Libano, en llamas

Uno de los fracasos multiculturales mas grandes, el Líbano, parece retornar las épocas de la guerra civil que sucedió entre 1975 y 1990.

La razón de la escalada en el conflicto entre el grupo islamista Hezbollah, y el gobierno libanés fue la orden de éste último para desarticular toda la red de comunicaciones que poseía Hezbollah al sur de Beirut, utilizada para mantener el contacto entre las distintas bases del grupo terrorista.

A partir de ese momento, y con el guiño de Iran y Siria, sus patrocinadores, integrantes de Hezbollah comenzaron a tomar la parte Oeste de la capital, tradicionalmente suuni.

A todo esto, el siempre inoperante ejercito libanés y según el Economist una de las pocas instituciones del estado libanés no sectarias, se mantuvo al margen de los enfrentamientos dejando a merced de las milicias shiitas el destino de los distritos suunies, para evitar ser arrastrada a la lucha sectaria.

Las políticas libanesas desde hace dos años no tienen un cauce normal, Hezbollah ha estado bloqueando cualquier tipo de iniciativa gubernamental, formación de nuevos gobiernos y otros numero de cosas hacen al funcionamiento del gobierno.

El Movimiento 14 de Marzo, busca debilitar a la facción shiita tratando de separar al grupo de cristianos, seguidores de Michael Aoun, jefe del ejercito, de la retorica islamista y anti-occidental de los otros dos grupos que componen dicha facción, Amal y Hezbollah, la motivación de alianza cristiana-shiita es el resentimiento de parte de los seguidores de Aoun al ser excluidos del poder.
La institucionalidad libanesa pende de un hilo, las posibilidades de una nueva ocupación, directa o indirecta, Siria y un viraje en las politicas de ese país pueden desembocar en la conversión del Libano en un nuevo “rogue state”, porque si una democracia debilitada nunca pudo o quiso hacer algo para detener a Hezbollah, si el grupo pro-sirio llegará al poder en toda la región aumentaría la inestabilidad y, sin dudas, la posibilidad de tener, como ya lo hizo alguna vez la OLP de Arafat, disparando cohetes desde el Líbano hacia el norte israeli acarreara consecuencias muy negativas para los libaneses, que puedo asegurar que no quieren otra guerra.

A %d blogueros les gusta esto: