Una postura diferente para la cumbre de Annapolis

La postura de Eli Ishai, del partido Shas, para la próxima conferencia de Annapolis me parece brillante, convertir la cumbre diplomática en una cumbre ecónomica:

Mientras la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, está en camino a Israel, el vice primer ministro y ministro de Industria, Comercio y Empleo, Eli Ishai, comentó las afirmaciones del ex premier palestino Abu Alá, quien dijo que se deben acordar todos los temas principales de las negociaciones antes de la Convención de Annapolis. Abu Alá es actualmente el jefe del equipo negociador palestino frente a Israel.

Dichos temas incluyen: Jerusalem, trazado de las fronteras, refugiados y agua, entre otros.

El ministro Eli Ishai es también el líder del partido religioso sefardí Shas que, junto con Israel Beiteinu, constituye el ala derecha de la coalición de Ehud Olmert.

Eli Ishai fundamentó su postura: “Todos los portavoces palestinos, y también el presidente de Egipto Mubarak, advirtieron que si las negociaciones fracasan, existe un gran temor por las consecuencias. En los hechos, la dirigencia palestina no domina la calle, y aun si se acuerdan ciertos temas, habrá parte del pueblo palestino que no aceptará el acuerdo. Si cambiamos a los temas económicos, podremos por lo menos volver a las negociaciones políticas en el futuro”.

El tema de Jerusalem es tabú para el partido Shas, y fue en torno a él que se retiró ya de otra coalición, la de Ehud Barak en 2000 con vistas a la Cumbre de Camp David frente a la AP de Yasser Arafat.

La postura partidaria en ese punto no se ha modificado: “No hay de lo que hablar acerca de su división. ¿Por qué hay que empezar con Jerusalem? Tampoco tiene caso ocuparse del tema de los refugiados ni de las fronteras. Resulta ser que cada año de terrorismo, de Kassam y de atentados que perpetran los palestinos, Israel sólo aumenta lo que está dispuesto a dar a cambio de un acuerdo con ellos”.

“La única manera de convertir a los palestinos en socios reales es actuar para la mejora de sus vidas en el plano económico. Ello con la ayuda de Estados Unidos, Europa y Arabia Saudita. Paralelamente hay que actuar en el plano de la educación para la paz en el seno de los palestinos. Sólo entonces será posible volver a las negociaciones”, continuó Ishai.

Su postura es más que acertada, en un clima de violencia y odio hacia Israel dentro de la sociedad palestina por una percepción inducida por sus lideres de que “la culpa de todo la tiene Israel”, no existe manera alguna de alcanzar la paz, el objetivo de destruir a Israel seguirá vigente. Entonces que mejor que instrumentar entre la Autoridad Palestina e Israel un plan a corto y mediano plazo para mejorar el nivel de vida de los palestinos y fortalecer sus instituciones, aparte de como bien dice Ishai hacer hincapié en el plano de la educación, de esta manera los ánimos estarán menos caldeados y será más fácil acceder a un negociación basada en la realidad, donde no se degenere una vez mas en el terrorismo palestino.

A %d blogueros les gusta esto: