Crónica del ataque preventivo a Siria

Hoy va a llover.

Gustavo Sierra escribe para Clarín una crónica imparcial y ejemplar sobre el ataque preventivo israelí a Siria que se llevo a cabo a principios de este mes. La crónica se puede leer acá:

Habían pasado apenas unos minutos de la medianoche, el 6 de setiembre, cuando los caza F-15 del Escuadrón 69 de la fuerza aérea israelí cruzaron el espacio de Siria. Se dirigieron hacia el noroeste, a unos pocos kilómetros de la frontera con Irak. Allí los esperaban los hombres del comando Shaldag, uno de los mejor entrenados del mundo, que ya estaban enviando señales con rayos láser para marcar el objetivo a los aviones. Un momento más tarde la planta de investigación agrícola en la orilla del Eufrates era alcanzada por las bombas y quedaba reducida a un manojo de hierros retorcidos.

Israel había realizado una de sus operaciones más exitosas. Siria había sufrido un ataque mortal. Pero nadie decía nada. Fueron fuentes de inteligencia de Washington las que revelaron la noticia una semana más tarde. Pero sin detalles.

“Los soldados de la defensa israelí mostraron un coraje particular”, fue lo único que dijo el premier israelí Ehud Olmert. “No puedo revelar nada. Sólo les digo que estamos preparando la respuesta”, agregó el vicepresidente sirio Farouk al Sharaa. La historia oficial que fue emergiendo es que los israelíes atacaron un cargamento de armas destinadas al Hezbollah, la milicia libanesa. Pero Andrew Semmel del Departamento de Estado dio la clave: “Siria había obtenido armamento nuclear de fuentes desconocidas e Israel realizó un ataque preventivo”.

Dos semanas más tarde comenzaron a aparecer algunos datos que podrían explicar lo sucedido. A la planta de fertilizantes habría llegado el día anterior un cargamento de cabezas nucleares desde Corea del Norte. A partir de ahí las versiones se diversifican. Una dice que eran cargas para los misiles Scud-C sirios. Otra, que eran materiales para Irán. Y una tercera que se trata de bombas que envió el régimen de Kim Jong Il para ocultarlas después de haber firmado el acuerdo de desnuclearización con Washington.

Lo cierto es que el raid dejó al desnudo que Israel puede perforar las defensas sirias sin mayores problemas y que lo mismo podría hacer en un eventual ataque a Irán.

 

A %d blogueros les gusta esto: