Eliminar el sionismo es politicamente correcto?

Estaba leyendo sobre toda la polémica que se armo hace bastante tiempo atras sobre declaraciones del presidente iraní de “borrar a Israel del mapa”, en Wikipedia se le dedica un espacio respecto de la precisa o no traducción de esta frase.

Esa frase, y de eso no hay duda alguna, fue dicha en una conferencia denominada “Un Mundo sin Sionismo”, los rabinos “antisionistas” de Neturei Karta son “antisionistas” pero no son “antisemitas”, en el mismo sentido Norman Finkelstein, Noam Chomsky, Luis D’elia y otros personajes conocidos por todos se declaran “antisionistas”.

Claro esta que luego del asesinato de 6 millones de judios en nombre del “antisemitismo” esa etiqueta ha quedado bastante mal vista por la sociedad y ser antisemita abiertamente se convirtio en algo politicamente incorrecto, antes de la Shoa no era algo bien visto pero era tolerable que alguien sienta aversion por los judios.

En los comienzos del S. XXI, hasta el momento, no se olvidó la muerte de 6 millones de judios pero se encontró un eufemismo a la judeofobia: el antisionismo. Ya no se trata de eliminar a los judíos prestamistas, que tenian bajo control los medios de información, que manejaba Wall Street, que se hacian con el poder en Rusia gracias a la Revolucion de Octubre, etc. ahora ese papel lo ocupan  los “sionistas”. El antisionismo se ha creado para que aquellos que no se jactan de ser antisemitas puedan sentirse mas resguardados bajo el otro termino. Pero a fin de cuentas ser antisionista es lo mismo que ser antisemita.

Si como se afirma según una interpretación que Ahmadinejad se refería a que el regimen sionista iba a desaparecer, en un pais democrático como es Israel como se puede hacer desaparecer este regimen:

a. Derrocando a sus gobernantes y oprimiendo a la oposición de un regimen islamico(es decir a los judios)
b. Mantener a la población judia en el territorio que hoy es Israel pero masacrarla para que sean minoría a la hora de votar.
c. Expulsar a los judios del país.

Tanto la opción a), b) y c) nos brinda alguna similitud con el regimen nazi y su politica contra los judios, pero esta vez contra los sionistas.

Es entonces que cuando se habla de instaurar un regimen autoritario y totalitario donde antes imperaba una democracia y el estado de derecho, es decir “borrar de las paginas de la historia al regimen sionista”, uno puede concluir que esto solo se puede lograr el uso de la violencia.

Lo politicamente correcto, el antisionismo, es igual a lo politicamente incorrecto, el antisemitismo, solamente que las palabaras usadas en el ultimo caso fueron leidas en libros de historia y lo que se hizo bajo el regimen nazi es aberrante. Sin embargo aun no tuvimos la posiblidad, por suerte, de leer lo que se hizo en nombre del antisionismo y es por eso que a pesar de ser muy similar al antisemitismo, aun sigue siendo valido anhelar la “eliminación del regimen sionista” y hoy en dia es algo politicamente correcto.
Y antes de terminar me gustaría hacer una salvedad, muchos de los que apoyan la “eliminacion del Estado de Israel” (o como vinimos llamandolo anteriormente “eliminacion del regimen sionista”) son los mismos que abogan por el fin del capitalismo y reemplazarlo por un sistema de valores que avalen sus ideas.

Argelia, un pais arabe como cualquier otro

Argelia es sin dudas un personajes secundario o tercario en el teatro de las naciones, sin embargo la situación en ese país es muy similar a la de cualquier otro país árabe:

Nicolas Sarkozy, el presidente de Francia, confiaba en efectuar, a partir del lunes, una gira triunfal por Argelia -tiene previsto cerrar contratos por 4.000 millones de euros-, pero el antisemitismo latente en el país y el lastre del pasado colonial han emponzoñado los preparativos de la visita de Estado.

Primero fue el anuncio de la incorporación a su delegación de Enrico Macias, un cantante argelino de origen judío radicado en Francia, el que desató la polémica. Macias apoyó a Sarkozy en la campaña electoral y le pidió ahora que le llevase con él a Constantina, su ciudad natal.

Hace siete años, cuando se planteó ir a cantar en Argelia, el actual primer ministro, Abdelaziz Beljadem, encabezó un movimiento de rechazo que abortó la gira artística. “A propósito de Macias, el ferviente defensor del Ejército israelí (…), no he cambiado de opinión”, recalcó la semana pasada Beljadem.
Renuncia de Macias

Macias no tardó en reaccionar en una declaración al diario Echchourok: “No viajaré a un país en el que no sea bienvenido”. “Sarkozy me ha aconsejado que sea paciente”.

Después fue Mohamed Cherif Abbas, el ministro de los ex combatientes de la guerra de independencia (1954- 1962), el que pasó el lunes al ataque. Aludió en el rotativo El Khabar a los orígenes judíos de Sarkozy y aseguró que había llegado al poder gracias al lobby judío.

Que nadie se entere del cementerio profanado

En una época donde las agrupaciones y sitios web de izquierda se preocupan en defender a los victimarios  en vez de las víctimas, también callan ante los atropellos de los primeros que no tienen respeto ni por los muertos (muertos ajenos, ya que a sus propios muertos los alaban y hasta fomentan la muerte de los que aún están vivos). Un cementerio profanado en Hebron, y ni en Indymedia, ni el ISM (Que de solidaridad es solo para con los terroristas), ni los habituales europeos que van a los territorios e Israel para seguir con la tradicional judeofobia que se emana desde su continente denuncian estas violaciones:

Desconocidos profanaron el cementerio judío en Hebron, se informó el sábado por la noche.

Las lapidas fueron destruidas, y las mezuzot arrancas de la entrada de la sinagoga y otros elementos sagrados fueron dañados.

Radio Israel informó que la policía estaba investigando el incidente, agregando que en el pasado año se ha profanado el cementerio en varias ocasiones.

Ensayo: El otro eje del mal – Julian Schvindlerman

No lo terminé de leer, pero parece interesante el ensayo de Julian Schvindlerman titulado: “El Otro Eje del Mal.” Trata sobre la relación existente entre el anti-norteamericanismo, anti-israelismo y antisemitismo. Pueden leerlo completo acá.

Es innegable que la mezcla de un progresista occidental y un fanático musulmán conforman un cóctel ideológico extraño y profundamente incongruente. Sin embargo, es cada vez más usual el deplorable espectáculo de identificación -ya no solo política sino afectiva- existente entre unos y otros.

O más bien, de enamoramiento unilateral progresista con el Nuevo Hombre Islámico; ese hijo martirizado descendiente del Che Guevara y de Robin Hood según la curiosa teoría evolutiva darwainiano/izquierdista.

Ambos habitan un mismo planeta en el cuál la adhesión al dogma ortodoxo, la supresión del pensamiento crítico, y el fervor por la ideología totalitaria, son elementos vitales para ellos tal como el aire lo es para los terráqueos. Y es justamente en estos dos campos de militancia radical donde encontramos hoy en día la matriz del odio trillizo del antinorteamericanismo, antiisraelísmo y antisemitismo.

Este breve ensayo explora las razones del desprecio global hacia los Estados Unidos de América y las similitudes que dicho antagonismo posee con el odio al estado judío y a los judíos. El autor sostiene que sería incorrecto atar automáticamente toda crítica a Israel al prejuicio, pero advierte que sería igualmente equivocado ignorar el hecho de que el nexo a veces realmente existe. En estas páginas, el lector hallará un diagnóstico lúcido e implacable respecto de un tema de enorme relevancia contemporánea.

Tan solo con leer esta introducción, ya uno puede asociar automáticamente algunos ejemplos en Argentina como son a veces la unión entre asociaciones islamistas y grupos de izquierda para “combatir” juntos a Israel y Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: