Cuando la ignorancia es una elección

Para Cristina

En referencia a la intervención de la Presidente de la República Argentina, Doctora Cristina Fernández de Kirchner, en la Tercera Cumbre de países de América del Sur y Países Árabes (ASPA), realizada en Lima recientemente en donde la presidenta argentina comparó la causa palestina con la ocupación colonial británica en Malvinas.

Cuando en las Islas Malvinas, sólo se veían pingüinos, y los ambiciosos y sangrientos aventureros españoles no molestaban aún a los querandíes, que vivían en paz, soberanos y libres, en sus propias tierras; cuando aún los celtas no conquistaban las Islas Británicas, que siglos después serían una colonia romana; cuando en Hispania se hablaban dialectos fenicios y celtíberos, ya entonces nosotros éramos una nación soberana en nuestra tierra, Israel, hablando nuestra lengua hebrea en nuestros campos y ciudades y ya Jerusalem era nuestro magnífico centro nacional administrativo.

No voy a relatarle nuestra muy larga historia, pero le quiero hacer conocer “lo mínimo” para que comprenda hasta qué punto llega su errónea comparación. Ya diez siglos antes de la era común, el Rey Salomón decía: “La muerte y la vida están en poder de la lengua” (Proverbios).

El pequeño Israel no es un país colonial y los llamados “territorios” lo son en disputa, no en ocupación.

No existió jamás una entidad o Estado llamado “Palestina”. Las tierras que los hoy llamados palestinos reclaman son parte de nuestra nación y fueron ocupadas por extranjeros durante largos períodos. Uno de los nombres de ocupación extranjera se lo debemos al emperador romano Adriano (reinó del 117 al 138 después de la era común) que ahogó en sangre, en el año 135, la segunda gran rebelión judía y trajo a nuestra patria, Israel, las tropas de Sixto Julio Severus de Britania (esto sí tenemos en común con el caso Malvinas…) y éstos masacraron a nuestras fuerzas revolucionarias dirigidas por Shimón Bar Kojba e impusieron al país (Israel) el nombre de ocupación de Syria Palaestina (que significa Siria de los Filisteos – pueblo extranjero oriundo del norte del Mediterráneo extinto ¡más de diez siglos antes!). En todo caso, la remito a las escrituras cristianas para ver el nombre de nuestra tierra (Mateo 2:19-21).

A nuestra capital, Jerusalem, Adriano la “refundó” como Aelia Capitolina poniéndole su nombre y el del Capitolio Romano dedicado a Júpiter. Sólo a título ilustrativo, aclaro que los filisteos que llegaron alrededor del siglo 12 antes de la era común, fueron llamados así por la población local. “Filisteo” significa en hebreo “invasor” (no creo que ellos utilizaran este nombre despectivo para sí mismos).

Los ocupantes “de turno” que siguieron a Roma fueron los bizantinos, los árabes (¡sí, los extranjeros de la península arábiga incluyeron a Israel en el imperio musulmán!), los cruzados, los mamelucos, los turcos, los británicos y por fin reestablecimos nuestra soberanía en 1948. Simbólicamente, reubicamos el emblema de la Nación, que expone aún en Roma, el “Arco del Triunfo de Tito” del primer siglo de nuestra era y éste forma parte de nuestro escudo nacional: La Menorá (histórico candelabro de siete brazos).

Israel reconoció el derecho de los “palestinos” a formar su entidad nacional por primera vez en la historia, ya que su presencia en la región es una realidad del último siglo con la que debemos coexistir en paz, con fronteras seguras y reconocidas. Ellos son en nuestra región una realidad nueva como los cubanos en la Florida y los albaneses en Kosovo. No hay ni historia, ni arqueología palestina, pero hoy existen palestinos. Sus áreas fueron ocupadas en 1948 por Transjordania (después Jordania) y Egipto. La OLP fue creada en enero de 1964, cuando los territorios “reclamados” hoy estaban bajo poder jordano y egipcio. Así que la “Palestina” por liberar “era”… Israel. Y ésta es una historia casi actual y demasiado extensa. Es la historia del terrorismo árabe que comenzó muchas décadas antes de que hubiera un renacido Estado de Israel, con las masacres de 1920, 1921, 1929, 1936-1939 y durante los primeros años del Estado judío.

Sra. Presidenta: Por un lado, Argentina reconoce públicamente la responsabilidad iraní en el horrible atentado terrorista que destruyó la AMIA y cercenó las vidas de 85 ciudadanos argentinos; por otro lado disimula usted, en su discurso, la beligerancia del mismo régimen que asesinó y asesina a mansalva, a través de sus redes de terror, y su muy clara política de lograr armas nucleares para destruir a Israel. No es átomo para la paz, Señora, ¡es para la destrucción!

Yehoshua Erlich

Haifa – Israel

Fuente: Correo de lectores publicado en la edición 532 del periódico Comunidades

Aquellos que intentaron cortar el vínculo de Israel con su tierra o exterminarnos en el pasado – llámese Filisteos, Asirios, Babilonios, Amalekitas, Seléucidas, Romanos, Imperio Español, Tercer Reich o Saddam Hussein – ya no existen más. Porque no hay fuerza en el mundo que pueda cortar el lazo entre el pueblo de Israel y su único país. Y a quien intente cortarlo, se le cercenará la mano y la maldición de D’s pesará sobre él a perpetuidad.

Y si quieren enterarse por qué las acciones unilaterales de la Autoridad Palestina en la ONU no acercan la paz y la solución de dos Estados para dos pueblos, aquí hay un breve resumen.

Nada más que agregar

Netanyahu:

“Yo recuerdo el aplauso que recibió el gobierno israelí de la comunidad internacional cuando decidió retirarse unilateralmente de Gaza. Obtuvimos aplausos y luego cohetes. Dejamos Gaza, e Irán entró, exactamente como sucedió en Líbano.

No permitiré que sea establecida otra base iraní, esta vez en Judea y Samaria, a un kilómetro de Jerusalén.

No importa cuantos voten en nuestra contra, no hay fuerza en el mundo que me motivará a comprometer la seguridad de Israel y no hay fuerza en el mundo capaz de romper la conexión de miles de años entre el pueblo de Israel y la Tierra de Israel.”

Está perfectamente claro que la actualización del status de la Autoridad Palestina en la ONU como Estado observador solo tiene valor simbólico y sirve para ejercer una nueva arma contra Israel: terrorismo diplomático. Por ejemplo, denunciando al Estado judío ante la Corte Penal Internacional. Pero no se preocupen. Las medidas unilaterales palestinas que violan los Acuerdos de Oslo y se burlan del proceso de paz, serán respondidas con medidas unilaterales directamente proporcionales por parte de Israel. Básicamente nada cambiará en el terreno. Hasta que el señor Abbas entienda que nunca existirá un Estado palestino independiente a menos que se siente a negociar con Israel sin precondiciones para poner fin al conflicto y se tome enserio las garantías de seguridad vitales de ese país. No hay sustituto a las negociaciones directas. Así de simple.

Al final, no hace ninguna diferencia el qué dirán

Si bien nuestra prioridad es proteger a los ciudadanos israelíes, el gobierno israelí tampoco se puede dejar llevar por la opinión pública dentro del país, porque esta última no cuenta con la información, inteligencia y pragmatismo necesario para saber cuándo es el momento de lanzar la ofensiva final contra Hamás. El gobierno israelí tiene la responsabilidad primordial de servir al pueblo de Israel, pero no seguir sus dictados como si fuera una democracia delegativa. Por el simple hecho de que el pueblo se puede equivocar, no todos están capacitados para tomar decisiones al margen de su sentimiento nacionalista o deseos impulsivos. Todos querían destruir al Hamás ahora y para siempre, pero seguramente no era lo más conveniente, porque todavía no se dio la orden (repito: todavía). Yo confío plenamente en Bibi y sus asesores. Les recuerdo las sabias palabras de Ben Gurión: “No hay que hacer lo que el pueblo quiere, sino lo que el pueblo necesita”. Por el simple hecho de que a veces el pueblo se puede equivocar o no contar con la información necesaria para tomar decisiones trascendentales, sea por temeridad o cobardía. Por ende, el verdadero estadista que trasciende la historia no sigue al electorado ciegamente, sino que guía y toma decisiones, pues está más allá del cortoplacismo y la limitada comprensión del público, en completo contraste con lo que decía Arafat: “Porque soy un líder me dejo arrastrar por los caprichos de la masa”.

Con respecto a lo que piense el resto del mundo… A pesar de que el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, el gobierno israelí y activistas individuales pro-israelíes en el mundo entero, durante los últimos días llevaron a cabo una campaña de relaciones públicas impecable en los programas de noticias y opinión, diarios, televisión, páginas web, foros de Internet, Twitter, Facebook, Youtube, Flickr, Wikipedia, cadenas de email y blogs… al final, lo que piense la opinión pública mundial no importa. Solo importa que Israel haga lo correcto, lo conveniente para sus intereses básicos de seguridad.

El chavista Mercosur

Giro tendencioso de Mercosur contra Israel

Por Ricardo Flesler

Aunque tanto la Unión Europea como el bloque Mercosur de Sudamérica condenaron la última ronda de violencia en Oriente Medio antes del acuerdo de cese de fuego, hubo una enorme diferencia entre sus respectivas posturas: una fue balanceada, la otra resultó vergonzosamente tendenciosa contra Israel.

La Unión Europea, de 27 países, dijo en una declaración que «lamenta profundamente la pérdida de vidas civiles de ambos lados del conflicto entre Hamás e Israel y que todos los ataques deben finalizar de inmediato».

Y agregó que «la Unión Europea condena enérgicamente los ataques con cohetes desde la Franja de Gaza a Israel», y que «Israel tiene derecho a proteger a su población de esa clase de ataques; al hacerlo, debe actuar de manera proporcionada y asegurar la protección de los civiles en todo momento».

En otras palabras, los países europeos explícitamente reconocieron que Israel tiene el derecho de defenderse de los continuos ataques de Hamás, exigiendo al mismo tiempo que no responda de manera desproporcionada.

Días antes, Estados Unidos había emitido un comunicado culpando a «Hamás y otras organizaciones terroristas» de haber iniciado esta última ronda de violencia.

En comparación, la declaración del bloque Mercosur – integrado por Brasil, Argentina, Uruguay y Venezuela – omitió toda referencia al derecho de Israel a defenderse. Lo manifestado por el bloque sudamericano expresaba «preocupación por el uso desproporcionado de la fuerza» – una clara referencia a Israel – y pedía la inmediata finalización de la violencia. La misma no mencionó la escalada de ataques con cohetes de Hamás en los últimos meses.

Desde 2005, los terroristas de Hamás dispararon más de 10.000 misiles contra Israel desde la Franja de Gaza, incluyendo 2.000 este año, perturbando la vida cotidiana de más de tres millones de personas que viven en el sur y centro de Israel, según las Fuerzas de Defensa del Estado hebreo.

Este año, por primera vez, los misiles de Hamás – suministrados en gran parte por Irán – alcanzaron a Jerusalén y Tel Aviv. Israel advirtió que Hamás lanza misiles desde áreas densamente pobladas de Gaza, cercanas a mezquitas, hospitales, escuelas y hoteles, usando a civiles como escudos humanos.

La declaración del Mercosur también indica que sus países miembros «expresan su apoyo a la solicitud del Estado de Palestina de obtener un banca en las Naciones Unidas como país observador en el voto de la Asamblea General previsto para el 29 de noviembre. Israel y Estados Unidos dicen que ese reconocimiento formal de Palestina, que le permitiría lanzar acciones diplomáticas y legales contra Israel, sólo puede darse después de un acuerdo de paz entre ambos países.

El hecho de que la declaración de Mercosur no reconociera el derecho de Israel a defenderse refleja el creciente apoyo del bloque sudamericano a la causa palestina y su alejamiento de un enfoque balanceado de la disputa en Oriente Medio, dijo en una entrevista el ex presidente peruano, Alejandro Toledo, quien sigue el tema de cerca.

«Me preocupa la posición del Mercosur: la encuentro desbalanceada», señaló Toledo, agregando que la postura de la Unión Europea es más equitativa. «El Estado de Israel tiene derecho a defenderse y, al mismo tiempo, el deber de proteger a la población civil», afirmó.

«Coincido en que ni los palestinos ni los israelíes están enteramente libres de culpa en este conflicto. Las políticas de línea dura del primer ministro israelí Binyamín Netanyahu no ayudan a negociar un acuerdo definitivo en Oriente Medio, y los nuevos gobiernos profundamentalistas islámicos de Egipto y de Turquía empeoraron las cosas al acercarse a grupos como Hamas, que admiten abiertamente que quieren borrar a Israel del mapa. Y Hamas, a su vez, es culpable por haber escalado drásticamente sus ataques con cohetes contra objetivos civiles en Israel en los últimos meses, probablemente para provocar una respuesta israelí que presionaría a Egipto, Jordania y otros países a renunciar a sus tratados de paz con Israel», agregó Toledo.

«Pero aunque todos tengan parte de la culpa, el mundo debe reconocer el derecho de Israel a defenderse. Ningún país puede cruzarse de brazos cuando sus civiles son bombardeados todos los días desde un territorio vecino», añadió.

«La Unión Europea adoptó una postura balanceada, llamando a la cordura a ambas partes. Mercosur, quizás reflejando su transformación de un bloque económico a un bloque político cada vez más radicalizado desde la incorporación de Venezuela, tomó una postura vergonzosa, echándole toda la culpa a Israel» concluyo el ex presidente peruano.

Fuente: Israel en línea

Mi opinión:

No es ninguna novedad que hace rato Sudamérica perdió su tradicional postura equilibrada sobre el conflicto árabe-israelí para decantarse por una de las partes. Es una tendencia desde el surgimiento de gobiernos izquierdistas aliados de la Venezuela Chavista y el Irán Khomeinista. Es un error otorgarle entidad y legitimidad moral o legal a un bloque de semejantes gobiernos, que aparte no la tiene bajo ningún punto de vista, ya que Mercosur es un bloque económico solamente relevante para sus Estados miembro, no un bloque político como la Unión Europea que puede tomar acciones relevantes en política exterior (hasta cierto punto). Felicitaciones hermanos del Mercosur (que no es toda Sudamérica ni mucho menos Centroamérica), han superado a los europeos en su rasero antiisraelí. A mí francamente lo que opine sobre Israel la señora Kirchner, Dilma, Chávez o Mujica me tiene sin cuidado, seguramente a los israelíes también (no deben conocer ni sus nombres). El caso de Uruguay es realmente lamentable, un país también pequeño que le costó surgir y desarrollarse, que mantuvo relaciones de amistad con Israel desde su misma fundación, quién no recuerda al amigo Granados en la UNSCOP. El ex-presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle es un fiero testigo de ello. A Cristina le recomiendo que en vez de hablar sobre lo que no sabe, se dedique a cumplir con su deber: justicia por los 85 argentinos asesinados por la República Islámica de Irán. Si no puede ocuparse de Moyano o la inflación, dudo que pueda ocuparse del Hamás, Hezbollah o cualquier otra cosa que le exceda ampliamente a sus atributos. Sin duda el futuro del proceso de paz con la Autoridad Palestina tampoco será decidido por ningún bloque ni organismo internacional como la ONU, sino por ambas partes en una mesa de negociaciones. Hasta el día de hoy Abbas se niega a sentarse a negociar con el gobierno israelí sin condiciones previas, si encima el Mercosur ni siquiera es capaz de condenar al Hamás, imaginen qué autoridad tiene para opinar sobre las medidas unilaterales de Abbas. De todas formas, el día que Israel necesite el consejo de unos países bananeros a 13.000 kilómetros de distancia que no son capaces de resolver sus propios problemas internos y cuentan con la enemistad de la mitad de sus respectivas poblaciones, estaremos en serios problemas.

Cuando un mapa vale más que mil palabras

¿Importa lo que Israel haga o deje de hacer?

No. El problema no es lo que Israel sea, sino QUE SEA. Ser o no ser, esa es la cuestión. Escuchen el audio.

De todas formas los judíos nunca fuimos muy populares, especialmente en Europa (éramos más odiados cuando no teníamos patria ni conflicto con los palestinos). La diferencia es que antes podían matarnos impunemente. Pero Israel no se creó para que no haya antisemitismo, sino para que no nos importe.

Por qué es frágil la tregua en Gaza

Por Marcos Aguinis

LA NACIÓN – 23/11/12

http://www.lanacion.com.ar/1529361-por-que-es-fragil-la-tregua-en-gaza

En la televisión uno puede emocionarse cuando una mujer árabe grita: “¡Que los israelíes desocupen Gaza de una vez !”. Claro que la emoción tiene un significado distinto para el que goza de cierta información. Gaza ya fue totalmente desocupada por los israelíes hace siete años. Gaza no es más un “territorio ocupado”. En 2005, el entonces primer ministro Ariel Sharon decidió sacar por la fuerza, incluso de los pelos, hasta el último colono israelí para darles con el gusto a los palestinos y convertir ese territorio en un espacio Judenrein . Durante décadas, miles de colonos judíos habían levantado prósperas granjas e invernaderos en la Franja. Pero eso era una cuestión menor ante la perspectiva de un arreglo firme mediante el proyecto “tierra por paz”: Israel entrega tierra (que no le sobra) y los árabes otorgan la ansiada paz. Había que permitir que Gaza, con sus hermosas playas y curiosas ruinas arqueológicas, se convirtiera en una atracción turística, creciera económicamente y pusiera las bases del soñado Estado palestino que se desarrollaría junto a Israel.

Pero en Gaza se impuso la fracción terrorista Hamas , cuya Constitución exige de forma manifiesta el aniquilamiento de Israel. Incluso decidió actuar sin el control de la relativamente moderada Autoridad Palestina con sede en Ramallah. En vez de transformar ese territorio en el comienzo de un democrático y progresista Estado palestino, invierte todos los recursos, incluso la ayuda humanitaria internacional, en adquirir y fabricar armas. Perforó la frontera con Egipto mediante numerosos túneles que facilitaban el ingreso de los misiles provenientes de Irán.

El gobierno de Israel fue ingenuo al evacuar Gaza. Para los israelíes rige la conocida frase de Golda Meir: “No gozamos con las victorias militares; en cambio, gozamos cuando brota un nuevo tipo de algodón y cuando las frutillas colorean el país”. Creyeron que esa frase también regía para los gobernantes de Gaza.

La historia demuestra, en cambio, que cada concesión de Israel es tomada por ciertos líderes como signo de debilidad. Así ocurrió cuando en la Guerra de la Independencia el ya triunfador, pero aún débil, ejército judío decidió devolver El Arish a Egipto y abstenerse de ocupar la Ciudad Vieja de Jerusalén porque el rey de Jordania prometía negociar la paz. Por desgracia hubo sólo un armisticio, pero no se firmó la paz ni acordaron fronteras definitivas. Así ocurrió de nuevo cuando Ben Gurión se replegó del Sinaí en 1956. Así fue cuando tras la aplastante Guerra de los Seis Días los gobiernos árabes reunidos en Jartum respondieron con los famosos “tres no” a las ofertas israelíes de negociar la paz: no reconocer a Israel, no negociar con Israel, no paz con Israel.

Por el contrario, bastó que tras la Guerra de Iom Kipur el presidente Anwar el Sadat ofreciese un arreglo para que el gobierno de Israel (de derecha, como se estila en la jerga actual) restituyese a Egipto un espacio dos veces más grande que el propio, con pozos petrolíferos, aeropuertos y espectaculares centros turísticos en Sharm el Sheik y Taba. También devolvió la ciudad de Kuneitra a Siria. Se replegó de El Líbano, confiado en que su gobierno impediría el acercamiento a la frontera de las milicias que responden a Hezbollah. Frente al presidente Clinton, el primer ministro de Israel cedió a todas las exigencias de Arafat, incluso dividir Jerusalén. Pero estos gestos no fueron suficientes. ¿Por qué? Porque Israel no comprende que el único gesto que desean sus vecinos para quizás elogiarlo es su desaparición.

Ocurre, sin embargo, que los judíos aman la vida. Ni siquiera aceptan que se fotografíen sus cadáveres. Por eso las fotos que muestra la prensa mundial se refieren únicamente a las víctimas árabes, en especial mujeres y niños. Israel jamás usa escudos humanos como los palestinos, sino que invierte fortunas en construir refugios, miles de refugios subterráneos para salvar a su gente. En Gaza se disparan los misiles desde escuelas, hospitales, mezquitas o barrios llenos de civiles. Luego cae la respuesta israelí y pueden mostrarse las lamentables víctimas. Es preciso saber que la aviación israelí derramó octavillas en árabe para indicar adónde tenía que dirigirse la población para que no la afectasen los proyectiles que apuntaron quirúrgicamente contra las lanzaderas de Gaza, pero quienes estaban demasiado cerca no pudieron evitar los impactos. ¿Hamas, en cambio, avisa adónde se dirigen sus cohetes?

Durante años, pero en especial durante los últimos meses, ha sido bochornoso el silencio que mantuvo la prensa sobre el tenaz bombardeo de Hamas. Un millón de israelíes debían correr a diario, a veces varias veces por día, a los refugios. Comparado con la Argentina, ese millón equivaldría a cuatro millones de personas. Imaginemos cuatro millones de argentinos corriendo diariamente a los refugios antiaéreos, dejando el trabajo, las escuelas, los hospitales, las oficinas, las fábricas. Imaginemos a padres desesperados que no encuentran a sus pequeños hijos y sólo tienen 15 segundos para alcanzar meterse bajo tierra.

Como dijo el columnista internacional Julián Schvindlerman, durante meses y meses los cohetes de Hamas fueron invisibles: sólo los veían los israelíes. Ningún organismo internacional, ningún gobierno, ningún medio de prensa tuvo la dignidad de denunciarlos con firmeza. ¿Por qué? La respuesta es difícil. Pero no para la memoria judía. Desde la Edad Media se insiste en que los judíos tienen la culpa de todo y beben la sangre de los niños. En Egipto tuvo gran éxito un culebrón televisivo donde niños musulmanes eran arrastrados a sótanos para que unos judíos siniestros les extrajeran la sangre de la carótida. Cuando Israel protestó por esta burda incitación al odio, el gobierno del dictador Mubarak contestó que no podía limitar la libertad de expresión…

Los palestinos se han convertido en las víctimas por excelencia, a las que nada se les puede exigir. Los israelíes, en cambio, en los victimarios sangrientos.

¿Qué pasaría si sólo un misil impactase en Londres, París o El Cairo? Turquía, por ejemplo, no demoró en bombardear Siria cuando un proyectil cayó dentro de su frontera. En este año golpearon a Israel centenares de misiles, sin que se valorase la admirable contención de su gobierno. Sí, su contención, porque la mayoría de los ciudadanos exigía que hubiese alguna respuesta para poner fin a la granizada de cohetes que mantenía en vilo a medio país. ¿Esperaba Israel la actuación de los organismos internacionales o de la prensa? Error. Las Naciones Unidas no se demoran en llamar a sesiones de emergencia por la causa palestina, pero jamás condenan un ataque contra Israel. ¿Por qué será? Sí, por las mismas razones que se acusó a los judíos de asesinar a Jesús, de la peste negra, de crímenes rituales, de querer dominar el mundo. En el inconsciente colectivo sigue reptando un gran odio ancestral.

Pregunta: ¿el actual conflicto empezó cuando hace una semana Israel decidió tomar represalias contra un jefe de Hamas o cuando desde hace meses y meses esa organización terrorista mantiene en vilo a centenares de miles de personas con proyectiles de corto, mediano y largo alcance recibidos en gran parte de Irán?

La insistencia en sólo culpar a Israel hará más difícil un arreglo permanente, porque vigoriza a los fundamentalistas. Urge mostrarles que la violencia no los conducirá a borrar del mapa un país o llevar a cabo otro genocidio. Ojalá que la agresión de Hamas contra Israel (también lo fue contra su propio pueblo) no haya sido para desviar la atención de las matanzas que prosiguen en Siria. No sería arriesgada la sospecha de que el reaccionario y teocrático Irán, para desviar la atención de su aliado Al Assad, haya ordenado a Hamas abrir el frente sur. Y, en ese caso, no sería arriesgado suponer que pronto Hezbollah abriría el frente norte desde el Líbano. Bastaría cualquier incidente para encender la chispa. Total, la culpa siempre la tendrá Israel.

Por ahora corresponde celebrar el cese del fuego. Debería ser continuado por una confiable supervisión internacional que ponga fin al desvío de los cuantiosos fondos que llegan a Gaza. Esos fondos son para el bienestar del pueblo, no para fabricar, comprar y disparar misiles contra Israel.

La tregua con Hamas: el desastre menos malo de todos

Sí, es verdad, la tregua con Hamas es un desastre. Israel, una democracia vibrante que logró florecer entre dictaduras pantanosas; que todos los días nos regala avances en todas las ramas del accionar humano; que sólo quiere vivir en paz con sus vecinos; que con este objetivo en mente les entregó territorios y riquezas; que a cambio de este gesto sólo recibió más muerte y destrucción; que tiene la capacidad militar para mandarlos a todos a la pre-historia; es la misma Israel que se rebaja a negociar con un puñado de trogloditas aspirantes a genocidas  para firmar una tregua que pasará a la historia como otra oportunidad desperdiciada para derrotar a nuestros enemigos, en un acuerdo auspiciado por el mismo Obama que nos pidió volver a las fronteras del 67, y donde los intermediarios son los islamo-fascistas que gobiernan en Egipto.

Caroline Glick y Martin Sherman, dos columnistas del Jerusalem Post, desarrollan esta visión en sus respectivos artículos.

No obstante, en algún momento el intelectual debe ponerse el sombrero del político e imprimirle pragmatismo a sus opiniones, si realmente quiere construir un mensaje que tenga un efecto transformador. Hacemos eso o hacemos catarsis con el teclado, pero no podemos hacer las dos cosas al mismo tiempo.

En este caso, la pregunta pragmática es: ¿Cuál era la alternativa a una tregua?

Israel sabe donde se esconde Hamas. Todos sabemos donde se esconde Hamas. Sabemos que, por ejemplo, disparan misiles en los subsuelos de los hospitales. En esos casos, si Israel quiere eliminar a los terroristas tiene dos opciones: bombardear el hospital hasta que no quede nada o lanzar una incursión terrestre.

¿Queremos bombardear el hospital?

Me parece que ninguno de nosotros daría esa orden, ni siquiera los que me desmienten desde una computadora. No porque Israel no tenga derecho — está claro que Israel tiene la obligación moral de proteger a sus ciudadanos y que Hamas es responsable por los muertos desde el momento en que los usa como escudos humanos –, pero no daríamos la orden porque nosotros valoramos la vida. Así de cursi y de sencillo. Ergo, la única alternativa viable que nos queda es entrar por tierra y enfrentar a los terroristas.

Los analistas militares coinciden en que para derrotar al Hamas de una vez por todas, Israel necesita tener una presencia militar en Gaza durante 4 meses como mínimo. ¿Es hoy el momento de emprender esta iniciativa militar?

Primero, tenemos que pensar si el estado actual de la guerra justifica asumir el riesgo de que 75 mil reservistas israelíes crucen la frontera de Gaza. Segundo, tenemos que analizar cuáles serían las implicancias estratégicas de optar por este camino (a mi no se me ocurre un regalo mejor para Irán, por ejemplo). Tercero, no podemos olvidar las repercusiones diplomáticas y mediáticas que dicha contienda tendría (más allá de si acordamos con las premisas de los que van a criticarnos). Cuarto, tenemos que evaluar cuántos miles de millones de dólares vamos a tener que destinar para determinar si, desde un punto de vista financiero, hoy es el mejor momento de entrar en Gaza o conviene esperar. Cuarto, si aprendimos algo de la guerra entre USA e Irak, tenemos que delinear una estrategia de salida.

Estas son solo algunas de las consideraciones que debe tener el buen político en este tipo de situaciones. Creería que los líderes israelíes evaluaron la situación en base a la información con la que cuentan y concluyeron que era preferible realizar una tregua. Además, si Bibi logró que Obama se comprometa a desplegar militares en la la frontera entre Egipto y Gaza para bloquear la infiltración de armas (como puede leerse en DebkaFile), entonces Israel no solo le infligió un daño psicológico y militar al Hamas con todos los terroristas asesinados e instalaciones gubernamentales destruidas, sino que con la ayuda de USA va a impedir que Hamas pueda recuperar su arsenal en el corto o hasta mediano plazo.

Sí, la tregua pudo haber sido un desastre, pero tal vez fue el desastre menos malo de todos.

Pallywood en acción

Es bien sabido que en la actualidad, los lectores depositan su atención mayormente en los titulares y en las fotos, y en menor medida en los artículos completos.
Lo grave es que en muchos casos, las fotos que publican no son reales, no son actuales, ni tienen que ver con lo que está sucediendo.
Mientras los propagandistas palestinos nunca han sido tímidos para presentar y publicar imágenes de sus muertos y heridos con el fin de ganar la simpatía de todo el mundo, el conflicto actual marca un nuevo descenso en su propia escala. Una de las más imágenes que más rápido se ha propagado mostró una niña muerta en brazos del primer ministro palestino, Ismail Haniyeh. El único problema era que la niña no murió a manos de Israel, sino más bien por un cohete errante disparado por la propia organización de Haniyeh.
Pero eso no es todo. No contentos con difundir las imágenes de los niños palestinos, los propagandistas llenaron Twitter y Facebook con imágenes de una niña israelí que resultó herida por los cohetes palestinos – alegando que era una niña palestina herida por los ataques israelíes.
Traducción del texto en la imagen:
Este es el chaleco de las fuerzas de Kiriat Malaji, una ciudad en el sur de Israel. 3 personas fueron muertas allí por el ataque de un cohete directo de Hamas el Jueves último por la mañana. Esta beba estaba dentro de los heridos.
Otra falacia, La BBC muestra ”LA VIOLENCIA ISRAELI EN GAZA” transmitiendo desde Gaza por su corresponsal.
La imagen es de Tel Aviv, la playa Frishman, y al fondo se puede ver el hotel Dan.
A continuación les mostramos una serie de imágenes que fueron montadas:
También están aquellos medios que prefieren publicar una serie de imágenes fuertes.
Como podemos ver ingresando a Público, de España o a Noticias 24, de Venezuela.
Aclaración: hemos seleccionado las menos impactantes.

El frente virtual

Publicado 18/11/2012

Israel repelió 44 millones de ataques cibernéticos

Israel repelió 44 millones de ataques cibernéticosLas páginas web gubernamentales han repelido 44 millones de ataques cibernéticos desde que el pasado miércoles se lanzó la operación “Pilar Defensivo” en Gaza, desveló el ministro de Economía, Yuval Steinitz.

“En el momento en que las fuerzas del Ejército de Defensa de Israel combaten y los ciudadanos de Israel afrontan con valentía los ataques, hay abierto un segundo frente de lucha cibernética contra Israel”, declaró en la reunión del Consejo semanal de Ministros.

Steinitz señaló que se trata de una cifra “sin precedentes” que representa “únicamente” los ataques contra páginas gubernamentales en internet.

“Hubo un caso contra una página particular, que no nombraré, que se cayó. Sólo estuvo caída durante siete minutos y luego volvió a operar”, precisó el ministro israelí.

El Gobierno estableció una Oficina Nacional Cibernética de Israel (INCB, por sus siglas en inglés) a raíz de distintas “ataques” cibernéticos en los últimos años.

Fuente: Aurora

Una lucha desigual – Rabbi Gustavo Surazski

Una breve reflexión de un rabino, entrando a Shabat, sobre lo acontecido durante la operación Pilar Defensivo:

UNA LUCHA DESIGUAL

Mi hija de nueve años –con la inocencia que sólo un niño puede tener- me preguntó hace unos días por qué Israel fue creada en este punto del planeta.
Me vino en mente aquella vieja historia de los ángeles quejándose ante Dios. Dios repartía las tierras a los diferentes pueblos del planeta y los ángeles observaron a la Tierra de Israel. “¡No es justo!”, dijeron al Soberano del mundo. “¿Por qué razón al pueblo judío le has asignado una tierra tan bella?”. “No preocuparse”, dijo Dios. “¡Ya van a ver los vecinos que les voy a dar…!”.
Sin embargo, nada en el Medio Oriente es tan simple y esquemático como en esta historia. Se sabe que la tierra de Israel tiene mucha más historia que geografía.
La inocente pregunta de mi hija no es más que otra expresión de sus miedos.
Crecí escuchando historias de mi abuela Rebeca, de bendita memoria, acerca de su infancia durante la Primera Guerra Mundial. La escuché hablar de sus miedos, del frío y sobre todo del hambre. “Era un poco más grande de lo que sos ahora”, me decía a mis nueve años.
Hoy es mi hija quien tiene esa edad. Y si bien las diferencias entre aquel conflicto europeo y el conflicto del Medio Oriente son enormes, en lo más profundo del alma de un niño las pesadillas se parecen. El miedo a morir atraviesa tiempos y edades. Hoy, el frío del que hablaba mi abuela, se convierte en sirenas; su hambre se convierte en misiles. Pero el miedo las iguala.
En el mundo se le pide a Israel prudencia. Se le pide darle una oportunidad a Abu Mazen y fortalecer a la Autoridad Palestina. Se le pide, en definitiva, sufrir sin hacer escándalos. Terminar con el Hamas sin disparar balas. Llevar adelante una represalia proporcional para que el conflicto sea perfectamente simétrico.
Y lógicamente, como ocurre en todos estos últimos años, la reacción de Israel no es proporcional. El Estado judío, nuevamente, lleva adelante una represalia asimétrica.
Para que la campaña israelí sea simétrica, pues debieran haber caído indiscriminadamente centenas de mísiles sobre la población civil de Gaza.
Para que dicha lucha sea simétrica, nadie en Gaza debiera sentirse seguro, siquiera en un hospital. Israel sabe que es allí –en los sótanos del Hospital Shifa en la franja de Gaza- donde se esconden los popes del Hamas. Y éstos saben que Israel, quien siempre lleva adelante una lucha “desigual”, jamás haría sentir su poder de fuego allí. Mientras tanto, los cohetes de Hamas siguen impactando a pocos metros de la Maternidad de Ashkelon.
Ciertamente esta lucha es desigual.
Para volverla simétrica, Israel debiera dejar desamparada a su población civil…como lo hace Hamas.
¿Para qué hacer sonar sirenas para anticipar los cohetes? ¡Que los israelíes los huelan venir!
¿Para qué construir en calles y casas refugios antimisiles? ¡Que se escondan como ratas en las alcantarillas!
¿Para qué desarrollar un complejo sistema como la “Cúpula de Hierro”? ¡Que atajen los cohetes con sus cabezas!
El mundo debiera ser más cuidadoso al exigirle a Israel una respuesta “proporcional” a los ataques del Hamas.
Todo país, a través de su política exterior y de sus fuerzas de seguridad, aspira a defender sus propios intereses nacionales. Sin embargo, en el caso de Israel, esta premisa es sólo teórica. El interés nacional primordial de Israel es que su gente pueda dormir a la noche sin miedo a ser perforado por una lluvia de cohetes qassam.
Israel lleva adelante su lucha dentro de sus propias fronteras; no maneja esta campaña a control remoto. No aprieta un botón en Tel Aviv para hacer detonar un explosivo en una inhóspita cordillera de Afganistán. Las detonaciones se escuchan por la ventana, unos pocos metros por encima de nuestras cabezas.
….
La Torá nos cuenta que –al salir de Egipto- los hijos de Israel marchaban por el desierto guiados por un pilar de nubes. Sin embargo, no era una única nube; los hijos de Israel marchaban por el desierto acompañados por un “ejército” de nubes que los rodeaba a cada costado.
De acuerdo al Talmud, estas nubes tenían un efecto disuasivo. Pero al morir Aharón se retiraron e Israel quedó expuesto a los embates de sus enemigos. Esto resulta más que evidente por la forma en que se desarrollan los acontecimientos en el libro de BeMidvar. Nos dice la Torá: “Y vio toda la comunidad que murió Aharón” (BeMidvar 20, 29) e, inmediatamente después, “Y oyó el cananeo…morador del sur… y peleó con Israel” (BeMidvar 21, 1).
No es casual que Israel haya llamado a esta campaña “Pilar de Nube”.
De haber existido la Liga Árabe en tiempos bíblicos ya habría elevado el caso ante el Concejo de Seguridad de la ONU y sentaría a Dios ante el banquillo de los acusados en una Corte de La Haya…

¿A quién se le ocurre llevar adelante una lucha tan desigual?

Rabbi Gustavo Surazski
Kehillat Netzach Israel
Ashkelon

Fuente: Centro Unión Israelita

Por fin una buena de Timerman

Cuando la cancillería argentina se manda macanas (que son muchas veces) o tratos injustos con Israel, no dudo en publicar una entrada para manifestar mi indignación. Pero esta vez quiero expresar mi condena por el brutal ataque antisemita en la Venezuela Chavista y mi satisfacción con la respuesta del gobierno argentino ante la manifestación de Quebracho el otro día (podría haber callado como el régimen fasciobolivariano, pero decidió no hacerlo):

Manifestantes anti-Israel atacan sinagoga en Venezuela   

Manifestantes anti-Israel atacan sinagoga en VenezuelaLos líderes de la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), denunciaron que un grupo de aproximadamente 50 personas se concentraron  frente a la Sinagoga de Mariperez, la principal de Caracas, para entonar consignas antisemitas  (“judíos asesinos, judíos malditos, dejen de matar a gente inocente”),   y contra del Estado de Israel.

Así mismo lanzaron  artefactos pirotécnicos, alguno de ellos  hacia el interior de la sinagoga, provocando la interrupción del desenvolvimiento de las actividades y causando  pánico entre las personas que se encontraban en el lugar.

Frente a esa agresión, la comunidad judía local, pidió al gobierno nacional que garantice la seguridad de los lugares de culto, y  la tranquilidad de los feligreses.

Este acto de violencia, ocurre, justamente después de que el Estado de Israel ha suscrito  un alto al fuego con Hamás, poniendo eventualmente fin a una escalada de ocho días, con constantes ataques con cohetes contra  la  población civil israelí y represalias aéreas contra los grupos terroristas que controlan la franja de Gaza.

Los líderes judíos han expresado anteriormente su preocupación acerca de las declaraciones antisemitas en los medios de comunicación venezolanos y le han pedido al presidente, Hugo Chávez, que el gobierno garantice la seguridad de las sinagogas.

Por otra parte, el gobierno argentino condenó los actos de violencia durante una protesta anti-israelí en Buenos Aires. Decenas de manifestantes protestaron frente a la Embajada de Israel y quemaron una bandera israelí.

“Esas acciones llevadas adelante por sectores minoritarios no representan el verdadero deseo de nuestro pueblo de vivir en paz y sin violencia”, señala el comunicado emitido por la cancillería argentina.

El ministro de Exteriores argentino, Héctor Timerman, recibió a la embajadora de Israel, para expresarle “el profundo pesar por las agresiones así como por el indigno acto de quemar la bandera de un país amigo”.

Fuente: AURORA

En Buenos Aires solo hubo una manifestación en contra de Israel con motivo de la Operación Pilar Defensivo: Entre 100 y 150 (como mucho) fascinerosos de Quebracho y grupos afines. Al día siguiente la comunidad judía organizó un acto improvisado pero emotivo en el que participaron 5.000 personas (50 veces más que los nazibolcheviques), casi todos jóvenes.

Y que quede claro que gente como Quebracho no representa ni siquiera una porción minoritaria medianamente significativa de la sociedad argentina, así como la izquierda nunca llegará al poder en ese país porque no cuenta con el apoyo del pueblo. Seguiré criticando las conversaciones del gobierno argentino con Irán si su objetivo es blanquear al régimen terrorista ayatolá y ser cómplice de los asesinos, pero tengo perfectamente claro que Argentina no será nunca Venezuela ni un país hostil al Estado hebreo. Espero no equivocarme, pero espero más aún que no se equivoquen los responsables de tomar esa decisión en la Casa Rosada.

Lo que nos enseñó Pilar Defensivo

Analizando las estadísticas las cosas no resultaron tan mal como piensan tantos israelíes enojados por la tregua. Durante la Operación Plomo Fundido, que duró 22 días y fue mucho más intensa, las organizaciones terroristas en Gaza lanzaron poco más de 400 misiles, cohetes y morteros asesinando 4 israelíes. Mientras que durante los ocho días que duró Pilar Defensivo, los palestinos lanzaron más de 1.500 misiles (muchos de ellos llegando a zonas cercanas a Tel Aviv, Jerusalem, etc) asesinando 6 israelíes. Como conclusión se puede extraer que al Hamás le dolió la eliminación de Jabari y sus Fajr-5, por lo que evidentemente “abrió las puertas del infierno”, así como el evidente hecho de que el arsenal terrorista aumentó considerablemente desde 2009… sin embargo, también se puede concluir algo positivo: los sistemas de defensa de la retaguardia (Cúpula de Hierro, refugios, etc) fue tan exitoso que, aún cuando los palestinos hayan lanzado casi cuatro veces la cantidad de misiles que hace cuatro años, no pudieron matar ni dos veces más la cantidad de israelíes que en esa ocasión.

Y con esta operación quedó demostrada la inmensa capacidad de resistencia y fortaleza anímica de la sociedad civil israelí. Quién sabe, a lo mejor esta operación sirvió para instaurar una tregua duradera que dejara a Hamás fuera de la próxima guerra con Irán y Hezbollah, además de probar las defensas ante el conflicto enserio que se viene.

Después de la guerra con Irán, eventualmente se tomará la decisión de lanzar una ofensiva de varios meses para derrocar al Hamás y terminar con el problema en Gaza definitivamente. Pero como dijo Barak, eso le corresponde decidir al gobierno, el liderazgo que cuenta con la información y pragmatismo suficiente para servir a los intereses de Israel, no es algo que decidirá el público israelí, porque obviamente lo que quieren es destruir a los terroristas aqui y ahora. Tranquilos, el momento llegará a su tiempo. Tiene que llegar. Hasta entonces, firme el timón.

Documental “L’estigma”

Interesantísimo documental con, entre otros, la aparición de Gustavo Perednik y Pilar Rahola.

La Judeofobia de Esteban Peicovich

Pocas veces uno tiene la suerte de encontrar un ejemplo perfecto de una abstracción. Si bien las abstracciones son construidas en base a concretos, de los cuales posteriormente se omiten las medidas, y se integran las similitudes en un concepto bajo una misma definición, no es normal encontrar un ejemplo tan extremo que ilustre a la perfección lo que la abstracción integra. Por ejemplo, el concepto de silla hace abstracción de las similitudes de todas las sillas, omitiendo las diferencias, y si bien todas las sillas son entonces “la silla”, no vemos por lo general un concreto (a modo de una especie de “forma” platónica) que sea la silla. En el caso de la Judeofobia ocurre lo mismo: uno raras veces se encuentra con un Judeofobo completo, una “forma” platónica de judeofobo. Bueno, pero he aquí que lo hemos encontrado, y nada menos que en Perfil: Esteban Peicovich.

Resumen de lo que sigue (por aquellos que no quieren leerlo entero): Esteban dice que Israel, inspirado en la superioridad que le da ser “el pueblo elegido” y comparable (o peor) a los nazis, esta cometiendo un genocidio contra “Palestina” mientras de allí solo tiran “cohetes de bolsillo”. Para colmo Israel tiene a la ONU detrás, y por supuesto a USA. Todo esto escrito con sarcasmo e ironía, mientras el, desde un pedestal de superioridad moral, afirma que “los extremistas” de ambos bandos (por supuesto el se ocupa solo sobre los que el identifica en su mente del lado israelí) impiden la paz. Por supuesto, bien de manual, cita a judíos para demostrar su punto; a la vez que afirma que “Los judíos”, que somos una victima colectiva, ahora somos victimarios. Iguales o peores a los nazis. Desde aca le contestamos.

Desconozco quién será este personaje, pero es un ejemplo perfecto y acabado de judeofobia demencial. En un breve artículo de “opinión” logra mezclar todos los mitos contra Israel, a la vez que contra los judíos, y al mismo tiempo intentar “analizar” la situación actual. A modo de ejemplo de como analizar semejante muestra de odio, vamos a tomar cada párrafo de este personaje, de su artículo “Netanyahu va por más. Está loco“; y te voy a hablar a vos, Estebán:

Otra vez, el rancio tema: parientes que se odian más allá de lo terrestre. El oxímoron de Medio Oriente vuelve a sangrar. A mes de 2013 la reanudación del conflicto suspende el juicio. Y como la lógica no actúa, el mundo “no sabe/no contesta”, uno arriesga preguntas?. Estas, por ejemplo: ¿Puede un país mantener prisionero a otro país?¿No es Netanyahu el mayor antisemita en ejercicio? ¿Ser pro semita es hoy sinónimo de anti semita? ¿El gobierno israelí tiene nazis infiltrados? ¿Cómo analizaría Freud a esta magna víctima colectiva de 1945 de verla convertida hoy en victimaria de otra minoría?

Comenzas el artículo afirmando que “el mundo” no hace nada. Bueno, Esteban, los medios de comunicación (como donde vos escribís) no solo actúan, sino que actúan de forma tal de distorsionar la realidad para demonizar una y otra vez a Israel, como en este video donde el “herido” palestino de turno luego aparece levantado, vivito y coleando, y rascándose los testículos. Pero eso justamente a la gente como vos no le importa, como así también los tiene sín cuidado la masacre de Bashar El Assad en Siria (30000 muertos), o los 500000 muertos en Darfur. Esos muertos no traen publicidad, ¿no? La ONU, como siempre, no pierde el tiempo de atacar a Israel cuando se defiende, y curiosamente condenarlo una y otra vez a la vez que omite los verdaderos genocidios que se están llevando a cabo. ¿Curioso? No, debe ser porque esta constituida por las más brutales dictaduras del planeta. Como su Comisión de DDHH, donde perlas como Arabia Saudita y hasta hace poco la Libia de Ghadaffi juzgaban a estados como Israel mientras ellos reprimen brutalmente a su propia población. Después acusás a Netanyahu de ser el mayor “antisemita” (no voy a corregir tus errores conceptuales, leelo vos mismo), y te olvidás de por ejemplo el mismo Hamas que tiene en su plataforma que es deber de los musulmanes matar a todo judío donde sea. O el Presidente de Irán, que niega la Shoá y afirma una y otra vez que Israel debe desaparecer. Pero esos son buenos tipos, el problema es Netanyahu. Después te preguntás si el gobierno de Israel tiene nazis infiltrados, porque obviamente sabés que comparar a los judíos con los nazis es una forma de blanquear al nazismo, ya que si Israel es nazi entonces los nazis no son tan malos. O incluso los judíos son peores, como dijera Chavez. ¿No? Finalmente te preguntás (bastante iluso de tu parte), que diría Freud de “la magna victima colectiva” que hoy es victimaria. Curioso que hables de los judíos como un bloque y al mismo tiempo te preguntes que diría un judío sobre su mismo bloque. Se le complicaría, en tu visión determinista, mirarse a sí mismo desde afuera. Y ahí está el punto central del párrafo: para vos “los judíos” no són “los” judíos, sino que son el bloque “los judíos”. Pensamos y actuamos en conjunto. Somos todos esa “magna victima colectiva”.

Un refrán judío dice: “El mundo se puede destruir de la noche a la mañana”. Y otro, “que en igual tiempo también puede salvarse”. La historia no es palazo (y a la bolsa) sino péndulo. Eclesiastés canta la justa. De no haber trampa,en Gaza podría sobrevenir la contracara del refrán y salvarse la región. Pero la hay. Netanyahu y su banda urden, aplican nuevos torniquetes a la sofocada Palestina. Y ésta seguirá respondiendo con artesanía bélica que no arrasa pero tampoco deja dormir. Se reabre así una nueva temporada de infierno que sufren cien veces más los palestinos que los israelíes. Tal como Obama a la hora de sus donuts matinales activa “drones” sin piloto para pulverizar talibanes, Herr Netanyahu envía los suyos a borrar palestinos del mapa. A los 700 (¿) cohetes de Hamas (3 muertos: sic) replicó esta vez con bombardeos a Gaza desde mar y aire: ¡Y ya van (hoy, lunes) 77 muertos!

Vieja técnica de todo judeofobo, citas a los propios judíos para intentar atacarnos. Parece que vos creés que “Netanyahu y su banda” quieren hacerle la vida imposible a los palestinos…pero apliquemos la logica (como decis vos en tu primer parrafo, Esteban): Un territorio de 350km con 1.7 millones de personas, donde el Hamas dispara desde Mezquitas, Hospitales, Escuelas y zonas con alta densidad poblacional…y 130 muertos (la mayoría terroristas) en una operación de defensa de 6 días del ejercito mejor preparado de Medio Oriente…¿No te parece que la lógica (tu amiga) indica que si fuera el deseo de Israel de matar a todos no hubiera quedado ninguno? Nuevamente con el “Herr” hacés un paralelo con los nazis, pero, ¿donde está el genocidio?¿donde las camaras de gas?¿donde los campos de exterminio? En tu mente demencial solamente. Y después comparás la cantidad de muertos de un lado y del otro, como señalando la “desproporcionalidad”. Y claro, si del lado de Israel tenes el sistema de Iron Dome para bajar los cohetes y tenes tantos refugios y bunquers (en Sderot hasta las paradas de colectivo están reforzadas), para evitar que la población se muera, y del otro lado tenés un grupo de dementes que usan a los civiles como escudos humanos es obvio que va a haber diferencias de muertos. Pero sospecho que ese no es tu problema: tu problema, Esteban, es que quisieras ver más muertos israelíes. No te quejás de los civiles muertos por responsabilidad exclusiva del Hamas, te quejás de que los cohetes del Hamas no maten más civiles israelíes. ¿A quién le querés mentir?

Israel atómico y ahijado de Estados Unidos versus enclave palestino en prisión geográfica. Cañón contra honda. Así, por décadas. Cada tanto una excusa, el castigo desmedido y ante la indiferencia mundial, drama que vuelve a su… anormalidad. Espanta encono tanto entre parientes (que lo son). La idea de “pueblo elegido” es ofensiva. Es destino compartido, no pueblo elegido. Existen estudios que confirman que judíos y palestinos no son dos razas sino una: “Comparten acervo genético similar. Se los debe considerar relacionados y no por separado” Esta afirmación en la revista líder Inmunología Humana llevó a más de un académico fanático a arrancar las hojas del artículo por no soportar la igualación. El editor, Nicole Sucio-Foca, de la Universidad de Columbia, declaró que el artículo provocó tal tumulto de quejas que se vio obligado a repudiar y eliminarlo del sitio web de la I.H. El genetista británico Sir Walter Bodmer criticó: “Si a la revista no le gustaba no debería haberlo publicado. ¿Por qué esperar que apareciera para actuar así? Y Dolly Tyan, presidente de la Sociedad de Histocompatibilidad e Inmunogenética, confesó a los suscriptores estar “ofendido y avergonzado”.

Este parrafo es particularmente desagradable. Te esmeraste, ¿no Esteban?. Primero con el tema de la honda comparás a David con Goliat, nunca menos que de nuevo para atacar judíos lo haces con historias judias. Y, pienso, ¿que raro no? Porque yo no recuerdo que una honda se compare con 12000 cohetes. Capaz nunca te enteraste de la diferencia. Después saltás a lo de “Pueblo Elegido”, y no te preguntás lo básico: ¿elegido para que? Pues para cumplir las leyes de la Torá, ni más ni menos. No dice “Pueblo Superior”, como querés hacerlo ver, ya que si quisiera decir eso lo diría. Pero no lo dice, porque los seres humanos somos iguales. La elección es la elección del Pueblo Judío de cumplir con la Torá, no de ser superiores a otros. Y lo de la raza…bueno, parece que no sabés, te entiendo, pero en el judaísmo no hay tal cosa como racismo: hay judios negros, asiaticos, lo que quieras. Y el asunto que citás después que pretende decir que la “conspiración judía” obliga a esconder las “mixturas raciales” de judíos y palestinos es patético. El racismo es una idea trasnochada, y jamás existió dentro del judaísmo, porque para el judaísmo todos descendemos del mismo hombre. Pero seguro que no lo sabías.

Ya en el siglo 19 Disraelí devaluaba esta puja entre primos del desierto. “Los árabes no son más que judíos a caballo” decía. Israel no lo acepta obsedido por echarlos del lugar. La frágil Palestina responde con cohetes de bolsillo. Israel la ahoga un poco más cada nuevo conflicto y 1,5 millón de “primos” se barbarizan algo más. Infogramas sobre Gaza prueban lo insostenible del plan de embolsar aldeas de uno en tierra de otro. Pero se hizo igual. Rapiña maquiavélica que no sirvió ni para ampliar la soberanía ni para mejorar la historia. El plan de un Gran Israel asentado sobre una Palestina vacía de originarios es utopía con santabárbara encendida. Esa geografía fue siempre para dos, no para uno. Llevan 3.000 años litigando lo mismo. Los árabes afirman vivir allí desde antes de Abraham. Los judíos que Yavé les dio esa tierra a ellos. Dejar este entuerto mítico histórico en manos de los tahures de la ONU fue (y es) jugar con trampa grossa. En ella mandan los judíos y apadrina USA. Y en ella, en 1947, la culposa Dama Indigna Europa buscó lavar “culpas” regalándole el 54 por ciento de Palestina a Israel (que allí solo poseía el 6 por ciento). Fue uno de esos típicos huevos de cobra de los que tan bien sabe “poner” Inglaterra donde le conviene. La nación “nueva” Israel se hizo por “regalo” de la UN. Un país “que no estaba allí” (ni en ninguna parte del mundo) se descolgó del mito desde una soga de oro y desplazó de a poco “al país que siempre estuvo allí”.

Tenés, en este mismo párrafo, más errores que palabras, Esteban. Primero decís que los de “Palestina” son cohetes “de bolsillo”. Ojalá nunca te caiga ninguno en la cabeza, porque ahí no creo ni que te quede un bolsillo donde meter el cohete. Después reconoces la radicalización progresiva de los terroristas contra Israel, pero la culpa es de Israe, obvio. Al principio nos amaban. Seguís demostrando tu ignorancia cuando hablás “que hace 3000 años” estamos en esta. Bueno, me parece que deberías chequear quienes tuvieron soberanía sobre la tierra en la historia. Después la seguimos. Finalizas diciendo que la ONU apoya a Israel….aca derrapaste una vez más: “El sionismo (es decir, el nacionalismo judío) es el único movi­miento de liberación nacional alguna vez tildado de racista por la familia de las naciones. Alrededor de un tercio de todas las resoluciones de condena de las Naciones Unidas han caído sobre un único estado, Israel. La Comisión de Derechos Humanos monitorea a los 191 estados-miembro de la ONU colectivamente, en tanto que Israel es examinada separadamente bajo un ítem especial de la agenda. Cuando los Países Signatarios de las Convenciones de Ginebra se reunieron por primera vez, cincuenta y dos años luego de su establecimiento, lo hicieron para debatir a Israel. AI Magen David Adom (la Estrella de David Roja, en hebreo), la organización de asistencia humanitaria israelí, se le niega membresía a la Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y el Cuarto Creciente Rojo, donde la Cruz Roja cristiana y el Cuarto Creciente Rojo musulmán son agencias reconocidas. Sólo Israel fue objeto de campañas de desprendimiento empresarial en las universidades occidentales, y sólo los académicos israelíes fueron boicoteados por sus colegas en Occidente.” Gracias por el apoyo, ONU y sus secuaces. El resto de las falacias se refutan acá.

Ante tamaño estropicio poco sentido tiene establecer la gravedad particular de cohetes palestinos y bombardeos israelíes. Les cuesta dar con la paz de fondo pues están embretados en una mentira geopolítica. Amagues hubo. Oslo, “hojas de ruta”, esperanzas, pero no. Fanáticos de ambos bandos siguen apedreando los tejados. Hasta desprecian a un judío universal como Daniel Barenboim por sugerirles la salida “musical” del laberinto: la sinfónica juvenil de palestinos y judíos.

Acá curiosamente decís que hay “fanaticos de ambos bandos”, pero obviamente, nunca mencionás a ninguno del lado arabe. Te contentas con mencionar a los fanaticos que vos mismo creaste en tu mente del lado israelí, como el “fanático” Netanyahu que viene diciendo una y otra vez que quiere negociar para de una vez darles a los arabes palestinos un estado. Pero claro, es peor que los fanáticos del Hamas, quienes “solamente” quieren matar a todos los judíos. Pero es un detalle menor. Y obviamente para terminar, como todo buén judeófobo, nada mejor que citar a un judio que se odia a si mismo para justificar su odio a los judios. Bien, ahi, de manual lo tuyo, Esteban.

“Jesús era palestino. Espartaco era palestino. Yo soy palestino”, tronaba medio siglo atrás Arafat, terrorista de marca mayor. Como su rival israelí, y colega en bombas poner, Isaac Shamir, quien un día voló el Hotel Rey David de Jerusalén, con 100 ingleses dentro, y llegó así a primer ministro) Hoy, el más obcecado de sus descendientes quiere desaparecer a Gaza. Alienta eso y más. Acaba imitando a los dementes que yendo tras un Reino de Mil Años provocaron el Holocausto y la desgracia de Israel. Hoy, el Serpentario de los Bélicos Sitios se amplía hacia donde el diablo quiera meter la cola. Obama no detiene al energúmeno ni pone el hombro en ayuda de Palestina. Netanyahu prepotea y va por más. Está loco.

La terminás barbaro: Jesús dejó de ser Judío de Judea, ahora es palestino. Es curioso, porque el termino Palestina no existe sino hasta el 135 e.c (porque así lo decidió el emperador Adriano, no por un inexistente hasta el 67′ Pueblo Palestino), osea 102 años después de la muerte de Jesús. Y lo mismo vale para Espartaco, que si bien no era judío, tampoco era palestino. Y nada menos que citando a Arafat, el mayor asesino de judíos después de Hitler. Buena fuente. Y después comparandolo con Itzjack Shamir, quien no contribuyó a poner una bomba en el King David porque sea un hotel, ni porque había ingleses, sino porque era el Centro Militar del Mandato Británico en el Territorio Histórico de Palestina. No para matar civiles, en un acto terrorista, sino para atacar militares, en una base militar, en el contexto de un gobierno represivo que atacaba tanto a arabes como a judíos. Pero eso seguro que no lo sabías. Nuevamente comparás a Israel con los nazis cuando hablás del “Reino de los Mil Años”. ¿Compararías a Irán o Siria con los nazis? No, hacés bien. Solamente a los judíos, que fueron las mayores víctimas del nazismo, para demostrar tu punto de nuevo: que el nazismo no fué tan malo. Finalizás diciendo que Netanyahu está loco, pero el unico loco acá sós vos: un loco de odio contra los judios.

Pero no te preocupes Esteban, Israel se va a seguir defendiendo y vos vas a seguir vomitando tu odio en Perfil. Lo que no vas a tener el gusto de ver es a los judíos dejandose matar, como querrías. No se que diría Freud de vos, el magno analista politico, pero si se lo que diría un psiquiatra: empezá a tomar los antipsicóticos. Y ojalá nunca te caigan encima ni a vos ni a tus hijos los cohetes de bolsillo.

El jueves todos a la AMIA

Marcha AMIA/Israel. Para el presidente de la AMIA, “convivir con 800 misiles a lo largo de un año no es soportable para nadie”

AJN.- Guillermo Borger respaldó la convocatoria a la marcha que se realizará el próximo jueves frente a la sede de la AMIA en apoyo al Estado de Israel. Borger resaltó que se trata de “poner un granito de arena desde la comunidad judía toda para decir simplemente: ‘Con Israel y por la Paz’”, lema con que fue convocada la manifestación.

El presidente de la AMIA, Guillermo Borger, respaldó hoy martes la convocatoria a la marcha que se realizará en apoyo al Estado de Israel al afirmar que “convivir con 800 misiles a lo largo de un año no es soportable para nadie”.

“Estamos junto al Estado de Israel para evitar que se tenga que convivir con 800 misiles a lo largo del año. Entendemos que no es soportable para nadie, pero fundamentalmente por la paz, para que se evite todo tipo de confrontación bélica”, resaltó Borger en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN).

La manifestación en respaldo al Estado de Israel fue convocada por la comunidad judía argentina para el próximo jueves 22 de noviembre, a las 19 horas, frente al edificio comunitario, ubicado en Pasteur 633, de la ciudad de Buenos Aires.

“La marcha la hacemos frente a este conflicto bélico que se está gestando en Medio Oriente y para expresar nuestra sensibilidad permanente con el Estado de Israel”, enfatizó el presidente de la AMIA, institución que convoca junto a la DAIA, la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos (FACCMA) y la Organización Sionista Argentina (OSA).

A ellas se suman todas las instituciones adheridas como Keren Kayemet LeIsrael (KKL) y CUJA.

Borger resaltó que se trata de “poner un granito de arena desde la comunidad judía toda para decir simplemente: ‘Con Israel y por la Paz’”, que es el lema con que fue convocada la manifestación.

El dirigente comunitario resaltó que la convocatoria no es solo para la comunidad judía sino para todos ciudadanos que quieran expresar su apoyo a Israel frente al difícil momento que atraviesa tras el recrudecimiento de los ataques por parte de los grupos terroristas que operan desde la Franja de Gaza.

Siempre en diálogo con esta agencia, Borger destacó “la buena convivencia” entre las instituciones centrales de la comunidad judía argentina e hizo hincapié en el hecho de que la marcha en apoyo a Israel se haga frente a la sede de la AMIA

“Este lugar es un ícono de la ayuda social que es el espíritu fundacional de la AMIA y es de lo que nos ocupamos permanentemente. A la vez este lugar fue víctima del terrorismo internacional, por eso, donde se sembró muerte queremos justamente dar vida y paz”, sostuvo el dirigente en referencia al atentado ocurrido el 18 de julio de 1994.

Borger instó a la comunidad a “marchar junto a Israel por la paz del mundo”.

Con esta muestra de apoyo, la comunidad judía argentina se suma a las manifestaciones que se vienen realizando en las principales capitales del mundo en respaldo a Israel y a su derecho de defenderse de los reiterados ataques provenientes desde Gaza que desde hace más de una década afectan a la población del sur israelí.

Mi opinión personal:

Como siempre, cuando la dirigencia comunitaria hace algo bien, lo hace tarde y tímidamente. Como dijo mi amigo y colega anteriormente, el lema de la manifestación debería haber sido “Con Israel y por el triunfo“. Debería haber sido en Plaza de Mayo y planificado con anticipación. Debería haber sido convocado en todos los blogs, cadenas de email y redes sociales, pero no fue así, esto no llegó ni a la décima parte de la comunidad judía argentina (ni que hablar entre nuestros amigos fuera de la comunidad). Yo me enteré de casualidad. Pero como esta no es una marcha en favor o en contra de una dirigencia comunitaria determinada de la diáspora, sino en favor de Israel y su derecho a la autodefensa, les pido a todos que la difundan y a todos los que puedan que asistan con banderas israelíes, sin miedo y con valor. No es momento de críticas ni divisiones internas. Tenemos que estar unidos, concientes y movilizados, en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento. Los espero el jueves.

El miedo a hacer Hasbará

Como comenté en mi otro post, durante los últimos días estuve leyendo bastante los comentarios u opiniones que compartió la gente en las Redes Sociales con respecto a la guerra entre Israel y Hamas, y confieso que me llevé una grata sorpresa por la cantidad de personas que salieron a poner la cara por Israel, aunque más no sea de forma virtual.

Pero deberíamos ser más, muchos más. Israel está viviendo un momento crítico en su historia, y cada uno debería aportar su granito de arena para apoyarla desde donde pueda. A grande rasgos, hay dos obstáculos que impiden actuar: miedo e indiferencia. Con la indiferencia no hay nada que hacer. Cada uno es libre de dedicarle su tiempo libre a lo que quiera. Eso sí, cuando la realidad te toque la puerta (ej: tu hijo te dice que quiere hacer Aliyah para enlistarse en el ejército israelí), no te enojes con Israel por habértelo “robado”, como hacen algunos.  Enojate con sus enemigos, que gracias a la indiferencia de muchos pueden seguir asesinando con impunidad.

Con el miedo sí hay cosas para hacer, porque en la mayoría de los casos está fundamentado en prejuicios que terminan siendo completamente erróneos. A continuación voy a enumerar una lista de prejuicios que se pueden cruzar por la cabeza a la hora de hacer hasbará, y explicarte porqué no se corresponden con la realidad. Aclaro: no escribo desde una posición de “experto” ni muchos menos, sino basándome en mi experiencia personal. Acá va una lista:

No quiero quedar mal con compañeros de la facu, amigos, etc.

Realidad: al menos que alguno de ellos sea judeófobo, no vas a quedar mal con nadie por mostrar la realidad. A la mayoría de tus “amigos virtuales” no les interesa lo que escribís, pero va a haber una minoría que va a estar de acuerdo con vos, y por dentro te van a agradecer que hayas subido eso a tu muro.

No quiero ser visto como  “El/La sionista”.

Realidad: esto es ridículo. Al menos que las 24 horas del día estés subiendo material sobe Israel, nadie te va a ver de esa forma. Es más, muchos van a conocer una faceta “política” tuya que anteriormente desconocían. Por otra parte, ¿Qué tendría de malo eso? Sí, soy sionista,  ¿Cuál es el problema?

–  No quiero quedar mal con mi jefe.

Realidad: aunque tengas a tu jefe en Facebook, lo más probable es que no esté todo el tiempo viendo lo que escribís. Como fuera, a tu jefe no le voy importar lo que escribas o compartas en tu muro de Facebook. Le va a importar como trabajes.

No quiero pelearme con nadie.

Realidad: no tenes que pelearte con nadie. Si algún judeófobo te responde un texto enorme, podes decirle: “El Hamas dice que quiere asesinar a todos los judíos, y por eso dispara sus misiles apuntando hacia civiles israelíes mientras se esconde detrás de civiles palestinos. Israel tiene la obligación moral de defenderse.” O simplemente podes responderle: “No tengo tiempo para contestarte, estoy escribiendo una carta donde explico porqué Israel tiene derecho a defenderse”. O podes eliminarlo del Facebook y listo.

Por último, es muy gratificante encontrase físicamente con una persona y que te diga: “el otro día leí lo que escribiste, y estoy completamente de acuerdo con vos”. Esos son la mayoría, aunque algunos medios nos quieran hacer creer lo contrario.

Deja vu (de la perversión antisemita)

Y sin embargo…

Por Pilar Rahola

La Vanguardia (España) – 17/11/12

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20121117/54354570986/pilar-rahola-y-sin-embargo.html

Me temo que pasará otra vez… El ministro de Defensa ha movilizado a sus 75.000 reservistas, es decir, a padres, hijos, comerciantes, empresarios, maestros, médicos, cualquier persona que pueda luchar. Y pongo esta acotación porque siempre se intenta deshumanizar al Tsahal, sin recordar que cualquier ciudadano con la edad suficiente es un soldado en aquel país. Hoy, por tanto, miles de familias tienen el corazón en un puño, el miedo en el alma y su vida puede torcerse de manera trágica. Sin embargo, pasará otra vez… Si como es previsible, la violencia se recrudece, volveremos a vivir el día de la marmota, ese que empieza con el relato de la maldad intrínseca de Israel. Porque en este día eterno, sólo existe un verdugo.

Por ejemplo, pasará otra vez que dirán que Israel ataca sin sentido, lo cual destapará, como decía Julián Schvindlerman, un ingenioso invento: unos cohetes iraníes que ve Israel pero no ve nadie más en el mundo. Porque antes que ahora han caído más de 8.000 misiles en suelo israelí desde el 2005, más de 800 este año, y últimamente el promedio ha llegado a cinco cohetes por día. Ello ha implicado el pánico de más de un millón de personas que han tenido que ir a los refugios varias veces al día, aparte de heridos graves y muertos. Y los últimos cohetes han llegado a Tel Aviv. Pero nadie lo ha visto, la ONU no se ha escandalizado y nuestros progres no han protestado. Y durante meses, día a día, los cohetes han ido atacando el suelo de Israel. ¿Nos imaginamos un solo cohete en Barcelona? Pero que ataquen a Israel con tecnología iraní, desde posiciones cercanas, poniendo en peligro vidas y patrimonio, parece que es muy normal. Así que pasará otra vez, que no diremos nada de esos miles de cohetes pero al primer tanque israelí hablaremos de ocupación, de violencia y de horror. Y también pasará que se hablará de niños, porque siempre hay judíos malvados que matan niños. Ya pasaba en la Edad Media. Y sin embargo, creo que recordar que en Israel también hay niños, que sufren, tienen pánico, resultan heridos, mueren, pero son como los cohetes de Hamas, invisibles. Y claro, si no se ven los cohetes palestinos, ni los niños israelíes, sólo quedan los malos. Y pasará otra vez que parecerá que sólo hay unas pobres víctimas palestinas abandonadas a su suerte y un país imperialista que las masacra.

Y sin embargo, Israel lucha en todos los flancos, rodeado de enemigos que le hostigan en el norte, le atacan en el sur y le odian en todas partes. Y encima, las primaveras árabes traen otoños islamistas. Pero pasará otra vez que todos sabrán quién es el malo, cuál es la solución y dónde está el dolor. Y sin embargo, este es el conflicto más complejo del mundo y el dolor está muy repartido. Pasará, pues, otra vez y muchos sabrán que Israel es un verdugo y los demás unas víctimas. Y sin embargo, estos que lo sabrán todo no sabrán nada.

El Medio Oriente hoy

Miren los peligros, amenazas e incertidumbres que enfrenta el pequeño Israel desde múltiples frentes (agrandar imagen). Es hora de golpear primero antes de que sea demasiado tarde (empezando por Irán). Necesitamos una nueva Guerra de los Seis Días o tendremos un nuevo Auschwitz.

Cuatro “terroristas top” más eliminados – por David Lev

IDF planes on Monday targeted and eliminated another four senior Hamas and Islamic Jihad terrorists. The four were eliminated as part of the IDF’s efforts to dismantle the Hamas terror infrastructure in Gaza, and to restore calm and quiet to southern Israel, the army said in a statement.

The four were eliminated in a joint operation of the IDF and the Shabak, the General Security Service, the report said.

They were in a multi-storied apartment building, but were killed in a pinpointed “surgical” attack that did not hit any of the international media representatives whose offices are in the builidng.

That the loss of the four was significant to Gaza Arab terrorists was evident from the fact that Hamas denied that the IDF had eliminated the four. In a statement, Hamas said that it could not confirm that the four had been killed by the IDF, and said that they were “out of communication range.”

Among the four was Abu al-Attah, a member of the Hamas senior military council. Al-Attah directed hundreds of rocket attacks against Israel, including long-range attacks. He was also a senior figure in the manufacture of rockets in Gaza. Although a Hamas member, he collaborated with Islamic Jihad on their rocket attacks on Israel. He was also involved in planning several terror attacks against Israel.

Also eliminated was Tisar Mahmoud Mahmad Jabbari, also a member of the council and a senior Hamas member, responsible for organizing numerous terror attacks against Israelis. The other two terrorists – Khalil Bahatini and Ramez Harb – were both senior members of Islamic Jihad who had themselves participated in numerous rocket and terror attacks against Israelis.

Missile strike on Gaza terrorists

Missile strike on Gaza terrorists
Flash 90

Fuente: Israel National News

 

Los límites de la buena fé

Durante los últimos días estuve leyendo bastante los comentarios que deja la gente en Facebook con respecto a la guerra entre Israel y Hamas. Calculo que ustedes también. Leí a los que apoyan a Israel (la inmensa mayoría), a los que le rezan a la “paz”, a los que cuestionan al Estado judío con buenas intenciones, etc.  Y una de las conclusiones a las que llegué es que me resulta cada vez más difícil distinguir la linea entre un comentario “desinformado” (producto de la ignorancia) y uno con olor a judeofobia (producto del odio), si es que dicha linea todavía existe.

Primero, si sos ignorante, lo más prudente es callarte la boca en lugar de cuestionar a uno — y solo uno — de los bandos.

Pero segundo y fundamental, dejé de creerte que la ignorancia es tu problema. Seamos francos: es una certeza estadística que a esta altura del partido viste alguna foto como esta:

Es una certeza estadística porque la información es cada vez más accesible para todos. Si el medio de comunicación que voluntariamente elegís no te la muestra, es muy probable que alguno de tus contactos la haya subido a su muro de Facebook. Si no tenes Facebook, siempre te queda la opción de buscar la palabra Hamas y entrar a Wikipedia para saber quiénes son los enemigos de Israel. Si no te gusta leer,  podes elegir un canal más didáctico como Youtube, donde vas a encontrarte con videos como este:

Aun así, obviando todos los recursos que te provee la web 2.0 para conocer la realidad,  preferís retar a la democracia hebrea o realizar una equivalencia moral entre su derecho a la autodefensa y el impulso destructivo de sus enemigos.

Los límites de la buena fe empiezan cuando la ignorancia es una elección.

Hoy en día, la ignorancia es una elección, ni más ni menos.

Un poco de coherencia no viene mal

Ignoren a Zain Verjee (la imbécil de CNN) y escuchen la claridad de Mark Regev al contestar perfectamente todas y cada una de las insidiosas, parciales, antiisraelíes e ideologizadas preguntas de la “periodista”:

Pallywood en acción

Videos truchos como este (donde el supuesto “herido” palestino se levanta rápida y milagrosamente en cuestión de segundos) aparecerán con mayor frecuencia a medida que Hamás pierda en el campo de batalla, pero apueste todo a la guerra mediática. Denlo por sentado.

Basta de falso relato; hablemos con hechos sobre el terreno

Verdadera desproporción entre Gaza e Israel

Suena alarma en tren de Tel Aviv

Por Jana Beris

Escribo esta nota segundos después de salir del cuarto de seguridad en casa, al que entré junto a mi familia cuando una alarma se oyó claramente en el espacio aéreo de Jerusalén.

«¿También acá?» – se preguntaba retóricamente mi hijo menor, que a sus 14 años no suele leer mucho los diarios, pero que estos días muestra creciente interés y preocupación al oir sobre el recurrente disparo de misiles desde Gaza hacia el sur del país, luego a Tel Aviv, y ahora, evidentemente, también a la propia capital.

La discusión sobre todo lo relacionado al conflicto entre Israel y los palestinos suele ser álgida, apasionada y no siempre racional. Hay quienes reaccionan con las vísceras a cada acontecimiento, apoyando automáticamente al lado que prefieren, no siempre analizando en forma fría y lógica cada situación.

Pues en estos días en los que se vuelve a sentir la guerra, en los que hay tensión y angustia en el seno de ambos pueblos, siento la necesidad de hacer alunas aclaraciones. Y éstas no pasan por mi condición judía. Su relación con mi vida en Israel deriva no de lo emocional sino del hecho que al vivir en Israel, veo de cerca y conozco de primera mano la situación en el lugar, hablo con su gente en mi calidad de periodista y voy a los distintos sitios que son escenarios de noticias. No en un sentido de opinión automática que por hallarme de este lado de la frontera, considero enseguida que Israel tiene razón y los palestinos están equivocados.

Suena simplista, pero hay al parecer quienes sí resumen los hechos tan complejos de la zona en esos términos; y yo no los veo así. En la situación actual, siendo este viernes el tercer día consecutivo del operativo «Pilar Defensivo» lanzada por Israel contra las instalaciones de los grupos radicales palestinos en la Franja de Gaza, hay cosas que deben ser aclaradas.

El operativo en curso no es contra la población civil palestina en Gaza sino contra los grupos terroristas. Todos los blancos atacados en Gaza – aproximadamente 550 desde el miércoles por la tarde – estaban relacionados a la infraestructura armada y de gobierno de Hamás y de otros grupos radicales como el Jihad Islámico. Se puso énfasis en depósitos de armas y de cohetes, atacándose, ya en la primera hora, los sitios en los que según informaciones de Inteligencia en manos de Israel, habían sido escondidos los misiles Fajr-5 iraníes de largo alcance, que son capaces de llegar a hasta 75 kms al norte de Gaza, o sea al área metropolitana de Tel Aviv. También fueron atacados todos los puntos en los que se captó el disparo de misiles y cohetes hacia Israel, tratando de eliminar a las células que los habían disparado. Y se puso gran atención a los así llamados «pozos» de disparos, una especie de cavidades subterráneas en los que los terroristas esconden los lanzamisiles pesados para que no estén expuestos sobre tierra.

Esto no significa, claro está, que los civiles queden totalmente fuera. Dado que los terroristas emplazan intencionalmente sus bases de operaciones, sus depósitos de misiles y sus puntos de lanzamiento de cohetes hacia Israel en medio de zonas civiles, el riesgo de que no involucrados se vean alcanzados por el fuego, existe. La declarada intención de Israel es minimizar ese riesgo y por ahora, sus ataques han sido quirúrgicos, muy puntuales, contra los blancos terroristas. De lo contrario, el resumen hasta ahora de víctimas del lado palestino, no sería, según confirman los propios palestinos – al menos en base a información que me ha llegado desde Gaza este viernes a las 15.00 hora local, del Palestinian Center for Human Rights – de 10 civiles muertos. Los terroristas es un cómputo aparte.

Cada uno, si no tenía nada que ver con los terroristas, es una tragedia humana. Al mismo tiempo, claro está que los números habrían sido totalmente distintos, muchísimo mayores, si la intención de Israel fuera matar civiles o si no estuviera esforzándose por no hacerlo. Con lo masivo del fuego de los ataques aéreos durante dos días enteros, el resultado habría sido otro, si la intención hubiese sido otra.

Mientras Israel intenta reducir la capacidad de ataque de los grupos radicales hacia su territorio, la intención de Hamás, el Jihad Islámico y todas las otras organizaciones de su tipo en Gaza, tienen como objetivo explícito y evidente, cobrar la mayor cantidad de víctimas en la población civil israelí. Israel ataca depósitos de armas y cohetes, sitios de disparos y lanzamiento de misiles y bases de Hamás, pero estos grupos disparan hacia las ciudades, las comunidades agrícolas y los pequeños pueblos; hacia la gente.
Los cohetes y misiles han hecho impacto en casas particulares, en jardines de infantes y escuelas, en centros comerciales, en edificios, en estacionamientos y en medio de las calles de ciudades densamente pobladas. Un millón de ciudadanos israelíes en el sur del país está desde hace años bajo la amenaza de los misiles. Con los disparos efectuados el jueves y viernes hacia el área metropolitana de Tel Aviv y Jerusalén, más de la mitad de la población de Israel está en la mirilla de Hamás y el Jihad.

La explicación del hecho que esta amenaza no se traduce en centenares de muertos, no radica en que los cohetes disparados desde Gaza son «caseros» – término con el que se quiere crear la impresión de que no valen nada, no pueden matar y no son realmente motivo de preocupación para nadie -, sino en lo desarrollado del sistema de alarmas en Israel que indica cuándo hay que resguardarse y buscar protección. Si bien no todos los ciudadanos israelíes tienen un cuarto de seguridad en su casa, ni todos viven al lado de refugios, la conciencia sobre la necesidad de buscar resguardo al oírse la sirena, ha salvado vidas.

Y aunque no es propio de análisis profesionales hablar de «milagros», es inevitable recordar los numerosos casos que cubrimos personalmente, en los que por cuestión de segundos se salvaron niños y adultos.

Como en el jardín de infantes de Beer Sheva que quedó destruido por un misil, y que estaba vacío porque el Intendente, Rubik Danilovich, a raíz de los disparos hacia la ciudad durante la noche, decidió cancelar al día siguiente los estudios. O la vida de Zilpa Yooz del kibutz Reim, que hace tres semanas estuvo a segundos de morir. Oyó la alarma a las 7:00 de la mañana, se levantó rápidamente – sabiendo que tenía sólo 15 segundos para tratar de protegerse -, se fue al corredor de su casa, el único punto que no está junto a ventanas, cerró la puerta de su dormitorio y de la ducha, esperando oir un estallido, y quedó petrificada al oírlo tan cerca y ver enseguida el humo y el polvo saliendo por debajo de la puerta de su pieza, comprobando horrorizada que el cohete Qassam había hecho impacto debajo de su cama, destruyendo todo a su alrededor. Ella no habría contado el cuento si no se hubiera levantado.

Y la otra cara de la moneda; cuando la gente no alcanza a llegar a correr, como los tres civiles israelíes que murieron este jueves en su edificio en Kiriat Malaji por un impacto directo de un misil Grad que destrozó la pared del frente en uno de los departamentos del cuarto piso. Una mujer de 26 años, embarazada, murió al instante. Su esposo y los tres niños pequeños de la pareja, resultaron heridos.

La diferencia no es entre sangre y sangre. La del pueblo palestino vale tanto como la del israelí y la de otros pueblos del mundo. La diferencia es de intenciones. Israel trata de defender a su población, atacando a los terroristas, mientras que los terroristas buscan deliberadamente atacar lo más posible a los civiles de Israel.

Los disparos de estos días hacia Tel Aviv y Jerusalén confirman lo que Israel dice hace años: Hamás trata constantemente de armarse con misiles más poderosos que le permitan llegar tierra adentro en Israel, recibe de Irán y otros países, armamento que considera «cualitativo» y más amenazante para Israel. Apenas tiene oportunidad, lo utiliza.

El agravante es que para ello usa a sus propios civiles de escudos, sabiendo que no les aporta, que los pone en peligro.
Israel se contuvo durante mucho tiempo antes de lanzar el operativo en curso. El disparo de misiles hacia Israel comenzó en el 2001. Israel se limitó durante años a responder hacia la fuente del fuego, para intentar detener – o luego eliminar – a la célula responsable. Hace unos años, llevó a cabo la fuerte operación «Plomo Fundido» con la intención de desmantelar la infraestructura armada de Hamás y los otros grupos radicales. Intentó poner fin a la amenaza, pero la disuasión duró muy poco. En los últimos tiempos, el disparo de misiles recrudeció. En lo que va del 2012, más de 1.000 cohetes y misiles fueron lanzados hacia la población civil israelí. Esta vez, Israel resolvió intentar nuevamente frenarlo del todo. Por eso atacó, luego de contenerse durante mucho tiempo.

La solución a esta situación no será armada. Hamás no levantará bandera blanca ni se rendirá públicamente. Pero la gran pregunta es si acaso se puede concebir la posibilidad de una solución política cuando del otro lado el interlocutor es una serie de grupos que no reconocen siquiera el derecho de Israel a existir.

Fuente: Israel en línea

Mi opinión personal:

Las víctimas civiles palestinas son responsabilidad del agresor, Israel se tiene que preocupar únicamente por proteger a su población y golpear al enemigo a toda costa. No importa que sean 5, 50 o 500.000 los palestinos muertos… los detractores de Israel siempre dirán las mismas idioteces. Es decir, aunque fueran 5 los muertos, eso sería suficiente para los enemigos de Israel a la hora de apoyar a los terroristas y olvidarse de la masacre de docenas de miles de civiles en Siria (aunque antes tampoco se acordaban demasiado, salvo para escribir algún artículo apoyando al carnicero de Damasco). Si los muertos fueran 500.000, dirían exactamente lo mismo que ahora. Israel tiene que saber que no cambiará nada en ese sentido si evita bajas del bando enemigo. Las falsas acusaciones serán las mismas.

Pero también es importante advertir la opinión de algunos espectadores neutrales, ingenuos, mal informados y gente honesta que no odia a Israel, pero sostiene una incorrecta equivalencia moral entre agresores y agredidos, aunque sin mala intención (“un poquito de culpa tiene Hamás, un poquito de culpa tiene Israel”… repiten como loros).

No hay equiparación posible entre un país que valora la vida (incluso la de enemigos) haciendo todo lo posible por ejecutar ataques qirúrgicos para defenderse sin dañar a civiles palestinos, que los terroristas lanzando indiscriminada y deliberadamente misiles, morteros y cohetes contra civiles mientras se esconden entre su población civil y a propósito se confunden con los civiles, quienes dificultan su identificación para que, ante un ataque israelí, mueran los terroristas y todos sus escudos humanos. A esta altura eso lo dice incluso B’Tselem (aqui y aqui), no es un invento de Bibi.

Hablé personalmente con muchos residentes argentinos y uruguayos en Ashkelon y Ashdod por teléfono, Messenger y Skype. Todos quieren que esta vez Tzahal haga el trabajo hasta el final. Y se la bancan, pero no a costa de tener que vivir esto cada cuatro meses. Quieren una guerra definitiva para erradicar al Hamás y demás grupos terroristas. Lo que yo no entiendo es para qué carajo sirvió Plomo Fundido… como dijo Lieberman: En 2009 Israel pagó el costo político frente a la opinión pública extranjera pero no consiguió sus objetivos. A lo mejor se debería haber hecho el trabajo completo en aquel entonces. Escaramuzas todos los meses es una guerra de desgaste y es peor que una guerra corta y fulminante.

Lamento informar que aparentemente esta operación es limitada. Tiene como objetivo detener los ataques con cohetes en el corto plazo, eliminar a ciertos jefes terroristas, crear disuasión en el mediano plazo, destruir los misiles de largo alcance y ver hasta dónde pueden llegar con lo poco que les queda, pero no destruir al Hamás. La próxima operación tiene que ser la última y debe tener como objetivo derrocar al Hamás, destruir a todas las organizaciones terroristas en Gaza, explotar sus arsenales, túneles, fuentes de contrabando y financiamiento. Aunque eso lo decidirá el próximo gobierno.

Espero que se aprenda algo de esta operación, así se preparan para la guerra enserio. Me refiero a los cohetes, misiles de largo alcance, ataques cibernéticos de hackers, diplomacia, etc. Espero que Israel haya aprendido mucho. Por lo que veo Tzahal está desplegando una campaña impecable de relaciones públicas en Internet y las redes sociales. El Hamás claramente desplegó todo el poder que tenía, lo mismo que los hackers árabes y la diplomacia antiisraelí. Cuando estalle la guerra enserio, no tendrán más “municiones”. Veremos cuando estalle la guerra final con Irán, Hezbollah, Hamás y la Jihad Islámica. Esto es un preludio.

Como dijo anteriormente mi colega y amigo: ¡Con Israel y por la victoria! ¡Siempre!

Con Israel y por el triunfo

“Con Israel y por la paz” es el típico slogan que difunden muchos judíos cada vez que Israel se encuentra bajo ataque y reacciona ejerciendo su legítimo derecho a la autodefensa.
Intento reconocer buenas intenciones en algunas personas detrás del uso constante de esas palabras. Más allá de eso, sugiero ponerse a pensar en el mensaje que manifiestan.
“Por la paz”… ¿Con quién? ¿Con Hamas? En este momento, Hamas es nuestro agresor. ¿Con ellos queremos paz? Hamas es un grupo terrorista que quiere borrar a Israel del mapa y asesinar a los judíos. Rechaza explícitamente una paz duradera, sincera y seria con Israel, y no deja de intentar eliminar a sus ciudadanos.
¿Piden por la paz con Hamas? Si es así, están sumamente equivocados, puesto que Hamas de entrada ya rechazó su pedido. Si es un pedido por la paz con el pueblo palestino en general, deberían rechazar a Hamas y anhelar su desaparición puesto que somete a la población de Gaza bajo un régimen de terror. Si es un pedido por la paz en Medio Oriente en general, es una falta de reconocimiento de la situación en la cual está Israel y una ignorancia acerca de la naturaleza del enemigo islamista.
Hay que dejar de utilizar estos slogans trillados y empleados en más de una ocasión como palabras vacías de contenido, y sentar de manera firme nuestra posición: “Con Israel y por el triunfo”.
Con el enemigo no puede haber paz (sobre todo porque ellos mismos no quieren), con la nada y la no-existencia no se hace la paz, y no se arriesga la propia vida y seguridad por buscar una mentirosa paz.
Lo que debe hacer Israel es eliminar a Hamas, liquidar a sus terroristas, destruir sus instalaciones, y asestarles un golpe definitivo a esos asesinos después del cual no vuelvan a levantarse.
Si decimos “Con Israel y por la paz” estamos expresando que apoyamos a Israel, pero que nos mostramos a favor de una opción imposible o suicida, que termina jugando en contra de los intereses que alegamos defender. Si decimos “Con Israel y por el triunfo”, dejamos en claro que apoyamos verdaderamente a Israel y a sus intereses, que queremos que gane su batalla, derrote a sus enemigos declarados y asegure su existencia y la seguridad de los ciudadanos.
La paz no puede imponerse como una consigna irresponsable y desubicada a cualquier costo; tiene que ser la consecuencia y el objetivo de un acuerdo voluntario en el cual las partes intervinientes se respeten mutuamente, y esto no pasa cuando una parte (Hamas) quiere exterminar a la otra (Israel). Hamas no es una parte posible en un eventual acuerdo de paz.
Aportar desde nuestro lugar para que Israel resulte triunfador, en vez de expresar deseos de transigencia con el enemigo, es lo que realmente constituye un apoyo a la causa.

Muy simple: Lo que Pravda 12 y otros medios no comunican

La pura verdad: Desde Gaza han tirado centenares de cohetes sobre Israel, sobre 1,5 millones de israelíes del sur (casi un quinto de la población). Han hecho la vida imposible a millones de personas, puesto en peligro la vida de civiles inocentes y ningún gobierno en el mundo podría tolerar eso. Democracias como Estados Unidos, Canadá y los principales países europeos (incluyendo Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Bulgaria y la Unión Europea) manifestaron su apoyo a Israel y su derecho a la autodefensa; mientras que Irán y los Hermanos Musulmanes que están en Egipto apoyan a Hamás (lógico) y el gobierno sirio manifestó que la operación israelí es una barbaridad (JA! aunque usted no lo crea, del mismo régimen que asesinó 30.000 civiles para mantenerse en el poder). Estos ataques con misiles y el misil antitanque disparado contra un vehículo militar en el lado israelí de la frontera ha sido lo que detonó la actual operación israelí. Ahmed Jabari estuvo detrás de muchos ataques contra israelíes y tenía las manos manchadas de sangre, incluyendo el secuestro de Guilad Shalit y el atentado criminal contra un autobús escolar lleno de chicos en abril de 2011 (esto sí lo aclara Clarín). Los terroristas palestinos disparan contra civiles y luego se esconden entre civiles. Desde Israel se apunta a objetivos militares concretos; desde Gaza, a objetivos indiscriminados. Ver las imágenes de un bebé siendo sacado de los escombros en Kiryat Malachi es impactante. A juzgar cómo quedó el edificio bombardeado en esa ciudad, es un milagro que no hayan muerto más civiles. No solamente Netanyahu, Barak y Peres, sino toda la oposición política en Israel aplaude la actual operación, incluyendo Tzipi Livni, Shelly Yachimovich, Shaul Mofaz y Naftali Bennett. El único que defiende a los terroristas es el Meretz y espero que no logren obtener un solo diputado en las elecciones de enero. La población del sur, incluso los más pacifistas, están pidiendo a gritos que Netanyahu destruya al Hamás o dimita, critica la falta de ampliación e intensidad en la actual operación militar.

A pesar de todo, confío en el buen juicio de Bibi. Ya llegará el momento de lanzar la ofensiva final para derrocar al Hamás. Probablemente cuando estalle la guerra con Irán. No falta mucho. Por ahora lo mejor es alcanzar un alto al fuego. Israel tiene que decidir la forma y el momento adecuado para lanzar la guerra. Solo recuerden todo esto cuando los enemigos y detractores de Israel se indignen cuando el Estado hebreo haga parecer la Operación Plomo Fundido un juego de muñecas.

A %d blogueros les gusta esto: