Sobre las Nuevas Revelaciones de Nisman

Sobre el post de Jabotito, este video aclarará el asunto sobre a quién se refiere Nisman.

Ironía

The Telegraph nos cuenta que:

Police in Gaza have arrested at least 41 men on charges of immodesty this April, writes Phoebe Greenwood. And now the city is gripped with fear that Hamas is driving the population towards militant Islamic fundamentalism.

Pero obviamente la culpa es…de Israel:

A population already battered by devastating bouts of conflict with Israel and a six-year blockade will be squeezed even further.

 

Al menos uno de los arabes palestinos se sincera: 

“Hamas is getting stricter and stricter,” he says. “We are already under so much pressure, there are troubles with Israel, troubles with factions, troubles with the economy, and now it’s our jeans and our hairstyles? For me, for anyone, this is too much.”

Espero que eventualmente descubran quién es su verdadero enemigo: sus líderes y ellos mismos en la medida que los apoyen a ellos, y por tanto su autodestrucción.

Recordemos el Luna Park Nazi

Hace 75 años.

 Argentina ha vivido estos días el 75° aniversario de otra vergonzosa ‘mancha negra’ de su historia contemporánea: el masivo mitin de apoyo al III Reich de la Alemania nazi que hubo el 10 de abril de 1938 en el polideportivo porteño Luna Park, el mayor de ese tipo realizado nunca fuera de Alemania.

Aquel día unos 15 mil nazis argentinos festejaron el ‘anschluss’ o anexión de Austria por el régimen nazi, en la misma jornada en que Adolf Hitler realizaba en Alemania un plebiscito y ganaba con 99% de votos. La embajada alemana quiso realizar el referéndum en Argentina pero no se lo permitieron y debió conformarse con la ‘fiesta’.

La Alemania nazi siempre soñó con la extraterritorialidad de ultramar y casi lo consigue en Argentina. El partido Nacional Socialista Alemán local alcanzó los 70.000 afiliados. Y muchos de ellos se enfervorizaron en aquel Luna Park a tope de gente coreando “¡Heil Hitler!” y el himno partidario “Horst Wessel Lied”.

 

Imagen

Gustavo disertó en Rusia sobre la novela La Bolsa

El pasado 12 de abril Gustavo Perednik dictó en San Petersburgo una conferencia sobre la novela La Bolsa de Julián Martel, que en 1890 marcó el comienzo de la judeofobia real en Latinoamérica. La presentación tuvo lugar en la Universidad Herzen, que fue la cuna de la pedagogía en Rusia.

Gustavo Perednik es autor de un ensayo sobre La Bolsa, publicado en 2004 bajo el título de Judeofobia argentina y embolsada, e incluido en el libro Reflexiones de la editorial de la AMIA. Aquí puede leerse una síntesis del tema.

A San Petersburgo, Gustavo Perednik viajó en representación de la Universidad ORT Uruguay, en la que durante últimos nueve años es profesor visitante.  

La conferencia en Rusia tuvo lugar en el marco coloquio internacional sobre “Lecturas Transculturales y Transmodernas”, en el que participaron cincuenta académicos de varias universidades de Rusia, EEUU, Francia, Turquía, Kuwait, Suecia, México, Corea y otros países. Gustavo fue el único participante de Israel.  

Los aprendices de Hitler: Judeofobia islámica en Holanda

Lea el artículo

Diálogo hipotético entre Mujica y Correa

Hipotético diálogo presidencial

Por Gustavo Perednik

URUGUAY-ELECTION-CANDIDATES-MUJICA

RC: Qué mal, Pepe. Mira que usar la palabra “tuerto”…

JM: ¿En serio lo decís, Correa? ¿No sabés que yo siempre hablo en lenguaje coloquial? Ando siempre usando términos como “petiso”, “gordo” o “pecoso”. ¿Por eso hay que armar despelotes?

RC: ¿Cuál de ellos?

JM: El del 4 de abril. A pesar de que los uruguayos hicimos todo lo posible por resolver la cuestión amigablemente y obviando los canales públicos, Timerman decidió mandarme una protesta de mala leche por “ofender la memoria de una persona fallecida, que no puede defenderse”. No entiendo, Correa: ¿de qué debería defenderse esa persona?

RC: Tienes razón en que no hubo agresión, pero debes admitir que hubo ordinariez.

JM: Pero eso hay cada vez que abro la boca…

RC: ¿Y entonces por qué crees que Timerman se enojó?

JM: Siempre le salta la ficha a este gurí. Salvo con Irán, a quien le tiene reservados memorandos de entendimiento, sus dardos siempre están listos para dispararse. Contra los judíos, contra Europa, contra EEUU y, sobre todo contra Israel.

RC: ¿Contra los judíos e Israel?

JM: Sí, les dice que Israel no tiene por qué entrometerse en cuestiones judías, y que promueve la guerra; que no representa a los judíos, que asesina para saltear justicia, que genera conflictos de doble lealtad…

RC: Bueno, pero todo ello nos lo enseñó nuestro mentor Chávez ¿no? Si tú siguieras la línea correcta como yo, nunca se habrían enojado contigo. Después de todo, conmigo siempre fue cordial.

JM: Pero vos no dijiste nada que pudiera afectar a la Argentina.

RC: No, por supuesto. Sólo minimicé el atentado contra la AMIA, y declaré que es menos importante que los bombardeos contra Gadafi en Libia. Eso no es agraviante.

JM: La sacaste barata, Correa. Te hacés el mosquita muerta, pero agraviaste. A lo tuyo Timerman no le dio bola y conmigo le saltaron los cables. Está más loco que una cabra el chabón.

RC: No te quejes, gordo. Lo que yo quise decir no fue contra los argentinos argentinos, como diría Miguel Ángel Pichotto. Me refería a que si los judíos mueven los hilos de a la NATO para bombardear Libia, después que no protesten si les bombardeen la AMIA.

JM: ¿’Tas loco, bó? ¿En serio creés que los judíos dominan todo?

RC: Ya lo enseñó el comandante Chávez, cuando declaró que “Los que crucificaron a Cristo se han apoderado de los recursos del mundo”.

JM: ¿El tipo se refería a los judíos?

RC: Los investigadores no se ponen de acuerdo al respecto, así que seguimos a la espera de que un pajarito se lo revele a Nicolás Maduro.

JM: Lo raro es que Timerman se enfurece contra mí, pero nunca le molestaron los berrinches de Chávez contra los judíos.

RC: En esas menudencias no se mete. Chávez era nuestro aliado ¿no? En cambio, eso de decir “tuerto” sí que es denigrante.

JM: “Denigrante e inaceptable” lo llamó No entiendo, Correa: vos banalizás un atentado descomunal contra la Argentina y ni se mosquea. Yo uso la palabra “tuerto” y Timerman salta con que “las expresiones ofenden”, y me manda una carta con su “profundo malestar”.

RC: Bueno, pero es porque yo lo dije en la capital, en Buenos Aires; tú en Sarandí, que es una ciudad uruguaya menor.

JM: Justamente. ¿No es peor lo tuyo?

RC: Pero yo lo dije en público. Tú en un costado, sólo al intendente Enciso.

JM: ¿Y no es peor lo tuyo?

RC: Sí, sí, pero yo aclaré días después que no me retractaría de nada, porque no había dicho nada incorrecto. A ti, en cambio, te traicionaron los micrófonos abiertos.

JM: No te entiendo, Correa.

RC: Tienes que darte cuenta, Pepe, de que lo que ofendió a Timerman no fue lo de “tuerto“, sino que usaras la palabra “vieja”. Ofendiste lo más sagrado, y tuvo que desviar el contenido de la protesta para evitar el bochorno.

JM: Desviar, sabe el botija. Cuando le preguntaron por qué llamó a la sociedad con Irán “Comisión de la Verdad”, respondió que a él tampoco le gusta su nombre (Héctor). Y todos sabemos que en su infinita humildad él cree que él mismo se puso su nombre.

RC: Bueno, pero cuando le preguntaron por qué dialoga con ayatolás que niegan el Holocausto, repuso que él no se reunió con ellos para hablar del Holocausto…

JM: ¿Y para qué se reunió?

RC: Para que los iraníes ayuden a investigar el atentado contra la AMIA (que fue menos grave que lo de Libia).

JM: ¡Pero si el atentado lo cometieron ellos!

RC: Más a mi favor: ellos son los que más datos podrían dar ¿no?

JM: Sigo sin entenderte, Correa.

RC: Y buena, mucha lógica no hay. Es Timerman.

JM: Pa’mí que es tuerto.

Justicia

La Justicia es dar a cada uno lo que se merece, medido por un estándar objetivo. No voy a dar una disertación sobre el concepto de Justicia. Solo me limitaré a decir que eventualmente cada uno obtiene lo que se merece. Estas tres fotos resumen la moraleja de la Shoá:

Imagen

Sobrevivientes de Buchenwald en Israel

ImagenRezo en la casa de Goebbels

Imagen

Justicia

¿Y Pollard?

Todos parecen haber olvidado a Jonathan Pollard. De hecho se recordó con mayor frecuencia a Guilad Shalit (merecidamente), aunque este era más difícil de salvar por estar secuestrado por el enemigo. Y Pollard, secuestrado por un aliado todavía permanece en cautiverio. ¿Por que la saña contra el?¿Por que no se le pide a Obama de una vez por todas que lo libere?

Recuerdo en el libro “Mossad: La Historia Secreta”, de Gordon Thomas, como este menciona el especial capricho de mantener a Pollard preso aún contra el propio sentido común y la proporcionalidad (soviéticos, verdaderos enemigos de USA y asesinos, fueron liberados y con penas mil veces menores a la de Pollard por delitos mil veces peores).

¿Que ocurre?

Un Papa aliado con Occidente y el Bien

Felicitaciones al querido Monseñor Jorge Bergoglio, un cristiano ejemplar, promotor del diálogo interreligioso y amigo de nuestro pueblo, a quien respeta, estima y comprende. Que D’s le otorgue mucho éxito, bendiciones e iluminación en su nueva tarea. Es el Papa ideal en este momento de la historia. Quiera la Providencia que bajo el Papado de Francisco I, Israel y el pueblo judío puedan seguir mejorando y estrechando vínculos con el Catolicismo y la Iglesia.

Para que vean que no hablo desde la ignorancia cuando manifiesto mi admiración por Bergoglio, les recomiendo la lectura de un libro que me hizo entender qué clase de hombre decente es el nuevo Papa:

Diálogos entre Bergoglio y Skorka

La Ley Anti-Justicia

Dejo esta cita, creo que se entiende bastante bien por si sola:

“This morning I had another talk with the German Chancellor, Herr Hitler, and here is the paper which bears his name upon it as well as mine…. We regard the agreement signed last night and the Anglo-German Naval Agreement, as symbolic of the desire of our two peoples never to go to war with one another again.”, Neville Chamberlain, Speech at Heston Airport (30 September 1938), quoted in The Times (1 October 1938) Oxford Book of Modern Quotes

Argentinos Argentinos/Argentinos Judíos

De a poco muchos muestran su verdadera cara:

Mi Opinión Sobre la Verguenza

Es tan obvio que el Tratado firmado con Irán es una verguenza que ni vale la pena enumerar. Independientemente de la supuesta buena retorica y las “explicaciones” dadas.

“This is 1938 and Iran is Nazi Germany. The Nazi Germany is looking for a Nuclear Bomb” Biniamin Netanyahu

La Argentina firma y negocia con la Alemania Nazi 2.0 versión Islamista.

Excelente artículo del JPost.

It is nauseating to see such despicable behavior by the Argentinian government being implemented by a politically far-left Jewish scoundrel

¿Entonces tenía razón el “difamador”?

¿Y entonces era cierto?… ¿Donde están los que decían que no era así?…Saludos a ellos

 

Habría que elegir mejor que causas defender y cuales no.

Cortito

Si necesitan explicar rápidamente que pasa con Israel, en especial en el contexto de la última operación de defensa, este artículo de Elías Cohen lo explica bien. Y rápido.

Y ya que estamos, recuerdo esta excelente recopilación de textos de autores sobre su opinión de Israel. Aca el que ya cité una vez, de Marcelo Birmajer (una joya):

Israel es, para mí, garantía de que puedo defender mi vida y mi libertad, y la vida y la libertad de los míos, y de los inocentes en general. Israel es un milagro que ninguna explicación racional, geopolítica o filosófica puede abarcar. Es un milagro que tampoco puede explicar la religión. Es tan parecido a un sueño, que incluso sus fundadores buscaron modos de subvalorarlo, para podérselo creer. Israel para mí es mi abuelo Trau, cuya primera hija y primera esposa pudieron haber sido salvadas de haber existido aquél diez años antes. Israel, para mí, es la belleza en estado puro. Israel es la única entidad a la que puedo relacionar con la palabra amor, como si se amara a una persona, una mujer o un hijo. Israel es el triunfo del bien, de la verdad y de la voluntad. Israel es una declaración de protesta y de amor, al mismo tiempo, respecto de Dios. Israel es el fruto varias veces milenario de un pueblo de dura cerviz. Israel es insolencia, desparpajo, libertad. Israel es el lugar al que queríamos llegar cuando salimos de Egipto. Israel es la mejor forma de relación entre judíos y gentiles. Israel es el lugar donde dos mujeres semidesnudas caminan de la mano antes y después de vestir un uniforme y realizar rutinas militares y nadie les pregunta de dónde vienen ni a dónde van sus corazones. Israel es Ariel Sharón, bendito sea; Golda Meir, Moshé Dayán, Itzak Rabin, Shimon Peres, Abba Eban, y otras tantas personalidades: es el país que ha dado más cantidad de Churchills por kilómetro cuadrado. Israel es falafelshawarma,bureka y todas las combinaciones de jugos de fruta que puedan caber en el Arca de Noé. Israel, para mí, es el Paraíso: el único en el que creo.

Las idioteces útiles – De Peicovich, Muchnik, Forster y otros.

Les dejo el último artículo de Gustavo, publicado en JAI Uruguay

En un principio pensaba recortarlo, pero la verdad es que vale la pena leerlo todo.

En otro tema, espero que Assad sea lo suficientemente inteligente como para irse de Siria y refugiarse en algún castillo de Qatar por el resto de su vida, antes que echar mano del arsenal de armas químicas para que – lo que queda de – su  régimen  sobreviva unos meses más. Esto puede terminar mal, muy mal. Mientras los cráneos de los Servicios de Inteligencia se mantienen alerta y nos mantienen protegidos, desde acá seguiremos esperando la condena de algún ” progre humanitario” contra este dictador y su séquito de asesinos. Hola? Hay alguien?

Peicovich? Muchnik? Foster? Donde están?

Las idioteces útiles

Una respuesta al antiisraelismo de Peicovich/Muchnik/Forster

Nuestro título es cauteloso: optamos por un sustantivo abstracto, a fin de no rebajar la refutación que sigue a cuestiones personales. No venimos a descalificar a nadie por idiota, sino a desmentir sus idioteces.

Estamos sumidos en una guerra entre el medioevo y la modernidad. De un lado, sociedades que carecen de libertades individuales y violan los derechos humanos; en las que se decapita,
apedrea y flagela; en las que jóvenes son asesinadas por “honor familiar” y se prohíbe opinar.
Sociedades regidas por dictaduras, que habitualmente echan mano de la judeofobia para descargar sus propias miserias en el enemigo externo.
De este lado, la modernidad acosada, que ha producido personajes que se solidarizan con los retrógrados. Lo hacen por omisión, cuando eluden toda censura a los agresores, o por comisión, cuando en el marco de un conflicto arremeten contra una sola de las partes, y
siempre la misma.
Los partidarios de los trogloditas sirven fielmente las metas de éstos, aun si asuman curiosamente el nombre de “progresistas”. Otras veces se autodenominan “posmodernos”:
están más allá de la nunca agotada modernidad que nos ha provisto de la democracia, del imperio del raciocinio y de los derechos humanos.
Desde 1979, las fuerzas del medioevo se reconcentraron en Irán; a partir de 2007 también se apoderaron por la fuerza de Gaza, asesinando a decenas de palestinos que no respondían a sus
designios (como es habitual, nadie protestó contra aquella matanza, porque el objetivo ínsito en toda protesta progre no es defender a alguien –ni siquiera a los palestinos- sino culpar a un
grupo muy específico).
Que los retrógrados son judeófobos no es nuestra mera opinión; resulta de sus textos. La plataforma de Hamás exhorta a matar judíos por doquier.
Y también resulta de sus discursos: el vicepresidente de Irán acusó del tráfico de drogas “a los sionistas”, que absorben su misantropía “del Talmud”.
Los progres son acusados de ceguera ante las bombas y los misiles de los medievales; también son sordos ante las arengas de éstos, debido a su racismo humanitario que no les permite tomar en serio las bravatas de los islamistas fanáticos, y prefieren aceptarlas como una expresión de diversidad cultural. A ojos progres, los árabes son algo así como inimputables.
Si hacía falta una prueba más del vocabulario perverso de las idioteces útiles, la Operación Pilar Defensivo la proveyó.
En esta breve guerra, a diferencia de las anteriores, las naciones expresaron relativa comprensión por la necesidad de Israel de defenderse, después de miles de morteros que, durante meses y meses, mantuvieron a un millón de israelíes encerrados en refugios.
El Gobierno de Obama, cuya reelección los progres enarbolaron, se plantó firme del lado de Israel y su derecho a la autodefensa. La Unión Europea, habitualmente antiisraelí, en esta ocasión tuvo pronunciamientos comprensivos de Israel. Aun los árabes, palestinos incluidos, evitaron los mensajes de odio que en guerras previas destilaron contra el estado judío.

Es cierto que el Mercosur fue menos ecuánime, pero teniendo en cuenta que viene siendo secuestrado por el chavismo, es de apreciar que, aun cuando ni siquiera mencionó el derecho de los hebreos a defenderse, tampoco atacó a Israel.
En suma: en la reciente guerra pudo quedar bastante claro que Israel no tenía opción más que bombardear los lanzamisiles que venían hostigando a su población civil, a menos que optara por una operación terrestre que iba a cobrar muchísimas más vidas de ambas partes.
El grupo que no se avino a reconocer la agresión del Hamas, y que permaneció parapetado en su antiisraelismo, fue el de fabricantes de idioteces útiles, esos que abundan en los medios de prensa.
En la segunda quincena de noviembre, salieron publicadas en Buenos Aires tres notas en las que los autores quedaban trabados en sus dogmas, sin intención alguna de revisar si la realidad estaba contradiciéndolos. En los tres casos, la premisa incuestionable fue que Israel es malo.
Nos referimos, en orden de virulencia decreciente, a los artículos de Esteban Peicovich (Perfil, 19/11), Daniel Muchnik (Perfil, 25/11), y Ricardo Forster (Página/12, 23/11).

*****

En el primero, además de idiotez, hubo judeofobia monda y lironda. Sólo a un país en el mundo Peicovich llamaría “nazi”, atribuyéndole las intenciones más malignas y comparando a su jefe de

Gobierno con Hitler. Sólo a un país le tiene reservada semejante brutalidad: al país de las víctimas del nazismo. Peicovich no escribió sólo una idiotez sino una infamia, en la que habla de razas y de acervo genético, de locura y antisemitismo, todo ello concentrado en uno solo de los doscientos países: el judío.
Muchnik, por su parte, arguye que “Israel dice tener derecho a atacar”. Todo lo demás se deriva de esta malintencionada tergiversación. Porque en realidad el derecho que le asiste a Israel es a defenderse.
A esto siguen los dos habituales mitos de la ignorancia: 1) “la Shoá empujó a la creación de Israel”, que es como decir que el cáncer empuja a mejorar la salud del que lo padece. 2) Que “los árabes fueron desplazados”: curioso desplazamiento, teniendo en cuenta que la mayoría de ellos sigue en Israel, en donde son jueces, periodistas, parlamentarios, y constituye la única población árabe de Medio Oriente que ejerce derechos humanos.
El clímax de Muchnik llega cuando sentencia que “no hay pueblo judío”, debido a que hay judíos de toda clase. Su impecable lógica impediría la existencia de colectivos cualesquiera. Sospechamos que también entre los árabes y entre los mapuches hay diferencias.
Finalmente, Muchnik decidió compartir una duda existencial que sus lectores encontrarán cuando menos extemporánea: “¿qué me hace ser judío? No lo sé”.
Coincidimos con él: Muchnik no sabe. Quizás le habría valido aprender algo antes de escribir en un diario. Pero, como es sabido, sobre Israel se sienten libres de opinar aun los menos entendidos.
El cuento de Muchnik es que, en el inventado exilio, “los palestinos eligieron Líbano y Jordania”. Curioso.
Parece ser que el millón de árabes israelíes son fantasmas. Muchnik no ignora sólo qué es ser judío, sino también que los deportados fueron Arafat y sus huestes: no el pueblo palestino. Los terroristas de la OLP fueron los masacrados por Jordania, precisamente cuando se levantaron en armas con bombas y metrallas.
Sin embargo, para Muchnik, son los gobernantes israelíes quienes “se vanaglorian de ser belicistas,
omnipotentes, y soberbios, de un odio inconmensurable y racismo”. ¿Una sola cita, por favor, maestro Muchnik? ¿Podría usted dar una sola cita con la que podamos confirmar su propio odio antiisraelí? No.

Todas las diatribas habitan exclusivamente en la mente del difamador.
Cincuenta familias son las dueñas de la economía israelí, enseña Muchnik. No habrá contado las de Arabia Saudí ni de ningún país árabe, ni de ninguno de Latinoamérica, ni tampoco el hecho de que
el sistema social de Israel es uno de los más avanzados del mundo, así como la fortaleza de su clase media. “No sé”, pensará Muchnik, esperamos que con menos ganas de escribir.
El tercer servicio al medioevo lo prestó Forster, más sensato, pero mucho más soberbio aún, tanto, que desde un pedestal profético viene a predicar moral al pueblo de Israel (al único del mundo, se
sobreentiende, al que es indispensable dar lecciones morales).
Según Forster, “las virtudes de Israel son las de la sitiada Esparta. Su propaganda, su retórica del autoengaño”. No hay democracia, no hay Corte Suprema de Justicia, no hay prensa libre, no hay ciencia
de avanzada, ni Premios Nobel ni democracia vibrante ni universidades ejemplares en Israel. Su única virtud es la propaganda, que nunca compensará sus defectos: “pesadilla nacionalista, violencia brutal, sometimiento contra otro pueblo, pantano de los ideales, miseria moral”. Desde hace años que Forster repite la misma mentira, y ninguna evidencia lo hará morigerar la diatriba.
Recluta para su miopía a “Gershom Scholem quien, en los años previos al nazismo, eligió defender en Jerusalén la convivencia judeo-palestina”. Scholem no mencionó a los palestinos, señor Forster, porque los únicos palestinos de marras eran los judíos: Orquesta Filarmónica de Palestina, Diario de Palestina, Banco Palestino, todos judíos. Ni la ONU habló de “palestinos”.
La moral de Forster pareciera indignarse ante todos (o casi todos): “el ejército israelí mata, Hezbolá mata, Hamas mata, Siria mata, Irán mata”, pero saltea que el único que mata para defenderse es el
primero de la malintencionada lista.
Quedaron agradecidos al trío, los miles de medievales que bregan por liberar al mundo (liberarlo de Israel) y por obsequiar a la humanidad la imposición de la sharía. Agradecidos están, por la utilidad que
les dispensan los que no saben ni quieren saber.
Nuestro problema, empero, no son las idioteces útiles, sino el hecho de que las instituciones representativas de la comunidad no generan estrategias para lidiar con este problema. Que no se mosquean por el hecho de que los máximos líderes estudiantiles argentinos sean trotskistas furiosamente antiisraelíes que emergieron de los marcos comunitarios.
El medioevo siempre agradecido, y siempre activo en su arrasadora deslegitimación de uno, y solo uno, de los 194 Estados del mundo.

Cuando algunos “sionistas” pierden el rumbo

Comunicado en respuesta BA BETAR

Es excelente que algunas tnuot (movimientos juveniles sionistas) hayan elaborado una respuesta a la inadmisible agresión del Hashomer. Es una lástima que no sumaran alguna tnuá más, para que Betar y Bnei Akiva no parezcan siempre los únicos sionistas verdaderos.

En su respuesta, con todo, saltean algo fundamental:

En la enumeración de los partidos que apoyaron la operación, ¡también correspondía incluir a Meretz! El único reparo que éste tuvo es que se opondrían a una operación TERRESTRE, pero en NINGÚN MOMENTO dijeron que Israel no debería detener al Hamás.

Y he aquí el punto fundamental: Hashomer de Israel JAMÁS habría emitido un comunicado así. Un abismo separa a Hashomer Argentina del mundo sionista.

En rigor, Hashomer Argentina NO TIENE NADA QUE VER CON NINGÚN GRUPO SIONISTA ISRAELÍ. Son cercanos a la izquierda argentina. Y en eso radica la arrogancia y la desubicación de lo que escriben. Se hacen los sionistas, pero son simples “progres” que descartan a todo el que piense como ellos.

La refutación de todo mensaje antisionista, o que denigre a Israel, cabe en este sitio, no importa quién lo emita.

Es hasbará de primer nivel, mostrar que los mensajes antisionistas han penetrado al que supuestamente debería ser el movimiento sionista.

El muy debatido uso de fondos sionistas para financiar lo opuesto también debería ser denunciado y puesto a la luz del público.

Cuando un mapa vale más que mil palabras

La tregua con Hamas: el desastre menos malo de todos

Sí, es verdad, la tregua con Hamas es un desastre. Israel, una democracia vibrante que logró florecer entre dictaduras pantanosas; que todos los días nos regala avances en todas las ramas del accionar humano; que sólo quiere vivir en paz con sus vecinos; que con este objetivo en mente les entregó territorios y riquezas; que a cambio de este gesto sólo recibió más muerte y destrucción; que tiene la capacidad militar para mandarlos a todos a la pre-historia; es la misma Israel que se rebaja a negociar con un puñado de trogloditas aspirantes a genocidas  para firmar una tregua que pasará a la historia como otra oportunidad desperdiciada para derrotar a nuestros enemigos, en un acuerdo auspiciado por el mismo Obama que nos pidió volver a las fronteras del 67, y donde los intermediarios son los islamo-fascistas que gobiernan en Egipto.

Caroline Glick y Martin Sherman, dos columnistas del Jerusalem Post, desarrollan esta visión en sus respectivos artículos.

No obstante, en algún momento el intelectual debe ponerse el sombrero del político e imprimirle pragmatismo a sus opiniones, si realmente quiere construir un mensaje que tenga un efecto transformador. Hacemos eso o hacemos catarsis con el teclado, pero no podemos hacer las dos cosas al mismo tiempo.

En este caso, la pregunta pragmática es: ¿Cuál era la alternativa a una tregua?

Israel sabe donde se esconde Hamas. Todos sabemos donde se esconde Hamas. Sabemos que, por ejemplo, disparan misiles en los subsuelos de los hospitales. En esos casos, si Israel quiere eliminar a los terroristas tiene dos opciones: bombardear el hospital hasta que no quede nada o lanzar una incursión terrestre.

¿Queremos bombardear el hospital?

Me parece que ninguno de nosotros daría esa orden, ni siquiera los que me desmienten desde una computadora. No porque Israel no tenga derecho — está claro que Israel tiene la obligación moral de proteger a sus ciudadanos y que Hamas es responsable por los muertos desde el momento en que los usa como escudos humanos –, pero no daríamos la orden porque nosotros valoramos la vida. Así de cursi y de sencillo. Ergo, la única alternativa viable que nos queda es entrar por tierra y enfrentar a los terroristas.

Los analistas militares coinciden en que para derrotar al Hamas de una vez por todas, Israel necesita tener una presencia militar en Gaza durante 4 meses como mínimo. ¿Es hoy el momento de emprender esta iniciativa militar?

Primero, tenemos que pensar si el estado actual de la guerra justifica asumir el riesgo de que 75 mil reservistas israelíes crucen la frontera de Gaza. Segundo, tenemos que analizar cuáles serían las implicancias estratégicas de optar por este camino (a mi no se me ocurre un regalo mejor para Irán, por ejemplo). Tercero, no podemos olvidar las repercusiones diplomáticas y mediáticas que dicha contienda tendría (más allá de si acordamos con las premisas de los que van a criticarnos). Cuarto, tenemos que evaluar cuántos miles de millones de dólares vamos a tener que destinar para determinar si, desde un punto de vista financiero, hoy es el mejor momento de entrar en Gaza o conviene esperar. Cuarto, si aprendimos algo de la guerra entre USA e Irak, tenemos que delinear una estrategia de salida.

Estas son solo algunas de las consideraciones que debe tener el buen político en este tipo de situaciones. Creería que los líderes israelíes evaluaron la situación en base a la información con la que cuentan y concluyeron que era preferible realizar una tregua. Además, si Bibi logró que Obama se comprometa a desplegar militares en la la frontera entre Egipto y Gaza para bloquear la infiltración de armas (como puede leerse en DebkaFile), entonces Israel no solo le infligió un daño psicológico y militar al Hamas con todos los terroristas asesinados e instalaciones gubernamentales destruidas, sino que con la ayuda de USA va a impedir que Hamas pueda recuperar su arsenal en el corto o hasta mediano plazo.

Sí, la tregua pudo haber sido un desastre, pero tal vez fue el desastre menos malo de todos.

Documental “L’estigma”

Interesantísimo documental con, entre otros, la aparición de Gustavo Perednik y Pilar Rahola.

La Judeofobia de Esteban Peicovich

Pocas veces uno tiene la suerte de encontrar un ejemplo perfecto de una abstracción. Si bien las abstracciones son construidas en base a concretos, de los cuales posteriormente se omiten las medidas, y se integran las similitudes en un concepto bajo una misma definición, no es normal encontrar un ejemplo tan extremo que ilustre a la perfección lo que la abstracción integra. Por ejemplo, el concepto de silla hace abstracción de las similitudes de todas las sillas, omitiendo las diferencias, y si bien todas las sillas son entonces “la silla”, no vemos por lo general un concreto (a modo de una especie de “forma” platónica) que sea la silla. En el caso de la Judeofobia ocurre lo mismo: uno raras veces se encuentra con un Judeofobo completo, una “forma” platónica de judeofobo. Bueno, pero he aquí que lo hemos encontrado, y nada menos que en Perfil: Esteban Peicovich.

Resumen de lo que sigue (por aquellos que no quieren leerlo entero): Esteban dice que Israel, inspirado en la superioridad que le da ser “el pueblo elegido” y comparable (o peor) a los nazis, esta cometiendo un genocidio contra “Palestina” mientras de allí solo tiran “cohetes de bolsillo”. Para colmo Israel tiene a la ONU detrás, y por supuesto a USA. Todo esto escrito con sarcasmo e ironía, mientras el, desde un pedestal de superioridad moral, afirma que “los extremistas” de ambos bandos (por supuesto el se ocupa solo sobre los que el identifica en su mente del lado israelí) impiden la paz. Por supuesto, bien de manual, cita a judíos para demostrar su punto; a la vez que afirma que “Los judíos”, que somos una victima colectiva, ahora somos victimarios. Iguales o peores a los nazis. Desde aca le contestamos.

Desconozco quién será este personaje, pero es un ejemplo perfecto y acabado de judeofobia demencial. En un breve artículo de “opinión” logra mezclar todos los mitos contra Israel, a la vez que contra los judíos, y al mismo tiempo intentar “analizar” la situación actual. A modo de ejemplo de como analizar semejante muestra de odio, vamos a tomar cada párrafo de este personaje, de su artículo “Netanyahu va por más. Está loco“; y te voy a hablar a vos, Estebán:

Otra vez, el rancio tema: parientes que se odian más allá de lo terrestre. El oxímoron de Medio Oriente vuelve a sangrar. A mes de 2013 la reanudación del conflicto suspende el juicio. Y como la lógica no actúa, el mundo “no sabe/no contesta”, uno arriesga preguntas?. Estas, por ejemplo: ¿Puede un país mantener prisionero a otro país?¿No es Netanyahu el mayor antisemita en ejercicio? ¿Ser pro semita es hoy sinónimo de anti semita? ¿El gobierno israelí tiene nazis infiltrados? ¿Cómo analizaría Freud a esta magna víctima colectiva de 1945 de verla convertida hoy en victimaria de otra minoría?

Comenzas el artículo afirmando que “el mundo” no hace nada. Bueno, Esteban, los medios de comunicación (como donde vos escribís) no solo actúan, sino que actúan de forma tal de distorsionar la realidad para demonizar una y otra vez a Israel, como en este video donde el “herido” palestino de turno luego aparece levantado, vivito y coleando, y rascándose los testículos. Pero eso justamente a la gente como vos no le importa, como así también los tiene sín cuidado la masacre de Bashar El Assad en Siria (30000 muertos), o los 500000 muertos en Darfur. Esos muertos no traen publicidad, ¿no? La ONU, como siempre, no pierde el tiempo de atacar a Israel cuando se defiende, y curiosamente condenarlo una y otra vez a la vez que omite los verdaderos genocidios que se están llevando a cabo. ¿Curioso? No, debe ser porque esta constituida por las más brutales dictaduras del planeta. Como su Comisión de DDHH, donde perlas como Arabia Saudita y hasta hace poco la Libia de Ghadaffi juzgaban a estados como Israel mientras ellos reprimen brutalmente a su propia población. Después acusás a Netanyahu de ser el mayor “antisemita” (no voy a corregir tus errores conceptuales, leelo vos mismo), y te olvidás de por ejemplo el mismo Hamas que tiene en su plataforma que es deber de los musulmanes matar a todo judío donde sea. O el Presidente de Irán, que niega la Shoá y afirma una y otra vez que Israel debe desaparecer. Pero esos son buenos tipos, el problema es Netanyahu. Después te preguntás si el gobierno de Israel tiene nazis infiltrados, porque obviamente sabés que comparar a los judíos con los nazis es una forma de blanquear al nazismo, ya que si Israel es nazi entonces los nazis no son tan malos. O incluso los judíos son peores, como dijera Chavez. ¿No? Finalmente te preguntás (bastante iluso de tu parte), que diría Freud de “la magna victima colectiva” que hoy es victimaria. Curioso que hables de los judíos como un bloque y al mismo tiempo te preguntes que diría un judío sobre su mismo bloque. Se le complicaría, en tu visión determinista, mirarse a sí mismo desde afuera. Y ahí está el punto central del párrafo: para vos “los judíos” no són “los” judíos, sino que son el bloque “los judíos”. Pensamos y actuamos en conjunto. Somos todos esa “magna victima colectiva”.

Un refrán judío dice: “El mundo se puede destruir de la noche a la mañana”. Y otro, “que en igual tiempo también puede salvarse”. La historia no es palazo (y a la bolsa) sino péndulo. Eclesiastés canta la justa. De no haber trampa,en Gaza podría sobrevenir la contracara del refrán y salvarse la región. Pero la hay. Netanyahu y su banda urden, aplican nuevos torniquetes a la sofocada Palestina. Y ésta seguirá respondiendo con artesanía bélica que no arrasa pero tampoco deja dormir. Se reabre así una nueva temporada de infierno que sufren cien veces más los palestinos que los israelíes. Tal como Obama a la hora de sus donuts matinales activa “drones” sin piloto para pulverizar talibanes, Herr Netanyahu envía los suyos a borrar palestinos del mapa. A los 700 (¿) cohetes de Hamas (3 muertos: sic) replicó esta vez con bombardeos a Gaza desde mar y aire: ¡Y ya van (hoy, lunes) 77 muertos!

Vieja técnica de todo judeofobo, citas a los propios judíos para intentar atacarnos. Parece que vos creés que “Netanyahu y su banda” quieren hacerle la vida imposible a los palestinos…pero apliquemos la logica (como decis vos en tu primer parrafo, Esteban): Un territorio de 350km con 1.7 millones de personas, donde el Hamas dispara desde Mezquitas, Hospitales, Escuelas y zonas con alta densidad poblacional…y 130 muertos (la mayoría terroristas) en una operación de defensa de 6 días del ejercito mejor preparado de Medio Oriente…¿No te parece que la lógica (tu amiga) indica que si fuera el deseo de Israel de matar a todos no hubiera quedado ninguno? Nuevamente con el “Herr” hacés un paralelo con los nazis, pero, ¿donde está el genocidio?¿donde las camaras de gas?¿donde los campos de exterminio? En tu mente demencial solamente. Y después comparás la cantidad de muertos de un lado y del otro, como señalando la “desproporcionalidad”. Y claro, si del lado de Israel tenes el sistema de Iron Dome para bajar los cohetes y tenes tantos refugios y bunquers (en Sderot hasta las paradas de colectivo están reforzadas), para evitar que la población se muera, y del otro lado tenés un grupo de dementes que usan a los civiles como escudos humanos es obvio que va a haber diferencias de muertos. Pero sospecho que ese no es tu problema: tu problema, Esteban, es que quisieras ver más muertos israelíes. No te quejás de los civiles muertos por responsabilidad exclusiva del Hamas, te quejás de que los cohetes del Hamas no maten más civiles israelíes. ¿A quién le querés mentir?

Israel atómico y ahijado de Estados Unidos versus enclave palestino en prisión geográfica. Cañón contra honda. Así, por décadas. Cada tanto una excusa, el castigo desmedido y ante la indiferencia mundial, drama que vuelve a su… anormalidad. Espanta encono tanto entre parientes (que lo son). La idea de “pueblo elegido” es ofensiva. Es destino compartido, no pueblo elegido. Existen estudios que confirman que judíos y palestinos no son dos razas sino una: “Comparten acervo genético similar. Se los debe considerar relacionados y no por separado” Esta afirmación en la revista líder Inmunología Humana llevó a más de un académico fanático a arrancar las hojas del artículo por no soportar la igualación. El editor, Nicole Sucio-Foca, de la Universidad de Columbia, declaró que el artículo provocó tal tumulto de quejas que se vio obligado a repudiar y eliminarlo del sitio web de la I.H. El genetista británico Sir Walter Bodmer criticó: “Si a la revista no le gustaba no debería haberlo publicado. ¿Por qué esperar que apareciera para actuar así? Y Dolly Tyan, presidente de la Sociedad de Histocompatibilidad e Inmunogenética, confesó a los suscriptores estar “ofendido y avergonzado”.

Este parrafo es particularmente desagradable. Te esmeraste, ¿no Esteban?. Primero con el tema de la honda comparás a David con Goliat, nunca menos que de nuevo para atacar judíos lo haces con historias judias. Y, pienso, ¿que raro no? Porque yo no recuerdo que una honda se compare con 12000 cohetes. Capaz nunca te enteraste de la diferencia. Después saltás a lo de “Pueblo Elegido”, y no te preguntás lo básico: ¿elegido para que? Pues para cumplir las leyes de la Torá, ni más ni menos. No dice “Pueblo Superior”, como querés hacerlo ver, ya que si quisiera decir eso lo diría. Pero no lo dice, porque los seres humanos somos iguales. La elección es la elección del Pueblo Judío de cumplir con la Torá, no de ser superiores a otros. Y lo de la raza…bueno, parece que no sabés, te entiendo, pero en el judaísmo no hay tal cosa como racismo: hay judios negros, asiaticos, lo que quieras. Y el asunto que citás después que pretende decir que la “conspiración judía” obliga a esconder las “mixturas raciales” de judíos y palestinos es patético. El racismo es una idea trasnochada, y jamás existió dentro del judaísmo, porque para el judaísmo todos descendemos del mismo hombre. Pero seguro que no lo sabías.

Ya en el siglo 19 Disraelí devaluaba esta puja entre primos del desierto. “Los árabes no son más que judíos a caballo” decía. Israel no lo acepta obsedido por echarlos del lugar. La frágil Palestina responde con cohetes de bolsillo. Israel la ahoga un poco más cada nuevo conflicto y 1,5 millón de “primos” se barbarizan algo más. Infogramas sobre Gaza prueban lo insostenible del plan de embolsar aldeas de uno en tierra de otro. Pero se hizo igual. Rapiña maquiavélica que no sirvió ni para ampliar la soberanía ni para mejorar la historia. El plan de un Gran Israel asentado sobre una Palestina vacía de originarios es utopía con santabárbara encendida. Esa geografía fue siempre para dos, no para uno. Llevan 3.000 años litigando lo mismo. Los árabes afirman vivir allí desde antes de Abraham. Los judíos que Yavé les dio esa tierra a ellos. Dejar este entuerto mítico histórico en manos de los tahures de la ONU fue (y es) jugar con trampa grossa. En ella mandan los judíos y apadrina USA. Y en ella, en 1947, la culposa Dama Indigna Europa buscó lavar “culpas” regalándole el 54 por ciento de Palestina a Israel (que allí solo poseía el 6 por ciento). Fue uno de esos típicos huevos de cobra de los que tan bien sabe “poner” Inglaterra donde le conviene. La nación “nueva” Israel se hizo por “regalo” de la UN. Un país “que no estaba allí” (ni en ninguna parte del mundo) se descolgó del mito desde una soga de oro y desplazó de a poco “al país que siempre estuvo allí”.

Tenés, en este mismo párrafo, más errores que palabras, Esteban. Primero decís que los de “Palestina” son cohetes “de bolsillo”. Ojalá nunca te caiga ninguno en la cabeza, porque ahí no creo ni que te quede un bolsillo donde meter el cohete. Después reconoces la radicalización progresiva de los terroristas contra Israel, pero la culpa es de Israe, obvio. Al principio nos amaban. Seguís demostrando tu ignorancia cuando hablás “que hace 3000 años” estamos en esta. Bueno, me parece que deberías chequear quienes tuvieron soberanía sobre la tierra en la historia. Después la seguimos. Finalizas diciendo que la ONU apoya a Israel….aca derrapaste una vez más: “El sionismo (es decir, el nacionalismo judío) es el único movi­miento de liberación nacional alguna vez tildado de racista por la familia de las naciones. Alrededor de un tercio de todas las resoluciones de condena de las Naciones Unidas han caído sobre un único estado, Israel. La Comisión de Derechos Humanos monitorea a los 191 estados-miembro de la ONU colectivamente, en tanto que Israel es examinada separadamente bajo un ítem especial de la agenda. Cuando los Países Signatarios de las Convenciones de Ginebra se reunieron por primera vez, cincuenta y dos años luego de su establecimiento, lo hicieron para debatir a Israel. AI Magen David Adom (la Estrella de David Roja, en hebreo), la organización de asistencia humanitaria israelí, se le niega membresía a la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y el Cuarto Creciente Rojo, donde la Cruz Roja cristiana y el Cuarto Creciente Rojo musulmán son agencias reconocidas. Sólo Israel fue objeto de campañas de desprendimiento empresarial en las universidades occidentales, y sólo los académicos israelíes fueron boicoteados por sus colegas en Occidente.” Gracias por el apoyo, ONU y sus secuaces. El resto de las falacias se refutan acá.

Ante tamaño estropicio poco sentido tiene establecer la gravedad particular de cohetes palestinos y bombardeos israelíes. Les cuesta dar con la paz de fondo pues están embretados en una mentira geopolítica. Amagues hubo. Oslo, “hojas de ruta”, esperanzas, pero no. Fanáticos de ambos bandos siguen apedreando los tejados. Hasta desprecian a un judío universal como Daniel Barenboim por sugerirles la salida “musical” del laberinto: la sinfónica juvenil de palestinos y judíos.

Acá curiosamente decís que hay “fanaticos de ambos bandos”, pero obviamente, nunca mencionás a ninguno del lado arabe. Te contentas con mencionar a los fanaticos que vos mismo creaste en tu mente del lado israelí, como el “fanático” Netanyahu que viene diciendo una y otra vez que quiere negociar para de una vez darles a los arabes palestinos un estado. Pero claro, es peor que los fanáticos del Hamas, quienes “solamente” quieren matar a todos los judíos. Pero es un detalle menor. Y obviamente para terminar, como todo buén judeófobo, nada mejor que citar a un judio que se odia a si mismo para justificar su odio a los judios. Bien, ahi, de manual lo tuyo, Esteban.

“Jesús era palestino. Espartaco era palestino. Yo soy palestino”, tronaba medio siglo atrás Arafat, terrorista de marca mayor. Como su rival israelí, y colega en bombas poner, Isaac Shamir, quien un día voló el Hotel Rey David de Jerusalén, con 100 ingleses dentro, y llegó así a primer ministro) Hoy, el más obcecado de sus descendientes quiere desaparecer a Gaza. Alienta eso y más. Acaba imitando a los dementes que yendo tras un Reino de Mil Años provocaron el Holocausto y la desgracia de Israel. Hoy, el Serpentario de los Bélicos Sitios se amplía hacia donde el diablo quiera meter la cola. Obama no detiene al energúmeno ni pone el hombro en ayuda de Palestina. Netanyahu prepotea y va por más. Está loco.

La terminás barbaro: Jesús dejó de ser Judío de Judea, ahora es palestino. Es curioso, porque el termino Palestina no existe sino hasta el 135 e.c (porque así lo decidió el emperador Adriano, no por un inexistente hasta el 67′ Pueblo Palestino), osea 102 años después de la muerte de Jesús. Y lo mismo vale para Espartaco, que si bien no era judío, tampoco era palestino. Y nada menos que citando a Arafat, el mayor asesino de judíos después de Hitler. Buena fuente. Y después comparandolo con Itzjack Shamir, quien no contribuyó a poner una bomba en el King David porque sea un hotel, ni porque había ingleses, sino porque era el Centro Militar del Mandato Británico en el Territorio Histórico de Palestina. No para matar civiles, en un acto terrorista, sino para atacar militares, en una base militar, en el contexto de un gobierno represivo que atacaba tanto a arabes como a judíos. Pero eso seguro que no lo sabías. Nuevamente comparás a Israel con los nazis cuando hablás del “Reino de los Mil Años”. ¿Compararías a Irán o Siria con los nazis? No, hacés bien. Solamente a los judíos, que fueron las mayores víctimas del nazismo, para demostrar tu punto de nuevo: que el nazismo no fué tan malo. Finalizás diciendo que Netanyahu está loco, pero el unico loco acá sós vos: un loco de odio contra los judios.

Pero no te preocupes Esteban, Israel se va a seguir defendiendo y vos vas a seguir vomitando tu odio en Perfil. Lo que no vas a tener el gusto de ver es a los judíos dejandose matar, como querrías. No se que diría Freud de vos, el magno analista politico, pero si se lo que diría un psiquiatra: empezá a tomar los antipsicóticos. Y ojalá nunca te caigan encima ni a vos ni a tus hijos los cohetes de bolsillo.

El jueves todos a la AMIA

Marcha AMIA/Israel. Para el presidente de la AMIA, “convivir con 800 misiles a lo largo de un año no es soportable para nadie”

AJN.- Guillermo Borger respaldó la convocatoria a la marcha que se realizará el próximo jueves frente a la sede de la AMIA en apoyo al Estado de Israel. Borger resaltó que se trata de “poner un granito de arena desde la comunidad judía toda para decir simplemente: ‘Con Israel y por la Paz’”, lema con que fue convocada la manifestación.

El presidente de la AMIA, Guillermo Borger, respaldó hoy martes la convocatoria a la marcha que se realizará en apoyo al Estado de Israel al afirmar que “convivir con 800 misiles a lo largo de un año no es soportable para nadie”.

“Estamos junto al Estado de Israel para evitar que se tenga que convivir con 800 misiles a lo largo del año. Entendemos que no es soportable para nadie, pero fundamentalmente por la paz, para que se evite todo tipo de confrontación bélica”, resaltó Borger en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

La manifestación en respaldo al Estado de Israel fue convocada por la comunidad judía argentina para el próximo jueves 22 de noviembre, a las 19 horas, frente al edificio comunitario, ubicado en Pasteur 633, de la ciudad de Buenos Aires.

“La marcha la hacemos frente a este conflicto bélico que se está gestando en Medio Oriente y para expresar nuestra sensibilidad permanente con el Estado de Israel”, enfatizó el presidente de la AMIA, institución que convoca junto a la DAIA, la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA) y la Organización Sionista Argentina (OSA).

A ellas se suman todas las instituciones adheridas como Keren Kayemet LeIsrael (KKL) y CUJA.

Borger resaltó que se trata de “poner un granito de arena desde la comunidad judía toda para decir simplemente: ‘Con Israel y por la Paz’”, que es el lema con que fue convocada la manifestación.

El dirigente comunitario resaltó que la convocatoria no es solo para la comunidad judía sino para todos ciudadanos que quieran expresar su apoyo a Israel frente al difícil momento que atraviesa tras el recrudecimiento de los ataques por parte de los grupos terroristas que operan desde la Franja de Gaza.

Siempre en diálogo con esta agencia, Borger destacó “la buena convivencia” entre las instituciones centrales de la comunidad judía argentina e hizo hincapié en el hecho de que la marcha en apoyo a Israel se haga frente a la sede de la AMIA

“Este lugar es un ícono de la ayuda social que es el espíritu fundacional de la AMIA y es de lo que nos ocupamos permanentemente. A la vez este lugar fue víctima del terrorismo internacional, por eso, donde se sembró muerte queremos justamente dar vida y paz”, sostuvo el dirigente en referencia al atentado ocurrido el 18 de julio de 1994.

Borger instó a la comunidad a “marchar junto a Israel por la paz del mundo”.

Con esta muestra de apoyo, la comunidad judía argentina se suma a las manifestaciones que se vienen realizando en las principales capitales del mundo en respaldo a Israel y a su derecho de defenderse de los reiterados ataques provenientes desde Gaza que desde hace más de una década afectan a la población del sur israelí.

Mi opinión personal:

Como siempre, cuando la dirigencia comunitaria hace algo bien, lo hace tarde y tímidamente. Como dijo mi amigo y colega anteriormente, el lema de la manifestación debería haber sido “Con Israel y por el triunfo“. Debería haber sido en Plaza de Mayo y planificado con anticipación. Debería haber sido convocado en todos los blogs, cadenas de email y redes sociales, pero no fue así, esto no llegó ni a la décima parte de la comunidad judía argentina (ni que hablar entre nuestros amigos fuera de la comunidad). Yo me enteré de casualidad. Pero como esta no es una marcha en favor o en contra de una dirigencia comunitaria determinada de la diáspora, sino en favor de Israel y su derecho a la autodefensa, les pido a todos que la difundan y a todos los que puedan que asistan con banderas israelíes, sin miedo y con valor. No es momento de críticas ni divisiones internas. Tenemos que estar unidos, concientes y movilizados, en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento. Los espero el jueves.

El miedo a hacer Hasbará

Como comenté en mi otro post, durante los últimos días estuve leyendo bastante los comentarios u opiniones que compartió la gente en las Redes Sociales con respecto a la guerra entre Israel y Hamas, y confieso que me llevé una grata sorpresa por la cantidad de personas que salieron a poner la cara por Israel, aunque más no sea de forma virtual.

Pero deberíamos ser más, muchos más. Israel está viviendo un momento crítico en su historia, y cada uno debería aportar su granito de arena para apoyarla desde donde pueda. A grande rasgos, hay dos obstáculos que impiden actuar: miedo e indiferencia. Con la indiferencia no hay nada que hacer. Cada uno es libre de dedicarle su tiempo libre a lo que quiera. Eso sí, cuando la realidad te toque la puerta (ej: tu hijo te dice que quiere hacer Aliyah para enlistarse en el ejército israelí), no te enojes con Israel por habértelo “robado”, como hacen algunos.  Enojate con sus enemigos, que gracias a la indiferencia de muchos pueden seguir asesinando con impunidad.

Con el miedo sí hay cosas para hacer, porque en la mayoría de los casos está fundamentado en prejuicios que terminan siendo completamente erróneos. A continuación voy a enumerar una lista de prejuicios que se pueden cruzar por la cabeza a la hora de hacer hasbará, y explicarte porqué no se corresponden con la realidad. Aclaro: no escribo desde una posición de “experto” ni muchos menos, sino basándome en mi experiencia personal. Acá va una lista:

No quiero quedar mal con compañeros de la facu, amigos, etc.

Realidad: al menos que alguno de ellos sea judeófobo, no vas a quedar mal con nadie por mostrar la realidad. A la mayoría de tus “amigos virtuales” no les interesa lo que escribís, pero va a haber una minoría que va a estar de acuerdo con vos, y por dentro te van a agradecer que hayas subido eso a tu muro.

No quiero ser visto como  “El/La sionista”.

Realidad: esto es ridículo. Al menos que las 24 horas del día estés subiendo material sobe Israel, nadie te va a ver de esa forma. Es más, muchos van a conocer una faceta “política” tuya que anteriormente desconocían. Por otra parte, ¿Qué tendría de malo eso? Sí, soy sionista,  ¿Cuál es el problema?

–  No quiero quedar mal con mi jefe.

Realidad: aunque tengas a tu jefe en Facebook, lo más probable es que no esté todo el tiempo viendo lo que escribís. Como fuera, a tu jefe no le voy importar lo que escribas o compartas en tu muro de Facebook. Le va a importar como trabajes.

No quiero pelearme con nadie.

Realidad: no tenes que pelearte con nadie. Si algún judeófobo te responde un texto enorme, podes decirle: “El Hamas dice que quiere asesinar a todos los judíos, y por eso dispara sus misiles apuntando hacia civiles israelíes mientras se esconde detrás de civiles palestinos. Israel tiene la obligación moral de defenderse.” O simplemente podes responderle: “No tengo tiempo para contestarte, estoy escribiendo una carta donde explico porqué Israel tiene derecho a defenderse”. O podes eliminarlo del Facebook y listo.

Por último, es muy gratificante encontrase físicamente con una persona y que te diga: “el otro día leí lo que escribiste, y estoy completamente de acuerdo con vos”. Esos son la mayoría, aunque algunos medios nos quieran hacer creer lo contrario.

El Medio Oriente hoy

Miren los peligros, amenazas e incertidumbres que enfrenta el pequeño Israel desde múltiples frentes (agrandar imagen). Es hora de golpear primero antes de que sea demasiado tarde (empezando por Irán). Necesitamos una nueva Guerra de los Seis Días o tendremos un nuevo Auschwitz.

Los límites de la buena fé

Durante los últimos días estuve leyendo bastante los comentarios que deja la gente en Facebook con respecto a la guerra entre Israel y Hamas. Calculo que ustedes también. Leí a los que apoyan a Israel (la inmensa mayoría), a los que le rezan a la “paz”, a los que cuestionan al Estado judío con buenas intenciones, etc.  Y una de las conclusiones a las que llegué es que me resulta cada vez más difícil distinguir la linea entre un comentario “desinformado” (producto de la ignorancia) y uno con olor a judeofobia (producto del odio), si es que dicha linea todavía existe.

Primero, si sos ignorante, lo más prudente es callarte la boca en lugar de cuestionar a uno — y solo uno — de los bandos.

Pero segundo y fundamental, dejé de creerte que la ignorancia es tu problema. Seamos francos: es una certeza estadística que a esta altura del partido viste alguna foto como esta:

Es una certeza estadística porque la información es cada vez más accesible para todos. Si el medio de comunicación que voluntariamente elegís no te la muestra, es muy probable que alguno de tus contactos la haya subido a su muro de Facebook. Si no tenes Facebook, siempre te queda la opción de buscar la palabra Hamas y entrar a Wikipedia para saber quiénes son los enemigos de Israel. Si no te gusta leer,  podes elegir un canal más didáctico como Youtube, donde vas a encontrarte con videos como este:

Aun así, obviando todos los recursos que te provee la web 2.0 para conocer la realidad,  preferís retar a la democracia hebrea o realizar una equivalencia moral entre su derecho a la autodefensa y el impulso destructivo de sus enemigos.

Los límites de la buena fe empiezan cuando la ignorancia es una elección.

Hoy en día, la ignorancia es una elección, ni más ni menos.

Ahmed Jabari – Eliminado

 

 

 

 

 

 

 

————–

Espero que el próximo que salga en la foto sea Ismail Haniyeh.

A %d blogueros les gusta esto: