La quinta de Cristina

Por Gustavo Perednik
También yo había caído en la voluntaria ingenuidad de suponer que la presidenta argentina no alberga sentimientos judeofóbicos. Fue nada más que un torpe exabrupto –me dije- lo que le dictó su tuít del 20 de abril (“Todo hace juego con todo”).

Igualmente me pareció correcto denunciar en la televisión y en otros medios el hecho de que la presidenta arremetiera contra un amasijo conformado por Paul Singer, Alberto Nisman, la DAIA y los “fondos buitre”, y que “descubriera” de este pulpo “un modus operandi que trasciende las soberanías nacionales” para socavar a los gobiernos (es decir: a ella).

Hacía (y hace) falta detenerse en la gravedad del tuít porque, como bien sintetizó el periodista Jonatan Viale, el mensaje parece inspirarse en Los Protocolos de los Sabios de Sión. No cabe esconder la cabeza frente a una acusación de la presidenta argentina contra las instituciones judías, las que supuestamente conspiran contra la patria en todos los países.
Si no hubiéramos sentido un deseo íntimo de estar equivocados, de preferir saltear el asunto, todos habríamos reparado en que el exabrupto no fue tal. No se trató de una agresión extemporánea y pasajera, sino de una sopesada decisión de enfrentar a la comunidad judía, y ello en fiel remedo del estilo político de su maestro Hugo Chávez.

La judeofobia de Chávez fue siempre visible: alcanza con recordar su mensaje navideño de que “los que crucificaron a Cristo se apoderaron de las riquezas del planeta”; baste con analizar su allanamiento de la escuela hebrea; será suficiente revisar su patológica demonización de Israel. Y el odio chavista bien podía atribuirse al asesor de ese gobiermo durante varios años: el nazi-islamista Norberto Ceresole, muerto una década antes que su asesorado.

No había tales precedentes en Cristina, y por ello nos pareció que cuando echaba mano de la judeofobia resultaba de un mero recurso demagógico en el que suelen incurrir los populistas.
Sin embargo, los años por venir quizás nos provean de la perspectiva necesaria para reconocer que sí hay un asesor ceresolesco de la Kirchner, al que siempre hemos preferido considerar marginal y poco influyente, y que responde al nombre de Luis D’Elía, el bastión de recalcitrante violencia judeofóbica. Queremos creer que se trata de un personaje menor, pero otra vez, los días que corren desmienten el pensamiento desiderativo.

Empecemos por la evidencia del deterioro de Cristina, que fue disparado por el Caso Nisman.
Después del primer tuit, el siguiente traspié lo tuvo el 2 de julio, cuando emitió una recomendación presidencial a los niños de diez años de Villa Lugano: lean El Mercader de Venecia “para entender a los fondos buitre”.

Justamente esa semana me tocaba dar en Israel una conferencia sobre el drama de Shakespeare, del que he escrito un ensayo. Lo menciono para dejar en claro que mi posición es muy apreciativa de la obra de Shakespeare, y que enseño a Shylock como una forma de la humanización del judío en las letras, en contra de los prejuicios de marras, y no, como es más habitual mostrarlo, como si el bardo hubiera modelado a Shylock para un embate judeofóbico (esta visión también está justificada, pero éste es otro tema).

Por lo tanto debemos insistir en que el problema de la recomendación no fue la obra sino el objetivo que le atribuyó a su lectura: entender las fuerzas maléficas y usureras que atentan contra los países. De ese objetivo se desprende claramente que, si ése fuera el mensaje de El Mercader de Venecia, en ese caso no queda duda de su judeofobia.

Para colmo, la Kirchner agravó las cosas al rechazar toda crítica al respecto (procedimiento rutinario) con el argumento de que… en Israel se había presentado la obra. Primero, respondamos que Israel es en materia cultural uno de los países más abiertos y libres del planeta. Y segundo y principal, agreguemos que el problema no está en difundir a Shakespeare sino en aprender de él fondosbuitrología y otras obsesiones kirchneristas.

Enseñanzas distintas destila Shakespeare. Mi opinión es que la intención del bardo fue contra la judeofobia, y me baso entre otros motivos porque los personajes cristianos que dibujó son mucho más rapaces, crueles, holgazanes e hipócritas que el judío, y Shakespeare denuncia su odio y su malicia sin reparo alguno.

Al respecto, es interesante recordar que en mayo de 2002 el Jefe del Ejército Argentino, General Ricardo Brinzoni, aconsejó al entonces periodista Héctor Timerman leer El Mercader de Venecia. Timerman respondió muy enojado, el INADI intervino y censuró a Brinzoni.

Ahora, trece años después, Timerman ya no es periodista sino ministro, y es nada menos que su jefa la presidenta quien recomienda la misma lectura (¡a niños escolares!). Suponemos que Timerman no se enojará esta vez, y el INADI no intervendrá contra la presidenta.

La tercera agresión, y la cuarta y la quinta
El tercer tropezón judeofóbico de Kirchner se produjo durante la entrevista que Dexter Filkins le hizo para The New Yorker (publicada el 12 de julio), en la que quien escribe estas líneas tuvo parte activa.

No me refiero a los fragmentos difundidos por la presidenta, en los que se omiten las conclusiones de Filikins sobre ella (vanidad, corrupción y autoritarismo), sino a la nota entera que en estos días fue subida a Youtube. 

La presidenta revela aquí a quién habría que endilgarle el atentado contra la AMIA una vez que se blanquee enteramente a Irán como ha decidido. Y procede en su incriminación como lo haría Luis D’Elía.

Explica Cristina que para saber qué ocurrió en la AMIA hay que analizar lo que ocurre en el mundo. Huelga aclarar al lector que éste es el método habitual de las teorías conspirativas, que consiste en elegir qué parte “del mundo” debe revisarse para luego echar culpas, y pasar a presentar esa relación artificial como si fuera la única explicación posible.

Así había hecho D’Elía para hallar a los culpables de las estafas de las Madres de Plaza de Mayo. Revisó qué “sucede en el mundo” y “se dio cuenta” de que el reo era el Mossad.

Cuando Cristina revisa “el mundo” para entender el ataque a la AMIA, no se fija en la consolidación de la revolución islamista en Irán ni en los procesos históricos de Latinoamérica o de China, sino en el asesinato de Isaac Rabín perpetrado, en sus palabras, por sectores que… bueno bueno, ”ahí está la verdad”, concluye Kirchner.

Es decir que cada vez más Cristina compra (y vende) el libreto de D’Elía: los atentados contra la Embajada y la AMIA los hizo “la derecha israelí”. Esa es la parte del mundo a la que siempre enfoca en su obsesión judeofóbica. Y es para alarmarnos que ése sea el cuadro que la presidenta ha comenzando a difundir.

Como si todo ello no fuera suficientemente atroz, el cuarto eslabón en la caída fue el tuit de ayer 14 de julio, en el que, para buscar “la verdad sobre el tumor que afecta a Timerman” Cristina no hurga en problemas familiares del ministro ni en los sinsabores de su vida política; no en la crisis económica de su país, ni en los delitos de sus gobernantes; no en la pobreza de cada vez más argentinos ni en ninguna otra causa que hubiera podido generar la mala sangre de su canciller. No hace falta buscar en ningún sitio porque Cristina tiene a los culpables preparados de antemano: la enfermedad de Timerman la provocaron… los judíos, que lo trataron mal. Cristina dixit.

Timerman renunció a la AMIA escupiendo insultos a la comunidad, pero es “cierta dirigencia comunitaria” la que lo maltrata, sentencia la Kirchner. Timerman quiere imponer un memorracho que exculpe a Irán de su terrorismo, pero él es la víctima, dictamina la jefa.

Y hay algo enormemente más grave en su tuit de ayer. Hacía mucho tiempo que el patriotismo de los judíos no era cuestionado por un gobierno democrático. Creíamos (otra vez nuestra ingenuidad nos traicionó) que habían quedado en el basurero de la historia argentina las discusiones sobre la lealtad de los judíos. Pero Cristina imputa a los dirigentes judíos argentinos porque no son como es ella: “primero argentina y después católica”. Los judíos son al revés, habráse visto.
La presidenta decidió poner notas de patriotismo a los demás, después de doce años de nepotismo y enriquecimiento de funcionarios, de encubrimientos, de embate contra el Poder Judicial, de destrucción de la Causa AMIA y de iranización. En el examen que la profesora ha tomado de patriotismo, los judíos fueron reprobados (ojo: no los “argentinos de origen judío”, esos sí que sí son patriotas). El criterio para amar a la patria pasa por K, por admirar el chavismo y perdonar a los ayatolás sus travesuras.

El futuro no es alentador. En los próximos meses Cristina irá encaminando a los judíos (no a los “de origen judío” sino a los judíos a secas) sobre cómo purgar su traición. Y, peor aún, les insinuará a los no-judíos cómo deben castigar la falta de patriotismo de los primeros. La receta será develada en la afrenta que ya se aproxima: la quinta agresión de la Kirchner.

Feliz Jánuca! Aprendamos la lección de los Macabeos

HanukkahIzquierda: Soldado israelí rezando antes de una misión y el león de Judá. Derecha: El sacrificio supremo de Eleazar Avaran, uno de los hijos de Matityahu, quien le clavó su lanza a un elefante de guerra seléucida, matando al enemigo y muriendo aplastado en el acto.

Los Judíos y la Guerra

Los macabeos entendieron que hay momentos en los que hay que pelear.

por Rav Benjamín Blech

El milagro de Jánuca no fue realizado sólo por Dios. Los macabeos jugaron un rol crucial al derrotar a los griego-sirios en el campo de batalla. Fue una sociedad entre el coraje humano y la guía Divina. Matitiahu y sus hijos prevalecieron porque fueron lo suficientemente sabios como para reconocer que, a pesar de que los judíos adoran la paz, reconocemos que puede haber momentos en los que hay que salir a la guerra.
Y eso no es algo que a nuestro pueblo le resulte fácil admitir – ni entonces, ni ahora.
Los sicólogos nos dicen que básicamente hay dos formas en las que podemos lidiar con el mundo: luchar o escapar. Al encontrarnos con una dificultad, podemos intentar luchar con el asunto y superarlo, o podemos huir y resignarnos.
Algunos pueden racionalizar y pensar que el “escape” es la respuesta religiosa correcta. No hago nada, y si Dios desea un resultado determinado, que Él haga lo que le parezca.
Como escuché una vez de Rav Soloveichik, esta era la forma de nuestro patriarca Yaakov, desde que estaba en el útero. Yaakov fue concebido primero. Técnicamente, él era el mayor, con todos los privilegios que le correspondían a la primogenitura. Esav, su hermano, utilizó la fuerza para salir primero. “Y después vino su hermano y su mano estaba agarrada del talón de Esav, y llamó su nombre Yaakov” (Génesis 25:26). El nombre mismo, Yaakov, viene de la palabra hebrea ‘tobillo’; aferrándose al tobillo de su hermano, Yaakov fue pisoteado al comienzo de su vida, siendo privado injustamente de sus derechos por la fuerza.
La vida de Yaakov continuó desarrollándose, guiada por la tácita filosofía de que “los niños judíos buenos no pelean”. Esav, su hermano gemelo, engañó a Itzjak, su padre, haciéndolo pensar que era el hijo más piadoso y meritorio – y si no hubiese sido por la intervención de su madre, Yaakov no hubiese dicho nunca nada sobre esta injusticia.
Cuando Yaakov se enamoró de Rajel y su suegro lo engañó intercambiando las novias para que se casara con Lea, su respuesta fue aceptar pasivamente la obligación de trabajar por otros siete años para ganarse la mano de la mujer que ya era suya por derecho.
La pasividad ante el mal y la aceptación silenciosa de la injusticia definían la teología de Yaakov. Eventualmente, Yaakov se dio cuenta de su error en la dramática historia que alteró su percepción a tal punto que causó un cambio de nombre, un cambio de nombre que demostraba que esta nueva percepción literalmente lo había convertido en una nueva persona.
En soledad y siendo atacado por un misterioso asaltante que los comentaristas identifican como el malvado representante de Esav [Samael], Yaakov se da cuenta de que la única alternativa que tiene es luchar. Al final de una larga noche de lucha, Yaakov queda rengueando pero igualmente recibe una bendición. Ya no es el pisoteado Yaakov, desde ahora en adelante es Israel – “porque has luchado con Dios y con el hombre, y has prevalecido” (Génesis 32:29).
Yaakov recibió un golpe, pero ganó la batalla – la batalla sobre su previa falta de voluntad para entrar en combate. Yaakov ganó la victoria más grande – finalmente logró conquistarse a sí mismo.
Y, explican los comentaristas, si quedó rengueando, ¿qué tiene de malo? Eso sólo implicaba que nunca más podría huir de nadie ni de ningún lugar, ni siquiera de sí mismo.
Ahora bien, el cambio de nombre de Yaakov a Israel es distinto que el de Abram a Abraham. Una vez que Abram se convirtió en Abraham, nunca más fue llamado por su nombre original. Abraham identificó su nueva misión como “el padre de muchas naciones”, el primero en traer el monoteísmo a la conciencia del mundo. El cambio de nombre era absoluto.

La paz es el objetivo máximo. Pero hasta la era mesiánica, la guerra sigue siendo una desafortunada necesidad.

Sin embargo, incluso después de que Yaakov se convirtiera en Israel – cuando el pacifista se convirtió en guerrero – todavía seguimos encontrando en algunas ocasiones que es llamado por su nombre anterior. La razón es obvia. Es lo que fue declarado tan hermosamente por Salomón en el libro Eclesiastés: “Hay un momento para la paz y hay un momento para la guerra”. Ambos nombres son utilizados, ambas modalidades son empleadas.
La paz es el objetivo máximo. Pero hasta la era mesiánica, la guerra sigue siendo una desafortunada necesidad.
Nos encantaría poder imitar la manera de Yaakov, que se sentaba tranquilamente en su tienda dedicando su vida al estudio. Pero mientras haya gente como Esav, que amenaza nuestra existencia, sabemos que debemos adoptar la identidad de Israel y batallar contra nuestros enemigos.
Los macabeos entendieron esto. Mientras que seguramente hubiesen preferido llevar la pacífica vida de los sacerdotes, reconocieron la responsabilidad puesta sobre ellos por la amenaza de un ejército greco-sirio que buscaba su destrucción.
Por supuesto, los buenos niños judíos no quieren pelear. Esa no es nuestra manera. Pero el mundo necesita saber que somos la nación de Israel, defendiendo la tierra de Israel. Y, al igual que nuestro patriarca Israel, lucharemos para sobrevivir. Al igual que los macabeos, Israel irá a la guerra cuando sea necesario. Eso es porque amamos tanto la paz que estamos dispuestos a luchar por ella.
Y ese es uno de los mensajes contemporáneos de Jánuca.

Lea también esperanza en el infierno y 8 noches, 8 héroes

Hubieron tres períodos en los que existió un Estado judío independiente en la Tierra de Israel, donde los judíos tuvieron plena soberanía política en su patria. El primer período fue desde la época de los jueces que empezó aproximadante en el año 1350 antes de la era vulgar, pasando por la monarquía unida de Israel, la posterior división entre los reinos de Israel (Samaria) y Judá, hasta la destrucción del Templo de Salomón por los babilonios en el año 586 AEC. Luego vino el reino Jasmoneo que duró desde el año 160 hasta el 37 AEC y hasta cierto punto con los Herodianos entre el 37 AEC y el año 6. Finalmente se estableció el Estado de Israel en 1948. Para quien entienda inglés, y se interese por la historia de Jánuca y lo que sucedió durante el siglo ininterrumpido en que reinó la dinastía Jasmonea, entre aqui.

Comentario de Jabotito:

En Jánuca conmemoramos la revuelta macabea que derivó en la restauración de la independencia política y espiritual de los judíos en la Tierra de Israel. Aún si los descendientes de Matityahu HaCohen‬ y sus valientes cinco hijos no eran tzadikim como ellos, aún si el Estado judío que derivó de esta revuelta no fue el más glorioso – en algunos casos incluso estuvo caracterizado por luchas internas, tiranías, cierta dependencia del exterior, monarcas helenizados y saduceos que rechazaban la Torá en su plenitud – ningún judío hasta el día de hoy se rehúsa a rendir homenaje a los hijos de Aharón que derrotaron a los aspirantes a Amalek de ese momento (los grecoseléucidas) y fundaron la dinastía jasmonea que reestableció la independencia del Estado judío por un siglo entero. De la misma forma, cómo podemos dejar de rendir homenaje al Estado de Israel, el comienzo de nuestra redención. Un país hebreo bastante más fuerte, unido, próspero y espiritualmente sano que su contraparte jasmonea. La Torá, las yeshivot y la fe en Hashem han crecido exponencialmente desde que el moderno Israel existe. ¿Acaso no es más fácil y barato observar el Shabat y comer kasher en Israel que en cualquier otro país? ¿Acaso Benjamín Netanyahu y Moshé Ya’alón no son más fieles a la Torá y mejores líderes que Yojanan Hyrcanus o Alexander Yannai?

“Nuestra generación tuvo el gran privilegio de ver las palabras de los profetas convertirse en realidad. Nosotros vimos el surgimiento de Sión, el retorno de la soberanía judía en la Tierra de Israel, la reunión de los exiliados y nuestro retorno a Jerusalén. Nos aseguraremos de que la luz dorada de Jerusalén brille sobre nuestro pueblo, y se difunda al mundo entero. Protegeremos Jerusalén, porque Israel sin Jerusalén es como un cuerpo sin corazón… ¡Nuestro corazón nunca será dividido de nuevo!” (Benjamin Netanyahu)

Nadie dice que Israel sea perfecto o no tenga nada para mejorar, tanto espiritual como materialmente. Ese proceso es continuo y progresivo. Pero recuerden, mis queridos hermanos haredim, observantes de los preceptos divinos, que D’s le dijo a Moshé que no golpeara a la roca, sino que le hablara, y así vería cómo sale toda el agua, ese tesoro escondido. La respuesta no es aislarse. Pues dice Elohim: “Vendré con la Jerusalem de arriba cuando construyan la Jerusalem de abajo.” No está permitido confiar en los milagros como motivo para la inacción. El mundo espiritual debe ser defendido por el brazo del hombre que debe abandonar la comodidad de su hogar, las obligaciones laborales o sus estudios, para salir a defender la nación. Nuestros sabios nos explican que en ciertas circunstancias hay que tomar la espada y nadie puede quedar exento de usarla. Pero tampoco pretendamos apropiarnos de la gloria que solo le pertenece al Eterno. No es meramente por nuestra fuerza o ingenio que triunfamos. Que el sabio no se jacte de su sabiduría, ni el rico de su riqueza, ni el fuerte de su fortaleza, ni el poderoso de su poder, porque al final solo Él decide el resultado de las batallas…

Judas dijo a sus hombres: “No teman a esa muchedumbre ni se asusten por sus ataques.
Recuerden cómo se salvaron nuestros padres en el Mar Rojo, cuando el Faraón los perseguía con un ejército. 
Invoquemos ahora al Cielo para que tenga piedad de nosotros y se acuerde de la alianza que hizo con nuestros padres, derrotando hoy a este ejército delante de nosotros. 
Así reconocerán todas las naciones que hay Alguien que libera y salva a Israel”. (Macabeos I 4:8-11)

¡Desgraciado el que se muestra compasivo con el malvado que pretende derramar sangre judía! Quien muestre piedad al que no la tiene, terminará actuando sin piedad contra hombres piadosos. Aquel será extirpado de su pueblo.

Alzará un estandarte ante las naciones,
reunirá a los desterrados de Israel,
y juntará a los dispersos de Judá
de los cuatro confines de la tierra. (Isaías 11:12)

Cuando es necesario matar, se debe hacerlo y no constituye asesinato. Cuando alcanza con hablar, se debe estar listo para el reproche verbal; cuando es necesario luchar, se debe estar preparado para luchar. Quien rechaza la opción de agresión debido a un sentido de compasión puede ser un ser humano amable, pero es un necio suicida, por no mencionar un líder totalmente inadecuado, porque la violencia resultante a largo plazo por el fracaso de combatir al mal es mucho peor que la violencia de la lucha misma.

Esfuérzate, y mostrémonos valientes por amor a nuestro pueblo y por amor a las ciudades de nuestro Dios; y que el Señor haga lo que le parezca bien. (1 Crónicas 19:13)


En términos modernos, Moshé era políticamente incorrecto. Cuando mató al capataz egipcio que estaba maltratando al judío, no le habló previamente sobre “el ciclo de la violencia” o le dio una lección de “re-direccionamiento de la ira”. Moshé sabía que cuando completara su hipotética conferencia, el hebreo puediera estar muerto. Era consciente que a veces, la violencia es una moral, aunque difícil, opción. Salva la vida del inocente. El prohibir la matanza moral, garantiza la matanza inmoral. Es la “violencia” usada por el policía que neutraliza a los delincuentes violentos antes de que asesinen y dañen a personas inocentes. Hay muchos hombres y mujeres inocentes vivos hoy simplemente porque alguien usó la violencia para salvar sus vidas. Si alguien hubiera matado a los secuestradores del 11 de septiembre antes de que tomaran a la fuerza los aviones, se habrían salvado miles de vidas. Es algo bastante obvio e incluso tonto, pero no deja de ser cierto. Europa mira a Israel con una mirada perpleja y acusadora: no pueden creer que se defienda y que luchen contra el Islam radical. ¡Qué descaro el de estos judíos!

Y esa promesa fue la que mantuvo a nuestros antepasados y a nosotros, pues no fue sólo uno quien se levantó contra nosotros para exterminarnos, sino que en cada generación se levantan contra nosotros para aniquilarnos, mas el Santo, bendito es Él, nos salva de sus manos. (Hagadá de Pesaj)


Los horrores de la Shoá, el cruel asesinato de dos tercios de la judería europea, organizado científicamente con la participación activa de los alemanes, polacos, ucranianos, húngaros, franceses, árabes, croatas, españoles, italianos, la Iglesia Católica, así como la complicidad pasiva de la mayor parte de la humanidad, nos permiten entender que ser judío en la dispersión es para la muerte violenta sin causa justificada. Estando a merced del anfitrión de turno. No se puede vivir una vida verdaderamente judía allí, cumpliendo la Torá… a veces no se puede vivir y punto. La Shoá fue únicamente la culminación de tantos siglos de persecusiones, odio y matanzas previas, solo que con mayor intensidad y en un espacio de tiempo breve.

“SERÁ EL PUEBLO DE D-OS COMO EL LEÓN, Y DOBLEGARÁ SU MANO A LOS ENEMIGOS Y TODOS SUS ADVERSARIOS SUCUMBIRÁN” RAV ABRAHAM ITZJAK HACOHEN KOOK

Recuerden cómo no fuimos defendidos de la muerte por ninguna de las potencias occidentales, no se disparó un tiro para disolver los campos de exterminio, Occidente nos abandonó (o quizás nunca estuvo con nosotros), nos consideró muertos, no valía la pena gastar una bala por los judíos. Esta escalofriante maldad nos hizo ver para siempre a los judíos honestos que las actitudes del enemigo, no tienen nada que ver con nosotros y nuestras acciones, con ser un poco mejores, agradar a quienes nos rodean, abrirse o cerrarse al ambiente externo, ser más patriotas o más cosmopolitas, más pobres o más ricos, más tacaños o más ostentosos, más religiosos o más seculares, más capitalistas o más comunistas, más fuertes o más débiles, etc. En 1933, la tasa de asimilación judía en Alemania era del 42%. Y miren lo que les sucedió. Por el contrario, todo el horror que vivió nuestro pueblo, sucedió porque el Galut (exilio) es un infierno y el enemigo es infernal. Por ende, la única solución es la que está escrita en la Torá desde hace 3.300 años: ¡Vivir libres y felices en nuestra sagrada tierra, Eretz Israel, el lugar de la redención! Y así, entendemos para siempre, que la redención, para nosotros los judíos, no es un concepto metafísico o celestial, sino político. En el Judaísmo no huimos de este mundo para alcanzar uno superior, sino para unir los dos. No estamos en la tarea de alcanzar el cielo, estamos ocupados intentando traer el cielo a la tierra. La diáspora es nuestra muerte e Israel nuestra salvación. Esto es más que claro en la actualidad cuando las negras tormentas de la judeofobia hiperbólica se ciernen sobre las comunidades hebreas indefensas en Europa y otros lugares. ¿Acaso nos olvidamos del odio, la persecusión, la muerte, los intentos de pogrom, Ilán Hamili, Tolouse, Burgas, Bruselas? Ayer eran los fascistas, hoy son los musulmanes radicales y sus amigos nazibolcheviques. El enemigo cambia continuamente.

Y en el futuro, los hijos de Ishmael [las naciones árabes] están destinados a gobernar sobre la Tierra Santa por un largo tiempo, cuando esté vacía por completo, como su circuncisión que es vacía e imperfecta. Y ellos tratarán de impedir que los hijos de Israel retornen a su lugar hasta que la recompensa por el mérito de los hijos de Ishmael alcance su plenitud. (Zohar Shemot 32A, sobre el exilio de Ishmael que es el quinto y último exilio de Israel antes de la llegada del Mesías. También Ishmael hará la guerra con Edom, que es Occidente. Eso a pesar de que una gran parte de Esav u Occidente apoya a Ishmael por su odio profundo y obsesivo contra Israel, pero Ishmael se volverá contra ellos también. Cada 5 minutos es asesinado un cristiano en Medio Oriente por islamistas, muchas veces cruelmente. Sin embargo, el estruendoso silencio de Occidente es enorme y monstruoso. En muchos países occidentales, el odio, el desprestigio, la generalización, las represalias indiscriminadas, la difamación y el ataque físico sólo se reserva para los judíos. Paradójicamente, Israel es el único sitio en todo el Cercano Oriente donde los cristianos están a salvo, dicho por el patriarca de Nazaret. Si los judíos hicieran un 5% de las barbaridades que hacen sus enemigos, las consecuencias serían inmediatas y brutales. Pero a los árabes y musulmanes se les permite lo que a nadie más. Y no estoy hablando solo de ISIS. ¿Se imaginan qué pasaría si en el Vaticano se lapidaran mujeres, ahorcaran homosexuales y se persiguiera a minorías? ¿Cuánto tardaría el mundo en reaccionar?)

Y él [Ishmael] será un salvaje hombre;
su mano será contra todos,
y la mano de todos contra él,
y habitará al oriente de todos sus hermanos. (Genésis 16:12)

¿Cómo se debe tratar entonces a un salvaje con algunas características humanas? Lo peor que se puede hacer con los lobos es comportarse como corderos… eso los excita, los incita, les dá más hambre y vigor. A la locura islamista no se la puede apaciguar, se la debe derrotar por completo. Igual que a Amalek. Es desperdicio tóxico cuyos malvados deben ser acabados y su recuerdo debe ser borrado debajo de los cielos. En épocas extremistas hay que tomar soluciones extremas. Permítanme traer a colación un autor fuera del mundo judío, que hablaba desde la lógica racional moderna y secular, alguien que influenció la civilización occidental entera:

… Pues es razonable y justo que yo tenga el derecho de destruir a quien amenaza con destruirme a mí. En virtud de la ley fundamental de naturaleza, un hombre debe conservarse a sí mismo hasta donde le resulte posible; y si todos no pueden ser preservados, la salvación del inocente ha de tener preferencia. Y un hombre puede destruir a otro que le hace la guerra, o a aquél en quien ha descubierto una enemistad contra él, por las mismas razones que puede matar a un lobo o un león. Porque los hombres así no se guían por las normas de la ley común de la razón, y no tienen más regla que la fuerza y la violencia. Por consiguiente, pueden ser tratados como si fuesen bestias de presa: esas criaturas peligrosas y dañinas que destruyen a todo aquél que cae en su poder.

(Cap. III, Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil de John Locke)

¿De qué debemos salvarnos en la actualidad? ¡Del Galut! La diáspora es nuestra muerte e Israel nuestra salvación. No hay ninguna posibilidad de sobrevivir a largo plazo en el Galut porque el Galut es el mal. A medida que va pasando el tiempo y podemos analizar más integralmente los acontecimientos, no podemos llegar a ninguna otra conclusión que sea verdadera. Podemos engañarnos, pero no por mucho tiempo. Nuestra felicidad y nuestra libertad solo es posible en Israel, por eso el sionismo es la única respuesta científica a la realidad judía padecida en la dispersión por dos mil años. Con la Shoá y la perversa cultura que revelan tener nuestros enemigos, verdaderas bestias sedientas de sangre judía, se nos hace todo claro, y entendemos hacia donde tenemos que dirigir nuestros esfuerzos. Preferible ser mendigo en Israel que rey en el exilio. Israel nació por un ideal: el ideal sionista. Volver a la Tierra de Israel era el sueño de miles de judíos diaspóricos, perseguidos y errantes. Discriminados y segregados, en cuanto se integraban a una sociedad les hacían sentir que no pertenecían a ese lugar. Por eso debemos tomar conciencia que el pueblo de Israel, la Tierra de Israel y la Torá de Israel están unidos intrínsicamente y ninguno de esos componentes puede ser separado del resto. Debemos entender que la Tierra de Israel está bendecida por nuestros padres macabeos que salieron de la pequeña aldea de Modiin para rebelarse contra el gran imperio sirio-helénico que se había jactado de que impondría a la tierra de los profetas tanto su fuerza como su espíritu. Debemos seguir su ejemplo en la actualidad como ellos siguieron el ejemplo de sus homólogos bíblicos.

“Cuando vivimos en el lugar al que pertenecemos, se habla Hebreo y no inglés, francés o hasta idish. En el centro de la cultura Hebrea se encuentra Yerushalaim, la ciudad de D-os. El gobierno es judío, el calendario es judío, los soldados son judíos también. Hasta la psicología nacional es totalmente diferente. En ISRAEL un judío puede sentirse orgulloso. Puede sentirse fuerte. Si un enemigo lo amenaza, tiene medios para defenderse. en ISRAEL, el estereotipo del judío del galut se transforma en pionero que construye la Tierra Prometida”. OROT ERETZ ISRAEL (LAS LUCES DE LA TIERRA DE ISRAEL) RAV ABRAHAM ITZJAK HACOHEN KOOK 

¿Dónde están los pueblos contemporáneos a los judíos, que nacieron y vivieron en esa época remota junto a los israelitas? ¿Dónde están los fenicios, arameos, elamitas, amonitas, moabitas, cananeos, nabateos, amorreos, filisteos, idumeos, samaritanos, midianitas, hititas, sumerios, asirios, babilonios, seléucidas, los poderosos griegos y romanos? Son polvo de la tierra y las rocas. Solo se los encuentra en museos y libros de historia. Y no me vengan a decir que los actuales italianos son hijos de los antiguos romanos. No tienen nada que ver ambos pueblos. Ni el origen, ni el idioma, ni la cultura. Los italianos nativos de ahora, como mucho descienden de los lombardos, francos, visigodos y una mezcla de otros pueblos bárbaros que invadieron la península itálica durante la alta edad media como consecuencia de la anarquía y decadencia que siguió a la caída del imperio romano. “Judea capta” decía Tito?? Jaja! Ellos son ruinas. Mientras el pueblo de Israel es eterno, como el mismísimo Amo del Universo. Como decía John Adams: “Los romanos y su imperio no fueron sino una burbuja en comparación con los judíos.” Tampoco me vengan a decir que los árabes egipcios pertenecen al mismo pueblo de los antiguos faraones. Dónde se ha visto que una nación – luego de ser exiliada de su tierra, con su soberanía política extinguida, sus ciudades devastadas, muertos sus guerreros, arrasados sus templos, llevados al cautiverio sus mejores hijos e hijas, vendidos en los mercados de esclavos, para ser posteriormente perseguidos por 1900 años como ninguna otra nación en el mundo – no solo haya sobrevivido, sino que encima haya vuelto a su tierra ancestral, transformando un desierto diminuto en un vergel, convirtiendo un país desolado en la nación más fuerte, exitosa y próspera de la región, aún teniendo enemigos cien veces más numerosos que atacaban constantemente, mediante disturbios, masacres, guerras, terrorismo, emboscadas, guerrillas, ejércitos convencionales, Intifadas bélicas y mediáticas, atentados suicidas, misiles, túneles de ataque, piedras, cuchillos, “auto-fadas”, propaganda, difamación, hostilidad europea, guerra diplomática, boicot económico, ciberguerra, y ahora posibles armas nucleares… y siempre terminan con la nariz sangrando, corriendo a la ONU para pedir a Israel que muestre autocontención, y que devuelva las ganancias de las guerras que sus enemigos iniciaron y perdieron. “Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del Eterno, y su salvación de mí vendrá, dijo el Eterno.” (Isaías 54:17) 

Pero cuando Sambalat horonita [samaritano] y Tobías el siervo amonita y Guesem el árabe se enteraron de ello, se burlaron de nosotros y nos dijeron despreciativamente: “¿Qué es lo que hacéis? ¿Os rebeláis contra el rey?”. Y les contesté diciéndoles: “El Dios del cielo nos hará salir adelante. Por tanto, nosotros Sus siervos, nos levantaremos y construiremos. Pero vosotros no tenéis parte, ni derecho, ni recuerdo en Jerusalén. (Nehemías 2:19-20)

Y todo eso en un corto período de medio siglo, luego del peor genocidio que la humanidad haya visto. Tuvieron todas las dificultades y desventajas habidas y por haber. Y sin embargo, los judíos siguen allí, sin haber perdido una pizca de sus tradiciones, su religión, su orgullo, su fortaleza espiritual y material, así como su lealtad e identidad (con pocas y vergonzosas excepciones) .

 –

Los judíos son un pueblo peculiar: las cosas permitidas a otras naciones se les prohíben a los judíos. Otras naciones han expulsado a miles, hasta millones de personas, sin embargo no hay problema de refugiados. Rusia lo hizo. Polonia y Checoslovaquia lo hicieron. Turquía expulsó un millón de Griegos y Argelia un millón de Franceses. Indonesia expulsó dios sabe a cuántos Chinos – y nadie dice una palabra de refugiados. Pero en el caso de Israel, los árabes desplazados se han convertido en eternos refugiados. Todos insisten en que Israel debe readmitir a todos y cada uno de los árabes. Arnold Toynbee califica el desplazamiento de los árabes como una atrocidad mayor que aquella cometida por los Nazis. Otras naciones cuando son victoriosas en el campo de batalla dictan los términos de la paz. Pero cuando Israel es el victorioso debe pedir por la paz. Todos esperan que los judíos sean los únicos auténticos cristianos en este mundo. (Eric Hoffer)

Yo agregaría a lo que dijo Hoffer el hecho de que la exclusividad del juicio moral se aplica solamente a Israel. Con los demás siempre hay un atenuante que viene a contarnos las circunstancias estratégicas que los motiva a una guerra o campaña de ataques.

Mucho antes de que Britania estuviera ocupada por los celtas que cantaban las prosas de Mabinogión, mucho antes de que los aborígenes australianos descubrieran el Emú del firmamento, mucho antes de que los vikingos se hicieran famosos por su brutalidad, mucho antes de que los incas construyeran su gran imperio, mucho antes de que los árabes fueran algo más que paganos insignificantes al margen de la historia que adoraban a la luna en la única tierra que verdaderamente les pertenece (la península arábiga, NO el Levante, Egipto, el Magreb o Mesopotamia), Jerusalem sirvió como la capital del pueblo judío y nuestros ancestros caminaron por las mismas calles en las que los niños israelíes juegan actualmente, hablaron la misma lengua que los israelíes hablan hoy en día, y rezaron en el mismo Monte del Templo en el que los judíos rezan todos los días. El pueblo de Israel los sobrevivió a todos. Los vio a todos ellos, los derrotó a todos y es ahora lo que siempre fue, sin exhibir ninguna decadencia, sin achaques de edad, ni debilitamiento de sus partes, sin disminución de sus energías, sin que se apague su alerta y agresiva mente. Otras naciones aparecen sobre el escenario de la historia mundial, brillan y pronto desaparecen. Israel permanece y crece más fortalecida. Su llama nunca se apaga. Su luz ilumina las profundidades de la existencia judía. A la larga, pasó todas las pruebas a las que fue sometido. Nadie podrá con Israel. Esta vez nos quedaremos en nuestra tierra para siempre. Es más fácil derribar el sol a pedradas que destruir a Israel.

 –

Así dice Dios el Eterno: Cuando haya recogido a la casa de Israel de entre los pueblos donde están dispersos y los haya santificado a la vista de las naciones, morarán en su propia tierra que le di a Mi siervo Yaacob. Allí vivirán seguros, construirán casas y plantarán viñedos; sí, vivirán allí en seguridad cuando Yo ejecute Mis designios sobre todos los que los desprecian en derredor y sabrán que Yo soy el eterno su Dios. (Ezequiel 28:25-26)

Y encima en lo que en ese momento eran chozas y tiendas de chapa para albergar a la enorme cantidad de refugiados judíos que se escapaban de Europa y el mundo árabe hacia Israel, sin ninguna otra posesión más que las ropas que llevaban consigo – arribando a un diminuto país desértico rodeado por enemigos mucho más numerosos, por el que la gente no apostaba ni una moneda partida al medio que sobreviviría por más de un lustro – hoy son rascacielos, satélites que se envían al espacio y centros de innovación exportando alta tecnología al mundo entero. Un yermo con arenas, desiertos y zonas pantanosas con mosquitos y malaria, se transformó en valles fértiles y poblados llenos de vida. Después de todo, está escrito que a través de las épocas, la Tierra de Israel no recibirá a sus enemigos, no recibirá a nadie más que a sus legítimos dueños, solo florecerá para los hijos de Israel (de lo contrario será una tierra desolada, como atestiguó Mark Twain). Desde el último retorno de los judíos, una tierra renació. Resurgieron ciudades antiguas y se construyeron nuevas. Renació la música, los teatros, las universidades. Se desarrollaron los medios de difusión —radios, periódicos, televisión—, los kibutzim o granjas colectivas, la Histadrut (central obrera), los hospitales y un sistema de salud que hoy es un ejemplo para el mundo. Es simplemente impactante. A mi corta edad he perdido la capacidad de sorprenderme… o mejor dicho, ya no me sorprendo de sorprenderme. Cuando Dios devuelve el cautiverio de Sión, ¡debemos vivir como soñadores! Israel es la mayor afirmación colectiva de vida en toda la historia del pueblo judío. El Judaísmo es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. Y en ningún lugar verán el poder de lo posible más que en el Estado de Israel hoy.

Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades desoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho el Eterno Dios tuyo. (Amos 9:14-15)

Israel ha tomado una tierra vacía y la ha hecho florecer, Israel ha tomado una lengua antigua, la lengua de la Biblia, para hacerla hablar nuevamente, Israel ha tomado la fe occidental más antigua y la ha hecho joven de nuevo, Israel ha tomado una nación en pedazos y la dignificó nuevamente. Israel es un milagro viviente y cotidiano que desafía cualquier lógica racional. Como decía David Ben Gurión, padre fundador del Estado judío moderno: “En Israel, para ser realista, uno debe creer en milagros.” Desde pequeño siempre me intrigó el mismo misterio: ¿Cuál es el secreto de la inmortalidad judía? Y de grande me pregunto: ¿Cómo seguir siendo ateo después de ver y comprender esto? Podré estar enojado con Él, pero jamás negarlo. Precisamente es la creación, prosperidad, triunfo, gloria y continua existencia del Estado de Israel lo que liberó mi amor por el Santo Bendito Sea. Israel devolvió nuestra capacidad de amar al Creador. Ahora es tiempo de escuchar lo que Él tiene para decirnos.

Y todas las [ovejas] que habían sido destruidas o dispersadas por las bestias del campo y las aves del cielo, se congregaron en esta casa y el Señor de las ovejas se regocijó con gran alegría porque todas eran buenas y porque ellas habían regresado a su casa. (Janoj 90:33)

Es un orgullo ser parte de esta aventura y este pueblo. Una gran responsabilidad. A veces no es fácil, pero vale la pena.

¿Qué es ser judío? Qué clase de única criatura es ésta que los gobernantes de todas las naciones del mundo han deshonrado y aplastado y expulsado y destruido; perseguido, quemado y ahogado y que, a pesar de su odio y su furia, sigue viviendo y floreciendo. ¿Qué es este Judío que nunca han tenido éxito en tentar con todas las tentaciones del mundo, cuyos opresores y perseguidores solo sugerían que ellos negaran (y deshonraran) su religión y dejaran de largo la fidelidad a sus antepasados? El judío – es el símbolo de la eternidad… Él es el que durante tanto tiempo ha cuidado el mensaje profético y lo ha transmitido a toda la humanidad. Un pueblo como éste nunca puede desaparecer. El judío es eterno. Es la encarnación de la eternidad. (Leon Tolstoy)


Si hacemos lo que debemos, los enemigos no serán un problema. Pues aquellos que intentaron exterminarnos en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, Tercer Reich, Unión Soviética o Saddam Hussein – hoy no existen más. Ellos desaparecieron de la historia, nosotros la estamos haciendo. El mismo destino les espera a los ayatolás, como a todos los enemigos de Israel. Aman-Din-Ejad. Meterse con Israel es perjudicial para la salud. “Todo es mortal excepto el judío” decía Mark Twain, uno de los justos entre las naciones gentiles.

Consúmelos en Tu ira, consúmelos para que no estén más, y sepan ellos que D’s gobierna en Yaakov hasta los confines de la tierra. Selá. (Salmos 59:14)

Porque se acerca el día del Eterno sobre todas las naciones. Como tú has hecho [a Israel], te será hecho; tus acciones recaerán sobre tu cabeza. (Abdías 1:15)

Un D’s severo y un hombre libre preparan un orden humano mejor que una Bondad infinita para un hombre malvado. Pero no se equivoquen. En el Judaísmo es inherente una actitud profundamente negativa hacia la guerra y la violencia. Los judíos anhelaban la paz ya desde la época en la que todas las otras naciones creían que hacer festines, orgías y hazañas heroicas en el campo de batalla era lo único que importaba. La Torá fue la primer filosofía de vida que trajo el deseo de una paz auténtica como un valor positivo. La guerra significa desastre. No puede haber guerra sin sufrimiento. Por lo tanto si uno debe pelear, debe pelear bien, tan eficientemente como sea posible, pero incluso entonces no deberá gozar con la guerra, no atribuirle jamás un significado más excelso o una dimensión espiritual que la embellezca, sino únicamente resaltarla como un medio por la imperiosa necesidad de defender la existencia, supervivencia y seguridad de la nación en caso de ser necesario. La guerra no es enaltecedora, la guerra no es un ideal y nosotros no debemos idealizarla. En la historia del pueblo judío a lo largo de los milenios, tanto en la victoria como en la derrota, nuestros héroes permanecen sensibles al sufrimiento. “No te regocijes cuando veas caer a tu enemigo”, exclamó el rey Salomón, el hombre más sabio de la tierra. Durante la guerra no hay lugar para celebraciones. ¿Guerra? Sí, de no haber mejor alternativa. ¿Pero alabar la guerra por la guerra en sí misma? ¡Nunca! No obstante ello, tampoco es sano el otro extremo.

¡Ay de mí, que peregrino en Meshek, y habito junto a las tiendas de Kedar! [uno de los hijos de Ishmael, ancestro de la tribu árabe de Quraysh, de donde proviene Muhammad, padre del Islam]. Mucho ha que mora mi alma con quien aborrece la paz. Yo soy pacífico pero cuando hablo, ellos preparan la guerra. (Salmo 120:5-7)

 –

Me explico… En el deseo de ser buenos, inclusive podemos tratar de ser “mejores que Dios”. Inventamos nuestros propios estándares de bien y mal, en lugar de seguir las instrucciones de la Torá. Un ejemplo clásico de esto es el Rey Saúl, quien fue instruido por Dios a destruir a toda la nación de Amalek. En su deseo de ser “demasiado bueno” Saúl escogió tener piedad y permitir al rey Agag, el rey de Amalek, vivir. ¿La consecuencia? Agag perpetuó la nación de Amalek, quien continúa afligiendo al pueblo judío hasta el día de hoy. El profeta dice, Al titzdak harbeh – “no seas demasiado bueno”. Lo que sea que Dios diga, esa es la definición de bien. No dejes que tu “ietzer hatov” (inclinación al bien) te desvíe haciéndote pensar que tus propias ideas son mejores que las del Todopoderoso. Esa puede ser una trampa del “ietzer hará” para conducirte a hacer el mal. Aunque cueste entenderlo, a veces la guerra es necesaria y la crueldad contra el cruel es una obligación. Ni belicistas ni pacifistas. “Ofrecer la otra mejilla” es una enseñanza contraria a los valores de la Torá. Aunque Freud decía que los judíos no son odiados porque mataron a Jesús, sino porque lo generaron. No te desvíes de lo que dice la Torá, ni a la derecha ni a la izquierda. Porque la divina Torá se mantuvo firme contra numerosas filosofías y paradigmas que la desafiaron a lo largo del tiempo, incluyendo idólatras, helenistas, cristianos, secularistas, “pluralistas”, cosmopolitas y posmodernistas. Los valores y el compromiso que han mantenido y nutrido a nuestros ancestros a lo largo de los 3.000 años de nuestra travesía son tan relevantes hoy en día como lo han sido siempre. Para elevar en lo alto la antorcha de la supervivencia judía en el siglo 21, con orgullo por su heredad, la educación de la póxima generación debe incluir dos aseveraciones: aquella de Am Israel Jai, la supervivencia física del pueblo de Israel, y Od Avinu Jai, los eternos valores judíos que nos dio el Altísimo mediante su Torá.

Perseguí a mis enemigos y los alcancé;
Y no me volví hasta acabarlos.
Los destrocé y no pudieron levantarse;
Cayeron debajo de mis pies.
Pues Tú me has ceñido con fuerza para la batalla;
Has subyugado debajo de mí a los que contra mí se levantaron.
También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas,
Y destruí a los que me odiaban.
Clamaron, pero no hubo quién los salvara;
Aun al Señor clamaron, pero no les respondió.
Entonces los desmenucé como polvo. (Salmos 18:37-42)

Para hacer la paz se necesitan dos o más. Para hacer la guerra se necesita solo uno. El Shalom (LA PAZ) es el logro de la perfección, el funcionamiento armónico del mundo, la meta a la que finalmente está destinado el hombre. No me refiero a las concesiones y la ideología pacifista que lo único que trajo a este mundo fueron guerras (si Alemania hubiera sido atacada en 1933, se hubieran salvado 50 millones de europeos). Mientras la maldad y los malvados destruyan esta armonía, no puede existir shalom. No hay shalom dice Hashem, para los malvados – ISHAIAHU (ISAÍAS) 57:21. Por eso, el verdadero shalom es condicional a la destrucción del mal. Reza por la paz, prepárate para la guerra. Aquellos que no lucharon en Auschwitz es porque se rehusaron a creer en la realidad del mal. No debemos convertirnos en víctimas pasivas del mal, sino desafiarlo, luchar contra él, apelar al cielo y rezar al Santo Bendito Sea para que nos conceda la victoria. Israel será victorioso por la gracia de El Shaddai. Hay un tiempo para la paz y un tiempo para la guerra. No es suficiente condenar el mal; debe ser confrontado y conquistado. “Cuando los malvados perecen, hay alegría.” (Proverbios 11:10)

Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, si vieres caballos y carros, y un pueblo más grande que tú, no tengas temor de ellos, porque el Eterno tu Dios está contigo, el cual te sacó de tierra de Egipto. (Deuteronomio 20:1)

Oh Dios, no guardes silencio;
No calles, oh Dios, ni te estés quieto.
Porque he aquí que rugen tus enemigos,
Y los que te aborrecen alzan cabeza.
Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente,
Y han entrado en consejo contra tus protegidos.
Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación,
Y no haya más memoria del nombre de Israel.
Porque se confabulan de corazón a una,
Contra ti han hecho alianza
Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas,
Moab y los agarenos;
Gebal, Amón y Amalec,
Los filisteos y los habitantes de Tiro.
También el asirio se ha juntado con ellos;
Sirven de brazo a los hijos de Lot. Selah
Hazles como a Madián,
Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón;
Que perecieron en Endor,
Fueron hechos como estiércol para la tierra.
Pon a sus capitanes como a Oreb y a Zeeb;
Como a Zeba y a Zalmuna a todos sus príncipes,
Que han dicho: Heredemos para nosotros
Las moradas de Dios.
Dios mío, ponlos como torbellinos,
Como hojarascas delante del viento,
Como fuego que quema el monte,
Como llama que abrasa el bosque.
Persíguelos así con tu tempestad,
Y atérralos con tu torbellino.
Llena sus rostros de vergüenza,
Y busquen tu nombre, oh Eterno.
Sean afrentados y turbados para siempre;
Sean deshonrados, y perezcan.
Y conozcan que tu nombre es Eterno;
Tú solo Altísimo sobre toda la tierra. (Salmo 83)

Quiera el pastor proteger a su oveja de los setenta lobos. Quiera D’s que Israel pueda destruir a sus enemigos prontamente y en nuestros días para traer la redención de su pueblo y todo el género humano. Quiera el Todopoderoso que podamos ser testigos de la era mesiánica para que se hagan realidad las palabras exclamadas por el profeta Zacarías: “Aquel día el Eterno defenderá a los habitantes de Jerusalén, e incluso el más débil entre ellos será como David, y la casa de David será como Dios, como el ángel del Señor delante de ellos.” (Zacarías 12:8)

Entonces el Señor tu Dios restaurará tu buena fortuna y se compadecerá de ti. ¡Volverá a reunirte de todas las naciones por donde te haya dispersado! Aunque te encuentres desterrado en el lugar más distante de la tierra, desde allá el Señor tu Dios te traerá de vuelta, y volverá a reunirte. Te hará volver a la tierra que perteneció a tus antepasados, y tomarás posesión de ella. Te hará prosperar, y tendrás más descendientes que los que tuvieron tus antepasados. (Deuteronomio 30:3-5)


Pues eso. Que se levanten nuestros amados líderes Jasmoneos, los hijos de Sansón, Yeoshua, Débora, Barak, Guedeón, David, Mordejai, Nehemías, Bar Kojba, el Palmaj, Yitzhak Rabin, Yair Stern, Moshe Dayan, Arik Sharon, Zvi Ofer, Yonatán Netanyahu, Rafael Eitan, Roi Klein, Benny Gantz (nuestros gloriosos hermanos los guerreros Macabeos de nuestro tiempo). Que se preparen para el retorno de nuestro rey hijo de David. Que se haga la voluntad del Rey del Universo, Señor de los Ejércitos, Redentor de Israel, por los siglos de los siglos y toda la eternidad, amén ve amén.

Judeofobia exterminadora emerge en Europa‏

Europa, el Holocausto y el antisemitismo actual

Europa, el Holocausto y el antisemitismo actual

No sorprende ver un aumento en el odio a los judíos en Europa Occidental.

por

 
¿Por qué tantos de los nietos de los nazis y sus colaboradores que causaron el Holocausto están declarándole nuevamente la guerra a los judíos? ¿Por qué vemos semejante aumento en el antisemitismo violento y en el antisionismo en Europa Occidental?
Para responder estas preguntas debemos exponer un mito, un mito perpetrado por los franceses, los holandeses, los noruegos, los suizos, los belgas, los austriacos y los ciudadanos de muchos otros países de Europa Occidental: el Holocausto fue obra exclusiva de la Alemania nazi, con la ayuda quizás de algunos colaboradores polacos, ucranianos, letones, lituanos y estonios.
Falso.
El Holocausto fue perpetrado por los europeos: por simpatizantes y colaboradores franceses, holandeses, noruegos, suizos, belgas, austriacos y de otros países europeos, tanto de Europa Oriental como de Europa Occidental.
Si el gobierno francés no hubiese deportado a los campos de exterminio a más judíos de lo que le exigieron los nazis, si tantos ciudadanos holandeses y belgas, así como oficiales del gobierno, no hubiesen cooperado para redar a los judíos, si tantos noruegos no hubiesen apoyado a Quisling, si los oficiales gubernamentales y banqueros suizos no hubiesen explotado a los judíos, si Austria no hubiese sido más nazi que los nazis, el Holocausto no hubiese tenido tantas víctimas judías.
En luz de la amplia complicidad europea en la destrucción de la judería de ese continente, el penetrante antisemitismo y el irracional odio antisionista que ha emergido a la superficie recientemente en toda Europa Occidental hacia Israel no debería sorprender a nadie.
“No, de ninguna manera”, escuchamos de los defensores europeos. “Es distinto. Nosotros no odiamos a los judíos, sólo a su país. Más aún, los nazis eran derechistas, nosotros somos izquierdistas, por lo que no podemos ser antisemitas.
Tonterías.
La extrema izquierda tiene una historia de antisemitismo tan profunda y persistente como la extrema derecha. La línea que va desde Voltaire hasta Karl Max, Levrenti Beria, Robert Faurisson, y llega a los críticos de Israel de la extrema izquierda actual es tan recta como la línea que va desde Wilhem Mars hasta los perseguidores de Alfred Dreyfus y Hitler.
Los judíos de Europa siempre han sido aplastados por el Negro y por el Rojo; víctimas del extremismo, ya sea el ultranacionalismo de Khmelnitsky o el extremo antisemitismo de Stalin.
“Pero algunos de los antisionistas más sobresalientes son judíos, como Norman Finkelstein, o incluso israelíes como Gilad Atzmón. Con seguridad, ellos no pueden ser antisemitas”.
¿Por qué no? Gertrude Stein y Alice Toklas colaboraron con la Gestapo. Atzmón, un izquierdista extremo, se describe a sí mismo como un orgulloso aborrecedor de los judíos y admite que sus ideas derivan de un notorio antisemita.
Niega que el Holocausto esté comprobado por la historia pero cree que los judíos pueden haber matado a niños cristianos para usar su sangre para hornear matzot. Además, cree que es racional incendiar sinagogas.
¡Finkelstein cree en una conspiración internacional judía que incluye a Steven Spielberg, León Uris, Eli Wiesel y Andrew Lloyd Weber!
“Pero Israel trata mal a los palestinos”, insisten los defensores europeos, “y nosotros somos sensibles y simpatizamos con los oprimidos”.
¡No, no son sensibles! ¿En dónde están sus manifestaciones en apoyo a los tibetanos, georgianos, sirios, armenios, kurdos y ucranianos oprimidos? ¿En dónde están sus movimientos en contra de los chinos, los rusos, los cubanos, los turcos o el régimen de Assad?
¿Sólo los palestinos, sólo Israel? ¿Por qué? No porque los palestinos sean más oprimidos que esos grupos.
Sólo porque sus supuestos opresores son judíos y el estado de los judíos. ¿Habría manifestaciones y campañas en defensa de los palestinos si fueran oprimidos por Jordania o Egipto?
¡Oh, un minuto! Los palestinos fueron oprimidos por Egipto y Jordania. Entre 1948 y 1967 Gaza fue una prisión a cielo abierto, cuando Egipto era el poder dominante. ¿Recuerdan el Septiembre Negro, cuando los jordanos asesinaron a más palestinos de lo que Israel mató en un siglo? No recuerdo ninguna manifestación o campaña, porque no las hubo.
Cuando los árabes conquistaban o mataban a otros árabes, los europeos miraban hacia otro lado. Cuando Israel abre una fábrica de soda en Maalé Adumim —asentamiento que incluso el liderazgo palestino reconoce que continuará siendo parte de Israel en un eventual tratado de paz—, Oxfam se separa de Scarlett Johansson por publicitar a una compañía de soda que emplea a cientos de palestinos.
Mantén en mente que, de acuerdo al Israeli Law Group con sede en Tel Aviv, Oxfam ha provisto ayuda y apoyo material a dos grupos terroristas anti Israel.
La hipocresía de tantos izquierdistas europeos sería sorprendente si no fuera porque es tan predecible, si nos basamos en la sórdida historia del trato de Europa Occidental hacia los judíos.
Hasta Inglaterra, que estuvo del lado correcto en la guerra en contra del nazismo, tiene una larga historia de antisemitismo que comienza con la expulsión de los judíos en 1290 y llega al notorio Papel Blanco de 1939, que impidió que los judíos de Europa buscaran asilo de los nazis en Palestina, en ese momento bajo mandato británico. Irlanda, que vaciló en la guerra contra Hitler, expresa parte de la más violenta retórica en contra de Israel.
La simple realidad es que la guerra actual de la Europa Occidental en contra del estado judío no puede entenderse sin antes reconocer la guerra europea en contra del pueblo judío.

Hertzl: la única solución al problema judío de Europa era que los judíos se fueran y volvieran a su tierra patria.

Theodor Hertzl entendió la omnipresencia y la irracionalidad del antisemitismo europeo, lo que lo llevó a concluir que la única solución al problema judío de Europa era que los judíos europeos abandonaran ese bastión de odio y volvieran a su tierra patria, que ahora es el estado de Israel.

Nada de lo dicho tiene el objetivo de negar las imperfecciones de Israel ni el criticismo que merece por algunas de sus políticas. Sin embargo, esas imperfecciones y las críticas merecidas ni siquiera pueden comenzar a explicar —mucho menos justificar— el odio desproporcionado hacia la única nación del pueblo judío y el silencio desproporcionado respecto a las mucho mayores imperfecciones y merecidas críticas de otras naciones y grupos, incluyendo a los palestinos.
Lo dicho hasta ahora tampoco tiene el objetivo de negar que muchos individuos europeos y algunos países europeos se hayan rehusado a sucumbir ante el odio hacia los judíos. Se me viene a la mente la República Checa. De todos modos, demasiados países de Europa Occidental son tan irracionales en su odio hacia Israel como lo fueron sus antepasados en su odio hacia sus vecinos judíos.
Como observó perspicazmente el autor Amos Oz en una ocasión: los muros de la Europa de sus abuelos estaban cubiertos con grafitis que decían: “Judíos, váyanse a Palestina”. Hoy, dicen: “Judíos, váyanse de Palestina”, refiriéndose a Israel.
¿A quién creen que están engañando estos fanáticos europeos? Sólo a los tontos que quieren negar que estas son sólo nuevas variaciones de los prejuicios de sus abuelos.
Toda persona objetiva con una mente, con sus ojos y con su corazón abierto ve el doble estándar que se aplica al estado judío. Muchos de los que lo hacen son los nietos de quienes les aplicaron letalmente un doble estándar a los judíos de Europa en las décadas del 30 y del 40. Deberían sentir vergüenza al verse en el espejo de la moral y reconocer su propio fanatismo.
Este artículo apareció originalmente en el Jerusalem Post.

Propagadores del odio

Los nuevos sacerdotes medievales

Gustavo D. Perednik

También en esta guerra en Gaza, los medios matan.

George GallowayOsama HamdanWolf Isaac Blitzer

La última operación militar en Gaza («Margen Protector») ha exacerbado la judeofobia en diversas regiones, y cada vez se hace más notable cuál es el principal canal por el que hoy fluye dicho odio. Se trata de una mortífera asociación: de un lado, el engaño de la propaganda terrorista; del otro, la complicidad que le dispensan sus agentes repetidores en los medios. Este cruce entre fundamentalistas recalcitrantes y periodistas mal predispuestos, mata.

Vayan los datos básicos, sistemáticamente ocultados por los medios. La guerra en Gaza estalló el 8 de julio con el lanzamiento de misiles por parte de Hamás contra la población israelí. La continua agresión, motor de la contienda, es perpetrada por una banda islamista que declara abiertamente su explícito objetivo de destruir Israel y asesinar judíos.

La clarísima causa del enfrentamiento (repito: los misiles sobre Israel, más de 3.500 y que al escribir estas líneas no se han detenido), no impidió a los medios europeos distorsionar los hechos e inventar que el casus belli fue el secuestro e inmediato asesinato de tres adolescentes israelíes (casi un mes antes del comienzo del ataque de los misiles). Reescrita así la historia, Israel se insinúa en los medios como vengativo y desproporcionado, imagen engendrada rutinariamente por TVE y los principales diarios de España. «Desproporcionado» es aquello que puede lograr su objetivo con menos fuerza –y los misiles no se detenían. Ergo, la respuesta israelí pareció ser más bien insuficiente.

La mentira no abarca sólo la fecha y la causa de la guerra. Mientras Hamás procede diariamente al ataque, acusa al mismo tiempo a Israel de perpetrar un genocidio. Que no hay tal cosa ni nada similar es tan conspicuo que cansa demostrarlo, pero la verdad resulta invisible para quien se esfuerza en no verla.

Un genocidio responde al intento deliberado de exterminar a una población entera. Si el poderoso ejército de Israel se lo propusiera, los palestinos morirían de a decenas de miles. En vez de ello, ellos prosperan en Israel –el único Estado de toda la región en el que los árabes gozan de derechos humanos.

No hay genocidio: hay muerte de civiles inocentes… como en toda guerra. Pero los judeófobos y sus repetidores revisan con lupa sólo las acciones bélicas del judío de los países, estampan al judío el sambenito de «genocida», y eximen de toda revisión el resto de las guerras. A apenas unos pocos kilómetros, entre otros, el régimen sirio continúa la masacre de cientos de miles, pero ello no conmueve a nadie. Israel es genocida y la mortífera tiranía siria es presentada como aliada del progreso, Chávez dixit.

Como explica una y otra vez Richard Kemp, Israel hace esfuerzos sin parangón para proteger a la población civil palestina, un dato que jamás es recogido por los demonizadores profesionales del Estado judío. Entre ellos, las cadenas de noticias como la BBC, los medios de prensa más conocidos de España, las redes sociales como Avaaz, las organizaciones de Derechos Humanos que se circunscriben a clamar por los derechos del agresor, y los criptodrinos seriales como Mario Vargas Llosa, Eduardo Galeano y Daniel Barenboim. Saltean metódicamente el dato fundamental: los civiles palestinos mueren como consecuencia directa de que Hamás los utiliza como escudos humanos, tal como confiesan sin reparos los portavoces de la banda.

El Hamás obliga a su población a permanecer entre los lanzamisiles, y a desatender la exhortación del ejército israelí de que los civiles se alejen de zonas peligrosas. El motivo es cristalino: cuando los israelíes nos vemos obligados a bombardear las bases de lanzamiento, mueren civiles (más o menos en igual número que terroristas en acción), y los medios de prensa europeos se lanzan a sus rutinarios festivales de judeofobia. Y como en general no informan sobre la agresión islamista sino sólo sobre la respuesta israelí, el espectador promedio deduce que la motivación de la acción israelí es la sed de sangre. Y esta deducción confirma el arraigado mito del judío sanguinario.

Al respecto, explica Charles Krauthamer que la intención de los cohetes del Hamás no es asesinar israelíes, porque con ello no aceleraría la destrucción del Estado hebreo. Aun cuando la meta genocida de Hamás de acabar con todos los judíos permanece explícita en su carta orgánica, la eficacia demostrada por nuestra tecnología defensiva para interceptar misiles (siempre puesta al servicio de la protección de la población civil de Israel, árabe y judía por igual) los ha convencido de que no será posible eliminar al país judío con misiles.

Por ello, los misiles del Hamás consiguen «apenas» que millones de israelíes debamos correr a guarecernos una y otra vez en los refugios, pero cumplen con su otra meta: que durante la reacción defensiva israelí mueran civiles palestinos. Ello sí socava a Israel moralmente, ergo justificaría su destrucción. Si Israel fuera, como lo denominó el presidente de Bolivia, «un Estado terrorista», pues debería ser eliminado. Y de este modo los morteros de Hamás satisfacen su objetivo sin la necesidad de que los judíos muramos de inmediato.

Para que esta enfermiza aspiración se concrete es indispensable la connivencia de los medios en pergeñar la gran mentira de un Estado violento, que vendría a ser el más inmoral e indeseable de todos. La tarea no es difícil si se cuenta con una mitología milenaria sobre el judío que se ve «confirmada» y con el hecho de que diversos corresponsales repetirán la mentira oficial del Hamás: Israel mata porque es malo. No hay recursos naturales en Gaza ni intención israelí de gobernarla. Si atacamos, es de pura maldad.

El síndrome reitera la distorsión de Hannah Arendt en 1961 cuando tomaba al pie de la letra las mentiras de Adolf Eichmann en su juicio, y deducía de ellas que el genocida había sido sólo un burócrata que cumplía órdenes. Después de todo, era lo que el reo declaraba. Y su patraña era repetida por escritores y periodistas, como hoy en día.

Ejemplos de la complicidad

El portavoz del Hamás, Osama Hamdan, fue en varias ocasiones entrevistado por CNN, en donde repitió una y otra vez la jaculatoria no cuestionada de un Israel ocupador y genocida, y de la «resistencia» de su banda. Que en 2005 Israel se retiró completamente de la franja de Gaza, y ergo no habría ninguna ocupación para resistir; que Israel se convirtió a la sazón en la única democracia de la historia que en aras de «la paz» expulsó a su propia población, éstas son de las verdades prohibidas entre los políticamente correctos. Divulgarlas en TVE haría que el espectador sospechara que la guerra no tiene nada que ver con ocupaciones sino con el brutal odio de los integristas.

Cabe suponer que después de varias entrevistas a Hamdan, los periodistas ya saben de quién se trata. Su prontuario es accesible a quien quiera informarse, algo recomendable a quienes le permiten sus burdas apologías del asesinato. Hace unos días, en una entrevista en un canal árabe, Hamdan sostiene como «evidencia histórica» el mito medieval de que los judíos usamos sangre infantil para fabricar pan ázimo durante la Pascua.

El periodista Wolf Blitzer recogió el guante de la judeofobia de Hamdan y le preguntó por CNN (4-8-14) si él efectivamente creía semejante dislate. Hamdan ¡eludió la pregunta! y siguió demonizando a los «genocidas» durante varios minutos. Sólo después de la diatriba el entrevistador se atrevió a agregar respetuosamente que «habría esperado otra respuesta».

Pero no la obtuvo, y sin embargo condonó las declaraciones del Hamás y dio una muestra más de la repelente obsecuencia de la mayor parte de los medios cuando deben vérselas con los enemigos de Israel. Contrástese ello con la hostilidad que habitualmente le propinan a los entrevistados pro-israelíes, y quedará claro el mito de la objetividad de los medios al referirse al Estado judío. Que después de escuchar «información» de esta calaña, las audiencias odien a Israel, es sólo el efecto natural.

Los periodistas de hoy son muchas veces un remedo de los sacerdotes medievales que difundían los mitos del deicidio y del libelo de sangre, y luego se distanciaban de las matanzas de judíos engendradas por la mitología. Incluso a veces protestaban por la violencia que ellos mismos habían provocado al esparcir el odio. Paralelamente, los medios de hoy demonizan a Israel, y luego se presentan como objetivos y ecuánimes entre «el monstruo sionista» y sus enemigos.

La semana pasada el Times de Londres se negó a publicar un aviso pago, en el que el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel pide que el Hamás proteja a los niños palestinos y no los use como escudos humanos. El Times explicó que el aviso de Wiesel (que ya había sido publicado en varios diarios norteamericanos) no fue rechazado porque fuera falso, sino para evitar «inquietud entre sus lectores». Es decir que no publican la verdad aun cuando se les pagaría por ello. Será pues muy improbable que publiquen la verdad pura y gratuita.

El ejemplo del Times es elocuente: uno de los más importantes medios europeos admite sacrificar la verdad aun si le cuesta dinero, todo ello a fin de no perturbar que los ingleses sigan demonizando a Israel. Un síndrome que se repite en casi toda Europa.

De Inglaterra, uno de los políticos más conocidos, George Galloway, declaró a su ciudad, Bradford, «libre de israelíes». «No los queremos ni siquiera como turistas», explicó. Y a nadie le sonó parecido a las ciudades «Judenrein» del Tercer Reich, porque casi les parece que un mundo «Israel-rein» es aceptable debido, claro, a nuestra incorregible criminalidad.

Los morteros caían en Israel, y casi setenta de nuestros soldados fueron abatidos en la campaña para destruir los lanzamisiles. Asimismo, más de ochenta mil reservistas fueron movilizados (incluido el hijo de quien escribe estas líneas). Nadie nos sugiere modos alternativos de detener el lanzamiento de misiles, por lo que es posible que osemos seguir defendiéndonos. En estos casos, intuyo que es mejor vivir odiados por Europa que morir compadecidos.

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Ezequiel Eiben
13/8/2014
17 de Av 5774

El comienzo
El lunes 7/7 se notaba en Israel un panorama alarmante que obligaba a tomar decisiones cruciales. 80 cohetes disparados contra el sur de Israel a lo largo de la jornada, en consonancia con la campaña agresiva constante de Hamas que se atribuía los ataques, y encima todo pocos días después de saberse la noticia del asesinato de los tres jóvenes judíos secuestrados, pintaban el cuadro de situación que los dirigentes israelíes analizaban. Para colmo, terroristas de Hamas habían muerto en un túnel debido a la explosión de los propios dispositivos que cargaban, en lo que se informó constituía un intento de atentar contra el ejército israelí. En estos los momentos previos a decidir una operación militar en Gaza, por si acaso, 1500 reservistas fueron movilizados y unidades de infantería colocadas en la frontera. Desde el vamos, una fuente del ejército se pronunció en forma explícita y sin ambigüedades: “El mensaje para Hamas es claro: un cese del fuego sin condiciones”[1]. Como se supo poco después, Hamas no escucharía y provocaría la consiguiente escalada militar.
Gabriel Ben-Tasgal explicó el origen de la escalada pergeñada por Hamas:

La razón verdadera por lo que ocurre en la franja de Gaza es muy simple. El Hamas, durante años, disfrutó de un negocio estupendo. Tres familias, de la ciudad de Rafiah en el sur de la franja de Gaza, cavan túneles e introducen (…) un montón de productos desde el lado egipcio. El Hamas cobra impuestos por eso. Y además, recibe donaciones de Qatar y otros países árabes que apoyan la causa palestina. Estamos hablando de un presupuesto de 500 millones de dólares. Desde que sube al poder Abdelfatah Al-Sisi en Egipto, le cierran los túneles. Y además, debido a los problemas que tiene Qatar en otros países, que está metido en todas las guerras de Medio Oriente, el presupuesto de Hamas bajó a la mitad. Y el desempleo, llegó al 40%. En un caso de una crisis como esa, el Hamas debe provocar una acción militar, que aunque sabe que la va a perder, lo que va a lograr con esto es ver si puede cambiar el acuerdo que había antes, y además lograr la unidad palestina porque todos los palestinos ahora están a favor del que se siente atacado[2].

En aquél día de julio, expresé todo mi apoyo a las IDF, esperando que la hipotética futura operación no fuera un mero correctivo para que después Hamas iniciara nuevamente el ciclo de violencia e Israel tuviera que responder otra vez. A ver si de una vez por todas, pensé, les damos una paliza a los islamistas de Hamas y que no vivan para contarla. Por supuesto, yo sabía que esto era una expresión de deseo y una fijación de mi posición, pero que Israel no llegaría tan lejos como yo quería. Ahora bien, aunque el alcance de la operación no fuera el esperado, por supuesto había que apoyar a Israel, sin dudas el bueno de la película. A la par, se podía alentar desde la intelectualidad a que fuera más allá.

La cobertura mediática judeofóbica
No cabía esperar otra cosa habiendo tanta asquerosa parcialidad pro-terrorismo y judeofobia en los medios de comunicación, argentinos e internacionales. En las guerras anteriores, ya lo habían demostrado defenestrando a Israel, mintiendo sobre su proceder, tergiversando los hechos y su significado, y tomado partido por el bando terrorista. En esta ocasión, no querían ser la excepción; por el contrario, estaban listos para continuar la campaña de desprestigio y hostigamiento a la única república democrática de Medio Oriente que lucha por su supervivencia.
El martes 8/7, TN tituló en grandes letras potenciadas con “negrita”: “Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza”. A continuación en letras pequeñas, la entrada explicaba: “Los ataques se produjeron en represalia por varios cohetes que cayeron en el sur de ese país, por parte de Palestina. La agrupación Hamas amenazó “ampliar el circulo de objetivos””[3]. Los periodistas de TN encargados de la nota leyeron el manual del buen judeófobo: lo más importante es vender con sensacionalismo la acción militar israelí con letras gigantes, y después mínimamente apuntar que se trata de una represalia. Encima, si se trataba de una represalia, no era un ataque o una ofensiva en el sentido que ellos insinuaban, como si a Israel de repente se le hubiera antojado hacerlo; estrictamente era una defensa, moral, legítima, legal.
Un medio masivo de comunicación internacional, acostumbrado también a difamar a Israel, es CNN. Pero esta vez, no le salió gratis. En una entrevista tendenciosa, con el permanente intento de llevarla favorablemente hacia el lado de los palestinos por la periodista, el anti-israelismo se encontró con una firme oposición: el entrevistado, embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, se plantó y echó en cara la omisión de información y la inadecuada relación entre los datos en el modus operandi de la cadena televisiva. De este tipo de defensas Israel necesita más:

Periodista: Lo que sucedió aquí es horrible y todavía no sabemos el alcance de cuántos niños pueden haber muerto. Informes iniciales indican que al menos 16 murieron, estos dicen que el ataque provino de tanques israelíes. Tal como usted sabe, el ejército israelí dice que pudo haber sido un cohete mal disparado por Hamás. ¿Tiene alguna certeza en este punto?
Embajador: No, no sé, pero sí sé quiénes son los responsables de esto, y es el Hamás ya que usan escuelas como depósitos de armas, y pienso que es deshonesto hacia sus televidentes que un reportero desde Gaza no haya mencionado lo sucedido la semana pasada. Tuvimos dos escuelas de la UNRWA, donde se encontraron cohetes y se los entregaron a Hamás.
(…)
Es información pública a disposición, y es importante que en su reporte lo mencione. Y sumado a esto, pudo haber mencionado una declaración, hecha no por el embajador israelí, no por el vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, sino por el secretario general de la ONU ayer, y quiero leerles lo que dijo ayer, no el año pasado, ayer. Dijo: “El secretario general está alarmado al escuchar que fueron dispuestos cohetes en escuelas de UNRWA en Gaza, y que subsecuentemente estos han desaparecido. Expresa su estupor y pena por el uso de armas en una escuela administrada por la ONU. Al hacerlo (…) aquellos responsables están convirtiendo escuelas en objetivos militares potenciales, y poniendo en peligro la vida de niños inocentes. Empleados de la ONU que trabajan en dichas instalaciones y cualquiera que use las escuelas de la ONU como refugio”. Esto fue ayer. ¿No cree usted que es relevante reportar esto en la CNN? (…).
He estado escuchando informes durante dos horas en CNN, he visto pantallas separadas, imágenes horrendas, imágenes que cualquier ser humano decente se horrorizaría al verlas. No he escuchado ni a una sola persona decir lo que yo le acabo de decir a usted. Y si esto es así, no les da el servicio apropiado a sus televidentes, ni el contenido que necesitan para hacer estos juicios. Hamas está colocando baterías de misiles en escuelas, en hospitales, en mezquitas, y esto debe ser condenado por el mundo para que Hamas le ponga un fin.
Periodista: (…) la razón por la que mostramos estas fotos es porque son niños que fallecieron. ¿Y si Israel se hubiera tomado el tiempo de confirmar que esos niños estaban fuera de las escuelas antes de disparar? Enviar a alguien para inspeccionar. ¿O piensa usted que está bien emitir una advertencia y luego seguir con la agenda y disparar aun habiendo niños adentro? (…)
Embajador: Pienso que usted no tiene ninguna base para decir lo que acaba de decir. Por supuesto que no vamos a disparar directamente. Pero yo no sé lo que sucedió en esa escuela. Lo que entiendo es que le dimos a la gente días para que salgan de esa área. Esto está en el norte de la franja de Gaza, hay una buena posibilidad de que haya sido un cohete de Hamas que impactó. Yo no sé si alguien disparó, un combatiente de Hamas disparando directamente desde esa escuela hacia nuestro ejército que está operando allí, y luego respondimos a ese fuego. Desconozco los hechos. (…) no me malinterprete. No culpo a los medios por mostrar las fotos. Los culpo por no conectar los puntos. Los puntos señalan a la responsabilidad de Hamas por usar escuelas como depósitos de armas, que benefician a Hamas, y es inaceptable, y el enojo del mundo debe dirigirse a Hamas. (…)[4].

Muchos indicios de judeofobia y anti-israelismo en tan solo un par de minutos.
Primer indicio: la entrevistadora busca llevar el reportaje al lugar común de los judeófobos: la muerte de los niños. Pues bien, no hay matanza deliberada de niños por parte de Israel, y la muerte de estos es culpa de Hamas. Pero los medios insisten en acusar a Israel o exigirle presumiendo su culpabilidad que dé explicaciones sobre los fallecimientos. No depositan la culpa donde debe depositarse: en la cuenta de Hamas.
Segundo indicio: la entrevistadora no se disculpa tras haber quedado en evidencia la estrategia de CNN de silenciar mensajes que pueden hablar en favor de Israel, o como mínimo, sin llegar a eso, hablar en contra de Hamas y de los empleados palestinos en la ONU.
Tercer indicio: tras las advertencias en un operativo militar, a la periodista le parece bien “mandar a alguien a inspeccionar” a un lugar convertido en una fortaleza terrorista. Es decir, propone utilizar a un israelí como carnada o arriesgarlo como carne de cañón para que garantice aún más la seguridad de los palestinos. Vale decir, quiere que se ponga por encima de la seguridad de los israelíes a la seguridad de los palestinos. Pide sacrificio a Israel en orden a proteger a los palestinos. Posiciona la seguridad de los palestinos por encima de la protección de los israelíes.
Cuarto indicio: doble estándar contra Israel. Le exige al ejército israelí previsiones extraordinarias que no se le exigen a nadie más. Se mide a Israel con una vara distinta.
Quinto indicio: el foco, permanentemente, sobre Israel. Criticar a Hamás parece ser accesorio, o el guión para un actor de reparto. El protagonista del desastre pareciera ser Israel.

Prensa árabe
Durante esta guerra, cierta prensa árabe, sobre todo egipcia, criticó como nunca antes a Hamas. Inusitada cantidad de comentarios negativos golpearon a la agrupación terrorista en los programas televisivos. Una razón muy invocada en la televisión de Egipto, era el sufrimiento al que sometía al pueblo palestino con sus provocaciones bélicas a Israel. Pero en el fondo, más que solidaridad hacia los palestinos, ocupaba un lugar central la razón de que Hamas se ha vuelto demasiado molesto para El Cairo, una piedra en el zapato que le trae complicaciones estratégicas, políticas y militares (y que encima tuvo el descaro de rechazar la oferta egipcia de cese al fuego). Es decir, la intencionalidad protectora de intereses egipcios, más que una súbita y repentina consideración de humanidad hacia los palestinos (que son ampliamente maltratados en países árabes, siendo mantenidos en campos de refugiados y con un status de ciudadanos de segunda clase), lideró la campaña anti-Hamas.
Osama Mounir, de Mehwar TV, dijo al aire el 16/7:

Quedará grabado en los anales de la historia que cuando Egipto propuso un cese del fuego, Israel aceptó, Estados Unidos le dio la bienvenida, y lo mismo hizo Europa. Todo el mundo ha apoyado la iniciativa egipcia, excepto ustedes [Hamas]. ¿Ustedes qué quieren? (…).
Veamos lo que nuestros hermanos –perdón, nuestros alienados hermanos-, demandan. En principio, no sé cómo llamarlo a esto… están matando a la gente y ustedes hacen demandas. “Si no nos dan lo que queremos, el pueblo palestino puede irse al infierno. No nos importan cuantos palestinos mueran”[frases como hablando por boca de Hamas]. (…) [A continuación enuncia las demandas de Hamas y las critica[5]]. Yo no soporto a Israel, dicho sea de paso. Que Israel sea incendiado con gasolina, perdón por la expresión. Estas personas merecen ser prendidas fuego; pero hoy, oh Hamas, nos encontramos en una situación donde tenemos docenas de funerales por día. Cuando 211 personas inocentes mueren, ustedes no pueden simplemente hacer demandas. [Comenta por último una demanda más, y esta es clave para entender la molestia que Hamas le provoca a Egipto, y como este segundo ve los pedidos como pretensiones de atacar a su soberanía]. Luego ellos demandan la apertura por completo del paso de Rafah. ¡Eso es magnífico! Lo quieren abrir bajo su supervisión, y la supervisión de un país amistoso, y otro país árabe a ser designado por Hamas. ¿Ustedes están locos? ¿Por qué simplemente no vienen y toman la plaza Tahrir? ¿No quieren el edificio gubernamental Mogamma para un paseo? (…) ¿Están fantaseando, o qué? ¿Por qué deberíamos darles el paso de Rafah a ustedes? ¿Por qué yo tengo que abrir mis fronteras a ustedes? ¿No hay ninguna soberanía egipcia sobre nuestras tierras y fronteras? (…) Después de estas diez demandas de Hamas, espero una onceava: restaurar a Mohammed Morsi en la presidencia[6]. (…) Alguien que dice cosas como estas, pertenece a un manicomio. Esto es locura. Quienquiera que sea que frustre la iniciativa egipcia, será responsable por la sangre palestina. (…)”[7].

Más presentadores, comentaristas, y periodistas, se sumaron a las quejas contra Hamas. Algunos hasta se burlaron de sus líderes y los ridiculizaron. Ahmad Mousa, de Sala Al-Balad TV de Egipto, manifestó el 12/7:

Khaled Mashal está librando la guerra desde Qatar, junto a su hermano Al-Qaradhawi. (…) [Las pantallas del estudio exhiben a Mashal llevando una vida de lujo y comodidad en Qatar, utilizando costosos aparatos de gimnasia, dándose un gusto con abundante comida, y mirando televisión] Khaled, la jihad está en Gaza… (…) Ésta es la jihad de Mashal y sus camaradas, los honorables y grandiosos Mujahideen. Mientras ellos libran este tipo de jihad, abandonan a la gente para ser asesinada. Si fueras un hombre de verdad, estarías de vuelta en Gaza a primera hora de la mañana. Deberías tomar el primer vuelo por la mañana. Te dejaremos entrar. Ven a Egipto, y abriremos el paso de Rafah para ti. (…) [A continuación, se muestran imágenes de Ismail Haniyeh con sobrepeso, pateando una pelota de fútbol en una, y distendido en otra] Cuando su peso todavía le permitía correr, Ismail solía jugar al fútbol. Ésta es su jihad (…) ¿Por qué ustedes, en las Brigadas Al-Qassam, se esconden entre civiles? ¿Por qué usan los hogares de la gente? Deberían mantener sus escondites lejos de los hogares de las personas. Ustedes saben bien que cuando disparan un misil desde un hogar, otro misil aterrizará en ese hogar en un minuto. Ustedes le están llevando otra Nakba a su gente[8].

Mohamed Mustafa Sherdy, en su talk show transmitido por la egipcia Al-Mihwar TV, habló el 11/7:

Ninguno de ellos [por miembros de Hamas] pidió disculpas por los cientos de túneles que escavaron[9], a través de los cuales ellos contrabandean toda la riqueza de Egipto (hacia Gaza). Ninguno de ellos dijo una palabra, porque están todos en la toma (…). Están siendo pagados por hacer sus declaraciones (…). Todos viajan en aviones de lujo, tienen cuentas bancarias en Suiza[10].

Mazhar Shanin, conductor de un talk show en Al-Tahrir TV, también de Egipto, arremetió el 12/7 contra Hamas:

Así como morimos en el pasado por la causa palestina, estamos dispuestos a morir hoy por la causa palestina. Pero no estamos preparados para morir en defensa de Hamas. (…) No estamos dispuestos a sacrificar ni un pelo de la ceja, de un soldado o civil egipcio, por la defensa de Hamas y la gente que libra la jihad, mientras se complacen a sí mismos con todo tipo de platos de comida en la pileta. (…) Ustedes son un puñado de mentirosos. No les creemos más. El pueblo está sublevado por ustedes. Piérdanse. Nos dan nauseas. El mundo entero se va al infierno por culpa de ustedes[11].

Frente al nuevo panorama, muchos (a mi entender de manera apresurada, siguiendo el mismo impulso optimista que ante la llamada “primavera árabe”) están hablando de un cambio muy positivo en los árabes que empiezan a denunciar a Hamas. Pero cuidado, este cambio de enfoque no implica necesariamente que Israel pase a ser aceptado en su cosmovisión.
Exponentes egipcios critican a Hamas dándose cuenta de su responsabilidad por los muertos palestinos, pero eso no los lleva a querer a Israel. No hay que cometer aquí una falacia non sequitur y pensar que la condena a Hamas produce aceptación automática de Israel; sobre todo porque la crítica a Hamas es por los muertos palestinos, pero no por la idea de combatir a Israel en sí misma. Miremos el caso de este comentarista de Egipto que critica a Hamas, aunque aclarando terminantemente que no apoya a Israel y que su gente merece arder en llamas. La crítica va dirigida a la demencia de Hamas, pero eso no implica una visión favorable de Israel. O su colega que afirma que los egipcios no harán sacrificios por Hamas, pero que están dispuesto a morir al igual que en el pasado por la causa palestina (léase: la causa contra Israel).
La campaña de la TV egipcia contra Hamas debe visualizarse dentro del contexto en donde la Hermandad Musulmana ha perdido popularidad en Egipto y ha sido descalificada por su gobierno. No es un detalle menor, sino un punto decisivo, el hecho de que Hamas tiene su origen en este grupo terrorista. ¿Por qué de repente comentaristas egipcios empiezan a hablar en contra de Hamas? Esto puede tratarse perfectamente de un arreglo mediático corporativo para criticar al grupo de Gaza, criticando así de manera indirecta a la Hermandad Musulmana, y desligándose de gente “inconveniente” con la que no es rentable o rendidor que a uno lo asocien hoy en día en el país de las pirámides. De ser así, esto no sería un rechazo a Hamas por Principio, sino por ocasional Pragmatismo.
Es más, si bien hay críticas que toman conciencia del sufrimiento de las víctimas palestinas, esto al parecer está lejos de significar una repentina hermandad árabe unida tras la causa palestina con aires de fraternidad y no por mera política. Observen nuevamente cómo el comentarista rechaza apertura de paso a los palestinos. Es cierto que la aducida razón principal del rechazo es no ceder soberanía egipcia al gobierno palestino y no ceder ante demandas de dementes como Hamas; pero tampoco se nota en este punto una visión muy “humanitaria” de apertura de fronteras para refugiados palestinos y recibimiento de estos últimos en óptimas condiciones. Jordania por su parte ha recibido, pero la situación general de los palestinos en los países árabes sigue siendo de desprecio y maltrato, como ya es sabido, mantenidos como rehenes políticos en campos de refugiados y vistos como gente de segunda clase.
En definitiva, mucho en las críticas a Hamas tiene la intencionalidad política de desligarse de lo que tenga que ver con la Hermandad Musulmana, y  aunque hay cierta conciencia por los civiles palestinos, no necesariamente lleva a verlos como hermanos (más allá de la lírica) ni a abrirles las puertas de par en par en otros lugares del mundo árabe.

Analistas plagados de anti-israelismo y corrección política
Analistas, en sus perfiles de Facebook, efectuaban recortes de la realidad, para desdibujar los hechos, o adaptarlos a sus preconceptos ideológicos. Todo en el fondo movilizado por lo hirviendo que se encontraban, a punto de explotar de rabia judeofóbica, al ver que Israel se defendía y lo hacía con éxito.
Por ejemplo, cuando Israel detenía su accionar, y Hamas rechazaba y violaba un cese del fuego, operando reiteradamente sus lanzaderas de misiles (a mitad de julio un civil israelí fue asesinado por un mortero lanzado por el grupo terrorista), no se vieron posteos de los progresistas, socialistas, e incluso de algunos libertarios preocupados por la vida humana, acerca de estos eventos. Será que no les convenía a su prejuiciosa estructura de condenación automática contra Israel. No querían moverse de sus pre-conceptos; querían mover la realidad.
Los políticamente correctos, encubriendo judeofobia, o incurriendo en premisas judeofóbicas aún sin notarlo, minimizaban el profundo significado moral de la defensa israelí, y alguno llegaba a pedir premio nobel de la paz para Daniel Barenboim por su proceder supuestamente en pos de la hermandad y paz palestino-israelí, precisamente un músico israelí con posiciones políticas anti-israelíes. Si uno les citaba el detallado artículo de Gustavo Perednik “Premio innoble de la paz”[12] para demostrar por qué Barenboim no es merecedor del famoso galardón, no se producía efecto alguno, lo que dejaba al descubierto que no les interesaba recibir información adicional que pudiera moverlos de su prejuiciosa y judeofóbica posición. Era moral que Israel liquidara hasta el último terrorista en pie que atacara desde Gaza, que no quedara ni uno que pudiera causarle daño. Pero la corrección política no los dejaba descifrarlo, o admitirlo.
Están aquellos que, para pasar desapercibidos en su verdadera intención, no niegan explícitamente el derecho de Israel a defenderse, sino que pretenden retacearlo hasta hacerlo imposible exigiendo a Israel estándares que no le exige a nadie más. Sostienen que la culpa de que exista Hamas es de Israel, para pintar un cuadro en donde en el fondo el culpable y el que inicia la guerra es Israel que crea a su enemigo. Desconocen todo lo que hace Israel para proteger civiles y que lo pone, de acuerdo a los estándares éticos internacionales que se manejan en la actualidad, en la posición de ejército más moral del mundo. Reconocer el derecho a la defensa de manera lírica y después pretender atarlo de pies y manos sacando a relucir cantidades de muertos (como si esto definiera quién tiene razón) bajo la consigna “esto tiene que parar” (como si fuese un imperativo moral detener la propia defensa por el hecho de que la contraparte está sufriendo bajas o sus civiles están sufriendo), no es un reconocimiento real del derecho a la defensa. Por otra parte, estos sujetos atacan cuestiones internas de Israel (irrelevantes para la situación de marras) como si eso fuera lo determinante en una guerra contra Hamas para decidir si hay que apoyar al Estado Judío firmemente o no. Y ante el sencillo planteo sobre a quién apoyan en una guerra entre Israel y Hamas, eluden la pregunta y lanzan diatribas diciendo que el planteo solo es digno de fanáticos, o recurren a la evasiva de decir que están “del lado de los civiles”, o de los “moderados de ambos bandos”. Este no es un conflicto complejo en lo referente a la identificación de las partes; por el contrario es sumamente sencillo. De un lado está la República liberal, democrática, los valores occidentales, la producción, la vanguardia tecnológica, el respeto por los derechos individuales, la libertad, la civilización; del otro lado está la teocracia islamista, la dictadura, el totalitarismo, el terrorismo, la violencia, la esclavitud, el fanatismo, la más completa represión. Quien no es ignorante, y evade tomar partido en una cuestión tan sencilla, algo refleja de sí mismo.
La maliciosa técnica empleada en los comentarios basados en las ideas con judeofobia, comenzaba con un recuento de muertos en Gaza y le agregaban expresiones como “que terrible”, “que desastre”, que despertaban enardecidas manifestaciones anti-israelíes de sus seguidores. Para estos comentaristas y analistas, parecían no ser importantes las causas ni los tipos de muertos[13], y el planteo que realizaban sugería que las muertes eran todas condenables y trágicas, y que no había que reparar en las causas que llevaban a la muerte. Pues bien, frente a estas incongruencias y manipulaciones, hay que establecer puntos claros:
1) La causa sí es importante. En esta guerra, no hubo muertes porque sí. Israel tiene derecho a defenderse contra la agresión de Hamas. Y este grupo terrorista usa a civiles palestinos como escudos humanos. Allí pueden encontrarse las raíces que llevan a comprender las muertes.
2) Entre los muertos, hay alto porcentaje de terroristas. Y estos merecen morir. También se cuentan civiles palestinos que han votado, apoyado y colaborado con Hamas, y estos, si bien no han sido blancos deliberados del ejército israelí como categoría específica, desde un punto de vista moral también merecen morir como lo merecían alemanes colaboracionistas de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. No hay ninguna “tragedia” en estas muertes[14]. Los civiles inocentes muertos, cuya defunción sí puede llegar a entenderse en términos humanitarios como trágica, son responsabilidad del agresor: Hamas, y sobre su espalda deben cargarse; no son producto de la culpa de la víctima, que moralmente se defiende: Israel.
3) La cantidad de muertos de un lado y del otro no es un argumento para otorgar la razón a un bando. Con ese criterio habría que defender al que pierde más gente, por más injusta que fuera su causa. Hay más muertos del lado palestino porque Israel es más efectivo en sus operaciones para liquidar terroristas que Hamas en sus ataques, y porque Israel protege a sus civiles, mientras que Hamas manda a la muerte a los suyos. ¿Debería Israel disculparse por ser superior moral y militarmente? El argumento de las desigualdades en cantidades de muertos apuntan a decir que no hay una guerra sino una “masacre” incausada, indiscriminada, caprichosa. Pero analizando la realidad, lejos de las maldades e imprecisiones difuminadas por la judeofobia, vemos que efectivamente sí hubo una guerra en términos generales, y que un bando peleara mejor que el otro no es razón para eliminar el concepto de guerra. La judeofobia dirá que no hubo guerra para que todo quede como un “genocidio” o una agresión cuya culpabilidad debe hallarse exclusivamente en Israel.
En resumidas cuentas, Israel tiene razón, y el bando palestino no. Hay mucha mentira dando vueltas en contra de Israel, eso seguro. Pero sirve a su vez, para dejar al descubierto a los anti-israelíes. Algo que habla muy bien de Israel es la clase de personas que hablan en contra de Israel.

La judeofobia del gobierno argentino
El gobierno argentino encabezado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner viene sosteniendo sistemáticamente posiciones en contra de Israel y de los judíos.
Apadrina desde hace años al líder piquetero Luis D’elía, un parásito que constantemente pronuncia diatribas judeofóbicas y difunde teorías conspirativas de los judíos e Israel.
En 2011, el gobierno se sumó al desagradable montaje palestino mediante el cual los dirigentes árabes promovían una declaración unilateral de un estado palestino y su reconocimiento en la ONU[15]. El gobierno argentino dio su aprobación a esto, en violación de posiciones previamente asumidas por el país[16].
En septiembre de 2012, miembros de la delegación argentina que viajaron a las instalaciones de la ONU se quedaron en el recinto a escuchar el discurso del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad durante la Asamblea General. El líder islamista (cuya intención en la esfera internacional era “borrar a Israel del mapa” y repetidamente negaba la Shoá), dejó en claro tras el discurso que quería expandir relaciones con la Argentina y que Irán proponía la conformación de un grupo para alcanzar la verdad[17] acerca del atentado a la AMIA[18].
A principios de 2013 vimos los resultados de los contactos entre el canciller argentino Héctor Timerman y el canciller iraní Alí Akbar Salehi, quienes fueron protagonistas del impresentable Memorándum de Entendimiento firmado por ellos como representantes de ambos países, para el tratamiento de la causa AMIA. El kirchnerismo, despreciando la enorme y precisa investigación llevada a cabo por el fiscal Alberto Nisman, quería cocinar un asunto judicial problemático mediante un arreglo político entre gobiernos, que no le trajera malos ratos en relación a Irán, sino por el contrario, que lo mantuviera en una posición favorable a los ojos del régimen ayatollah cuya penetración en América Latina es bienvenida por los líderes populistas. Para colmo, el senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, realizó una distinción en el Congreso (durante el debate por el Memorándum) entre “argentinos de religión judía” y “argentinos argentinos”, dejando traslucir su particular clasificación para con los integrantes de la comunidad judía argentina[19].
En tiempos de la Operación Margen Protector, corriendo el mes de julio de 2014, hubo un par de manifestaciones del kirchnerismo que siguieron echando leña al fuego de la judeofobia. El 14, se presentó un Proyecto de Resolución en la Cámara de Diputados, con el siguiente texto:

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:
Expresar repudio y preocupación por las operaciones militares de Israel sobre Gaza, que ha provocado casi un centenar de muertos civiles y hace llegar su solidaridad con las víctimas.

¿Quiénes firmaban el infame escrito? Diputados del partido de Cristina Fernández de Kirchner “Frente para la Victoria”: María del Carmen Bianchi, Ana Carolina Gaillard, Carlos Kunkel, Griselda Herrera, Verónica Magario, Liliana Mazure, Nanci Parrilli, Julia Perié, Adela Segarra, y Facundo Moyano, integrante del bloque Cultura, Educación y Trabajo. Crítico con el proyecto, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, expresó: “En lugar de pararse del lado de Hamas, estos diputados podrían promover una iniciativa para el fin de las hostilidades y un cese del fuego que demuestre un interés por preservar a ambas poblaciones civiles, palestina e israelí. Hay que recordar que los ataques con cohetes desde Gaza contra Israel no son nuevos, sino que se vienen produciendo desde hace años. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Congreso rechace este proyecto que, lejos de promover la paz, se orienta a legitimar el terrorismo de Hamas”[20].
El 20/7, salió un comunicado emitido por la cancillería argentina con las siguientes expresiones:

Una vez más (…) la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel.
Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas.
(…)
Condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre. (…).
Asimismo, condenamos el continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel.
(…)[21].

El comunicado claramente es tendencioso, en favor de Hamas y con marcado sesgo anti-Israel. Para empezar, habla de meras acciones armadas de Hamas, a las que no adjetiva como terroristas, pero sí se encarga de remarcar que la fuerza militar israelí es excesiva. Luego rinde demagógico e hipócrita homenaje a los niños muertos (no ha homenajeado a jóvenes reprimidos por la dictadura de Castro en Cuba y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela), destacando con malicia la característica de “niños” de los caídos, como si Israel deliberadamente los matase. Esto no constituye otra cosa que una expresión de corrección política para estar aggiornado a la campaña internacional de desprestigio y difamación contra Israel que lo tilda de genocida asesino de infantes. Tras esto, viene una condena “enérgica” contra Israel por “desafiar” a la ONU, organización mundial que constituye un rejunte de judeófobos que lo único que hacen es condenar a Israel. No hay mención aquí de que Hamas desafíe a las previsiones de la ONU. Se expresa, a su vez, que es Israel quien decidió escalar la violencia, como si los ataques previos de Hamas con cohetes apuntados a población civil, no fueran una escalada destinada a alterar el clima de relativa tranquilidad. Tras estas payasadas, viene una condena menor, no “enérgica”, por los cohetes desde Gaza hacia las “ciudades” de Israel. En esta línea no se menciona a Hamas, mientras que en oportunidades anteriores reiteradamente se menciona a Israel; ¿se lanzan solos los cohetes desde Gaza? Y al parecer, al escritor le pesa escribir que los cohetes se disparan contra civiles, por lo que opta por el menos preciso término de “ciudades”. En definitiva, la posición del gobierno argentino contraria a Israel y funcional al terrorismo de Hamas, está plasmada en pronunciamientos oficiales, disponibles para el que los quiera ver. Los comunicados siguieron con el correr de los días, pero no vale la pena ahora detenerse en las repeticiones de manipulaciones judeofóbicas de los hechos. Basta lo exhibido para reconocer qué clase de personas componen el kirchnerismo[22].
En contra del gobierno kirchnerista, el 18/7 con motivo del vigésimo aniversario del atentado a la AMIA y en plena Operación Margen Protector, el liberal Pedro Benegas[23] efectuó un comentario fantástico, en apoyo de Israel, los judíos, y aquellos que enfrenten la amenaza islamista, reconociéndola como enemigo común:

Un día como hoy, hace 20 años, estando yo en Morón, recibí un llamado de mi papá que me informaba sobre la voladura de AMIA. Este crimen terrorista de lesa humanidad, sigue impune al igual que el atentado contra la embajada de Israel. Las pruebas de la investigación aquí y en Alemania son contundentes, los autores intelectuales son los de siempre, los países fundamentalistas islámicos y su brazo ejecutor, el siniestro terrorismo internacional. Este gobierno, consuetudinario reivindicador de asesinos terroristas, toda vez que muchos de esa calaña están entre sus cuadros, esta vez también es cómplice a través de la aprobación oprobiosa del tratado con Irán que no es otra cosa que paralizar la investigación y el esclarecimiento definitivo de aquel golpe tremendo a nuestro país.
Exigimos, derogación expresa del tratado de la impunidad, reactivación inmediata del pedido de captura internacional de todos los iraníes sospechados, extradición allí donde se los encuentre y finalmente si es necesario ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y con todos los países pro-terroristas.
En este especial momento de violencia que se vive en medio oriente, la lucha sigue siendo una sola – No al fundamentalismo islámico. Guerra sin cuartel al terrorismo. Juicio y castigo a todos los instigadores, ejecutores, encubridores y pusilánimes [claudicantes] del atentado a la AMIA. Con el terrorismo no se negocia, al terrorismo se lo combate hasta vencerlo. Viva Israel. Viva occidente, Gloria eterna a las víctimas de la AMIA y del terrorismo[24].

La sensibilidad frente al señalamiento de judeofobia y la distinción entre persona e ideas
Esta es una distinción posible de realizar en la que vale la pena detenerse, la de una persona con ideas judeofóbicas, y un judeófobo. La primera puede no ser una persona judeófoba en su totalidad, sino mantener en este tema en particular premisas judeofóbicas, quizás sin notarlo, sin reconocerlas como tales. Esta persona aplica un doble estándar o una deslegitimación contra los judíos e Israel, pero eso no implica que la totalidad de su cabeza esté programada para odiar a lo judaico; tal vez tenga otras ideas que no son judeofóbicas y le pesen más en alguna situación diferente a la de marras. Pero en este tema le pesan más las ideas judeofóbicas. Algunos pueden alegar que es una buena persona en general; pero hay que entender que esto va más allá del punto que tratamos: aquí nos concentramos en sus ideas sobre esta cuestión específica. En el segundo caso, ser judeófobo exige más, implica una actitud psicológica más profunda, una configuración mental apuntada contra los judíos, un despliegue emocional-sentimental de rabia y odio, y la asunción de un rol en base a ese modo de pensar.
Cuando se le marca a alguien que es un judeófobo o que está empleando ideas judeofóbicas, si este no se reconoce o no se quiere reconocer como tal, o bien no reconoce o no quiere reconocer que realiza ese empleo de ideas, reacciona de mala manera o a la defensiva. Pueden decir, súbitamente envueltos en una sensibilidad que les colorea un humanismo (que no reconocen en los judíos)[25] y reclamando que se les pida perdón por agredirlos[26], que se les está aplicando una falacia ad hominem, que no son judeófobos porque tienen amigos judíos, etc.
Pues bien, la excusa del amigo judío la tienen muchos de los judeófobos modernos políticamente correctos, y no es un argumento. Puede ser verdad o no que tienen un amigo judío, pero eso no les sirve para ganar un debate racional entre argumentos, y eso no es impedimento para desplegar judeofobia respecto del resto de los judíos, o incluso, en cierta medida, respecto del “amigo judío”.
Por otro lado, no hay falacia ad hominem en decir que alguien es judeófobo o que tiene ideas judeofóbicas. En el primer caso, si va acompañada correctamente de una argumentación que contrarreste las premisas vertidas por el oponente, es una identificación válida marcar a alguien como judeófobo, porque exhibe el odio obsesivo que este profiere y desde el cual habla. Es un concepto que describe un hecho, el odio hacia los judíos. En el segundo caso, se habla de las ideas, no de la persona en sí. Las consideraciones que se puedan tener hacia la persona, y los insultos que se piense decirle, pueden ir por fuera del debate de ideas, por fuera de la línea argumental, en otras circunstancias. Identificar argumentos judeofóbicos y probar que lo son de ninguna manera puede ser catalogado como falacia, excepto por la pereza intelectual de quien quiera descalificar al argumento señalándolo como falaz sin tener que refutarlo[27].

El efecto progre-socialista dentro de la comunidad judía
Tzahal informó que el 70% de los ciudadanos israelíes viven bajo el alcance de los disparos de Hamas. En términos proporcionales, esto sería igual a que 224 millones de estadounidenses, 42,7 millones de italianos, 44,8 millones de franceses, y 45 millones de británicos, se encontraran bajo la amenaza de los cohetes islamistas[28]. El mero proceder de Hamas y el incrementado grado potencial de nocividad de sus ataques deberían ser razones suficientes para que los judíos se posicionaran sin medias tintas y sin concesiones en favor de Israel.
Lamentablemente, a muchas personas dentro de la comunidad judía les han quemado la cabeza los progresistas y socialistas a cargo de las instituciones educativas comunitarias.
Veo a cantidades inmensas pidiendo en términos neutrales “paz en Medio Oriente”, casi con la misma pereza intelectual e irresponsabilidad moral con la que los judeófobos del mundo están pidiendo por la exterminación de Israel.
Esto es otro magro resultado del progre-socialismo que copa las instituciones de países (sobre todo las educativas y académicas), tendencia respecto de la cual el micro-mundo de la comunidad judía no es la excepción. Los progre-socialistas judíos están por doquier en puestos de mando y jerarquía dentro de las instituciones comunitarias educativas, académicas, y de liderazgo político.
Que pidan “paz en Medio Oriente” ahora, mientras Israel enfrenta a Hamas, es equivalente a pedir “paz en Europa” con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Así como los nazis excluían toda posibilidad de paz, Hamas hace lo suyo en la misma dirección. Con genocidas y aspirantes a genocidas no se hace la paz.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, por ejemplo “Con Israel y por la paz”, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”. Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos[29].
Les pido a los miembros de la comunidad judía bajo el aparente paraguas del progre-socialismo, que recapaciten. El progre-socialismo no es el paraguas que los protege, sino la lluvia que los molesta. No pidan paz en términos utópicos con cualquiera que ataque a Israel. Pidan una victoria contundente, arrasadora y total del ejército de Israel sobre el enemigo. Eso es lo que se necesita para que en un futuro haya verdadera paz.

Números de Margen Protector
El 6/8 las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron números oficiales de la Operación Margen Protector, recopilando hechos desde el 8/7. Repasemos:
3360 cohetes fueron disparados por terroristas desde la franja de Gaza hacia Israel. De estos, 2303 cohetes lograron golpear en Israel. 115 cayeron en áreas pobladas en Israel. 584 cohetes fueron interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro. 119 disparos de cohetes fueron fallidos. 475 cohetes golpearon dentro de los límites de la propia Franja de Gaza. La inteligencia israelí había recabado información que los terroristas contaban con 10000 cohetes aproximadamente. Respecto de estos, 1/3 fueron disparados contra Israel y otro 1/3 fue destruido por las fuerzas hebreas[30].
Como se ve a simple vista, Hamas dispara miles de cohetes de manera deliberada contra población civil israelí, logrando algunos de ellos impactar en zonas residenciales. La Cúpula de Hierro ha probado ser, en su calidad de invento magnífico, efectiva a la hora de proteger a los ciudadanos israelíes del terrorismo de Hamas, interceptando cientos de cohetes y salvando vidas. A su vez, se percibe el daño que los propios terroristas ocasionan a sus civiles e infraestructura en Gaza, mediante disparos que impactan en la propia franja.
Acerca de la red de túneles subterráneos, construida por Hamas con el objeto de secuestrar y atacar soldados y civiles israelíes, se hallaron 32 y fueron detonados (14 de los cuales llegaban a territorio israelí, permitiendo la infiltración de terroristas)[31]. Una vez más, los propósitos dañinos de Hamas son palpables (en este caso se informó que los túneles servirían para efectuar un mega atentado atacando en simultáneo dentro de Israel durante Rosh HaShaná). Vale en este punto también la observación de Aryeh Savir:

La construcción de la red de túneles utilizado cientos de toneladas de hormigón, de otro modo podrían haber sido utilizados por los palestinos para la construcción de viviendas, centros comerciales, parques, escuelas, hospitales y bibliotecas. Pero los terroristas optaron por destruir vidas  de otros y no por mejorar la vida de los suyos[32].

Puede agregarse, que Hamas también optó por destruir la vida de los suyos, ya que al menos 160 niños utilizados como trabajadores por los islamistas murieron construyendo los túneles terroristas[33].
Respecto de la infraestructura terrorista, las FDI alcanzaron 4762 objetivos, entre los que se cuentan 1678 sitios de lanzamiento de cohetes, 977 centros de comando y control, 237 instalaciones administrativas militares, 191 instalaciones de almacenamiento y producción de armas, 144 sitios de entrenamiento y capacitación, y 1535 sitios terroristas adicionales. En cuanto a militantes terroristas, catalogados como responsables de la planificación y ejecución de ataques contra soldados y civiles israelíes, se abatieron a 253 terroristas de Hamás; y por lo menos 147 terroristas de Jihad Islámica Palestina, 65 terroristas de otras organizaciones pequeñas, y 603 terroristas de afiliación desconocida. A lo cual se le suman 159 terroristas interrogados por fuerzas de seguridad israelíes, 25 de los cuales se encontraban detenidos al momento de presentar este citado informe[34]. Los números hablan por sí mismos, pero por si hace falta aclarar: viendo la cantidad de objetivos de infraestructura alcanzados, el número de terroristas abatidos, y los pocos civiles caídos en relación al contexto de una guerra de un mes de duración donde hubo operaciones israelíes aéreas en primer lugar y luego terrestres, se concluye que cuando Israel afirma que realiza ataques quirúrgicos contra terroristas, tiene razón y lo dice en serio. Israel tiene la capacidad militar para arrasar con Gaza y hacerla desaparecer en unos segundos; sin embargo, con estos números en frente, uno no puede más que concluir que el Estado Judío es efectivo en sus propósitos de debilitar a organizaciones terroristas y proteger civiles.
Y encima, agregando la preocupación humanitaria de Israel hacia los palestinos, los números también hablan bien acerca del cumplimiento de la ayuda y de la transferencia de ayuda para con los gazatíes. La ayuda humanitaria y la facilitación de su transferencia a Gaza prosiguieron durante la guerra, informándose el 11/8 sobre traspaso de bienes: 248 camiones con alimentos, medicamentos y suministros; 173 toneladas de gas; 571300 litros de combustible[35].

Los palestinos “moderados”
Un cliché de los supuestamente neutrales que quieren el bien para israelíes y palestinos, esgrimido con corrección política durante Margen Protector, con sumo cuidado de no parecer que se tomaba partido por algún bando, fue el de que Israel debe fortalecer a los palestinos moderados y hacer la paz con ellos. Se dice esto como si Israel no lo hubiera intentado en el pasado, resultando todo en el fracaso de: negociar la paz con la OLP (porque la OLP no quería paz, sino muerte de israelíes), encaminar el proceso de paz mediante los acuerdos de Oslo (que para los palestinos fueron una fachada debajo de la cual seguían tramando la destrucción  de los judíos), y colaborar con la “moderada” Autoridad Palestina constituida al efecto (que siguió albergando terroristas en su seno y glorificando a asesinos de judíos).
Echemos el vistazo al espectro palestino de opciones que estos neutrales y políticamente correctos no quieren echar. Hamas por supuesto queda automáticamente excluido, porque no es moderado y no quiere paz. Quedan estos muchachos de la Autoridad Palestina, que supuestamente han cambiado, ya no buscan lo que buscaban en el pasado, y ansían convivencia pacífica con Israel. Declaraciones de  Salah al Zawawi, embajador palestino en Irán, durante una reunión de apoyo a Gaza en Teherán[36]: “La aniquilación de Israel ha comenzado y la nueva generación de Irán seguramente será testigo de nuestra victoria sobre Israel”[37]; “Estados Unidos y los países occidentales crearon un régimen ficticio en Palestina para deshacerse de ella, le suministraron las armas más avanzadas y están tratando de crear un [Estado de] Israel desde el Nilo hasta el Eúfrates”[38]; “(…) el único mecanismo para liberar a Palestina es la resistencia y no hay otra alternativa que la resistencia”[39]; “Nosotros esperamos hacer nuestros misiles más avanzados con la ayuda del conocimiento [tecnológico] de los iraníes”[40]. Que conste: los embajadores palestinos pertenecen a la Autoridad Palestina, no a Hamas. La Autoridad Palestina es la considerada “moderada”, y con quien Israel comenzó a negociar la paz en los acuerdos de Oslo, tiempo durante el cual los palestinos no renunciaron al terrorismo y no quisieron firmar la paz cuando pudieron.
Otro caso elocuente: entrevista de Jake Tapper de CNN a la abogada “experta en derechos humanos” que fue asesora legal de la OLP y que actuó como negociadora entre israelíes y palestinos, Diana Buttu. Con decir en su currículum “experta en evadir preguntas y mentirosa profesional” hubiera bastado[41]:

Tapper: ¿Por qué Hamas ha estado lanzando cohetes contra centros poblados israelíes? ¿Existen algunos otros palestinos tratando de detenerlos?
Buttu: (…) Es importante que organicemos la secuencia de eventos. Ha habido un castigo colectivo[42] impuesto en Cisjordania desde que los tres israelíes desaparecieron[43] y desde entonces los israelíes han bloqueado la franja de Gaza y luego la han bombardeado, así que esto no viene de la nada. Ahora para poder pararlos, ha habido intentos del presidente para lograr un cese del fuego y de llamar a las Naciones Unidas para lograrlo, pero el Primer Ministro Biniamin Netanyahu ha dejado absolutamente en claro que no quiere un cese del fuego, así que viendo esta secuencia de eventos me temo que veremos empeorar las cosas en el largo plazo.
Tapper: (…) Volvamos a mi pregunta (…)
Buttu: (…) ha habido intentos de parar todo esto, pero el hecho es que los israelíes han indicado que no están interesados ahora en alcanzar un cese del fuego (…). Esto no es una pregunta de gente juntándose para parar esto, porque los israelíes han indicado claramente que no quieren que esto pare.
Tapper: Israel dice que Hamas ha lanzado cohetes cada mes por los últimos 10 años y que desde que Israel salió de Gaza en 2005, 8000 cohetes han sido disparados desde Gaza hacia Israel.
Buttu: Eso es incorrecto, y ha habido ceses del fuego en el pasado, y cada uno ha sido violado por Israel, no por Hamas. En términos de números [por los cohetes lanzados], estos suenan devastadores. En términos de los afectados [en referencia a las víctimas], en realidad no. Estamos hablando de cohetes muy primitivos comparados con los F-16 y F-18 que Israel está usando contra los palestinos. Esta no es una guerra pareja. Es una atrocidad unilateral, y esa es la razón por la que creo que es importante para nosotros poner a los civiles en el centro de esto[44] y tratar de asegurarnos que estén protegidos[45] (…).
Tapper: Oficiales del gobierno israelí dicen que tratan desesperadamente de evitar bajas civiles. Y ha habido reportes del vocero de Hamas, en realidad tenemos su video en la televisión palestina, urgiendo al pueblo a servir de escudos humanos quedándose en sus casas incluso si las FDI advierten a las personas dentro de esas casas, porque son casas de oficiales de Hamas, y van a ser destruidas. Hamas les está diciendo que se queden. ¿Encuentras esto del todo reprensible? ¿Usar mujeres y niños como escudos humanos para proteger las casas?
Buttu: No he visto el video, pero si ese fuera el caso, sería reprensible[46]. Creo que el panorama general es que este no es el caso. Lo que hemos visto en los últimos días es más de 80 palestinos muertos entre la población de la franja de Gaza, 43% que son menores de 14 años, y la mitad de los que han sido asesinados son mujeres y niños. La idea de que los palestinos emplean niños como escudos humanos es racista y reprensible. Y la idea de que los israelíes de algún modo están sesgando esto y que nosotros debemos creerles, es también racista.
Tapper: Diana, no es racista que nosotros tenemos el video del vocero de Hamas en televisión diciéndole a la gente que se quede en sus casas, y que es una manera efectiva para asegurar la luchar contra los israelíes. Eso no es racista, son los hechos.
Buttu: No he visto la cinta, y en segundo lugar, como he indicado, si este fuera el caso eso sería repudiable. Sin embargo, no creo que la gente vaya a escuchar a alguien que le diga que permanezca adentro mientras su casa está siendo bombardeada. La gente no quiere morir[47], y el hecho de que los israelíes estén lanzando bombas sobre ellos no hace que deseen más morir. Es un simple hecho el que los israelíes están lanzando bombas de una magnitud que nunca vimos antes, contra población civil infantil y honesta.
Tapper: (…) No puedo creer que diga que la gente no quiere morir, cuando hay una cultura del martirio de la que escuchamos todo el tiempo. Una de las grandes diferencias entre el terrible incidente asesinato de Muhammad Kadeer[48] y el asesinato de los tres israelíes es que quien mató a los tres israelíes, es posible que nombrarán calles en su honor, y recibirá dinero de Hamas o de grupos externos, por matar israelíes; mientras que el gobierno israelí condenó el asesinato de Kadeer.
Buttu: Creo que te equivocas. Si miramos dentro de Israel hay más de 42 ciudades que tienen calles con el nombre de personas que han matado abiertamente palestinos y que están orgullosos por haber matado palestinos. No hay cultura de martirio. Esta es una situación donde palestinos están siendo asesinados por israelíes. (…) la constante referencia a la cultura del martirio es ofensiva (…).

Es palpable el desorden que realiza. Evade las preguntas y dice “esto no viene de la nada” en un intento de justificar a Hamas por las supuestas acciones israelíes, pero en rigor de verdad, Hamas viene lanzando misiles desde mucho antes. Por otra parte, fue Hamas quien violó todos y cada uno de los ceses de fuego que fueron quebrantados con ataques contra Israel. El Estado Judío les dio más de una oportunidad para parar, y no pararon. Hamas quería que la guerra continuase. Luego Buttu minimiza el daño que Hamas ha causado a población civil israelí (y también hay que decir que cada soldado israelí que Hamas ha asesinado, es en términos morales una muerte inocente que hay que imputarle, porque los soldados israelíes son el bando bueno que se defiende). Habla de guerra despareja como si eso fuera un argumento para apoyar a la parte más débil en lo militar; anti-israelíes emplean el argumento, como ya se sabe, para manchar a Israel por ser mejor y apoyar a Hamas por ser peor, sin importar si la banda terrorista es la agresora que inició la contienda, o sin reparar en la causa por la que lucha, que es destruir a Israel. La abogada actúa como si no conociera la estrategia de Hamas de emplear escudos humanos. Da porcentajes de muertos y edades; sin referirse al alto porcentaje de muertos combatientes, sin admitir que estos combatientes son terroristas, y sin reconocer que incluso niños muertos mueren por culpa de Hamas, porque los emplea como escudos o porque los entrena para que efectúen terrorismo en sus campamentos. ¿Acaso un niño armado y empleado para hacer terrorismo no debe ser blanco en el fragor de la batalla, y los soldados deben arriesgarse a morir para salvarlo, por el simple hecho de que es un niño? Para colmo, la malintencionada abogada intenta hacer pasar una acusación seria y documentada por un ataque racista, cuando en rigor, la práctica de los escudos humanos esta explícitamente admitida e incorporada en la cultura palestina, y es admitida por los propios voceros de Hamas. ¿Acusar por racismo y sugerir que miente quien señala un hecho, cuando es el propio Hamas el que lo admite? Buttu miente también sobre que Israel glorifica al terrorismo, y procede a calumniar a los héroes judíos del pasado que batallaron para la creación y el mantenimiento del Estado, que mataron enemigos porque debieron hacerlo en combate, y se sintieron orgullosos de defender a su patria y a su gente; intenta hacernos creer que mataron palestinos por ser palestinos y que el motivo de su orgullo era la nacionalidad palestina de las víctimas. Una mentira y una manipulación conceptual degradantes. Es más, miembros de grupos de auto-defensa previos a la creación del Estado de Israel, e integrantes de Tzahal una vez creado, ni siquiera combatían contra “palestinos” hasta 1967 puesto que no existía el pueblo palestino; combatían contra árabes terroristas. Por último, negar la cultura del martirio es colaborar con su proliferación. Buttu aporta su cuota moral para que Hamas siga cometiendo atrocidades y civiles palestinos mueran; Buttu, además de ser una judeófoba despreciable, es una simpatizante de la muerte de civiles palestinos por ser empleados como carne de cañón.
En fin, que se entienda la realidad. Que la entiendan quienes quieran saber de lo que hablan; sino, que varios sigan hablando sin saber. Será su problema y el problema de su honor. Llamativo: muchos que desde Argentina le exigen a Israel hacer la paz con moderados, haciendo de Israel el foco del problema, no son capaces de lograr que haya, en su medida, paz o reconciliación entre los políticos argentinos de oposición, y unirlos en lo posible para enfrentar al kirchnerismo. Exigen a Israel que de la nada levante una entidad política palestina moderada y significativa para negociar la paz y el establecimiento de un Estado (poquita cosa, ¿no?), mientras que aquí en Argentina no son capaces ni de armar una coalición transitoria de cara a las elecciones, y lo mejor que logran es hacer un desayuno de trabajo invitando a algún que otro candidato a decir generalidades y vaguedades dentro de las puertas de sus ateneos y fundaciones.
Es claro: los mal llamados “moderados” palestinos buscan la aniquilación de Israel. Los moderados palestinos de verdad, aquellos individuos que acepten a Israel como Estado Judío, en el número que sean, no tienen representación política significativa como para negociar con Israel. No existen en el plano político principal. Y no es arriesgado decir, que ni siquiera existen en número significativo en el plano meramente social. En mi caso personal, nunca me crucé en Israel con un palestino o árabe israelí que reconociera el derecho de Israel a existir como Estado Judío.

Conclusión
Nuevamente, Israel se defiende. Israel es el bueno. Israel tiene razón. Israel actúa del lado de la Justicia.
No todas las muertes de los palestinos, victimizados a más no poder por la propaganda izquierdista, a la cual se prenden nacionalistas judeofóbicos de derecha, son lamentables. La muerte de terroristas y colaboradores que se arman para combatir a su lado, no son lamentables.
Hamas es el único responsable por las muertes de palestinos civiles. Hamas agrede. Hamas es malo. Hamas no tiene razón. Hamas actúa del lado de la injusticia.
Cualquier salida pacífica seria de largo plazo que se prevea debe ir acompañada por la erradicación de Hamas.
Nadie niega que pueda existir un diálogo fructífero con quien esté dispuesto a aceptar a Israel como Estado Judío y hacer la paz. Habrá que ver quiénes están dispuestos, y cómo se mueven para conseguirlo. Por ahora, no aparecen en el mapa.

[1] IDF preparing for escalation against Hamas, senior army source says –  Yaakov Lappin
http://www.jpost.com/Defense/IDF-preparing-for-escalation-against-Hamas-senior-IDF-source-says-361792

[2] Gabriel Ben-Tasgal: “Es pensen que el conflicte és per terres. Però el conflicte és religiós”
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/gabriel-ben-tasgal-es-pensen-que-el-conflicte-es-per-terres-pero-el-conflicte-es-religios/

[3] Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza
http://tn.com.ar/internacional/ofensiva-militar-de-israel-con-decenas-de-bombardeos-en-la-franja-de-gaza_513572

[4] El embajador israelí en EE.UU. ataca a la CNN por su informe (UNWRA)

http://www.youtube.com/watch?v=FywO2J0AEnA&feature=share

[5] Las demandas eran irracionales, y hechas a sabiendas de que no serían satisfechas. Típico ejemplo de alguien que pide algo que sabe que es de imposible cumplimiento y que la otra parte nunca accederá. Básicamente, son demandas no para poner un fin al conflicto, sino para perpetuarlo.

[6] Morsi era favorable a la Hermandad Musulmana, de donde proviene Hamas.

[7] #4349 – Egyptian TV Host Osama Mounir to Hamas Leaders: Dream on! You Belong in a Mental Asylum
http://www.memritv.org/clip/en/4349.htm

[8] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[9] En referencia a los túneles hacia Egipto.

[10] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[11] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[12] Premio innoble de la paz – Gustavo D. Perednik
http://www.nodulo.org/ec/2012/n120p05.htm

[13] Por ejemplo: terroristas y civiles. Muertos en combate y muertos por daño colateral sin ser deliberadamente abatidos.

[14] Que se diga que merecen morir no significa que Israel vaya a matarlos o deba hacerlo sí o sí. Por eso se habla de merecimiento, en el sentido de que si terminan muertos, es porque se lo buscaron, porque hicieron “méritos” para terminar así. Significa que no debería haber reparos si su muerte “no les mueve un pelo” en lo sentimental a los defensores de Israel.
Si votaste por Hamas, lo apoyaste, y después te usaron de escudo humano, contribuiste para terminar como terminaste.

[15] Chequear: La exposición de la destrucción – Ezequiel Eiben
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2011/09/la-exposicion-de-la-destruccion.html

[16] Ver para mayor información: Los palestinos lo planearon con anticipación – Ezequiel Eiben

http://diariojudio.com/opinion/los-palestinos-lo-planearon-con-anticipacion/13351/

[17] Nuevas señales de sintonía entre la Argentina e Irán – Mariano Obarrio
http://www.lanacion.com.ar/1512045-nuevas-senales-de-sintonia-entre-la-argentina-e-iran

[18] Atentado terrorista contra la mutual judía situada en Buenos Aires por el cual funcionarios iraníes tienen pedido de captura internacional y están señalados como responsables del hecho

[19] Leer: Preguntas a Pichetto – Ezequiel Eiben
http://diariojudio.com/opinion/preguntas-a-pichetto/45312/

[20]https://www.facebook.com/CSWLA/photos/a.310889052278661.84214.277465785620988/792485730785655/?type=1

[21] Argentina condena la violencia en la Franja de Gaza e Israel
https://www.mrecic.gov.ar/argentina-condena-la-violencia-en-la-franja-de-gaza-e-israel

[22] Cabre preguntarles a los judíos kirchneristas, qué están esperando para abandonar a esos delincuentes. Si no lo hacen por la República, en vía de extinción bajo la tiranía oficialista, por lo menos podrían hacerlo por su identidad judía.

[23] Entre los liberales argentinos, uno de los que mejor entendió e interpretó la guerra que pelea Israel por su supervivencia y en nombre de los valores de la libertad. Lamentablemente, no todos los liberales lo vieron así, y varios calumniaron a Israel con los mismos artilugios que emplea la extrema izquierda, exhibiendo elocuentemente la ceguera y la obsesión que pueden afectar a los críticos cuando del Estado Judío se trata.

[24] https://www.facebook.com/pedro.benegas.94/posts/831202890237694

[25] En este punto puede darse con frecuencia que tilden de fanático al interlocutor y le espeten que sus propios comentarios son los que hacen que alimentan la verdadera judeofobia. Pero frente a esto, hay que tener en cuenta que la judeofobia ya existe desde hace milenios; no hace falta alimentarla para que esté. Y si los judíos nos tenemos que dejar de defender porque alguno puede sentirse ofendido, y porque se puede disparar la judeofobia latente a la espera de caldo de cultivo, ya estamos muertos de entrada.

[26] Aquí no cabe dar un paso atrás. El día que tenga que pedir perdón por advertir judeofobia y doble estándar en argumentos de una persona contra Israel, será un día nefasto. Afortunadamente para mí y el resto de los defensores de Israel, y desgraciadamente para los anti-israelíes, ese día no es hoy.
Es más,  hay que saber que sus reacciones pueden deberse al hecho de encontrarse sorprendidos; están acostumbrados a hablar sin saber de Israel, sin entender del tema, o agredir en forma gratuita, y de repente y al fin alguien se les planta y les contesta. No pueden creer que ya no sigan desparramando habladurías con impunidad moral.

[27] Es más fácil para la consciencia de la persona que no quiere admitir lo que sus posiciones implican, acusar falsamente de incapaz de debatir o de ser falaz al sujeto contrario, en vez de admitirse a sí misma su deshonestidad intelectual. Por ejemplo, en lo que vimos respecto del modo de presentar los hechos para que se adecuen al políticamente correcto “que desastre” que viene a continuación de la exposición.

[28]https://www.facebook.com/idfonline/photos/a.250335824989295.62131.125249070831305/806952325994306/?type=1

[29] Con Israel y por el triunfo – Ezequiel Eiben
https://elrejunteil.wordpress.com/2012/11/18/con-israel-y-por-el-triunfo/

[30] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[31] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[32] La operación contra Hamas evita un genocidio en Israel
http://unitedwithisrael.org/es/la-operacion-contra-hamas-evita-un-genocidio-en-israel/

[33] Hamás mató a 160 niños palestinos para construir sus túneles de terror http://www.unidosxisrael.org/hamas-mato-a-160-ninos-palestinos-para-construir-sus-tuneles-de-terror/#sthash.mYN8iL3J.dpuf

[34] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[35]https://www.facebook.com/IDFspanish/photos/a.529236180436829.141839.527237257303388/912610058766104/?type=1&theater

[36] Embajador palestino en Irán: “La aniquilación de Israel ya comenzó”
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/59680/

[37] Como se desprende de la declaración, quieren una victoria total sobre Israel para que este deje de existir. No una mera guerra para que después haya armisticio y paz con el Estado Judío.

[38] Mentira típica de que el nacimiento de Israel se debe a Estados Unidos; y teoría conspirativa falsa de que Israel planea mediante sus sucesivos gobiernos expandirse hacia tierra que actualmente controlan musulmanes. Se recurre a la idea de las proporciones del Israel bíblico para victimizarse.
Más allá de palabras equivocadas en bocas sucias, en términos de soberanía política, como se maneja el concepto hoy en día, Israel debiera tener más tierras que las que actualmente posee. Las circunstancias y voluntades políticas llevaron a otra cosa.

[39] Resistencia y lucha armada son dos eufemismos comunes que emplean los palestinos para referirse a terrorismo contra israelíes.

[40] Hamas recibió de parte de Irán para combatir a Israel, misiles Fajr-5 y drones Ababil.

[41] CNN: Jake Tapper desarma a la entrevistada palestina con la verdad
http://www.youtube.com/watch?v=CObZbS-8oDc

[42] Mentira típica difundida por los difamadores de Israel, que consiste en hacer pasar medidas preventivas y de seguridad que adopta Israel para evitar actos de terrorismo, por una especie de encarnizadas determinaciones con el propósito de someter al grueso de la población palestina. Los difamadores cambian el foco (en vez de terrorismo, castigo colectivo) y la intención (en vez de defensa, perjudicar a todos los palestinos).

[43] En referencia a los chicos secuestrados y asesinados por islamistas palestinos.

[44] Ella defiende a Hamas y lo que Hamas hace. Hamas se toma a pecho su recomendación de poner a los civiles en el centro de esto, y por eso usa civiles como escudos humanos, dispara desde zonas residenciales llenas de civiles hacia zonas civiles, y se camufla entre civiles. Sin duda, estos personajes palestinos quieren civiles en el centro.

[45] Hipócrita. Defender a Hamas y proteger civiles es mutuamente excluyente.

[46] Es el caso. Solo que pretende ocultarlo para no tener que admitirlo. Al parecer, piensa que no quedaría bien ante ojos occidentales decir en televisión que en el fondo, ella no condena la utilización de escudos humanos.

[47] Mentira. Muchos quieren morir, para hacer realidad la doctrina del “martirio”. La muerte como mártires de Allah los lleva a un paraíso con 72 vírgenes.

[48] Jóven árabe asesinado luego de conocerse la noticia de los tres jóvenes israelíes asesinados. La policía israelí detuvo seis judíos sospechosos. Tres confesaron haber participado en el asesinato. Se los acusó de haber cometido un crimen con motivo nacionalista. La enorme mayoría de la sociedad israelí reaccionó condenando el asesinato y exigiendo juzgamiento a los criminales.

Piensa el ladrón que todos son de su condición (sobre payasos, hipócritas y la obsesión zurda con Israel)

El orgullo de ser «genocida»

genocidas

por Alberto Mazor

Cinco líderes del Mercosur, Cristina, Dilma, Pepe, Evo y Nicolás, acusaron a Israel en Caracas de llevar adelante «una política genocida contra el pueblo palestino» sin siquiera mencionar a Hamás.

Confieso que estos cinco mandatarios plenamente identificados con los valores de la «revolución bolivariana» (a Pepe lo conocí personalmente y lo admiro), hicieron que yo, nieto, sobrino y primo de una gran cantidad de víctimas del Holocausto nazi – nunca pude saber cuántas -, por primera vez, me sienta orgulloso de ser «genocida».

Hacen ya varias decenas de años que escribo sobre el conflicto entre israelíes y palestinos sin miedo de ahorrar críticas hacia unos y otros. Pero en esta oportunidad, ¿cómo explicarán estos señores y señoras que por primera vez en todo el mundo árabe nadie sale a las calles para protestar contra Israel?

¿Cómo explicarán que hace un mes atrás, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, condenó abiertamente a Hamás y lo acusó de traidor a la causa en un foro económico en Arabia Saudita?

¿Cómo explicarán que la Liga Árabe acusó a Hamás – no a Israel – de cometer crímenes de guerra?.

¿Cómo explicarán que ni Egipto ni Jordania llamaron a sus embajadores para «consultas», tal como lo hicieron Ecuador, Perú, Nicaragua y Chile?

¿Cómo explicarán que Egipto declaró a Hamás, brazo de los Hermanos Musulmanes, «organización terrorista»?.

¿Cómo explicarán Cristina Fernández y Héctor Timerman que alertaron a Israel de «tener cuidado» con los 5 o 10 argentinos que prestan servicios humanitarios en Gaza, pero se «olvidaron» de advertir a Hamás, que lanzó casi 3.000 misiles en tres semanas sobre todo Israel, de «tener cuidado» con los más 100.000 argentinos que viven en el Estado judío, de los cuales cientos de ellos son eximios médicos que no dudan en tratar durante años a miles de palestinos de Gaza, Cisjordania (terroristas incluidos) y sirios, heridos por las guerras interminables contra nosotros o contra ellos mismos, o simplemente enfermos graves, como lo hicieron recientemente con la esposa del propio Abbás en el centro médico más moderno del país?.

¿Cómo explicarán que mientras en cuatro semanas del conflicto «Margen Protector» murieron en un «genocidio» (desgraciada y lamentablemente),1.400 palestinos, sólo en esta semana perdieron la vida 1.700 sirios, que cinco de los líderes de Mercosur ni siquiera nombraron en su «declaración», mientras el venezolano Maduro, corre ve y dile de Chávez, elogiaba a Hamás y volvía a manifestar su «apoyo total» a Assad, responsable directo por la muerte de casi 200.000 personas (25.000 niños), cientos de ellas por el uso de armas químicas?.

¿Cómo explicarán el «éxito» del memorándum firmado entre Argentina e Irán, del cual surgió la notable «Comisión de la Verdad» que debe investigar y llevar a la Justicia a los sospechosos del atentado a la AMIA, del cual, después de 20 años, todavía no hay nadie encarcelado?

¿Cómo explicarán que el escritor «genocida» israelí, Amós Oz, haya afirmado que «en vista de los continuos ataques con cohetes de Hamás contra civiles israelíes, no hay otra alternativa que una operación militar en Gaza».

¿Y cómo explicarán que en un momento de suma inspiración bolivariana, el Comandante Chávez le regaló al «libertador» Muammar Gaddafi, nada más y nada menos que el sable de Simón Bolivar, mientras éste, seguramente, se revolvía en su tumba y volvía a exclamar: «¡Aré en el mar!».

Pero como siempre, en Sudamérica, hay una luz. Paraguay, mientras lo dejaron, así lo fue. Y también en esta oportunidad no pudo levantar su mano a favor de semejante barbaridad. Aunque deberá cuidarse y mucho. A este paso, Cristina, Pepe y Dilma, inspirados por la sabiduría histórica y los intereses económicos de personajes siniestros como Bartolomé Mitre, Venancio Flores y Luís Alves de Lima e Silva (Duque de Caxías), podrían organizar la segunda versión de la «Guerra de la Triple Alianza».

Fuente: Israel en línea

Israel podía haber desaparecido en 2014. Gracias a Eyal, Naftali y Guilad, se salvó. BARUJ HASHEM

Durante doce años el Hamás estuvo construyendo una red subterránea que sería utilizada para transportar a sus tropas desde Gaza y conquistar Israel. Lo hicieron a costa de mucho dinero, tiempo, toneladas de cemento que pudo haber sido utilizado para construir escuelas, mezquitas y hospitales, además de vidas humanas (160 niños palestinos murieron solamente en la construcción de los túneles). Pero por una jugada del destino, nada salió como se esperaba y el plan les falló. En unos pocos días los túneles del terror que quedan en la frontera serán destruidos. Ahora Israel debe su existencia a tres adolescentes.

Traducción del hebreo…

Publicado por Avri Gilad
Análisis de la situación: El estado de Israel se vio frente al primer peligro de
existencia después de la guerra de independencia.
Los tres jóvenes secuestrados, con su muerte, salvaron al Estado de Israel.
Decenas de cuevas de ataque que terminan dentro de los montes del sur no
son cuevas de “terror”, son la red para la conquista terrestre de Israel.
Si no nos hubiésemos sorprendido con una respuesta fuerte al secuestro de
los jóvenes, el Hamas con la sincronización que le hubiese convenido, habría
enviado miles de terroristas por medio de esos túneles hacia la conquista de
los montes y las bases militares del sur. Muchos miles de “soldados”
disfrazados de Tzhal (soldados de Israel), matan, conquista y secuestran
mientas que el Ejército de Israel no da a tiempo para responder. En paralelo
tiran centenas de miles de misiles al centro del país y acallan el poder de
organización de un contraataque Israelí
A que esperaron?
Tal vez a un día lluvioso, o tal vez, a que el Hizbolla se recupere para
coordinar con ellos un ataque en conjunto con misiles del norte y cuevas
cavadas también desde el norte.
En Israel, con una situación como la descripta, se producirían decenas de
miles de muertes y la construcción de una defensa precaria, a nivel de
barrios y calles. Todo esto suponiendo que los árabes de Judea y Samaria y
parte de los árabes israelíes, no se unan a éste ataque de conquista.
Queda claro que ataques de respuesta de la aviación israelí no servirían de
nada cuando todos están escondidos bajo tierra riéndose todo el camino a
Jerusalem. En el mejor de los casos entrarían las fuerzas de la paz de las
naciones unidas a desmilitarizar a Israel, las armas atómicas y todo sueño
de un estado judío se hubiese deshecho por unos miles de años mas.
Nos salvamos por dos cosas que ellos no esperaban porque tampoco
nosotros las esperábamos:
No esperaban que el secuestro de los tres chicos, una al pueblo judío,
de manera lleve a una acción militar que devuelva a los terroristas liberados a
la cárcel, y prepare al país para una entrada terrestre a Gaza. Y no creyeron
que la “cúpula de hierro” funcionase.
En otras palabras, todos, tanto de la derecha como de la izquierda,
despreciamos a la retórica islamo-psicológica que llama a conquistar
Jerusalem, pasamos por alto la determinación de los psicópatas de Siria e
Irak, y no quisimos entender que ellos construyeron un sistema militar
inteligente, fuerte y en la practica perfecto y casi sin errores para aplastar al
estado de Israel.
Vimos todos como salían diez combatientes de una cueva en el sur. Que
evita que doscientos de esos salgan bajo la misma orden de una misma
cueva y de otros miles de otras cuevas? a la vez, decenas de grupos
comando entrando por el mar y misiles aterrizando en el centro del país?
La verdad es que si no hubiesen en este momento decenas de miles de
soldados en el sur, ninguna cosa hubiese evitado el próximo paso para
completar el sueño islámico para destruir la entidad sionista y marchar a
Jerusalem.
Eyal, Naftali y Guilad, con su muerte salvaron al estado de Israel, su libertad
y nuestras vidas.
Dani Gold, desarrollador de la Cúpula de Hierro, que sea bendecido con larga
vida.
Y a todos los soldados: los queremos y los abrazamos sin fin. Junten fuerza
y valentía: todo el pueblo judío, todo el mundo, y todo el mundo Islámico
sano, reza por el aplastamiento de los locos; si! también Abu Mazen.
Por el mérito de los jóvenes secuestrados los agarramos con los pantalones
bajos, en el momento y en la situación menos esperado por ellos. El Estado
se salvó y ahora es momento de que los asesinos paguen la cuenta, hasta el
último de ellos.
Una palabra mas para los civiles de Israel, ustedes cuando escuchen una
sirena de alarma, entren al refugio y sonrían. Escuchan un “bum” (de la
cúpula de hierro derribando misiles) y rían a carcajadas. Estos sonidos con
los alaridos de la frustración de los psicópatas de Gaza por el fracaso de su
plan maestro para la destrucción de Israel, que fue revelado en estos días.
Cada daño que nos ocurre en estos momentos, es como si nada comparado con lo que hubiese podido ocurrir.

 

Sobre la desproporción: No existe “conflicto en Medio Oriente”

 

funny refeeriÁrbitro cobrando la “desproporción israelí”… ¿Por qué demonios no hay más sangre judía?

En esta ocasión no me dedicaré a profundizar sobre la guerra entre Israel y Hamás, cómo ella unió a toda la sociedad israelí, ni hablaré de las múltiples tergiversaciones, mentiras, omisiones de información o campañas de propaganda que ocurren en los diversos medios de comunicación de todo el mundo empeñados en negar los hechos, rechazar un mínimo de imparcialidad y ser incapaces de entender el simple derecho a la autodefensa de un país democrático salvajemente atacado por una organización terrorista y fundamentalista. Una organización fanática que busca muertos civiles entre el enemigo y su propia población. Eso lo dejo para mis buenos colaboradores y pido disculpas porque desde que estalló todo esto no tuve tiempo de dedicarle ninguna atención por motivos personales. En este caso quiero hablar de la aberración lingüística de la mayor parte de los medios gráficos y audiovisuales de Argentina y posiblemente otros países cuando hablan del “conflicto en Medio Oriente” para referirse al conflicto que enfrenta a palestinos e israelíes por el mismo pedazo de tierra. Desconozco si el caso se repite en otros países latinoamericanos o medios angloparlantes, por eso me limitaré a los numerosos medios argentinos que cometen esta burrada. No considero necesario nombrarlos específicamente porque son la mayoría de ellos y también incluye a los medios que no tienen necesariamente una agenda antiisraelí particular, pero aún así cometen el error una y otra vez.

Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a lo que sucede en Gaza no solo constituye una ridiculez semántica, sino un insulto a la inteligencia y las víctimas de conflictos mucho más sangrientos y duraderos en esa región. Conflictos (con “s” final) en Oriente Próximo hay muchos y el conflicto palestino-israelí es uno de los menores a juzgar por su implicancia y número de víctimas. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a lo que sucede en la Franja de Gaza es desconocer que actualmente en Siria hay una guerra que en tres años y medio se cobró más de 200.000 muertos, donde varios países de la región y fuera de ella están implicados, se utilizaron armas químicas directamente contra una población civil y las consecuencias geopolíticas exceden al propio país en cuestión, ya que desató conflictos sectarios, y se cobró muchas víctimas en Líbano y otros lugares. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a Gaza es negar que hay una guerra civil en Irak donde los fundamentalistas del ISIS – más que una organización poderosa son un Estado en formación – están ganando peligrosamente cada vez más terreno. Y por cierto los muertos que se cobró el último conflicto interno en Irak superan por lejos al de los palestinos e israelíes. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” para referirse a Gaza es ignorar lo que sucede en Libia donde los extremistas islámicos, el residuo de viejos partidarios de Gadaffi y el gobierno central aprenden a “dialogar” con bombas, tiroteos, atentados suicidas y secuestros. También es ser cómplice por omisión de la verdadera limpieza étnica que enfrentan los cristianos en toda esa región, donde son brutalmente perseguidos en todos y cada uno de los países árabes. También es mirar para otro lado cuando se trata de la insurgencia islamista en Egipto con su cuota de miles de muertos, el terrorismo permanente en Pakistán, la guerra todavía presente en Afganistán o el viejo conflicto de Turquía con los kurdos, por nombrar algunos. Hablar de “conflicto en Medio Oriente” cuando se trata de Gaza es olvidar que hay otro conflicto que probablemente desembocará en una guerra futura y se trata de las ambiciones nucleares del régimen iraní, algo independiente de los palestinos. Pero no se trata únicamente de los otros conflictos en Medio Oriente que existen actualmente, también resulta impreciso y erróneo hablar de “conflicto en Medio Oriente” para Gaza porque excluye otros conflictos del pasado que no se relacionan con Israel, como fueron las terribles guerras civiles en Yemen (cientos de miles de muertos), la guerra de ocho años entre Irán e Irak, la Guerra del Golfo y la guerra de Irak del 2003, entre otros.

 –

Parece ridículo referirse al conflicto en Ucrania como “conflicto en Europa del Este”, aunque todos sabrían de qué país se está hablando. Después de todo, actualmente no hay otro conflicto bélico en Europa más que Ucrania. Por ende sería más ridículo hablar de un único “conflicto” en una zona plagada de ellos como Oriente Medio, más aún cuando ni siquiera es utilizado para referirse al conflicto más grave de la zona.

 –

Pienso que hay dos factores que pueden explicar esta terminología errónea. El primero es la ignorancia, que aparece luego de repetir como un loro lo que escriben los propios colegas y terminar incorporando al vocabulario una mentira desopilante. Aunque la función de los medios debería ser informar, los mismos están compuestos por periodistas que pueden ser igual de ignorantes que cualquier otra persona, más aún cuando reportan sucesos a miles de kilómetros de distancia, sin preocuparse por investigar, influenciados por falsos paradigmas y terminología incorrecta.

 –

El segundo factor es la desactualizada “teoría del dominó” donde, para referirse al conflicto palestino-israelí, se utiliza el desproporcionado término “conflicto en Medio Oriente” con una clara intencionalidad política. Hace pocos años atrás existía una falsa impresión entre muchos analistas de que la raíz o el corazón de todos los conflictos en Medio Oriente era el conflicto palestino-israelí. Por lo tanto, decían, si se resolvía este conflicto y se creaba un Estado palestino (aunque esto último no garantiza el fin de este conflicto agrego yo), entonces todos los otros conflictos de la región se resolverían y caerían como una ficha de dominó, debido a que esto es el combustible que alimenta el radicalismo islámico y todas las otras luchas. Desde que estallaron las revueltas árabes en 2011, lo único que cayó como ficha de dominó fue esta farsa y ya nadie sostiene públicamente que la resolución del conflicto palestino-israelí y/o la creación de un Estado palestino terminará con la violencia entre sunitas y chiítas en Irak o Bahrein, el conflicto entre el ejército y los Hermanos Musulmanes en Egipto, o la guerra entre los partidarios y opositores de Assad en Siria, por nombrar unos pocos. Por el simple hecho de que el conflicto palestino-israelí nunca fue el único ni el principal conflicto en esa región. De hecho, ningún otro conflicto está relacionado significativamente con Israel o los palestinos, a excepción del conflicto árabe-israelí. No obstante, parece ser tan pobre la información sobre la región que tienen los periodistas argentinos que ni siquiera se molestan en ver los sucesos internacionales que ocurren delante de sus ojos.

 –

La atención desproporcionada que algunos le prestan a los sucesos que involucran a Israel ni siquiera tiene que ver con un apoyo sincero a los palestinos. Nadie se manifestó, nadie protestó, nadie organizó flotillas, nadie movió un dedo por los palestinos que literalmente se morían de hambre en el campo de refugiados de Yarmouk en Siria, por el simple hecho de que eran asediados por Assad y acribillados por el FPLP. Israel no estaba involucrado. En otras palabras… no Jews, no news.

 –

Aunque me puede parecer terriblemente inmoral, entiendo a los musulmanes que se manifiestan contra Israel en sus países, aunque rara vez hacen algo más que cacarear. Por un extraño sentido del “honor” que ellos tienen, resulta común y aceptable ver a musulmanes matando a cientos de miles de musulmanes en un país cercano o ver musulmanes secuestrando niñas no musulmanes en Nigeria, algo que no despierta su indignación. Pero si un occidental se atreve a dibujar caricaturas de Mahoma o una docena de palestinos son abatidos en enfrentamientos con los judíos… la ira estalla. Su aparente dignidad ha sido ofendida y humillada en esta derrota. Aunque no comparto su lógica, la entiendo. Es una cuestión de identidad y orgullo, no amor a los palestinos. Un no musulmán matando a un musulmán es mucho más grave que un musulmán matando a un musulmán. Ahora bien, aquellos que no son musulmanes y viven a miles de kilómetros de distancia del área de conflicto… ¿Qué pretexto tienen? ¿Cómo puede ser que hagan la vista gorda cuando niños son gaseados en Siria, cristianos son mutilados en Irak o kurdos asesinados en Turquía, pero le prestan una desproporcionada atención cada vez que le pueden echar la culpa a Israel de algo? Creo que la respuesta es que Israel es un Estado judío y hay un antisemitismo intrínseco en muchas personas. Como dice Pat Condell, si Israel fuera cristiano o budista (por no mencionar musulmán), nadie le dedicaría una décima parte de la atención que le prestan los diarios. ¡Señor réferi, cobre la desproporción!

 –

Para hablar de “desproporción” como les gusta a los enemigos de Israel, primero habría que explicar lo ridículamente desproporcionado que es dedicarle tantas páginas de diario (en papel o digitales) para denostar a Israel cada vez que muere una docena de palestinos (no esperan a que mueran cientos para llenar tapas de diarios) cuando unos pocos kilómetros más al norte existe un país llamado Siria (¿se acuerdan?) donde en tres años de conflicto murió más gente que todos los judíos y árabes juntos que murieron en el lapso de un siglo entero como consecuencia, ya no solo del conflicto palestino-israelí, sino directamente de todo el conflicto árabe-israelí, con grandes guerras incluidas. El Consejo de Seguridad de la ONU recién intentó intervenir en Siria cuando la cifra de muertos llegó a los 100.000, con nulos resultados por supuesto. Por cierto, las bajas de los soldados israelíes y de los países árabes en las distintas guerras que los enfrentaron superan por lejos las muertes del conflicto exclusivo entre palestinos e israelíes con todos sus atentados, operaciones militares, Intifadas y mini-guerras como la actual. Aunque por supuesto el conflicto palestino-israelí está incluido en el árabe-israelí (los palestinos son árabes), en rigor sería incorrecto y anacrónico hablar del conflicto árabe-israelí para referirse a Gaza. Por el contrario, se puede hablar del conflicto palestino-israelí o, si se busca mayor precisión, del conflicto israelo-gazatí, dado que el territorio de la Ribera Occidental o Judea y Samaria no está directamente involucrado en los combates de ahora, aunque sí bastante relacionado. Recordemos que en Gaza gobierna el Hamás, que sigue con una agenda que es inversa a la del Fatah, partido laico nacionalista que controla la Autoridad Palestina en la Ribera Occidental: mientras que este partido apoya supuestamente la fórmula de “dos estados para dos pueblos”, también aceptada por Israel, y la confrontación no violenta y diplomática, Hamás se empecina en un solo estado, que sea de corte islámico radical en toda la llamada “Palestina” (comprendiendo el territorio del viejo Mandato Británico), destrucción de Israel mediante. También apoya el mantenimiento de la “lucha armada” y se opone a todo diálogo con Israel.

Muy indignante y escandaloso resulta escuchar insultos contra Israel de parte de los autodenominados “intelectuales” y propagandistas que se callaron y miraron para otro lado o incluso apoyaron a un dictador brutal, un sádico carnicero, un tirano que tortura y masacra a su propio pueblo para mantenerse en el poder unos pocos años más, gaseando niños hasta la muerte, arrojando bombas termobáricas en el medio de áreas residenciales, arrasando con barrios enteros por la sospecha de pertenecer al grupo étnico equivocado (que son la mayoría de la población siria, por cierto), tirando al azar barriles explosivos contra las casas (se parecen a los terroristas del Hamás que bombardean al azar las ciudades israelíes con sus misiles, que por supuesto no tienen un objetivo militar específico), violando mujeres, torturando salvajemente prisioneros y asesinando miles de civiles inocentes. De hecho, si este video fuera el de un niño palestino, las condenas mundiales no se harían esperar (me refiero si existiera un video auténtico, no otro montaje de Pallywood). Los comentarios antisemitas llamando al genocidio serían moneda corriente. Pero como se trata de otra víctima de Assad, a nadie le importa un bledo, nadie organiza pogromos contra musulmanes o partidarios de Assad, e incluso la izquierda canalla lo justifica o minimiza (vamos hermano Assad! Siga matando valientemente a los bebés). Nadie habla de “masacre”, “genocidio” o “barbarie” en ese caso, a excepción de los sirios que lo padecen directamente. Mejor dicho, los “pacifistas” de salón salen a protestar recién cuando una potencia extranjera amenaza con intervenir para detener esa verdadera masacre.

 –

Otra sobre desproporción, aún antes de que comenzaran los primeros enfrentamientos entre Hamás e Israel. El año pasado la Asamblea General de la ONU emitió tres veces más resoluciones contra Israel que sobre Siria, Irán, Sudán y Corea del Norte COMBINADOS. ¿Alguien puede creer seriamente que Israel, con todas sus virtudes y defectos, es más digno de atención y condena que el régimen de Assad, Irán con su ahorcamiento de homosexuales, disidentes y minorías (por no hablar de su terrorismo global en cinco continentes), Corea del Norte con sus campos de concentración, o los sudaneses con su genocidio en Darfur? ¡Todo eso junto! Ni ellos se lo creen. Menos mal que la Asamblea General solo puede emitir resoluciones no-vinculantes de carácter recomendativo. Ahora el autodenominado Consejo de “Derechos Humanos” de la ONU quiere juzgar por crímenes de guerra a los israelíes (da lo mismo que sea Olmert, Netanyahu, Rabin, Lapid, Livni o el Meretz, para ellos cualquier gobierno israelí que se ve obligado a defender a sus ciudadanos merece un trato similar a los genocidas de Ruanda). Déjenme ser claro: si una ambulancia, una escuela de la UNRWA, una casa o un hospital son utilizados para almacenar armas o transportar terroristas, automáticamente se convierten en objetivos militares legítimos, porque son utilizados para fines militares. Como tal pueden ser destruidos. No hay escudos humanos que valgan.

El Consejo de “Derechos Humanos” está totalmente desprestigiado. El escándalo era tal que tuvo que ser suspendido y rearmado por Kofi Annan en 2006, sin mejores resultados. Este consejo no tiene autoridad legal o moral alguna para juzgar a nadie (sería una aberración jurídica y una afrenta a la soberanía de las democracias). Este Consejo resulta insólito y tragicómico si tenemos en cuenta que está compuesto por los peores violadores de los derechos humanos en el mundo. Nadie puede creer honestamente que Irak, Libia, Siria, Irán, Venezuela, Cuba, Corea del Norte, Bangladesh o los personajes que presiden el organismo (entre los que se encuentra la esposa del conspiranoico antisemita pro-terrorista Richard Falk) tiene alguna autoridad para juzgar a la democracia israelí. Estoy hablando de países que tienen mucho menos que un historial medianamente limpio acerca del tratamiento a sus propias poblaciones. Son dictaduras, regímenes autoritarios y violadores sistemáticos de los derechos civiles más básicos. Israel no solo debería boicotear a este jurado de bandidos (se retiró del organismo pero lamentablemente había vuelto a ingresar), sino también denegar la entrada a su territorio de aquellos representantes de este organismo anti-israelí. Los derechos humanos no deben ser una broma ni un instrumento político al servicio de las tiranías. No creo en dejar a los terroristas usar nuestro sistema de derechos humanos occidental contra nosotros demandando que sean tratados respetuosamente mientras ellos degüellan a bebés durmiendo en sus cunas y lanzan misiles con la intención de destruir un país entero sin el menor reparo ético. Y esto no empezó hace poco. Recuerden que fue en la misma ONU que se catalogó al sionismo como “racismo”, se condenó la operación de Entebbe y se denunció el tratado de paz entre Israel y Egipto.

Déjenme darles un ejemplo ilustrativo. Era una semana normal del 2013, no había guerra ni escalada del conflicto en Israel… en un fin de semana, este Consejo de “Derechos Humanos” condenó a Israel cinco veces, al tiempo que la matanza en Siria continuaba, gente inocente era asesinada a lo largo y ancho de Oriente Próximo y los derechos humanos de numerosas poblaciones eran violados sistemáticamente. En muchos de esos países la libertad de expresión era suprimida y dicho Consejo decidió enfocar su atención en Israel por haber clausurado un balcón en un barrio árabe de Jerusalén Oriental que no contaba con el permiso municipal necesario. Como pueden ver, este absurdo no empieza solamente cuando Israel se ve envuelto en una guerra que ni siquiera eligió empezar. Es algo de todos los días, con o sin guerra. Cualquier excusa les viene bien.

Assad no le pide permiso a la ONU para asesinar cientos de miles de hombres, mujeres y niños. Irán enriquece uranio a pesar de que el Consejo de Seguridad (que teóricamente emite resoluciones obligatorias) se lo prohíbe. No resulta sorprendente que nadie tome enserio a la ONU ni sus resoluciones. Recuerden que en el pasado este organismo designó a Pakistán, la Libia de Gadaffi, el Irak de Saddam Hussein, el Irán de los ayatolás o la Siria de Assad en comités para la protección de la mujer, la democracia, los derechos humanos, el desarmamiento, etc. Yo me pregunto, ya que estamos, por qué no designan a un jefe narcotraficante al frente de una compañía farmacéutica o un organismo de lucha antidroga. O por qué no llaman a un pedófilo para enseñar en un jardín de infantes o le piden a un líder de la mafia que presida un programa policial para la protección de testigos.

Imaginen si la señora Roosevelt hubiera sabido que los judíos serían vistos nuevamente como los más grandes villanos del mundo en el organismo internacional que ayudó a crear luego de los horrores de Auschwitz. Ella estaría avergonzada de encontrar que la ONU se ha convertido en una fuerza de liderazgo global detrás de una nueva cultura de “derechos humanos” que tiende a ver racismo en cualquier parte, pero antisemitismo en ningún lado (tal vez con la excepción de los cabezas rapadas, que ni siquiera son significativos dentro del antisemitismo contemporáneo).

Hablando de comparaciones desproporcionadas, me pregunto si Eleanor Roosevelt podía llegar a imaginar que una democracia hebrea sería vapuleada por defenderse de islamofascistas que matan a cualquiera que no piense como ellos, se felicitan con el saludo nazi y pretenden exterminar a todo un pueblo. Me pregunto qué diría ella al escuchar que un conflicto militar que se cobró unas mil vidas es comparado con el exterminio planificado, masivo y sistemático de una población entera (por el solo hecho de pertenecer a una minoría étnica) mediante el trabajo esclavo, el hambre, los experimentos médicos, los crematorios, las fosas masivas, las marchas de la muerte, los campos de concentración, las cámaras de gas, los millones de cuerpos apilados, las cenizas de los muertos cubriendo un continente entero, bebés estrellados contra la pared, los escuadrones de la muerte merodeando el área para disparar a miles de personas a la vez o quemarlos hasta la muerte. En otras palabras, el peor genocidio conocido por el hombre, donde dos tercios de la judería europea fue aniquilada. Otra de desproporción… incluso la Unión Soviética, el país que sufrió el mayor número de bajas en la Segunda Guerra Mundial, perdió menos de un quinto de su población total, cuando los judíos perdieron el 66%… de los nueve millones de judíos en Europa antes de la guerra, seis millones fueron exterminados. De hecho, señor pajarito loco, yo no estaba al tanto de que en la Alemania Nazi a los manifestantes les permitían acostarse y actuar como bebés llorones. Tampoco sabía que a los oponentes del Tercer Reich (incluyendo asesinos de niños) los liberaran de las cárceles con la esperanza de lograr acuerdos de paz con sus enemigos… o que las tropas de las SS utilizaban armas no letales para dispersar a los violentos en los disturbios que lanzaban piedras, bombas incendiarias y molotov contra los hogares (dudo que esto haya podido pasar de todas formas).

La ignorancia no es una excusa. Hay demasiados libros, testimonios de sobrevivientes, evidencias tangibles, historiadores y millones de inocentes que “se desvanecieron” como para desconocer lo que sucedió. Cualquiera que es capaz de comparar a las víctimas con sus asesinos está falto de decencia, corazón y alma. No resiste ningún análisis y escapa cualquier discusión política racional. La banalización del Holocausto es una de las peores formas de antisemitismo y debe ser tratada como tal, porque es más peligrosa que el negacionismo. La memoria de las víctimas de la Shoá es demasiado sagrada para ser utilizada por los enemigos de Israel para sus aberrantes propósitos espurios.

Creo que algunos confunden el deseo de los palestinos y su lujuria por la destrucción de Israel con los nazis (desde Amin al-Husseini hasta Khaled Mashal)… pero acusan a la gente equivocada. Contrariamente a lo que esgrimen, Israel no tiene ningún episodio donde asesina niños deliberadamente (y los que cometen crímenes contra árabes inocentes son encarcelados, no festejados y llamados “héroes” como en la Autoridad Palestina). Los palestinos, por el contrario, tienen una larga historia de bombardeos intencionados a escuelas y hospitales, acuchillamiento de bebés y la masacre de Maalot entre MUCHOS otros ejemplos, mientras incitan al martirio infantil, usando a sus propios hijos como tropas de primera línea. Están tan desesperados por mostrar a sus escudos humanos mutilados que cuando es necesario fabrican imágenes falsas de niños muertos, parte del montaje de Pallywood. Y la excusa de que “no son un Estado” no tiene validez jurídica o moral. Todos los bandos beligerantes, tanto estatales como no-estatales (incluyendo organizaciones terroristas) están obligados a cumplir ciertas leyes de guerra. Pero históricamente los árabes utilizaron la Convención de Ginebra como papel higiénico, por eso tiran piedras contra automóviles civiles (causando muertos y heridos), apuñalan y disparan contra civiles, incluyendo mujeres, ancianos, niños y bebés, comen los órganos de prisioneros indefensos, perpetran atentados suicidas en discotecas, disparan misiles contra jardines de infantes y – cuando los israelíes se defienden y responden – se dirigen a la ONU con la nariz sangrando para pedir a Israel que muestre contención. Pero claro, ellos no pueden ser criticados nunca, ni siquiera después de rechazar cinco treguas distintas. Lanzaron más de 2.500 misiles en menos de un mes. Si no matan suficientes civiles, es porque no pueden, no porque no quieren. Es porque tienen delante un ejército que se sacrifica por su población, en vez de sacrificar a su población por ellos como hace el Hamás.

 –

Por 23 días, Hamás disparó más de 2.500 misiles contra las ciudades israelíes, incluyendo Tel Aviv y su área metropolitana. Además de enviar drones y terroristas a los túneles para infiltrarse en territorio israelí. Casi todos sus intentos han sido frustrados, entre otras cosas porque afortunadamente Israel posee un desarrollo tecnológico impresionante y único que salió a la luz hace poco tiempo. A los refugios, se suma la Cúpula de Hierro, el sistema antimisiles que salva incontables vidas y le permite a la población israelí vivir con cierta normalidad. Pero me gustaría ver cómo reacciona algún otro líder mundial cuando una organización terrorista tiene la costumbre de disparar misiles cotidianamente contra la principal metrópoli de su país. ¿Qué haría el presidente Putin si los chechenos lanzaran 2.500 misiles contra Moscú? ¿Qué haría Erdogan si los kurdos hicieran lo propio con Estambul? Me parece que incluso el presidente Obama lanzaría una operación militar gigantesca si al-Qaeda disparara miles de misiles contra la ciudad de Nueva York.

 –

Claramente el mundo no pierde la paciencia por la ocupación turca del norte de Chipre, los crímenes chinos en el Tíbet, la ocupación rusa de Abjazia y Chechenia, la ocupación colonial española en Marruecos, Ceuta, Melilla o la falta de independencia de Cataluña, la ocupación francesa de Nueva Caledonia, Martinica, Guadalupe y Miquelón, la ocupación iraní de las islas de Abu Musa, Tumb Mayor y Menor, la opresión en Corea del Norte, la falta de independencia del Kurdistán (35 millones de personas) o el hecho de que desde hace más de cincuenta años los cubanos no pueden elegir a su propio gobierno en elecciones libres (aunque los comunistas realicen malabares conceptuales para explicar que existe “democracia” en un sistema de partido único, o aunque pongan como excusa la amenaza externa del “bloqueo” norteamericano, aunque nunca utilizan la misma comprensión de la amenaza externa cuando se trata de Israel, ahí sí que no perdonan ni una). Y antes de que me olvide, Israel lucha para defender a su propia población de los misiles que lanzan desde un territorio evacuado hace nueve años – no valen las excusas de “tiran misiles porque hay asentamientos” – no lucha para mantener una ocupación colonial a miles de kilómetros de distancia de su territorio como hacen los “civilizados” de la pérfida Albión en Malvinas, Gibraltar y el norte de Irlanda. La así llamada “comunidad internacional” tampoco pierde la paciencia por todos los numerosos y sangrientos conflictos (con “s” final) en Oriente Próximo que mencioné anteriormente. Mientras los países árabes arden por conflictos sectarios, la ONU está más preocupada por SodaStream.

¿Con qué derecho ellos juzgan a un país diminuto – bastante más civilizado y compasivo que sus vecinos – cuya existencia y población se ven amenazadas constantemente, al borde del secuestro, la muerte y la extinción? Más aún cuando fueron esas mismas naciones quienes persiguieron a ese pueblo cuando era minoría en sus países, sometiéndolo durante incontables siglos a expulsiones, pogromos, inquisiciones, masacres, discriminación, leyes de segregación y genocidios, a pesar de no representar amenaza demográfica o militar alguna. Lo hicieron simplemente por odio, y ahora se escudan en una supuesta (falsa) rectitud para condenarlo por defenderse. ¿Se puede ser más cínico? El pueblo de Israel es un cordero rodeado por setenta lobos. Su misma supervivencia es un milagro, más aún sus victorias, independencia y prosperidad. ¿Quieren proporción? Denle a Israel 22 países árabes y 2.000 años de tranquilidad, como mínimo.

Les puedo asegurar que la inmensa mayoría de los críticos extranjeros de esta operación no han tenido que marcharse de ningún sitio, ni son hijos de sobrevivientes del peor genocidio de la historia, ni tienen un vecino que amenaza con echarlos al mar, ni vieron un autobús escolar volar por los aires, ni oyen sirenas que avisan de la llegada de misiles, ni tienen un ayatolá demente al lado fabricando armas nucleares mientras dice que los judíos no saben lo que es un verdadero Holocausto… ¿Qué derecho tiene esa gente a pedir explicaciones? ¿Qué derecho tiene esa gente – sentados en sus cómodos sillones con aire acondicionado a miles de kilómetros de distancia con sus palabras baratas de corrección política y pacifismo engañoso – como para juzgar a los israelíes? Ni siquiera están debidamente informados. Los de afuera son de palo.

Sí, estoy hablando de los europeos. Lo que digan los bananeros hostiles fuera de ese continente me tiene sin cuidado. Su hipocresía es demasiado obvia. Son más irrelevantes que un ladrido a la luna. No tienen ninguna influencia real. Hay que tomarlos con humor (como dijo Ygal Palmor: “si te ganan 7 a 1 en un partido de fútbol en tu propia casa se puede hablar de desproporción, pero la realidad de una guerra no funciona así”). Pero que Europa siga chillando contra Israel causa mucha indignación. Me refiero a la sociedad civil de ese continente, que en un 50% alberga sentimientos profundamente antisemitas (hablando de “desproporción”), mientras los musulmanes matan judíos en Toulouse, Burgas y Bruselas. Siguiendo con la “desproporción”, en Francia menos del 1% de la población (los judíos, qué casualidad) sufren el 40% de los ataques racistas que se llevan a cabo en un año en todo el país (todo el resto de los grupos étnicos, raciales, religiosos y nacionales en el país galo, es decir, el 99%, sufre el 60% restante). ¡Vaya si es desproporcionado! También me refiero a los gobiernos europeos que no tienen problema en importar bienes producidos en prisiones chinas o talleres de trabajo esclavo en Bangladesh, apoyar económicamente las actividades en territorio ocupado del Sahara Occidental o comprar petróleo de regímenes islamistas represivos… Pero judíos construyendo un techo en Jerusalén realmente ofende su sentimiento de “moralidad”, suponiendo que lo tengan.

 –

Parafraseando a una líder israelí, al antisemitismo no se le discute, se lo combate. Pero para eso primero hay que desenmascararlo y denunciarlo. Espero que mi artículo ayude a este propósito, aunque sea un poco.

 –

Israel es un país del tamaño de Tucumán con una pequeña población, sin petróleo o recursos naturales, sin embargo es una nación próspera, creada por campesinos, sobrevivientes del Holocausto y refugiados judíos de los países árabes. Israel es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. No tuvo un día de paz, sus enemigos fracasaron una y otra vez en los últimos 66 años. Disturbios violentos, masacres, guerras, terrorismo, emboscadas, guerrillas, ejércitos convencionales mucho más numerosos, Intifadas, atentados suicidas, misiles, propaganda, ofensiva diplomática, boicot económico, ataques cibernéticos y ahora posibles armas nucleares… nada de ello les ha rendido frutos a los enemigos de Yaakov, ni lo hará. Confío en que Israel podrá vencer esto también. Pues aquellos que intentaron exterminar a este pueblo en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, Tercer Reich, Unión Soviética o Saddam Hussein – hoy no existen más. El mismo destino le espera al Hamás y la Jihad Islámica. Ellos desaparecieron de la historia, el pueblo de Israel la está haciendo. El pueblo de Israel vive y existe.

 –

Por mi parte, espero que Israel siga actuando “desproporcionadamente” hasta destruir todos los túneles de Gaza que reptan debajo de territorio israelí, cuyo propósito no es otro más que asesinar y secuestrar israelíes. Que la “desproporción” israelí sea directamente proporcional a la desproporción de los medios de comunicación en la atención y la insensibilidad que tienen injustamente con Israel Que el país se mantenga unido y las fuerzas armadas no se detengan hasta obtener la victoria, esperemos que eso traiga aparejado la caída definitiva del régimen de Hamás de una vez por todas y para siempre, como preludio para la derrota final de todos los enemigos de Israel. Beezrat Hashem

 –

(este video fue publicado durante la Operación Pilar Defensivo hace dos años, pero hoy tiene tanta relevancia como en ese entonces, el ciclo se repite)

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando

Tres inocentes secuestrados y tres hipócritas rezando
Ezequiel Eiben
19/6/2014

Tres estudiantes judíos fueron secuestrados en Judea y Samaria el jueves 12/6 a la noche mientras regresaban a sus casas. Las Fuerzas de Defensa de Israel atribuyeron el proceder criminal y confirmaron la responsabilidad de la organización terrorista palestina de Gaza Hamas[1]. Naftali Frenkel tiene 16 años y es ciudadano americano; Gilad Shaar tiene 16 años y es israelí; Eyal Yifrach tiene 19 años y es israelí[2]. Los tres son víctimas del fanatismo terrorista que se incuba en amplísimos y mayoritarios sectores de la sociedad palestina. Como explica Roni Kaplan, Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel para la prensa hispanoparlante:

“Es menester tener en cuenta que el secuestro no es meramente una motivación coyuntural para los terroristas, sino más bien una cultura operacional, la “cultura del secuestro”. Desde principios de 2013, Hamas y otros grupos terroristas palestinos han procurado realizar 64 secuestros a Israelíes por el mero hecho de ser israelíes. Lamentablemente, esta vez lo lograron (…)”[3].

De hecho muchos palestinos mostraron su apoyo a los secuestros, tanto en las calles como por las redes sociales. Repartieron caramelos, postearon fotos y eslóganes con bromas (por ejemplo, haciendo referencia a tres nuevos Guilad Shalit, en alusión al soldado israelí anteriormente secuestrado por Hamas). Dirigentes de Hamas y Jihad Islámica llamaron a cometer más secuestros[4].

Horas antes del secuestro, e incluso con posterioridad, las Fuerzas de Defensa de Israel informaban que terroristas islamistas disparaban desde Gaza contra Israel. El 11/6 a la mañana se reportó que cohetes fueron lanzados contra el Consejo Regional de Eshkol (ubicado en el noroeste del Negev) poniendo en peligro la vida de cientos de civiles israelíes, niños incluidos[5]. El 14/6 a las 9:21 un cohete cayó en el Sdot Negev Regional Council, comunidad al sur de Israel. El mismo día a las 19:15 tres cohetes fueron disparados, de los cuales tres impactaron contra el Hof Regional Council. La Fuerza Aérea de Israel respondió sendos ataques[6].

Días antes, se anunció con reverencia el final del mandato como Presidente de Israel de Shimon Peres, quien está cumpliendo los últimos días al frente de su cargo[7].

Días antes, domingo 8/6, se juntaron en el Vaticano a rezar por la paz Shimon Peres como Presidente israelí, el presidente palestino de Fatah Mahmoud Abbas, y el Papa Francisco. La invitación, por supuesto, partió de este último. Hubo un acto con oraciones en los jardines del Vaticano, plantaron un olivo simbólico, y después mantuvieron una reunión privada. Durante la ceremonia, Francisco dijo, entre otras expresiones: “Espero que este encuentro sea el comienzo de un camino nuevo en busca de lo que une, para superar lo que divide”; puntualizó que se deben “derribar los muros de enemistad y tomar el camino del diálogo”; y destacó sobre Peres y Abbas: “Su presencia, Señores Presidentes, es un gran signo de fraternidad, que hacen como hijos de Abraham”[8].

Días antes, en mayo, estando en Bethlehem durante su visita por Medio Oriente, el Sumo Pontífice del catolicismo les había hecho la invitación a los presidentes de manera sorpresiva. “Aquí, en el lugar de nacimiento del Príncipe de la Paz, deseo invitarlos a unirse conmigo en cordial oración a Dios por el don de la paz. Ofrezco mi hogar en el Vaticano para este encuentro de oración” manifestó Francisco. Los aludidos aceptaron inmediatamente[9]. Luego, Peres debía obtener aprobación del gobierno israelí para asistir al Vaticano, la que finalmente fue concedida[10].

Días antes, en mayo, Fatah y Hamas comunicaron que habían llegado a un acuerdo para  nombrar a los ministros que serían parte del buscado nuevo gobierno palestino de unidad nacional. El referente de Hamas Musa Abu Marzouk anunció que el acuerdo se había alcanzado en una reunión entre las dos facciones en Gaza[11].

Conclusión:

Tres hipócritas en el Vaticano rezando “para la foto” por la paz, mientras los israelíes (y judíos procedentes de otras latitudes) son asesinados y secuestrados por el terrorismo islamista palestino que no quiere paz.

El presidente israelí queriendo quedar bien ante la cámara antes de terminar el mandato. Es verdad que el gobierno le dio luz verde para ir a la ceremonia; pero también es verdad que aceptó por propia voluntad la invitación y hubiera ido igual en el caso que no hiciera falta autorización. Shimon Peres se ha caracterizado por hablar de la paz con los palestinos aun cuando parece imposible y la realidad demuestra la falta de voluntad de la Autoridad Palestina, y por invitar a Abbas a sumarse a la visión de paz inclusive ante visibles y notorias manifestaciones de rechazo de este último.

El presidente palestino ganando audiencia occidental, lo que le sirve para ocultar a conveniencia su (conocido para ojos que quieran ver) plan de destruir a Israel. Mahmoud Abbas estuvo al lado de Yasser Arafat, y al igual que este lo hacía, ha analizado variables para destruir a Israel: bélicas, terroristas, políticas, diplomáticas, demográficas.

El Papa mostrándose apaciguador y pacificador junto a una figura como la de Abbas, a sabiendas de lo que representó y representa, de lo que hizo y lo que hace. Francisco no puede no saber que Abbas no comparte su visión cristiana occidental de paz para Medio Oriente, ni una visión universalista de armonía. Vale decir también que en el caso del Papa hay una cierta dosis de ingenuidad acompañada por ignorancia: no entiende del todo la guerra contra Israel, y piensa que una jornada de rezos junto al fotogénico Peres y al asesino Abbas va a conducir o ayudar a la solución entre las partes. En verdad, una amenaza real que tiene Israel en el islamismo terrorista no cesará por el simbolismo de la ceremonia. Sobre todo cuando ciertos participantes no creen en su contenido.

Ante un nuevo episodio vendible a las cámaras y a la vez falto de contenido resolutivo real y efectivo, expreso que estoy harto de la hipocresía de la izquierda israelí y de la corrección política de los que pretenden ayudar.
La izquierda israelí (y lo que ha sido también parte del centro del mapa político en el país hebreo) fue al Vaticano a llevarse los laureles de la imagen linda y simbólica pero vacía de significado verdadero en cuanto a solución para Israel. Por supuesto, mientras la izquierda hace su juego redentor, humanista y de “buenas intenciones”, la derecha israelí con el Primer Ministro Biniamin Netanyahu a la cabeza es la que verdaderamente actúa (en mayor medida, y no en todo lo que yo quisiera) en favor del país como tal, ordenando defenderse del terrorismo y solicitando fervientemente no reconocer a la unión Hamas-Fatah. En medio del clima hostil hacia Israel de arreglo entre Fatah y Hamas, y con los chicos ya secuestrados, Netanyahu no fue a sacarse fotos de paz con Abbas. Por el contrario, expresó: “He ordenado (…) que se pida a la Autoridad Palestina, de cuyo territorio provenían los secuestradores, que haga todo lo necesario para ayudar a los rehenes volver a casa sanos y salvos”; “Es la responsabilidad de la Autoridad Palestina”[12]. Izquierda demagoga por un lado; y derecha haciendo lo que hay que hacer aunque no suene bien a los europeos, socialdemócratas estadounidenses (y afines republicanos) y demás adalides del progresismo por otro lado; es otra vez el cuadro de la política israelí.

Hay que citar también lo informado por Roni Kaplan:

Para conseguir sus objetivos operacionales, las Fuerzas de Defensa de Israel ha trabajado en coordinación con los aparatos de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina. Esperamos que esta cooperación se profundice y traiga resultados concretos sobre el terreno. No es una cooperación propiamente dicha, sino más bien una coordinación basada en intereses comunes[13].

Ahora bien, esta coordinación acordada entre Israel y la Autoridad Palestina con objetivos operacionales de incidencia real, dista de ser una acción semejante a la ceremonia simbólica hipócrita en el Vaticano con el rezo por la paz junto a quien se sabe que no la busca.

Y los que pretenden ayudar… primero entiendan la guerra contra Israel para poder hacerlo de modo correcto. Luego, ayuden con armas a liquidar a Hamas y con diplomáticos a aislar a Fatah (lamentablemente este último ya cuenta con un grado de aceptación suficiente como para descartar que pueda realizarse una acción más contundente); o bien manténganse al margen y dejen de invitar a rezar a nuestros enemigos islamistas terroristas, porque con semejante conducta contribuyen a desvirtuar su verdadero rostro asesino y los dejan ante la prensa y el público como personas pacíficas en busca de una solución con Israel, cuando su única solución es sin Israel.

 

[1] https://www.facebook.com/idfonline/posts/791572407532298

[2] https://www.facebook.com/StandWithUs/posts/10152184971667689

[3] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/

[4] Palestinians Praise Kidnapping of 3 Israeli Teenagers
http://www.idfblog.com/2014/06/15/palestinians-praise-kidnapping-3-israeli-teenagers/

[5] https://www.facebook.com/idfonline/posts/786438111379061

[6] Gaza Terrorists Fire 4 Rockets, IDF Responds
http://www.idfblog.com/2014/06/14/response-rocket-fire-idf-targets-gaza-terror-sites/

[7] El 9/6 le correspondía a la Knesset elegir a quien se convertiría en el décimo Presidente de la historia del país. Resultó elegido Reuven Rivlin, miembro del Likud. Para información sobre los candidatos, ver:
Cinco candidatos aspiran ocupar el sillón de Shimón Peres
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/58500/

[8] El papa Francisco, en el Vaticano junto a Shimon Peres y a Mahmoud Abbas, pidió “derribar los muros de la enemistad”

http://www.lanacion.com.ar/1699547-el-papa-francisco-recibira-a-shimon-peres-y-a-mahmoud-abbas-para-rezar-por-la-paz

[9] Peres, Abbas accept papal invitation to pray for peace at Vatican – By TOVAH LAZAROFF, JEREMY SHARON, GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Israel-set-to-provide-rousing-welcome-to-Pope-Francis-today-353264

[10] Despite suspension in talks, Peres gets okay to join Abbas, pope for prayer at Vatican By GREER FAY CASHMAN
http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Despite-suspension-in-talks-Peres-gets-okay-to-join-Abbas-pope-for-prayer-at-Vatican-355576

[11] Hamas, Fatah strike deal on ministers in new Palestinian unity government – Khaled Abu Toameh

http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Hamas-Fatah-strike-deal-on-ministers-in-new-Palestinian-unity-government-352545

[12] Israel: terroristas secuestraron a tres adolescentes en Cisjordania
http://www.infobae.com/2014/06/14/1572963-israel-terroristas-secuestraron-tres-adolescentes-cisjordania

[13] Operativo de rescate “Volved hermanos” – Roni Kaplan
http://opinion.infobae.com/roni-kaplan/2014/06/19/operativo-de-rescate-volved-hermanos/

Yom Yerushalaim

A LA BÚSQUEDA DE JERUSALÉN

Soldiers_Western_Wall_1967

Por Eli Wiesel, extraído del libro “Un judío hoy”

En el principio era Jerusalén

El sonido que provenía de las montañas, un llamado misterioso y lánguido. Una visión constantemente cambiante de un paisaje deslumbrante. Silencios dolorosos, silencios alegres.

Ciudad milagrosa que llega al cielo: la recuerdo con la misma claridad e intensidad con que recuerdo al niño que la añoraba. Parecía que hubiese pronunciado su nombre antes que el mío. Un nombre melodioso, evocativo de una distancia, familiar y sin embargo de un pasado desconocido, un nombre que consolaba incluso mientras inspiraba temor, especialmente al caer la noche, a esa hora de penumbra cuando los niños temen quedarse solos. Alguien tarareaba una canción de cuna o me enseñaba una plegaria. Cerraba entonces mis ojos y descubría una ciudad encantada y encantadora que se formaba en un sueño donde todos los hombres eran príncipes, excepto unos pocos vagabundos y sabios misteriosos de ojos ardientes. Y yo marchaba a su encuentro, conteniendo mi respiración.

Adivinaba el nombre del lugar. Sabía que se trataba de Jerusalén. De todos modos no podía situarla: ¿existía solamente en la imaginación de los niños y en la memoria de los ancianos?

Destruida una y otra vez, y sin embargo viva, conquistada una y otra vez, y sin embargo soberana, esta capital de la supervivencia tenía, si nos guiamos por las leyendas antiguas, dos caras, dos destinos.

Jerusalén terrestre y Jerusalén celeste: una, visible, evocando el luto y la lamentación; la otra, intangible, trayendo paz y eternidad. Y las dos se juntan en aquellas que saben cómo buscar dentro de las palabras y la memoria.

¿Pero qué sucede si uno no sabe buscar?

“Jerusalén”, solía decir mi abuelo, llorando, llorando con todo su ser. “Jerusalén”, solía decir mi maestro, riendo, riendo con todo su ser.

En un libro cuyas páginas estaban rotas y amarillentas había visto el dibujo de un muro intensamente alto, delante del cual estaban rezando de pie unos pocos creyentes melancólicos. Esta es Jerusalén, me informaron. De ahí en más estaba convencido de que ese lugar sólo podía hallarse en los libros – y era en ellos donde debía buscarse.

Libros de oraciones, libros de leyendas. Promesas y memorias. Hace mucho tiempo y el año próximo. David y el Mesías. Gran nostalgia, genuina expectativa. Exilio y retorno. Punto de partida y clímax. La historia judía no sería judía – no sería del todo – sin esa ciudad, la más judía de todas, la más universal también.

El niño que yo era la amaba más de lo que amaba a su pueblo natal. Pertenecía a ella, vagaba por sus callejones, me extraviaba en sus sombras. Y mis propios humores reflejaban sus sucesivas glorias y desolaciones.

Una costumbre: al finalizar una comida debe quitarse de la mesa hasta el último cuchillo antes de recitar la acostumbrada bendición evocando la añoranza del judío por Jerusalén. ¿Por qué? Porque la mesa simboliza el altar del cual todos los instrumentos mortíferos deben ser retirados. Y también, bajo la influencia de la nostalgia y la tristeza, el judío puede dejarse llevar por el impulso y clavarse el cuchillo en el corazón, mejor no exponerse a semejante tentación.

Un recuerdo: durante Pesaj, Shavuot y Sucot, nos cuenta una leyenda talmúdica, a los peregrinos nunca les faltaba espacio en el Templo. La gente convergía allí de todos los rincones del país, y “nadie se quejaba de estar apretujado”, milagro que jamás ocurría en la corte de nuestro rabino, que siempre estaba repleta. ¿Pero sucedía este milagro realmente en Jerusalén? No, decían las mentes emancipadas que no creían en maravillas. ¿Pero entonces cómo se explica? ¿Acaso se animaban a contradecir al Talmud? En absoluto. También Jerusalén estaba sobresaturada y sofocante, decían ellos, pero ocurría que… nadie protestaba, nadie se quejaba. Su razonamiento era pobre; no llegaban a comprender que precisamente en eso radicaba el milagro: el milagro de judíos que no se quejan.

En el noveno día de Av llorábamos por la destrucción del Templo. Era un día de ayuno y luto. Aturdidos, nos vestíamos con harapos y caminábamos de un lado para otro. Descalzos, nos sentábamos en bancos bajos o en el piso, leyendo las descripciones realistas de nuestra catástrofe nacional y religiosa que estaban escritas en el Talmud. Escenas de horror que helaban la sangre. Kamtza y Bar Kamtza: una historia de odio, de odio gratuito. Nevuzradan, Aspianos, Titus: heraldos de desolación y muerte. Yojanan Ben Zakkai y sus discípulos; supervivencia por medio del estudio, rezo y la palabra. La masacre de los inocentes, el orgullo del invasor. Desterrados de su ciudad en llamas, los judíos habrían de vivir veinte siglos con el recuerdo de sus ruinas y su gloria.

“Jerusalén”, decía mi maestro, “es la ofrenda de Dios a los hombres, y es un santuario erigido por el hombre en honor de Dios. Se espera que ambos vivían allí con temor, en éxtasis y esperanza; la más dolorosa de las esperanzas”.

Una máxima: ¿por qué Jerusalén fue reducida a cenizas y saqueada? Porque los sabios y estudiosos ya no imponían más respeto. O porque los judíos se odiaban mutuamente sin razón. O si no, porque la gente había perdido todo sentido de la vergüenza.

Una imagen: cuando las legiones enemigas se disponían a incendiar la capital ocupada, cuatro ángeles bajaron del cielo y le prendieron fuego, como para demostrar la impotencia de los mortales cuando atacan la ciudad de Dios. Jerusalén sólo puede ser destruida por Dios, e incluso Él mismo no tuvo éxito.

Otra imagen: tres jóvenes sacerdotes emergen del Templo en llamas, interrumpen el servicio sagrado y trepan al techo. Ahí se dirigen a Dios: “No supimos salvaguardar Tu morada, y por lo tanto Te devolvemos sus llaves”. Dicho lo cual arrojan las llaves al cielo. Y aparece una mano de fuego, agarra las llaves y se las lleva.

Hubo un tiempo en que yo condenaba a esos sacerdotes jóvenes; consideraba que su gesto había sido pueril y fácil. ¿Por qué devolver las llaves? En lo que a mí respecta, hubiera preferido un lenguaje más osado, más provocativo: “Señor del Universo, eres libre para renunciar a Tu santuario, eres libre para sacrificar a Tus sacerdotes y a Tu pueblo. Pero las llaves son nuestras, y nos las quedaremos”.

Luego veía a las llamas rodeando a todos los sacerdotes, jóvenes y ancianos, y veía que las llamas los llevaban: se transformaban en las llaves del Templo. Entonces yo dejaba de condenarlos.

Una historia: hacia el fin del sitio efectuado por los babilonios a Jerusalén, cuando la derrota de los judíos era una certeza, Dios ordenó al profeta Jeremías que convocara a Abraham, Isaac y Jacob. “Anda”, le dijo Dios, “diles que vengan rápido, Yo los necesito, pues ellos saben llorar”. Jeremías hizo tal como se le había ordenado. Fue a ver a los patriarcas, pero les ocultó el verdadero propósito de la convocatoria. Cuando ellos insistieron en saber por qué Dios deseaba verlos, el profeta adujo ignorarlo. Temía, dice el Midrash, que los patriarcas lo consideraran responsable por su inhabilidad para prevenir la catástrofe; temía que ellos lo criticaran por haber sobrevivido.

Los sobrevivientes de nuestra época tienen eso en común con nuestro trágico profeta. Viven con un temor constante a no saber cómo llorar, de ser incapaces de llorar verdaderamente. Sienten que su supervivencia es tan sólo una injusticia.

Hemos retenido las palabras de Jeremías pero no, ¡ay! Sus silencios. Pertenecen tanto a Jerusalén como el resto, y quizás más. Para mí, Jerusalén trae recuerdos; para mí, Jerusalén trae plegarias: plegarias sin palabras, palabras sin simulaciones.

Jerusalén: el punto central, estable de nuestra vida. Ilumina, fascina, atrae. Y sin embargo…

Una conversación:

“Tenemos derechos sobre Jerusalén”, dice el cristiano. “Hemos peleado por Jerusalén. Nos hemos dejado matar por Jerusalén. Estuvimos orgullosos de matar por Jerusalén”.

“Nosotros también”, dice el musulmán. “Hemos peleado por Jerusalén. Estuvimos orgullosos de matar por Jerusalén”.

“Es verdad” dice el judío. “Nosotros hemos construido Jerusalén, y la hemos reconstruido. Sin embargo, aunque nos hemos dejado matar por Jerusalén, nunca estuvimos orgullosos de matar por ella”.

Recuerdo mi primera visita a Jerusalén. Era de noche, y acabábamos de desembarcar en un reino extraño e inhumano. Alambre de púas, por todas partes alambres de púas, y encima nuestro cielo en llamas. Me rodeaban compañeros de viaje quienes, como yo, estaban mirando, esperando una señal, una clave. ¿Existía una clave a esta pesadilla? Los prisioneros que gemían, los oficiales que gritaban sus órdenes, los perros ladrando, los gritos dementes que llegaban de lejos: sonidos y vistas que no producían ningún recuerdo, ningún eco.

Mientras tanto, otros pasajeros bajan tambaleándose de los vagones sobrecargados. La muchedumbre se hacía cada vez más espesa. Hombres y mujeres y niños arrancados de todas las tierras, portadores de todos los nombres de la historia judía, representando cada faceta del destino, y los vi convergir en este lugar, este lugar exaltado de la humanidad a la sombra de las hogueras de otra época. Y repentinamente un pensamiento terrible se cruzó por mi cabeza: esto es Jerusalén, esta es la hora de la redención. Finalmente el Mesías había arribado, y los hijos de Israel llegaban de todas partes, poniendo término al exilio. Iban agitados a darle la bienvenida, a agradecerle y bendecirlo. Atrás, la época del tormento; atrás, la época de la oscuridad. La reunión de los exiliados estaba ocurriendo delante de mis ojos. Y aquí estaba Jerusalén, tanto terrestre como celeste, abriendo sus puertas a sus habitantes, muertos y vivos, llegados para glorificarla a medianoche. Ahora puedo yo morir, podemos todos morir, contentos y en paz. En Jerusalén.

Y recuerdo mi segunda visita a Jerusalén. La describí anteriormente y continuaré describiéndola una y otra vez.

Tuvo lugar en Moscú, una tarde de otoño bajo un cielo plomizo. Pensé que estaba delirando, tan anonadada estaba mi imaginación debido a lo imprevisto, debido al impacto dinámico de lo que estaba presenciando.

El sueño comenzó al atardecer. De repente el centro de la capital se corrió de la Plaza Roja al pequeño callejón polvoriento al lado de la sinagoga. Esa tarde, para los jóvenes judíos todos los caminos llevaban al mismo sitio. Estudiantes y trabajadores, soldados y miembros del Kromsomol, llegaban solos o en pequeños grupos, indecisos pero alborozados, el pelo revuelto por el viento, las balalaikas colgando de sus hombres. Cautos pero orgullosos mientras se confundían con la muchedumbre, eran saludados con exclamaciones: “¡Viva este día! ¡Viva! ¡Que viva el pueblo judío! ¡Viva!

¿Cuántos había? Miles y miles. La calle era demasiado angosta para contenerlos. Atrapados en el frenesí de la danza, parecían flotar en el aire, transfigurados, arrancados de sus sombras, elevándose por encima de los edificios, por encima de la ciudad, como si estuviesen trepando una escalera invisible, la escalera de Jacob, la que llega hasta el firmamento y quizás más alto aún.

No me había sentido tan fuerte desde hacía tiempo, ni tan orgulloso. En un rapto como de ensueño, me plegué a sus filas, con mis sentidos enardecidos por su exuberancia, por su fervor colectivo. Y me dejé transportar muy lejos en el pasado, en el futuro, en las nubes; olas luminosas me llevaban hacia otras costas, otros cuentos, a un lugar donde todas las cosas culminan en milagros y canciones.

Me olvidé que era la víspera de Simjat Torá – que se celebraba en Moscú como jamás fue celebrada en ninguna otra parte. Me vi a mí mismo en Jerusalén, peregrino entre peregrinos en los días de los reyes, empujado y devorado por el torbellino humano de un pueblo que volvió a reclamar su tierra y su ciudad, un pueblo soberano en sus alegrías tanto como en sus premoniciones.

Luego vino mi tercera visita, a principios de junio de 1967. Todavía se estaba combatiendo en varios frentes. Había francotiradores por todas partes. Pero esto no impedía que un pueblo jubiloso corriera hacia la Ciudad Vieja, todavía sitiada. Soldados y talmudistas, jasidim y almaceneros, niños de colegio y ancianos, sobrevivientes de todos los infiernos, rostros de todos los destinos – yo los vi corriendo casi sin aire, casi volando, hacia las callecitas enroscadas, las casas que servían de barricadas, corriendo para encontrarse con el Muro. Y allí, incrédulos y respetuosos, como niños con miedo de despertarse, todos se detuvieron abruptamente. Recuerdo la calidad, la densidad del silencio que cayó sobre nosotros: nadie se animaba a romperlo, ni siquiera con la melodía de una oración. Entonces algunos comenzaron a llorar, otros a bailar. Por mi parte, me dije que este espectáculo no era nuevo; ya lo había experimentado antes, en otro lado, en otra vida, hacía ya eternidades.

Y en un destello observé todas las caras que habían formado a la mía: compañeros de colegio, vecinos, héroes de libros, amigos de los campos de concentración, compañeros dejados atrás a lo largo del extenso camino a través de innumerables pequeños pueblos. Nunca antes los había tenido tan próximos, tan presentes. De repente comprendí: Jerusalén nos estaba acercando a todas las provisorias Jerusalén del exilio que el enemigo había cubierto con cenizas. Así como nunca recordé a Jerusalén mejor que en mi pequeño pueblo natal de Sighet, nunca recordé a Sighet mejor que en Jerusalén.

Todos sollozaban. Mirábamos hacia atrás, buscando a nuestros invisibles antepasados, caídos en el camino, víctimas del azar y el infortunio. ¿En qué medida merecíamos nosotros lo que a ellos les fue vedado? Lloramos, porque no había nada más que pudiéramos hacer, seguramente por ellos no podíamos hacer otra cosa.

Recuerdo que, como cualquier otro peregrino, agarré un trozo de papel y tras anotar un deseo lo metí en los intersticios del Muro.

Aunque se supone que uno no debe revelar la naturaleza de semejante mensaje, de todos modos yo lo haré. Había escrito: “Esta es mi tercera visita a Jerusalén. Que nunca me olvide de las dos que le precedieron”.

Y una voz dentro de mí contestó Amén. Reconocí la voz: no era la mía; era la de un hombre mayor que había muerto, una ofrenda en sacrificio a la noche en otra Jerusalén.

———————————————————————–

wall9

LOS PARACAIDISTAS LLORAN

Este muro escuchó muchos rezos. Este muro vio ya muchas murallas derribadas. Este muro percibió ya muchas manos de madres dolientes y trozos de letras escondidas entre sus piedras. Este muro vio a Rabi Yehuda Halevi arrastrarse ante él. Este muro vio cesáreos elevarse y ser exterminados.

Pero el muro este, no vio aún, paracaidistas llorar. Este muro los vio cansados y agotados. Este muro los vio heridos y sangrantes, correr hacia él, mientras sus corazones latían fuertemente, bramando y en silencio, brincando por las callejuelas de la antigua ciudad.

Y ellos cubiertos de polvo y con labios ardientes murmuraban:

Si te olvidare Jerusalén, si te olvidare…

Y ellos son ágiles como el cóndor y poderosos como el león.

Y sus tanques, el carruaje fogoso de Elyahu Hanaví.

Y ellos pasan como trineos. Y ellos desfilan irritados. Y ellos recuerdan los miles de años horribles durante los cuales ni siquiera teníamos un muro sobre el cual verter nuestras lágrimas.

Y he aquí que ellos se hallan frente a él, de pie y respiran hondo. Y he aquí que lo miran con dulce dolor. Y las lágrimas fluyen y ellos se miran uno al otro perplejos. ¿Cómo es posible que paracaidistas lloren?

¿Como es posible que palpen emocionados la pared?

¿Cómo es posible que de ese llanto brote un canto?

Tal vez sucede esto, debido a que estos muchachos de 19 años nacieron junto con la Declaración del Estado y portan sobre sus espaldas – el peso de miles de años…

Jaim Jefer

———————————————————————–

Feliz Yom Yerushalaim, nuestra capital eterna e indivisible! Am Israel Jai!

Yom HaShoá

Zacarías 8:23:

Así dice el Eterno de los Ejércitos: En aquellos días, ocurrirá que diez hombres de todas las lenguas, de todas las naciones, se asirán de la falda del judío diciendo: Iremos contigo porque hemos sabido que Dios está contigo.

Como es tradición en este blog, publico para Yom HaShoá dos artículos de mi querido abuelo sobre el tema (acompañado al principio por una reflexión mía sobre el levantamiento del gueto de Varsovia)

Tuve el privilegio de ver la defensa judía en toda su grandeza y gloria

Como muchos de ustedes sabrán, hace pocos días se conmemoró la festividad judía de Pesaj, que recuerda la lucha y el anhelo de libertad del pueblo judío, cuando miles de años atrás fue liberado de las garras del yugo esclavizante del Faraón de Egipto para ser conducido a la Tierra Prometida. Muchos habrán festejado, hablado, publicado en un sitio o simplemente recordado esta famosa festividad que nuestra nación recuerda cada año con alegría, orgullo y dignidad. Pero muchos tal vez no se percataron de que, coincidiendo en pocos días con el final de la festividad de Pesaj, también se conmemora el 71 aniversario del Levantamiento del Guetto de Varsovia en la época del Holocausto. La condena de muerte decretada por el nazismo contra todos los hebreos en Europa, fue enfrentada a principios de 1943 por los sobrevivientes de los guetos. Constreñidos a la gasificación en masa, 220 hombres del Guetto de Varsovia, mal armados y alimentados; con la ayuda de los pocos miles de niños, ancianos y mujeres que todavía quedaban en el sitio con un último aliento de vida; resolvieron afrontar la maquinaria de exterminio del opresor nazi (aun más cruel que la del Faraón egipcio) levantándose en armas. Los combatientes de los guetos sabían que su rebelión tendría un único fatal resultado. Al empuñar las armas, empero, rompían la marcha resignada de los millones de judíos que, engañados por los nazis, marchaban en silencio hacia la cámara letal, como ovejas al matadero. Crearon la alternativa de luchar, de golpear al verdugo, de hacer pagar caras sus vidas, de morir con honor. Tal vez en toda la historia de la humanidad no hubo situación tan condenada. Ni Leónidas, en el desfiladero de las Termópilas, desesperó de resistir sin una oportunidad de sobrevivir; los suicidas de Massada hicieron culminar con su muerte una lucha por la libertad, cuyas semillas, sabían, iban a ser recogidas por quienes sobrevivieran; solo en las noches incendiadas de la rebelión en los guetos europeos, sus combatientes tuvieron conciencia de que salían a pelear por la sola alternativa de morir luchando, único privilegio que les quedaba luego de tanta muerte y crueldad. Su lucha no solo fue una expresión de heroísmo humano; era un grito desesperado frente a un mundo que sabía del exterminio y no hacía lo necesario por detenerlo. En los documentos dejados por los luchadores (casi todos ellos identificados con el movimiento sionista) se trasluce su fe y esperanza en la reconstrucción nacional del pueblo judío en la tierra de sus antepasados, y la inspiración que abrevaron partía de esa esperanza. Israel con su enorme progreso y victorias militares, no tiene ningún sentido sin el recuerdo de sus seis millones de víctimas que quedaron enterradas en suelo europeo.

 

Es por esta razón, para rendirle un minúsculo homenaje a aquellos ejemplares rebeldes que afrontaron la muerte durante la Shoá con honor en el Guetto de Varsovia y otros lugares, que quiero publicar un articulo sobre el tema escrito por mi querido abuelo hace más de sesenta años, el señor Pedro Lew (que en paz descanse). Quiero compartir con todos ustedes sus sabias palabras:

 

Artículo Publicado en el Diario “El Territorio” en la ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, República Argentina, el 22 de abril de 1952.

Su autor Pedro Lew

“Nuestro vecino Don Pedro Lew ha escrito esta nota para recordar la epopeya sangrienta del guetto de Varsovia”

EL SACRIFICIO CRUENTO DEL PUEBLO JUDIO.

19 DE ABRIL DE 1943

Fecha memorable para el pueblo judío. En aquel día se propagó por el mundo la noticia trágica y al mismo tiempo gloriosa de que el ghetto se levantó en armas, que el ghetto está luchando heroicamente, ocasionando ingentes pérdidas al enemigo nazi, que el ghetto está rodeado por los cuatro costados por un ejército de asesinos. Los últimos sobrevivientes de la catástrofe del judaísmo europeo se han puesto de pie, enfrentando con sus precarios medios a un ejército armado hasta los dientes.

Los alemanes acostumbrados a las victorias fáciles, a los “paseos militares por toda Europa”, no tomaron en serio al puñado de hombres, mujeres y niños, que se encapricharon de no entregarse vivos para ser quemados, en los crematorios de Oswienchin, Buchenwald, Maidanek y otros. Y bien caro les ha costado a los nazis enfrentar esta sorpresa. Tanques, artillería, aeroplanos, bombas demoledoras e incendiarias tenían que ser usadas contra este grupo de héroes, que lucharon por el derecho de morir como hombres libres, y no como ratas en la ratonera.

Criaturas de corta edad, ancianos de manos temblorosas, mujeres débiles codo a codo con los pocos hombres jóvenes que se quedaron todavía en el ghetto, han luchado con botellas inflamables, bombas de fabricación casera, armas anticuadas y primitivas, manteniendo a raya a todo un “glorioso” ejército alemán.

El ghetto fue incendiado por sus cuatro costados; le fue cortada el agua; hambre y enfermedades han hecho estragos con las filas de los defensores, y la lucha seguía. Casa tras casa, manzana tras manzana, fue tomada por asalto por los asesinos. Cuarentaitres días ha durado esta lucha desigual. Francia ha caído en veintidós días, Polonia con su ejército ha luchado veintiocho días, Holanda, Bélgica, Luxemburgo fueron un paseo militar para los nazis, y el ghetto se mantuvo firme cuarentaitrés días.

Millares de alemanes han sucumbido a manos de los defensores del ghetto. Del Estado Mayor de Berlín tuvieron que ser enviados “especialistas” para terminar con esta “vergüenza” para el ejército omnipotente. Todo el ghetto fue demolido por la artillería para liquidar los últimos focos de resistencia.

Cuarenta mil seres humanos han caído en esta epopeya. Y al morir han lanzado su Testamento: Recordar y no Olvidar.

Recordar que han luchado para mantener en alto la dignidad humana.

Recordar que los asesinos han aniquilado a seis millones de judíos por el solo hecho de ser judíos.

Y no Olvidar que el nazismo es un peligro de muerte para todos los pueblos del mundo

Y no olvidar que hasta tanto exista el nazismo no podrá haber paz y tranquilidad entre los pueblos.

No Olvidar que el judaísmo por su condición y por su larga historia de pueblo sufrido es democrático, enemigo de las violencias y asesinatos.

Y el pueblo judío recuerda con veneración y gloria el testamento de los héroes inmolados por el nazismo y promete: Recordar y no olvidar.

 

Himno de los partisanos:

 

Nunca digas que vas a tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Desde el país de las nieves al de las palmeras

aquí estamos con nuestro dolor, con nuestra pena;

y donde cayera una gota de nuestra sangre

brotará nuestro heroísmo, nuestro coraje.

 

El sol de mañana dorará nuecero hoy

y el enemigo se esfumará con el ayer,

pero si demorara en aparecer el sol

por generaciones vaya como consigna esta canción.

 

Esta canción ha sido escrita con plomo y sangre;

no es el canto libre de un pájaro salvaje;

entre un desplomarse de muros resquebrajados

le cantó un pueblo con armas en mano.

 

Nunca digas entonces que vas tu último camino

aunque los días azules se oculten tras cielos plomizos;

todavía ha de llegar el momento soñado

y resonará nuestro paso: ¡aquí estamos!

 

Nunca digas que esta senda es la final,

porque el cielo gris cubrió la luz del sol.

 

El momento tan ansiado llegará

y el sonar de nuestra marcha escucharán.

 

El clamor por tanta angustia y el dolor

desde el trópico hasta el polo sonará,

y al regar con sangre nuestra heredad,

la esperanza fuerte y pura crecerá.

 

No es un canto alegre, es canto de fusil,

no es tampoco pájaro de libertad,

es canción de un pueblo obligado a sufrir,

que con sangre y plomo el verso escribirá.

Pregunta al “líder supremo” de Irán

Flores en el aire

Dedicado a mis padres y familiares asesinados en Kobrin (Polonia) en octubre de 1943

Los pueblos civilizados acostumbran a colocar ofrendas florales sobre las tumbas de sus desaparecidos, venerando los recuerdos de aquellos que les eran queridos en vida.

También se dejan flotar coronas de flores sobre el agua, cuando algún buque con pasajeros desaparece en las profundidades del mar o del río.

En tiempos bélicos, aviadores han dejado caer coronas de flores sobre el lugar donde algún compatriota, envuelto en llamas, cayó al ser alcanzado por los cañones enemigos. También quiero proceder en forma análoga.

Al cumplirse el décimo aniversario del aniquilamiento de todos mis familiares, quise ofrendarles el testimonio de mi veneración. Pero una incógnita me deja en la incertidumbre: ¿Dónde? ¿Dónde colocar esa ofrenda? ¿Dónde están las tumbas? ¿Dónde fueron enterrados mi padre, madre, hermana, cuñado, sobrinito, tíos, primos y todos aquellos que me han sido tan queridos y tan cercanos a mi corazón?

¿En el llano? ¿En el monte? ¿Fueron echados al río o fueron pastos de las llamas?

Decid vosotros buena gente, ¿no sabéis donde está la última morada de mis padres y de mis familiares? ¿No sabéis cómo se ha producido su fallecimiento? ¿O es que acaso no han tenido siquiera la dicha de ser sepultados como gente? ¿O fueron convertidos en ceniza como la mayoría del pueblo judío, arrastrados a los hornos crematorios?

La ceniza vuela por el mundo como almas en pena, llorando por sus vidas truncadas, por sus años no vividos, maldiciendo a los archi-asesinos nazis que con tanta fiereza los aniquilaron a todos. ¿Puede el cerebro humano concebir una matanza tan cruel, tan despiadada y tan cobarde? ¿Puede el ser racional convertirse en una fiera hambrienta y sedienta de sangre humana como han sido los nazis? ¿Puede el amigo lector imaginarse lo que significa perder en esta forma a toda una vasta familia? A todos, sin excepción, ancianos de edad otoñal, junto con hombres maduros, en pleno verano de su vida, acompañados con criaturas, que comienzan a dar los primeros pasos en la primavera de su existencia.

Todos fueron llevados al último camino sin retorno. Ninguno se ha salvado de ese trágico destino. No hay más a quien enviar saludos ni recibir de ellos noticias, como si uno hubiera nacido de una piedra. ¿Acaso soy realmente nacido de una piedra? ¿Acaso no tuve yo también padre, madre y otros familiares como todos? ¿Acaso soy como el hongo que brota de la nada?

Cuando sopla el viento y escucho un susurro, me parece oír voces humanas y llantos de criaturas inocentes.

¿No serán ELLOS que me hablan? ¿No serán SUS voces que claman justicia y venganza por la sangre vertida?

Hoy es el triste aniversario cuando esos seres humanos, llenos de vida y vigor, fueron convertidos en un santiamén en cenizas. A estas cenizas, que simbolizan a quienes han sido mis seres más queridos, desparramaré por el viento pétalos de flores, para que les acompañen y que les trasmita mi mensaje exteriorizado al impulso de mi corazón dolorido y decirles: “Que hasta tanto lata un solo corazón judío en el mundo, éste no perderá la esperanza de ver la llegada del día de la justicia y venganza: que los super-asesinos antisemitas pagarán con su sangre los crímenes cometidos; que los mares de sangre absorbidos por la tierra, retornarán para caer sobre sus propias cabezas; que, como torrentes de lava, las cenizas de millones y millones de víctimas arremeterán sobre los asesinos violadores y saqueadores”. Entonces no habrá más en el mundo entero esta incertidumbre: ¿DONDE?

Vayan mis palabras, conviértanse en pétalos y desparrámense por el mundo para cumplir la misión que les estoy encomendando.

1943 – Octubre – 1953

PEDRO LEW

Señor Ali Khamenei: Si nada de eso ocurrió… ¿Usted podría decirme dónde visito los restos de mi bisabuelo y toda la familia Lew para rendirles homenaje?

Véase también aqui, aqui, aqui y aqui

Eli Wiesel, extraído de “Un judío hoy”:

Supongamos que nuestro pueblo no hubiera transmitido la Ley a otras naciones. Olvidemos a Abraham y su ejemplo, a Moisés y su justicia, a los profetas y su mensaje. Supongamos que nuestras contribuciones a la filosofía, a la ciencia, a la literatura, son despreciables o incluso inexistentes. Maimónides, Najmánides, Rashi: nada. Spinoza, Bergson, Einstein, Freud: nada. Supongamos que de ninguna manera hemos añadido nada al progreso, al bienestar de la humanidad. Una cosa no puede ser impugnada: los grandes verdugos, los grandes asesinos de la historia – el Faraón, Nerón, Jmelnitzky, Hitler – ni uno solo se formó en nuestro seno.

Hecho que nos hace volver al punto de partida: las relaciones entre judíos y cristianos, las que, por supuesto, nos hemos visto forzados a revistar. Porque hemos sido sacudidos por una cruda verdad: en Auschwitz todos los judíos eran víctimas, todos los asesinos eran cristianos.

Menciono esto aquí no para anotarme puntos ni para poner incómodo a nadie. Creo que ninguna religión, pueblo o nación es inferior o superior a otra; me desagrada el triunfalismo fácil, para nosotros y para los otros. Me desagrada la rectitud auto-otorgada. Y me siento más cercano a ciertos cristianos – mientras no traten de convertirme a su fe – que a ciertos judíos. Me sentí más cerca de Juan XXIII y de François Mauriac que de judíos que se odian a sí mismos. Tengo más cosas en común con un cristiano auténtico y tolerante que con un judío que no es ni auténtico ni tolerante. Enfatizo esto porque lo que estoy por decir seguramente va a herir a mis amigos cristianos. Sin embargo, no tengo derecho a contenerme.

¿Cómo se explica que ni Hitler ni Himmler hayan sido excomulgados de la Iglesia? ¿Que Pío XII nunca pensó que fuera necesario, por no decir indispensable, condenar Auschwitz y Treblinka? ¿Que entre las SS una gran proporción fueran creyentes que permanecieron fieles a sus vínculos cristianos hasta el fin? ¿Que había asesinos que iban a confesarse entre masacres? ¿Y que todos provenían de familias cristianas y habían recibido una educación cristiana?

En Polonia, que es una plaza fuerte del cristianismo, sucedía a menudo que judíos que habían escapado de los ghettos retornaban a los mismos, tanta era la hostilidad que encontraban en el mundo exterior; temían a los polacos tanto como a los alemanes. Esto también era verdad en Lituanina, en Ucrania, en la Rusia Blanca [Bielorrusia] y en Hungría. ¿Cómo se puede explicar la pasividad de la población mientras observaba la persecución de los judíos? ¿Cómo explicar la crueldad de los asesinos? ¿Cómo se explica que el cristiano en ellos no hizo que sus brazos temblaran mientras disparaban a los niños, o sus conciencias se desgarraran mientras empujaban a sus víctimas desnudas y golpeadas hacia las fábricas de la muerte? Por supuesto, aquí y allá de vez en cuando valientes cristianos salían a defender a los judíos, pero eran muy pocos: algunas docenas de obispos y sacerdotes, algunos pocos cientos de hombres y mujeres en toda Europa.

Es una afirmación dolorosa, pero no podemos ignorarla: del mismo modo que las víctimas representan un problema para los judíos, los asesinos son un problema para los cristianos.

[…]

Para el sobreviviente la pregunta se presentaba de otra manera: permanecer o no permanecer judío. Recuerdo nuestros debates tumultuosos y angustiados en Francia después de la liberación. ¿Debería uno partir rumbo a Palestina y luchar en nombre del nacionalismo judío, o debería uno, al contrario, afiliarse al movimiento comunista y promulgar el ideal del internacionalismo? ¿Debería uno ahondar en la tradición, o darle la espalda? Las opciones eran radicales: compromiso total o alienación total, lealtad incondicional o repudio. No había forma de volver a los anteriores caminos y principios. El judío podía decir: he sufrido, he sido hecho para sufrir, lo único que puedo hacer es acercarme más a mi propio pueblo. Y eso era comprensible. O si no: he sufrido demasiado, no me quedan ya fuerzas, me retiro, no deseo que mis hijos hereden este sufrimiento. Y eso también era comprensible.

Y sin embargo, como en el pasado, la prueba no produjo una declinación sino un renacimiento de la conciencia judía y un florecimiento de la historia judía. En vez de romper sus vínculos, el judío los fortaleció. Auschwitz lo hizo más fuerte. Incluso aquel que entre nosotros abraza las así llamadas causas universales fuera de su comunidad, está motivado por el judío que hay dentro suyo y que trata de reformar al hombre mientras desespera de la humanidad. Aún cuando se encuentre en una posición para transformarse en algo distinto, el judío permanece judío.

A través de un mundo en cambio, los jóvenes judíos, hablando todas las lenguas, producto de todas las clases sociales, confluyen en la aventura que el judaísmo representa para ellos, fenómeno que llegó a su apogeo en Israel y en la Rusia soviética. Siguiendo diferentes caminos, estos peregrinos participan del mismo proyecto y expresan el mismo desafío: “Quieren que fracasemos, pero dejaremos que estalle nuestra alegría; quieren hacernos duros, cerrados a la solidaridad y al amor; bueno, seremos obstinados pero llenos de compasión”. Este es el desafío que justifica las esperanzas que pone el judío en el judaísmo y explica las marcas peculiares que deja en su destino.

Por lo tanto, parecería haber más de una manera en que el judío pueda asumir su condición. Hay un tiempo para cuestionarse y un tiempo para actuar; hay un tiempo para contar historias y un tiempo para rezar; hay un tiempo para construir y un tiempo para reconstruir. Elija lo que elija, el judío se vuelve portavoz de todos los judíos, de los muertos y de los aún no nacidos, de todos los seres que viven a través de él y dentro de él.

Su misión nunca fue hacer más judío al mundo, sino hacerlo más humano.

Salmo 44:

nazi cut the beard

Para el director del coro. Salmo de los hijos de Coré. Maskil. Oh Dios, hemos oído con nuestros oídos. Nuestros padres nos lo han dicho. Maravillosa obra hiciste en sus días, en los días de la antiguedad. Tú con tu mano expulsaste a las naciones, y las plantaste. Rompiste los pueblos y los diseminaste fuera. Por cuanto no por su propia espada obtuvieron la tierra en posesión, ni los salvó su propio brazo, sino Tu diestra, Tu brazo y la luz de Tu rostro, porque Tú les mostraste favor. Tú eres mi Rey, oh Dios. Ordena la salvación de Yaakov: Por medio de Ti postraremos a nuestros adversarios. Por medio de Tu nombre pisotearemos a los que se levantan contra nosotros. Por cuanto no confío en mi arco, ni mi espada me puede salvar, pero Tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has avergonzado a quienes nos odian. En Dios nos hemos gloriado todo el día, y alabaremos Tu nombre para siempre. Selá. Sin embargo, nos has desechado y confundido, y ya no sales con nuestros ejércitos, nos despojan a voluntad. Nos entregaste como ovejas al matadero, y nos has esparcido entre las naciones. Vendes a Tu pueblo por poca ganancia, no estableciendo precio alto. Nos conviertes en objeto de mofa para nuestros vecinos, en burla para los que están en derredor nuestro. Nos constituyes en oprobio entre las naciones, motivo de desdén entre los pueblos. Todo el día está mi confusión delante de mí, y me cubre la verguenza de mi rostro, por causa de los que blasfeman y de las burlas del enemigo. Todo esto nos ha sobrevenido, pero no Te hemos olvidado, ni hemos sido infieles a Tu Pacto. Nuestro corazón no se ha vuelto, ni nuestros pasos se apartaron de Tu camino, aunque nos aplastaste en un lugar de chacales y nos cubriste con la sombra de la muerte. Si hubiéramos olvidado el Nombre de nuestro Dios o hubiésemos extendido nuestras manos a un dios extraño, ¿no nos pediría cuentas Dios? Porque Él conoce los secretos del corazón. Pero por Ti nos matan todo el día, y somos como ovejas que van al matadero. ¡Despierta! ¿Por qué duermes, oh Eterno? Despierta, no nos deseches para siempre. ¿Por qué ocultas Tu rostro y Te olvidas de nuestra aflicción y de nuestra opresión? Porque nuestra alma se inclina al polvo, y nuestro cuerpo se clava a la tierra. Levántate en nuestra ayuda, y líbranos por Tu misericordia.

Profecías del Zohar

Bendito eres tu Adonai, D’s de Abraham, Isaac y Yaakov. Te agradecemos por todo lo que has hecho por tu pueblo, a quien elegiste entre las naciones para cumplir tus preceptos. Tu bondad y tu misericordia nos han mantenido vivos a lo largo de los milenios frente a toda clase de adversidades. Pues el Eterno, tu D’s, anda entre tus campamentos para salvarte y entregar a tus enemigos en tu mano. Solo por Tu gracia han retornado a su tierra los hijos de Yaakov por millones, desde todos los rincones del planeta. Solo por Tu voluntad han vencido y prosperado. Tú mantuviste la promesa que le hiciste a nuestros padres en un pacto eterno. No te olvidaste de nosotros. Por eso alabaremos tu nombre por toda la eternidad por siempre jamás. Tú eres único, Elohim. Gracias y bendito seas por todos Tus milagros.

Poca cosa hizo Tu siervo Abraham que estuvo dispuesto a sacrificar a su único hijo o Job que siguió glorificando Tu nombre después de haber perdido todas sus riquezas, esposa e hijos… poca cosa hicieron ellos en comparación con tantos judíos que después de perder a toda su familia en la Shoá te siguieron adorando. ¿Acaso judíos como Yisrael Meir Lau y Eli Wiesel no han superado pruebas más duras que Abraham, Job e Isaías? ¿No merecen ellos más honores que los mismos patriarcas? ¿Acaso hay un amor en la contradicción más profundo que seguir cumpliendo tus preceptos después de un Holocausto, después de dos milenios de exilio y persecusiones? No setenta, sino 2.000 años!!! Tu Torá está más viva que nunca. No hay odio gratuito entre judíos. Las yeshivot han crecido exponencialmente desde el renacimiento de Israel. Si un contador supera todas las pruebas más duras a las que se le puede someter, no toma un centavo para sí, ¿acaso no confiarás en él para darle un cheque en blanco? ¿No será digno de confianza después de pasar por todo eso? Israel ha superado todas tus pruebas. Nuestros perseguidores desaparecieron, hemos recuperado parte de nuestra tierra ancestral, transformándola en un vergel, hemos vencido en todas las guerras, ganado prosperidad y recuperado el prestigio ante las naciones. Las profecías lenta pero firmemente se van cumpliendo. ¿Dónde están los grandes enemigos del pueblo de Israel? ¿Cuánto duró el “Reich de los mil años”? ¿Y los Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, URSS? ¿Dónde están? Ellos quedaron en la historia, nosotros la estamos haciendo. Baruj Hashem!

Cuán posible es que después de 2000 años de exilio nuestro pueblo haya regresado a nuestra tierra en 1948, habiendo estado tres años antes en los campos de concentración frente al ángel de la muerte, durante el peor crimen del ser humano contra el ser humano, para después afirmar “no moriré sino que viviré”. Y encima en lo que en ese momento eran chozas y tiendas de chapa para albergar a la enorme cantidad de refugiados judíos que se escapaban de Europa y el mundo árabe, sin ninguna otra posesión más que las ropas que llevaban consigo – arribando a un diminuto país desértico rodeado por enemigos mucho más numerosos, por el que la gente no apostaba ni una moneda partida al medio que sobreviviría por más de media década – hoy son rascacielos, satélites que se envían al espacio y centros de innovación exportando alta tecnología al mundo entero. Es simplemente impactante. A mi corta edad he perdido la capacidad de sorprenderme… o mejor dicho, ya no me sorprendo de sorprenderme. Israel es la mayor afirmación colectiva de vida en toda la historia del pueblo judío. El Judaísmo es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. Y en ningún lugar verán el poder de lo posible más que en el Estado de Israel hoy. Israel ha tomado una tierra vacía y la ha hecho florecer, Israel ha tomado una lengua antigua, la lengua de la Biblia, para hacerla hablar nuevamente, Israel ha tomado la fe occidental más antigua y la ha hecho joven de nuevo, Israel ha tomado una nación en pedazos y la dignificó nuevamente. No descansemos hasta que la luz de Israel brille alrededor del mundo. Baruj Hashem!

No obstante, aún quedan muchos obstáculos y enemigos por vencer. Seres injustos que odian a Israel, que aborrecen lo puro y aman lo profano, que consideran justo lo injusto y visceversa. Que blasfeman contra el recto y alaban al tirano. Son los mismos que llaman bien al mal y mal al bien, que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz, que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo. Oh Eterno, te pido que otorgues la victoria al pueblo de Israel en la Tierra de Israel con la Torá de Israel. Entrega a los enemigos en su mano y desata la venganza contra todas aquellas naciones que alguna vez cometieron iniquidades e injusticias contra Tu pueblo y mancillaron Tu nombre. Borra la ignominia causada contra tu pueblo. Castiga a todos nuestros enemigos pasados y presentes. Que paguen la cuenta que deben. Que la misma injusticia que sufrió tu pueblo sea también aplicada a los pueblos que nos amargaron a lo largo de la historia. De esta manera seremos iguales en el dolor. Si nuestros inocentes sufrieron, que sufran los inocentes de ellos. Antes de construir el Tercer Templo y traer la redención de la humanidad, castiga a los enemigos de Israel por todas las iniquidades que cometieron contra tu pueblo. Si el gran Tito no pudo derrotar a un mosquito que Tú le enviaste, los hijos de Esav no podrán resistir Tu furia. Pues Tu eres todopoderoso en el mar y en la tierra. Destruye a los ministros de las naciones gentiles que se amotinaron contra Tí desde los cielos, así nosotros los podremos acabar en la tierra. Devuelve la gloria a Tu pueblo para que el mundo entero sepa que Tú estás con nosotros. Alégranos conforme a los días en que Tú nos has afligido, conforme a los años en los que hemos visto el mal.

Tú has sido favorable a tu tierra. Tú haz tornado la cautividad de Yaakov. Tú haz perdonado la iniquidad de tu pueblo y retirado tu ira. Bendito seas a perpetuidad. Oh, nuestro amado Elohim, recuerda que ellos nos trataban como extraños, nos consideraban inferiores, tiraban bebés al fuego y gaseaban niños, recuerda cómo nos mataban por gusto, sin que los provocáramos, sin haber amenaza demográfica o militar alguna, simplemente por su odio irracional y enfermo, por su sed de sangre hebrea. Te ruego que no lo olvides. Extiende Tu indignación a todas sus generaciones, porque siguen cometiendo los pecados de sus padres al creerse con derecho a juzgar y tratar con desdén al judío de los países. Hay demasiada basura gráfica como el New York Times y muchos otros periódicos “respetables”. Una y otra vez oímos, cuando se explican en muchos lados los actos de salvajismo árabe en los medios, que existen judíos y existen los otros; los judíos nunca son enteramente inocentes, y los otros nunca son enteramente culpables. Europa no aprendió nada. Tú le tendrás que enseñar con la vara del rigor, como hiciste con nosotros cuando nos creíamos franceses, alemanes, polacos o húngaros. Asesinaron dos tercios de la judería europea, y desde mucho antes nos perseguían y masacraban gratuitamente. Este es un pueblo cuyo sufrimiento es el más antiguo del mundo. Ningún pueblo en la historia sufrió tanto ni pagó un precio tan alto por su mera existencia. Haz pagar caras nuestras vidas, D’s de nuestros padres. Castígalos impiadosamente sin hacerles ver la luz al final del túnel, y yo me regocijaré en Ti. Haz pedazos a nuestros crueles adversarios Ishmaelitas y hiere a quienes nos odian. Pues así habrás desnudado el velo que te oculta y todos los habitantes de la tierra temblarán, nuestros enemigos temerán a los hijos de Tu pacto.

Nunca más exaltes la diestra de los enemigos de Yaakov, ni permitas que se rían de él como hienas salvajes. Te ruego que no te enojes con tu fiel ungido. No nos cubras de vergüenza en este mundo. Levántate D’s de las venganzas para aplicar a los arrogantes lo que merecen. Los insolentes, mentirosos e hipócritas calumnian y blasfeman contra la casa de Israel. ¿Hasta cuándo se regodeará el inicuo en su malvada podredumbre?

En cada generación se levantan para aniquilarnos, pero El Santo bendito Sea nos salva de sus manos. Derrama Tu cólera sobre las naciones que no te reconocen y sobre los reinos que no llaman Tu nombre, porque ellos han devorado a Yaakov y destruyeron su morada. Derrama Tu enojo contra ellos y permite que Tu furia colérica los alcance. Persíguelos con enojo y destrúyelos debajo de los cielos de Adonai. Maldito Esav, siervo de Samael! Maldito Ishmael, bastardo adorador de astros! Reina Yaakov sobre tus enemigos y que tus hijos nunca más sean esclavos ni habiten tierra extranjera.

Que se levanten nuestros amados líderes Jasmoneos, los hijos de Sansón, Yeoshua, Débora, Barak, Mordejai, Bar Kojba, el Palmaj, Yitzhak Rabin, Yair Stern, Moshe Dayan, Arik Sharon, Zvi Ofer, Yonatán Netanyahu, Rafael Eitan, Roi Klein (nuestros gloriosos hermanos los guerreros Macabeos de nuestro tiempo). Que se preparen para el retorno de nuestro rey hijo de David. Que se haga la voluntad del Rey del Universo, Señor de los Ejércitos, Redentor de Israel, por los siglos de los siglos y toda la eternidad, amén ve amén.

Purim 1953 – Hu-Rá (“él es malvado”)

La increíble historia de cómo la plegaria de un rav de Jabad ocasionó la muerte del dictador Josef Stalin justo antes de que pudiera concretar sus planes macabros para exterminar a dos millones de judíos soviéticos y terminar la obra iniciada por Hitler.

Purim y la masacre de Itamar

Purim y Reaccionando ante la Masacre de Itamar

Purim y Reaccionando ante la Masacre de Itamar

Lo ilógico del antisemitismo.

por Sara Yoheved Rigler

La yuxtaposición de los dos eventos fue escalofriante.
El viernes a la mañana, como siempre, fui a comprar flores para mi mesa de Shabat. Zusha, el vendedor de flores, que se mudó a Israel desde California hace treinta años, estaba notoriamente alterado. Mientras yo seleccionaba un colorido ramo de anémonas, él estaba ansioso por contarme lo que había ocurrido. Un amigo suyo de Facebook, Kenny, había subido un video a su página de Facebook. Cuando Zusha lo vio, quedó pasmado al percatarse que era claramente un video antisemita. Posteó un comentario: “Estoy ofendido por este video”.
En respuesta, Greg de Inglaterra, un amigo de Kenny, envió a la página de Zusha un mensaje que lo dejó espantado. Zusha, un ex-hippie que siempre buscó la paz y el amor, insistió en que yo lo leyera por mí misma. Con las manos temblando, puso el mensaje en su celular y me lo pasó. En la pantalla decía:
“ZUSHA – ESTOY TOTALMENTE OFENDIDO POR EL USO DE FÓSFORO BLANCO POR PARTE DE LOS JUDÍOS PARA ASESINAR MUJERES Y NIÑOS PALESTINOS EN CISJORDANIA. Haces que yo y una gran parte del mundo nos sintamos enfermos con sólo mirarte. Renacuajo repulsivo asesino buscador de dinero. Hay una muy buena razón por la cual los judíos han sido odiados por todas las naciones a través de toda la historia”.“¿Judíos asesinando mujeres y niños palestinos en Cisjordania?”. Preguntó Zusha. “¿De qué está hablando?”.
Mi mente corrió a toda prisa tratando de entender las acusaciones de Greg. ¿Acaso se refiere a Gaza, no a Cisjordania? ¿Acaso se refiere a las represalias en Gaza hace dos años, después de que Gaza disparó miles de cohetes y misiles a civiles israelíes? Pero ninguna mujer o niño en Gaza murió como resultado de aquella sustancia.

El odio a los judíos es la causa, y los resultados son las acusaciones absurdas de que los judíos son culpables de tal o cual crimen.

De pronto, mi mente se detuvo bruscamente. Me di cuenta de que todos los esfuerzos por entender estas farsas llenas de odio carecían de sentido: Las causas A, B y C no resultan en el odio a los judíos. En cambio, el odio a los judíos es la causa, y el resultado son las acusaciones distorsionadas, a menudo sin fundamentos, e incluso absurdas, de que los judíos son culpables de tal o cual crimen.
Creer que los israelíes asesinan niños árabes deliberadamente es tan absurdo como la acusación centenaria de que los judíos matan niños cristianos para escurrir su sangre para hornear matzá. Cualquier persona pensante que se moleste en investigar la verdad entendería que la Torá prohíbe comer sangre, y que toda la carne casher debe pasar por un proceso de remojado y de salado para quitar la sangre. ¿Acaso creían realmente los cristianos y musulmanes desde la Edad Media hasta el siglo XX en los libelos de sangre, o los utilizaban meramente como una excusa para incitar alborotos y asesinar a los judíos locales?
“¿Cómo debería responderle?”. Me preguntó Zusha con tristeza.
Yo miré la pantalla con la mente en blanco. ¿Cómo deberíamos responder al antisemitismo? Si alguien alegara que los judíos le han robado la tierra de Israel a los árabes, yo podría refutarlo con datos históricos. ¿Pero cómo refutas las mentiras ante personas que perciben las pruebas como “barricadas inconvenientes en sus avenidas de odio”?
¿Quién Mata Niños?
Esa misma noche de Shabat, terroristas árabes entraron a la casa de la familia Fogel en Itamar y asesinaron salvajemente a Udi, el padre de la familia, a Rut, la madre, a Yoav de 11 años, a Elad de cuatro años, y a la pequeña Hadas de tan solo tres meses. Las víctimas fueron acuchilladas en el corazón y sus gargantas cortadas, casi decapitadas.
La noticia de la masacre fue celebrada en Gaza con alegría y distribución de dulces.
Si bien el judaísmo valora el principio de “honrar a los muertos”, y normalmente se descartaría la posibilidad de exhibir las espeluznantes fotografías de los niños asesinados, los abuelos de las víctimas dieron permiso para poner en circulación las fotos como evidencia del asesinato brutal y deliberado de niños judíos por terroristas árabes. Este no es un caso de daño colateral durante una operación militar. Tampoco es un caso de un niño atrapado en la línea de fuego. Tampoco es un caso de un bombardeo de una escuela de la ONU que ha sido tomada por terroristas de Hamás. Este es un caso de un hombre árabe hundiendo su cuchillo en el pecho de un niño de cuatro años y cortando la garganta de un bebé llorando. Y las fotografías muestran la evidencia.
El gobierno israelí puso en circulación las fotografías el sábado a la noche. El Primer Ministro Benjamín Netanyahu demandó que las naciones del mundo condenaran el asesinato de niños judíos con tanto entusiasmo como condenan cada casa que es construida en los territorios en disputa.
Después de todo, el Primer Ministro es un hombre racional. Cuando Israel abrió un túnel a lo largo del Muro Occidental en el Monte del Templo como un sitio arqueológico revelando que la presencia judía se remonta a 2500 años, los árabes causaron disturbios acusando a Israel de cavar túneles bajo la montaña. Durante una conferencia de prensa en la cual el Primer Ministro Benjamín Netanyahu explicó la logística del túnel, un periodista extranjero desafió: “Los árabes afirman que el túnel atraviesa el Monte”. Netanyahu, molesto, contestó: “Los árabes afirman… este no es un tema subjetivo sobre el cual los árabes pueden afirmar lo que quieran. Ven y camina por el túnel. Cualquier persona puede ver que el túnel va por la periferia y no atraviesa el Monte”.
El Primer Ministro y la mayoría de nosotros los judíos no nos damos cuenta que el antisemitismo y su reencarnación moderna, el anti-sionismo, no tienen nada que ver con la lógica, ni con la evidencia, ni con pruebas verificadoras.
Pero nosotros continuamos tercamente respondiendo a las acusaciones en nuestra contra con evidencia y pruebas:

  • Los “territorios ocupados” no son la raíz de la hostilidad árabe, porque la OLP, con su carta llamando a la destrucción del Estado de Israel, fue establecida en 1964, tres años antes de que Israel entrara a los territorios.
  • Los “asentamientos” no son un obstáculo para la paz, porque cuando Israel desplazó los asentamientos de la Franja de Gaza en 2005, el resultado, en lugar de la paz, fue una toma de poder por parte de la organización terrorista Hamás que procedió a utilizar Gaza como una base de lanzamiento de misiles en contra de Israel.
  • El “problema de los refugiados árabes”, en el que árabes fueron desposeídos de sus casas y de sus tierras por el establecimiento del Estado de Israel en 1948, fue paralelo a la expulsión de un igual número de judíos de los países árabes en los que habían vivido por siglos. Mientras que el incipiente Estado de Israel absorbió a esos cientos de miles de refugiados judíos, los refugiados árabes fueron mantenidos por los gobiernos árabes en miserables campos de refugiados, la única “población de refugiados” del mundo que ha mantenido su estatus de refugiados por tres generaciones.

Y el mundo todavía ignora los hechos y defiende mitos como el “apartheid israelí”.
Purim
Lo ilógico del antisemitismo se revela claramente en la historia de Purim. Hamán, el virrey del Rey Ajashverosh, estaba enfurecido por la negativa de un judío –Mordejai– de prosternarse ante él. En lugar de ejecutar a ese judío, Hamán le pidió al rey (y le fue concedido) permiso para “destruir, matar y exterminar a todos los judíos, jóvenes y viejos, niños y mujeres” en un día. Dado que el imperio de Ajashverosh se extendía desde India hasta Etiopía y abarcaba a todo judío vivo en ese momento, el decreto de genocidio hubiese aniquilado a toda la nación judía.
Hasta el día en el que el edicto del genocidio fue hecho público, los otros judíos castigaban a Mordejai por su obstinada negativa a prosternarse ante Hamán. Los judíos de Shushán, la capital, se suscribían a la aparente realidad de causa y efecto: la negativa de Mordejai a prosternarse les podría causar problemas. Este es el clásico paradigma del antisemitismo, que el crimen/negativa por parte de los judíos de amoldarse a las normas sociales/comportamientos erróneos es “la causa”, y el odio a los judíos es “el efecto”.

Purim es el paradigma de cómo responder a los designios homicidas en nuestra contra – acercarnos a Dios y a nuestros hermanos firmemente.

Pero una vez que fue anunciado que todos los judíos del mundo estaban destinados a ser asesinados, ocurrió un cambio paradigmático. Los judíos entendieron que su aniquilación total estaba fuera de proporción en relación a la simple negativa de Mordejai a prosternarse ante Hamán. El odio desatado en contra de ellos no tenía lógica ni sentido, era irracional. En cambio, había algo más profundo y cósmico en juego. Presas del miedo, los judíos de todo el imperio ayunaron, vistieron arpilleras, y clamaron a Dios.

De acuerdo a los sabios, el pueblo judío aceptó la Torá sobre sí mismo dos veces en la historia. La primera vez fue en el Monte Sinaí después del Éxodo de Egipto. La segunda vez fue en la historia de Purim. En el judaísmo es indiscutible que Dios dirige el mundo. Nuestro miedo no debería llevarnos a acceder cobardemente a las demandas de las naciones que nos odian, sino a la reconciliación con Dios y con nuestros compañeros judíos.
Todas las mitzvot de Purim (enviar alimentos a un vecino, darle caridad al pobre, congregarse para escuchar la Meguilat Ester, y reunirnos para la comida festiva) involucran hacer lazos con otros judíos. Esta es la clave de la salvación de Purim.
Tras la masacre de Itamar y el perverso fracaso por parte de los gobiernos y los medios de comunicación del mundo en condenar semejante brutalidad en contra de los judíos, puede sentirse una ola de miedo aquí en Israel. Admito que leyendo la pantalla del teléfono celular de Zusha sentí que me invadía la oscuridad. El 2011 se parece cada vez más a 1939. Purim es nuestro paradigma de cómo responder a los designios homicidas en nuestra contra – debemos acercarnos a Dios y a nuestros hermanos firmemente.

Fuente: Aish Latino

Feliz Purim!

En una época en la que todos los judíos del mundo vivían dentro de los dominios del Imperio Persa, que se extendía desde India hasta Etiopía, el decreto de Hamán hubiera borrado al pueblo judío de la faz de la tierra. Pero las almas reencarnadas del profeta Samuel (en Mordejai) y el rey Saúl (en Hadasa) bajaron a la Tierra para reparar su Tikún, revertir el decreto, destruir a sus enemigos y terminar el trabajo inconcluso ejecutando al verdugo agaguita en la misma horca que había preparado para su víctima.

Todo es Para Bien

Entendiendo la razón por la cual nos emborrachamos en Purim.

por Rav Mark Spiro

En el año 370 AEC, los judíos del imperio persa fueron salvados de la aniquilación a manos de Hamán, el malvado consejero del rey Ajashverosh. Cada año celebramos en Purim nuestra salvación leyendo el Libro de Ester, enviando regalos a nuestros amigos y a los pobres, disfrutando una comida festiva y, por supuesto, emborrachándonos “hasta que no sepamos diferenciar entre ‘bendito es Mordejai’ y ‘maldito es Hamán’” (Talmud Meguilá 7b).
Espera un minuto. ¿Emborracharse? ¿Por qué? ¿Es acaso Purim la versión judía de una fiesta juvenil? ¿Cuál podría ser la razón detrás de una obligación tan extraña – beber hasta no distinguir entre el recto líder de los judíos y su malvado adversario?
En realidad, Purim es mucho más que una historia sobre el triunfo del bien sobre el mal; es la historia de la supervivencia del pueblo judío en lo que para ellos era un mundo completamente nuevo. Exiliados por primera vez en su historia, los judíos del imperio persa estaban cautivos en una tierra extraña, sin soberanía, Templo, profecía, sacerdotes, ejército ni rey – y, como corolario, enfrentaban una amenaza mortal a su existencia. De hecho, parecía que habían sido completamente abandonados por Dios (lo cual, de acuerdo a nuestra tradición, es la razón por la que en todo el Libro de Ester no es mencionado ni una vez el nombre de Dios).
Entonces, ¿cómo respondieron los judíos ante esta difícil situación? No podríamos culparlos por sentirse abandonados o por preguntarse “¿Dónde está Dios?”. Pero, sin embargo, su respuesta fue completamente diferente. En lugar de dudar, eligieron entender su situación como una respuesta a sus propios errores y, como resultado, ayunaron y se arrepintieron. En lugar de perder la esperanza, eligieron ver los eventos como parte de un plan superior y, para el final de la historia, ese plan superior fue revelado en un irónico giro de la narrativa, demostrando claramente que lejos de estar ausente, Dios estuvo en control todo el tiempo, orquestando cada movida hasta tal punto que Hamán y sus diez hijos terminaron siendo colgados en las mismas horcas que ellos habían preparado para Mordejai.
Purim demuestra que la realidad no es lo que aparenta ser. Hay alguien dirigiendo el show, sólo que se está escondiendo. Nada es aleatorio; incluso el mayor mal o sufrimiento, más allá de lo difícil que pueda ser de comprender, es al final de cuentas parte de un plan superior.
Pero la pregunta más grande sigue presente: ¿Por qué Dios esconde Su rostro mientras lleva a cabo Su plan?
Quizás la respuesta yace en lo que podría considerarse el clímax de la historia de Purim, cuando Mordejai, el líder de la comunidad judía, le dice a su sobrina, la Reina Ester, que debe revelarle al rey su identidad verdadera e implorarle que salve a su pueblo del decreto de Hamán. Cuando Ester le recuerda que si se acerca al Rey sin una invitación puede ser ejecutada, Mordejai le responde de una manera sorprendente. En lugar de pedirle que utilice su poder e influencia, como hubiésemos esperado, le dice con calma:
“No creas que podrás escapar, en el palacio del rey, más que cualquier otro judío. Porque si te mantienes en silencio en un momento como este, el alivio y la salvación vendrán a los judíos desde otro lugar, mientras que tú y la casa de tu padre perecerán. ¡Y quién sabe si fue sólo para este momento que alcanzaste la posición real!” (Ester 4:13-14).
En otras palabras: No te necesitamos Ester, ¡tú nos necesitas a nosotros! Porque cuando Dios se oculta, por así decir, y permite que el mal asome su asquerosa cabeza, no es porque haya perdido el control de Su mundo y necesite nuestra ayuda; sino porque quiere crear una oportunidad para que demos un paso adelante y llenemos el vacío. Los desafíos e imperfecciones que experimentamos en la vida son precisamente las cosas que nos incitan a materializar nuestro potencial, lo que significa que incluso lo “malo” en nuestro mundo es, en realidad, lo mejor para nosotros.

Y esto nos devuelve al tema de emborracharnos hasta no poder distinguir entre “bendito es Mordejai” y “maldito es Hamán”. El hecho de beber en Purim no tiene el objetivo de nublar nuestra percepción, sino de profundizarla. Porque en realidad, tanto Mordejai como Hamán – el bien y el mal – son parte de un plan superior; ambos son componentes esenciales del mejor mundo posible.
Purim nos recuerda que nosotros somos quienes determinamos la calidad de nuestras vidas, y que cada uno de nosotros es capaz de ser feliz más allá de lo difícil que parezcan las cosas a primera vista. Nos inspira a mirar la vida con más profundidad y verla como realmente es: un increíble regalo y oportunidad. Pero quizás, por sobre todas las cosas, nos desafía a mirar muy adentro nuestro y reconocer que nuestros desafíos más grandes son oportunidades hechas a medida para que salgamos al ruedo y descubramos de qué estamos hechos realmente, y que entonces podamos brillar.
Les deseo un Purim alegre y significativo.
Y, por favor, ¡beban con responsabilidad!
Fuente: Aish Latino
Les recomiendo leer también este artículo y este otro
———————–
Reflexión personal de Jabotito:
ÉSTO NOS ENSEÑA QUE ESTAMOS EN ÉSTE MUNDO, LOS JUDÍOS, PARA SER ABSOLUTAMENTE RESPONSABLES, CADA JUDÍO, POR TODO EL PUEBLO JUDÍO. EL BIEN ES SER ABSOLUTAMENTE LEALES A NUESTRO PUEBLO, ESO ES LO QUE LA TORÁ ESPERA DE CADA JUDÍO, Y A LA VEZ ÉSTO ES LO QUE NOS ENSEÑA. ¡¡SER JUDÍO ES SER PARTE DE UN TODO MARAVILLOSO, SUBLIME, EL CUAL DEBEMOS DEFENDER Y AGRANDECER, CON TODA NUESTRA FUERZA, CON TODA NUESTRA CAPACIDAD, CON TODA NUESTRA INTELIGENCIA, CON TODO NUESTRO AMOR!!. ¡¡Y ÉSE ES EL ÚNICO CAMINO A LA FELICIDAD, ELEGIR DARLO TODO POR NUESTRO AMADO PUEBLO Y NUESTRA AMADA TIERRA, ERETZ ISRAEL, ENTREGADA POR D-OS A NOSOTROS EN UN PACTO ETERNO!!
La reina Ester nos regaló otro Purim hace poco más de 67 años. Lea aquí. A mí también me explicaron hace mucho tiempo que los nombres de los hijos de Hamán leídos en diagonal dan los nombres de los jerarcas nazis que fueron ahorcados en los juicios de Nuremberg por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. D’s quiera que tengamos un remake de Purim con los Aman-Din-Ejad de nuestro tiempo y así manifestar a todas las naciones la gloria del Eterno, Rey del Universo, Señor de los Ejércitos y Redentor de Israel, Beezrat Hashem! Amén ve amén
El Rey de los Cielos castigó a Israel por sus iniquidades, pero el cuchillo que nos azotó desapareció de la historia. Pues aquellos que intentaron exterminarnos en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, Tercer Reich o Saddam Hussein – hoy no existen más. El mismo destino les espera a los ayatolás. “Todo es mortal excepto el judío” decía Mark Twain. Los sabios del Talmud predijeron hace 2.000 años (como aparece registrado en el Yalkut Shimoni, Sefer Yeshayahu, capítulo 499): En el futuro, Persia hará la guerra con Arabia, y Arabia irá y pedirá ayuda de Edom (Occidente). Persia destruirá el mundo, y el mundo estará en caos. La nación de Israel también estará confundida. Pero entonces Dios le dirá al pueblo judío: “No se preocupen. El tiempo para su redención ha llegado. Y esta redención no será como la redención de Egipto (la cual fue seguida de una difícil historia). Esta redención será una redención total”. Desconozco si esta profecía se cumplirá de ese modo, pero si nos mantenemos fieles al pueblo de Israel en la Tierra de Israel con la Torá de Israel, el Santo Bendito Sea no entregará a nuestros enemigos en nuestra mano. Y más también. De todas formas no está permitido confiar en los milagros como motivo para la inacción. El mundo espiritual debe ser defendido por el brazo del hombre que debe abandonar la comodidad de su hogar, las obligaciones laborales o sus estudios, para salir a defender la nación. Nuestros sabios nos explican que en ciertas circunstancias hay que tomar la espada y nadie puede quedar exento de usarla. Pero tampoco pretendamos apropiarnos de la gloria que solo le pertenece al Eterno. No es meramente por nuestra fuerza o ingenio que triunfamos. Al final solo Él decide el resultado de las batallas… ¡Desgraciado el que se muestra compasivo con el malvado que pretende derramar sangre judía! Quien muestre piedad al que no la tiene, terminará actuando sin piedad contra hombres piadosos. Aquel será extirpado de su pueblo.
Irán tiene los días contados.
Ezequiel 28:25:
Así dice Dios el Eterno: Cuando haya recogido a la casa de Israel de entre los pueblos donde están dispersos y los haya santificado a la vista de las naciones, morarán en su propia tierra que le di a Mi siervo Yaacob. Allí vivirán seguros, construirán casas y plantarán viñedos; sí, vivirán allí en seguridad cuando Yo ejecute Mis designios sobre todos los que los desprecian en derredor y sabrán que Yo soy el eterno su Dios.
Por cierto, Shabat shalom:

Conceptualización del terrorismo

Conceptualización del terrorismo
Ezequiel Eiben
24/2/2014

El terrorismo es un flagelo que ha azotado sin piedad y con suma crueldad pueblos y países. Si bien es un extendido fenómeno en el mundo actual en unos cuantos puntos del orbe, y es tema prioritario a considerar en la preparación de políticas por varios Estados, no han sido pacíficos los intentos por conceptualizarlo a los fines de delimitar concretamente lo que constituye y no constituye terrorismo. Es decir, se ha hablado mucho sobre el tema, pero no siempre en los mismos términos o refiriéndose a los mismos hechos.
Los problemas de definición del terrorismo vienen principalmente por los intereses políticos entremezclados de diversos Estados que se ponen en juego. Los grupos terroristas sobreviven en gran medida gracias al apoyo financiero y armamentístico de unos cuantos Estados que lucran indebidamente con el terror. Por lo tanto, muchos que están envueltos en actividades terroristas manipulan nociones y definiciones en aras de lograr que su actividad indecorosa no quede encuadrada en el concepto debatido en cuestión.
Ahora bien, más allá del arremetimiento epistemológico contra la claridad conceptual por parte de los que intentan zafar de quedar encasillados, el terrorismo puede ser distinguido de otros hechos y definido con precisión.
El terrorismo es el ataque deliberado a población civil con fines políticos, que se lleva a cabo sembrando miedo y pánico en las víctimas. Este concepto objetivo incluye una acción (atacar), un objeto (el blanco del ataque, que son los civiles), una finalidad (el objetivo político que los terroristas desean alcanzar), y un efecto (el consecuente miedo que se siembra sobre los agredidos).  

Ampliando el análisis sobre los elementos del terrorismo, seguimos el criterio del analista Julián Schvindlerman que los describe del siguiente modo:
1) Objetivo de ataque: civiles, sobre los cuales se lanza el ataque deliberado. Ejemplo: atacar intencionalmente zonas residenciales para asesinar a población civil.
2) Factor elevado de atrocidad: alto nivel de violencia, que a veces asume grados de perversa espectacularidad. Ejemplo: explosión de bombas en autos y aviones.
3) Finalidad última: siempre el fin último del terrorismo es político (se trate de derechos, territorios, reclamos religiosos o diversas clases de reivindicaciones). Ejemplo: concesión de status político a un determinado grupo nacional o religioso.
4) Mensaje psicológico mayor: el mensaje trasciende al atentado específico, es más amplio y no se circunscribe al daño causado. Ejemplo: un terrorista que se inmola en un boliche bailable, más que el daño provocado a las instalaciones y a las personas concretas, busca sembrar pánico en toda la población y preocupación en el gobierno. 

El mencionado concepto de terrorismo permite distinguirlo de otros dos fenómenos: Guerra y Guerrilla. La guerra clásica, en términos generales, es el enfrentamiento armado entre dos ejércitos regulares representativos de sus respectivos Estados. Los ejércitos están compuestos por soldados que son efectivos oficiales del bando al que pertenecen y avalados por el propio ordenamiento jurídico para desempeñarse. La guerrilla consiste en el enfrentamiento entre un grupo armado irregular, que no constituye el ejército oficial de un Estado reconocido, y un ejército militar regular perteneciente a un Estado. Los integrantes del grupo aludido son guerrilleros, cuadros que más allá de no tener afiliación oficial a un ejército de Estado se mueven con rangos militares y reglamentación jurídica propios de su organización. El terrorismo, como ya vimos, es específicamente ataque a civiles con fines políticos. Este puede ser perpetrado por Estados o por grupos irregulares, e invocando más de un reclamo, lo que nos lleva a la necesidad de esbozar una clasificación general (que no intenta ser pormenorizada) teniendo en cuenta sus manifestaciones:
-Terrorismo subversivo: organizaciones armadas que desconocen autoridades oficiales, quiebran el orden constitucional y atacan para lograr cambios radicales en el mismo (gubernamentales, institucionales, sociales, etc.). Ejemplos: Montoneros y ERP en Argentina, Sendero Luminoso en Perú.
-Terrorismo de Estado: Promovido por el aparato burocrático del Estado para asegurar la posición de los gobernantes, y reprimir y castigar levantamientos rebeldes contra la ley o incluso manifestaciones pacíficas que son tomadas como un desafío por las criminales autoridades. Ejemplos: Guardia Revolucionaria de Irán, el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela
– Terrorismo laico o secular: Generalmente es nacionalista, y busca reivindicaciones y legitimaciones históricas y territoriales. Ejemplo: ETA en España.
– Terrorismo religioso: Basado en el fundamentalismo y fanatismo religiosos que justifica el accionar violento a través de los valores y dictados del propio credo para imponer un orden teocrático. Ejemplos: Hamas en la Franja de Gaza, Hezbollah en el Líbano.

Para concluir, decimos en consonancia con los expertos en el tema que el terrorismo no es una ideología, sino el medio que emplean los representantes de ideologías para conseguir sus metas. Es un ataque despreciable, inmoral e ilegítimo llevado a cabo de la manera más cobarde, contra inocentes desarmados la mayoría de las veces desprevenidos, que deja un saldo de muerte y destrucción masiva que incluye ancianos, niños y propiedad privada. El combate contra los totalitarismos, tiranías, dictaduras y agrupaciones criminales que recurren al terrorismo, es esencial para un ejercicio efectivo del derecho a la autodefensa por parte de quienes quieren vivir tranquilamente en un marco de respeto a su vida, libertad y propiedad.

Fracasó intento de Irán de evadir Cúpula de Hierro

Análisis: El contrabando de armas iraní tuvo probablemente como objetivo preparar el terreno para responder a un ataque contra las instalaciones nucleares de Teherán. La pregunta sigue siendo si las armas estaban destinadas a llegar a los grupos terroristas de Gaza o Sinaí. La admirable movida de la inteligencia le ahorró a Israel la respuesta.

por: Ron Ben- Yishai

Fuente: ynetnews

bateria-cupula-de-hierro

La toma de control de la nave Klos-C expuso y desbarató una movida estratégica iraní que, si hubiera tenido éxito, habría sido digna de la definición de “desempate”. La movida tenía como objetivo la creación de una situación en la que, durante un conflicto activo, el sistema de intercepción de misiles y cohetes de las FDI sería neutralizado o, por lo menos, sería ineficiente.

En primer lugar porque, de acuerdo a informes extranjeros, el sistema Cúpula de Hierro es incapaz – o le resulta difícil – interceptar cohetes pesados ​​y de largo alcance, como los M-302 de fabricación siria que fueron capturados. Estos cohetes, de mediano alcance de hasta 250 kilómetros con una cabeza nuclear que pesa más de 140 kilogramos, serían interceptados por otro sistema, Varita Mágica (también llamado Honda de David), que todavía se está desarrollando en Estados Unidos e Israel.

Este crucial sistema, que será la “segunda capa” en el sistema de intercepción de varias capas que el establishment de defensa está planificando, no será operacional antes de 2016. Así que si los cohetes hubieran llegado a Gaza, les habrían permitido a los aliados de los iraníes bordear a Israel atravesando por encima del sistema Cúpula de Hierro, ir por debajo del sistema Flecha y detonar sin trabas en las concentraciones de población de Israel – sobre todo en el Área Metropolitana de Tel Aviv y la bahía de Haifa.

Durante la Segunda Guerra del Líbano, los cohetes  de 302 milímetros M- 302, de planificación y fabricación siria, demostraron cuán letales y fiables son. No son precisos, pero sus pesadas cabezas y la fiabilidad del motor del cohete los hacen un “arma estadística” barata que permite tener como objetivo a grandes comunidades civiles y causar grandes pérdidas y daños.

Recientemente se han efectuado mejoras de software en el sistema Cúpula de Hierro, lo que le permite lidiar también con cohetes más pesados ​​que el Grad, de corto alcance y relativamente livianos. Durante la Operación Pilar de Defensa, Cúpula de Hierro interceptó cohetes medianos de los modelos Fajr-5 o M-75, fabricados independientemente por los palestinos, que tienen un alcance de más de 70 kilómetros.

Pero el número limitado de baterías Cúpula de Hierro que operan las FDI hará que una gran cantidad de cohetes pesados ​​y realmente de largo alcance sea muy difícil de dominar, como el M-202 o M-302, que llegarán desde varias direcciones a la vez, por ejemplo desde Líbano y Gaza, o desde Líbano, Gaza y Siria.

La iniciativa de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria estuvo dirigida, primero y principalmente, a servir a Irán, en lugar de Hamas, Hezbollah o Bashar Assad. La Fuerza Quds organizó aquí una operación logística muy complicada, que costó decenas de millones de dólares y fue llevada a cabo en secreto, arriesgando exponer a Irán y al régimen sirio a una violación de las resoluciones de la ONU.

[La Marina israelí durante la operación para apoderarse de la nave con armas (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

[El Jefe de Estado Mayor Benny Gantz, y el Ministro de Defensa Moshe Yaalon (Foto: Ariel Hermoni, Ministerio de Defensa)]

[El arma Desempate (Foto: Oficina del Portavoz de las FDI)]

Desde hace mucho tiempo, Hezbollah y los sirios tienen miles de cohetes pesados M-302 y M-202. La decisión de enviar una gran cantidad de estos ​​cohetes pesados desde Siria a Irán con el fin de equipar con ellos a Hamas y a la Jihad Islámica en Gaza, y probablemente a otros grupos también, apunta a una planificación estratégica.

El comandante de la Fuerza Quds, Qassem Suleimani, no habría entrado en una tal aventura si no fuera un supremo interés estratégico iraní. Por ejemplo, en el caso de que Irán decidiera iniciar una ofensiva general de gran alcance contra Israel por medio de sus mensajeros: Hezbollah, Siria y la gente de Gaza.

¿Cuándo decidirá Irán sobre tal movida?

Es razonable suponer que este es un escenario de respuesta a un ataque de las FDI y/o estadounidense contra instalaciones nucleares de Irán. En tal caso, es completamente razonable calcular que los iraníes exigirían que los sirios y Hezbollah, así como la Jihad Islámica y Hamas en Gaza, y probablemente también los terroristas en el Sinaí, le den a Israel un golpe letal de cohetes y misiles en todo su territorio.

Los iraníes son conscientes de que la situación cambió cuando Israel, con ayuda estadounidense, construyó un sistema de intercepción de cohetes de varias capas. Les preocupa que este sistema, finalmente, afecte su capacidad de darle a Israel un golpe estratégico de alto alcance y, por lo tanto, están preparando un sistema que neutralizaría en gran medida la capacidad de Israel de activar el sistema de defensa durante al menos dos años y tal vez más – hasta que el sistema Varita Mágica sea operacional.

Una prueba más de que este es un supremo interés estratégico de Irán y de que la planificación puede encontrarse en el hecho de que Suleimani y sus hombres de la Guardia Revolucionaria Iraní, así como los hombres de Bashar Assad, estaban dispuestos a meter sus narices y enviar un cargamento de costosas armas estratégicas a su acérrimo enemigo, la organización sunita Hamas, que traicionó al régimen sirio y le dio la espalda durante su dificultoso tiempo.

Es posible que la entrega sólo estuviera destinada a la Jihad Islámica, que ahora está funcionando como rama principal de Irán en el campo palestino, pero no hay ninguna posibilidad de que Hamas habría permitido que un tal cargamento ingresara en la Franja, o incluso en Sinaí, sin un anterior acuerdo con los iraníes. Es posible que la angustiada Hamas, incluso, recibiera ayuda financiera o de otro tipo de los iraníes a cambio de su participación en la operación.

Dirigido a la península del Sinaí

No obstante, la operación iraní plantea dos cuestiones fundamentales. En primer lugar, no está del todo claro cómo los iraníes planeaban transferir una cantidad tan grande de cohetes de largo alcance y pesados, por tierra, desde Sudán a través de Egipto a Gaza. Es suficiente recordar el hecho de que el ejército egipcio está monitoreando estrechamente los túneles de contrabandeo desde el Sinaí a la Franja y destruyéndolos sistemáticamente. ¿Cómo planeaban los iraníes y palestinos transferir dicho traslado a Gaza bajo las narices de los egipcios? La respuesta puede ser que el plan era transferir los cohetes a su destino en “lloviznas”, durante un largo período de tiempo.

Otra pregunta es cómo la gente de Gaza planeaba lanzar estos grandes cohetes desde la Franja. Después de todo, son fácilmente perceptibles desde el aire cuando se están preparando para lanzamiento, y probablemente antes también, y pueden ser bombardeados con precisión desde el aire, mar y tierra, incluso si son activados desde orificios de lanzamiento subterráneos preparados para los mismos.

La conclusión obvia, a la luz de estas dos preguntas, es que una gran parte de los cohetes en el barco con armas – quizás incluso todos – estaban destinados a llegar a Sinaí y ser activados desde allí. Es posible que la gente de Gaza (Hamas, la Jihad Islámica y los Comités de Resistencia Popular) saldrían de la Franja hacia Sinaí y construirían allí un sistema de lanzamiento oculto en una zona aislada que el ejército egipcio considera difícil de alcanzar y controlar, por ejemplo en Jabal Halal (la altura proporciona al M-302 un alcance extra).

Las FDI no entran en el Sinaí y los aviones de la Fuerza Aérea de Israel no vuelan en el espacio aéreo de la península, para no violar la soberanía egipcia. El régimen militar en Egipto es conocido por ser muy sensible acerca de su honor nacional, por lo que un sistema de lanzamiento de M-302 en el Sinaí es ideal.

Es incluso posible que la organización radical sunita Ansar Bait al-Maqdis, que está afiliada a al-Qaeda, se habría unido a la movida iniciada por sus enemigos acérrimos, los iraníes chiítas. Los cohetes habrían sido trasladados poco a poco, bajo la nariz del ejército egipcio, a la zona donde se habría localizado el sistema de lanzamiento oculto – y el resto habría sido escrito en las páginas de la historia.

Oportunidad perdida en los medios de comunicación de EE.UU.

A la luz de las intenciones estratégicas y el esfuerzo realizado por los iraníes, se puede decir que la revelación y toma de control de la embarcación Karine A, en el punto máximo de la segunda Intifada (2002) es el único equivalente a la toma de control del Klos-C en marzo de 2014. Este es un logro admirable de la comunidad de inteligencia.

Como en cualquier exitosa campaña operativa de inteligencia, el logro principal es de los que revelaron la información inicial, la pista, se dieron cuenta de que tenían algo inusual en sus manos y decidieron compartirla con otros en la comunidad y poner en movimiento una acción compleja, en la que el Mossad mostró una habilidad que complementó vitalmente lo que se había logrado con sensores de seguimiento ópticos y electrónicos operados por la Dirección de Inteligencia.

[Netanyahu en EE.UU. Medios de comunicación ocupados con la crisis de Ucrania]

La Dirección de Inteligencia también construyó el panorama general, y su gente no sólo estimó correctamente “lo que está pasando aquí”, sino también fueron capaces de proporcionar inteligencia operativa que permitió a los jefes del sistema operativo de las FDI, dirigidos por el jefe de estado mayor, presentar un óptimo plan de frustración.

Es importante destacar que la información detallada y precisa de inteligencia en tiempo real proporcionó a los líderes militares y políticos con algo que vale una fortuna: La libertad de elección. Pudieron decidir cuál de las opciones de frustración proporcionaría resultados óptimos con un mínimo de bajas y de daños políticos, de opinión pública, jurídicos y de medios de comunicación.

Como es habitual en estos casos, la Dirección de Operaciones y los comandantes de división le presentaron una cantidad de opciones al ministro de defensa, al primer ministro y jefe de estado mayor. Por ejemplo, bombardear desde el aire o incursionar desde el mar u otros tipos de operaciones que se examinaron y resultaron ser confiables en el pasado.

Gracias a la detallada información de inteligencia, el Jefe de Estado Mayor, Benny Gantz, pudo recomendar al Ministro Ya’alon y al Primer Ministro Netanyahu un esquema de operación que estaba de acuerdo con el derecho marítimo internacional, no implicaba ningún riesgo especial para la vida humana y proporcionaba varios resultados deseables: No sólo frustrando los planes iraníes y sus ramificaciones, sino también un buen logro de opinión y relaciones públicas, y sobre todo en un buen momento, con Netanyahu en EE.UU., menos de 24 horas después de que advirtiera al presidente Obama, en una conversación en su oficina, contra los métodos fraudulentos y engañosos utilizados por los iraníes.

Es una lástima, sin embargo, que los medios de comunicación estadounidenses, están principalmente ocupados ahora con el caso de Ucrania y la administración del presupuesto para el próximo año, que Obama presentó al Congreso y al público el martes.

Los medios de comunicación estadounidenses, al igual que los medios de comunicación en todo el mundo, tienen una capacidad de atención limitada y se ocupan principalmente de cuestiones internas.

Así que Israel perdió la oportunidad de ilustrar a la opinión pública estadounidense que la nave Klos-C, enviada en violación de Irán de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, es sólo una alegoría de lo que los ayatollah y los Guardianes de la Revolución están haciendo en Fordo y en otras instalaciones nucleares “con fines pacíficos”.

http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4495875,00.html

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

El atroz engaño de Hassan Rohani

Por Julián Schvindlerman

Libertad Digital / El Medio (España) – 18/2/14

http://www.libertaddigital.com/opinion/julian-schvindlerman/el-atroz-encanto-de-hasan-ruhani-70768/

Todo el pueblo iraní debería sentir que hay justicia. Justicia significa igualdad de oportunidades. Todas las etnias, todas las religiones, incluso las minorías religiosas, deben sentir la justicia. ¡Larga vida a los derechos civiles!­ -Hassan Rohani, 11 de abril de 2013.

He intentado defender el derecho legítimo que toda persona en este mundo debería tener, que es el derecho a vivir libremente con derechos civiles completos. Con todas estas miserias y tragedias, nunca he usado un arma para luchar contra crímenes atroces excepto la pluma -Hashem Shaabani, 11 de junio de 2013.

Si el presidente de la República Islámica de Irán y el joven poeta defensor de los derechos humanos árabe-iraní  arriba citados coincidían en lo relativo a la protección de los derechos civiles universales, entonces ¿por qué el primero firmó una orden de ejecución contra el segundo?

Esta es una pregunta que deberían hacerse el Presidente Barack Obama, la Canciller Angela Merkel, la Alta Representante para los Asuntos Exteriores de la Unión Europea Chaterine Ashton y los demás involucrados en el diálogo con Irán. No plantearla es dar un pase libre a las terribles violaciones a los derechos humanos que acontecen sin pausa en la nación persa.

Hashem Shaabani era un poeta de treinta y dos años, tenía una maestría en ciencia política, enseñaba literatura árabe en escuelas iraníes, organizaba “festivales de la paz”, publicaba sus poemas online y era fundador del Instituto del Diálogo con la finalidad de promover la cultura árabe en su país natal. Para el régimen iraní él esparcía la corrupción en la Tierra y luchaba contra Dios. Acusado de esos cargos bizarros fue condenado a muerte y ahorcado en una prisión el mes pasado. “Comencé mi travesía elevando mi pluma contra la tiranía que esclaviza y encarcela mentes y pensamientos, colonizando las mentes del pueblo antes de colonizar sus tierras y destruyendo los pensamientos del pueblo antes de destruir su región” escribió desde su celda, poco antes de que el régimen ayatollah terminara aniquilando su propia vida. “Es importante que las centrifugadoras giren, pero las vidas de las personas debieran andar también” exclamó Rohani, apenas cuatro días antes de que se hiciese pública la carta de Shaabani. La cita parece no haberlo incluido.

La situación de los derechos humanos en Irán ha sido legendariamente paupérrima, especialmente en los últimos treinta y cinco años de etapa posrevolucionaria. Irán secunda solamente a China en la cantidad de ejecuciones anuales que lleva a cabo, aunque tiene la más alta tasa mundial en términos per cápita. En los rankings de Freedom House -prestigiosa ONG de derechos humanos que monitorea el estatus de los mismos globalmente- Irán sistemáticamente califica en las peores posiciones: en el reporte sobre la calidad de libertad en los países del mundo, Irán está en el nivel 6 en una escala de 1-7, donde 7 es lo más deplorable; sobre 197 países escrutados en materia de libertad de prensa, Irán ocupa el puesto 191; y en lo referido a censura en la internet, Irán es evaluado como el más represor en una constelación de sesenta países que incluye a Cuba, Siria y Sudán. La catástrofe humanitaria en la Tierra de los Ayatollahs abarca la persecución a disidentes políticos, periodistas independientes, artistas y miembros de las minorías religiosas, étnicas y sexuales.

Poco ha mejorado, si algo, desde que Hassan Rohani fue electo y asumió el poder el año pasado.

En los últimos seis meses que él lleva gobernando, alrededor de trescientos iraníes fueron ejecutados, lo cual al ritmo actual preservará la cantidad de ajusticiamientos anuales del año anterior, que superó los seiscientos. En su campaña electoral, Rohani prometió liberar a todos los prisioneros políticos del país y al mes de asumir funciones puso en libertad a quince conocidos activistas encarcelados; pero cerca de ochocientos todavía permanecen tras las rejas. Los líderes del Movimiento Verde -Mehdi Karroubi y Hossein Mousavi y su esposa Zahra Rahnavard- están bajo arresto domiciliario. En campaña, Rohani prometió mejorar el estatus de la mujer y de las minorías étnicas y religiosas, sin embargo su gabinete excluyó a las mujeres en tanto que los Bahais, los sufistas y los cristianos siguen siendo acosados por el régimen. Astutamente, el presidente iraní designó a una mujer para un rol muy visible como es el puesto del vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero a excepción de ese y otro par de casos el papel de la mujer en la vida política del país continúa siendo marginal. Las mujeres en general aún deben lidiar con los “custodios de la modestia” de la policía local que les dice de qué manera deben vestirse y cuya presencia en las calles ha crecido el mismo mes que Rohani asumió funciones.  En tanto que el flamante presidente ha efectivamente nombrado a figuras nominalmente moderadas a puestos ministeriales, al mismo tiempo ha elegido para el importante cargo de Ministro de Justicia a Mostafá Pourmohammadi, a quien Human Rights Watch apodó “Ministro de la Muerte” por su responsabilidad en ejecuciones masivas de prisioneros políticos en 1988 y en el asesinato de disidentes ideológicos, dentro y fuera del país, en los años noventa.

Con su sonrisa y sus palabras decorativas, Rohani se ha hecho una imagen de moderado en la corte de la opinión pública internacional. Con la vista puesta en las negociaciones nucleares, los líderes de la Unión Europea y los Estados Unidos -que conocen los hechos- deciden mirar para otro lado. Mientras que el destino de las tratativas diplomáticas seguirá siendo incierto, en materia de derechos humanos hay algo bastante claro: nada mejorará para los iraníes oprimidos si el mundo sigue callando.

Diez razones contra el boicot a Israel

Por Alan M. Dershowitz

Como firme defensor de la solución de dos Estados y crítico ante la política de asentamientos israelí, me siento especialmente consternado ante los intentos de imponer boicots, desinversiones y sanciones (BDS) a Israel y nada más que a Israel, pues el movimiento BDS hace que resulte más difícil alcanzar una solución pacífica al conflicto de Oriente Medio, algo que exige un compromiso por todas las partes.

El movimiento BDS es enormemente inmoral, amenaza el proceso de paz y desincentiva a los palestinos para que accedan a una solución razonable. He aquí diez razones de peso por las que este movimiento es inmoral y resulta incompatible con los actuales intentos de alcanzar un acuerdo definitivo:

1. BDS atribuye de forma inmoral a los israelíes toda la culpa por la continuada ocupación y por la política de asentamientos. Se niega a reconocer la realidad histórica de que, al menos en tres ocasiones, Israel ofreció a acabar con la ocupación, y esas tres veces los dirigentes palestinos, apoyados por su pueblo, se negaron a aceptar las propuestas. En 1967 desempeñé un pequeño papel en la elaboración del borrador de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual establecía la fórmula para acabar con la ocupación a cambio del reconocimiento del derecho de Israel a existir en paz. Israel aceptó dicha resolución, mientras que los palestinos, junto a todas las naciones árabes, se reunieron en Jartum y pronunciaron los famosos tres noes: no a la paz, no a la negociación, no al reconocimiento. No hubo intentos de boicot, sanción o desinversión contra esos árabes que decían que no. En 2000-2001 el primer ministro israelí, Ehud Barak, ofreció, junto al presidente norteamericano, Bill Clinton, la creación de un Estado palestino y el fin de la ocupación. Yasser Arafat rechazó dicha proposición, rechazo que muchos líderes árabes consideraron un crimen contra el pueblo palestino. En 2007 el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ofreció a los palestinos un acuerdo aun más ventajoso, al que no respondieron. No hubo amenazas de BDS contra quienes rechazaron las propuestas de paz israelíes. Ahora se están llevando a cabo unas negociaciones en las que ambas partes realizan ofertas e imponen condiciones. En estas circunstancias, resulta inmoral culpar únicamente a Israel y dirigir un movimiento de boicot, desinversión y sanciones únicamente contra el Estado nacional del pueblo judío, el cual ofreció en tres ocasiones acabar con la ocupación a cambio de paz.

2. BDS, sobre todo en Europa y en algunos campus universitarios norteamericanos, anima a los palestinos a rechazar soluciones de compromiso al conflicto. Hay quien, desde dentro de la dirección palestina, me dijo que cuanto más se resistan hacer las paces, más poderoso se volverá BDS contra Israel. ¿Por qué no esperar a que el movimiento refuerce su posición en las negociaciones, para que así no tengan que llegar a un compromiso renunciando al derecho de retorno, accediendo a un Estado desmilitarizado y haciendo otras concesiones, necesarias para la paz, pero difíciles de aceptar por parte de algunos palestinos? BDS está dificultando una solución pacífica.

3. BDS es inmoral porque sus dirigentes nunca estarán satisfechos con la clase de solución de dos Estados que resulta aceptable para Israel. Muchos de sus líderes no creen en el concepto de Israel como Estado nacional del pueblo judío. El principal dirigente de BDS, Omar Barguti, declaró reiteradamente su oposición al derecho de Israel a existir como Estado nacional del pueblo judío, incluso en las fronteras de 1967. Por lo tanto, la dirección del movimiento se opone no sólo a la política de ocupación y asentamientos de Israel, sino a su misma existencia.

4. BDS es inmoral porque viola el principio fundamental de los derechos humanos; es decir, «primero los que están peor». Israel es uno de los países más libres y democráticos del mundo. Desde luego, es la nación más libre y democrática de Oriente Medio. Sus ciudadanos árabes gozan de más derechos de los que los árabes tienen en cualquier otro lugar del mundo. Forman parte del Parlamento, del Poder Judicial, del servicio exterior, del mundo académico y del de los negocios. Son libres de criticar a Israel y de apoyar a sus enemigos. Las universidades israelíes son viveros de retórica, de posturas e incluso de enseñanzas antiisraelíes. Israel tiene un magnífico expediente en lo relativo a derechos de la mujer, derechos de los homosexuales, derechos medioambientales y otros derechos que apenas existen en muchas partes del mundo. Además, su historial en lo referente a evitar víctimas civiles mientras combate contra enemigos que ocultan a sus soldados entre los civiles no tiene comparación con ningún otro en el mundo actual. La situación en Cisjordania, evidentemente, es otra, debido a la ocupación, pero hasta los árabes de Ramallah, Belén y Tulkarem tienen más derechos humanos y políticos que la gran mayoría de los árabes del mundo en la actualidad. Además, cualquier judío, musulmán o cristiano que no esté conforme con acciones israelíes puede manifestar su disconformidad ante los tribunales y ante los medios de comunicación, tanto en el país como en el extranjero. Esta libertad no existe en ningún Estado árabe, y tampoco en muchos países no árabes. Pero Israel es el único país amenazado actualmente con boicots, desinversiones y sanciones. Cuando una sanción se dirige sólo contra un Estado que goza de uno de los mejores expedientes en materia de derechos humanos, y esa nación resulta ser el Estado del pueblo judío, debe considerarse la sospecha de intolerancia.

5. BDS es inmoral porque perjudica a quien no debe: perjudica a los trabajadores palestinos que perderán sus empleos si se imponen sanciones económicas a las empresas para las que trabajan. Perjudica a artistas y académicos, muchos de los cuales son las principales voces a favor de la paz y del fin de la ocupación. Perjudica a quienes padecen enfermedades en todo el mundo, que podrían beneficiarse de la medicina israelí y de la colaboración entre científicos israelíes y de otros países. Perjudicar a la industria tecnológica de vanguardia mundial, porque Israel contribuye, de manera desproporcionada, al desarrollo de esa tecnología que mejora la calidad de vida.

6. BDS es inmoral porque anima a Irán – el principal promotor del terrorismo internacional – a lanzar a sus peones, como Hezbolá y Hamás, contra Israel, con la esperanza de que, si éste respondiera a los ataques con misiles, aumente la presión a favor del boicot, la desinversión y las sanciones, como ocurrió cuando Israel respondió a los miles de cohetes lanzados desde Gaza entre 2008 y 2009.

7. BDS es inmoral porque aleja la atención mundial sobre injusticias mayores, como el genocidio. Al centrarse de forma desproporcionada en Israel, la comunidad pro derechos humanos concede una atención desproporcionadamente menor a otras ocupaciones, como las que realizan China, Rusia y Turquía, y a otros desastres humanitarios, como el de Siria.

8. BDS es inmoral porque promueve ideas falsas respecto al Estado nacional del pueblo judío, exagera sus defectos y, así, promueve una nueva modalidad del prejuicio más viejo del mundo: el antisemitismo. Por lotanto, no resulta sorprendente que BDS aparezca en páginas de internet neonazis, negacionistas del Holocausto y en otras webs abiertamente antisemitas, ni que sea promovido por algunos de los odiadores más destacados del mundo, como David Duke.

9. BDS es inmoral porque refleja y promueve el doble rasero para juzgar y responder a las violaciones de los derechos humanos. Al exigirle más a Israel, el Estado nacional del pueblo judío, espera menos de otros Estados, pueblos, culturas y religiones, y así materializa una forma de racismo colonial y de prejuicio inverso que perjudica a las víctimas de las violaciones de derechos humanos cometidas por otros.

10. BDS nunca logrará sus objetivos. Ni el Gobierno ni el pueblo de Israel se rendirán ante los medios de extorsión implícitos en el BDS. No adoptarán – ni deberían adoptar – decisiones importantes relativas a la seguridad nacional y a la de sus ciudadanos basándose en amenazas inmorales. Además, si Israel comprometiera su seguridad ante tales amenazas, el resultado serían más guerras, más muertes y más sufrimiento.

Toda la gente de bien que busca la paz en Oriente Medio debería unirse contra el inmoral movimiento BDS. Usen sus voces para exigir que tanto el Gobierno israelí como la Autoridad Palestina acepten un compromiso de paz que asegure la seguridad de Israel y la viabilidad de un Estado palestino pacífico y democrático.

La forma de avanzar no es mediante indecentes amenazas de chantaje, que perjudican más que benefician, sino con negociaciones, compromiso y buena voluntad.

Fuente: Gatestone Institute

Carta abierta a los dirigentes de Intermón-Oxfan

De Compostela a Ierushalaim

Por Pablo Veiga

Me pemito dirigirme a usredes en referencia al abandono por parte de la actriz Scarlet Johanson de su colaboración con Intermón-Oxfan, motivada esa decisión por el contrato con la empresa israelí Soda Stream, poseedora de un fábrica situada en Maale Adumim, a pocos kilómetros de Jerusalén, territorio disputado por las dos partes en este enquistado conflicto Israel-Palestina -más bien, Israel-Mundo árabe musulmán-.

El comunicado emitido por la organización aceptando esa dimisión resulta vago e inexacto, al criminalizar una iniciativa empresarial por –supuestamente- hallarse en un área geográfica usurpada por el Estado Hebreo a los palestinos y, por consiguiente, declarada ilegal a los ojos de ustedes y de muchos otros (todo hay que decirlo).

Por si no lo saben, esa marca que publicita la artista americana, de ascendencia judía por vía materna, genera en la mencionada factoría más de un millar de puestos de trabajo, de los cuales 450 son de árabes con pasaporte israelí y 500 árabes dentro de lo que se entiende por territorio ocupado, es decir, palestinos. Todos ellos con su correspondiente contrato y remuneración en igualdad de condiciones. El producto en ella desarrollado se exporta al resto del mundo, con una aceptación increíble por su innovación y resultado. ¿Les han preguntado a esos trabajadores qué piensan?

Pena que ese celo mostrado por ustedes no se haga ostensivo a otros países de Oriente Medio. Ejemplo, Irán, donde se contempla la pena de muerte por lapidación a personas inculpadas de delitos tales como el adulterio o la homosexualidad. O esos Estados emergentes como Qatar o Emiratos Árabes, donde miles de trabajadores del sudeste asiático se hallan en un régimen de cuasi esclavitud.

No estaría de más que Intermón-Oxfan y otras ONGs se movilizaran a favor de estos colectivos para mejorar su precaria y lamentable situación. O preguntarse qué ha hecho la Autoridad Nacional Palestina con los miles de millones de euros y dólares enviados desde Occidente. Sería interesante conocer la respuesta. Ojalá lo hubieran usado para generar empleo como Soda Stream.

A la hora de realizar campañas de boicot, deberían pensar con qué tecnología se desarrollan muchos de los avances en comunicaciones, sanidad, agricultura y otros. Porque si son coherentes, deberían prescindir de sus teléfonos móviles o del correo electrónico, cuyo germen se halla -¿dónde?- en Israel.

Porque aludir a los asentamientos israelíes como razón de la pobreza y miseria de los palestinos es reduccionista y equivocado. Así como hablar de racismo y apartheid. Desde el nacimiento de Israel en 1948 hasta la Guerra de los Seis Días en 1967 no existía ningún asentamiento, ni en Gaza ni Cisjordania. Y no hubo paz, si no todo lo contrario.

Los países árabes mantenían esa idea peregrina de aniquilar a los judíos y echarlos al mar. De Gaza se desmantelaron todos los asentamientos; ocho mil colonos fueron desalojados. Miles de cohetes han sido lanzados por Hamás a territorio israelí desde entonces. La noticia es cuando el ejército de Israel contesta a esas agresiones.

El famoso muro surgió tras campañas sangrientas de atentados terroristas indiscriminados. Tras su construcción, cesaron.

En fin, prescinden de Scarlet Johanson. A partir de ahora, mi humilde colaboración con Intermón-Oxfan es historia. Bien que lo lamento. Con su actuación poco ayudan a solucionar un conflicto que solamente desde el diálogo entre las dos partes se podría resolver y no con absurdos boicots.

* El autor es socio de AGAI (Asociación Galega de Amizade con Israel)

FUENTE – AURORA-VEIGA-CARTA ABIERTA-12/02/14

El odio se propaga como suma facilidad

Por JOSÉ IGNACIO RODRÍGUEZ CANCIO (España)

Cuando oímos las palabras “momentos críticos” nos viene a la mente algo tremendamente peligroso, dramático o catastrófico, pues así es, lo entiendes bien. El supuesto acuerdo de paz entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina está en un momento crítico. Los detractores de Israel, en todo el mundo musulmán, afilan sus viperinas lenguas para azuzar a sus respectivas jaurías islámicas contra el país más criticado, incomprendido y envidiado, todo hay que decirlo, de Oriente y de Occidente. Los actores y también detractores occidentales no se quedan atrás en sus ácidas críticas, al mal llamado Proceso de Paz. Todo parece indicar que quieren alcanzar el Record Guinness de envenenamiento masivo de las “progresivas” conciencias europeas contra Israel, por tanto y efectivamente, son momentos críticos.

Los progresistas, a la cabeza de todos los falsos amigos de Israel, agudizan su pobre ingenio para encontrar la forma de seguir desprestigiando y dañando su imagen sea como sea. No hay partido progresista, progre en lenguaje popular, que no tenga en su programa una condena expresa a Israel y un claro y contundente apoyo a la causa palestina.

No han levantado la voz para criticar la guerra de Siria

La incoherencia progresista es tal que se atreven a criticar, groseramente, un pretendido estado independiente catalán y a la vez apoyar, a bombo y platillo, la creación de un pretendido estado independiente palestino, en los territorios ocupados por los terroristas de Hamás y Al-Fatah. “Los progres”, léase incoherentes progresistas, están en contra de la guerra manifestándose, violentamente inclusive, contra las intervenciones defensivas de Israel.

Lo llamativo e incongruente es que esos mismos grupos no han levantado la voz para criticar la terrible guerra de Siria, con cerca de ciento cincuenta mil muertos, según los grupos de Derechos Humanos sirios. No me extraña la cifra de muertos, que por otro lado es terrorífica, lo que me extraña es que hablen de grupos de DDHH en Siria, es algo que no me acaba de encajar.

Los momentos críticos llevan activos muchos años en Oriente Medio, especialmente para un Israel rodeado de unos “amigables vecinos” que los quieren borrar del mapa. Un equipo de fútbol ya lo ha plasmado en sus camisetas deportivas. El odio, como las infecciones, se propaga como suma facilidad.

Momentos críticos para Oriente

Sí, es verdad, son momentos críticos para Oriente, especialmente cuando los grandes estadistas políticos dicen que “la alternativa a la paz es peligrosa”. Lo verdaderamente peligroso es una paz contaminada de inseguridad y falsas promesas de apoyo a Israel. Los palestinos no quieren la paz, quieren la destrucción del Estado de Israel desde su creación, ya lo han demostrado con toda incendiaria claridad, nunca mejor dicho lo de incendiaria.

Hamás, el socio terrorista de Al-Fatah, ha reiterado, por enésima vez, que nunca reconocerá al Estado de Israel. No hay por tanto ninguna duda de sus intenciones. La Gaza de Hamás sigue torticeramente lanzando cohetes y no precisamente de feria, contra la población civil israelí. Queda patentemente confirmado que la retirada unilateral de Israel de Gaza no sirvió para que se lograra la paz, todo lo contrario.

La solución de “dos estados” no es la solución, sino la disolución de uno de los estados, a saber, el de Israel. El fuero interno islámico palestino, les permite mentir o traicionar, si es por la buena causa del Islam. Tener esto en cuenta es menos peligroso que firmar un tratado de paz con los islamistas. Si Egipto no se fía de los Hermanos Musulmanes ¿Se le puede exigir a Israel que se fíe de los hermanos palestinos? El tiempo y otros momentos críticos nos lo dirán.

FUENTE: AURORA-RODRÍGUEZ CANCIO-MOMENTOS CRÍTICOS-30/01/14

¿Judíos palestinos?: Cuando la doble vara se hace evidente

Recomiendo leer este artículo y los últimos tres comentarios

Ariel Sharon Z¨L

Ariel Sharon Z¨L
Ezequiel Eiben
16/1/2014
15 de Shevat 5774

Murió Ariel Sharon. El vigoroso combatiente de la época fundacional del Estado de Israel, uno de los últimos representantes públicos de aquella generación de intrépidos sionistas. El destacado jefe militar en las sucesivas guerras de supervivencia de su país, reconocido por sus logros y no precisamente por su obediencia. El político duro que luego ablandó su posición inicial, quedando envuelto en la polémica y en el centro del fuego cruzado de opiniones derechistas e izquierdistas. A sus 85 años se produjo su deceso el 11/1/2014, tras estar desde enero del 2006 en estado de coma por un derrame cerebral masivo, en el Hospital Tel Hashomer cerca de Tel Aviv.
Quienes realmente lo conocieron, o estudiaron sus obras, lo llaman Héroe. Muchos judeófobos y propagandistas varios de la izquierda y la causa terrorista palestina lo llaman genocida. ¿Fue Arik Sharon un Héroe? Pienso que sí. Sharon integra la lista de los grandes hombres en la historia del Estado de Israel y del pueblo judío. Pienso que tiene allí su lugar por las acciones militares que exitosamente emprendió, por la grandeza que demostró sobreviviendo a la muerte y sobreponiéndose como si no conociera o mejor dicho no lo detuviera el miedo a perder todo y el peligro de no existir más, por su dedicación férrea e idónea a la defensa nacional de Israel. Él mismo describió: “Como alguien que ha participado de todas las guerras del Estado de Israel, vi los horrores de las guerras. Vi el miedo de las guerras. Vi a mis mejores amigos morir en batallas. Dos veces fui seriamente herido”[1]. ¿Fue un genocida? Por supuesto que no. Quienes así lo tachan no pueden explicar convincentemente porqué lo hacen, en qué hechos se apoyan, cuál evidencia reúnen para sus afirmaciones, en cuáles fechas llevó a cabo el supuesto genocidio[2]. Pura propaganda judeofóbica anti-israelí que sirve a los intereses enemigos.
La figura de Sharon despierta pasiones y sumo respeto en sus admiradores. El analista Carlos Maslatón escribió en un emotivo artículo tras el fallecimiento: “La carrera militar y política de Sharon es monumental, incomparable, inigualable a la de otro político israelí a lo largo de 130 años de sionismo, (…) lo considero el más importante dirigente judío y héroe nacional del pueblo no sólo en tiempos del moderno Israel, sino considerando toda la historia hebrea desde la muerte de Simon Bar Kohba (…)”[3]. El Dr. Guido Maisuls reflexionó: “Él logró trasmitir a la actual generación de israelíes que hay una sola forma de traer la paz a Israel y es haciendo comprender a sus enemigos, que se ha retornado a la tierra ancestral para quedarse definitivamente allí, que no se moverán de ella, que no volverán nuevamente al destierro, que no tendrán que pedir perdón por existir a nadie, que no tendrán ningún apuro en llegar adonde no quieren y que esta es la única tierra que les pertenece”[4].
Fue homenajeado y recibió comentarios elogiosos de parte de representantes de Israel, incluidos quienes políticamente se opusieron a su último período. Por supuesto, quizás muchas de estas declaraciones hayan sido por puro protocolo, pero uno puede reconocer que por más que haya que cumplir con las formas, pueden dedicarse unas palabras al difunto líder con sinceridad y reconociendo cosas buenas con las que sí se estuvo de acuerdo o por lo menos se respetó su realización. Su amigo (con quien se conoció en 1953)[5], durante años opositor político, y Presidente de Israel, Shimon Peres, dijo que fue “uno de los más grandes protectores de Israel y de sus arquitectos más importantes, que no abrigaba temores”; “Sharon sabía tomar decisiones difíciles e implementarlas”. Ehud Olmert, ex Primer Ministro de Israel y sucesor de Sharon cuando este sufrió el derrame, lo recordó en los siguientes términos: “Arik sabía mostrar calidez y amistad, pero también ser duro y actuar sin tregua”; “Era un líder”[6]. El Ministro de Cooperación Regional Silvan Shalom expresó: “Mucha gente lo apreciaba y lo admiraba, incluso si discrepaba con el cambio que protagonizó en sus últimos años”; “Fue un gran hombre y creo que no es exagerado decir que fue de los últimos gigantes de la generación de los fundadores de Israel”[7]. El Primer Ministro Biniamin Netanyahu comunicó en su página oficial de facebook: “El Estado de Israel inclina su cabeza ante la muerte del ex Primer Ministro Ariel Sharon. Ariel Sharon jugó un rol central en la lucha por la seguridad del Estado de Israel a lo largo de todos sus años. Él fue, primero y principal, un luchador con coraje y un sobresaliente general, y estuvo entre los más grandes comandantes de las Fuerzas de Defensa de Israel. (…) Su memoria será guardada por siempre en el corazón de la nación”[8]. Luego, en su discurso homenaje, Netanyahu se explayó más: “Ariel Sharón fue uno de los más grandes líderes militares de Israel y de las Fuerzas de Defensa de Israel. Arik pertenecía a nuestra generación fundadora, la generación de nuestro renacimiento nacional. El renacimiento de Israel dependía ante todo de una generación de líderes judíos que reintrodujo el legado de valentía judía en la Tierra de Israel, un legado que parecía haber desaparecido durante nuestros años en el exilio. Arik Sharón, desempeñaba un papel central en la construcción de este legado de valentía, luchó con las Fuerzas de Defensa de Israel durante muchos años (…). No siempre estaba de acuerdo con Arik y él no siempre estaba de acuerdo conmigo. Pero cuando servimos en los gobiernos de cada uno, trabajamos en la cooperación para el beneficio de la seguridad y la economía de Israel. (…) Entendía muy bien la esencia del antisemitismo y la necesidad de los judíos de ser dueños de su propio destino en un país propio. (…) Arik entendía que cuando se trata de nuestra existencia y de nuestra seguridad, debemos mantenernos firmes. (…) Ariel Sharón pasará a la historia como uno de los más grandes líderes militares de Israel y uno de los más grandes luchadores por el pueblo de Israel en su tierra. Arik, el pueblo de Israel se despidió de ti hoy. Tu contribución única a la seguridad de Israel está grabada en las páginas de la historia de nuestra nación”[9].
Líderes y representantes internacionales también lo recordaron. El Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, opinó que “Sharon fue un líder que consagró su vida a Israel” y el secretario general de la ONU, Ban ki-Moon, lo catalogó a través de un comunicado emitido por su vocero Martin Nesirky como “un héroe para su pueblo, primero como soldado, y luego como estadista”. Bill y Hillary Clinton, ex Presidente y ex Secretaria de Estado de Norteamérica respectivamente, emitieron un comunicado donde aseguraron que Sharon “dio su vida por Israel” y rememoraron que fue “un honor trabajar con él, debatir con él y verlo siempre intentando hallar el camino correcto para su amado país”[10].
En Argentina, titulares y dirigentes de las instituciones representativas de la comunidad judía se sumaron a los reconocimientos a la trayectoria y recuerdos del legado de Sharon. Julio Schlosser, titular de la DAIA, declaró: “Cuando se habla de los héroes del Estado de Israel hablamos de aquellos que, con su conducta y ejemplo, han dejado un legado para las futuras generaciones, que deberá ser seguido y tenido como guía en todo lo que sea la política de Israel. Sharon fue un incansable luchador por la paz, por la independencia del Estado de Israel, no solo en cuanto al hecho político de 1948 [año de la guerra árabe-israelí] sino sobre la real independencia de un estado libre con decisiones propias”; “Con su muerte, Israel no ha perdido a un primer ministro, a un político, sino a un verdadero estadista, uno de los últimos que tenía”. El secretario general de AMIA, Mario Sobol, afirmó: “Su pérdida deja un profundo dolor a quienes podemos llamarlo sin duda uno de los próceres de Israel, un verdadero líder de la creación del Estado. Su desaparición será profundamente recordada y genera una gran reflexión”[11]. Esto habla o bien del sincero respeto o bien del nivel de compromiso que la figura de Sharon despertó, ya que muchos representantes de instituciones judías exhiben tibieza o temor a la hora de pronunciarse en público sobre alguna personalidad de Israel que sea asociada a la derecha o sea presentada como polémica o en términos negativos por sectores externos a la comunidad.
Sharon fue sin dudas un hombre de mucha  e inquebrantable fuerza. Lo demostró y confirmó varias veces, en distintos ámbitos de su vida. En lo personal, enviudó dos veces. Su primera mujer, Margalit[12], murió en un accidente de auto en 1962. Su segunda esposa Lily (hermana de la primera[13]), falleció de cáncer en el 2000. También, Sharon soportó el terrible dolor de la muerte del hijo que tuvo con Margalit. Gur tenía apenas diez años cuando, en vísperas de Rosh Hashaná, recibió un disparo accidental de un amigo. Murió en brazos de su padre camino al hospital[14]. Arik además vio caer a amigos cercanos en el duro y rudo campo de batalla. Murieron como amistades y compañeros de armas. A pesar de las tragedias, siguió adelante sin caerse, sin quebrarse. En lo público, esa fortaleza y su capacidad le permitieron estar a la vanguardia de los acontecimientos decisivos para la historia y existencia de Israel, y cumplir funciones vitales para su amada causa. En la Guerra de la Independencia, combatió para repeler a las fuerzas de Irak en Qalquilya, y en Latrún camino a Jerusalén donde fue herido[15]. Estableció la Unidad 101, asentando doctrina en la lucha contra el terrorismo, sobre todo en lo concerniente a ofensiva y represalias. Aplicó la doctrina de “movimientos envolventes” que permitieron victorias a Israel en la Guerra de los Seis Días. Tuvo una memorable, famosa y espectacular participación en la Guerra de Iom Kippur, conduciendo a sus fuerzas a través del Canal de Suéz y rodeando al Tercer Ejército Egipcio[16], humillándolo y poniéndolo en jaque. No llegó a aplicarse la totalidad de su plan respecto de Egipto (que incluía el izamiento de la bandera de Israel en el Cairo) tal vez para ahorrarles humillación y degradación a los asesinos egipcios. Ya como político, enfrentó a los terroristas de la Segunda Intifada logrando contrarrestarla. Eliminó terroristas de Al-Fatah, Hamas y Jihad Islámica que atentaban contra objetivos israelíes. Mantuvo encerrado al terrorista Yassir Arafat, líder de la Autoridad Palestina, en Ramallah ante su deleznable papel respecto de los agresores palestinos. Gill Hoffman, del Jerusalem Post, apuntó: “Durante sus carreras política y militar, el ex Primer Ministro Ariel Sharon regularmente lidió con muy serios problemas, y diariamente tomó decisiones de vida o muerte”[17]. ¿De dónde provino semejante fuerza? ¿De dónde salió aquello que lo mantuvo entero y de pie? El propio Sharon se encargó de responder. En lo que puede interpretarse como una referencia a su resistencia física, en una oportunidad manifestó: “La fuerza que tengo viene de irrigar la plantación de citrus, arar en los viñedos, hacer guardia en el campo de melones a la noche. Creo que eso me dio la fuerza”. Y en lo que puede leerse como descripción del origen de su fuerza mental y espiritual, aseveró: “Mi fuerza nunca vino de eslabones políticos, vino de la familia. Y de los campos y las tierras y las flores y todo lo que veo allí. Mi fuerza vino de allí”[18].
A Sharon realmente le encantaba lo que tenía que ver con el campo y las tierras. Seguramente, si su vida hubiera sido más tranquila y no hubiera tenido el protagonismo estelar que ostentó durante largas décadas de combate contra el enemigo y la defensa nacional desde posiciones jerárquicas elevadas, habría dedicado más tiempo a su cultivo y desarrollo. Así permite presumirlo cuando habla de lo que le gusta, lo que le gustaría hacer y donde le gustaría estar: “Me gustaría estar en la granja. Montar a caballo. Ver al ganado, y las plantaciones, y los hermosos vegetales que mis hijos están haciendo crecer allí. Me gustaría. Soy uno de esos que no tienen que preocuparse por lo que harán después. Amo los campos”[19]. Siguiendo esta línea lo recuerda el Co-Presidente del Keren Kayemet LeIsrael, Eli Aflalo, también dedicado a la contemplación y admiración de la naturaleza: “Arik amaba el aire libre y los paisajes verdes, y tenía una muy fuerte conexión con la tierra. Una vez, cuando estaba en su oficina en Jerusalén, él me dijo: ‘ Créeme Eli, si tuviera una ventana aquí, con árboles y una vista verde, sería como el aire para respirar”. El KKL construirá una ruta escénica en Nahal Shikma, en el Negev, de 60 kilómetros, y será llamada Arik Sharon Road, en su honor. El camino pasará a través de su querido Sycamore Ranch[20].
Por supuesto, aparte de su amor por los campos y sus anhelos de tranquilidad hogareña rodeado de la naturaleza que amó, Sharon tenía su lado duro. Y este fue mostrado con ímpetu y firmeza en sus mandatos políticos. Sus enemigos y los enemigos de Israel, le tenían miedo. Realmente, Sharon fue una figura que despertó miedo. Hay representantes de Israel que por más que estuvieron al mando del mismo país con el mismo poderío militar y capacidad de disuasión, no tuvieron semejante estampa ni despertaron lo que Sharon despertó. Sharon trataba a Arafat de “asesino”, como debía ser, y consideraba a las huestes terroristas palestinas como tales. Estas le temían, sabían que con sus acciones criminales no podrían extorsionarlo, y que si tenían la iniciativa de atacar a la nación de Sharon, deberían prepararse para un líder enardecido ordenando una represalia contundente. “Hasta las ovejas me tienen miedo” supo decir sobre sí mismo[21]. Uno bien podría aseverar que hoy en día, desde la derecha Netanyahu impone respeto. Sharon provocaba miedo.
Más allá de la dureza, era una persona con sentido del humor. Recurría a él cuando necesitaba relajar a quienes lo rodeaban y alivianar cargas pesadas en situaciones comprometedoras. Cuenta Gil Hoffman que “incluso en los momentos más serios, él sabía cómo hacer para que sus subordinados y todos a su alrededor rieran. Su sentido del humor seco –y a veces oscuro- aflojaba las tensiones, incluso con supuestos enemigos”. Tal vez esta especie de relajación y búsqueda de alivio le nacían de sus cualidades de liderazgo para contener grupos y manejar situaciones, destrabar enredos y solucionar problemas.
Hay homenajes por la reciente muerte del líder israelí y en esta misma nota se lo ha tratado como Héroe contemporáneo del pueblo judío. Pero mi juzgamiento hacia él no debe dejar de ser objetivo, ni olvidar sucesos trascendentales que despiertan discusión, simplemente porque nos encontramos todavía en una fecha cercana al fallecimiento y en un ambiente primordialmente conmemorativo. Sharon en su juventud integró las filas de la Haganah, organización clandestina muy importante para la defensa del Ishuv antes del nacimiento oficial del Estado de Israel pero que desafortunadamente siguió la determinación de la Agencia Judía de lanzar la “saison”, la “temporada de cacería” mediante la cual miembros suyos entregaron a las autoridades del imperialismo británico a combatientes judíos que luchaban en otras organizaciones como el Irgún Tzvai Leumi y el Leji. Luego de pertenecer a la Haganah, Sharon siguió su camino como un indudable protector de Israel; ahora bien, cambió sobre el final de sus días conscientes, se separó de su partido derechista Likud y fundó el partido de centro Kadima, mediante el cual modificó lo que hasta entonces venía hablando y haciendo en política. Antes incitaba a los asentadores judíos a expandir sus construcciones en los territorios en disputa y luchaba para garantizarles legitimidad y brindarles seguridad. En cambio, en 2005 tomó una medida radicalmente opuesta: bajo su gobierno, se implementó el plan de desconexión unilateral de la Franja de Gaza. Se desmantelaron unos 25 asentamientos judíos (21 en Gaza, siendo lo más grande el bloque conocido como Gush Katif; y 4 en Judea) y se trasladaron más de 8000 personas. No se dejó un solo judío en Gaza. De este modo, Kadima implementó en Israel una doctrina de unilateralismo, que no implicaba negociación con terroristas palestinos, pero en última instancia se hacían concesiones para un futuro Estado palestino. A grandes rasgos, en el espectro político israelí la izquierda alegaba que había con quien hablar y con ellos podían hacerse concesiones; la derecha clamaba que no había con quien hablar y no debían hacerse concesiones (luego se asumió la posición de concesiones a cambio de abandono de terrorismo palestino y garantías de seguridad para Israel), y Kadima encajó en el centro expresando que no había con quien hablar y por ello las acciones y gestos de Israel debían ser unilaterales[22]. Muchos asentadores habían votado por Sharon porque lo veían como un protector de sus intereses y propiedades que en el pasado los había ayudado y animado a seguir viviendo donde estaban. Sharon terminó enviando al ejército para remover de sus hogares a quienes le habían dado el voto de confianza para que fuera Primer Ministro. Difícil que los asentadores no vieran el cambio político y la orden de Sharon como una particular traición hacia ellos, una más amplia traición a los antaño abrazados principios políticos de la derecha israelí, y una general e histórica traición hacia Israel. El resultado final de la desconexión fue desastroso: además de las dificultades para reacomodar a los asentadores, se dejó un territorio vacío de presencia israelí y de poder anti-terrorista; se dio un mal mensaje a los grupúsculos palestinos que gritaban por la destrucción de Israel al mostrar que este retrocedía (a quien no le interesa la paz no reconocerá un gesto de grandeza o bondad, sino de debilidad); tras las elecciones locales en Gaza vino el enfrentamiento entre Fatah y Hamas, y finalmente Hamas se hizo con el poder e instaló definitivamente la rutina de misiles diarios contra civiles israelíes causando víctimas humanas y daños materiales. Por supuesto que ese no es el resultado que Sharon quería, pero es a lo que se llegó. No se negoció con palestinos, pero Israel retrocedió y lo que dejó fue ganado por sus enemigos. ¿Qué lección aprende Hamas de todo esto? El terrorismo, a largo plazo, trae sus beneficios, y los israelíes terminan cediendo y retrocediendo; incluso su heroica figura que representaba la dureza y generaba pánico, terminó dando pasos hacia atrás. Sharon tuvo principios y los defendió durante décadas a capa y espada. Pero sobre el final, traicionó parte de lo que había defendido, modificó su visión de aquello a lo que se había consagrado, y comulgó con otras posiciones que defraudaron a muchos de quienes lo habían seguido admirando su resistencia y fascinados por su coraje. Sharon no cambió de “halcón” a “paloma”, pero no siguió siendo “halcón”. Shimon Peres dijo: “Arik fue un soldado valiente y un líder osado que amaba a su nación y era amado por ella”[23]. Verdad es que Sharon amaba lo que en gente e ideas representaba Israel. Verdad es que él fue amado por muchos[24], pero entre esos muchos, algunos cambiaron cuando vieron su nueva versión. Muchos de quienes lo respetaban discreparon[25]. El personaje Harvey Dent, en la película de Batman “The Dark Night”, sentencia: “O mueres como un héroe, o vives lo suficiente para verte convertido en el villano”[26]. Sharon vivió como Héroe y pudo haber muerto como uno, pero en el último tiempo cambió, y para muchos, se convirtió en el villano.
Como no podía ser de otra manera, en la ONU, ese detestable rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, recordaron de Sharon “el pragmatismo”. El citado comunicado de parte de Ban ki-Moon, transmitido por su vocero, manifestaba: “El primer ministro Sharon será recordado por su valentía política y su determinación de seguir adelante con la histórica y dolorosa decisión de retirar a colonos y soldados israelíes de la franja de Gaza. (…)”; “El secretario general llama a Israel a desarrollar el legado de pragmatismo del fallecido primer ministro para trabajar hacia la largamente pospuesta realización de un Estado palestino viable e independiente, que viva al lado de un Israel seguro”[27]. Para la ONU, la “valentía política” de Sharon no fue defender a su pueblo de la agresión terrorista con la fuerza militar de la que gracias a la tecnología e inteligencia israelíes disponía. Para la ONU lo valorable en Sharon es la “histórica decisión” de expulsar asentadores (a los cuales deliberadamente la entidad llama de mala manera “colonos”) de sus hogares y reacomodarlos en territorio israelí, dejando el área sin control de soldados israelíes; no sus anteriores posiciones de afianzar a los asentadores israelíes en los lugares que Israel había ganado en legítima defensa, protegidos por su orgulloso Tzahal. Para la ONU, lo que hay que seguir de Sharon es su “legado de pragmatismo” vehiculizado a través del unilateralismo de Kadima que facilitó la subida al poder de los terroristas islamistas de Hamas y allanó el camino a la agresión consuetudinaria contra población civil israelí disparada desde Gaza. Esto es con lo que la ONU se queda de Sharon; obviamente, lo realizado no por el mejor Sharon, sino por el Sharon que cambió aquello que había sido durante años. La ONU prefiere elogiar de Sharon aquello que terminó perjudicando a Israel. Esto habla de lo mal que está el paupérrimo organismo internacional en lo que a la moral concierne. Un Sharon íntegro, como hombre de principios, no meramente “pragmático” sino coherente, con rectitud inmodificable de principio a fin, como en parte demostró ser en épocas de merecida gloria e inacabable gratificación bien ganada, no es lo que la ONU, el rejunte de políticamente correctos y odiadores de Israel, hubiera preferido. La faceta más perjudicial para Israel, es la que la ONU prefiere adoptar para instruir a las futuras generaciones israelíes a que la sigan. Vaya forma de elegir con qué quedarse en cada persona.
Para ir concluyendo, digo que Sharon, como hombre de familia, disfrutó la compañía de los suyos y el calor de su hogar. Como glorioso militar y respetado político, lideró el camino de Israel en cuanto frente obtuvo o le fue confiado. Supo conjugar los factores que hacían a su identidad y establecer un principio general en una elocuente frase: “Para mí, lo primero, es mi condición judía, esencial para mi ser israelí”[28]. Para mí, es un Héroe de la historia de Israel y de la historia judía. Fue un militar imparable, demostrándolo con audacia por ejemplo en la Guerra de los Seis Días y en la Guerra de Iom Kippur. No estoy de acuerdo con su posterior posición política en el rol de Primer Ministro en cuanto a la implementación de la retirada unilateral de la Franja de Gaza. Eso no me impide recordar sus otros méritos (que fueron muchos) en lo que evidentemente ha constituido una trascendental tarea en pos del Estado de Israel y del pueblo judío, de su supervivencia y seguridad. Si es verdad lo que aseveró cierta vez, se quedó con un sueño sin cumplir: “Tengo 73 años. He visto todo. Me he reunido con los reyes, las reinas, los presidentes. Estuve alrededor del mundo. Hay una cosa que me gustaría hacer: tratar de alcanzar la paz”[29]. De cualquier modo, Sharon no era una persona que buscaba paz a cualquier precio, como un chiquilín obstinado cuando algo que no está a su alcance se le antoja y de modo irracional lo busca. Sharon no quería comprometer la seguridad de Israel. No quería que terroristas pasaran por adalides de la justicia y la libertad en un falso acuerdo de paz. Al no estar dadas las condiciones necesarias para firmar una eventual paz; al no haber racionalidad en la contraparte ni señales de confianza; al no ser el contexto el más favorable para asumir un riesgo tomando una decisión sin vuelta atrás; prefiero y miro con buenos ojos el hecho de que Sharon no haya alcanzado la paz pero haya garantizado seguridad a Israel. No se antepone una paz falsa con un declarado enemigo a la seguridad verdadera de los propios y amigos.
En fin, a quienes Sharon les parezca un Héroe, respeto y comparto posición. A aquellos que esta figura les parezca un traidor o alguien que decepcionó, si tomo en consideración sus últimas medidas políticas no puedo culparlos. Por mi parte, remarco méritos sin olvidar errores, y comparto algunas visiones y acciones dignas de reconocimiento sin que eso me ate a la totalidad de pensamientos y acciones del hombre en cuestión que incluyen lo criticable y lo cuestionable. Sufrió heridas físicas de muerte y heridas sentimentales de muerte, y sobrevivió. Ahora en la finca de los Sicamoros descansará junto a Lily, a quien consideró el amor de su vida. Más allá de todo, de lo que no me caben dudas es que Sharon fue muy importante, muy valioso, y será recordado. Z¨L.   


[1] 6 quotes to remember Ariel Sharon – Compiled by Sarah Tuttle-Singer
http://blogs.timesofisrael.com/6-quotes-to-remember-ariel-sharon/

[2] De los episodios que más se le echan en cara a Sharon, está el ubicado en la Guerra del Líbano de 1982, concerniente a la matanza de palestinos en los campos de refugiados de Sabra y Chatila. Ahora bien, los muertos fueron responsabilidad de la Falange cristiana que llevó adelante las respectivas acciones; no fue el ejército israelí el autor de los actos. Una investigación oficial le atribuyó a Sharon “responsabilidad indirecta” al no anticipar o impedir la matanza. Aun así, las fuentes informativas son diversas. Más de uno alega que el ejército israelí, al tomar conocimiento de lo que estaba sucediendo, intentó impedir su continuación. La matanza fue ordenada por el jefe de seguridad de la Falange, Elie Hobeika, en venganza de la muerte del presidente Gemayel en un atentado efectuado por pro-sirios. Cuenta Gustavo Perednik: “El 16 de septiembre de 1982, cien falangistas penetraron en los campos y mataron a varios centenares de civiles (las estimaciones varían desde trescientos a quinientos). Los israelíes, en cuya franja de control se hallaban los campamentos, ingresaron en los mismos para detener la masacre. (…) Y aunque Hobeika nunca se arrepintió de la matanza, aunque los falangistas la vieron siempre como un acto de aceptable venganza, ni éstos ni aquél jamás fueron reprochados por el mundo, sino Israel, sólo Israel… por no haberlo evitado. (…) A partir de ese episodio, por el hecho de que los judíos no impidieran que árabes cristianos mataran a árabes musulmanes, Israel fue sistemáticamente presentado como un país nazi”. Leer: Estruendoso silencio sobre el Líbano – Gustavo D. Perednik. http://nodulo.org/ec/2004/n031p05.htm

[3] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón
http://opinion.infobae.com/carlos-maslaton/2014/01/11/ariel-sharon-heroe-nacional-israeli-militar-y-politico-incomparable/

[4] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/55932/

[6] Ariel Sharon será sepultado junto al “amor de su vida” – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654865-ariel-sharon-sera-sepultado-junto-al-amor-de-su-vida

[7] Último adiós a un líder controvertido: los israelíes despidieron a Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1655003-ultimo-adios-a-un-lider-controvertido-los-israelies-despiden-a-ariel-sharon

[9] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Nacional/55942/

[10] Elogios desde Barack Obama a Vladimir Putin a la figura de Ariel Sharon
http://www.lanacion.com.ar/1654820-elogios-desde-barack-obama-a-vladimir-putin-a-la-figura-de-ariel-sharon

[11] En la Argentina recuerdan a Ariel Sharon como “un verdadero estadista”
http://www.lanacion.com.ar/1654831-desde-la-daia-recordaron-a-ariel-sharon-como-un-verdadero-estadista

[12] Palabras de Arik al conocerla: “Fue cuando estaba irrigando en nuestro naranjal un día que miré y noté una chica cultivando el campo de vegetales al lado de nuestra propiedad… No había visto nunca en mi vida a una persona tan hermosa”. Ariel Sharon, David Chanoff.  Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 37. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof
http://marriage.about.com/od/politics/p/arielsharon.htm

[13] Acerca de ella, Sharon contó: “Desde la muerte de Gali [como apodaba a Margalit] Lily había sido una madre para Gur [hijo de Arik y Gali] y nuestra relación había evolucionado en una de profundo amor y fuerte amistad que iba a afectar profundamente el resto de mi vida”. Ariel Sharon, David Chanoff. Warrior: An Autobiography. 2001. pg. 168. Citado en:  The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[14] Sobre el episodio, dijo: “Este dolor no tiene fin, es imposible de curar”. People Weekly. 02-26-2001. pg. 65+. Citado en: The Marriages of Ariel Sharon – Sheri & Bob Stritof

[15] Ariel Sharon, héroe nacional israelí, militar y político incomparable – Carlos Maslatón

[16] Discurso del Primer Ministro Biniamín Netanyahu

[18] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[19] 6 quotes to remember Ariel Sharon

[20] Ruta escénica en conmemoración de Ariel Sharon
http://www.kklweb.org/vernoticia.php?codigo=1300&pag=-1

[22] Para información complementaria ver la conclusión final del trabajo: Desde Oslo hasta hoy – Los Acuerdos de Paz y sus repercusiones actuales. Ezequiel Eiben, Alan Futerman y colaboradores. Trabajo de investigación desarrollado en Israel basado especialmente en las obras “Tierras por paz, tierras por guerra” de Julián Schvindlerman y “Mitos y Realidades: Una Guía para el Conflicto Árabe-Israelí” de Mitchell G. Bard.
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2010/11/desde-oslo-hasta-hoy-los-acuerdos-de.html

[23] Murió el ex premier israelí Ariel Sharon – Jana Beris
http://www.lanacion.com.ar/1654801-murio-el-ex-premier-israeli-ariel-sharon

[24] Por ejemplo, Sharon Vaknin, un israelí que lleva ese nombre como homenaje de sus padres al patriota, se acercó a despedir los restos de Arik a la Knesset, y dijo a la prensa: “Estoy aquí porque amaba a Sharon”. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento
http://www.lanacion.com.ar/1655055-miles-de-israelies-despidieron-a-sharon-en-el-parlamento

[25] “No estoy de acuerdo con todo lo que hizo, especialmente la retirada de Gaza, porque tenía muchos amigos que vivían allí” manifestó Orel, otra persona  de las que se acercaron a la Knesset, quien a pesar de lo enunciado afirmó que respetaba la fuerte personalidad de Sharon. Ver: Miles de israelíes despidieron a Sharon en el Parlamento

[26] Pueden verse esta y otras grandes líneas del guión de la película en: The Dark Knight – http://es.wikiquote.org/wiki/The_Dark_Knight

[27] Ban Ki-Moon lamentó la muerte de Ariel Sharon y lo definió como “un héroe para su pueblo”
http://www.lanacion.com.ar/1654814-ban-ki-moon-lamento-la-muerte-de-ariel-sharon-y-lo-definio-como-un-heroe-para-su-pueblo

[28] Arik, como un león al mediodía – Dr. Guido Maisuls

[29] 6 quotes to remember Ariel Sharon

El ompedismo

Les recomiendo leer esto

La reencarnación en el Judaísmo

LA REENCARNACIÓN Y EL HOLOCAUSTO

Por Sara Yoheved Rigler

Por qué algunos judíos piensan que han vuelto.

Encontrar un artículo sobre reencarnación en Scientific American es tan poco probable como encontrar una receta de chuletas de cerdo en un libro de cocina kosher. Por tanto me sorprendí cuando leí el artículo “Ian Stevenson’s Case for the Afterlife: Are We “Skeptics” Really Just Cynics” en la revista online Scientific American del 2 de Noviembre de 2013. [Artículo al que hice referencia aquí.]

Su autor, Jesse Berin, profesor de psicología, es un escéptico autoproclamado. “Si eres como yo, que pongo los ojos en blanco cada vez que oigo palabras como “reencarnación” o “parapsicología…”, escribe. Y su artículo es una lucha entre su propio escepticismo crónico y su honestidad intelectual al atreverse a examinar la investigación realizada por el Profesor Ian Stevenson, que fue director de Psiquiatría en la Universidad de Virginia.

El Profesor Ian Stevenson estudió meticulosamente los recuerdos de vidas pasadas de unos 3000 niños. Por ejemplo, una niña en Sri Lanka escuchó a su madre mencionar la ciudad lejana de Kataragama y procedió a decirle a su madre que ella se había ahogado allí cuando su “estúpido” hermano la había empujado al río. Mencionó hasta 30 detalles de su anterior hogar, familia, y vecindad. El Profesor Ian Stevenson fue a Kataragama y encontró a una familia que encajaba a la perfección con la descripción de la niña. Su hija de 2 años se había ahogado de hecho en el río mientras jugaba con su hermano, que sufría una enfermedad mental. El Profesor Ian Stevenson verificó 27 de las 30 afirmaciones que había hecho la niña.

Después de leer los informes de Stevenson, Jesse Bering admite a regañadientes: “Debo decir, que cuando los lees de primera mano, muchos son muy difíciles de explicar por medios racionales, no paranormales”.

Bering declara: “Hacia el final de su vida, la física Doris Kuhlmann-Wilsdorf, cuyas teorías revolucionarias sobre física de superficie le valieron la prestigiosa medalla Heyn de la German Society for Material Sciences, conjeturó que el trabajo de Stevenson había establecido que “la probabilidad estadística de que la reencarnación ocurre de verdad es tan abrumadora… que por acumulación la evidencia no es inferior que para la mayoría, si no todas, de las ramas de la ciencia”.

LA VISIÓN JUDÍA

Nosotros los judíos nunca aprendemos sobre reencarnación en la Escuela Hebrea. Pero si buscamos, descubrimos que hay referencias a la reencarnación en la Biblia y en comentarios tempranos, mientras que en la Kabbalah, la tradición mística judía, abundan las referencias a la reencarnación. El Zohar, el texto básico del misticismo judío (atribuído al rabí Shimon Bar Yochai, un sabio del siglo I, asume el gilgul neshamot (el reciclaje de las almas) como un hecho, y el Ari, el más grande de los cabalistas, cuyas enseñanzas decimosextas fueron grabadas en Shaar HaGilgulim, rastreó las reencarnaciones de muchas figuras bíblicas. Mientras que algunas autoridades como Saadia Gaon (siglo X) negaban la reencarnación como concepto judío, desde el siglo XVII en adelante, líderes rabís del judaismo, como el Gaon de Vilna y el Chafetz Chaim 2, se refirieron al gilgul neshamot como un hecho.

El Ramchal, el universalmente admirado erudito del siglo XVIII, explicó en su clásico “The Way of God”: “Dios arregló las cosas de modo que las oportunidades del hombre de alcanzar la salvación estarían maximizadas. Una sola alma puede reencarnar un número de veces en distintos cuerpos, y de esta manera, puede reparar el daño hecho en previas encarnaciones. De manera similar, también puede alcanzar la perfección que no fue alcanzada en encarnaciones previas”.

Sin embargo, muchos judíos sienten que creer que en la reencarnación es como creer en Santa Claus. Viola dos tabúes: es irracional y recuerda a otras religiones.

MI INFANCIA OBSESIONADA CON EL HOLOCAUSTO

Nacida en 1948 en Nueva Jersey, de padres americanos de segunda generación sin conexión familiar con el Holocausto, mi propia no creencia en la reencarnación dañó mi infancia de dos maneras: me dejó sin ninguna explicación lógica para mi obsesión por el Holocausto y mi odio por todo lo alemán. Y me llenó de furia contra un Dios que permitió el sufrimiento de judíos inocentes cuyo final fue en cámaras de gas de Auschwitz o en los pozos de Babi Yar.

Recuerdo muy bien el día, en el tercer curso de Escuela Hebrea, a la edad de 11 años, cuando me di cuenta de que yo no era “normal”. Durante el recreo estaba sentada, con las piernas colgando, en la mesa de mi profesor favorito, el señor Feinstein. Le dije que mi padre había comprado una cámara de fotos alemana, y por supuesto yo no quería que me hiciese ninguna foto con ella. También me negué a comprar productos alemanes y nunca acepté montar en un Volkswagen. El señor Feinstein me preguntó si algún miembro de mi familia había muerto en el Holocausto. “No”, respondí.

“¿Tus padres odian a los alemanes?”, preguntó.

“Supongo que no. Nunca hablan del Holocausto”, respondí, sin saber a dónde quería llegar.

“¿Entonces por qué odias tanto a los alemanes?”

Le miré fijamente, como si hubiera preguntado por qué me gustan los batidos de chocolate. “Todos los niños judíos odian a los alemanes”, respondí, manifestando algo obvio.

El timbre anunció el final del recreo. Mis compañeros volvieron y se sentaron, mientras yo estaba aún sentada en la mesa del profesor. El señor Feinstein les lanzó una pregunta: “¿Cuántos de vosotros odiáis a los alemanes?”

Alcé mi mano. Harry Davidov la alzó a medias. Nadie más se movió.

El señor Feinstein me miró sin decir una palabra. Me escurrí de su mesa, sintiéndome rara, separada de mis amigos, una especie distinta, un patito feo.

¿Cómo podía ser que mis pasiones íntimas no fueran comunes a todos los niños judíos? ¿De dónde venían? ¿Quién las había originado? Me sentía como si acabara de descubrir que era adoptada. Mis suposiciones eran falsas, la genealogía de mis pasiones más íntimas se encogió en confusión.

Al comienzo del noveno curso tuve un sueño que me dejó aún más desconcertada. Todos en el noveno curso tuvieron que elegir una lengua para estudiar en los siguientes tres años. Nuestras opciones eran: francés, español, alemán y latín. Todos mis amigos eligieron francés o español. Yo elegí alemán. Cuando mis sorprendidos amigos me preguntaron por qué, les respondí: “Conoce a tu enemigo. Quiero leer Mein Kempf en la lengua original”.

Al final de mi primera semana de estudiar alemán, después de dos clases y una práctica repitiendo “Guten tag, Freulein Hess”, tuve un sueño complicado. Me desperté en la mitad del sueño, temblando. Yo y todos los que aparecían en el sueño habían estado hablando alemán fluido.

Tratar de entenderme a mí misma sin el concepto de la reencarnación era como tratar de hacer un puzzle con solo la mitad de las piezas.

SUEÑOS Y FOBIAS

Las pistas que apuntan a un alma reencarnada del Holocausto son sueños recurrentes, fobias y experiencias de déjà vu, especialmente en personas nacidas en la primera década después del Holocausto. En los 50 y en los 60, no existían prácticamente libros ni películas sobre el Holocausto y por tanto no podrían ser la explicación para estos vívidos fenómenos.

Jackie Warshall nació en Brooklyn en 1950, de padres americanos. Cuando tenía 4 años, una noche después de que su madre la metiera en la cama y se fuera a dormir, la pequeña Jackie miró a la almohada como si fuera una televisión, y tuvo una visión. Se vio a sí misma dentro de la parte trasera de un camión lleno de mujeres. Algunas de ellas caían al suelo. Entonces se vio a sí misma volando fuera del camión. Allí, sobre el camión, sintió una especie de liberación, y dijo: “Salí. Soy libre ahora”.

Solo décadas después, Jackie estaba enseñando en una clase de cuarto grado en una escuela judía de Connecticut. En la biblioteca, hojeando un libro sobre el Holocausto para jóvenes, encontró un esquema en acuarela de unas mujeres de pie dentro de un camión. “Allí en la biblioteca”, recuerda Jackie, “sentí como si un relámpago de reconocimiento me hubiese golpeado”.

Anna B. nació en 1957 en St. Louis en una familia tradicional judía sin conexión directa con el Holocausto. Cuando Anna tenía 5 años, empezó a tener un sueño recurrente en el que estaba siendo torturada en un ambiente de laboratorio. Sus torturadores eran un doctor que vestía una bata blanca y, incongruentemente, un hombre con uniforme militar. Tuvo este sueño recurrente hasta los 10 años.

Cuando más tarde aprendió sobre el Holocausto sintió que los nazis eran esas personas en su sueño. Al comenzar el tercer curso se empezó a obsesionar con el Holocausto, leyó todos los libros sobre el Holocausto que pudo encontrar y vio todas las películas sobre el Holocausto que había disponibles en ese momento. En algún punto llegó a la conclusión de que había sido un sujeto de experimentación durante los infames experimentos de Mengele con gemelos.

Años después, Ana fue invitada a una comida Shabbos en Nueva York. Cuando llegó, un caballero mayor que también era un invitado le abrió la puerta. Le miró con incredulidad. Le conocía, pero no sabía decir de dónde. Él también la miró fijamente, perplejo. Finalmente, él le dijo “Creo que te conozco”. Anna respondió: “Yo también creo que te conozco a ti”. Ninguno podía adivinar de dónde.

La conexión entre Anna y este hombre, muchas décadas mayor que ella, era tan fuerte que la esposa del hombre comenzó a molestarse. El hombre y su esposa habían sido invitados en esta casa muchas veces antes. Después de la comida, sin embargo, el hombre mayor, un superviviente del Holocausto, reveló algo a sus anfitriones que nunca habían oído: que había sido sujeto de experimentación en los experimentos de Mengele con gemelos.

Recibí la siguiente correspondencia de un erudito Talmud que me detalló una pesadilla recurrente que tenía de niño, hace seis décadas. Escribió: “Nunca he contado esta historia a nadie, ni siquiera a mis padres, esposa o amigos más cercanos”. Al final de su testimonio, añadió: “Deseo permanecer anónimo. Jerry Friedman fue el primer nombre ficticio que me vino a la cabeza”. Sentía tal aversión a ser asociado con un libro sobre reencarnación que incluso había creado una cuenta especial de Gmail solo para enviarme su historia.

Describió el siguiente sueño: “Nací en 1942 de padres americanos. De niño tenía una pesadilla recurrente. Era un niño de unos 7 años, tumbado en un suelo de madera, mi espalda apoyada contra la pared. Mi habitación era mi casa, no mi casa real, pero mi “casa de pesadilla”. De algún modo sabía que la casa estaba en Europa, probablemente Polonia… La habitación estaba pobremente iluminada y llena de humo asfixiante. Podía ver gente en el suelo a quien habían disparado. Ellos eran mi “familia de pesadilla”. Había varios hombres uniformados de pie en la habitación, los perpetradores de la matanza. Vi una pistola negra en el sueño cerca de mi y la cogí, aún tumbado en el suelo con la espalda apoyada contra la pared. La sostuve fuertemente con las dos manos y la apunté al pecho de uno de los hombres uniformados, de pie por encima de mí. El oficial – supuse que era un oficial de algún tipo por su gorra – me sonrió burlonamente como expresando que sabía que no tendría el coraje suficiente para apretar el gatillo. Miré hacia la derecha y hacia la izquierda del oficial y me fijé en los otros hombres y en sus brazaletes con los extraños símbolos, unas X con los extremos partidos hacia atrás, como un molinete. [En ese momento de su infancia no tenía ninguna familiaridad con la swastika]. Miré de nuevo al oficial y poco a poco estaba apuntando su arma hacia mí. Traté de apretar con fuerza el gatillo de mi pistola. Supe que si no lo hacía, él me dispararía. Le miré fijamente a sus ojos y su sonrisa burlona cada vez más grande y su arma se elevó, apuntando a mi cabeza. Deseaba tanto apretar el gatillo de mi pistola negra. Ahí el sueño termina. Desde la temprana infancia he tenido aversión a las pistolas, especialmente las negras. Todavía me dan escalofríos cuando veo una”.

Nechama Bornstein, una mujer judía de Dinamarca, nacida en 1963, tuvo un sueño de adulta: “En el sueño, estaba caminando con un grupo de gente, a través de un pasillo oscuro. Al final de este pasillo, había un muro, hecho de tablas marrones de madera. El techo era bajo. El muro de la izquierda estaba hecho de ladrillos pintados de blanco… Sabía que nos llevaban allí para ser castigados. Habíamos hecho algo terrible, según los nazis. Nos llevaron en rebaño, todos muy cerca… Entonces justo antes del final del pasillo, a la derecha, una puerta estaba entreabierta. Nos empujaron a través de ella y entramos a una habitación bastante grande. Estaba iluminada, pero no vi ninguna fuente de luz…”

Años después, en una exposición itinerante de fotos de niños de Auschwitz tuvo lugar en la Academia de Arquitectos de Copenague.

“Una pequeña fotografía en la pared atrajo mi atención… En la pequeña foto no había ninguna cara, pero un pasillo con el techo bajo. Mi corazón comenzó a palpitar. Comencé a andar hacia ella, cada paso pareció durar una eternidad. Conocía ese lugar. Allí estaba – la pared hecha de tablas de madera, después la de ladrillos blancos… estaba tan afectada que apenas podía respirar. Alcancé la foto. Ahí era donde habíamos estado andando [en el sueño]. Ahí estaba la puerta a la derecha. Una pequeña leyenda debajo de la foto decía: “Entrada a la cámara de gas en Auschwitz”.

PERCIBIENDO EL AMOR DE DIOS

La reencarnación convierte las cámaras de gas de Auschwitz y los pozos de Babi Yar en finales de capítulo terribles más que en el final de la historia del alma. Toda gran épica incluye capítulos aterradores donde, por ejemplo, la heroína es secuestrada por el villano y sujeta a tormento. Si ese fuera el final, la saga sería considerada una tragedia. Pero si hay un capítulo siguiente, donde el villano es derrotado y la heroína – ahora más sabia y más amable después de su dura experiencia – se reúne con su familia y sigue viviendo una vida feliz y saludable, ¿dirías que la historia es una tragedia?

Las palabras más impactantes que he escuchado nunca vinieron de Batya Burd, viuda de Gershon Burd, hablando en un reciente evento. Después de que su marido se ahogara en su 40 cumpleaños, Batya se quedó viuda con 39 años y 5 niños de menos de 10. Algunas personas le preguntaron cómo tal tragedia le podía haber ocurrido. Batya ofreció un potencial escenario solo para aplacar el “¿Por qué?”

Preguntó hipotéticamente: “¿Y si hubiera sido una chica religiosa durante el Holocausto, y hubiera visto a alguien muy querido morir enfrente de ella, y su reacción hubiera sido negar a Dios, abandonar la práctica judía, y clamar contra Dios? ¿Y si le hubiera dicho a la gente que no debe haber Dios, que nos debe haber abandonado, y me hubiera llevado a otros conmigo? ¿Y si entonces hubiese muerto, y en “el Mundo de la Verdad”, donde el alma va después de muerta, hubiese reconocido mi error y hubiese pedido una oportunidad para rectificar? Quizá Dios me habría dado otra oportunidad para hacerlo bien y arreglar lo que había estropeado antes”.

“¿Y si hubiese vuelto a nacer en este mundo, y hubiese tenido una buena vida, y de nuevo, Dios quiso que alguien muy querido para mí muriera en frente de mí, y esta vez me iba a dar una gran oportunidad para permanecer fuerte en mi fe, y me iba a dar una plataforma para dar fuerza a otras personas, de modo que no solo iba a rectificar lo que había hecho antes, sino que además iba a llegar aún más alto?”

“Qué Dios tan bueno, compasivo y comprensivo, que me permite tener la oportunidad de rectificar y perfeccionarme a mí misma y al mundo que me rodea”.

La reencarnación es una lente poderosa a través de la cual el amor y la piedad de Dios se puede percibir en los cataclismos de la vida.

No te estoy pidiendo, querido lector, que empieces a creer en la reencarnación, solo que seas lo suficientemente abierto de mente como para que examines la evidencia.

Traducido de: http://www.aish.com/sp/so/Reincarnation-and-the-Holocaust.html

La parte donde el Rav Albert Gozlan habla sobre el tema comienza alrededor de una hora después de transcurrida la clase. Para poder saltear todo el resto hacer click sobre el siguiente enlace:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=VpqNhUtuPxs#t=3601

Moraleja: Cuando estés frente al Eterno, no le pidas volver a bajar a la tierra, porque probablemente terminarás perjudicándolo a Él, a las almas que están esperando bajar y a ti mismo.

Jazak veematz

Post-Mortem De Un Pésimo Acuerdo

por: Jaime Einstein
Fuente: PorIsrael.org

Iran Geneve deal and Munich pact
A pesar de todo argumento lógico, y no obstante todas las advertencias de países tan diversos como Israel, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (con un posible coro adicional de Egipto, Omán, Bahrein y Qatar) cantando en un singular coro donde se mezclan el barítono de Bibi Netanyahu con el sotto voce de los países sunitas, se ha firmado un “acuerdo interino” entre la República Islámica de Irán y las cinco grandes potencias más Alemania y la risueña Catherine Ashton, de la Unión Europea.
Indudablemente, el multibillonario ayatola supremo, Alí Khamenei, ha de estar extático, y tiene múltiples razones para estarlo. Su país, una teocracia medieval y oscurantista, con una economía en franco estado de putrefacción y caída, ha sido tratado como igual a las verdaderas potencias económicas y militares de nuestro sufrido planeta. Recordemos, estos señores que continúan ejecutando a centenares de personas al año por “crímenes” como practicar la religión Bahai, que promueve la hermandad de toda la humanidad, ser homosexuales, por criticar a su tétrica versión del Islam, ser ateos o ser apóstatas del “único camino recto y admisible”, se sientan ahora, como pares de los Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, China, Francia, Alemania… y la risueña Catherine Ashton de la Unión Europea.
No sólo esto, el acuerdo de marras se firma sólo un día después de que el “Supremo” Khamenei, vestido como un genio de las “Mil y Una Noches” haya reiterado por enésima vez, ante un auditorio de gorilas de la Guardia Revolucionaria y de fanáticos de su grey, su repetitiva cantinela prometiendo la desaparición del cáncer sionista (léase Israel) y el refrán de “marg bar Amrica” (“muerte a América”), que año tras año continúa siendo el número uno en el Hit Parade iraní.
Al parecer, los señores Obama, Kerry y compañía, jamás han negociado en un bazar levantino… se trata de personas que han vivido muy bien (en el caso de Kerry, absurdamente bien) sin tener que haber sudado jamás ganándose el pan de cada día. Personas que o no saben regatear, porque siempre han comprado todo al primer precio que se les pide, o simplemente que han concedido la victoria a su contrincante antes de siquiera haberse sentado alrededor de la mesa de “negociación”. Ciertamente que si Obama, Kerry o Ashton tuvieran que ganarse la vida jugando al póker o al mus, hace mucho rato que hubieran perecido de inanición.
¿Qué cartas tenía en la mano el afable señor Mohammad Javad Zarif, Ministro Iraní de Relaciones Exteriores? Nada más y nada menos que una economía arruinada, una infraestructura petrolífera que ni siquiera puede refinar el crudo necesario para las necesidades internas de su país, una población joven, sin perspectivas de futuro, una economía volcada hacia la creación, a toda costa, de armas nucleares para un país que apenas consigue alimentarse, unas fuerzas armadas donde el ejército regular y las Guardias Revolucionarias están perennemente enfrentados, y un país que estaba en mejor situación económica y social en la época del odiado Shá Mohamed Reza Pahlevi, hace décadas, de lo que está ahora.
Pues con estas cartas en la mano, el suave y sofisticado Mohammad Javad Zarif ha hecho faroles extraordinarios y se ha comido crudo al señor Kerry, a Obama y a sus comparsas, sin que Kerry siquiera se haya dado cuenta que le han robado los calzoncillos sin quitarle los pantalones. Alí Babá debe de haber sido persa. Lástima que el señor Zarif no esté de nuestro lado.
¿Quién se cree que los zorros de Teherán van a “congelar” sus programas de enriquecimiento de uranio durante los próximos seis meses? ¿Dejar de construir su planta de producción de plutonio subterránea en Arak? ¿Diluir los inventarios de uranio ya refinado? Posiblemente, sólo personas que sigan creyendo en los reyes magos, papá Noel, el ratoncito Pérez y los señores Kerry, Obama… y la risueña señora Ashton.
No sólo se ha entregado seis meses de sosiego y producción continua a los ayatolas, sino que… para más inri… se les está pagando por ese privilegio una cantidad ingente de billones de dólares. Me encantaría negociar con memos como Kerry… ¿Quid pro quo? ¿Pero, quién necesita de tales latinajos? Entreguemos todo a priori (otro latinajo, perdonen) y confiemos en la buena voluntad de los persas… fíjense nada más en lo bonito que sonríen.
La “diplomacia” liderada por Kerry y Obama acaba de lograr un milagro de dimensiones bíblicas, al convencer a todos sus ex amigos y aliados en el Medio Oriente que con Estados Unidos no se puede contar para nada.
Bueno, pero por qué preocuparnos, Mr. Chamberlain, perdón, Kerry, promete venir a visitarnos aquí en Israel, papelito recién firmado y paraguas en la mano, para “explicarnos” por qué debemos estar felices con su magnífico logro. No olvidemos que el Mr. Chamberlain original, al menos tuvo la delicadeza de no ir a Praga con el recibo de su venta de Checoeslovaquia a los nazis. Por lo menos el viejo Neville reconocía que no era buena idea ir a contarle a los checos que acababan de perder su libertad e independencia. Pero Kerry no parece poseer ni esa pizca de decencia, perspicacia, o ambas cosas.
Muchas veces he meditado por qué el liderazgo checo abdicó ante la presión de las potencias en Múnich… ¿Por qué no dijeron, “al diablo con todos ustedes, nosotros lucharemos solos”? Un checo me lo trató de explicar una vez: Hitler odiaba a los checos (que después de todo son eslavos), pero no amenazaba con liquidarlos. Con el bombardeo de Guernica, ya se veía qué sucedería con cualquier ciudad que quedara a merced de la Luftwaffe. El ejército checoeslovaco no tenía una sola frontera amiga, el país no tiene costas y la lucha sólo podría terminar con la destrucción y aniquilación total de la nación. Se dieron por vencidos, sufrieron siete años de brutal ocupación y hoy día Praga es una de las pocas joyas de arquitectura centroeuropea que quedó indemne de la hecatombe de la Segunda Guerra Mundial. Las bajas checas fueron mínimas en comparación con cualquiera de sus vecinos.
Israel, por otro lado, no tiene el lujo que tenían los checos. Aquí no hay alternativa, si caemos, morimos todos… la derrota o la rendición no son opciones viables.
Deprimido con la noticia de este “magnífico logro” en Ginebra, mi esposa y yo fuimos hoy, como lo hacemos tres veces por semana, a nuestro gimnasio en Rosh Pina. Los gimnasios en el mundo entero son más o menos por el estilo: varios televisores encendidos para deleite o tortura de los usuarios, música a todo volumen y un surtido de hombres y mujeres haciendo ejercicios y sudando a chorros.
Nadie hablaba de Ginebra, ni de Kerry ni de las madres que los parieron. Deportes, vida social (chicas) y más deportes. Uno de los “regulares” del gimnasio, un joven de baja estatura, con camiseta de la brigada de paracaidistas, me recordaba mucho a este país: pequeño y musculoso (sin que se le note), de pocas palabras y mucha fuerza. Le pregunté qué creía del acuerdo en Ginebra, y sin titubear me contestó, sin la mínima semblanza de alarde: “no me preocupo… haremos lo que tenemos que hacer.”
Al llegar a casa, me puse a ver las noticias en el nuevo canal de noticias de 24 horas, “i24” y había una entrevista con un piloto de nuestra Fuerza Aérea, de pie ante su impresionante caza-bombardero supersónico. El piloto estaba hablando con la naturalidad de alguien que está compartiendo un buen desayuno con su mejor amigo. Sin ningún drama, sin usar cualquier adjetivo extremo y con una flema digna de un londinense, el joven se limitó a decir que él y sus compañeros han estado trabajando muy duro en sus entrenamientos “para operaciones especiales de largo alcance” y que considera que están listos para hacer “lo que haya que hacer” tan pronto reciban una orden del poder ejecutivo.
La tranquilidad del joven piloto era totalmente contagiosa. No hay duda que la “nueva marca de judío” que está saliendo de Israel desde 1948 no se parece en nada al modelo del neoyorkino neurótico representado por Woody Allen. El joven piloto, con su expresión discreta y comedida, trasmitía fuerza, confianza y seguridad.
Si miramos los programas de noticias de la televisión de “nuestro vecindario” se ve mucha teatralidad, gritos, maldiciones y eslóganes. Grandes y ruidosas manifestaciones callejeras, casi siempre acompañadas de violencia o de gestos violentos. Ese tipo de cosa no se ve por aquí, ni siquiera sería respetable. El público aquí es mucho más comedido. El país no es dado a los alardes, el jactancioso no es respetado.
El joven paracaidista en el gimnasio y el piloto en i24 me han devuelto la calma. Nuestra seguridad no depende de Kerry, ni de Obama y ni siquiera de la sonriente dentadura de Lady Ashton.
A fin de cuentas, nuestra seguridad depende de jóvenes como el paracaidista y el piloto y de algo más que no está de moda mencionar entre círculos progres, la Divina Providencia.
Cuando Moisés se despidió de Josué, que iba a conquistar la Tierra Prometida, le dijo dos palabras en hebreo: “jazak ve´ematz”, que se traducen aproximadamente a “sé fuerte y valiente”. Esas palabras siguen vigentes, dormiré tranquilo esta noche.
Nota del autor:
Aunque no me sorprende para nada, es curioso que la prensa internacional, tanto la europea como la americana, contrasta la aprobación generalizada del “magnífico acuerdo” rubricado entre las potencias e Irán, con la agria actitud de los “aguafiestas” en Israel y los países árabes sunitas. Una vez más la historia se repite. En 1938 los checos eran considerados “aguafiestas” porque no estaban celebrando el “peace in our time” de Chamberlain. ¡Qué tontos somos de no sumarnos a la fiesta!

A %d blogueros les gusta esto: