Propagadores del odio

Los nuevos sacerdotes medievales

Gustavo D. Perednik

También en esta guerra en Gaza, los medios matan.

George GallowayOsama HamdanWolf Isaac Blitzer

La última operación militar en Gaza («Margen Protector») ha exacerbado la judeofobia en diversas regiones, y cada vez se hace más notable cuál es el principal canal por el que hoy fluye dicho odio. Se trata de una mortífera asociación: de un lado, el engaño de la propaganda terrorista; del otro, la complicidad que le dispensan sus agentes repetidores en los medios. Este cruce entre fundamentalistas recalcitrantes y periodistas mal predispuestos, mata.

Vayan los datos básicos, sistemáticamente ocultados por los medios. La guerra en Gaza estalló el 8 de julio con el lanzamiento de misiles por parte de Hamás contra la población israelí. La continua agresión, motor de la contienda, es perpetrada por una banda islamista que declara abiertamente su explícito objetivo de destruir Israel y asesinar judíos.

La clarísima causa del enfrentamiento (repito: los misiles sobre Israel, más de 3.500 y que al escribir estas líneas no se han detenido), no impidió a los medios europeos distorsionar los hechos e inventar que el casus belli fue el secuestro e inmediato asesinato de tres adolescentes israelíes (casi un mes antes del comienzo del ataque de los misiles). Reescrita así la historia, Israel se insinúa en los medios como vengativo y desproporcionado, imagen engendrada rutinariamente por TVE y los principales diarios de España. «Desproporcionado» es aquello que puede lograr su objetivo con menos fuerza –y los misiles no se detenían. Ergo, la respuesta israelí pareció ser más bien insuficiente.

La mentira no abarca sólo la fecha y la causa de la guerra. Mientras Hamás procede diariamente al ataque, acusa al mismo tiempo a Israel de perpetrar un genocidio. Que no hay tal cosa ni nada similar es tan conspicuo que cansa demostrarlo, pero la verdad resulta invisible para quien se esfuerza en no verla.

Un genocidio responde al intento deliberado de exterminar a una población entera. Si el poderoso ejército de Israel se lo propusiera, los palestinos morirían de a decenas de miles. En vez de ello, ellos prosperan en Israel –el único Estado de toda la región en el que los árabes gozan de derechos humanos.

No hay genocidio: hay muerte de civiles inocentes… como en toda guerra. Pero los judeófobos y sus repetidores revisan con lupa sólo las acciones bélicas del judío de los países, estampan al judío el sambenito de «genocida», y eximen de toda revisión el resto de las guerras. A apenas unos pocos kilómetros, entre otros, el régimen sirio continúa la masacre de cientos de miles, pero ello no conmueve a nadie. Israel es genocida y la mortífera tiranía siria es presentada como aliada del progreso, Chávez dixit.

Como explica una y otra vez Richard Kemp, Israel hace esfuerzos sin parangón para proteger a la población civil palestina, un dato que jamás es recogido por los demonizadores profesionales del Estado judío. Entre ellos, las cadenas de noticias como la BBC, los medios de prensa más conocidos de España, las redes sociales como Avaaz, las organizaciones de Derechos Humanos que se circunscriben a clamar por los derechos del agresor, y los criptodrinos seriales como Mario Vargas Llosa, Eduardo Galeano y Daniel Barenboim. Saltean metódicamente el dato fundamental: los civiles palestinos mueren como consecuencia directa de que Hamás los utiliza como escudos humanos, tal como confiesan sin reparos los portavoces de la banda.

El Hamás obliga a su población a permanecer entre los lanzamisiles, y a desatender la exhortación del ejército israelí de que los civiles se alejen de zonas peligrosas. El motivo es cristalino: cuando los israelíes nos vemos obligados a bombardear las bases de lanzamiento, mueren civiles (más o menos en igual número que terroristas en acción), y los medios de prensa europeos se lanzan a sus rutinarios festivales de judeofobia. Y como en general no informan sobre la agresión islamista sino sólo sobre la respuesta israelí, el espectador promedio deduce que la motivación de la acción israelí es la sed de sangre. Y esta deducción confirma el arraigado mito del judío sanguinario.

Al respecto, explica Charles Krauthamer que la intención de los cohetes del Hamás no es asesinar israelíes, porque con ello no aceleraría la destrucción del Estado hebreo. Aun cuando la meta genocida de Hamás de acabar con todos los judíos permanece explícita en su carta orgánica, la eficacia demostrada por nuestra tecnología defensiva para interceptar misiles (siempre puesta al servicio de la protección de la población civil de Israel, árabe y judía por igual) los ha convencido de que no será posible eliminar al país judío con misiles.

Por ello, los misiles del Hamás consiguen «apenas» que millones de israelíes debamos correr a guarecernos una y otra vez en los refugios, pero cumplen con su otra meta: que durante la reacción defensiva israelí mueran civiles palestinos. Ello sí socava a Israel moralmente, ergo justificaría su destrucción. Si Israel fuera, como lo denominó el presidente de Bolivia, «un Estado terrorista», pues debería ser eliminado. Y de este modo los morteros de Hamás satisfacen su objetivo sin la necesidad de que los judíos muramos de inmediato.

Para que esta enfermiza aspiración se concrete es indispensable la connivencia de los medios en pergeñar la gran mentira de un Estado violento, que vendría a ser el más inmoral e indeseable de todos. La tarea no es difícil si se cuenta con una mitología milenaria sobre el judío que se ve «confirmada» y con el hecho de que diversos corresponsales repetirán la mentira oficial del Hamás: Israel mata porque es malo. No hay recursos naturales en Gaza ni intención israelí de gobernarla. Si atacamos, es de pura maldad.

El síndrome reitera la distorsión de Hannah Arendt en 1961 cuando tomaba al pie de la letra las mentiras de Adolf Eichmann en su juicio, y deducía de ellas que el genocida había sido sólo un burócrata que cumplía órdenes. Después de todo, era lo que el reo declaraba. Y su patraña era repetida por escritores y periodistas, como hoy en día.

Ejemplos de la complicidad

El portavoz del Hamás, Osama Hamdan, fue en varias ocasiones entrevistado por CNN, en donde repitió una y otra vez la jaculatoria no cuestionada de un Israel ocupador y genocida, y de la «resistencia» de su banda. Que en 2005 Israel se retiró completamente de la franja de Gaza, y ergo no habría ninguna ocupación para resistir; que Israel se convirtió a la sazón en la única democracia de la historia que en aras de «la paz» expulsó a su propia población, éstas son de las verdades prohibidas entre los políticamente correctos. Divulgarlas en TVE haría que el espectador sospechara que la guerra no tiene nada que ver con ocupaciones sino con el brutal odio de los integristas.

Cabe suponer que después de varias entrevistas a Hamdan, los periodistas ya saben de quién se trata. Su prontuario es accesible a quien quiera informarse, algo recomendable a quienes le permiten sus burdas apologías del asesinato. Hace unos días, en una entrevista en un canal árabe, Hamdan sostiene como «evidencia histórica» el mito medieval de que los judíos usamos sangre infantil para fabricar pan ázimo durante la Pascua.

El periodista Wolf Blitzer recogió el guante de la judeofobia de Hamdan y le preguntó por CNN (4-8-14) si él efectivamente creía semejante dislate. Hamdan ¡eludió la pregunta! y siguió demonizando a los «genocidas» durante varios minutos. Sólo después de la diatriba el entrevistador se atrevió a agregar respetuosamente que «habría esperado otra respuesta».

Pero no la obtuvo, y sin embargo condonó las declaraciones del Hamás y dio una muestra más de la repelente obsecuencia de la mayor parte de los medios cuando deben vérselas con los enemigos de Israel. Contrástese ello con la hostilidad que habitualmente le propinan a los entrevistados pro-israelíes, y quedará claro el mito de la objetividad de los medios al referirse al Estado judío. Que después de escuchar «información» de esta calaña, las audiencias odien a Israel, es sólo el efecto natural.

Los periodistas de hoy son muchas veces un remedo de los sacerdotes medievales que difundían los mitos del deicidio y del libelo de sangre, y luego se distanciaban de las matanzas de judíos engendradas por la mitología. Incluso a veces protestaban por la violencia que ellos mismos habían provocado al esparcir el odio. Paralelamente, los medios de hoy demonizan a Israel, y luego se presentan como objetivos y ecuánimes entre «el monstruo sionista» y sus enemigos.

La semana pasada el Times de Londres se negó a publicar un aviso pago, en el que el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel pide que el Hamás proteja a los niños palestinos y no los use como escudos humanos. El Times explicó que el aviso de Wiesel (que ya había sido publicado en varios diarios norteamericanos) no fue rechazado porque fuera falso, sino para evitar «inquietud entre sus lectores». Es decir que no publican la verdad aun cuando se les pagaría por ello. Será pues muy improbable que publiquen la verdad pura y gratuita.

El ejemplo del Times es elocuente: uno de los más importantes medios europeos admite sacrificar la verdad aun si le cuesta dinero, todo ello a fin de no perturbar que los ingleses sigan demonizando a Israel. Un síndrome que se repite en casi toda Europa.

De Inglaterra, uno de los políticos más conocidos, George Galloway, declaró a su ciudad, Bradford, «libre de israelíes». «No los queremos ni siquiera como turistas», explicó. Y a nadie le sonó parecido a las ciudades «Judenrein» del Tercer Reich, porque casi les parece que un mundo «Israel-rein» es aceptable debido, claro, a nuestra incorregible criminalidad.

Los morteros caían en Israel, y casi setenta de nuestros soldados fueron abatidos en la campaña para destruir los lanzamisiles. Asimismo, más de ochenta mil reservistas fueron movilizados (incluido el hijo de quien escribe estas líneas). Nadie nos sugiere modos alternativos de detener el lanzamiento de misiles, por lo que es posible que osemos seguir defendiéndonos. En estos casos, intuyo que es mejor vivir odiados por Europa que morir compadecidos.

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Ezequiel Eiben
13/8/2014
17 de Av 5774

El comienzo
El lunes 7/7 se notaba en Israel un panorama alarmante que obligaba a tomar decisiones cruciales. 80 cohetes disparados contra el sur de Israel a lo largo de la jornada, en consonancia con la campaña agresiva constante de Hamas que se atribuía los ataques, y encima todo pocos días después de saberse la noticia del asesinato de los tres jóvenes judíos secuestrados, pintaban el cuadro de situación que los dirigentes israelíes analizaban. Para colmo, terroristas de Hamas habían muerto en un túnel debido a la explosión de los propios dispositivos que cargaban, en lo que se informó constituía un intento de atentar contra el ejército israelí. En estos los momentos previos a decidir una operación militar en Gaza, por si acaso, 1500 reservistas fueron movilizados y unidades de infantería colocadas en la frontera. Desde el vamos, una fuente del ejército se pronunció en forma explícita y sin ambigüedades: “El mensaje para Hamas es claro: un cese del fuego sin condiciones”[1]. Como se supo poco después, Hamas no escucharía y provocaría la consiguiente escalada militar.
Gabriel Ben-Tasgal explicó el origen de la escalada pergeñada por Hamas:

La razón verdadera por lo que ocurre en la franja de Gaza es muy simple. El Hamas, durante años, disfrutó de un negocio estupendo. Tres familias, de la ciudad de Rafiah en el sur de la franja de Gaza, cavan túneles e introducen (…) un montón de productos desde el lado egipcio. El Hamas cobra impuestos por eso. Y además, recibe donaciones de Qatar y otros países árabes que apoyan la causa palestina. Estamos hablando de un presupuesto de 500 millones de dólares. Desde que sube al poder Abdelfatah Al-Sisi en Egipto, le cierran los túneles. Y además, debido a los problemas que tiene Qatar en otros países, que está metido en todas las guerras de Medio Oriente, el presupuesto de Hamas bajó a la mitad. Y el desempleo, llegó al 40%. En un caso de una crisis como esa, el Hamas debe provocar una acción militar, que aunque sabe que la va a perder, lo que va a lograr con esto es ver si puede cambiar el acuerdo que había antes, y además lograr la unidad palestina porque todos los palestinos ahora están a favor del que se siente atacado[2].

En aquél día de julio, expresé todo mi apoyo a las IDF, esperando que la hipotética futura operación no fuera un mero correctivo para que después Hamas iniciara nuevamente el ciclo de violencia e Israel tuviera que responder otra vez. A ver si de una vez por todas, pensé, les damos una paliza a los islamistas de Hamas y que no vivan para contarla. Por supuesto, yo sabía que esto era una expresión de deseo y una fijación de mi posición, pero que Israel no llegaría tan lejos como yo quería. Ahora bien, aunque el alcance de la operación no fuera el esperado, por supuesto había que apoyar a Israel, sin dudas el bueno de la película. A la par, se podía alentar desde la intelectualidad a que fuera más allá.

La cobertura mediática judeofóbica
No cabía esperar otra cosa habiendo tanta asquerosa parcialidad pro-terrorismo y judeofobia en los medios de comunicación, argentinos e internacionales. En las guerras anteriores, ya lo habían demostrado defenestrando a Israel, mintiendo sobre su proceder, tergiversando los hechos y su significado, y tomado partido por el bando terrorista. En esta ocasión, no querían ser la excepción; por el contrario, estaban listos para continuar la campaña de desprestigio y hostigamiento a la única república democrática de Medio Oriente que lucha por su supervivencia.
El martes 8/7, TN tituló en grandes letras potenciadas con “negrita”: “Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza”. A continuación en letras pequeñas, la entrada explicaba: “Los ataques se produjeron en represalia por varios cohetes que cayeron en el sur de ese país, por parte de Palestina. La agrupación Hamas amenazó “ampliar el circulo de objetivos””[3]. Los periodistas de TN encargados de la nota leyeron el manual del buen judeófobo: lo más importante es vender con sensacionalismo la acción militar israelí con letras gigantes, y después mínimamente apuntar que se trata de una represalia. Encima, si se trataba de una represalia, no era un ataque o una ofensiva en el sentido que ellos insinuaban, como si a Israel de repente se le hubiera antojado hacerlo; estrictamente era una defensa, moral, legítima, legal.
Un medio masivo de comunicación internacional, acostumbrado también a difamar a Israel, es CNN. Pero esta vez, no le salió gratis. En una entrevista tendenciosa, con el permanente intento de llevarla favorablemente hacia el lado de los palestinos por la periodista, el anti-israelismo se encontró con una firme oposición: el entrevistado, embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, se plantó y echó en cara la omisión de información y la inadecuada relación entre los datos en el modus operandi de la cadena televisiva. De este tipo de defensas Israel necesita más:

Periodista: Lo que sucedió aquí es horrible y todavía no sabemos el alcance de cuántos niños pueden haber muerto. Informes iniciales indican que al menos 16 murieron, estos dicen que el ataque provino de tanques israelíes. Tal como usted sabe, el ejército israelí dice que pudo haber sido un cohete mal disparado por Hamás. ¿Tiene alguna certeza en este punto?
Embajador: No, no sé, pero sí sé quiénes son los responsables de esto, y es el Hamás ya que usan escuelas como depósitos de armas, y pienso que es deshonesto hacia sus televidentes que un reportero desde Gaza no haya mencionado lo sucedido la semana pasada. Tuvimos dos escuelas de la UNRWA, donde se encontraron cohetes y se los entregaron a Hamás.
(…)
Es información pública a disposición, y es importante que en su reporte lo mencione. Y sumado a esto, pudo haber mencionado una declaración, hecha no por el embajador israelí, no por el vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, sino por el secretario general de la ONU ayer, y quiero leerles lo que dijo ayer, no el año pasado, ayer. Dijo: “El secretario general está alarmado al escuchar que fueron dispuestos cohetes en escuelas de UNRWA en Gaza, y que subsecuentemente estos han desaparecido. Expresa su estupor y pena por el uso de armas en una escuela administrada por la ONU. Al hacerlo (…) aquellos responsables están convirtiendo escuelas en objetivos militares potenciales, y poniendo en peligro la vida de niños inocentes. Empleados de la ONU que trabajan en dichas instalaciones y cualquiera que use las escuelas de la ONU como refugio”. Esto fue ayer. ¿No cree usted que es relevante reportar esto en la CNN? (…).
He estado escuchando informes durante dos horas en CNN, he visto pantallas separadas, imágenes horrendas, imágenes que cualquier ser humano decente se horrorizaría al verlas. No he escuchado ni a una sola persona decir lo que yo le acabo de decir a usted. Y si esto es así, no les da el servicio apropiado a sus televidentes, ni el contenido que necesitan para hacer estos juicios. Hamas está colocando baterías de misiles en escuelas, en hospitales, en mezquitas, y esto debe ser condenado por el mundo para que Hamas le ponga un fin.
Periodista: (…) la razón por la que mostramos estas fotos es porque son niños que fallecieron. ¿Y si Israel se hubiera tomado el tiempo de confirmar que esos niños estaban fuera de las escuelas antes de disparar? Enviar a alguien para inspeccionar. ¿O piensa usted que está bien emitir una advertencia y luego seguir con la agenda y disparar aun habiendo niños adentro? (…)
Embajador: Pienso que usted no tiene ninguna base para decir lo que acaba de decir. Por supuesto que no vamos a disparar directamente. Pero yo no sé lo que sucedió en esa escuela. Lo que entiendo es que le dimos a la gente días para que salgan de esa área. Esto está en el norte de la franja de Gaza, hay una buena posibilidad de que haya sido un cohete de Hamas que impactó. Yo no sé si alguien disparó, un combatiente de Hamas disparando directamente desde esa escuela hacia nuestro ejército que está operando allí, y luego respondimos a ese fuego. Desconozco los hechos. (…) no me malinterprete. No culpo a los medios por mostrar las fotos. Los culpo por no conectar los puntos. Los puntos señalan a la responsabilidad de Hamas por usar escuelas como depósitos de armas, que benefician a Hamas, y es inaceptable, y el enojo del mundo debe dirigirse a Hamas. (…)[4].

Muchos indicios de judeofobia y anti-israelismo en tan solo un par de minutos.
Primer indicio: la entrevistadora busca llevar el reportaje al lugar común de los judeófobos: la muerte de los niños. Pues bien, no hay matanza deliberada de niños por parte de Israel, y la muerte de estos es culpa de Hamas. Pero los medios insisten en acusar a Israel o exigirle presumiendo su culpabilidad que dé explicaciones sobre los fallecimientos. No depositan la culpa donde debe depositarse: en la cuenta de Hamas.
Segundo indicio: la entrevistadora no se disculpa tras haber quedado en evidencia la estrategia de CNN de silenciar mensajes que pueden hablar en favor de Israel, o como mínimo, sin llegar a eso, hablar en contra de Hamas y de los empleados palestinos en la ONU.
Tercer indicio: tras las advertencias en un operativo militar, a la periodista le parece bien “mandar a alguien a inspeccionar” a un lugar convertido en una fortaleza terrorista. Es decir, propone utilizar a un israelí como carnada o arriesgarlo como carne de cañón para que garantice aún más la seguridad de los palestinos. Vale decir, quiere que se ponga por encima de la seguridad de los israelíes a la seguridad de los palestinos. Pide sacrificio a Israel en orden a proteger a los palestinos. Posiciona la seguridad de los palestinos por encima de la protección de los israelíes.
Cuarto indicio: doble estándar contra Israel. Le exige al ejército israelí previsiones extraordinarias que no se le exigen a nadie más. Se mide a Israel con una vara distinta.
Quinto indicio: el foco, permanentemente, sobre Israel. Criticar a Hamás parece ser accesorio, o el guión para un actor de reparto. El protagonista del desastre pareciera ser Israel.

Prensa árabe
Durante esta guerra, cierta prensa árabe, sobre todo egipcia, criticó como nunca antes a Hamas. Inusitada cantidad de comentarios negativos golpearon a la agrupación terrorista en los programas televisivos. Una razón muy invocada en la televisión de Egipto, era el sufrimiento al que sometía al pueblo palestino con sus provocaciones bélicas a Israel. Pero en el fondo, más que solidaridad hacia los palestinos, ocupaba un lugar central la razón de que Hamas se ha vuelto demasiado molesto para El Cairo, una piedra en el zapato que le trae complicaciones estratégicas, políticas y militares (y que encima tuvo el descaro de rechazar la oferta egipcia de cese al fuego). Es decir, la intencionalidad protectora de intereses egipcios, más que una súbita y repentina consideración de humanidad hacia los palestinos (que son ampliamente maltratados en países árabes, siendo mantenidos en campos de refugiados y con un status de ciudadanos de segunda clase), lideró la campaña anti-Hamas.
Osama Mounir, de Mehwar TV, dijo al aire el 16/7:

Quedará grabado en los anales de la historia que cuando Egipto propuso un cese del fuego, Israel aceptó, Estados Unidos le dio la bienvenida, y lo mismo hizo Europa. Todo el mundo ha apoyado la iniciativa egipcia, excepto ustedes [Hamas]. ¿Ustedes qué quieren? (…).
Veamos lo que nuestros hermanos –perdón, nuestros alienados hermanos-, demandan. En principio, no sé cómo llamarlo a esto… están matando a la gente y ustedes hacen demandas. “Si no nos dan lo que queremos, el pueblo palestino puede irse al infierno. No nos importan cuantos palestinos mueran”[frases como hablando por boca de Hamas]. (…) [A continuación enuncia las demandas de Hamas y las critica[5]]. Yo no soporto a Israel, dicho sea de paso. Que Israel sea incendiado con gasolina, perdón por la expresión. Estas personas merecen ser prendidas fuego; pero hoy, oh Hamas, nos encontramos en una situación donde tenemos docenas de funerales por día. Cuando 211 personas inocentes mueren, ustedes no pueden simplemente hacer demandas. [Comenta por último una demanda más, y esta es clave para entender la molestia que Hamas le provoca a Egipto, y como este segundo ve los pedidos como pretensiones de atacar a su soberanía]. Luego ellos demandan la apertura por completo del paso de Rafah. ¡Eso es magnífico! Lo quieren abrir bajo su supervisión, y la supervisión de un país amistoso, y otro país árabe a ser designado por Hamas. ¿Ustedes están locos? ¿Por qué simplemente no vienen y toman la plaza Tahrir? ¿No quieren el edificio gubernamental Mogamma para un paseo? (…) ¿Están fantaseando, o qué? ¿Por qué deberíamos darles el paso de Rafah a ustedes? ¿Por qué yo tengo que abrir mis fronteras a ustedes? ¿No hay ninguna soberanía egipcia sobre nuestras tierras y fronteras? (…) Después de estas diez demandas de Hamas, espero una onceava: restaurar a Mohammed Morsi en la presidencia[6]. (…) Alguien que dice cosas como estas, pertenece a un manicomio. Esto es locura. Quienquiera que sea que frustre la iniciativa egipcia, será responsable por la sangre palestina. (…)”[7].

Más presentadores, comentaristas, y periodistas, se sumaron a las quejas contra Hamas. Algunos hasta se burlaron de sus líderes y los ridiculizaron. Ahmad Mousa, de Sala Al-Balad TV de Egipto, manifestó el 12/7:

Khaled Mashal está librando la guerra desde Qatar, junto a su hermano Al-Qaradhawi. (…) [Las pantallas del estudio exhiben a Mashal llevando una vida de lujo y comodidad en Qatar, utilizando costosos aparatos de gimnasia, dándose un gusto con abundante comida, y mirando televisión] Khaled, la jihad está en Gaza… (…) Ésta es la jihad de Mashal y sus camaradas, los honorables y grandiosos Mujahideen. Mientras ellos libran este tipo de jihad, abandonan a la gente para ser asesinada. Si fueras un hombre de verdad, estarías de vuelta en Gaza a primera hora de la mañana. Deberías tomar el primer vuelo por la mañana. Te dejaremos entrar. Ven a Egipto, y abriremos el paso de Rafah para ti. (…) [A continuación, se muestran imágenes de Ismail Haniyeh con sobrepeso, pateando una pelota de fútbol en una, y distendido en otra] Cuando su peso todavía le permitía correr, Ismail solía jugar al fútbol. Ésta es su jihad (…) ¿Por qué ustedes, en las Brigadas Al-Qassam, se esconden entre civiles? ¿Por qué usan los hogares de la gente? Deberían mantener sus escondites lejos de los hogares de las personas. Ustedes saben bien que cuando disparan un misil desde un hogar, otro misil aterrizará en ese hogar en un minuto. Ustedes le están llevando otra Nakba a su gente[8].

Mohamed Mustafa Sherdy, en su talk show transmitido por la egipcia Al-Mihwar TV, habló el 11/7:

Ninguno de ellos [por miembros de Hamas] pidió disculpas por los cientos de túneles que escavaron[9], a través de los cuales ellos contrabandean toda la riqueza de Egipto (hacia Gaza). Ninguno de ellos dijo una palabra, porque están todos en la toma (…). Están siendo pagados por hacer sus declaraciones (…). Todos viajan en aviones de lujo, tienen cuentas bancarias en Suiza[10].

Mazhar Shanin, conductor de un talk show en Al-Tahrir TV, también de Egipto, arremetió el 12/7 contra Hamas:

Así como morimos en el pasado por la causa palestina, estamos dispuestos a morir hoy por la causa palestina. Pero no estamos preparados para morir en defensa de Hamas. (…) No estamos dispuestos a sacrificar ni un pelo de la ceja, de un soldado o civil egipcio, por la defensa de Hamas y la gente que libra la jihad, mientras se complacen a sí mismos con todo tipo de platos de comida en la pileta. (…) Ustedes son un puñado de mentirosos. No les creemos más. El pueblo está sublevado por ustedes. Piérdanse. Nos dan nauseas. El mundo entero se va al infierno por culpa de ustedes[11].

Frente al nuevo panorama, muchos (a mi entender de manera apresurada, siguiendo el mismo impulso optimista que ante la llamada “primavera árabe”) están hablando de un cambio muy positivo en los árabes que empiezan a denunciar a Hamas. Pero cuidado, este cambio de enfoque no implica necesariamente que Israel pase a ser aceptado en su cosmovisión.
Exponentes egipcios critican a Hamas dándose cuenta de su responsabilidad por los muertos palestinos, pero eso no los lleva a querer a Israel. No hay que cometer aquí una falacia non sequitur y pensar que la condena a Hamas produce aceptación automática de Israel; sobre todo porque la crítica a Hamas es por los muertos palestinos, pero no por la idea de combatir a Israel en sí misma. Miremos el caso de este comentarista de Egipto que critica a Hamas, aunque aclarando terminantemente que no apoya a Israel y que su gente merece arder en llamas. La crítica va dirigida a la demencia de Hamas, pero eso no implica una visión favorable de Israel. O su colega que afirma que los egipcios no harán sacrificios por Hamas, pero que están dispuesto a morir al igual que en el pasado por la causa palestina (léase: la causa contra Israel).
La campaña de la TV egipcia contra Hamas debe visualizarse dentro del contexto en donde la Hermandad Musulmana ha perdido popularidad en Egipto y ha sido descalificada por su gobierno. No es un detalle menor, sino un punto decisivo, el hecho de que Hamas tiene su origen en este grupo terrorista. ¿Por qué de repente comentaristas egipcios empiezan a hablar en contra de Hamas? Esto puede tratarse perfectamente de un arreglo mediático corporativo para criticar al grupo de Gaza, criticando así de manera indirecta a la Hermandad Musulmana, y desligándose de gente “inconveniente” con la que no es rentable o rendidor que a uno lo asocien hoy en día en el país de las pirámides. De ser así, esto no sería un rechazo a Hamas por Principio, sino por ocasional Pragmatismo.
Es más, si bien hay críticas que toman conciencia del sufrimiento de las víctimas palestinas, esto al parecer está lejos de significar una repentina hermandad árabe unida tras la causa palestina con aires de fraternidad y no por mera política. Observen nuevamente cómo el comentarista rechaza apertura de paso a los palestinos. Es cierto que la aducida razón principal del rechazo es no ceder soberanía egipcia al gobierno palestino y no ceder ante demandas de dementes como Hamas; pero tampoco se nota en este punto una visión muy “humanitaria” de apertura de fronteras para refugiados palestinos y recibimiento de estos últimos en óptimas condiciones. Jordania por su parte ha recibido, pero la situación general de los palestinos en los países árabes sigue siendo de desprecio y maltrato, como ya es sabido, mantenidos como rehenes políticos en campos de refugiados y vistos como gente de segunda clase.
En definitiva, mucho en las críticas a Hamas tiene la intencionalidad política de desligarse de lo que tenga que ver con la Hermandad Musulmana, y  aunque hay cierta conciencia por los civiles palestinos, no necesariamente lleva a verlos como hermanos (más allá de la lírica) ni a abrirles las puertas de par en par en otros lugares del mundo árabe.

Analistas plagados de anti-israelismo y corrección política
Analistas, en sus perfiles de Facebook, efectuaban recortes de la realidad, para desdibujar los hechos, o adaptarlos a sus preconceptos ideológicos. Todo en el fondo movilizado por lo hirviendo que se encontraban, a punto de explotar de rabia judeofóbica, al ver que Israel se defendía y lo hacía con éxito.
Por ejemplo, cuando Israel detenía su accionar, y Hamas rechazaba y violaba un cese del fuego, operando reiteradamente sus lanzaderas de misiles (a mitad de julio un civil israelí fue asesinado por un mortero lanzado por el grupo terrorista), no se vieron posteos de los progresistas, socialistas, e incluso de algunos libertarios preocupados por la vida humana, acerca de estos eventos. Será que no les convenía a su prejuiciosa estructura de condenación automática contra Israel. No querían moverse de sus pre-conceptos; querían mover la realidad.
Los políticamente correctos, encubriendo judeofobia, o incurriendo en premisas judeofóbicas aún sin notarlo, minimizaban el profundo significado moral de la defensa israelí, y alguno llegaba a pedir premio nobel de la paz para Daniel Barenboim por su proceder supuestamente en pos de la hermandad y paz palestino-israelí, precisamente un músico israelí con posiciones políticas anti-israelíes. Si uno les citaba el detallado artículo de Gustavo Perednik “Premio innoble de la paz”[12] para demostrar por qué Barenboim no es merecedor del famoso galardón, no se producía efecto alguno, lo que dejaba al descubierto que no les interesaba recibir información adicional que pudiera moverlos de su prejuiciosa y judeofóbica posición. Era moral que Israel liquidara hasta el último terrorista en pie que atacara desde Gaza, que no quedara ni uno que pudiera causarle daño. Pero la corrección política no los dejaba descifrarlo, o admitirlo.
Están aquellos que, para pasar desapercibidos en su verdadera intención, no niegan explícitamente el derecho de Israel a defenderse, sino que pretenden retacearlo hasta hacerlo imposible exigiendo a Israel estándares que no le exige a nadie más. Sostienen que la culpa de que exista Hamas es de Israel, para pintar un cuadro en donde en el fondo el culpable y el que inicia la guerra es Israel que crea a su enemigo. Desconocen todo lo que hace Israel para proteger civiles y que lo pone, de acuerdo a los estándares éticos internacionales que se manejan en la actualidad, en la posición de ejército más moral del mundo. Reconocer el derecho a la defensa de manera lírica y después pretender atarlo de pies y manos sacando a relucir cantidades de muertos (como si esto definiera quién tiene razón) bajo la consigna “esto tiene que parar” (como si fuese un imperativo moral detener la propia defensa por el hecho de que la contraparte está sufriendo bajas o sus civiles están sufriendo), no es un reconocimiento real del derecho a la defensa. Por otra parte, estos sujetos atacan cuestiones internas de Israel (irrelevantes para la situación de marras) como si eso fuera lo determinante en una guerra contra Hamas para decidir si hay que apoyar al Estado Judío firmemente o no. Y ante el sencillo planteo sobre a quién apoyan en una guerra entre Israel y Hamas, eluden la pregunta y lanzan diatribas diciendo que el planteo solo es digno de fanáticos, o recurren a la evasiva de decir que están “del lado de los civiles”, o de los “moderados de ambos bandos”. Este no es un conflicto complejo en lo referente a la identificación de las partes; por el contrario es sumamente sencillo. De un lado está la República liberal, democrática, los valores occidentales, la producción, la vanguardia tecnológica, el respeto por los derechos individuales, la libertad, la civilización; del otro lado está la teocracia islamista, la dictadura, el totalitarismo, el terrorismo, la violencia, la esclavitud, el fanatismo, la más completa represión. Quien no es ignorante, y evade tomar partido en una cuestión tan sencilla, algo refleja de sí mismo.
La maliciosa técnica empleada en los comentarios basados en las ideas con judeofobia, comenzaba con un recuento de muertos en Gaza y le agregaban expresiones como “que terrible”, “que desastre”, que despertaban enardecidas manifestaciones anti-israelíes de sus seguidores. Para estos comentaristas y analistas, parecían no ser importantes las causas ni los tipos de muertos[13], y el planteo que realizaban sugería que las muertes eran todas condenables y trágicas, y que no había que reparar en las causas que llevaban a la muerte. Pues bien, frente a estas incongruencias y manipulaciones, hay que establecer puntos claros:
1) La causa sí es importante. En esta guerra, no hubo muertes porque sí. Israel tiene derecho a defenderse contra la agresión de Hamas. Y este grupo terrorista usa a civiles palestinos como escudos humanos. Allí pueden encontrarse las raíces que llevan a comprender las muertes.
2) Entre los muertos, hay alto porcentaje de terroristas. Y estos merecen morir. También se cuentan civiles palestinos que han votado, apoyado y colaborado con Hamas, y estos, si bien no han sido blancos deliberados del ejército israelí como categoría específica, desde un punto de vista moral también merecen morir como lo merecían alemanes colaboracionistas de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. No hay ninguna “tragedia” en estas muertes[14]. Los civiles inocentes muertos, cuya defunción sí puede llegar a entenderse en términos humanitarios como trágica, son responsabilidad del agresor: Hamas, y sobre su espalda deben cargarse; no son producto de la culpa de la víctima, que moralmente se defiende: Israel.
3) La cantidad de muertos de un lado y del otro no es un argumento para otorgar la razón a un bando. Con ese criterio habría que defender al que pierde más gente, por más injusta que fuera su causa. Hay más muertos del lado palestino porque Israel es más efectivo en sus operaciones para liquidar terroristas que Hamas en sus ataques, y porque Israel protege a sus civiles, mientras que Hamas manda a la muerte a los suyos. ¿Debería Israel disculparse por ser superior moral y militarmente? El argumento de las desigualdades en cantidades de muertos apuntan a decir que no hay una guerra sino una “masacre” incausada, indiscriminada, caprichosa. Pero analizando la realidad, lejos de las maldades e imprecisiones difuminadas por la judeofobia, vemos que efectivamente sí hubo una guerra en términos generales, y que un bando peleara mejor que el otro no es razón para eliminar el concepto de guerra. La judeofobia dirá que no hubo guerra para que todo quede como un “genocidio” o una agresión cuya culpabilidad debe hallarse exclusivamente en Israel.
En resumidas cuentas, Israel tiene razón, y el bando palestino no. Hay mucha mentira dando vueltas en contra de Israel, eso seguro. Pero sirve a su vez, para dejar al descubierto a los anti-israelíes. Algo que habla muy bien de Israel es la clase de personas que hablan en contra de Israel.

La judeofobia del gobierno argentino
El gobierno argentino encabezado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner viene sosteniendo sistemáticamente posiciones en contra de Israel y de los judíos.
Apadrina desde hace años al líder piquetero Luis D’elía, un parásito que constantemente pronuncia diatribas judeofóbicas y difunde teorías conspirativas de los judíos e Israel.
En 2011, el gobierno se sumó al desagradable montaje palestino mediante el cual los dirigentes árabes promovían una declaración unilateral de un estado palestino y su reconocimiento en la ONU[15]. El gobierno argentino dio su aprobación a esto, en violación de posiciones previamente asumidas por el país[16].
En septiembre de 2012, miembros de la delegación argentina que viajaron a las instalaciones de la ONU se quedaron en el recinto a escuchar el discurso del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad durante la Asamblea General. El líder islamista (cuya intención en la esfera internacional era “borrar a Israel del mapa” y repetidamente negaba la Shoá), dejó en claro tras el discurso que quería expandir relaciones con la Argentina y que Irán proponía la conformación de un grupo para alcanzar la verdad[17] acerca del atentado a la AMIA[18].
A principios de 2013 vimos los resultados de los contactos entre el canciller argentino Héctor Timerman y el canciller iraní Alí Akbar Salehi, quienes fueron protagonistas del impresentable Memorándum de Entendimiento firmado por ellos como representantes de ambos países, para el tratamiento de la causa AMIA. El kirchnerismo, despreciando la enorme y precisa investigación llevada a cabo por el fiscal Alberto Nisman, quería cocinar un asunto judicial problemático mediante un arreglo político entre gobiernos, que no le trajera malos ratos en relación a Irán, sino por el contrario, que lo mantuviera en una posición favorable a los ojos del régimen ayatollah cuya penetración en América Latina es bienvenida por los líderes populistas. Para colmo, el senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, realizó una distinción en el Congreso (durante el debate por el Memorándum) entre “argentinos de religión judía” y “argentinos argentinos”, dejando traslucir su particular clasificación para con los integrantes de la comunidad judía argentina[19].
En tiempos de la Operación Margen Protector, corriendo el mes de julio de 2014, hubo un par de manifestaciones del kirchnerismo que siguieron echando leña al fuego de la judeofobia. El 14, se presentó un Proyecto de Resolución en la Cámara de Diputados, con el siguiente texto:

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:
Expresar repudio y preocupación por las operaciones militares de Israel sobre Gaza, que ha provocado casi un centenar de muertos civiles y hace llegar su solidaridad con las víctimas.

¿Quiénes firmaban el infame escrito? Diputados del partido de Cristina Fernández de Kirchner “Frente para la Victoria”: María del Carmen Bianchi, Ana Carolina Gaillard, Carlos Kunkel, Griselda Herrera, Verónica Magario, Liliana Mazure, Nanci Parrilli, Julia Perié, Adela Segarra, y Facundo Moyano, integrante del bloque Cultura, Educación y Trabajo. Crítico con el proyecto, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, expresó: “En lugar de pararse del lado de Hamas, estos diputados podrían promover una iniciativa para el fin de las hostilidades y un cese del fuego que demuestre un interés por preservar a ambas poblaciones civiles, palestina e israelí. Hay que recordar que los ataques con cohetes desde Gaza contra Israel no son nuevos, sino que se vienen produciendo desde hace años. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Congreso rechace este proyecto que, lejos de promover la paz, se orienta a legitimar el terrorismo de Hamas”[20].
El 20/7, salió un comunicado emitido por la cancillería argentina con las siguientes expresiones:

Una vez más (…) la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel.
Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas.
(…)
Condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre. (…).
Asimismo, condenamos el continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel.
(…)[21].

El comunicado claramente es tendencioso, en favor de Hamas y con marcado sesgo anti-Israel. Para empezar, habla de meras acciones armadas de Hamas, a las que no adjetiva como terroristas, pero sí se encarga de remarcar que la fuerza militar israelí es excesiva. Luego rinde demagógico e hipócrita homenaje a los niños muertos (no ha homenajeado a jóvenes reprimidos por la dictadura de Castro en Cuba y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela), destacando con malicia la característica de “niños” de los caídos, como si Israel deliberadamente los matase. Esto no constituye otra cosa que una expresión de corrección política para estar aggiornado a la campaña internacional de desprestigio y difamación contra Israel que lo tilda de genocida asesino de infantes. Tras esto, viene una condena “enérgica” contra Israel por “desafiar” a la ONU, organización mundial que constituye un rejunte de judeófobos que lo único que hacen es condenar a Israel. No hay mención aquí de que Hamas desafíe a las previsiones de la ONU. Se expresa, a su vez, que es Israel quien decidió escalar la violencia, como si los ataques previos de Hamas con cohetes apuntados a población civil, no fueran una escalada destinada a alterar el clima de relativa tranquilidad. Tras estas payasadas, viene una condena menor, no “enérgica”, por los cohetes desde Gaza hacia las “ciudades” de Israel. En esta línea no se menciona a Hamas, mientras que en oportunidades anteriores reiteradamente se menciona a Israel; ¿se lanzan solos los cohetes desde Gaza? Y al parecer, al escritor le pesa escribir que los cohetes se disparan contra civiles, por lo que opta por el menos preciso término de “ciudades”. En definitiva, la posición del gobierno argentino contraria a Israel y funcional al terrorismo de Hamas, está plasmada en pronunciamientos oficiales, disponibles para el que los quiera ver. Los comunicados siguieron con el correr de los días, pero no vale la pena ahora detenerse en las repeticiones de manipulaciones judeofóbicas de los hechos. Basta lo exhibido para reconocer qué clase de personas componen el kirchnerismo[22].
En contra del gobierno kirchnerista, el 18/7 con motivo del vigésimo aniversario del atentado a la AMIA y en plena Operación Margen Protector, el liberal Pedro Benegas[23] efectuó un comentario fantástico, en apoyo de Israel, los judíos, y aquellos que enfrenten la amenaza islamista, reconociéndola como enemigo común:

Un día como hoy, hace 20 años, estando yo en Morón, recibí un llamado de mi papá que me informaba sobre la voladura de AMIA. Este crimen terrorista de lesa humanidad, sigue impune al igual que el atentado contra la embajada de Israel. Las pruebas de la investigación aquí y en Alemania son contundentes, los autores intelectuales son los de siempre, los países fundamentalistas islámicos y su brazo ejecutor, el siniestro terrorismo internacional. Este gobierno, consuetudinario reivindicador de asesinos terroristas, toda vez que muchos de esa calaña están entre sus cuadros, esta vez también es cómplice a través de la aprobación oprobiosa del tratado con Irán que no es otra cosa que paralizar la investigación y el esclarecimiento definitivo de aquel golpe tremendo a nuestro país.
Exigimos, derogación expresa del tratado de la impunidad, reactivación inmediata del pedido de captura internacional de todos los iraníes sospechados, extradición allí donde se los encuentre y finalmente si es necesario ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y con todos los países pro-terroristas.
En este especial momento de violencia que se vive en medio oriente, la lucha sigue siendo una sola – No al fundamentalismo islámico. Guerra sin cuartel al terrorismo. Juicio y castigo a todos los instigadores, ejecutores, encubridores y pusilánimes [claudicantes] del atentado a la AMIA. Con el terrorismo no se negocia, al terrorismo se lo combate hasta vencerlo. Viva Israel. Viva occidente, Gloria eterna a las víctimas de la AMIA y del terrorismo[24].

La sensibilidad frente al señalamiento de judeofobia y la distinción entre persona e ideas
Esta es una distinción posible de realizar en la que vale la pena detenerse, la de una persona con ideas judeofóbicas, y un judeófobo. La primera puede no ser una persona judeófoba en su totalidad, sino mantener en este tema en particular premisas judeofóbicas, quizás sin notarlo, sin reconocerlas como tales. Esta persona aplica un doble estándar o una deslegitimación contra los judíos e Israel, pero eso no implica que la totalidad de su cabeza esté programada para odiar a lo judaico; tal vez tenga otras ideas que no son judeofóbicas y le pesen más en alguna situación diferente a la de marras. Pero en este tema le pesan más las ideas judeofóbicas. Algunos pueden alegar que es una buena persona en general; pero hay que entender que esto va más allá del punto que tratamos: aquí nos concentramos en sus ideas sobre esta cuestión específica. En el segundo caso, ser judeófobo exige más, implica una actitud psicológica más profunda, una configuración mental apuntada contra los judíos, un despliegue emocional-sentimental de rabia y odio, y la asunción de un rol en base a ese modo de pensar.
Cuando se le marca a alguien que es un judeófobo o que está empleando ideas judeofóbicas, si este no se reconoce o no se quiere reconocer como tal, o bien no reconoce o no quiere reconocer que realiza ese empleo de ideas, reacciona de mala manera o a la defensiva. Pueden decir, súbitamente envueltos en una sensibilidad que les colorea un humanismo (que no reconocen en los judíos)[25] y reclamando que se les pida perdón por agredirlos[26], que se les está aplicando una falacia ad hominem, que no son judeófobos porque tienen amigos judíos, etc.
Pues bien, la excusa del amigo judío la tienen muchos de los judeófobos modernos políticamente correctos, y no es un argumento. Puede ser verdad o no que tienen un amigo judío, pero eso no les sirve para ganar un debate racional entre argumentos, y eso no es impedimento para desplegar judeofobia respecto del resto de los judíos, o incluso, en cierta medida, respecto del “amigo judío”.
Por otro lado, no hay falacia ad hominem en decir que alguien es judeófobo o que tiene ideas judeofóbicas. En el primer caso, si va acompañada correctamente de una argumentación que contrarreste las premisas vertidas por el oponente, es una identificación válida marcar a alguien como judeófobo, porque exhibe el odio obsesivo que este profiere y desde el cual habla. Es un concepto que describe un hecho, el odio hacia los judíos. En el segundo caso, se habla de las ideas, no de la persona en sí. Las consideraciones que se puedan tener hacia la persona, y los insultos que se piense decirle, pueden ir por fuera del debate de ideas, por fuera de la línea argumental, en otras circunstancias. Identificar argumentos judeofóbicos y probar que lo son de ninguna manera puede ser catalogado como falacia, excepto por la pereza intelectual de quien quiera descalificar al argumento señalándolo como falaz sin tener que refutarlo[27].

El efecto progre-socialista dentro de la comunidad judía
Tzahal informó que el 70% de los ciudadanos israelíes viven bajo el alcance de los disparos de Hamas. En términos proporcionales, esto sería igual a que 224 millones de estadounidenses, 42,7 millones de italianos, 44,8 millones de franceses, y 45 millones de británicos, se encontraran bajo la amenaza de los cohetes islamistas[28]. El mero proceder de Hamas y el incrementado grado potencial de nocividad de sus ataques deberían ser razones suficientes para que los judíos se posicionaran sin medias tintas y sin concesiones en favor de Israel.
Lamentablemente, a muchas personas dentro de la comunidad judía les han quemado la cabeza los progresistas y socialistas a cargo de las instituciones educativas comunitarias.
Veo a cantidades inmensas pidiendo en términos neutrales “paz en Medio Oriente”, casi con la misma pereza intelectual e irresponsabilidad moral con la que los judeófobos del mundo están pidiendo por la exterminación de Israel.
Esto es otro magro resultado del progre-socialismo que copa las instituciones de países (sobre todo las educativas y académicas), tendencia respecto de la cual el micro-mundo de la comunidad judía no es la excepción. Los progre-socialistas judíos están por doquier en puestos de mando y jerarquía dentro de las instituciones comunitarias educativas, académicas, y de liderazgo político.
Que pidan “paz en Medio Oriente” ahora, mientras Israel enfrenta a Hamas, es equivalente a pedir “paz en Europa” con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Así como los nazis excluían toda posibilidad de paz, Hamas hace lo suyo en la misma dirección. Con genocidas y aspirantes a genocidas no se hace la paz.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, por ejemplo “Con Israel y por la paz”, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”. Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos[29].
Les pido a los miembros de la comunidad judía bajo el aparente paraguas del progre-socialismo, que recapaciten. El progre-socialismo no es el paraguas que los protege, sino la lluvia que los molesta. No pidan paz en términos utópicos con cualquiera que ataque a Israel. Pidan una victoria contundente, arrasadora y total del ejército de Israel sobre el enemigo. Eso es lo que se necesita para que en un futuro haya verdadera paz.

Números de Margen Protector
El 6/8 las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron números oficiales de la Operación Margen Protector, recopilando hechos desde el 8/7. Repasemos:
3360 cohetes fueron disparados por terroristas desde la franja de Gaza hacia Israel. De estos, 2303 cohetes lograron golpear en Israel. 115 cayeron en áreas pobladas en Israel. 584 cohetes fueron interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro. 119 disparos de cohetes fueron fallidos. 475 cohetes golpearon dentro de los límites de la propia Franja de Gaza. La inteligencia israelí había recabado información que los terroristas contaban con 10000 cohetes aproximadamente. Respecto de estos, 1/3 fueron disparados contra Israel y otro 1/3 fue destruido por las fuerzas hebreas[30].
Como se ve a simple vista, Hamas dispara miles de cohetes de manera deliberada contra población civil israelí, logrando algunos de ellos impactar en zonas residenciales. La Cúpula de Hierro ha probado ser, en su calidad de invento magnífico, efectiva a la hora de proteger a los ciudadanos israelíes del terrorismo de Hamas, interceptando cientos de cohetes y salvando vidas. A su vez, se percibe el daño que los propios terroristas ocasionan a sus civiles e infraestructura en Gaza, mediante disparos que impactan en la propia franja.
Acerca de la red de túneles subterráneos, construida por Hamas con el objeto de secuestrar y atacar soldados y civiles israelíes, se hallaron 32 y fueron detonados (14 de los cuales llegaban a territorio israelí, permitiendo la infiltración de terroristas)[31]. Una vez más, los propósitos dañinos de Hamas son palpables (en este caso se informó que los túneles servirían para efectuar un mega atentado atacando en simultáneo dentro de Israel durante Rosh HaShaná). Vale en este punto también la observación de Aryeh Savir:

La construcción de la red de túneles utilizado cientos de toneladas de hormigón, de otro modo podrían haber sido utilizados por los palestinos para la construcción de viviendas, centros comerciales, parques, escuelas, hospitales y bibliotecas. Pero los terroristas optaron por destruir vidas  de otros y no por mejorar la vida de los suyos[32].

Puede agregarse, que Hamas también optó por destruir la vida de los suyos, ya que al menos 160 niños utilizados como trabajadores por los islamistas murieron construyendo los túneles terroristas[33].
Respecto de la infraestructura terrorista, las FDI alcanzaron 4762 objetivos, entre los que se cuentan 1678 sitios de lanzamiento de cohetes, 977 centros de comando y control, 237 instalaciones administrativas militares, 191 instalaciones de almacenamiento y producción de armas, 144 sitios de entrenamiento y capacitación, y 1535 sitios terroristas adicionales. En cuanto a militantes terroristas, catalogados como responsables de la planificación y ejecución de ataques contra soldados y civiles israelíes, se abatieron a 253 terroristas de Hamás; y por lo menos 147 terroristas de Jihad Islámica Palestina, 65 terroristas de otras organizaciones pequeñas, y 603 terroristas de afiliación desconocida. A lo cual se le suman 159 terroristas interrogados por fuerzas de seguridad israelíes, 25 de los cuales se encontraban detenidos al momento de presentar este citado informe[34]. Los números hablan por sí mismos, pero por si hace falta aclarar: viendo la cantidad de objetivos de infraestructura alcanzados, el número de terroristas abatidos, y los pocos civiles caídos en relación al contexto de una guerra de un mes de duración donde hubo operaciones israelíes aéreas en primer lugar y luego terrestres, se concluye que cuando Israel afirma que realiza ataques quirúrgicos contra terroristas, tiene razón y lo dice en serio. Israel tiene la capacidad militar para arrasar con Gaza y hacerla desaparecer en unos segundos; sin embargo, con estos números en frente, uno no puede más que concluir que el Estado Judío es efectivo en sus propósitos de debilitar a organizaciones terroristas y proteger civiles.
Y encima, agregando la preocupación humanitaria de Israel hacia los palestinos, los números también hablan bien acerca del cumplimiento de la ayuda y de la transferencia de ayuda para con los gazatíes. La ayuda humanitaria y la facilitación de su transferencia a Gaza prosiguieron durante la guerra, informándose el 11/8 sobre traspaso de bienes: 248 camiones con alimentos, medicamentos y suministros; 173 toneladas de gas; 571300 litros de combustible[35].

Los palestinos “moderados”
Un cliché de los supuestamente neutrales que quieren el bien para israelíes y palestinos, esgrimido con corrección política durante Margen Protector, con sumo cuidado de no parecer que se tomaba partido por algún bando, fue el de que Israel debe fortalecer a los palestinos moderados y hacer la paz con ellos. Se dice esto como si Israel no lo hubiera intentado en el pasado, resultando todo en el fracaso de: negociar la paz con la OLP (porque la OLP no quería paz, sino muerte de israelíes), encaminar el proceso de paz mediante los acuerdos de Oslo (que para los palestinos fueron una fachada debajo de la cual seguían tramando la destrucción  de los judíos), y colaborar con la “moderada” Autoridad Palestina constituida al efecto (que siguió albergando terroristas en su seno y glorificando a asesinos de judíos).
Echemos el vistazo al espectro palestino de opciones que estos neutrales y políticamente correctos no quieren echar. Hamas por supuesto queda automáticamente excluido, porque no es moderado y no quiere paz. Quedan estos muchachos de la Autoridad Palestina, que supuestamente han cambiado, ya no buscan lo que buscaban en el pasado, y ansían convivencia pacífica con Israel. Declaraciones de  Salah al Zawawi, embajador palestino en Irán, durante una reunión de apoyo a Gaza en Teherán[36]: “La aniquilación de Israel ha comenzado y la nueva generación de Irán seguramente será testigo de nuestra victoria sobre Israel”[37]; “Estados Unidos y los países occidentales crearon un régimen ficticio en Palestina para deshacerse de ella, le suministraron las armas más avanzadas y están tratando de crear un [Estado de] Israel desde el Nilo hasta el Eúfrates”[38]; “(…) el único mecanismo para liberar a Palestina es la resistencia y no hay otra alternativa que la resistencia”[39]; “Nosotros esperamos hacer nuestros misiles más avanzados con la ayuda del conocimiento [tecnológico] de los iraníes”[40]. Que conste: los embajadores palestinos pertenecen a la Autoridad Palestina, no a Hamas. La Autoridad Palestina es la considerada “moderada”, y con quien Israel comenzó a negociar la paz en los acuerdos de Oslo, tiempo durante el cual los palestinos no renunciaron al terrorismo y no quisieron firmar la paz cuando pudieron.
Otro caso elocuente: entrevista de Jake Tapper de CNN a la abogada “experta en derechos humanos” que fue asesora legal de la OLP y que actuó como negociadora entre israelíes y palestinos, Diana Buttu. Con decir en su currículum “experta en evadir preguntas y mentirosa profesional” hubiera bastado[41]:

Tapper: ¿Por qué Hamas ha estado lanzando cohetes contra centros poblados israelíes? ¿Existen algunos otros palestinos tratando de detenerlos?
Buttu: (…) Es importante que organicemos la secuencia de eventos. Ha habido un castigo colectivo[42] impuesto en Cisjordania desde que los tres israelíes desaparecieron[43] y desde entonces los israelíes han bloqueado la franja de Gaza y luego la han bombardeado, así que esto no viene de la nada. Ahora para poder pararlos, ha habido intentos del presidente para lograr un cese del fuego y de llamar a las Naciones Unidas para lograrlo, pero el Primer Ministro Biniamin Netanyahu ha dejado absolutamente en claro que no quiere un cese del fuego, así que viendo esta secuencia de eventos me temo que veremos empeorar las cosas en el largo plazo.
Tapper: (…) Volvamos a mi pregunta (…)
Buttu: (…) ha habido intentos de parar todo esto, pero el hecho es que los israelíes han indicado que no están interesados ahora en alcanzar un cese del fuego (…). Esto no es una pregunta de gente juntándose para parar esto, porque los israelíes han indicado claramente que no quieren que esto pare.
Tapper: Israel dice que Hamas ha lanzado cohetes cada mes por los últimos 10 años y que desde que Israel salió de Gaza en 2005, 8000 cohetes han sido disparados desde Gaza hacia Israel.
Buttu: Eso es incorrecto, y ha habido ceses del fuego en el pasado, y cada uno ha sido violado por Israel, no por Hamas. En términos de números [por los cohetes lanzados], estos suenan devastadores. En términos de los afectados [en referencia a las víctimas], en realidad no. Estamos hablando de cohetes muy primitivos comparados con los F-16 y F-18 que Israel está usando contra los palestinos. Esta no es una guerra pareja. Es una atrocidad unilateral, y esa es la razón por la que creo que es importante para nosotros poner a los civiles en el centro de esto[44] y tratar de asegurarnos que estén protegidos[45] (…).
Tapper: Oficiales del gobierno israelí dicen que tratan desesperadamente de evitar bajas civiles. Y ha habido reportes del vocero de Hamas, en realidad tenemos su video en la televisión palestina, urgiendo al pueblo a servir de escudos humanos quedándose en sus casas incluso si las FDI advierten a las personas dentro de esas casas, porque son casas de oficiales de Hamas, y van a ser destruidas. Hamas les está diciendo que se queden. ¿Encuentras esto del todo reprensible? ¿Usar mujeres y niños como escudos humanos para proteger las casas?
Buttu: No he visto el video, pero si ese fuera el caso, sería reprensible[46]. Creo que el panorama general es que este no es el caso. Lo que hemos visto en los últimos días es más de 80 palestinos muertos entre la población de la franja de Gaza, 43% que son menores de 14 años, y la mitad de los que han sido asesinados son mujeres y niños. La idea de que los palestinos emplean niños como escudos humanos es racista y reprensible. Y la idea de que los israelíes de algún modo están sesgando esto y que nosotros debemos creerles, es también racista.
Tapper: Diana, no es racista que nosotros tenemos el video del vocero de Hamas en televisión diciéndole a la gente que se quede en sus casas, y que es una manera efectiva para asegurar la luchar contra los israelíes. Eso no es racista, son los hechos.
Buttu: No he visto la cinta, y en segundo lugar, como he indicado, si este fuera el caso eso sería repudiable. Sin embargo, no creo que la gente vaya a escuchar a alguien que le diga que permanezca adentro mientras su casa está siendo bombardeada. La gente no quiere morir[47], y el hecho de que los israelíes estén lanzando bombas sobre ellos no hace que deseen más morir. Es un simple hecho el que los israelíes están lanzando bombas de una magnitud que nunca vimos antes, contra población civil infantil y honesta.
Tapper: (…) No puedo creer que diga que la gente no quiere morir, cuando hay una cultura del martirio de la que escuchamos todo el tiempo. Una de las grandes diferencias entre el terrible incidente asesinato de Muhammad Kadeer[48] y el asesinato de los tres israelíes es que quien mató a los tres israelíes, es posible que nombrarán calles en su honor, y recibirá dinero de Hamas o de grupos externos, por matar israelíes; mientras que el gobierno israelí condenó el asesinato de Kadeer.
Buttu: Creo que te equivocas. Si miramos dentro de Israel hay más de 42 ciudades que tienen calles con el nombre de personas que han matado abiertamente palestinos y que están orgullosos por haber matado palestinos. No hay cultura de martirio. Esta es una situación donde palestinos están siendo asesinados por israelíes. (…) la constante referencia a la cultura del martirio es ofensiva (…).

Es palpable el desorden que realiza. Evade las preguntas y dice “esto no viene de la nada” en un intento de justificar a Hamas por las supuestas acciones israelíes, pero en rigor de verdad, Hamas viene lanzando misiles desde mucho antes. Por otra parte, fue Hamas quien violó todos y cada uno de los ceses de fuego que fueron quebrantados con ataques contra Israel. El Estado Judío les dio más de una oportunidad para parar, y no pararon. Hamas quería que la guerra continuase. Luego Buttu minimiza el daño que Hamas ha causado a población civil israelí (y también hay que decir que cada soldado israelí que Hamas ha asesinado, es en términos morales una muerte inocente que hay que imputarle, porque los soldados israelíes son el bando bueno que se defiende). Habla de guerra despareja como si eso fuera un argumento para apoyar a la parte más débil en lo militar; anti-israelíes emplean el argumento, como ya se sabe, para manchar a Israel por ser mejor y apoyar a Hamas por ser peor, sin importar si la banda terrorista es la agresora que inició la contienda, o sin reparar en la causa por la que lucha, que es destruir a Israel. La abogada actúa como si no conociera la estrategia de Hamas de emplear escudos humanos. Da porcentajes de muertos y edades; sin referirse al alto porcentaje de muertos combatientes, sin admitir que estos combatientes son terroristas, y sin reconocer que incluso niños muertos mueren por culpa de Hamas, porque los emplea como escudos o porque los entrena para que efectúen terrorismo en sus campamentos. ¿Acaso un niño armado y empleado para hacer terrorismo no debe ser blanco en el fragor de la batalla, y los soldados deben arriesgarse a morir para salvarlo, por el simple hecho de que es un niño? Para colmo, la malintencionada abogada intenta hacer pasar una acusación seria y documentada por un ataque racista, cuando en rigor, la práctica de los escudos humanos esta explícitamente admitida e incorporada en la cultura palestina, y es admitida por los propios voceros de Hamas. ¿Acusar por racismo y sugerir que miente quien señala un hecho, cuando es el propio Hamas el que lo admite? Buttu miente también sobre que Israel glorifica al terrorismo, y procede a calumniar a los héroes judíos del pasado que batallaron para la creación y el mantenimiento del Estado, que mataron enemigos porque debieron hacerlo en combate, y se sintieron orgullosos de defender a su patria y a su gente; intenta hacernos creer que mataron palestinos por ser palestinos y que el motivo de su orgullo era la nacionalidad palestina de las víctimas. Una mentira y una manipulación conceptual degradantes. Es más, miembros de grupos de auto-defensa previos a la creación del Estado de Israel, e integrantes de Tzahal una vez creado, ni siquiera combatían contra “palestinos” hasta 1967 puesto que no existía el pueblo palestino; combatían contra árabes terroristas. Por último, negar la cultura del martirio es colaborar con su proliferación. Buttu aporta su cuota moral para que Hamas siga cometiendo atrocidades y civiles palestinos mueran; Buttu, además de ser una judeófoba despreciable, es una simpatizante de la muerte de civiles palestinos por ser empleados como carne de cañón.
En fin, que se entienda la realidad. Que la entiendan quienes quieran saber de lo que hablan; sino, que varios sigan hablando sin saber. Será su problema y el problema de su honor. Llamativo: muchos que desde Argentina le exigen a Israel hacer la paz con moderados, haciendo de Israel el foco del problema, no son capaces de lograr que haya, en su medida, paz o reconciliación entre los políticos argentinos de oposición, y unirlos en lo posible para enfrentar al kirchnerismo. Exigen a Israel que de la nada levante una entidad política palestina moderada y significativa para negociar la paz y el establecimiento de un Estado (poquita cosa, ¿no?), mientras que aquí en Argentina no son capaces ni de armar una coalición transitoria de cara a las elecciones, y lo mejor que logran es hacer un desayuno de trabajo invitando a algún que otro candidato a decir generalidades y vaguedades dentro de las puertas de sus ateneos y fundaciones.
Es claro: los mal llamados “moderados” palestinos buscan la aniquilación de Israel. Los moderados palestinos de verdad, aquellos individuos que acepten a Israel como Estado Judío, en el número que sean, no tienen representación política significativa como para negociar con Israel. No existen en el plano político principal. Y no es arriesgado decir, que ni siquiera existen en número significativo en el plano meramente social. En mi caso personal, nunca me crucé en Israel con un palestino o árabe israelí que reconociera el derecho de Israel a existir como Estado Judío.

Conclusión
Nuevamente, Israel se defiende. Israel es el bueno. Israel tiene razón. Israel actúa del lado de la Justicia.
No todas las muertes de los palestinos, victimizados a más no poder por la propaganda izquierdista, a la cual se prenden nacionalistas judeofóbicos de derecha, son lamentables. La muerte de terroristas y colaboradores que se arman para combatir a su lado, no son lamentables.
Hamas es el único responsable por las muertes de palestinos civiles. Hamas agrede. Hamas es malo. Hamas no tiene razón. Hamas actúa del lado de la injusticia.
Cualquier salida pacífica seria de largo plazo que se prevea debe ir acompañada por la erradicación de Hamas.
Nadie niega que pueda existir un diálogo fructífero con quien esté dispuesto a aceptar a Israel como Estado Judío y hacer la paz. Habrá que ver quiénes están dispuestos, y cómo se mueven para conseguirlo. Por ahora, no aparecen en el mapa.

[1] IDF preparing for escalation against Hamas, senior army source says –  Yaakov Lappin
http://www.jpost.com/Defense/IDF-preparing-for-escalation-against-Hamas-senior-IDF-source-says-361792

[2] Gabriel Ben-Tasgal: “Es pensen que el conflicte és per terres. Però el conflicte és religiós”
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/gabriel-ben-tasgal-es-pensen-que-el-conflicte-es-per-terres-pero-el-conflicte-es-religios/

[3] Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza
http://tn.com.ar/internacional/ofensiva-militar-de-israel-con-decenas-de-bombardeos-en-la-franja-de-gaza_513572

[4] El embajador israelí en EE.UU. ataca a la CNN por su informe (UNWRA)

http://www.youtube.com/watch?v=FywO2J0AEnA&feature=share

[5] Las demandas eran irracionales, y hechas a sabiendas de que no serían satisfechas. Típico ejemplo de alguien que pide algo que sabe que es de imposible cumplimiento y que la otra parte nunca accederá. Básicamente, son demandas no para poner un fin al conflicto, sino para perpetuarlo.

[6] Morsi era favorable a la Hermandad Musulmana, de donde proviene Hamas.

[7] #4349 – Egyptian TV Host Osama Mounir to Hamas Leaders: Dream on! You Belong in a Mental Asylum
http://www.memritv.org/clip/en/4349.htm

[8] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[9] En referencia a los túneles hacia Egipto.

[10] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[11] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[12] Premio innoble de la paz – Gustavo D. Perednik
http://www.nodulo.org/ec/2012/n120p05.htm

[13] Por ejemplo: terroristas y civiles. Muertos en combate y muertos por daño colateral sin ser deliberadamente abatidos.

[14] Que se diga que merecen morir no significa que Israel vaya a matarlos o deba hacerlo sí o sí. Por eso se habla de merecimiento, en el sentido de que si terminan muertos, es porque se lo buscaron, porque hicieron “méritos” para terminar así. Significa que no debería haber reparos si su muerte “no les mueve un pelo” en lo sentimental a los defensores de Israel.
Si votaste por Hamas, lo apoyaste, y después te usaron de escudo humano, contribuiste para terminar como terminaste.

[15] Chequear: La exposición de la destrucción – Ezequiel Eiben
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2011/09/la-exposicion-de-la-destruccion.html

[16] Ver para mayor información: Los palestinos lo planearon con anticipación – Ezequiel Eiben

http://diariojudio.com/opinion/los-palestinos-lo-planearon-con-anticipacion/13351/

[17] Nuevas señales de sintonía entre la Argentina e Irán – Mariano Obarrio
http://www.lanacion.com.ar/1512045-nuevas-senales-de-sintonia-entre-la-argentina-e-iran

[18] Atentado terrorista contra la mutual judía situada en Buenos Aires por el cual funcionarios iraníes tienen pedido de captura internacional y están señalados como responsables del hecho

[19] Leer: Preguntas a Pichetto – Ezequiel Eiben
http://diariojudio.com/opinion/preguntas-a-pichetto/45312/

[20]https://www.facebook.com/CSWLA/photos/a.310889052278661.84214.277465785620988/792485730785655/?type=1

[21] Argentina condena la violencia en la Franja de Gaza e Israel
https://www.mrecic.gov.ar/argentina-condena-la-violencia-en-la-franja-de-gaza-e-israel

[22] Cabre preguntarles a los judíos kirchneristas, qué están esperando para abandonar a esos delincuentes. Si no lo hacen por la República, en vía de extinción bajo la tiranía oficialista, por lo menos podrían hacerlo por su identidad judía.

[23] Entre los liberales argentinos, uno de los que mejor entendió e interpretó la guerra que pelea Israel por su supervivencia y en nombre de los valores de la libertad. Lamentablemente, no todos los liberales lo vieron así, y varios calumniaron a Israel con los mismos artilugios que emplea la extrema izquierda, exhibiendo elocuentemente la ceguera y la obsesión que pueden afectar a los críticos cuando del Estado Judío se trata.

[24] https://www.facebook.com/pedro.benegas.94/posts/831202890237694

[25] En este punto puede darse con frecuencia que tilden de fanático al interlocutor y le espeten que sus propios comentarios son los que hacen que alimentan la verdadera judeofobia. Pero frente a esto, hay que tener en cuenta que la judeofobia ya existe desde hace milenios; no hace falta alimentarla para que esté. Y si los judíos nos tenemos que dejar de defender porque alguno puede sentirse ofendido, y porque se puede disparar la judeofobia latente a la espera de caldo de cultivo, ya estamos muertos de entrada.

[26] Aquí no cabe dar un paso atrás. El día que tenga que pedir perdón por advertir judeofobia y doble estándar en argumentos de una persona contra Israel, será un día nefasto. Afortunadamente para mí y el resto de los defensores de Israel, y desgraciadamente para los anti-israelíes, ese día no es hoy.
Es más,  hay que saber que sus reacciones pueden deberse al hecho de encontrarse sorprendidos; están acostumbrados a hablar sin saber de Israel, sin entender del tema, o agredir en forma gratuita, y de repente y al fin alguien se les planta y les contesta. No pueden creer que ya no sigan desparramando habladurías con impunidad moral.

[27] Es más fácil para la consciencia de la persona que no quiere admitir lo que sus posiciones implican, acusar falsamente de incapaz de debatir o de ser falaz al sujeto contrario, en vez de admitirse a sí misma su deshonestidad intelectual. Por ejemplo, en lo que vimos respecto del modo de presentar los hechos para que se adecuen al políticamente correcto “que desastre” que viene a continuación de la exposición.

[28]https://www.facebook.com/idfonline/photos/a.250335824989295.62131.125249070831305/806952325994306/?type=1

[29] Con Israel y por el triunfo – Ezequiel Eiben
https://elrejunteil.wordpress.com/2012/11/18/con-israel-y-por-el-triunfo/

[30] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[31] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[32] La operación contra Hamas evita un genocidio en Israel
http://unitedwithisrael.org/es/la-operacion-contra-hamas-evita-un-genocidio-en-israel/

[33] Hamás mató a 160 niños palestinos para construir sus túneles de terror http://www.unidosxisrael.org/hamas-mato-a-160-ninos-palestinos-para-construir-sus-tuneles-de-terror/#sthash.mYN8iL3J.dpuf

[34] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[35]https://www.facebook.com/IDFspanish/photos/a.529236180436829.141839.527237257303388/912610058766104/?type=1&theater

[36] Embajador palestino en Irán: “La aniquilación de Israel ya comenzó”
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/59680/

[37] Como se desprende de la declaración, quieren una victoria total sobre Israel para que este deje de existir. No una mera guerra para que después haya armisticio y paz con el Estado Judío.

[38] Mentira típica de que el nacimiento de Israel se debe a Estados Unidos; y teoría conspirativa falsa de que Israel planea mediante sus sucesivos gobiernos expandirse hacia tierra que actualmente controlan musulmanes. Se recurre a la idea de las proporciones del Israel bíblico para victimizarse.
Más allá de palabras equivocadas en bocas sucias, en términos de soberanía política, como se maneja el concepto hoy en día, Israel debiera tener más tierras que las que actualmente posee. Las circunstancias y voluntades políticas llevaron a otra cosa.

[39] Resistencia y lucha armada son dos eufemismos comunes que emplean los palestinos para referirse a terrorismo contra israelíes.

[40] Hamas recibió de parte de Irán para combatir a Israel, misiles Fajr-5 y drones Ababil.

[41] CNN: Jake Tapper desarma a la entrevistada palestina con la verdad
http://www.youtube.com/watch?v=CObZbS-8oDc

[42] Mentira típica difundida por los difamadores de Israel, que consiste en hacer pasar medidas preventivas y de seguridad que adopta Israel para evitar actos de terrorismo, por una especie de encarnizadas determinaciones con el propósito de someter al grueso de la población palestina. Los difamadores cambian el foco (en vez de terrorismo, castigo colectivo) y la intención (en vez de defensa, perjudicar a todos los palestinos).

[43] En referencia a los chicos secuestrados y asesinados por islamistas palestinos.

[44] Ella defiende a Hamas y lo que Hamas hace. Hamas se toma a pecho su recomendación de poner a los civiles en el centro de esto, y por eso usa civiles como escudos humanos, dispara desde zonas residenciales llenas de civiles hacia zonas civiles, y se camufla entre civiles. Sin duda, estos personajes palestinos quieren civiles en el centro.

[45] Hipócrita. Defender a Hamas y proteger civiles es mutuamente excluyente.

[46] Es el caso. Solo que pretende ocultarlo para no tener que admitirlo. Al parecer, piensa que no quedaría bien ante ojos occidentales decir en televisión que en el fondo, ella no condena la utilización de escudos humanos.

[47] Mentira. Muchos quieren morir, para hacer realidad la doctrina del “martirio”. La muerte como mártires de Allah los lleva a un paraíso con 72 vírgenes.

[48] Jóven árabe asesinado luego de conocerse la noticia de los tres jóvenes israelíes asesinados. La policía israelí detuvo seis judíos sospechosos. Tres confesaron haber participado en el asesinato. Se los acusó de haber cometido un crimen con motivo nacionalista. La enorme mayoría de la sociedad israelí reaccionó condenando el asesinato y exigiendo juzgamiento a los criminales.

Esto no terminó

Hamás y la Jihad Islámica anunciaron que renovarán sus ataques el viernes a las 8:00 hs. Israel no debe ceder al chantaje terrorista. Espero que las FDI estén preparadas para una guerra que derrocará al Hamás y terminará con esta malvada organización para siempre. ¡¡Que el Eterno de Yaakov esté con nosotros!!

Pero cuando Sambalat horonita y Tobías el siervo amonita y Guesem el árabe se enteraron de ello, se burlaron de nosotros y nos dijeron despreciativamente: “¿Qué es lo que hacéis? ¿Os rebeláis contra el rey?”. Y les contesté diciéndoles: “El Dios del cielo nos hará salir adelante. Por tanto, nosotros Sus siervos, nos levantaremos y construiremos. Pero vosotros no tenéis parte, ni derecho, ni recuerdo en Jerusalén. (Nehemías 2:19-20)

שְׁמַע יִשְׂרָאֵל יהוה אֱלֹהֵינוּ יהוה אֶחָד

Israel podía haber desaparecido en 2014. Gracias a Eyal, Naftali y Guilad, se salvó. BARUJ HASHEM

Durante doce años el Hamás estuvo construyendo una red subterránea que sería utilizada para transportar a sus tropas desde Gaza y conquistar Israel. Lo hicieron a costa de mucho dinero, tiempo, toneladas de cemento que pudo haber sido utilizado para construir escuelas, mezquitas y hospitales, además de vidas humanas (160 niños palestinos murieron solamente en la construcción de los túneles). Pero por una jugada del destino, nada salió como se esperaba y el plan les falló. En unos pocos días los túneles del terror que quedan en la frontera serán destruidos. Ahora Israel debe su existencia a tres adolescentes.

Traducción del hebreo…

Publicado por Avri Gilad
Análisis de la situación: El estado de Israel se vio frente al primer peligro de
existencia después de la guerra de independencia.
Los tres jóvenes secuestrados, con su muerte, salvaron al Estado de Israel.
Decenas de cuevas de ataque que terminan dentro de los montes del sur no
son cuevas de “terror”, son la red para la conquista terrestre de Israel.
Si no nos hubiésemos sorprendido con una respuesta fuerte al secuestro de
los jóvenes, el Hamas con la sincronización que le hubiese convenido, habría
enviado miles de terroristas por medio de esos túneles hacia la conquista de
los montes y las bases militares del sur. Muchos miles de “soldados”
disfrazados de Tzhal (soldados de Israel), matan, conquista y secuestran
mientas que el Ejército de Israel no da a tiempo para responder. En paralelo
tiran centenas de miles de misiles al centro del país y acallan el poder de
organización de un contraataque Israelí
A que esperaron?
Tal vez a un día lluvioso, o tal vez, a que el Hizbolla se recupere para
coordinar con ellos un ataque en conjunto con misiles del norte y cuevas
cavadas también desde el norte.
En Israel, con una situación como la descripta, se producirían decenas de
miles de muertes y la construcción de una defensa precaria, a nivel de
barrios y calles. Todo esto suponiendo que los árabes de Judea y Samaria y
parte de los árabes israelíes, no se unan a éste ataque de conquista.
Queda claro que ataques de respuesta de la aviación israelí no servirían de
nada cuando todos están escondidos bajo tierra riéndose todo el camino a
Jerusalem. En el mejor de los casos entrarían las fuerzas de la paz de las
naciones unidas a desmilitarizar a Israel, las armas atómicas y todo sueño
de un estado judío se hubiese deshecho por unos miles de años mas.
Nos salvamos por dos cosas que ellos no esperaban porque tampoco
nosotros las esperábamos:
No esperaban que el secuestro de los tres chicos, una al pueblo judío,
de manera lleve a una acción militar que devuelva a los terroristas liberados a
la cárcel, y prepare al país para una entrada terrestre a Gaza. Y no creyeron
que la “cúpula de hierro” funcionase.
En otras palabras, todos, tanto de la derecha como de la izquierda,
despreciamos a la retórica islamo-psicológica que llama a conquistar
Jerusalem, pasamos por alto la determinación de los psicópatas de Siria e
Irak, y no quisimos entender que ellos construyeron un sistema militar
inteligente, fuerte y en la practica perfecto y casi sin errores para aplastar al
estado de Israel.
Vimos todos como salían diez combatientes de una cueva en el sur. Que
evita que doscientos de esos salgan bajo la misma orden de una misma
cueva y de otros miles de otras cuevas? a la vez, decenas de grupos
comando entrando por el mar y misiles aterrizando en el centro del país?
La verdad es que si no hubiesen en este momento decenas de miles de
soldados en el sur, ninguna cosa hubiese evitado el próximo paso para
completar el sueño islámico para destruir la entidad sionista y marchar a
Jerusalem.
Eyal, Naftali y Guilad, con su muerte salvaron al estado de Israel, su libertad
y nuestras vidas.
Dani Gold, desarrollador de la Cúpula de Hierro, que sea bendecido con larga
vida.
Y a todos los soldados: los queremos y los abrazamos sin fin. Junten fuerza
y valentía: todo el pueblo judío, todo el mundo, y todo el mundo Islámico
sano, reza por el aplastamiento de los locos; si! también Abu Mazen.
Por el mérito de los jóvenes secuestrados los agarramos con los pantalones
bajos, en el momento y en la situación menos esperado por ellos. El Estado
se salvó y ahora es momento de que los asesinos paguen la cuenta, hasta el
último de ellos.
Una palabra mas para los civiles de Israel, ustedes cuando escuchen una
sirena de alarma, entren al refugio y sonrían. Escuchan un “bum” (de la
cúpula de hierro derribando misiles) y rían a carcajadas. Estos sonidos con
los alaridos de la frustración de los psicópatas de Gaza por el fracaso de su
plan maestro para la destrucción de Israel, que fue revelado en estos días.
Cada daño que nos ocurre en estos momentos, es como si nada comparado con lo que hubiese podido ocurrir.

 

Sobre la desproporción: No existe “conflicto en Medio Oriente”

 

funny refeeriÁrbitro cobrando la “desproporción israelí”… ¿Por qué demonios no hay más sangre judía?

En esta ocasión no me dedicaré a profundizar sobre la guerra entre Israel y Hamás, cómo ella unió a toda la sociedad israelí, ni hablaré de las múltiples tergiversaciones, mentiras, omisiones de información o campañas de propaganda que ocurren en los diversos medios de comunicación de todo el mundo empeñados en negar los hechos, rechazar un mínimo de imparcialidad y ser incapaces de entender el simple derecho a la autodefensa de un país democrático salvajemente atacado por una organización terrorista y fundamentalista. Una organización fanática que busca muertos civiles entre el enemigo y su propia población. Eso lo dejo para mis buenos colaboradores y pido disculpas porque desde que estalló todo esto no tuve tiempo de dedicarle ninguna atención por motivos personales. En este caso quiero hablar de la aberración lingüística de la mayor parte de los medios gráficos y audiovisuales de Argentina y posiblemente otros países cuando hablan del “conflicto en Medio Oriente” para referirse al conflicto que enfrenta a palestinos e israelíes por el mismo pedazo de tierra. Desconozco si el caso se repite en otros países latinoamericanos o medios angloparlantes, por eso me limitaré a los numerosos medios argentinos que cometen esta burrada. No considero necesario nombrarlos específicamente porque son la mayoría de ellos y también incluye a los medios que no tienen necesariamente una agenda antiisraelí particular, pero aún así cometen el error una y otra vez.

Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a lo que sucede en Gaza no solo constituye una ridiculez semántica, sino un insulto a la inteligencia y las víctimas de conflictos mucho más sangrientos y duraderos en esa región. Conflictos (con “s” final) en Oriente Próximo hay muchos y el conflicto palestino-israelí es uno de los menores a juzgar por su implicancia y número de víctimas. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a lo que sucede en la Franja de Gaza es desconocer que actualmente en Siria hay una guerra que en tres años y medio se cobró más de 200.000 muertos, donde varios países de la región y fuera de ella están implicados, se utilizaron armas químicas directamente contra una población civil y las consecuencias geopolíticas exceden al propio país en cuestión, ya que desató conflictos sectarios, y se cobró muchas víctimas en Líbano y otros lugares. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a Gaza es negar que hay una guerra civil en Irak donde los fundamentalistas del ISIS – más que una organización poderosa son un Estado en formación – están ganando peligrosamente cada vez más terreno. Y por cierto los muertos que se cobró el último conflicto interno en Irak superan por lejos al de los palestinos e israelíes. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a Gaza es ignorar lo que sucede en Libia donde los extremistas islámicos, el residuo de viejos partidarios de Gadaffi y el gobierno central aprenden a “dialogar” con bombas, tiroteos, atentados suicidas y secuestros. También es ser cómplice por omisión de la verdadera limpieza étnica que enfrentan los cristianos en toda esa región, donde son brutalmente perseguidos en todos y cada uno de los países árabes. También es mirar para otro lado cuando se trata de la insurgencia islamista en Egipto con su cuota de miles de muertos, el terrorismo permanente en Pakistán, la guerra todavía presente en Afganistán o el viejo conflicto de Turquía con los kurdos, por nombrar algunos. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” cuando se trata de Gaza es olvidar que hay otro conflicto que probablemente desembocará en una guerra futura y se trata de las ambiciones nucleares del régimen iraní, algo independiente de los palestinos. Pero no se trata únicamente de los otros conflictos en Medio Oriente que existen actualmente, también resulta impreciso y erróneo hablar de “conflicto en Medio Oriente” para Gaza porque excluye otros conflictos del pasado que no se relacionan con Israel, como fueron las terribles guerras civiles en Yemen (cientos de miles de muertos), la guerra de ocho años entre Irán e Irak, la Guerra del Golfo y la guerra de Irak del 2003, entre otros.

 –

Parece ridículo referirse al conflicto en Ucrania como “conflicto en Europa del Este”, aunque todos sabrían de qué país se está hablando. Después de todo, actualmente no hay otro conflicto bélico en Europa más que Ucrania. Por ende sería más ridículo hablar de un único “conflicto” en una zona plagada de ellos como Oriente Medio, más aún cuando ni siquiera es utilizado para referirse al conflicto más grave de la zona.

 –

Pienso que hay dos factores que pueden explicar esta terminología errónea. El primero es la ignorancia, que aparece luego de repetir como un loro lo que escriben los propios colegas y terminar incorporando al vocabulario una mentira desopilante. Aunque la función de los medios debería ser informar, los mismos están compuestos por periodistas que pueden ser igual de ignorantes que cualquier otra persona, más aún cuando reportan sucesos a miles de kilómetros de distancia, sin preocuparse por investigar, influenciados por falsos paradigmas y terminología incorrecta.

 –

El segundo factor es la desactualizada “teoría del dominó” donde, para referirse al conflicto palestino-israelí, se utiliza el desproporcionado término “conflicto en Medio Oriente” con una clara intencionalidad política. Hace pocos años atrás existía una falsa impresión entre muchos analistas de que la raíz o el corazón de todos los conflictos en Medio Oriente era el conflicto palestino-israelí. Por lo tanto, decían, si se resolvía este conflicto y se creaba un Estado palestino (aunque esto último no garantiza el fin de este conflicto agrego yo), entonces todos los otros conflictos de la región se resolverían y caerían como una ficha de dominó, debido a que esto es el combustible que alimenta el radicalismo islámico y todas las otras luchas. Desde que estallaron las revueltas árabes en 2011, lo único que cayó como ficha de dominó fue esta farsa y ya nadie sostiene públicamente que la resolución del conflicto palestino-israelí y/o la creación de un Estado palestino terminará con la violencia entre sunitas y chiítas en Irak o Bahrein, el conflicto entre el ejército y los Hermanos Musulmanes en Egipto, o la guerra entre los partidarios y opositores de Assad en Siria, por nombrar unos pocos. Por el simple hecho de que el conflicto palestino-israelí nunca fue el único ni el principal conflicto en esa región. De hecho, ningún otro conflicto está relacionado significativamente con Israel o los palestinos, a excepción del conflicto árabe-israelí. No obstante, parece ser tan pobre la información sobre la región que tienen los periodistas argentinos que ni siquiera se molestan en ver los sucesos internacionales que ocurren delante de sus ojos.

 –

La atención desproporcionada que algunos le prestan a los sucesos que involucran a Israel ni siquiera tiene que ver con un apoyo sincero a los palestinos. Nadie se manifestó, nadie protestó, nadie organizó flotillas, nadie movió un dedo por los palestinos que literalmente se morían de hambre en el campo de refugiados de Yarmouk en Siria, por el simple hecho de que eran asediados por Assad y acribillados por el FPLP. Israel no estaba involucrado. En otras palabras… no Jews, no news.

 –

Aunque me puede parecer terriblemente inmoral, entiendo a los musulmanes que se manifiestan contra Israel en sus países, aunque rara vez hacen algo más que cacarear. Por un extraño sentido del “honor” que ellos tienen, resulta común y aceptable ver a musulmanes matando a cientos de miles de musulmanes en un país cercano o ver musulmanes secuestrando niñas no musulmanes en Nigeria, algo que no despierta su indignación. Pero si un occidental se atreve a dibujar caricaturas de Mahoma o una docena de palestinos son abatidos en enfrentamientos con los judíos… la ira estalla. Su aparente dignidad ha sido ofendida y humillada en esta derrota. Aunque no comparto su lógica, la entiendo. Es una cuestión de identidad y orgullo, no amor a los palestinos. Un no musulmán matando a un musulmán es mucho más grave que un musulmán matando a un musulmán. Ahora bien, aquellos que no son musulmanes y viven a miles de kilómetros de distancia del área de conflicto… ¿Qué pretexto tienen? ¿Cómo puede ser que hagan la vista gorda cuando niños son gaseados en Siria, cristianos son mutilados en Irak o kurdos asesinados en Turquía, pero le prestan una desproporcionada atención cada vez que le pueden echar la culpa a Israel de algo? Creo que la respuesta es que Israel es un Estado judío y hay un antisemitismo intrínseco en muchas personas. Como dice Pat Condell, si Israel fuera cristiano o budista (por no mencionar musulmán), nadie le dedicaría una décima parte de la atención que le prestan los diarios. ¡Señor réferi, cobre la desproporción!

 –

Para hablar de “desproporción” como les gusta a los enemigos de Israel, primero habría que explicar lo ridículamente desproporcionado que es dedicarle tantas páginas de diario (en papel o digitales) para denostar a Israel cada vez que muere una docena de palestinos (no esperan a que mueran cientos para llenar tapas de diarios) cuando unos pocos kilómetros más al norte existe un país llamado Siria (¿se acuerdan?) donde en tres años de conflicto murió más gente que todos los judíos y árabes juntos que murieron en el lapso de un siglo entero como consecuencia, ya no solo del conflicto palestino-israelí, sino directamente de todo el conflicto árabe-israelí, con grandes guerras incluidas. El Consejo de Seguridad de la ONU recién intentó intervenir en Siria cuando la cifra de muertos llegó a los 100.000, con nulos resultados por supuesto. Por cierto, las bajas de los soldados israelíes y de los países árabes en las distintas guerras que los enfrentaron superan por lejos las muertes del conflicto exclusivo entre palestinos e israelíes con todos sus atentados, operaciones militares, Intifadas y mini-guerras como la actual. Aunque por supuesto el conflicto palestino-israelí está incluido en el árabe-israelí (los palestinos son árabes), en rigor sería incorrecto y anacrónico hablar del conflicto árabe-israelí para referirse a Gaza. Por el contrario, se puede hablar del conflicto palestino-israelí o, si se busca mayor precisión, del conflicto israelo-gazatí, dado que el territorio de la Ribera Occidental o Judea y Samaria no está directamente involucrado en los combates de ahora, aunque sí bastante relacionado. Recordemos que en Gaza gobierna el Hamás, que sigue con una agenda que es inversa a la del Fatah, partido laico nacionalista que controla la Autoridad Palestina en la Ribera Occidental: mientras que este partido apoya supuestamente la fórmula de “dos estados para dos pueblos”, también aceptada por Israel, y la confrontación no violenta y diplomática, Hamás se empecina en un solo estado, que sea de corte islámico radical en toda la llamada “Palestina” (comprendiendo el territorio del viejo Mandato Británico), destrucción de Israel mediante. También apoya el mantenimiento de la “lucha armada” y se opone a todo diálogo con Israel.

Muy indignante y escandaloso resulta escuchar insultos contra Israel de parte de los autodenominados “intelectuales” y propagandistas que se callaron y miraron para otro lado o incluso apoyaron a un dictador brutal, un sádico carnicero, un tirano que tortura y masacra a su propio pueblo para mantenerse en el poder unos pocos años más, gaseando niños hasta la muerte, arrojando bombas termobáricas en el medio de áreas residenciales, arrasando con barrios enteros por la sospecha de pertenecer al grupo étnico equivocado (que son la mayoría de la población siria, por cierto), tirando al azar barriles explosivos contra las casas (se parecen a los terroristas del Hamás que bombardean al azar las ciudades israelíes con sus misiles, que por supuesto no tienen un objetivo militar específico), violando mujeres, torturando salvajemente prisioneros y asesinando miles de civiles inocentes. De hecho, si este video fuera el de un niño palestino, las condenas mundiales no se harían esperar (me refiero si existiera un video auténtico, no otro montaje de Pallywood). Los comentarios antisemitas llamando al genocidio serían moneda corriente. Pero como se trata de otra víctima de Assad, a nadie le importa un bledo, nadie organiza pogromos contra musulmanes o partidarios de Assad, e incluso la izquierda canalla lo justifica o minimiza (vamos hermano Assad! Siga matando valientemente a los bebés). Nadie habla de “masacre”, “genocidio” o “barbarie” en ese caso, a excepción de los sirios que lo padecen directamente. Mejor dicho, los “pacifistas” de salón salen a protestar recién cuando una potencia extranjera amenaza con intervenir para detener esa verdadera masacre.

 –

Otra sobre desproporción, aún antes de que comenzaran los primeros enfrentamientos entre Hamás e Israel. El año pasado la Asamblea General de la ONU emitió tres veces más resoluciones contra Israel que sobre Siria, Irán, Sudán y Corea del Norte COMBINADOS. ¿Alguien puede creer seriamente que Israel, con todas sus virtudes y defectos, es más digno de atención y condena que el régimen de Assad, Irán con su ahorcamiento de homosexuales, disidentes y minorías (por no hablar de su terrorismo global en cinco continentes), Corea del Norte con sus campos de concentración, o los sudaneses con su genocidio en Darfur? ¡Todo eso junto! Ni ellos se lo creen. Menos mal que la Asamblea General solo puede emitir resoluciones no-vinculantes de carácter recomendativo. Ahora el autodenominado Consejo de “Derechos Humanos” de la ONU quiere juzgar por crímenes de guerra a los israelíes (da lo mismo que sea Olmert, Netanyahu, Rabin, Lapid, Livni o el Meretz, para ellos cualquier gobierno israelí que se ve obligado a defender a sus ciudadanos merece un trato similar a los genocidas de Ruanda). Déjenme ser claro: si una ambulancia, una escuela de la UNRWA, una casa o un hospital son utilizados para almacenar armas o transportar terroristas, automáticamente se convierten en objetivos militares legítimos, porque son utilizados para fines militares. Como tal pueden ser destruidos. No hay escudos humanos que valgan.

El Consejo de “Derechos Humanos” está totalmente desprestigiado. El escándalo era tal que tuvo que ser suspendido y rearmado por Kofi Annan en 2006, sin mejores resultados. Este consejo no tiene autoridad legal o moral alguna para juzgar a nadie (sería una aberración jurídica y una afrenta a la soberanía de las democracias). Este Consejo resulta insólito y tragicómico si tenemos en cuenta que está compuesto por los peores violadores de los derechos humanos en el mundo. Nadie puede creer honestamente que Irak, Libia, Siria, Irán, Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Bangladesh o los personajes que presiden el organismo (entre los que se encuentra la esposa del conspiranoico antisemita pro-terrorista Richard Falk) tiene alguna autoridad para juzgar a la democracia israelí. Estoy hablando de países que tienen mucho menos que un historial medianamente limpio acerca del tratamiento a sus propias poblaciones. Son dictaduras, regímenes autoritarios y violadores sistemáticos de los derechos civiles más básicos. Israel no solo debería boicotear a este jurado de bandidos (se retiró del organismo pero lamentablemente había vuelto a ingresar), sino también denegar la entrada a su territorio de aquellos representantes de este organismo anti-israelí. Los derechos humanos no deben ser una broma ni un instrumento político al servicio de las tiranías. No creo en dejar a los terroristas usar nuestro sistema de derechos humanos occidental contra nosotros demandando que sean tratados respetuosamente mientras ellos degüellan a bebés durmiendo en sus cunas y lanzan misiles con la intención de destruir un país entero sin el menor reparo ético. Y esto no empezó hace poco. Recuerden que fue en la misma ONU que se catalogó al sionismo como “racismo”, se condenó la operación de Entebbe y se denunció el tratado de paz entre Israel y Egipto.

Déjenme darles un ejemplo ilustrativo. Era una semana normal del 2013, no había guerra ni escalada del conflicto en Israel… en un fin de semana, este Consejo de “Derechos Humanos” condenó a Israel cinco veces, al tiempo que la matanza en Siria continuaba, gente inocente era asesinada a lo largo y ancho de Oriente Próximo y los derechos humanos de numerosas poblaciones eran violados sistemáticamente. En muchos de esos países la libertad de expresión era suprimida y dicho Consejo decidió enfocar su atención en Israel por haber clausurado un balcón en un barrio árabe de Jerusalén Oriental que no contaba con el permiso municipal necesario. Como pueden ver, este absurdo no empieza solamente cuando Israel se ve envuelto en una guerra que ni siquiera eligió empezar. Es algo de todos los días, con o sin guerra. Cualquier excusa les viene bien.

Assad no le pide permiso a la ONU para asesinar cientos de miles de hombres, mujeres y niños. Irán enriquece uranio a pesar de que el Consejo de Seguridad (que teóricamente emite resoluciones obligatorias) se lo prohíbe. No resulta sorprendente que nadie tome enserio a la ONU ni sus resoluciones. Recuerden que en el pasado este organismo designó a Pakistán, la Libia de Gadaffi, el Irak de Saddam Hussein, el Irán de los ayatolás o la Siria de Assad en comités para la protección de la mujer, la democracia, los derechos humanos, el desarmamiento, etc. Yo me pregunto, ya que estamos, por qué no designan a un jefe narcotraficante al frente de una compañía farmacéutica o un organismo de lucha antidroga. O por qué no llaman a un pedófilo para enseñar en un jardín de infantes o le piden a un líder de la mafia que presida un programa policial para la protección de testigos.

Imaginen si la señora Roosevelt hubiera sabido que los judíos serían vistos nuevamente como los más grandes villanos del mundo en el organismo internacional que ayudó a crear luego de los horrores de Auschwitz. Ella estaría avergonzada de encontrar que la ONU se ha convertido en una fuerza de liderazgo global detrás de una nueva cultura de “derechos humanos” que tiende a ver racismo en cualquier parte, pero antisemitismo en ningún lado (tal vez con la excepción de los cabezas rapadas, que ni siquiera son significativos dentro del antisemitismo contemporáneo).

Hablando de comparaciones desproporcionadas, me pregunto si Eleanor Roosevelt podía llegar a imaginar que una democracia hebrea sería vapuleada por defenderse de islamofascistas que matan a cualquiera que no piense como ellos, se felicitan con el saludo nazi y pretenden exterminar a todo un pueblo. Me pregunto qué diría ella al escuchar que un conflicto militar que se cobró unas mil vidas es comparado con el exterminio planificado, masivo y sistemático de una población entera (por el solo hecho de pertenecer a una minoría étnica) mediante el trabajo esclavo, el hambre, los experimentos médicos, los crematorios, las fosas masivas, las marchas de la muerte, los campos de concentración, las cámaras de gas, los millones de cuerpos apilados, las cenizas de los muertos cubriendo un continente entero, bebés estrellados contra la pared, los escuadrones de la muerte merodeando el área para disparar a miles de personas a la vez o quemarlos hasta la muerte. En otras palabras, el peor genocidio conocido por el hombre, donde dos tercios de la judería europea fue aniquilada. Otra de desproporción… incluso la Unión Soviética, el país que sufrió el mayor número de bajas en la Segunda Guerra Mundial, perdió menos de un quinto de su población total, cuando los judíos perdieron el 66%… de los nueve millones de judíos en Europa antes de la guerra, seis millones fueron exterminados. De hecho, señor pajarito loco, yo no estaba al tanto de que en la Alemania Nazi a los manifestantes les permitían acostarse y actuar como bebés llorones. Tampoco sabía que a los oponentes del Tercer Reich (incluyendo asesinos de niños) los liberaran de las cárceles con la esperanza de lograr acuerdos de paz con sus enemigos… o que las tropas de las SS utilizaban armas no letales para dispersar a los violentos en los disturbios que lanzaban piedras, bombas incendiarias y molotov contra los hogares (dudo que esto haya podido pasar de todas formas).

La ignorancia no es una excusa. Hay demasiados libros, testimonios de sobrevivientes, evidencias tangibles, historiadores y millones de inocentes que “se desvanecieron” como para desconocer lo que sucedió. Cualquiera que es capaz de comparar a las víctimas con sus asesinos está falto de decencia, corazón y alma. No resiste ningún análisis y escapa cualquier discusión política racional. La banalización del Holocausto es una de las peores formas de antisemitismo y debe ser tratada como tal, porque es más peligrosa que el negacionismo. La memoria de las víctimas de la Shoá es demasiado sagrada para ser utilizada por los enemigos de Israel para sus aberrantes propósitos espurios.

Creo que algunos confunden el deseo de los palestinos y su lujuria por la destrucción de Israel con los nazis (desde Amin al-Husseini hasta Khaled Mashal)… pero acusan a la gente equivocada. Contrariamente a lo que esgrimen, Israel no tiene ningún episodio donde asesina niños deliberadamente (y los que cometen crímenes contra árabes inocentes son encarcelados, no festejados y llamados “héroes” como en la Autoridad Palestina). Los palestinos, por el contrario, tienen una larga historia de bombardeos intencionados a escuelas y hospitales, acuchillamiento de bebés y la masacre de Maalot entre MUCHOS otros ejemplos, mientras incitan al martirio infantil, usando a sus propios hijos como tropas de primera línea. Están tan desesperados por mostrar a sus escudos humanos mutilados que cuando es necesario fabrican imágenes falsas de niños muertos, parte del montaje de Pallywood. Y la excusa de que “no son un Estado” no tiene validez jurídica o moral. Todos los bandos beligerantes, tanto estatales como no-estatales (incluyendo organizaciones terroristas) están obligados a cumplir ciertas leyes de guerra. Pero históricamente los árabes utilizaron la Convención de Ginebra como papel higiénico, por eso tiran piedras contra automóviles civiles (causando muertos y heridos), apuñalan y disparan contra civiles, incluyendo mujeres, ancianos, niños y bebés, comen los órganos de prisioneros indefensos, perpetran atentados suicidas en discotecas, disparan misiles contra jardines de infantes y – cuando los israelíes se defienden y responden – se dirigen a la ONU con la nariz sangrando para pedir a Israel que muestre contención. Pero claro, ellos no pueden ser criticados nunca, ni siquiera después de rechazar cinco treguas distintas. Lanzaron más de 2.500 misiles en menos de un mes. Si no matan suficientes civiles, es porque no pueden, no porque no quieren. Es porque tienen delante un ejército que se sacrifica por su población, en vez de sacrificar a su población por ellos como hace el Hamás.

 –

Por 23 días, Hamás disparó más de 2.500 misiles contra las ciudades israelíes, incluyendo Tel Aviv y su área metropolitana. Además de enviar drones y terroristas a los túneles para infiltrarse en territorio israelí. Casi todos sus intentos han sido frustrados, entre otras cosas porque afortunadamente Israel posee un desarrollo tecnológico impresionante y único que salió a la luz hace poco tiempo. A los refugios, se suma la Cúpula de Hierro, el sistema antimisiles que salva incontables vidas y le permite a la población israelí vivir con cierta normalidad. Pero me gustaría ver cómo reacciona algún otro líder mundial cuando una organización terrorista tiene la costumbre de disparar misiles cotidianamente contra la principal metrópoli de su país. ¿Qué haría el presidente Putin si los chechenos lanzaran 2.500 misiles contra Moscú? ¿Qué haría Erdogan si los kurdos hicieran lo propio con Estambul? Me parece que incluso el presidente Obama lanzaría una operación militar gigantesca si al-Qaeda disparara miles de misiles contra la ciudad de Nueva York.

 –

Claramente el mundo no pierde la paciencia por la ocupación turca del norte de Chipre, los crímenes chinos en el Tíbet, la ocupación rusa de Abjazia y Chechenia, la ocupación colonial española en Marruecos, Ceuta, Melilla o la falta de independencia de Cataluña, la ocupación francesa de Nueva Caledonia, Martinica, Guadalupe y Miquelón, la ocupación iraní de las islas de Abu Musa, Tumb Mayor y Menor, la opresión en Corea del Norte, la falta de independencia del Kurdistán (35 millones de personas) o el hecho de que desde hace más de cincuenta años los cubanos no pueden elegir a su propio gobierno en elecciones libres (aunque los comunistas realicen malabares conceptuales para explicar que existe “democracia” en un sistema de partido único, o aunque pongan como excusa la amenaza externa del “bloqueo” norteamericano, aunque nunca utilizan la misma comprensión de la amenaza externa cuando se trata de Israel, ahí sí que no perdonan ni una). Y antes de que me olvide, Israel lucha para defender a su propia población de los misiles que lanzan desde un territorio evacuado hace nueve años – no valen las excusas de “tiran misiles porque hay asentamientos” – no lucha para mantener una ocupación colonial a miles de kilómetros de distancia de su territorio como hacen los “civilizados” de la pérfida Albión en Malvinas, Gibraltar y el norte de Irlanda. La así llamada “comunidad internacional” tampoco pierde la paciencia por todos los numerosos y sangrientos conflictos (con “s” final) en Oriente Próximo que mencioné anteriormente. Mientras los países árabes arden por conflictos sectarios, la ONU está más preocupada por SodaStream.

¿Con qué derecho ellos juzgan a un país diminuto – bastante más civilizado y compasivo que sus vecinos – cuya existencia y población se ven amenazadas constantemente, al borde del secuestro, la muerte y la extinción? Más aún cuando fueron esas mismas naciones quienes persiguieron a ese pueblo cuando era minoría en sus países, sometiéndolo durante incontables siglos a expulsiones, pogromos, inquisiciones, masacres, discriminación, leyes de segregación y genocidios, a pesar de no representar amenaza demográfica o militar alguna. Lo hicieron simplemente por odio, y ahora se escudan en una supuesta (falsa) rectitud para condenarlo por defenderse. ¿Se puede ser más cínico? El pueblo de Israel es un cordero rodeado por setenta lobos. Su misma supervivencia es un milagro, más aún sus victorias, independencia y prosperidad. ¿Quieren proporción? Denle a Israel 22 países árabes y 2.000 años de tranquilidad, como mínimo.

Les puedo asegurar que la inmensa mayoría de los críticos extranjeros de esta operación no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes del peor genocidio de la historia, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto… ¿Qué derecho tiene esa gente a pedir explicaciones? ¿Qué derecho tiene esa gente – sentados en sus cómodos sillones con aire acondicionado a miles de kilómetros de distancia con sus palabras baratas de corrección política y pacifismo engañoso – como para juzgar a los israelíes? Ni siquiera están debidamente informados. Los de afuera son de palo.

Sí, estoy hablando de los europeos. Lo que digan los bananeros hostiles fuera de ese continente me tiene sin cuidado. Su hipocresía es demasiado obvia. Son más irrelevantes que un ladrido a la luna. No tienen ninguna influencia real. Hay que tomarlos con humor (como dijo Ygal Palmor: “si te ganan 7 a 1 en un partido de fútbol en tu propia casa se puede hablar de desproporción, pero la realidad de una guerra no funciona así”). Pero que Europa siga chillando contra Israel causa mucha indignación. Me refiero a la sociedad civil de ese continente, que en un 50% alberga sentimientos profundamente antisemitas (hablando de “desproporción”), mientras los musulmanes matan judíos en Toulouse, Burgas y Bruselas. Siguiendo con la “desproporción”, en Francia menos del 1% de la población (los judíos, qué casualidad) sufren el 40% de los ataques racistas que se llevan a cabo en un año en todo el país (todo el resto de los grupos étnicos, raciales, religiosos y nacionales en el país galo, es decir, el 99%, sufre el 60% restante). ¡Vaya si es desproporcionado! También me refiero a los gobiernos europeos que no tienen problema en importar bienes producidos en prisiones chinas o talleres de trabajo esclavo en Bangladesh, apoyar económicamente las actividades en territorio ocupado del Sahara Occidental o comprar petróleo de regímenes islamistas represivos… Pero judíos construyendo un techo en Jerusalén realmente ofende su sentimiento de “moralidad”, suponiendo que lo tengan.

 –

Parafraseando a una líder israelí, al antisemitismo no se le discute, se lo combate. Pero para eso primero hay que desenmascararlo y denunciarlo. Espero que mi artículo ayude a este propósito, aunque sea un poco.

 –

Israel es un país del tamaño de Tucumán con una pequeña población, sin petróleo o recursos naturales, sin embargo es una nación próspera, creada por campesinos, sobrevivientes del Holocausto y refugiados judíos de los países árabes. Israel es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. No tuvo un día de paz, sus enemigos fracasaron una y otra vez en los últimos 66 años. Disturbios violentos, masacres, guerras, terrorismo, emboscadas, guerrillas, ejércitos convencionales mucho más numerosos, Intifadas, atentados suicidas, misiles, propaganda, ofensiva diplomática, boicot económico, ataques cibernéticos y ahora posibles armas nucleares… nada de ello les ha rendido frutos a los enemigos de Yaakov, ni lo hará. Confío en que Israel podrá vencer esto también. Pues aquellos que intentaron exterminar a este pueblo en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, Tercer Reich, Unión Soviética o Saddam Hussein – hoy no existen más. El mismo destino le espera al Hamás y la Jihad Islámica. Ellos desaparecieron de la historia, el pueblo de Israel la está haciendo. El pueblo de Israel vive y existe.

 –

Por mi parte, espero que Israel siga actuando “desproporcionadamente” hasta destruir todos los túneles de Gaza que reptan debajo de territorio israelí, cuyo propósito no es otro más que asesinar y secuestrar israelíes. Que la “desproporción” israelí sea directamente proporcional a la desproporción de los medios de comunicación en la atención y la insensibilidad que tienen injustamente con Israel Que el país se mantenga unido y las fuerzas armadas no se detengan hasta obtener la victoria, esperemos que eso traiga aparejado la caída definitiva del régimen de Hamás de una vez por todas y para siempre, como preludio para la derrota final de todos los enemigos de Israel. Beezrat Hashem

 –

(este video fue publicado durante la Operación Pilar Defensivo hace dos años, pero hoy tiene tanta relevancia como en ese entonces, el ciclo se repite)

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando
Ezequiel Eiben
19/6/2014

Tres estudiantes judíos fueron secuestrados en Judea y Samaria el jueves 12/6 a la noche mientras regresaban a sus casas. Las Fuerzas de Defensa de Israel atribuyeron el proceder criminal y confirmaron la responsabilidad de la organización terrorista palestina de Gaza Hamas[1]. Naftali Frenkel tiene 16 años y es ciudadano americano; Gilad Shaar tiene 16 años y es israelí; Eyal Yifrach tiene 19 años y es israelí[2]. Los tres son víctimas del fanatismo terrorista que se incuba en amplísimos y mayoritarios sectores de la sociedad palestina. Como explica Roni Kaplan, Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel para la prensa hispanoparlante:

“Es menester tener en cuenta que el secuestro no es meramente una motivación coyuntural para los terroristas, sino más bien una cultura operacional, la “cultura del secuestro”. Desde principios de 2013, Hamas y otros grupos terroristas palestinos han procurado realizar 64 secuestros a Israelíes por el mero hecho de ser israelíes. Lamentablemente, esta vez lo lograron (…)”[3].

De hecho muchos palestinos mostraron su apoyo a los secuestros, tanto en las calles como por las redes sociales. Repartieron caramelos, postearon fotos y eslóganes con bromas (por ejemplo, haciendo referencia a tres nuevos Guilad Shalit, en alusión al soldado israelí anteriormente secuestrado por Hamas). Dirigentes de Hamas y Jihad Islámica llamaron a cometer más secuestros[4].

Horas antes del secuestro, e incluso con posterioridad, las Fuerzas de Defensa de Israel informaban que terroristas islamistas disparaban desde Gaza contra Israel. El 11/6 a la mañana se reportó que cohetes fueron lanzados contra el Consejo Regional de Eshkol (ubicado en el noroeste del Negev) poniendo en peligro la vida de cientos de civiles israelíes, niños incluidos[5]. El 14/6 a las 9:21 un cohete cayó en el Sdot Negev Regional Council, comunidad al sur de Israel. El mismo día a las 19:15 tres cohetes fueron disparados, de los cuales tres impactaron contra el Hof Regional Council. La Fuerza Aérea de Israel respondió sendos ataques[6].

Días antes, se anunció con reverencia el final del mandato como Presidente de Israel de Shimon Peres, quien está cumpliendo los últimos días al frente de su cargo[7].

Días antes, domingo 8/6, se juntaron en el Vaticano a rezar por la paz Shimon Peres como Presidente israelí, el presidente palestino de Fatah Mahmoud Abbas, y el Papa Francisco. La invitación, por supuesto, partió de este último. Hubo un acto con oraciones en los jardines del Vaticano, plantaron un olivo simbólico, y después mantuvieron una reunión privada. Durante la ceremonia, Francisco dijo, entre otras expresiones: “Espero que este encuentro sea el comienzo de un camino nuevo en busca de lo que une, para superar lo que divide”; puntualizó que se deben “derribar los muros de enemistad y tomar el camino del diálogo”; y destacó sobre Peres y Abbas: “Su presencia, Señores Presidentes, es un gran signo de fraternidad, que hacen como hijos de Abraham”[8].

Días antes, en mayo, estando en Bethlehem durante su visita por Medio Oriente, el Sumo Pontífice del catolicismo les había hecho la invitación a los presidentes de manera sorpresiva. “Aquí, en el lugar de nacimiento del Príncipe de la Paz, deseo invitarlos a unirse conmigo en cordial oración a Dios por el don de la paz. Ofrezco mi hogar en el Vaticano para este encuentro de oración” manifestó Francisco. Los aludidos aceptaron inmediatamente[9]. Luego, Peres debía obtener aprobación del gobierno israelí para asistir al Vaticano, la que finalmente fue concedida[10].

Días antes, en mayo, Fatah y Hamas comunicaron que habían llegado a un acuerdo para  nombrar a los ministros que serían parte del buscado nuevo gobierno palestino de unidad nacional. El referente de Hamas Musa Abu Marzouk anunció que el acuerdo se había alcanzado en una reunión entre las dos facciones en Gaza[11].

Conclusión:

Tres hipócritas en el Vaticano rezando “para la foto” por la paz, mientras los israelíes (y judíos procedentes de otras latitudes) son asesinados y secuestrados por el terrorismo islamista palestino que no quiere paz.

El presidente israelí queriendo quedar bien ante la cámara antes de terminar el mandato. Es verdad que el gobierno le dio luz verde para ir a la ceremonia; pero también es verdad que aceptó por propia voluntad la invitación y hubiera ido igual en el caso que no hiciera falta autorización. Shimon Peres se ha caracterizado por hablar de la paz con los palestinos aun cuando parece imposible y la realidad demuestra la falta de voluntad de la Autoridad Palestina, y por invitar a Abbas a sumarse a la visión de paz inclusive ante visibles y notorias manifestaciones de rechazo de este último.

El presidente palestino ganando audiencia occidental, lo que le sirve para ocultar a conveniencia su (conocido para ojos que quieran ver) plan de destruir a Israel. Mahmoud Abbas estuvo al lado de Yasser Arafat, y al igual que este lo hacía, ha analizado variables para destruir a Israel: bélicas, terroristas, políticas, diplomáticas, demográficas.

El Papa mostrándose apaciguador y pacificador junto a una figura como la de Abbas, a sabiendas de lo que representó y representa, de lo que hizo y lo que hace. Francisco no puede no saber que Abbas no comparte su visión cristiana occidental de paz para Medio Oriente, ni una visión universalista de armonía. Vale decir también que en el caso del Papa hay una cierta dosis de ingenuidad acompañada por ignorancia: no entiende del todo la guerra contra Israel, y piensa que una jornada de rezos junto al fotogénico Peres y al asesino Abbas va a conducir o ayudar a la solución entre las partes. En verdad, una amenaza real que tiene Israel en el islamismo terrorista no cesará por el simbolismo de la ceremonia. Sobre todo cuando ciertos participantes no creen en su contenido.

Ante un nuevo episodio vendible a las cámaras y a la vez falto de contenido resolutivo real y efectivo, expreso que estoy harto de la hipocresía de la izquierda israelí y de la corrección política de los que pretenden ayudar.
La izquierda israelí (y lo que ha sido también parte del centro del mapa político en el país hebreo) fue al Vaticano a llevarse los laureles de la imagen linda y simbólica pero vacía de significado verdadero en cuanto a solución para Israel. Por supuesto, mientras la izquierda hace su juego redentor, humanista y de “buenas intenciones”, la derecha israelí con el Primer Ministro Biniamin Netanyahu a la cabeza es la que verdaderamente actúa (en mayor medida, y no en todo lo que yo quisiera) en favor del país como tal, ordenando defenderse del terrorismo y solicitando fervientemente no reconocer a la unión Hamas-Fatah. En medio del clima hostil hacia Israel de arreglo entre Fatah y Hamas, y con los chicos ya secuestrados, Netanyahu no fue a sacarse fotos de paz con Abbas. Por el contrario, expresó: “He ordenado (…) que se pida a la Autoridad Palestina, de cuyo territorio provenían los secuestradores, que haga todo lo necesario para ayudar a los rehenes volver a casa sanos y salvos”; “Es la responsabilidad de la Autoridad Palestina”[12]. Izquierda demagoga por un lado; y derecha haciendo lo que hay que hacer aunque no suene bien a los europeos, socialdemócratas estadounidenses (y afines republicanos) y demás adalides del progresismo por otro lado; es otra vez el cuadro de la política israelí.

Hay que citar también lo informado por Roni Kaplan:

Para conseguir sus objetivos operacionales, las Fuerzas de Defensa de Israel ha trabajado en coordinación con los aparatos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina. Esperamos que esta cooperación se profundice y traiga resultados concretos sobre el terreno. No es una cooperación propiamente dicha, sino más bien una coordinación basada en intereses comunes[13].

Ahora bien, esta coordinación acordada entre Israel y la Autoridad Palestina con objetivos operacionales de incidencia real, dista de ser una acción semejante a la ceremonia simbólica hipócrita en el Vaticano con el rezo por la paz junto a quien se sabe que no la busca.

Y los que pretenden ayudar… primero entiendan la guerra contra Israel para poder hacerlo de modo correcto. Luego, ayuden con armas a liquidar a Hamas y con diplomáticos a aislar a Fatah (lamentablemente este último ya cuenta con un grado de aceptación suficiente como para descartar que pueda realizarse una acción más contundente); o bien manténganse al margen y dejen de invitar a rezar a nuestros enemigos islamistas terroristas, porque con semejante conducta contribuyen a desvirtuar su verdadero rostro asesino y los dejan ante la prensa y el público como personas pacíficas en busca de una solución con Israel, cuando su única solución es sin Israel.

 

[1] https://www.facebook.com/idfonline/posts/791572407532298

[2] https://www.facebook.com/StandWithUs/posts/10152184971667689

[3] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/

[4] Palestinians Praise Kidnapping of 3 Israeli Teenagers
http://www.idfblog.com/2014/06/15/palestinians-praise-kidnapping-3-israeli-teenagers/

[5] https://www.facebook.com/idfonline/posts/786438111379061

[6] Gaza Terrorists Fire 4 Rockets, IDF Responds
http://www.idfblog.com/2014/06/14/response-rocket-fire-idf-targets-gaza-terror-sites/

[7] El 9/6 le correspondía a la Knesset elegir a quien se convertiría en el décimo Presidente de la historia del país. Resultó elegido Reuven Rivlin, miembro del Likud. Para información sobre los candidatos, ver:
Cinco candidatos aspiran ocupar el sillón de Shimón Peres
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/58500/

[8] El papa Francisco, en el Vaticano junto a Shimon Peres y a Mahmoud Abbas, pidió “derribar los muros de la enemistad”

http://www.lanacion.com.ar/1699547-el-papa-francisco-recibira-a-shimon-peres-y-a-mahmoud-abbas-para-rezar-por-la-paz

[9] Peres, Abbas accept papal invitation to pray for peace at Vatican – By TOVAH LAZAROFF, JEREMY SHARON, GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Israel-set-to-provide-rousing-welcome-to-Pope-Francis-today-353264

[10] Despite suspension in talks, Peres gets okay to join Abbas, pope for prayer at Vatican By GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Despite-suspension-in-talks-Peres-gets-okay-to-join-Abbas-pope-for-prayer-at-Vatican-355576

[11] Hamas, Fatah strike deal on ministers in new Palestinian unity government – Khaled Abu Toameh

http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Hamas-Fatah-strike-deal-on-ministers-in-new-Palestinian-unity-government-352545

[12] Israel: terroristas secuestraron a tres adolescentes en Cisjordania
http://www.infobae.com/2014/06/14/1572963-israel-terroristas-secuestraron-tres-adolescentes-cisjordania

[13] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/

Agresión o amenaza de agresión de Irán contra Israel: Cuándo se justifica el derecho a la autodefensa

Agresión o amenaza de agresión de Irán contra Israel: Cuándo se justifica el derecho a la autodefensa
Ezequiel Eiben
8/8/2013
2 Elul 5773

Con motivo de la celebración de la jornada de Al Quds[1], organizada por el gobierno de Irán en forma anual a partir de la Revolución Islámica de 1979 en un despliegue demagógico a favor de la “causa palestina”, el presidente saliente Mahmoud Ahmadinejad dijo en la edición de este año: “Les informo, con Dios como testigo, que una tormenta devastadora está en camino para eliminar las bases del sionismo”[2]. Ahmadinejad es un fiel representante del islamismo, movimiento político asentado sobre las bases del fanatismo religioso, el estatismo totalitario y la exportación del terrorismo hacia el resto del mundo.
Su sucesor en la presidencia, Hassan Rohani, previo a asumir el cargo para el cual fue elegido por una gran mayoría, esbozó en la misma línea: “El régimen sionista es una herida infligida hace años al cuerpo del mundo islámico que hay que curar”[3]. Como vemos, el blanco predilecto de las amenazas, hostilidades y canalización de odio sigue siendo Israel, no importa que cambie el gobernante. Para Irán, la destrucción de Israel es una política de Estado.
La primera ironía es que muchos en el ambiente progresista perciban a Rohani como opuesto políticamente a Ahmadinejad. La segunda, es que llamen al nuevo presidente “moderado”, queriendo efectuar una contraposición frente al fanatismo del viejo. Si bien se ha hablado superficialmente de una mayor apertura en el tratamiento del plan nuclear de Irán, lo cierto es que cobijar el adjetivo “moderado” en el sentido político imperante en la actual cultura, no solo es apresurarse sino ignorar (o no querer ver) que hay un deseo que comparten las dos figuras políticas: ganas insaciables de borrar del mapa al país que les molesta. Y esto se afinca en un principio básico, también compartido: el inicio de la violencia contra inocentes como método para alcanzar metas políticas.
Frente a semejante panorama, nada alentador para los que desean un futuro de paz en la región (futuro de paz que incluya la existencia de Israel; no la “paz” que muchos quisieran excluyendo al Estado Judío), vienen unas palabras nada alentadoras para los que se preocupan por las aspiraciones genocidas del gobierno iraní. El Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, afirmó en relación a lo dicho por Rohani: “Lo juzgaremos por sus actos y no por sus palabras”. Es decir, que no se puede emitir un juicio de valor ante un comentario que desconoce el derecho a existir de Israel, obvia mencionar su nombre cambiándolo por la inadecuada expresión “régimen sionista”[4] en otra muestra de la intención de no reconocerlo, lo trata peyorativamente como una “herida”, y emplea el descarado eufemismo de la “curación” del mundo islámico para referirse a la destrucción del país judío y al genocidio de sus habitantes. Si no se puede juzgar, ni hablemos de efectivamente actuar. Es más, acorde a esta postura, proferir una amenaza siguiendo una larga cadena de amenazas de antecesores, en el marco del desarrollo de un programa nuclear, son solamente “palabras”, no actos.
Westerwelle debería pensar que esas palabras del presidente electo de Irán son efectivamente un “acto”: un acto de amenaza contra la existencia de un país y la integridad de sus millones de habitantes; una amenaza real en un contexto de desarrollo nuclear del amenazador. ¿A qué me refiero con lo real de la amenaza? A que esta es creíble y posible[5], acorde a lo exigido por las teorías del Derecho Penal. Hay un régimen teocrático, totalitario, fanático, terrorista, en busca de armamento nuclear, que anuncia un futuro mal ilícito a Israel para aterrarlo e incomodarlo. ¿Esta amenaza no es un “acto” que requiera ser “juzgado”? acorde a los estándares del ministro alemán, no.
Otra cosa que se desprende de tan desafortunado comentario es el planteamiento del punto de partida y los límites de la autodefensa. Llevando hasta las últimas consecuencias el razonamiento de Westerwelle, frente a estas simples palabras no cabe aún actuar. Hay que esperar a los actos de verdad. ¿Qué será para Westerwelle un acto, a partir del cual se justifica la reacción del amenazado? Si “acto” fuera que Irán obtuviera un arsenal masivo de armamento nuclear, la reacción de Israel ya sería la de combatir en una guerra a gran escala lanzada en su contra. Si “acto” fuera que Irán tomara completamente la iniciativa y lanzara una bomba nuclear contra Jerusalén, Israel ya no tendría respuesta. Su espera pasiva sería lo último decidido antes de perecer. En ambos casos, el beneficiado es el amenazador, y el perjudicado es el amenazado. En el primer supuesto, porque se le da rienda suelta al enemigo para armarse y ponerse a la altura del enfrentamiento cuando podría haberse aplacado su ambición con anterioridad. En el segundo supuesto, porque la víctima ya no tiene capacidad de reacción, se deja atacar y no se defiende preventivamente, y eso significa su desaparición.
Israel hará bien en desoír a Westerwelle y a todos aquellos intenten maniatarlo reduciendo su margen de acción hasta que la tormenta esté encima. Debe adoptar la posición liberal de autodefensa: la fuerza física se justifica como respuesta ante una agresión o amenaza de agresión contra la vida y propiedad. Esto es el ejercicio eficaz del sagrado derecho a la autodefensa, en un delineamiento adecuado y reconociendo con buen criterio el punto de partida para ponerlo en marcha. No hay que esperar a la agresión física, porque puede ser demasiado tarde y no haber posibilidad de contraataque. La amenaza creíble y posible del enemigo ya es justificativo suficiente para defenderse actuando en consecuencia. Y por supuesto, Israel tiene el derecho (y sus representantes políticos el deber) de elegir los mejores medios disponibles para defenderse de la mejor manera. Por lo que no debe sentirse desubicado si lleva adelante una operación militar para destruir las instalaciones nucleares iraníes y acabar con la amenaza. No debe sentirse en falta si se propone reducir a cenizas todo lo que tenga que ver con el militarismo iraní. No debe darse vuelta a ver quien está mirando si se plantea soplar esas cenizas para que no quede ni el menor vestigio de amenaza ni la menor señal de reconstrucción del enemigo.
En 2011, Westerwelle dijo sobre el plan nuclear de Irán: “No participamos en el debate sobre una intervención militar. Creemos que esas discusiones son contraproducentes”[6]. Mientras el ministro habla desde la comodidad en Alemania porque no es él quien está amenazado y continúa su derrape en las evaluaciones de lo que es contraproducente, Israel hace bien en no renunciar a un operativo militar. Hace bien en estar preparado. El verdadero ejercicio del derecho a la autodefensa se lo exige.       


[1] Nombre que los musulmanes le dan a Jerusalén

[2] Para el nuevo presidente iraní, “Israel es una herida que hay que eliminar”
http://america.infobae.com/notas/75684-Para-el-nuevo-presidente-irani-Israel-es-una-herida-que-hay-que-eliminar

[4] La primera inexactitud viene dada por el hecho de considerar a Israel simplemente como un “régimen” cuando es en su amplitud un país con millones de habitantes, dentro del cual se desarrollan sistemas políticos, proyectos sociales, emprendimientos tecnológicos, competencias deportivas, exposiciones artísticas, y todo lo que hace a la vida de un país. Con la palabra “régimen” opera una reducción del desarrollo pujante de todo Israel, a un mero orden político. La manipulación lingüística sirve para ocultar que “borrar al régimen sionista del mapa” implica destruir la totalidad del país y armar un genocidio contra sus habitantes; y hacer pasar tal expresión como una lucha solamente dirigida a una entidad política. La segunda inexactitud se encuentra en el calificativo de “sionista”, puesto que en Israel, un lugar donde hay libertades impensadas para el resto de los países de Medio Oriente, viven tanto sionistas como anti-sionistas.

[5] Una “amenaza” no creíble ni posible sería el caso de un niño que enojado porque un adulto le quitó un caramelo, le grita en un arrebato algo que podría interpretarse como una promesa de infligirle una grave herida física. Allí el hecho no reuniría las características para configurar la tipicidad de la amenaza como delito en un sistema de derecho penal serio.

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán

Conocer y reconocer como enemigo al islamismo de Irán
Ezequiel Eiben
16/05/2013
7 de Sivan 5773

¿Qué le sugiere la siguiente declaración?: “Repudiamos el campo de concentración, y exhortamos a que se averigüe y se condene a los responsables locales de el”[1]. ¿Puede identificar concretamente al victimario en el asunto? ¿Puede conocerlo en su totalidad? Piense por un momento qué hubiera dicho usted si viviendo en la época de la Shoa o en los inmediatos tiempos post Shoa, escuchaba a algún dirigente comunitario judío hablar en esos términos. Seguramente usted como mandante le hubiese requerido al mandatario que dijera toda la verdad, o por lo menos, algo más concreto, más tangible, que permitiera saber y entender específicamente de quienes se hablaba. Un reclamo justo al dirigente hubiese sido que mencionara en su repudio a los nazis como victimarios en vez de limitarse a describir la metodología del agresor (en este caso el campo de concentración), y que pidiera condena a todos ellos (cúpula máxima incluida), no solo a los nazis o colaboracionistas locales que trabajaban en el campo de concentración.

Lamentablemente expresiones ambiguas, ambivalencias, comunicados poco claros y frases envueltas en nebulosa como la arriba mencionada, han sido moneda corriente en nuestra realidad, por parte de la dirigencia judía de Argentina en lo concerniente al atentado terrorista a la AMIA. Hemos escuchado hasta el hartazgo pedidos de justicia insuficientes e ineficientes, que pecan por vacuidad, ocultamiento y/o desconocimiento de la información relevante disponible. De esta forma, por más que el dictamen elaborado por el fiscal de la causa Alberto Nisman, producto de una exhaustiva investigación sobre los hechos y protagonistas, arrojara los datos necesarios para saber quién cometió el atentado, trabajando para quién, y en nombre de qué lo cometió; y estuviera ahí a disposición para aprovecharlo y difundir su contenido; durante años tuvimos que escuchar declaraciones oficiales de parte de la dirigencia judía tales como: “Repudiamos el atentado terrorista, y exhortamos a que después de tantos años sin justicia y sin conocer los culpables se condene a los responsables de la conexión local”[2]. Esta parte de la dirigencia condenaba la metodología del crimen (el atentado terrorista) sin condenar explícitamente, ni siquiera mencionar por su nombre, al agresor: el islamismo de la teocracia de Irán. Esta parte de la dirigencia seguía hablando de años sin justicia como si se estuviera en la misma situación que en los comienzos de la causa (cuando hubo encubrimientos, engaños y sobornos), sin dar cuenta de la corrección y avance en la causa que significó el trabajo de Nisman y la UFI (Unidad Fiscal de Investigación del caso AMIA, compuesta por 40 profesionales), gracias al cual podemos conocer los culpables del atentado. Esta parte de la dirigencia seguía concentrada en la conexión local del atentado como si fuese la clave del asunto, o como si arrastrara la responsabilidad exclusiva del crimen, dejando de lado al agresor principal sin el cual no podría existir siquiera una “conexión”. Con las cosas dadas de ese modo (corrupción en los funcionarios públicos, y negligencia acompañada de inoperancia en los dirigentes comunitarios), eran de esperar ocultamientos y trabas a la salida a la luz de la verdad.

Hay que conocer y reconocer al enemigo. Conocer para saber quién es; reconocer para aceptar el hecho de que se enfrenta a nosotros y actuar en consecuencia[3]. El enemigo aquí, responsable del atentado terrorista a la AMIA, es el Irán dominado por el islamismo. Irán es un Estado terrorista, hay que decirlo. Irán está dominado por el islamismo que es violencia al por mayor, hay que decirlo.

Los argentinos en general deben saber que fueron agredidos por Irán, cuyo gobierno difunde el terrorismo islamista internacional. Los judíos en especial deben saber que Irán los quiere muertos, encuéntrense donde se encuentren. Pruebas: En Israel viven más de 6 millones de judíos, y el presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad manifiesta que quiere borrar a Israel del mapa. Irán quiere finalizar la construcción de una bomba nuclear, y tener así la capacidad de desplegar un genocidio rápido y eficaz. Irán equipa y da asistencia económica a Hamas y Hizbollah, bandas terroristas con presencia en la franja de Gaza y el Líbano respectivamente, que buscan la destrucción de Israel. Irán es responsable a través de Hizballah del atentado a la AMIA, es decir, una agresión perpetuada contra una institución judía (no israelí) en Argentina (no en Medio Oriente). Está claro que Irán no solamente quiere atacar desde su territorio, sino también desde otros lugares donde tiene colaboradores y sicarios; no solamente a través de sus propias fuerzas militares y terroristas, sino también a través del financiamiento del terrorismo internacional; no solamente a Israel, sino también en otras latitudes donde se encuentren judíos.

En definitiva, si hay algo que los argentinos deben saber, es que Irán cometió el atentado en su país en desprecio a los derechos individuales de todos sus ciudadanos, no solamente de las víctimas del mismo (para el terrorismo mientras más víctimas haya, mejor). Si hay algo que las comunidades judías deben exigirle a sus dirigencias, es claridad, precisión, honestidad y transparencia, no solo en lo discursivo, sino en las acciones concretas. Si las dirigencias pretenden ser servidoras de las comunidades y asumir funciones de liderazgo y representación, deben estar a la altura de las circunstancias, y conocer y reconocer cuando hay un enemigo que pretende aniquilar a los representados (sin olvidar que ellas están incluidas también entre las potenciales víctimas). Y si hay algo para lo cual los judíos deben estar preparados, es el momento en el cual el enemigo feroz y brutal desate finalmente  su violencia definitiva a gran escala en una contienda de vida o muerte. Cada uno podrá aportar desde su lugar y en la medida de sus posibilidades. El primer paso es hacer lo contrario a la parte de la dirigencia comunitaria que incurrió en prácticas lamentables de mirar hacia otro lado; es decir, hay que focalizarse y empezar por conocer y reconocer al enemigo: el islamismo de Irán. A partir de eso, se puede actuar con contundencia.


[1] La declaración es ficticia, y es puesta únicamente a modo de ejemplo ilustrativo del punto tratado.

[2] Ídem

[3] No queremos emplear aquí la palabra “reconocer” en el sentido de brindar legitimidad a la otra parte. El islamismo es ilegítimo, y solo lleva a la repugnancia moral. El empleo del vocablo va dirigido en sentido de reconocimiento del hecho de la existencia de un enemigo.

Conoce a tu enemigo: quiénes son los que buscan la destrucción de Israel.

Conoce a tu enemigo: quiénes son los que buscan la destrucción de Israel.
Ezequiel Eiben
8/5/2013
28 Iyyar 5773

Por medio de su obra máxima “El arte de la guerra”, aprendemos del estratega militar chino Sun Tzu que debemos conocer al enemigo y conocernos a nosotros mismos, en orden a ser exitosos en la guerra. Como en otros artículos ya hemos desarrollado los pertinentes análisis sobre lo que Israel es y representa, y la ética basada en principios racionales y coherentes que debe seguir para alcanzar el triunfo, es decir, ya hablamos sobre el conocimiento de nosotros mismos; nos concentraremos ahora específicamente en el tema de conocer al enemigo, aquél que pretende dañar, deteriorar, destruir a Israel.
“Conoce a tu enemigo” es una premisa básica que debemos sostener a la hora de un enfrentamiento. ¿Qué implica esto? Que reconocemos la naturaleza de aquello que se nos opone, somos capaces de identificarlo y definirlo, y entendemos sus características y finalidades. Conociendo al enemigo desarrollamos una clara visión sobre qué es precisamente lo que nos separa de él, lo hace distinto y encuadra como un rival. Integrando y relacionando el conocimiento que tenemos sobre Israel con el conocimiento que podemos adquirir sobre sus enemigos, clarificamos la línea divisoria que hay entre las correspondientes causas. Notamos qué bandos hay, y quién y por qué está en cada lado.
Hay una importancia capital en este tema, ya que la claridad en las ideas es un valor indispensable y un requisito ineludible para que Israel triunfe. La munición intelectual permite a los defensores de Israel teorizar sobre el objeto de estudio y comprenderlo, y desde el plano de las ideas explícitas derivar un plan de acción consecuente, la construcción de un modus operandi que refleje en la práctica lo sostenido en principios abstractos. Las ventajas que reportan la explicitud y la coherencia se traducen en mayores oportunidades para Israel en la guerra que los enemigos han iniciado en su contra y que mantienen durante ya largas décadas, poniendo a prueba integridad y resistencia. En este punto conviene citar nuevamente a Sun Tzu (1):

Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro; si no conoces a los demás, pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y ganarás otra; si no conoces a los demás ni te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla.

Valiéndonos de la enseñanza para el caso que nos compete, decimos que Israel debe conocerse y conocer a sus enemigos, ya que de lo contrario se estará arriesgando a perder batallas; situación que el Estado Judío debe evitar a toda costa, ya que cada batalla puede ser definitiva, terminante, como veremos a continuación.
Entonces, ¿quiénes son los enemigos de Israel? Se pueden reunir en dos grupos, y un tercero que según el caso se relaciona con uno o con otro. En el primero se alinean quienes están enfrentados de manera más directa, abierta y explícita al Estado Judío y su sociedad. En el segundo, aquellos que lo hacen de manera indirecta, solapada, implícita. En el tercero, quienes se van acomodando por conveniencia o afinidad ideológica. Pasemos a revisar esta clasificación.
Respecto del primer grupo, hemos escuchado decir que la guerra de Israel, como en el caso de Estados Unidos, es contra el terrorismo. Ahora bien, ¿decir esto es realizar una correcta y suficiente identificación del enemigo? ¿Es el terrorismo en sí el rostro del enemigo, o debemos escavar más para llegar a la base, a lo que sirve como soporte de la práctica terrorista, siendo esta última una manifestación de eso que se encuentra allí abajo? Quien nos provee una respuesta es el Dr. Yaron Brook (2):

¿Con quién estamos en guerra? (…) El presidente Bush nos ha dicho que estamos en guerra con terroristas. Yo igualo eso con decir que después de Pearl Harbour, cuando Japón atacó Estados Unidos, estábamos en guerra con luchadores kamikazes. Tú no peleas contra una táctica, no estás en guerra con una táctica. El terrorismo es una táctica. Las fuerzas contra las que estamos en guerra, algún día pueden tener tanques (…). En el futuro cercano pueden tener una bomba nuclear. ¿Eso todavía los hace terroristas? ¿Eso hace que la guerra sea diferente porque ahora luchamos contra un ejército? Entonces, yo no creo que estemos en guerra contra el terrorismo. (…) Tenemos que buscar la fuente ideológica del terrorismo para identificar al verdadero enemigo. (…) Estados Unidos estaba en guerra, en la Segunda Guerra Mundial, con el imperialismo japonés que motivaba y dirigía los luchadores kamikazes, y con el nazismo. Estábamos en guerra con una ideología, con gente que creía en esa ideología y aun no creyendo en ella luchaba por esa ideología. (…) La guerra en la que estamos hoy (…) es contra una ideología similar. La similitud es que es una ideología totalitaria. Es una ideología que cree en la conquista, no solo en la conquista territorial sino también en la conquista del alma humana. Es una ideología que quiere dictar cada aspecto de la vida humana. Es una ideología a la que yo llamo totalitarismo islámico, porque el islam es la forma que este totalitarismo adopta. (…) Ellos creen que el islam debe gobernar todos los aspectos de la vida, no debe haber separación entre Estado y religión, y aquellos que no adhieren son ciudadanos de segunda clase o merecen la muerte. (…) Y ellos creen en la expansión de esta ideología. No solo quieren un pequeño pedazo de tierra. Una primera meta es establecer un imperio en el Medio Oriente, hasta que se liberen todas las tierras que una vez pertenecieron a un imperio islámico, y al final el objetivo es la dominación del mundo. (…) Esto ha sido siempre un objetivo del totalitarismo. Ellos nunca se satisfacen con oprimir a la propia población o solo con oprimir a la población a su alrededor; ellos quieren la dominación mundial.    

No es la táctica terrorista contra lo que Israel está en guerra. El terrorismo es el medio de expresión de una ideología subyacente a la aplicación de tan horrorosas prácticas. El enemigo fundamental de Israel es el islamismo, la doctrina política totalitaria basada en el islam que pretende la desaparición del Estado Judío, el exterminio de los judíos, y en última instancia el establecimiento de un gobierno (chiita) o califato (sunita) mundial bajo el imperio de la Sharia, la ley religiosa islámica.
La naturaleza de este enemigo es la ideología totalitaria con fundamentos religiosos islámicos implementada en un programa político para el sometimiento de todo el orbe, mostrando especial ahínco en un primer momento por la destrucción de Israel. La concreta identificación de este enemigo la vemos en esta ideología encarnada en los gobiernos, bandas terroristas y demás grupos afines, compuestos por fanáticos y fundamentalistas criminales, que implementan sus recursos en la difusión e imposición del islamismo. Pasemos ahora a un pormenorizado recuento de las características y finalidades de este enemigo de Israel:
A) Colectivismo: No hay consideración del individuo como un fin en sí mismo, sino como un medio para los fines de los demás. Lo primordial no es la libertad de cada persona para vivir su vida acorde a sus proyectos personales; en vez de eso, se busca que estas sean sujetos subyugados bajo el islam (literalmente, “sumisión”), cumplidoras de los dictámenes de origen supremo y preceptos religiosos inexcusables. El proyecto del islam y la realización solamente a través del islam, “la verdadera fe”, es lo que cuenta. También, hay una notoria agresividad en la consideración colectiva a grupos no islámicos, a modo de discriminación general, como reglas sin excepciones. Transcribimos una prédica colectivista de un imán como ejemplo sustentador (3):

Los Sionistas (Judíos) y Cruzados (Cristianos)…los enemigos de Alá, los descendientes de monos y puercos… son la escoria de la raza humana, las ratas del mundo, los violadores de los pactos y acuerdos, los asesinos de los profetas, y sí, ¡son descendientes de puercos y monos!
(…) Lean la historia, y entenderán que los judíos de ayer son los padres malvados de los judíos de hoy, quienes son una descendencia maldita, infieles, distorsionadores de las palabras de los demás, idólatras de becerros, negadores de los profetas y sus profecías, a quienes Alá ha maldecido y los ha vuelto puercos y monos… Esos son los judíos, hacedores de mentiras, obstinados, amadores de lascivias, del mal y de la corrupción.

B) Altruismo: Se exige el sacrificio de todas las personas subyugadas. Los musulmanes deben obedecer su religión, específicamente la interpretación que de ella haga la corriente política dominante, para contribuir al sostenimiento de la sociedad islamista. Los no musulmanes deben renunciar a sus valores, creencias y tradiciones en beneficio del islam y convertirse al culto de Muhammad, que debe marcar la tendencia de la cultura e imponer modo de vida; los dhimmi (judíos y cristianos que pueden ser minorías toleradas) deben resignarse a vivir como ciudadanos de segunda clase satisfaciendo las necesidades de los de primera clase con impuestos especiales y trabajos esclavos; o bien estos pertenecientes a otros credos deben soportar el sacrificio máximo que es perder la vida, en este caso por la pureza del islam y la prolijidad de la sociedad islámica. En los discursos del ayatollah Alí Khameneí de Irán se puede escuchar la apelación al altruismo y al sacrificio del pueblo para el sostenimiento de los logros de la Revolución Islámica en el país persa. Ejemplo de lo señalado es la apertura de su mensaje por un aniversario de la guerra Irán-Irák (4):

(…) Tengo en alta estima el nombre y recuerdo de los honorables mártires quienes gozan de una elevada posición, por lo que le pido a Dios, el Altísimo, que les otorgue e lugar que se merecen en el Paraíso. Asimismo, envío mis saludos, mis respetos y sincero aprecio a los nobles familiares y altruistas que con su paciencia y resistencia sin igual, hicieron brillar el rostro de Irán en la historia. Hoy, con el desarrollo y el esplendor del país y su profunda influencia en el despertar del Mundo Islámico, se ha manifestado nuevamente el valor de la lucha y el sacrificio de nuestros queridos mártires. Agradecemos a Dios Prudente y Poderoso, que nuestra sangre no fue derramada en vano pues dichos sacrificios le dieron una vida nueva a la nación islámica.

C) Totalitarismo: Las sociedades gobernadas por el islamismo deben tener un sistema jurídico basado en la Sharia. Todos los aspectos de la vida del hombre, desde lo público hasta lo privado, desde las relaciones sociales hasta el fuero íntimo, tienen que estar regulados a través del derecho impuesto por la autoridad. La Sharia conlleva la legalización de penas salvajes como amputación de manos y lapidación, entre otros castigos; y la injustificable sanción de delitos sin víctimas como la ingesta de bebidas alcohólicas, con sus correspondientes sanciones. Todo esto está montado a través del establecimiento de un Estado totalitario represor de la disidencia. Tras varios años de registros de asesinatos a civiles vehiculizados por medio del brutal aparato burocrático de Irán, que se especializa en el terrorismo de Estado, resultan irónicas y de mal gusto las palabras esbozadas por el asesino ayatollah Ruhollah Khomeini acerca del liderazgo islámico (5):

No le teman a walayat al-faqih (gobierno del jurista). Un jurista no quiere oprimir al pueblo. Si un jurista quiere oprimir al pueblo, ya no tiene más el poder de gobernar. Es el islam y el islam brinda las reglas de gobierno. (…) Walayat al-faqih es un gobierno sobre asuntos asegurando que estos no se salgan de lugar. El jurista observa al parlamento y al presidente para asegurar que ellos no tomen un paso equivocado. Observa al primer ministro para asegurar que no realice una acción incorrecta. Observa todos los órganos de gobierno. Observa al ejército para asegurar que no actúen en oposición. Queremos prevenir que se levanten dictadores; nosotros no queremos convertirnos en dictadores. Somos anti-dictadores. Walayat al-faqih está en contra de las dictaduras; no es una dictadura.             

D) Misticismo: El origen del gobierno islamista no está asentado en una racional declaración de principios. La ideología no se fundamenta en un estudio científico abarcador de la naturaleza humana. Los islamistas explican su poder alegando que el Corán contiene la verdad de Allah, y que ellos son los portadores de esta verdad religiosa islámica; por lo cual tienen el derecho de imponer el credo de Muhammad, sus irracionalidades, arbitrariedades y delirios, a lo cual le suman sus propias irracionalidades, arbitrariedades y delirios. La concreción de un gobierno tirano basado en la fe religiosa, en vez de una sociedad con principios filosóficos racionales de libertad para los individuos, encuentra su punto culminante en el levantamiento de una teocracia islámica. Se gobierna en nombre de Allah, y se vive para Allah. Para ilustrar este punto, citamos el artículo 1 de la Carta Fundacional de Hamas, grupo terrorista que quiere establecer un gobierno teocrático en lo que considera la Palestina histórica perteneciente al islam (6):

El programa del Movimiento es el islam. De él extrae sus ideas, sus maneras de pensar y su comprensión del universo, de la vida y del hombre. A él remite el juicio en toda su conducta, y en él se inspira como guía de sus pasos.       

E) Expansionismo: El islamismo no se conforma con el gobierno sobre la actual cantidad de tierras que posee, ni con la destrucción de Israel y el establecimiento allí del dominio islámico. La conquista del mundo entero es su objetivo máximo y final, y prometen no detenerse hasta conseguirlo. Sus planes son continuar la dominación por medio de la violencia de las tierras que poseen, seguir esclavizando inocentes, ampliar los territorios conquistados a través de la jihad (guerra santa), proliferar las acciones terroristas, y afianzarse como potencias nucleares. El plan de expansionismo violento en cumplimiento del deber religioso de la jihad se evidencia en declaraciones como la de Ahmed al-Ja’abari, líder del ala militar de Hamas (7):

Valientes luchadores jihadistas, ustedes sacrifican sus almas por el bien de Allah, hasta que las ratas (por los israelíes) regresen a sus hoyos. Hoy Gaza, y mañana, por la voluntad de Allah, Jerusalén, y mañana el West Bank, y después Haifa, Jaffa, y Tel Aviv. Hasta la liberación de la patria, de toda Palestina.

Respecto del segundo grupo de enemigos de Israel, es menester decir que en verdad también son rivales de cualquier sociedad que pretenda ser libre y estar edificada en el principio de no agresión. El detalle es que a su modo de pensar (o no pensar, como es mejor decir en algunos casos) le agregan un contenido judeofóbico que se ahínca en un particular ensañamiento contra el judío de los países. Es por esto que califican como especiales enemigos de este último. Entonces, ¿qué corrientes de pensamiento, ideologías, doctrinas y dogmas encierran literalmente este odio a la existencia, a la libertad, a la razón humana y a Israel?
A) Relativismo posmoderno: En primer lugar, vamos a la base filosófica que provee el pan para sus derivados. Académicamente aceptado en nuestros días, absorbido por millones de estudiantes occidentales alrededor del mundo, pregonado hasta por las más conocidas universidades y facultades de filosofía, el relativismo posmoderno niega los absolutos y la realidad objetiva. Como su nombre lo indica, intenta ser una vanguardia intelectual en contra de viejos órdenes tomando como un pilar fundamental que todo es relativo (contradicción en términos aparte). Como “todo es relativo”, “depende de donde se mire”, “no existe la objetividad”, y “nadie puede hablar con la verdad”, los fundamentos racionales que uno puede tener para criticar al islamismo por su totalitarismo y a su táctica terrorista por violenta e inhumana, quedan destruidos, o perdidos en el mar confluyente de visiones parciales igualmente valederas. El desarme metafísico-epistemológico al que es sometido el hombre por el relativismo posmoderno lleva a la impotencia, al error y a la arbitrariedad. Si no podemos conocer la realidad, si nuestra mente es una farsa y la moral es mera subjetividad imposible de tener raíz universal o soporte en la naturaleza humana, ¿quiénes somos nosotros para juzgar la forma de vida de los demás? Por consiguiente ¿quiénes somos nosotros para juzgar cuando esa forma de vida nos perjudica? Y más aún ¿quiénes seríamos nosotros para juzgar que esa forma de vida es mala llegado el punto en que nos la quieran imponer? De tal modo, algunos pensadores alineados a estas ideas, y militantes del socialismo y de la progresía, sostienen que el terrorismo contra Israel puede ser legítimo, que el islamismo es simplemente otra cultura a la que no podemos cuestionar con pretensiones de superioridad moral, y que Israel es culpable por no poder convivir con lo distinto. Y por supuesto, no hay que olvidarse de los que utilizan la máscara de amigo de los judíos para deslizar con sutileza su judeofobia en las aguas turbulentas de lo posmoderno pretendiendo que pase desapercibida. Elocuente muestra de esta bajeza la brinda el filósofo Salvador Pániker en su artículo “Israel, un error ya consumado” (8):

Algunos amamos tanto a los judíos que preferiríamos tenerlos entre nosotros, diseminados, diluidos, enriquecedores, fértiles, cruzados con los gentiles, en vez de tenerlos aislados en un Estado nación artificial que sólo ha generado desgracias desde su nacimiento. Porque nos reconocemos en los grandes -y pequeños- nombres de la diáspora. Porque somos herederos de Newton, Einstein, Freud, Marx, Spinoza, Proust, Kafka, Wittgenstein, Lévi-Strauss, Mendelssohn, Mahler, Schönberg, Gershwin, Chagall, Modigliani. Y de Woody Allen, Billy Wilder, Noam Chomsky. Y porque al menos 170 premios Nobel son judíos. Y etcétera, etcétera.
Quiere decirse que muchos pensamos que la creación, en 1947, de un Estado de Israel fue un error histórico, acaso inevitable, pero un error al fin. Un error que, entre otros males, ha generado el de la perpetua humillación del pueblo árabe. El propio Arthur Koestler, que era judío, consideraba que “la resurrección, al cabo de dos mil años, de Israel como nación es un fenómeno aberrante de la historia”. Y lo mismo pensaban muchos otros intelectuales judíos de la época, entre ellos Hanna Arendt. Y hasta el propio Primo Levi, el judío italiano que sobrevivió a Auschwitz, declaró una vez que la creación del Estado de Israel era “un error en términos históricos”.
Cabía pensar, por consiguiente, que una vez consumada la intrusión, por lo menos Israel se comportaría con humildad y moderación. Cabía esperar que, siguiendo el consejo de Yehudi Menuhin, israelíes y palestinos lo compartirían todo. Pero, en vez de ello, a la menor provocación, Israel ha respondido con criminal brutalidad (…).

B) Progresía internacional: El liderazgo político occidental a gran escala ha sido seducido por la corriente del progresismo. Para auspiciar sus programas políticos deben remitirse a que son la “opción progresista”, es decir, los que conducen al progreso de la sociedad. Ahora bien, más que conseguir progreso sus sistemas desembocan en crisis como las que azotan a zonas de Europa y Latinoamérica. Resulta adecuada la frase que dice “progresista es a progreso lo que carterista es a cartera”. Como dijimos anteriormente, a estos representantes políticos no les agrada la libertad individual. Sus sistemas son violadores de los derechos individuales, y en sus opiniones demuestran que no quieren que en Israel se ejerza un derecho básico que es el de autodefensa. ¿Qué resulta de esto? Se callan la boca cuando Israel está bajo fuego, y ponen el grito en el cielo cuando Israel se defiende de los ataques que recibe. Los Estados con gobiernos progresistas que tienen muchos lugares en la ONU, aplican un doble standard para evaluar a Israel, a quien constantemente ponen bajo la lupa. Por un lado, con una vara estricta juzgan al Estado Judío y con una vara permisiva juzgan a sus enemigos, en un juego de doble moralidad perverso y asqueroso que solo macabros personajes pueden desarrollar. Por otro lado le hacen exigencias, reclamos y demandas a Israel para que tenga un standard moral en la guerra que ni ellos mismos podrían alcanzar o siquiera llegarían a molestarse en intentarlo. Relativismo posmoderno presente en varias de estas posiciones no objetivas. Ejemplos de países, como España, han tenido largos años de política exterior con tintes judeofóbicos, actuando en contra de Israel en la ONU y financiando a algunos de sus enemigos. Agrupaciones se suman a la judeofobia y al doble standard progresista, y organizan campañas como la llamada “Semana contra el apartheid israelí”, donde dejando convenientemente de lado los ataques que sufre Israel por parte de asesinos, se dedican a calumniarlo y difamarlo. Una muestra extraída de su presentación en su página web (9):

La Semana contra el Apartheid Israelí (ScAI) consiste en una serie de eventos anuales de carácter internacional (incluyendo reuniones, charlas, actos culturales, exhibición de películas, exposiciones online y acciones de boicot a Israel) que se llevan a cabo en ciudades y campus de todo el mundo. El año pasado la ScAI fue increíblemente exitosa con más de 215 ciudades participantes a nivel global. La ScAI busca aumentar la concienciación sobre las políticas de apartheid en Israel hacia los palestinos y construir apoyos para la creciente campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel.

Respecto del tercer grupo, reiteramos que pueden desdoblarse en alianzas, apoyos e identificaciones con cualquiera de los dos grupos anteriores. Sus manifestaciones actuales en referencia al tema son, antes que nada, anti-israelíes y judeofóbicas; a partir de eso viene el encuadramiento en uno u otro foco de pertenencia. Pueden llamar a la destrucción de Israel y colaborar con quienes lo amenazan, o pueden adoptar una postura progresista con apariencia de relajación en el camino a dañar al Estado Judío. Pueden darse arengas expresas para la desaparición de Israel; o bien manifestaciones que, bajo el disfraz de la corrección política (el cual no resiste indagación seria), pueden catapultar a su vocero al grupo de los enfrentados directamente contra Israel. También los de este grupo desprecian la libertad y los derechos individuales, y enconan su visión cuando se trata de Israel. Así, mientras que no cuestionarían la existencia de las otras sociedades, solamente el grado de libertad de las mismas; el cuestionamiento hacia la sociedad israelí es existencial: no es que debería existir con menos libertad, sino que no debería existir en absoluto. ¿Quiénes son los que integran esta sección?
A) Socialismos: Estos colectivismos, coincidentes en el fondo en su vocación de dominación sobre las personas, también están hermanados en su desprecio por Israel. Lo que puede variar es el nivel al que lo expresen, la graduación en que lo sientan. Esto los lleva a afiliarse al primer o segundo grupo. Así, relacionado con el primer grupo tenemos por ejemplo al socialismo gobernante en Venezuela que es colaborador directo de Irán, Estado cuyo gobierno quiere borrar a Israel del mapa. Además de prestar sus servicios a quienes organizan un genocidio contra los judíos, este socialismo se ha dedicado a desacreditar a Israel y propagar mentiras sobre su proceder en cada oportunidad que ha tenido. Famosas fueron las palabras maliciosas del ya fallecido tirano Hugo Chávez en ocasión de la acción defensiva israelí sobre la flotilla financiada y abordada por terroristas en el año 2010 (10):

Ustedes no ven la masacre que el Estado genocida de Israel cometió contra un grupo de pacifistas que iban llevando una carga humanitaria al pueblo palestino que está en Gaza rodeado por todos lados por Israel. No les permiten ni agua. (…) Como es Israel se le permite de todo. (…) Aprovecho para condenar de nuevo, desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, al Estado de Israel. ¡Maldito seas Estado de Israel!, maldito seas. Terrorista y asesino. ¡Y viva el pueblo palestino! Pueblo heroico y pueblo bueno.      

Como socialismo vinculado al segundo grupo, tenemos el ejemplo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Su líder que fue presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero, criticó durante todo su mandato a Israel, acusándolo injustificadamente, llevando adelante una política exterior favorable a la Autoridad Palestina, y estableciendo equivalencias morales entre la autodefensa israelí y la agresión violenta del grupo terrorista Hamas que gobierna en Gaza. Citamos aquí sus palabras durante la Operación Plomo Fundido, con la cual Israel se defendió de los ataques terroristas de Hamas (11):

La operación del ejército israelí ha causado ya más de 500 muertos y miles de heridos, muchos de ellos entre la población civil palestina. También israelíes han muerto bajo el fuego de los cohetes que se siguen disparando desde Gaza (…). El gobierno español ha sido tajante en su condena, y hoy quiero reiterar mi enérgico rechazo tanto de unas conductas irresponsables y provocadoras de ruptura de la tregua (por Hamas) como de las reacciones absolutamente desproporcionadas y contrarias al derecho internacional humanitario (por Israel). Unas y otras, solo conseguirán sumir a la región y a los pueblos que la habitan, de nuevo en la desesperanza y en la frustración. (…) No hay una solución militar a la crisis. Y desde la amistad con el gobierno de Israel, tengo que decir a sus responsables que este no será el camino que lleve a la paz y a la seguridad de su pueblo (…).

En conclusión, Israel debe conocer concretamente a sus enemigos para poder derrotarlos de manera definitiva y obtener el triunfo en esta guerra que han iniciado en su contra. No se deben confundir las tácticas empleadas con las ideologías que las implementan y que dan sustento a la agresión. Israel tiene que concentrarse en las causas y destruir los cimientos de sus enemigos.
Estos rivales actuales podrán tener diversas manifestaciones de forma, pero tienen coincidencias de fondo. Son colectivismos dispuestos a someter vidas humanas, y portadores de una arraigada judeofobia que se manifiesta en ataques físicos y/o calumnias contra los judíos y contra el Estado Judío.
En un punto también coinciden los enemigos, y esto constituye una demostración más de por qué Israel no debe transigir con ellos (pertenezcan al grupo que pertenezcan) y por qué debe imponerse con contundencia y no ceder espacio a la maldad: todos los aquí mencionados odian a Israel, no a pesar de sus virtudes, sino precisamente por sus virtudes. Les molesta Israel, por ser Israel y existir, y por ser de la manera en que lo es. Los islamistas no pueden soportar un país con personas racionales, desarrollo científico y tecnológico en pos del progreso humano en amplios sectores, medidas de libertad individual en la esfera civil y política, y felicidad sin culpa en los hogares; en vez de obedientes sumisos al misticismo religioso islámico. Los posmodernos no pueden soportar que el triunfo de Israel contra el desierto y contra sus enemigos armados represente un indudable triunfo de la razón y la justicia objetiva; en vez de que haya una demostración que la racionalidad, la moral y la industria son un fracaso. Los progresistas no pueden soportar el orgullo, el heroísmo, y la independencia israelíes; en vez de ver un sometimiento completo a la corriente masificada de la corrección política. Los socialistas no pueden soportar la iniciativa individual y la férrea defensa propia en Israel; en vez de un rendimiento a lo colectivo y una renuncia a quienes pretenden dominar a los pueblos.
Te odian, Israel. Te quieren destruir. Conoce quiénes son. Tienes todo para ganar.    

Bibliografía:
1) Sun Tzu; El arte de la guerra
2) Dr. Yaron Brook – Israel and the West’s War against Islamic Totalitarianism
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=wZVNYH5aR9E
3) Corán: ¡Muerte a los infieles! – Dawlin A. Ureña
http://www.antesdelfin.com/coranfuentedeodio.html
4) Mensaje del Líder Supremo en Ocasión del Aniversario del Inicio de la Guerra Impuesta
http://www.tercercamino.com/index.php/mundo-islamico/item/1819-mensaje-del-l%C3%ADder-supremo-en-ocasi%C3%B3n-del-aniversario-del-inicio-de-la-guerra-impuesta
5) A role-model of leadership – Imam Khomeini
http://www.islamtimes.org/vdcj.hetfuqeyx29zu.html
6) Carta fundacional de Hamás
http://www.mexicodiplomatico.org/lecturas/carta_fundacional_hamas.pdf
7) Head of Hamas’ military wing Al-Ja’abari: Liberate all of “Palestine” from “the rats” (Israelis)
http://www.palwatch.org/main.aspx?fi=450&fld_id=450&doc_id=1145
8) Israel, un error ya consumado – Salvador Paniker
http://elpais.com/diario/2010/04/21/opinion/1271800812_850215.html
9) La Semana contra el Apartheid Israelí 2013
http://apartheidweek.org/es/frontpage
10) Chávez maldice a los judíos de Israel
http://www.youtube.com/watch?v=dkEUPDd6C8Y
11) Mensaje institucional de Zapatero sobre la masacre en Gaza
http://www.youtube.com/watch?v=mglC38Qv6HU

 

Sin concesiones

Les dejo un fragmento de mi ensayo “sin concesiones” en el cual trato el modo en que debe proceder Israel actuando por principios. Para leerlo completo, click aquí.

Sin concesiones
Ezequiel Eiben
24/4/2013
14 de Iyyar 5773

Así debe actuar Israel: a través de una política sin concesiones a sus enemigos, que los tiene, y son muchos. El país judío está del lado de la justicia, sus enemigos están del lado de la injusticia. Por lo tanto, cada concesión que Israel haga a quienes desean su obliteración, es un espacio que gana la injusticia, y un retroceso de la justicia.
Israel debe actuar por principios, consistentemente, aferrado a ellos. De tal forma, no le dará lugar a este mal (impotente en sí mismo) que busca extenderse como una plaga anidándose en los resquicios que deja la falta de coherencia y consistencia. Tomando como base primordial el reconocimiento del enemigo (directriz fundamental), veamos a continuación los principios que le servirán a Israel para lograr sus objetivos y defender con éxito su causa ante las amenazantes fuerzas que lo enfrentan.

A) No hay que realizar concesiones a los enemigos:
La renuncia al derecho propio en favor de la sinrazón del contrincante es un acto de autoflagelo y de fortalecimiento al otro. Israel no debe ceder frente a las demandas infundadas y las amenazas de muerte de la Autoridad Palestina y Hamas. La causa de Israel es primordialmente moral; los judíos que allí viven están moralmente legitimados a ejercer sus derechos individuales y practicar la autodefensa. A Israel no le hace falta tener al derecho positivo internacional de su lado, y aun así lo tiene. Los llamados “territorios en disputa” no son territorios “ocupados”, ni son territorios palestinos “confiscados”. Los asentamientos allí ubicados no son “ilegales” ni muestras de “colonización imperial”. El Vice-Ministro de Relaciones Exteriores Danny Ayalon, realiza una muy pertinente explicación: “¿A quién, los israelíes, capturaron la Banda Occidental? ¿A los palestinos? No. En 1967 no había ninguna nación árabe o Estado con el nombre de Palestina. En realidad, nunca lo hubo. Israel tomó la Banda Occidental de manos jordanas en un acto de autodefensa, después que Jordania se uniera a una guerra iniciada por Egipto y Siria con el fin de destruir a Israel. Y a propósito, destruir países, sí es ilegal. (…) La resolución 242 del Consejo de Seguridad (de la ONU) no demandaba un retiro unilateral por parte de Israel, sino que Naciones Unidas llamó a la negociación de la solución (…) Jordania, ¿saben qué?, no tenía ninguna justificación legal para estar allí (en la Banda Occidental). Jordania simplemente ocupó la Banda durante los intentos previos de destruir el joven Estado de Israel en 1948, cambiando el nombre comúnmente aceptado de Judea y Samaria por el de “Banda Occidental del Río Jordán”[1]. (…) Entonces, si Jordania no tenía reclamo legal sobre este territorio y Palestina no existía, ¿de quién es este territorio? (…)” (1).
Debemos recordar a su vez, varios puntos: 1) Gran Bretaña tomó el control de la zona llamada Palestina tras la Primer Guerra Mundial; 2) La posterior presentación del documento de Arthur James Balfour[2], mientras se desempeñaba como Ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, en el cual se reconocía el derecho del pueblo judío de levantar su Hogar Nacional en Palestina; 3) El mandato recibido por los británicos de parte de la Liga de las Naciones (antecesora de la ONU) para promover el establecimiento del Hogar Nacional Judío; 4) El mandato recaía sobre todo el territorio de Palestina, es decir, incluía la parte hoy conocida como Banda Occidental y lo que hoy constituye Jordania; 5) La entrega de los británicos de ¾ partes de todo el territorio que se suponía destinado al Hogar Nacional Judío, a manos árabes para que levantaran el Reino Hashemita de Jordania; 6) En conclusión, la pérdida de los judíos de la mayor parte de las tierras donde se iba a levantar su Hogar, actuando los británicos en flagrante contradicción con el mandato entregado por la Liga de las Naciones y en desconocimiento del alcance territorial al que se refería originariamente la mentada Declaración Balfour.
Por todo lo mencionado, es clara la legalidad y afianzada la legitimidad moral en el obrar de Israel. Respecto de la ley, hubo un mandato expreso de la Liga de las Naciones, una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores británico, y resoluciones de la ONU, que avalan la posición israelí sobre los territorios. A esto le sumamos el derecho internacional en lo concerniente a la guerra, para apoyar la acción defensiva israelí en la “Guerra de los 6 días”[3], acontecimiento en el cual Israel toma control de los territorios en cuestión. Y en lo concerniente a los asentamientos, vemos que los ciudadanos israelíes han edificado sobre tierras que forman parte del país al cual ellos pertenecen. No hay ley externa que deba imponérseles para impedir que continúen su desarrollo y expansión. Es más, en las negociaciones de Oslo[4] se previó que el tema de los asentamientos sería tratado en el status final, y que hasta llegar a un arreglo definitivo no debía modificarse la situación de la Banda Occidental, por lo tanto es un enorme incumplimiento que los dirigentes palestinos reclamen y presionen por el congelamiento en la construcción de asentamientos por un lado, y pretendan la declaración unilateral de su Estado y auspicio de la ONU en su traición por el otro.
Respecto de la moralidad, no caeremos en un tratamiento inútil sobre abstracciones, inexistencias y conceptos colectivistas falaces. Por encima de soberanías nacionales, derechos de países y expresiones colectivistas que impregnan la política internacional en la actualidad, se encuentra en el ámbito moral la consideración del individuo. Y aquí hay que defender los derechos individuales de los hombres, en este caso de los hombres judíos, más precisamente los asentadores (mal llamados colonos): han ejercido su legítimo derecho de propiedad para construir sus hogares y sus ciudades, y ninguna invocación mística estatista por parte del gobierno palestino debe prevalecer sobre los auténticos derechos individuales. La abstracción de una soberanía palestina inexistente sobre la tierra no puede ir por encima de derechos de propiedad concretizados en la realidad. Los asentadores habrán elegido una bandera, un himno a cantar, una pertenencia nacional con la cual identificarse; pero la base de su derecho moral a las tierras en las que se encuentran es el principio de los derechos individuales, la propiedad que ejercen sobre el terreno.         

B) No hay que negociar con los enemigos en sus términos sin estar forzados a hacerlo: La letal falacia que guió en gran parte y por mucho tiempo a la política israelí en lo que a la guerra en su contra incumbe, se manifestó con nitidez en la declaración de Itzjak Rabin cuando era Primer Ministro de Israel: “Yo quisiera hacer un tratado de paz con el Príncipe de Mónaco, pero mi enemigo es Arafat y con él hay que hacerlo”. Este razonamiento erróneo ha sido bien llamado por un colega “silogismo de la muerte”:
“1-La paz se hace con el enemigo.
2-Mi enemigo es el terrorismo palestino.
Conclusión: La paz la tengo que hacer con el terrorismo palestino.
Esto es una reductio ad absurdum” (2).
Si la conclusión es hacer la paz con quien pretende asesinarme, entonces debo rebajarme al nivel de mi verdugo, transigir con él, darle mi consideración y permitir que avance en su camino sin exigir que cambie su cometido. Negociar con el enemigo en sus términos (sin que estemos forzados a hacerlo) es negociar con terroristas sin exigir que estos dejen de ser terroristas, es negociar con quien quiere asesinarme sin que el asesino modifique su objetivo. Yo consigo algo inútil (quizás solamente hacer tiempo), y él consigue una transacción de la cual sale victorioso. El terrorista quiere mi vida, y negociando con él yo renuncio al principio de mi derecho a la vida. No se negocia con el enemigo; se negocia con quien no es o ha renunciado a ser nuestro enemigo. Nuestras acciones deben ser pro-vida, y no pro-muerte. Buscar hacer la paz con el enemigo es negociar con él en sus términos (sin estar forzados a hacerlo), es hacerle una concesión sin intimarlo a renunciar a sus aspiraciones a la par que nosotros renunciamos a nuestros fundamentos. La política israelí no debe estar direccionada a la realización de un acuerdo de paz con terroristas, sino a combatirlos para lograr la supervivencia.
Palabras de Leonard Peikoff: ““En cualquier concesión entre comida y veneno”, dice Ayn Rand, “es sólo la muerte la que puede ganar. En cualquier concesión entre el bien y el mal, es sólo el mal el que puede beneficiarse”. La razón de esto no es que el mal sea más potente que el bien. Al contrario, la razón es que el mal es impotente y que, por lo tanto, sólo puede existir como un parásito del bien. Lo bueno es lo racional; es lo que se adhiere a las demandas de la realidad y de esa forma promueve y beneficia la vida del hombre, junto con todos los valores que la vida requiere. Tal política no obtiene ninguna ventaja de su antítesis. (…) Por su propia naturaleza, el bien sólo tiene algo que perder si negocia con el mal. El mal está exactamente en la posición contraria. El mal es lo irracional, es lo que contradice los hechos de la realidad y por lo tanto amenaza la vida del hombre. Tal política no puede ser mantenida como un absoluto o practicada de forma consistente – no, si uno quiere evitar su destrucción inmediata. El mal tiene que contar con algún elemento del bien; el mal puede existir sólo como un parásito, sólo como una excepción a las virtudes con las que está contando” (3).
Querer vivir es bueno, es racional. Querer asesinar es malo, es irracional. En cualquier concesión entre la defensa de la vida y el terrorismo asesino, solo este último se beneficia. El terrorista le arranca algo a la víctima, la víctima no obtiene nada del terrorista. Si Israel quiere evitar la destrucción inmediata, no debe negociar con terroristas islamistas. Israel no tiene nada que ganar del islamismo; este último tiene mucho que ganar de Israel.

Una lucha desigual – Rabbi Gustavo Surazski

Una breve reflexión de un rabino, entrando a Shabat, sobre lo acontecido durante la operación Pilar Defensivo:

UNA LUCHA DESIGUAL

Mi hija de nueve años –con la inocencia que sólo un niño puede tener- me preguntó hace unos días por qué Israel fue creada en este punto del planeta.
Me vino en mente aquella vieja historia de los ángeles quejándose ante Dios. Dios repartía las tierras a los diferentes pueblos del planeta y los ángeles observaron a la Tierra de Israel. “¡No es justo!”, dijeron al Soberano del mundo. “¿Por qué razón al pueblo judío le has asignado una tierra tan bella?”. “No preocuparse”, dijo Dios. “¡Ya van a ver los vecinos que les voy a dar…!”.
Sin embargo, nada en el Medio Oriente es tan simple y esquemático como en esta historia. Se sabe que la tierra de Israel tiene mucha más historia que geografía.
La inocente pregunta de mi hija no es más que otra expresión de sus miedos.
Crecí escuchando historias de mi abuela Rebeca, de bendita memoria, acerca de su infancia durante la Primera Guerra Mundial. La escuché hablar de sus miedos, del frío y sobre todo del hambre. “Era un poco más grande de lo que sos ahora”, me decía a mis nueve años.
Hoy es mi hija quien tiene esa edad. Y si bien las diferencias entre aquel conflicto europeo y el conflicto del Medio Oriente son enormes, en lo más profundo del alma de un niño las pesadillas se parecen. El miedo a morir atraviesa tiempos y edades. Hoy, el frío del que hablaba mi abuela, se convierte en sirenas; su hambre se convierte en misiles. Pero el miedo las iguala.
En el mundo se le pide a Israel prudencia. Se le pide darle una oportunidad a Abu Mazen y fortalecer a la Autoridad Palestina. Se le pide, en definitiva, sufrir sin hacer escándalos. Terminar con el Hamas sin disparar balas. Llevar adelante una represalia proporcional para que el conflicto sea perfectamente simétrico.
Y lógicamente, como ocurre en todos estos últimos años, la reacción de Israel no es proporcional. El Estado judío, nuevamente, lleva adelante una represalia asimétrica.
Para que la campaña israelí sea simétrica, pues debieran haber caído indiscriminadamente centenas de mísiles sobre la población civil de Gaza.
Para que dicha lucha sea simétrica, nadie en Gaza debiera sentirse seguro, siquiera en un hospital. Israel sabe que es allí –en los sótanos del Hospital Shifa en la franja de Gaza- donde se esconden los popes del Hamas. Y éstos saben que Israel, quien siempre lleva adelante una lucha “desigual”, jamás haría sentir su poder de fuego allí. Mientras tanto, los cohetes de Hamas siguen impactando a pocos metros de la Maternidad de Ashkelon.
Ciertamente esta lucha es desigual.
Para volverla simétrica, Israel debiera dejar desamparada a su población civil…como lo hace Hamas.
¿Para qué hacer sonar sirenas para anticipar los cohetes? ¡Que los israelíes los huelan venir!
¿Para qué construir en calles y casas refugios antimisiles? ¡Que se escondan como ratas en las alcantarillas!
¿Para qué desarrollar un complejo sistema como la “Cúpula de Hierro”? ¡Que atajen los cohetes con sus cabezas!
El mundo debiera ser más cuidadoso al exigirle a Israel una respuesta “proporcional” a los ataques del Hamas.
Todo país, a través de su política exterior y de sus fuerzas de seguridad, aspira a defender sus propios intereses nacionales. Sin embargo, en el caso de Israel, esta premisa es sólo teórica. El interés nacional primordial de Israel es que su gente pueda dormir a la noche sin miedo a ser perforado por una lluvia de cohetes qassam.
Israel lleva adelante su lucha dentro de sus propias fronteras; no maneja esta campaña a control remoto. No aprieta un botón en Tel Aviv para hacer detonar un explosivo en una inhóspita cordillera de Afganistán. Las detonaciones se escuchan por la ventana, unos pocos metros por encima de nuestras cabezas.
….
La Torá nos cuenta que –al salir de Egipto- los hijos de Israel marchaban por el desierto guiados por un pilar de nubes. Sin embargo, no era una única nube; los hijos de Israel marchaban por el desierto acompañados por un “ejército” de nubes que los rodeaba a cada costado.
De acuerdo al Talmud, estas nubes tenían un efecto disuasivo. Pero al morir Aharón se retiraron e Israel quedó expuesto a los embates de sus enemigos. Esto resulta más que evidente por la forma en que se desarrollan los acontecimientos en el libro de BeMidvar. Nos dice la Torá: “Y vio toda la comunidad que murió Aharón” (BeMidvar 20, 29) e, inmediatamente después, “Y oyó el cananeo…morador del sur… y peleó con Israel” (BeMidvar 21, 1).
No es casual que Israel haya llamado a esta campaña “Pilar de Nube”.
De haber existido la Liga Árabe en tiempos bíblicos ya habría elevado el caso ante el Concejo de Seguridad de la ONU y sentaría a Dios ante el banquillo de los acusados en una Corte de La Haya…

¿A quién se le ocurre llevar adelante una lucha tan desigual?

Rabbi Gustavo Surazski
Kehillat Netzach Israel
Ashkelon

Fuente: Centro Unión Israelita

Lo que nos enseñó Pilar Defensivo

Analizando las estadísticas las cosas no resultaron tan mal como piensan tantos israelíes enojados por la tregua. Durante la Operación Plomo Fundido, que duró 22 días y fue mucho más intensa, las organizaciones terroristas en Gaza lanzaron poco más de 400 misiles, cohetes y morteros asesinando 4 israelíes. Mientras que durante los ocho días que duró Pilar Defensivo, los palestinos lanzaron más de 1.500 misiles (muchos de ellos llegando a zonas cercanas a Tel Aviv, Jerusalem, etc) asesinando 6 israelíes. Como conclusión se puede extraer que al Hamás le dolió la eliminación de Jabari y sus Fajr-5, por lo que evidentemente “abrió las puertas del infierno”, así como el evidente hecho de que el arsenal terrorista aumentó considerablemente desde 2009… sin embargo, también se puede concluir algo positivo: los sistemas de defensa de la retaguardia (Cúpula de Hierro, refugios, etc) fue tan exitoso que, aún cuando los palestinos hayan lanzado casi cuatro veces la cantidad de misiles que hace cuatro años, no pudieron matar ni dos veces más la cantidad de israelíes que en esa ocasión.

Y con esta operación quedó demostrada la inmensa capacidad de resistencia y fortaleza anímica de la sociedad civil israelí. Quién sabe, a lo mejor esta operación sirvió para instaurar una tregua duradera que dejara a Hamás fuera de la próxima guerra con Irán y Hezbollah, además de probar las defensas ante el conflicto enserio que se viene.

Después de la guerra con Irán, eventualmente se tomará la decisión de lanzar una ofensiva de varios meses para derrocar al Hamás y terminar con el problema en Gaza definitivamente. Pero como dijo Barak, eso le corresponde decidir al gobierno, el liderazgo que cuenta con la información y pragmatismo suficiente para servir a los intereses de Israel, no es algo que decidirá el público israelí, porque obviamente lo que quieren es destruir a los terroristas aqui y ahora. Tranquilos, el momento llegará a su tiempo. Tiene que llegar. Hasta entonces, firme el timón.

Cuatro “terroristas top” más eliminados – por David Lev

IDF planes on Monday targeted and eliminated another four senior Hamas and Islamic Jihad terrorists. The four were eliminated as part of the IDF’s efforts to dismantle the Hamas terror infrastructure in Gaza, and to restore calm and quiet to southern Israel, the army said in a statement.

The four were eliminated in a joint operation of the IDF and the Shabak, the General Security Service, the report said.

They were in a multi-storied apartment building, but were killed in a pinpointed “surgical” attack that did not hit any of the international media representatives whose offices are in the builidng.

That the loss of the four was significant to Gaza Arab terrorists was evident from the fact that Hamas denied that the IDF had eliminated the four. In a statement, Hamas said that it could not confirm that the four had been killed by the IDF, and said that they were “out of communication range.”

Among the four was Abu al-Attah, a member of the Hamas senior military council. Al-Attah directed hundreds of rocket attacks against Israel, including long-range attacks. He was also a senior figure in the manufacture of rockets in Gaza. Although a Hamas member, he collaborated with Islamic Jihad on their rocket attacks on Israel. He was also involved in planning several terror attacks against Israel.

Also eliminated was Tisar Mahmoud Mahmad Jabbari, also a member of the council and a senior Hamas member, responsible for organizing numerous terror attacks against Israelis. The other two terrorists – Khalil Bahatini and Ramez Harb – were both senior members of Islamic Jihad who had themselves participated in numerous rocket and terror attacks against Israelis.

Missile strike on Gaza terrorists

Missile strike on Gaza terrorists
Flash 90

Fuente: Israel National News

 

Un poco de coherencia no viene mal

Ignoren a Zain Verjee (la imbécil de CNN) y escuchen la claridad de Mark Regev al contestar perfectamente todas y cada una de las insidiosas, parciales, antiisraelíes e ideologizadas preguntas de la “periodista”:

Pallywood en acción

Videos truchos como este (donde el supuesto “herido” palestino se levanta rápida y milagrosamente en cuestión de segundos) aparecerán con mayor frecuencia a medida que Hamás pierda en el campo de batalla, pero apueste todo a la guerra mediática. Denlo por sentado.

Basta de falso relato; hablemos con hechos sobre el terreno

Verdadera desproporción entre Gaza e Israel

Suena alarma en tren de Tel Aviv

Por Jana Beris

Escribo esta nota segundos después de salir del cuarto de seguridad en casa, al que entré junto a mi familia cuando una alarma se oyó claramente en el espacio aéreo de Jerusalén.

«¿También acá?» – se preguntaba retóricamente mi hijo menor, que a sus 14 años no suele leer mucho los diarios, pero que estos días muestra creciente interés y preocupación al oir sobre el recurrente disparo de misiles desde Gaza hacia el sur del país, luego a Tel Aviv, y ahora, evidentemente, también a la propia capital.

La discusión sobre todo lo relacionado al conflicto entre Israel y los palestinos suele ser álgida, apasionada y no siempre racional. Hay quienes reaccionan con las vísceras a cada acontecimiento, apoyando automáticamente al lado que prefieren, no siempre analizando en forma fría y lógica cada situación.

Pues en estos días en los que se vuelve a sentir la guerra, en los que hay tensión y angustia en el seno de ambos pueblos, siento la necesidad de hacer alunas aclaraciones. Y éstas no pasan por mi condición judía. Su relación con mi vida en Israel deriva no de lo emocional sino del hecho que al vivir en Israel, veo de cerca y conozco de primera mano la situación en el lugar, hablo con su gente en mi calidad de periodista y voy a los distintos sitios que son escenarios de noticias. No en un sentido de opinión automática que por hallarme de este lado de la frontera, considero enseguida que Israel tiene razón y los palestinos están equivocados.

Suena simplista, pero hay al parecer quienes sí resumen los hechos tan complejos de la zona en esos términos; y yo no los veo así. En la situación actual, siendo este viernes el tercer día consecutivo del operativo «Pilar Defensivo» lanzada por Israel contra las instalaciones de los grupos radicales palestinos en la Franja de Gaza, hay cosas que deben ser aclaradas.

El operativo en curso no es contra la población civil palestina en Gaza sino contra los grupos terroristas. Todos los blancos atacados en Gaza – aproximadamente 550 desde el miércoles por la tarde – estaban relacionados a la infraestructura armada y de gobierno de Hamás y de otros grupos radicales como el Jihad Islámico. Se puso énfasis en depósitos de armas y de cohetes, atacándose, ya en la primera hora, los sitios en los que según informaciones de Inteligencia en manos de Israel, habían sido escondidos los misiles Fajr-5 iraníes de largo alcance, que son capaces de llegar a hasta 75 kms al norte de Gaza, o sea al área metropolitana de Tel Aviv. También fueron atacados todos los puntos en los que se captó el disparo de misiles y cohetes hacia Israel, tratando de eliminar a las células que los habían disparado. Y se puso gran atención a los así llamados «pozos» de disparos, una especie de cavidades subterráneas en los que los terroristas esconden los lanzamisiles pesados para que no estén expuestos sobre tierra.

Esto no significa, claro está, que los civiles queden totalmente fuera. Dado que los terroristas emplazan intencionalmente sus bases de operaciones, sus depósitos de misiles y sus puntos de lanzamiento de cohetes hacia Israel en medio de zonas civiles, el riesgo de que no involucrados se vean alcanzados por el fuego, existe. La declarada intención de Israel es minimizar ese riesgo y por ahora, sus ataques han sido quirúrgicos, muy puntuales, contra los blancos terroristas. De lo contrario, el resumen hasta ahora de víctimas del lado palestino, no sería, según confirman los propios palestinos – al menos en base a información que me ha llegado desde Gaza este viernes a las 15.00 hora local, del Palestinian Center for Human Rights – de 10 civiles muertos. Los terroristas es un cómputo aparte.

Cada uno, si no tenía nada que ver con los terroristas, es una tragedia humana. Al mismo tiempo, claro está que los números habrían sido totalmente distintos, muchísimo mayores, si la intención de Israel fuera matar civiles o si no estuviera esforzándose por no hacerlo. Con lo masivo del fuego de los ataques aéreos durante dos días enteros, el resultado habría sido otro, si la intención hubiese sido otra.

Mientras Israel intenta reducir la capacidad de ataque de los grupos radicales hacia su territorio, la intención de Hamás, el Jihad Islámico y todas las otras organizaciones de su tipo en Gaza, tienen como objetivo explícito y evidente, cobrar la mayor cantidad de víctimas en la población civil israelí. Israel ataca depósitos de armas y cohetes, sitios de disparos y lanzamiento de misiles y bases de Hamás, pero estos grupos disparan hacia las ciudades, las comunidades agrícolas y los pequeños pueblos; hacia la gente.
Los cohetes y misiles han hecho impacto en casas particulares, en jardines de infantes y escuelas, en centros comerciales, en edificios, en estacionamientos y en medio de las calles de ciudades densamente pobladas. Un millón de ciudadanos israelíes en el sur del país está desde hace años bajo la amenaza de los misiles. Con los disparos efectuados el jueves y viernes hacia el área metropolitana de Tel Aviv y Jerusalén, más de la mitad de la población de Israel está en la mirilla de Hamás y el Jihad.

La explicación del hecho que esta amenaza no se traduce en centenares de muertos, no radica en que los cohetes disparados desde Gaza son «caseros» – término con el que se quiere crear la impresión de que no valen nada, no pueden matar y no son realmente motivo de preocupación para nadie -, sino en lo desarrollado del sistema de alarmas en Israel que indica cuándo hay que resguardarse y buscar protección. Si bien no todos los ciudadanos israelíes tienen un cuarto de seguridad en su casa, ni todos viven al lado de refugios, la conciencia sobre la necesidad de buscar resguardo al oírse la sirena, ha salvado vidas.

Y aunque no es propio de análisis profesionales hablar de «milagros», es inevitable recordar los numerosos casos que cubrimos personalmente, en los que por cuestión de segundos se salvaron niños y adultos.

Como en el jardín de infantes de Beer Sheva que quedó destruido por un misil, y que estaba vacío porque el Intendente, Rubik Danilovich, a raíz de los disparos hacia la ciudad durante la noche, decidió cancelar al día siguiente los estudios. O la vida de Zilpa Yooz del kibutz Reim, que hace tres semanas estuvo a segundos de morir. Oyó la alarma a las 7:00 de la mañana, se levantó rápidamente – sabiendo que tenía sólo 15 segundos para tratar de protegerse -, se fue al corredor de su casa, el único punto que no está junto a ventanas, cerró la puerta de su dormitorio y de la ducha, esperando oir un estallido, y quedó petrificada al oírlo tan cerca y ver enseguida el humo y el polvo saliendo por debajo de la puerta de su pieza, comprobando horrorizada que el cohete Qassam había hecho impacto debajo de su cama, destruyendo todo a su alrededor. Ella no habría contado el cuento si no se hubiera levantado.

Y la otra cara de la moneda; cuando la gente no alcanza a llegar a correr, como los tres civiles israelíes que murieron este jueves en su edificio en Kiriat Malaji por un impacto directo de un misil Grad que destrozó la pared del frente en uno de los departamentos del cuarto piso. Una mujer de 26 años, embarazada, murió al instante. Su esposo y los tres niños pequeños de la pareja, resultaron heridos.

La diferencia no es entre sangre y sangre. La del pueblo palestino vale tanto como la del israelí y la de otros pueblos del mundo. La diferencia es de intenciones. Israel trata de defender a su población, atacando a los terroristas, mientras que los terroristas buscan deliberadamente atacar lo más posible a los civiles de Israel.

Los disparos de estos días hacia Tel Aviv y Jerusalén confirman lo que Israel dice hace años: Hamás trata constantemente de armarse con misiles más poderosos que le permitan llegar tierra adentro en Israel, recibe de Irán y otros países, armamento que considera «cualitativo» y más amenazante para Israel. Apenas tiene oportunidad, lo utiliza.

El agravante es que para ello usa a sus propios civiles de escudos, sabiendo que no les aporta, que los pone en peligro.
Israel se contuvo durante mucho tiempo antes de lanzar el operativo en curso. El disparo de misiles hacia Israel comenzó en el 2001. Israel se limitó durante años a responder hacia la fuente del fuego, para intentar detener – o luego eliminar – a la célula responsable. Hace unos años, llevó a cabo la fuerte operación «Plomo Fundido» con la intención de desmantelar la infraestructura armada de Hamás y los otros grupos radicales. Intentó poner fin a la amenaza, pero la disuasión duró muy poco. En los últimos tiempos, el disparo de misiles recrudeció. En lo que va del 2012, más de 1.000 cohetes y misiles fueron lanzados hacia la población civil israelí. Esta vez, Israel resolvió intentar nuevamente frenarlo del todo. Por eso atacó, luego de contenerse durante mucho tiempo.

La solución a esta situación no será armada. Hamás no levantará bandera blanca ni se rendirá públicamente. Pero la gran pregunta es si acaso se puede concebir la posibilidad de una solución política cuando del otro lado el interlocutor es una serie de grupos que no reconocen siquiera el derecho de Israel a existir.

Fuente: Israel en línea

Mi opinión personal:

Las víctimas civiles palestinas son responsabilidad del agresor, Israel se tiene que preocupar únicamente por proteger a su población y golpear al enemigo a toda costa. No importa que sean 5, 50 o 500.000 los palestinos muertos… los detractores de Israel siempre dirán las mismas idioteces. Es decir, aunque fueran 5 los muertos, eso sería suficiente para los enemigos de Israel a la hora de apoyar a los terroristas y olvidarse de la masacre de docenas de miles de civiles en Siria (aunque antes tampoco se acordaban demasiado, salvo para escribir algún artículo apoyando al carnicero de Damasco). Si los muertos fueran 500.000, dirían exactamente lo mismo que ahora. Israel tiene que saber que no cambiará nada en ese sentido si evita bajas del bando enemigo. Las falsas acusaciones serán las mismas.

Pero también es importante advertir la opinión de algunos espectadores neutrales, ingenuos, mal informados y gente honesta que no odia a Israel, pero sostiene una incorrecta equivalencia moral entre agresores y agredidos, aunque sin mala intención (“un poquito de culpa tiene Hamás, un poquito de culpa tiene Israel”… repiten como loros).

No hay equiparación posible entre un país que valora la vida (incluso la de enemigos) haciendo todo lo posible por ejecutar ataques qirúrgicos para defenderse sin dañar a civiles palestinos, que los terroristas lanzando indiscriminada y deliberadamente misiles, morteros y cohetes contra civiles mientras se esconden entre su población civil y a propósito se confunden con los civiles, quienes dificultan su identificación para que, ante un ataque israelí, mueran los terroristas y todos sus escudos humanos. A esta altura eso lo dice incluso B’Tselem (aqui y aqui), no es un invento de Bibi.

Hablé personalmente con muchos residentes argentinos y uruguayos en Ashkelon y Ashdod por teléfono, Messenger y Skype. Todos quieren que esta vez Tzahal haga el trabajo hasta el final. Y se la bancan, pero no a costa de tener que vivir esto cada cuatro meses. Quieren una guerra definitiva para erradicar al Hamás y demás grupos terroristas. Lo que yo no entiendo es para qué carajo sirvió Plomo Fundido… como dijo Lieberman: En 2009 Israel pagó el costo político frente a la opinión pública extranjera pero no consiguió sus objetivos. A lo mejor se debería haber hecho el trabajo completo en aquel entonces. Escaramuzas todos los meses es una guerra de desgaste y es peor que una guerra corta y fulminante.

Lamento informar que aparentemente esta operación es limitada. Tiene como objetivo detener los ataques con cohetes en el corto plazo, eliminar a ciertos jefes terroristas, crear disuasión en el mediano plazo, destruir los misiles de largo alcance y ver hasta dónde pueden llegar con lo poco que les queda, pero no destruir al Hamás. La próxima operación tiene que ser la última y debe tener como objetivo derrocar al Hamás, destruir a todas las organizaciones terroristas en Gaza, explotar sus arsenales, túneles, fuentes de contrabando y financiamiento. Aunque eso lo decidirá el próximo gobierno.

Espero que se aprenda algo de esta operación, así se preparan para la guerra enserio. Me refiero a los cohetes, misiles de largo alcance, ataques cibernéticos de hackers, diplomacia, etc. Espero que Israel haya aprendido mucho. Por lo que veo Tzahal está desplegando una campaña impecable de relaciones públicas en Internet y las redes sociales. El Hamás claramente desplegó todo el poder que tenía, lo mismo que los hackers árabes y la diplomacia antiisraelí. Cuando estalle la guerra enserio, no tendrán más “municiones”. Veremos cuando estalle la guerra final con Irán, Hezbollah, Hamás y la Jihad Islámica. Esto es un preludio.

Como dijo anteriormente mi colega y amigo: ¡Con Israel y por la victoria! ¡Siempre!

Con Israel y por el triunfo

“Con Israel y por la paz” es el típico slogan que difunden muchos judíos cada vez que Israel se encuentra bajo ataque y reacciona ejerciendo su legítimo derecho a la autodefensa.
Intento reconocer buenas intenciones en algunas personas detrás del uso constante de esas palabras. Más allá de eso, sugiero ponerse a pensar en el mensaje que manifiestan.
“Por la paz”… ¿Con quién? ¿Con Hamas? En este momento, Hamas es nuestro agresor. ¿Con ellos queremos paz? Hamas es un grupo terrorista que quiere borrar a Israel del mapa y asesinar a los judíos. Rechaza explícitamente una paz duradera, sincera y seria con Israel, y no deja de intentar eliminar a sus ciudadanos.
¿Piden por la paz con Hamas? Si es así, están sumamente equivocados, puesto que Hamas de entrada ya rechazó su pedido. Si es un pedido por la paz con el pueblo palestino en general, deberían rechazar a Hamas y anhelar su desaparición puesto que somete a la población de Gaza bajo un régimen de terror. Si es un pedido por la paz en Medio Oriente en general, es una falta de reconocimiento de la situación en la cual está Israel y una ignorancia acerca de la naturaleza del enemigo islamista.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”.
Con el enemigo no puede haber paz (sobre todo porque ellos mismos no quieren), con la nada y la no-existencia no se hace la paz, y no se arriesga la propia vida y seguridad por buscar una mentirosa paz.
Lo que debe hacer Israel es eliminar a Hamas, liquidar a sus terroristas, destruir sus instalaciones, y asestarles un golpe definitivo a esos asesinos después del cual no vuelvan a levantarse.
Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos.
La paz no puede imponerse como una consigna irresponsable y desubicada a cualquier costo; tiene que ser la consecuencia y el objetivo de un acuerdo voluntario en el cual las partes intervinientes se respeten mutuamente, y esto no pasa cuando una parte (Hamas) quiere exterminar a la otra (Israel). Hamas no es una parte posible en un eventual acuerdo de paz.
Aportar desde nuestro lugar para que Israel resulte triunfador, en vez de expresar deseos de transigencia con el enemigo, es lo que realmente constituye un apoyo a la causa.

Muy simple: Lo que Pravda 12 y otros medios no comunican

La pura verdad: Desde Gaza han tirado centenares de cohetes sobre Israel, sobre 1,5 millones de israelíes del sur (casi un quinto de la población). Han hecho la vida imposible a millones de personas, puesto en peligro la vida de civiles inocentes y ningún gobierno en el mundo podría tolerar eso. Democracias como Estados Unidos, Canadá y los principales países europeos (incluyendo Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Bulgaria y la Unión Europea) manifestaron su apoyo a Israel y su derecho a la autodefensa; mientras que Irán y los Hermanos Musulmanes que están en Egipto apoyan a Hamás (lógico) y el gobierno sirio manifestó que la operación israelí es una barbaridad (JA! aunque usted no lo crea, del mismo régimen que asesinó 30.000 civiles para mantenerse en el poder). Estos ataques con misiles y el misil antitanque disparado contra un vehículo militar en el lado israelí de la frontera ha sido lo que detonó la actual operación israelí. Ahmed Jabari estuvo detrás de muchos ataques contra israelíes y tenía las manos manchadas de sangre, incluyendo el secuestro de Guilad Shalit y el atentado criminal contra un autobús escolar lleno de chicos en abril de 2011 (esto sí lo aclara Clarín). Los terroristas palestinos disparan contra civiles y luego se esconden entre civiles. Desde Israel se apunta a objetivos militares concretos; desde Gaza, a objetivos indiscriminados. Ver las imágenes de un bebé siendo sacado de los escombros en Kiryat Malachi es impactante. A juzgar cómo quedó el edificio bombardeado en esa ciudad, es un milagro que no hayan muerto más civiles. No solamente Netanyahu, Barak y Peres, sino toda la oposición política en Israel aplaude la actual operación, incluyendo Tzipi Livni, Shelly Yachimovich, Shaul Mofaz y Naftali Bennett. El único que defiende a los terroristas es el Meretz y espero que no logren obtener un solo diputado en las elecciones de enero. La población del sur, incluso los más pacifistas, están pidiendo a gritos que Netanyahu destruya al Hamás o dimita, critica la falta de ampliación e intensidad en la actual operación militar.

A pesar de todo, confío en el buen juicio de Bibi. Ya llegará el momento de lanzar la ofensiva final para derrocar al Hamás. Probablemente cuando estalle la guerra con Irán. No falta mucho. Por ahora lo mejor es alcanzar un alto al fuego. Israel tiene que decidir la forma y el momento adecuado para lanzar la guerra. Solo recuerden todo esto cuando los enemigos y detractores de Israel se indignen cuando el Estado hebreo haga parecer la Operación Plomo Fundido un juego de muñecas.

Operación Pilar Defensivo: Noticias.

 

Tres civiles israelíes asesinados por cohetes de terroristas de Gaza

Tres soldados heridos por la explosión de un proyectil de morteron

Terroristas de Gaza disparan dos misiles contra Tel Aviv

Bibi afirma que Hamas sufrió daños considerables

Ética en situación de guerra

Los invito a leer mi ensayo titulado Ética en situación de guerra

Si bien está escrito de manera general, y no referido específicamente a Israel, aprovecho este espacio en El Rejunte para hacer un breve comentario y decir que considero correcto si Tzahal decide abrazar los principios éticos enunciados en el texto.

El gran e histórico Ejército de Defensa de Israel, del cual me siento orgulloso y al que le brindo mi apoyo, puede mejorar, y mi intención es contribuir a este propósito escribiendo y difundiendo las ideas sobre la  ética en situación de guerra.

Por supuesto, podemos iniciar aquí un debate sobre las ideas del ensayo aplicadas concretamente a Tzahal.

 

Ayn Rand sobre Israel (Lectura en el Ford Hall Forum, 1974)

Ayn Rand sobre Israel (Lectura en el Ford Hall Forum, 1974)

Pregunta: ¿Qué debería hacer Estados Unidos respecto de la guerra árabe israelí (1973)?

Ayn Rand: Darle toda la ayuda posible a Israel. Considere lo que está en juego. No es el deber moral de ningún país el enviar hombres a morir para ayudar a otro país. La ayuda que Israel necesita es tecnología y armas militares -y las necesitan desesperadamente-. ¿Por qué deberíamos ayudar a Israel? Israel no está luchando solamente contra los árabes sino también contra la Unión Soviética, que les envía armamento a los árabes. Rusia va por el control del Mediterráneo y el petróleo.
Además, ¿por qué están los árabes en contra de Israel? (esta es la razón principal por la cual apoyo a Israel). Los árabes son una de las culturas menos desarrolladas. Son tipicamente nómades. Su cultura es primitiva, y les molesta Israel porque es el único foco de ciencia moderna y civilización en su continente. Cuando tienes hombres civilizados luchando contra salvajes, apoyas a los hombres civilizados, no importa quienes sean. Israel es una economía mixta inclinada al socialismo. Pero cuando se trata del poder de la mente -el desarrollo de industria en ese continente desértico desperdiciado- versus salvajes que no quieren usar su mente, entonces si a uno le importa el futuro de la civilización, no hay que esperar a que el gobierno haga algo. Da cualquier cosa que puedas dar. Esta es la primera vez que he contribuido a una causa pública: ayudando a Israel en una emergencia.

Fuente: In moral defense of Israel. – Ayn Rand Center for Individual Rights.  

Análisis de especialistas sobre la posible acción defensiva contra Irán

Datos concretos publicados en el Jerusalem Post:

-Las próximas negociaciones entre Occidente e Irán puede ser la última oportunidad que Israel le da a la diplomacia antes de fijar la línea del tiempo hacia un posible ataque

-Las condiciones de Israel son más exigentes y difíciles que las de USA. Por ejemplo: respecto del uranio enriquecido al 3,5% USA no ha pedido suspensión o rendición; Israel sí.

-Tener una posición más difícil es la estrategia israelí. Mientras que para otros países, que Irán construya la bomba es la línea a cruzar para justificar la acción militar, para Israel la línea es que Irán entre en la zona de inmunidad.

-En las conversaciones, los iraníes quieren llegar a un acuerdo que sea suficiente para hacer que Occidente e Israel den marcha atrás, pero que a la vez no implica abandonar su plan nuclear

-Mientras tanto, Tzahal se prepara para la guerra que se puede desatar contra Hamas y Hizballah

-15000 cohetes y misíles pueden ser lanzados contra Israel durante un enfrentamiento.

-Israel quiere que la guerra sea corta, para lo cual prevé que una campaña por tierra será necesaria en conjunto con un bombardeo aéreo sin precedentes a los blancos enemigos, principalmente contra Hizballah

-300 israelíes pueden llegar a morir, a menos que se desarrollen más de las Iron Dome y de David´s Sling

Analizar estos datos con la camiseta de Israel puesta, genera pensamientos y emociones fuertes.
Constatar que se estiman 300 bajas de nuestros valientes soldados provoca una profunda tristeza.
Le deseo lo mejor a nuestras grandiosas Fuerzas de Defensa en caso de que tengan que pasar a la acción para derrotar al malvado régimen de Irán.
Y espero que nadie de esos 300 jaialim tenga que morir. Que sea un combate rápido, demoledor, sin bajas de nuestros combatientes.
Que retornen todos a casa, sanos y salvos.
Amén.

La guerra de Israel y Occidente contra el totalitarismo islámico – Yaron Brook

Yaron Brook, director ejecutivo del Ayn Rand Center de USA, en una conferencia dada en Israel bajo el título: “Israel and the West’s War against Islamic Totalitarianism:Why We Are Losing”.

¿Guerra antes de fin de año?

Hezbollah: La próxima guerra con Israel comenzará en Tel Aviv

El líder del grupo terrorista chií libanés Hezbollah, Hassan Nasrallah, afirmó que la próxima guerra con Israel comenzará en Tel Aviv y no en la frontera norte.

“Si Israel decide hacer la guerra al Líbano; no solamente quebraremos los huesos de los soldados israelíes, sino que los aplastaremos”, aseguró Nasrallah en una entrevista al periódico libanés Al Akhbar.

“La guerra no

tendrá ningún límite y en respuesta [Hezbollah] actuará de acuerdo con la nueva ecuación”, explicó el líder chií.”[Hezbollah] tiene muchas sorpresas que cambiarán el mapa de la región”, añadió.Nasrallah también discutió recientes informes sobre espías extranjeros que se infiltraron en la su organización fundamentalista islámica. El dirigente chií dijo que su grupo ha sido capaz de investigarse a sí mismo y derrotar los intentos de espionaje.

Fuente: AURORA

Si atacan Tel Aviv, será literalmente el fin de Hezbollah. D’s quiera que sea la última guerra que Israel deba librar contra esta organización.

אלוהים יעזור לאנשים שלך

Simmons for president – Y un artículo sobre los “límites” de Israel

La estrella de Rock de KISS, Gene Simmons, despotrica contra la política de Obama de retorno a las líneas de 1967, diciendo que el presidente de los EEUU (voy a suavizar su comentario) “no tiene la más mínima idea de cómo es el mundo”. También le propone al mandatario algo interesante “¿por qué no vivís vos ahí y tratas de defender esas fronteras indefendibles?”

Respecto del tecnicismo terminológico para expresar ideas adecuadamente, recomiendo leer este artículo expuesto a continuación, ahora que estamos en días donde permanentemente escuchamos “…las fronteras de 1967”:

Las fronteras no se mueven

Autor: Isac Gliksberg*
Una muy difundida y conocida canción del cantautor popular judeo-uruguayo Jorge Drexler, actualmente residente en España, y titulada “Frontera”, tiene un estribillo que dice: “Y las fronteras se mueven como las banderas”.

Claro está que, en un sentido figurado, puedo entender el mensaje de Drexler en esa frase. La humanidad es una sola y las fronteras, dentro de ella, no existen o, mejor dicho, no debieran existir. Pero ello es válido, en la actualidad, exclusivamente como un deseo, como un ideal que, lamentablemente, no se ha podido hacer realidad hasta el presente.
Lo cierto es que, desde el punto de vista geopolítico y de la soberanía de las naciones, las fronteras y los límites, existen y, contrariamente a lo que dice el estribillo de la popular canción, cada nación defiende y protege sus límites y sus fronteras de la manera que mejor convenga a su soberanía. Lo primero que acabe aclarar es que, fronteras y límites, no son la misma cosa. Así de categórico.
Las fronteras son los espacios geográficos, más o menos extendidos, a uno y otro lado de los límites. Las fronteras comienzan, o terminan, donde están los límites nacionales que son los que, en definitiva, delimitan la soberanía nacional.
Las fronteras son el espacio geográfico, y en la actualidad también aéreo, donde existe la influencia idiomática, cultural, sanitaria, etc., de un Estado sobre el otro.
Para dar un ejemplo, en la frontera uruguaya con Brasil, hay una influencia muy notoria del idioma portugués sobre el español, generando el “portuñol”, un lenguaje mezcla de español con portugués. Pero el territorio fronterizo donde se ejerce esa influencia está bajo la soberanía, como es lógico, y como corresponde, del Estado uruguayo.
Lo mismo se da a la inversa, sobre territorio de soberanía brasileña, en el espacio de territorio de Brasil limítrofe con Uruguay.
Los límites son otra cosa. Son los que, definitivamente, marcan el espacio interior territorial, marítimo, lacustre o aéreo, donde las naciones marcan, sostienen y defienden su soberanía como Nación independiente y soberana. Los límites pueden ser naturales, o artificiales. Y pueden ser definitivos o transitorios.
Es extraño que, con excepción de Chile, las naciones latinoamericanas que han declarado últimamente su reconocimiento al inexistente aún Estado palestino, hagan referencia a que, ese reconocimiento debe implicar el retorno a las fronteras anteriores a la Guerra del año 1967, refiriéndose a la denominada “Guerra de los Seis Días”.
Vale la pena dedicar la presente nota al recuerdo y la descripción de cual era el panorama que se vivió en el año 1967 y que determinó que Israel, se viera involucrado en el referido conflicto bélico. Primero, la Guerra de los Seis Días, fue por su importancia, el primer intento de Egipto y Siria, desde la Guerra de Independencia de 1948, de destruir al Estado de Israel y a la nación israelí.
Con ese objetivo, en noviembre de 1966, se firmó un Acuerdo de Defensa entre las dos naciones árabes, limítrofes ambas con Israel, estimulando a Siria a hacer más tensa la situación en el Medio Oriente, hecho que alcanzó a lograrse en la primavera local del año 1967.
Egipto ocupaba y administraba la Franja de Gaza y Jordania lo hacía en lo que es hoy Cisjordania. Los residentes palestinos en uno y otro territorio citado, no levantaron, que sepamos al menos, ni un dedo contra uno u otro de sus dominadores “hermanos” árabes. En Jerusalén, la parte oriental de la ciudad estaba ocupada y administrada por Jordania. Todos los límites de Israel con Líbano, Siria, Jordania y Egipto,
países que participaron de la Guerra de los Seis Días, hasta el estallido de este conflicto, fueron fruto de acuerdos firmados entre la primavera y el verano de 1949, estableciéndose tras el triunfo de Israel, las líneas de Armisticio que rigieron, en forma temporaria, así se había establecido entre las partes.
Al firmarse los acuerdos de Armisticio, las líneas limítrofes fueron trazadas aceptando que las mismas serían con carácter temporal y que serían sustituidas, al cabo de un par de años por límites definitivos. Sin embargo, se mantuvieron en tal estado hasta el año 1967. Recordemos cuál era el panorama, que Israel consideró “causus beli” , existente en la región, previo al estallido del conflicto armado.
En el año 1965 se habían llevado a cabo 35 incursiones contra Israel. Al año siguiente, 1966, el número de incursiones armadas aumentó a cuarenta y uno. En 1967, tan solo en los primeros cuatro meses, se lanzaron 37 ataques contra Israel.
Al mismo tiempo, se venían sucediendo los ataques, desde Siria, a los kibutzim existentes en las Alturas del Golán.
Mientras, el Presidente egipcio Nasser, continuaba haciendo discursos amenazadores contra Israel, los ataques terroristas árabes, seguían aumentando en número y en intensidad.

El 15 de mayo de 1967, día de la Independencia de Israel, tropas egipcias comenzaron a movilizarse hacia el Sinaí, y a concentrarse ceca de los límites con Israel. Nasser ordenó que la Fuerza de Emergencia de ONU, estacionada en el Sinaí desde 1956 se retire el 16 de mayo, lo que fue aceptado por el Secretario General de la ONU, U Thant, dando cumplimiento al pedido de Nasser.
El 18 de mayo, las tropas sirias ya estaban preparadas para la batalla a lo largo de las Alturas del Golán. Luego de la retirada de las Fuerzas de la ONU, la emisora “Voz de los Arabes”, anunciaba el día 18 de mayo: “Desde hoy ya no existe una fuerza de emergencia internacional que proteja a Israel. Se agotó nuestra paciencia. No nos quejaremos más a la ONU respecto de Israel. El único método que aplicaremos contra Israel es la Guerra Total, que resultará en el exterminio de la existencia sionista.”
El 20 de mayo, por su parte, el entonces Ministro de Defensa sirio, se hizo eco a la declaratoria anterior afirmando: “Nuestras fuerzas están ahora enteramente listas, no solo para repeler cualquier agresión, sino a iniciar el acto de liberación mismo, y a hacer estallar la presencia sionista en la patria árabe. El ejército sirio, con su dedo en el gatillo, está unido…Yo, como militar, creo que ha llegado la hora de entrar en una batalla de aniquilación.”
El 22 de mayo, Egipto cerró el Estrecho de Tirán a toda navegación en uno u otro sentido, israelí, y a todos los barcos de cualquier bandera, que se dirijan a Eilat. El 27 de mayo manifestó Nasser: “Nuestro objetivo básico será la destrucción de Israel. El pueblo árabe quiere pelear.”
Y el día siguiente, 28 de mayo, afirmó: “No aceptaremos ninguna coexistencia con Israel. Hoy el problema no es el establecimiento de la paz entre los Estados Arabes e Israel…La guerra con Israel está en vigor desde 1948.”
El 30 de mayo, no obstante las reiteradas gestiones diplomáticas israelíes ante Jordania, el Rey jordano Hussein firmó un pacto con Egipto. Tal hecho, determinó a Nasser a declarar públicamente que “los ejércitos de Egipto, Jordania, Siria y Libano se ciernen sobre los límites de Israel…para enfrentar el desafío, mientras están detrás de nosotros los ejércitos de Irak, Argelia, Kuwait, Sudán y toda la nación árabe. Esta acción asombrará al mundo. Hoy sabrán que los árabes están preparados para la batalla. El momento crítico ha llegado. Hemos alcanzado la etapa de la auténtica acción y no de las declaraciones.”
Finalmente, el 4 de junio, Irak se unió a la alianza militar con Egipto, Jordania y Siria.
El entonces Presidente de Irak, Abdur Rahmán Aref, se unió entonces a la guerra de declaraciones públicas: “La existencia de Israel es un error que debe rectificarse. Esta es nuestra oportunidad de borrar a Israel del mapa.”
¿Qué otra nación hubiera soportado tales declaraciones y actitudes bélicas día tras día? Al momento de estallar el conflicto bélico, rodeaban a Israel, por los límites Sur, Este y Norte, amén de las flotas enemigas que amenazaban la costa mediterránea de Israel, 250.000 soldados, la mitad de ellos instalados en el Sinaí, más de 2000 tanques y más de 700 aviones de combate.
¿Dónde estuvo, en todo este proceso previo al estallido del enfrentamiento armado, la “Nación” palestina? ¿Dónde estaban, entonces, sus límites geográficos, naturales o artificiales?
Desde 1948, los países árabes que perdieron la guerra con Israel y que se avinieron a firmar un Acuerdo de Armisticio para establecer límites temporarios, nunca más se reunieron con Israel para establecerlos definitivamente. El tema da para mucho más y, por nuestra parte, continuaremos analizando algunos mitos que tienen que ver con estas declaratorias de parte de los gobiernos del Mercosur, de “devolver a la Nación Palestina las fronteras (Límites) anteriores a la Guerra de 1967”, más allá, reiteramos, de los derechos de cada nación a reconocer a cualquier Estado.* (Miembro Titular de la Academia Uruguaya de Geopolítica y Estrategia)

Publicado en: http://www.aurora-israel.co.il

A %d blogueros les gusta esto: