El terrorismo islámico, sus falsas causas y algunas soluciones

Cualquier crítica constructiva es más que bienvenida…Saludos

(Prometo hacer los próximos posts más cortos!!)

El siglo XX engendró tres sistemas totalitarios: el nazi fascismo, el comunismo y el islamismo. De los tres, el islamismo es el único sobreviviente. Así como el nazismo actuaba en aras de una superioridad racial y el comunismo en aras de una superioridad social, el islamismo actúa en nombre de una superioridad religiosa. Cimentado en una interpretación violenta de una religión violenta, portador de la única e irrefutable” verdad”, encadenado a un pasado de  falsa gloria, antípoda de occidente, coleccionista de miserias humanas y enfermo de un odio que se propaga generación tras generación; el islamismo no está dispuesto a detenerse hasta que el último de los infieles se convierta en un soldado de Alá. Para lograr este objetivo, creó una fábrica de muerte: el terrorismo islámico.

El terrorismo islámico no tiene precedentes en la historia. No por su efectividad, sino porque en vez de ser un obstáculo, la muerte del terrorista es un instrumento para la materialización de la causa. De hecho, el proceso fabril consiste en deshumanizar, adoctrinar y fanatizar a los seres humanos hasta convertirlos  en máquinas de matar. Una vez terminado, el joven ya está en condiciones de cargarse de explosivos, meterse en una pizzería de Israel y explotarse. Para completar el ciclo, el mártir es enterrado como un héroe, los ingenieros del terror lo utilizan como un ejemplo a seguir y, de esta forma, se renueva el stock de seres humanos dispuestos a matar y matarse en nombre de Alá.

Antes hicimos referencia a la democracia hebrea porque, a todas luces, fue el país más afectado por el terrorismo islámico. Sin embargo, si reducimos este fenómeno a la judeofobia o a su versión moderna, el antisionismo, nos quedamos muy cortos. Por más que los pacifistas dispuestos a sacrificar al judío de los países le den una mano al terrorismo islámico y con la otra se tapen los ojos, para los soldados de Alá la destrucción de Israel no es el fin; es solo el comienzo. De ahí que un tren de España, una discoteca de Mali, un centro comercial de Pakistán y cada vez más lugares hayan recibo la fugaz visita de “los jinetes de la muerte” que quieren imponer la Sharia en todo el mundo. 

Después del atentado a las torres gemelas, occidente empezó a tomar conciencia del terrorismo islámico (solo temporalmente) y surgieron voces que trataron de explicar las causas de este fenómeno. La progresía ciega, alunada, atrasista, anti occidental, pro estupidez; no tardó en hablar de la “pobreza” que sacude a los países musulmanes, de la “discriminación” que sufren las comunidades musulmanas en todo el globo y de la “opresión” occidental hacia el mundo islámico. Para estos ilustres pensadores, tres palabritas mágicas bastan para explicar la nube de humo, cosa que da lugar a una conclusión bien clara: el calor de la reluciente kefia mezclado con el de la vieja boina les quemó varias neuronas.

Cuando los falsos intérpretes del terrorismo islámico sugieren que la pobreza es su causa, se olvidan de mencionar que en el mundo hay mil millones de personas que viven con menos de un dólar diario y no por eso están dispuestas a explotarse dentro de un micro escolar, ni a secuestrar un avión y estrellarlo contra un edificio, ni a utilizar chicos de 10 o 9 años para que luchen contra la “ocupación sionista”, contra la construcción de “asentamientos”, contra el “estrangulamiento económico” o contra cualquier slogan que permita aceitar los engranajes del odio (sobre este último punto, léase el Hamas).  Por otro lado, las sociedades islámicas son mucho más ricas de lo que eran hace 60, 50 o 40 años, cuando el terrorismo islámico recién daba sus primeros pasos y no era, como es hoy, un fenómeno de proporciones globales. Entonces, vemos como la realidad es exactamente al revés de como es presentada en el discurso progre: mientras más ricas se hicieron las naciones cuna del terrorismo islámico – como consecuencia del boom petrolero -, mayor fue el número de personas transformadas en máquinas de matar.

Lo de la discriminación es un verdadero insulto a la razón humana. Cuando hablamos del Islam, estamos hablando de un profeta que mató a gente por criticar su religión; que incitó a los musulmanes a conquistar tierras controladas por cristianos, hindúes, budistas y judíos; que esclavizó a chicos y violó a mujeres capturadas en el campo de batalla. Estamos hablando de un libro “sagrado”, el Corán, donde en más de 500 oportunidades Alá denota su odio contra aquel que no es musulmán. Estamos hablando de 1400 años ininterrumpidos de Jihad o guerra santa contra el resto de las religiones. Estamos hablando de una religión que considera que “el paraíso de la mujer se encuentra debajo del pie del hombre” (en palabras de Mahoma), que castiga con azotes a los que beben alcohol y condena con la muerte a los “herejes” . Realmente, hay que ser muy ignorante o muy caradura para decir que los soldados de Alá son víctimas de la “discriminación occidental”.(Para más información sobre el Islam, entrar a thereligionofpeace.com ).

Además, el mismo argumento que utilizamos para refutar la cuestión de la pobreza es válido para este caso. Si la discriminación fuera la causa del terrorismo islámico, todas las minorías que se nos vengan a la mente deberían haber pensado, más de una vez, en convertirse en terroristas.  Los 860.000 judíos que en 1948 fueron forzados a emigrar de Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Yemen, Iraq, Siria y el Líbano se hubieran dedicado a incendiar mezquitas, incitar al resto de los judíos a que odien a los musulmanes, asesinarlos deliberadamente, generar miedo entre las sociedades islámicas, difundir su causa y tratar de legitimarla ante los ojos del mundo. Muy lejos de esto, los judíos se dedicaron a transformar un desierto en un jardín.

 Por último,  ¿Qué es la “opresión occidental”? O mejor dicho, ¿Qué clase de opresión puede justificar semejantes atrocidades? Sea cual fuera la respuesta elegida, el jefe de gobierno de una gran democracia y reconocido experto en terrorismo tiene algo para decirnos:

“Por su propia naturaleza, el método inhumano elegido por los terroristas para obtener su fin descalifica el fin desde el principio como uno merecedor de apoyo moral.  Aunque su propósito declarado esté invariablemente disimulado en el lenguaje de la libertad y los derechos humanos, hay una contradicción intrínseca entre esos declarados fines y el método elegido para implementarlos (…) Aquellos que deliberadamente tiran bombas contra bebes no están interesados en la libertad y aquellos que pisotean los derechos humanos no están interesados en defender esos derechos. No es que solamente el fin de los terroristas no justifica los medios que eligen; su elección de medios indica cuáles son sus verdaderos fines. Lejos de ser luchadores por la libertad, los terroristas son los precursores de la tiranía.”  

 ¿Por qué es importante detenernos en estas opiniones y refutarlas?

 Porque todas persiguen el banal propósito de justificar a los terroristas, cuando no los convierten en víctimas. Lo cierto es que el terrorismo islámico nihilista, troglodita y asesino no merece justificación alguna. Más que buscar y buscar causas racionales al fenómeno más irracional de nuestros tiempos, deberíamos sentarnos un minuto y decidir cómo queremos encararlo. A mi entender, las alternativas que tiene el mundo occidental son dos, y demasiado claras:

Alternativa A  

I) Destruir las principales agrupaciones terroristas: Al Qaeda, El Hamas, Hezbollah y La Jihad islámica.  Esto significa desarmarlas, capturar – o en su defecto, asesinar – a sus líderes, cortar sus redes de financiamiento y desmantelar sus nichos dentro de occidente.

II) Aislar política y económicamente a los países que financian, protegen y propagan el terrorismo islámico ( con Irán a la cabeza), y evitar que accedan a tener armamentos nucleares.

III) Mejorar la seguridad fronteriza, ensanchar el presupuesto de los servicios de inteligencia, proteger a los países débiles que se encuentran al rojo vivo del terror (Pakistán y Afganistán, por ejemplo) e incluir cláusulas legales que juzguen a los terroristas como tales (Argentina suma más de 100 víctimas en dos atentados terroristas y no ha hecho esto).

IV) Reducir la dependencia del petróleo árabe buscando fuentes alternativas de energía. No solamente disminuiríamos las víctimas de los cohetes y las bombas terroristas compradas con el oro negro, sino que le haríamos un gran favor al medio ambiente.

En definitiva, dejar de lado el discurso políticamente correcto y tomarnos el tema en serio.

Alternativa B

No hacer nada.

            Si Winston Churchill viviera en esta época, diría que estamos ante la alternativa de la guerra o la alternativa de la vergüenza. Si elegimos la alternativa de la vergüenza, vamos a tener guerra. Pero para ese momento, tal vez sea demasiado tarde…

Racismo políticamente correcto

El racismo humanitario

Gustavo D. Perednik

El racismo menos percibido penetra por doquier

juventudes mahometanasjuventudes mahometanas

Uno de los grandes avances morales de las últimas décadas es que el racismo se haya transformado en objeto de una condena generalizada.

Sin embargo, pocos se detienen en el hecho oprobioso de que dicha desaprobación se circunscribe a una sola forma del racismo, la que podría denominarse «racismo imperioso», y es la que sostiene que algunos grupos humanos (en general encasillables en la categoría del «hombre blanco») son inherentemente superiores y por ende están destinados a dominar a los demás. Esta forma del racismo pocas veces es esgrimida de modo explícito, y por lo tanto es saludable la alerta para que no se imponga inadvertidamente.

Pero el racismo tiene otra cara, y llama mucho la atención que esa otra cara, que es tan dañina y sutil como la imperiosa, es obstinadamente pasada por alto.

Consiste en alegar que hay grupos humanos (en general encasillables en la categoría del «hombre blanco») que son inherentemente superiores, y por ello guardan el monopolio del juicio moral.

Los supuestamente inferiores no serían responsables de sus actos, y por ende jamás debe condenárseles.

Según esta visión, esgrimida inconscientemente por una buena parte de la izquierda, sólo a los «hombres blancos» cabe juzgar desde una perspectiva moral. El resto de los pueblos, negros, árabes o indios, deberían ser tratados como niños que no saben distinguir el bien del mal; ergo ninguna conducta los exceptuará de su ubicuo rol de víctimas. Este racismo tiende a resaltar en la categoría de «blancos» a los judíos.

Manfred Gerstenfeld ha acertado al poner un nombre a la farsa, tan difundida como «políticamente correcta»: «el racismo humanitario». Este concepto ayuda a entender por qué toda acción defensiva de Israel es siempre presentada como agresión.

A los árabes no puede pedírseles que no agredan, ni que no violen la ley, ni que establezcan democracias, ni que aprovechen sus inmensas riquezas para crear sociedades de avanzada. Tal exigencia moral no cabría en poblaciones a las que el racista humanitario considera afectadas por una tara que las hace inferiores.

Así, en un reciente artículo al que he dado respuesta, Álvaro Vargas Llosa se sorprende de que el método que Israel ha encontrado para defenderse de los morteros del Hamás es un riguroso bloqueo de armamentos a la Franja de Gaza. Llamativamente, en ningún párrafo al crítico lo visita la sorpresa por el hecho de que en Gaza flagelen a los que beben alcohol, lancen morteros contra civiles, y «resistan la ocupación» con el terrorismo suicida que adoctrinó a una generación de jóvenes árabes en la necesidad religiosa de asesinar a jóvenes hebreos.

El criterio moral es aplicado sólo al «blanco» de la trama, mientras a los «inferiores» se los juzga con la vara del relativismo cultural y la comprensión «pluralista».

Un caso elocuente fue la noruega Trine Lilleng, Primera Secretaria de la embajada de su país en Arabia Saudí. Como mujer proveniente de una sociedad liberal de avanzada, podría preverse que se escandalizara de que en su país huésped se prohíbe a las mujeres conducir, que están obligadas a rígidas vestimentas, que son víctimas de abusos como la clitoridectomía, la poligamia y los asesinatos por «honor familiar».

La Lilleng podría haber notado que en el petrolífero reino en el que residía temporariamente no hay libertad de opinión ni instituciones democráticas; la única religión permitida es el Islam, y los derechos ciudadanos se reducen a dádivas del monarca a sus súbditos.

Pero no.

Trine Lilleng nunca percibió las lacras de la sociedad feudal, y a fines de enero del año pasado, se tomó el arduo trabajo de componer un fotomontaje en el que el pequeño Israel es presentado como el Tercer Reich, y el exterminio de seis millones de judíos atrapados en Europa es equiparado con la limitada guerra defensiva de Israel contra enemigos empeñados en borrarlo del mapa.

Que la noruega calumniara al país hebreo precisamente desde una autocracia medieval, es una muestra cabal de la ceguera de los racistas humanitarios. Parecieran transmitir que, como a los árabes no puede exigírseles un comportamiento moral, la lupa crítica debe mantenerse enfocada en el israelita.

No regañar el lenguaje infantil

Fathi Hamad y Muhsen Abu Ita son líderes del Hamás en Gaza. Como tales, gozan de la suerte de los «pueblos inferiores» en la mente del racista humanitario. Por ello nadie les reclamó por haber escupido hace unos meses por televisión las siguientes expresiones «culturales»: que «cada palestino que asesine a un judío será recompensado como si matara a treinta millones»; que «la aniquilación de los judíos esa una espléndida bendición para Palestina»; y que «los palestinos formamos escudos humanos de mujeres, niños y ancianos, a fin de desafiar las bombas sionistas. Así le decimos al enemigo que deseamos la muerte tanto como ellos desean la vida».

Ningún medio europeo importante siquiera recogió la belleza de las declaraciones, porque aparentemente de ciertas personas no puede sino esperarse un lenguaje irresponsable, y la incitación a la violencia no pasa de ser una simpática bravata.

Algunos árabes aceptan graciosamente ser discriminados como niños por el racista humanitario. Cuando el sheik Nizar Rayyan fue ejecutado por el ejército israelí (1-1-09), su hijo declaró que «nunca se habría imaginado que Israel bombardearía una casa». Cabe hurgar en la fuente de semejante limitación a su imaginario.

A pesar de que ellos han celebrado la colocación de bombas en casas, en restaurantes y en fiestas infantiles, con respecto a sus enemigos no son imaginables siquiera acciones mucho más leves que el terror indiscriminado del Hamás. La imaginación es trabada por el racismo humanitario, que viene enseñando que a ellos se les perdonará todo mientras al «hombre blanco» no se permitirá ni defenderse.

Otros árabes, por el contrario, rechazan que se los discrimine como idiotas éticos. Así, el más conocido de los comediantes y actores egipcios, Adel Imam, dejó a su audiencia atónita cuando declaró por radio (3-1-09) que comprendía el operativo militar israelí en Gaza, ya que no se puede pedir de ninguna sociedad que absorba pasivamente los ataques constantes que desata el Hamás.

En el caso específico de los árabes israelíes, el año pasado se produjo un hecho que ejemplifica el modo en que incluso una buena parte de la prensa israelí cae en la torpeza del racismo humanitario.

Um-al-Fahm es una pequeña ciudad árabe de Israel, en las cercanías de Haifa, cuya población vota tradicionalmente a partidos islamistas.

Para protestar por la deslealtad en la que habían incurrido notorios políticos árabes israelíes, un partido nacionalista israelí anunció que marcharía por aquella ciudad portando banderas del país.

La marcha fue inicialmente prohibida por la policía, pero los nacionalistas apelaron a la Justicia, y finalmente consiguieron que se les permitiera una marcha pacífica y breve, aunque solamente en las afueras de la ciudad.

Los organizadores aceptaron las condiciones, y para que estas se cumplieran estrictamente, se apostaron 2500 agentes policiales que garantizarían el orden.

El 24 de marzo de 2009, durante sólo media hora, varios centenares de manifestantes portaron banderas israelíes y entonaron canciones patrióticas, ajustándose a las limitaciones acordadas con la policía.

En airada reacción, miles de árabes y de activistas de la poco representativa ultra-izquierda israelí, subieron a los techos de las casas, desde donde arrojaron rocas a la distancia. La tormenta de peñascos dejó heridos a quince policías, incluido el vicecomandante de la Policía de Israel, Shajar Ayalón.

Los medios no informaron de la agresión, y se limitaron a censurar «la provocación» de los manifestantes. Era totalmente perdonable que los pobladores actuaran con furia ante las banderas israelíes, y en ningún momento se cuestionó por qué manifestantes judíos tienen que ser blancos de pedradas a mansalva.

El racista humanitario siente que a los árabes no puede pedirse que acaten la ley, y debe alentárselos a actuar en bloque, infantil y coléricamente.

La única provocación posible la perpetra el «superior», el único que tendría criterio moral para juzgar la situación y cumplir con la ley.

A Europa le ocurre algo similar. Atina a demandar el cumplimiento irrestricto de la ley solamente del «hombre blanco». El resto debe ser siempre entendido en su conducta, aun si ésta es criminal, porque acaso no llega al mismo nivel de juicio moral.

Extraído de El Catoplebas

El Verdulero de la vuelta, El Plomero de la esquina y Saramago

“Mmmmmmmm, que titulo raro que te mandaste zionist1948…” se diran algunos, “‘No se que estara fumando este pibe, pero que comparta!…” diran otros, pero NO, la inspiracion no son ni las drogas ni la locura: es la realidad. Asi es señores, y ustedes se preguntaran que tienen que ver el verdulero de la vuelta con el plomero de la esquina y a que tendra que ver a todo esto Jose Saramago (que ya fallecio). Muy bien, en nada excepto en un punto: Todos opinan de Israel. Sepan o no, lean o no, conozcan o no un judio, un musulman, un palestino o un israeli, si viajaron o no a Israel, es irrelevante, TODOS opinan de Israel. Y ahi esta el punto, es DE Israel que solamente opinan. No de los palestinos (no les interesan ni el Hamas ni las masacres o expulsiones realizadas por Arabes) y no de la historia del Medio Oriente (demasiado complejo leer unos cuantos parrafos), sino de Israel. Y eso significa que no importa quien hable, todos son opinion autorizada. Y si usted le dice: “Pero, sr. plomero, por que opina de Israel si usted no sabe, ¿acaso opinaria de fisica cuantica sin siquiera saber lo que es un quantum?” el indignado plomero le respondera, “esto es una DEMOCRACIA”. Vaya argumento!

Es por eso que decidi publicar en nuestro blog la excelente adaptacion de la historia de las guerras contra israel en forma de cuento para niños, maravillosamente realizada por nuestro amigo Ezequiel Eiben . De esta forma nadie podra decir que NO entendio, ni que era demasiado largo, ni que es demasiado complejo:

El cuentito del vecino para los chicos (y para algún que otro judeófobo adulto también)

Imagina que llega un nuevo vecino al barrio. En realidad no es nuevo, sus padres y abuelos ya habían vivido allí, y familiares todavía lo hacen. El vecino se establece en la casa más pequeña, más rústica, la que necesita mucho trabajo para verse como un cálido hogar. Sin embargo, aún antes de comenzar con los arreglos, el vecino ya la siente su hogar, puesto que la adquirió legítimamente, respetando un contrato que le asignaba dicho lugar, más toda la historia familiar que allí había acontecido.
Luego de tantas jornadas de reparación, la casa de este vecino luce espectacular, y sin tener una ubicación de privilegio o recursos que facilitarían su desarrollo, supera a las demás casas gracias al poder constructivo y al querer. A pesar de que el vecino es muy atento, todas las mañanas saluda a quienes comparten el vecindario, y estira su brazo para estrechar sus manos, nadie le devuelve el saludo. No solo eso, sino que le gruñen como animales salvajes. El vecino intenta más, ofrece las fuentes de su progreso, pero le son rechazadas una y otra vez. Los gruñidos vana acompañados con amenazas, las amenazas se transforman en ataques. El vecindario adopta una actitud inhumana, la de la bestia, y paralelamente alimenta la paradoja de querer hacer creer a los demás que justamente es el vecino el inhumano.
El vecino comprende que no es bienvenido, que están todos en su contra. Pero el vecino también tiene sentimientos, ¿saben? Sentimientos y un poco de amor propio como para no renunciar a lo que es legítimamente suyo. Declara que la casa le pertenece, y fiel a su espíritu invita en la declaración a la convivencia y cooperación. Como respuesta recibe un “no” unánime. Esa negativa va acompañada de la agresión: desde cinco casas cercanas lo atacan, sumado a otros vándalos de demás casas, como para dejar bien en claro que prefieren asesinarlo a tenerlo como compañero, o ni siquiera como compañero, sino simplemente como vecino.
El solitario buscador de la paz triunfa increíblemente contra el ataque, pero muchos que lo odian no se rinden. Vuelven a agredirlo tres casas, y son derrotadas nuevamente. Con mucha lógica, el vecino entiende que su seguridad peligra y que esto no puede seguir así. Su victoria en la contienda nacida de una agresión no provocada y no iniciada le ha permitido controlar parte de las casas enemigas, lo que le ayuda a prevenir y evitar muchos ataques. Una de las tantas diferencias que radican entre el vecino y los demás, es que él sigue apostando a la vida y al progreso de todos, mientras que la contraparte solo busca la muerte y destrucción.
Prueba fehaciente de esto, es que vuelve a ser atacado, ahora por una coalición de dos casas. La inquebrantable fuerza del vecino logra imponerse, aunque la victoria es triste, pues ha costado mucho y las pérdidas son enormes. Para rescatar el alma del vecino y sus principios que saben guiarlo en medio de tantos inmorales y perversos, poco tiempo después del último enfrentamiento hace las paces con un atacante del barrio, y convienen la devolución de las partes de su casa que quería recuperar, y el vecino accede confiando en que por ese flanco no volverá a ser atacado.” Continua aqui .

Y ya sabe, cuando el plomero, el jardinero o cualquiera que no sepa nada ni de terrorismo, ni de Israel, ni de la guerra de autodefensa que lleva hace años, le hable como si dictara una clase en Harvard, digale lo mismo que el pintor griego Apeles le dijo al zapatero que lo ayudo a pintar unos zapatos en uno de sus cuadros para despues terminar criticandole toda la obra: “Zapatero, a sus zapatos!”.

¿Y Saramago? Tambien apliquele la frase, porque como dijo Pilar Rahola (y va para todos los “Saramagos” del mundo), “escribe muy bien…pero piensa muy mal…”.

En Israel se vive bien

Del yermo al Paraíso…

Dori Lustron


“No hay ni una aldea solitaria a través de toda la extensión (valle de Jezreel, Galilea); no por treinta millas en cualquier dirección… Uno puede recorrer diez millas en la región sin ver un alma viva. Para experimentar el tipo de soledad que causa tristeza, ven a Galilea… Nazareth es abandono… Jericó yace en desolada ruina… Bethlehem y Bethania, en su pobreza y humillación… desposeídas de toda criatura viviente… Una región desolada cuyo suelo es rico, pero completamente despojado de todo… una expansión silenciosa, lúgubre… una desolación… Nunca vimos un ser humano en todo el recorrido… Difícilmente se ve un árbol o un arbusto en algún lado. Incluso el olivo y el cactus, aquellos amigos del suelo árido e indigno, han desertado… Palestina yace en silicio y cenizas… desolada y desamorada…”.

– Mark Twain, “The Innocents Abroad”, 1867 –

http://www.youtube.com/watch?v=WvoyioObtik&feature=player_embedded

Y los judíos, volvimos a  repoblar nuestra tierra: Eretz Israel. Y nos arremangamos y trabajamos. Y sudamos, arañando esa tierra con las manos. Cargando piedra por piedra para construir edificios en las aldeas, kibutzim y moshavim. Regamos las arenas y salieron frutales. Forestamos el norte lleno de pantanos con malaria y millones de mosquitos y surgieron cultivos. Ciudades enteras se fueron levantando. Teatros, universidades, prensa escrita, radios, TV, Histadrut, Agencia Judía…Y aun, rodeados de peligros y enemigos: ¡Fue bueno!.

Cuando los judíos comenzaron a regresar, la Tierra de Israel estaba desolada y desierta, sin árboles, infértil. La convirtieron en tierra fértil, gracias al Sistema de Irrigación (por aspersión y por goteo) con aguas recicladas. Es uno de los más modernos del Mundo, junto a la Rotación de Cultivos. Mientras que en una misma parcela de tierra están los segadores recogiendo la cosecha, en el otro las maquinarias siembran las semillas, y en el medio los tractores aran la tierra. La tecnología desarrollada por los israelíes para la irrigación y el cultivo  han hecho del desierto una tierra fértil

“Israel brotará y florecerá, Israel llenará las caras del mundo con frutos…” Isaías 27:6

Cedros, Acacias, Olivos, Cipreses y Pinos crecen en los lugares que antes eran desérticos junto a una gran cantidad de plantaciones de sandias, melones, árboles frutales y ornamentales. Actualmente miles de pinos se ven por todos los montes y aun en las dunas, mostrando un extraño pero maravilloso milagro producido por la mano del hombre.

Las energías alternativas ya están implantadas en Israel. Energía solar, eólica, energía producida con acumuladores bajo el asfalto. Todos los días se buscan nuevas formas de energía y se utilizan para el mejor desarrollo de las industrias. La mayoría de los hogares cuentan con paneles solares o fotovoltaicos que  producen energía mediante la captación de la luz y el calor emitidos por el Sol. Israel provee asesoramiento a muchos países con problemas de energía. La energía solar es una de las llamadas energías renovables no contaminantes, conocidas como energía verde o energía limpia.

Israel cuida la ecología: ya se están fabricando autos eléctricos cuyos mentores Shimon Peres y Shay Agassi lo hicieron posible.

Se van a construir 8 desalinizadoras para que no falte agua potable en el país, de las cuales 3 ya están trabajando a full. Y se han plantado millones de árboles para fertilizar los suelos. También se extraera agua del aire…La empresa israelí EWA (Extraction of Water from Air por sus siglas en inglés o Extracción de Agua del Aire) ha desarrollado una nueva tecnología que permite extraer agua fresca del aire, recordando que la idea ya está mencionada en la Biblia y en plegarias judías antiguas. (http://brtsabblog.blogspot.com)

Cada ciudad, pequeña o grande tiene centros industriales y un comercio pujante: supermercados, shoppings, comercios de todo tipo. Los israelíes son consumistas y les gusta vivir bien en su casa propia, autos y viajes al extranjero. Cada casa tiene una o más computadoras. La calidad de vida es alta.

El Instituto Weitzman, el Tejnion, los departamentos de investigación en las universidades y en los hospitales hacen de este pequeño gran país un centro mundial de Investigación y Desarrollo.

Hoteles, Centros de Convenciones, Centros Culturales donde las galerías de arte y conservatorios musicales son accesibles a todos. Los israelíes compran libros. La feria Internacional del Libro se realiza cada dos años. Israel es sede de festivales de música, de teatro y de danza, a lo largo de todo el país.

Israel avanza en todas las áreas mientras nuestros vecinos solo tienen una consigna que no ha cambiado: expulsarnos de Eretz Israel. No toman en cuenta que utilizan nuestra ciencia, nuestros hospitales y nuestra tecnología. Eso no es importante….solo les interesa seguir alimentando la maquinaria de la muerte.

Somos una democracia. Muchas veces esta democracia actúa en contra de nuestros intereses. Israel es una nación moderna, progresista  y cosmopolita en medio del atraso árabe. Somos un enclave occidental dentro de lo que ellos llaman tierra musulmana.

Hemos vuelto a Nuestra Tierra después que nos echaron de ella. La recuperamos. Y la sangre judía ya no se negocia.

Israel se hizo fuerte y se desarrollo debido a todo aquello que nos negaron:

Armas para defendernos. Aviones de primera generación, sin pilotos, teledirigidos. Industria aero-espacial, satélites del tamaño de una libélula, lanzados  en sentido contrario a la rotación de la Tierra, por lo que deben ser muy livianos. Si se lanzaran en forma convencional podrían caer en manos enemigas.

Todo se piensa. Todo se analiza. Todo se logra.

Medicina de avanzada, Investigación y desarrollo

Nanotecnologia o tecnología miniaturizada.

Hi tech. Israel tiene el Silicon Wadi y se ubica detrás de EE.UU. en el tema

Y mientras nosotros nos desarrollamos en todas las disciplinas y nos ubicamos a la cabeza en el mundo, ellos solo siguen con un pensamiento: matar y adueñarse de todo y de todos.

El fanatismo fundamentalista sigue vigente, aun entre ellos mismos.

No a la libertad.

No a la democracia.

Viven bajo la ley de la Sharia.

Terror.

Mutilación de la mujer.

Muertes por honor.

Muerte a los homosexuales

Muerte…

Más muerte…

Y más y más  muerte…

La muerte nunca acaba para ellos.

Se ríen de nosotros porque amamos la Vida y cuidamos a nuestros hijos. Siempre la culpa es de Israel. No se nos perdona nada…Hablan, todavía, de Gaza ocupada. Gaza se entrego en agosto del 2005 y se lleno de TERRORISTAS

Damos ciencia y tecnología al mundo. Investigación y Desarrollo

Asesoramiento, ayuda humanitaria cuando se necesita. Y mucha LIBERTAD. Estamos rodeados de países autoritarios donde la libertad no existe…¿Que le ofrecen  los islámicos al mundo, salvo petróleo y tenerlo manejado a través de el?

Hay 900 corresponsales del exterior acreditados, con una libertad de expresión jamás vista. Y un gran porcentaje habla mal de Israel por las directivas que traen de sus medios. Tomemos el ejemplo de EFE, la agencia española. EFE se confirma como el brazo propagandístico de los enemigos de Israel. Como no saben hebreo, los periodistas de EFE en Jerusalén  cada mañana seleccionan la noticia más antiisraelí de la Web en ingles del diario israelí Haaretz. Solo citan a este diario e incluso las noticias sobre cosas positivas de Israel no las recogen. EFE en Jerusalén no hace periodismo sino propaganda y odio a Israel. Y luego todos los medios lo copian sin preguntar. Ojala, España tuviera la libertad de prensa, el pluralismo y las ONG de derechos humanos que hay en Israel.

Israel era un yermo. Hoy es un oasis en medio del desierto. Un paraíso donde hay sandias que cuelgan como racimos desde un árbol. Donde la medicina de alta complejidad cura a miles de personas sin distinción de credo o nacionalidad. Donde los mismos árabes y palestinos son atendidos y curados. Israel es el punto mas álgido de la innovación y deseamos vivir tranquilos….solo eso…

Inventan la Historia e irónicamente están apareciendo todos los restos arqueológicos que demuestran la presencia judía por miles de años en la tierra de Israel.

Hoy el mundo esta acobardado ante el avance musulmán basado en mentiras…

SOMOS PARTE DEL MUNDO LIBRE Y DEMOCRATICO

NOSOTROS ESTAMOS DEL LADO CORRECTO.


Fuente y difusion: www.porisrael.org

Lenin los llamaba “idiotas útiles” (aunque en este caso son más idiotas que útiles)

Lunáticos de izquierda contra Israel
Por Alan Dershowitz en Guysen International News
Domingo 15 agosto 2010 – 16:53

Debe ser el calor del verano. La verdad no lo sé. El caso es que los lunáticos de izquierda parecen estar más locos que de costumbre cuando se trata del Estado de Israel y del pueblo judío. Oliver Stone nos pide que miremos el lado positivo de Hitler y Ahmadinejad, mientras decide imitar a sus dos héroes, denunciando apasionadamente el control judío de los medios de comunicación (dicho sea a su favor, Stone se ha disculpado por sus tremendas afirmaciones).

Según Newsweek, Meg Ryan ha cancelado una presentación programada en el Festival de Cine de Jerusalén, a pesar que se sabe que en este evento se proyectarán películas a favor de la paz e incluso, filmes pro-palestinos. Los representantes de la actriz insistieron en que Ryan nunca acordó su asistencia al festival. Si eso fuera cierto, sus agentes deberían ofrecer una aclaración oficial, negando que ella haya boicoteado, o que tuviera intenciones de boicotear un evento cultural en Israel.La ONG “Médicos sin Fronteras” establece repentinamente límites cuando se trata de médicos israelíes que volaron al Congo para atender a 50 pobladores, severamente afectados por quemaduras. Los voluntarios israelíes trabajaron 24 horas al día, curaron víctimas y se ocuparon de capacitar a los profesionales locales sobre lo relacionado con injertos de piel, donando toneladas de equipamiento médico. Pero los prejuiciosos miembros de Médicos sin Fronteras se negaron a colaborar con ellos, tratándolos como si fuesen ocupantes ilegales. Esto no debería sorprender a los que vienen siguiendo a esta ONG desde hace años. La Dra. Marie Pierre Allie, presidente de la filial francesa de la organización, declaró que las acciones de autodefensa de Israel en Gaza fueron peores que el genocidio cometido en Darfur, en Sudán. ¡Sólo un ciego lunático de izquierda podría hacer tal comparación! Como bien lo dijo un crítico, estos son médicos “con fronteras” pero sin ningún escrúpulo.

J-Street, una pretendida organización de izquierda pro-israelí, ha lanzado un spot publicitario en televisión, sugiriendo que yo estoy en desacuerdo con la paz entre Israel y los árabes y que además, coincido completamente con Rush Limbaugh y Sarah Palin en la idea de enfrentar los dos estados y en el apoyo a la ocupación territorial por parte de civiles. Cuando dije que todo eso era una gran mentira, el director de J-Street reconoció públicamente que Dershowitz apoya la idea de una solución de dos estados, pero mantuvo su mentiroso spot televisivo sin cambios.

Los radicales de izquierda, quienes apoyan la ampliación de la ley sobre violación, para incluir en ella la cuestión de la obtención de sexo mediante engaños, cargan contra Israel cuando el Estado judío, de hecho, ha promulgado tal ley y la ejecuta. Una corte israelí sentenció a un esposo árabe a varios meses de prisión por tener sexo con una mujer luego de engañarla, diciéndole que él era un judío soltero que quería casarse con ella. Los tribunales de justicia israelíes ya han aplicado antes esta ley para condenar a hombres judíos que se valieron de tales engaños, con iguales propósitos. A pesar que personalmente considero que dicha ley está seriamente equivocada (a excepción de los casos extremos, como mentir sobre si es enfermo o no de SIDA), me parece extremadamente hipócrita la postura de los radicales de izquierda, quienes generalmente eligen tales dictámenes para usarlos a modo de mazo con el cual desquitarse únicamente con Israel y nada más.

La universidad francesa Provence Aix Marseille canceló la conferencia de un escritor que iba a tratar la cuestión acerca de “escribir hoy en la región del Mediterráneo: intercambios y tensiones”; la causa fue que unos anónimos participantes se habían rehusado a tomar parte en un diálogo que incluyera a un autor judío israelí. Este centro académico hubiera estado orgulloso de invitar a cualquier reconocido autor israelí, pero la conferencia en cuestión no pudo llevarse a cabo ya que el director de la escuela, dicho sea a su favor, no hubiera permitido una conferencia dirigida por prejuiciosos que excluirían a otros por su religión o su nacionalidad.

También hay lunáticos de izquierda del otro lado. Un rabino israelita escribió un libro en el cual justifica la matanza de no judíos, pero no de judíos que ponen en peligro el Estado de Israel. El gobierno de Israel lo ha acusado por incitación al racismo. Otros extraños rabinos de izquierda quieren tomar el control sobre las conversiones al judaísmo, declarando que las personas que han sido convertidas por rabinos conservadores o reformistas no son judías. El primer ministro de Israel, Binyamín Netanyahu, se opone a toda regla de conversión que fomente la alienación y división de judíos alrededor del mundo, pero algunos rabinos insisten en monopolizar la decisión sobre quién es y quién no puede ser judío.

Me temo que el sólo efecto del calor veraniego no alcanza para explicar la conducta de estos lunáticos. Las opiniones absurdamente extremistas que se tienen sobre Israel y sobre los israelíes, parece levantar su fieras cabezas a lo largo de todo año, sin preocuparse demasiado por las elevadas temperaturas.

Y ya que hablamos de temperatura, Clare Short, la ex Secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional, durante el gobierno Laborista en el Reino Unido, afirmó que Israel provocará la extinción de la raza humana. Bueno, no, ella no estaba citando algún pasaje del Apocalipsis, sino más bien centrando su absurda afirmación sobre la “fantástica” idea de que Israel es el culpable de desviar la debida atención que la comunidad internacional debe poner sobre el problema del calentamiento global, lo cual provocará, claro está, un “apocalipsis climático”. Ciertamente, no China, no los Estados Unidos u otros grandes países contaminadores, sino el pequeño Israel, quien, casualmente, es una de las naciones del mundo con mayor conciencia ambiental, es ahora acusada de un nuevo delito – calentamiento global – por estos delirantes lunáticos de la izquierda.

¿En qué medida la gente racional puede considerar seriamente esta clase de distorsiones mentales? Falta de argumentos, ausencia de hechos inapelables, ninguna búsqueda de certezas: al parecer, nada de eso tiene valor para los mendaces prejuicios de estos extremistas.

No obstante, toda la gente de buena voluntad debe continuar su lucha por la verdad y la razón, incluso – y tal vez especialmente – cuando se trata del Estado judío y de los judíos.

Fuente: Huffington Post – 6.8.10/ argentina.co.il

Extraído de Guysen International News

En otro orden de cosas, Julián nos resume en una entrevista radial cuál es la noción de progreso femenino que tienen los aliados  de la izquierda internacional.

Cría cuervos y te sacarán los ojos (volumen II)‏

Los “buenos” y los “malos”
Por David Mandel en Guysen International News
Sábado 7 agosto 2010 – 19:35
En las “cowboyadas” (como llamábamos en Lima hace décadas a las películas de cowboys, (vaqueros), donde actuaban Gene Autry, Roy Rogers, John Wayne, Clint Eastwood, y tantos otros), era fácil diferenciar entre los “buenos” y los “malos”. Bastaba ver el color de sus sombreros. Los sombreros de los “buenos” eran blancos, y los de los “malos” eran negros. Hoy, muchos televidentes en Europa, y también en otros países, al ver los programas de noticias, saben diferenciar entre los “buenos” ―que usan la kefiyeh, bufanda-chal que los palestinos se colocan sobre la cabeza― y los “malos”, que llevan kipá sobre la cabeza, o van con la cabeza descubierta.

La trama de las “cowboyadas”, ―siempre era la misma: un grupo de malhechores se apodera de las tierras de gente inocente, hasta que llega el “bueno”, que los vence y los mata o expulsa― es idéntica a la trama de las noticias manipuladas que muestran hoy en la televisión: los israelíes son desalmados invasores y colonizadores que se han apoderado de las tierras de inocentes palestinos.

En ambos casos, “cowboyadas” y noticias manipuladas, se trata de pura ficción, que no tiene ninguna relación con la historia antigua y reciente de la región, o con la realidad actual.

Se han escrito cientos de libros y se han publicado miles de artículos describiendo el conflicto, explicando sus orígenes y causas, y analizando las perspectivas de una paz que tome en cuenta los derechos legítimos de ambas naciones. Lamentablemente, todos estos esfuerzos de hasbará (explicación) no interesan a ninguno de los que, por ignorancia, prejuicio o antipatía, rehúsan escuchar el punto de vista israelí.

Hay casos que ilustran la realidad del conflicto israelí-palestino mejor que los cientos de libros y los miles de artículos arriba mencionados.

* Hace un par de años una mujer palestina en Gaza sufrió quemaduras en todo el cuerpo. Fue llevada al Hospital Soroka de Beersheba, donde médicos y enfermeras le salvaron la vida y la cuidaron hasta que el estado de su salud le permitió volver a Gaza. Le pidieron que regrese al hospital unas semanas más tarde para una revisión médica. Cuando llegó la fecha, la mujer se presentó en la garita de pase de Gaza a Israel. A los soldados les pareció extraña su repentina gordura. La revisaron y encontraron la explicación: la mujer cargaba un cinturón explosivo. Su intención era llegar al Hospital Soroka, explotar la bomba y matar a tantos médicos y enfermeras como le fuese posible.

* Hace tres meses la hijita de tres años de Elham Fathi Hammad, Ministro del Interior de Hamás, tuvo que ser operada del corazón en el hospital de Gaza. Debido a un error del médico palestino quedó en peligro de perder la vida. El rey Abdullah de Jordania pidió a Israel que autorice su urgente traslado a un hospital en Jordania. Debido a la gravedad del estado de la niña, la ambulancia israelí la llevó de urgencia al Hospital Barzilai en Ashkelon, ciudad cercana a Gaza, donde los médicos israelíes la operaron durante varias horas para reparar el daño causado por el cirujano palestino. Cuando juzgaron que la habían estabilizado, un helicóptero jordano recogió a la niña y la llevó a un hospital en Amman, la capital de Jordania.

Los periódicos de Jordania informaron al respecto, pero no mencionaron la intervención de los médicos israelíes. Hammad, el padre de la niña, agradeció a los jordanos y al rey, pero igualmente “se olvidó” de mencionar a los médicos del Hospital Barzilai de Ashkelon.

Hace una semana los palestinos de Gaza se acordaron de Ashkelon. Lo manifestaron disparando a la ciudad un cohete, que por suerte, aunque hizo daños, no causó víctimas personales ni cayó cerca al hospital.

* Hace algunas semanas un palestino trajo a su hijita de seis años al Hospital Hadassah de Jerusalén. La niña tenía un tumor maligno detrás del ojo, que, si no era operado, le causaría la muerte. Los cirujanos del hospital la operaron con éxito y le salvaron la vida. El costo de la operación y de la estadía de la niña en el hospital fue pagado por una organización israelí de beneficencia.

Mientras la niña estaba siendo cuidada en el hospital, su padre, miembro de la organización terrorista Hamás, adquirió armas y municiones con el propósito de disparar a automovilistas judíos en las carreteras de Israel. Él y su grupo también planearon secuestrar a israelíes, para lo cual compraron ropa de judíos ortodoxos con el objeto de disfrazarse.

Tan pronto como la niña fue dada de alta, su padre puso en ejecución su plan de disparar en carreteras, y logró herir mortalmente a Shuki Sofer, un joven policía que estaba por contraer matrimonio. Shuki fue llevado al Hospital Hadassah ―el mismo hospital donde, pocos días antes, cirujanos judíos habían operado exitosamente a la hija del asesino― pero los médicos no lo lograron salvar.

* Israel provee de agua y electricidad a los palestinos de Gaza, y les envía cientos de camiones con suministros cada semana. Hamás retribuye con cohetes, más de 400 disparados desde que terminó la Guerra de Gaza en enero del 2009.

Pero nada de esto interesa a los lectores de los periódicos europeos, ni a los televidentes de la CNN, BBC y otras emisoras, para quienes es suficiente, en reacción pavloviana, saber que los “buenos” son los que usan kefiyeh.

Mientras que los palestinos de Gaza hoy inauguran centros comerciales, restaurantes, piscina olímpica, y lugares de esparcimiento*, los corresponsales de periódicos y emisoras de televisión continúan escribiendo artículos patéticos y lacrimosos**, a sabiendas, pero sin importarles, de que son manipulados por sus guías e informantes de Hamás.

* De ningún modo quiero dar la impresión de que Gaza es un paraíso. No lo es. Pero tampoco no es el infierno que describen los simpatizantes de Hamás. Y si no fuese por las acciones de Hamás podrían estar disfrutando de la misma prosperidad de los palestinos de la Cisjordania.

* Para muestra un botón: Las casas bombardeadas en los barrios de Beit Lahiya, al norte de la Franja, y de Ezbt Abed Rabbo, lucen sus interiores desventrados, sus muñones de fierros y sus escombros por doquier. (“La amistad difícil” por Vargas Llosa). El escritor pecó de ingenuo al no preguntar a sus guías porque daban prioridad a la construcción de centros comerciales y piscinas en vez de reparar las casas dañadas en el conflicto del año pasado. Tampoco pidió ver las ruinas de los invernaderos, dejados intactos por los israelíes, pero que fueron inmediatamente destruidos por los mismos palestinos, causando así la pérdida de miles de puestos de trabajo a su propia gente. Que yo sepa, nunca, en los numerosos artículos que el escritor ha dedicado al conflicto del Medio Oriente, ha considerado necesario comentar al respecto.

Publicado en Mi Enfoque # 326, Agosto 5, 2010 – Difusion: http://www.porisrael.org

Extraído de Guysen International News

Liberacion!!!

Los luchadores por la libertad del pueblo arabe palestino han cambiado de parecer. Antes nos decian que querian liberacion y lo gritaban fuerte y claro. Pero eso si, una liberacion con ayuda, viveres, gas, luz, agua y demas, todo gratis. Pero, ¿Que ocurre si Israel quiere darles la liberacion definitiva que tanto quieren, siguiendo las (por ellos muy exigidas) fronteras del 67?

Usted pensara que salen a la calle a festejar, comer torta y ahora podran nadar en rios de chocolate con sus democraticos lideres. Pero no!!!!Si señores, la liberacion no esta en sus planes!!!:

Al Fatah y Hamás rechazan que Israel se separe de Gaza


El plan del Ministro de Relaciones Exteriores israelí, Avigdor Liberman, para prestar asistencia a la Franja de Gaza convirtiéndola en una entidad independiente ha encontrado un muro de franca oposición por parte palestina.

El régimen palestino de doble jefatura, en Ramallah (Fatah) y en la Franja de Gaza (Hamás), rechaza totalmente la propuesta de Liberman de que la Unión Europea construya centrales eléctricas para suministrar electricidad, estaciones de desalinización del agua y una planta de tratamiento de aguas residuales. Esto formaba parte de un plan que estaría enfocado a cortar totalmente todos los vínculos con Israel, el cual estaría dispuesto a renunciar al control naval sobre las mercancías que ingresan en el puerto de Gaza y sellaría totalmente la frontera con la Franja de Gaza.
Ahmed Assaf, portavoz de la organización Fatah, que sostiene a la Autoridad Palestina, sostuvo que la Franja de Gaza sigue estando bajo “la ocupación israelí y así seguirá estando”.
Abu Zuheiri (Hamás) argumenta que Israel, “el país ocupante”, debe mantener y sufragar las necesidades de la Franja de Gaza en alimentos, electricidad y combustible.
La posición de Hamás es un ejemplo de uno de los absurdos más tremendos del conflicto palestino-israelí. Hamás, que se enorgullece de la liberación de la Franja de Gaza de la ocupación israelí a través de la jihad, ahora está luchando con todas sus fuerzas para “preservar la ocupación israelí” y obligar a Israel a continuar con la transferencia de suministros a una entidad que abiertamente declara que quiere liberar toda Palestina, liquidar el Estado de Israel y matar y expulsar a sus habitantes judíos.
[Jerusalem Post – Traducción: José Antonio – Safed-Tzfat]

Mmmmm, que extraño. Y no era que “los ultraderechistas fundamentalistas reaccionarios sionistas” venian diciendo estupideces cuando afirmaban que la unica liberacion que buscan los lideres palestinos es la de TODO Israel???Mmmmm, que raro. Osea que la cuestion es asi:

1-Digo que recibi una señal y quiero empezar a negociar por decima vez las fronteras de un estado que ya me ofrecieron varias veces para hacerme el buen tipo (Abbas dixit).

2-Despues cuando mi enemigo decide entregarme sus territorios le digo que no, y que quiero continuar bajo su “ocupacion”. Obviamente esto quiere decir gas, luz, electricidad, ayuda, etc gratis.

3-Me sigo haciendo el buenito y digo que no hay con quien negociar y que el sionismo debe ser erradicado. Acto seguido afirmo mi voluntad de paz en ingles y frente al publico arabe palestino fundo una plaza en honor a algun martir de la causa (lease terrorista suicida en un bar de Tel Aviv).

Basicamente esto: La formula de los lideres palestinos es “Guerra Eterna” y “Negociacion para la Foto”.

No nos engañemos, Fatah es igual de moderado como era la SA con respecto a las SS. Basta de hablar de sueños, por lo menos hasta que Iran no caiga la paz solamente va a estar en las fotos de los acuerdos, o en el estado actual de cosas, que con el gobierno de Bibi, Israel se asegura de que este la paz de hecho y no de acuerdos. Y para los que digan, “que facho que es este tipo, OBVIO que hay que negociar y ceder”, lo remito a los Acuerdos de Oslo y los mas de 1000 cadaveres israelies que dejo esa paz celestial (literalmente).

A %d blogueros les gusta esto: