Financiamiento europeo a terroristas palestinos

Eurodiputado polaco cuestiona a Ashton, de la UE, sobre el dinero de los contribuyentes de la UE ‘ayudando a financiar a terroristas palestinos’

El eurodiputado polaco Michal Kaminski dijo que estaba “impactado” por las revelaciones hechas por el escritor Edwin Black de EE.UU. en su último libro ”Financiando las Llamas”, acerca de cómo el dinero de EE.UU. y Europa que ingresa en la Autoridad Palestina está financiando el terrorismo.

por: Yossi Lempkowicz

Fuente: ejpress.org

Michal-Kaminski

BRUSELAS (EJP) — Un miembro polaco del Parlamento Europeo dijo que tiene la intención de cuestionar a la jefa de política exterior de la UE, Catherine Ashton, sobre la noticia de que los contribuyentes de la UE están ayudando a financiar a terroristas palestinos.

Michal Kaminski, un miembro del grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ERCR), dijo que estaba “impactado” por las revelaciones hechas por el escritor de investigación estadounidense, Edwin Black en su último libro “Financiando las Llamas” acerca de cómo el dinero de EE.UU. y Europa que ingresa en la Autoridad Palestina (AP) financia un específico programa de terrorismo administrado por el ”Ministerio de Prisioneros” de la Autoridad Palestina, de conformidad con una ley denominada ‘ley del prisionero’, que crea sueldos mensuales para terroristas convictos, que se incrementan según la cantidad de personas que son asesinadas .

“Si un terrorista en Israel comete un acto de terrorismo, si hace estallar un autobús o apuñala a un hombre en un centro de turismo, recibe inmediatamente un sueldo oficial de la Autoridad Palestina. Estos sueldos representan el 6 por ciento de todo el presupuesto de la AP”, dijo Edwin Black, quien presentó su libro a los miembros del Parlamento de la UE en Bruselas esta semana, dijo European Jewish Press.

“Esto es abierto, no es negado y obtienen cientos de millones de dólares de la UE y de contribuyentes de Estados Unidos. Estoy instando a la UE a detener inmediatamente todos los pagos a la AP hasta que rescinda este programa”, agregó.

”Mi libro trata sobre el fuerte uso de dinero exento de impuestos, tanto de caridad como público, para promover una cultura de confrontación e incluso de terrorismo en Israel. El público que quiere que sus dineros provenientes de impuestos sean utilizados para promover la paz y la reconciliación está, en realidad, haciendo exactamente lo contrario, están pagando por actos específicos de terrorismo y están pagando a organizaciones para promover el odio”, dijo Black, que citó en particular a organizaciones exentas de impuestos como el New Israel Fund, la Fundación Ford y la George Soros Open Socitey.

“Le formularé a la señora Ashton una cuestión parlamentaria preguntando acerca de la reacción de la Unión Europea acerca de los hechos que fueron expuestos en este libro. Porque los hechos son realmente impactantes”, dijo el eurodiputado Michal Kaminski.

“Por desgracia, hay mucha gente en el Parlamento Europeo que no ve la verdad. La verdad es que el único aliado confiable de Europa en Medio Oriente es Israel”, agregó.

La semana pasada, la Autoridad Palestina anunció que asignará $46 millones adicionales (33,6 millones de euros) al año a los prisioneros liberados, incluyendo cientos de asesinos de civiles, según un informe de Palestinian Media Watch (PMW).

El anuncio oficial fue efectuado por el Ministro de Prisioneros de la AP, Issa Karake, quien dijo que el gobierno de la AP ha aprobado una regulación de la Ley de Prisioneros que “tiene que ver con la mejora de las condiciones de los prisioneros liberados”.

“La mayoría de los países occidentales tienen leyes y reglamentos que prohíben el apoyo a terroristas o ex terroristas. A pesar del hecho que EE.UU., Gran Bretaña, Holanda, Noruega, Suecia y otros han debatido, propuesto, estos países, a pesar de sus leyes y su oposición, siguen financiando el presupuesto general de la AP, pagando así a terroristas decenas de millones de dólares en concepto de sueldos y otros pagos.

http://www.ejpress.org/index.php?option=com_content&view=article&id=48094&catid=12

Traducido para porisrael.org por José Blumenfeld

Anuncios

El atroz engaño de Hassan Rohani

Por Julián Schvindlerman

Libertad Digital / El Medio (España) – 18/2/14

http://www.libertaddigital.com/opinion/julian-schvindlerman/el-atroz-encanto-de-hasan-ruhani-70768/

Todo el pueblo iraní debería sentir que hay justicia. Justicia significa igualdad de oportunidades. Todas las etnias, todas las religiones, incluso las minorías religiosas, deben sentir la justicia. ¡Larga vida a los derechos civiles!­ -Hassan Rohani, 11 de abril de 2013.

He intentado defender el derecho legítimo que toda persona en este mundo debería tener, que es el derecho a vivir libremente con derechos civiles completos. Con todas estas miserias y tragedias, nunca he usado un arma para luchar contra crímenes atroces excepto la pluma -Hashem Shaabani, 11 de junio de 2013.

Si el presidente de la República Islámica de Irán y el joven poeta defensor de los derechos humanos árabe-iraní  arriba citados coincidían en lo relativo a la protección de los derechos civiles universales, entonces ¿por qué el primero firmó una orden de ejecución contra el segundo?

Esta es una pregunta que deberían hacerse el Presidente Barack Obama, la Canciller Angela Merkel, la Alta Representante para los Asuntos Exteriores de la Unión Europea Chaterine Ashton y los demás involucrados en el diálogo con Irán. No plantearla es dar un pase libre a las terribles violaciones a los derechos humanos que acontecen sin pausa en la nación persa.

Hashem Shaabani era un poeta de treinta y dos años, tenía una maestría en ciencia política, enseñaba literatura árabe en escuelas iraníes, organizaba “festivales de la paz”, publicaba sus poemas online y era fundador del Instituto del Diálogo con la finalidad de promover la cultura árabe en su país natal. Para el régimen iraní él esparcía la corrupción en la Tierra y luchaba contra Dios. Acusado de esos cargos bizarros fue condenado a muerte y ahorcado en una prisión el mes pasado. “Comencé mi travesía elevando mi pluma contra la tiranía que esclaviza y encarcela mentes y pensamientos, colonizando las mentes del pueblo antes de colonizar sus tierras y destruyendo los pensamientos del pueblo antes de destruir su región” escribió desde su celda, poco antes de que el régimen ayatollah terminara aniquilando su propia vida. “Es importante que las centrifugadoras giren, pero las vidas de las personas debieran andar también” exclamó Rohani, apenas cuatro días antes de que se hiciese pública la carta de Shaabani. La cita parece no haberlo incluido.

La situación de los derechos humanos en Irán ha sido legendariamente paupérrima, especialmente en los últimos treinta y cinco años de etapa posrevolucionaria. Irán secunda solamente a China en la cantidad de ejecuciones anuales que lleva a cabo, aunque tiene la más alta tasa mundial en términos per cápita. En los rankings de Freedom House -prestigiosa ONG de derechos humanos que monitorea el estatus de los mismos globalmente- Irán sistemáticamente califica en las peores posiciones: en el reporte sobre la calidad de libertad en los países del mundo, Irán está en el nivel 6 en una escala de 1-7, donde 7 es lo más deplorable; sobre 197 países escrutados en materia de libertad de prensa, Irán ocupa el puesto 191; y en lo referido a censura en la internet, Irán es evaluado como el más represor en una constelación de sesenta países que incluye a Cuba, Siria y Sudán. La catástrofe humanitaria en la Tierra de los Ayatollahs abarca la persecución a disidentes políticos, periodistas independientes, artistas y miembros de las minorías religiosas, étnicas y sexuales.

Poco ha mejorado, si algo, desde que Hassan Rohani fue electo y asumió el poder el año pasado.

En los últimos seis meses que él lleva gobernando, alrededor de trescientos iraníes fueron ejecutados, lo cual al ritmo actual preservará la cantidad de ajusticiamientos anuales del año anterior, que superó los seiscientos. En su campaña electoral, Rohani prometió liberar a todos los prisioneros políticos del país y al mes de asumir funciones puso en libertad a quince conocidos activistas encarcelados; pero cerca de ochocientos todavía permanecen tras las rejas. Los líderes del Movimiento Verde -Mehdi Karroubi y Hossein Mousavi y su esposa Zahra Rahnavard- están bajo arresto domiciliario. En campaña, Rohani prometió mejorar el estatus de la mujer y de las minorías étnicas y religiosas, sin embargo su gabinete excluyó a las mujeres en tanto que los Bahais, los sufistas y los cristianos siguen siendo acosados por el régimen. Astutamente, el presidente iraní designó a una mujer para un rol muy visible como es el puesto del vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, pero a excepción de ese y otro par de casos el papel de la mujer en la vida política del país continúa siendo marginal. Las mujeres en general aún deben lidiar con los “custodios de la modestia” de la policía local que les dice de qué manera deben vestirse y cuya presencia en las calles ha crecido el mismo mes que Rohani asumió funciones.  En tanto que el flamante presidente ha efectivamente nombrado a figuras nominalmente moderadas a puestos ministeriales, al mismo tiempo ha elegido para el importante cargo de Ministro de Justicia a Mostafá Pourmohammadi, a quien Human Rights Watch apodó “Ministro de la Muerte” por su responsabilidad en ejecuciones masivas de prisioneros políticos en 1988 y en el asesinato de disidentes ideológicos, dentro y fuera del país, en los años noventa.

Con su sonrisa y sus palabras decorativas, Rohani se ha hecho una imagen de moderado en la corte de la opinión pública internacional. Con la vista puesta en las negociaciones nucleares, los líderes de la Unión Europea y los Estados Unidos -que conocen los hechos- deciden mirar para otro lado. Mientras que el destino de las tratativas diplomáticas seguirá siendo incierto, en materia de derechos humanos hay algo bastante claro: nada mejorará para los iraníes oprimidos si el mundo sigue callando.

Diez razones contra el boicot a Israel

Por Alan M. Dershowitz

Como firme defensor de la solución de dos Estados y crítico ante la política de asentamientos israelí, me siento especialmente consternado ante los intentos de imponer boicots, desinversiones y sanciones (BDS) a Israel y nada más que a Israel, pues el movimiento BDS hace que resulte más difícil alcanzar una solución pacífica al conflicto de Oriente Medio, algo que exige un compromiso por todas las partes.

El movimiento BDS es enormemente inmoral, amenaza el proceso de paz y desincentiva a los palestinos para que accedan a una solución razonable. He aquí diez razones de peso por las que este movimiento es inmoral y resulta incompatible con los actuales intentos de alcanzar un acuerdo definitivo:

1. BDS atribuye de forma inmoral a los israelíes toda la culpa por la continuada ocupación y por la política de asentamientos. Se niega a reconocer la realidad histórica de que, al menos en tres ocasiones, Israel ofreció a acabar con la ocupación, y esas tres veces los dirigentes palestinos, apoyados por su pueblo, se negaron a aceptar las propuestas. En 1967 desempeñé un pequeño papel en la elaboración del borrador de la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual establecía la fórmula para acabar con la ocupación a cambio del reconocimiento del derecho de Israel a existir en paz. Israel aceptó dicha resolución, mientras que los palestinos, junto a todas las naciones árabes, se reunieron en Jartum y pronunciaron los famosos tres noes: no a la paz, no a la negociación, no al reconocimiento. No hubo intentos de boicot, sanción o desinversión contra esos árabes que decían que no. En 2000-2001 el primer ministro israelí, Ehud Barak, ofreció, junto al presidente norteamericano, Bill Clinton, la creación de un Estado palestino y el fin de la ocupación. Yasser Arafat rechazó dicha proposición, rechazo que muchos líderes árabes consideraron un crimen contra el pueblo palestino. En 2007 el primer ministro israelí, Ehud Olmert, ofreció a los palestinos un acuerdo aun más ventajoso, al que no respondieron. No hubo amenazas de BDS contra quienes rechazaron las propuestas de paz israelíes. Ahora se están llevando a cabo unas negociaciones en las que ambas partes realizan ofertas e imponen condiciones. En estas circunstancias, resulta inmoral culpar únicamente a Israel y dirigir un movimiento de boicot, desinversión y sanciones únicamente contra el Estado nacional del pueblo judío, el cual ofreció en tres ocasiones acabar con la ocupación a cambio de paz.

2. BDS, sobre todo en Europa y en algunos campus universitarios norteamericanos, anima a los palestinos a rechazar soluciones de compromiso al conflicto. Hay quien, desde dentro de la dirección palestina, me dijo que cuanto más se resistan hacer las paces, más poderoso se volverá BDS contra Israel. ¿Por qué no esperar a que el movimiento refuerce su posición en las negociaciones, para que así no tengan que llegar a un compromiso renunciando al derecho de retorno, accediendo a un Estado desmilitarizado y haciendo otras concesiones, necesarias para la paz, pero difíciles de aceptar por parte de algunos palestinos? BDS está dificultando una solución pacífica.

3. BDS es inmoral porque sus dirigentes nunca estarán satisfechos con la clase de solución de dos Estados que resulta aceptable para Israel. Muchos de sus líderes no creen en el concepto de Israel como Estado nacional del pueblo judío. El principal dirigente de BDS, Omar Barguti, declaró reiteradamente su oposición al derecho de Israel a existir como Estado nacional del pueblo judío, incluso en las fronteras de 1967. Por lo tanto, la dirección del movimiento se opone no sólo a la política de ocupación y asentamientos de Israel, sino a su misma existencia.

4. BDS es inmoral porque viola el principio fundamental de los derechos humanos; es decir, «primero los que están peor». Israel es uno de los países más libres y democráticos del mundo. Desde luego, es la nación más libre y democrática de Oriente Medio. Sus ciudadanos árabes gozan de más derechos de los que los árabes tienen en cualquier otro lugar del mundo. Forman parte del Parlamento, del Poder Judicial, del servicio exterior, del mundo académico y del de los negocios. Son libres de criticar a Israel y de apoyar a sus enemigos. Las universidades israelíes son viveros de retórica, de posturas e incluso de enseñanzas antiisraelíes. Israel tiene un magnífico expediente en lo relativo a derechos de la mujer, derechos de los homosexuales, derechos medioambientales y otros derechos que apenas existen en muchas partes del mundo. Además, su historial en lo referente a evitar víctimas civiles mientras combate contra enemigos que ocultan a sus soldados entre los civiles no tiene comparación con ningún otro en el mundo actual. La situación en Cisjordania, evidentemente, es otra, debido a la ocupación, pero hasta los árabes de Ramallah, Belén y Tulkarem tienen más derechos humanos y políticos que la gran mayoría de los árabes del mundo en la actualidad. Además, cualquier judío, musulmán o cristiano que no esté conforme con acciones israelíes puede manifestar su disconformidad ante los tribunales y ante los medios de comunicación, tanto en el país como en el extranjero. Esta libertad no existe en ningún Estado árabe, y tampoco en muchos países no árabes. Pero Israel es el único país amenazado actualmente con boicots, desinversiones y sanciones. Cuando una sanción se dirige sólo contra un Estado que goza de uno de los mejores expedientes en materia de derechos humanos, y esa nación resulta ser el Estado del pueblo judío, debe considerarse la sospecha de intolerancia.

5. BDS es inmoral porque perjudica a quien no debe: perjudica a los trabajadores palestinos que perderán sus empleos si se imponen sanciones económicas a las empresas para las que trabajan. Perjudica a artistas y académicos, muchos de los cuales son las principales voces a favor de la paz y del fin de la ocupación. Perjudica a quienes padecen enfermedades en todo el mundo, que podrían beneficiarse de la medicina israelí y de la colaboración entre científicos israelíes y de otros países. Perjudicar a la industria tecnológica de vanguardia mundial, porque Israel contribuye, de manera desproporcionada, al desarrollo de esa tecnología que mejora la calidad de vida.

6. BDS es inmoral porque anima a Irán – el principal promotor del terrorismo internacional – a lanzar a sus peones, como Hezbolá y Hamás, contra Israel, con la esperanza de que, si éste respondiera a los ataques con misiles, aumente la presión a favor del boicot, la desinversión y las sanciones, como ocurrió cuando Israel respondió a los miles de cohetes lanzados desde Gaza entre 2008 y 2009.

7. BDS es inmoral porque aleja la atención mundial sobre injusticias mayores, como el genocidio. Al centrarse de forma desproporcionada en Israel, la comunidad pro derechos humanos concede una atención desproporcionadamente menor a otras ocupaciones, como las que realizan China, Rusia y Turquía, y a otros desastres humanitarios, como el de Siria.

8. BDS es inmoral porque promueve ideas falsas respecto al Estado nacional del pueblo judío, exagera sus defectos y, así, promueve una nueva modalidad del prejuicio más viejo del mundo: el antisemitismo. Por lotanto, no resulta sorprendente que BDS aparezca en páginas de internet neonazis, negacionistas del Holocausto y en otras webs abiertamente antisemitas, ni que sea promovido por algunos de los odiadores más destacados del mundo, como David Duke.

9. BDS es inmoral porque refleja y promueve el doble rasero para juzgar y responder a las violaciones de los derechos humanos. Al exigirle más a Israel, el Estado nacional del pueblo judío, espera menos de otros Estados, pueblos, culturas y religiones, y así materializa una forma de racismo colonial y de prejuicio inverso que perjudica a las víctimas de las violaciones de derechos humanos cometidas por otros.

10. BDS nunca logrará sus objetivos. Ni el Gobierno ni el pueblo de Israel se rendirán ante los medios de extorsión implícitos en el BDS. No adoptarán – ni deberían adoptar – decisiones importantes relativas a la seguridad nacional y a la de sus ciudadanos basándose en amenazas inmorales. Además, si Israel comprometiera su seguridad ante tales amenazas, el resultado serían más guerras, más muertes y más sufrimiento.

Toda la gente de bien que busca la paz en Oriente Medio debería unirse contra el inmoral movimiento BDS. Usen sus voces para exigir que tanto el Gobierno israelí como la Autoridad Palestina acepten un compromiso de paz que asegure la seguridad de Israel y la viabilidad de un Estado palestino pacífico y democrático.

La forma de avanzar no es mediante indecentes amenazas de chantaje, que perjudican más que benefician, sino con negociaciones, compromiso y buena voluntad.

Fuente: Gatestone Institute

Carta abierta a los dirigentes de Intermón-Oxfan

De Compostela a Ierushalaim

Por Pablo Veiga

Me pemito dirigirme a usredes en referencia al abandono por parte de la actriz Scarlet Johanson de su colaboración con Intermón-Oxfan, motivada esa decisión por el contrato con la empresa israelí Soda Stream, poseedora de un fábrica situada en Maale Adumim, a pocos kilómetros de Jerusalén, territorio disputado por las dos partes en este enquistado conflicto Israel-Palestina -más bien, Israel-Mundo árabe musulmán-.

El comunicado emitido por la organización aceptando esa dimisión resulta vago e inexacto, al criminalizar una iniciativa empresarial por –supuestamente- hallarse en un área geográfica usurpada por el Estado Hebreo a los palestinos y, por consiguiente, declarada ilegal a los ojos de ustedes y de muchos otros (todo hay que decirlo).

Por si no lo saben, esa marca que publicita la artista americana, de ascendencia judía por vía materna, genera en la mencionada factoría más de un millar de puestos de trabajo, de los cuales 450 son de árabes con pasaporte israelí y 500 árabes dentro de lo que se entiende por territorio ocupado, es decir, palestinos. Todos ellos con su correspondiente contrato y remuneración en igualdad de condiciones. El producto en ella desarrollado se exporta al resto del mundo, con una aceptación increíble por su innovación y resultado. ¿Les han preguntado a esos trabajadores qué piensan?

Pena que ese celo mostrado por ustedes no se haga ostensivo a otros países de Oriente Medio. Ejemplo, Irán, donde se contempla la pena de muerte por lapidación a personas inculpadas de delitos tales como el adulterio o la homosexualidad. O esos Estados emergentes como Qatar o Emiratos Árabes, donde miles de trabajadores del sudeste asiático se hallan en un régimen de cuasi esclavitud.

No estaría de más que Intermón-Oxfan y otras ONGs se movilizaran a favor de estos colectivos para mejorar su precaria y lamentable situación. O preguntarse qué ha hecho la Autoridad Nacional Palestina con los miles de millones de euros y dólares enviados desde Occidente. Sería interesante conocer la respuesta. Ojalá lo hubieran usado para generar empleo como Soda Stream.

A la hora de realizar campañas de boicot, deberían pensar con qué tecnología se desarrollan muchos de los avances en comunicaciones, sanidad, agricultura y otros. Porque si son coherentes, deberían prescindir de sus teléfonos móviles o del correo electrónico, cuyo germen se halla -¿dónde?- en Israel.

Porque aludir a los asentamientos israelíes como razón de la pobreza y miseria de los palestinos es reduccionista y equivocado. Así como hablar de racismo y apartheid. Desde el nacimiento de Israel en 1948 hasta la Guerra de los Seis Días en 1967 no existía ningún asentamiento, ni en Gaza ni Cisjordania. Y no hubo paz, si no todo lo contrario.

Los países árabes mantenían esa idea peregrina de aniquilar a los judíos y echarlos al mar. De Gaza se desmantelaron todos los asentamientos; ocho mil colonos fueron desalojados. Miles de cohetes han sido lanzados por Hamás a territorio israelí desde entonces. La noticia es cuando el ejército de Israel contesta a esas agresiones.

El famoso muro surgió tras campañas sangrientas de atentados terroristas indiscriminados. Tras su construcción, cesaron.

En fin, prescinden de Scarlet Johanson. A partir de ahora, mi humilde colaboración con Intermón-Oxfan es historia. Bien que lo lamento. Con su actuación poco ayudan a solucionar un conflicto que solamente desde el diálogo entre las dos partes se podría resolver y no con absurdos boicots.

* El autor es socio de AGAI (Asociación Galega de Amizade con Israel)

FUENTE – AURORA-VEIGA-CARTA ABIERTA-12/02/14

La verdad sobre la ONU

D’s decide el resultado de las batallas, a Él le pertenece toda la gloria

El plan de Irán para destruir Israel

El plan de Irán para destruir Israel

Una respuesta a la predicción iraní sobre la eventual destrucción de Israel con una profecía de las fuentes judías.

por Sara Yoheved Rigler

El gobierno de Irán está muy por debajo de Hollywood cuando se trata de simular escenas de guerra. Hollywood podría haber producido tomas mucho más reales y sofisticadas del bombardeo a las ciudades israelíes de lo que logró la estación estatal de TV de Irán la semana pasada. La única diferencia es que el video de Irán no pretendía ser una película de ficción, sino que intentaba representar una ominosa realidad.
No soy temerosa o aprensiva por naturaleza. Pero después de varios minutos de ver el video iraní que mostraba la simulación de unos aviones de guerra que disparaban hacia el aeropuerto Ben Gurión, hacia las refinerías de petróleo de Haifa y hacia los rascacielos de Tel Aviv, sentí repugnancia. La simulación iba acompañada de música siniestra y sonidos de sirenas, y era intercalada con imágenes reales de médicos israelíes evacuando muertos y heridos de lugares dónde hubo atentados terroristas.
El clímax del video es una lluvia de misiles que destruye Tel Aviv, causando que los rascacielos se derritan como las Torres Gemelas y que se eleven varias columnas de humo en medio del sonar de las sirenas. Sin embargo, por si sólo quienes vivimos en Israel quedamos temblando, el video concluye con un ataque al USS Abraham Lincon, un portaviones estadounidense que se encuentra en el Golfo Pérsico, una reminiscencia de películas como Pearl Harbor.

En el video aparece escrito: “Simulación de la estruendosa reacción de Irán ante el probable ataque de Israel”. Comienza con el Líder Supremo de Irán, el Ayatollah Khamenei, declarando: “Quienquiera que piense en atacar a la República Islámica de Irán deberá estar preparado para recibir las fuertes bofetadas y los puños de acero de las Fuerzas Armadas… Y Estados Unidos, sus marionetas regionales y su perro guardián —el régimen sionista— deben saber que la respuesta de la nación iraní ante cualquier tipo de agresión, ataque o incluso amenaza será una respuesta que los hará colapsar desde dentro”.

Aclaremos esto: Cualquiera que siquiera piense o amenace con atacar las instalaciones nucleares de Irán merecerá el apocalíptico escenario que aparece descrito en el video de forma tan gráfica.

“Del Holocausto aprendimos que si alguien dice que quiere destruirte, debes creerle”.

Traté de hacer caso omiso al video, asumiendo que se trataba simplemente de una bravuconería iraní. Pero en mi mente siguieron resonando las famosas palabras del primer ministro Benjamín Netanyahu: “Del Holocausto aprendimos que si alguien dice que quiere destruirte, debes creerle”.

Es verdad que tenemos a las Fuerzas de Defensa de Israel, que poseen su propio sistema de intercepción de misiles de última generación y un arsenal de misiles para resguardarnos ante cualquier ataque. Y también es verdad que Israel debe hacer todo lo que esté dentro de su poder para proteger a los seis millones de judíos de Israel de la aniquilación, tanto por medio de un ataque nuclear como convencional.
Pero la corta historia que ha tenido el estado moderno de Israel, la cual ha estado llena de guerras, nos ha enseñado una gran lección: Después de la milagrosa victoria de la Guerra de los Seis Días, en la cual las amenazas de destrucción de Nassar fueron transformadas en una sorprendente victoria militar, nosotros acá en Israel, embriagados por el triunfo, nos enorgullecíamos de tener “el mejor ejército del Medio Oriente”. Pero seis años después vino la calamidad de la guerra de Iom Kipur, con tanques sirios pisoteando el norte de Israel y 2.000 de nuestros solados que fueron asesinados. La Torá nos advierte que la actitud exitista que deja de lado a Dios, “Mi fuerza y el poder de mi mano han logrado todo esto”, es un precursor del desastre.
Irán es el nombre moderno de Persia, y esta no es la primera vez que el gobierno Persa hace planes para aniquilar al pueblo judío. La festividad de Purim conmemora los eventos que ocurrieron en los años 357-356 A.E.C. El rey de Persia, incitado por el virrey Hamán, promulgó un decreto de exterminación que debe haber producido en los judíos de ese entonces tanto temor como el video de Irán pretende causar en nosotros.
La respuesta de los judíos fue llorar, ayunar y arrepentirse. La reina Ester, quien secretamente era judía, apeló ante el rey y éste promulgo consecuentemente un segundo decreto, el cual otorgaba a los judíos las facultades para defenderse y matar a sus enemigos. En lugar de aniquilación, los judíos celebraron una gran salvación, la cual conmemoramos cada año en Purim.
La temática de Purim es el repentino y dramático cambio de cierto temor a una sorpresiva redención.
Por lo tanto, me gustaría responder a la predicción iraní sobre la eventual destrucción de Israel con una profecía de las fuentes judías. Los sabios del Talmud predijeron hace 2.000 años (como aparece registrado en el Yalkut Shimoni, Sefer Yeshayahu, capítulo 499): En el futuro, Persia hará la guerra con Arabia, y Arabia irá y pedirá ayuda de Edom (el Occidente). Persia destruirá el mundo, y el mundo estará en caos. La nación de Israel también estará confundida. Pero entonces Dios le dirá al pueblo judío: “No se preocupen. El tiempo para su redención ha llegado. Y esta redención no será como la redención de Egipto (la cual fue seguida de una difícil historia). Esta redención será una redención total”.
Personalmente, pese a que apoyo firmemente la rígida postura que ha tomado Israel para intentar detener el programa nuclear iraní, también estoy intentando arrepentirme y mejorar mis acciones. El judaísmo enseña que el arrepentimiento puede impedir cualquier decreto Divino. Pero ante la falta de un arrepentimiento generalizado, si yo tuviera que elegir entre los nefastos escenarios posibles, mi apuesta se inclinaría por nuestras predicciones para el futuro más que por las predicciones de Irán.

Publicado: 16/2/2014

Fuente: Aish Latino

El New York Times, cómplice del genocidio nazi, sigue atacando al pueblo judío

—————–

Mi comentario:

The New York Times was wrong to identify the true intentions of North Korea, The New York Times was “deadly” wrong in Identifying the true intentions of Hitler in the second World War and the New York Times is always wrong about the Middle East, Why should its report and evaluation of Netanyahu’s speech be different???

I never read the times unless referred by someone for a specific point. I do not consider it an unbiased source of news, an intelligent source of opinion or a creative source of ideas. Besides, their stories are at the ninth grade reading level. Literally. I checked, and you can, too, if you disbelieve. Times keeps begging me for subscriptions, their readership is diminishing; less market for parrots these days.

Did the NY Times also applaud the Munich Agreement in 1938? Because I know they chose not to cover the Holocaust.

It follows a long history of similar distortions, dating back to the1930′s when The New York Times downplayed the Nazi persecution, and later, genocide of European Jews in order to avoid being seen as a “Jewish” newspaper.

Funny. Bolshevik Islamofascist New York Times defends the interests of a regime which chants “DEATH TO AMERICA” in the streets of Tehran, while condemns the country whose existence is threatened by it.

Typical immoral and political perversion of hardcore liberals, always defending the worst causes, always getting wrong (like they did with North Korea). The Times has a long history of supporting even the faintest of hopes when it comes to reconciliation with ruthless dictators.

A %d blogueros les gusta esto: