Análisis momentáneo sobre el intento de golpe de estado en Turquía

Análisis momentáneo sobre el intento de golpe de estado en Turquía:

1) Según los informes, no está consumado el golpe de estado. Trasciende que militares lo dan por hecho, mientras que funcionarios y civiles impiden que se concrete.

2) El planteo de la cuestión no puede hacerse en términos latinoamericanos u occidentales como si se tratase de militarismo vs democracia. La noción de democracia en la región es bastante precaria. Excepto en Israel.

3) Turquía es el más “europeo” de los países musulmanes. Pero en los últimos años ha sido gobernada por Erdogan, que es islamista. El islamismo es la doctrina política a la que suscriben los grupos terroristas y las teocracias musulmanas. Erdogan no es “democrático” como nosotros entendemos el término.

4) Erdogan alejó a Turquía de Israel, con quien mantenía ejercicios militares conjuntos. Tomó partido por la causa palestina, y apoyó la flotilla de 2010 rumbo a Gaza tendiente a hacer quedar a Israel como estado terrorista.

5) Erdogan se acercó a Irán, uno de los dos países más promotores del terrorismo islamista en el mundo. Su intención de llevar a Turquía hacia el islamismo y dejar lo europeo fue evidente en gestos como este.

6) En el último tiempo, por pelearse con Rusia y sentirse amenazado por fuerzas desestabilizadoras, Turquía se acercó nuevamente a Israel, el foco occidental de la región. Obviamente, el pragmatismo fue lo que condujo el movimiento turco, no una revolución ideológica.

7) ¿Perspectiva para Occidente? Dependerá de los hechos.
Si los militares muestran afinidad a la Unión Europea y a Estados Unidos, intervienen en Turquía para anular amenazas de Isis y demás fuerzas que quieran controlar zonas estratégicas, y despachan a Erdogan a Teherán para gobernar en transición hasta la llegada de un líder nuevo en sintonía, no habría amenaza.
Si los militares pretenden anular el sistema para instalar un régimen decididamente islamista, Turquía será un peor lugar.
Lo primero suena como un cuento de hadas, y vivimos en la realidad. Tendríamos que evaluar qué ideas se manejan en la interna militar.
Lo segundo sería una asociación directa al fanatismo. Si siguen con Irán, fanatismo chiita; si giran hacia Isis, fanatismo sunita.

8) Según parece en los videos subidos a las redes sociales, militares dispararon contra civiles que salieron a manifestarse a la calle. Esto, de ser así, es una brutalidad y de arranque habla mal de los golpistas.

9) No es garantía tomar como referencia de la conveniencia occidental lo que declaren Obama, Merkel, Hollande, y demás líderes de potencias mundiales. Recordemos que ellos pactaron armar nuclearmente a Irán, y sus dichos estarán alineados a esos intereses de mantener estable el acuerdo y no sufrir obstáculos por tormentas en la región.
Lo que hay que tener en cuenta, es que mucho más peligroso que un golpe incierto en Turquía, son Ayatollahs iraníes armados con bombas de destrucción masiva.

10) Se habla de un autogolpe de Erdogan para legitimarse nuevamente en el poder una vez que sea repuesto de donde nunca habría sido desplazado. No hay pruebas firmes de esto, solo interpretaciones; sin embargo, por el tipo de personaje siniestro que es Erdogan, no extrañaría que así sea.
Si vemos el cuadro completo, en lo operacional es una maniobra demasiado osada para llevarse adelante. Habrá que evaluar si el intento de golpe termina rápido (si pudo sofocarse con poco), si Erdogan estaba avisado, si tenía militares de alto rango que le respondían de manera directa en lo político más allá de lo institucional, y si Irán tuvo algo que ver en la movida.

Ezequiel Eiben

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Ezequiel Eiben
13/8/2014
17 de Av 5774

El comienzo
El lunes 7/7 se notaba en Israel un panorama alarmante que obligaba a tomar decisiones cruciales. 80 cohetes disparados contra el sur de Israel a lo largo de la jornada, en consonancia con la campaña agresiva constante de Hamas que se atribuía los ataques, y encima todo pocos días después de saberse la noticia del asesinato de los tres jóvenes judíos secuestrados, pintaban el cuadro de situación que los dirigentes israelíes analizaban. Para colmo, terroristas de Hamas habían muerto en un túnel debido a la explosión de los propios dispositivos que cargaban, en lo que se informó constituía un intento de atentar contra el ejército israelí. En estos los momentos previos a decidir una operación militar en Gaza, por si acaso, 1500 reservistas fueron movilizados y unidades de infantería colocadas en la frontera. Desde el vamos, una fuente del ejército se pronunció en forma explícita y sin ambigüedades: “El mensaje para Hamas es claro: un cese del fuego sin condiciones”[1]. Como se supo poco después, Hamas no escucharía y provocaría la consiguiente escalada militar.
Gabriel Ben-Tasgal explicó el origen de la escalada pergeñada por Hamas:

La razón verdadera por lo que ocurre en la franja de Gaza es muy simple. El Hamas, durante años, disfrutó de un negocio estupendo. Tres familias, de la ciudad de Rafiah en el sur de la franja de Gaza, cavan túneles e introducen (…) un montón de productos desde el lado egipcio. El Hamas cobra impuestos por eso. Y además, recibe donaciones de Qatar y otros países árabes que apoyan la causa palestina. Estamos hablando de un presupuesto de 500 millones de dólares. Desde que sube al poder Abdelfatah Al-Sisi en Egipto, le cierran los túneles. Y además, debido a los problemas que tiene Qatar en otros países, que está metido en todas las guerras de Medio Oriente, el presupuesto de Hamas bajó a la mitad. Y el desempleo, llegó al 40%. En un caso de una crisis como esa, el Hamas debe provocar una acción militar, que aunque sabe que la va a perder, lo que va a lograr con esto es ver si puede cambiar el acuerdo que había antes, y además lograr la unidad palestina porque todos los palestinos ahora están a favor del que se siente atacado[2].

En aquél día de julio, expresé todo mi apoyo a las IDF, esperando que la hipotética futura operación no fuera un mero correctivo para que después Hamas iniciara nuevamente el ciclo de violencia e Israel tuviera que responder otra vez. A ver si de una vez por todas, pensé, les damos una paliza a los islamistas de Hamas y que no vivan para contarla. Por supuesto, yo sabía que esto era una expresión de deseo y una fijación de mi posición, pero que Israel no llegaría tan lejos como yo quería. Ahora bien, aunque el alcance de la operación no fuera el esperado, por supuesto había que apoyar a Israel, sin dudas el bueno de la película. A la par, se podía alentar desde la intelectualidad a que fuera más allá.

La cobertura mediática judeofóbica
No cabía esperar otra cosa habiendo tanta asquerosa parcialidad pro-terrorismo y judeofobia en los medios de comunicación, argentinos e internacionales. En las guerras anteriores, ya lo habían demostrado defenestrando a Israel, mintiendo sobre su proceder, tergiversando los hechos y su significado, y tomado partido por el bando terrorista. En esta ocasión, no querían ser la excepción; por el contrario, estaban listos para continuar la campaña de desprestigio y hostigamiento a la única república democrática de Medio Oriente que lucha por su supervivencia.
El martes 8/7, TN tituló en grandes letras potenciadas con “negrita”: “Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza”. A continuación en letras pequeñas, la entrada explicaba: “Los ataques se produjeron en represalia por varios cohetes que cayeron en el sur de ese país, por parte de Palestina. La agrupación Hamas amenazó “ampliar el circulo de objetivos””[3]. Los periodistas de TN encargados de la nota leyeron el manual del buen judeófobo: lo más importante es vender con sensacionalismo la acción militar israelí con letras gigantes, y después mínimamente apuntar que se trata de una represalia. Encima, si se trataba de una represalia, no era un ataque o una ofensiva en el sentido que ellos insinuaban, como si a Israel de repente se le hubiera antojado hacerlo; estrictamente era una defensa, moral, legítima, legal.
Un medio masivo de comunicación internacional, acostumbrado también a difamar a Israel, es CNN. Pero esta vez, no le salió gratis. En una entrevista tendenciosa, con el permanente intento de llevarla favorablemente hacia el lado de los palestinos por la periodista, el anti-israelismo se encontró con una firme oposición: el entrevistado, embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, se plantó y echó en cara la omisión de información y la inadecuada relación entre los datos en el modus operandi de la cadena televisiva. De este tipo de defensas Israel necesita más:

Periodista: Lo que sucedió aquí es horrible y todavía no sabemos el alcance de cuántos niños pueden haber muerto. Informes iniciales indican que al menos 16 murieron, estos dicen que el ataque provino de tanques israelíes. Tal como usted sabe, el ejército israelí dice que pudo haber sido un cohete mal disparado por Hamás. ¿Tiene alguna certeza en este punto?
Embajador: No, no sé, pero sí sé quiénes son los responsables de esto, y es el Hamás ya que usan escuelas como depósitos de armas, y pienso que es deshonesto hacia sus televidentes que un reportero desde Gaza no haya mencionado lo sucedido la semana pasada. Tuvimos dos escuelas de la UNRWA, donde se encontraron cohetes y se los entregaron a Hamás.
(…)
Es información pública a disposición, y es importante que en su reporte lo mencione. Y sumado a esto, pudo haber mencionado una declaración, hecha no por el embajador israelí, no por el vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, sino por el secretario general de la ONU ayer, y quiero leerles lo que dijo ayer, no el año pasado, ayer. Dijo: “El secretario general está alarmado al escuchar que fueron dispuestos cohetes en escuelas de UNRWA en Gaza, y que subsecuentemente estos han desaparecido. Expresa su estupor y pena por el uso de armas en una escuela administrada por la ONU. Al hacerlo (…) aquellos responsables están convirtiendo escuelas en objetivos militares potenciales, y poniendo en peligro la vida de niños inocentes. Empleados de la ONU que trabajan en dichas instalaciones y cualquiera que use las escuelas de la ONU como refugio”. Esto fue ayer. ¿No cree usted que es relevante reportar esto en la CNN? (…).
He estado escuchando informes durante dos horas en CNN, he visto pantallas separadas, imágenes horrendas, imágenes que cualquier ser humano decente se horrorizaría al verlas. No he escuchado ni a una sola persona decir lo que yo le acabo de decir a usted. Y si esto es así, no les da el servicio apropiado a sus televidentes, ni el contenido que necesitan para hacer estos juicios. Hamas está colocando baterías de misiles en escuelas, en hospitales, en mezquitas, y esto debe ser condenado por el mundo para que Hamas le ponga un fin.
Periodista: (…) la razón por la que mostramos estas fotos es porque son niños que fallecieron. ¿Y si Israel se hubiera tomado el tiempo de confirmar que esos niños estaban fuera de las escuelas antes de disparar? Enviar a alguien para inspeccionar. ¿O piensa usted que está bien emitir una advertencia y luego seguir con la agenda y disparar aun habiendo niños adentro? (…)
Embajador: Pienso que usted no tiene ninguna base para decir lo que acaba de decir. Por supuesto que no vamos a disparar directamente. Pero yo no sé lo que sucedió en esa escuela. Lo que entiendo es que le dimos a la gente días para que salgan de esa área. Esto está en el norte de la franja de Gaza, hay una buena posibilidad de que haya sido un cohete de Hamas que impactó. Yo no sé si alguien disparó, un combatiente de Hamas disparando directamente desde esa escuela hacia nuestro ejército que está operando allí, y luego respondimos a ese fuego. Desconozco los hechos. (…) no me malinterprete. No culpo a los medios por mostrar las fotos. Los culpo por no conectar los puntos. Los puntos señalan a la responsabilidad de Hamas por usar escuelas como depósitos de armas, que benefician a Hamas, y es inaceptable, y el enojo del mundo debe dirigirse a Hamas. (…)[4].

Muchos indicios de judeofobia y anti-israelismo en tan solo un par de minutos.
Primer indicio: la entrevistadora busca llevar el reportaje al lugar común de los judeófobos: la muerte de los niños. Pues bien, no hay matanza deliberada de niños por parte de Israel, y la muerte de estos es culpa de Hamas. Pero los medios insisten en acusar a Israel o exigirle presumiendo su culpabilidad que dé explicaciones sobre los fallecimientos. No depositan la culpa donde debe depositarse: en la cuenta de Hamas.
Segundo indicio: la entrevistadora no se disculpa tras haber quedado en evidencia la estrategia de CNN de silenciar mensajes que pueden hablar en favor de Israel, o como mínimo, sin llegar a eso, hablar en contra de Hamas y de los empleados palestinos en la ONU.
Tercer indicio: tras las advertencias en un operativo militar, a la periodista le parece bien “mandar a alguien a inspeccionar” a un lugar convertido en una fortaleza terrorista. Es decir, propone utilizar a un israelí como carnada o arriesgarlo como carne de cañón para que garantice aún más la seguridad de los palestinos. Vale decir, quiere que se ponga por encima de la seguridad de los israelíes a la seguridad de los palestinos. Pide sacrificio a Israel en orden a proteger a los palestinos. Posiciona la seguridad de los palestinos por encima de la protección de los israelíes.
Cuarto indicio: doble estándar contra Israel. Le exige al ejército israelí previsiones extraordinarias que no se le exigen a nadie más. Se mide a Israel con una vara distinta.
Quinto indicio: el foco, permanentemente, sobre Israel. Criticar a Hamás parece ser accesorio, o el guión para un actor de reparto. El protagonista del desastre pareciera ser Israel.

Prensa árabe
Durante esta guerra, cierta prensa árabe, sobre todo egipcia, criticó como nunca antes a Hamas. Inusitada cantidad de comentarios negativos golpearon a la agrupación terrorista en los programas televisivos. Una razón muy invocada en la televisión de Egipto, era el sufrimiento al que sometía al pueblo palestino con sus provocaciones bélicas a Israel. Pero en el fondo, más que solidaridad hacia los palestinos, ocupaba un lugar central la razón de que Hamas se ha vuelto demasiado molesto para El Cairo, una piedra en el zapato que le trae complicaciones estratégicas, políticas y militares (y que encima tuvo el descaro de rechazar la oferta egipcia de cese al fuego). Es decir, la intencionalidad protectora de intereses egipcios, más que una súbita y repentina consideración de humanidad hacia los palestinos (que son ampliamente maltratados en países árabes, siendo mantenidos en campos de refugiados y con un status de ciudadanos de segunda clase), lideró la campaña anti-Hamas.
Osama Mounir, de Mehwar TV, dijo al aire el 16/7:

Quedará grabado en los anales de la historia que cuando Egipto propuso un cese del fuego, Israel aceptó, Estados Unidos le dio la bienvenida, y lo mismo hizo Europa. Todo el mundo ha apoyado la iniciativa egipcia, excepto ustedes [Hamas]. ¿Ustedes qué quieren? (…).
Veamos lo que nuestros hermanos –perdón, nuestros alienados hermanos-, demandan. En principio, no sé cómo llamarlo a esto… están matando a la gente y ustedes hacen demandas. “Si no nos dan lo que queremos, el pueblo palestino puede irse al infierno. No nos importan cuantos palestinos mueran”[frases como hablando por boca de Hamas]. (…) [A continuación enuncia las demandas de Hamas y las critica[5]]. Yo no soporto a Israel, dicho sea de paso. Que Israel sea incendiado con gasolina, perdón por la expresión. Estas personas merecen ser prendidas fuego; pero hoy, oh Hamas, nos encontramos en una situación donde tenemos docenas de funerales por día. Cuando 211 personas inocentes mueren, ustedes no pueden simplemente hacer demandas. [Comenta por último una demanda más, y esta es clave para entender la molestia que Hamas le provoca a Egipto, y como este segundo ve los pedidos como pretensiones de atacar a su soberanía]. Luego ellos demandan la apertura por completo del paso de Rafah. ¡Eso es magnífico! Lo quieren abrir bajo su supervisión, y la supervisión de un país amistoso, y otro país árabe a ser designado por Hamas. ¿Ustedes están locos? ¿Por qué simplemente no vienen y toman la plaza Tahrir? ¿No quieren el edificio gubernamental Mogamma para un paseo? (…) ¿Están fantaseando, o qué? ¿Por qué deberíamos darles el paso de Rafah a ustedes? ¿Por qué yo tengo que abrir mis fronteras a ustedes? ¿No hay ninguna soberanía egipcia sobre nuestras tierras y fronteras? (…) Después de estas diez demandas de Hamas, espero una onceava: restaurar a Mohammed Morsi en la presidencia[6]. (…) Alguien que dice cosas como estas, pertenece a un manicomio. Esto es locura. Quienquiera que sea que frustre la iniciativa egipcia, será responsable por la sangre palestina. (…)”[7].

Más presentadores, comentaristas, y periodistas, se sumaron a las quejas contra Hamas. Algunos hasta se burlaron de sus líderes y los ridiculizaron. Ahmad Mousa, de Sala Al-Balad TV de Egipto, manifestó el 12/7:

Khaled Mashal está librando la guerra desde Qatar, junto a su hermano Al-Qaradhawi. (…) [Las pantallas del estudio exhiben a Mashal llevando una vida de lujo y comodidad en Qatar, utilizando costosos aparatos de gimnasia, dándose un gusto con abundante comida, y mirando televisión] Khaled, la jihad está en Gaza… (…) Ésta es la jihad de Mashal y sus camaradas, los honorables y grandiosos Mujahideen. Mientras ellos libran este tipo de jihad, abandonan a la gente para ser asesinada. Si fueras un hombre de verdad, estarías de vuelta en Gaza a primera hora de la mañana. Deberías tomar el primer vuelo por la mañana. Te dejaremos entrar. Ven a Egipto, y abriremos el paso de Rafah para ti. (…) [A continuación, se muestran imágenes de Ismail Haniyeh con sobrepeso, pateando una pelota de fútbol en una, y distendido en otra] Cuando su peso todavía le permitía correr, Ismail solía jugar al fútbol. Ésta es su jihad (…) ¿Por qué ustedes, en las Brigadas Al-Qassam, se esconden entre civiles? ¿Por qué usan los hogares de la gente? Deberían mantener sus escondites lejos de los hogares de las personas. Ustedes saben bien que cuando disparan un misil desde un hogar, otro misil aterrizará en ese hogar en un minuto. Ustedes le están llevando otra Nakba a su gente[8].

Mohamed Mustafa Sherdy, en su talk show transmitido por la egipcia Al-Mihwar TV, habló el 11/7:

Ninguno de ellos [por miembros de Hamas] pidió disculpas por los cientos de túneles que escavaron[9], a través de los cuales ellos contrabandean toda la riqueza de Egipto (hacia Gaza). Ninguno de ellos dijo una palabra, porque están todos en la toma (…). Están siendo pagados por hacer sus declaraciones (…). Todos viajan en aviones de lujo, tienen cuentas bancarias en Suiza[10].

Mazhar Shanin, conductor de un talk show en Al-Tahrir TV, también de Egipto, arremetió el 12/7 contra Hamas:

Así como morimos en el pasado por la causa palestina, estamos dispuestos a morir hoy por la causa palestina. Pero no estamos preparados para morir en defensa de Hamas. (…) No estamos dispuestos a sacrificar ni un pelo de la ceja, de un soldado o civil egipcio, por la defensa de Hamas y la gente que libra la jihad, mientras se complacen a sí mismos con todo tipo de platos de comida en la pileta. (…) Ustedes son un puñado de mentirosos. No les creemos más. El pueblo está sublevado por ustedes. Piérdanse. Nos dan nauseas. El mundo entero se va al infierno por culpa de ustedes[11].

Frente al nuevo panorama, muchos (a mi entender de manera apresurada, siguiendo el mismo impulso optimista que ante la llamada “primavera árabe”) están hablando de un cambio muy positivo en los árabes que empiezan a denunciar a Hamas. Pero cuidado, este cambio de enfoque no implica necesariamente que Israel pase a ser aceptado en su cosmovisión.
Exponentes egipcios critican a Hamas dándose cuenta de su responsabilidad por los muertos palestinos, pero eso no los lleva a querer a Israel. No hay que cometer aquí una falacia non sequitur y pensar que la condena a Hamas produce aceptación automática de Israel; sobre todo porque la crítica a Hamas es por los muertos palestinos, pero no por la idea de combatir a Israel en sí misma. Miremos el caso de este comentarista de Egipto que critica a Hamas, aunque aclarando terminantemente que no apoya a Israel y que su gente merece arder en llamas. La crítica va dirigida a la demencia de Hamas, pero eso no implica una visión favorable de Israel. O su colega que afirma que los egipcios no harán sacrificios por Hamas, pero que están dispuesto a morir al igual que en el pasado por la causa palestina (léase: la causa contra Israel).
La campaña de la TV egipcia contra Hamas debe visualizarse dentro del contexto en donde la Hermandad Musulmana ha perdido popularidad en Egipto y ha sido descalificada por su gobierno. No es un detalle menor, sino un punto decisivo, el hecho de que Hamas tiene su origen en este grupo terrorista. ¿Por qué de repente comentaristas egipcios empiezan a hablar en contra de Hamas? Esto puede tratarse perfectamente de un arreglo mediático corporativo para criticar al grupo de Gaza, criticando así de manera indirecta a la Hermandad Musulmana, y desligándose de gente “inconveniente” con la que no es rentable o rendidor que a uno lo asocien hoy en día en el país de las pirámides. De ser así, esto no sería un rechazo a Hamas por Principio, sino por ocasional Pragmatismo.
Es más, si bien hay críticas que toman conciencia del sufrimiento de las víctimas palestinas, esto al parecer está lejos de significar una repentina hermandad árabe unida tras la causa palestina con aires de fraternidad y no por mera política. Observen nuevamente cómo el comentarista rechaza apertura de paso a los palestinos. Es cierto que la aducida razón principal del rechazo es no ceder soberanía egipcia al gobierno palestino y no ceder ante demandas de dementes como Hamas; pero tampoco se nota en este punto una visión muy “humanitaria” de apertura de fronteras para refugiados palestinos y recibimiento de estos últimos en óptimas condiciones. Jordania por su parte ha recibido, pero la situación general de los palestinos en los países árabes sigue siendo de desprecio y maltrato, como ya es sabido, mantenidos como rehenes políticos en campos de refugiados y vistos como gente de segunda clase.
En definitiva, mucho en las críticas a Hamas tiene la intencionalidad política de desligarse de lo que tenga que ver con la Hermandad Musulmana, y  aunque hay cierta conciencia por los civiles palestinos, no necesariamente lleva a verlos como hermanos (más allá de la lírica) ni a abrirles las puertas de par en par en otros lugares del mundo árabe.

Analistas plagados de anti-israelismo y corrección política
Analistas, en sus perfiles de Facebook, efectuaban recortes de la realidad, para desdibujar los hechos, o adaptarlos a sus preconceptos ideológicos. Todo en el fondo movilizado por lo hirviendo que se encontraban, a punto de explotar de rabia judeofóbica, al ver que Israel se defendía y lo hacía con éxito.
Por ejemplo, cuando Israel detenía su accionar, y Hamas rechazaba y violaba un cese del fuego, operando reiteradamente sus lanzaderas de misiles (a mitad de julio un civil israelí fue asesinado por un mortero lanzado por el grupo terrorista), no se vieron posteos de los progresistas, socialistas, e incluso de algunos libertarios preocupados por la vida humana, acerca de estos eventos. Será que no les convenía a su prejuiciosa estructura de condenación automática contra Israel. No querían moverse de sus pre-conceptos; querían mover la realidad.
Los políticamente correctos, encubriendo judeofobia, o incurriendo en premisas judeofóbicas aún sin notarlo, minimizaban el profundo significado moral de la defensa israelí, y alguno llegaba a pedir premio nobel de la paz para Daniel Barenboim por su proceder supuestamente en pos de la hermandad y paz palestino-israelí, precisamente un músico israelí con posiciones políticas anti-israelíes. Si uno les citaba el detallado artículo de Gustavo Perednik “Premio innoble de la paz”[12] para demostrar por qué Barenboim no es merecedor del famoso galardón, no se producía efecto alguno, lo que dejaba al descubierto que no les interesaba recibir información adicional que pudiera moverlos de su prejuiciosa y judeofóbica posición. Era moral que Israel liquidara hasta el último terrorista en pie que atacara desde Gaza, que no quedara ni uno que pudiera causarle daño. Pero la corrección política no los dejaba descifrarlo, o admitirlo.
Están aquellos que, para pasar desapercibidos en su verdadera intención, no niegan explícitamente el derecho de Israel a defenderse, sino que pretenden retacearlo hasta hacerlo imposible exigiendo a Israel estándares que no le exige a nadie más. Sostienen que la culpa de que exista Hamas es de Israel, para pintar un cuadro en donde en el fondo el culpable y el que inicia la guerra es Israel que crea a su enemigo. Desconocen todo lo que hace Israel para proteger civiles y que lo pone, de acuerdo a los estándares éticos internacionales que se manejan en la actualidad, en la posición de ejército más moral del mundo. Reconocer el derecho a la defensa de manera lírica y después pretender atarlo de pies y manos sacando a relucir cantidades de muertos (como si esto definiera quién tiene razón) bajo la consigna “esto tiene que parar” (como si fuese un imperativo moral detener la propia defensa por el hecho de que la contraparte está sufriendo bajas o sus civiles están sufriendo), no es un reconocimiento real del derecho a la defensa. Por otra parte, estos sujetos atacan cuestiones internas de Israel (irrelevantes para la situación de marras) como si eso fuera lo determinante en una guerra contra Hamas para decidir si hay que apoyar al Estado Judío firmemente o no. Y ante el sencillo planteo sobre a quién apoyan en una guerra entre Israel y Hamas, eluden la pregunta y lanzan diatribas diciendo que el planteo solo es digno de fanáticos, o recurren a la evasiva de decir que están “del lado de los civiles”, o de los “moderados de ambos bandos”. Este no es un conflicto complejo en lo referente a la identificación de las partes; por el contrario es sumamente sencillo. De un lado está la República liberal, democrática, los valores occidentales, la producción, la vanguardia tecnológica, el respeto por los derechos individuales, la libertad, la civilización; del otro lado está la teocracia islamista, la dictadura, el totalitarismo, el terrorismo, la violencia, la esclavitud, el fanatismo, la más completa represión. Quien no es ignorante, y evade tomar partido en una cuestión tan sencilla, algo refleja de sí mismo.
La maliciosa técnica empleada en los comentarios basados en las ideas con judeofobia, comenzaba con un recuento de muertos en Gaza y le agregaban expresiones como “que terrible”, “que desastre”, que despertaban enardecidas manifestaciones anti-israelíes de sus seguidores. Para estos comentaristas y analistas, parecían no ser importantes las causas ni los tipos de muertos[13], y el planteo que realizaban sugería que las muertes eran todas condenables y trágicas, y que no había que reparar en las causas que llevaban a la muerte. Pues bien, frente a estas incongruencias y manipulaciones, hay que establecer puntos claros:
1) La causa sí es importante. En esta guerra, no hubo muertes porque sí. Israel tiene derecho a defenderse contra la agresión de Hamas. Y este grupo terrorista usa a civiles palestinos como escudos humanos. Allí pueden encontrarse las raíces que llevan a comprender las muertes.
2) Entre los muertos, hay alto porcentaje de terroristas. Y estos merecen morir. También se cuentan civiles palestinos que han votado, apoyado y colaborado con Hamas, y estos, si bien no han sido blancos deliberados del ejército israelí como categoría específica, desde un punto de vista moral también merecen morir como lo merecían alemanes colaboracionistas de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. No hay ninguna “tragedia” en estas muertes[14]. Los civiles inocentes muertos, cuya defunción sí puede llegar a entenderse en términos humanitarios como trágica, son responsabilidad del agresor: Hamas, y sobre su espalda deben cargarse; no son producto de la culpa de la víctima, que moralmente se defiende: Israel.
3) La cantidad de muertos de un lado y del otro no es un argumento para otorgar la razón a un bando. Con ese criterio habría que defender al que pierde más gente, por más injusta que fuera su causa. Hay más muertos del lado palestino porque Israel es más efectivo en sus operaciones para liquidar terroristas que Hamas en sus ataques, y porque Israel protege a sus civiles, mientras que Hamas manda a la muerte a los suyos. ¿Debería Israel disculparse por ser superior moral y militarmente? El argumento de las desigualdades en cantidades de muertos apuntan a decir que no hay una guerra sino una “masacre” incausada, indiscriminada, caprichosa. Pero analizando la realidad, lejos de las maldades e imprecisiones difuminadas por la judeofobia, vemos que efectivamente sí hubo una guerra en términos generales, y que un bando peleara mejor que el otro no es razón para eliminar el concepto de guerra. La judeofobia dirá que no hubo guerra para que todo quede como un “genocidio” o una agresión cuya culpabilidad debe hallarse exclusivamente en Israel.
En resumidas cuentas, Israel tiene razón, y el bando palestino no. Hay mucha mentira dando vueltas en contra de Israel, eso seguro. Pero sirve a su vez, para dejar al descubierto a los anti-israelíes. Algo que habla muy bien de Israel es la clase de personas que hablan en contra de Israel.

La judeofobia del gobierno argentino
El gobierno argentino encabezado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner viene sosteniendo sistemáticamente posiciones en contra de Israel y de los judíos.
Apadrina desde hace años al líder piquetero Luis D’elía, un parásito que constantemente pronuncia diatribas judeofóbicas y difunde teorías conspirativas de los judíos e Israel.
En 2011, el gobierno se sumó al desagradable montaje palestino mediante el cual los dirigentes árabes promovían una declaración unilateral de un estado palestino y su reconocimiento en la ONU[15]. El gobierno argentino dio su aprobación a esto, en violación de posiciones previamente asumidas por el país[16].
En septiembre de 2012, miembros de la delegación argentina que viajaron a las instalaciones de la ONU se quedaron en el recinto a escuchar el discurso del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad durante la Asamblea General. El líder islamista (cuya intención en la esfera internacional era “borrar a Israel del mapa” y repetidamente negaba la Shoá), dejó en claro tras el discurso que quería expandir relaciones con la Argentina y que Irán proponía la conformación de un grupo para alcanzar la verdad[17] acerca del atentado a la AMIA[18].
A principios de 2013 vimos los resultados de los contactos entre el canciller argentino Héctor Timerman y el canciller iraní Alí Akbar Salehi, quienes fueron protagonistas del impresentable Memorándum de Entendimiento firmado por ellos como representantes de ambos países, para el tratamiento de la causa AMIA. El kirchnerismo, despreciando la enorme y precisa investigación llevada a cabo por el fiscal Alberto Nisman, quería cocinar un asunto judicial problemático mediante un arreglo político entre gobiernos, que no le trajera malos ratos en relación a Irán, sino por el contrario, que lo mantuviera en una posición favorable a los ojos del régimen ayatollah cuya penetración en América Latina es bienvenida por los líderes populistas. Para colmo, el senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, realizó una distinción en el Congreso (durante el debate por el Memorándum) entre “argentinos de religión judía” y “argentinos argentinos”, dejando traslucir su particular clasificación para con los integrantes de la comunidad judía argentina[19].
En tiempos de la Operación Margen Protector, corriendo el mes de julio de 2014, hubo un par de manifestaciones del kirchnerismo que siguieron echando leña al fuego de la judeofobia. El 14, se presentó un Proyecto de Resolución en la Cámara de Diputados, con el siguiente texto:

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:
Expresar repudio y preocupación por las operaciones militares de Israel sobre Gaza, que ha provocado casi un centenar de muertos civiles y hace llegar su solidaridad con las víctimas.

¿Quiénes firmaban el infame escrito? Diputados del partido de Cristina Fernández de Kirchner “Frente para la Victoria”: María del Carmen Bianchi, Ana Carolina Gaillard, Carlos Kunkel, Griselda Herrera, Verónica Magario, Liliana Mazure, Nanci Parrilli, Julia Perié, Adela Segarra, y Facundo Moyano, integrante del bloque Cultura, Educación y Trabajo. Crítico con el proyecto, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, expresó: “En lugar de pararse del lado de Hamas, estos diputados podrían promover una iniciativa para el fin de las hostilidades y un cese del fuego que demuestre un interés por preservar a ambas poblaciones civiles, palestina e israelí. Hay que recordar que los ataques con cohetes desde Gaza contra Israel no son nuevos, sino que se vienen produciendo desde hace años. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Congreso rechace este proyecto que, lejos de promover la paz, se orienta a legitimar el terrorismo de Hamas”[20].
El 20/7, salió un comunicado emitido por la cancillería argentina con las siguientes expresiones:

Una vez más (…) la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel.
Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas.
(…)
Condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre. (…).
Asimismo, condenamos el continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel.
(…)[21].

El comunicado claramente es tendencioso, en favor de Hamas y con marcado sesgo anti-Israel. Para empezar, habla de meras acciones armadas de Hamas, a las que no adjetiva como terroristas, pero sí se encarga de remarcar que la fuerza militar israelí es excesiva. Luego rinde demagógico e hipócrita homenaje a los niños muertos (no ha homenajeado a jóvenes reprimidos por la dictadura de Castro en Cuba y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela), destacando con malicia la característica de “niños” de los caídos, como si Israel deliberadamente los matase. Esto no constituye otra cosa que una expresión de corrección política para estar aggiornado a la campaña internacional de desprestigio y difamación contra Israel que lo tilda de genocida asesino de infantes. Tras esto, viene una condena “enérgica” contra Israel por “desafiar” a la ONU, organización mundial que constituye un rejunte de judeófobos que lo único que hacen es condenar a Israel. No hay mención aquí de que Hamas desafíe a las previsiones de la ONU. Se expresa, a su vez, que es Israel quien decidió escalar la violencia, como si los ataques previos de Hamas con cohetes apuntados a población civil, no fueran una escalada destinada a alterar el clima de relativa tranquilidad. Tras estas payasadas, viene una condena menor, no “enérgica”, por los cohetes desde Gaza hacia las “ciudades” de Israel. En esta línea no se menciona a Hamas, mientras que en oportunidades anteriores reiteradamente se menciona a Israel; ¿se lanzan solos los cohetes desde Gaza? Y al parecer, al escritor le pesa escribir que los cohetes se disparan contra civiles, por lo que opta por el menos preciso término de “ciudades”. En definitiva, la posición del gobierno argentino contraria a Israel y funcional al terrorismo de Hamas, está plasmada en pronunciamientos oficiales, disponibles para el que los quiera ver. Los comunicados siguieron con el correr de los días, pero no vale la pena ahora detenerse en las repeticiones de manipulaciones judeofóbicas de los hechos. Basta lo exhibido para reconocer qué clase de personas componen el kirchnerismo[22].
En contra del gobierno kirchnerista, el 18/7 con motivo del vigésimo aniversario del atentado a la AMIA y en plena Operación Margen Protector, el liberal Pedro Benegas[23] efectuó un comentario fantástico, en apoyo de Israel, los judíos, y aquellos que enfrenten la amenaza islamista, reconociéndola como enemigo común:

Un día como hoy, hace 20 años, estando yo en Morón, recibí un llamado de mi papá que me informaba sobre la voladura de AMIA. Este crimen terrorista de lesa humanidad, sigue impune al igual que el atentado contra la embajada de Israel. Las pruebas de la investigación aquí y en Alemania son contundentes, los autores intelectuales son los de siempre, los países fundamentalistas islámicos y su brazo ejecutor, el siniestro terrorismo internacional. Este gobierno, consuetudinario reivindicador de asesinos terroristas, toda vez que muchos de esa calaña están entre sus cuadros, esta vez también es cómplice a través de la aprobación oprobiosa del tratado con Irán que no es otra cosa que paralizar la investigación y el esclarecimiento definitivo de aquel golpe tremendo a nuestro país.
Exigimos, derogación expresa del tratado de la impunidad, reactivación inmediata del pedido de captura internacional de todos los iraníes sospechados, extradición allí donde se los encuentre y finalmente si es necesario ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y con todos los países pro-terroristas.
En este especial momento de violencia que se vive en medio oriente, la lucha sigue siendo una sola – No al fundamentalismo islámico. Guerra sin cuartel al terrorismo. Juicio y castigo a todos los instigadores, ejecutores, encubridores y pusilánimes [claudicantes] del atentado a la AMIA. Con el terrorismo no se negocia, al terrorismo se lo combate hasta vencerlo. Viva Israel. Viva occidente, Gloria eterna a las víctimas de la AMIA y del terrorismo[24].

La sensibilidad frente al señalamiento de judeofobia y la distinción entre persona e ideas
Esta es una distinción posible de realizar en la que vale la pena detenerse, la de una persona con ideas judeofóbicas, y un judeófobo. La primera puede no ser una persona judeófoba en su totalidad, sino mantener en este tema en particular premisas judeofóbicas, quizás sin notarlo, sin reconocerlas como tales. Esta persona aplica un doble estándar o una deslegitimación contra los judíos e Israel, pero eso no implica que la totalidad de su cabeza esté programada para odiar a lo judaico; tal vez tenga otras ideas que no son judeofóbicas y le pesen más en alguna situación diferente a la de marras. Pero en este tema le pesan más las ideas judeofóbicas. Algunos pueden alegar que es una buena persona en general; pero hay que entender que esto va más allá del punto que tratamos: aquí nos concentramos en sus ideas sobre esta cuestión específica. En el segundo caso, ser judeófobo exige más, implica una actitud psicológica más profunda, una configuración mental apuntada contra los judíos, un despliegue emocional-sentimental de rabia y odio, y la asunción de un rol en base a ese modo de pensar.
Cuando se le marca a alguien que es un judeófobo o que está empleando ideas judeofóbicas, si este no se reconoce o no se quiere reconocer como tal, o bien no reconoce o no quiere reconocer que realiza ese empleo de ideas, reacciona de mala manera o a la defensiva. Pueden decir, súbitamente envueltos en una sensibilidad que les colorea un humanismo (que no reconocen en los judíos)[25] y reclamando que se les pida perdón por agredirlos[26], que se les está aplicando una falacia ad hominem, que no son judeófobos porque tienen amigos judíos, etc.
Pues bien, la excusa del amigo judío la tienen muchos de los judeófobos modernos políticamente correctos, y no es un argumento. Puede ser verdad o no que tienen un amigo judío, pero eso no les sirve para ganar un debate racional entre argumentos, y eso no es impedimento para desplegar judeofobia respecto del resto de los judíos, o incluso, en cierta medida, respecto del “amigo judío”.
Por otro lado, no hay falacia ad hominem en decir que alguien es judeófobo o que tiene ideas judeofóbicas. En el primer caso, si va acompañada correctamente de una argumentación que contrarreste las premisas vertidas por el oponente, es una identificación válida marcar a alguien como judeófobo, porque exhibe el odio obsesivo que este profiere y desde el cual habla. Es un concepto que describe un hecho, el odio hacia los judíos. En el segundo caso, se habla de las ideas, no de la persona en sí. Las consideraciones que se puedan tener hacia la persona, y los insultos que se piense decirle, pueden ir por fuera del debate de ideas, por fuera de la línea argumental, en otras circunstancias. Identificar argumentos judeofóbicos y probar que lo son de ninguna manera puede ser catalogado como falacia, excepto por la pereza intelectual de quien quiera descalificar al argumento señalándolo como falaz sin tener que refutarlo[27].

El efecto progre-socialista dentro de la comunidad judía
Tzahal informó que el 70% de los ciudadanos israelíes viven bajo el alcance de los disparos de Hamas. En términos proporcionales, esto sería igual a que 224 millones de estadounidenses, 42,7 millones de italianos, 44,8 millones de franceses, y 45 millones de británicos, se encontraran bajo la amenaza de los cohetes islamistas[28]. El mero proceder de Hamas y el incrementado grado potencial de nocividad de sus ataques deberían ser razones suficientes para que los judíos se posicionaran sin medias tintas y sin concesiones en favor de Israel.
Lamentablemente, a muchas personas dentro de la comunidad judía les han quemado la cabeza los progresistas y socialistas a cargo de las instituciones educativas comunitarias.
Veo a cantidades inmensas pidiendo en términos neutrales “paz en Medio Oriente”, casi con la misma pereza intelectual e irresponsabilidad moral con la que los judeófobos del mundo están pidiendo por la exterminación de Israel.
Esto es otro magro resultado del progre-socialismo que copa las instituciones de países (sobre todo las educativas y académicas), tendencia respecto de la cual el micro-mundo de la comunidad judía no es la excepción. Los progre-socialistas judíos están por doquier en puestos de mando y jerarquía dentro de las instituciones comunitarias educativas, académicas, y de liderazgo político.
Que pidan “paz en Medio Oriente” ahora, mientras Israel enfrenta a Hamas, es equivalente a pedir “paz en Europa” con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Así como los nazis excluían toda posibilidad de paz, Hamas hace lo suyo en la misma dirección. Con genocidas y aspirantes a genocidas no se hace la paz.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, por ejemplo “Con Israel y por la paz”, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”. Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos[29].
Les pido a los miembros de la comunidad judía bajo el aparente paraguas del progre-socialismo, que recapaciten. El progre-socialismo no es el paraguas que los protege, sino la lluvia que los molesta. No pidan paz en términos utópicos con cualquiera que ataque a Israel. Pidan una victoria contundente, arrasadora y total del ejército de Israel sobre el enemigo. Eso es lo que se necesita para que en un futuro haya verdadera paz.

Números de Margen Protector
El 6/8 las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron números oficiales de la Operación Margen Protector, recopilando hechos desde el 8/7. Repasemos:
3360 cohetes fueron disparados por terroristas desde la franja de Gaza hacia Israel. De estos, 2303 cohetes lograron golpear en Israel. 115 cayeron en áreas pobladas en Israel. 584 cohetes fueron interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro. 119 disparos de cohetes fueron fallidos. 475 cohetes golpearon dentro de los límites de la propia Franja de Gaza. La inteligencia israelí había recabado información que los terroristas contaban con 10000 cohetes aproximadamente. Respecto de estos, 1/3 fueron disparados contra Israel y otro 1/3 fue destruido por las fuerzas hebreas[30].
Como se ve a simple vista, Hamas dispara miles de cohetes de manera deliberada contra población civil israelí, logrando algunos de ellos impactar en zonas residenciales. La Cúpula de Hierro ha probado ser, en su calidad de invento magnífico, efectiva a la hora de proteger a los ciudadanos israelíes del terrorismo de Hamas, interceptando cientos de cohetes y salvando vidas. A su vez, se percibe el daño que los propios terroristas ocasionan a sus civiles e infraestructura en Gaza, mediante disparos que impactan en la propia franja.
Acerca de la red de túneles subterráneos, construida por Hamas con el objeto de secuestrar y atacar soldados y civiles israelíes, se hallaron 32 y fueron detonados (14 de los cuales llegaban a territorio israelí, permitiendo la infiltración de terroristas)[31]. Una vez más, los propósitos dañinos de Hamas son palpables (en este caso se informó que los túneles servirían para efectuar un mega atentado atacando en simultáneo dentro de Israel durante Rosh HaShaná). Vale en este punto también la observación de Aryeh Savir:

La construcción de la red de túneles utilizado cientos de toneladas de hormigón, de otro modo podrían haber sido utilizados por los palestinos para la construcción de viviendas, centros comerciales, parques, escuelas, hospitales y bibliotecas. Pero los terroristas optaron por destruir vidas  de otros y no por mejorar la vida de los suyos[32].

Puede agregarse, que Hamas también optó por destruir la vida de los suyos, ya que al menos 160 niños utilizados como trabajadores por los islamistas murieron construyendo los túneles terroristas[33].
Respecto de la infraestructura terrorista, las FDI alcanzaron 4762 objetivos, entre los que se cuentan 1678 sitios de lanzamiento de cohetes, 977 centros de comando y control, 237 instalaciones administrativas militares, 191 instalaciones de almacenamiento y producción de armas, 144 sitios de entrenamiento y capacitación, y 1535 sitios terroristas adicionales. En cuanto a militantes terroristas, catalogados como responsables de la planificación y ejecución de ataques contra soldados y civiles israelíes, se abatieron a 253 terroristas de Hamás; y por lo menos 147 terroristas de Jihad Islámica Palestina, 65 terroristas de otras organizaciones pequeñas, y 603 terroristas de afiliación desconocida. A lo cual se le suman 159 terroristas interrogados por fuerzas de seguridad israelíes, 25 de los cuales se encontraban detenidos al momento de presentar este citado informe[34]. Los números hablan por sí mismos, pero por si hace falta aclarar: viendo la cantidad de objetivos de infraestructura alcanzados, el número de terroristas abatidos, y los pocos civiles caídos en relación al contexto de una guerra de un mes de duración donde hubo operaciones israelíes aéreas en primer lugar y luego terrestres, se concluye que cuando Israel afirma que realiza ataques quirúrgicos contra terroristas, tiene razón y lo dice en serio. Israel tiene la capacidad militar para arrasar con Gaza y hacerla desaparecer en unos segundos; sin embargo, con estos números en frente, uno no puede más que concluir que el Estado Judío es efectivo en sus propósitos de debilitar a organizaciones terroristas y proteger civiles.
Y encima, agregando la preocupación humanitaria de Israel hacia los palestinos, los números también hablan bien acerca del cumplimiento de la ayuda y de la transferencia de ayuda para con los gazatíes. La ayuda humanitaria y la facilitación de su transferencia a Gaza prosiguieron durante la guerra, informándose el 11/8 sobre traspaso de bienes: 248 camiones con alimentos, medicamentos y suministros; 173 toneladas de gas; 571300 litros de combustible[35].

Los palestinos “moderados”
Un cliché de los supuestamente neutrales que quieren el bien para israelíes y palestinos, esgrimido con corrección política durante Margen Protector, con sumo cuidado de no parecer que se tomaba partido por algún bando, fue el de que Israel debe fortalecer a los palestinos moderados y hacer la paz con ellos. Se dice esto como si Israel no lo hubiera intentado en el pasado, resultando todo en el fracaso de: negociar la paz con la OLP (porque la OLP no quería paz, sino muerte de israelíes), encaminar el proceso de paz mediante los acuerdos de Oslo (que para los palestinos fueron una fachada debajo de la cual seguían tramando la destrucción  de los judíos), y colaborar con la “moderada” Autoridad Palestina constituida al efecto (que siguió albergando terroristas en su seno y glorificando a asesinos de judíos).
Echemos el vistazo al espectro palestino de opciones que estos neutrales y políticamente correctos no quieren echar. Hamas por supuesto queda automáticamente excluido, porque no es moderado y no quiere paz. Quedan estos muchachos de la Autoridad Palestina, que supuestamente han cambiado, ya no buscan lo que buscaban en el pasado, y ansían convivencia pacífica con Israel. Declaraciones de  Salah al Zawawi, embajador palestino en Irán, durante una reunión de apoyo a Gaza en Teherán[36]: “La aniquilación de Israel ha comenzado y la nueva generación de Irán seguramente será testigo de nuestra victoria sobre Israel”[37]; “Estados Unidos y los países occidentales crearon un régimen ficticio en Palestina para deshacerse de ella, le suministraron las armas más avanzadas y están tratando de crear un [Estado de] Israel desde el Nilo hasta el Eúfrates”[38]; “(…) el único mecanismo para liberar a Palestina es la resistencia y no hay otra alternativa que la resistencia”[39]; “Nosotros esperamos hacer nuestros misiles más avanzados con la ayuda del conocimiento [tecnológico] de los iraníes”[40]. Que conste: los embajadores palestinos pertenecen a la Autoridad Palestina, no a Hamas. La Autoridad Palestina es la considerada “moderada”, y con quien Israel comenzó a negociar la paz en los acuerdos de Oslo, tiempo durante el cual los palestinos no renunciaron al terrorismo y no quisieron firmar la paz cuando pudieron.
Otro caso elocuente: entrevista de Jake Tapper de CNN a la abogada “experta en derechos humanos” que fue asesora legal de la OLP y que actuó como negociadora entre israelíes y palestinos, Diana Buttu. Con decir en su currículum “experta en evadir preguntas y mentirosa profesional” hubiera bastado[41]:

Tapper: ¿Por qué Hamas ha estado lanzando cohetes contra centros poblados israelíes? ¿Existen algunos otros palestinos tratando de detenerlos?
Buttu: (…) Es importante que organicemos la secuencia de eventos. Ha habido un castigo colectivo[42] impuesto en Cisjordania desde que los tres israelíes desaparecieron[43] y desde entonces los israelíes han bloqueado la franja de Gaza y luego la han bombardeado, así que esto no viene de la nada. Ahora para poder pararlos, ha habido intentos del presidente para lograr un cese del fuego y de llamar a las Naciones Unidas para lograrlo, pero el Primer Ministro Biniamin Netanyahu ha dejado absolutamente en claro que no quiere un cese del fuego, así que viendo esta secuencia de eventos me temo que veremos empeorar las cosas en el largo plazo.
Tapper: (…) Volvamos a mi pregunta (…)
Buttu: (…) ha habido intentos de parar todo esto, pero el hecho es que los israelíes han indicado que no están interesados ahora en alcanzar un cese del fuego (…). Esto no es una pregunta de gente juntándose para parar esto, porque los israelíes han indicado claramente que no quieren que esto pare.
Tapper: Israel dice que Hamas ha lanzado cohetes cada mes por los últimos 10 años y que desde que Israel salió de Gaza en 2005, 8000 cohetes han sido disparados desde Gaza hacia Israel.
Buttu: Eso es incorrecto, y ha habido ceses del fuego en el pasado, y cada uno ha sido violado por Israel, no por Hamas. En términos de números [por los cohetes lanzados], estos suenan devastadores. En términos de los afectados [en referencia a las víctimas], en realidad no. Estamos hablando de cohetes muy primitivos comparados con los F-16 y F-18 que Israel está usando contra los palestinos. Esta no es una guerra pareja. Es una atrocidad unilateral, y esa es la razón por la que creo que es importante para nosotros poner a los civiles en el centro de esto[44] y tratar de asegurarnos que estén protegidos[45] (…).
Tapper: Oficiales del gobierno israelí dicen que tratan desesperadamente de evitar bajas civiles. Y ha habido reportes del vocero de Hamas, en realidad tenemos su video en la televisión palestina, urgiendo al pueblo a servir de escudos humanos quedándose en sus casas incluso si las FDI advierten a las personas dentro de esas casas, porque son casas de oficiales de Hamas, y van a ser destruidas. Hamas les está diciendo que se queden. ¿Encuentras esto del todo reprensible? ¿Usar mujeres y niños como escudos humanos para proteger las casas?
Buttu: No he visto el video, pero si ese fuera el caso, sería reprensible[46]. Creo que el panorama general es que este no es el caso. Lo que hemos visto en los últimos días es más de 80 palestinos muertos entre la población de la franja de Gaza, 43% que son menores de 14 años, y la mitad de los que han sido asesinados son mujeres y niños. La idea de que los palestinos emplean niños como escudos humanos es racista y reprensible. Y la idea de que los israelíes de algún modo están sesgando esto y que nosotros debemos creerles, es también racista.
Tapper: Diana, no es racista que nosotros tenemos el video del vocero de Hamas en televisión diciéndole a la gente que se quede en sus casas, y que es una manera efectiva para asegurar la luchar contra los israelíes. Eso no es racista, son los hechos.
Buttu: No he visto la cinta, y en segundo lugar, como he indicado, si este fuera el caso eso sería repudiable. Sin embargo, no creo que la gente vaya a escuchar a alguien que le diga que permanezca adentro mientras su casa está siendo bombardeada. La gente no quiere morir[47], y el hecho de que los israelíes estén lanzando bombas sobre ellos no hace que deseen más morir. Es un simple hecho el que los israelíes están lanzando bombas de una magnitud que nunca vimos antes, contra población civil infantil y honesta.
Tapper: (…) No puedo creer que diga que la gente no quiere morir, cuando hay una cultura del martirio de la que escuchamos todo el tiempo. Una de las grandes diferencias entre el terrible incidente asesinato de Muhammad Kadeer[48] y el asesinato de los tres israelíes es que quien mató a los tres israelíes, es posible que nombrarán calles en su honor, y recibirá dinero de Hamas o de grupos externos, por matar israelíes; mientras que el gobierno israelí condenó el asesinato de Kadeer.
Buttu: Creo que te equivocas. Si miramos dentro de Israel hay más de 42 ciudades que tienen calles con el nombre de personas que han matado abiertamente palestinos y que están orgullosos por haber matado palestinos. No hay cultura de martirio. Esta es una situación donde palestinos están siendo asesinados por israelíes. (…) la constante referencia a la cultura del martirio es ofensiva (…).

Es palpable el desorden que realiza. Evade las preguntas y dice “esto no viene de la nada” en un intento de justificar a Hamas por las supuestas acciones israelíes, pero en rigor de verdad, Hamas viene lanzando misiles desde mucho antes. Por otra parte, fue Hamas quien violó todos y cada uno de los ceses de fuego que fueron quebrantados con ataques contra Israel. El Estado Judío les dio más de una oportunidad para parar, y no pararon. Hamas quería que la guerra continuase. Luego Buttu minimiza el daño que Hamas ha causado a población civil israelí (y también hay que decir que cada soldado israelí que Hamas ha asesinado, es en términos morales una muerte inocente que hay que imputarle, porque los soldados israelíes son el bando bueno que se defiende). Habla de guerra despareja como si eso fuera un argumento para apoyar a la parte más débil en lo militar; anti-israelíes emplean el argumento, como ya se sabe, para manchar a Israel por ser mejor y apoyar a Hamas por ser peor, sin importar si la banda terrorista es la agresora que inició la contienda, o sin reparar en la causa por la que lucha, que es destruir a Israel. La abogada actúa como si no conociera la estrategia de Hamas de emplear escudos humanos. Da porcentajes de muertos y edades; sin referirse al alto porcentaje de muertos combatientes, sin admitir que estos combatientes son terroristas, y sin reconocer que incluso niños muertos mueren por culpa de Hamas, porque los emplea como escudos o porque los entrena para que efectúen terrorismo en sus campamentos. ¿Acaso un niño armado y empleado para hacer terrorismo no debe ser blanco en el fragor de la batalla, y los soldados deben arriesgarse a morir para salvarlo, por el simple hecho de que es un niño? Para colmo, la malintencionada abogada intenta hacer pasar una acusación seria y documentada por un ataque racista, cuando en rigor, la práctica de los escudos humanos esta explícitamente admitida e incorporada en la cultura palestina, y es admitida por los propios voceros de Hamas. ¿Acusar por racismo y sugerir que miente quien señala un hecho, cuando es el propio Hamas el que lo admite? Buttu miente también sobre que Israel glorifica al terrorismo, y procede a calumniar a los héroes judíos del pasado que batallaron para la creación y el mantenimiento del Estado, que mataron enemigos porque debieron hacerlo en combate, y se sintieron orgullosos de defender a su patria y a su gente; intenta hacernos creer que mataron palestinos por ser palestinos y que el motivo de su orgullo era la nacionalidad palestina de las víctimas. Una mentira y una manipulación conceptual degradantes. Es más, miembros de grupos de auto-defensa previos a la creación del Estado de Israel, e integrantes de Tzahal una vez creado, ni siquiera combatían contra “palestinos” hasta 1967 puesto que no existía el pueblo palestino; combatían contra árabes terroristas. Por último, negar la cultura del martirio es colaborar con su proliferación. Buttu aporta su cuota moral para que Hamas siga cometiendo atrocidades y civiles palestinos mueran; Buttu, además de ser una judeófoba despreciable, es una simpatizante de la muerte de civiles palestinos por ser empleados como carne de cañón.
En fin, que se entienda la realidad. Que la entiendan quienes quieran saber de lo que hablan; sino, que varios sigan hablando sin saber. Será su problema y el problema de su honor. Llamativo: muchos que desde Argentina le exigen a Israel hacer la paz con moderados, haciendo de Israel el foco del problema, no son capaces de lograr que haya, en su medida, paz o reconciliación entre los políticos argentinos de oposición, y unirlos en lo posible para enfrentar al kirchnerismo. Exigen a Israel que de la nada levante una entidad política palestina moderada y significativa para negociar la paz y el establecimiento de un Estado (poquita cosa, ¿no?), mientras que aquí en Argentina no son capaces ni de armar una coalición transitoria de cara a las elecciones, y lo mejor que logran es hacer un desayuno de trabajo invitando a algún que otro candidato a decir generalidades y vaguedades dentro de las puertas de sus ateneos y fundaciones.
Es claro: los mal llamados “moderados” palestinos buscan la aniquilación de Israel. Los moderados palestinos de verdad, aquellos individuos que acepten a Israel como Estado Judío, en el número que sean, no tienen representación política significativa como para negociar con Israel. No existen en el plano político principal. Y no es arriesgado decir, que ni siquiera existen en número significativo en el plano meramente social. En mi caso personal, nunca me crucé en Israel con un palestino o árabe israelí que reconociera el derecho de Israel a existir como Estado Judío.

Conclusión
Nuevamente, Israel se defiende. Israel es el bueno. Israel tiene razón. Israel actúa del lado de la Justicia.
No todas las muertes de los palestinos, victimizados a más no poder por la propaganda izquierdista, a la cual se prenden nacionalistas judeofóbicos de derecha, son lamentables. La muerte de terroristas y colaboradores que se arman para combatir a su lado, no son lamentables.
Hamas es el único responsable por las muertes de palestinos civiles. Hamas agrede. Hamas es malo. Hamas no tiene razón. Hamas actúa del lado de la injusticia.
Cualquier salida pacífica seria de largo plazo que se prevea debe ir acompañada por la erradicación de Hamas.
Nadie niega que pueda existir un diálogo fructífero con quien esté dispuesto a aceptar a Israel como Estado Judío y hacer la paz. Habrá que ver quiénes están dispuestos, y cómo se mueven para conseguirlo. Por ahora, no aparecen en el mapa.

[1] IDF preparing for escalation against Hamas, senior army source says –  Yaakov Lappin
http://www.jpost.com/Defense/IDF-preparing-for-escalation-against-Hamas-senior-IDF-source-says-361792

[2] Gabriel Ben-Tasgal: “Es pensen que el conflicte és per terres. Però el conflicte és religiós”
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/gabriel-ben-tasgal-es-pensen-que-el-conflicte-es-per-terres-pero-el-conflicte-es-religios/

[3] Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza
http://tn.com.ar/internacional/ofensiva-militar-de-israel-con-decenas-de-bombardeos-en-la-franja-de-gaza_513572

[4] El embajador israelí en EE.UU. ataca a la CNN por su informe (UNWRA)

http://www.youtube.com/watch?v=FywO2J0AEnA&feature=share

[5] Las demandas eran irracionales, y hechas a sabiendas de que no serían satisfechas. Típico ejemplo de alguien que pide algo que sabe que es de imposible cumplimiento y que la otra parte nunca accederá. Básicamente, son demandas no para poner un fin al conflicto, sino para perpetuarlo.

[6] Morsi era favorable a la Hermandad Musulmana, de donde proviene Hamas.

[7] #4349 – Egyptian TV Host Osama Mounir to Hamas Leaders: Dream on! You Belong in a Mental Asylum
http://www.memritv.org/clip/en/4349.htm

[8] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[9] En referencia a los túneles hacia Egipto.

[10] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[11] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[12] Premio innoble de la paz – Gustavo D. Perednik
http://www.nodulo.org/ec/2012/n120p05.htm

[13] Por ejemplo: terroristas y civiles. Muertos en combate y muertos por daño colateral sin ser deliberadamente abatidos.

[14] Que se diga que merecen morir no significa que Israel vaya a matarlos o deba hacerlo sí o sí. Por eso se habla de merecimiento, en el sentido de que si terminan muertos, es porque se lo buscaron, porque hicieron “méritos” para terminar así. Significa que no debería haber reparos si su muerte “no les mueve un pelo” en lo sentimental a los defensores de Israel.
Si votaste por Hamas, lo apoyaste, y después te usaron de escudo humano, contribuiste para terminar como terminaste.

[15] Chequear: La exposición de la destrucción – Ezequiel Eiben
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2011/09/la-exposicion-de-la-destruccion.html

[16] Ver para mayor información: Los palestinos lo planearon con anticipación – Ezequiel Eiben

http://diariojudio.com/opinion/los-palestinos-lo-planearon-con-anticipacion/13351/

[17] Nuevas señales de sintonía entre la Argentina e Irán – Mariano Obarrio
http://www.lanacion.com.ar/1512045-nuevas-senales-de-sintonia-entre-la-argentina-e-iran

[18] Atentado terrorista contra la mutual judía situada en Buenos Aires por el cual funcionarios iraníes tienen pedido de captura internacional y están señalados como responsables del hecho

[19] Leer: Preguntas a Pichetto – Ezequiel Eiben
http://diariojudio.com/opinion/preguntas-a-pichetto/45312/

[20]https://www.facebook.com/CSWLA/photos/a.310889052278661.84214.277465785620988/792485730785655/?type=1

[21] Argentina condena la violencia en la Franja de Gaza e Israel
https://www.mrecic.gov.ar/argentina-condena-la-violencia-en-la-franja-de-gaza-e-israel

[22] Cabre preguntarles a los judíos kirchneristas, qué están esperando para abandonar a esos delincuentes. Si no lo hacen por la República, en vía de extinción bajo la tiranía oficialista, por lo menos podrían hacerlo por su identidad judía.

[23] Entre los liberales argentinos, uno de los que mejor entendió e interpretó la guerra que pelea Israel por su supervivencia y en nombre de los valores de la libertad. Lamentablemente, no todos los liberales lo vieron así, y varios calumniaron a Israel con los mismos artilugios que emplea la extrema izquierda, exhibiendo elocuentemente la ceguera y la obsesión que pueden afectar a los críticos cuando del Estado Judío se trata.

[24] https://www.facebook.com/pedro.benegas.94/posts/831202890237694

[25] En este punto puede darse con frecuencia que tilden de fanático al interlocutor y le espeten que sus propios comentarios son los que hacen que alimentan la verdadera judeofobia. Pero frente a esto, hay que tener en cuenta que la judeofobia ya existe desde hace milenios; no hace falta alimentarla para que esté. Y si los judíos nos tenemos que dejar de defender porque alguno puede sentirse ofendido, y porque se puede disparar la judeofobia latente a la espera de caldo de cultivo, ya estamos muertos de entrada.

[26] Aquí no cabe dar un paso atrás. El día que tenga que pedir perdón por advertir judeofobia y doble estándar en argumentos de una persona contra Israel, será un día nefasto. Afortunadamente para mí y el resto de los defensores de Israel, y desgraciadamente para los anti-israelíes, ese día no es hoy.
Es más,  hay que saber que sus reacciones pueden deberse al hecho de encontrarse sorprendidos; están acostumbrados a hablar sin saber de Israel, sin entender del tema, o agredir en forma gratuita, y de repente y al fin alguien se les planta y les contesta. No pueden creer que ya no sigan desparramando habladurías con impunidad moral.

[27] Es más fácil para la consciencia de la persona que no quiere admitir lo que sus posiciones implican, acusar falsamente de incapaz de debatir o de ser falaz al sujeto contrario, en vez de admitirse a sí misma su deshonestidad intelectual. Por ejemplo, en lo que vimos respecto del modo de presentar los hechos para que se adecuen al políticamente correcto “que desastre” que viene a continuación de la exposición.

[28]https://www.facebook.com/idfonline/photos/a.250335824989295.62131.125249070831305/806952325994306/?type=1

[29] Con Israel y por el triunfo – Ezequiel Eiben
https://elrejunteil.wordpress.com/2012/11/18/con-israel-y-por-el-triunfo/

[30] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[31] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[32] La operación contra Hamas evita un genocidio en Israel
http://unitedwithisrael.org/es/la-operacion-contra-hamas-evita-un-genocidio-en-israel/

[33] Hamás mató a 160 niños palestinos para construir sus túneles de terror http://www.unidosxisrael.org/hamas-mato-a-160-ninos-palestinos-para-construir-sus-tuneles-de-terror/#sthash.mYN8iL3J.dpuf

[34] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[35]https://www.facebook.com/IDFspanish/photos/a.529236180436829.141839.527237257303388/912610058766104/?type=1&theater

[36] Embajador palestino en Irán: “La aniquilación de Israel ya comenzó”
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/59680/

[37] Como se desprende de la declaración, quieren una victoria total sobre Israel para que este deje de existir. No una mera guerra para que después haya armisticio y paz con el Estado Judío.

[38] Mentira típica de que el nacimiento de Israel se debe a Estados Unidos; y teoría conspirativa falsa de que Israel planea mediante sus sucesivos gobiernos expandirse hacia tierra que actualmente controlan musulmanes. Se recurre a la idea de las proporciones del Israel bíblico para victimizarse.
Más allá de palabras equivocadas en bocas sucias, en términos de soberanía política, como se maneja el concepto hoy en día, Israel debiera tener más tierras que las que actualmente posee. Las circunstancias y voluntades políticas llevaron a otra cosa.

[39] Resistencia y lucha armada son dos eufemismos comunes que emplean los palestinos para referirse a terrorismo contra israelíes.

[40] Hamas recibió de parte de Irán para combatir a Israel, misiles Fajr-5 y drones Ababil.

[41] CNN: Jake Tapper desarma a la entrevistada palestina con la verdad
http://www.youtube.com/watch?v=CObZbS-8oDc

[42] Mentira típica difundida por los difamadores de Israel, que consiste en hacer pasar medidas preventivas y de seguridad que adopta Israel para evitar actos de terrorismo, por una especie de encarnizadas determinaciones con el propósito de someter al grueso de la población palestina. Los difamadores cambian el foco (en vez de terrorismo, castigo colectivo) y la intención (en vez de defensa, perjudicar a todos los palestinos).

[43] En referencia a los chicos secuestrados y asesinados por islamistas palestinos.

[44] Ella defiende a Hamas y lo que Hamas hace. Hamas se toma a pecho su recomendación de poner a los civiles en el centro de esto, y por eso usa civiles como escudos humanos, dispara desde zonas residenciales llenas de civiles hacia zonas civiles, y se camufla entre civiles. Sin duda, estos personajes palestinos quieren civiles en el centro.

[45] Hipócrita. Defender a Hamas y proteger civiles es mutuamente excluyente.

[46] Es el caso. Solo que pretende ocultarlo para no tener que admitirlo. Al parecer, piensa que no quedaría bien ante ojos occidentales decir en televisión que en el fondo, ella no condena la utilización de escudos humanos.

[47] Mentira. Muchos quieren morir, para hacer realidad la doctrina del “martirio”. La muerte como mártires de Allah los lleva a un paraíso con 72 vírgenes.

[48] Jóven árabe asesinado luego de conocerse la noticia de los tres jóvenes israelíes asesinados. La policía israelí detuvo seis judíos sospechosos. Tres confesaron haber participado en el asesinato. Se los acusó de haber cometido un crimen con motivo nacionalista. La enorme mayoría de la sociedad israelí reaccionó condenando el asesinato y exigiendo juzgamiento a los criminales.

Dantesca destrucción en el norte de Irán: El Gran Bonete ataca de nuevo

Explosión en el norte de Irán

Dantesca explosión en el norte de IránUna explosión de enormes proporciones sacudió la ciudad de Qazvin en el norte de Irán, según señala un reporte de la agencia semioficial iraní Fars.

El informe dice que las autoridades estiman que hay numerosas víctimas.

El reporte menciona que la explosión se produjo en un depósito; pero no se aclarado a que tipo

de elementos se almacenaba en ese sitio.La ciudad de Qazvin posee más de un millón de personas y en la antigüedad fue capital de Persia, está ubicada a alrededor de 160 kilómetros al noroeste de Teherán.Exiliados iraníes afiliados a la Organización Mujahedin Khalq o MKO denunciaron, en 2010, la existencia de una planta nuclear secreta de enriquecimiento de uranio en Abyek, en la provincia de Qazvin, una afirmación que fue rechazada por funcionarios iraníes.

Fuente: AURORA

Fracasó intento de Irán de evadir Cúpula de Hierro

Análisis: El contrabando de armas iraní tuvo probablemente como objetivo preparar el terreno para responder a un ataque contra las instalaciones nucleares de Teherán. La pregunta sigue siendo si las armas estaban destinadas a llegar a los grupos terroristas de Gaza o Sinaí. La admirable movida de la inteligencia le ahorró a Israel la respuesta.

por: Ron Ben- Yishai

Fuente: ynetnews

bateria-cupula-de-hierro

La toma de control de la nave Klos-C expuso y desbarató una movida estratégica iraní que, si hubiera tenido éxito, habría sido digna de la definición de “desempate”. La movida tenía como objetivo la creación de una situación en la que, durante un conflicto activo, el sistema de intercepción de misiles y cohetes de las FDI sería neutralizado o, por lo menos, sería ineficiente.

En primer lugar porque, de acuerdo a informes extranjeros, el sistema Cúpula de Hierro es incapaz – o le resulta difícil – interceptar cohetes pesados ​​y de largo alcance, como los M-302 de fabricación siria que fueron capturados. Estos cohetes, de mediano alcance de hasta 250 kilómetros con una cabeza nuclear que pesa más de 140 kilogramos, serían interceptados por otro sistema, Varita Mágica (también llamado Honda de David), que todavía se está desarrollando en Estados Unidos e Israel.

Este crucial sistema, que será la “segunda capa” en el sistema de intercepción de varias capas que el establishment de defensa está planificando, no será operacional antes de 2016. Así que si los cohetes hubieran llegado a Gaza, les habrían permitido a los aliados de los iraníes bordear a Israel atravesando por encima del sistema Cúpula de Hierro, ir por debajo del sistema Flecha y detonar sin trabas en las concentraciones de población de Israel – sobre todo en el Área Metropolitana de Tel Aviv y la bahía de Haifa.

Durante la Segunda Guerra del Líbano, los cohetes  de 302 milímetros M- 302, de planificación y fabricación siria, demostraron cuán letales y fiables son. No son precisos, pero sus pesadas cabezas y la fiabilidad del motor del cohete los hacen un “arma estadística” barata que permite tener como objetivo a grandes comunidades civiles y causar grandes pérdidas y daños.

Recientemente se han efectuado mejoras de software en el sistema Cúpula de Hierro, lo que le permite lidiar también con cohetes más pesados ​​que el Grad, de corto alcance y relativamente livianos. Durante la Operación Pilar de Defensa, Cúpula de Hierro interceptó cohetes medianos de los modelos Fajr-5 o M-75, fabricados independientemente por los palestinos, que tienen un alcance de más de 70 kilómetros.

Pero el número limitado de baterías Cúpula de Hierro que operan las FDI hará que una gran cantidad de cohetes pesados ​​y realmente de largo alcance sea muy difícil de dominar, como el M-202 o M-302, que llegarán desde varias direcciones a la vez, por ejemplo desde Líbano y Gaza, o desde Líbano, Gaza y Siria.

La iniciativa de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria estuvo dirigida, primero y principalmente, a servir a Irán, en lugar de Hamas, Hezbollah o Bashar Assad. La Fuerza Quds organizó aquí una operación logística muy complicada, que costó decenas de millones de dólares y fue llevada a cabo en secreto, arriesgando exponer a Irán y al régimen sirio a una violación de las resoluciones de la ONU.

[La Marina israelí durante la operación para apoderarse de la nave con armas (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

[El Jefe de Estado Mayor Benny Gantz, y el Ministro de Defensa Moshe Yaalon (Foto: Ariel Hermoni, Ministerio de Defensa)]

[El arma Desempate (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

Desde hace mucho tiempo, Hezbollah y los sirios tienen miles de cohetes pesados M-302 y M-202. La decisión de enviar una gran cantidad de estos ​​cohetes pesados desde Siria a Irán con el fin de equipar con ellos a Hamas y a la Jihad Islámica en Gaza, y probablemente a otros grupos también, apunta a una planificación estratégica.

El comandante de la Fuerza Quds, Qassem Suleimani, no habría entrado en una tal aventura si no fuera un supremo interés estratégico iraní. Por ejemplo, en el caso de que Irán decidiera iniciar una ofensiva general de gran alcance contra Israel por medio de sus mensajeros: Hezbollah, Siria y la gente de Gaza.

¿Cuándo decidirá Irán sobre tal movida?

Es razonable suponer que este es un escenario de respuesta a un ataque de las FDI y/o estadounidense contra instalaciones nucleares de Irán. En tal caso, es completamente razonable calcular que los iraníes exigirían que los sirios y Hezbollah, así como la Jihad Islámica y Hamas en Gaza, y probablemente también los terroristas en el Sinaí, le den a Israel un golpe letal de cohetes y misiles en todo su territorio.

Los iraníes son conscientes de que la situación cambió cuando Israel, con ayuda estadounidense, construyó un sistema de intercepción de cohetes de varias capas. Les preocupa que este sistema, finalmente, afecte su capacidad de darle a Israel un golpe estratégico de alto alcance y, por lo tanto, están preparando un sistema que neutralizaría en gran medida la capacidad de Israel de activar el sistema de defensa durante al menos dos años y tal vez más – hasta que el sistema Varita Mágica sea operacional.

Una prueba más de que este es un supremo interés estratégico de Irán y de que la planificación puede encontrarse en el hecho de que Suleimani y sus hombres de la Guardia Revolucionaria Iraní, así como los hombres de Bashar Assad, estaban dispuestos a meter sus narices y enviar un cargamento de costosas armas estratégicas a su acérrimo enemigo, la organización sunita Hamas, que traicionó al régimen sirio y le dio la espalda durante su dificultoso tiempo.

Es posible que la entrega sólo estuviera destinada a la Jihad Islámica, que ahora está funcionando como rama principal de Irán en el campo palestino, pero no hay ninguna posibilidad de que Hamas habría permitido que un tal cargamento ingresara en la Franja, o incluso en Sinaí, sin un anterior acuerdo con los iraníes. Es posible que la angustiada Hamas, incluso, recibiera ayuda financiera o de otro tipo de los iraníes a cambio de su participación en la operación.

Dirigido a la península del Sinaí

No obstante, la operación iraní plantea dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, no está del todo claro cómo los iraníes planeaban transferir una cantidad tan grande de cohetes de largo alcance y pesados, por tierra, desde Sudán a través de Egipto a Gaza. Es suficiente recordar el hecho de que el ejército egipcio está monitoreando estrechamente los túneles de contrabandeo desde el Sinaí a la Franja y destruyéndolos sistemáticamente. ¿Cómo planeaban los iraníes y palestinos transferir dicho traslado a Gaza bajo las narices de los egipcios? La respuesta puede ser que el plan era transferir los cohetes a su destino en “lloviznas”, durante un largo período de tiempo.

Otra pregunta es cómo la gente de Gaza planeaba lanzar estos grandes cohetes desde la Franja. Después de todo, son fácilmente perceptibles desde el aire cuando se están preparando para lanzamiento, y probablemente antes también, y pueden ser bombardeados con precisión desde el aire, mar y tierra, incluso si son activados desde orificios de lanzamiento subterráneos preparados para los mismos.

La conclusión obvia, a la luz de estas dos preguntas, es que una gran parte de los cohetes en el barco con armas – quizás incluso todos – estaban destinados a llegar a Sinaí y ser activados desde allí. Es posible que la gente de Gaza (Hamas, la Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular) saldrían de la Franja hacia Sinaí y construirían allí un sistema de lanzamiento oculto en una zona aislada que el ejército egipcio considera difícil de alcanzar y controlar, por ejemplo en Jabal Halal (la altura proporciona al M-302 un alcance extra).

Las FDI no entran en el Sinaí y los aviones de la Fuerza Aérea de Israel no vuelan en el espacio aéreo de la península, para no violar la soberanía egipcia. El régimen militar en Egipto es conocido por ser muy sensible acerca de su honor nacional, por lo que un sistema de lanzamiento de M-302 en el Sinaí es ideal.

Es incluso posible que la organización radical sunita Ansar Bait al-Maqdis, que está afiliada a al-Qaeda, se habría unido a la movida iniciada por sus enemigos acérrimos, los iraníes chiítas. Los cohetes habrían sido trasladados poco a poco, bajo la nariz del ejército egipcio, a la zona donde se habría localizado el sistema de lanzamiento oculto – y el resto habría sido escrito en las páginas de la historia.

Oportunidad perdida en los medios de comunicación de EE.UU.

A la luz de las intenciones estratégicas y el esfuerzo realizado por los iraníes, se puede decir que la revelación y toma de control de la embarcación Karine A, en el punto máximo de la segunda Intifada (2002) es el único equivalente a la toma de control del Klos-C en marzo de 2014. Este es un logro admirable de la comunidad de inteligencia.

Como en cualquier exitosa campaña operativa de inteligencia, el logro principal es de los que revelaron la información inicial, la pista, se dieron cuenta de que tenían algo inusual en sus manos y decidieron compartirla con otros en la comunidad y poner en movimiento una acción compleja, en la que el Mossad mostró una habilidad que complementó vitalmente lo que se había logrado con sensores de seguimiento ópticos y electrónicos operados por la Dirección de Inteligencia.

[Netanyahu en EE.UU. Medios de comunicación ocupados con la crisis de Ucrania]

La Dirección de Inteligencia también construyó el panorama general, y su gente no sólo estimó correctamente “lo que está pasando aquí”, sino también fueron capaces de proporcionar inteligencia operativa que permitió a los jefes del sistema operativo de las FDI, dirigidos por el jefe de estado mayor, presentar un óptimo plan de frustración.

Es importante destacar que la información detallada y precisa de inteligencia en tiempo real proporcionó a los líderes militares y políticos con algo que vale una fortuna: La libertad de elección. Pudieron decidir cuál de las opciones de frustración proporcionaría resultados óptimos con un mínimo de bajas y de daños políticos, de opinión pública, jurídicos y de medios de comunicación.

Como es habitual en estos casos, la Dirección de Operaciones y los comandantes de división le presentaron una cantidad de opciones al ministro de defensa, al primer ministro y jefe de estado mayor. Por ejemplo, bombardear desde el aire o incursionar desde el mar u otros tipos de operaciones que se examinaron y resultaron ser confiables en el pasado.

Gracias a la detallada información de inteligencia, el Jefe de Estado Mayor, Benny Gantz, pudo recomendar al Ministro Ya’alon y al Primer Ministro Netanyahu un esquema de operación que estaba de acuerdo con el derecho marítimo internacional, no implicaba ningún riesgo especial para la vida humana y proporcionaba varios resultados deseables: No sólo frustrando los planes iraníes y sus ramificaciones, sino también un buen logro de opinión y relaciones públicas, y sobre todo en un buen momento, con Netanyahu en EE.UU., menos de 24 horas después de que advirtiera al presidente Obama, en una conversación en su oficina, contra los métodos fraudulentos y engañosos utilizados por los iraníes.

Es una lástima, sin embargo, que los medios de comunicación estadounidenses, están principalmente ocupados ahora con el caso de Ucrania y la administración del presupuesto para el próximo año, que Obama presentó al Congreso y al público el martes.

Los medios de comunicación estadounidenses, al igual que los medios de comunicación en todo el mundo, tienen una capacidad de atención limitada y se ocupan principalmente de cuestiones internas.

Así que Israel perdió la oportunidad de ilustrar a la opinión pública estadounidense que la nave Klos-C, enviada en violación de Irán de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, es sólo una alegoría de lo que los ayatollah y los Guardianes de la Revolución están haciendo en Fordo y en otras instalaciones nucleares “con fines pacíficos”.

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4495875,00.html

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

El atroz engaño de Hassan Rohani

Por Julián Schvindlerman

Libertad Digital / El Medio (España) – 18/2/14

http://www.libertaddigital.com/opinion/julian-schvindlerman/el-atroz-encanto-de-hasan-ruhani-70768/

Todo el pueblo iraní debería sentir que hay justicia. Justicia significa igualdad de oportunidades. Todas las etnias, todas las religiones, incluso las minorías religiosas, deben sentir la justicia. ¡Larga vida a los derechos civiles!­ -Hassan Rohani, 11 de abril de 2013.

He intentado defender el derecho legítimo que toda persona en este mundo debería tener, que es el derecho a vivir libremente con derechos civiles completos. Con todas estas miserias y tragedias, nunca he usado un arma para luchar contra crímenes atroces excepto la pluma -Hashem Shaabani, 11 de junio de 2013.

Si el presidente de la República Islámica de Irán y el joven poeta defensor de los derechos humanos árabe-iraní  arriba citados coincidían en lo relativo a la protección de los derechos civiles universales, entonces ¿por qué el primero firmó una orden de ejecución contra el segundo?

Esta es una pregunta que deberían hacerse el Presidente Barack Obama, la Canciller Angela Merkel, la Alta Representante para los Asuntos Exteriores de la Unión Europea Chaterine Ashton y los demás involucrados en el diálogo con Irán. No plantearla es dar un pase libre a las terribles violaciones a los derechos humanos que acontecen sin pausa en la nación persa.

Hashem Shaabani era un poeta de treinta y dos años, tenía una maestría en ciencia política, enseñaba literatura árabe en escuelas iraníes, organizaba “festivales de la paz”, publicaba sus poemas online y era fundador del Instituto del Diálogo con la finalidad de promover la cultura árabe en su país natal. Para el régimen iraní él esparcía la corrupción en la Tierra y luchaba contra Dios. Acusado de esos cargos bizarros fue condenado a muerte y ahorcado en una prisión el mes pasado. “Comencé mi travesía elevando mi pluma contra la tiranía que esclaviza y encarcela mentes y pensamientos, colonizando las mentes del pueblo antes de colonizar sus tierras y destruyendo los pensamientos del pueblo antes de destruir su región” escribió desde su celda, poco antes de que el régimen ayatollah terminara aniquilando su propia vida. “Es importante que las centrifugadoras giren, pero las vidas de las personas debieran andar también” exclamó Rohani, apenas cuatro días antes de que se hiciese pública la carta de Shaabani. La cita parece no haberlo incluido.

La situación de los derechos humanos en Irán ha sido legendariamente paupérrima, especialmente en los últimos treinta y cinco años de etapa posrevolucionaria. Irán secunda solamente a China en la cantidad de ejecuciones anuales que lleva a cabo, aunque tiene la más alta tasa mundial en términos per cápita. En los rankings de Freedom House -prestigiosa ONG de derechos humanos que monitorea el estatus de los mismos globalmente- Irán sistemáticamente califica en las peores posiciones: en el reporte sobre la calidad de libertad en los países del mundo, Irán está en el nivel 6 en una escala de 1-7, donde 7 es lo más deplorable; sobre 197 países escrutados en materia de libertad de prensa, Irán ocupa el puesto 191; y en lo referido a censura en la internet, Irán es evaluado como el más represor en una constelación de sesenta países que incluye a Cuba, Siria y Sudán. La catástrofe humanitaria en la Tierra de los Ayatollahs abarca la persecución a disidentes políticos, periodistas independientes, artistas y miembros de las minorías religiosas, étnicas y sexuales.

Poco ha mejorado, si algo, desde que Hassan Rohani fue electo y asumió el poder el año pasado.

En los últimos seis meses que él lleva gobernando, alrededor de trescientos iraníes fueron ejecutados, lo cual al ritmo actual preservará la cantidad de ajusticiamientos anuales del año anterior, que superó los seiscientos. En su campaña electoral, Rohani prometió liberar a todos los prisioneros políticos del país y al mes de asumir funciones puso en libertad a quince conocidos activistas encarcelados; pero cerca de ochocientos todavía permanecen tras las rejas. Los líderes del Movimiento Verde -Mehdi Karroubi y Hossein Mousavi y su esposa Zahra Rahnavard- están bajo arresto domiciliario. En campaña, Rohani prometió mejorar el estatus de la mujer y de las minorías étnicas y religiosas, sin embargo su gabinete excluyó a las mujeres en tanto que los Bahais, los sufistas y los cristianos siguen siendo acosados por el régimen. Astutamente, el presidente iraní designó a una mujer para un rol muy visible como es el puesto del vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero a excepción de ese y otro par de casos el papel de la mujer en la vida política del país continúa siendo marginal. Las mujeres en general aún deben lidiar con los “custodios de la modestia” de la policía local que les dice de qué manera deben vestirse y cuya presencia en las calles ha crecido el mismo mes que Rohani asumió funciones.  En tanto que el flamante presidente ha efectivamente nombrado a figuras nominalmente moderadas a puestos ministeriales, al mismo tiempo ha elegido para el importante cargo de Ministro de Justicia a Mostafá Pourmohammadi, a quien Human Rights Watch apodó “Ministro de la Muerte” por su responsabilidad en ejecuciones masivas de prisioneros políticos en 1988 y en el asesinato de disidentes ideológicos, dentro y fuera del país, en los años noventa.

Con su sonrisa y sus palabras decorativas, Rohani se ha hecho una imagen de moderado en la corte de la opinión pública internacional. Con la vista puesta en las negociaciones nucleares, los líderes de la Unión Europea y los Estados Unidos -que conocen los hechos- deciden mirar para otro lado. Mientras que el destino de las tratativas diplomáticas seguirá siendo incierto, en materia de derechos humanos hay algo bastante claro: nada mejorará para los iraníes oprimidos si el mundo sigue callando.

Jazak veematz

Post-Mortem De Un Pésimo Acuerdo

por: Jaime Einstein
Fuente: PorIsrael.org

Iran Geneve deal and Munich pact
A pesar de todo argumento lógico, y no obstante todas las advertencias de países tan diversos como Israel, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (con un posible coro adicional de Egipto, Omán, Bahrein y Qatar) cantando en un singular coro donde se mezclan el barítono de Bibi Netanyahu con el sotto voce de los países sunitas, se ha firmado un “acuerdo interino” entre la República Islámica de Irán y las cinco grandes potencias más Alemania y la risueña Catherine Ashton, de la Unión Europea.
Indudablemente, el multibillonario ayatola supremo, Alí Khamenei, ha de estar extático, y tiene múltiples razones para estarlo. Su país, una teocracia medieval y oscurantista, con una economía en franco estado de putrefacción y caída, ha sido tratado como igual a las verdaderas potencias económicas y militares de nuestro sufrido planeta. Recordemos, estos señores que continúan ejecutando a centenares de personas al año por “crímenes” como practicar la religión Bahai, que promueve la hermandad de toda la humanidad, ser homosexuales, por criticar a su tétrica versión del Islam, ser ateos o ser apóstatas del “único camino recto y admisible”, se sientan ahora, como pares de los Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania… y la risueña Catherine Ashton de la Unión Europea.
No sólo esto, el acuerdo de marras se firma sólo un día después de que el “Supremo” Khamenei, vestido como un genio de las “Mil y Una Noches” haya reiterado por enésima vez, ante un auditorio de gorilas de la Guardia Revolucionaria y de fanáticos de su grey, su repetitiva cantinela prometiendo la desaparición del cáncer sionista (léase Israel) y el refrán de “marg bar Amrica” (“muerte a América”), que año tras año continúa siendo el número uno en el Hit Parade iraní.
Al parecer, los señores Obama, Kerry y compañía, jamás han negociado en un bazar levantino… se trata de personas que han vivido muy bien (en el caso de Kerry, absurdamente bien) sin tener que haber sudado jamás ganándose el pan de cada día. Personas que o no saben regatear, porque siempre han comprado todo al primer precio que se les pide, o simplemente que han concedido la victoria a su contrincante antes de siquiera haberse sentado alrededor de la mesa de “negociación”. Ciertamente que si Obama, Kerry o Ashton tuvieran que ganarse la vida jugando al póker o al mus, hace mucho rato que hubieran perecido de inanición.
¿Qué cartas tenía en la mano el afable señor Mohammad Javad Zarif, Ministro Iraní de Relaciones Exteriores? Nada más y nada menos que una economía arruinada, una infraestructura petrolífera que ni siquiera puede refinar el crudo necesario para las necesidades internas de su país, una población joven, sin perspectivas de futuro, una economía volcada hacia la creación, a toda costa, de armas nucleares para un país que apenas consigue alimentarse, unas fuerzas armadas donde el ejército regular y las Guardias Revolucionarias están perennemente enfrentados, y un país que estaba en mejor situación económica y social en la época del odiado Shá Mohamed Reza Pahlevi, hace décadas, de lo que está ahora.
Pues con estas cartas en la mano, el suave y sofisticado Mohammad Javad Zarif ha hecho faroles extraordinarios y se ha comido crudo al señor Kerry, a Obama y a sus comparsas, sin que Kerry siquiera se haya dado cuenta que le han robado los calzoncillos sin quitarle los pantalones. Alí Babá debe de haber sido persa. Lástima que el señor Zarif no esté de nuestro lado.
¿Quién se cree que los zorros de Teherán van a “congelar” sus programas de enriquecimiento de uranio durante los próximos seis meses? ¿Dejar de construir su planta de producción de plutonio subterránea en Arak? ¿Diluir los inventarios de uranio ya refinado? Posiblemente, sólo personas que sigan creyendo en los reyes magos, papá Noel, el ratoncito Pérez y los señores Kerry, Obama… y la risueña señora Ashton.
No sólo se ha entregado seis meses de sosiego y producción continua a los ayatolas, sino que… para más inri… se les está pagando por ese privilegio una cantidad ingente de billones de dólares. Me encantaría negociar con memos como Kerry… ¿Quid pro quo? ¿Pero, quién necesita de tales latinajos? Entreguemos todo a priori (otro latinajo, perdonen) y confiemos en la buena voluntad de los persas… fíjense nada más en lo bonito que sonríen.
La “diplomacia” liderada por Kerry y Obama acaba de lograr un milagro de dimensiones bíblicas, al convencer a todos sus ex amigos y aliados en el Medio Oriente que con Estados Unidos no se puede contar para nada.
Bueno, pero por qué preocuparnos, Mr. Chamberlain, perdón, Kerry, promete venir a visitarnos aquí en Israel, papelito recién firmado y paraguas en la mano, para “explicarnos” por qué debemos estar felices con su magnífico logro. No olvidemos que el Mr. Chamberlain original, al menos tuvo la delicadeza de no ir a Praga con el recibo de su venta de Checoeslovaquia a los nazis. Por lo menos el viejo Neville reconocía que no era buena idea ir a contarle a los checos que acababan de perder su libertad e independencia. Pero Kerry no parece poseer ni esa pizca de decencia, perspicacia, o ambas cosas.
Muchas veces he meditado por qué el liderazgo checo abdicó ante la presión de las potencias en Múnich… ¿Por qué no dijeron, “al diablo con todos ustedes, nosotros lucharemos solos”? Un checo me lo trató de explicar una vez: Hitler odiaba a los checos (que después de todo son eslavos), pero no amenazaba con liquidarlos. Con el bombardeo de Guernica, ya se veía qué sucedería con cualquier ciudad que quedara a merced de la Luftwaffe. El ejército checoeslovaco no tenía una sola frontera amiga, el país no tiene costas y la lucha sólo podría terminar con la destrucción y aniquilación total de la nación. Se dieron por vencidos, sufrieron siete años de brutal ocupación y hoy día Praga es una de las pocas joyas de arquitectura centroeuropea que quedó indemne de la hecatombe de la Segunda Guerra Mundial. Las bajas checas fueron mínimas en comparación con cualquiera de sus vecinos.
Israel, por otro lado, no tiene el lujo que tenían los checos. Aquí no hay alternativa, si caemos, morimos todos… la derrota o la rendición no son opciones viables.
Deprimido con la noticia de este “magnífico logro” en Ginebra, mi esposa y yo fuimos hoy, como lo hacemos tres veces por semana, a nuestro gimnasio en Rosh Pina. Los gimnasios en el mundo entero son más o menos por el estilo: varios televisores encendidos para deleite o tortura de los usuarios, música a todo volumen y un surtido de hombres y mujeres haciendo ejercicios y sudando a chorros.
Nadie hablaba de Ginebra, ni de Kerry ni de las madres que los parieron. Deportes, vida social (chicas) y más deportes. Uno de los “regulares” del gimnasio, un joven de baja estatura, con camiseta de la brigada de paracaidistas, me recordaba mucho a este país: pequeño y musculoso (sin que se le note), de pocas palabras y mucha fuerza. Le pregunté qué creía del acuerdo en Ginebra, y sin titubear me contestó, sin la mínima semblanza de alarde: “no me preocupo… haremos lo que tenemos que hacer.”
Al llegar a casa, me puse a ver las noticias en el nuevo canal de noticias de 24 horas, “i24” y había una entrevista con un piloto de nuestra Fuerza Aérea, de pie ante su impresionante caza-bombardero supersónico. El piloto estaba hablando con la naturalidad de alguien que está compartiendo un buen desayuno con su mejor amigo. Sin ningún drama, sin usar cualquier adjetivo extremo y con una flema digna de un londinense, el joven se limitó a decir que él y sus compañeros han estado trabajando muy duro en sus entrenamientos “para operaciones especiales de largo alcance” y que considera que están listos para hacer “lo que haya que hacer” tan pronto reciban una orden del poder ejecutivo.
La tranquilidad del joven piloto era totalmente contagiosa. No hay duda que la “nueva marca de judío” que está saliendo de Israel desde 1948 no se parece en nada al modelo del neoyorkino neurótico representado por Woody Allen. El joven piloto, con su expresión discreta y comedida, trasmitía fuerza, confianza y seguridad.
Si miramos los programas de noticias de la televisión de “nuestro vecindario” se ve mucha teatralidad, gritos, maldiciones y eslóganes. Grandes y ruidosas manifestaciones callejeras, casi siempre acompañadas de violencia o de gestos violentos. Ese tipo de cosa no se ve por aquí, ni siquiera sería respetable. El público aquí es mucho más comedido. El país no es dado a los alardes, el jactancioso no es respetado.
El joven paracaidista en el gimnasio y el piloto en i24 me han devuelto la calma. Nuestra seguridad no depende de Kerry, ni de Obama y ni siquiera de la sonriente dentadura de Lady Ashton.
A fin de cuentas, nuestra seguridad depende de jóvenes como el paracaidista y el piloto y de algo más que no está de moda mencionar entre círculos progres, la Divina Providencia.
Cuando Moisés se despidió de Josué, que iba a conquistar la Tierra Prometida, le dijo dos palabras en hebreo: “jazak ve´ematz”, que se traducen aproximadamente a “sé fuerte y valiente”. Esas palabras siguen vigentes, dormiré tranquilo esta noche.
Nota del autor:
Aunque no me sorprende para nada, es curioso que la prensa internacional, tanto la europea como la americana, contrasta la aprobación generalizada del “magnífico acuerdo” rubricado entre las potencias e Irán, con la agria actitud de los “aguafiestas” en Israel y los países árabes sunitas. Una vez más la historia se repite. En 1938 los checos eran considerados “aguafiestas” porque no estaban celebrando el “peace in our time” de Chamberlain. ¡Qué tontos somos de no sumarnos a la fiesta!

Munich y Ginebra

Aclaración: Este artículo fue publicado poco antes del acuerdo firmado en Ginebra entre Irán y el grupo P5+1, pero claramente mantiene su vigencia

Por Jaime Einstein

Chamberlain Kerry Zarif Hitler 611

En septiembre de 1938, las grandes potencias mundiales se reunieron en Múnich para discutir una crisis fomentada por Adolfo Hitler con la única democracia existente en el centro de Europa, Checoeslovaquia.

Checoeslovaquia, creada después del colapso del Imperio Austro-Húngaro al terminar la Primera Guerra Mundial, era un estado plurinacional y democrático. Dentro de sus fronteras vivían unos 3 millones de alemanes étnicos, que gozaban de ciudadanía checoeslovaca y de representación en el Parlamento de Praga. Todos los vecinos de Checoeslovaquia eran dictaduras de derecha, simpatizantes ideológicamente con la Italia fascista y la Alemania nazi. Varios de estos vecinos tenían reclamaciones territoriales y étnicas contra la democracia en Praga, pero estaban disuadidos a hacerlas valer debido a que los checoeslovacos poseían uno de los ejércitos más eficientes y bien armados del área centro-europea. Además, los checoeslovacos tenían un acuerdo de alianza con Francia, que a su vez era aliada del Reino Unido.

Hitler organizó a los alemanes dentro de Checoeslovaquia en un fuerte partido nazi local… se inventó una entidad étnica ficticia, los “Sudetes” Alemanes (hasta que los nazis crearon esta categoría, los habitantes de las zonas fronterizas entre Bohemia, hoy República Checa, Austria y Alemania, eran simplemente “alemanes ciudadanos checoeslovacos”). Estos “Sudetes” comenzaron una campaña a favor de “reunificarse” con sus hermanos germanos en Alemania y Austria (esta última ya había sido anexionada al Reich Nazi).

Checoeslovaquia y su presidente, Edvard Beneš, amparados en sus fuerzas armadas y su alianza occidental, rehusaron ceder ante las presiones germanas. No iban a conceder un ápice de su territorio o soberanía nacional. La defensa de todo el país dependía de las fortificaciones fronterizas con los nazis, ceder esos territorios dejaría al país inerme y causaría su desmembramiento.

Las fuerzas de seguridad de Praga se movilizaron contra los agitadores “sudetes”, encarcelando a muchos de ellos. Hitler amenazó con invadir Checoeslovaquia para “proteger los legítimos intereses de los oprimidos alemanes sudetes”.

Los generales alemanes estaban consternados con estas amenazas, sabían que Alemania todavía no estaba lista para una guerra mundial, ya que la alianza entre Praga y París hubiera provocado una conflagración global. Es más, las propias fuerzas armadas checoeslovacas hubieran representado un fuerte desafío a Alemania. No hay duda de que los nazis, eventualmente, habrían triunfado si invadían a su vecino democrático, pero no hubiera sido un paseo. Los tanques checoeslovacos eran mejores que los alemanes, y la fuerza aérea de Praga era eficiente y moderna.

Las potencias occidentales, el Reino Unido y Francia, aunque más fuertes que el estado nazi, estaban aterrorizados ante la idea de ser arrastrados a otra guerra mundial. Las horripilantes pérdidas causadas por la Primera Guerra Mundial y la aún imperante crisis económica mundial, servían de motivación para tratar de apaciguar al dinámico y resurgente gigante teutón. Hitler era un excelente jugador de póker político y un matón por excelencia. Nadie hacía mejores faroles que el Führer.

Amedrentado, Neville Chamberlain, premier británico, se reunió con su colega galo, Daladier, y acordaron en reunirse con Alemania nazi y la Italia de Mussolini en Múnich. Checoeslovaquia ni siquiera fue invitada a esta cumbre en la que su futuro sería decidido por las potencias, incluyendo a sus “aliados”.

Checoeslovaquia fue vilmente traicionada en Múnich. Sus “aliados” anglo-franceses cedieron ante todas las demandas de Hitler y acordaron en que las zonas “sudetes” fronterizas entre Bohemia, Alemania y Austria deberían ser cedidas a los nazis, en nombre del “derecho a la autodeterminación” de sus habitantes germanos. Chamberlain regresó a Londres, con su paraguas en una mano y en la otra el papelillo firmado por Hitler, que prometía que ya no tenía más ambiciones expansionistas. El apaciguador británico declaró “peace in our time” (“paz en nuestro tiempo”).

Las intenciones “pacíficas” de Alemania e Italia se lucían en España. La Guerra Civil española todavía seguía derramando sangre por toda la Península. La Legión Cóndor nazi y el ejército italiano de Mussolini continuaban sus operaciones militares contra una República española que colapsaba, sin ayuda de las democracias.

La República checoeslovaca tenía dos opciones, ambas terribles. Podían negarse a aceptar el dictado de Múnich y resistir por las armas contra una segura invasión nazi o claudicar ante la presión internacional, y contemplar la destrucción del país. El traicionado presidente Edvard Beneš sabía perfectamente que su país tendría que luchar solo, sin aliados. Hitler usó sus conexiones con el partido nacionalista eslovaco en Bratislava, a la sazón dirigido por un cura clérigo-fascista, el monseñor Tiso, para provocar la secesión de Eslovaquia, como “estado independiente”, aliado a Alemania. Polonia y Hungría se disponían a cortar jugosas lascas de su desafortunado vecino.

Beneš renunció y se marchó al exilio. Checoeslovaquia cesó de existir. Menos de un año más tarde, Hitler se olvidó del papelito firmado con Chamberlain, invadió a Polonia y comenzó la Segunda Guerra Mundial.

¿Qué tiene que ver el malhadado acuerdo de Múnich de 1938 con la reunión de cumbre en Ginebra, entre Irán, los EEUU, el Reino Unido, Francia, Rusia, la Unión Europea y Alemania? Pues mucho más de lo que parece a simple vista.

En ambos casos, en la Europa Central de los 1930 y en el Oriente Medio de nuestros días, sólo existía una entidad democrática: Checoeslovaquia en Europa central, Israel en el Levante. Ambos países han compartido la desdicha de estar rodeados de dictaduras hambrientas de poder y expansión. Ambas naciones han tenido que enfrentar el reto de convivir con ideologías totalitarias, opresoras y asesinas: el nazismo alemán y el islamismo. En ambos casos el mundo estaba sumido en una depresión económica y las democracias dirigidas por líderes claudicantes y apaciguadores.

Nadie estaba dispuesto a llamar al pan, pan, y al vino, vino. Hitler y Mussolini eran ampliamente admirados por numerosos intelectuales y movimientos populistas en casi todo el “mundo civilizado”. Los que no admiraban a los dictadores de la derecha, admiraban al igualmente asesino y sangriento Stalin, que mataba a sus millones de conciudadanos en el “paraíso del proletariado” que era la U.R.S.S. Muy pocos europeos sentían afinidad por la aislada democracia checoeslovaca. El totalitarismo era visto como “la ola del futuro”. La democracia era considerada caduca y aberrante. Cualquier parecido con la simpatía de la “progresía” occidental de hoy día por los movimientos islamistas no es pura coincidencia. El paralelo entre el crecimiento masivo de los grupos “populistas” en Europa y los EEUU hoy día con los pujantes partidos fascistas en la década de los 30 del siglo pasado tampoco son casualidades.

Motivado por su hambre expansionista, Hitler creó una etnia inexistente… los “alemanes sudetes”. Esta creación ficticia tenía un propósito, liquidar a la democracia checoeslovaca. Cualquier parecido entre este engendro hitleriano, y la súbita apariencia de un “pueblo árabe palestino” después de la Guerra de los Seis Días en 1967 tampoco es una coincidencia… ya lo decía el sabio Salomón, no hay nada nuevo bajo el sol.

En nuestro flamante siglo, el tristemente recordado Mr. Chamberlain se ha reencarnado en el Secretario de Estado de los EEUU, John Kerry (sin el paraguas, que sepamos). Este acaudalado caballero de Massachusetts aparentemente considera que ha llegado el momento de forzar al muy molesto estado de Israel a llegar a “un acuerdo de paz” con los sudetes de hoy día, los árabes “palestinos”. En su afán de liquidar este “gravísimo problema”, el señor Kerry hace la vista gorda a las masacres de la guerra civil en Siria, que en sólo 2 años han causado más muertes y destrucción que todas las guerras árabe-israelíes desde 1948. El arrogante patricio de Nueva Inglaterra también decide ignorar al crecimiento del islamismo asesino y fanático que está afectando a todos los continentes, salvo Antártida… al menos hasta ahora.

En su búsqueda ciega de un premio Nóbel de la Paz (para empatarse con el que recibió su jefe por ¿??¿??), Kerry está dispuesto a sacrificar todos los legítimos intereses de seguridad de su supuesto aliado democrático.

En la visión mundial de Kerry existe un “insignificante” problema adicional en el Medio Oriente, aparte de la existencia de una democracia judía, que tanto incomoda a sus pacíficos vecinos árabes: la marcha galopante del Imperio Persa de los ayatolas hacia la adquisición de un arsenal nuclear. Recordemos que los ayatolas han dicho, sin pelos en la lengua, que la misión de la República Islámica de Irán es liquidar al cáncer sionista (léase, Estado de Israel). Recordemos también que Irán, uno de los grandes productores de petróleo del mundo, necesita energía nuclear para producir electricidad, como yo necesito seis dedos de los pies o tres fosas nasales. En fin, igual que Hitler anunció claramente en su Mein Kampf que su movimiento liquidaría a los judíos y avanzaría Alemania a ocupar todo el este europeo, los ayatolas (y todos los islamistas, seamos justos con ellos) nunca han ocultado su deseo de liquidar al estado y pueblo judío y establecer el califato universal.

Después de largas e infructíferas guerras en Irak y Afganistán, el occidente está cansado de enfrentamientos con los islamistas. Llegó la hora de probar la fórmula Chamberlain… apaciguamiento. Irán tiene un nuevo presidente… y el tipo hasta sabe sonreírse (como un Hitler, sin el bigotito), hagamos las paces con los ayatolas. En el occipucio de Kerry debe existir la certeza que los misiles iraníes no tienen el alcance suficiente para desarreglar a cualquiera de sus mansiones en Massachusetts, o su “town-house” en Boston, así que, ¿Hay algo que perder?

En vez de Múnich, la reunión de nuestro siglo se lleva a cabo en Ginebra. Igual que la de 1938, se excluye al principal afectado. Checoeslovaquia quedaba marginada de discusiones donde se decidiría su destino e Israel se excluye de las conferencias en Ginebra.

Todos los participantes de esta conferencia internacional parecen encantados con las sonrisas iraníes. Lady Ashton de la Unión Europea está tan enamorada de su colega iraní, que hasta está dispuesta a ponerse un chador de lujo. ¿Cuántas concesiones estamos dispuestos a darles a los buenazos de Teherán, para que en vez de hacer las bombas mañana, las hagan de aquí a dos días?

Por suerte, Monsieur Daladier no parece haberse reencarnado en el representante francés en Ginebra. Aparentemente, los franceses han redescubierto su espina dorsal, y Francia ha bloqueado el acuerdo tan ansiado por Mr. Kerry. ¡Vive la France!

Como epílogo a esta triste historia recordemos que:

1. Kerry no se ha dado por vencido, las conversaciones de Ginebra se reanudarán a finales de este mes;
2. Bibi Netanyahu y Edvard Beneš no se parecen en nada. Bibi no es santo de mi devoción, pero no tengo la menor duda de que él sabrá que la defensa de Israel es responsabilidad de nuestras propias fuerzas, y no de nuestros “aliados”. Ya lo dijo Ariel Sharón en su momento, Israel no es Checoeslovaquia.
3. Cuando Checoeslovaquia fue liberada de los nazis in 1945, el gobierno checo expulsó por la fuerza a los 3 millones de “sudetes alemanes” de su territorio. La regla general en el mundo siempre ha sido: “si empiezas una guerra y tienes el mal tino de perderla, te jodes como Herodes”. No se ha vuelto a hablar del problema de los refugiados “sudetes alemanes”, pero todavía se habla del supuesto “Nakba” de los “palestinos”.

Comentario de Jabotito:

Mi abuela materna, cuya madre murió durante el bombardeo alemán de Rovno y sus hermanas fueron asesinadas por los nazis y antisemitas ucranianos en los bosques de la muerte, detesta a las naciones europeas en general, por obvias razones. Pero del único pueblo que habla con cariño es el checo, especialmente cuando me cuenta cómo los checos tiraban pan a los vagones repletos de judíos que eran conducidos a los campos de concentración durante el Holocausto. También fueron los chechos los únicos que les dieron armas a Israel durante la Guerra de Independencia de 1948, en el momento que más necesitaba poder defenderse. El propio Isaac Rabín dijo en su momento: “Si no fuera por las armas de Checoslovaquia, dudo que hubiéramos podido ganar la guerra en el ’48”. Cualquier semejanza con la actualidad es pura coincidencia.

Sobre el lobo iraní mal vestido de cordero

El extraño caso del Dr. Jeckyll y el Sr. Hyde en Irán

Por Julián Schvindlerman
Comunidades

Rouhani wolf in sheep's clothing
Uno puede sonreír, y sonreír, y ser un villano — Hamlet

A fines de septiembre una epidemia de optimismo se esparció en Nueva York ante la presencia del flamante y presuntamente moderado presidente iraní. En una visible campaña de relaciones públicas diseñada para alterar la imagen de Irán ante la opinión pública occidental, Hassan Rohani aterrizó en los Estados Unidos donde disertó ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, publicó una nota de opinión en el Washington Post, concedió entrevistas televisivas a CNN y NBC en las que mostró un rostro conciliador, disertó ante un influyente think-tank e instruyó a su canciller a que se reuniera con su contraparte norteamericano. Aquellos que han estado buscando un líder moderado en la república islámica durante las últimas tres décadas, instantáneamente abrazaron con entusiasmo las palabras y gestos del iraní. Aquellos que miramos con sospecha la repentina retórica pacifista de un régimen teocrático preservamos nuestro tradicional escepticismo.

La desconfianza se sustenta en un hecho simple: hay un nuevo presidente en Irán pero el régimen es el mismo de siempre y al que Rohani ha estado sirviendo desde 1979 en distintos cargos de la estructura gubernamental.

Considere el caso de Saeed Abedini y pregúntese honestamente donde está la moderación de los ayatollahs, es decir, los jefes de Rouhani y quienes en última instancia son los hacedores de la política persa. El señor Abedini es un pastor cristiano nacido en Irán. Por practicar su fe pacíficamente él fue arrestado y sometido a palizas brutales. Abandonó el país y retornó años después con la autorización de las autoridades para construir un orfanato para los niños de Irán. El año pasado fue nuevamente encarcelado, juzgado por “crímenes contra la seguridad nacional” y condenado a ocho años de cárcel. Abedini envió una carta al gobierno en la que marcó la ironía de su situación: por asistir a niños huérfanos en Irán, sus propios hijos quedaron privados de su compañía. La semana previa al arribo del presidente Rouhani a las Naciones Unidas, el régimen liberó a ochenta prisioneros políticos en una maniobra cínica calculada sólo para mejorar la imagen presidencial. El pastor Abedini no estuvo entre ellos. Hoy continúa internado en la notoria prisión Evin.

Luego está la ambigüedad declarativa de la presidencia de Irán. En sus pronunciamientos Rohani habló de paz y diálogo, pero rehusó reunirse con el presidente Obama aun cuando éste se mostró dispuesto a ello; incluso rechazó coordinar un fugaz apretón de manos con el presidente estadounidense en los pasillos de la ONU. A último minuto -cuando estaba viajando hacia el aeropuerto- Rohani mantuvo una conversación desde su celular con Obama en lo que fue descrito como un llamado histórico.

Pero ha sido en sus pronunciamientos en torno a los judíos donde más puede verse la ambivalencia del liderazgo persa. Entre los integrantes de la delegación oficial se contaba al único miembro judío del parlamento iraní… y a la vez un gran antisionista. En ocasión del año nuevo judío, a comienzos de septiembre, Rohani envió un twitter de salutación a la comunidad judía mundial. Ante la sorpresa internacional, el gobierno iraní zigzagueó para confirmar si la cuenta de twitter era del presidente. Luego el saludo fue reiterado desde la cuenta oficial del canciller. Anteriormente, cuando se conmemoró el Día Al-Quds en Teherán en agosto, se atribuyó a Rohani haber comparado a Israel con “una herida” que debía “ser erradicada”. El régimen ayatollah posteriormente negó que el presidente hubiera afirmado tal cosa.  Es asimismo interesante leer el modo en que Rohani respondió a una pregunta de la CNN sobre el genocidio judío: “Yo no soy un estudioso de la historia… los aspectos de los que usted habla, la clarificación de estos aspectos es el deber de los historiadores e investigadores”. Esto mismo dijo a la NBC cuando le preguntaron si el Holocausto era un mito: “No soy un historiador, soy un político”. Esta postura es la que suelen adoptar los revisionistas al reconocer que un crimen fue cometido contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial pero relativizan la magnitud del mismo.

Ahora que Teherán y Washington parecen próximos a iniciar algún tipo de diálogo, prepárese a encontrar otros muchos ejemplos de esta típica duplicidad iraní.

Mientras tanto, funcionarios israelíes advierten que “ningún acuerdo es mejor a un mal acuerdo” con Irán. El mensaje pronto será transmitido públicamente en Europa. En otras palabras, un acuerdo parcial que no contemple las cuatro condiciones que Netanyahu expuso para desmantelar el programa de armas nucleares de Irán, es peor que directamente no llegar a pactar acuerdo alguno. Por ejemplo, si desmantelan la instalación de Qom pero conservan el uranio enriquecido, la planta de agua pesada en Arak y 20.000 centrifugadoras para enriquecer uranio cuando les plazca, no tiene sentido levantar las sanciones, ya que es otra forma de los ayatolás para ganar tiempo mientras avanzan en su programa nuclear. Quiera el Rey del Universo que la intransigencia de nuestros enemigos nos salve nuevamente.

El Holocausto para los servidores del régimen iraní

Holocausto en el Islam

Hassan Rohani y el Holocausto: del negacionismo al revisionismo

Por Julián Schvindlerman
Infobae

El tratamiento que las autoridades iraníes de las últimas tres décadas han dado al genocidio judío en manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial ha sido deplorable. Sus líderes han regularmente negado la existencia del Holocausto, conferencias fueron organizadas en Teherán para refutar su veracidad y se dio rienda libre a una prensa controlada a que mintiera abiertamente al respecto. Es por ello que las declaraciones del flamante presidente Hassan Rohani, efectuadas durante su reciente visita a Nueva York, han concitado atención. ¿Pero qué ha dicho exactamente el presidente iraní sobre el Holocausto?

Durante una entrevista en farsi con Christiane Amanpour de la CNN Rohani pareció tomar apreciable distancia de las diatribas usuales de su predecesor Mahmoud Ahmadinejad. En el transcurso de la misma, aseguró: “Les puedo decir que cualquier crimen que sucede en la historia contra la humanidad, incluido el crimen que los nazis crearon contra los judíos y los no-judíos, es reprobable y condenable… Cualquiera que sea la criminalidad que cometieron contra los judíos, la condenamos”. Al menos así lo expresó el traductor del farsi a quién recurrió el canal, quien era un miembro de la comitiva iraní. También se aseguró que Rohani empleó la palabra “Holocausto”.  A posteriori, la agencia de noticias semioficial iraní Fars declaró que Rohani no dijo eso exactamente y que nunca pronunció la palabra “Holocausto”. En su portal anunció: “Exclusiva: la CNN inventa apreciaciones del presidente iraní sobre el Holocausto”, aunque la traducción que ofreció incluyó una reprobación de los crímenes de los nazis.

Es asimismo interesante leer el modo en que Rohani respondió una pregunta de la CNN sobre el genocidio judío: “Yo no soy un estudioso de la historia… los aspectos de los que usted habla, la clarificación de estos aspectos es el deber de los historiadores e investigadores”. Esto mismo dijo a la NBC cuando le preguntaron si el Holocausto era un mito: “No soy un historiador, soy un político”. Esta postura es la que suelen adoptar los revisionistas al reconocer que un crimen fue cometido contra los judíos durante la Segunda Guerra Mundial pero relativizan la magnitud del mismo.

Durante una ponencia ante el Council on Foreign Relations, el dignatario iraní afirmó: “Condenamos los crímenes de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial… Y lamentablemente esos crímenes fueron cometidos contra muchos grupos, mucha gente, mucha gente fue matada incluyendo a un grupo del pueblo judío”. ¿Un grupo del pueblo judío? Manera curiosa de referir a seis millones de judíos. Nótese la universalización de la Shoá que hizo Rohani: el genocidio nazi de los judíos no fue un fenómeno esencialmente judío. Muchos otros murieron en la guerra. Esa es la manera clásica de mirar ese período por parte de los revisionistas.

Así, Hassan Rohani ha tomado distancia del negacionismo de Mahmoud Ahmadinejad y del líder supremo Alí Khameini para abrazar el revisionismo. En la ignominiosa escala del fanatismo de los ayatollahs esto puede pasar por progreso. Pero esa postura todavía lo ubica en compañía de aquellos que ponen en tela de juicio el genocidio nazi de los judíos durante 1939-1945. Y eso no luce terriblemente moderado.

El verdadero planeta de los simios:

Juego de espías

Mientras con la captura del espía iraní en Israel se descubre que el nivel de sofisticación de la inteligencia de Irán es cada vez mayor (“inteligencia” es un decir), el comandante de la ciberguerra iraní acaba de sufrir un oportuno accidente:

Matan a comandante de ciberguerra de Irán

Matan a comandante de ciberguerra de IránMojtaba Ahmadi, quien se desempeñaba como comandante del Cuartel General de Ciberguerra (Guerra Informática), fue hallado muerto en un área boscosa cerca de la ciudad de Karaj, al noroeste de Teherán, con dos balazos en el pecho, según un reporte del sitio web Alborz, de la Guardia Revolucionaria iraní, citado por el diario británico The Telegraph.

Ahmadi fue visto por última vez, saliendo de su casa rumbo al trabajo el sábado. “Pude ver dos heridas de bala en su cuerpo y el grado de lesión indicaba que fue asesinado a corta distancia con una pistola”, dijo un testigo al portal de internet iraní.

El comandante de la policía local manifestó que dos personas en una motoneta estuvieron involucradas en el homicidio.

Cinco científicos nucleares iraníes y el jefe del programa de misiles balísticos de Irán fueron muertos desde 2007. El régimen acusó a la agencia de inteligencia exterior de Israel, el Mosad, por los asesinatos.

La página de Facebook de los oficiales del Cuartel General de la Ciberguerra confirmó que Ahmadi era uno de sus comandantes y subió al sitio un mensaje de condolencia. No obstante, el portal de internet Alborz advirtió a sus usuarios que el accesible libro de condolencias abierto podría dañar la seguridad nacional.

“Dejen de dar más información sobre él. Los contrarrevolucionarios sacarán ventaja de su muerte”, señala un mensaje. “Suena como un asesinato por encargo de un importante oficial de seguridad”.

Expertos en el ámbito de la ciberguerra han señalad al diario The Telegraph que los ciberataques iraníes a Israel o a otras partes en la región son una amenaza creciente; pero que hasta ahora no han sido considerados como una acometida principal, por lo que sería algo novedoso y significante tomar un paso como ese en el área de la guerra informática.

La Guardia Revolucionaria de Irán también ha sido acusada de suministrar pericia al régimen de siria, ayudándole a atacar objetivos occidentales en el ciberespacio a través de un organismo denominando Ejército Electrónico Sirio.

Fuente: Aurora

Ya ven… con el nuevo Presidente Rouhani estamos “dialogando”… de la única forma que entiende ese régimen islamofascista instaurado desde 1979

Irán está reclutando latinoamericanos

Agresión o amenaza de agresión de Irán contra Israel: Cuándo se justifica el derecho a la autodefensa

Agresión o amenaza de agresión de Irán contra Israel: Cuándo se justifica el derecho a la autodefensa
Ezequiel Eiben
8/8/2013
2 Elul 5773

Con motivo de la celebración de la jornada de Al Quds[1], organizada por el gobierno de Irán en forma anual a partir de la Revolución Islámica de 1979 en un despliegue demagógico a favor de la “causa palestina”, el presidente saliente Mahmoud Ahmadinejad dijo en la edición de este año: “Les informo, con Dios como testigo, que una tormenta devastadora está en camino para eliminar las bases del sionismo”[2]. Ahmadinejad es un fiel representante del islamismo, movimiento político asentado sobre las bases del fanatismo religioso, el estatismo totalitario y la exportación del terrorismo hacia el resto del mundo.
Su sucesor en la presidencia, Hassan Rohani, previo a asumir el cargo para el cual fue elegido por una gran mayoría, esbozó en la misma línea: “El régimen sionista es una herida infligida hace años al cuerpo del mundo islámico que hay que curar”[3]. Como vemos, el blanco predilecto de las amenazas, hostilidades y canalización de odio sigue siendo Israel, no importa que cambie el gobernante. Para Irán, la destrucción de Israel es una política de Estado.
La primera ironía es que muchos en el ambiente progresista perciban a Rohani como opuesto políticamente a Ahmadinejad. La segunda, es que llamen al nuevo presidente “moderado”, queriendo efectuar una contraposición frente al fanatismo del viejo. Si bien se ha hablado superficialmente de una mayor apertura en el tratamiento del plan nuclear de Irán, lo cierto es que cobijar el adjetivo “moderado” en el sentido político imperante en la actual cultura, no solo es apresurarse sino ignorar (o no querer ver) que hay un deseo que comparten las dos figuras políticas: ganas insaciables de borrar del mapa al país que les molesta. Y esto se afinca en un principio básico, también compartido: el inicio de la violencia contra inocentes como método para alcanzar metas políticas.
Frente a semejante panorama, nada alentador para los que desean un futuro de paz en la región (futuro de paz que incluya la existencia de Israel; no la “paz” que muchos quisieran excluyendo al Estado Judío), vienen unas palabras nada alentadoras para los que se preocupan por las aspiraciones genocidas del gobierno iraní. El Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, afirmó en relación a lo dicho por Rohani: “Lo juzgaremos por sus actos y no por sus palabras”. Es decir, que no se puede emitir un juicio de valor ante un comentario que desconoce el derecho a existir de Israel, obvia mencionar su nombre cambiándolo por la inadecuada expresión “régimen sionista”[4] en otra muestra de la intención de no reconocerlo, lo trata peyorativamente como una “herida”, y emplea el descarado eufemismo de la “curación” del mundo islámico para referirse a la destrucción del país judío y al genocidio de sus habitantes. Si no se puede juzgar, ni hablemos de efectivamente actuar. Es más, acorde a esta postura, proferir una amenaza siguiendo una larga cadena de amenazas de antecesores, en el marco del desarrollo de un programa nuclear, son solamente “palabras”, no actos.
Westerwelle debería pensar que esas palabras del presidente electo de Irán son efectivamente un “acto”: un acto de amenaza contra la existencia de un país y la integridad de sus millones de habitantes; una amenaza real en un contexto de desarrollo nuclear del amenazador. ¿A qué me refiero con lo real de la amenaza? A que esta es creíble y posible[5], acorde a lo exigido por las teorías del Derecho Penal. Hay un régimen teocrático, totalitario, fanático, terrorista, en busca de armamento nuclear, que anuncia un futuro mal ilícito a Israel para aterrarlo e incomodarlo. ¿Esta amenaza no es un “acto” que requiera ser “juzgado”? acorde a los estándares del ministro alemán, no.
Otra cosa que se desprende de tan desafortunado comentario es el planteamiento del punto de partida y los límites de la autodefensa. Llevando hasta las últimas consecuencias el razonamiento de Westerwelle, frente a estas simples palabras no cabe aún actuar. Hay que esperar a los actos de verdad. ¿Qué será para Westerwelle un acto, a partir del cual se justifica la reacción del amenazado? Si “acto” fuera que Irán obtuviera un arsenal masivo de armamento nuclear, la reacción de Israel ya sería la de combatir en una guerra a gran escala lanzada en su contra. Si “acto” fuera que Irán tomara completamente la iniciativa y lanzara una bomba nuclear contra Jerusalén, Israel ya no tendría respuesta. Su espera pasiva sería lo último decidido antes de perecer. En ambos casos, el beneficiado es el amenazador, y el perjudicado es el amenazado. En el primer supuesto, porque se le da rienda suelta al enemigo para armarse y ponerse a la altura del enfrentamiento cuando podría haberse aplacado su ambición con anterioridad. En el segundo supuesto, porque la víctima ya no tiene capacidad de reacción, se deja atacar y no se defiende preventivamente, y eso significa su desaparición.
Israel hará bien en desoír a Westerwelle y a todos aquellos intenten maniatarlo reduciendo su margen de acción hasta que la tormenta esté encima. Debe adoptar la posición liberal de autodefensa: la fuerza física se justifica como respuesta ante una agresión o amenaza de agresión contra la vida y propiedad. Esto es el ejercicio eficaz del sagrado derecho a la autodefensa, en un delineamiento adecuado y reconociendo con buen criterio el punto de partida para ponerlo en marcha. No hay que esperar a la agresión física, porque puede ser demasiado tarde y no haber posibilidad de contraataque. La amenaza creíble y posible del enemigo ya es justificativo suficiente para defenderse actuando en consecuencia. Y por supuesto, Israel tiene el derecho (y sus representantes políticos el deber) de elegir los mejores medios disponibles para defenderse de la mejor manera. Por lo que no debe sentirse desubicado si lleva adelante una operación militar para destruir las instalaciones nucleares iraníes y acabar con la amenaza. No debe sentirse en falta si se propone reducir a cenizas todo lo que tenga que ver con el militarismo iraní. No debe darse vuelta a ver quien está mirando si se plantea soplar esas cenizas para que no quede ni el menor vestigio de amenaza ni la menor señal de reconstrucción del enemigo.
En 2011, Westerwelle dijo sobre el plan nuclear de Irán: “No participamos en el debate sobre una intervención militar. Creemos que esas discusiones son contraproducentes”[6]. Mientras el ministro habla desde la comodidad en Alemania porque no es él quien está amenazado y continúa su derrape en las evaluaciones de lo que es contraproducente, Israel hace bien en no renunciar a un operativo militar. Hace bien en estar preparado. El verdadero ejercicio del derecho a la autodefensa se lo exige.       


[1] Nombre que los musulmanes le dan a Jerusalén

[2] Para el nuevo presidente iraní, “Israel es una herida que hay que eliminar”
http://america.infobae.com/notas/75684-Para-el-nuevo-presidente-irani-Israel-es-una-herida-que-hay-que-eliminar

[4] La primera inexactitud viene dada por el hecho de considerar a Israel simplemente como un “régimen” cuando es en su amplitud un país con millones de habitantes, dentro del cual se desarrollan sistemas políticos, proyectos sociales, emprendimientos tecnológicos, competencias deportivas, exposiciones artísticas, y todo lo que hace a la vida de un país. Con la palabra “régimen” opera una reducción del desarrollo pujante de todo Israel, a un mero orden político. La manipulación lingüística sirve para ocultar que “borrar al régimen sionista del mapa” implica destruir la totalidad del país y armar un genocidio contra sus habitantes; y hacer pasar tal expresión como una lucha solamente dirigida a una entidad política. La segunda inexactitud se encuentra en el calificativo de “sionista”, puesto que en Israel, un lugar donde hay libertades impensadas para el resto de los países de Medio Oriente, viven tanto sionistas como anti-sionistas.

[5] Una “amenaza” no creíble ni posible sería el caso de un niño que enojado porque un adulto le quitó un caramelo, le grita en un arrebato algo que podría interpretarse como una promesa de infligirle una grave herida física. Allí el hecho no reuniría las características para configurar la tipicidad de la amenaza como delito en un sistema de derecho penal serio.

Un lobo… ¿con piel de cordero?

Rohani: Israel es una herida que debe ser eliminada

Rohani: Israel es una herida que debe ser eliminadaEl presidente electo de la República Islámica de Irán, Hassan Rohani, expresó que el Estado de Israel es una vieja herida que debe ser eliminada, a solo dos días de tomar posesión del cargo; mientras millones de iraníes marchaban para celebrar el día de Al Quds (“Jerusalén” en árabe).

“El régimen sionista es una herida que desde años está en el cuerpo del mundo islámico y debe ser eliminada”, declaró Rohani.

En respuesta, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que “Rohani ha mostrado su verdadero rostro antes de lo que se hubiera esperado. Incluso si ahora se apresuran a desmentir sus palabras – eso es lo que este hombre piensa y ese es el plan del régimen iraní”.

“Estas declaraciones deben despertar al mundo de la ilusión que una parte [de la comunidad internacional] se hizo tras las elecciones [del 4 de junio] en Irán”, añadió. “Hay un nuevo presidente pero el objetivo de Irán es el mismo – obtener armas nucleares, para amenazar a Israel, al Oriente Medio y a la paz y la seguridad del mundo entero”.

“No debemos permitir que un país que amenaza con aniquilarlo a otro llegue a tener armas de destrucción masiva”, concluyó el primer ministro.

Por su parte, el presidente saliente iraní, Mahmud

Ahmedinejad, realizó comentarios tan sanguinarios como el de su sucesor.

En su último discurso como presidente de Irán, desde la tribuna oficial, Ahmedinejad aseguró que Israel “debe ser eliminado de la faz de la tierra”, haciéndose eco de una frase del creador de República Islámica de Irán, ayatollah Ruhola Khomeiní

“Juro con Dios como testigo, que una tormenta devastadora está en camino y arrasará la base del sionismo”, dijo con tono apocalíptico Ahmedinejad durante la marcha anual de Al Quds.

“No hay lugar en esta región” para Israel, agregó.

El mandatario saliente iraní exclamó que “todos los líderes políticos de Europa y EEUU son sionistas” y con el dinero de los pueblos de Oriente Medio, “que dispone de gran parte de las fuentes energéticas del mundo”, se han creado conflictos en los que “un hermano mata a su hermano”. De esta manera, Ahmedinejad trataba de justificar el hecho de que el estado teocrático iraní está apoyando masivamente la brutal campaña represiva del régimen del dictador sirio, Bashar Assad, contra su propio pueblo, que se ha convertido en una guerra civil, provocando hasta ahora la muerte de al menos de cien mil personas, según las cifras de las Naciones Unidas.

El Día de Al Quds fue inventado en 1979 por Khomeini, quien lo instituyó el último viernes del mes ayuno musulmán de Ramadán, llamando a todos los musulmanes del mundo a marcar la ocasión con marchas callejeras.

Fuente: Aurora

Sobre las elecciones en Irán y la “pista siria”

Sobre el “moderado” Rohani

Hassan-Rohani1

Jerusalem Post:

El nuevo Presidente iraní formó parte del comité especial que planificó el atentado a la AMIA. Según el dictamen de 2006 del fiscal Alberto Nisman, la decisión de perpetrar el atentado en Argentina fue tomada por un comité de operaciones especiales relacionado con el poderoso Consejo Supremo de Seguridad Nacional el 14 de agosto de 1993 en la ciudad de Mashad. De acuerdo con el reporte, el antiguo oficial de inteligencia Abolghasem Mesbahi testificó en 2006 que Rohani era miembro del comité especial, ya que servía en ese entonces como secretario del consejo.

El gobierno iraní me recuerda a una pandilla criminal de Los Ángeles cuyos miembros tienen que matar a alguien (cualquiera) antes de poder ingresar a sus filas.

Cómo hacer una receta para convocar a elecciones y seguir siendo la misma tiranía oligárquico-clerical de siempre

Muy fácil. Con tres pasos es suficiente para impedir completamente la existencia de una democracia siquiera mediocre:

  • Se determina que el Presidente de un país (pongamos como ejemplo aleatorio el caso de Irán) es un funcionario de mediano rango al servicio de un Líder Supremo (en Alemania lo llamaban Führer) – elegido solo por “la voluntad de la Providencia”. También se determina que dicho Líder Supremo tenga la verdadera suma ilimitada del poder público, la última palabra en cualquier tema, pueda destituir al Presidente con su firma y tenga el único poder de decisión en temas tan vitales como el programa nuclear, la política exterior, declarar la guerra y la paz, determinar el rumbo de la nación, etc.
  • Se determina la existencia de un Consejo de los Guardianes de la Revolución (formado por seis clérigos y seis juristas ultraconservadores) que tendrán el control absoluto e indiscutible, sin posibilidad de revisión ni apelación, para prohibir o permitir candidatos en todas las elecciones y determinar el resultado de las mismas. Por ejemplo, en las últimas elecciones en Irán el Consejo vetó al 99% de los candidatos que se presentaron a las elecciones presidenciales. Vale decir, de los 680 candidatos originales, dos se retiraron a último momento y 672 fueron descalificados (el Consejo puede decir simplemente que dichos candidatos “no adherían a los principios de la revolución islámica” o directamente no dan explicaciones). En otras palabras, se imaginarán quiénes son los seis candidatos que quedaron y podían ser efectivamente votados por el pueblo… mínimamente tienen que ser misóginos, antisemitas, terroristas, sádicos, homofóbicos, fanáticos, fundamentalistas, islamofascistas y retrógrados con grandes influencias, dinero y poder, por supuesto. En las elecciones del 2009 pasó algo similar, con la diferencia de que en esa ocasión participaron Mousavi, representante de la Edad Media, y Ahmadinejad, representante de la Edad de Piedra. Y encima ganó la Edad de Piedra. Si hubo fraude o no, es lo de menos. Después de todo, si encima necesitan armar un fraude para que gane el candidato que quiere el establishment de los mulás, aún con todas las trabas y mecanismos de control mencionados anteriormente, es que son demasiado incompetentes. Por cierto y antes de que me olvide, les comento que el Consejo de Guardianes también es el encargado de ejercer el control de constitucionalidad ante cada acto o legislación que se emita, porque lo que importa es el sometimiento del Estado a la religión (y qué religión… la interpretación más extremista del Chiísmo expansionista). ¿Se imaginan que en Argentina el encargado de velar por la constitucionalidad de las leyes sea la Conferencia Episcopal? Con todo el respeto que ella merece… Sería asombrosamente tragicómico, no?
  • Por último, como las elecciones libres y justas (con sufragio universal) son un elemento fundamental para la consolidación de una democracia, pero de ninguna manera es el único, se puede también prohibir la crítica, detener, arrestar, torturar o ejecutar al que piensa distinto al gobernante de turno, censurar la prensa que no esté bajo el control del régimen, establecer una policía religiosa, aniquilar el estado de derecho, suprimir las garantías del debido proceso, controlar desde el primero hasta el último eslabón de la vida de las personas desde su educación primaria, que exista un ejército paralelo al servicio del régimen cuya tarea principal sea, entre otras, eliminar la disidencia interna por medios violentos, y consagrar la existencia de una teocracia desde la ley misma empezando por la constitución iraní. Les traduzco solo algunos de los principales incisos que componen el artículo segundo de ese engendro que es la constitución iraní:

La república islámica funcionará bajo un sistema único basado en la fe:

– Hay un solo Dios

– El entendimiento de la naturaleza divina de Dios es fundamental para instaurar leyes

– Los seres humanos retornan a Dios luego de su muerte

– Dios es justo

– El liderazgo deberá continuar la revolución del Islam

– El liderazgo debe estar calificado respecto al Corán y la Sunnah.

Y con esos condimentos, señoras y señores, sin necesidad de seguir profundizando la sagrada opresión, tenemos una teocracia islámica de pies a cabeza, definida como tal por su propia legislación y aplicada sistemáticamente en la vida cotidiana mediante el terror y la violencia. En la práctica no es más que un absolutismo feudal que Occidente superó hace más de dos siglos, a pesar de que algunos “posmodernos” no lo sepan valorar.

Independientemente de que los ayatolás intenten esconder sus intenciones bajo la excusa de tener un lobo vestido de “reformista” en la Presidencia (cuyo nombre no pienso memorizar), el principal país cuya existencia está amenazada por Irán sabe perfectamente que no hay ninguna diferencia entre el tirano anterior y el tirano presente. Distinto collar, mismo régimen. El enemigo es exactamente el mismo y se deberá actuar en consecuencia.

delia sheikChicos, ya saben, para D’Elía y la profesora estalinista de la facu la democracia es un valor burgués… ¡Viva la dictadura!

Adivina adivinador… sobre la izquierda y su amor por la tiranía

Soy un repugnante filósofo posmoderno que apoya la revolución islámica en Irán, pero me encanta vivir en San Francisco, dar conferencias en Francia y EE UU, desarrollar mi carrera libremente en la universidad de California, comer papafritas en McDonalds y acostarme con otros hombres en los bares gays de París… ¿Quién soy?

Foucault Iran

Estamos hablando de nada menos que el “genio” Michel Foucault, ese que nos advertía contra la “razón universal que genera monstruos”, a diferencia del Islam militante y el ayatolá Khomeini que eran santos de su devoción, a pesar de que un tipo como él no hubiera durado ni dos minutos en Teherán y mucho menos hubiera podido escribir sobre la sexualidad, el panoptismo, el saber y el poder, etc. Allí lo hubieran colgado de una grúa por pensar demasiado y ser homosexual. Confieso que, a pesar de ser moralmente reprochable, las obras de Foucault son muy interesantes, aunque no tiene bien en clara la diferencia entre liberalismo y mercantilismo, y lo que él entiende por modernidad parece un espantapájaros inventado en un cuento de ciencia ficción.

No escribo este post para criticar a Foucault en particular, sino porque su pensamiento y actitud me parece típica de esos intelectualoides de izquierda contemporáneos. Es un ejemplo muy ilustrativo, precisamente porque también Foucault prefería el fundamentalismo religioso o la dictadura más brutal a los valores del capitalismo y la modernidad, que detestaba profundamente y estaba dispuesto a destruir sin importar la alternativa que le seguiría (en ese sentido, para buscar “quilombo”, no tenía muchos argumentos). Les suena familiar? Les quería comentar esto porque me parece interesante como ejemplo de aquello que la izquierda (incluyendo sus más brillantes intelectuales y pensadores) está dispuesta a tirar por la borda (200 años de progreso, avances científicos y tecnológicos, libertades individuales, estado de derecho, bienestar humano, democracia, capacidad crítica, innovación, etc) simplemente por aliarse con los enemigos de Occidente. Y justamente de lo que no se puede acusar a Foucault, es apoyar a la “revolución” (involución) feudal islamofascista en Irán por ser bruto o ignorante. Él era muy conciente de lo que significaba el islamismo y, con tal de destruir a la civilización moderna, estaba dispuesto a apoyar a una brutal dictadura oligárquico-clerical que ahorca homosexuales, asalta embajadas, está plagada de fanáticos antisemitas y misóginos, que lapida mujeres, tortura, amputa y ejecuta menores de edad y activistas de los derechos humanos, tiene aspiraciones genocidas contra otra nación, oprime a las minorías, promueve terrorismo en cinco continentes, tiene ambiciones religiosas de poder regional y global… vaya “liberación”! Tantas obras, críticas interesantes y enigmas filosóficos para terminar apoyando a los ayatolás. Qué decepción Michele! Qué pérdida de tiempo.

No me extraña que, en vez de apoyar a un pequeño país – que según los valores progresistas que la izquierda dice supuestamente defender debería ser un ejemplo a seguir – los neomarxistas decidan aliarse con Irán y lo más retrógrado del planeta. Lamentable, pero cierto.

971641_558873530821691_323572463_n

No me malinterpreten. Yo personalmente considero que el capitalismo y la modernidad tienen muchos aspectos que pueden y merecen ser criticados (aunque no se puede habler de un único tipo de capitalismo). Sin duda hay muchísimas cosas para mejorar y modificar. Pero es lo mejor que existe actualmente en el mundo y lo mejor que existe si observamos lo que había antes. Si la alternativa a los valores de la modernidad y el capitalismo es un sistema como el comunista que solo dejó hambre, dictadura, terror, miseria, crisis, fracaso y millones de muertos… o peor aún el totalitarismo islámico de corte religioso-fundamentalista que pretende instaurar un califato mundial… me quedo toda la vida con la democracia occidental, Facebook, la libertad, la tecnología, los yankis y me declaro un hombre moderno de pies a cabeza.

Wafa Sultan, una mujer que padeció el Islam, habla en defensa de la modernidad y los valores occidentales:

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán
Ezequiel Eiben
16/05/2013
7 de Sivan 5773

¿Qué le sugiere la siguiente declaración?: “Repudiamos el campo de concentración, y exhortamos a que se averigüe y se condene a los responsables locales de el”[1]. ¿Puede identificar concretamente al victimario en el asunto? ¿Puede conocerlo en su totalidad? Piense por un momento qué hubiera dicho usted si viviendo en la época de la Shoa o en los inmediatos tiempos post Shoa, escuchaba a algún dirigente comunitario judío hablar en esos términos. Seguramente usted como mandante le hubiese requerido al mandatario que dijera toda la verdad, o por lo menos, algo más concreto, más tangible, que permitiera saber y entender específicamente de quienes se hablaba. Un reclamo justo al dirigente hubiese sido que mencionara en su repudio a los nazis como victimarios en vez de limitarse a describir la metodología del agresor (en este caso el campo de concentración), y que pidiera condena a todos ellos (cúpula máxima incluida), no solo a los nazis o colaboracionistas locales que trabajaban en el campo de concentración.

Lamentablemente expresiones ambiguas, ambivalencias, comunicados poco claros y frases envueltas en nebulosa como la arriba mencionada, han sido moneda corriente en nuestra realidad, por parte de la dirigencia judía de Argentina en lo concerniente al atentado terrorista a la AMIA. Hemos escuchado hasta el hartazgo pedidos de justicia insuficientes e ineficientes, que pecan por vacuidad, ocultamiento y/o desconocimiento de la información relevante disponible. De esta forma, por más que el dictamen elaborado por el fiscal de la causa Alberto Nisman, producto de una exhaustiva investigación sobre los hechos y protagonistas, arrojara los datos necesarios para saber quién cometió el atentado, trabajando para quién, y en nombre de qué lo cometió; y estuviera ahí a disposición para aprovecharlo y difundir su contenido; durante años tuvimos que escuchar declaraciones oficiales de parte de la dirigencia judía tales como: “Repudiamos el atentado terrorista, y exhortamos a que después de tantos años sin justicia y sin conocer los culpables se condene a los responsables de la conexión local”[2]. Esta parte de la dirigencia condenaba la metodología del crimen (el atentado terrorista) sin condenar explícitamente, ni siquiera mencionar por su nombre, al agresor: el islamismo de la teocracia de Irán. Esta parte de la dirigencia seguía hablando de años sin justicia como si se estuviera en la misma situación que en los comienzos de la causa (cuando hubo encubrimientos, engaños y sobornos), sin dar cuenta de la corrección y avance en la causa que significó el trabajo de Nisman y la UFI (Unidad Fiscal de Investigación del caso AMIA, compuesta por 40 profesionales), gracias al cual podemos conocer los culpables del atentado. Esta parte de la dirigencia seguía concentrada en la conexión local del atentado como si fuese la clave del asunto, o como si arrastrara la responsabilidad exclusiva del crimen, dejando de lado al agresor principal sin el cual no podría existir siquiera una “conexión”. Con las cosas dadas de ese modo (corrupción en los funcionarios públicos, y negligencia acompañada de inoperancia en los dirigentes comunitarios), eran de esperar ocultamientos y trabas a la salida a la luz de la verdad.

Hay que conocer y reconocer al enemigo. Conocer para saber quién es; reconocer para aceptar el hecho de que se enfrenta a nosotros y actuar en consecuencia[3]. El enemigo aquí, responsable del atentado terrorista a la AMIA, es el Irán dominado por el islamismo. Irán es un Estado terrorista, hay que decirlo. Irán está dominado por el islamismo que es violencia al por mayor, hay que decirlo.

Los argentinos en general deben saber que fueron agredidos por Irán, cuyo gobierno difunde el terrorismo islamista internacional. Los judíos en especial deben saber que Irán los quiere muertos, encuéntrense donde se encuentren. Pruebas: En Israel viven más de 6 millones de judíos, y el presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad manifiesta que quiere borrar a Israel del mapa. Irán quiere finalizar la construcción de una bomba nuclear, y tener así la capacidad de desplegar un genocidio rápido y eficaz. Irán equipa y da asistencia económica a Hamas y Hizbollah, bandas terroristas con presencia en la franja de Gaza y el Líbano respectivamente, que buscan la destrucción de Israel. Irán es responsable a través de Hizballah del atentado a la AMIA, es decir, una agresión perpetuada contra una institución judía (no israelí) en Argentina (no en Medio Oriente). Está claro que Irán no solamente quiere atacar desde su territorio, sino también desde otros lugares donde tiene colaboradores y sicarios; no solamente a través de sus propias fuerzas militares y terroristas, sino también a través del financiamiento del terrorismo internacional; no solamente a Israel, sino también en otras latitudes donde se encuentren judíos.

En definitiva, si hay algo que los argentinos deben saber, es que Irán cometió el atentado en su país en desprecio a los derechos individuales de todos sus ciudadanos, no solamente de las víctimas del mismo (para el terrorismo mientras más víctimas haya, mejor). Si hay algo que las comunidades judías deben exigirle a sus dirigencias, es claridad, precisión, honestidad y transparencia, no solo en lo discursivo, sino en las acciones concretas. Si las dirigencias pretenden ser servidoras de las comunidades y asumir funciones de liderazgo y representación, deben estar a la altura de las circunstancias, y conocer y reconocer cuando hay un enemigo que pretende aniquilar a los representados (sin olvidar que ellas están incluidas también entre las potenciales víctimas). Y si hay algo para lo cual los judíos deben estar preparados, es el momento en el cual el enemigo feroz y brutal desate finalmente  su violencia definitiva a gran escala en una contienda de vida o muerte. Cada uno podrá aportar desde su lugar y en la medida de sus posibilidades. El primer paso es hacer lo contrario a la parte de la dirigencia comunitaria que incurrió en prácticas lamentables de mirar hacia otro lado; es decir, hay que focalizarse y empezar por conocer y reconocer al enemigo: el islamismo de Irán. A partir de eso, se puede actuar con contundencia.


[1] La declaración es ficticia, y es puesta únicamente a modo de ejemplo ilustrativo del punto tratado.

[2] Ídem

[3] No queremos emplear aquí la palabra “reconocer” en el sentido de brindar legitimidad a la otra parte. El islamismo es ilegítimo, y solo lleva a la repugnancia moral. El empleo del vocablo va dirigido en sentido de reconocimiento del hecho de la existencia de un enemigo.

Conoce a tu enemigo: quiénes son los que buscan la destrucción de Israel.

Conoce a tu enemigo: quiénes son los que buscan la destrucción de Israel.
Ezequiel Eiben
8/5/2013
28 Iyyar 5773

Por medio de su obra máxima “El arte de la guerra”, aprendemos del estratega militar chino Sun Tzu que debemos conocer al enemigo y conocernos a nosotros mismos, en orden a ser exitosos en la guerra. Como en otros artículos ya hemos desarrollado los pertinentes análisis sobre lo que Israel es y representa, y la ética basada en principios racionales y coherentes que debe seguir para alcanzar el triunfo, es decir, ya hablamos sobre el conocimiento de nosotros mismos; nos concentraremos ahora específicamente en el tema de conocer al enemigo, aquél que pretende dañar, deteriorar, destruir a Israel.
“Conoce a tu enemigo” es una premisa básica que debemos sostener a la hora de un enfrentamiento. ¿Qué implica esto? Que reconocemos la naturaleza de aquello que se nos opone, somos capaces de identificarlo y definirlo, y entendemos sus características y finalidades. Conociendo al enemigo desarrollamos una clara visión sobre qué es precisamente lo que nos separa de él, lo hace distinto y encuadra como un rival. Integrando y relacionando el conocimiento que tenemos sobre Israel con el conocimiento que podemos adquirir sobre sus enemigos, clarificamos la línea divisoria que hay entre las correspondientes causas. Notamos qué bandos hay, y quién y por qué está en cada lado.
Hay una importancia capital en este tema, ya que la claridad en las ideas es un valor indispensable y un requisito ineludible para que Israel triunfe. La munición intelectual permite a los defensores de Israel teorizar sobre el objeto de estudio y comprenderlo, y desde el plano de las ideas explícitas derivar un plan de acción consecuente, la construcción de un modus operandi que refleje en la práctica lo sostenido en principios abstractos. Las ventajas que reportan la explicitud y la coherencia se traducen en mayores oportunidades para Israel en la guerra que los enemigos han iniciado en su contra y que mantienen durante ya largas décadas, poniendo a prueba integridad y resistencia. En este punto conviene citar nuevamente a Sun Tzu (1):

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

Valiéndonos de la enseñanza para el caso que nos compete, decimos que Israel debe conocerse y conocer a sus enemigos, ya que de lo contrario se estará arriesgando a perder batallas; situación que el Estado Judío debe evitar a toda costa, ya que cada batalla puede ser definitiva, terminante, como veremos a continuación.
Entonces, ¿quiénes son los enemigos de Israel? Se pueden reunir en dos grupos, y un tercero que según el caso se relaciona con uno o con otro. En el primero se alinean quienes están enfrentados de manera más directa, abierta y explícita al Estado Judío y su sociedad. En el segundo, aquellos que lo hacen de manera indirecta, solapada, implícita. En el tercero, quienes se van acomodando por conveniencia o afinidad ideológica. Pasemos a revisar esta clasificación.
Respecto del primer grupo, hemos escuchado decir que la guerra de Israel, como en el caso de Estados Unidos, es contra el terrorismo. Ahora bien, ¿decir esto es realizar una correcta y suficiente identificación del enemigo? ¿Es el terrorismo en sí el rostro del enemigo, o debemos escavar más para llegar a la base, a lo que sirve como soporte de la práctica terrorista, siendo esta última una manifestación de eso que se encuentra allí abajo? Quien nos provee una respuesta es el Dr. Yaron Brook (2):

¿Con quién estamos en guerra? (…) El presidente Bush nos ha dicho que estamos en guerra con terroristas. Yo igualo eso con decir que después de Pearl Harbour, cuando Japón atacó Estados Unidos, estábamos en guerra con luchadores kamikazes. Tú no peleas contra una táctica, no estás en guerra con una táctica. El terrorismo es una táctica. Las fuerzas contra las que estamos en guerra, algún día pueden tener tanques (…). En el futuro cercano pueden tener una bomba nuclear. ¿Eso todavía los hace terroristas? ¿Eso hace que la guerra sea diferente porque ahora luchamos contra un ejército? Entonces, yo no creo que estemos en guerra contra el terrorismo. (…) Tenemos que buscar la fuente ideológica del terrorismo para identificar al verdadero enemigo. (…) Estados Unidos estaba en guerra, en la Segunda Guerra Mundial, con el imperialismo japonés que motivaba y dirigía los luchadores kamikazes, y con el nazismo. Estábamos en guerra con una ideología, con gente que creía en esa ideología y aun no creyendo en ella luchaba por esa ideología. (…) La guerra en la que estamos hoy (…) es contra una ideología similar. La similitud es que es una ideología totalitaria. Es una ideología que cree en la conquista, no solo en la conquista territorial sino también en la conquista del alma humana. Es una ideología que quiere dictar cada aspecto de la vida humana. Es una ideología a la que yo llamo totalitarismo islámico, porque el islam es la forma que este totalitarismo adopta. (…) Ellos creen que el islam debe gobernar todos los aspectos de la vida, no debe haber separación entre Estado y religión, y aquellos que no adhieren son ciudadanos de segunda clase o merecen la muerte. (…) Y ellos creen en la expansión de esta ideología. No solo quieren un pequeño pedazo de tierra. Una primera meta es establecer un imperio en el Medio Oriente, hasta que se liberen todas las tierras que una vez pertenecieron a un imperio islámico, y al final el objetivo es la dominación del mundo. (…) Esto ha sido siempre un objetivo del totalitarismo. Ellos nunca se satisfacen con oprimir a la propia población o solo con oprimir a la población a su alrededor; ellos quieren la dominación mundial.    

No es la táctica terrorista contra lo que Israel está en guerra. El terrorismo es el medio de expresión de una ideología subyacente a la aplicación de tan horrorosas prácticas. El enemigo fundamental de Israel es el islamismo, la doctrina política totalitaria basada en el islam que pretende la desaparición del Estado Judío, el exterminio de los judíos, y en última instancia el establecimiento de un gobierno (chiita) o califato (sunita) mundial bajo el imperio de la Sharia, la ley religiosa islámica.
La naturaleza de este enemigo es la ideología totalitaria con fundamentos religiosos islámicos implementada en un programa político para el sometimiento de todo el orbe, mostrando especial ahínco en un primer momento por la destrucción de Israel. La concreta identificación de este enemigo la vemos en esta ideología encarnada en los gobiernos, bandas terroristas y demás grupos afines, compuestos por fanáticos y fundamentalistas criminales, que implementan sus recursos en la difusión e imposición del islamismo. Pasemos ahora a un pormenorizado recuento de las características y finalidades de este enemigo de Israel:
A) Colectivismo: No hay consideración del individuo como un fin en sí mismo, sino como un medio para los fines de los demás. Lo primordial no es la libertad de cada persona para vivir su vida acorde a sus proyectos personales; en vez de eso, se busca que estas sean sujetos subyugados bajo el islam (literalmente, “sumisión”), cumplidoras de los dictámenes de origen supremo y preceptos religiosos inexcusables. El proyecto del islam y la realización solamente a través del islam, “la verdadera fe”, es lo que cuenta. También, hay una notoria agresividad en la consideración colectiva a grupos no islámicos, a modo de discriminación general, como reglas sin excepciones. Transcribimos una prédica colectivista de un imán como ejemplo sustentador (3):

Los Sionistas (Judíos) y Cruzados (Cristianos)…los enemigos de Alá, los descendientes de monos y puercos… son la escoria de la raza humana, las ratas del mundo, los violadores de los pactos y acuerdos, los asesinos de los profetas, y sí, ¡son descendientes de puercos y monos!
(…) Lean la historia, y entenderán que los judíos de ayer son los padres malvados de los judíos de hoy, quienes son una descendencia maldita, infieles, distorsionadores de las palabras de los demás, idólatras de becerros, negadores de los profetas y sus profecías, a quienes Alá ha maldecido y los ha vuelto puercos y monos… Esos son los judíos, hacedores de mentiras, obstinados, amadores de lascivias, del mal y de la corrupción.

B) Altruismo: Se exige el sacrificio de todas las personas subyugadas. Los musulmanes deben obedecer su religión, específicamente la interpretación que de ella haga la corriente política dominante, para contribuir al sostenimiento de la sociedad islamista. Los no musulmanes deben renunciar a sus valores, creencias y tradiciones en beneficio del islam y convertirse al culto de Muhammad, que debe marcar la tendencia de la cultura e imponer modo de vida; los dhimmi (judíos y cristianos que pueden ser minorías toleradas) deben resignarse a vivir como ciudadanos de segunda clase satisfaciendo las necesidades de los de primera clase con impuestos especiales y trabajos esclavos; o bien estos pertenecientes a otros credos deben soportar el sacrificio máximo que es perder la vida, en este caso por la pureza del islam y la prolijidad de la sociedad islámica. En los discursos del ayatollah Alí Khameneí de Irán se puede escuchar la apelación al altruismo y al sacrificio del pueblo para el sostenimiento de los logros de la Revolución Islámica en el país persa. Ejemplo de lo señalado es la apertura de su mensaje por un aniversario de la guerra Irán-Irák (4):

(…) Tengo en alta estima el nombre y recuerdo de los honorables mártires quienes gozan de una elevada posición, por lo que le pido a Dios, el Altísimo, que les otorgue e lugar que se merecen en el Paraíso. Asimismo, envío mis saludos, mis respetos y sincero aprecio a los nobles familiares y altruistas que con su paciencia y resistencia sin igual, hicieron brillar el rostro de Irán en la historia. Hoy, con el desarrollo y el esplendor del país y su profunda influencia en el despertar del Mundo Islámico, se ha manifestado nuevamente el valor de la lucha y el sacrificio de nuestros queridos mártires. Agradecemos a Dios Prudente y Poderoso, que nuestra sangre no fue derramada en vano pues dichos sacrificios le dieron una vida nueva a la nación islámica.

C) Totalitarismo: Las sociedades gobernadas por el islamismo deben tener un sistema jurídico basado en la Sharia. Todos los aspectos de la vida del hombre, desde lo público hasta lo privado, desde las relaciones sociales hasta el fuero íntimo, tienen que estar regulados a través del derecho impuesto por la autoridad. La Sharia conlleva la legalización de penas salvajes como amputación de manos y lapidación, entre otros castigos; y la injustificable sanción de delitos sin víctimas como la ingesta de bebidas alcohólicas, con sus correspondientes sanciones. Todo esto está montado a través del establecimiento de un Estado totalitario represor de la disidencia. Tras varios años de registros de asesinatos a civiles vehiculizados por medio del brutal aparato burocrático de Irán, que se especializa en el terrorismo de Estado, resultan irónicas y de mal gusto las palabras esbozadas por el asesino ayatollah Ruhollah Khomeini acerca del liderazgo islámico (5):

No le teman a walayat al-faqih (gobierno del jurista). Un jurista no quiere oprimir al pueblo. Si un jurista quiere oprimir al pueblo, ya no tiene más el poder de gobernar. Es el islam y el islam brinda las reglas de gobierno. (…) Walayat al-faqih es un gobierno sobre asuntos asegurando que estos no se salgan de lugar. El jurista observa al parlamento y al presidente para asegurar que ellos no tomen un paso equivocado. Observa al primer ministro para asegurar que no realice una acción incorrecta. Observa todos los órganos de gobierno. Observa al ejército para asegurar que no actúen en oposición. Queremos prevenir que se levanten dictadores; nosotros no queremos convertirnos en dictadores. Somos anti-dictadores. Walayat al-faqih está en contra de las dictaduras; no es una dictadura.             

D) Misticismo: El origen del gobierno islamista no está asentado en una racional declaración de principios. La ideología no se fundamenta en un estudio científico abarcador de la naturaleza humana. Los islamistas explican su poder alegando que el Corán contiene la verdad de Allah, y que ellos son los portadores de esta verdad religiosa islámica; por lo cual tienen el derecho de imponer el credo de Muhammad, sus irracionalidades, arbitrariedades y delirios, a lo cual le suman sus propias irracionalidades, arbitrariedades y delirios. La concreción de un gobierno tirano basado en la fe religiosa, en vez de una sociedad con principios filosóficos racionales de libertad para los individuos, encuentra su punto culminante en el levantamiento de una teocracia islámica. Se gobierna en nombre de Allah, y se vive para Allah. Para ilustrar este punto, citamos el artículo 1 de la Carta Fundacional de Hamas, grupo terrorista que quiere establecer un gobierno teocrático en lo que considera la Palestina histórica perteneciente al islam (6):

El programa del Movimiento es el islam. De él extrae sus ideas, sus maneras de pensar y su comprensión del universo, de la vida y del hombre. A él remite el juicio en toda su conducta, y en él se inspira como guía de sus pasos.       

E) Expansionismo: El islamismo no se conforma con el gobierno sobre la actual cantidad de tierras que posee, ni con la destrucción de Israel y el establecimiento allí del dominio islámico. La conquista del mundo entero es su objetivo máximo y final, y prometen no detenerse hasta conseguirlo. Sus planes son continuar la dominación por medio de la violencia de las tierras que poseen, seguir esclavizando inocentes, ampliar los territorios conquistados a través de la jihad (guerra santa), proliferar las acciones terroristas, y afianzarse como potencias nucleares. El plan de expansionismo violento en cumplimiento del deber religioso de la jihad se evidencia en declaraciones como la de Ahmed al-Ja’abari, líder del ala militar de Hamas (7):

Valientes luchadores jihadistas, ustedes sacrifican sus almas por el bien de Allah, hasta que las ratas (por los israelíes) regresen a sus hoyos. Hoy Gaza, y mañana, por la voluntad de Allah, Jerusalén, y mañana el West Bank, y después Haifa, Jaffa, y Tel Aviv. Hasta la liberación de la patria, de toda Palestina.

Respecto del segundo grupo de enemigos de Israel, es menester decir que en verdad también son rivales de cualquier sociedad que pretenda ser libre y estar edificada en el principio de no agresión. El detalle es que a su modo de pensar (o no pensar, como es mejor decir en algunos casos) le agregan un contenido judeofóbico que se ahínca en un particular ensañamiento contra el judío de los países. Es por esto que califican como especiales enemigos de este último. Entonces, ¿qué corrientes de pensamiento, ideologías, doctrinas y dogmas encierran literalmente este odio a la existencia, a la libertad, a la razón humana y a Israel?
A) Relativismo posmoderno: En primer lugar, vamos a la base filosófica que provee el pan para sus derivados. Académicamente aceptado en nuestros días, absorbido por millones de estudiantes occidentales alrededor del mundo, pregonado hasta por las más conocidas universidades y facultades de filosofía, el relativismo posmoderno niega los absolutos y la realidad objetiva. Como su nombre lo indica, intenta ser una vanguardia intelectual en contra de viejos órdenes tomando como un pilar fundamental que todo es relativo (contradicción en términos aparte). Como “todo es relativo”, “depende de donde se mire”, “no existe la objetividad”, y “nadie puede hablar con la verdad”, los fundamentos racionales que uno puede tener para criticar al islamismo por su totalitarismo y a su táctica terrorista por violenta e inhumana, quedan destruidos, o perdidos en el mar confluyente de visiones parciales igualmente valederas. El desarme metafísico-epistemológico al que es sometido el hombre por el relativismo posmoderno lleva a la impotencia, al error y a la arbitrariedad. Si no podemos conocer la realidad, si nuestra mente es una farsa y la moral es mera subjetividad imposible de tener raíz universal o soporte en la naturaleza humana, ¿quiénes somos nosotros para juzgar la forma de vida de los demás? Por consiguiente ¿quiénes somos nosotros para juzgar cuando esa forma de vida nos perjudica? Y más aún ¿quiénes seríamos nosotros para juzgar que esa forma de vida es mala llegado el punto en que nos la quieran imponer? De tal modo, algunos pensadores alineados a estas ideas, y militantes del socialismo y de la progresía, sostienen que el terrorismo contra Israel puede ser legítimo, que el islamismo es simplemente otra cultura a la que no podemos cuestionar con pretensiones de superioridad moral, y que Israel es culpable por no poder convivir con lo distinto. Y por supuesto, no hay que olvidarse de los que utilizan la máscara de amigo de los judíos para deslizar con sutileza su judeofobia en las aguas turbulentas de lo posmoderno pretendiendo que pase desapercibida. Elocuente muestra de esta bajeza la brinda el filósofo Salvador Pániker en su artículo “Israel, un error ya consumado” (8):

Algunos amamos tanto a los judíos que preferiríamos tenerlos entre nosotros, diseminados, diluidos, enriquecedores, fértiles, cruzados con los gentiles, en vez de tenerlos aislados en un Estado nación artificial que sólo ha generado desgracias desde su nacimiento. Porque nos reconocemos en los grandes -y pequeños- nombres de la diáspora. Porque somos herederos de Newton, Einstein, Freud, Marx, Spinoza, Proust, Kafka, Wittgenstein, Lévi-Strauss, Mendelssohn, Mahler, Schönberg, Gershwin, Chagall, Modigliani. Y de Woody Allen, Billy Wilder, Noam Chomsky. Y porque al menos 170 premios Nobel son judíos. Y etcétera, etcétera.
Quiere decirse que muchos pensamos que la creación, en 1947, de un Estado de Israel fue un error histórico, acaso inevitable, pero un error al fin. Un error que, entre otros males, ha generado el de la perpetua humillación del pueblo árabe. El propio Arthur Koestler, que era judío, consideraba que “la resurrección, al cabo de dos mil años, de Israel como nación es un fenómeno aberrante de la historia”. Y lo mismo pensaban muchos otros intelectuales judíos de la época, entre ellos Hanna Arendt. Y hasta el propio Primo Levi, el judío italiano que sobrevivió a Auschwitz, declaró una vez que la creación del Estado de Israel era “un error en términos históricos”.
Cabía pensar, por consiguiente, que una vez consumada la intrusión, por lo menos Israel se comportaría con humildad y moderación. Cabía esperar que, siguiendo el consejo de Yehudi Menuhin, israelíes y palestinos lo compartirían todo. Pero, en vez de ello, a la menor provocación, Israel ha respondido con criminal brutalidad (…).

B) Progresía internacional: El liderazgo político occidental a gran escala ha sido seducido por la corriente del progresismo. Para auspiciar sus programas políticos deben remitirse a que son la “opción progresista”, es decir, los que conducen al progreso de la sociedad. Ahora bien, más que conseguir progreso sus sistemas desembocan en crisis como las que azotan a zonas de Europa y Latinoamérica. Resulta adecuada la frase que dice “progresista es a progreso lo que carterista es a cartera”. Como dijimos anteriormente, a estos representantes políticos no les agrada la libertad individual. Sus sistemas son violadores de los derechos individuales, y en sus opiniones demuestran que no quieren que en Israel se ejerza un derecho básico que es el de autodefensa. ¿Qué resulta de esto? Se callan la boca cuando Israel está bajo fuego, y ponen el grito en el cielo cuando Israel se defiende de los ataques que recibe. Los Estados con gobiernos progresistas que tienen muchos lugares en la ONU, aplican un doble standard para evaluar a Israel, a quien constantemente ponen bajo la lupa. Por un lado, con una vara estricta juzgan al Estado Judío y con una vara permisiva juzgan a sus enemigos, en un juego de doble moralidad perverso y asqueroso que solo macabros personajes pueden desarrollar. Por otro lado le hacen exigencias, reclamos y demandas a Israel para que tenga un standard moral en la guerra que ni ellos mismos podrían alcanzar o siquiera llegarían a molestarse en intentarlo. Relativismo posmoderno presente en varias de estas posiciones no objetivas. Ejemplos de países, como España, han tenido largos años de política exterior con tintes judeofóbicos, actuando en contra de Israel en la ONU y financiando a algunos de sus enemigos. Agrupaciones se suman a la judeofobia y al doble standard progresista, y organizan campañas como la llamada “Semana contra el apartheid israelí”, donde dejando convenientemente de lado los ataques que sufre Israel por parte de asesinos, se dedican a calumniarlo y difamarlo. Una muestra extraída de su presentación en su página web (9):

La Semana contra el Apartheid Israelí (ScAI) consiste en una serie de eventos anuales de carácter internacional (incluyendo reuniones, charlas, actos culturales, exhibición de películas, exposiciones online y acciones de boicot a Israel) que se llevan a cabo en ciudades y campus de todo el mundo. El año pasado la ScAI fue increíblemente exitosa con más de 215 ciudades participantes a nivel global. La ScAI busca aumentar la concienciación sobre las políticas de apartheid en Israel hacia los palestinos y construir apoyos para la creciente campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel.

Respecto del tercer grupo, reiteramos que pueden desdoblarse en alianzas, apoyos e identificaciones con cualquiera de los dos grupos anteriores. Sus manifestaciones actuales en referencia al tema son, antes que nada, anti-israelíes y judeofóbicas; a partir de eso viene el encuadramiento en uno u otro foco de pertenencia. Pueden llamar a la destrucción de Israel y colaborar con quienes lo amenazan, o pueden adoptar una postura progresista con apariencia de relajación en el camino a dañar al Estado Judío. Pueden darse arengas expresas para la desaparición de Israel; o bien manifestaciones que, bajo el disfraz de la corrección política (el cual no resiste indagación seria), pueden catapultar a su vocero al grupo de los enfrentados directamente contra Israel. También los de este grupo desprecian la libertad y los derechos individuales, y enconan su visión cuando se trata de Israel. Así, mientras que no cuestionarían la existencia de las otras sociedades, solamente el grado de libertad de las mismas; el cuestionamiento hacia la sociedad israelí es existencial: no es que debería existir con menos libertad, sino que no debería existir en absoluto. ¿Quiénes son los que integran esta sección?
A) Socialismos: Estos colectivismos, coincidentes en el fondo en su vocación de dominación sobre las personas, también están hermanados en su desprecio por Israel. Lo que puede variar es el nivel al que lo expresen, la graduación en que lo sientan. Esto los lleva a afiliarse al primer o segundo grupo. Así, relacionado con el primer grupo tenemos por ejemplo al socialismo gobernante en Venezuela que es colaborador directo de Irán, Estado cuyo gobierno quiere borrar a Israel del mapa. Además de prestar sus servicios a quienes organizan un genocidio contra los judíos, este socialismo se ha dedicado a desacreditar a Israel y propagar mentiras sobre su proceder en cada oportunidad que ha tenido. Famosas fueron las palabras maliciosas del ya fallecido tirano Hugo Chávez en ocasión de la acción defensiva israelí sobre la flotilla financiada y abordada por terroristas en el año 2010 (10):

Ustedes no ven la masacre que el Estado genocida de Israel cometió contra un grupo de pacifistas que iban llevando una carga humanitaria al pueblo palestino que está en Gaza rodeado por todos lados por Israel. No les permiten ni agua. (…) Como es Israel se le permite de todo. (…) Aprovecho para condenar de nuevo, desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, al Estado de Israel. ¡Maldito seas Estado de Israel!, maldito seas. Terrorista y asesino. ¡Y viva el pueblo palestino! Pueblo heroico y pueblo bueno.      

Como socialismo vinculado al segundo grupo, tenemos el ejemplo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Su líder que fue presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, criticó durante todo su mandato a Israel, acusándolo injustificadamente, llevando adelante una política exterior favorable a la Autoridad Palestina, y estableciendo equivalencias morales entre la autodefensa israelí y la agresión violenta del grupo terrorista Hamas que gobierna en Gaza. Citamos aquí sus palabras durante la Operación Plomo Fundido, con la cual Israel se defendió de los ataques terroristas de Hamas (11):

La operación del ejército israelí ha causado ya más de 500 muertos y miles de heridos, muchos de ellos entre la población civil palestina. También israelíes han muerto bajo el fuego de los cohetes que se siguen disparando desde Gaza (…). El gobierno español ha sido tajante en su condena, y hoy quiero reiterar mi enérgico rechazo tanto de unas conductas irresponsables y provocadoras de ruptura de la tregua (por Hamas) como de las reacciones absolutamente desproporcionadas y contrarias al derecho internacional humanitario (por Israel). Unas y otras, solo conseguirán sumir a la región y a los pueblos que la habitan, de nuevo en la desesperanza y en la frustración. (…) No hay una solución militar a la crisis. Y desde la amistad con el gobierno de Israel, tengo que decir a sus responsables que este no será el camino que lleve a la paz y a la seguridad de su pueblo (…).

En conclusión, Israel debe conocer concretamente a sus enemigos para poder derrotarlos de manera definitiva y obtener el triunfo en esta guerra que han iniciado en su contra. No se deben confundir las tácticas empleadas con las ideologías que las implementan y que dan sustento a la agresión. Israel tiene que concentrarse en las causas y destruir los cimientos de sus enemigos.
Estos rivales actuales podrán tener diversas manifestaciones de forma, pero tienen coincidencias de fondo. Son colectivismos dispuestos a someter vidas humanas, y portadores de una arraigada judeofobia que se manifiesta en ataques físicos y/o calumnias contra los judíos y contra el Estado Judío.
En un punto también coinciden los enemigos, y esto constituye una demostración más de por qué Israel no debe transigir con ellos (pertenezcan al grupo que pertenezcan) y por qué debe imponerse con contundencia y no ceder espacio a la maldad: todos los aquí mencionados odian a Israel, no a pesar de sus virtudes, sino precisamente por sus virtudes. Les molesta Israel, por ser Israel y existir, y por ser de la manera en que lo es. Los islamistas no pueden soportar un país con personas racionales, desarrollo científico y tecnológico en pos del progreso humano en amplios sectores, medidas de libertad individual en la esfera civil y política, y felicidad sin culpa en los hogares; en vez de obedientes sumisos al misticismo religioso islámico. Los posmodernos no pueden soportar que el triunfo de Israel contra el desierto y contra sus enemigos armados represente un indudable triunfo de la razón y la justicia objetiva; en vez de que haya una demostración que la racionalidad, la moral y la industria son un fracaso. Los progresistas no pueden soportar el orgullo, el heroísmo, y la independencia israelíes; en vez de ver un sometimiento completo a la corriente masificada de la corrección política. Los socialistas no pueden soportar la iniciativa individual y la férrea defensa propia en Israel; en vez de un rendimiento a lo colectivo y una renuncia a quienes pretenden dominar a los pueblos.
Te odian, Israel. Te quieren destruir. Conoce quiénes son. Tienes todo para ganar.    

Bibliografía:
1) Sun Tzu; El arte de la guerra
2) Dr. Yaron Brook – Israel and the West’s War against Islamic Totalitarianism
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=wZVNYH5aR9E
3) Corán: ¡Muerte a los infieles! – Dawlin A. Ureña
http://www.antesdelfin.com/coranfuentedeodio.html
4) Mensaje del Líder Supremo en Ocasión del Aniversario del Inicio de la Guerra Impuesta
http://www.tercercamino.com/index.php/mundo-islamico/item/1819-mensaje-del-l%C3%ADder-supremo-en-ocasi%C3%B3n-del-aniversario-del-inicio-de-la-guerra-impuesta
5) A role-model of leadership – Imam Khomeini
http://www.islamtimes.org/vdcj.hetfuqeyx29zu.html
6) Carta fundacional de Hamás
http://www.mexicodiplomatico.org/lecturas/carta_fundacional_hamas.pdf
7) Head of Hamas’ military wing Al-Ja’abari: Liberate all of “Palestine” from “the rats” (Israelis)
http://www.palwatch.org/main.aspx?fi=450&fld_id=450&doc_id=1145
8) Israel, un error ya consumado – Salvador Paniker
http://elpais.com/diario/2010/04/21/opinion/1271800812_850215.html
9) La Semana contra el Apartheid Israelí 2013
http://apartheidweek.org/es/frontpage
10) Chávez maldice a los judíos de Israel
http://www.youtube.com/watch?v=dkEUPDd6C8Y
11) Mensaje institucional de Zapatero sobre la masacre en Gaza
http://www.youtube.com/watch?v=mglC38Qv6HU

 

Bibi Netanyahu: El derecho de Israel a la autodefensa no está abierto al debate

imagesJerusalem Post:

Se necesitan 250 kilos de uranio enriquecido al 20% para fabricar una bomba nuclear. Recientemente Irán ha aumentado su capacidad de 110 a 170 kilos.

Las Fuerzas de Defensa de Israel tienen el derecho de salvaguardar a sus ciudadanos si Irán cruza la línea de no-retorno. Los Estados Unidos nunca han cuestionado ese derecho.

El derecho de Israel a defender su existencia no está sujeto a un semáforo o luz verde. No necesitamos que nadie nos otorgue el derecho de prevenir un nuevo Holocausto. Es un derecho que ejercemos si necesitamos hacerlo.

Irán está determinado a construir una bomba nuclear y aceptó participar en las negociaciones con la comunidad internacional simplemente como una maniobra para ganar tiempo y continuar enriqueciendo uranio.

La amenaza de un ataque de Corea del Norte ha resaltado el peligro del programa nuclear iraní. El mundo entero está paralizado, trastornado, desestabilizado por ese Estado paria que tiene armas nucleares.

Irán es mucho más fuerte que Corea del Norte, tanto en Producto Bruto Interno, como en tendencias agresivas, aspiraciones globales y la red mundial de terror que tienen.

Teherán armó a terroristas con misiles y tiene la habilidad de cortar el suministro de petróleo mundial. Si ellos tienen un arma nuclear, desatará una carrera nuclear en la región más volátil del mundo.

Medio Oriente se convertirá en una caja de Pandora. Un Irán con armas nucleares es una amenaza directa a la existencia de Israel, pero también es una grave amenaza a la paz en el mundo entero.

La judeofobia embolsada

De judeofobia embolsada,
Chávez y ayatolás

Gustavo D. Perednik

El autor combina aquí su libro Matar sin que se note sobre el ataque iraní en Argentina, con su ensayo La judeofobia argentina y embolsada

Gustavo D. Perednik, La judeofobia argentina y embolsadaGustavo D. Perednik, Matar sin que se note

El 26 de julio de 1890 Buenos Aires fue escenario de la denominada Revolución del Parque, luego de un colapso económico sin precedentes. Aunque casi no había judíos en el país, una novela de aquella época les culpó de la crisis, e inauguró así la judeofobia nativa en Hispanoamérica.

Una década antes, los israelitas habían sido explícitamente invitados por el Gobierno argentino a radicarse en el país, por medio de un decreto presidencial (6-8-1881) en el que el presidente Julio A. Roca encomendaba al agente José María Bustos atraer a quienes huían de los pogromos en Rusia.

Aunque la iniciativa no dio frutos concretos hasta ocho años después, la propuesta de una inmigración importada generó una reacción hostil, incluida la de uno de los prohombres de la argentinidad, Domingo F. Sarmiento en un artículo en El Diario.

Con todo, el verdadero comienzo de la judeofobia hispanoamericana es literario. Y aunque su punto de partida fue en efecto la novela La Bolsa (1891), no lo fue por la novela propiamente dicha, sino por la glorificación de la misma en la pluma de notables intelectuales argentinos. Tan desmedida fue su exaltación de La Bolsa que ésta fue impuesta por décadas como lectura obligatoria en las escuelas.

Sobre el contexto histórico en el que la novela fue escrita agreguemos que, en menos de diez años, la expansión fronteriza argentina había triplicado su extensión territorial, ergo el país pasó a depender de la inmigración de Europa, y también de su economía.

En Buenos Aires, la galopante subida de precios y el ritmo incontenible de la deuda pública llevaron en mayo de 1889 a la clausura de la Bolsa de Comercio, y con ella a la estrepitosa ruina de numerosos inversores y agentes.

Dicho colapso fue un tema central para la novelística argentina de la última década del siglo XIX, que tuvo como epicentro geográfico al palacio de la Bolsa de Comercio. Una decena de novelas publicadas alrededor de 1890 son conocidas como el Ciclo de la Bolsa. Carentes de valor literario, se las aprecia por lo testimonial, especialmente la primera y más famosa: la mentada La Bolsa de Julián Martel (1867-1896). Apareció en formato de folletín en el prestigioso diario La Nación, al que se incorporó el poeta nicaragüense Rubén Darío, recién arribado a Buenos Aires e iniciador del modernismo literario. Darío y Martel, de veinticinco años de edad, trabaron amistad en dicho diario, a la sazón el de mayor circulación de Hispanoamérica.

La novela de Martel no menciona la susodicha revolución, ya que no trata de cuestiones políticas sino de la metamorfosis étnica argentina, que había transformado la gran aldea de Buenos Aires en una ciudad cosmopolita. En efecto, el pretencioso subtítulo de la novela es en efecto Estudio Social.

Julián Martel, seudónimo de José María Miró, descendía de la rama pobre de una familia aristocrática. Su alter ego es uno de los personajes de la novela, Ernesto Lillo, de quien su motivación para actuar como corredor de bolsa es la misma que la que movió a Martel para invertir (y perder) en la Bolsa su escaso dinero: mantener a su madre viuda. Vencido y bohemio, Martel terminó incorporándose voluntariamente al ejército.

Después de haber sido difundida en el diario, la novela de Martel fue publicada como libro en 1898; a esta primera edición siguieron muchas más. Teniendo en cuenta que hoy en día es poco conocida, vaya un párrafo que resuma su argumento.

El doctor Glow, exitoso abogado y padre de dos hijos pequeños, es seducido, como muchos otros en aquel año, por las operaciones bursátiles, que lo empujan a una red de fraudes, empresas imaginarias e inmoralidad. Cuando está por quebrar, su esposa Margarita propone esquivar a los acreedores poniendo el patrimonio a su nombre. El honor de Glow le impide concretar esa maniobra y, desesperado, arriesga la última suerte en el hipódromo. Ya en la ruina y enfermo, recibe una carta de su corredor de bolsa, Lillo, quien anuncia su partida al Brasil para rehacer su vida después de haberse fundido. Glow enloquece, y en su alucinación un monstruo se le acerca amenazante: la Bolsa.

En la novela abundan las digresiones intercaladas, en las que el autor moraliza, bien drectamente o bien por boca de sus personajes. Así caracterizó Sergio Bagú esos rodeos, en su ensayo Julián Martel y el realismo argentino (1956):

«moralismo declamatorio –e irreal– de los malos textos escolares… injerta largos pasajes en cualquier episodio, con el fin de que el lector se mantenga al corriente de la interpretación que el autor hace de los hechos que van transcurriendo y de sus alcances éticos o sociales.»

La Bolsa es una galería de inescrupulosos estafadores, usureros, y miserables. Los protagonistas (el doctor Glow y su comisionista Ernesto Lillo) se ven en la obligación de navegar entre esa turba.

Los defectos de la novela saltan a la vista: narración despareja, inmadurez literaria, e inhabilidad para hacer hablar a los personajes desde su propia mente. A pesar de ellos, La Bolsa ha sido comparada con las obras de Emile Zola y Honoré de Balzac.

Con el primero, posiblemente porque aparece en la misma época que L’argent, mediante la cual Zola fustiga el sistema financiero; con Balzac, porque en La comedia humana frecuentemente el motor de la acción es el oro.

Sin embargo, los mejores críticos denunciaron claramente la baja calidad de la obra. Uno de sus vicios es la súbita mutación a la que Martel somete a sus personajes: de ser un especulador irresponsable, Glow pasa de ser una desdichada víctima. Sus victimarios son explícitamente mencionados por Martel, que ha copiado párrafos del francés Edouard-Adolphe Drumont: «la raza semita, arrastrándose siempre como culebra». Por lo antedicho, la conclusión de Bagú es que La Bolsa

«no puede incluirse entre las obras de la gran literatura realista argentina del siglo XIX. No creemos que deba utilizarse en los establecimientos de enseñanza sin una crítica adecuada, porque lo contrario sería estimular el mal gusto literario y alimentar el prejuicio y el rencor entre grupos nacionales y religiosos de nuestro país. Creemos sí que este injerto racista que aparece en sus páginas, sin parangón en la producción de su época, sin arraigo ni explicación en la vida argentina de entonces, es suficiente para negarle todo carácter representativo dentro de la literatura nacional.»

A pesar de estas fundadas reservas, muchas voces opinaron lo contrario, en una muestra de lo que venimos a denominar la «judeofobia embolsada».

Odio por interpósita persona

En esa época, un tercio de los cuatro millones de habitantes de Argentina eran extranjeros, a quienes Martel descalifica como «parásitos de nuestra riqueza». De ellos derviva el mal:

«El oro es corruptor. Allí donde el dinero abunda, rara vez el patriotismo existe. El cosmopolitismo, que tan grandes proporciones va tomando entre nosotros… nos trae, junto con el engrandecimiento material, el indiferentismo político, porque el extranjero que viene a nuestra tierra, naturalícese o no, maldito lo que le importa que estemos bien o mal gobernados.»

Los judíos destacan entre los enemigos de Martel ya que, según él, constituyen una caterva que trama apoderarse del país y destruir su sentido. Como en la novela no hay protagonistas judíos (en su breve vida Martel no conoció jamás a ninguno de carne y hueso), la diatriba es global, dirigida contra un estereotipo imaginado que el autor importó de páginas judeofóbicas francesas. Desde el primer capítulo

«se observaba esa expresión de hipócrita humildad que la costumbre de un largo servilismo ha hecho como el sello típico de la raza judía… Vestía con el lujo charro del judío, el cual nunca puede llegar a adquirir la distinción que caracteriza al hombre de la raza aria, su antagonista. Llamábase Filiberto Mackser… Iba acompañado de un joven, compatriota y correligionario suyo, que ejercía el comercio de mujeres… Era además, presidente de un club de traficantes de carne humana… auel semita era un enviado de Rothschild, el banquero inglés, que lo había mandado a Buenos Aires para que operase en el oro y ejerciese presión sobre la plaza… Mackser tenía la consigna de acaparar, de monopolizar, con ayuda de un fuerte sindicato judío, a cuyo frente estaba él, las principales fuentes productoras del país.»

A partir de esa escena, no hay más mención de los israelitas hasta la segunda parte del libro, en la que el quinto capítulo se titula Jacob Leony, el judío y algunos tipos más: «no hizo sino seguir la costumbre judía, que consiste en acaparar la riqueza por todos los medios, siendo el matrimonio uno de los principales y más explotados».

Nuevo mutismo de hebreos hasta que el autor vuelve a traerlos para el desquicio final en la discusión entre Glow y Granulillo. Éste, en otra de las transfiguraciones a las que Martel somete en sus personajes, pasa de ser un sujeto ruin a un versado apologista de los judíos.

Deliberadamente, el más inmoral de los personajes se despacha contra «el odio de raza, ese odio inveterado, cruel, sin motivo…» y dictamina: «No reconozco esa diferencia quese pretende establecer entre unos pueblos y otros».

La débil defensa no puede despertar la identificación del lector, sobre todo porque contrasta con los párrafos de odio del bueno del doctor Glow –citas literales de Drumont– que ofrecen pruebas de

«que la sociedad francesa está sometida al yugo judío. La América, y especialmente la República Argentina, está amenazada del mismo peligro… ¿Por qué no trabaja el judío?… Vampiro de la sociedad moderna, su oficio es chuparle la sangre. El es quien fomenta la especulación, quien aprovecha el fruto del trabajo de los demás… Banquero, prestamista, especulador, nunca ha sobresalido en las letras, en las ciencias, en las artes, porque carece de la nobleza de alma necesaria, porque le falta el ideal generoso que alienta al poeta, al artista, al sabio… es necesario creer en la predisposición hereditaria. La ciencia moderna ha hecho profundas investigaciones al respecto, acreditadas por numerosos ejemplos que no dejan lugar a dudas.»

Lo que no deja lugar a dudas es mensaje de la novela: la ponzoña judeofóbica, tristemente novedosa en la Argentina, importada del clima que precedió al affaire Dreyfus en Francia (de 1894 a 1899).

Como dijimos, hubo intelectuales argentinos que saltearon los vicios del texto y lo encumbraron. La «judeofobia embolsada» es la ofensiva consistente en ensalzar desproporcionadamente a quienes atacan al judío.

Una larga apología de Heidegger que no mencione sus servicios al nazismo, o la difusión de la música de Wagner, de la poesía de Ezra Pound o de la narrativa de Céline sin agregar, en alguna etapa del panegírico, las reservas correspondientes, tiene el efecto de la judeofobia embolsada.

Igual que la que ocurre en estos días en Latinoamérica con los loores hiperbólicos a Hugo Chávez que omiten cuidadosamente que fue un judeófobo consumado.

Poner de relieve las virtudes de grandes judeófobos soslayando su tara, lleva a los incautos a heredar el aprecio puro. La consecuencia inevitable es que en algún momento emergerá la judeofobia vulgar y reconocible.

En el caso de La Bolsa, el escritor que oficializó su apología fue Ricardo Rojas (1882-1957), quien en su monumental Historia de la literatura argentina en ocho volúmenes (c. 1920), elogia a la novela de Martel como «una creación típica argentina, señalando las causas donde realmente estaban… Merece una lectura más asidua y la inscripción de su nombre al frente de una escuela».

No es de extrañar que la tradición laudatoria hacia la novela tuviera como consecuencia que alguno de los empalagados por tanto elogio considerara que también la judeofobia merecía justificación.

Así ocurre, en efecto, en la edición de la novela de 1975, con resúmenes históricos y notas explicativas de Luis R. Lescano, quien opina de este modo:

«Denuncia honesta. Testimonio certero… No creemos que el autor fuera antisemita. Sus observaciones sagaces, los análisis de las subas-bajas, las especulaciones más descaradas…, la suciedad de la mayoría de las operaciones bursátiles, en fin, todo el movimiento advertido, estudiado, comentado, debió brindarle la seguridad de que eran consecuencia de la actuación de un grupo humano determinado. Miró tuvo la valentía de identificarlo.»

En suma, para Lescano los judíos son merecedores del odio, porque «Nadie puede negar la inconducta moral, la apetencia de revancha de los israelitas». Reitero que este «estudio» no es medieval, sino de 1975.

Los críticos anteriores soslayaron el odio y no lo condenaron. Por eso Lescano pudo exaltarlo y sumarse a él.

Como otras expresiones de la judeofobia, su embolsamiento en el presente se ha nacionalizado, y ha adoptado a Irán como objeto de perdón. Aunque el Gobierno de los ayatolás hace gala de una judeofobia desembozada, casi no hay Gobierno que rechace de plano a los ayatolás por su odio, su negacionismo, y su meta explícita de eliminar a Israel.

No ocurrió tampoco el año pasado las representaciones de ciento veinte países se congregaron en Teherán (26-8-12) para el congreso de los No-Alineados. Eligieron al Gobierno iraní para presidir la organización, y no objetaron su virulencia en ningún momento.

Que Argentina, una de las víctimas más notables del terrorismo iraní, se haya sumado a dicha hipocresía, es uno de los logros póstumos de Chávez, y una de las expresiones más aciagas de la penetración islamista en Sudamérica.

El proceso, impulsado desde Venezuela, se ha hecho ahora carne en Argentina, cuyo Gobierno acaba de suscribir con Irán un acuerdo por el que le permitirá a los ayatolás indagar sobre los atentados que ellos mismos perpetraron en Buenos Aires.

Argentina ha traicionado su soberanía y los encomiables logros de la Justicia argentina que había llegado a identificar a los responsables de los más graves atentados terroristas en suelo argentino. El Gobierno de Kirchner ha empujado a su país al abismo de la impunidad y a los brazos del eje del mal.

Léase también: El beso del persa

Deshaciendo el mito del trueque “concesiones a los palestinos por Irán”

Barack Obama, Benjamin NetanyahuObama: “Israel es una historia sin paralelo de redención

Hay una falsa creencia (una de las tantas en este conflicto) – promovida por los liberales en Washington y pro-árabes de Israel (incluyendo los criminales de Oslo, cuyas políticas llevaron a un baño de sangre hebrea) – de que, si Israel realiza concesiones políticas fenomenales a los palestinos y se retira de la Ribera Occidental (para que nos sigan tirando misiles agregaría yo), entonces Obama y el mundo entero se pondrán del lado de Israel y harán lo que sea necesario para impedir al régimen iraní dotarse de armas nucleares. Dejando de lado el hecho de que algo parecido sucedió en el pasado reciente (desconexión de Gaza) y a la comunidad internacional le importó un rábano los misiles de Hamás o incluso olvidó aquel episodio, esta premisa es completamente falsa. Primero porque EE UU, como cualquier país en el mundo, actúa según sus propios intereses, no los de sus aliados. Vale decir, si la Casa Blanca llegara a la hipotética conclusión de que un Irán con armas nucleares no representa una amenaza directa a su seguridad nacional, por más que Israel se sacrifique y entregue a los palestinos en bandeja todos los territorios conquistados en 1967, los norteamericanos no moverían un dedo cuando llegue el momento de frenar un Irán nuclear, ningún avión estadounidense despegaría de su portaaviones para bombardear las centrales nucleares iraníes aunque los israelíes entreguen hasta el mismísimo Kotel (Muro Occidental). Por otro lado, si la administración Obama llegara a la conclusión de que, por los propios intereses globales de EE UU, un Irán nuclear es una amenaza directa a sus planes geopolíticos o la estabilidad regional que necesitan, ellos mismos atacarán a los iraníes sin importar que Israel no ceda un milímetro de territorio a los palestinos, porque en ese caso un Irán nuclear no será funcional a sus intereses. Lo mismo se aplica a los saudíes, europeos y cualquier otro. Justamente los 70.000 muertos sirios en estos últimos dos años, han demostrado que, retórica al margen, nadie mueve un dedo en este mundo a menos que sea conveniente para su propio país.

En realidad es una conclusión bastante obvia, pero independientemente de lo que puedan expresar públicamente, ningún jefe de Estado actuará respecto a Irán según lo que haga o deje de hacer Israel. Actuarán según sus propios intereses y conveniencia. Lo que le interesa a la administración Obama, en mi humilde opinión, es que un posible ataque a Irán tenga legitimidad internacional luego de haber agotado todas las opciones diplomáticas y económicas para impedir al régimen iraní dotarse de armamento nuclear, por esta razón no quiere que Israel ataque prematuramente sin haber demostrado que Occidente no tiene otra forma de frenar a los iraníes. Pero el éxito del proceso de paz con los palestinos, si bien es un interés primordial de casi todos los países en el mundo (a excepción de los ayatolás y sus pocos aliados), no afectará la decisión que tomen los actores implicados respecto a Irán. Los estadounidenses no se arriesgarán a una guerra ni decidirán cómo preservar mejor sus intereses en base a la situación de los palestinos. No les importan tanto ni tienen ese nivel de relevancia. Así como tampoco dejarán de atacar a Irán, si lo consideran necesario, por lo que entregue o no entregue Israel.

Ben Ami y compañía: No insistan más con la patraña de “ellos bombardean Fordow si desalojamos Ramat Shlomó”, aquí no existe “menos asentamientos por más aviones”. Ya tenemos aviones y todo lo necesario para terminar de un plumazo con el programa nuclear iraní (y probablemente también su régimen). La mayoría de los israelíes saben que más concesiones a los palestinos sin acuerdos sólidos de seguridad, implica necesariamente más terrorismo, muerte, reclamos y conflicto. No traten de engañar nuevamente a Israel afirmando que un avance con los palestinos es sinónimo de un avance contra Irán. No intenten forzar a los israelíes a cambiar un peligro suicida por otro. Como la izquierda israelí también está huérfana de ideas y no saben cómo convencer a su pueblo de adoptar políticas entreguistas con el enemigo luego del fracaso de sus políticas “pacifistas”, chantajean al público y al gobierno de esta forma ridícula y cínica. Nadie con un mínimo de conocimiento de las relaciones internacionales y la política exterior norteamericana se traga esa mentira.

La estrategia de los nuevos encubridores: ¿Son tontos, desinformados, perversos o cínicos?

cristina delia

La estrategia de los cómplices por omisión pasa por hacer lo que hizo la señora Presidenta en su discurso de hoy al confundir a la gente sobre este tema: Hablar permanentemente del juez destituido Galeano y toda esa banda de encubridores y corruptos (AMIA I, totalmente nula), para evitar nombrar una sola vez al verdadero héroe en esta causa: El fiscal Alberto Nisman (AMIA II) que lideró desde 2005 la Unidad Fiscal de Investigaciones empezando desde cero – con cuarenta profesionales a tiempo completo y los recursos necesarios (prestados por el gobierno de Néstor Kirchner, algo que extrañamente su esposa no explica, como si fuera lo único que no quieren remarcar o reivindicar del “proyecto Nac&Pop”) – cuya abundante prueba judicializada derivó en un dictamen impecable de 802 páginas donde se demuestra con creces la participación de los funcionarios iraníes en la decisión, preparación, planificación y ejecución del atentado contra la AMIA. A tal punto es un dictamen impecable que el juez Canicoba Corral emitió órdenes de captura contra los iraníes y al poco tiempo la Asamblea General de Interpol ratificó esas conclusiones, emitiendo circulares rojas contra los imputados. Es decir, hablan de Galeano para no hablar de Nisman, porque si hablan de este último no podrán ocultar el simple hecho de que el que puso la bomba en 1994 fue la República Islámica de Irán y está probado… el que puso la bomba no fue el corrupto Fino Palacios, el destituido Galeano, la policía bonaerense, la CIA, Kirchner o el Gran Bonete… fue la República Islámica de Irán, por la cancelación de la transferencia de tecnología nuclear ordenada por el gobierno de Menem para acercarse a los EE UU (quien luego del atentado, por consejo de los sinvergüenzas Cavallo y Di Tella, encubrió a los responsables). Ella “quiere saber la verdad”, pero nosotros sabemos la verdad, solo falta justicia y castigo. Y una parte fundamental de la justicia es el gesto político: romper relaciones diplomáticas con el país que agredió a la Argentina y puso la bomba hace 18 años y medio, matando 85 personas, en su mayoría argentinos. Pero no, ella dice que “quiere saber la verdad” (de los ayatolás) mientras el miserable D’Elía levanta el puño, sonríe y festeja desde el palco del Congreso ante el cambio de rumbo del “modelo”. Lástima que una de las cosas más valiosas que tenía Néstor Kirchner no la copió su esposa, porque no me quepa la menor duda que Néstor no hubiera permitido que el defensor de Irán y Rabbani en Argentina, Luis D’Elía, siga estando tan cerca del gobierno después de lo que hizo.

Por si fuera poco, en cualquier momento el fiscal Nisman – que recordemos tiene el apoyo de todos los familiares de las víctimas, AMIA, DAIA, el gobierno (al menos hasta que se divorcie públicamente) y la oposición – publicará otras 600 fojas con abundante prueba implicando aún más a los asesinos iraníes en el atentado, empezando por Rabbani, la verdadera “conexión local”. ¿Por qué la señora Presidenta no aprovechó la ocasión para manifestar su solidaridad con el fiscal Nisman por las recientes amenazas de muerte contra su familia? ¿No estaba enterada de eso? Porque los diputados radicales sí manifestaron su apoyo y solidaridad al fiscal.

Yo no soy tan ingenuo ni me dejo engañar tan fácilmente como para creer que la Presidenta no conoce a Nisman ni escuchó hablar del dictamen que derivó en las circulares rojas de Interpol, pero si tantas ganas tiene de “saber la verdad”, puede empezar por leer un modesto libro. Se llama Matar sin que se note. El libro es un documento histórico sobre todo lo que ocurrió en derredor del atentado a la AMIA y, como está relatado en forma de novela, es totalmente atrapante. El libro cuenta cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores. El libro se basa en el dictamen del fiscal Alberto Nisman. Está TODO allí y resumido, como para no tener que estudiar Derecho en la facultad. Para el que le “interese saber la verdad”, tiene ese libro. La gente está confundida ante la constante desinformación y tergiversación de algunos, que afirman que no hubo avances en la causa AMIA y que no se sabe nada de nada. Todo lo contrario es lo cierto: gracias a la Unidad Fiscal de Investigaciones que llevó adelante el caso AMIA desde hace ocho años, se sabe prácticamente todo. Lo único que resta es llevar los pedidos de captura a la práctica. Eso lo explicaron bastante bien los diputados de la oposición en el debate del jueves. Es hora de dejar de ser tan cobardes, sin mezclar tanta política en una masacre impune y empezar a llamar las cosas por su nombre.

Respecto a las relaciones que tenía el gobierno de Alfonsín con Irán, pueden ser cuestionables, ya que el régimen Khomeinista fue siempre la misma basura, violadora compulsiva de derechos humanos. Pero no debemos olvidar que en ese momento los iraníes no pusieron una bomba en suelo argentino. No es lo mismo.

Otra cosa, la Presidenta habla de “paz” y “no a la guerra” cuando trata el tema de las conversaciones de Occidente con Irán por su programa nuclear. Es muy fácil decir esa frase cursi, linda y políticamente correcta cuando se vive a 13.000 kilómetros de distancia. No es al país de Cristina que amenazan con borrar de la faz de la tierra (una pista: ese país amenazado tiene la mitad del tamaño de Costa Rica), los argentinos no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes del peor genocidio de la historia, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto. Israel, no la Argentina, es la que corre peligro de muerte con ese régimen islamofascista que, sin la bomba atómica, ya ocasionó bastantes penurias a la humanidad, también en Buenos Aires. Y si es necesario ir a la guerra para destruir el programa nuclear iraní, los israelíes lo harán sin preguntarle a nadie más que a ellos mismos. Argentina acaba de firmar un pacto con el Diablo, un pacto que el propio Néstor Kirchner rechazó con mucha lógica en su momento. Esto no le saldrá gratis. En algún momento los judíos en Argentina tendrán que decidir si son fieles a la justicia y la memoria de sus muertos, o fieles al gobierno. Porque ambas cosas no se puede ser, no se puede estar con Occidente y con Irán al mismo tiempo, no se puede hablar con los asesinos y sus víctimas como si fueran equiparables, no se puede tener buenas relaciones con los Aliados y guiñar el ojo a los nazis, mientras dejan entrar a criminales de guerra nazis en suelo argentino pero impiden la “entrada de semitas”. Argentina pagó cara su neutralidad cómplice en la guerra contra el Nazismo (por eso Brasil está en un lugar, mientras que Argentina está donde está), parece que algunos no aprenden de los errores del pasado. Para mí es bastante claro el lado que eligió la Argentina ahora mismo (a contramano de la historia), pero yo pienso defender el trabajo del fiscal Nisman (y al propio hombre), hasta las últimas consecuencias, venga la hostilidad de donde venga. Contra viento y marea. A él no lo podrán engañar más (como lo hicieron durante los dos años en que Timerman negoció con los iraníes y nadie podía creerle a Eliaschev), a mí tampoco. Se lo debemos a 85 hermanos asesinados.

Hay gente muy buena en el gobierno, pero no pueden hacerse los distraídos por mucho tiempo. Yo creo que el gobierno evita decir lo que realmente piensa y lo que hay detrás porque, si ese fuera el caso, no tendrían de su lado a mucha gente honorable como Filmus, Burstein, Rojkés de Alperovich y otros. Las palabras (estilo “comisión de la verdad”) esconden un significado profundo que no escapa a mi oído ni sentido común. Hay que saber captar el mensaje entre líneas cuando la Presidenta dice “el tercer atentado lo van a cometer quienes se oponen al memorándum de entendimiento, no sus firmantes”. El paso siguiente, el único que falta, es el que siguieron los enemigos antisemitas a lo largo de la historia: acusarnos de sus propios crímenes. Cuando se nos quitaban nuestros bienes, éramos llamados miserables; cuando nuestros hijos eran masacrados, éramos acusados de crímenes rituales; cuando nuestros bebés eran asesinados (en los pogromos y en Itamar), nos acusaban de matar niños cristianos (o palestinos) para beber su sangre; los dictadores y tiranos que tratan como escoria a su propia gente hablan de libertad para otros pueblos. Para condicionarnos tratan de tergiversar nuestra propia imagen. Proyección preventiva algunos lo llaman. Ahora se transformará a la víctima (AMIA, Israel, los judíos) en el victimario, para agrado del régimen islamofascista y sus aliados nazibolcheviques en Latinoamérica. Hay que tener cuidado y estar atentos.

Precisamente porque para mí las palabras tienen mucho valor, hago mía la frase del señor Aníbal Fernández: Con el terrorismo no se negocia.

4fde78fa4d9316.16003707

Respuesta de los diputados

Escribí a la cámara de diputados (diputados@diputados.gov.ar) pidiendo que voten en contra del memorándum de entendimiento con Irán. Sorpresivamente recibí la respuesta de cuatro diputados de diferentes partidos a las pocas horas. Con esto queda demostrado que, aún en medio de la desgracia, hay esperanza en la clase política argentina, al menos mientras existan diputados honorables de la nación como los que transcribo a continuación:

From: eamadeo@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: RE: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:11:03 -0300

Estimado Andrés Rosendo:

Tal como es público y notorio, mi posición es de rechazo al tratado con Irán. No solo se trata de una aberración constitucional, sino que además agrede el desarrollo judicial de la causa y muestra la decisión del Gobierno Nacional de profundizar su acercamiento con Irán, una dictadura sangrienta que es cueva de terroristas. Estas ideas han sido expresadas en numerosos artículos periodísticos, entre ellos el siguiente: http://opinion.infobae.com/eduardo-amadeo/2013/01/28/iran-ni-justicia-ni-diplomacia/

Junto con otros Diputados que comparten esta posición, estamos trabajando para intentar que el oficialismo no llegue al quorum necesario para iniciar la sesión de nuestra Cámara ; así como para desarrollar otras acciones que demuestren claramente nuestro rechazo.

Al tiempo que le agradezco el envío de este correo, le pido que juntos redoblemos los esfuerzos para hacer llegar vuestro mensaje a los Diputados y asegurar una presencia masiva en las puertas del Congreso el día de la votación.

Con un abrazo fraterno, les saludo y quedo a vuestra disposición.

Eduardo Amadeo

Bloque Frente Peronista 

Date: Tue, 26 Feb 2013 07:47:21 -0300
From: aatanasof@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Primero que nada quería agradecerle por comunicarse con nosotros y expresarle que nos encontramos en completo acuerdo y también creemos que el memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán debe ser rechazado por el Congreso Nacional.
 
Creemos firmemente que se trata de una medida inconstitucional que rechaza nuestra soberanía jurisdiccional y renuncia implícitamente a ejercer el derecho de juzgar en Argentina, país donde ocurrió el atentado.
 
La firma del acuerdo es una genuflexión del gobierno argentino ante un país de tradición terrorista, digna del mayor de los rechazos. Qué mensaje pretendemos darle a nuestro pueblo si nos asociamos con un país que no reconoce el Holocausto como tal, que niega el derecho a existir del Estado de Israel, que desarrolla armas nucleares violando lo establecido por el Consejo de Seguridad de la ONU y que no respeta los derechos humanos.
 
Nuevamente le agradezco por escribirnos y extiendo mis deseos de que a la causa AMIA no le declaren el punto final.
 
Alfredo Atanasof
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:48:36 -0300
From: obarchetta@hcdn.gob.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Sr. Andrés:
El Bloque Socialista del que soy parte (en el F.A.P) no convalidará este ni nungún acto que abandone la búsqueda de JUSTICIA.atte.Omar Barchetta

Diputado de la Nación

Bloque Socialista (Interbloque FAP)

From: ptonelli@diputados.gov.ar
To: XXX
Subject: Re: A los honorables diputados de la nación
Date: Tue, 26 Feb 2013 11:55:12 -0300
Estimado Andrés:
Quédese tranquilo. Los diputados del PRO vamos a votar en contra, ya que consideramos que el acuerdo no beneficia en nada a la justicia argentina y sólo sirve para la impunidad de los ciudadanos iraníes imputados.
Cordialmente.
Pablo G. Tonelli
Diputado de la Nación
Riobamba 25, oficina 712
Tel. (011) 4127-7612
Este es el correo electrónico que mandé yo:
From: XXX
Sent: Tuesday, February 26, 2013 2:52 AM
Subject: A los honorables diputados de la nación

Les escribo este correo para pedirles que reconsideren seriamente los potenciales beneficios y perjuicios del memorándum de entendimiento con la República Islámica de Irán, que próximamente se someterá a votación en la cámara de diputados para convertirlo en tratado internacional. Los beneficios son nulos, dado que Irán no entregará a los acusados en caso de que el juez de la causa ratifique las conclusiones de la fiscalía como lo hizo en 2006, mientras que la posición internacional argentina fue respaldada plenamente con las circulares rojas de la Asamblea General de Interpol en 2007. Las pruebas que involucran al régimen iraní y sus funcionarios en el atentado a la AMIA están plasmadas con pruebas judicializadas en un dictamen de 802 páginas, avalado por la justicia, donde se explica perfectamente cómo se ordenó y planeó el atentado en la ciudad iraní de Mashad, cuál fue el móvil (suspensión de la transferencia de tecnología nuclear argentina a Irán, ordenada por el gobierno de Menem para acercarse a EE UU), cómo operó la conexión local dirigida por Mohsen Rabbani, cómo se efectuaron los pagos correspondientes, cómo se trajo al inmolado Hussein Berro, cómo la banda de Galeano ocultó pruebas, y quiénes fueron los encubridores. Gracias a la Unidad Fiscal de Investigaciones que llevó adelante el caso AMIA desde hace ocho años, a la cabeza del doctor Alberto Nisman, se sabe prácticamente todo. Lo único que resta es llevar los pedidos de captura a la práctica. En el dictamen en cuestión no hay cinco pruebas que ligan los llamados telefónicos de Rabbani con la embajada iraní en el momento del atentado, hay 300. Eso no se llama casualidad, se llama elemento de prueba. Entonces, yo me pregunto qué “verdad” es la que necesita salir a la luz de la mano de los ayatolás. El asesino no juzga su propio crimen, es la justicia del país donde se cometió.

Por otra parte, los potenciales perjuicios de este memorándum para la causa AMIA y la Argentina son muchos. Desde simplemente dilatar y alargar en el tiempo la implementación del mismo, pasando porque los imputados se nieguen a declarar, hasta incluso la posibilidad de que caigan las circulares rojas de Interpol, la verdadera piedra en el zapato de los asesinos iraníes, ya que, teóricamente, si los imputados son indagados y se llega a un acuerdo con la Argentina, por más que el juez dictamine su culpabilidad o su comparecencia en un juicio, la funcionalidad de dichas notificaciones internacionales pierde su valor.

Hay otros caminos para hacer justicia, muchas maneras de reclamar y presionar. Una muy simple que se debería haber implementado hace rato, es cortar relaciones diplomáticas con el país acusado de poner una bomba en nuestro país.

Espero que puedan tomar en cuenta estos consejos y se opongan al memorándum

Gracias por su atención,
Andrés Rosendo

¿Argentina también colabora militarmente con Irán?

Centro Wiesenthal exige claridad en plan de misil argentino-venezolano

Escrito por Ricardo Flesler
Proyecto GradicomProyecto Gradicom

El Centro Simon Wiesenthal formuló un llamamiento a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados del Congreso para que convoquen al ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, y a las autoridades de Fabricaciones Militares, y que investiguen acerca de una cooperación argentino-venezolana para el desarrollo del misil Gradicom.

El artículo referido indica que a partir del año 2009 la compañía estatal argentina Fabricaciones Militares (FM) reflotó un proyecto misilístico cancelado en 1990 – «Cóndor II» -, e interesó para su desarrollo a la Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (CAVIM) – recientemente sancionada por el Gobierno estadounidense debido a sus vínculos con Irán.

La fuente indicó que, en 2012, FM y CAVIM firmaron el acuerdo para desarrollar este proyecto de manera conjunta.

«Venezuela e Irán trabajan juntos en este campo desde hace mucho tiempo. En diciembre de 2010, nuestro Centro denunció la construcción de plataformas para misiles Shahab 3, con un alcance de más de 2.000 km, en la costa venezolana, y bajo control directo de Irán, según publicó el periódico alemán ‘Die Welt’. Una cooperación de Argentina con Venezuela en el desarrollo de misiles resulta, inevitablemente, beneficiosa para Irán.

«Esperamos que el Congreso argentino considere esta conexión con Caracas en su próximo debate acerca del acuerdo entre Buenos Aires y Teherán en relación con el ataque contra la AMIA, perpetrado por Irán», manifestó el Dr. Shimón Samuels, Director de Relaciones Internacionales del Centro Wiesenthal.

«Hemos escrito a los presidentes de los 34 bloques que integran la Cámara de Diputados, instándolos a que convoquen al ministro de Planificación y a los responsables de Fabricaciones Militares para que informen con absoluta claridad acerca del llamado ‘programa Gradicom’ en el contexto de la discusión sobre el ‘Memorándum de Entendimiento’ entre Argentina e Irán vinculado con el ataque terrorista contra la AMIA», agregó Sergio Widder, Director para América Latina.

«Hace dos años, el Gobierno argentino negó las acusaciones acerca de que hubiera iniciado una negociación con Irán. Ahora que la negociación es un hecho, desmienten los informes acerca de una cooperación militar con CAVIM que sólo puede beneficiar a Irán, en violación a sanciones internacionales. La cuestión no es ya el apaciguamiento al terrorismo internacional sino una amenaza a la paz mundial», agregaron los directivos del Centro.

El Centro Simon Wiesenthal es una organización judía internacional de derechos humanos con más de 400.000 miembros en todo el mundo. Tiene status de ONG ante la ONU, la UNESCO, la OEA, la OSCE, el Consejo de Europa y el Parlamento Latinoamericano.

Lo único que faltaba… Ahora se está poniendo mucho más turbia la cuestión.

A %d blogueros les gusta esto: