La quinta de Cristina

Por Gustavo Perednik
También yo había caído en la voluntaria ingenuidad de suponer que la presidenta argentina no alberga sentimientos judeofóbicos. Fue nada más que un torpe exabrupto –me dije- lo que le dictó su tuít del 20 de abril (“Todo hace juego con todo”).

Igualmente me pareció correcto denunciar en la televisión y en otros medios el hecho de que la presidenta arremetiera contra un amasijo conformado por Paul Singer, Alberto Nisman, la DAIA y los “fondos buitre”, y que “descubriera” de este pulpo “un modus operandi que trasciende las soberanías nacionales” para socavar a los gobiernos (es decir: a ella).

Hacía (y hace) falta detenerse en la gravedad del tuít porque, como bien sintetizó el periodista Jonatan Viale, el mensaje parece inspirarse en Los Protocolos de los Sabios de Sión. No cabe esconder la cabeza frente a una acusación de la presidenta argentina contra las instituciones judías, las que supuestamente conspiran contra la patria en todos los países.
Si no hubiéramos sentido un deseo íntimo de estar equivocados, de preferir saltear el asunto, todos habríamos reparado en que el exabrupto no fue tal. No se trató de una agresión extemporánea y pasajera, sino de una sopesada decisión de enfrentar a la comunidad judía, y ello en fiel remedo del estilo político de su maestro Hugo Chávez.

La judeofobia de Chávez fue siempre visible: alcanza con recordar su mensaje navideño de que “los que crucificaron a Cristo se apoderaron de las riquezas del planeta”; baste con analizar su allanamiento de la escuela hebrea; será suficiente revisar su patológica demonización de Israel. Y el odio chavista bien podía atribuirse al asesor de ese gobiermo durante varios años: el nazi-islamista Norberto Ceresole, muerto una década antes que su asesorado.

No había tales precedentes en Cristina, y por ello nos pareció que cuando echaba mano de la judeofobia resultaba de un mero recurso demagógico en el que suelen incurrir los populistas.
Sin embargo, los años por venir quizás nos provean de la perspectiva necesaria para reconocer que sí hay un asesor ceresolesco de la Kirchner, al que siempre hemos preferido considerar marginal y poco influyente, y que responde al nombre de Luis D’Elía, el bastión de recalcitrante violencia judeofóbica. Queremos creer que se trata de un personaje menor, pero otra vez, los días que corren desmienten el pensamiento desiderativo.

Empecemos por la evidencia del deterioro de Cristina, que fue disparado por el Caso Nisman.
Después del primer tuit, el siguiente traspié lo tuvo el 2 de julio, cuando emitió una recomendación presidencial a los niños de diez años de Villa Lugano: lean El Mercader de Venecia “para entender a los fondos buitre”.

Justamente esa semana me tocaba dar en Israel una conferencia sobre el drama de Shakespeare, del que he escrito un ensayo. Lo menciono para dejar en claro que mi posición es muy apreciativa de la obra de Shakespeare, y que enseño a Shylock como una forma de la humanización del judío en las letras, en contra de los prejuicios de marras, y no, como es más habitual mostrarlo, como si el bardo hubiera modelado a Shylock para un embate judeofóbico (esta visión también está justificada, pero éste es otro tema).

Por lo tanto debemos insistir en que el problema de la recomendación no fue la obra sino el objetivo que le atribuyó a su lectura: entender las fuerzas maléficas y usureras que atentan contra los países. De ese objetivo se desprende claramente que, si ése fuera el mensaje de El Mercader de Venecia, en ese caso no queda duda de su judeofobia.

Para colmo, la Kirchner agravó las cosas al rechazar toda crítica al respecto (procedimiento rutinario) con el argumento de que… en Israel se había presentado la obra. Primero, respondamos que Israel es en materia cultural uno de los países más abiertos y libres del planeta. Y segundo y principal, agreguemos que el problema no está en difundir a Shakespeare sino en aprender de él fondosbuitrología y otras obsesiones kirchneristas.

Enseñanzas distintas destila Shakespeare. Mi opinión es que la intención del bardo fue contra la judeofobia, y me baso entre otros motivos porque los personajes cristianos que dibujó son mucho más rapaces, crueles, holgazanes e hipócritas que el judío, y Shakespeare denuncia su odio y su malicia sin reparo alguno.

Al respecto, es interesante recordar que en mayo de 2002 el Jefe del Ejército Argentino, General Ricardo Brinzoni, aconsejó al entonces periodista Héctor Timerman leer El Mercader de Venecia. Timerman respondió muy enojado, el INADI intervino y censuró a Brinzoni.

Ahora, trece años después, Timerman ya no es periodista sino ministro, y es nada menos que su jefa la presidenta quien recomienda la misma lectura (¡a niños escolares!). Suponemos que Timerman no se enojará esta vez, y el INADI no intervendrá contra la presidenta.

La tercera agresión, y la cuarta y la quinta
El tercer tropezón judeofóbico de Kirchner se produjo durante la entrevista que Dexter Filkins le hizo para The New Yorker (publicada el 12 de julio), en la que quien escribe estas líneas tuvo parte activa.

No me refiero a los fragmentos difundidos por la presidenta, en los que se omiten las conclusiones de Filikins sobre ella (vanidad, corrupción y autoritarismo), sino a la nota entera que en estos días fue subida a Youtube. 

La presidenta revela aquí a quién habría que endilgarle el atentado contra la AMIA una vez que se blanquee enteramente a Irán como ha decidido. Y procede en su incriminación como lo haría Luis D’Elía.

Explica Cristina que para saber qué ocurrió en la AMIA hay que analizar lo que ocurre en el mundo. Huelga aclarar al lector que éste es el método habitual de las teorías conspirativas, que consiste en elegir qué parte “del mundo” debe revisarse para luego echar culpas, y pasar a presentar esa relación artificial como si fuera la única explicación posible.

Así había hecho D’Elía para hallar a los culpables de las estafas de las Madres de Plaza de Mayo. Revisó qué “sucede en el mundo” y “se dio cuenta” de que el reo era el Mossad.

Cuando Cristina revisa “el mundo” para entender el ataque a la AMIA, no se fija en la consolidación de la revolución islamista en Irán ni en los procesos históricos de Latinoamérica o de China, sino en el asesinato de Isaac Rabín perpetrado, en sus palabras, por sectores que… bueno bueno, ”ahí está la verdad”, concluye Kirchner.

Es decir que cada vez más Cristina compra (y vende) el libreto de D’Elía: los atentados contra la Embajada y la AMIA los hizo “la derecha israelí”. Esa es la parte del mundo a la que siempre enfoca en su obsesión judeofóbica. Y es para alarmarnos que ése sea el cuadro que la presidenta ha comenzando a difundir.

Como si todo ello no fuera suficientemente atroz, el cuarto eslabón en la caída fue el tuit de ayer 14 de julio, en el que, para buscar “la verdad sobre el tumor que afecta a Timerman” Cristina no hurga en problemas familiares del ministro ni en los sinsabores de su vida política; no en la crisis económica de su país, ni en los delitos de sus gobernantes; no en la pobreza de cada vez más argentinos ni en ninguna otra causa que hubiera podido generar la mala sangre de su canciller. No hace falta buscar en ningún sitio porque Cristina tiene a los culpables preparados de antemano: la enfermedad de Timerman la provocaron… los judíos, que lo trataron mal. Cristina dixit.

Timerman renunció a la AMIA escupiendo insultos a la comunidad, pero es “cierta dirigencia comunitaria” la que lo maltrata, sentencia la Kirchner. Timerman quiere imponer un memorracho que exculpe a Irán de su terrorismo, pero él es la víctima, dictamina la jefa.

Y hay algo enormemente más grave en su tuit de ayer. Hacía mucho tiempo que el patriotismo de los judíos no era cuestionado por un gobierno democrático. Creíamos (otra vez nuestra ingenuidad nos traicionó) que habían quedado en el basurero de la historia argentina las discusiones sobre la lealtad de los judíos. Pero Cristina imputa a los dirigentes judíos argentinos porque no son como es ella: “primero argentina y después católica”. Los judíos son al revés, habráse visto.
La presidenta decidió poner notas de patriotismo a los demás, después de doce años de nepotismo y enriquecimiento de funcionarios, de encubrimientos, de embate contra el Poder Judicial, de destrucción de la Causa AMIA y de iranización. En el examen que la profesora ha tomado de patriotismo, los judíos fueron reprobados (ojo: no los “argentinos de origen judío”, esos sí que sí son patriotas). El criterio para amar a la patria pasa por K, por admirar el chavismo y perdonar a los ayatolás sus travesuras.

El futuro no es alentador. En los próximos meses Cristina irá encaminando a los judíos (no a los “de origen judío” sino a los judíos a secas) sobre cómo purgar su traición. Y, peor aún, les insinuará a los no-judíos cómo deben castigar la falta de patriotismo de los primeros. La receta será develada en la afrenta que ya se aproxima: la quinta agresión de la Kirchner.

Feliz Jánuca! Aprendamos la lección de los Macabeos

HanukkahIzquierda: Soldado israelí rezando antes de una misión y el león de Judá. Derecha: El sacrificio supremo de Eleazar Avaran, uno de los hijos de Matityahu, quien le clavó su lanza a un elefante de guerra seléucida, matando al enemigo y muriendo aplastado en el acto.

Los Judíos y la Guerra

Los macabeos entendieron que hay momentos en los que hay que pelear.

por Rav Benjamín Blech

El milagro de Jánuca no fue realizado sólo por Dios. Los macabeos jugaron un rol crucial al derrotar a los griego-sirios en el campo de batalla. Fue una sociedad entre el coraje humano y la guía Divina. Matitiahu y sus hijos prevalecieron porque fueron lo suficientemente sabios como para reconocer que, a pesar de que los judíos adoran la paz, reconocemos que puede haber momentos en los que hay que salir a la guerra.
Y eso no es algo que a nuestro pueblo le resulte fácil admitir – ni entonces, ni ahora.
Los sicólogos nos dicen que básicamente hay dos formas en las que podemos lidiar con el mundo: luchar o escapar. Al encontrarnos con una dificultad, podemos intentar luchar con el asunto y superarlo, o podemos huir y resignarnos.
Algunos pueden racionalizar y pensar que el “escape” es la respuesta religiosa correcta. No hago nada, y si Dios desea un resultado determinado, que Él haga lo que le parezca.
Como escuché una vez de Rav Soloveichik, esta era la forma de nuestro patriarca Yaakov, desde que estaba en el útero. Yaakov fue concebido primero. Técnicamente, él era el mayor, con todos los privilegios que le correspondían a la primogenitura. Esav, su hermano, utilizó la fuerza para salir primero. “Y después vino su hermano y su mano estaba agarrada del talón de Esav, y llamó su nombre Yaakov” (Génesis 25:26). El nombre mismo, Yaakov, viene de la palabra hebrea ‘tobillo’; aferrándose al tobillo de su hermano, Yaakov fue pisoteado al comienzo de su vida, siendo privado injustamente de sus derechos por la fuerza.
La vida de Yaakov continuó desarrollándose, guiada por la tácita filosofía de que “los niños judíos buenos no pelean”. Esav, su hermano gemelo, engañó a Itzjak, su padre, haciéndolo pensar que era el hijo más piadoso y meritorio – y si no hubiese sido por la intervención de su madre, Yaakov no hubiese dicho nunca nada sobre esta injusticia.
Cuando Yaakov se enamoró de Rajel y su suegro lo engañó intercambiando las novias para que se casara con Lea, su respuesta fue aceptar pasivamente la obligación de trabajar por otros siete años para ganarse la mano de la mujer que ya era suya por derecho.
La pasividad ante el mal y la aceptación silenciosa de la injusticia definían la teología de Yaakov. Eventualmente, Yaakov se dio cuenta de su error en la dramática historia que alteró su percepción a tal punto que causó un cambio de nombre, un cambio de nombre que demostraba que esta nueva percepción literalmente lo había convertido en una nueva persona.
En soledad y siendo atacado por un misterioso asaltante que los comentaristas identifican como el malvado representante de Esav [Samael], Yaakov se da cuenta de que la única alternativa que tiene es luchar. Al final de una larga noche de lucha, Yaakov queda rengueando pero igualmente recibe una bendición. Ya no es el pisoteado Yaakov, desde ahora en adelante es Israel – “porque has luchado con Dios y con el hombre, y has prevalecido” (Génesis 32:29).
Yaakov recibió un golpe, pero ganó la batalla – la batalla sobre su previa falta de voluntad para entrar en combate. Yaakov ganó la victoria más grande – finalmente logró conquistarse a sí mismo.
Y, explican los comentaristas, si quedó rengueando, ¿qué tiene de malo? Eso sólo implicaba que nunca más podría huir de nadie ni de ningún lugar, ni siquiera de sí mismo.
Ahora bien, el cambio de nombre de Yaakov a Israel es distinto que el de Abram a Abraham. Una vez que Abram se convirtió en Abraham, nunca más fue llamado por su nombre original. Abraham identificó su nueva misión como “el padre de muchas naciones”, el primero en traer el monoteísmo a la conciencia del mundo. El cambio de nombre era absoluto.

La paz es el objetivo máximo. Pero hasta la era mesiánica, la guerra sigue siendo una desafortunada necesidad.

Sin embargo, incluso después de que Yaakov se convirtiera en Israel – cuando el pacifista se convirtió en guerrero – todavía seguimos encontrando en algunas ocasiones que es llamado por su nombre anterior. La razón es obvia. Es lo que fue declarado tan hermosamente por Salomón en el libro Eclesiastés: “Hay un momento para la paz y hay un momento para la guerra”. Ambos nombres son utilizados, ambas modalidades son empleadas.
La paz es el objetivo máximo. Pero hasta la era mesiánica, la guerra sigue siendo una desafortunada necesidad.
Nos encantaría poder imitar la manera de Yaakov, que se sentaba tranquilamente en su tienda dedicando su vida al estudio. Pero mientras haya gente como Esav, que amenaza nuestra existencia, sabemos que debemos adoptar la identidad de Israel y batallar contra nuestros enemigos.
Los macabeos entendieron esto. Mientras que seguramente hubiesen preferido llevar la pacífica vida de los sacerdotes, reconocieron la responsabilidad puesta sobre ellos por la amenaza de un ejército greco-sirio que buscaba su destrucción.
Por supuesto, los buenos niños judíos no quieren pelear. Esa no es nuestra manera. Pero el mundo necesita saber que somos la nación de Israel, defendiendo la tierra de Israel. Y, al igual que nuestro patriarca Israel, lucharemos para sobrevivir. Al igual que los macabeos, Israel irá a la guerra cuando sea necesario. Eso es porque amamos tanto la paz que estamos dispuestos a luchar por ella.
Y ese es uno de los mensajes contemporáneos de Jánuca.

Lea también esperanza en el infierno y 8 noches, 8 héroes

Hubieron tres períodos en los que existió un Estado judío independiente en la Tierra de Israel, donde los judíos tuvieron plena soberanía política en su patria. El primer período fue desde la época de los jueces que empezó aproximadante en el año 1350 antes de la era vulgar, pasando por la monarquía unida de Israel, la posterior división entre los reinos de Israel (Samaria) y Judá, hasta la destrucción del Templo de Salomón por los babilonios en el año 586 AEC. Luego vino el reino Jasmoneo que duró desde el año 160 hasta el 37 AEC y hasta cierto punto con los Herodianos entre el 37 AEC y el año 6. Finalmente se estableció el Estado de Israel en 1948. Para quien entienda inglés, y se interese por la historia de Jánuca y lo que sucedió durante el siglo ininterrumpido en que reinó la dinastía Jasmonea, entre aqui.

Comentario de Jabotito:

En Jánuca conmemoramos la revuelta macabea que derivó en la restauración de la independencia política y espiritual de los judíos en la Tierra de Israel. Aún si los descendientes de Matityahu HaCohen‬ y sus valientes cinco hijos no eran tzadikim como ellos, aún si el Estado judío que derivó de esta revuelta no fue el más glorioso – en algunos casos incluso estuvo caracterizado por luchas internas, tiranías, cierta dependencia del exterior, monarcas helenizados y saduceos que rechazaban la Torá en su plenitud – ningún judío hasta el día de hoy se rehúsa a rendir homenaje a los hijos de Aharón que derrotaron a los aspirantes a Amalek de ese momento (los grecoseléucidas) y fundaron la dinastía jasmonea que reestableció la independencia del Estado judío por un siglo entero. De la misma forma, cómo podemos dejar de rendir homenaje al Estado de Israel, el comienzo de nuestra redención. Un país hebreo bastante más fuerte, unido, próspero y espiritualmente sano que su contraparte jasmonea. La Torá, las yeshivot y la fe en Hashem han crecido exponencialmente desde que el moderno Israel existe. ¿Acaso no es más fácil y barato observar el Shabat y comer kasher en Israel que en cualquier otro país? ¿Acaso Benjamín Netanyahu y Moshé Ya’alón no son más fieles a la Torá y mejores líderes que Yojanan Hyrcanus o Alexander Yannai?

“Nuestra generación tuvo el gran privilegio de ver las palabras de los profetas convertirse en realidad. Nosotros vimos el surgimiento de Sión, el retorno de la soberanía judía en la Tierra de Israel, la reunión de los exiliados y nuestro retorno a Jerusalén. Nos aseguraremos de que la luz dorada de Jerusalén brille sobre nuestro pueblo, y se difunda al mundo entero. Protegeremos Jerusalén, porque Israel sin Jerusalén es como un cuerpo sin corazón… ¡Nuestro corazón nunca será dividido de nuevo!” (Benjamin Netanyahu)

Nadie dice que Israel sea perfecto o no tenga nada para mejorar, tanto espiritual como materialmente. Ese proceso es continuo y progresivo. Pero recuerden, mis queridos hermanos haredim, observantes de los preceptos divinos, que D’s le dijo a Moshé que no golpeara a la roca, sino que le hablara, y así vería cómo sale toda el agua, ese tesoro escondido. La respuesta no es aislarse. Pues dice Elohim: “Vendré con la Jerusalem de arriba cuando construyan la Jerusalem de abajo.” No está permitido confiar en los milagros como motivo para la inacción. El mundo espiritual debe ser defendido por el brazo del hombre que debe abandonar la comodidad de su hogar, las obligaciones laborales o sus estudios, para salir a defender la nación. Nuestros sabios nos explican que en ciertas circunstancias hay que tomar la espada y nadie puede quedar exento de usarla. Pero tampoco pretendamos apropiarnos de la gloria que solo le pertenece al Eterno. No es meramente por nuestra fuerza o ingenio que triunfamos. Que el sabio no se jacte de su sabiduría, ni el rico de su riqueza, ni el fuerte de su fortaleza, ni el poderoso de su poder, porque al final solo Él decide el resultado de las batallas…

Judas dijo a sus hombres: “No teman a esa muchedumbre ni se asusten por sus ataques.
Recuerden cómo se salvaron nuestros padres en el Mar Rojo, cuando el Faraón los perseguía con un ejército. 
Invoquemos ahora al Cielo para que tenga piedad de nosotros y se acuerde de la alianza que hizo con nuestros padres, derrotando hoy a este ejército delante de nosotros. 
Así reconocerán todas las naciones que hay Alguien que libera y salva a Israel”. (Macabeos I 4:8-11)

¡Desgraciado el que se muestra compasivo con el malvado que pretende derramar sangre judía! Quien muestre piedad al que no la tiene, terminará actuando sin piedad contra hombres piadosos. Aquel será extirpado de su pueblo.

Alzará un estandarte ante las naciones,
reunirá a los desterrados de Israel,
y juntará a los dispersos de Judá
de los cuatro confines de la tierra. (Isaías 11:12)

Cuando es necesario matar, se debe hacerlo y no constituye asesinato. Cuando alcanza con hablar, se debe estar listo para el reproche verbal; cuando es necesario luchar, se debe estar preparado para luchar. Quien rechaza la opción de agresión debido a un sentido de compasión puede ser un ser humano amable, pero es un necio suicida, por no mencionar un líder totalmente inadecuado, porque la violencia resultante a largo plazo por el fracaso de combatir al mal es mucho peor que la violencia de la lucha misma.

Esfuérzate, y mostrémonos valientes por amor a nuestro pueblo y por amor a las ciudades de nuestro Dios; y que el Señor haga lo que le parezca bien. (1 Crónicas 19:13)


En términos modernos, Moshé era políticamente incorrecto. Cuando mató al capataz egipcio que estaba maltratando al judío, no le habló previamente sobre “el ciclo de la violencia” o le dio una lección de “re-direccionamiento de la ira”. Moshé sabía que cuando completara su hipotética conferencia, el hebreo puediera estar muerto. Era consciente que a veces, la violencia es una moral, aunque difícil, opción. Salva la vida del inocente. El prohibir la matanza moral, garantiza la matanza inmoral. Es la “violencia” usada por el policía que neutraliza a los delincuentes violentos antes de que asesinen y dañen a personas inocentes. Hay muchos hombres y mujeres inocentes vivos hoy simplemente porque alguien usó la violencia para salvar sus vidas. Si alguien hubiera matado a los secuestradores del 11 de septiembre antes de que tomaran a la fuerza los aviones, se habrían salvado miles de vidas. Es algo bastante obvio e incluso tonto, pero no deja de ser cierto. Europa mira a Israel con una mirada perpleja y acusadora: no pueden creer que se defienda y que luchen contra el Islam radical. ¡Qué descaro el de estos judíos!

Y esa promesa fue la que mantuvo a nuestros antepasados y a nosotros, pues no fue sólo uno quien se levantó contra nosotros para exterminarnos, sino que en cada generación se levantan contra nosotros para aniquilarnos, mas el Santo, bendito es Él, nos salva de sus manos. (Hagadá de Pesaj)


Los horrores de la Shoá, el cruel asesinato de dos tercios de la judería europea, organizado científicamente con la participación activa de los alemanes, polacos, ucranianos, húngaros, franceses, árabes, croatas, españoles, italianos, la Iglesia Católica, así como la complicidad pasiva de la mayor parte de la humanidad, nos permiten entender que ser judío en la dispersión es para la muerte violenta sin causa justificada. Estando a merced del anfitrión de turno. No se puede vivir una vida verdaderamente judía allí, cumpliendo la Torá… a veces no se puede vivir y punto. La Shoá fue únicamente la culminación de tantos siglos de persecusiones, odio y matanzas previas, solo que con mayor intensidad y en un espacio de tiempo breve.

“SERÁ EL PUEBLO DE D-OS COMO EL LEÓN, Y DOBLEGARÁ SU MANO A LOS ENEMIGOS Y TODOS SUS ADVERSARIOS SUCUMBIRÁN” RAV ABRAHAM ITZJAK HACOHEN KOOK

Recuerden cómo no fuimos defendidos de la muerte por ninguna de las potencias occidentales, no se disparó un tiro para disolver los campos de exterminio, Occidente nos abandonó (o quizás nunca estuvo con nosotros), nos consideró muertos, no valía la pena gastar una bala por los judíos. Esta escalofriante maldad nos hizo ver para siempre a los judíos honestos que las actitudes del enemigo, no tienen nada que ver con nosotros y nuestras acciones, con ser un poco mejores, agradar a quienes nos rodean, abrirse o cerrarse al ambiente externo, ser más patriotas o más cosmopolitas, más pobres o más ricos, más tacaños o más ostentosos, más religiosos o más seculares, más capitalistas o más comunistas, más fuertes o más débiles, etc. En 1933, la tasa de asimilación judía en Alemania era del 42%. Y miren lo que les sucedió. Por el contrario, todo el horror que vivió nuestro pueblo, sucedió porque el Galut (exilio) es un infierno y el enemigo es infernal. Por ende, la única solución es la que está escrita en la Torá desde hace 3.300 años: ¡Vivir libres y felices en nuestra sagrada tierra, Eretz Israel, el lugar de la redención! Y así, entendemos para siempre, que la redención, para nosotros los judíos, no es un concepto metafísico o celestial, sino político. En el Judaísmo no huimos de este mundo para alcanzar uno superior, sino para unir los dos. No estamos en la tarea de alcanzar el cielo, estamos ocupados intentando traer el cielo a la tierra. La diáspora es nuestra muerte e Israel nuestra salvación. Esto es más que claro en la actualidad cuando las negras tormentas de la judeofobia hiperbólica se ciernen sobre las comunidades hebreas indefensas en Europa y otros lugares. ¿Acaso nos olvidamos del odio, la persecusión, la muerte, los intentos de pogrom, Ilán Hamili, Tolouse, Burgas, Bruselas? Ayer eran los fascistas, hoy son los musulmanes radicales y sus amigos nazibolcheviques. El enemigo cambia continuamente.

Y en el futuro, los hijos de Ishmael [las naciones árabes] están destinados a gobernar sobre la Tierra Santa por un largo tiempo, cuando esté vacía por completo, como su circuncisión que es vacía e imperfecta. Y ellos tratarán de impedir que los hijos de Israel retornen a su lugar hasta que la recompensa por el mérito de los hijos de Ishmael alcance su plenitud. (Zohar Shemot 32A, sobre el exilio de Ishmael que es el quinto y último exilio de Israel antes de la llegada del Mesías. También Ishmael hará la guerra con Edom, que es Occidente. Eso a pesar de que una gran parte de Esav u Occidente apoya a Ishmael por su odio profundo y obsesivo contra Israel, pero Ishmael se volverá contra ellos también. Cada 5 minutos es asesinado un cristiano en Medio Oriente por islamistas, muchas veces cruelmente. Sin embargo, el estruendoso silencio de Occidente es enorme y monstruoso. En muchos países occidentales, el odio, el desprestigio, la generalización, las represalias indiscriminadas, la difamación y el ataque físico sólo se reserva para los judíos. Paradójicamente, Israel es el único sitio en todo el Cercano Oriente donde los cristianos están a salvo, dicho por el patriarca de Nazaret. Si los judíos hicieran un 5% de las barbaridades que hacen sus enemigos, las consecuencias serían inmediatas y brutales. Pero a los árabes y musulmanes se les permite lo que a nadie más. Y no estoy hablando solo de ISIS. ¿Se imaginan qué pasaría si en el Vaticano se lapidaran mujeres, ahorcaran homosexuales y se persiguiera a minorías? ¿Cuánto tardaría el mundo en reaccionar?)

Y él [Ishmael] será un salvaje hombre;
su mano será contra todos,
y la mano de todos contra él,
y habitará al oriente de todos sus hermanos. (Genésis 16:12)

¿Cómo se debe tratar entonces a un salvaje con algunas características humanas? Lo peor que se puede hacer con los lobos es comportarse como corderos… eso los excita, los incita, les dá más hambre y vigor. A la locura islamista no se la puede apaciguar, se la debe derrotar por completo. Igual que a Amalek. Es desperdicio tóxico cuyos malvados deben ser acabados y su recuerdo debe ser borrado debajo de los cielos. En épocas extremistas hay que tomar soluciones extremas. Permítanme traer a colación un autor fuera del mundo judío, que hablaba desde la lógica racional moderna y secular, alguien que influenció la civilización occidental entera:

… Pues es razonable y justo que yo tenga el derecho de destruir a quien amenaza con destruirme a mí. En virtud de la ley fundamental de naturaleza, un hombre debe conservarse a sí mismo hasta donde le resulte posible; y si todos no pueden ser preservados, la salvación del inocente ha de tener preferencia. Y un hombre puede destruir a otro que le hace la guerra, o a aquél en quien ha descubierto una enemistad contra él, por las mismas razones que puede matar a un lobo o un león. Porque los hombres así no se guían por las normas de la ley común de la razón, y no tienen más regla que la fuerza y la violencia. Por consiguiente, pueden ser tratados como si fuesen bestias de presa: esas criaturas peligrosas y dañinas que destruyen a todo aquél que cae en su poder.

(Cap. III, Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil de John Locke)

¿De qué debemos salvarnos en la actualidad? ¡Del Galut! La diáspora es nuestra muerte e Israel nuestra salvación. No hay ninguna posibilidad de sobrevivir a largo plazo en el Galut porque el Galut es el mal. A medida que va pasando el tiempo y podemos analizar más integralmente los acontecimientos, no podemos llegar a ninguna otra conclusión que sea verdadera. Podemos engañarnos, pero no por mucho tiempo. Nuestra felicidad y nuestra libertad solo es posible en Israel, por eso el sionismo es la única respuesta científica a la realidad judía padecida en la dispersión por dos mil años. Con la Shoá y la perversa cultura que revelan tener nuestros enemigos, verdaderas bestias sedientas de sangre judía, se nos hace todo claro, y entendemos hacia donde tenemos que dirigir nuestros esfuerzos. Preferible ser mendigo en Israel que rey en el exilio. Israel nació por un ideal: el ideal sionista. Volver a la Tierra de Israel era el sueño de miles de judíos diaspóricos, perseguidos y errantes. Discriminados y segregados, en cuanto se integraban a una sociedad les hacían sentir que no pertenecían a ese lugar. Por eso debemos tomar conciencia que el pueblo de Israel, la Tierra de Israel y la Torá de Israel están unidos intrínsicamente y ninguno de esos componentes puede ser separado del resto. Debemos entender que la Tierra de Israel está bendecida por nuestros padres macabeos que salieron de la pequeña aldea de Modiin para rebelarse contra el gran imperio sirio-helénico que se había jactado de que impondría a la tierra de los profetas tanto su fuerza como su espíritu. Debemos seguir su ejemplo en la actualidad como ellos siguieron el ejemplo de sus homólogos bíblicos.

“Cuando vivimos en el lugar al que pertenecemos, se habla Hebreo y no inglés, francés o hasta idish. En el centro de la cultura Hebrea se encuentra Yerushalaim, la ciudad de D-os. El gobierno es judío, el calendario es judío, los soldados son judíos también. Hasta la psicología nacional es totalmente diferente. En ISRAEL un judío puede sentirse orgulloso. Puede sentirse fuerte. Si un enemigo lo amenaza, tiene medios para defenderse. en ISRAEL, el estereotipo del judío del galut se transforma en pionero que construye la Tierra Prometida”. OROT ERETZ ISRAEL (LAS LUCES DE LA TIERRA DE ISRAEL) RAV ABRAHAM ITZJAK HACOHEN KOOK 

¿Dónde están los pueblos contemporáneos a los judíos, que nacieron y vivieron en esa época remota junto a los israelitas? ¿Dónde están los fenicios, arameos, elamitas, amonitas, moabitas, cananeos, nabateos, amorreos, filisteos, idumeos, samaritanos, midianitas, hititas, sumerios, asirios, babilonios, seléucidas, los poderosos griegos y romanos? Son polvo de la tierra y las rocas. Solo se los encuentra en museos y libros de historia. Y no me vengan a decir que los actuales italianos son hijos de los antiguos romanos. No tienen nada que ver ambos pueblos. Ni el origen, ni el idioma, ni la cultura. Los italianos nativos de ahora, como mucho descienden de los lombardos, francos, visigodos y una mezcla de otros pueblos bárbaros que invadieron la península itálica durante la alta edad media como consecuencia de la anarquía y decadencia que siguió a la caída del imperio romano. “Judea capta” decía Tito?? Jaja! Ellos son ruinas. Mientras el pueblo de Israel es eterno, como el mismísimo Amo del Universo. Como decía John Adams: “Los romanos y su imperio no fueron sino una burbuja en comparación con los judíos.” Tampoco me vengan a decir que los árabes egipcios pertenecen al mismo pueblo de los antiguos faraones. Dónde se ha visto que una nación – luego de ser exiliada de su tierra, con su soberanía política extinguida, sus ciudades devastadas, muertos sus guerreros, arrasados sus templos, llevados al cautiverio sus mejores hijos e hijas, vendidos en los mercados de esclavos, para ser posteriormente perseguidos por 1900 años como ninguna otra nación en el mundo – no solo haya sobrevivido, sino que encima haya vuelto a su tierra ancestral, transformando un desierto diminuto en un vergel, convirtiendo un país desolado en la nación más fuerte, exitosa y próspera de la región, aún teniendo enemigos cien veces más numerosos que atacaban constantemente, mediante disturbios, masacres, guerras, terrorismo, emboscadas, guerrillas, ejércitos convencionales, Intifadas bélicas y mediáticas, atentados suicidas, misiles, túneles de ataque, piedras, cuchillos, “auto-fadas”, propaganda, difamación, hostilidad europea, guerra diplomática, boicot económico, ciberguerra, y ahora posibles armas nucleares… y siempre terminan con la nariz sangrando, corriendo a la ONU para pedir a Israel que muestre autocontención, y que devuelva las ganancias de las guerras que sus enemigos iniciaron y perdieron. “Ningún arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos del Eterno, y su salvación de mí vendrá, dijo el Eterno.” (Isaías 54:17) 

Pero cuando Sambalat horonita [samaritano] y Tobías el siervo amonita y Guesem el árabe se enteraron de ello, se burlaron de nosotros y nos dijeron despreciativamente: “¿Qué es lo que hacéis? ¿Os rebeláis contra el rey?”. Y les contesté diciéndoles: “El Dios del cielo nos hará salir adelante. Por tanto, nosotros Sus siervos, nos levantaremos y construiremos. Pero vosotros no tenéis parte, ni derecho, ni recuerdo en Jerusalén. (Nehemías 2:19-20)

Y todo eso en un corto período de medio siglo, luego del peor genocidio que la humanidad haya visto. Tuvieron todas las dificultades y desventajas habidas y por haber. Y sin embargo, los judíos siguen allí, sin haber perdido una pizca de sus tradiciones, su religión, su orgullo, su fortaleza espiritual y material, así como su lealtad e identidad (con pocas y vergonzosas excepciones) .

 –

Los judíos son un pueblo peculiar: las cosas permitidas a otras naciones se les prohíben a los judíos. Otras naciones han expulsado a miles, hasta millones de personas, sin embargo no hay problema de refugiados. Rusia lo hizo. Polonia y Checoslovaquia lo hicieron. Turquía expulsó un millón de Griegos y Argelia un millón de Franceses. Indonesia expulsó dios sabe a cuántos Chinos – y nadie dice una palabra de refugiados. Pero en el caso de Israel, los árabes desplazados se han convertido en eternos refugiados. Todos insisten en que Israel debe readmitir a todos y cada uno de los árabes. Arnold Toynbee califica el desplazamiento de los árabes como una atrocidad mayor que aquella cometida por los Nazis. Otras naciones cuando son victoriosas en el campo de batalla dictan los términos de la paz. Pero cuando Israel es el victorioso debe pedir por la paz. Todos esperan que los judíos sean los únicos auténticos cristianos en este mundo. (Eric Hoffer)

Yo agregaría a lo que dijo Hoffer el hecho de que la exclusividad del juicio moral se aplica solamente a Israel. Con los demás siempre hay un atenuante que viene a contarnos las circunstancias estratégicas que los motiva a una guerra o campaña de ataques.

Mucho antes de que Britania estuviera ocupada por los celtas que cantaban las prosas de Mabinogión, mucho antes de que los aborígenes australianos descubrieran el Emú del firmamento, mucho antes de que los vikingos se hicieran famosos por su brutalidad, mucho antes de que los incas construyeran su gran imperio, mucho antes de que los árabes fueran algo más que paganos insignificantes al margen de la historia que adoraban a la luna en la única tierra que verdaderamente les pertenece (la península arábiga, NO el Levante, Egipto, el Magreb o Mesopotamia), Jerusalem sirvió como la capital del pueblo judío y nuestros ancestros caminaron por las mismas calles en las que los niños israelíes juegan actualmente, hablaron la misma lengua que los israelíes hablan hoy en día, y rezaron en el mismo Monte del Templo en el que los judíos rezan todos los días. El pueblo de Israel los sobrevivió a todos. Los vio a todos ellos, los derrotó a todos y es ahora lo que siempre fue, sin exhibir ninguna decadencia, sin achaques de edad, ni debilitamiento de sus partes, sin disminución de sus energías, sin que se apague su alerta y agresiva mente. Otras naciones aparecen sobre el escenario de la historia mundial, brillan y pronto desaparecen. Israel permanece y crece más fortalecida. Su llama nunca se apaga. Su luz ilumina las profundidades de la existencia judía. A la larga, pasó todas las pruebas a las que fue sometido. Nadie podrá con Israel. Esta vez nos quedaremos en nuestra tierra para siempre. Es más fácil derribar el sol a pedradas que destruir a Israel.

 –

Así dice Dios el Eterno: Cuando haya recogido a la casa de Israel de entre los pueblos donde están dispersos y los haya santificado a la vista de las naciones, morarán en su propia tierra que le di a Mi siervo Yaacob. Allí vivirán seguros, construirán casas y plantarán viñedos; sí, vivirán allí en seguridad cuando Yo ejecute Mis designios sobre todos los que los desprecian en derredor y sabrán que Yo soy el eterno su Dios. (Ezequiel 28:25-26)

Y encima en lo que en ese momento eran chozas y tiendas de chapa para albergar a la enorme cantidad de refugiados judíos que se escapaban de Europa y el mundo árabe hacia Israel, sin ninguna otra posesión más que las ropas que llevaban consigo – arribando a un diminuto país desértico rodeado por enemigos mucho más numerosos, por el que la gente no apostaba ni una moneda partida al medio que sobreviviría por más de un lustro – hoy son rascacielos, satélites que se envían al espacio y centros de innovación exportando alta tecnología al mundo entero. Un yermo con arenas, desiertos y zonas pantanosas con mosquitos y malaria, se transformó en valles fértiles y poblados llenos de vida. Después de todo, está escrito que a través de las épocas, la Tierra de Israel no recibirá a sus enemigos, no recibirá a nadie más que a sus legítimos dueños, solo florecerá para los hijos de Israel (de lo contrario será una tierra desolada, como atestiguó Mark Twain). Desde el último retorno de los judíos, una tierra renació. Resurgieron ciudades antiguas y se construyeron nuevas. Renació la música, los teatros, las universidades. Se desarrollaron los medios de difusión —radios, periódicos, televisión—, los kibutzim o granjas colectivas, la Histadrut (central obrera), los hospitales y un sistema de salud que hoy es un ejemplo para el mundo. Es simplemente impactante. A mi corta edad he perdido la capacidad de sorprenderme… o mejor dicho, ya no me sorprendo de sorprenderme. Cuando Dios devuelve el cautiverio de Sión, ¡debemos vivir como soñadores! Israel es la mayor afirmación colectiva de vida en toda la historia del pueblo judío. El Judaísmo es haber vencido las posibilidades por el poder de las posibilidades. Y en ningún lugar verán el poder de lo posible más que en el Estado de Israel hoy.

Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades desoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho el Eterno Dios tuyo. (Amos 9:14-15)

Israel ha tomado una tierra vacía y la ha hecho florecer, Israel ha tomado una lengua antigua, la lengua de la Biblia, para hacerla hablar nuevamente, Israel ha tomado la fe occidental más antigua y la ha hecho joven de nuevo, Israel ha tomado una nación en pedazos y la dignificó nuevamente. Israel es un milagro viviente y cotidiano que desafía cualquier lógica racional. Como decía David Ben Gurión, padre fundador del Estado judío moderno: “En Israel, para ser realista, uno debe creer en milagros.” Desde pequeño siempre me intrigó el mismo misterio: ¿Cuál es el secreto de la inmortalidad judía? Y de grande me pregunto: ¿Cómo seguir siendo ateo después de ver y comprender esto? Podré estar enojado con Él, pero jamás negarlo. Precisamente es la creación, prosperidad, triunfo, gloria y continua existencia del Estado de Israel lo que liberó mi amor por el Santo Bendito Sea. Israel devolvió nuestra capacidad de amar al Creador. Ahora es tiempo de escuchar lo que Él tiene para decirnos.

Y todas las [ovejas] que habían sido destruidas o dispersadas por las bestias del campo y las aves del cielo, se congregaron en esta casa y el Señor de las ovejas se regocijó con gran alegría porque todas eran buenas y porque ellas habían regresado a su casa. (Janoj 90:33)

Es un orgullo ser parte de esta aventura y este pueblo. Una gran responsabilidad. A veces no es fácil, pero vale la pena.

¿Qué es ser judío? Qué clase de única criatura es ésta que los gobernantes de todas las naciones del mundo han deshonrado y aplastado y expulsado y destruido; perseguido, quemado y ahogado y que, a pesar de su odio y su furia, sigue viviendo y floreciendo. ¿Qué es este Judío que nunca han tenido éxito en tentar con todas las tentaciones del mundo, cuyos opresores y perseguidores solo sugerían que ellos negaran (y deshonraran) su religión y dejaran de largo la fidelidad a sus antepasados? El judío – es el símbolo de la eternidad… Él es el que durante tanto tiempo ha cuidado el mensaje profético y lo ha transmitido a toda la humanidad. Un pueblo como éste nunca puede desaparecer. El judío es eterno. Es la encarnación de la eternidad. (Leon Tolstoy)


Si hacemos lo que debemos, los enemigos no serán un problema. Pues aquellos que intentaron exterminarnos en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Seléucidas, Romanos, Reinos Cruzados, Imperio Español, Imperio Zarista, Tercer Reich, Unión Soviética o Saddam Hussein – hoy no existen más. Ellos desaparecieron de la historia, nosotros la estamos haciendo. El mismo destino les espera a los ayatolás, como a todos los enemigos de Israel. Aman-Din-Ejad. Meterse con Israel es perjudicial para la salud. “Todo es mortal excepto el judío” decía Mark Twain, uno de los justos entre las naciones gentiles.

Consúmelos en Tu ira, consúmelos para que no estén más, y sepan ellos que D’s gobierna en Yaakov hasta los confines de la tierra. Selá. (Salmos 59:14)

Porque se acerca el día del Eterno sobre todas las naciones. Como tú has hecho [a Israel], te será hecho; tus acciones recaerán sobre tu cabeza. (Abdías 1:15)

Un D’s severo y un hombre libre preparan un orden humano mejor que una Bondad infinita para un hombre malvado. Pero no se equivoquen. En el Judaísmo es inherente una actitud profundamente negativa hacia la guerra y la violencia. Los judíos anhelaban la paz ya desde la época en la que todas las otras naciones creían que hacer festines, orgías y hazañas heroicas en el campo de batalla era lo único que importaba. La Torá fue la primer filosofía de vida que trajo el deseo de una paz auténtica como un valor positivo. La guerra significa desastre. No puede haber guerra sin sufrimiento. Por lo tanto si uno debe pelear, debe pelear bien, tan eficientemente como sea posible, pero incluso entonces no deberá gozar con la guerra, no atribuirle jamás un significado más excelso o una dimensión espiritual que la embellezca, sino únicamente resaltarla como un medio por la imperiosa necesidad de defender la existencia, supervivencia y seguridad de la nación en caso de ser necesario. La guerra no es enaltecedora, la guerra no es un ideal y nosotros no debemos idealizarla. En la historia del pueblo judío a lo largo de los milenios, tanto en la victoria como en la derrota, nuestros héroes permanecen sensibles al sufrimiento. “No te regocijes cuando veas caer a tu enemigo”, exclamó el rey Salomón, el hombre más sabio de la tierra. Durante la guerra no hay lugar para celebraciones. ¿Guerra? Sí, de no haber mejor alternativa. ¿Pero alabar la guerra por la guerra en sí misma? ¡Nunca! No obstante ello, tampoco es sano el otro extremo.

¡Ay de mí, que peregrino en Meshek, y habito junto a las tiendas de Kedar! [uno de los hijos de Ishmael, ancestro de la tribu árabe de Quraysh, de donde proviene Muhammad, padre del Islam]. Mucho ha que mora mi alma con quien aborrece la paz. Yo soy pacífico pero cuando hablo, ellos preparan la guerra. (Salmo 120:5-7)

 –

Me explico… En el deseo de ser buenos, inclusive podemos tratar de ser “mejores que Dios”. Inventamos nuestros propios estándares de bien y mal, en lugar de seguir las instrucciones de la Torá. Un ejemplo clásico de esto es el Rey Saúl, quien fue instruido por Dios a destruir a toda la nación de Amalek. En su deseo de ser “demasiado bueno” Saúl escogió tener piedad y permitir al rey Agag, el rey de Amalek, vivir. ¿La consecuencia? Agag perpetuó la nación de Amalek, quien continúa afligiendo al pueblo judío hasta el día de hoy. El profeta dice, Al titzdak harbeh – “no seas demasiado bueno”. Lo que sea que Dios diga, esa es la definición de bien. No dejes que tu “ietzer hatov” (inclinación al bien) te desvíe haciéndote pensar que tus propias ideas son mejores que las del Todopoderoso. Esa puede ser una trampa del “ietzer hará” para conducirte a hacer el mal. Aunque cueste entenderlo, a veces la guerra es necesaria y la crueldad contra el cruel es una obligación. Ni belicistas ni pacifistas. “Ofrecer la otra mejilla” es una enseñanza contraria a los valores de la Torá. Aunque Freud decía que los judíos no son odiados porque mataron a Jesús, sino porque lo generaron. No te desvíes de lo que dice la Torá, ni a la derecha ni a la izquierda. Porque la divina Torá se mantuvo firme contra numerosas filosofías y paradigmas que la desafiaron a lo largo del tiempo, incluyendo idólatras, helenistas, cristianos, secularistas, “pluralistas”, cosmopolitas y posmodernistas. Los valores y el compromiso que han mantenido y nutrido a nuestros ancestros a lo largo de los 3.000 años de nuestra travesía son tan relevantes hoy en día como lo han sido siempre. Para elevar en lo alto la antorcha de la supervivencia judía en el siglo 21, con orgullo por su heredad, la educación de la póxima generación debe incluir dos aseveraciones: aquella de Am Israel Jai, la supervivencia física del pueblo de Israel, y Od Avinu Jai, los eternos valores judíos que nos dio el Altísimo mediante su Torá.

Perseguí a mis enemigos y los alcancé;
Y no me volví hasta acabarlos.
Los destrocé y no pudieron levantarse;
Cayeron debajo de mis pies.
Pues Tú me has ceñido con fuerza para la batalla;
Has subyugado debajo de mí a los que contra mí se levantaron.
También has hecho que mis enemigos me vuelvan las espaldas,
Y destruí a los que me odiaban.
Clamaron, pero no hubo quién los salvara;
Aun al Señor clamaron, pero no les respondió.
Entonces los desmenucé como polvo. (Salmos 18:37-42)

Para hacer la paz se necesitan dos o más. Para hacer la guerra se necesita solo uno. El Shalom (LA PAZ) es el logro de la perfección, el funcionamiento armónico del mundo, la meta a la que finalmente está destinado el hombre. No me refiero a las concesiones y la ideología pacifista que lo único que trajo a este mundo fueron guerras (si Alemania hubiera sido atacada en 1933, se hubieran salvado 50 millones de europeos). Mientras la maldad y los malvados destruyan esta armonía, no puede existir shalom. No hay shalom dice Hashem, para los malvados – ISHAIAHU (ISAÍAS) 57:21. Por eso, el verdadero shalom es condicional a la destrucción del mal. Reza por la paz, prepárate para la guerra. Aquellos que no lucharon en Auschwitz es porque se rehusaron a creer en la realidad del mal. No debemos convertirnos en víctimas pasivas del mal, sino desafiarlo, luchar contra él, apelar al cielo y rezar al Santo Bendito Sea para que nos conceda la victoria. Israel será victorioso por la gracia de El Shaddai. Hay un tiempo para la paz y un tiempo para la guerra. No es suficiente condenar el mal; debe ser confrontado y conquistado. “Cuando los malvados perecen, hay alegría.” (Proverbios 11:10)

Cuando salgas a la guerra contra tus enemigos, si vieres caballos y carros, y un pueblo más grande que tú, no tengas temor de ellos, porque el Eterno tu Dios está contigo, el cual te sacó de tierra de Egipto. (Deuteronomio 20:1)

Oh Dios, no guardes silencio;
No calles, oh Dios, ni te estés quieto.
Porque he aquí que rugen tus enemigos,
Y los que te aborrecen alzan cabeza.
Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente,
Y han entrado en consejo contra tus protegidos.
Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación,
Y no haya más memoria del nombre de Israel.
Porque se confabulan de corazón a una,
Contra ti han hecho alianza
Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas,
Moab y los agarenos;
Gebal, Amón y Amalec,
Los filisteos y los habitantes de Tiro.
También el asirio se ha juntado con ellos;
Sirven de brazo a los hijos de Lot. Selah
Hazles como a Madián,
Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón;
Que perecieron en Endor,
Fueron hechos como estiércol para la tierra.
Pon a sus capitanes como a Oreb y a Zeeb;
Como a Zeba y a Zalmuna a todos sus príncipes,
Que han dicho: Heredemos para nosotros
Las moradas de Dios.
Dios mío, ponlos como torbellinos,
Como hojarascas delante del viento,
Como fuego que quema el monte,
Como llama que abrasa el bosque.
Persíguelos así con tu tempestad,
Y atérralos con tu torbellino.
Llena sus rostros de vergüenza,
Y busquen tu nombre, oh Eterno.
Sean afrentados y turbados para siempre;
Sean deshonrados, y perezcan.
Y conozcan que tu nombre es Eterno;
Tú solo Altísimo sobre toda la tierra. (Salmo 83)

Quiera el pastor proteger a su oveja de los setenta lobos. Quiera D’s que Israel pueda destruir a sus enemigos prontamente y en nuestros días para traer la redención de su pueblo y todo el género humano. Quiera el Todopoderoso que podamos ser testigos de la era mesiánica para que se hagan realidad las palabras exclamadas por el profeta Zacarías: “Aquel día el Eterno defenderá a los habitantes de Jerusalén, e incluso el más débil entre ellos será como David, y la casa de David será como Dios, como el ángel del Señor delante de ellos.” (Zacarías 12:8)

Entonces el Señor tu Dios restaurará tu buena fortuna y se compadecerá de ti. ¡Volverá a reunirte de todas las naciones por donde te haya dispersado! Aunque te encuentres desterrado en el lugar más distante de la tierra, desde allá el Señor tu Dios te traerá de vuelta, y volverá a reunirte. Te hará volver a la tierra que perteneció a tus antepasados, y tomarás posesión de ella. Te hará prosperar, y tendrás más descendientes que los que tuvieron tus antepasados. (Deuteronomio 30:3-5)


Pues eso. Que se levanten nuestros amados líderes Jasmoneos, los hijos de Sansón, Yeoshua, Débora, Barak, Guedeón, David, Mordejai, Nehemías, Bar Kojba, el Palmaj, Yitzhak Rabin, Yair Stern, Moshe Dayan, Arik Sharon, Zvi Ofer, Yonatán Netanyahu, Rafael Eitan, Roi Klein, Benny Gantz (nuestros gloriosos hermanos los guerreros Macabeos de nuestro tiempo). Que se preparen para el retorno de nuestro rey hijo de David. Que se haga la voluntad del Rey del Universo, Señor de los Ejércitos, Redentor de Israel, por los siglos de los siglos y toda la eternidad, amén ve amén.

Judeofobia exterminadora emerge en Europa‏

Europa, el Holocausto y el antisemitismo actual

Europa, el Holocausto y el antisemitismo actual

No sorprende ver un aumento en el odio a los judíos en Europa Occidental.

por

 
¿Por qué tantos de los nietos de los nazis y sus colaboradores que causaron el Holocausto están declarándole nuevamente la guerra a los judíos? ¿Por qué vemos semejante aumento en el antisemitismo violento y en el antisionismo en Europa Occidental?
Para responder estas preguntas debemos exponer un mito, un mito perpetrado por los franceses, los holandeses, los noruegos, los suizos, los belgas, los austriacos y los ciudadanos de muchos otros países de Europa Occidental: el Holocausto fue obra exclusiva de la Alemania nazi, con la ayuda quizás de algunos colaboradores polacos, ucranianos, letones, lituanos y estonios.
Falso.
El Holocausto fue perpetrado por los europeos: por simpatizantes y colaboradores franceses, holandeses, noruegos, suizos, belgas, austriacos y de otros países europeos, tanto de Europa Oriental como de Europa Occidental.
Si el gobierno francés no hubiese deportado a los campos de exterminio a más judíos de lo que le exigieron los nazis, si tantos ciudadanos holandeses y belgas, así como oficiales del gobierno, no hubiesen cooperado para redar a los judíos, si tantos noruegos no hubiesen apoyado a Quisling, si los oficiales gubernamentales y banqueros suizos no hubiesen explotado a los judíos, si Austria no hubiese sido más nazi que los nazis, el Holocausto no hubiese tenido tantas víctimas judías.
En luz de la amplia complicidad europea en la destrucción de la judería de ese continente, el penetrante antisemitismo y el irracional odio antisionista que ha emergido a la superficie recientemente en toda Europa Occidental hacia Israel no debería sorprender a nadie.
“No, de ninguna manera”, escuchamos de los defensores europeos. “Es distinto. Nosotros no odiamos a los judíos, sólo a su país. Más aún, los nazis eran derechistas, nosotros somos izquierdistas, por lo que no podemos ser antisemitas.
Tonterías.
La extrema izquierda tiene una historia de antisemitismo tan profunda y persistente como la extrema derecha. La línea que va desde Voltaire hasta Karl Max, Levrenti Beria, Robert Faurisson, y llega a los críticos de Israel de la extrema izquierda actual es tan recta como la línea que va desde Wilhem Mars hasta los perseguidores de Alfred Dreyfus y Hitler.
Los judíos de Europa siempre han sido aplastados por el Negro y por el Rojo; víctimas del extremismo, ya sea el ultranacionalismo de Khmelnitsky o el extremo antisemitismo de Stalin.
“Pero algunos de los antisionistas más sobresalientes son judíos, como Norman Finkelstein, o incluso israelíes como Gilad Atzmón. Con seguridad, ellos no pueden ser antisemitas”.
¿Por qué no? Gertrude Stein y Alice Toklas colaboraron con la Gestapo. Atzmón, un izquierdista extremo, se describe a sí mismo como un orgulloso aborrecedor de los judíos y admite que sus ideas derivan de un notorio antisemita.
Niega que el Holocausto esté comprobado por la historia pero cree que los judíos pueden haber matado a niños cristianos para usar su sangre para hornear matzot. Además, cree que es racional incendiar sinagogas.
¡Finkelstein cree en una conspiración internacional judía que incluye a Steven Spielberg, León Uris, Eli Wiesel y Andrew Lloyd Weber!
“Pero Israel trata mal a los palestinos”, insisten los defensores europeos, “y nosotros somos sensibles y simpatizamos con los oprimidos”.
¡No, no son sensibles! ¿En dónde están sus manifestaciones en apoyo a los tibetanos, georgianos, sirios, armenios, kurdos y ucranianos oprimidos? ¿En dónde están sus movimientos en contra de los chinos, los rusos, los cubanos, los turcos o el régimen de Assad?
¿Sólo los palestinos, sólo Israel? ¿Por qué? No porque los palestinos sean más oprimidos que esos grupos.
Sólo porque sus supuestos opresores son judíos y el estado de los judíos. ¿Habría manifestaciones y campañas en defensa de los palestinos si fueran oprimidos por Jordania o Egipto?
¡Oh, un minuto! Los palestinos fueron oprimidos por Egipto y Jordania. Entre 1948 y 1967 Gaza fue una prisión a cielo abierto, cuando Egipto era el poder dominante. ¿Recuerdan el Septiembre Negro, cuando los jordanos asesinaron a más palestinos de lo que Israel mató en un siglo? No recuerdo ninguna manifestación o campaña, porque no las hubo.
Cuando los árabes conquistaban o mataban a otros árabes, los europeos miraban hacia otro lado. Cuando Israel abre una fábrica de soda en Maalé Adumim —asentamiento que incluso el liderazgo palestino reconoce que continuará siendo parte de Israel en un eventual tratado de paz—, Oxfam se separa de Scarlett Johansson por publicitar a una compañía de soda que emplea a cientos de palestinos.
Mantén en mente que, de acuerdo al Israeli Law Group con sede en Tel Aviv, Oxfam ha provisto ayuda y apoyo material a dos grupos terroristas anti Israel.
La hipocresía de tantos izquierdistas europeos sería sorprendente si no fuera porque es tan predecible, si nos basamos en la sórdida historia del trato de Europa Occidental hacia los judíos.
Hasta Inglaterra, que estuvo del lado correcto en la guerra en contra del nazismo, tiene una larga historia de antisemitismo que comienza con la expulsión de los judíos en 1290 y llega al notorio Papel Blanco de 1939, que impidió que los judíos de Europa buscaran asilo de los nazis en Palestina, en ese momento bajo mandato británico. Irlanda, que vaciló en la guerra contra Hitler, expresa parte de la más violenta retórica en contra de Israel.
La simple realidad es que la guerra actual de la Europa Occidental en contra del estado judío no puede entenderse sin antes reconocer la guerra europea en contra del pueblo judío.
Hertzl: la única solución al problema judío de Europa era que los judíos se fueran y volvieran a su tierra patria.

Theodor Hertzl entendió la omnipresencia y la irracionalidad del antisemitismo europeo, lo que lo llevó a concluir que la única solución al problema judío de Europa era que los judíos europeos abandonaran ese bastión de odio y volvieran a su tierra patria, que ahora es el estado de Israel.

Nada de lo dicho tiene el objetivo de negar las imperfecciones de Israel ni el criticismo que merece por algunas de sus políticas. Sin embargo, esas imperfecciones y las críticas merecidas ni siquiera pueden comenzar a explicar —mucho menos justificar— el odio desproporcionado hacia la única nación del pueblo judío y el silencio desproporcionado respecto a las mucho mayores imperfecciones y merecidas críticas de otras naciones y grupos, incluyendo a los palestinos.
Lo dicho hasta ahora tampoco tiene el objetivo de negar que muchos individuos europeos y algunos países europeos se hayan rehusado a sucumbir ante el odio hacia los judíos. Se me viene a la mente la República Checa. De todos modos, demasiados países de Europa Occidental son tan irracionales en su odio hacia Israel como lo fueron sus antepasados en su odio hacia sus vecinos judíos.
Como observó perspicazmente el autor Amos Oz en una ocasión: los muros de la Europa de sus abuelos estaban cubiertos con grafitis que decían: “Judíos, váyanse a Palestina”. Hoy, dicen: “Judíos, váyanse de Palestina”, refiriéndose a Israel.
¿A quién creen que están engañando estos fanáticos europeos? Sólo a los tontos que quieren negar que estas son sólo nuevas variaciones de los prejuicios de sus abuelos.
Toda persona objetiva con una mente, con sus ojos y con su corazón abierto ve el doble estándar que se aplica al estado judío. Muchos de los que lo hacen son los nietos de quienes les aplicaron letalmente un doble estándar a los judíos de Europa en las décadas del 30 y del 40. Deberían sentir vergüenza al verse en el espejo de la moral y reconocer su propio fanatismo.
Este artículo apareció originalmente en el Jerusalem Post.

Propagadores del odio

Los nuevos sacerdotes medievales

Gustavo D. Perednik

También en esta guerra en Gaza, los medios matan.

George GallowayOsama HamdanWolf Isaac Blitzer

La última operación militar en Gaza («Margen Protector») ha exacerbado la judeofobia en diversas regiones, y cada vez se hace más notable cuál es el principal canal por el que hoy fluye dicho odio. Se trata de una mortífera asociación: de un lado, el engaño de la propaganda terrorista; del otro, la complicidad que le dispensan sus agentes repetidores en los medios. Este cruce entre fundamentalistas recalcitrantes y periodistas mal predispuestos, mata.

Vayan los datos básicos, sistemáticamente ocultados por los medios. La guerra en Gaza estalló el 8 de julio con el lanzamiento de misiles por parte de Hamás contra la población israelí. La continua agresión, motor de la contienda, es perpetrada por una banda islamista que declara abiertamente su explícito objetivo de destruir Israel y asesinar judíos.

La clarísima causa del enfrentamiento (repito: los misiles sobre Israel, más de 3.500 y que al escribir estas líneas no se han detenido), no impidió a los medios europeos distorsionar los hechos e inventar que el casus belli fue el secuestro e inmediato asesinato de tres adolescentes israelíes (casi un mes antes del comienzo del ataque de los misiles). Reescrita así la historia, Israel se insinúa en los medios como vengativo y desproporcionado, imagen engendrada rutinariamente por TVE y los principales diarios de España. «Desproporcionado» es aquello que puede lograr su objetivo con menos fuerza –y los misiles no se detenían. Ergo, la respuesta israelí pareció ser más bien insuficiente.

La mentira no abarca sólo la fecha y la causa de la guerra. Mientras Hamás procede diariamente al ataque, acusa al mismo tiempo a Israel de perpetrar un genocidio. Que no hay tal cosa ni nada similar es tan conspicuo que cansa demostrarlo, pero la verdad resulta invisible para quien se esfuerza en no verla.

Un genocidio responde al intento deliberado de exterminar a una población entera. Si el poderoso ejército de Israel se lo propusiera, los palestinos morirían de a decenas de miles. En vez de ello, ellos prosperan en Israel –el único Estado de toda la región en el que los árabes gozan de derechos humanos.

No hay genocidio: hay muerte de civiles inocentes… como en toda guerra. Pero los judeófobos y sus repetidores revisan con lupa sólo las acciones bélicas del judío de los países, estampan al judío el sambenito de «genocida», y eximen de toda revisión el resto de las guerras. A apenas unos pocos kilómetros, entre otros, el régimen sirio continúa la masacre de cientos de miles, pero ello no conmueve a nadie. Israel es genocida y la mortífera tiranía siria es presentada como aliada del progreso, Chávez dixit.

Como explica una y otra vez Richard Kemp, Israel hace esfuerzos sin parangón para proteger a la población civil palestina, un dato que jamás es recogido por los demonizadores profesionales del Estado judío. Entre ellos, las cadenas de noticias como la BBC, los medios de prensa más conocidos de España, las redes sociales como Avaaz, las organizaciones de Derechos Humanos que se circunscriben a clamar por los derechos del agresor, y los criptodrinos seriales como Mario Vargas Llosa, Eduardo Galeano y Daniel Barenboim. Saltean metódicamente el dato fundamental: los civiles palestinos mueren como consecuencia directa de que Hamás los utiliza como escudos humanos, tal como confiesan sin reparos los portavoces de la banda.

El Hamás obliga a su población a permanecer entre los lanzamisiles, y a desatender la exhortación del ejército israelí de que los civiles se alejen de zonas peligrosas. El motivo es cristalino: cuando los israelíes nos vemos obligados a bombardear las bases de lanzamiento, mueren civiles (más o menos en igual número que terroristas en acción), y los medios de prensa europeos se lanzan a sus rutinarios festivales de judeofobia. Y como en general no informan sobre la agresión islamista sino sólo sobre la respuesta israelí, el espectador promedio deduce que la motivación de la acción israelí es la sed de sangre. Y esta deducción confirma el arraigado mito del judío sanguinario.

Al respecto, explica Charles Krauthamer que la intención de los cohetes del Hamás no es asesinar israelíes, porque con ello no aceleraría la destrucción del Estado hebreo. Aun cuando la meta genocida de Hamás de acabar con todos los judíos permanece explícita en su carta orgánica, la eficacia demostrada por nuestra tecnología defensiva para interceptar misiles (siempre puesta al servicio de la protección de la población civil de Israel, árabe y judía por igual) los ha convencido de que no será posible eliminar al país judío con misiles.

Por ello, los misiles del Hamás consiguen «apenas» que millones de israelíes debamos correr a guarecernos una y otra vez en los refugios, pero cumplen con su otra meta: que durante la reacción defensiva israelí mueran civiles palestinos. Ello sí socava a Israel moralmente, ergo justificaría su destrucción. Si Israel fuera, como lo denominó el presidente de Bolivia, «un Estado terrorista», pues debería ser eliminado. Y de este modo los morteros de Hamás satisfacen su objetivo sin la necesidad de que los judíos muramos de inmediato.

Para que esta enfermiza aspiración se concrete es indispensable la connivencia de los medios en pergeñar la gran mentira de un Estado violento, que vendría a ser el más inmoral e indeseable de todos. La tarea no es difícil si se cuenta con una mitología milenaria sobre el judío que se ve «confirmada» y con el hecho de que diversos corresponsales repetirán la mentira oficial del Hamás: Israel mata porque es malo. No hay recursos naturales en Gaza ni intención israelí de gobernarla. Si atacamos, es de pura maldad.

El síndrome reitera la distorsión de Hannah Arendt en 1961 cuando tomaba al pie de la letra las mentiras de Adolf Eichmann en su juicio, y deducía de ellas que el genocida había sido sólo un burócrata que cumplía órdenes. Después de todo, era lo que el reo declaraba. Y su patraña era repetida por escritores y periodistas, como hoy en día.

Ejemplos de la complicidad

El portavoz del Hamás, Osama Hamdan, fue en varias ocasiones entrevistado por CNN, en donde repitió una y otra vez la jaculatoria no cuestionada de un Israel ocupador y genocida, y de la «resistencia» de su banda. Que en 2005 Israel se retiró completamente de la franja de Gaza, y ergo no habría ninguna ocupación para resistir; que Israel se convirtió a la sazón en la única democracia de la historia que en aras de «la paz» expulsó a su propia población, éstas son de las verdades prohibidas entre los políticamente correctos. Divulgarlas en TVE haría que el espectador sospechara que la guerra no tiene nada que ver con ocupaciones sino con el brutal odio de los integristas.

Cabe suponer que después de varias entrevistas a Hamdan, los periodistas ya saben de quién se trata. Su prontuario es accesible a quien quiera informarse, algo recomendable a quienes le permiten sus burdas apologías del asesinato. Hace unos días, en una entrevista en un canal árabe, Hamdan sostiene como «evidencia histórica» el mito medieval de que los judíos usamos sangre infantil para fabricar pan ázimo durante la Pascua.

El periodista Wolf Blitzer recogió el guante de la judeofobia de Hamdan y le preguntó por CNN (4-8-14) si él efectivamente creía semejante dislate. Hamdan ¡eludió la pregunta! y siguió demonizando a los «genocidas» durante varios minutos. Sólo después de la diatriba el entrevistador se atrevió a agregar respetuosamente que «habría esperado otra respuesta».

Pero no la obtuvo, y sin embargo condonó las declaraciones del Hamás y dio una muestra más de la repelente obsecuencia de la mayor parte de los medios cuando deben vérselas con los enemigos de Israel. Contrástese ello con la hostilidad que habitualmente le propinan a los entrevistados pro-israelíes, y quedará claro el mito de la objetividad de los medios al referirse al Estado judío. Que después de escuchar «información» de esta calaña, las audiencias odien a Israel, es sólo el efecto natural.

Los periodistas de hoy son muchas veces un remedo de los sacerdotes medievales que difundían los mitos del deicidio y del libelo de sangre, y luego se distanciaban de las matanzas de judíos engendradas por la mitología. Incluso a veces protestaban por la violencia que ellos mismos habían provocado al esparcir el odio. Paralelamente, los medios de hoy demonizan a Israel, y luego se presentan como objetivos y ecuánimes entre «el monstruo sionista» y sus enemigos.

La semana pasada el Times de Londres se negó a publicar un aviso pago, en el que el Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel pide que el Hamás proteja a los niños palestinos y no los use como escudos humanos. El Times explicó que el aviso de Wiesel (que ya había sido publicado en varios diarios norteamericanos) no fue rechazado porque fuera falso, sino para evitar «inquietud entre sus lectores». Es decir que no publican la verdad aun cuando se les pagaría por ello. Será pues muy improbable que publiquen la verdad pura y gratuita.

El ejemplo del Times es elocuente: uno de los más importantes medios europeos admite sacrificar la verdad aun si le cuesta dinero, todo ello a fin de no perturbar que los ingleses sigan demonizando a Israel. Un síndrome que se repite en casi toda Europa.

De Inglaterra, uno de los políticos más conocidos, George Galloway, declaró a su ciudad, Bradford, «libre de israelíes». «No los queremos ni siquiera como turistas», explicó. Y a nadie le sonó parecido a las ciudades «Judenrein» del Tercer Reich, porque casi les parece que un mundo «Israel-rein» es aceptable debido, claro, a nuestra incorregible criminalidad.

Los morteros caían en Israel, y casi setenta de nuestros soldados fueron abatidos en la campaña para destruir los lanzamisiles. Asimismo, más de ochenta mil reservistas fueron movilizados (incluido el hijo de quien escribe estas líneas). Nadie nos sugiere modos alternativos de detener el lanzamiento de misiles, por lo que es posible que osemos seguir defendiéndonos. En estos casos, intuyo que es mejor vivir odiados por Europa que morir compadecidos.

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Operación Margen Protector: análisis y consideraciones

Ezequiel Eiben
13/8/2014
17 de Av 5774

El comienzo
El lunes 7/7 se notaba en Israel un panorama alarmante que obligaba a tomar decisiones cruciales. 80 cohetes disparados contra el sur de Israel a lo largo de la jornada, en consonancia con la campaña agresiva constante de Hamas que se atribuía los ataques, y encima todo pocos días después de saberse la noticia del asesinato de los tres jóvenes judíos secuestrados, pintaban el cuadro de situación que los dirigentes israelíes analizaban. Para colmo, terroristas de Hamas habían muerto en un túnel debido a la explosión de los propios dispositivos que cargaban, en lo que se informó constituía un intento de atentar contra el ejército israelí. En estos los momentos previos a decidir una operación militar en Gaza, por si acaso, 1500 reservistas fueron movilizados y unidades de infantería colocadas en la frontera. Desde el vamos, una fuente del ejército se pronunció en forma explícita y sin ambigüedades: “El mensaje para Hamas es claro: un cese del fuego sin condiciones”[1]. Como se supo poco después, Hamas no escucharía y provocaría la consiguiente escalada militar.
Gabriel Ben-Tasgal explicó el origen de la escalada pergeñada por Hamas:

La razón verdadera por lo que ocurre en la franja de Gaza es muy simple. El Hamas, durante años, disfrutó de un negocio estupendo. Tres familias, de la ciudad de Rafiah en el sur de la franja de Gaza, cavan túneles e introducen (…) un montón de productos desde el lado egipcio. El Hamas cobra impuestos por eso. Y además, recibe donaciones de Qatar y otros países árabes que apoyan la causa palestina. Estamos hablando de un presupuesto de 500 millones de dólares. Desde que sube al poder Abdelfatah Al-Sisi en Egipto, le cierran los túneles. Y además, debido a los problemas que tiene Qatar en otros países, que está metido en todas las guerras de Medio Oriente, el presupuesto de Hamas bajó a la mitad. Y el desempleo, llegó al 40%. En un caso de una crisis como esa, el Hamas debe provocar una acción militar, que aunque sabe que la va a perder, lo que va a lograr con esto es ver si puede cambiar el acuerdo que había antes, y además lograr la unidad palestina porque todos los palestinos ahora están a favor del que se siente atacado[2].

En aquél día de julio, expresé todo mi apoyo a las IDF, esperando que la hipotética futura operación no fuera un mero correctivo para que después Hamas iniciara nuevamente el ciclo de violencia e Israel tuviera que responder otra vez. A ver si de una vez por todas, pensé, les damos una paliza a los islamistas de Hamas y que no vivan para contarla. Por supuesto, yo sabía que esto era una expresión de deseo y una fijación de mi posición, pero que Israel no llegaría tan lejos como yo quería. Ahora bien, aunque el alcance de la operación no fuera el esperado, por supuesto había que apoyar a Israel, sin dudas el bueno de la película. A la par, se podía alentar desde la intelectualidad a que fuera más allá.

La cobertura mediática judeofóbica
No cabía esperar otra cosa habiendo tanta asquerosa parcialidad pro-terrorismo y judeofobia en los medios de comunicación, argentinos e internacionales. En las guerras anteriores, ya lo habían demostrado defenestrando a Israel, mintiendo sobre su proceder, tergiversando los hechos y su significado, y tomado partido por el bando terrorista. En esta ocasión, no querían ser la excepción; por el contrario, estaban listos para continuar la campaña de desprestigio y hostigamiento a la única república democrática de Medio Oriente que lucha por su supervivencia.
El martes 8/7, TN tituló en grandes letras potenciadas con “negrita”: “Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza”. A continuación en letras pequeñas, la entrada explicaba: “Los ataques se produjeron en represalia por varios cohetes que cayeron en el sur de ese país, por parte de Palestina. La agrupación Hamas amenazó “ampliar el circulo de objetivos””[3]. Los periodistas de TN encargados de la nota leyeron el manual del buen judeófobo: lo más importante es vender con sensacionalismo la acción militar israelí con letras gigantes, y después mínimamente apuntar que se trata de una represalia. Encima, si se trataba de una represalia, no era un ataque o una ofensiva en el sentido que ellos insinuaban, como si a Israel de repente se le hubiera antojado hacerlo; estrictamente era una defensa, moral, legítima, legal.
Un medio masivo de comunicación internacional, acostumbrado también a difamar a Israel, es CNN. Pero esta vez, no le salió gratis. En una entrevista tendenciosa, con el permanente intento de llevarla favorablemente hacia el lado de los palestinos por la periodista, el anti-israelismo se encontró con una firme oposición: el entrevistado, embajador de Israel en Estados Unidos, Ron Dermer, se plantó y echó en cara la omisión de información y la inadecuada relación entre los datos en el modus operandi de la cadena televisiva. De este tipo de defensas Israel necesita más:

Periodista: Lo que sucedió aquí es horrible y todavía no sabemos el alcance de cuántos niños pueden haber muerto. Informes iniciales indican que al menos 16 murieron, estos dicen que el ataque provino de tanques israelíes. Tal como usted sabe, el ejército israelí dice que pudo haber sido un cohete mal disparado por Hamás. ¿Tiene alguna certeza en este punto?
Embajador: No, no sé, pero sí sé quiénes son los responsables de esto, y es el Hamás ya que usan escuelas como depósitos de armas, y pienso que es deshonesto hacia sus televidentes que un reportero desde Gaza no haya mencionado lo sucedido la semana pasada. Tuvimos dos escuelas de la UNRWA, donde se encontraron cohetes y se los entregaron a Hamás.
(…)
Es información pública a disposición, y es importante que en su reporte lo mencione. Y sumado a esto, pudo haber mencionado una declaración, hecha no por el embajador israelí, no por el vocero de las Fuerzas de Defensa de Israel, sino por el secretario general de la ONU ayer, y quiero leerles lo que dijo ayer, no el año pasado, ayer. Dijo: “El secretario general está alarmado al escuchar que fueron dispuestos cohetes en escuelas de UNRWA en Gaza, y que subsecuentemente estos han desaparecido. Expresa su estupor y pena por el uso de armas en una escuela administrada por la ONU. Al hacerlo (…) aquellos responsables están convirtiendo escuelas en objetivos militares potenciales, y poniendo en peligro la vida de niños inocentes. Empleados de la ONU que trabajan en dichas instalaciones y cualquiera que use las escuelas de la ONU como refugio”. Esto fue ayer. ¿No cree usted que es relevante reportar esto en la CNN? (…).
He estado escuchando informes durante dos horas en CNN, he visto pantallas separadas, imágenes horrendas, imágenes que cualquier ser humano decente se horrorizaría al verlas. No he escuchado ni a una sola persona decir lo que yo le acabo de decir a usted. Y si esto es así, no les da el servicio apropiado a sus televidentes, ni el contenido que necesitan para hacer estos juicios. Hamas está colocando baterías de misiles en escuelas, en hospitales, en mezquitas, y esto debe ser condenado por el mundo para que Hamas le ponga un fin.
Periodista: (…) la razón por la que mostramos estas fotos es porque son niños que fallecieron. ¿Y si Israel se hubiera tomado el tiempo de confirmar que esos niños estaban fuera de las escuelas antes de disparar? Enviar a alguien para inspeccionar. ¿O piensa usted que está bien emitir una advertencia y luego seguir con la agenda y disparar aun habiendo niños adentro? (…)
Embajador: Pienso que usted no tiene ninguna base para decir lo que acaba de decir. Por supuesto que no vamos a disparar directamente. Pero yo no sé lo que sucedió en esa escuela. Lo que entiendo es que le dimos a la gente días para que salgan de esa área. Esto está en el norte de la franja de Gaza, hay una buena posibilidad de que haya sido un cohete de Hamas que impactó. Yo no sé si alguien disparó, un combatiente de Hamas disparando directamente desde esa escuela hacia nuestro ejército que está operando allí, y luego respondimos a ese fuego. Desconozco los hechos. (…) no me malinterprete. No culpo a los medios por mostrar las fotos. Los culpo por no conectar los puntos. Los puntos señalan a la responsabilidad de Hamas por usar escuelas como depósitos de armas, que benefician a Hamas, y es inaceptable, y el enojo del mundo debe dirigirse a Hamas. (…)[4].

Muchos indicios de judeofobia y anti-israelismo en tan solo un par de minutos.
Primer indicio: la entrevistadora busca llevar el reportaje al lugar común de los judeófobos: la muerte de los niños. Pues bien, no hay matanza deliberada de niños por parte de Israel, y la muerte de estos es culpa de Hamas. Pero los medios insisten en acusar a Israel o exigirle presumiendo su culpabilidad que dé explicaciones sobre los fallecimientos. No depositan la culpa donde debe depositarse: en la cuenta de Hamas.
Segundo indicio: la entrevistadora no se disculpa tras haber quedado en evidencia la estrategia de CNN de silenciar mensajes que pueden hablar en favor de Israel, o como mínimo, sin llegar a eso, hablar en contra de Hamas y de los empleados palestinos en la ONU.
Tercer indicio: tras las advertencias en un operativo militar, a la periodista le parece bien “mandar a alguien a inspeccionar” a un lugar convertido en una fortaleza terrorista. Es decir, propone utilizar a un israelí como carnada o arriesgarlo como carne de cañón para que garantice aún más la seguridad de los palestinos. Vale decir, quiere que se ponga por encima de la seguridad de los israelíes a la seguridad de los palestinos. Pide sacrificio a Israel en orden a proteger a los palestinos. Posiciona la seguridad de los palestinos por encima de la protección de los israelíes.
Cuarto indicio: doble estándar contra Israel. Le exige al ejército israelí previsiones extraordinarias que no se le exigen a nadie más. Se mide a Israel con una vara distinta.
Quinto indicio: el foco, permanentemente, sobre Israel. Criticar a Hamás parece ser accesorio, o el guión para un actor de reparto. El protagonista del desastre pareciera ser Israel.

Prensa árabe
Durante esta guerra, cierta prensa árabe, sobre todo egipcia, criticó como nunca antes a Hamas. Inusitada cantidad de comentarios negativos golpearon a la agrupación terrorista en los programas televisivos. Una razón muy invocada en la televisión de Egipto, era el sufrimiento al que sometía al pueblo palestino con sus provocaciones bélicas a Israel. Pero en el fondo, más que solidaridad hacia los palestinos, ocupaba un lugar central la razón de que Hamas se ha vuelto demasiado molesto para El Cairo, una piedra en el zapato que le trae complicaciones estratégicas, políticas y militares (y que encima tuvo el descaro de rechazar la oferta egipcia de cese al fuego). Es decir, la intencionalidad protectora de intereses egipcios, más que una súbita y repentina consideración de humanidad hacia los palestinos (que son ampliamente maltratados en países árabes, siendo mantenidos en campos de refugiados y con un status de ciudadanos de segunda clase), lideró la campaña anti-Hamas.
Osama Mounir, de Mehwar TV, dijo al aire el 16/7:

Quedará grabado en los anales de la historia que cuando Egipto propuso un cese del fuego, Israel aceptó, Estados Unidos le dio la bienvenida, y lo mismo hizo Europa. Todo el mundo ha apoyado la iniciativa egipcia, excepto ustedes [Hamas]. ¿Ustedes qué quieren? (…).
Veamos lo que nuestros hermanos –perdón, nuestros alienados hermanos-, demandan. En principio, no sé cómo llamarlo a esto… están matando a la gente y ustedes hacen demandas. “Si no nos dan lo que queremos, el pueblo palestino puede irse al infierno. No nos importan cuantos palestinos mueran”[frases como hablando por boca de Hamas]. (…) [A continuación enuncia las demandas de Hamas y las critica[5]]. Yo no soporto a Israel, dicho sea de paso. Que Israel sea incendiado con gasolina, perdón por la expresión. Estas personas merecen ser prendidas fuego; pero hoy, oh Hamas, nos encontramos en una situación donde tenemos docenas de funerales por día. Cuando 211 personas inocentes mueren, ustedes no pueden simplemente hacer demandas. [Comenta por último una demanda más, y esta es clave para entender la molestia que Hamas le provoca a Egipto, y como este segundo ve los pedidos como pretensiones de atacar a su soberanía]. Luego ellos demandan la apertura por completo del paso de Rafah. ¡Eso es magnífico! Lo quieren abrir bajo su supervisión, y la supervisión de un país amistoso, y otro país árabe a ser designado por Hamas. ¿Ustedes están locos? ¿Por qué simplemente no vienen y toman la plaza Tahrir? ¿No quieren el edificio gubernamental Mogamma para un paseo? (…) ¿Están fantaseando, o qué? ¿Por qué deberíamos darles el paso de Rafah a ustedes? ¿Por qué yo tengo que abrir mis fronteras a ustedes? ¿No hay ninguna soberanía egipcia sobre nuestras tierras y fronteras? (…) Después de estas diez demandas de Hamas, espero una onceava: restaurar a Mohammed Morsi en la presidencia[6]. (…) Alguien que dice cosas como estas, pertenece a un manicomio. Esto es locura. Quienquiera que sea que frustre la iniciativa egipcia, será responsable por la sangre palestina. (…)”[7].

Más presentadores, comentaristas, y periodistas, se sumaron a las quejas contra Hamas. Algunos hasta se burlaron de sus líderes y los ridiculizaron. Ahmad Mousa, de Sala Al-Balad TV de Egipto, manifestó el 12/7:

Khaled Mashal está librando la guerra desde Qatar, junto a su hermano Al-Qaradhawi. (…) [Las pantallas del estudio exhiben a Mashal llevando una vida de lujo y comodidad en Qatar, utilizando costosos aparatos de gimnasia, dándose un gusto con abundante comida, y mirando televisión] Khaled, la jihad está en Gaza… (…) Ésta es la jihad de Mashal y sus camaradas, los honorables y grandiosos Mujahideen. Mientras ellos libran este tipo de jihad, abandonan a la gente para ser asesinada. Si fueras un hombre de verdad, estarías de vuelta en Gaza a primera hora de la mañana. Deberías tomar el primer vuelo por la mañana. Te dejaremos entrar. Ven a Egipto, y abriremos el paso de Rafah para ti. (…) [A continuación, se muestran imágenes de Ismail Haniyeh con sobrepeso, pateando una pelota de fútbol en una, y distendido en otra] Cuando su peso todavía le permitía correr, Ismail solía jugar al fútbol. Ésta es su jihad (…) ¿Por qué ustedes, en las Brigadas Al-Qassam, se esconden entre civiles? ¿Por qué usan los hogares de la gente? Deberían mantener sus escondites lejos de los hogares de las personas. Ustedes saben bien que cuando disparan un misil desde un hogar, otro misil aterrizará en ese hogar en un minuto. Ustedes le están llevando otra Nakba a su gente[8].

Mohamed Mustafa Sherdy, en su talk show transmitido por la egipcia Al-Mihwar TV, habló el 11/7:

Ninguno de ellos [por miembros de Hamas] pidió disculpas por los cientos de túneles que escavaron[9], a través de los cuales ellos contrabandean toda la riqueza de Egipto (hacia Gaza). Ninguno de ellos dijo una palabra, porque están todos en la toma (…). Están siendo pagados por hacer sus declaraciones (…). Todos viajan en aviones de lujo, tienen cuentas bancarias en Suiza[10].

Mazhar Shanin, conductor de un talk show en Al-Tahrir TV, también de Egipto, arremetió el 12/7 contra Hamas:

Así como morimos en el pasado por la causa palestina, estamos dispuestos a morir hoy por la causa palestina. Pero no estamos preparados para morir en defensa de Hamas. (…) No estamos dispuestos a sacrificar ni un pelo de la ceja, de un soldado o civil egipcio, por la defensa de Hamas y la gente que libra la jihad, mientras se complacen a sí mismos con todo tipo de platos de comida en la pileta. (…) Ustedes son un puñado de mentirosos. No les creemos más. El pueblo está sublevado por ustedes. Piérdanse. Nos dan nauseas. El mundo entero se va al infierno por culpa de ustedes[11].

Frente al nuevo panorama, muchos (a mi entender de manera apresurada, siguiendo el mismo impulso optimista que ante la llamada “primavera árabe”) están hablando de un cambio muy positivo en los árabes que empiezan a denunciar a Hamas. Pero cuidado, este cambio de enfoque no implica necesariamente que Israel pase a ser aceptado en su cosmovisión.
Exponentes egipcios critican a Hamas dándose cuenta de su responsabilidad por los muertos palestinos, pero eso no los lleva a querer a Israel. No hay que cometer aquí una falacia non sequitur y pensar que la condena a Hamas produce aceptación automática de Israel; sobre todo porque la crítica a Hamas es por los muertos palestinos, pero no por la idea de combatir a Israel en sí misma. Miremos el caso de este comentarista de Egipto que critica a Hamas, aunque aclarando terminantemente que no apoya a Israel y que su gente merece arder en llamas. La crítica va dirigida a la demencia de Hamas, pero eso no implica una visión favorable de Israel. O su colega que afirma que los egipcios no harán sacrificios por Hamas, pero que están dispuesto a morir al igual que en el pasado por la causa palestina (léase: la causa contra Israel).
La campaña de la TV egipcia contra Hamas debe visualizarse dentro del contexto en donde la Hermandad Musulmana ha perdido popularidad en Egipto y ha sido descalificada por su gobierno. No es un detalle menor, sino un punto decisivo, el hecho de que Hamas tiene su origen en este grupo terrorista. ¿Por qué de repente comentaristas egipcios empiezan a hablar en contra de Hamas? Esto puede tratarse perfectamente de un arreglo mediático corporativo para criticar al grupo de Gaza, criticando así de manera indirecta a la Hermandad Musulmana, y desligándose de gente “inconveniente” con la que no es rentable o rendidor que a uno lo asocien hoy en día en el país de las pirámides. De ser así, esto no sería un rechazo a Hamas por Principio, sino por ocasional Pragmatismo.
Es más, si bien hay críticas que toman conciencia del sufrimiento de las víctimas palestinas, esto al parecer está lejos de significar una repentina hermandad árabe unida tras la causa palestina con aires de fraternidad y no por mera política. Observen nuevamente cómo el comentarista rechaza apertura de paso a los palestinos. Es cierto que la aducida razón principal del rechazo es no ceder soberanía egipcia al gobierno palestino y no ceder ante demandas de dementes como Hamas; pero tampoco se nota en este punto una visión muy “humanitaria” de apertura de fronteras para refugiados palestinos y recibimiento de estos últimos en óptimas condiciones. Jordania por su parte ha recibido, pero la situación general de los palestinos en los países árabes sigue siendo de desprecio y maltrato, como ya es sabido, mantenidos como rehenes políticos en campos de refugiados y vistos como gente de segunda clase.
En definitiva, mucho en las críticas a Hamas tiene la intencionalidad política de desligarse de lo que tenga que ver con la Hermandad Musulmana, y  aunque hay cierta conciencia por los civiles palestinos, no necesariamente lleva a verlos como hermanos (más allá de la lírica) ni a abrirles las puertas de par en par en otros lugares del mundo árabe.

Analistas plagados de anti-israelismo y corrección política
Analistas, en sus perfiles de Facebook, efectuaban recortes de la realidad, para desdibujar los hechos, o adaptarlos a sus preconceptos ideológicos. Todo en el fondo movilizado por lo hirviendo que se encontraban, a punto de explotar de rabia judeofóbica, al ver que Israel se defendía y lo hacía con éxito.
Por ejemplo, cuando Israel detenía su accionar, y Hamas rechazaba y violaba un cese del fuego, operando reiteradamente sus lanzaderas de misiles (a mitad de julio un civil israelí fue asesinado por un mortero lanzado por el grupo terrorista), no se vieron posteos de los progresistas, socialistas, e incluso de algunos libertarios preocupados por la vida humana, acerca de estos eventos. Será que no les convenía a su prejuiciosa estructura de condenación automática contra Israel. No querían moverse de sus pre-conceptos; querían mover la realidad.
Los políticamente correctos, encubriendo judeofobia, o incurriendo en premisas judeofóbicas aún sin notarlo, minimizaban el profundo significado moral de la defensa israelí, y alguno llegaba a pedir premio nobel de la paz para Daniel Barenboim por su proceder supuestamente en pos de la hermandad y paz palestino-israelí, precisamente un músico israelí con posiciones políticas anti-israelíes. Si uno les citaba el detallado artículo de Gustavo Perednik “Premio innoble de la paz”[12] para demostrar por qué Barenboim no es merecedor del famoso galardón, no se producía efecto alguno, lo que dejaba al descubierto que no les interesaba recibir información adicional que pudiera moverlos de su prejuiciosa y judeofóbica posición. Era moral que Israel liquidara hasta el último terrorista en pie que atacara desde Gaza, que no quedara ni uno que pudiera causarle daño. Pero la corrección política no los dejaba descifrarlo, o admitirlo.
Están aquellos que, para pasar desapercibidos en su verdadera intención, no niegan explícitamente el derecho de Israel a defenderse, sino que pretenden retacearlo hasta hacerlo imposible exigiendo a Israel estándares que no le exige a nadie más. Sostienen que la culpa de que exista Hamas es de Israel, para pintar un cuadro en donde en el fondo el culpable y el que inicia la guerra es Israel que crea a su enemigo. Desconocen todo lo que hace Israel para proteger civiles y que lo pone, de acuerdo a los estándares éticos internacionales que se manejan en la actualidad, en la posición de ejército más moral del mundo. Reconocer el derecho a la defensa de manera lírica y después pretender atarlo de pies y manos sacando a relucir cantidades de muertos (como si esto definiera quién tiene razón) bajo la consigna “esto tiene que parar” (como si fuese un imperativo moral detener la propia defensa por el hecho de que la contraparte está sufriendo bajas o sus civiles están sufriendo), no es un reconocimiento real del derecho a la defensa. Por otra parte, estos sujetos atacan cuestiones internas de Israel (irrelevantes para la situación de marras) como si eso fuera lo determinante en una guerra contra Hamas para decidir si hay que apoyar al Estado Judío firmemente o no. Y ante el sencillo planteo sobre a quién apoyan en una guerra entre Israel y Hamas, eluden la pregunta y lanzan diatribas diciendo que el planteo solo es digno de fanáticos, o recurren a la evasiva de decir que están “del lado de los civiles”, o de los “moderados de ambos bandos”. Este no es un conflicto complejo en lo referente a la identificación de las partes; por el contrario es sumamente sencillo. De un lado está la República liberal, democrática, los valores occidentales, la producción, la vanguardia tecnológica, el respeto por los derechos individuales, la libertad, la civilización; del otro lado está la teocracia islamista, la dictadura, el totalitarismo, el terrorismo, la violencia, la esclavitud, el fanatismo, la más completa represión. Quien no es ignorante, y evade tomar partido en una cuestión tan sencilla, algo refleja de sí mismo.
La maliciosa técnica empleada en los comentarios basados en las ideas con judeofobia, comenzaba con un recuento de muertos en Gaza y le agregaban expresiones como “que terrible”, “que desastre”, que despertaban enardecidas manifestaciones anti-israelíes de sus seguidores. Para estos comentaristas y analistas, parecían no ser importantes las causas ni los tipos de muertos[13], y el planteo que realizaban sugería que las muertes eran todas condenables y trágicas, y que no había que reparar en las causas que llevaban a la muerte. Pues bien, frente a estas incongruencias y manipulaciones, hay que establecer puntos claros:
1) La causa sí es importante. En esta guerra, no hubo muertes porque sí. Israel tiene derecho a defenderse contra la agresión de Hamas. Y este grupo terrorista usa a civiles palestinos como escudos humanos. Allí pueden encontrarse las raíces que llevan a comprender las muertes.
2) Entre los muertos, hay alto porcentaje de terroristas. Y estos merecen morir. También se cuentan civiles palestinos que han votado, apoyado y colaborado con Hamas, y estos, si bien no han sido blancos deliberados del ejército israelí como categoría específica, desde un punto de vista moral también merecen morir como lo merecían alemanes colaboracionistas de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. No hay ninguna “tragedia” en estas muertes[14]. Los civiles inocentes muertos, cuya defunción sí puede llegar a entenderse en términos humanitarios como trágica, son responsabilidad del agresor: Hamas, y sobre su espalda deben cargarse; no son producto de la culpa de la víctima, que moralmente se defiende: Israel.
3) La cantidad de muertos de un lado y del otro no es un argumento para otorgar la razón a un bando. Con ese criterio habría que defender al que pierde más gente, por más injusta que fuera su causa. Hay más muertos del lado palestino porque Israel es más efectivo en sus operaciones para liquidar terroristas que Hamas en sus ataques, y porque Israel protege a sus civiles, mientras que Hamas manda a la muerte a los suyos. ¿Debería Israel disculparse por ser superior moral y militarmente? El argumento de las desigualdades en cantidades de muertos apuntan a decir que no hay una guerra sino una “masacre” incausada, indiscriminada, caprichosa. Pero analizando la realidad, lejos de las maldades e imprecisiones difuminadas por la judeofobia, vemos que efectivamente sí hubo una guerra en términos generales, y que un bando peleara mejor que el otro no es razón para eliminar el concepto de guerra. La judeofobia dirá que no hubo guerra para que todo quede como un “genocidio” o una agresión cuya culpabilidad debe hallarse exclusivamente en Israel.
En resumidas cuentas, Israel tiene razón, y el bando palestino no. Hay mucha mentira dando vueltas en contra de Israel, eso seguro. Pero sirve a su vez, para dejar al descubierto a los anti-israelíes. Algo que habla muy bien de Israel es la clase de personas que hablan en contra de Israel.

La judeofobia del gobierno argentino
El gobierno argentino encabezado por la presidente Cristina Fernández de Kirchner viene sosteniendo sistemáticamente posiciones en contra de Israel y de los judíos.
Apadrina desde hace años al líder piquetero Luis D’elía, un parásito que constantemente pronuncia diatribas judeofóbicas y difunde teorías conspirativas de los judíos e Israel.
En 2011, el gobierno se sumó al desagradable montaje palestino mediante el cual los dirigentes árabes promovían una declaración unilateral de un estado palestino y su reconocimiento en la ONU[15]. El gobierno argentino dio su aprobación a esto, en violación de posiciones previamente asumidas por el país[16].
En septiembre de 2012, miembros de la delegación argentina que viajaron a las instalaciones de la ONU se quedaron en el recinto a escuchar el discurso del presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad durante la Asamblea General. El líder islamista (cuya intención en la esfera internacional era “borrar a Israel del mapa” y repetidamente negaba la Shoá), dejó en claro tras el discurso que quería expandir relaciones con la Argentina y que Irán proponía la conformación de un grupo para alcanzar la verdad[17] acerca del atentado a la AMIA[18].
A principios de 2013 vimos los resultados de los contactos entre el canciller argentino Héctor Timerman y el canciller iraní Alí Akbar Salehi, quienes fueron protagonistas del impresentable Memorándum de Entendimiento firmado por ellos como representantes de ambos países, para el tratamiento de la causa AMIA. El kirchnerismo, despreciando la enorme y precisa investigación llevada a cabo por el fiscal Alberto Nisman, quería cocinar un asunto judicial problemático mediante un arreglo político entre gobiernos, que no le trajera malos ratos en relación a Irán, sino por el contrario, que lo mantuviera en una posición favorable a los ojos del régimen ayatollah cuya penetración en América Latina es bienvenida por los líderes populistas. Para colmo, el senador y militante kirchnerista Miguel Ángel Pichetto, realizó una distinción en el Congreso (durante el debate por el Memorándum) entre “argentinos de religión judía” y “argentinos argentinos”, dejando traslucir su particular clasificación para con los integrantes de la comunidad judía argentina[19].
En tiempos de la Operación Margen Protector, corriendo el mes de julio de 2014, hubo un par de manifestaciones del kirchnerismo que siguieron echando leña al fuego de la judeofobia. El 14, se presentó un Proyecto de Resolución en la Cámara de Diputados, con el siguiente texto:

La Cámara de Diputados de la Nación
RESUELVE:
Expresar repudio y preocupación por las operaciones militares de Israel sobre Gaza, que ha provocado casi un centenar de muertos civiles y hace llegar su solidaridad con las víctimas.

¿Quiénes firmaban el infame escrito? Diputados del partido de Cristina Fernández de Kirchner “Frente para la Victoria”: María del Carmen Bianchi, Ana Carolina Gaillard, Carlos Kunkel, Griselda Herrera, Verónica Magario, Liliana Mazure, Nanci Parrilli, Julia Perié, Adela Segarra, y Facundo Moyano, integrante del bloque Cultura, Educación y Trabajo. Crítico con el proyecto, Sergio Widder, Director para América Latina del Centro Simon Wiesenthal, expresó: “En lugar de pararse del lado de Hamas, estos diputados podrían promover una iniciativa para el fin de las hostilidades y un cese del fuego que demuestre un interés por preservar a ambas poblaciones civiles, palestina e israelí. Hay que recordar que los ataques con cohetes desde Gaza contra Israel no son nuevos, sino que se vienen produciendo desde hace años. Nuestro Centro hace un llamamiento para que el Congreso rechace este proyecto que, lejos de promover la paz, se orienta a legitimar el terrorismo de Hamas”[20].
El 20/7, salió un comunicado emitido por la cancillería argentina con las siguientes expresiones:

Una vez más (…) la población civil ha quedado atrapada en medio de las acciones armadas de Hamas y el uso desproporcionado y excesivo de la fuerza militar por parte de Israel.
Argentina rinde un homenaje profundo, lleno de dolor, a todos los niños que han sido asesinados en las últimas semanas.
(…)
Condenamos de manera enérgica que Israel, desafiando los llamados del Consejo de Seguridad, del Secretario General y los de muchas otras voces de la comunidad internacional, haya decidido escalar la crisis lanzando una ofensiva terrestre. (…).
Asimismo, condenamos el continuo e indiscriminado lanzamiento de cohetes desde Gaza hacia las ciudades de Israel.
(…)[21].

El comunicado claramente es tendencioso, en favor de Hamas y con marcado sesgo anti-Israel. Para empezar, habla de meras acciones armadas de Hamas, a las que no adjetiva como terroristas, pero sí se encarga de remarcar que la fuerza militar israelí es excesiva. Luego rinde demagógico e hipócrita homenaje a los niños muertos (no ha homenajeado a jóvenes reprimidos por la dictadura de Castro en Cuba y la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela), destacando con malicia la característica de “niños” de los caídos, como si Israel deliberadamente los matase. Esto no constituye otra cosa que una expresión de corrección política para estar aggiornado a la campaña internacional de desprestigio y difamación contra Israel que lo tilda de genocida asesino de infantes. Tras esto, viene una condena “enérgica” contra Israel por “desafiar” a la ONU, organización mundial que constituye un rejunte de judeófobos que lo único que hacen es condenar a Israel. No hay mención aquí de que Hamas desafíe a las previsiones de la ONU. Se expresa, a su vez, que es Israel quien decidió escalar la violencia, como si los ataques previos de Hamas con cohetes apuntados a población civil, no fueran una escalada destinada a alterar el clima de relativa tranquilidad. Tras estas payasadas, viene una condena menor, no “enérgica”, por los cohetes desde Gaza hacia las “ciudades” de Israel. En esta línea no se menciona a Hamas, mientras que en oportunidades anteriores reiteradamente se menciona a Israel; ¿se lanzan solos los cohetes desde Gaza? Y al parecer, al escritor le pesa escribir que los cohetes se disparan contra civiles, por lo que opta por el menos preciso término de “ciudades”. En definitiva, la posición del gobierno argentino contraria a Israel y funcional al terrorismo de Hamas, está plasmada en pronunciamientos oficiales, disponibles para el que los quiera ver. Los comunicados siguieron con el correr de los días, pero no vale la pena ahora detenerse en las repeticiones de manipulaciones judeofóbicas de los hechos. Basta lo exhibido para reconocer qué clase de personas componen el kirchnerismo[22].
En contra del gobierno kirchnerista, el 18/7 con motivo del vigésimo aniversario del atentado a la AMIA y en plena Operación Margen Protector, el liberal Pedro Benegas[23] efectuó un comentario fantástico, en apoyo de Israel, los judíos, y aquellos que enfrenten la amenaza islamista, reconociéndola como enemigo común:

Un día como hoy, hace 20 años, estando yo en Morón, recibí un llamado de mi papá que me informaba sobre la voladura de AMIA. Este crimen terrorista de lesa humanidad, sigue impune al igual que el atentado contra la embajada de Israel. Las pruebas de la investigación aquí y en Alemania son contundentes, los autores intelectuales son los de siempre, los países fundamentalistas islámicos y su brazo ejecutor, el siniestro terrorismo internacional. Este gobierno, consuetudinario reivindicador de asesinos terroristas, toda vez que muchos de esa calaña están entre sus cuadros, esta vez también es cómplice a través de la aprobación oprobiosa del tratado con Irán que no es otra cosa que paralizar la investigación y el esclarecimiento definitivo de aquel golpe tremendo a nuestro país.
Exigimos, derogación expresa del tratado de la impunidad, reactivación inmediata del pedido de captura internacional de todos los iraníes sospechados, extradición allí donde se los encuentre y finalmente si es necesario ruptura de relaciones diplomáticas con Irán y con todos los países pro-terroristas.
En este especial momento de violencia que se vive en medio oriente, la lucha sigue siendo una sola – No al fundamentalismo islámico. Guerra sin cuartel al terrorismo. Juicio y castigo a todos los instigadores, ejecutores, encubridores y pusilánimes [claudicantes] del atentado a la AMIA. Con el terrorismo no se negocia, al terrorismo se lo combate hasta vencerlo. Viva Israel. Viva occidente, Gloria eterna a las víctimas de la AMIA y del terrorismo[24].

La sensibilidad frente al señalamiento de judeofobia y la distinción entre persona e ideas
Esta es una distinción posible de realizar en la que vale la pena detenerse, la de una persona con ideas judeofóbicas, y un judeófobo. La primera puede no ser una persona judeófoba en su totalidad, sino mantener en este tema en particular premisas judeofóbicas, quizás sin notarlo, sin reconocerlas como tales. Esta persona aplica un doble estándar o una deslegitimación contra los judíos e Israel, pero eso no implica que la totalidad de su cabeza esté programada para odiar a lo judaico; tal vez tenga otras ideas que no son judeofóbicas y le pesen más en alguna situación diferente a la de marras. Pero en este tema le pesan más las ideas judeofóbicas. Algunos pueden alegar que es una buena persona en general; pero hay que entender que esto va más allá del punto que tratamos: aquí nos concentramos en sus ideas sobre esta cuestión específica. En el segundo caso, ser judeófobo exige más, implica una actitud psicológica más profunda, una configuración mental apuntada contra los judíos, un despliegue emocional-sentimental de rabia y odio, y la asunción de un rol en base a ese modo de pensar.
Cuando se le marca a alguien que es un judeófobo o que está empleando ideas judeofóbicas, si este no se reconoce o no se quiere reconocer como tal, o bien no reconoce o no quiere reconocer que realiza ese empleo de ideas, reacciona de mala manera o a la defensiva. Pueden decir, súbitamente envueltos en una sensibilidad que les colorea un humanismo (que no reconocen en los judíos)[25] y reclamando que se les pida perdón por agredirlos[26], que se les está aplicando una falacia ad hominem, que no son judeófobos porque tienen amigos judíos, etc.
Pues bien, la excusa del amigo judío la tienen muchos de los judeófobos modernos políticamente correctos, y no es un argumento. Puede ser verdad o no que tienen un amigo judío, pero eso no les sirve para ganar un debate racional entre argumentos, y eso no es impedimento para desplegar judeofobia respecto del resto de los judíos, o incluso, en cierta medida, respecto del “amigo judío”.
Por otro lado, no hay falacia ad hominem en decir que alguien es judeófobo o que tiene ideas judeofóbicas. En el primer caso, si va acompañada correctamente de una argumentación que contrarreste las premisas vertidas por el oponente, es una identificación válida marcar a alguien como judeófobo, porque exhibe el odio obsesivo que este profiere y desde el cual habla. Es un concepto que describe un hecho, el odio hacia los judíos. En el segundo caso, se habla de las ideas, no de la persona en sí. Las consideraciones que se puedan tener hacia la persona, y los insultos que se piense decirle, pueden ir por fuera del debate de ideas, por fuera de la línea argumental, en otras circunstancias. Identificar argumentos judeofóbicos y probar que lo son de ninguna manera puede ser catalogado como falacia, excepto por la pereza intelectual de quien quiera descalificar al argumento señalándolo como falaz sin tener que refutarlo[27].

El efecto progre-socialista dentro de la comunidad judía
Tzahal informó que el 70% de los ciudadanos israelíes viven bajo el alcance de los disparos de Hamas. En términos proporcionales, esto sería igual a que 224 millones de estadounidenses, 42,7 millones de italianos, 44,8 millones de franceses, y 45 millones de británicos, se encontraran bajo la amenaza de los cohetes islamistas[28]. El mero proceder de Hamas y el incrementado grado potencial de nocividad de sus ataques deberían ser razones suficientes para que los judíos se posicionaran sin medias tintas y sin concesiones en favor de Israel.
Lamentablemente, a muchas personas dentro de la comunidad judía les han quemado la cabeza los progresistas y socialistas a cargo de las instituciones educativas comunitarias.
Veo a cantidades inmensas pidiendo en términos neutrales “paz en Medio Oriente”, casi con la misma pereza intelectual e irresponsabilidad moral con la que los judeófobos del mundo están pidiendo por la exterminación de Israel.
Esto es otro magro resultado del progre-socialismo que copa las instituciones de países (sobre todo las educativas y académicas), tendencia respecto de la cual el micro-mundo de la comunidad judía no es la excepción. Los progre-socialistas judíos están por doquier en puestos de mando y jerarquía dentro de las instituciones comunitarias educativas, académicas, y de liderazgo político.
Que pidan “paz en Medio Oriente” ahora, mientras Israel enfrenta a Hamas, es equivalente a pedir “paz en Europa” con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Así como los nazis excluían toda posibilidad de paz, Hamas hace lo suyo en la misma dirección. Con genocidas y aspirantes a genocidas no se hace la paz.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, por ejemplo “Con Israel y por la paz”, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”. Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos[29].
Les pido a los miembros de la comunidad judía bajo el aparente paraguas del progre-socialismo, que recapaciten. El progre-socialismo no es el paraguas que los protege, sino la lluvia que los molesta. No pidan paz en términos utópicos con cualquiera que ataque a Israel. Pidan una victoria contundente, arrasadora y total del ejército de Israel sobre el enemigo. Eso es lo que se necesita para que en un futuro haya verdadera paz.

Números de Margen Protector
El 6/8 las Fuerzas de Defensa de Israel publicaron números oficiales de la Operación Margen Protector, recopilando hechos desde el 8/7. Repasemos:
3360 cohetes fueron disparados por terroristas desde la franja de Gaza hacia Israel. De estos, 2303 cohetes lograron golpear en Israel. 115 cayeron en áreas pobladas en Israel. 584 cohetes fueron interceptados por el sistema defensivo Cúpula de Hierro. 119 disparos de cohetes fueron fallidos. 475 cohetes golpearon dentro de los límites de la propia Franja de Gaza. La inteligencia israelí había recabado información que los terroristas contaban con 10000 cohetes aproximadamente. Respecto de estos, 1/3 fueron disparados contra Israel y otro 1/3 fue destruido por las fuerzas hebreas[30].
Como se ve a simple vista, Hamas dispara miles de cohetes de manera deliberada contra población civil israelí, logrando algunos de ellos impactar en zonas residenciales. La Cúpula de Hierro ha probado ser, en su calidad de invento magnífico, efectiva a la hora de proteger a los ciudadanos israelíes del terrorismo de Hamas, interceptando cientos de cohetes y salvando vidas. A su vez, se percibe el daño que los propios terroristas ocasionan a sus civiles e infraestructura en Gaza, mediante disparos que impactan en la propia franja.
Acerca de la red de túneles subterráneos, construida por Hamas con el objeto de secuestrar y atacar soldados y civiles israelíes, se hallaron 32 y fueron detonados (14 de los cuales llegaban a territorio israelí, permitiendo la infiltración de terroristas)[31]. Una vez más, los propósitos dañinos de Hamas son palpables (en este caso se informó que los túneles servirían para efectuar un mega atentado atacando en simultáneo dentro de Israel durante Rosh HaShaná). Vale en este punto también la observación de Aryeh Savir:

La construcción de la red de túneles utilizado cientos de toneladas de hormigón, de otro modo podrían haber sido utilizados por los palestinos para la construcción de viviendas, centros comerciales, parques, escuelas, hospitales y bibliotecas. Pero los terroristas optaron por destruir vidas  de otros y no por mejorar la vida de los suyos[32].

Puede agregarse, que Hamas también optó por destruir la vida de los suyos, ya que al menos 160 niños utilizados como trabajadores por los islamistas murieron construyendo los túneles terroristas[33].
Respecto de la infraestructura terrorista, las FDI alcanzaron 4762 objetivos, entre los que se cuentan 1678 sitios de lanzamiento de cohetes, 977 centros de comando y control, 237 instalaciones administrativas militares, 191 instalaciones de almacenamiento y producción de armas, 144 sitios de entrenamiento y capacitación, y 1535 sitios terroristas adicionales. En cuanto a militantes terroristas, catalogados como responsables de la planificación y ejecución de ataques contra soldados y civiles israelíes, se abatieron a 253 terroristas de Hamás; y por lo menos 147 terroristas de Jihad Islámica Palestina, 65 terroristas de otras organizaciones pequeñas, y 603 terroristas de afiliación desconocida. A lo cual se le suman 159 terroristas interrogados por fuerzas de seguridad israelíes, 25 de los cuales se encontraban detenidos al momento de presentar este citado informe[34]. Los números hablan por sí mismos, pero por si hace falta aclarar: viendo la cantidad de objetivos de infraestructura alcanzados, el número de terroristas abatidos, y los pocos civiles caídos en relación al contexto de una guerra de un mes de duración donde hubo operaciones israelíes aéreas en primer lugar y luego terrestres, se concluye que cuando Israel afirma que realiza ataques quirúrgicos contra terroristas, tiene razón y lo dice en serio. Israel tiene la capacidad militar para arrasar con Gaza y hacerla desaparecer en unos segundos; sin embargo, con estos números en frente, uno no puede más que concluir que el Estado Judío es efectivo en sus propósitos de debilitar a organizaciones terroristas y proteger civiles.
Y encima, agregando la preocupación humanitaria de Israel hacia los palestinos, los números también hablan bien acerca del cumplimiento de la ayuda y de la transferencia de ayuda para con los gazatíes. La ayuda humanitaria y la facilitación de su transferencia a Gaza prosiguieron durante la guerra, informándose el 11/8 sobre traspaso de bienes: 248 camiones con alimentos, medicamentos y suministros; 173 toneladas de gas; 571300 litros de combustible[35].

Los palestinos “moderados”
Un cliché de los supuestamente neutrales que quieren el bien para israelíes y palestinos, esgrimido con corrección política durante Margen Protector, con sumo cuidado de no parecer que se tomaba partido por algún bando, fue el de que Israel debe fortalecer a los palestinos moderados y hacer la paz con ellos. Se dice esto como si Israel no lo hubiera intentado en el pasado, resultando todo en el fracaso de: negociar la paz con la OLP (porque la OLP no quería paz, sino muerte de israelíes), encaminar el proceso de paz mediante los acuerdos de Oslo (que para los palestinos fueron una fachada debajo de la cual seguían tramando la destrucción  de los judíos), y colaborar con la “moderada” Autoridad Palestina constituida al efecto (que siguió albergando terroristas en su seno y glorificando a asesinos de judíos).
Echemos el vistazo al espectro palestino de opciones que estos neutrales y políticamente correctos no quieren echar. Hamas por supuesto queda automáticamente excluido, porque no es moderado y no quiere paz. Quedan estos muchachos de la Autoridad Palestina, que supuestamente han cambiado, ya no buscan lo que buscaban en el pasado, y ansían convivencia pacífica con Israel. Declaraciones de  Salah al Zawawi, embajador palestino en Irán, durante una reunión de apoyo a Gaza en Teherán[36]: “La aniquilación de Israel ha comenzado y la nueva generación de Irán seguramente será testigo de nuestra victoria sobre Israel”[37]; “Estados Unidos y los países occidentales crearon un régimen ficticio en Palestina para deshacerse de ella, le suministraron las armas más avanzadas y están tratando de crear un [Estado de] Israel desde el Nilo hasta el Eúfrates”[38]; “(…) el único mecanismo para liberar a Palestina es la resistencia y no hay otra alternativa que la resistencia”[39]; “Nosotros esperamos hacer nuestros misiles más avanzados con la ayuda del conocimiento [tecnológico] de los iraníes”[40]. Que conste: los embajadores palestinos pertenecen a la Autoridad Palestina, no a Hamas. La Autoridad Palestina es la considerada “moderada”, y con quien Israel comenzó a negociar la paz en los acuerdos de Oslo, tiempo durante el cual los palestinos no renunciaron al terrorismo y no quisieron firmar la paz cuando pudieron.
Otro caso elocuente: entrevista de Jake Tapper de CNN a la abogada “experta en derechos humanos” que fue asesora legal de la OLP y que actuó como negociadora entre israelíes y palestinos, Diana Buttu. Con decir en su currículum “experta en evadir preguntas y mentirosa profesional” hubiera bastado[41]:

Tapper: ¿Por qué Hamas ha estado lanzando cohetes contra centros poblados israelíes? ¿Existen algunos otros palestinos tratando de detenerlos?
Buttu: (…) Es importante que organicemos la secuencia de eventos. Ha habido un castigo colectivo[42] impuesto en Cisjordania desde que los tres israelíes desaparecieron[43] y desde entonces los israelíes han bloqueado la franja de Gaza y luego la han bombardeado, así que esto no viene de la nada. Ahora para poder pararlos, ha habido intentos del presidente para lograr un cese del fuego y de llamar a las Naciones Unidas para lograrlo, pero el Primer Ministro Biniamin Netanyahu ha dejado absolutamente en claro que no quiere un cese del fuego, así que viendo esta secuencia de eventos me temo que veremos empeorar las cosas en el largo plazo.
Tapper: (…) Volvamos a mi pregunta (…)
Buttu: (…) ha habido intentos de parar todo esto, pero el hecho es que los israelíes han indicado que no están interesados ahora en alcanzar un cese del fuego (…). Esto no es una pregunta de gente juntándose para parar esto, porque los israelíes han indicado claramente que no quieren que esto pare.
Tapper: Israel dice que Hamas ha lanzado cohetes cada mes por los últimos 10 años y que desde que Israel salió de Gaza en 2005, 8000 cohetes han sido disparados desde Gaza hacia Israel.
Buttu: Eso es incorrecto, y ha habido ceses del fuego en el pasado, y cada uno ha sido violado por Israel, no por Hamas. En términos de números [por los cohetes lanzados], estos suenan devastadores. En términos de los afectados [en referencia a las víctimas], en realidad no. Estamos hablando de cohetes muy primitivos comparados con los F-16 y F-18 que Israel está usando contra los palestinos. Esta no es una guerra pareja. Es una atrocidad unilateral, y esa es la razón por la que creo que es importante para nosotros poner a los civiles en el centro de esto[44] y tratar de asegurarnos que estén protegidos[45] (…).
Tapper: Oficiales del gobierno israelí dicen que tratan desesperadamente de evitar bajas civiles. Y ha habido reportes del vocero de Hamas, en realidad tenemos su video en la televisión palestina, urgiendo al pueblo a servir de escudos humanos quedándose en sus casas incluso si las FDI advierten a las personas dentro de esas casas, porque son casas de oficiales de Hamas, y van a ser destruidas. Hamas les está diciendo que se queden. ¿Encuentras esto del todo reprensible? ¿Usar mujeres y niños como escudos humanos para proteger las casas?
Buttu: No he visto el video, pero si ese fuera el caso, sería reprensible[46]. Creo que el panorama general es que este no es el caso. Lo que hemos visto en los últimos días es más de 80 palestinos muertos entre la población de la franja de Gaza, 43% que son menores de 14 años, y la mitad de los que han sido asesinados son mujeres y niños. La idea de que los palestinos emplean niños como escudos humanos es racista y reprensible. Y la idea de que los israelíes de algún modo están sesgando esto y que nosotros debemos creerles, es también racista.
Tapper: Diana, no es racista que nosotros tenemos el video del vocero de Hamas en televisión diciéndole a la gente que se quede en sus casas, y que es una manera efectiva para asegurar la luchar contra los israelíes. Eso no es racista, son los hechos.
Buttu: No he visto la cinta, y en segundo lugar, como he indicado, si este fuera el caso eso sería repudiable. Sin embargo, no creo que la gente vaya a escuchar a alguien que le diga que permanezca adentro mientras su casa está siendo bombardeada. La gente no quiere morir[47], y el hecho de que los israelíes estén lanzando bombas sobre ellos no hace que deseen más morir. Es un simple hecho el que los israelíes están lanzando bombas de una magnitud que nunca vimos antes, contra población civil infantil y honesta.
Tapper: (…) No puedo creer que diga que la gente no quiere morir, cuando hay una cultura del martirio de la que escuchamos todo el tiempo. Una de las grandes diferencias entre el terrible incidente asesinato de Muhammad Kadeer[48] y el asesinato de los tres israelíes es que quien mató a los tres israelíes, es posible que nombrarán calles en su honor, y recibirá dinero de Hamas o de grupos externos, por matar israelíes; mientras que el gobierno israelí condenó el asesinato de Kadeer.
Buttu: Creo que te equivocas. Si miramos dentro de Israel hay más de 42 ciudades que tienen calles con el nombre de personas que han matado abiertamente palestinos y que están orgullosos por haber matado palestinos. No hay cultura de martirio. Esta es una situación donde palestinos están siendo asesinados por israelíes. (…) la constante referencia a la cultura del martirio es ofensiva (…).

Es palpable el desorden que realiza. Evade las preguntas y dice “esto no viene de la nada” en un intento de justificar a Hamas por las supuestas acciones israelíes, pero en rigor de verdad, Hamas viene lanzando misiles desde mucho antes. Por otra parte, fue Hamas quien violó todos y cada uno de los ceses de fuego que fueron quebrantados con ataques contra Israel. El Estado Judío les dio más de una oportunidad para parar, y no pararon. Hamas quería que la guerra continuase. Luego Buttu minimiza el daño que Hamas ha causado a población civil israelí (y también hay que decir que cada soldado israelí que Hamas ha asesinado, es en términos morales una muerte inocente que hay que imputarle, porque los soldados israelíes son el bando bueno que se defiende). Habla de guerra despareja como si eso fuera un argumento para apoyar a la parte más débil en lo militar; anti-israelíes emplean el argumento, como ya se sabe, para manchar a Israel por ser mejor y apoyar a Hamas por ser peor, sin importar si la banda terrorista es la agresora que inició la contienda, o sin reparar en la causa por la que lucha, que es destruir a Israel. La abogada actúa como si no conociera la estrategia de Hamas de emplear escudos humanos. Da porcentajes de muertos y edades; sin referirse al alto porcentaje de muertos combatientes, sin admitir que estos combatientes son terroristas, y sin reconocer que incluso niños muertos mueren por culpa de Hamas, porque los emplea como escudos o porque los entrena para que efectúen terrorismo en sus campamentos. ¿Acaso un niño armado y empleado para hacer terrorismo no debe ser blanco en el fragor de la batalla, y los soldados deben arriesgarse a morir para salvarlo, por el simple hecho de que es un niño? Para colmo, la malintencionada abogada intenta hacer pasar una acusación seria y documentada por un ataque racista, cuando en rigor, la práctica de los escudos humanos esta explícitamente admitida e incorporada en la cultura palestina, y es admitida por los propios voceros de Hamas. ¿Acusar por racismo y sugerir que miente quien señala un hecho, cuando es el propio Hamas el que lo admite? Buttu miente también sobre que Israel glorifica al terrorismo, y procede a calumniar a los héroes judíos del pasado que batallaron para la creación y el mantenimiento del Estado, que mataron enemigos porque debieron hacerlo en combate, y se sintieron orgullosos de defender a su patria y a su gente; intenta hacernos creer que mataron palestinos por ser palestinos y que el motivo de su orgullo era la nacionalidad palestina de las víctimas. Una mentira y una manipulación conceptual degradantes. Es más, miembros de grupos de auto-defensa previos a la creación del Estado de Israel, e integrantes de Tzahal una vez creado, ni siquiera combatían contra “palestinos” hasta 1967 puesto que no existía el pueblo palestino; combatían contra árabes terroristas. Por último, negar la cultura del martirio es colaborar con su proliferación. Buttu aporta su cuota moral para que Hamas siga cometiendo atrocidades y civiles palestinos mueran; Buttu, además de ser una judeófoba despreciable, es una simpatizante de la muerte de civiles palestinos por ser empleados como carne de cañón.
En fin, que se entienda la realidad. Que la entiendan quienes quieran saber de lo que hablan; sino, que varios sigan hablando sin saber. Será su problema y el problema de su honor. Llamativo: muchos que desde Argentina le exigen a Israel hacer la paz con moderados, haciendo de Israel el foco del problema, no son capaces de lograr que haya, en su medida, paz o reconciliación entre los políticos argentinos de oposición, y unirlos en lo posible para enfrentar al kirchnerismo. Exigen a Israel que de la nada levante una entidad política palestina moderada y significativa para negociar la paz y el establecimiento de un Estado (poquita cosa, ¿no?), mientras que aquí en Argentina no son capaces ni de armar una coalición transitoria de cara a las elecciones, y lo mejor que logran es hacer un desayuno de trabajo invitando a algún que otro candidato a decir generalidades y vaguedades dentro de las puertas de sus ateneos y fundaciones.
Es claro: los mal llamados “moderados” palestinos buscan la aniquilación de Israel. Los moderados palestinos de verdad, aquellos individuos que acepten a Israel como Estado Judío, en el número que sean, no tienen representación política significativa como para negociar con Israel. No existen en el plano político principal. Y no es arriesgado decir, que ni siquiera existen en número significativo en el plano meramente social. En mi caso personal, nunca me crucé en Israel con un palestino o árabe israelí que reconociera el derecho de Israel a existir como Estado Judío.

Conclusión
Nuevamente, Israel se defiende. Israel es el bueno. Israel tiene razón. Israel actúa del lado de la Justicia.
No todas las muertes de los palestinos, victimizados a más no poder por la propaganda izquierdista, a la cual se prenden nacionalistas judeofóbicos de derecha, son lamentables. La muerte de terroristas y colaboradores que se arman para combatir a su lado, no son lamentables.
Hamas es el único responsable por las muertes de palestinos civiles. Hamas agrede. Hamas es malo. Hamas no tiene razón. Hamas actúa del lado de la injusticia.
Cualquier salida pacífica seria de largo plazo que se prevea debe ir acompañada por la erradicación de Hamas.
Nadie niega que pueda existir un diálogo fructífero con quien esté dispuesto a aceptar a Israel como Estado Judío y hacer la paz. Habrá que ver quiénes están dispuestos, y cómo se mueven para conseguirlo. Por ahora, no aparecen en el mapa.

[1] IDF preparing for escalation against Hamas, senior army source says –  Yaakov Lappin
http://www.jpost.com/Defense/IDF-preparing-for-escalation-against-Hamas-senior-IDF-source-says-361792

[2] Gabriel Ben-Tasgal: “Es pensen que el conflicte és per terres. Però el conflicte és religiós”
http://www.8tv.cat/8aldia/videos/gabriel-ben-tasgal-es-pensen-que-el-conflicte-es-per-terres-pero-el-conflicte-es-religios/

[3] Ofensiva militar de Israel con decenas de bombardeos en la franja de Gaza
http://tn.com.ar/internacional/ofensiva-militar-de-israel-con-decenas-de-bombardeos-en-la-franja-de-gaza_513572

[4] El embajador israelí en EE.UU. ataca a la CNN por su informe (UNWRA)

http://www.youtube.com/watch?v=FywO2J0AEnA&feature=share

[5] Las demandas eran irracionales, y hechas a sabiendas de que no serían satisfechas. Típico ejemplo de alguien que pide algo que sabe que es de imposible cumplimiento y que la otra parte nunca accederá. Básicamente, son demandas no para poner un fin al conflicto, sino para perpetuarlo.

[6] Morsi era favorable a la Hermandad Musulmana, de donde proviene Hamas.

[7] #4349 – Egyptian TV Host Osama Mounir to Hamas Leaders: Dream on! You Belong in a Mental Asylum
http://www.memritv.org/clip/en/4349.htm

[8] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[9] En referencia a los túneles hacia Egipto.

[10] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[11] #4344 – Egyptian TV Hosts Criticize Hamas Leaders: We Are Sick and Tired of You
http://www.memritv.org/clip/en/4344.htm

[12] Premio innoble de la paz – Gustavo D. Perednik
http://www.nodulo.org/ec/2012/n120p05.htm

[13] Por ejemplo: terroristas y civiles. Muertos en combate y muertos por daño colateral sin ser deliberadamente abatidos.

[14] Que se diga que merecen morir no significa que Israel vaya a matarlos o deba hacerlo sí o sí. Por eso se habla de merecimiento, en el sentido de que si terminan muertos, es porque se lo buscaron, porque hicieron “méritos” para terminar así. Significa que no debería haber reparos si su muerte “no les mueve un pelo” en lo sentimental a los defensores de Israel.
Si votaste por Hamas, lo apoyaste, y después te usaron de escudo humano, contribuiste para terminar como terminaste.

[15] Chequear: La exposición de la destrucción – Ezequiel Eiben
http://ezequieleiben.blogspot.com.ar/2011/09/la-exposicion-de-la-destruccion.html

[16] Ver para mayor información: Los palestinos lo planearon con anticipación – Ezequiel Eiben

http://diariojudio.com/opinion/los-palestinos-lo-planearon-con-anticipacion/13351/

[17] Nuevas señales de sintonía entre la Argentina e Irán – Mariano Obarrio
http://www.lanacion.com.ar/1512045-nuevas-senales-de-sintonia-entre-la-argentina-e-iran

[18] Atentado terrorista contra la mutual judía situada en Buenos Aires por el cual funcionarios iraníes tienen pedido de captura internacional y están señalados como responsables del hecho

[19] Leer: Preguntas a Pichetto – Ezequiel Eiben
http://diariojudio.com/opinion/preguntas-a-pichetto/45312/

[20]https://www.facebook.com/CSWLA/photos/a.310889052278661.84214.277465785620988/792485730785655/?type=1

[21] Argentina condena la violencia en la Franja de Gaza e Israel
https://www.mrecic.gov.ar/argentina-condena-la-violencia-en-la-franja-de-gaza-e-israel

[22] Cabre preguntarles a los judíos kirchneristas, qué están esperando para abandonar a esos delincuentes. Si no lo hacen por la República, en vía de extinción bajo la tiranía oficialista, por lo menos podrían hacerlo por su identidad judía.

[23] Entre los liberales argentinos, uno de los que mejor entendió e interpretó la guerra que pelea Israel por su supervivencia y en nombre de los valores de la libertad. Lamentablemente, no todos los liberales lo vieron así, y varios calumniaron a Israel con los mismos artilugios que emplea la extrema izquierda, exhibiendo elocuentemente la ceguera y la obsesión que pueden afectar a los críticos cuando del Estado Judío se trata.

[24] https://www.facebook.com/pedro.benegas.94/posts/831202890237694

[25] En este punto puede darse con frecuencia que tilden de fanático al interlocutor y le espeten que sus propios comentarios son los que hacen que alimentan la verdadera judeofobia. Pero frente a esto, hay que tener en cuenta que la judeofobia ya existe desde hace milenios; no hace falta alimentarla para que esté. Y si los judíos nos tenemos que dejar de defender porque alguno puede sentirse ofendido, y porque se puede disparar la judeofobia latente a la espera de caldo de cultivo, ya estamos muertos de entrada.

[26] Aquí no cabe dar un paso atrás. El día que tenga que pedir perdón por advertir judeofobia y doble estándar en argumentos de una persona contra Israel, será un día nefasto. Afortunadamente para mí y el resto de los defensores de Israel, y desgraciadamente para los anti-israelíes, ese día no es hoy.
Es más,  hay que saber que sus reacciones pueden deberse al hecho de encontrarse sorprendidos; están acostumbrados a hablar sin saber de Israel, sin entender del tema, o agredir en forma gratuita, y de repente y al fin alguien se les planta y les contesta. No pueden creer que ya no sigan desparramando habladurías con impunidad moral.

[27] Es más fácil para la consciencia de la persona que no quiere admitir lo que sus posiciones implican, acusar falsamente de incapaz de debatir o de ser falaz al sujeto contrario, en vez de admitirse a sí misma su deshonestidad intelectual. Por ejemplo, en lo que vimos respecto del modo de presentar los hechos para que se adecuen al políticamente correcto “que desastre” que viene a continuación de la exposición.

[28]https://www.facebook.com/idfonline/photos/a.250335824989295.62131.125249070831305/806952325994306/?type=1

[29] Con Israel y por el triunfo – Ezequiel Eiben
https://elrejunteil.wordpress.com/2012/11/18/con-israel-y-por-el-triunfo/

[30] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[31] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[32] La operación contra Hamas evita un genocidio en Israel
http://unitedwithisrael.org/es/la-operacion-contra-hamas-evita-un-genocidio-en-israel/

[33] Hamás mató a 160 niños palestinos para construir sus túneles de terror http://www.unidosxisrael.org/hamas-mato-a-160-ninos-palestinos-para-construir-sus-tuneles-de-terror/#sthash.mYN8iL3J.dpuf

[34] La operación Margen Protector en números
http://www.idfblog.com/spanish/la-operacion-margen-protector-en-numeros/

[35]https://www.facebook.com/IDFspanish/photos/a.529236180436829.141839.527237257303388/912610058766104/?type=1&theater

[36] Embajador palestino en Irán: “La aniquilación de Israel ya comenzó”
http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Diplomacia/59680/

[37] Como se desprende de la declaración, quieren una victoria total sobre Israel para que este deje de existir. No una mera guerra para que después haya armisticio y paz con el Estado Judío.

[38] Mentira típica de que el nacimiento de Israel se debe a Estados Unidos; y teoría conspirativa falsa de que Israel planea mediante sus sucesivos gobiernos expandirse hacia tierra que actualmente controlan musulmanes. Se recurre a la idea de las proporciones del Israel bíblico para victimizarse.
Más allá de palabras equivocadas en bocas sucias, en términos de soberanía política, como se maneja el concepto hoy en día, Israel debiera tener más tierras que las que actualmente posee. Las circunstancias y voluntades políticas llevaron a otra cosa.

[39] Resistencia y lucha armada son dos eufemismos comunes que emplean los palestinos para referirse a terrorismo contra israelíes.

[40] Hamas recibió de parte de Irán para combatir a Israel, misiles Fajr-5 y drones Ababil.

[41] CNN: Jake Tapper desarma a la entrevistada palestina con la verdad
http://www.youtube.com/watch?v=CObZbS-8oDc

[42] Mentira típica difundida por los difamadores de Israel, que consiste en hacer pasar medidas preventivas y de seguridad que adopta Israel para evitar actos de terrorismo, por una especie de encarnizadas determinaciones con el propósito de someter al grueso de la población palestina. Los difamadores cambian el foco (en vez de terrorismo, castigo colectivo) y la intención (en vez de defensa, perjudicar a todos los palestinos).

[43] En referencia a los chicos secuestrados y asesinados por islamistas palestinos.

[44] Ella defiende a Hamas y lo que Hamas hace. Hamas se toma a pecho su recomendación de poner a los civiles en el centro de esto, y por eso usa civiles como escudos humanos, dispara desde zonas residenciales llenas de civiles hacia zonas civiles, y se camufla entre civiles. Sin duda, estos personajes palestinos quieren civiles en el centro.

[45] Hipócrita. Defender a Hamas y proteger civiles es mutuamente excluyente.

[46] Es el caso. Solo que pretende ocultarlo para no tener que admitirlo. Al parecer, piensa que no quedaría bien ante ojos occidentales decir en televisión que en el fondo, ella no condena la utilización de escudos humanos.

[47] Mentira. Muchos quieren morir, para hacer realidad la doctrina del “martirio”. La muerte como mártires de Allah los lleva a un paraíso con 72 vírgenes.

[48] Jóven árabe asesinado luego de conocerse la noticia de los tres jóvenes israelíes asesinados. La policía israelí detuvo seis judíos sospechosos. Tres confesaron haber participado en el asesinato. Se los acusó de haber cometido un crimen con motivo nacionalista. La enorme mayoría de la sociedad israelí reaccionó condenando el asesinato y exigiendo juzgamiento a los criminales.

Piensa el ladrón que todos son de su condición (sobre payasos, hipócritas y la obsesión zurda con Israel)

El orgullo de ser «genocida»

genocidas

por Alberto Mazor

Cinco líderes del Mercosur, Cristina, Dilma, Pepe, Evo y Nicolás, acusaron a Israel en Caracas de llevar adelante «una política genocida contra el pueblo palestino» sin siquiera mencionar a Hamás.

Confieso que estos cinco mandatarios plenamente identificados con los valores de la «revolución bolivariana» (a Pepe lo conocí personalmente y lo admiro), hicieron que yo, nieto, sobrino y primo de una gran cantidad de víctimas del Holocausto nazi – nunca pude saber cuántas -, por primera vez, me sienta orgulloso de ser «genocida».

Hacen ya varias decenas de años que escribo sobre el conflicto entre israelíes y palestinos sin miedo de ahorrar críticas hacia unos y otros. Pero en esta oportunidad, ¿cómo explicarán estos señores y señoras que por primera vez en todo el mundo árabe nadie sale a las calles para protestar contra Israel?

¿Cómo explicarán que hace un mes atrás, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, condenó abiertamente a Hamás y lo acusó de traidor a la causa en un foro económico en Arabia Saudita?

¿Cómo explicarán que la Liga Árabe acusó a Hamás – no a Israel – de cometer crímenes de guerra?.

¿Cómo explicarán que ni Egipto ni Jordania llamaron a sus embajadores para «consultas», tal como lo hicieron Ecuador, Perú, Nicaragua y Chile?

¿Cómo explicarán que Egipto declaró a Hamás, brazo de los Hermanos Musulmanes, «organización terrorista»?.

¿Cómo explicarán Cristina Fernández y Héctor Timerman que alertaron a Israel de «tener cuidado» con los 5 o 10 argentinos que prestan servicios humanitarios en Gaza, pero se «olvidaron» de advertir a Hamás, que lanzó casi 3.000 misiles en tres semanas sobre todo Israel, de «tener cuidado» con los más 100.000 argentinos que viven en el Estado judío, de los cuales cientos de ellos son eximios médicos que no dudan en tratar durante años a miles de palestinos de Gaza, Cisjordania (terroristas incluidos) y sirios, heridos por las guerras interminables contra nosotros o contra ellos mismos, o simplemente enfermos graves, como lo hicieron recientemente con la esposa del propio Abbás en el centro médico más moderno del país?.

¿Cómo explicarán que mientras en cuatro semanas del conflicto «Margen Protector» murieron en un «genocidio» (desgraciada y lamentablemente),1.400 palestinos, sólo en esta semana perdieron la vida 1.700 sirios, que cinco de los líderes de Mercosur ni siquiera nombraron en su «declaración», mientras el venezolano Maduro, corre ve y dile de Chávez, elogiaba a Hamás y volvía a manifestar su «apoyo total» a Assad, responsable directo por la muerte de casi 200.000 personas (25.000 niños), cientos de ellas por el uso de armas químicas?.

¿Cómo explicarán el «éxito» del memorándum firmado entre Argentina e Irán, del cual surgió la notable «Comisión de la Verdad» que debe investigar y llevar a la Justicia a los sospechosos del atentado a la AMIA, del cual, después de 20 años, todavía no hay nadie encarcelado?

¿Cómo explicarán que el escritor «genocida» israelí, Amós Oz, haya afirmado que «en vista de los continuos ataques con cohetes de Hamás contra civiles israelíes, no hay otra alternativa que una operación militar en Gaza».

¿Y cómo explicarán que en un momento de suma inspiración bolivariana, el Comandante Chávez le regaló al «libertador» Muammar Gaddafi, nada más y nada menos que el sable de Simón Bolivar, mientras éste, seguramente, se revolvía en su tumba y volvía a exclamar: «¡Aré en el mar!».

Pero como siempre, en Sudamérica, hay una luz. Paraguay, mientras lo dejaron, así lo fue. Y también en esta oportunidad no pudo levantar su mano a favor de semejante barbaridad. Aunque deberá cuidarse y mucho. A este paso, Cristina, Pepe y Dilma, inspirados por la sabiduría histórica y los intereses económicos de personajes siniestros como Bartolomé Mitre, Venancio Flores y Luís Alves de Lima e Silva (Duque de Caxías), podrían organizar la segunda versión de la «Guerra de la Triple Alianza».

Fuente: Israel en línea

Israel podía haber desaparecido en 2014. Gracias a Eyal, Naftali y Guilad, se salvó. BARUJ HASHEM

Durante doce años el Hamás estuvo construyendo una red subterránea que sería utilizada para transportar a sus tropas desde Gaza y conquistar Israel. Lo hicieron a costa de mucho dinero, tiempo, toneladas de cemento que pudo haber sido utilizado para construir escuelas, mezquitas y hospitales, además de vidas humanas (160 niños palestinos murieron solamente en la construcción de los túneles). Pero por una jugada del destino, nada salió como se esperaba y el plan les falló. En unos pocos días los túneles del terror que quedan en la frontera serán destruidos. Ahora Israel debe su existencia a tres adolescentes.

Traducción del hebreo…

Publicado por Avri Gilad
Análisis de la situación: El estado de Israel se vio frente al primer peligro de
existencia después de la guerra de independencia.
Los tres jóvenes secuestrados, con su muerte, salvaron al Estado de Israel.
Decenas de cuevas de ataque que terminan dentro de los montes del sur no
son cuevas de “terror”, son la red para la conquista terrestre de Israel.
Si no nos hubiésemos sorprendido con una respuesta fuerte al secuestro de
los jóvenes, el Hamas con la sincronización que le hubiese convenido, habría
enviado miles de terroristas por medio de esos túneles hacia la conquista de
los montes y las bases militares del sur. Muchos miles de “soldados”
disfrazados de Tzhal (soldados de Israel), matan, conquista y secuestran
mientas que el Ejército de Israel no da a tiempo para responder. En paralelo
tiran centenas de miles de misiles al centro del país y acallan el poder de
organización de un contraataque Israelí
A que esperaron?
Tal vez a un día lluvioso, o tal vez, a que el Hizbolla se recupere para
coordinar con ellos un ataque en conjunto con misiles del norte y cuevas
cavadas también desde el norte.
En Israel, con una situación como la descripta, se producirían decenas de
miles de muertes y la construcción de una defensa precaria, a nivel de
barrios y calles. Todo esto suponiendo que los árabes de Judea y Samaria y
parte de los árabes israelíes, no se unan a éste ataque de conquista.
Queda claro que ataques de respuesta de la aviación israelí no servirían de
nada cuando todos están escondidos bajo tierra riéndose todo el camino a
Jerusalem. En el mejor de los casos entrarían las fuerzas de la paz de las
naciones unidas a desmilitarizar a Israel, las armas atómicas y todo sueño
de un estado judío se hubiese deshecho por unos miles de años mas.
Nos salvamos por dos cosas que ellos no esperaban porque tampoco
nosotros las esperábamos:
No esperaban que el secuestro de los tres chicos, una al pueblo judío,
de manera lleve a una acción militar que devuelva a los terroristas liberados a
la cárcel, y prepare al país para una entrada terrestre a Gaza. Y no creyeron
que la “cúpula de hierro” funcionase.
En otras palabras, todos, tanto de la derecha como de la izquierda,
despreciamos a la retórica islamo-psicológica que llama a conquistar
Jerusalem, pasamos por alto la determinación de los psicópatas de Siria e
Irak, y no quisimos entender que ellos construyeron un sistema militar
inteligente, fuerte y en la practica perfecto y casi sin errores para aplastar al
estado de Israel.
Vimos todos como salían diez combatientes de una cueva en el sur. Que
evita que doscientos de esos salgan bajo la misma orden de una misma
cueva y de otros miles de otras cuevas? a la vez, decenas de grupos
comando entrando por el mar y misiles aterrizando en el centro del país?
La verdad es que si no hubiesen en este momento decenas de miles de
soldados en el sur, ninguna cosa hubiese evitado el próximo paso para
completar el sueño islámico para destruir la entidad sionista y marchar a
Jerusalem.
Eyal, Naftali y Guilad, con su muerte salvaron al estado de Israel, su libertad
y nuestras vidas.
Dani Gold, desarrollador de la Cúpula de Hierro, que sea bendecido con larga
vida.
Y a todos los soldados: los queremos y los abrazamos sin fin. Junten fuerza
y valentía: todo el pueblo judío, todo el mundo, y todo el mundo Islámico
sano, reza por el aplastamiento de los locos; si! también Abu Mazen.
Por el mérito de los jóvenes secuestrados los agarramos con los pantalones
bajos, en el momento y en la situación menos esperado por ellos. El Estado
se salvó y ahora es momento de que los asesinos paguen la cuenta, hasta el
último de ellos.
Una palabra mas para los civiles de Israel, ustedes cuando escuchen una
sirena de alarma, entren al refugio y sonrían. Escuchan un “bum” (de la
cúpula de hierro derribando misiles) y rían a carcajadas. Estos sonidos con
los alaridos de la frustración de los psicópatas de Gaza por el fracaso de su
plan maestro para la destrucción de Israel, que fue revelado en estos días.
Cada daño que nos ocurre en estos momentos, es como si nada comparado con lo que hubiese podido ocurrir.

 

A %d blogueros les gusta esto: