Proporcionalidad selectiva

Se le exige a Israel en cada operación militar que respete una cierta proporcionalidad inaudita, una ratio aceptable de muertes civiles respecto de la cantidad de combatientes muertos, cuando es aceptado por el derecho internacional que la proporcionalidad es respecto del objetivo del ataque y sus consecuencias y no de la cantidad de bajas enemigas.

Al parecer a las acciones israelíes se le aplica el primer criterio y a a los demás países el segundo, sino veamos el accionar de Estados Unidos en Pakistan en un artículo de Noah Pollak:

Estoy acostumbrado a analizar el ratio civiles-terroristas que se aplica obsesivamente a Israel y sus enemigos, incluso utilizando estos standards , cuando analizamos a Pakistán, con una campaña militar que sobrepasa cualquier cosa que las IDF ha hecho en materia de daño a civiles. Estamos hablando de una proporción de 50:1, es decir 50 civiles por cada terrorista muerto. En la famosa “masacre de Jenin,” la mitad de los palestinos muertos eran terroristas, una relación de 1:1. En 2004, el Jeque Yassin, el “líder espiritual” de Hamas, fue muerto junto con dos guardaespaldas y nueve transeuntes – un ratio de 3:1. En ese momento, el Secretario de Relaciones Exteriores británico denunció la operación, diciendo que Israel “no tiene derecho a realizar este tipo de eliminación ilegal lo condenamos. Es inaceptable, es injustificado y es muy poco probable de lograr sus objetivos. ”

Durante la guerra de 2006 con Hezbolá, Israel mató – las cifras exactas se desconocen – alrededor de 1.100 civiles y 600 combatientes de Hezbollah, como menos que una proporción de 2:1. Y durante la reciente guerra de Gaza, del alrededor de 1.200 palestinos muertos, más de 700 fueron los terroristas – mejor que una proporción de 1:1, que es sorprendentemente buena, teniendo en cuenta la forma en la que combate  Hamas. El ejemplo de Israel y Hezbolá es, en este contexto, análogo a los Estados Unidos y Al-Qaida: ambos se enfrentan virulenta organizaciones terroristas que prosperan en los territorios no controlados por la debilidad de los gobiernos de Pakistán y el Líbano. Ahora imagina que Israel había llevado a cabo un avión teledirigido Predator de guerra en los últimos años que habían matado a 14 líderes de Hezbolá y 700 civiles libaneses. ¿Hay alguna posibilidad de que esto no sería una fuente constante de histeria mundial?

Un ejemplo clairisimo de lo que se refiere uno cuando habla de “doble standard”
A %d blogueros les gusta esto: