Yom Yerushalaim

A LA BÚSQUEDA DE JERUSALÉN

Soldiers_Western_Wall_1967

Por Eli Wiesel, extraído del libro “Un judío hoy”

En el principio era Jerusalén

El sonido que provenía de las montañas, un llamado misterioso y lánguido. Una visión constantemente cambiante de un paisaje deslumbrante. Silencios dolorosos, silencios alegres.

Ciudad milagrosa que llega al cielo: la recuerdo con la misma claridad e intensidad con que recuerdo al niño que la añoraba. Parecía que hubiese pronunciado su nombre antes que el mío. Un nombre melodioso, evocativo de una distancia, familiar y sin embargo de un pasado desconocido, un nombre que consolaba incluso mientras inspiraba temor, especialmente al caer la noche, a esa hora de penumbra cuando los niños temen quedarse solos. Alguien tarareaba una canción de cuna o me enseñaba una plegaria. Cerraba entonces mis ojos y descubría una ciudad encantada y encantadora que se formaba en un sueño donde todos los hombres eran príncipes, excepto unos pocos vagabundos y sabios misteriosos de ojos ardientes. Y yo marchaba a su encuentro, conteniendo mi respiración.

Adivinaba el nombre del lugar. Sabía que se trataba de Jerusalén. De todos modos no podía situarla: ¿existía solamente en la imaginación de los niños y en la memoria de los ancianos?

Destruida una y otra vez, y sin embargo viva, conquistada una y otra vez, y sin embargo soberana, esta capital de la supervivencia tenía, si nos guiamos por las leyendas antiguas, dos caras, dos destinos.

Jerusalén terrestre y Jerusalén celeste: una, visible, evocando el luto y la lamentación; la otra, intangible, trayendo paz y eternidad. Y las dos se juntan en aquellas que saben cómo buscar dentro de las palabras y la memoria.

¿Pero qué sucede si uno no sabe buscar?

“Jerusalén”, solía decir mi abuelo, llorando, llorando con todo su ser. “Jerusalén”, solía decir mi maestro, riendo, riendo con todo su ser.

En un libro cuyas páginas estaban rotas y amarillentas había visto el dibujo de un muro intensamente alto, delante del cual estaban rezando de pie unos pocos creyentes melancólicos. Esta es Jerusalén, me informaron. De ahí en más estaba convencido de que ese lugar sólo podía hallarse en los libros – y era en ellos donde debía buscarse.

Libros de oraciones, libros de leyendas. Promesas y memorias. Hace mucho tiempo y el año próximo. David y el Mesías. Gran nostalgia, genuina expectativa. Exilio y retorno. Punto de partida y clímax. La historia judía no sería judía – no sería del todo – sin esa ciudad, la más judía de todas, la más universal también.

El niño que yo era la amaba más de lo que amaba a su pueblo natal. Pertenecía a ella, vagaba por sus callejones, me extraviaba en sus sombras. Y mis propios humores reflejaban sus sucesivas glorias y desolaciones.

Una costumbre: al finalizar una comida debe quitarse de la mesa hasta el último cuchillo antes de recitar la acostumbrada bendición evocando la añoranza del judío por Jerusalén. ¿Por qué? Porque la mesa simboliza el altar del cual todos los instrumentos mortíferos deben ser retirados. Y también, bajo la influencia de la nostalgia y la tristeza, el judío puede dejarse llevar por el impulso y clavarse el cuchillo en el corazón, mejor no exponerse a semejante tentación.

Un recuerdo: durante Pesaj, Shavuot y Sucot, nos cuenta una leyenda talmúdica, a los peregrinos nunca les faltaba espacio en el Templo. La gente convergía allí de todos los rincones del país, y “nadie se quejaba de estar apretujado”, milagro que jamás ocurría en la corte de nuestro rabino, que siempre estaba repleta. ¿Pero sucedía este milagro realmente en Jerusalén? No, decían las mentes emancipadas que no creían en maravillas. ¿Pero entonces cómo se explica? ¿Acaso se animaban a contradecir al Talmud? En absoluto. También Jerusalén estaba sobresaturada y sofocante, decían ellos, pero ocurría que… nadie protestaba, nadie se quejaba. Su razonamiento era pobre; no llegaban a comprender que precisamente en eso radicaba el milagro: el milagro de judíos que no se quejan.

En el noveno día de Av llorábamos por la destrucción del Templo. Era un día de ayuno y luto. Aturdidos, nos vestíamos con harapos y caminábamos de un lado para otro. Descalzos, nos sentábamos en bancos bajos o en el piso, leyendo las descripciones realistas de nuestra catástrofe nacional y religiosa que estaban escritas en el Talmud. Escenas de horror que helaban la sangre. Kamtza y Bar Kamtza: una historia de odio, de odio gratuito. Nevuzradan, Aspianos, Titus: heraldos de desolación y muerte. Yojanan Ben Zakkai y sus discípulos; supervivencia por medio del estudio, rezo y la palabra. La masacre de los inocentes, el orgullo del invasor. Desterrados de su ciudad en llamas, los judíos habrían de vivir veinte siglos con el recuerdo de sus ruinas y su gloria.

“Jerusalén”, decía mi maestro, “es la ofrenda de Dios a los hombres, y es un santuario erigido por el hombre en honor de Dios. Se espera que ambos vivían allí con temor, en éxtasis y esperanza; la más dolorosa de las esperanzas”.

Una máxima: ¿por qué Jerusalén fue reducida a cenizas y saqueada? Porque los sabios y estudiosos ya no imponían más respeto. O porque los judíos se odiaban mutuamente sin razón. O si no, porque la gente había perdido todo sentido de la vergüenza.

Una imagen: cuando las legiones enemigas se disponían a incendiar la capital ocupada, cuatro ángeles bajaron del cielo y le prendieron fuego, como para demostrar la impotencia de los mortales cuando atacan la ciudad de Dios. Jerusalén sólo puede ser destruida por Dios, e incluso Él mismo no tuvo éxito.

Otra imagen: tres jóvenes sacerdotes emergen del Templo en llamas, interrumpen el servicio sagrado y trepan al techo. Ahí se dirigen a Dios: “No supimos salvaguardar Tu morada, y por lo tanto Te devolvemos sus llaves”. Dicho lo cual arrojan las llaves al cielo. Y aparece una mano de fuego, agarra las llaves y se las lleva.

Hubo un tiempo en que yo condenaba a esos sacerdotes jóvenes; consideraba que su gesto había sido pueril y fácil. ¿Por qué devolver las llaves? En lo que a mí respecta, hubiera preferido un lenguaje más osado, más provocativo: “Señor del Universo, eres libre para renunciar a Tu santuario, eres libre para sacrificar a Tus sacerdotes y a Tu pueblo. Pero las llaves son nuestras, y nos las quedaremos”.

Luego veía a las llamas rodeando a todos los sacerdotes, jóvenes y ancianos, y veía que las llamas los llevaban: se transformaban en las llaves del Templo. Entonces yo dejaba de condenarlos.

Una historia: hacia el fin del sitio efectuado por los babilonios a Jerusalén, cuando la derrota de los judíos era una certeza, Dios ordenó al profeta Jeremías que convocara a Abraham, Isaac y Jacob. “Anda”, le dijo Dios, “diles que vengan rápido, Yo los necesito, pues ellos saben llorar”. Jeremías hizo tal como se le había ordenado. Fue a ver a los patriarcas, pero les ocultó el verdadero propósito de la convocatoria. Cuando ellos insistieron en saber por qué Dios deseaba verlos, el profeta adujo ignorarlo. Temía, dice el Midrash, que los patriarcas lo consideraran responsable por su inhabilidad para prevenir la catástrofe; temía que ellos lo criticaran por haber sobrevivido.

Los sobrevivientes de nuestra época tienen eso en común con nuestro trágico profeta. Viven con un temor constante a no saber cómo llorar, de ser incapaces de llorar verdaderamente. Sienten que su supervivencia es tan sólo una injusticia.

Hemos retenido las palabras de Jeremías pero no, ¡ay! Sus silencios. Pertenecen tanto a Jerusalén como el resto, y quizás más. Para mí, Jerusalén trae recuerdos; para mí, Jerusalén trae plegarias: plegarias sin palabras, palabras sin simulaciones.

Jerusalén: el punto central, estable de nuestra vida. Ilumina, fascina, atrae. Y sin embargo…

Una conversación:

“Tenemos derechos sobre Jerusalén”, dice el cristiano. “Hemos peleado por Jerusalén. Nos hemos dejado matar por Jerusalén. Estuvimos orgullosos de matar por Jerusalén”.

“Nosotros también”, dice el musulmán. “Hemos peleado por Jerusalén. Estuvimos orgullosos de matar por Jerusalén”.

“Es verdad” dice el judío. “Nosotros hemos construido Jerusalén, y la hemos reconstruido. Sin embargo, aunque nos hemos dejado matar por Jerusalén, nunca estuvimos orgullosos de matar por ella”.

Recuerdo mi primera visita a Jerusalén. Era de noche, y acabábamos de desembarcar en un reino extraño e inhumano. Alambre de púas, por todas partes alambres de púas, y encima nuestro cielo en llamas. Me rodeaban compañeros de viaje quienes, como yo, estaban mirando, esperando una señal, una clave. ¿Existía una clave a esta pesadilla? Los prisioneros que gemían, los oficiales que gritaban sus órdenes, los perros ladrando, los gritos dementes que llegaban de lejos: sonidos y vistas que no producían ningún recuerdo, ningún eco.

Mientras tanto, otros pasajeros bajan tambaleándose de los vagones sobrecargados. La muchedumbre se hacía cada vez más espesa. Hombres y mujeres y niños arrancados de todas las tierras, portadores de todos los nombres de la historia judía, representando cada faceta del destino, y los vi convergir en este lugar, este lugar exaltado de la humanidad a la sombra de las hogueras de otra época. Y repentinamente un pensamiento terrible se cruzó por mi cabeza: esto es Jerusalén, esta es la hora de la redención. Finalmente el Mesías había arribado, y los hijos de Israel llegaban de todas partes, poniendo término al exilio. Iban agitados a darle la bienvenida, a agradecerle y bendecirlo. Atrás, la época del tormento; atrás, la época de la oscuridad. La reunión de los exiliados estaba ocurriendo delante de mis ojos. Y aquí estaba Jerusalén, tanto terrestre como celeste, abriendo sus puertas a sus habitantes, muertos y vivos, llegados para glorificarla a medianoche. Ahora puedo yo morir, podemos todos morir, contentos y en paz. En Jerusalén.

Y recuerdo mi segunda visita a Jerusalén. La describí anteriormente y continuaré describiéndola una y otra vez.

Tuvo lugar en Moscú, una tarde de otoño bajo un cielo plomizo. Pensé que estaba delirando, tan anonadada estaba mi imaginación debido a lo imprevisto, debido al impacto dinámico de lo que estaba presenciando.

El sueño comenzó al atardecer. De repente el centro de la capital se corrió de la Plaza Roja al pequeño callejón polvoriento al lado de la sinagoga. Esa tarde, para los jóvenes judíos todos los caminos llevaban al mismo sitio. Estudiantes y trabajadores, soldados y miembros del Kromsomol, llegaban solos o en pequeños grupos, indecisos pero alborozados, el pelo revuelto por el viento, las balalaikas colgando de sus hombres. Cautos pero orgullosos mientras se confundían con la muchedumbre, eran saludados con exclamaciones: “¡Viva este día! ¡Viva! ¡Que viva el pueblo judío! ¡Viva!

¿Cuántos había? Miles y miles. La calle era demasiado angosta para contenerlos. Atrapados en el frenesí de la danza, parecían flotar en el aire, transfigurados, arrancados de sus sombras, elevándose por encima de los edificios, por encima de la ciudad, como si estuviesen trepando una escalera invisible, la escalera de Jacob, la que llega hasta el firmamento y quizás más alto aún.

No me había sentido tan fuerte desde hacía tiempo, ni tan orgulloso. En un rapto como de ensueño, me plegué a sus filas, con mis sentidos enardecidos por su exuberancia, por su fervor colectivo. Y me dejé transportar muy lejos en el pasado, en el futuro, en las nubes; olas luminosas me llevaban hacia otras costas, otros cuentos, a un lugar donde todas las cosas culminan en milagros y canciones.

Me olvidé que era la víspera de Simjat Torá – que se celebraba en Moscú como jamás fue celebrada en ninguna otra parte. Me vi a mí mismo en Jerusalén, peregrino entre peregrinos en los días de los reyes, empujado y devorado por el torbellino humano de un pueblo que volvió a reclamar su tierra y su ciudad, un pueblo soberano en sus alegrías tanto como en sus premoniciones.

Luego vino mi tercera visita, a principios de junio de 1967. Todavía se estaba combatiendo en varios frentes. Había francotiradores por todas partes. Pero esto no impedía que un pueblo jubiloso corriera hacia la Ciudad Vieja, todavía sitiada. Soldados y talmudistas, jasidim y almaceneros, niños de colegio y ancianos, sobrevivientes de todos los infiernos, rostros de todos los destinos – yo los vi corriendo casi sin aire, casi volando, hacia las callecitas enroscadas, las casas que servían de barricadas, corriendo para encontrarse con el Muro. Y allí, incrédulos y respetuosos, como niños con miedo de despertarse, todos se detuvieron abruptamente. Recuerdo la calidad, la densidad del silencio que cayó sobre nosotros: nadie se animaba a romperlo, ni siquiera con la melodía de una oración. Entonces algunos comenzaron a llorar, otros a bailar. Por mi parte, me dije que este espectáculo no era nuevo; ya lo había experimentado antes, en otro lado, en otra vida, hacía ya eternidades.

Y en un destello observé todas las caras que habían formado a la mía: compañeros de colegio, vecinos, héroes de libros, amigos de los campos de concentración, compañeros dejados atrás a lo largo del extenso camino a través de innumerables pequeños pueblos. Nunca antes los había tenido tan próximos, tan presentes. De repente comprendí: Jerusalén nos estaba acercando a todas las provisorias Jerusalén del exilio que el enemigo había cubierto con cenizas. Así como nunca recordé a Jerusalén mejor que en mi pequeño pueblo natal de Sighet, nunca recordé a Sighet mejor que en Jerusalén.

Todos sollozaban. Mirábamos hacia atrás, buscando a nuestros invisibles antepasados, caídos en el camino, víctimas del azar y el infortunio. ¿En qué medida merecíamos nosotros lo que a ellos les fue vedado? Lloramos, porque no había nada más que pudiéramos hacer, seguramente por ellos no podíamos hacer otra cosa.

Recuerdo que, como cualquier otro peregrino, agarré un trozo de papel y tras anotar un deseo lo metí en los intersticios del Muro.

Aunque se supone que uno no debe revelar la naturaleza de semejante mensaje, de todos modos yo lo haré. Había escrito: “Esta es mi tercera visita a Jerusalén. Que nunca me olvide de las dos que le precedieron”.

Y una voz dentro de mí contestó Amén. Reconocí la voz: no era la mía; era la de un hombre mayor que había muerto, una ofrenda en sacrificio a la noche en otra Jerusalén.

———————————————————————–

wall9

LOS PARACAIDISTAS LLORAN

Este muro escuchó muchos rezos. Este muro vio ya muchas murallas derribadas. Este muro percibió ya muchas manos de madres dolientes y trozos de letras escondidas entre sus piedras. Este muro vio a Rabi Yehuda Halevi arrastrarse ante él. Este muro vio cesáreos elevarse y ser exterminados.

Pero el muro este, no vio aún, paracaidistas llorar. Este muro los vio cansados y agotados. Este muro los vio heridos y sangrantes, correr hacia él, mientras sus corazones latían fuertemente, bramando y en silencio, brincando por las callejuelas de la antigua ciudad.

Y ellos cubiertos de polvo y con labios ardientes murmuraban:

Si te olvidare Jerusalén, si te olvidare…

Y ellos son ágiles como el cóndor y poderosos como el león.

Y sus tanques, el carruaje fogoso de Elyahu Hanaví.

Y ellos pasan como trineos. Y ellos desfilan irritados. Y ellos recuerdan los miles de años horribles durante los cuales ni siquiera teníamos un muro sobre el cual verter nuestras lágrimas.

Y he aquí que ellos se hallan frente a él, de pie y respiran hondo. Y he aquí que lo miran con dulce dolor. Y las lágrimas fluyen y ellos se miran uno al otro perplejos. ¿Cómo es posible que paracaidistas lloren?

¿Como es posible que palpen emocionados la pared?

¿Cómo es posible que de ese llanto brote un canto?

Tal vez sucede esto, debido a que estos muchachos de 19 años nacieron junto con la Declaración del Estado y portan sobre sus espaldas – el peso de miles de años…

Jaim Jefer

———————————————————————–

Feliz Yom Yerushalaim, nuestra capital eterna e indivisible! Am Israel Jai!

Yom HaShoá

Zacarías 8:23:

Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo.

Como es tradición en este blog, publico para Yom HaShoá dos artículos de mi querido abuelo sobre el tema (acompañado al principio por una reflexión mía sobre el levantamiento del gueto de Varsovia)

Tuve el privilegio de ver la defensa judía en toda su grandeza y gloria

Como muchos de ustedes sabrán, hace pocos días se conmemoró la festividad judía de Pesaj, que recuerda la lucha y el anhelo de libertad del pueblo judío, cuando miles de años atrás fue liberado de las garras del yugo esclavizante del Faraón de Egipto para ser conducido a la Tierra Prometida. Muchos habrán festejado, hablado, publicado en un sitio o simplemente recordado esta famosa festividad que nuestra nación recuerda cada año con alegría, orgullo y dignidad. Pero muchos tal vez no se percataron de que, coincidiendo en pocos días con el final de la festividad de Pesaj, también se conmemora el 71 aniversario del Levantamiento del Guetto de Varsovia en la época del Holocausto. La condena de muerte decretada por el nazismo contra todos los hebreos en Europa, fue enfrentada a principios de 1943 por los sobrevivientes de los guetos. Constreñidos a la gasificación en masa, 220 hombres del Guetto de Varsovia, mal armados y alimentados; con la ayuda de los pocos miles de niños, ancianos y mujeres que todavía quedaban en el sitio con un último aliento de vida; resolvieron afrontar la maquinaria de exterminio del opresor nazi (aun más cruel que la del Faraón egipcio) levantándose en armas. Los combatientes de los guetos sabían que su rebelión tendría un único fatal resultado. Al empuñar las armas, empero, rompían la marcha resignada de los millones de judíos que, engañados por los nazis, marchaban en silencio hacia la cámara letal, como ovejas al matadero. Crearon la alternativa de luchar, de golpear al verdugo, de hacer pagar caras sus vidas, de morir con honor. Tal vez en toda la historia de la humanidad no hubo situación tan condenada. Ni Leónidas, en el desfiladero de las Termópilas, desesperó de resistir sin una oportunidad de sobrevivir; los suicidas de Massada hicieron culminar con su muerte una lucha por la libertad, cuyas semillas, sabían, iban a ser recogidas por quienes sobrevivieran; solo en las noches incendiadas de la rebelión en los guetos europeos, sus combatientes tuvieron conciencia de que salían a pelear por la sola alternativa de morir luchando, único privilegio que les quedaba luego de tanta muerte y crueldad. Su lucha no solo fue una expresión de heroísmo humano; era un grito desesperado frente a un mundo que sabía del exterminio y no hacía lo necesario por detenerlo. En los documentos dejados por los luchadores (casi todos ellos identificados con el movimiento sionista) se trasluce su fe y esperanza en la reconstrucción nacional del pueblo judío en la tierra de sus antepasados, y la inspiración que abrevaron partía de esa esperanza. Israel con su enorme progreso y victorias militares, no tiene ningún sentido sin el recuerdo de sus seis millones de víctimas que quedaron enterradas en suelo europeo.

 

Es por esta razón, para rendirle un minúsculo homenaje a aquellos ejemplares rebeldes que afrontaron la muerte durante la Shoá con honor en el Guetto de Varsovia y otros lugares, que quiero publicar un articulo sobre el tema escrito por mi querido abuelo hace más de sesenta años, el señor Pedro Lew (que en paz descanse). Quiero compartir con todos ustedes sus sabias palabras:

 

Artículo Publicado en el Diario “El Territorio” en la ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, República Argentina, el 22 de abril de 1952.

Su autor Pedro Lew

“Nuestro vecino Don Pedro Lew ha escrito esta nota para recordar la epopeya sangrienta del guetto de Varsovia”

EL SACRIFICIO CRUENTO DEL PUEBLO JUDIO.

19 DE ABRIL DE 1943

Fecha memorable para el pueblo judío. En aquel día se propagó por el mundo la noticia trágica y al mismo tiempo gloriosa de que el ghetto se levantó en armas, que el ghetto está luchando heroicamente, ocasionando ingentes pérdidas al enemigo nazi, que el ghetto está rodeado por los cuatro costados por un ejército de asesinos. Los últimos sobrevivientes de la catástrofe del judaísmo europeo se han puesto de pie, enfrentando con sus precarios medios a un ejército armado hasta los dientes.

Los alemanes acostumbrados a las victorias fáciles, a los “paseos militares por toda Europa”, no tomaron en serio al puñado de hombres, mujeres y niños, que se encapricharon de no entregarse vivos para ser quemados, en los crematorios de Oswienchin, Buchenwald, Maidanek y otros. Y bien caro les ha costado a los nazis enfrentar esta sorpresa. Tanques, artillería, aeroplanos, bombas demoledoras e incendiarias tenían que ser usadas contra este grupo de héroes, que lucharon por el derecho de morir como hombres libres, y no como ratas en la ratonera.

Criaturas de corta edad, ancianos de manos temblorosas, mujeres débiles codo a codo con los pocos hombres jóvenes que se quedaron todavía en el ghetto, han luchado con botellas inflamables, bombas de fabricación casera, armas anticuadas y primitivas, manteniendo a raya a todo un “glorioso” ejército alemán.

El ghetto fue incendiado por sus cuatro costados; le fue cortada el agua; hambre y enfermedades han hecho estragos con las filas de los defensores, y la lucha seguía. Casa tras casa, manzana tras manzana, fue tomada por asalto por los asesinos. Cuarentaitres días ha durado esta lucha desigual. Francia ha caído en veintidós días, Polonia con su ejército ha luchado veintiocho días, Holanda, Bélgica, Luxemburgo fueron un paseo militar para los nazis, y el ghetto se mantuvo firme cuarentaitrés días.

Millares de alemanes han sucumbido a manos de los defensores del ghetto. Del Estado Mayor de Berlín tuvieron que ser enviados “especialistas” para terminar con esta “vergüenza” para el ejército omnipotente. Todo el ghetto fue demolido por la artillería para liquidar los últimos focos de resistencia.

Cuarenta mil seres humanos han caído en esta epopeya. Y al morir han lanzado su Testamento: Recordar y no Olvidar.

Recordar que han luchado para mantener en alto la dignidad humana.

Recordar que los asesinos han aniquilado a seis millones de judíos por el solo hecho de ser judíos.

Y no Olvidar que el nazismo es un peligro de muerte para todos los pueblos del mundo

Y no olvidar que hasta tanto exista el nazismo no podrá haber paz y tranquilidad entre los pueblos.

No Olvidar que el judaísmo por su condición y por su larga historia de pueblo sufrido es democrático, enemigo de las violencias y asesinatos.

Y el pueblo judío recuerda con veneración y gloria el testamento de los héroes inmolados por el nazismo y promete: Recordar y no olvidar.

 

Himno de los partisanos:

 

Nunca digas que vas a tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Desde el país de las nieves al de las palmeras

aquí estamos con nuestro dolor, con nuestra pena;

y donde cayera una gota de nuestra sangre

brotará nuestro heroísmo, nuestro coraje.

 

El sol de mañana dorará nuecero hoy

y el enemigo se esfumará con el ayer,

pero si demorara en aparecer el sol

por generaciones vaya como consigna esta canción.

 

Esta canción ha sido escrita con plomo y sangre;

no es el canto libre de un pájaro salvaje;

entre un desplomarse de muros resquebrajados

le cantó un pueblo con armas en mano.

 

Nunca digas entonces que vas tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Nunca digas que esta senda es la final,

porque el cielo gris cubrió la luz del sol.

 

El momento tan ansiado llegará

y el sonar de nuestra marcha escucharán.

 

El clamor por tanta angustia y el dolor

desde el trópico hasta el polo sonará,

y al regar con sangre nuestra heredad,

la esperanza fuerte y pura crecerá.

 

No es un canto alegre, es canto de fusil,

no es tampoco pájaro de libertad,

es canción de un pueblo obligado a sufrir,

que con sangre y plomo el verso escribirá.

Pregunta al “líder supremo” de Irán

Flores en el aire

Dedicado a mis padres y familiares asesinados en Kobrin (Polonia) en octubre de 1943

Los pueblos civilizados acostumbran a colocar ofrendas florales sobre las tumbas de sus desaparecidos, venerando los recuerdos de aquellos que les eran queridos en vida.

También se dejan flotar coronas de flores sobre el agua, cuando algún buque con pasajeros desaparece en las profundidades del mar o del río.

En tiempos bélicos, aviadores han dejado caer coronas de flores sobre el lugar donde algún compatriota, envuelto en llamas, cayó al ser alcanzado por los cañones enemigos. También quiero proceder en forma análoga.

Al cumplirse el décimo aniversario del aniquilamiento de todos mis familiares, quise ofrendarles el testimonio de mi veneración. Pero una incógnita me deja en la incertidumbre: ¿Dónde? ¿Dónde colocar esa ofrenda? ¿Dónde están las tumbas? ¿Dónde fueron enterrados mi padre, madre, hermana, cuñado, sobrinito, tíos, primos y todos aquellos que me han sido tan queridos y tan cercanos a mi corazón?

¿En el llano? ¿En el monte? ¿Fueron echados al río o fueron pastos de las llamas?

Decid vosotros buena gente, ¿no sabéis donde está la última morada de mis padres y de mis familiares? ¿No sabéis cómo se ha producido su fallecimiento? ¿O es que acaso no han tenido siquiera la dicha de ser sepultados como gente? ¿O fueron convertidos en ceniza como la mayoría del pueblo judío, arrastrados a los hornos crematorios?

La ceniza vuela por el mundo como almas en pena, llorando por sus vidas truncadas, por sus años no vividos, maldiciendo a los archi-asesinos nazis que con tanta fiereza los aniquilaron a todos. ¿Puede el cerebro humano concebir una matanza tan cruel, tan despiadada y tan cobarde? ¿Puede el ser racional convertirse en una fiera hambrienta y sedienta de sangre humana como han sido los nazis? ¿Puede el amigo lector imaginarse lo que significa perder en esta forma a toda una vasta familia? A todos, sin excepción, ancianos de edad otoñal, junto con hombres maduros, en pleno verano de su vida, acompañados con criaturas, que comienzan a dar los primeros pasos en la primavera de su existencia.

Todos fueron llevados al último camino sin retorno. Ninguno se ha salvado de ese trágico destino. No hay más a quien enviar saludos ni recibir de ellos noticias, como si uno hubiera nacido de una piedra. ¿Acaso soy realmente nacido de una piedra? ¿Acaso no tuve yo también padre, madre y otros familiares como todos? ¿Acaso soy como el hongo que brota de la nada?

Cuando sopla el viento y escucho un susurro, me parece oír voces humanas y llantos de criaturas inocentes.

¿No serán ELLOS que me hablan? ¿No serán SUS voces que claman justicia y venganza por la sangre vertida?

Hoy es el triste aniversario cuando esos seres humanos, llenos de vida y vigor, fueron convertidos en un santiamén en cenizas. A estas cenizas, que simbolizan a quienes han sido mis seres más queridos, desparramaré por el viento pétalos de flores, para que les acompañen y que les trasmita mi mensaje exteriorizado al impulso de mi corazón dolorido y decirles: “Que hasta tanto lata un solo corazón judío en el mundo, éste no perderá la esperanza de ver la llegada del día de la justicia y venganza: que los super-asesinos antisemitas pagarán con su sangre los crímenes cometidos; que los mares de sangre absorbidos por la tierra, retornarán para caer sobre sus propias cabezas; que, como torrentes de lava, las cenizas de millones y millones de víctimas arremeterán sobre los asesinos violadores y saqueadores”. Entonces no habrá más en el mundo entero esta incertidumbre: ¿DONDE?

Vayan mis palabras, conviértanse en pétalos y desparrámense por el mundo para cumplir la misión que les estoy encomendando.

1943 – Octubre – 1953

PEDRO LEW

Señor Ali Khamenei: Si nada de eso ocurrió… ¿Usted podría decirme dónde visito los restos de mi bisabuelo y toda la familia Lew para rendirles homenaje?

Véase también aqui, aqui, aqui y aqui

Eli Wiesel, extraído de “Un judío hoy”:

Supongamos que nuestro pueblo no hubiera transmitido la Ley a otras naciones. Olvidemos a Abraham y su ejemplo, a Moisés y su justicia, a los profetas y su mensaje. Supongamos que nuestras contribuciones a la filosofía, a la ciencia, a la literatura, son despreciables o incluso inexistentes. Maimónides, Najmánides, Rashi: nada. Spinoza, Bergson, Einstein, Freud: nada. Supongamos que de ninguna manera hemos añadido nada al progreso, al bienestar de la humanidad. Una cosa no puede ser impugnada: los grandes verdugos, los grandes asesinos de la historia – el Faraón, Nerón, Jmelnitzky, Hitler – ni uno solo se formó en nuestro seno.

Hecho que nos hace volver al punto de partida: las relaciones entre judíos y cristianos, las que, por supuesto, nos hemos visto forzados a revistar. Porque hemos sido sacudidos por una cruda verdad: en Auschwitz todos los judíos eran víctimas, todos los asesinos eran cristianos.

Menciono esto aquí no para anotarme puntos ni para poner incómodo a nadie. Creo que ninguna religión, pueblo o nación es inferior o superior a otra; me desagrada el triunfalismo fácil, para nosotros y para los otros. Me desagrada la rectitud auto-otorgada. Y me siento más cercano a ciertos cristianos – mientras no traten de convertirme a su fe – que a ciertos judíos. Me sentí más cerca de Juan XXIII y de François Mauriac que de judíos que se odian a sí mismos. Tengo más cosas en común con un cristiano auténtico y tolerante que con un judío que no es ni auténtico ni tolerante. Enfatizo esto porque lo que estoy por decir seguramente va a herir a mis amigos cristianos. Sin embargo, no tengo derecho a contenerme.

¿Cómo se explica que ni Hitler ni Himmler hayan sido excomulgados de la Iglesia? ¿Que Pío XII nunca pensó que fuera necesario, por no decir indispensable, condenar Auschwitz y Treblinka? ¿Que entre las SS una gran proporción fueran creyentes que permanecieron fieles a sus vínculos cristianos hasta el fin? ¿Que había asesinos que iban a confesarse entre masacres? ¿Y que todos provenían de familias cristianas y habían recibido una educación cristiana?

En Polonia, que es una plaza fuerte del cristianismo, sucedía a menudo que judíos que habían escapado de los ghettos retornaban a los mismos, tanta era la hostilidad que encontraban en el mundo exterior; temían a los polacos tanto como a los alemanes. Esto también era verdad en Lituanina, en Ucrania, en la Rusia Blanca [Bielorrusia] y en Hungría. ¿Cómo se puede explicar la pasividad de la población mientras observaba la persecución de los judíos? ¿Cómo explicar la crueldad de los asesinos? ¿Cómo se explica que el cristiano en ellos no hizo que sus brazos temblaran mientras disparaban a los niños, o sus conciencias se desgarraran mientras empujaban a sus víctimas desnudas y golpeadas hacia las fábricas de la muerte? Por supuesto, aquí y allá de vez en cuando valientes cristianos salían a defender a los judíos, pero eran muy pocos: algunas docenas de obispos y sacerdotes, algunos pocos cientos de hombres y mujeres en toda Europa.

Es una afirmación dolorosa, pero no podemos ignorarla: del mismo modo que las víctimas representan un problema para los judíos, los asesinos son un problema para los cristianos.

[…]

Para el sobreviviente la pregunta se presentaba de otra manera: permanecer o no permanecer judío. Recuerdo nuestros debates tumultuosos y angustiados en Francia después de la liberación. ¿Debería uno partir rumbo a Palestina y luchar en nombre del nacionalismo judío, o debería uno, al contrario, afiliarse al movimiento comunista y promulgar el ideal del internacionalismo? ¿Debería uno ahondar en la tradición, o darle la espalda? Las opciones eran radicales: compromiso total o alienación total, lealtad incondicional o repudio. No había forma de volver a los anteriores caminos y principios. El judío podía decir: he sufrido, he sido hecho para sufrir, lo único que puedo hacer es acercarme más a mi propio pueblo. Y eso era comprensible. O si no: he sufrido demasiado, no me quedan ya fuerzas, me retiro, no deseo que mis hijos hereden este sufrimiento. Y eso también era comprensible.

Y sin embargo, como en el pasado, la prueba no produjo una declinación sino un renacimiento de la conciencia judía y un florecimiento de la historia judía. En vez de romper sus vínculos, el judío los fortaleció. Auschwitz lo hizo más fuerte. Incluso aquel que entre nosotros abraza las así llamadas causas universales fuera de su comunidad, está motivado por el judío que hay dentro suyo y que trata de reformar al hombre mientras desespera de la humanidad. Aún cuando se encuentre en una posición para transformarse en algo distinto, el judío permanece judío.

A través de un mundo en cambio, los jóvenes judíos, hablando todas las lenguas, producto de todas las clases sociales, confluyen en la aventura que el judaísmo representa para ellos, fenómeno que llegó a su apogeo en Israel y en la Rusia soviética. Siguiendo diferentes caminos, estos peregrinos participan del mismo proyecto y expresan el mismo desafío: “Quieren que fracasemos, pero dejaremos que estalle nuestra alegría; quieren hacernos duros, cerrados a la solidaridad y al amor; bueno, seremos obstinados pero llenos de compasión”. Este es el desafío que justifica las esperanzas que pone el judío en el judaísmo y explica las marcas peculiares que deja en su destino.

Por lo tanto, parecería haber más de una manera en que el judío pueda asumir su condición. Hay un tiempo para cuestionarse y un tiempo para actuar; hay un tiempo para contar historias y un tiempo para rezar; hay un tiempo para construir y un tiempo para reconstruir. Elija lo que elija, el judío se vuelve portavoz de todos los judíos, de los muertos y de los aún no nacidos, de todos los seres que viven a través de él y dentro de él.

Su misión nunca fue hacer más judío al mundo, sino hacerlo más humano.

Salmo 44:

nazi cut the beard

Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré. Maskil. Oh Dios, hemos oído con nuestros oídos. Nuestros padres nos lo han dicho. Maravillosa obra hiciste en sus días, en los días de la antiguedad. Tú con tu mano expulsaste a las naciones, y las plantaste. Rompiste los pueblos y los diseminaste fuera. Por cuanto no por su propia espada obtuvieron la tierra en posesión, ni los salvó su propio brazo, sino Tu diestra, Tu brazo y la luz de Tu rostro, porque Tú les mostraste favor. Tú eres mi Rey, oh Dios. Ordena la salvación de Yaakov: Por medio de Ti postraremos a nuestros adversarios. Por medio de Tu nombre pisotearemos a los que se levantan contra nosotros. Por cuanto no confío en mi arco, ni mi espada me puede salvar, pero Tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has avergonzado a quienes nos odian. En Dios nos hemos gloriado todo el día, y alabaremos Tu nombre para siempre. Selá. Sin embargo, nos has desechado y confundido, y ya no sales con nuestros ejércitos, nos despojan a voluntad. Nos entregaste como ovejas al matadero, y nos has esparcido entre las naciones. Vendes a Tu pueblo por poca ganancia, no estableciendo precio alto. Nos conviertes en objeto de mofa para nuestros vecinos, en burla para los que están en derredor nuestro. Nos constituyes en oprobio entre las naciones, motivo de desdén entre los pueblos. Todo el día está mi confusión delante de mí, y me cubre la verguenza de mi rostro, por causa de los que blasfeman y de las burlas del enemigo. Todo esto nos ha sobrevenido, pero no Te hemos olvidado, ni hemos sido infieles a Tu Pacto. Nuestro corazón no se ha vuelto, ni nuestros pasos se apartaron de Tu camino, aunque nos aplastaste en un lugar de chacales y nos cubriste con la sombra de la muerte. Si hubiéramos olvidado el Nombre de nuestro Dios o hubiésemos extendido nuestras manos a un dios extraño, ¿no nos pediría cuentas Dios? Porque Él conoce los secretos del corazón. Pero por Ti nos matan todo el día, y somos como ovejas que van al matadero. ¡Despierta! ¿Por qué duermes, oh Eterno? Despierta, no nos deseches para siempre. ¿Por qué ocultas Tu rostro y Te olvidas de nuestra aflicción y de nuestra opresión? Porque nuestra alma se inclina al polvo, y nuestro cuerpo se clava a la tierra. Levántate en nuestra ayuda, y líbranos por Tu misericordia.

Profecías del Zohar

Bendito eres tu Adonai, D’s de Abraham, Isaac y Yaakov. Te agradecemos por todo lo que has hecho por tu pueblo, a quien elegiste entre las naciones para cumplir tus preceptos. Tu bondad y tu misericordia nos han mantenido vivos a lo largo de los milenios frente a toda clase de adversidades. Pues el Eterno, tu D’s, anda entre tus campamentos para salvarte y entregar a tus enemigos en tu mano. Solo por Tu gracia han retornado a su tierra los hijos de Yaakov por millones, desde todos los rincones del planeta. Solo por Tu voluntad han vencido y prosperado. Tú mantuviste la promesa que le hiciste a nuestros padres en un pacto eterno. No te olvidaste de nosotros. Por eso alabaremos tu nombre por toda la eternidad por siempre jamás. Tú eres único, Elohim. Gracias y bendito seas por todos Tus milagros.

Poca cosa hizo Tu siervo Abraham que estuvo dispuesto a sacrificar a su único hijo o Job que siguió glorificando Tu nombre después de haber perdido todas sus riquezas, esposa e hijos… poca cosa hicieron ellos en comparación con tantos judíos que después de perder a toda su familia en la Shoá te siguieron adorando. ¿Acaso judíos como Yisrael Meir Lau y Eli Wiesel no han superado pruebas más duras que Abraham, Job e Isaías? ¿No merecen ellos más honores que los mismos patriarcas? ¿Acaso hay un amor en la contradicción más profundo que seguir cumpliendo tus preceptos después de un Holocausto, después de dos milenios de exilio y persecusiones? No setenta, sino 2.000 años!!! Tu Torá está más viva que nunca. No hay odio gratuito entre judíos. Las yeshivot han crecido exponencialmente desde el renacimiento de Israel. Si un contador supera todas las pruebas más duras a las que se le puede someter, no toma un centavo para sí, ¿acaso no confiarás en él para darle un cheque en blanco? ¿No será digno de confianza después de pasar por todo eso? Israel ha superado todas tus pruebas. Nuestros perseguidores desaparecieron, hemos recuperado parte de nuestra tierra ancestral, transformándola en un vergel, hemos vencido en todas las guerras, ganado prosperidad y recuperado el prestigio ante las naciones. Las profecías lenta pero firmemente se van cumpliendo. ¿Dónde están los grandes enemigos del pueblo de Israel? ¿Cuánto duró el “Reich de los mil años”? ¿Y los Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, URSS? ¿Dónde están? Ellos quedaron en la historia, nosotros la estamos haciendo. Baruj Hashem!

Cuán posible es que después de 2000 años de exilio nuestro pueblo haya regresado a nuestra tierra en 1948, habiendo estado tres años antes en los campos de concentración frente al ángel de la muerte, durante el peor crimen del ser humano contra el ser humano, para después afirmar “no moriré sino que viviré”. Y encima en lo que en ese momento eran chozas y tiendas de chapa para albergar a la enorme cantidad de refugiados judíos que se escapaban de Europa y el mundo árabe, sin ninguna otra posesión más que las ropas que llevaban consigo – arribando a un diminuto país desértico rodeado por enemigos mucho más numerosos, por el que la gente no apostaba ni una moneda partida al medio que sobreviviría por más de media década – hoy son rascacielos, satélites que se envían al espacio y centros de innovación exportando alta tecnología al mundo entero. Es simplemente impactante. A mi corta edad he perdido la capacidad de sorprenderme… o mejor dicho, ya no me sorprendo de sorprenderme. Israel es la mayor afirmación colectiva de vida en toda la historia del pueblo judío. El Judaísmo es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. Y en ningún lugar verán el poder de lo posible más que en el Estado de Israel hoy. Israel ha tomado una tierra vacía y la ha hecho florecer, Israel ha tomado una lengua antigua, la lengua de la Biblia, para hacerla hablar nuevamente, Israel ha tomado la fe occidental más antigua y la ha hecho joven de nuevo, Israel ha tomado una nación en pedazos y la dignificó nuevamente. No descansemos hasta que la luz de Israel brille alrededor del mundo. Baruj Hashem!

No obstante, aún quedan muchos obstáculos y enemigos por vencer. Seres injustos que odian a Israel, que aborrecen lo puro y aman lo profano, que consideran justo lo injusto y visceversa. Que blasfeman contra el recto y alaban al tirano. Son los mismos que llaman bien al mal y mal al bien, que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz, que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo. Oh Eterno, te pido que otorgues la victoria al pueblo de Israel en la Tierra de Israel con la Torá de Israel. Entrega a los enemigos en su mano y desata la venganza contra todas aquellas naciones que alguna vez cometieron iniquidades e injusticias contra Tu pueblo y mancillaron Tu nombre. Borra la ignominia causada contra tu pueblo. Castiga a todos nuestros enemigos pasados y presentes. Que paguen la cuenta que deben. Que la misma injusticia que sufrió tu pueblo sea también aplicada a los pueblos que nos amargaron a lo largo de la historia. De esta manera seremos iguales en el dolor. Si nuestros inocentes sufrieron, que sufran los inocentes de ellos. Antes de construir el Tercer Templo y traer la redención de la humanidad, castiga a los enemigos de Israel por todas las iniquidades que cometieron contra tu pueblo. Si el gran Tito no pudo derrotar a un mosquito que Tú le enviaste, los hijos de Esav no podrán resistir Tu furia. Pues Tu eres todopoderoso en el mar y en la tierra. Destruye a los ministros de las naciones gentiles que se amotinaron contra Tí desde los cielos, así nosotros los podremos acabar en la tierra. Devuelve la gloria a Tu pueblo para que el mundo entero sepa que Tú estás con nosotros. Alégranos conforme a los días en que Tú nos has afligido, conforme a los años en los que hemos visto el mal.

Tú has sido favorable a tu tierra. Tú haz tornado la cautividad de Yaakov. Tú haz perdonado la iniquidad de tu pueblo y retirado tu ira. Bendito seas a perpetuidad. Oh, nuestro amado Elohim, recuerda que ellos nos trataban como extraños, nos consideraban inferiores, tiraban bebés al fuego y gaseaban niños, recuerda cómo nos mataban por gusto, sin que los provocáramos, sin haber amenaza demográfica o militar alguna, simplemente por su odio irracional y enfermo, por su sed de sangre hebrea. Te ruego que no lo olvides. Extiende Tu indignación a todas sus generaciones, porque siguen cometiendo los pecados de sus padres al creerse con derecho a juzgar y tratar con desdén al judío de los países. Hay demasiada basura gráfica como el New York Times y muchos otros periódicos “respetables”. Una y otra vez oímos, cuando se explican en muchos lados los actos de salvajismo árabe en los medios, que existen judíos y existen los otros; los judíos nunca son enteramente inocentes, y los otros nunca son enteramente culpables. Europa no aprendió nada. Tú le tendrás que enseñar con la vara del rigor, como hiciste con nosotros cuando nos creíamos franceses, alemanes, polacos o húngaros. Asesinaron dos tercios de la judería europea, y desde mucho antes nos perseguían y masacraban gratuitamente. Este es un pueblo cuyo sufrimiento es el más antiguo del mundo. Ningún pueblo en la historia sufrió tanto ni pagó un precio tan alto por su mera existencia. Haz pagar caras nuestras vidas, D’s de nuestros padres. Castígalos impiadosamente sin hacerles ver la luz al final del túnel, y yo me regocijaré en Ti. Haz pedazos a nuestros crueles adversarios Ishmaelitas y hiere a quienes nos odian. Pues así habrás desnudado el velo que te oculta y todos los habitantes de la tierra temblarán, nuestros enemigos temerán a los hijos de Tu pacto.

Nunca más exaltes la diestra de los enemigos de Yaakov, ni permitas que se rían de él como hienas salvajes. Te ruego que no te enojes con tu fiel ungido. No nos cubras de vergüenza en este mundo. Levántate D’s de las venganzas para aplicar a los arrogantes lo que merecen. Los insolentes, mentirosos e hipócritas calumnian y blasfeman contra la casa de Israel. ¿Hasta cuándo se regodeará el inicuo en su malvada podredumbre?

En cada generación se levantan para aniquilarnos, pero El Santo bendito Sea nos salva de sus manos. Derrama Tu cólera sobre las naciones que no te reconocen y sobre los reinos que no llaman Tu nombre, porque ellos han devorado a Yaakov y destruyeron su morada. Derrama Tu enojo contra ellos y permite que Tu furia colérica los alcance. Persíguelos con enojo y destrúyelos debajo de los cielos de Adonai. Maldito Esav, siervo de Samael! Maldito Ishmael, bastardo adorador de astros! Reina Yaakov sobre tus enemigos y que tus hijos nunca más sean esclavos ni habiten tierra extranjera.

Que se levanten nuestros amados líderes Jasmoneos, los hijos de Sansón, Yeoshua, Débora, Barak, Mordejai, Bar Kojba, el Palmaj, Yitzhak Rabin, Yair Stern, Moshe Dayan, Arik Sharon, Zvi Ofer, Yonatán Netanyahu, Rafael Eitan, Roi Klein (nuestros gloriosos hermanos los guerreros Macabeos de nuestro tiempo). Que se preparen para el retorno de nuestro rey hijo de David. Que se haga la voluntad del Rey del Universo, Señor de los Ejércitos, Redentor de Israel, por los siglos de los siglos y toda la eternidad, amén ve amén.

Ariel Sharon Z¨L

Ariel Sharon Z¨L
Ezequiel Eiben
16/1/2014
15 de Shevat 5774

Murió Ariel Sharon. El vigoroso combatiente de la época fundacional del Estado de Israel, uno de los últimos representantes públicos de aquella generación de intrépidos sionistas. El destacado jefe militar en las sucesivas guerras de supervivencia de su país, reconocido por sus logros y no precisamente por su obediencia. El político duro que luego ablandó su posición inicial, quedando envuelto en la polémica y en el centro del fuego cruzado de opiniones derechistas e izquierdistas. A sus 85 años se produjo su deceso el 11/1/2014, tras estar desde enero del 2006 en estado de coma por un derrame cerebral masivo, en el Hospital Tel Hashomer cerca de Tel Aviv.
Quienes realmente lo conocieron, o estudiaron sus obras, lo llaman Héroe. Muchos judeófobos y propagandistas varios de la izquierda y la causa terrorista palestina lo llaman genocida. ¿Fue Arik Sharon un Héroe? Pienso que sí. Sharon integra la lista de los grandes hombres en la historia del Estado de Israel y del pueblo judío. Pienso que tiene allí su lugar por las acciones militares que exitosamente emprendió, por la grandeza que demostró sobreviviendo a la muerte y sobreponiéndose como si no conociera o mejor dicho no lo detuviera el miedo a perder todo y el peligro de no existir más, por su dedicación férrea e idónea a la defensa nacional de Israel. Él mismo describió: “Como alguien que ha participado de todas las guerras del Estado de Israel, vi los horrores de las guerras. Vi el miedo de las guerras. Vi a mis mejores amigos morir en batallas. Dos veces fui seriamente herido”[1]. ¿Fue un genocida? Por supuesto que no. Quienes así lo tachan no pueden explicar convincentemente porqué lo hacen, en qué hechos se apoyan, cuál evidencia reúnen para sus afirmaciones, en cuáles fechas llevó a cabo el supuesto genocidio[2]. Pura propaganda judeofóbica anti-israelí que sirve a los intereses enemigos.
La figura de Sharon despierta pasiones y sumo respeto en sus admiradores. El analista Carlos Maslatón escribió en un emotivo artículo tras el fallecimiento: “La carrera militar y política de Sharon es monumental, incomparable, inigualable a la de otro político israelí a lo largo de 130 años de sionismo, (…) lo considero el más importante dirigente judío y héroe nacional del pueblo no sólo en tiempos del moderno Israel, sino considerando toda la historia hebrea desde la muerte de Simon Bar Kohba (…)”[3]. El Dr. Guido Maisuls reflexionó: “Él logró trasmitir a la actual generación de israelíes que hay una sola forma de traer la paz a Israel y es haciendo comprender a sus enemigos, que se ha retornado a la tierra ancestral para quedarse definitivamente allí, que no se moverán de ella, que no volverán nuevamente al destierro, que no tendrán que pedir perdón por existir a nadie, que no tendrán ningún apuro en llegar adonde no quieren y que esta es la única tierra que les pertenece”[4].
Fue homenajeado y recibió comentarios elogiosos de parte de representantes de Israel, incluidos quienes políticamente se opusieron a su último período. Por supuesto, quizás muchas de estas declaraciones hayan sido por puro protocolo, pero uno puede reconocer que por más que haya que cumplir con las formas, pueden dedicarse unas palabras al difunto líder con sinceridad y reconociendo cosas buenas con las que sí se estuvo de acuerdo o por lo menos se respetó su realización. Su amigo (con quien se conoció en 1953)[5], durante años opositor político, y Presidente de Israel, Shimon Peres, dijo que fue “uno de los más grandes protectores de Israel y de sus arquitectos más importantes, que no abrigaba temores”; “Sharon sabía tomar decisiones difíciles e implementarlas”. Ehud Olmert, ex Primer Ministro de Israel y sucesor de Sharon cuando este sufrió el derrame, lo recordó en los siguientes términos: “Arik sabía mostrar calidez y amistad, pero también ser duro y actuar sin tregua”; “Era un líder”[6]. El Ministro de Cooperación Regional Silvan Shalom expresó: “Mucha gente lo apreciaba y lo admiraba, incluso si discrepaba con el cambio que protagonizó en sus últimos años”; “Fue un gran hombre y creo que no es exagerado decir que fue de los últimos gigantes de la generación de los fundadores de Israel”[7]. El Primer Ministro Biniamin Netanyahu comunicó en su página oficial de facebook: “El Estado de Israel inclina su cabeza ante la muerte del ex Primer Ministro Ariel Sharon. Ariel Sharon jugó un rol central en la lucha por la seguridad del Estado de Israel a lo largo de todos sus años. Él fue, primero y principal, un luchador con coraje y un sobresaliente general, y estuvo entre los más grandes comandantes de las Fuerzas de Defensa de Israel. (…) Su memoria será guardada por siempre en el corazón de la nación”[8]. Luego, en su discurso homenaje, Netanyahu se explayó más: “Ariel Sharón fue uno de los más grandes líderes militares de Israel y de las Fuerzas de Defensa de Israel. Arik pertenecía a nuestra generación fundadora, la generación de nuestro renacimiento nacional. El renacimiento de Israel dependía ante todo de una generación de líderes judíos que reintrodujo el legado de valentía judía en la Tierra de Israel, un legado que parecía haber desaparecido durante nuestros años en el exilio. Arik Sharón, desempeñaba un papel central en la construcción de este legado de valentía, luchó con las Fuerzas de Defensa de Israel durante muchos años (…). No siempre estaba de acuerdo con Arik y él no siempre estaba de acuerdo conmigo. Pero cuando servimos en los gobiernos de cada uno, trabajamos en la cooperación para el beneficio de la seguridad y la economía de Israel. (…) Entendía muy bien la esencia del antisemitismo y la necesidad de los judíos de ser dueños de su propio destino en un país propio. (…) Arik entendía que cuando se trata de nuestra existencia y de nuestra seguridad, debemos mantenernos firmes. (…) Ariel Sharón pasará a la historia como uno de los más grandes líderes militares de Israel y uno de los más grandes luchadores por el pueblo de Israel en su tierra. Arik, el pueblo de Israel se despidió de ti hoy. Tu contribución única a la seguridad de Israel está grabada en las páginas de la historia de nuestra nación”[9].
Líderes y representantes internacionales también lo recordaron. El Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, opinó que “Sharon fue un líder que consagró su vida a Israel” y el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, lo catalogó a través de un comunicado emitido por su vocero Martin Nesirky como “un héroe para su pueblo, primero como soldado, y luego como estadista”. Bill y Hillary Clinton, ex Presidente y ex Secretaria de Estado de Norteamérica respectivamente, emitieron un comunicado donde aseguraron que Sharon “dio su vida por Israel” y rememoraron que fue “un honor trabajar con él, debatir con él y verlo siempre intentando hallar el camino correcto para su amado país”[10].
En Argentina, titulares y dirigentes de las instituciones representativas de la comunidad judía se sumaron a los reconocimientos a la trayectoria y recuerdos del legado de Sharon. Julio Schlosser, titular de la DAIA, declaró: “Cuando se habla de los héroes del Estado de Israel hablamos de aquellos que, con su conducta y ejemplo, han dejado un legado para las futuras generaciones, que deberá ser seguido y tenido como guía en todo lo que sea la política de Israel. Sharon fue un incansable luchador por la paz, por la independencia del Estado de Israel, no solo en cuanto al hecho político de 1948 [año de la guerra árabe-israelí] sino sobre la real independencia de un estado libre con decisiones propias”; “Con su muerte, Israel no ha perdido a un primer ministro, a un político, sino a un verdadero estadista, uno de los últimos que tenía”. El secretario general de AMIA, Mario Sobol, afirmó: “Su pérdida deja un profundo dolor a quienes podemos llamarlo sin duda uno de los próceres de Israel, un verdadero líder de la creación del Estado. Su desaparición será profundamente recordada y genera una gran reflexión”[11]. Esto habla o bien del sincero respeto o bien del nivel de compromiso que la figura de Sharon despertó, ya que muchos representantes de instituciones judías exhiben tibieza o temor a la hora de pronunciarse en público sobre alguna personalidad de Israel que sea asociada a la derecha o sea presentada como polémica o en términos negativos por sectores externos a la comunidad.
Sharon fue sin dudas un hombre de mucha  e inquebrantable fuerza. Lo demostró y confirmó varias veces, en distintos ámbitos de su vida. En lo personal, enviudó dos veces. Su primera mujer, Margalit[12], murió en un accidente de auto en 1962. Su segunda esposa Lily (hermana de la primera[13]), falleció de cáncer en el 2000. También, Sharon soportó el terrible dolor de la muerte del hijo que tuvo con Margalit. Gur tenía apenas diez años cuando, en vísperas de Rosh Hashaná, recibió un disparo accidental de un amigo. Murió en brazos de su padre camino al hospital[14]. Arik además vio caer a amigos cercanos en el duro y rudo campo de batalla. Murieron como amistades y compañeros de armas. A pesar de las tragedias, siguió adelante sin caerse, sin quebrarse. En lo público, esa fortaleza y su capacidad le permitieron estar a la vanguardia de los acontecimientos decisivos para la historia y existencia de Israel, y cumplir funciones vitales para su amada causa. En la Guerra de la Independencia, combatió para repeler a las fuerzas de Irak en Qalquilya, y en Latrún camino a Jerusalén donde fue herido[15]. Estableció la Unidad 101, asentando doctrina en la lucha contra el terrorismo, sobre todo en lo concerniente a ofensiva y represalias. Aplicó la doctrina de “movimientos envolventes” que permitieron victorias a Israel en la Guerra de los Seis Días. Tuvo una memorable, famosa y espectacular participación en la Guerra de Iom Kippur, conduciendo a sus fuerzas a través del Canal de Suéz y rodeando al Tercer Ejército Egipcio[16], humillándolo y poniéndolo en jaque. No llegó a aplicarse la totalidad de su plan respecto de Egipto (que incluía el izamiento de la bandera de Israel en el Cairo) tal vez para ahorrarles humillación y degradación a los asesinos egipcios. Ya como político, enfrentó a los terroristas de la Segunda Intifada logrando contrarrestarla. Eliminó terroristas de Al-Fatah, Hamas y Jihad Islámica que atentaban contra objetivos israelíes. Mantuvo encerrado al terrorista Yassir Arafat, líder de la Autoridad Palestina, en Ramallah ante su deleznable papel respecto de los agresores palestinos. Gill Hoffman, del Jerusalem Post, apuntó: “Durante sus carreras política y militar, el ex Primer Ministro Ariel Sharon regularmente lidió con muy serios problemas, y diariamente tomó decisiones de vida o muerte”[17]. ¿De dónde provino semejante fuerza? ¿De dónde salió aquello que lo mantuvo entero y de pie? El propio Sharon se encargó de responder. En lo que puede interpretarse como una referencia a su resistencia física, en una oportunidad manifestó: “La fuerza que tengo viene de irrigar la plantación de citrus, arar en los viñedos, hacer guardia en el campo de melones a la noche. Creo que eso me dio la fuerza”. Y en lo que puede leerse como descripción del origen de su fuerza mental y espiritual, aseveró: “Mi fuerza nunca vino de eslabones políticos, vino de la familia. Y de los campos y las tierras y las flores y todo lo que veo allí. Mi fuerza vino de allí”[18].
A Sharon realmente le encantaba lo que tenía que ver con el campo y las tierras. Seguramente, si su vida hubiera sido más tranquila y no hubiera tenido el protagonismo estelar que ostentó durante largas décadas de combate contra el enemigo y la defensa nacional desde posiciones jerárquicas elevadas, habría dedicado más tiempo a su cultivo y desarrollo. Así permite presumirlo cuando habla de lo que le gusta, lo que le gustaría hacer y donde le gustaría estar: “Me gustaría estar en la granja. Montar a caballo. Ver al ganado, y las plantaciones, y los hermosos vegetales que mis hijos están haciendo crecer allí. Me gustaría. Soy uno de esos que no tienen que preocuparse por lo que harán después. Amo los campos”[19]. Siguiendo esta línea lo recuerda el Co-Presidente del Keren Kayemet LeIsrael, Eli Aflalo, también dedicado a la contemplación y admiración de la naturaleza: “Arik amaba el aire libre y los paisajes verdes, y tenía una muy fuerte conexión con la tierra. Una vez, cuando estaba en su oficina en Jerusalén, él me dijo: ‘ Créeme Eli, si tuviera una ventana aquí, con árboles y una vista verde, sería como el aire para respirar”. El KKL construirá una ruta escénica en Nahal Shikma, en el Negev, de 60 kilómetros, y será llamada Arik Sharon Road, en su honor. El camino pasará a través de su querido Sycamore Ranch[20].
Por supuesto, aparte de su amor por los campos y sus anhelos de tranquilidad hogareña rodeado de la naturaleza que amó, Sharon tenía su lado duro. Y este fue mostrado con ímpetu y firmeza en sus mandatos políticos. Sus enemigos y los enemigos de Israel, le tenían miedo. Realmente, Sharon fue una figura que despertó miedo. Hay representantes de Israel que por más que estuvieron al mando del mismo país con el mismo poderío militar y capacidad de disuasión, no tuvieron semejante estampa ni despertaron lo que Sharon despertó. Sharon trataba a Arafat de “asesino”, como debía ser, y consideraba a las huestes terroristas palestinas como tales. Estas le temían, sabían que con sus acciones criminales no podrían extorsionarlo, y que si tenían la iniciativa de atacar a la nación de Sharon, deberían prepararse para un líder enardecido ordenando una represalia contundente. “Hasta las ovejas me tienen miedo” supo decir sobre sí mismo[21]. Uno bien podría aseverar que hoy en día, desde la derecha Netanyahu impone respeto. Sharon provocaba miedo.
Más allá de la dureza, era una persona con sentido del humor. Recurría a él cuando necesitaba relajar a quienes lo rodeaban y alivianar cargas pesadas en situaciones comprometedoras. Cuenta Gil Hoffman que “incluso en los momentos más serios, él sabía cómo hacer para que sus subordinados y todos a su alrededor rieran. Su sentido del humor seco –y a veces oscuro- aflojaba las tensiones, incluso con supuestos enemigos”. Tal vez esta especie de relajación y búsqueda de alivio le nacían de sus cualidades de liderazgo para contener grupos y manejar situaciones, destrabar enredos y solucionar problemas.
Hay homenajes por la reciente muerte del líder israelí y en esta misma nota se lo ha tratado como Héroe contemporáneo del pueblo judío. Pero mi juzgamiento hacia él no debe dejar de ser objetivo, ni olvidar sucesos trascendentales que despiertan discusión, simplemente porque nos encontramos todavía en una fecha cercana al fallecimiento y en un ambiente primordialmente conmemorativo. Sharon en su juventud integró las filas de la Haganah, organización clandestina muy importante para la defensa del Ishuv antes del nacimiento oficial del Estado de Israel pero que desafortunadamente siguió la determinación de la Agencia Judía de lanzar la “saison”, la “temporada de cacería” mediante la cual miembros suyos entregaron a las autoridades del imperialismo británico a combatientes judíos que luchaban en otras organizaciones como el Irgún Tzvai Leumi y el Leji. Luego de pertenecer a la Haganah, Sharon siguió su camino como un indudable protector de Israel; ahora bien, cambió sobre el final de sus días conscientes, se separó de su partido derechista Likud y fundó el partido de centro Kadima, mediante el cual modificó lo que hasta entonces venía hablando y haciendo en política. Antes incitaba a los asentadores judíos a expandir sus construcciones en los territorios en disputa y luchaba para garantizarles legitimidad y brindarles seguridad. En cambio, en 2005 tomó una medida radicalmente opuesta: bajo su gobierno, se implementó el plan de desconexión unilateral de la Franja de Gaza. Se desmantelaron unos 25 asentamientos judíos (21 en Gaza, siendo lo más grande el bloque conocido como Gush Katif; y 4 en Judea) y se trasladaron más de 8000 personas. No se dejó un solo judío en Gaza. De este modo, Kadima implementó en Israel una doctrina de unilateralismo, que no implicaba negociación con terroristas palestinos, pero en última instancia se hacían concesiones para un futuro Estado palestino. A grandes rasgos, en el espectro político israelí la izquierda alegaba que había con quien hablar y con ellos podían hacerse concesiones; la derecha clamaba que no había con quien hablar y no debían hacerse concesiones (luego se asumió la posición de concesiones a cambio de abandono de terrorismo palestino y garantías de seguridad para Israel), y Kadima encajó en el centro expresando que no había con quien hablar y por ello las acciones y gestos de Israel debían ser unilaterales[22]. Muchos asentadores habían votado por Sharon porque lo veían como un protector de sus intereses y propiedades que en el pasado los había ayudado y animado a seguir viviendo donde estaban. Sharon terminó enviando al ejército para remover de sus hogares a quienes le habían dado el voto de confianza para que fuera Primer Ministro. Difícil que los asentadores no vieran el cambio político y la orden de Sharon como una particular traición hacia ellos, una más amplia traición a los antaño abrazados principios políticos de la derecha israelí, y una general e histórica traición hacia Israel. El resultado final de la desconexión fue desastroso: además de las dificultades para reacomodar a los asentadores, se dejó un territorio vacío de presencia israelí y de poder anti-terrorista; se dio un mal mensaje a los grupúsculos palestinos que gritaban por la destrucción de Israel al mostrar que este retrocedía (a quien no le interesa la paz no reconocerá un gesto de grandeza o bondad, sino de debilidad); tras las elecciones locales en Gaza vino el enfrentamiento entre Fatah y Hamas, y finalmente Hamas se hizo con el poder e instaló definitivamente la rutina de misiles diarios contra civiles israelíes causando víctimas humanas y daños materiales. Por supuesto que ese no es el resultado que Sharon quería, pero es a lo que se llegó. No se negoció con palestinos, pero Israel retrocedió y lo que dejó fue ganado por sus enemigos. ¿Qué lección aprende Hamas de todo esto? El terrorismo, a largo plazo, trae sus beneficios, y los israelíes terminan cediendo y retrocediendo; incluso su heroica figura que representaba la dureza y generaba pánico, terminó dando pasos hacia atrás. Sharon tuvo principios y los defendió durante décadas a capa y espada. Pero sobre el final, traicionó parte de lo que había defendido, modificó su visión de aquello a lo que se había consagrado, y comulgó con otras posiciones que defraudaron a muchos de quienes lo habían seguido admirando su resistencia y fascinados por su coraje. Sharon no cambió de “halcón” a “paloma”, pero no siguió siendo “halcón”. Shimon Peres dijo: “Arik fue un soldado valiente y un líder osado que amaba a su nación y era amado por ella”[23]. Verdad es que Sharon amaba lo que en gente e ideas representaba Israel. Verdad es que él fue amado por muchos[24], pero entre esos muchos, algunos cambiaron cuando vieron su nueva versión. Muchos de quienes lo respetaban discreparon[25]. El personaje Harvey Dent, en la película de Batman “The Dark Night”, sentencia: “O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano”[26]. Sharon vivió como Héroe y pudo haber muerto como uno, pero en el último tiempo cambió, y para muchos, se convirtió en el villano.
Como no podía ser de otra manera, en la ONU, ese detestable rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, recordaron de Sharon “el pragmatismo”. El citado comunicado de parte de Ban ki-Moon, transmitido por su vocero, manifestaba: “El primer ministro Sharon será recordado por su valentía política y su determinación de seguir adelante con la histórica y dolorosa decisión de retirar a colonos y soldados israelíes de la franja de Gaza. (…)”; “El secretario general llama a Israel a desarrollar el legado de pragmatismo del fallecido primer ministro para trabajar hacia la largamente pospuesta realización de un Estado palestino viable e independiente, que viva al lado de un Israel seguro”[27]. Para la ONU, la “valentía política” de Sharon no fue defender a su pueblo de la agresión terrorista con la fuerza militar de la que gracias a la tecnología e inteligencia israelíes disponía. Para la ONU lo valorable en Sharon es la “histórica decisión” de expulsar asentadores (a los cuales deliberadamente la entidad llama de mala manera “colonos”) de sus hogares y reacomodarlos en territorio israelí, dejando el área sin control de soldados israelíes; no sus anteriores posiciones de afianzar a los asentadores israelíes en los lugares que Israel había ganado en legítima defensa, protegidos por su orgulloso Tzahal. Para la ONU, lo que hay que seguir de Sharon es su “legado de pragmatismo” vehiculizado a través del unilateralismo de Kadima que facilitó la subida al poder de los terroristas islamistas de Hamas y allanó el camino a la agresión consuetudinaria contra población civil israelí disparada desde Gaza. Esto es con lo que la ONU se queda de Sharon; obviamente, lo realizado no por el mejor Sharon, sino por el Sharon que cambió aquello que había sido durante años. La ONU prefiere elogiar de Sharon aquello que terminó perjudicando a Israel. Esto habla de lo mal que está el paupérrimo organismo internacional en lo que a la moral concierne. Un Sharon íntegro, como hombre de principios, no meramente “pragmático” sino coherente, con rectitud inmodificable de principio a fin, como en parte demostró ser en épocas de merecida gloria e inacabable gratificación bien ganada, no es lo que la ONU, el rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, hubiera preferido. La faceta más perjudicial para Israel, es la que la ONU prefiere adoptar para instruir a las futuras generaciones israelíes a que la sigan. Vaya forma de elegir con qué quedarse en cada persona.
Para ir concluyendo, digo que Sharon, como hombre de familia, disfrutó la compañía de los suyos y el calor de su hogar. Como glorioso militar y respetado político, lideró el camino de Israel en cuanto frente obtuvo o le fue confiado. Supo conjugar los factores que hacían a su identidad y establecer un principio general en una elocuente frase: “Para mí, lo primero, es mi condición judía, esencial para mi ser israelí”[28]. Para mí, es un Héroe de la historia de Israel y de la historia judía. Fue un militar imparable, demostrándolo con audacia por ejemplo en la Guerra de los Seis Días y en la Guerra de Iom Kippur. No estoy de acuerdo con su posterior posición política en el rol de Primer Ministro en cuanto a la implementación de la retirada unilateral de la Franja de Gaza. Eso no me impide recordar sus otros méritos (que fueron muchos) en lo que evidentemente ha constituido una trascendental tarea en pos del Estado de Israel y del pueblo judío, de su supervivencia y seguridad. Si es verdad lo que aseveró cierta vez, se quedó con un sueño sin cumplir: “Tengo 73 años. He visto todo. Me he reunido con los reyes, las reinas, los presidentes. Estuve alrededor del mundo. Hay una cosa que me gustaría hacer: tratar de alcanzar la paz”[29]. De cualquier modo, Sharon no era una persona que buscaba paz a cualquier precio, como un chiquilín obstinado cuando algo que no está a su alcance se le antoja y de modo irracional lo busca. Sharon no quería comprometer la seguridad de Israel. No quería que terroristas pasaran por adalides de la justicia y la libertad en un falso acuerdo de paz. Al no estar dadas las condiciones necesarias para firmar una eventual paz; al no haber racionalidad en la contraparte ni señales de confianza; al no ser el contexto el más favorable para asumir un riesgo tomando una decisión sin vuelta atrás; prefiero y miro con buenos ojos el hecho de que Sharon no haya alcanzado la paz pero haya garantizado seguridad a Israel. No se antepone una paz falsa con un declarado enemigo a la seguridad verdadera de los propios y amigos.
En fin, a quienes Sharon les parezca un Héroe, respeto y comparto posición. A aquellos que esta figura les parezca un traidor o alguien que decepcionó, si tomo en consideración sus últimas medidas políticas no puedo culparlos. Por mi parte, remarco méritos sin olvidar errores, y comparto algunas visiones y acciones dignas de reconocimiento sin que eso me ate a la totalidad de pensamientos y acciones del hombre en cuestión que incluyen lo criticable y lo cuestionable. Sufrió heridas físicas de muerte y heridas sentimentales de muerte, y sobrevivió. Ahora en la finca de los Sicamoros descansará junto a Lily, a quien consideró el amor de su vida. Más allá de todo, de lo que no me caben dudas es que Sharon fue muy importante, muy valioso, y será recordado. Z¨L.   


[1] 6 quotes to remember Ariel Sharon – Compiled by Sarah Tuttle-Singer
http://blogs.timesofisrael.com/6-quotes-to-remember-ariel-sharon/

[2] De los episodios que más se le echan en cara a Sharon, está el ubicado en la Guerra del Líbano de 1982, concerniente a la matanza de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila. Ahora bien, los muertos fueron responsabilidad de la Falange cristiana que llevó adelante las respectivas acciones; no fue el ejército israelí el autor de los actos. Una investigación oficial le atribuyó a Sharon “responsabilidad indirecta” al no anticipar o impedir la matanza. Aun así, las fuentes informativas son diversas. Más de uno alega que el ejército israelí, al tomar conocimiento de lo que estaba sucediendo, intentó impedir su continuación. La matanza fue ordenada por el jefe de seguridad de la Falange, Elie Hobeika, en venganza de la muerte del presidente Gemayel en un atentado efectuado por pro-sirios. Cuenta Gustavo Perednik: “El 16 de septiembre de 1982, cien falangistas penetraron en los campos y mataron a varios centenares de civiles (las estimaciones varían desde trescientos a quinientos). Los israelíes, en cuya franja de control se hallaban los campamentos, ingresaron en los mismos para detener la masacre. (…) Y aunque Hobeika nunca se arrepintió de la matanza, aunque los falangistas la vieron siempre como un acto de aceptable venganza, ni éstos ni aquél jamás fueron reprochados por el mundo, sino Israel, sólo Israel… por no haberlo evitado. (…) A partir de ese episodio, por el hecho de que los judíos no impidieran que árabes cristianos mataran a árabes musulmanes, Israel fue sistemáticamente presentado como un país nazi”. Leer: Estruendoso silencio sobre el Líbano – Gustavo D. Perednik. http://nodulo.org/ec/2004/n031p05.htm

[3] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón
http://opinion.infobae.com/carlos-maslaton/2014/01/11/ariel-sharon-heroe-nacional-israeli-militar-y-politico-incomparable/

[4] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/55932/

[6] Ariel Sharon será sepultado junto al “amor de su vida” – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654865-ariel-sharon-sera-sepultado-junto-al-amor-de-su-vida

[7] Último adiós a un líder controvertido: los israelíes despidieron a Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1655003-ultimo-adios-a-un-lider-controvertido-los-israelies-despiden-a-ariel-sharon

[9] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/55942/

[10] Elogios desde Barack Obama a Vladimir Putin a la figura de Ariel Sharon
http://www.lanacion.com.ar/1654820-elogios-desde-barack-obama-a-vladimir-putin-a-la-figura-de-ariel-sharon

[11] En la Argentina recuerdan a Ariel Sharon como “un verdadero estadista”
http://www.lanacion.com.ar/1654831-desde-la-daia-recordaron-a-ariel-sharon-como-un-verdadero-estadista

[12] Palabras de Arik al conocerla: “Fue cuando estaba irrigando en nuestro naranjal un día que miré y noté una chica cultivando el campo de vegetales al lado de nuestra propiedad… No había visto nunca en mi vida a una persona tan hermosa”. Ariel Sharon, David Chanoff.  Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 37. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof
http://marriage.about.com/od/politics/p/arielsharon.htm

[13] Acerca de ella, Sharon contó: “Desde la muerte de Gali [como apodaba a Margalit] Lily había sido una madre para Gur [hijo de Arik y Gali] y nuestra relación había evolucionado en una de profundo amor y fuerte amistad que iba a afectar profundamente el resto de mi vida”. Ariel Sharon, David Chanoff. Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 168. Citado en:  The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[14] Sobre el episodio, dijo: “Este dolor no tiene fin, es imposible de curar”. People Weekly. 02-26-2001. pg. 65+. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[15] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón

[16] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu

[18] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[19] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[20] Ruta escénica en conmemoración de Ariel Sharon
http://www.kklweb.org/vernoticia.php?codigo=1300&pag=-1

[22] Para información complementaria ver la conclusión final del trabajo: Desde Oslo hasta hoy – Los Acuerdos de Paz y sus repercusiones actuales. Ezequiel Eiben, Alan Futerman y colaboradores. Trabajo de investigación desarrollado en Israel basado especialmente en las obras “Tierras por paz, tierras por guerra” de Julián Schvindlerman y “Mitos y Realidades: Una Guía para el Conflicto Árabe-Israelí” de Mitchell G. Bard.
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2010/11/desde-oslo-hasta-hoy-los-acuerdos-de.html

[23] Murió el ex premier israelí Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654801-murio-el-ex-premier-israeli-ariel-sharon

[24] Por ejemplo, Sharon Vaknin, un israelí que lleva ese nombre como homenaje de sus padres al patriota, se acercó a despedir los restos de Arik a la Knesset, y dijo a la prensa: “Estoy aquí porque amaba a Sharon”. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento
http://www.lanacion.com.ar/1655055-miles-de-israelies-despidieron-a-sharon-en-el-parlamento

[25] “No estoy de acuerdo con todo lo que hizo, especialmente la retirada de Gaza, porque tenía muchos amigos que vivían allí” manifestó Orel, otra persona  de las que se acercaron a la Knesset, quien a pesar de lo enunciado afirmó que respetaba la fuerte personalidad de Sharon. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento

[26] Pueden verse esta y otras grandes líneas del guión de la película en: The Dark Knight – http://es.wikiquote.org/wiki/The_Dark_Knight

[27] Ban Ki-Moon lamentó la muerte de Ariel Sharon y lo definió como “un héroe para su pueblo”
http://www.lanacion.com.ar/1654814-ban-ki-moon-lamento-la-muerte-de-ariel-sharon-y-lo-definio-como-un-heroe-para-su-pueblo

[28] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls

[29] 6 quotes to remember Ariel Sharon

Gantz: “Nunca estaremos indefensos frente a nuestros enemigos”

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, Teniente General Benny Gantz, estuvo en Berlín con motivo de la conmemoración del aniversario de la Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos).

Hablando en el monumento de la estación Grunewald, utilizada por los nazis como sitio de deportación para enviar a los judíos a los campos de concentración durante el Holocausto, Gantz dijo:

El Estado de Israel en 2013 es fuerte. El estado-nación judío es un país democrático y avanzado con un poderoso ejército que disuade a sus enemigos. Hoy también, tenemos que tratar con Estados y organizaciones hostiles que buscan hacernos daño, pero a diferencia del pasado, enfrentamos a nuestros enemigos desde una posición de fuerza – más fuertes que nunca.

No permitiremos que los horrores del pasado retornen, no permitiremos que aquellos que buscan hacernos daño levanten sus cabezas. No estaremos indefensos al enfrentar a nuestros enemigos. La nación de Israel siempre tendrá la fuerza más competente para protegerse. Contra cualquier amenaza, desde cualquier distancia, seremos poderosos e independientes en nuestras habilidades para defendernos a nosotros mismos. No inclinaremos la cabeza ante ningún peligro que amenace al pueblo judío en su tierra. Las FDI son la respuesta del pueblo judío a los hornos crematorios, las cámaras de gas, las fosas comunes y los asesinatos. Las FDI son el renacimiento del pueblo judío.

Fuente: Jerusalem Post

Las FDI honran al primer Mayor General de 100 años de edad

Momento histórico: Itzhak Pundak ascendió al rango de Mayor General a los 100 años

 

Itzhak Pundak, sirvió como oficial superior durante la Guerra de la Independencia en 1948. Es la primer persona en subir de rango a Mayor General después de haber completado su servicio activo. “Este es un momento único y que sienta precedentes” dijo el Jefe de Estado Mayor, Teniente General Benny Gantz en la ceremonia.

Nota completa aquí:
http://www.idfblog.com/spanish/momento-historico-yitzhak-pundak-ascendio-al-rango-de-mayor-general-a-los-100-anos/

 

 

100 años del nacimiento de Menajem Begin Z”L

Menájem Begin (16 de agosto de 1913 – 9 de marzo de 1992) obtuvo el cargo de sexto primer ministro de Israel en mayo de 1977. Negoció y firmó los Acuerdos de paz de Camp David con el presidente egipcio Muhammad Anwar Al-Sadat, por los que recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz en 1978.

Begin nació en Brest-Litovsk (localizada en lo que de 1918 a 1939 fue parte de Polonia y hoy pertenece a Bielorrusia y es conocida como Brest). Desde su juventud fue un convencido sionista alentado por las enseñanzas de su padre. A los 16 años de edad se enroló en el movimiento juvenil Betar, creado por Zeev Jabotinsky.

 

Artículo completo de Arnoldo Szwarcberg

Uprising – Rebelión en Polonia

Uprising – Rebelión en Polonia
Película del Levantamiento del Ghetto de Varsovia, uno de los episodios más heroicos que he conocido en mi vida.
Honor Judío. Impresionante.


Sobre el Dr. King y su apoyo a Israel

Leer más

Hagadá de Pesaj: Y descargarás tu furia hacia los pueblos que te persiguen

Un solo Moishele, el último Moishele, en el Ghetto de Varsovia.

Y su padre, su padre contestó: “Avadim hainu…” (esclavos fuimos)

Dijo Moishele: Querido padre, tengo otra pregunta entre todas mis preguntas.

Quiero saber, querido padre mío, si quedare yo con vida el próximo año para preguntarte el “Ma nishtaná?” ¿Acaso quedará un padre judío para contestar el “Avadim hainu”?

Y su padre contestó: No lo sé… no lo sé… No sé si yo quedaré con vida… No lo sé… No sé, hijo mío, si tú quedarás con vida… Pero sé que siempre habrá un Moishele, en algún lugar del mundo que pueda preguntar el “Ma nishtaná?” No sé, hijo mío, dulce Moishele, si nosotros estaremos con vida, pero solo una sola cosa sé: “Ki beshem Kodsheja nishbata lo she lo ijbe nero leol”. En nombre de lo más sagrado, le juraste que no se apagará su lumbre por la eternidad…

La rebelión del ghetto de Varsovia estalló el 19 de abril de 1943, cuando unidades motorizadas y unidades terrestres del ejército alemán trataron de penetrar por los portones de las calles Guensha y Zamenhof.

Ese mismo día era la víspera de Pesaj, y por la noche, se tenía que celebrar el Seder

En el ghetto quedaban aún alrededor de 50.000 judíos. Durante ese día, la gente se escondía en todo refugio posible, en cloacas, en sótanos y boardillas, dentro de paredes dobles. Solo por la noche, cuando los alemanes temían entrar al ghetto, salía la gente para respirar un poco de aire y aprovisionarse de víveres.

Era la noche del Seder, en el ghetto semidestruido…

En la calle Koya, se encontraba la casa del gran rabino de Varsovia.

En el pasado, la misma calle se llamaba “Maisels” en nombre del rabino que luchó en la rebelión polaca del año 1863, en la que por 1943 vivía el rabino Isaac Zemba, erudito de estudios religiosos y de la Torá.

En el altillo se encontraba uno de los puestos estratégicos de “La Organización Judía Combatiente”.

Tuvia Buzikowski, uno de los jóvenes dirigentes, relató lo siguiente:

“Al atardecer, salí del puesto de combate, y bajé a uno de los pisos bajos del edificio, para conseguir una linterna eléctrica para nuestros jóvenes combatientes.

Sin darme cuenta, me encontré en casa del rabino Zemba y sólo al entrar me acordé que era la víspera de Pesaj.

En el departamento del Rabino, había un desorden indescriptible, las sillas tiradas, los vidrios rotos, objetos por doquier, durante el día la familia sentada en el refugio, y en la habitación todo revuelto.

Solo la mesa del Seder, en el centro de la habitación, se veía festiva y organizada para celebrar la noche de Pesaj en memoria de la salida de Egipto de la esclavitud a la libertad. Una escena extraña entre el caos que reinaba alrededor. Por las ventanas, se infiltraban las ráfagas de fuego del ghetto ardiente, las ráfagas iluminaban de manera sorprendente a los comensales que festejaban alrededor de la mesa.

Cuando llegó el Rabino al párrafo de la Hagadá: “Descargarás tu furia hacia los pueblos que te persiguen”, la familia en pleno se echó a llorar.

Los vasos de vino y el vino rojo dentro cobraban el sabor de la sangre que se estaba derramando. Explosiones y tiros por doquier. Yo, sin poder parar mis lágrimas, pensé en lo inaudito de toda aquella escena y en la necesidad espiritual de continuar la celebración a pesar de las intenciones del enemigo, y a pesar de que la muerte estuviera tan cerca. El Rabino siguió leyendo la Hagadá, agobiado por su propia emoción y lágrimas, pero con la convicción de cumplir con el sagrado ritual aunque fueran sus últimas horas de vida. Al terminar la lectura, me preguntó: Cuéntame Tuvia, ¿Cómo están los javerim? ¿Cómo se organizaron? ¿Por dónde entraron los alemanes hoy? ¿Hay suficientes armas? Cuéntame todo, Tuvia, ¡no me ocultes nada! Después de desearme fuerza y coraje, el Rabino envió una bendición para todos los combatientes, y algunos paquetes de matzot para celebrar Pesaj en los diversos puntos de combate.

Cuando salí de la casa del Rabino, y subí nuevamente a la posición donde se encontraban mis javerim, me sentí rodeado del calor de mis amigos, mis compañeros de idea y de lucha, los que me inspiraban para continuar en aquella contienda por tres párrafos de heroísmo en la historia de nuestro pueblo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=C2aliyK5lgc]

Lea también un artículo que publicó mi abuelo

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=meu9XW4NX0A]

En memoria de los primos de mi abuela, que murieron luchando en el primer levantamiento judío de Tuchyn en septiembre de 1942

Marcha por la vida en Auschwitz: Palabras de Benny Gantz, Ramatkal e hijo de una sobreviviente del Holocausto

ShowImage

Jerusalem Post:

Como una fuerza militar al tope de la tecnología moderna y las capacidades operativas, nosotros sabemos muy bien que los enemigos que intenten lastimar a nuestros civiles – están pidiendo su propia desaparición […] Nuestra fuerza y determinación ha aumentado a lo largo de esta marcha, pues no hay ningún arma o intención malvada que pueda prevalecer contra el ejército del pueblo judío […]

El heroísmo judío empezó con la huída de un niño que robó un pedazo de pan para alimentar a su familia mientras se moría de hambre en el gueto, con la madre que protegió a su pequeño hijo con su cuerpo a pesar de las balas de los asesinos. Continuó con los valientes ataques de los partisanos, los combatientes en los guetos, en los campos y la Brigada Judía que se enfrentó a los nazis y sus cómplices, con simples armas pero inmensa fuerza de espíritu […] Continuó con aquellos sobrevivientes que se unieron al esfuerzo judío por asentarse en la tierra y construir un Estado, luchando por su existencia y seguridad; en los campos de batalla y a través de la herencia de siete guerras e incontables operaciones – tanto públicas como secretas – que hemos conocido en nuestros 65 años de independencia.

Nunca más una calamidad como aquella sucederá en nuestro mundo. Nunca habrá un segundo Holocausto. No olvidaremos ni permitiremos que sea olvidado. Y les puedo asegurar que nunca más, nunca estaremos de nuevo desprevenidos o desprotegidos.

Israel permite asegurar que un horror como ese no ocurrirá de nuevo. Las Fuerzas de Defensa de Israel son el escudo defensivo del hogar nacional, un paraíso seguro para el pueblo judío. Estoy orgulloso, en el nombre de los sobrevivientes del Holocausto, de poder aprender las lecciones del pasado para resguardar la seguridad del futuro.

El portavoz de las FDI, Brigadier General Yoav Mordejai, formaba parte de la delegación militar israelí que visitó Polonia. Relató la siguiente reunión en una columna publicada en la edición digital del Canal 2:

El anciano sobreviviente estrechó la mano del Jefe del Estado Mayor israelí, y preguntó: “¿Dónde estaban hace 70 años?”. Entonces bajamos nuestras cabezas. Un escalofrío pasó entre nosotros, pero esta vez, no era debido al frío congelante.

También nos preguntamos eso a nosotros mismos. El corazón se ensancha con el entendimiento de que estaremos aquí por mucho más tiempo que los próximos 70 años. No permitiremos que se tengan que hacer esas preguntas nunca más.

Aquí, sobre el suelo de Birkenau, luego de 30 años de servicio, la mayor parte en el campo de batalla, me siento realizado y mi propósito cumplido. La presencia aquí de las Fuerzas de Defensa de Israel, es testimonio de que – desde el fuego, la ceniza y la guerra – nosotros emergimos y nos convertimos en una nación poderosa.

Opinión de Jabotito:

Yo siempre dije que Israel no puede entenderse sin el Holocausto. No estoy sugiriendo ni remotamente que el vínculo del pueblo judío con la Tierra de Israel se gestara a partir del sufrimiento y las numerosas persecuciones en el exilio, o que el movimiento sionista no existiera mucho antes del nazismo. Pero que los israelíes recuerden el Holocausto como propio, una tragedia personal, le otorga mucha más fuerza moral a esa nación, le permite construir un futuro sin olvidar su pasado, le recuerda lo que sufrirá el pueblo judío si no tiene un pequeño refugio donde vivir, donde ser una mayoría libre dueña de su propio destino, un país fuerte que lo proteja a toda costa. Israel con su enorme progreso y victorias militares, no tiene ningún sentido sin el recuerdo de sus seis millones de hermanos que quedaron enterrados en suelo europeo, precisamente por no tener una patria independiente. Como decía Weizmann en 1938: “El mundo está dividido en dos lugares: países en donde los judíos no pueden entrar, y países donde los judíos no pueden vivir”. Ya no más.

De esta forma Israel tiene otras seis millones de razones para existir, prosperar, defenderse y destruir a los enemigos que amenazan con borrarlo del mapa. Personalmente he comenzado a ver a Israel como un parque nacional protegido para el pueblo judío. Es el lugar en donde se supone que el mundo debe dejarnos vivir, vagar en libertad, juguetear, redescubrir lo que significa ser una nación en su propia tierra.

Es como si fuésemos una especie en peligro de extinción. Los palestinos lo saben, al igual que Ahmadinejad. El tema es que somos un pueblo increíblemente capaz; somos pocos en número, como dice la Torá, pero inmensurablemente poderosos. Hemos sido heridos, pero nunca derrotados; existe un pacto prometiendo que eso nunca ocurrirá. Moisés vio al árbol ardiendo en el desierto, pero jamás perecer. Esta vez no necesitamos apoyarnos en otros para bombardear el tren que se dirige a Auschwitz; podemos hacerlo nosotros mismos – y con la ayuda de D’s, lo haremos. El Sr. Ahmadinejad debe entenderlo, el Presidente Obama también. Los judíos no serán el sacrificio del mundo a los dictadores, malvados y fascistas por segunda vez en un siglo. Israel fue establecido para ser un refugio seguro para el pueblo judío y, con la ayuda del Santo Bendito Sea, lo será. No nos hemos reunido convenientemente en un país para que haya un segundo Holocausto. Nos hemos reunido en nuestra tierra patria para servirle a nuestro D’s y defender nuestro derecho a existir. Nadie nos quitará eso; no sin que demos pelea. El mundo se tendrá que acostumbrar a que los judíos ya no estarán indefensos, sufrientes, crucificados y sin un Estado. Solo contigo, mi amado Sión, yo siento que merece la pena vivir como judío.

En otras noticias, la promocionada campaña #OpIsrael de Anonymous y sus aliados musulmanes – los perdedores con máscara de Guy Fawkes (ni siquiera son originales, lo sacaron de una película de los hermanos Wachowski) que juegan a ser superhéroes en su tiempo libre, creyendo que pueden chantajear y cambiar al mundo detrás de un teclado – ha fracasado rotundamente. No es la primera vez que lo intentan, pero en esta ocasión se juntaron todos y se esforzaron al máximo… sin mejores resultados. Esta es la tercera vez que Anonymous declara la guerra a Israel, es la tercera vez que fallan estrepitosamente en mostrar resultados concretos (a menos que su objetivo sea difundir una campaña de relaciones públicas y hacerse famosa como organización). Israel no fue borrado de Internet como prometían, ni mucho menos. Los daños fueron mínimos, contra sitios insignificantes y aún así les costó caro (esta vez tuvieron muchas bajas). Los únicos sitios afectados por estos vándalos fueron los que no dependían del gobierno ni contaban con protección adecuada, como peluquerías, florerías y pequeños negocios (esos sitios web fueron restaurados o lo serán en breve). Exponer los datos de israelíes comunes y corrientes por el simple hecho de su nacionalidad es un accionar claramente antisemita o racista, y constituye un crimen ciberterrorista contra civiles inocentes. Aunque en realidad muchas de las personas cuyos datos fueron expuestos vivían en Delaware, ni siquiera eran ciudadanos israelíes. En represalia también se publicaron los datos de hackers musulmanes y se hackearon incontables páginas de Irán, Siria, la Autoridad Palestina, Turquía, Paquistán, sitios afiliados al Hezbollah y páginas de varios países del norte de África (jaja! incluso engañaron a los hackers musulmanes para que atacaran B’Tselem, una página que consideran “aliada”). Todo esto fue obra de una docena de experimentados hackers israelíes que decidieron obrar a título personal, sin relación con el gobierno. Pero lo más indignante es que los criminales de Anonymous atacaron la página de Yad Vashem el día en que se recuerda el Holocausto en Israel (no es ninguna coincidencia, el enemigo no tiene una pizca de humanismo). Por supuesto fallaron. Atacar el sitio de Yad Vashem en “solidaridad con los palestinos” demuestra nuevamente que no hay tal cosa como “solidaridad con los palestinos” (ahora mismo los está matando Assad en los campos de refugiados sin que sus amigos en Occidente se escandalicen demasiado), sino que hay puro, simple y básico odio judeofóbico, actualmente bajo la variante antisionista.

De todas formas, los expertos israelíes en informática se están riendo a carcajadas desde el Departamento Nacional de Seguridad Cibernética creado por Netanyahu en enero del 2012. Como reconocieron abiertamente los propios encargados de proteger a Israel en el ciberespacio, esta iniciativa de Anonymous les viene muy bien para practicar, experimentar sus habilidades y mejorar las defensas para cuando haya ataques más serios… y de paso divertirse un rato.

Viva la nación del Stuxnet! La que creó el primer antivirus y firewall del mundo, entre muchas otras cosas.

¿Por qué no podemos confiar nuestra seguridad ni siquiera a verdaderos amigos como Obama, Merkel o Stephen Harper?

El mundo libre permaneció indiferente ante el horrendo exterminio

Por Guideón Hausner, fiscal en el proceso contra Adolf Eichmann*

new holocaust

Tal como hacemos todos los años, nos hemos reunido para honrar la memoria de nuestros mártires sagrados, extraer las enseñanzas del Holocausto y recordarle al mundo su culpa.

El peligro que acechaba a los judíos de Europa era evidente desde los primeros días de la llegada del nazismo al poder. Hitler rechazó incluso el pedido del presidente de Alemania, mariscal Hindenburg, quien había rogado que se apiadara de los judíos lisiados, veteranos de la Primera Guerra Mundial.

El mundo vio el peligro y guardó silencio, tal como lo guarda hoy cuando mortíferas armas sofisticadas de Alemania están a punto de pasar a las manos de los enemigos de Israel. Si el mundo libre hubiera tomado en serio la obvia amenaza de Hitler, habría preparado a tiempo refugios para la corriente de refugiados y habría asumido públicamente la defensa de los judíos. Disponía de medios de transporte, millares de refugiados polacos fueron transportados por el largo camino de la Unión Soviética al Golfo Pérsico.

Pero el mundo libre no quiso transportar a los refugiados judíos: ni antes del Holocausto, ni en las horas de peligro y tampoco después del desastre. Aunque ya se tenía la plena convicción de que sólo la adopción de medidas de represalia podría atemorizar a los nazis, aunque ya no se dudaba de la necesidad de recurrir a los bombardeos áereos de represalia– tal como habían hecho las potencias aliadas después del bombardeo de las ciudades de Inglaterra–, los países de Occidente todavía se rehusaban a prestar su cooperación. El bombardeo de Auschwitz era factible desde las bases aéreas en Italia, pero los aliados se negaron a hacerlo, a pesar que no les faltaron aviones para atacar las instalaciones de Szebnie, situadas a sólo 20 kilómetros de distancia de Auschwitz, mientras los confinados en el campo de exterminio lo veían con sus propios ojos.

La Conferencia de Evián, en 1938, fue convocada para encontrar lugares que sirvieran de asilo para los refugiados. Pero fue una conferencia ilusoria, una cruel burla que, desde un principio, trató de engañar al mundo y que fracasó aún antes de haber comenzado. Las cuotas de inmigración a los Estados Unidos se hallaban en ese entonces en manos de un fascista antisemita–el subsecretario de Estado, Breckinridge Long– quien adoptó todas las medidas posibles para impedir la entrada de refugiados judíos en los Estados Unidos, aunque fueren niños. Atemorizó a Norteamérica con cuentos fingidos sobre presuntos espías que se podrían introducir subrepticiamente entre los refugiados y declaró también que ni siquiera se dejaría llegar paquetes con comestibles a los campos de concentración, pues ello significaría liberar a Alemania del “deber” de alimentar a los cautivos. Long rechazó una propuesta de permitir la entrada de 20.000 niños judíos en los Estados Unidos. Hitler afirmaba entonces, muy ufano, que los países de Occidente simulaban conducirse con rectitud, pero en realidad no movían un dedo para ayudar a los judíos. Lamentablemente tenía razón al respecto. Roosevelt no planteó en ninguna conferencia internacional la cuestión de los refugiados como problema de urgencia: no lo hizo en Casablanca (enero de 1943), en Quebec (agosto de ese mismo año), Moscú (octubre de 1943), Teherán (noviembre de 1943), y tampoco en las conferencias de Yalta y Potsdam.

No fue una necesidad de la guerra lo que impidió la salvación de los judíos de Europa, sino la falta de interés. Roosevelt levantó una pared de papel frente a la obsesión que se había posesionado de Hitler, la de exterminar a los judíos. La actitud de los Estados Unidos hacia el rescate de judíos no pasaba de ser un palabrerío vano. James MacDonald, comisionado a cargo de los refugiados, declaró aún antes de la guerra, que no creía que los judíos norteamericanos no pudieran salvar a sus hermanos de Alemania.

También otros países amigos se rehusaron a prestar ayuda. Después de la guerra se le preguntó a un alto funcionario de Canadá cuántos refugiados recibiría su país. Su respuesta fue inequívoca: “Si dijera ninguno, sería también demasiado”.

La suerte que corrieron dos familias de Bratislava–Cohen y Landau– fue elocuente y típica de esos tiempos. Tenían derecho a visas de entrada en Canadá, pues eran agricultores de buena posición, adinerados, pero sus solicitudes de ingreso fueron rechazadas; sin embargo se les aconsejó volver a presentar su solicitud, aunque a título de “cristianos”. Hicieron caso y a los dos meses ya se hallaban en viaje hacia la libertad.

Jan Karski, delegado de la “Organización de resistencia clandestina polaca”, fue recibido en audiencia por el Presidente Roosevelt y éste le dijo que no entreveía ninguna posibilidad de salvar a los judíos hasta después de la victoria. Sobre ese trasfondo se puede comprender el paso dado por Szmul Zygielbojm, miembro del Consejo Nacional Polaco, que se quitó la vida. Antes de suicidarse, en una carta postrera, escribió: “No puedo guardar silencio mientras los remanentes del judaísmo polaco, a quienes represento, son asesinados. Con este acto quiero expresar mi más enérgica protesta contra la indiferencia del mundo, que permite el exterminio del pueblo judío”.

Nosotros, la generación posterior al Holocausto, hemos aprendido la lección. No podemos confiar en nadie, sólo en nosotros mismos.

Desbarataremos a tiempo todo intento de liquidar al Estado de los sobrevivientes.

* Artículo publicado en 1984 (cualquier semejanza con la actualidad es pura coincidencia)

Del Jerusalem Post:

‘Irán definitivamente usaría un arma nuclear contra Israel’

En una entrevista exclusiva con el Canal 2, Mohammed Razza Hidari, ex-diplomático iraní dice que si se le permite a Teherán ganar más tiempo, podría tener el conocimiento necesario para armar una bomba nuclear en un año; agrega que Venezuela provee a la República Islámica de uranio.

Si Irán fabrica una bomba nuclear “definitivamente la usaría contra Israel o cualquier otro Estado enemigo”, dijo un ex-representante del Ministerio de Exteriores iraní en una entrevista exclusiva transmitida el viernes en el Canal 2 de la televisión israelí.

“El régimen [iraní] piensa que si tiene varias bombas atómicas, tendrá garantizada una póliza de seguro”, dijo Mohammed Razza Hidari. “Ellos creen que si tienen un arma nuclear, el mundo los trataría de la forma que lo hace con Corea del Norte”.

También advirtió que si a Irán se le permite andarse con rodeos por más tiempo, “tendrán el conocimiento para armar una bomba nuclear en menos de un año”.

Hidari, que también fue designado para trabajar en el Aeropuerto Internacional de Teherán y supervisó muchos vuelos entrantes, le dijo a Enrique Zimmerman del Canal 2 que Venezuela provee uranio para el programa nuclear de Irán.

“Venezuela compra armas de criminales y las envía a Irán”, dijo Hidari al Canal 2. “Entre otras cosas que transporta Venezuela, se incluye por ejemplo uranio comprado a organizaciones mafiosas y enviadas a la República Islámica”.

Durante su estadía en el aeropuerto, Hidari vio “muchos grupos y hombres del Hezbollah que fueron a Irán para adquirir conocimiento, entre otras cosas”.

También reveló que los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán están en contacto con organizaciones terroristas en Irak y Afganistán, ligadas al Talibán y Al-Qaeda.

Hidari también sirvió como enviado iraní en diferentes países, entre ellos Georgia y Noruega. Allí trabajó para reclutar científicos nucleares occidentales prometiéndoles un salario enorme.

Hace dos años, Hidari desertó luego de ver cómo el régimen de Teherán suprime las protestas de oposición masacrando a sus ciudadanos, por lo que escapó y pasó a la clandestinidad en Oslo, donde vive escondido y trabaja para derrocar al régimen islámico en Irán.

“Occidente debería imponer sanciones políticas a Irán, tales como cerrar todas las embajadas iraníes y no permitir que ministros iraníes visiten otros países, como se hizo con el régimen del Apartheid”, concluyó Hidari.

Comentario de Jabotito:

Ahmadinejad niega la Shoá, mientras amenaza e intenta llevar a cabo una nueva. Al hablar un inglés fluido, tengo la ventaja de poder comunicarme bastante seguido con muchos iraníes en Internet y les puedo asegurar que una proporción enorme de ese pueblo recuerda con nostalgia los días en que el rey persa Ciro el Grande permitió a los judíos retornar a su capital, ellos están más ansiosos que yo por derrocar al régimen ayatolá y reestablecer en su país una República laica y democrática que libere a sus ciudadanos. Y si bien Irán tiene la peor reputación en el mundo, todavía le queda unos pocos aliados. Son los mismos que quieren minimizar la tragedia del Holocausto, restarle importancia, decir que fue hace muchos años y es un invento de los judíos para controlar el mundo. Lo se porque leo permanentemente lo que escriben sus partidarios en la web. Regímenes como el de Irán y Venezuela pronto descubrirán que la voluntad judía por sobrevivir es más fuerte que todas sus artimañas, propaganda e intentos encubiertos por destruir a Israel. Espero que paguen el precio con intereses y, como les gusta decir a ellos, desproporcionadamente.

También del JP:

“Vivimos en un mundo lleno de prejuicio y violencia. Un mundo en el cual el antisemitismo es patrocinado, extendido y difundido por gobiernos, clérigos, y profesores,” dijo el embajador israelí en la ONU.

Allan J. Jacobs, presidente de B’nai B’rith Internacional, advirtió que los negacionistas seguirán existiendo mientras el tiempo pasa y más testigos del horror van falleciendo. “Sabemos que esto va a pasar,” dijo Jacobs. “Ciertamente existe una dicotomía. Y seguiremos luchando contra ella en cada escenario que podamos, incluyendo la ONU“.

El momento más ruidoso vino en forma de aplauso gigante al final del discurso de Prosor:

“De las colinas de Jerusalén, a los campos de Treblinka, a los pasillos de las Naciones Unidas,” declaró Prosor, “nosotros decimos — como hemos hecho por cientos de años antes, y nuestros hijos dirán después de nosotros — Am Israel Jai. El pueblo de Israel vivirá”.

La mejor contribución de George Orwell a desenmarañar la judeofobia la formuló en el contexto de su crítica al pacifismo. En su ensayo Reflexiones acerca de Ghandhi sostiene Orwell que Gandhi nunca percibió la naturaleza brutal del totalitarismo y por ende suponía toda lucha como una extrapolación de su propia disputa con el Imperio Británico. En dicho ensayo, Orwell incluye una específica mención de los judíos, en forma de una de las preguntas incómodas que hoy saltean quienes se oponen a un posible ataque contra el régimen de los ayatolás iraníes. Decía Orwell en 1949:

Con respecto a la última guerra, una pregunta que todo pacifista tenía una clara obligación de responder era: “¿Y qué de los judíos? ¿Está usted dispuesto a que se los extermine? Si no lo está, ¿cómo propone usted que se los salve sin recurrir a la guerra?”

Debo decir que nunca escuché una respuesta honesta a esta pregunta por parte de un pacifista occidental, aunque escuché muchas evasivas. A Gandhi se le preguntó algo similar en 1938 y su respuesta está incluida en “Gandhi y Stalin” de Louis Fischer: “Los judíos alemanes debían cometer suicidio colectivo, lo que habría levantado al mundo y al pueblo alemán contra la violencia de Hitler”.

Después de la guerra, Gandhi se justificó: “los judíos habían sido de todos modos asesinados, así que podrían haber muerto de modo significativo”.

Para los judíos, la pregunta que formulaba Orwell acerca de la Segunda Guerra contra el nazismo no es diferente de la de ahora en la Tercera Guerra Mundial contra el islamismo. La autocracia iraní amenaza con una “tormenta islámica que derribará al pútrido árbol del país sionista” y, pese a las advertencias de la comunidad internacional y las sanciones económicas de las grandes potencias, continúa impertérrita hacia la obtención de armas nucleares. Por ello los pacifistas deberían responder a la pregunta: “¿Está usted dispuesto a que se borre a Israel del mapa con armas atómicas? ¿Otra vez seis millones de judíos exterminados? Si no lo está, ¿cómo propone usted que se los salve sin recurrir a la guerra?”

Pequeño homenaje a Martin Luther King y tantos judíos que lucharon por los derechos civiles en EE UU

MLK and rabbis
 
Frases célebres del Dr. Martin Luther King, Jr. Patriota americano, ejemplo humano:
“Veo a Israel como uno de los grandes puestos de avanzada de la democracia en el mundo y un maravilloso ejemplo de lo que puede hacerse, cómo una tierra desértica puede ser transformada en un oasis de hermandad y democracia. Paz para Israel significa seguridad, y esa seguridad debe ser una realidad.”
 
“Usted sabe que el Sionismo no es nada menos que el sueño e ideal del pueblo judío de retornar para vivir en su propia tierra. El pueblo judío, las Escrituras nos dicen, una vez disfrutó de una Comunidad floreciente en Tierra Santa. De este lugar ellos fueron expulsados por el tirano romano, los mismos romanos que cruelmente asesinaron a Nuestro Señor. Echados de su patria, su nación en cenizas, obligados a vagar por el globo, el pueblo judío una y otra vez sufrió el látigo de cualquier tirano que gobernó sobre ellos.”
 
“Usted declara, mi amigo, que usted no odia a los judíos, usted es simplemente un ‘antisionista’. Y yo digo, deje que la verdad suene desde las cumbres de las altas montañas, deje que haga eco a través de los valles de la tierra verde de Dios: Cuando la gente critica al Sionismo, se refiere a los judíos – esta es la propia verdad de Dios.”
 
“El antisemitismo, el odio al pueblo judío, ha sido y permanece como una mancha en el alma de la humanidad.”
 
“Que fácil debería ser, para cualquiera que crea en este derecho inalienable de toda la humanidad, entender y apoyar el derecho del pueblo judío a vivir en su Tierra antigua de Israel. Todos los hombres de bien se regocijan en la realización de la promesa de Dios, de que este pueblo debe retornar en alegría para reconstruir su tierra pillada. Esto es el Sionismo, nada más, nada menos.
 
“¿Y qué es ser antisionista? Es la negación al pueblo judío de un derecho fundamental que nosotros reclamamos justamente para los pueblos de África y concedemos libremente a todas las otras naciones del globo. Es discriminación contra los judíos, mi amigo, por ser judíos. En resumen, es antisemitismo.”
 
M.L. King Jr., “This I Believe: Selections from the Writings of Dr. Martin Luther King Jr.” (New York, 1971)

Homenaje a Vladimir Jabotinsky

El 4 de agosto se cumplió un nuevo aniversario de la muerte del gran pensador y hombre de acción sionista Vladimir Jabotinsky. A modo de homenaje, les dejo fragmentos de un texto que escribí sobre su enorme contribución al sionismo.

Las corrientes ideológicas del Sionismo

Zeev Vladimir Jabotinsky

Introducción
Acusado de fascista por algunos, de nazi por otros, idolatrado por quienes en verdad lo conocieron, nadie dentro de los pensadores sionistas es tan polémico, a la hora de su estudio, como Vladimir Jabotinsky. Como describe Elías Ventura en “Apuntes Sionistas”: “Ningún pensador sionista produce y genera tanto amor y tanto odio. Para sus admiradores fue el líder sionista que tuvo la visión y la habilidad diplomática para obtener un Estado Judío. Para sus detractores fue en cambio la cabeza del ala fascista del movimiento sionista”.
Frente a tan dispares opiniones acerca de Jabotinsky y su labor dentro del sionismo, cuya contribución en si misma es innegable, es importante abordar el estudio de sus ideas para conocer realmente cual era su visión del Estado Judío por crearse y los modos de hacerlo.

Contexto histórico
Jabotinsky nació en 1880, en la ciudad de Odessa, en Rusia. A los seis años falleció su padre, por lo que su madre fue aconsejada para que los hijos aprendieran un oficio, sin embargo ella quiso que la educación fuera lo primordial.
Vladimir recibió una educación judía y también formación rusa, y a la edad de los 18 años se fue a estudiar Suiza e Italia, la carrera de derecho. Demostró desde temprano una gran pasión y habilidad por la escritura, y eso se veía reflejado en su trabajo poético, por el cual era alabado, y periodístico, el cual desempeñaba escribiendo para periódicos rusos. Obviamente su labor no paso desapercibida, y se comenzó a verlo como una figura destacada en ascenso dentro de su ámbito. Firmaba sus trabajos bajo el seudónimo “Altalena”.
La poesía de Jabotinsky estaba apuntando a llegar lejos, pero sin embargo los sucesos en Rusia que demostraban el antisemitismo violento que se desencadenaba en la sociedad, lo preocuparon más que cualquier otra cosa. Los pogroms en Rusia, especialmente el de Kishinev en 1903, fueron un punto de inflexión en Jabotinsky, quien a partir de allí se vinculo a la actividad sionista.
Fue delegado en el Sexto Congreso Sionista, y en ese evento tuvo la oportunidad de verlo a Herzl, por quien sintió una profunda admiración. Su participación en el Congreso lo llevo también a nuevas actividades: “Envidioso del fluente hebreo que escuchó hablar en el Congreso, Jabotinsky – que ya hablaba ruso, francés, inglés, alemán y varias lenguas eslavas – se abocó al estudio del hebreo, convirtiéndose en un exitoso orador y traductor. Sus escritos incluyen tanto obras originales – poemas, dramas y novelas, además de ensayos polémicos y filosóficos – como también traducciones de clásicos, y entre ellos una traducción al hebreo sin parangón del poema de Edgar Allen Poe “El Cuervo”, y las obras del poeta nacional hebreo Jaim Najman Bialik al ruso” (http://jai.com.uy)

La autodefensa Judía
Jabotinsky abordo con todo compromiso el tema de la autodefensa judía para enfrentar el antisemitismo europeo, idea que lo acompañaría y se vería reflejada en la posteridad de sus escritos y acciones.
Como orador, enseñaba a todos su enorme capacidad, persuasiva y cautivante, levantando pasión en los corazones de quienes tenían la oportunidad de oírlo. Imprimía en sus comentarios un tono de urgencia, que no era compartido por algunos sionistas. Esto se debía a que Jabotinsky no quería perder el tiempo, ponía todos sus esfuerzos y llamaba a hacer lo mismo para establecer cuanto antes un Estado Judío. El mencionado creciente antisemitismo era la mancha que se veía en el camino de los judíos, y había que combatirlo a toda maquina y sin descanso. Era necesario prontamente un Estado Judío, donde la persona judía lograría su realización personal, y todos los judíos su realización nacional.
En su opinión, los judíos debían ser entrenados para defenderse y defender su tierra que seria su Estado, en el cual gozarían de derechos que no encontrarían en ningún otro país. Por eso comenzó a entrenar combatientes judíos, para combatir contra los agresores antisemitas y para llevar adelante sus objetivos sionistas contra quienes pretendían impedir el establecimiento de un Estado Judío. “La autodefensa judía se encontraba en el epicentro de la filosofía socio-política de Jabotinsky, como imperativo físico y como un manantial de orgullo y seguridad personal capaz de “ennoblecer” el espíritu judío” (http://jai.com.uy).
Para leer el texto completo, click aquí

Una lección de Tisha B’Av

Destrucción del Primer y Segundo Templo, caída de Beitar y derrota de la revuelta de Bar Kojba, quema del Talmud, Cruzadas, expulsión de los judíos de España e Inglaterra, Inquisición, deportación de los judíos del Gueto de Varsovia al campo de exterminio de Treblinka, atentado a la AMIA, etc… la verdadera catástrofe es que sigamos llorando en vez de regocijarnos. Este Tisha B’Av entendamos cuánto podemos lograr y cuánto podemos ser. Este año no permitiremos que lágrimas falsas nos impidan lograr la redención de Israel y la victoria final sobre nuestros enemigos. D’s estará detrás nuestro, si nosotros hacemos lo correcto.

Jabotinsky en Tisha B’Av

El siguiente extracto fue escrito por Zeev Jabotinsky en Varsovia, Polonia, en Tisha B’Av en 1937:

Han pasado tres años desde mi llamado frente a ustedes, judería polaca, que son la corona de la judería mundial. Continúo advirtiéndoles incesantemente que una catástrofe se acerca. Me volví gris y anciano en estos años, mi corazón sangra, porque ustedes, queridos hermanos y hermanas, no ven el volcán que pronto comenzará a escupir su lava para consumirlo todo. Veo que ustedes no ven esto porque se sumergen y se hunden en sus preocupaciones cotidianas. Hoy, sin embargo, les exijo confianza. Ustedes ya se convencieron de que mis pronósticos han probado ser correctos. ¡Si piensan diferente, entonces apártenme de sus pensamientos! Sin embargo, si realmente creen en mi palabra, entonces escúchenme en este momento crucial: ¡En Nombre de D’s! Dejen a cualquiera de ustedes salvarse, mientras todavía haya tiempo, y tiempo hay muy poco.

Lo que también me gustaría decirles en este día de Tisha B’Av, es quienquiera de ustedes que escape de la catástrofe, él o ella vivirán para ver el momento exaltado de una gran boda judía – el renacimiento y levantamiento de un Estado judío. No se si trendré el privilegio de verlo, pero mi hijo lo hará. Creo en esto, ya que estoy seguro que mañana por la mañana el sol brillará.

Judíos, acabad con la diáspora o la diáspora acabará con ustedes.

Yom Yerushalaym: 45 aniversario de la reunificación de Jerusalén

Día de la Victoria sobre el Nazismo: 67 aniversario

Cientos de veteranos de la Segunda Guerra Mundial marcharon en Jerusalén

Algunos centenares de veteranos judíos de la Segunda Guerra Mundial, la gran mayoría de ellos de origen ruso o de Europa Oriental, recorrieron el centro de Jerusalén en un emotivo desfile para recordar el 67 aniversario de la victoria aliada sobre los nazis.

Los veteranos, ya ancianos, marcharon a lo largo de la calle Hillel, en el centro de Jerusalén, acompañados de sus familiares y amigos, mientras los transeuntes les vitoreaban y entregaban flores en señal de agradecimiento por su contribución al fin del régimen de Adolf Hitler.

Decenas de ellos vestían sus viejos uniformes y lucían boinas partisanas, portaban banderas de las potencias aliadas o mostraban orgullosos en la pechera las medallas y condecoraciones ganadas en la lucha contra el fascismo.

Algunos compartían el honor del desfile con sus nietos, que marchaban de su mano sonrientes, y más de uno pasaba orgulloso en silla de ruedas o ayudado por un bastón o muletas.

“Luché en Königsberg (hoy Kalingrado, perteneciente a Rusia), con la infantería, en 1945. Fue una gran batalla con tanques y artillería. Mi batallón capturó dos tanques alemanes”, dijo orgulloso y risueño Emein Lizema, de origen ruso.

Ataviado con un gorro militar y con una banda al cuello que recogía sobre su pecho las condecoraciones, este hombre de 85 años que emigró a Israel en la década de los noventa se emocionaba con los discursos de agradecimiento y las canciones rusas que honraban a quienes ganaron la guerra con sus propias manos.

En representación del Gobierno hablaron la ministra de Inmigración, Sofa Lanberg, y el viceprimer ministro, Silvan Shalom, que expresaron su admiración, respeto y gratitud en hebreo y ruso a los veteranos.

Pero el protagonismo de la jornada no fue hoy de los políticos sino de los octogenarios y nonagenarios, que desfilaban recibiendo sonrientes los aplausos del público.”Luché dos años y medio, en Alemania, Bielorrusia y Polonia, desde enero de 1943 hasta el Día de la Victoria”, rememora Abraham Botkovich, de 87 años, que décadas después del conflicto aún guarda vivo el recuerdo de los muchos amigos y familiares fallecidos en la contienda.

“Perdimos a muchos camaradas. Mi hermano murió. Los alemanes mataron a 32 de mis familiares en mi pueblo”, explica este anciano que vive en Israel desde que se unió en 1991 a la oleada de judíos rusos que emigraron allí tras la desaparición de la Unión Soviética.Botkovich tampoco olvida a los republicanos españoles.

“En 1937 -manifestó- conocimos a muchos de los niños españoles que viajaron a Rusia, estudiamos en el colegio con ellos. Conocíamos muy de cerca la guerra española, a sus líderes, a Dolores Ibárruri”, “Pasionaria”, la histórica dirigente del Partido Comunista de España.

“Después de la guerra trabajé en una fábrica con un hombre que luchó en la guerra civil española y después escapó a Rusia”, cuenta Botkovich, mientras su compañero recuerda aquel tiempo y exclama “No pasarán”, el viejo lema de los antifascistas españoles.

Este veterano destaca que, “afortunadamente, la España de hoy no es la misma España que la de Franco. Ahora hay democracia.

Fuente: AURORA

– 
Algunos datos interesantes:
  • Los judíos lucharon en la Segunda Guerra Mundial en mayor proporción al resto de la población de sus países.
  • 1.5 millones de judíos pelearon como soldados regulares en los ejércitos aliados, la mayor parte en el ejército norteamericano (550.000) y el soviético (500.000). El resto distribuidos en los ejércitos del resto de los países aliados.
  • Decenas de miles más pelearon como partisanos.
  • 250.000 judíos murieron en combate (no confundir con los 6 millones de civiles asesinados en el Holocausto).
  • 40.000 judíos sionistas de Palestina se ofrecieron como voluntarios para pelear en el ejército británico (tener en cuenta que la población judía de Eretz Israel en aquel momento era poco más de 400.000). 688 murieron en combate. En septiembre de 1944 se formó con ellos la Brigada Judía, que peleó en el norte de Africa e Italia. Estos combatientes experimentados volvieron a Palestina luego de la guerra para incorporarse a la resistencia judía contra los ingleses, promover la Aliá Bet (inmigración “ilegal” de sobrevivientes y refugiados judíos a Eretz Israel) y contrabandear armas para el Haganá. También los veteranos de la Brigada Judía formaron escuadrones de vengadores para liquidar a los antiguos oficiales SS y de las Wehrmacht que participaron en atrocidades contra judíos europeos, aunque las operaciones de asesinato se suspendieron posteriormente para concentrarse en la amenaza árabe, luego de varios éxitos notables. Lástima que se olvidaron de Günter Grass.
  • Miles de veteranos de la Segunda Guerra Mundial lucharon en la Guerra de Independencia de Israel, tales como Ben Dunkelman, Sydney Shulemson, Mickey Marcus, John McElroy, Chalmers Goodlin, Wayne Peake, Evsei Vainrub y muchos otros. Su valiosa experiencia fue de mucha ayuda cuando Tzahal recién nacía, a tal punto que 75% del personal de la fuerza aérea israelí en sus inicios estaba compuesto por voluntarios extranjeros (no solo judíos) y tuvieron que utilizar el inglés en vez del hebreo como idioma oficial.
  • El Estado de Israel otorga la Medalla de los Luchadores contra los Nazis como una condecoración para los veteranos de la Segunda Guerra que viven en el país o aquellos ciudadanos israelíes que participaron en algún ejército aliado o grupo de resistencia entre 1939 y 1946.

Pronto celebraremos otra victoria sobre los herederos del nazismo y los enemigos de Israel. Muy pronto…

Pregunta al presidente iraní

Flores en el aire

Dedicado a mis padres y familiares asesinados en Kobrin (Polonia) en octubre de 1943

Los pueblos civilizados acostumbran a colocar ofrendas florales sobre las tumbas de sus desaparecidos, venerando los recuerdos de aquellos que les eran queridos en vida.

También se dejan flotar coronas de flores sobre el agua, cuando algún buque con pasajeros desaparece en las profundidades del mar o del río.

En tiempos bélicos, aviadores han dejado caer coronas de flores sobre el lugar donde algún compatriota, envuelto en llamas, cayó al ser alcanzado por los cañones enemigos. También quiero proceder en forma análoga.

Al cumplirse el décimo aniversario del aniquilamiento de todos mis familiares, quise ofrendarles el testimonio de mi veneración. Pero una incógnita me deja en la incertidumbre: ¿Dónde? ¿Dónde colocar esa ofrenda? ¿Dónde están las tumbas? ¿Dónde fueron enterrados mi padre, madre, hermana, cuñado, sobrinito, tíos, primos y todos aquellos que me han sido tan queridos y tan cercanos a mi corazón?

¿En el llano? ¿En el monte? ¿Fueron echados al río o fueron pastos de las llamas?

Decid vosotros buena gente, ¿no sabéis donde está la última morada de mis padres y de mis familiares? ¿No sabéis cómo se ha producido su fallecimiento? ¿O es que acaso no han tenido siquiera la dicha de ser sepultados como gente? ¿O fueron convertidos en ceniza como la mayoría del pueblo judío, arrastrados a los hornos crematorios?

La ceniza vuela por el mundo como almas en pena, llorando por sus vidas truncadas, por sus años no vividos, maldiciendo a los archi-asesinos nazis que con tanta fiereza los aniquilaron a todos. ¿Puede el cerebro humano concebir una matanza tan cruel, tan despiadada y tan cobarde? ¿Puede el ser racional convertirse en una fiera hambrienta y sedienta de sangre humana como han sido los nazis? ¿Puede el amigo lector imaginarse lo que significa perder en esta forma a toda una vasta familia? A todos, sin excepción, ancianos de edad otoñal, junto con hombres maduros, en pleno verano de su vida, acompañados con criaturas, que comienzan a dar los primeros pasos en la primavera de su existencia.

Todos fueron llevados al último camino sin retorno. Ninguno se ha salvado de ese trágico destino. No hay más a quien enviar saludos ni recibir de ellos noticias, como si uno hubiera nacido de una piedra. ¿Acaso soy realmente nacido de una piedra? ¿Acaso no tuve yo también padre, madre y otros familiares como todos? ¿Acaso soy como el hongo que brota de la nada?

Cuando sopla el viento y escucho un susurro, me parece oír voces humanas y llantos de criaturas inocentes.

¿No serán ELLOS que me hablan? ¿No serán SUS voces que claman justicia y venganza por la sangre vertida?

Hoy es el triste aniversario cuando esos seres humanos, llenos de vida y vigor, fueron convertidos en un santiamén en cenizas. A estas cenizas, que simbolizan a quienes han sido mis seres más queridos, desparramaré por el viento pétalos de flores, para que les acompañen y que les trasmita mi mensaje exteriorizado al impulso de mi corazón dolorido y decirles: “Que hasta tanto lata un solo corazón judío en el mundo, éste no perderá la esperanza de ver la llegada del día de la justicia y venganza: que los super-asesinos antisemitas pagarán con su sangre los crímenes cometidos; que los mares de sangre absorbidos por la tierra, retornarán para caer sobre sus propias cabezas; que, como torrentes de lava, las cenizas de millones y millones de víctimas arremeterán sobre los asesinos violadores y saqueadores”. Entonces no habrá más en el mundo entero esta incertidumbre: ¿DONDE?

Vayan mis palabras, conviértanse en pétalos y desparrámense por el mundo para cumplir la misión que les estoy encomendando.

1943 – Octubre – 1953

PEDRO LEW

Presidente Ahmadinejad: Si nada de eso ocurrió… ¿Usted podría decirme dónde visito los restos de mi bisabuelo y toda la familia Lew para rendirles homenaje?

Benzion Netanyahu, descanse en paz

Benzion era un prominente activista sionista revisionista en Estados Unidos, sirvió como secretario del legendario Ze’ev Jabotinsky, fue un escritor y editor.

Benzion Netanyahu, padre del Primer Ministro Benjamín Netanyahu, falleció en la mañana del lunes a los 102 años.

Un gran número de partidos políticos israelíes de todo el espectro ideológico – entre ellos el Laborismo, Meretz y Unión Nacional – retiraron su moción de censura en la Knesset, por respeto al Primer Ministro.

El mayor de los Netanyahu nació en Varsovia, Polonia, en 1910. Fue un historiador y profesor emérito en la Universidad Cornell. Vivía en Jerusalén cuando falleció.

Se casó con Tzila Segal en 1944, y permaneció casado con ella hasta su muerte en 2000.

Benzion era padre de tres hijos con Segal: Yonatan Netanyahu, comandante del grupo de élite Sayeret Matkal y la única baja israelí durante la operación exitosa que liberó cientos de rehenes en Entebbe, Uganda, que fueron llevados cautivos durante el secuestro de un avión de Air France en 1976 por terroristas árabes y alemanes; Iddo Netanyahu, prestigioso radiólogo y escritor; y Benjamín Netanyahu, Primer Ministro de Israel.

Era el secretario personal de Jabotinsky, padre del movimiento sionista revisionista que dirigió desde Estados Unidos.

Durante una fiesta para celebrar el cumpleaños número 100 de su padre, el Jewish Chronicle citó al Primer Ministro cuando expresó: “Yo aprendí de ti a mirar hacia el futuro”.

El portavoz de la Knesset Reuven Rivlin dijo a Radio Israel que “Bibi aprendió el sionismo más puro de un hombre que era muy cercano a Jabotinsky”, agregando que el Primer Ministro “fue educado en un hogar donde el sionismo era sionismo sin trangresiones… aunque la realpolitik de Bibi era mucho más compleja”.

“El profesor Netanyahu era un académico importante, tanto profundo como original”, afirmó el Ministro de Educación Guideón Sa’ar. “Su amplia investigación sobre los Marranos y el período de la Inquisición fue revolucionaria, tiene un valor histórico sumamente importante”.

Sa’ar dijo que Benzion era sionista hasta la médula, agregando que era el “discípulo sobresaliente de Herzl y Jabotinsky”.

La dirigente laborista Shelly Yacimovich envió sus condolencias al Primer Ministro, diciendo que “todos tenemos un solo padre. En tu caso, estamos hablando de un hombre único, un historiador distinguido, un ideólogo y un intelectual que dejó una profunda huella en la sociedad israelí”.

Benzion sirvió como el director ejecutivo de la Nueva Organización Sionista de América durante los ’40, convirtiéndose en un prominente activista sionista revisionista en los Estados Unidos.

Se convirtió en jefe editor de la Enciclopedia Hebraica durante su estadía en Israel.

También fue editor del grupo de publicación bisemanal norteamericano, Zionnews, donde autorizó editoriales que trataban cotidianamente los últimos acontecimientos y controversias políticas relacionadas con los palestinos.

En una editorial que Benzion escribió, en ocasión del comienzo de la festividad de Pesaj, Benzion contempló cómo el sufrimiento de los judíos no podía separarlos nunca de su fe o extingüir sus esperanzas: “A través de océanos de sangre, nuestra sangre, a través del océano de nuestras lágrimas, odiados, perseguidos, golpeados, errantes y sin hogar, nos reunimos en el Seder de Pesaj para agradecer a D’s por nuestra liberación de Egipto, y expresar nuevamente nuestra esperanza en la Hagadá: Este año seguimos siendo esclavos  – el año entrante seremos hombres libres”.

“Solo una nación de nuestro calibre espiritual puede atravesar las eras plagadas de sufrimiento sin paralelo con su espíritu inquebrantable; todavía vivos; todavía luchando por nuestra libertad. El año próximo seremos hombre libres”, escribió.

En 1952, la familia Netanyahu se trasladó a su casa en la calle Haportzim 4 en Jerusalén, donde falleció este lunes a la mañana.

Fuente: Jerusalem Post

El amor de este hombre por su pueblo solo puede ser comprendido por el orgullo que tenía de sus hijos, quienes llevaron a la práctica lo que predicó en vida. Este hombre representaba lo mejor de Israel. Netanyahu se traduce del hebreo como “regalo de D’s”. Bibi seguirá su legado, porque sabrá que alguien lo mira desde el cielo para darle guía e inspiración. Zijronó Librajá, hasta siempre héroe del pueblo hebreo.

Declaración de independencia

A las 16 horas del viernes 14 de mayo de 1948, los dirigentes de la Agencia Judía se dirigieron al museo de Tel Aviv, edificio donde tendría lugar la ceremonia de la Declaración de Independencia y la fundación del Estado de Israel.

El Cairo, Nueva York, Jerusalén, París, Londres y Washington, el mundo entero tenía los ojos vueltos hacia aquel edificio.

David Ben Gurión comenzó a leer:

“La Tierra de Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí se formó su personalidad religiosa, espiritual y nacional. Aquí consiguió la independencia y creó una cultura de trascendencia nacional y universal. Aquí el pueblo judío escribió y entregó al mundo el Libro de los Libros…..”.

“…..Exiliado de la Tierra de Israel, el pueblo judío continuó fiel a la misma en todos los países por los que tuvo que dispersarse, sin cesar nunca de rezar y confiar en el regreso a su país de origen y en la restauración de su libertad nacional….”.

“….Impulsados por esta asociación histórica, los judíos lucharon durante todo el transcurso de los siglos por regresar al país de sus padres y volver a formar una nación. En décadas recientes regresaron un buen número al solar de sus mayores, roturaron los yermos, resucitaron el idioma, edificaron ciudades y villas y establecieron una comunidad que ha crecido sin cesar, dotada de una vida económica y cultural propia. Buscaban la paz, pero estaban dispuestos a defenderse. Y trajeron los beneficios del progreso a todos los habitantes…..”.

“….Este derecho quedó reconocido por la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917 y reafirmado por el mandato de la Liga de Naciones, que era un reconocimiento internacional explícito….”.

“….El reciente Holocausto que devoró en Europa a millones de judíos, demostró nuevamente la necesidad…..”.

“….Restablecimiento del Estado judío, que abriría las puertas a todos los de nuestro pueblo y nos situaría en pie de igualdad entre la familia de las naciones…..”.

 “….Durante la Segunda Guerra Mundial, el pueblo judío en la Tierra de Israel aportó su contribución plena a la lucha. El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución requiriendo el establecimiento de un Estado judío en la Tierra de Israel. El derecho del pueblo judío a proclamar su Estado independiente es indiscutible. Es el derecho natural del pueblo judío a vivir, a semejanza de las demás naciones, una existencia independiente como Estado soberano”.

 “….Por todo lo cual, proclamamos el Establecimiento del Estado judío en la Tierra de Israel, que llevará el nombre de Estado de Israel”.

“….El Estado de Israel tendrá sus puertas abiertas para todos los judíos de todas las naciones por las cuales se encuentran dispersos que quieran inmigrar. Promoverá el desarrollo del país en beneficio de todos sus habitantes; se basará en los principios de libertad, justicia y paz según las concibieron los profetas de Israel; proclamará la igualdad social y política de todos los ciudadanos, sin distinción de religión, raza o sexo; garantizará la libertad de religión, conciencia, enseñanza y cultura; salvaguardará los lugares sagrados de todas las religiones, y mantendrá fielmente los principios de la Carta de las Naciones Unidas….”.

“….Aun en medio de una agresión alevosa, nosotros dirigimos un llamamiento a los habitantes árabes del Estado de Israel invitándoles a conservar la paz y a llenar su parte en el desenvolvimiento del Estado, sobre la base de una plena e igual ciudadanía, con la debida representación en sus organismos e instituciones….”.

“Nosotros ofrecemos nuestra mano en paz y buena vecindad a todos los Estados limítrofes y a sus pueblos, y les invitamos a colaborar….”.

 “….Con la confianza puesta en Dios Todopoderoso, redactamos la presente Declaración en esta primera sesión del Consejo Provisional del Estado, sobre el suelo de la Patria, en la ciudad de Tel Aviv, en la víspera del sábado el 5 de Iyar de 5708, 14 de mayo de 1948”.

 

Si bien tanto el video como la traducción al español están incompletos, se podría decir que eso fue básicamente la declaración de independencia israelí. Posteriormente se emitió un rezo agradeciendo a D’s poder presenciar este momento y los presentes en el hall lloraron, las personalidades correspondientes firmaron, mientras afuera del edificio la gente bailaba el hora y en los frentes de batalla nuestra juventud combatía en la Guerra de Independencia por la libertad de su patria renacida, ante la invasión de siete ejércitos árabes. Exactamente diez minutos después de que Ben Gurión terminara de leer, los Estados Unidos de América se convertían en la primer nación de la tierra en reconocer al nuevo Estado judío. Pero no debemos olvidar un detalle importante, pues al terminar la declaración se escuchó en el piso de arriba del museo la bella melodía de la Orquesta Filarmónica Palestina, una melodía como esta:

(ser un pueblo libre en nuestra tierra de Sión y Jerusalén) 

ZZW y ZOB en el Levantamiento del Ghetto de Varsovia

En este documento de la página de Betar, se encuentra valiosa información respecto de la ZZW (Organización Militar Judía) compuesta por verdaderos héroes que combatieron en el Levantamiento del Ghetto de Varsovia, y que fue injustamente relegada a un segundo plano o directamente ignorada por muchos de los que se encargaron de escribir las historias de tan épico episodio en los anales del pueblo judío.

En este otro link les paso un artículo mío sobre Mordejai Anilevich, Héroe y comandante de la ZOB (organización judía combatiente), también líder y protagonista en el Levantamiento.

Tuve el privilegio de ver la defensa judía en toda su grandeza y gloria

Como muchos de ustedes sabrán, hace pocos días se conmemoró la festividad judía de Pesaj, que recuerda la lucha y el anhelo de libertad del pueblo judío, cuando miles de años atrás fue liberado de las garras del yugo esclavizante del Faraón de Egipto para ser conducido a la Tierra Prometida. Muchos habrán festejado, hablado, publicado en un sitio o simplemente recordado esta famosa festividad que nuestra nación recuerda cada año con alegría, orgullo y dignidad. Pero muchos tal vez no se percataron de que, coincidiendo en pocos días con el final de la festividad de Pesaj, el día de hoy, jueves 19 de abril del 2012, se conmemora el 69 aniversario del Levantamiento del Guetto de Varsovia en la época del Holocausto. La condena de muerte decretada por el nazismo contra todos los hebreos en Europa, fue enfrentada a principios de 1943 por los sobrevivientes de los guetos. Constreñidos a la gasificación en masa, 220 hombres del Guetto de Varsovia, mal armados y alimentados; con la ayuda de los pocos miles de niños, ancianos y mujeres que todavía quedaban en el sitio con un último aliento de vida; resolvieron afrontar la maquina de exterminio del opresor nazi (aun más cruel que la del Faraón egipcio) levantándose en armas. Los combatientes de los guetos sabían que su rebelión tendría un único fatal resultado. Al empuñar las armas, empero, rompían la marcha resignada de los millones de judíos que, engañados por los nazis, marchaban en silencio hacia la cámara letal, como ovejas al matadero. Crearon la alternativa de luchar, de golpear al verdugo, de hacer pagar caras sus vidas, de morir con honor. Tal vez en toda la historia de la humanidad no hubo situación tan condenada. Ni Leónidas, en el desfiladero de las Termópilas, desesperó de resistir sin una oportunidad de sobrevivir; los suicidas de Massada hicieron culminar con su muerte una lucha por la libertad, cuyas semillas, sabían, iban a ser recogidas por quienes sobrevivieran; solo en las noches incendiadas de la rebelión en los guetos europeos, sus combatientes tuvieron conciencia de que salían a pelear por la sola alternativa de morir luchando, único privilegio que les quedaba luego de tanta muerte y crueldad. Su lucha no solo fue una expresión de heroísmo humano; era un grito desesperado frente a un mundo que sabía del exterminio y no hacía lo necesario por detenerlo. En los documentos dejados por los luchadores (casi todos ellos identificados con el movimiento sionista) se trasluce su fe y esperanza en la reconstrucción nacional del pueblo judío en la tierra de sus antepasados, y la inspiración que abrevaron partía de esa esperanza. Israel con su enorme progreso y victorias militares, no tiene ningún sentido sin el recuerdo de sus seis millones de víctimas que quedaron enterradas en suelo europeo.

 

Es por esta razón, para rendirle un minúsculo homenaje a aquellos ejemplares rebeldes que afrontaron la muerte durante la Shoá con honor en el Guetto de Varsovia y otros lugares, que quiero publicar un articulo sobre el tema escrito por mi querido abuelo hace sesenta años, el señor Pedro Lew (que en paz descanse). Quiero compartir con todos ustedes sus sabias palabras:

 

Artículo Publicado en el Diario “El Territorio” en la ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, República Argentina, el 22 de abril de 1952.

Su autor Pedro Lew

“Nuestro vecino Don Pedro Lew ha escrito esta nota para recordar la epopeya sangrienta del guetto de Varsovia”

EL SACRIFICIO CRUENTO DEL PUEBLO JUDIO.

19 DE ABRIL DE 1943

Fecha memorable para el pueblo judío. En aquel día se propagó por el mundo la noticia trágica y al mismo tiempo gloriosa de que el ghetto se levantó en armas, que el ghetto está luchando heroicamente, ocasionando ingentes pérdidas al enemigo nazi, que el ghetto está rodeado por los cuatro costados por un ejército de asesinos. Los últimos sobrevivientes de la catástrofe del judaísmo europeo se han puesto de pie, enfrentando con sus precarios medios a un ejército armado hasta los dientes.

Los alemanes acostumbrados a las victorias fáciles, a los “paseos militares por toda Europa”, no tomaron en serio al puñado de hombres, mujeres y niños, que se encapricharon de no entregarse vivos para ser quemados, en los crematorios de Oswienchin, Buchenwald, Maidanek y otros. Y bien caro les ha costado a los nazis enfrentar esta sorpresa. Tanques, artillería, aeroplanos, bombas demoledoras e incendiarias tenían que ser usadas contra este grupo de héroes, que lucharon por el derecho de morir como hombres libres, y no como ratas en la ratonera.

Criaturas de corta edad, ancianos de manos temblorosas, mujeres débiles codo a codo con los pocos hombres jóvenes que se quedaron todavía en el ghetto, han luchado con botellas inflamables, bombas de fabricación casera, armas anticuadas y primitivas, manteniendo a raya a todo un “glorioso” ejército alemán.

El ghetto fue incendiado por sus cuatro costados; le fue cortada el agua; hambre y enfermedades han hecho estragos con las filas de los defensores, y la lucha seguía. Casa tras casa, manzana tras manzana, fue tomada por asalto por los asesinos. Cuarentaitres días ha durado esta lucha desigual. Francia ha caído en veintidós días, Polonia con su ejército ha luchado veintiocho días, Holanda, Bélgica, Luxemburgo fueron un paseo militar para los nazis, y el ghetto se mantuvo firme cuarentaitrés días.

Millares de alemanes han sucumbido a manos de los defensores del ghetto. Del Estado Mayor de Berlín tuvieron que ser enviados “especialistas” para terminar con esta “vergüenza” para el ejército omnipotente. Todo el ghetto fue demolido por la artillería para liquidar los últimos focos de resistencia.

Cuarenta mil seres humanos han caído en esta epopeya. Y al morir han lanzado su Testamento: Recordar y no Olvidar.

Recordar que han luchado para mantener en alto la dignidad humana.

Recordar que los asesinos han aniquilado a seis millones de judíos por el solo hecho de ser judíos.

Y no Olvidar que el nazismo es un peligro de muerte para todos los pueblos del mundo

Y no olvidar que hasta tanto exista el nazismo no podrá haber paz y tranquilidad entre los pueblos.

No Olvidar que el judaísmo por su condición y por su larga historia de pueblo sufrido es democrático, enemigo de las violencias y asesinatos.

Y el pueblo judío recuerda con veneración y gloria el testamento de los héroes inmolados por el nazismo y promete: Recordar y no olvidar.

 

Himno de los partisanos:

 

Nunca digas que vas a tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Desde el país de las nieves al de las palmeras

aquí estamos con nuestro dolor, con nuestra pena;

y donde cayera una gota de nuestra sangre

brotará nuestro heroísmo, nuestro coraje.

 

El sol de mañana dorará nuecero hoy

y el enemigo se esfumará con el ayer,

pero si demorara en aparecer el sol

por generaciones vaya como consigna esta canción.

 

Esta canción ha sido escrita con plomo y sangre;

no es el canto libre de un pájaro salvaje;

entre un desplomarse de muros resquebrajados

le cantó un pueblo con armas en mano.

 

Nunca digas entonces que vas tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Nunca digas que esta senda es la final,

porque el cielo gris cubrió la luz del sol.

 

El momento tan ansiado llegará

y el sonar de nuestra marcha escucharán.

 

El clamor por tanta angustia y el dolor

desde el trópico hasta el polo sonará,

y al regar con sangre nuestra heredad,

la esperanza fuerte y pura crecerá.

 

No es un canto alegre, es canto de fusil,

no es tampoco pájaro de libertad,

es canción de un pueblo obligado a sufrir,

que con sangre y plomo el verso escribirá.

La Fuerza Aérea Israelí vuela sobre Auschwitz

Dos textos sobre Jabotinsky

Les dejo, de la página “Buscando la Verdad” de Jaime Gorenstein, dos llamativos y significativos textos acerca de Vladimir Zeev Jabotinsky, mi pensador sionista clásico favorito.

En el primero, se puede conocer respecto de sus ideas sobre el sionismo, liberalismo e individualismo.

El segundo, demuestra su claridad intelectual en los reclamos por igualdad de derechos e igualdad ante la ley, denunciando la injusta situación vivida por los negros en Estados Unidos a principios del siglo XX.

Se podrán constatar en los artículos, ejemplos de la pobreza moral y bajeza intelectual de algunos de los que lo enfrentaron en su época y de los que intentan deformar su mensaje décadas después de su fallecimiento.

Esta es una buena oportunidad para repasar y profundizar las enseñanzas de Rosh Betar, que hacen experimentar en carne propia el orgullo judío y sionista que a él lo caracterizaba.

 

PD: Frases inolvidables de Vladimir Zeev Jabotinsky citadas en “Buscando la Verdad”

 

“No agacharé mi cabeza ante nadie… pues Dios me hizo derecho”.
“No se paren ante mi tumba… caminen sobre ella”.
“En el principio… Dios creo al individuo”.

                                   Vladimir “Zeev” Jabotinsky

Héroe partisano visita a soldados israelíes

Aharon Bielski, que combatió contra los nazis en los bosques de Polonia, se encontró con tropas israelíes durante un simulacro en la frontera norte.

La División Galilea de las FDI recibió a un huésped de honor la última semana. Durante un ejercicio en la frontera norte, Aharon Bielski, uno de los héroes partisanos que resistieron a los opresores nazis durante la Segunda Guerra Mundial, visitó a los soldados israelíes.

Bielski, cuya historia fue recientemente documentada en la película Defiance dirigida por Edward Zwick, salvó cientos de judíos durante el Holocausto luchando contra los nazis en los bosques de Polonia.

Bielski sirvió en el Batallón 51 de la Brigada Guivati del ejército israelí durante la Guerra de Independencia. Posteriormente se trasladó a los Estados Unidos.

Durante su visita en el norte la semana pasada, Bielski conversó con soldados de la Brigada Guivati y el Cuerpo de Blindados, y fue llevado a recorrer la frontera durante un breve paseo.

“Ningún ejército en el mundo se comporta tan humanamente como ustedes”, dijo Bielski a los soldados.

Fuente: Traducción del Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel

A %d blogueros les gusta esto: