de importar una solución al conflicto por parte de grupos de afuera fallaron. La paz tampoco puede ser impuesta. La historia demostró  que los tratados de paz,  entre Israel y sus vecinos,  fueron posibles a través de negociaciones entre las partes. En este caso también, la paz sólo será alcanzada en negociaciones directas.
 Los asuntos centrales no serán resueltos a través de una resolución de Naciones Unidas
 Incluso si fuera alcanzada en Naciones Unidas una resolución en relación al Estado palestino, los palestinos no podrán evitar las negociaciones con Israel si desean lograr la paz. Ninguno de los temas centrales – incluyendo fronteras, Jerusalén, refugiados y agua – será resuelto por una resolución de Naciones Unidas.
 Una resolución de Naciones Unidas perjudicará los esfuerzos por la paz, encerrando a los palestinos en posturas que no pueden ser sostenidas y descartando los compromisos necesarios para cualquier acuerdo de paz.
 Una declaración unilateral socava los principios básicos del proceso de paz en Medio Oriente
 Una declaración unilateral de un Estado palestino socava todos los marcos aceptados internacionalmente para la paz en Medio Oriente (Resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 242, 338, 1850;  la Hoja de Ruta; declaraciones del Cuarteto, etc.), que llaman a una resolución del conflicto acordada y mutuamente negociada, y que rechazó sistemáticamente las acciones unilaterales.
 Una acción palestina unilateral viola los acuerdos existentes
 Una declaración unilateral del Estado palestino violaría los acuerdos de paz bilaterales existentes palestino – israelíes, más notablemente el Acuerdo Interino desde 1995, que prohíbe expresamente la acción unilateral por cualquiera de las partes para cambiar el estatus de la Margen Occidental y Gaza, previamente a lograr un acuerdo negociado de estatus permanente.
 Las posibilidades de violencia
 Las maniobras palestinas de Naciones Unidas podrían tener implicancias para la situación en el lugar. Ciertos informes indican que, los palestinos, están planificando manifestaciones que coincidan con sus movimientos políticos, demostraciones que podrían terminar en violencia. Más aún, cuando los palestinos tomen conciencia que, sus movimientos políticos, no se traducen en un cambio de sus condiciones, su desilusión también podría llevarlos a la violencia.
 Israel espera que, la Autoridad Palestina, mantenga el orden público y evite que la situación se desintegre en violencia. Israel dará los pasos necesarios para preservar la soberanía de sus fronteras y la seguridad de sus ciudadanos.
 El reconocimiento prematuro de un Estado palestino significa el reconocimiento de terroristas
 Durante la preparación para la declaración unilateral de un Estado, la Autoridad Palestina firmó  un acuerdo de reconciliación con Hamas. Hamas continúa llamando a la destrucción de Israel y rechaza las condiciones más básicas de la comunidad internacional para el reconocimiento como un actor legítimo en la región. Apoyar ese acuerdo, sin ningún cambio de postura por parte de Hamas, serviría como un reconocimiento internacional de facto de la legitimidad de Hamas.
 Hamas continúa siendo reconocido como organización terrorista, fuera de la ley en numerosos estados en todo el mundo, incluyendo el Reino Unido y los Estados Unidos. Busca la destrucción de Israel y rechaza los tres Principios del Cuarteto (Reconocimiento del derecho a la existencia de Israel, aceptación de los acuerdos existentes y un fin a la violencia).

http://www.cidipal.org/index.php?option=com_content&task=view&id=6750&Itemid=27

¿De qué socio palestino hablan?

Muchos que piensan que Israel quiere la paz y debe forzosamente avanzar hacia la creación de un Estado palestino, afirman que tiene un socio. Otros afirman que en los proyectos de negociación, ese palestino es el socio que verdaderamente quiere la paz mientras que Israel es el socio ausente que dificulta los procesos. Ambos grupos de analistas, ¿de qué socio palestino hablan? ¿Del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas? Aunque en ocasiones parezca una tomada de pelo, a él se refieren. Lo pintan como un luchador por su pueblo que se basa en el amor hacia sus hermanos y despliega una lucha auténtica en su nombre en aras de la necesitada paz. Por muy romántica que suene esa mentira, no es más que eso: una mentira.
Abbas no puede invocar amor por su pueblo, ni siquiera un proceder racional hacia los  derechos y necesidades de sus miembros. A muchos los mantiene en campos de refugiados para utilizarlos como punta de lanza en sus reclamos, a los fines de conseguir adeptos a la causa. Continúa sometiéndolos a la bajeza para dar lástima ante el mundo y obtener favores políticos. Los denigra y arroja a la degradación humana cual mendigos que dependen únicamente de la beneficencia de otros. No les permite la digna autosustentabilidad.
Abbas es aliado de la agrupación terrorista islamista Hamas, con la cual en conjunto demuestran su desprecio hacia los judíos en particular y a la humanidad en general, promoviendo asesinatos y masacres. Ahora bien, el desprecio también se proyecta, aunque en otro nivel, sobre los propios palestinos. Hamas lleva adelante un gobierno islamista totalitario en la Franja de Gaza que oprime a los palestinos con ferocidad. Los gobernantes se transforman en victimarios de su pueblo víctima, y Abbas lo convalida. No se puede decir que el presidente de la AP sea un amoroso con sus hermanos. Por el contrario, colabora con sus verdugos.

Abbas ve a los palestinos como medios para alcanzar sus fines: ellos sufren los errores de su gobierno; el conflicto con Israel se perpetúa; y él continúa en el poder haciendo movimientos políticos estratégicos, a veces desesperados, que le aseguren su lugar. No lo mueve el amor por los palestinos, ni una consideración racional hacia ellos, ni un limpio interés en verdaderamente ayudarlos a todos, sino su interés de seguir en el poder y que los libros de historia hablen de él en el futuro como un héroe enfrentado a los monstruos más poderosos. Busca conservar un sitio privilegiado desde el cual seguir dando sus directivas que someten a cuerpos y espíritus bajo el látigo de la tiranía. Abbas no es un representante heroico de los palestinos, sino un político malvado que los perjudica.
Abbas tampoco puede alegar seriamente que ha querido con sinceridad ser un socio de Israel para la paz. Junto con Arafat intentó destruirlo a través del terrorismo primero, y luego siguiendo su camino desde la presidencia de la AP por medio de la diplomacia y la presión internacional reclamando el inexistente derecho al retorno palestino para ahogar demográficamente al Estado Judío y hacerlo desaparecer.
¿Éste es el socio que le presentan a Israel y que quieren hacerle creer que se mueve con honestidad? ¿Qué debe hacer Israel frente a este viejo conocido aborrecedor de judíos respecto de sus reclamos territoriales? Para empezar, tener en consideración que los territorios en disputa pertenecen a Israel. Si bien están, como se ha dicho, siendo disputados, el derecho israelí sobre ellos es superior y justificado. No hay ninguna ley que obligue a Israel a desprenderse de ellos y cederlos a los palestinos. No importa la presión internacional que haya en su contra, no importan las amenazas recibidas: el Estado Judío debe obrar según su voluntad, que es la prioridad fundamental, pensando en su propia paz y seguridad. En caso de que Israel decidiera finalmente entregar los territorios, esto solo debería entenderse en el marco de consideraciones humanitarias (para que muchos de los palestinos vivan en un país independiente en vez de sufrir en campos de refugiados, suponiendo que al malvado Abbas se le ocurriera sacarlos de allí, y estando de más agregar que no hay responsabilidad israelí en las turbias maniobras árabes), o por conveniencia y estrategia política (no gobernar población palestina que apunta a destruirlo, sino sacárselos de encima y que definitivamente no dependan más en ninguna medida del gobierno israelí). Pero no hay razones legales ni fundamentos morales ineludibles que obliguen a Israel a ceder los territorios a una postura palestina que algunos creen más fuerte y superior. Por lo tanto, en el caso de que Israel resolviera poner fin al asunto de la creación de un Estado palestino en Gaza y Judea y Samaria, y anexar todos los territorios, estaría justificado y tendría razones de sobra para defender su determinación. Su respaldo argumentativo sería suficiente.
Respecto de las consideraciones humanitarias y de conveniencia anteriormente aludidas, en caso de que Israel las tuviese en cuenta debiera saber que son solo hipótesis que podrían favorecerlo, pero nada es seguro cuando el gobierno terrorista palestino está del otro lado. Es muy probable que no se diera ni lo uno ni lo otro. Esto es porque, primero, el establecimiento de un Estado palestino no necesariamente es sinónimo de progreso y bienestar para sus futuros ciudadanos. El gobierno de Abbas puede degenerar en una tiranía peor de la que ya es bajo el manto de un Estado totalitario, oprimiendo aún más a sus súbditos. No sería nada del otro mundo, sería una dictadura árabe más entre todas las que existen. Y acerca de lo segundo, nada garantiza que un gran número de palestinos, con Estado nuevo, olvidarán su clásico anhelo de aniquilar a los judíos. Los palestinos continúan siendo educados en el odio hacia Israel, y un Estado propio que no fuera desmilitarizado en este contexto les daría mayor fuerza para bregar por la destrucción del Estado Judío.
Los israelíes deben poner en práctica el egoísmo racional, y no sacrificar el propio interés a otros. Muchos palestinos se autoproclaman enemigos de Israel, y sus necesidades no deben ser hipotecas para el futuro judío. La obligación del gobierno israelí es garantizar la seguridad de sus ciudadanos, proteger los derechos de propiedad judíos sobre las tierras, y la preservación del país, sin ceder a presiones terroristas o diplomáticas que perjudiquen sus legítimos intereses.
El sionismo ya sufrió en el pasado el robo histórico de territorio que implica la creación del Reino Hashemita de Jordania al este del Río Jordán. Ése es el Estado que los británicos le regalaron a los árabes de la entonces llamada Palestina, extirpando la mayor parte de Eretz Israel. Semejante traición a los judíos no debe volver a ocurrir ni permitírsele a Abbas forzar sacrificios israelíes; si otro Estado árabe ha de crearse en territorio que le corresponde a Israel, la iniciativa debe partir de negociaciones entre partes legítimas que incluyan el consentimiento libre y voluntario del Estado Judío con el apoyo de sus ciudadanos y sin que se perjudiquen sus derechos de propiedad, y no ser el nuevo país árabe producto de otra injusticia más contra el pueblo hebreo.

Ezequiel Eiben

Cómo abogados israelíes detuvieron a la segunda flotilla – David Frum

Nationalpost.com

Julio de 2011

Israel ha desplegado una poderosa nueva estrategia contra los activistas de la última programada flotilla a Gaza: La llevó al deceso.

Durante tres semanas, los activistas a bordo del barco insignia de la flotilla, un viejo carguero rebautizado “Tahrir”, han languidecido en puerto en la isla griega de Creta.

La legislación griega es muy precisa: Antes de que un barco pueda salir del puerto, la documentación debe estar en orden.

Bastante curioso, los grupos militantes terroristas tales como Hamas – cuyas organizaciones de fachada en Londres organizaron la flotilla – no suelen ser muy buenos con los papeles. En contraste, los abogados israelíes, presentando solicitudes en los tribunales griegos, son muy buenos detectando errores. Cumpliendo con la legislación griega, las autoridades portuarias de Creta, una y otra vez, le negaron al Tahrir el permiso para partir.

El 3 de julio, los activistas de la flotilla perdieron la paciencia. Ignoraron las normas locales, y zarparon del puerto sin los permisos necesarios. Una embarcación de la guardia costera griega interceptó al Tahrir y lo obligó a volver al puerto.

Al día siguiente, los activistas fueron llevados a los tribunales bajo la acusación de salir del puerto sin permiso y de obstruir a la guardia costera en el ejercicio de sus funciones. (Dos de los activistas habían descendido del Tahrir en kayaks para interponerse entre la nave guardacostas y el carguero.)

Un tribunal griego multó a los activistas con €80 cada uno y los condenó a un mes de cárcel – suspendida. Ningún drama. Ningún martirio. Sólo una nueva ronda de visitas a otra serie de oficinas de empleados. Y, por supuesto – más formularios que llenar.

Hay aquí algo casi exquisito acerca de la justicia. La flotilla ha sido organizada por grupos de fachada pro-Hamas con sede en Londres. Como una organización terrorista, Hamas, por supuesto, rechaza la idea misma de una sociedad basada en la ley. ¿Qué destino más apropiado, entonces, para los partidarios de este proyecto de Hamas, que enredarse para siempre en legalidades?

Sólo un barco, de todas las naves de la flotilla, ha logrado salir de Grecia: un yate de motor, estilo Isla de Gilligan, con nueve activistas a bordo. Las naves israelíes deberían ser capaces de manejarlo sin dificultad.

El jueves, un intento de “flytilla” [flotilla volante] fue derrotado cuando 200 aspirantes a manifestantes llegaron al aeropuerto de París para abordar vuelos a Israel. Lufthansa, Malev, Alitalia y otras aerolíneas, informaron a los manifestantes que, lamentablemente, sus nombres aparecían en una lista de personas a las que se les negaría la entrada a Israel – y que, por lo tanto, n que ser devueltos a casa a expensas de las propias líneas aéreas. Los manifestantes tuvieron, en lugar de eso, que hacer sus piquetes en París, denunciando a Charles de Gaulle-Roissy como “territorio ocupado por Israel” – una idea bastante divertida cuando se piensa en ella.

El contexto político ha cambiado abruptamente, en contra de los organizadores de la flotilla: El papel de Hamas en la organización de las flotillas se ha convertido en más difícil de ignorar – de hecho, Hamas ha dejado, incluso, de negarlo.

Pocos gobiernos europeos quieren actuar como marionetas de Hamas. Incluso Turquía – que el año pasado hizo la vista gorda cuando hombres violentos se juntaron a bordo del Mavi Marmara con rumbo a Israel – ha reorientado su política. Turquía ha aceptado el informe de la ONU que confirma que Israel actuó conforme a derecho al detener el intento de la flotilla de 2010. Los dos países están ahora trabajando conjuntamente para elaborar una declaración que, según un agudo observador, “sonará como una disculpa en turco, pero no en hebreo”.

La opinión pública también está cambiando. Los organizadores de la flotilla afirman que Israel está empobreciendo a Gaza con un bloqueo que le niega a la población lo necesario para la vida. El año pasado, algunas organizaciones internacionales de medios de comunicación, aceptaron esa falsa afirmación. Pero, durante el año desde entonces, ha habido un incremento de informes de los hechos de la vida en Gaza: los bulliciosos mercados, los nuevos hoteles y centros comerciales. (Como un vídeo de YouTube comenta acerca de un nuevo centro comercial: “Los habitantes de Gaza se vieron obligados a buscar desesperadamente liquidaciones y ofertas especiales”). Las escaleras mecánicas en esos centros comerciales y hoteles eran importadas. De Israel. ¡Qué bloqueo!

Los gobiernos europeos están luchando una guerra en Libia. Ven a la Hermandad Musulmana avanzando hacia el poder en Egipto. Se enfrentan a la terrible represión por parte del régimen de Assad en Siria, aliado de Hamas. Esto no puede parecerle, a nadie, como un momento para darle poder a Hamas.

Por otra parte, pocos gobiernos europeos desean tomar acción directa en contra de Hamas. Demasiado peligroso. Así que Hamas continúa recaudando dinero en Europa, para hacer propaganda, para reclutar partidarios – y para organizar flotillas.

Pero una cosa es organizar una flotilla. Otra es hacerla zarpar.

Un chiste clásico describe el telegrama judío perfecto: “Empieza a preocuparte ahora, va carta”. Nunca es seguro dejar de preocuparse por Israel. Pero este verano, al menos, parece como si, al menos, algunas de las preocupaciones habituales han sido compensadas ​​por algunas buenas noticias – y por abogacía inteligente.

© David Frum

http://www.nationalpost.com/news/Israeli+lawyers+stopped+second+flotilla/5076493/story.html
http://www.frumforum.com/how-israels-lawyers-stopped-the-second-flotilla

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld
Difusion: www.porisrael.org

Comentario personal: El artículo describe a la perfección lo que ha sido un obrar inteligente de Israel a la hora de saber emplear medios adecuados para defender tanto su imagen como su integridad territorial. En contraposición con el desastre táctico que evidenció al detener la flotilla 2010, mandando de a uno soldados a ser apaleados, este año la estrategia se ha fortalecido a través del ejercicio legal y del reclamo por hacer cumplir el derecho. Por supuesto que en caso de partir la nueva flotilla y llegar a la altura de la anterior, Israel deberá emplear su fuerza militar para detenerla (y lo hará con toda la razón del mundo), pero esperemos que con este importante precedente, más las lecciones del año pasado, el tema se logre manejar con mejor criterio.
Israel no debe sacrificar sus intereses por los pedidos de dirigentes europeos imbéciles, o militantes izquerdistas repugnantes, vagos y obsesivos. Pero sí debe confiar en lo que emprende, y sin poner en riesgo la integridad de sus civiles ni la de sus soldados. Por esto es que se felicita una movida legal loable, y se pide por contundencia en Defensa y Seguridad en caso de que las cosas se pongan más difíciles.

Los palestinos lo planearon con anticipación

Posteo aquí una parte de este nuevo ensayo sobre la declaración unilateral del Estado palestino y el acuerdo Hamas-Fatah:

 

Los palestinos lo planearon con anticipación

El plan preconcebido
Los palestinos lo planearon con anticipación. No fue una idea revolucionaria que de repente afloró en la mente de los dirigentes; no fue una reacción contra la supuesta falta de predisposición israelí a proseguir con las tratativas de paz; no es el grito del hartazgo que insinúa el Primer Ministro de la Autoridad Palestina Salam Fayyad tras el predecible fracaso de la reinauguración en 2010 de las conversaciones que se habían interrumpido por la Operación Plomo Fundido. El futuro Estado palestino nacido de una declaración unilateral es un plan preconcebido por la Autoridad Palestina que irremediablemente iba a ser puesto en marcha, sin importar los progresos realistas que pudieran constatarse en mesas de negociación y conferencias internacionales con participación conjunta de Israel.
2010 no fue el año en que la estrategia se urdió. En ese año empezó la campaña de una manera más ruidosa por parte de los palestinos para la obtención de un Estado sin tener que negociar con Israel. Entre los primeros en manifestar su agrado ante la iniciativa, que excluía a quien debía ser el socio en un acuerdo serio, estuvieron naciones latinoamericanas. Argentina, Brasil, Uruguay, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Cuba y Chile, se sumaron a Venezuela y Nicaragua, prestando su reconocimiento al Estado palestino, sin que la creación de este surgiera de un acuerdo negociado. Un episodio tan lamentable como vergonzoso, que no podía más que reforzar la intransigencia palestina en sus posiciones respecto del conflicto con Israel. Los líderes de las naciones latinoamericanas alegaban en sus discursos que sus medidas favorecían a la paz y aceleraban su llegada, pero no solo constituían una contradicción con el principio de un tratado de paz con participación de todas las partes en cuestión precedentemente defendido en otras alocuciones, sino dar la espalda a Israel, el verdadero agredido en esta contienda y el que pagaba el precio del abandono latinoamericano a la justicia de su causa.

Mala memoria de los medios de comunicación
La cobertura mediática se encargó de enmarcar esta determinación palestina en un contexto de frustración ante la negativa israelí a un nuevo congelamiento en la construcción de asentamientos en Judea y Samaria (sin dar mucho crédito al histórico congelamiento que sí se llevó a cabo por parte del predispuesto Israel); un supuesto “extremismo” del Primer Ministro de Israel Biniamin Netanyahu de querer boicotear cualquier esfuerzo de paz a través de sus políticas; y por supuesto a la gran y taquillera mentira, asquerosa a más no poder por cierto, del apartheid israelí que ahoga cualquier esperanza palestina de lograr la independencia y soberanía. Grosso error, ya que la idea de la declaración unilateral del Estado palestino precede a la exigencia palestina del congelamiento de la construcción de asentamientos con anuencia para esto último de Estados Unidos; el Primer Ministro de Israel reiteró una y otra vez en sus discursos su disposición a negociar con los palestinos sin condiciones previas y a intentar lograr un acuerdo histórico para la región; y el apartheid no existe más que en la torpe y malintencionada mentalidad de periodistas, burócratas y militantes judeofóbicos. Paradójicamente, muchos de los medios que atribuían la iniciativa intransigente palestina de 2010 a la culpa de Israel por no encaminar el proceso de paz, habían publicado en sus propios diarios, revistas y webs el mismo plan palestino ¡en el 2009! ¿Debería sorprender esta incapacidad de muchos medios masivos de comunicación de buscar en sus propios archivos de noticias, editoriales y opiniones para ver lo que publicaron con anterioridad? ¿Debería sorprender su inhabilidad para aunque sea googlear en sus propias páginas digitales a los fines de rastrear informes pasados? Para quienes han estudiado la judeofobia y sus diversas manifestaciones, la respuesta a ambas preguntas es un sencillo “no”. A la hora de criticar destructivamente a Israel, de reducirlo a la noción de ente corrupto y culpable de todas las desgracias del mundo (y recién después de eso, de la desgracia particular de los palestinos), la ceguera es total, la sangre hirviendo reservada exclusivamente para las ocasiones en que el Estado Judío mueve un pelo explota (sin importar que el cuerpo de civiles israelíes explote por atentados terroristas palestinos) y el fundamentalismo antiisraelí se convierte en una consigna de imposición obligatoria. Por eso, no sorprende para nada que se obvien detalles tan “simples”, “tontos” si se quiere, como la premeditación palestina con varios meses de anticipación. Lo mismo ocurrió en la Segunda Intifada: varios medios propagandísticos vieron en Ariel Sharon y su visita al Monte del Templo en el 2000 la causa original de la violencia; no importó que la Autoridad Palestina había anunciado días antes que iba a lanzar una oleada de ataques sanguinarios contra Israel. Será que los medios de comunicación tienen mala memoria.

Una sencilla búsqueda
Utilizando la maravillosa herramienta que es Google (es decir, un buscador popular al alcance de cualquier usuario de internet), se pueden hallar noticias respecto del plan palestino, sin necesidad de mucho esfuerzo (tomarse el trabajo de investigar libros, revolver bibliotecas, consultar papers y demás métodos de intelectuales a los que no recurren los representantes de la vagancia judeofóbica por ser la acusación automática contra Israel la opción más simple y rápida). Con esto para nada se pretende minimizar la información circulante en la red (por el contrario, se festeja su amplia disponibilidad), ni la tarea de quienes investigan por internet (de hecho, yo lo hago constantemente), sino que se pretende subrayar la sencillez con la que pueden hallarse los rastros del proyecto palestino del Estado declarado de manera unilateral. Crítica Digital publicó el 25 de agosto de 2009: “El gobierno autónomo palestino planea crear un Estado de facto en los próximos dos años ante el repetido fracaso de las negociaciones con Israel, según anunció este martes el primer ministro palestino, Salam Fayyad. (…) Sostuvo que fueron estériles los 16 años que siguieron a los acuerdos de Oslo, entre Israel y la Organización para la Liberación Palestina (OLP), y que por eso los palestinos ahora decidieron tomar el control de su futuro. “El gobierno palestino lucha con determinación contra un régimen de ocupación hostil (…) con el fin de establecer un estado de facto dentro de los próximos dos años”, manifestó en conferencia de prensa en Ramallah, Cisjordania, y llamó a los palestinos -divididos desde que Hamas conquistó la Franja de Gaza, el territorio más pequeño de los dos del proyectado Estado- a cerrar filas tras el plan. El proyecto incluiría la conjunción de las fuerzas de seguridad y el desarrollo de una economía próspera y sustentable. (…) “Decidimos ser activos, acelerar el fin de la ocupación israelí trabajando duro para construir hechos positivos en el terreno, haciendo surgir nuestro Estado como un hecho que no pueda ser ignorado. Esta es nuestra agenda, que seguiremos con determinación”, subrayó Fayyad” (1). El medio digital Público.es apuntó el mismo día: “El primer ministro palestino, Salam Fayyad, presentó hoy un plan para crear un estado palestino en 2011, aunque éste tenga que ser declarado de forma unilateral y no sea resultado de negociaciones de paz con Israel. “Tenemos que tomar la iniciativa. Sabemos lo que tenemos que hacer y debemos ser capaces de crear nuestro Estado porque Israel nunca tomará la iniciativa por nosotros”, dijo Fayyad en una rueda de prensa en la ciudad cisjordana de Ramallah. Los palestinos tendrán que “trabajar duro para lograr este sueño” y “conseguir todo el apoyo posible” tanto local, como regional e internacional, añadió. “Nuestro proyecto nacional es un proyecto de liberación”, dijo Fayyad, que señaló que los palestinos “no necesitan esperar a una postura israelí al respecto” puesto que “ellos son la potencia ocupante”. Para el primer ministro palestino, los pasos a seguir en este momento son tomar la iniciativa, elegir el mejor momento y, mientras tanto, crear “hechos sobre el terreno” que faciliten el nacimiento del Estado palestino. “Tenemos que dedicar los próximos dos años a construir un Estado” (…)” (2). Esta misma noticia difundida por EFE se puede leer en La Vanguardia, donde también figura, al igual que en el anterior medio digital mencionado, lo siguiente: “El documento presentado por Fayyad hace énfasis en la necesidad del desarrollo económico de los territorios palestinos y presenta propuestas como la construcción y mejora de infraestructuras, incluida la creación de un aeropuerto en Cisjordania que cumpla con los estándares internacionales. “Necesitamos mucho dinero para inversión y desarrollo y trabajaremos para conseguirlo”, dijo Fayyad” (3). Por su parte, también ese 25 de agosto, el Corresponsal Israel Palestina escribió: ““Palestina, fin de la conquista y fundación del estado”. Ese es el titular de un documento de sesenta páginas presentado este martes en Ramallah por el Primer Ministro del Gobierno Autónomo Palestino, Salam Fayyad y en el cual describe el plan de trabajo para los próximos dos años. El documento está destinado a preparar el terreno para la creación de facto de un Estado, aún si no concluye la conquista israelí en la Ribera Occidental para entonces. En el mismo se establecen los objetivos nacionales y los principios políticos del nuevo Estado y se sientan las bases para la creación de las dependencias de gobierno, la bolsa de valores, una economía libre, el sistema educacional, un aeropuerto internacional en el valle del Río Jordán y mucho más” (4). Nadie puede argumentar que no estaba informado de la intención palestina, ni mucho menos atribuirla a los sucesos transcurridos durante 2010.

Campaña de traición, aliados y adherentes
La campaña de flagrante traición de la Autoridad Palestina a Israel (que se suma a una lista mucho más poblada de decepciones e incumplimientos de lo pactado con el Estado Judío), apunta a obtener legitimidad de los gobiernos de distintos países para una virtual declaración unilateral del Estado palestino, así en septiembre de 2011 en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, éste sea reconocido internacionalmente por el organismo que nuclea a los líderes mundiales; todo llevado adelante bajo su creencia de que el aval de la ONU (que siempre se muestra dispuesta a perjudicar a Israel) sea irreversible para el Estado Judío. La propia ONU también se manifestó sobre el tema, y al respecto escribió Rubén Kaplan en Guysen Internacional News: “Corroborando la tradicional posición favorable de la ONU a los intereses árabes y contraria a los israelíes, Robert H. Serry, el diplomático holandés, nacido en 1950 en Calcuta, que ostenta el cargo de Coordinador Especial para el Proceso de Paz en Medio Oriente y Representante Personal ante la Organización de Liberación de Palestina y la Autoridad Nacional Palestina, anunció el martes 26 de octubre que el Consejo de Seguridad del organismo internacional podría apoyar la creación unilateral de un Estado palestino en 2011, si Israel no renueva el congelamiento de viviendas en los asentamientos, expirado el 26 de septiembre luego que la moratoria por 10 meses concedida por Israel, no lograra progresos significativos en las negociaciones directas de paz mantenidas entre las partes” (5). Es decir, el organismo internacional según un alto funcionario oficial, estaría dispuesto a aceptar la propuesta palestina y someter a Israel a las desagradables consecuencias que la errónea determinación podría traer aparejadas.
La Unión Europea cae en el mismo juego que algunos de los latinoamericanos y la ONU, y con la ilusa aspiración de que el apoyo de las naciones a la declaración unilateral contribuirá a acelerar la paz, presta su consentimiento al proceder palestino. La campaña de traición ha logrado cosechar aliados y va por más adherentes. Tomemos por caso España, cuya notable tradición histórica de judeofobia galopante se sigue manteniendo fielmente en algunas ideas de la sociedad en general, y con especial ahínco en la política. El 21 de diciembre de 2010, Aurora informó: “La ministra de Asuntos Exteriores española, Trinidad Jiménez, reafirmó el compromiso de España con la constitución del Estado palestino como fórmula para lograr una “paz global, sostenible y duradera” en Oriente Medio. Jiménez trasladó este mensaje a su homólogo palestino, Riad Al Malki, en la reunión celebrada en Madrid para reforzar la cooperación entre el Gobierno español y la Autoridad Palestina, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. (…) De hecho, la nota de Jiménez implica que España no reconocerá, por ahora, al Estado palestino como exige la AP; pero garantizó que va a seguir cooperando con las autoridades palestinas para que su estado sea “viable” en áreas como el fortalecimiento de sus instituciones, la gestión de los recursos, la situación de los refugiados o la educación” (6). A esto se le agregaba algo que podía generar suspicacias: “el Ministerio español de Exteriores acordó el pasado mes de septiembre elevar el estatuto de la representación palestina en España al grado de misión diplomática, cuyo responsable tiene tratamiento de embajador” (7). Al representante palestino se le asignaba el trato de embajador, como si trabajara para un Estado, en vez de una entidad menor como la AP; pero hasta ahí, España no prestaba su reconocimiento. El 15 de enero de 2011, se agregó: “Israel ha recibido garantías del Gobierno de España de que no apoyará una declaración del Estado palestino este año si no es fruto de la negociación entre las dos partes en conflicto en Oriente Medio. El embajador israelí en España, Raphael Schutz, afirmó que ésta es la postura que le ha trasladado el Ejecutivo español después de que la Autoridad Palestina (AP) haya dado por hecho que su Estado será reconocido por España en 2011, aunque sea sin consenso de Israel y la Unión Europea (UE). Por las conversaciones mantenidas con el Ministerio español de Exteriores, Schutz sostiene que España sigue compartiendo la tesis del Estado judío de que la solución de los dos Estados debe salir de la mesa de diálogo, y no de una medida unilateral. “La posición de España -explicó- no ha cambiado, en el sentido de que apoya la idea de los dos estados, como Israel, pero también retomar las negociaciones directas y que la solución debería conseguirse a través de esta negociación, y no de la imposición”” (8). La postura oficial del ejecutivo español fue comunicada al embajador israelí, en refuerzo de la posición antes explicada. Tan solo 4 meses después, el 31 de mayo, la nueva comunicación sobre el parecer español resultó escandalosa, y más aún dado que este se hizo público en un marco de reconciliación de la AP con organizaciones terroristas asesinas de israelíes: “La Autoridad Palestina anunció que España reconocerá, antes de septiembre, al Estado palestino en base a las fronteras del 1967. Un diplomático español le dijo al negociador palestino Nabil Shaat que Madrid apoyará el ingreso del Estado palestino en las Naciones Unidas. Shaath realizó el anuncio tras dialogar en Ramallah con el cónsul general de España, Alfonso Portabales. Una fuente palestina señaló que Portabales, le confirmó a Shaath que el Gobierno español – que acaba de ser humillado en las elecciones municipales- apoyará la moción palestina en la ONU. Mientras tanto, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas se reunió en El Cairo, bajo el patrocinio de las autoridades egipcias con Ramadan Sallah, secretario general de la organización terrorista palestina Jihad Islámica y su lugarteniente, Ziad Nakleh. El encuentro entre los líderes palestinos tuvo como objetivo la consolidación de la reconciliación nacional, dijo una fuente de la Autoridad Palestina. Ambas partes discutieron la represión de los operativos de la Jihad Islámica y sus simpatizantes en la Cisjordania. La Jihad Islámica ha condenado la continua represión contra su grupo e instó a la Autoridad Palestina a liberar a todos sus miembros” (9). Fuera solo por su siempre presente simpatía a la causa palestina, o también por la necesidad extra de contentar a varios españoles en política internacional para contrarrestar la humillación del gobierno en elecciones municipales, España cambió su postura a pocos meses de la cita mundial en la ONU, sumándose al conjunto de países que buscan ahorcar a Israel, ponerlo contra las cuerdas, y restringir su espacio para maniobrar mientras el escaso tiempo de cara a septiembre le juega una mala pasada. Ya el 21 de abril, el Presidente de la AP Mahmoud Abbas había continuado con sus repetidas amenazas contra Israel, y mientras algunos respaldaron sus afirmaciones, otros las desmintieron: “Abbas manifestó que “la Autoridad Palestina cuenta con la visión del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien dijo que quería ver un Estado palestino establecido en septiembre, tal como lo determinó el Cuarteto de Paz para Oriente Medio”. “Más de 130 países están dispuestos a reconocer al Estado palestino dentro de las fronteras de 1967”, dijo Abbas, quien remarcó que naciones que antes no habrían reconocido al Estado palestino tales como el Reino Unido y Francia, ahora lo harán. Abbas realizó estas manifestaciones en su gira por Túnez, desde donde partió rumbo a Francia para reunirse con el presidente Nicolás Sarkozy. Mientras tanto, diplomáticos norteamericanos y europeos advirtieron a Israel que si las conversaciones no se renuevan, reconocerían formalmente al Estado palestino, según un reporte del periódico Los Angeles Times. El Cuarteto, conformado por Estados Unidos, la Unión Europea, las Naciones Unidas y Rusia, debería haberse reunido la semana pasada con el objetivo de discutir una iniciativa del Reino Unido, Francia y Alemania para reiniciar las negociaciones y proponer el esbozo de un acuerdo final. Existe una creciente presión sobre el Primer Ministro Biniamin Netanyahu para que revele una iniciativa de paz o se arriesgue al apoyo formal del Cuarteto a un apoyo a la declaración unilateral palestina de un Estado sobre las fronteras de 1967. Se trata de una posibilidad que ha sido insinuada por el enviado especial del Cuarteto, el ex Primer Ministro británico Tony Blair. Sin embargo, Estados Unidos rechazó los esfuerzos palestinos para obtener en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el reconocimiento unilateral para su Estado en septiembre. “No creemos que esa sea una buena idea, no creemos que eso ayude”, señaló el vocero del Departamento de Estado, Mark Toner, en un comunicado” (10). Mientras ciertos políticos entienden que el Estado palestino debe ser el resultado de una negociación con la parte que nada más ni nada menos debe facilitar el territorio donde este se erigirá, otros políticos de no poca influencia dan rienda suelta a su imaginación y conciben a un Medio Oriente pacífico arrodillándose ante las exigencias de quienes orgullosamente exhiben su prontuario terrorista. Los que antaño lastimaron a Israel y clamaron por la sangre de todo el pueblo judío, y que en la actualidad no son lo suficientemente claros en afirmar si quieren o no vivir en paz en un Estado vecino, reciben los favores de inteligentes puestos al servicio del mal y de descerebrados sumados a propaganda antiisraelí.

 

Para leerlo completo, este es el link: http://ezequieleiben.blogspot.com/2011/06/los-palestinos-lo-planearon-con.html

LAS TÁCTICAS DE DISTRACCIÓN DE OBAMA‏ – Caroline Glick

Espectacular artículo -como todos los suyos- de Caroline Glick (publicado en el blog de OSA filial Córdoba). Es una mujer que enamora intelectualmente por su valentía, claridad e inteligencia. Así como se dice que Ben Gurión opinó de Golda Meir que ella era su mejor hombre en la knesset, hay que reconocer que Caroline tiene más h$%&Çs que varios.

LAS TÁCTICAS DE DISTRACCIÓN DE OBAMA‏ – Caroline Glick – 23/5/2011

Como el Washington Post señalo el viernes, el Presidente de EEUU Barack Obama provoco intencionalmente la actual lucha con el Primer Ministro Binyamin Netanyahu. El sabia muy bien que Netanyahu no respalda la formulacion palestina que las negociaciones con Israel deben estar basadas en las indefendibles lineas de armisticio de 1949, o lo que es equivocadamente llamado las lineas de 1967. En los dias previos al discurso de Obama el pasado jueves, Israel registro pedidos explicitos y repetidos que el no adopte la posicion palestina que las negociaciones deben estar basadas en aquellas lineas.
Y asi hubo una punzante reproche cuando Obama declaro el jueves: “Las fronteras de Israel y Palestina deben estar basadas en las lineas de 1967 con intercambios mutuamente acordados.” De acuerdo con el Washington Post, Obama escribio estas lineas de su discurso el mismo y Netanyahu fue informado de ellas precisamente cuando tenia agendado volar a EEUU el jueves a la noche. Obama dio el discurso mientras Netanyahu estaba en el aire en su camino a Washington para reunirse con Obama la mañana siguiente. Es dificil pensar en un insulto mas asombroso o una mayor exhibicion de desprecio para el lider de un aliado americano y democracia compañera que las acciones de Obama de la semana pasada. Y es obvio que Netanyahu no tuvo mas opcion que reaccionar energicamente a la provocacion de Obama.
La pregunta es por que Obama actuo como lo hizo? Que deseaba lograr comenzando intencionadamente con tal desagradable lucha con Netanyahu?
Probablemente la mejor forma de imaginar lo que Obama deseaba lograr es considerar lo que el logro, debido a que los dos estan indudablemente relacionados.
EL 4 DE MAYO, dos semanas antes que Obama diera su discurso, Fatah y Hamas firmaron un acuerdo de unidad. Hamas es la rama palestina de la Hermandad Musulmana. Como su Hermandad colega satelite de al-Qaida, Hamas comparte la ideologia de jihad global de la Hermandad, la destruccion de la civilizacion occidental y el establecimiento de un califato mundial. Tambien como al-Qaida, es una organizacion terrorista que, desde su establecimiento en 1987 ha asesinado a mas de mil israelies.
En 2005, Hamas se subcontrato para el regimen irani. Desde entonces, sus hombres han sido entrenados por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria irani y por Hezbollah. Hamas mantiene vinculos operativos con ambos equipos y recibe la mayoria de sus armas y financiacion significativa de Iran.
El acuerdo entre Fatah y Hamas hace a Hamas un socio en el liderazgo de la Autoridad Palestina. Tambien asfalta el camino para que Hamas gane las planeadas elecciones legislativas y presidenciales palestinas que estan agendadas para septiembre justo despues que la Asamblea General de la ONU tiene previsto apoyar la condicion de estado palestino. Establece tambien las condiciones para que Hamas integre sus fuerzas y finalmente tome el poder del ejercito palestino entrenado por EEUU en Judea y Samaria y se una a la OLP.
El acuerdo de unidad Hamas-Fatah constituye un completo repudio de los supuestos que notifican las politicas de Obama hacia los palestinos e Israel. Obama percibe el conflicto como una consecuencia directa de dos cosas: el rechazo previo de las administraciones americanas a “poner luz” entre EEUU e Israel, y la falta de voluntad de Israel a ceder todo el territorio que tomo durante el curso de la Guerra de los Seis Dias de 1967.
El acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah es prueba indiscutible que contrariamente a lo que Obama cree, el conflicto no tiene nada que ver con el apoyo a Israel de los gobiernos previos o con el tamaño de Israel. Es en cambio completamente la consecuencia del rechazo de los palestinos al derecho de Israel a existir y su compromiso con lograr la destruccion de Israel.
Forzar a Israel dentro de fronteras indefendibles, (las cuales como Netanyahu explico a Obama en la Casa Blanca el viernes, “no fueron las fronteras de la paz, ellas fueron las fronteras de repetidas guerras debido a que el ataque a Israel era tan atractivo para ellos”), no hara avanzar la causa de la paz. Hara avanzar el objetivo de los palestinos de destruir a Israel.
Obama tenia dos opciones para tratar con el acuerdo de unidad palestino. El podia prestarle atencion o el podia crear una distraccion para ignorarlo. Si el le prestaba atencion, hubiera sido forzado a renegar de su politica de acusar a sus predecesores en la Casa Blanca y a Israel por la ausencia de paz. Creando una distraccion el podria cambiar el tema en una forma que le permitiria mantener aquellas politicas.
Y entonces el escogio una pelea con Netanyahu. Y escogiendo la pelea, el creo una distraccion que, de hecho, ha cambiado el tema y permitio a Obama mantener sus politicas que han sido completamente repudiadas por la realidad del acuerdo de unidad palestino.
Insertando la cita de las lineas de armisticio de 1949 dentro de su discurso, Obama hizo del tamaño de Israel nuevamente el tema.
El acuerdo de unidad entre Hamas y Fatah realmente demuestra que no solo el tamaño de Israel no es la causa del conflicto, es la principal razon por la cual israelies y palestinos viven en relativa paz.
El control de Israel sobre Judea y Samaria y Jerusalem Oriental, y con ellas su capacidad para repeler invasion y ataques en sus principales ciudades es lo que ha evitado guerras. Si Israel fuera mas vulnerable, el estado de terror palestino de facto no estaria sopesando si iniciar o no una nueva guerra de terror como sus lideres de Fatah y Hamas estan haciendo hoy. Estaria llevando a cabo una campaña de terror continua cuyo objetivo claro es la destruccion de Israel nuevamente, como Netanyahu dijo las lineas de armisticio de 1949 hacen de la guerra una opcion atractiva para los enemigos de Israel.
ESCOGIENDO UNA PELEA CON Netanyahu, como el jueves, nadie podria haber notado posiblemente esta verdad basica ya que el tema falso del control de Israel sobre estas areas  – o sea, el tamaño de Israel – ha dominado el discurso global sobre el Medio Oriente.
Obama nunca hubiera podido crear su distraccion del hecho desagradable de la duplicidad y rechazo palestinos a un problema imaginario con el tamaño de Israel sin el apoyo entusiasta que le fue dado por la Izquierda israeli.
Liderada por la lider de oposicion Tzipi Livni, la Izquierda israeli respondio al ataque a gran escala de Obama sobre la legitimidad de Israel lanzando un ataque a gran escala sobre Netanyahu. En vez de respaldar a Netanyahu mientras el lucha por el futuro del pais, Livni le pidio que renuncie y dijo que el estaba destruyendo las relaciones de Israel con EEUU. Haciendo eso, la Izquierda proveyo apoyo para el movimiento de Obama por mantener su falso paradigma anti-Israel para la formulacion de politicas para Medio Oriente frente al repudio de ese modelo por parte del acuerdo de unidad palestino.
El ataque de la Izquierda sobre Netanyahu no es el unico camino que ha permitido a Obama mantener sus politicas pro-palestinas frente a la adopcion del terror y la guerra por parte de los palestinos. En su discurso ante el AIPAC, Obama argumento que Israel tiene que rendir sus fronteras defendibles debido a que los palestinos estan por desafiar demograficamente la mayoria judia de Israel.
Como Obama lo dijo, “La cantidad de palestinos viviendo al occidente del Rio Jordan esta creciendo rapidamente y reformando fundamentalmente las realidades demograficas tanto de Israel como de los territorios palestinos. Esto hara mas y mas dificil – sin un acuerdo de paz – mantener a Israel tanto como un estado judio como un estado democratico.”
La historia de la bomba de tiempo demografica es un invento palestino. En 1997, la Oficina Central de Estadistica Palestina publico un censo palestino falsificado que inflaba los datos de la poblacion palestina en un 50%. La Izquierda israeli adopto este falso informe como propio cuando el terrorismo palestino y la guerra politica convencieron a la mayoria de los israelies que era poco sabio darles ninguna tierra mas y que el proceso de paz era una mentira.
Desde el año 2004, estudios repetidos y en profundidad de las tasas de nacimientos judias y arabes y estadisticas de inmigracion/emigracion al occidente del Rio Jordan emprendidos por investigadores independientes han mostrado que la bomba de tiempo demografica es un fracaso. En enero, el respetado demografo Yaakov Faitelson publico un estudio para el Instituto de Estrategias Sionistas en el cual el definitivamente pone a descansar la historia de esperar la condena demografica judia.
Como Faitelson demostro, las tasas de nacimientos judia y arabe ya estan convergiendo al occidente del Rio Jordan en alrededor de tres hijos por mujer. Y mientras que las tasas de fertilidad estan de arabes israelies, gazanos y residentes de Judea y Samaria estan tendiendo hacia abajo, la fertilidad judia esta creciendo constantemente. Ademas, mientras que los arabes estan experimentando constantemente tasas negativas de inmigracion neta, las tasas de inmigracion judia neta son positivas y elevadas.
Faitelson baso sus proyecciones de muchos años en actuales numeros de poblacion en los cuales los judios comprenden el 58.6% de la poblacion al occidente del Rio Jordan y los musulmanes constituyen el 38.7% de la poblacion general. Las minorias no judias y no musulmanas comprenden el otro 2.7%. Usando lineas base de evaluacion para la inmigracion neta judia bastante por debajo de los promedios actuales, Faitelson mostro que en los años por venir, no solo los judios no perderemos nuestra mayoria demografica. La incrementaremos.
El estudio de Faitelson, como los estudios publicados desde el año 2004 por el Grupo de Investigacion Demografica Americano-Israel muestran que desde una perspectiva demografica, Israel esta en la misma situacion que muchos estados occidentales hoy. A saber, tiene que desarrollar politicas para tratar con una poblacion minoritaria irredenta.
Hay muchas politicas razonables y liberales que Israel puede adoptar. Estas incluyen aplicar el codigo legal israeli a Judea y Samaria y aplicar las leyes de traicion. Es dificil ver por que la mejor politica para Israel es llevar a algunos de esa poblacion irredenta fuera de sus limites estableciendo un estado de terror gobernado por lo que Netanyahu nombro correctamente como “el equivalente palestino de al Qaida” en su frontera.
TODO ESTO NOS TRAE DE REGRESO A Hamas, terrorismo, el rechazo palestino al derecho de Israel a existir, y los movimientos distractorios de Obama para facilitar su preservacion de una politica de Medio Oriente basada en una evaluacion completamente falsa y desacreditada de la realidad y las campañas de facilitacion de Obama por parte de la Izquierda israeli.
Cuando nosotros nos damos cuenta de lo que se propone Obama, nosotros reconocemos tambien lo que Netanyahu debe hacer en respuesta.
En su discurso ante el Congreso el martes y en todas sus apariciones en las proximas semanas y meses, Netanyahu debe tener un objetivo: llevar el enfoque del debate de regreso adonde pertenece – a los palestinos.
En toda oportunidad, Netanyahu tiene que mover el mensaje que el compromiso de los palestinos con la destruccion de Israel es la unica razon por la que no hay paz.
En cuanto a la Izquierda israeli, ya es alta hora que Netanyahu coloque a los de la talla de Livni a la defensiva. Esto involucra dos cosas. Primero, Netanyahu debe atacar las proyecciones demograficas fatalistas de la Izquierda que no tienen base factica y son de hecho antitesis de la realidad. En tanto la mentira demografica pase sin ser desafiada por Netanyahu, la Izquierda continuara argumentando que rechazando construir un estado terrorista en las afueras de Tel Aviv, Netanyahu esta poniendo en peligro a Israel.
Netanyahu merece mucho credito por posicionarse ante Obama el viernes. El mostro enorme valor haciendo eso. Fue su mejor hora hasta la fecha y las encuestas del fin de semana muestran que el publico lo aprecia y apoya por ello. El debe construir sobre ese exito poniendo el foco sobre la verdad.

Fuente: The Jerusalem Post- Traducido especialmente para el blog de OSA Filial Cordoba
http://soysionista.blogspot.com/2011/05/nuestro-mundo-las-tacticas-de.html

Como extra, un video instructivo sobre las razones que tiene Israel en sus argumentaciones respecto de los futuros límites del Estado y las implicancias del tema respecto de su defensa militar e importancia estratégica:

Simmons for president – Y un artículo sobre los “límites” de Israel

La estrella de Rock de KISS, Gene Simmons, despotrica contra la política de Obama de retorno a las líneas de 1967, diciendo que el presidente de los EEUU (voy a suavizar su comentario) “no tiene la más mínima idea de cómo es el mundo”. También le propone al mandatario algo interesante “¿por qué no vivís vos ahí y tratas de defender esas fronteras indefendibles?”

Respecto del tecnicismo terminológico para expresar ideas adecuadamente, recomiendo leer este artículo expuesto a continuación, ahora que estamos en días donde permanentemente escuchamos “…las fronteras de 1967”:

Las fronteras no se mueven

Autor: Isac Gliksberg*
Una muy difundida y conocida canción del cantautor popular judeo-uruguayo Jorge Drexler, actualmente residente en España, y titulada “Frontera”, tiene un estribillo que dice: “Y las fronteras se mueven como las banderas”.

Claro está que, en un sentido figurado, puedo entender el mensaje de Drexler en esa frase. La humanidad es una sola y las fronteras, dentro de ella, no existen o, mejor dicho, no debieran existir. Pero ello es válido, en la actualidad, exclusivamente como un deseo, como un ideal que, lamentablemente, no se ha podido hacer realidad hasta el presente.
Lo cierto es que, desde el punto de vista geopolítico y de la soberanía de las naciones, las fronteras y los límites, existen y, contrariamente a lo que dice el estribillo de la popular canción, cada nación defiende y protege sus límites y sus fronteras de la manera que mejor convenga a su soberanía. Lo primero que acabe aclarar es que, fronteras y límites, no son la misma cosa. Así de categórico.
Las fronteras son los espacios geográficos, más o menos extendidos, a uno y otro lado de los límites. Las fronteras comienzan, o terminan, donde están los límites nacionales que son los que, en definitiva, delimitan la soberanía nacional.
Las fronteras son el espacio geográfico, y en la actualidad también aéreo, donde existe la influencia idiomática, cultural, sanitaria, etc., de un Estado sobre el otro.
Para dar un ejemplo, en la frontera uruguaya con Brasil, hay una influencia muy notoria del idioma portugués sobre el español, generando el “portuñol”, un lenguaje mezcla de español con portugués. Pero el territorio fronterizo donde se ejerce esa influencia está bajo la soberanía, como es lógico, y como corresponde, del Estado uruguayo.
Lo mismo se da a la inversa, sobre territorio de soberanía brasileña, en el espacio de territorio de Brasil limítrofe con Uruguay.
Los límites son otra cosa. Son los que, definitivamente, marcan el espacio interior territorial, marítimo, lacustre o aéreo, donde las naciones marcan, sostienen y defienden su soberanía como Nación independiente y soberana. Los límites pueden ser naturales, o artificiales. Y pueden ser definitivos o transitorios.
Es extraño que, con excepción de Chile, las naciones latinoamericanas que han declarado últimamente su reconocimiento al inexistente aún Estado palestino, hagan referencia a que, ese reconocimiento debe implicar el retorno a las fronteras anteriores a la Guerra del año 1967, refiriéndose a la denominada “Guerra de los Seis Días”.
Vale la pena dedicar la presente nota al recuerdo y la descripción de cual era el panorama que se vivió en el año 1967 y que determinó que Israel, se viera involucrado en el referido conflicto bélico. Primero, la Guerra de los Seis Días, fue por su importancia, el primer intento de Egipto y Siria, desde la Guerra de Independencia de 1948, de destruir al Estado de Israel y a la nación israelí.
Con ese objetivo, en noviembre de 1966, se firmó un Acuerdo de Defensa entre las dos naciones árabes, limítrofes ambas con Israel, estimulando a Siria a hacer más tensa la situación en el Medio Oriente, hecho que alcanzó a lograrse en la primavera local del año 1967.
Egipto ocupaba y administraba la Franja de Gaza y Jordania lo hacía en lo que es hoy Cisjordania. Los residentes palestinos en uno y otro territorio citado, no levantaron, que sepamos al menos, ni un dedo contra uno u otro de sus dominadores “hermanos” árabes. En Jerusalén, la parte oriental de la ciudad estaba ocupada y administrada por Jordania. Todos los límites de Israel con Líbano, Siria, Jordania y Egipto,
países que participaron de la Guerra de los Seis Días, hasta el estallido de este conflicto, fueron fruto de acuerdos firmados entre la primavera y el verano de 1949, estableciéndose tras el triunfo de Israel, las líneas de Armisticio que rigieron, en forma temporaria, así se había establecido entre las partes.
Al firmarse los acuerdos de Armisticio, las líneas limítrofes fueron trazadas aceptando que las mismas serían con carácter temporal y que serían sustituidas, al cabo de un par de años por límites definitivos. Sin embargo, se mantuvieron en tal estado hasta el año 1967. Recordemos cuál era el panorama, que Israel consideró “causus beli” , existente en la región, previo al estallido del conflicto armado.
En el año 1965 se habían llevado a cabo 35 incursiones contra Israel. Al año siguiente, 1966, el número de incursiones armadas aumentó a cuarenta y uno. En 1967, tan solo en los primeros cuatro meses, se lanzaron 37 ataques contra Israel.
Al mismo tiempo, se venían sucediendo los ataques, desde Siria, a los kibutzim existentes en las Alturas del Golán.
Mientras, el Presidente egipcio Nasser, continuaba haciendo discursos amenazadores contra Israel, los ataques terroristas árabes, seguían aumentando en número y en intensidad.

El 15 de mayo de 1967, día de la Independencia de Israel, tropas egipcias comenzaron a movilizarse hacia el Sinaí, y a concentrarse ceca de los límites con Israel. Nasser ordenó que la Fuerza de Emergencia de ONU, estacionada en el Sinaí desde 1956 se retire el 16 de mayo, lo que fue aceptado por el Secretario General de la ONU, U Thant, dando cumplimiento al pedido de Nasser.
El 18 de mayo, las tropas sirias ya estaban preparadas para la batalla a lo largo de las Alturas del Golán. Luego de la retirada de las Fuerzas de la ONU, la emisora “Voz de los Arabes”, anunciaba el día 18 de mayo: “Desde hoy ya no existe una fuerza de emergencia internacional que proteja a Israel. Se agotó nuestra paciencia. No nos quejaremos más a la ONU respecto de Israel. El único método que aplicaremos contra Israel es la Guerra Total, que resultará en el exterminio de la existencia sionista.”
El 20 de mayo, por su parte, el entonces Ministro de Defensa sirio, se hizo eco a la declaratoria anterior afirmando: “Nuestras fuerzas están ahora enteramente listas, no solo para repeler cualquier agresión, sino a iniciar el acto de liberación mismo, y a hacer estallar la presencia sionista en la patria árabe. El ejército sirio, con su dedo en el gatillo, está unido…Yo, como militar, creo que ha llegado la hora de entrar en una batalla de aniquilación.”
El 22 de mayo, Egipto cerró el Estrecho de Tirán a toda navegación en uno u otro sentido, israelí, y a todos los barcos de cualquier bandera, que se dirijan a Eilat. El 27 de mayo manifestó Nasser: “Nuestro objetivo básico será la destrucción de Israel. El pueblo árabe quiere pelear.”
Y el día siguiente, 28 de mayo, afirmó: “No aceptaremos ninguna coexistencia con Israel. Hoy el problema no es el establecimiento de la paz entre los Estados Arabes e Israel…La guerra con Israel está en vigor desde 1948.”
El 30 de mayo, no obstante las reiteradas gestiones diplomáticas israelíes ante Jordania, el Rey jordano Hussein firmó un pacto con Egipto. Tal hecho, determinó a Nasser a declarar públicamente que “los ejércitos de Egipto, Jordania, Siria y Libano se ciernen sobre los límites de Israel…para enfrentar el desafío, mientras están detrás de nosotros los ejércitos de Irak, Argelia, Kuwait, Sudán y toda la nación árabe. Esta acción asombrará al mundo. Hoy sabrán que los árabes están preparados para la batalla. El momento crítico ha llegado. Hemos alcanzado la etapa de la auténtica acción y no de las declaraciones.”
Finalmente, el 4 de junio, Irak se unió a la alianza militar con Egipto, Jordania y Siria.
El entonces Presidente de Irak, Abdur Rahmán Aref, se unió entonces a la guerra de declaraciones públicas: “La existencia de Israel es un error que debe rectificarse. Esta es nuestra oportunidad de borrar a Israel del mapa.”
¿Qué otra nación hubiera soportado tales declaraciones y actitudes bélicas día tras día? Al momento de estallar el conflicto bélico, rodeaban a Israel, por los límites Sur, Este y Norte, amén de las flotas enemigas que amenazaban la costa mediterránea de Israel, 250.000 soldados, la mitad de ellos instalados en el Sinaí, más de 2000 tanques y más de 700 aviones de combate.
¿Dónde estuvo, en todo este proceso previo al estallido del enfrentamiento armado, la “Nación” palestina? ¿Dónde estaban, entonces, sus límites geográficos, naturales o artificiales?
Desde 1948, los países árabes que perdieron la guerra con Israel y que se avinieron a firmar un Acuerdo de Armisticio para establecer límites temporarios, nunca más se reunieron con Israel para establecerlos definitivamente. El tema da para mucho más y, por nuestra parte, continuaremos analizando algunos mitos que tienen que ver con estas declaratorias de parte de los gobiernos del Mercosur, de “devolver a la Nación Palestina las fronteras (Límites) anteriores a la Guerra de 1967”, más allá, reiteramos, de los derechos de cada nación a reconocer a cualquier Estado.* (Miembro Titular de la Academia Uruguaya de Geopolítica y Estrategia)

Publicado en: http://www.aurora-israel.co.il

Reconocimiento de Palestina: mucho ruido y pocas nueces

 

En el día de hoy amanecí con la noticia de que Brasil, Argentina y Uruguay reconocían formalmente la existencia de “Palestina” como Estado libre e independiente. De más está decir que no resulta nada sorprendente este reconocimiento en vista de la ofensiva diplomática que llevó a cabo la Autoridad Palestina en todo el mundo (especialmente los países más alejados del continente americano) para obtener este logro de parte de la comunidad internacional. La razón de este accionar consiste en un evidente intento por parte del gobierno palestino de evitar el proceso de negociación y presionar a Israel, mediante medidas unilaterales avaladas por el resto de las naciones, para obtener concesiones de la otra parte antes de empezar a negociar, sin pagar el precio a cambio. Las causas de este rechazo a las negociaciones directas, a diferencia de lo que muchos puedan pensar, no pasa por el congelamiento o no congelamiento de asentamientos, sino por una cuestión del complejo conflicto intrapalestino del que – gobiernos como el brasilero, argentino o uruguayo – no tienen ni puta idea.

 

En lo personal, sí me sorprende enormemente la falta de visión a largo plazo del liderazgo palestino, ya que es obvio para cualquier persona medianamente informada que la realidad sobre el terreno no cambiará en lo más mínimo sin un acuerdo definitivo con Israel, en otras palabras, sin que palestinos e israelíes se sienten a negociar directamente en la misma mesa y se pongan de acuerdo en todos los puntos finales, para poner término de una vez a todos los reclamos del litigio y, en consecuencia, se logre la creación del Estado palestino. En palabras sencillas, no habrá “Palestina” sin acuerdo de paz con Israel. Esto ha sido siempre así, el gobierno de Estados Unidos e incluso algunos de la Unión Europea, ya adelantaron que no permitirán una decisión externa impuesta a las partes en el seno de Naciones Unidas, por lo que será vetada cualquier iniciativa de este tipo en el Consejo de Seguridad. Pero incluso, suponiendo que todos los países del mundo se pusieran de acuerdo en reconocer al Estado palestino antes de siquiera empezar a negociar, el resultado no sería muy diferente a la declaración de Argel en 1988… ¿alguien se acuerda que en 1988 se declaró la “independencia del Estado de Palestina” en el norte de África? (Arafat quizo hacer algo similar en el 2000). La respuesta es no, nadie se acuerda, por el simple hecho de que la creación de un país no pasa por un texto leído en voz alta en un salón con cámaras ni un reconocimiento masivo de la comunidad internacional (aunque son detalles importantes, pero detalles al fin), sino la creación en el terreno (de facto) de dicho Estado, empezando por instituciones, gobiernos, infraestructura, moneda, etc. Es decir, algo imposible en las condiciones actuales en las que se encuentran los territorios que supuestamente incorporaría ese Estado palestino. En conclusión, no se explicaría el objetivo que pretende cumplir el liderazgo palestino con esta iniciativa más que como una medida diplomática para presionar a Israel y llegar mejor posicionado a la mesa de negociación (si es que algún día piensan sentarse allí).

 

Ahora bien, mi idea al hacer este post no era desarrollar un análisis de los intereses de las partes involucradas en el conflicto, sino las razones que motivaron a ciertos países a caer en la trampa sin reflexión previa. Yo estoy absolutamente convencido en que, aquello que motivó al gobierno argentino a reconocer a “Palestina”, no responde a los mismos intereses que tiene el liderazgo palestino con esta iniciativa diplomática, sino a un juego de simple y pura ingenuidad. Me explico… Abbas le manda una carta a la presidente Cristina Fernández en donde le pide que reconozca el Estado palestino. Las autoridades argentinas se preguntan por qué no, si total la Autoridad Nacional Palestina tiene embajadas y reconocimiento internacional en cualquier lugar del planeta, mientras la Argentina apoya el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la solución de dos Estados. En consecuencia, una vez que Brasil se decanta por el reconocimiento, la cancillería argentina lanza un comunicado similar en donde reconoce y apoya la creación de un Estado palestino, basado en las fronteras de 1967, cuyos límites definitivos serán acordados por las dos partes en el marco de las negociaciones de paz, conviviendo en fronteras seguras y pacíficas con Israel, etc, etc, etc. Es decir, el gobierno argentino cree ingenuamente que acaba de perpetrar un acto de justicia, promoviendo el proceso de paz, quedando bien con las dos partes, apoyando la solución de dos Estados y todos contentos. Uruguay, por su parte, es un apéndice de la política exterior argentina y las razones probablemente sean exactamente las mismas, mezclado también con una alta dosis de apatía y desinterés.

 

Brasil, por otra parte, es bastante más complicado. Lula sí decidió tomar partido por una de las partes, con un giro de 180 grados en su política exterior a último momento, justo cuando estaba por terminar su mandato. Se decantó por el discurso de la causa antiisraelí (que no “causa palestina”), se juntó con el eje iraní y apoyó abiertamente su programa nuclear, se opuso a la decisión del Consejo de Seguridad con respecto a las sanciones y quiso demostrar sus delirios de grandeza en el campo de la geopolítica mundial, inmiscuyéndose en un asunto sumamente delicado al que ni le interesa conocer más que para sacar un rédito político particular. Creo que las causas de este comportamiento tienen que ver con un desafío a Estados Unidos y un deseo de presentar a Brasil como potencia mundial, más que un genuino interés en perjudicar directamente a Israel (como podría ser el caso de Chávez) o meterse en una temática que le resulta totalmente ajena.

 

En definitiva, en este tema los países sudamericanos no pinchan ni cortan. Sencillamente no son relevantes. La creación de un Estado palestino, las características y fronteras de dicho Estado, con las consiguientes implicaciones del fin del conflicto árabe-israelí y el reconocimiento internacional de dicho país, se definirán fuera de esa región (y fuera de la ONU). Claro que, ante esta noticia de relativa importancia, los mismos de siempre salieron con las banderitas tricolores a festejar y proclamar encendidos discursos propagandísticos, mientras que algunos pro-israelíes se rasgaron las vestiduras creyendo que se acercaba el fin de las negociaciones y comenzaba una escalada judeófoba a nivel mundial. Todas son exageraciones y magnificaciones, cuyos análisis en Argentina, como siempre, se destacaron por su pobreza intelectual, falta de información real del tema y desconocimiento absoluto de los intereses genuinos de los implicados. Prueba de estos patéticos análisis es la estúpida valorización del reconocimiento argentino como portador de una “legitimidad mayor” por haber sido expresado por un canciller judío, lo que también demuestra un desconocimiento acerca del mismo país donde esos “analistas” viven, dado que la política exterior del gobierno argentino está dictada por la señora presidente de la nación, mientras que el canciller es un funcionario más que responde a la política de la Casa Rosada, sin importar que se llame Timerman, Taiana o Mongo Aurelio. Además, en lo personal considero que tener como canciller a Biondini es lo mismo que tener a un judío como Verbitzky o Brieguer en ese cargo, de manera que el apellido o la pertenencia étnico-religiosa del ministro de turno pierde toda relevancia cuando se trata del campo de las ideas de cada individuo particular. No le otorga mayor ni menor legitimidad. Pero parece que algunas personas siguen creyendo que la mayoría de los judíos argentinos piensan como la docena de intelectualoides zurdos, con apellido medio moishe, que escriben (perdón, vomitan) todos los días en Página/12, gente totalmente alejada de su comunidad que, en números, no representan a la décima parte de los judíos; entonces creen erróneamente que – como nunca escucharon un Schvlindermann, un Steiner o un Perednik que hablaran a favor de Israel en los medios de comunicación – los judíos minoritarios son justamente estos últimos (totalmente al revés)… pero esa es otra historia, para otro post tal vez.

 

Y hablando de pobreza intelectual, no paro de reírme cuando escuchaba a la mañana a un grupo de periodistas en Radio Nacional deleitarse de placer por el reconocimiento de “Palestina” por parte de la Argentina, mezclando cosas sin relación alguna (Estados Unidos, tercer mundo, Rachel Corrie, asentamientos, bombardeo de Gaza, equipo de fútbol palestino, Barenboim, Intifada, paz, muro, orquesta judeo-árabe, Rusia, Afganistán Bananistán, etc… mezclando las palabritas que se aprendieron de memoria en el diario del Partido Obrero), hasta armar una ensalada panfletaria antisionista pésimamente condimentada para el público en general (que a esas alturas el conflicto palestino-israelí le debió parecer más difícil de entender que el sistema digestivo binario de un marciano extraterrestre de la quinta galaxia de Andrómeda). Honestamente, lo que esos chavistas argentinos puedan pensar de Israel me resbala completamente, lo tomo como de quien viene (con humor). Lo que realmente me molestó y me hizo hervir la sangre es cuando esos sinvergüenzas utilizaron algunas citas descontextualizadas, modificadas y retrucadas de Jacobo Timerman para mostrar que, hasta semejante personalidad, estaba en contra de Israel. No hay nada más cobarde que manipular la memoria de un hombre – torturado durante la dictadura por ser judío y sionista – precisamente para atacar a Israel, nación que defendía como propia. No hay una bajeza mayor que citar descaradamente a un muerto que, lógicamente, no se puede defender. Ahí fue cuando, lamentablemente, tomé conciencia de que también hay cierta mierda sumamente despreciable dentro del kirchnerismo, cuya existencia no puedo negar. Lo que sí me atrevo a afirmar es que esa gentuza no necesariamente responde a la posición del actual gobierno argentino, menos aún en lo que se refiere a asuntos de política exterior. Porque lo que hizo el gobierno argentino se trata de un acto de pura ignorancia, no de mala fe. De eso no tengo dudas. A la Argentina no le interesa dañar sus relaciones con Israel ni decantarse por un lado del conflicto en detrimento del otro, sino que pretende quedar bien con todos. Por eso creo que la decisión argentina, aunque desacertada por supuesto, no refleja una actitud negativa u hostil contra nación alguna, sino un genuino deseo de hacer lo correcto y cumplir las expectativas de sus socios favoreciendo las resoluciones pacíficas de los conflictos.

 

Eso es todo lo que yo pienso, sin pena ni gloria, del reconocimiento de “Palestina”. Una noticia más que quedará en el olvido.

 

Hipocresía al mejor estilo turco

Ante las crecientes tensiones diplomáticas entre Turquía e Israel por el repentino viraje del actual gobierno islamista turco en sus relaciones con Occidente, las severas críticas de Ankara por la operación en Gaza y la exclusión turca de Israel en un ejercicio militar internacional, la Cancillería israelí decidió finalmente responder gracias a la última gota que colmó el vaso: una serie de ficción en la televisión pública turca en donde se muestra a un soldado aparentemente israelí (del mismo ejército que salvó miles de vidas turcas durante el terremoto de 1999) disparándole a quemarropa a una niña en Gaza:


En esa epoca se produjo la matanza de un millón y medio de armenios durante el primer genocidio de la historia. Esas personas fueron asesinadas en el genocidio perpetrado por los turcos a principios del siglo XX de la manera más vil, sádica y terrible (trabajo esclavo, decapitaciones, ahorcamientos, hambre, enfermedades, agotamiento, fusilamientos, incluso a las mujeres embarazadas les abrían el vientre con una bayoneta). El primer genocidio sistemático de la historia (es decir, matanza de un grupo social por su pertenencia étnica, religiosa o de nacionalidad) fue este mismo. Por otra parte, están las matanzas turcas contra los kurdos que, si bien lo que sucede con éstos últimos no llega a ser un genocidio, los turcos también oprimen a esa población hasta el día de hoy y muchas masacres fueron perpetradas por el ejército turco contra civiles inocentes desarmados de las aldeas y campos de refugiados kurdos (les recomiendo la lectura del siguiente artículo). Con esto vemos que Turquía no tiene demasiada autoridad legal o moral para hablar de absolutamente nada en lo que se refiere a guerras, matanzas o derechos humanos, mucho menos para juzgar cómo Israel lleva a cabo su lucha antiterrorista. Lo peor de todo es que, a diferencia de las reparaciones de Alemania luego del Holocausto, hasta la actualidad los sucesivos gobiernos turcos se han negado a reconocer el genocidio armenio. Un crimen de lesa humanidad que todavía permanece impune.

Ahora bien, haciendo un poco de autocrítica, me pregunto por qué el gobierno israelí no deja de chuparle las medias a Turquía de una vez por todas (amén de dejar de venderle armas y tecnología israelí de avanzada a ese país, que para esto Turquía no lo boicotea) y le dice todo esto en sus comunicados diplomáticos (como respuesta a las recientes agresiones del gobierno islamista turco pro-terrorista contra Israel). Lo mínimo que tendría que hacer Israel ante todo este atropello injustificado de Turquía, es reparar un injusto error histórico reconociendo que las matanzas perpetradas por Turquía contra los armenios durante la Primera Guerra Mundial fue un GENOCIDIO. No tiene otra expresión o término conceptual. Los grandes genocidios de la historia empezaron con el armenio. Luego siguió la Shoá, la ex-Yugoslavia, Ruwanda y ahora Sudán, eso no quiere decir que no haya habido matanzas étnicas contra civiles en otros lugares o momentos históricos (ya que hablamos del tema, como la limpieza étnica de la población griega que fue deportada de manera forzada de Turquía), pero los anteriormente nombrados constituyen los verdaderos genocidios de acuerdo con la misma definición de la palabra y legislación internacional. De hecho, cuando Hitler preparaba la “solución final” creyó que nadie recordaría el genocidio contra los judíos preguntando a sus generales ¿alguien se acuerda del genocidio armenio?… Israel no le debe nada a Turquía, pero sí le debe algo al pueblo armenio. Se trata de una cuestión de humanidad. Luchemos porque se conozca la verdad de esta tragedia.

Como símbolo para mejorar las relaciones diplomáticas con nuestra querida amiga Turquía, propongo la creación de una bandera que le quedaría muy bien al régimen de Erdoğan…

turkeyflag

(con “amigos” así… ¿quién necesita enemigos?)

http://www.genocidioarmenio.org/

UPDATE: Del excelente blog de Jorge Marirrodriga

Si Vis Pacem Para Bellum

Obama

Recientemente el mundo se levantó con la nueva noticia de que el Premio Nóbel de la Paz era otorgado a nada menos que el presidente de los Estados Unidos Barack Obama. Las reacciones internacionales fueron diversas, pero en general osciló entre la felicitación puramente formal con pedidos de hacer más, pasando por la absoluta sorpresa hasta el furibundo rechazo. Un par de cosas para comentar…

Es parte del propósito de este post analizar ciertas reacciones de parte de los principales mandatarios palestinos que me parecen dignas de llamar la atención. Mientras del lado israelí Netanyahu, Barak y Peres felicitaron a Obama, del lado palestino tenemos que el Hamás, bajo su portavoz Fawzi Barhoum, proclamó lo siguiente:

Obama no se merece el premio por no haber garantizado a los palestinos sus derechos legítimos. Creemos que tiene que facilitar muchas cosas a los palestinos para hacerse acreedor a este premio, debe cambiar su actitud y ser justo con los palestinos.

Mientras que, desde la Autoridad Palestina, el principal negociador Saeb Erekat afirmó:

Espero que Obama sea capaz de traer la paz a Oriente Medio, devolver a Israel a las fronteras de 1967 y crear un Estado palestino con capital en Jerusalén.

Digo yo a raíz de todo esto… ¿Cómo carajo puede ser que los palestinos sean tan narcisistas y egocéntricos como para creerse que todo lo que sucede en este rincón del universo pasa por sus problemas? Simplemente como si no hubieran más problemas e intereses globales en Medio Oriente o el resto del mundo, a tal punto que el Hamás llega a considerar que el Premio Nóbel no es, como lo establece su estatuto, “para recompensar a las personas que hayan trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración o promoción de procesos de paz“, sino que es en recompensa al imbécil más pro-palestino del año (jeje, se me ocurren un par de europeos hijos de padres con dinero que se consideran el “Lawrence de Arabia del siglo XXI”). Lo mismo vale para Erekat con su visión de la paz… ¿Acaso se cree que la única “paz” posible es la que aspira o considera la Autoridad Palestina como válida? (nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad). Pero claro que este egocentrismo/egoísmo no debe sorprendernos en lo más mínimo, teniendo en cuenta que en realidad lo suelen aplicar todos los días, solo que exactamente a la inversa: todos los males del mundo son culpa de Israel/judíos/conspiración-sionista-internacional (llámelo como se le de la gana).

A veces me dan ganas de decirles: DEJEN SU EGOCENTRISMO PSEUDONAZI DE LADO!! Vamos muchachos! Que hay mayores problemas en el mundo, conflictos mucho peores que el que afecta a los palestinos e israelíes y, sobre todo, pueblos con mucho más sufrimiento que no hicieron nada para merecerlo ni se explotan en autobuses para expresar sus reclamos políticos. Entiendo perfectamente que el conflicto palestino-israelí está sobredimensionado por los medios de comunicación (teniendo en cuenta la repercusión que tiene frente a otros conflictos con mucha mayor cantidad de muertos, heridos, destrozos, duración, tragedias, intereses geopolíticos y habitantes involucrados), pero tampoco como para llegar al extremo de creer que el único que es merecedor de un Nóbel de la Paz es aquel que le sirva en bandeja de plata un Estado a los palestinos y menos que menos de la forma en la que su dirigencia lo exige, después de tanto Oslo y Camp David fallidos. Para el caso sería más fácil bregar por un Estado para el pueblo kurdo, checheno, gitano, tibetano, sioux, vasco o tamilés. No me cabe duda que, si esos pueblos contaran tan solo con la tercera parte de la atención y ayudas que reciben los palestinos, hace rato hubieran construido países maravillosos.

Ahora bien, volviendo al tema del premio a Obama, creo que por el momento no es merecedor de ese premio, por el simple hecho de que Obama no ha logrado nada concreto (en ningún lugar del mundo!) como para recibir el Nóbel de la paz, principalmente porque no tuvo tiempo suficiente, pues dudo mucho que en los tiempos actuales algún presidente (por más que sea el de la primera potencia mundial) sea capaz de resolver conflictos enormes en cuestión de meses. No obstante eso, tampoco creo que Obama sea capaz de llevar la paz dentro de cuatro años, no ya por una cuestión de tiempo, sino debido a que su método de pacificación probó ser en el pasado contraproducente para la paz, mientras que su estrategia de pelearse con los amigos para gustarle un poco más a sus enemigos, seamos sinceros, ha demostrado ser un estrepitoso fracaso (siguieron con el puño cerrado como diría el propio Mr. President), con su mediocridad y “no estoy aquí, pero tampoco allá” ha logrado muchísimo menos que Bush, pues Obama no ha quedado bien con ninguno de los dos bandos. Tampoco ha servido de nada su mea culpa ante el mundo árabe, que le vino como anillo al dedo a una sociedad tan acostumbrado a creer que la causa de sus problemas reside por completo en el exterior (aunque tampoco los ha ayudado demasiado a ellos seguir en esta tesitura que impide el progreso y la autocrítica). De cualquier manera, más allá de todas las críticas, debemos sincerarnos un  poco: si Arafat obtuvo dicho premio, da lo mismo que también se lo lleve Gaddaffi, Chávez o Ahmadineyad (aunque si fuéramos personas con un poco de decencia moral, algo que no sobra en estos tiempos de relativismo moral y post-modernismo, tendríamos que crear un “Castigo Nóbel” para toda esa gentuza). Esperemos un poco y a lo mejor en un tiempo le den a ellos el Nóbel de la Paz (si hasta hablan de Derechos Humanos!).

Por otra parte, quisiera hablar de un tema más… la palabra PAZ. Sí, la “obvia” palabra paz que tanta industria discursiva pedorra mueve en este orbe. A dosis de diario Página/12 y algunas búsquedas en páginas españolas afines al PSOE en momentos de ocio extremo, me pude dar cuenta que el concepto de “paz” que tienen algunos (especialmente en la pijiprogresía mundial), es bastante absurdo. En mi opinión, está claro que la paz no es pasividad o “dejar hacer”, no es bajarse de pantalones y permitir actuar a peligros contra la humanidad como pueden ser los regímenes de Irán, Corea del Norte o Al-Qaeda. Paz no significa diálogo indefinido sin objetivo claro. Paz no significa sumisión o darle la razón ante un enemigo simplemente porque éste sea antinorteamericano. No, no y no; paz no implica negarse a usar la fuerza cuando es necesaria (o para decirlo al revés: darse cuenta que la diplomacia no siempre funciona con todos, todo el tiempo). Y para colmo, contrariamente a ser simplemente una opinión, toda esta concepción de “paz” que detesto, ha demostrado ser un absoluto fracaso para lograr algo de PAZ (la verdadera) en los últimos… digamos setenta años, fácil.

A veces la verdad es políticamente incorrecta. El que no la quiera ver, a menos que sea un estúpido o un malvado, tiene serios problemas conceptuales. Porque lo que yo creo en el fondo de mi corazón, es que todos esos acérrimos críticos de Estados Unidos que se la pasan hablando de paz, lo que en realidad desean – detrás de toda esa máscara de progresía, “paz entre los pueblos y bla bla bla – es el triunfo de los enemigos de Occidente, por eso te dicen “no atacar a Irán”, pero tampoco te dicen “imponerle sanciones”. Pero bueno… más allá de lo psicológico de si habla su subconsciente o no, esa estrategia ha demostrado ser un fracaso y punto. Si bien es cierto que cuando, en un conflicto tan complejo las partes se moderan luego de años de derramamiento de sangre por lo que se puede llevar a un acuerdo pacífico por vías diplomáticas, también es cierto que existe gente con la que no se puede negociar, porque no quieren, así de simple y claro. Y si se sigue insistiendo en decir querer la paz con una bestia cuyo único interés es ganar tiempo, se termina siendo, ya no un luchador por la paz, sino un apaciguador. Y todos sabemos lo que es un apaciguador: alguien que alimenta a un cocodrilo con la esperanza de que será el último en ser comido por él, algo no muy productivo para la paz ni la armonía (morir luchando o morir sin luchar termina provocando la muerte igual, me salió hasta con versito y todo).

Como dijo un personaje que vivió en tiempos oscuros y a quien, más allá de sus imperfecciones, admiro profundamente, en respuesta a los “apaciguadores” del infame Pacto de Munich: “Han sacrificado vuestro honor a cambio de la paz, y no obtendrán ninguno de los dos” (Winston Churchill). Mala, buena, compleja o simple, esta es mi opinión y conclusión. Como dice el título de mi texto: Si Vis Pacem Para Bellum. No es belicismo; es realismo.

La extorsion arabe para la paz

La iniciativa extorsión de paz apoyada por la Liga Arabe se ve reflejada en esta caricatura saudí que fue publicada en al-Watan el 10 de mayo  de 2009:

null

Además del típico esterotipo nazi de la figura de judío, la reacción de la paloma que lleva escrito “Iniciativa de Paz Arabe” ante el pedido del personaje judío de enmendar dicha iniciativa refleja la actitud árabe para negociar un acuerdo de paz,  NINGUNA.

Sobre este tema pueden leer acá, acá y mas amplio y extenso acá.

(Via MEMRI)

A %d blogueros les gusta esto: