Pacifismo y derechos humanos

MATAR SIN CULPA

Una canadiense pacifista de izquierda relativista y multicultural escribió a las autoridades de su país quejándose del trato que reciben los terroristas detenidos en Afganistán.

Por increíble que parezca, el Ministro de Defensa se tomó el trabajo de responderle… 


Estimada Ciudadana Comprometida:

Gracias por su carta en la que expresa la preocupación por el trato que damos a los terroristas taliban y de Al Qaeda en manos de las Fuerzas Armadas Canadienses.

En atención a las quejas que recibimos de ciudadanos comprometidos como usted, hemos creado un nuevo Programa de Pacifismo e Integración para los terroristas.

De acuerdo con ese Programa, hemos decidido seleccionar un terrorista y colocarlo bajo la dependencia de la familia de usted.

El próximo lunes tendrá usted en su casa a Alí Mohamed Amé Ben Mahmud (puede llamarlo simplemente Amé).

Espero que puedan tratarlo amablemente tal como exige usted en su carta de protesta. Lo más probable es que necesite usted contratar a algunos ayudantes para esa misión.

Cada semana nuestro Departamento le va a hacer una Visita de Inspección para comprobar que se tienen en cuenta los principios de buen trato que exige usted en su carta.

Debo advertirle que Amé es un psicópata extremadamente violento, pero confiamos en que, con la sensibilidad que usted manifiesta en su carta, logrará superar ese inconveniente.

Insistimos en que su huésped resulta extremadamente eficiente en el combate cuerpo a cuerpo y que puede matar con un lápiz o un cortauñas. Además, Amé es experto en fabricar artefactos explosivos con productos caseros; así que tenga bien guardados esos productos a menos que en su opinión esa decisión pueda ofender la sensibilidad de Amé.

El terrorista no querrá relacionarse con usted o con sus hijas (excepto sexualmente) puesto que él considera a las mujeres como meros objetos. Ese es un aspecto muy sensible, puesto que se le han observado tendencias violentas respecto a las mujeres que no cumplen con el atuendo islamista, así pues, confío en que a usted no le moleste llevar el burka permanentemente.

De ese modo contribuirá Usted a respetar la cultura y las creencias que manifiesta en su carta.

Gracias otra vez por su preocupación, estamos reconociendo a las personas como usted e informaremos a nuestros conciudadanos de su cooperación.

Buena suerte y que Dios la bendiga.

Atentamente,

Gordon O’Connor.
Ministro de Defensa.

 

FUENTE: ANSWERS.YAHOO

Arabia Saudita y Wikileaks

2 cosas para pensar:

1- Segun DEBKA Arabia Saudita se hizo con 2 armas nucleares paquistaníes. ¿Pretende meterle miedo a Iran? . Ademas no nos olvidemos que los Saud no son lo que se llamaria “bebes de pecho” y tampoco son amantes del pueblo judio y la civilizacion occidental.

2-Al respecto de esto y otras cuestiones es que se refiere Ezequiel Eiben en su ultimo articulo (recomiendo leerlo completo): “Daño y Esclarecimiento de Wikileaks”

…Julian Assange, fundador de WikiLeaks, es un criminal; no cabe duda al respecto. Esta organización internacional que preside (cuyo nombre significa “filtración”), dedicada a la publicación de documentación política y diplomática, ya sea de países o empresas, ha demostrado lo que es capaz de hacer sin reflexionar en las consecuencias desastrosas para la humanidad que sus acciones pueden traer aparejadas.
Los defensores de Assange escudan su proceder bajo el lema de la libertad de expresión, que si bien es un derecho básico para el mundo libre y debe ser reconocido en todo ordenamiento jurídico, no cesa en ocasiones como ésta de ser politizado y consiguientemente, manipulado. El uso de un derecho es lo correcto; el abuso implica ejercerlo contrariando los fines que la ley tuvo en miras a la hora de reconocerlo, o para menoscabar injustamente los derechos de los otros.
La libertad de expresión de WikiLeaks se ha empleado para destruir el derecho a la privacidad, el secreto de Estado por razones de seguridad y la clasificación de información por motivos de prevención. Las habilidades y precauciones que debe tener un Estado para manejar sutilmente datos sensibles que tratan asuntos de fragilidad, adoptando los medios necesarios en consecuencia para evitar la divulgación susceptible de originar conflictos (crisis diplomáticas, boicots, guerras) parece no importarle a WikiLeaks, que con tal de alcanzar fama y renombre, cierra los ojos y prosigue su campaña. Posicionarse en contra de WikiLeaks no es equivalente a defender el secretismo de políticas corruptas de los Estados, a ocultar fechorías de los dominadores del mundo. No es sinónimo de ser un encubridor de falsedades y traiciones. Estar en contra de lo hecho por WikiLeaks no es favorecer negociados y trampas de los dirigentes políticos y funcionarios diplomáticos; es reconocer el riesgo inherente de ciertos informes que ameritan la cautela, y querer que sean manejados con la responsabilidad que corresponde. Una persona de bien no puede estar a favor de encubrir deliberada explotación económica de un Estado dominante que genera extrema pobreza en otro sometido sin posibilidades de defender sus derechos; o de ocultar terrorismo promovido por gobiernos fascistas que crean y proveen de armamento a organizaciones terroristas en distintos países para atacar a democracias a través del asesinato de sus civiles. Pero una persona de bien sí puede reclamar el derecho de un país a resguardar estrategias militares, negociaciones diplomáticas que solo pueden ser encaminadas si se evita la injerencia de extraños, y comunicaciones que en protección de la soberanía e intereses nacionales solo deben llegar a su receptor auténtico.
La responsabilidad de Assange en esta afrenta a Estados democráticos como Estados Unidos revela, a la vez, la otra cara de WikiLeaks. No precisamente la de la valentía que aclaman sus defensores por meterse con los secretos estatales, sino la contraria: la cobardía…

…Glick escribe: “WikiLeaks mostró que no hay un lobby israelí complotando para llevar a EEUU a una guerra para servir a los intereses judíos. Hay algo aproximado a un consenso internacional que Irán es la cabeza de la serpiente que debe ser cortada, como lo describió el potentado saudita”. Con respecto del plan nuclear de Irán, países árabes (dentro de ellos, Arabia Saudita primordialmente) piden a Estados Unidos el ataque a las instalaciones nucleares del Estado presidido por Mahmoud Ahmadinejad. Acorde a lo revelado, los mismos árabes sienten la amenaza que implica un Irán nuclear como centro de poder y hegemonía en la región, y esperan que tanto Estados Unidos como Israel se ensucien las manos y lleven a cabo la parte difícil del asunto: operación militar (el eufemismo utilizado es “cortarle la cabeza a la serpiente). En diversas partes del mundo se percibe lo que puede llegar a convertirse en una maquinaria de destrucción y poder indisputable, y por lo bajo se pide que esas intenciones sean frenadas a tiempo. Conspiradores, judeófobos, difamadores y compradores de los Protocolos de los Sabios de Sión: sus teorías han sido aniquiladas.
Pues bien, adentrándonos en el asunto nuclear, ¿Por qué querría Arabia Saudita un ataque contra Irán? Los motivos pueden ser varios. Recordar se debe que los saudíes son una potencia, y que Irán también lo es y pretende transformarse en una aún mayor. Pero en el plano ideológico e idiosincrático hay ciertas diferencias: si bien ambos son islamistas, Arabia Saudita es árabe mientras que Irán es persa, y Arabia Saudita es sunita wahhabista e Irán es chiíta. Hay una lucha en curso para ver quien está en poder del verdadero Islam, cual es la nación que triunfará en sus pretensiones de erigirse en auténticos voceros de Alá, y ostentará la hegemonía en el mundo islámico. Por supuesto, como potencias se celan y se miran de reojo, y cada una busca ser la dominadora en los campos armamentísticos y económico, y gozar del status de la más poderosa en Medio Oriente sin que pueda desafiársela.
Pero a pesar de todas las conjeturas que puedan hacerse acerca de los secretos revelados por WikiLeaks y de las disputas ostensibles en el tema del plan nuclear de Irán, no podemos dejar de prestarle atención a la opinión autorizada de Daniel Pipes en su texto “Jarro de agua fría a WikiLeaks”. El autor hace una primera observación: “Los árabes podrían estar diciendo a los americanos lo que creen que éstos quieren escuchar (…) Sus llamamientos pueden formar parte de un juego, que implica manifestar como propios los temores y los deseos de los aliados de uno”. Para fundamentar, cita a Lee Smith: “Las palabras que dijeron los saudíes ante los americanos no están concebidas para abrirnos una ventana transparente a la forma de ver el mundo, sino para inducirnos mediante la manipulación a satisfacer los intereses de la Casa de Saud”, y luego pregunta “¿Sabemos, o no, que están diciendo la verdad?”…

¿Stuxnet al Reves?

Estaba seguro de que Iran no podia meter un “stuxnet” en occidente de la misma forma en que se lo metieron a sus sistemas. Eso generaria una ola de mala publicidad para los muchachos, ademas de que seria el equivalente informatico al 9/11. Pero que tal si la ultraizquierda hiciera el trabajo por ellos (o tal vez no) y promoveria propaganda en contra de EEUU y occidente para seguir destruyendo (como habitualmente intentan hacerlo) la imagen de la civilizacion de la industria, los derechos individuales y la libertad??? Asi es: Wikileaks podria tranquilamente cumplir este rol, y Julian Assange seria el martir que se sacrifica por nuestra “libertad de expresion” mientras entrega en bandeja informacion vital al terrorismo islamico y denigra al maximo la imagen de EEUU.

El razonamiento que expresa este articulo es claro y conciso al respecto (las negritas son mias):

La Guerra Ha Empezado

La Izquierda Abre un Segundo Frente para Al Qaeda

WikiLeaks acaba de ampliar sus operaciones. No satisfechos con actuar como el servicio de inteligencia de al-Qaeda – divulgando miles de documentos clasificados que ponen en peligro la vida de colaboradores de Estados Unidos en Irak y Afganistán, y cerrando las líneas de comunicación de diplomáticos americanos – WikiLeaks y sus seguidores se están ofreciendo como voluntarios para conducir el departamento de “guerra cibernética” de nuestros enemigos.

Ante la amenaza de que cerraran WikiLeaks y le detuvieran – y en medio de rumores cada vez mayores, incluso de un senador demócrata, de que podría ser enjuiciado bajo la Ley de Espionaje – su fundador Julian Assange anunció que ha preparado una “píldora venenosa” con la que pretende hacerle chantaje a los gobiernos occidentales.

  • El fundador de WikiLeaks advirtió que sus seguidores están listos para publicar una “avalancha” de documentos gubernamentales filtrados si sus actividades se ven limitadas por algún país. Julian Assange ya ha distribuido entre sus colegas (“hackers” informáticos) una “píldora venenosa” con los secretos dañinos, los cuales parecen incluir detalles sobre BP y la Bahía de Guantánamo. Él cree que ese archivo es su “seguro” en caso de ser asesinado, detenido, o si la página web que filtró la información confidencial es retirada permanentemente de Internet.

Assange llegó a amenazar a Wall Street, supuestamente para asegurarse el apoyo de la Izquierda occidental, apelando a su anti-capitalismo.

Assange ha sido llamado el “James Bond del periodismo”, pero esta última amenaza hace que se parezca más al malo de la película. Que Assange es un sociópata – un perfil del New York Times lo describe como un tirano megalómano – no es noticia. Pero los períodos verdaderamente desastrosos en la historia humana son aquellos en los que los sociópatas consiguen un gran soporte popular, en los que ideologías malvadas les proporcionan miles o millones de seguidores entusiastas. Y eso es lo que da mala espina sobre el grupo de “hackers” anarquistas de izquierdas que se han ofrecido voluntarios para ayudar con el esquema de chantaje de Assange.

La amenaza de chantaje, en mi opinión, no es muy potente. Teniendo en cuenta lo que WikiLeaks ya ha publicado, ¿alguien realmente cree que Assange se guardaría aún más información perjudicial a cambio de la promesa del gobierno de dejarle en paz? Si no lanza su “píldora venenosa” ahora, lo hará más adelante.

Pero esta amenaza de chantaje es sólo el comienzo. Los simpatizantes de WikiLeaks ya han lanzadouna “guerra” de ataques on-line sobre el número cada vez mayor de empresas que han dejado de darle soporte on-line a WikiLeaks.

  • Los ataques cibernéticos en defensa de Mr. Assange parecen haber sido coordinados por “Anonymous”, un grupo informal de activistas piratas informáticos que ya se han ensañado con otros grupos antes. El último fin de semana, miembros de Anonymous, en dos diferentes manifiestos on-line, prometieron vengarse contra cualquier organización que se posicionara contra WikiLeaks.
  • Anonymous se atribuyó la responsabilidad del ataque a MasterCard, por medio de mensajes en Internet; y, según un activista asociado al grupo, llevó a cabo varias olas de ataques contra otras empresas durante el día.El grupo dijo que esas acciones eran parte de una campaña llamada Operación Restitución (Operation Payback), que comenzó como una forma de castigar a las empresas que intentaron detener el intercambio de archivos y las descargas de películas en Internet….
  • Una idea de la actitud beligerante de los activistas quedó clara cuando un colaborador de un foro que el grupo utiliza, WhyWeProtest.net, escribió acerca de los ataques: “La guerra ha empezado. Y todo el mundo debería pasar algún tiempo pensando en eso, hablándolo con otros, preparándose para saber cómo actuar si algo te obliga a tomar una decisión. Pero lleva mucho cuidado de no errar por el lado de inacción”.

Aquí vemos de nuevo la visión del mundo esencialmente nihilista de la Izquierda. ¿Alguien todavía cree que tienen un sistema “científico” de economía, o un esquema bien pensado para una futura utopía política? No, tales ilusiones fueron demolidas en el siglo XX. Lo que les queda, lo que continúa animando a la izquierda, no es un ideal positivo, sino odio, odio hacia el capitalismo, odio hacia el individuo independiente, odio contra el “excepcional” sistema americano.

Puedes verlo en la furiosa oposición de los demócratas al reciente acuerdo fiscal. Ellos prefirirían subirles los impuestos a todos y acelerar una doble recesión con tal de no privarse de la oportunidad de arrancarles otro kilo de carne a “los ricos”. Lleva ese razonamiento un poco más lejos y te encuentras con los anarquistas de WikiLeaks, que se han dedicado a divulgar información secreta cuya única finalidad es perjudicar los intereses de Occidente, aunque eso signifique que se han convertido en aliados de hecho de las fuerzas más represivas, sanguinarias y tiránicas de la tierra.

Al establecer una campaña organizada para quebrar la seguridad de Occidente – y, como el filtro de los mensajes diplomáticos deja claro, esto no va dirigido solamente contra los Estados Unidos – los anarquistas de WikiLeaks se han erigido ahora en una conspiración de traidores contra sus propios gobiernos.

A pesar de eso, no ha habido prácticamente ninguna respuesta por parte del gobierno.

John Bolton razona que el verdadero peligro para nuestra seguridad no es WikiLeaks, sino el fracaso del presidente Obama de actuar para proteger nuestros intereses. “No es WikiLeaks el que en última instancia pone en peligro nuestra seguridad nacional, sino la fracasada administración Obama al ignorar la naturaleza y el alcance de las amenazas que enfrentamos, y al no estar nunca dispuesta a actuar para impedirlas”. Esto es evidente en muchos de los mensajes filtrados, que reconocen de puertas para adentro las amenazas y los verdaderos ataques que la administración se ha negado a admitir en público; pero también es evidente en la débil respuesta del gobierno al propio WikiLeaks.

La misma administración que se niega incluso a reconocer que estamos en guerra contra el terrorismo se niega ahora a reconocer que la izquierda nihilista ha abierto un segundo frente, en nombre de Irán y al-Qaeda, proporcionándoles a nuestros enemigos una sofisticada capacidad de ciber-guerra que nunca habrían podido adquirir por ellos mismos.

Por lo visto ya estamos en guerra cibernética contra Irán: no han podido librarse del desagradable “worm” Stuxnet que está infectando el software de su sistema de enriquecimiento de uranio. Y tampoco ha sido una buena noticia para ellos el que uno de los científicos iraníes recientemente asesinado en una clásica operación secreta fuese el encargado de lidiar con el ataque de Stuxnet.

Pero ahora nos enfrentamos a un contra-ataque cada vez más malévolo de los voluntarios de Occidente que se han puesto a favor de nuestros enemigos, una conspiración traicionera que necesita ser tratada como tal, persiguiendo, deteniendo, y quitando de en medio a sus participantes. Tenemos que tomarnos en serio lo que los traidores de WikiLeaks nos están diciendo: “La guerra ha empezado” – y tenemos que asegurarnos que nuestros enemigos no son los únicos que la están luchando.

# # #
Robert Tracinski escribe un comentario diario en TIADaily.com. Es editor de The Intellectual Activist y de TIADaily.com.”

Feliz navidad y próspero año nuevo

¿Por qué un ateo celebra navidad?

Llamemos a los “antisionistas” como corresponde

Como hemos dicho en más de una ocasión, el “antisionismo” es una versión moderna de la judeofobia. El repudio a la democracia hebrea tiene muchas aristas – panarabismo, antiamericanismo, atrasismo, etc. -,  pero la madre de todas las causas es el odio más “antiguo, generalizado, permanente, profundo, obsesivo, peligroso, quimérico y fácil que existió sobre la faz de la tierra “, como lo describe Gustavo Perednik en su ensayo “La judeofobia”.

Si algún lector no está muy familiarizado con el tema, puede hacer el siguiente test: cuando se encuentre con un “antisionista”, pregúntele por Darfur, Kosovo y Corea Del Norte; pregúntele por la libertad de expresión y religiosa en alguna de las 20 dictaduras árabes; pregúntele cómo vive una mujer en Siria o Yemen y cómo muere un homosexual en Irán; pregúntele por los asesinatos por “honor familiar”, por los azotes a los que beben alcohol, por la mutilación genital y por el adoctrinamiento de niños que, en vez de ver películas de Harry Potter, aprenden que los judíos son como “monos y cerdos”, que el “monstruo sionista” es el responsable de todos los males y que cuando crezcan van a poder explotarse en una pizzería para encontrarse con las 72 vírgenes.

Su respuesta será un tartamudeo relativista que incluya alguna frase conciliatoria al estilo “es otra cultura tan válida como la nuestra”,  o alguna pregunta inquisidora como  “¿Quién sos vos para juzgarlos?”, o alguna lágrima de cocodrilo mezclada con un “yo repudio todo eso”, donde el “todo eso” queda flotando en el aire para que cada uno lo interprete como se le dé la gana.

Ahora bien, pregúntele por Israel y la exaltación es inmediata. Cuando se trata del Estado judío, nada es relativo ni da lugar a múltiples interpretaciones. La reacción es como la de un tigre agazapado que sale en busca de su presa; la mirada apaciguada se convierte en un destello de odio; los palestinos se transforman en un pueblo milenario, despojado de su tierra y oprimido por la maquinaria de guerra israelí.

Así, el único Estado judío del mundo es el único por el que se convocan marchas y se queman banderas. Es el único que puede recibir el epíteto de “Estado nazi” o de “apartheid” y ser acusado de construir un “gueto”, aludiendo con este término a la franja de Gaza. Es el único que soporta una guerra de deslegitimación permanente por parte de los organismos que “defienden los derechos humanos” (Amnistía Internacional, HRW, etc.). Es el único que tiene que justificar su derecho a existir y a defenderse. Y es el único al que se le niega su identidad nacional.

A pesar de que los judeofobos se empeñen en negarlo, Israel es la tierra del pueblo judío. Durante más de 3000 años, Israel representó todo para el pueblo judío y nada para el resto de los pueblos (“Jerusalem” y “Zion” aparecen 669 y 154 veces en la biblia hebrea; ninguna de estas palabras figura en el Corán).  Hoy en día, en Israel se habla la lengua judía (el hebreo), se utiliza el calendario judío, se celebran las festividades judías y se estudia la historia judía; el 82% de los ciudadanos israelíes son judíos, quienes abarcan a más de la mitad de la población judía mundial; Israel se auto declara como un Estado judío, el mundo occidental lo reconoce como un Estado judío y los judíos se sienten identificados con él (a excepción de una secta de fanáticos ultra-religiosos – Neturei Karta – y de fanáticos de izquierda que utilizan su apellido como un escudo para escupir odio con impunidad — Noam Chomsky, Norman Filkenstein, Ilan Pape y Pedro Brieguer, entre otros).

Todo lo dicho hasta aquí alcanza y sobra para llamar a los “antisionistas” como corresponde, es decir, para llamarlos anti-judíos o judeófobos. Hablamos de su silencio ominoso cuando tienen que juzgar las atrocidades que se cometen en el mundo y hablamos de su rebrote de adrenalina cuando se les presenta alguna oportunidad — real o ficticia — para juzgar al país judío,  intrínsecamente malvado como tal.  No obstante, podríamos hacernos una última pregunta para terminar: ¿Existe algún judeófobo que sienta simpatías por el Estado de Israel?

Porque si uno puede odiar a Israel sin tener nada en contra de los judíos (como permanentemente nos recuerdan los “antisionistas”) y si la tierra de Israel y el pueblo que habita en ella son dos entidades separadas – sin lazos históricos, ideológicos y nacionales que los unan (como también nos recuerdan los “antisionistas”); entonces tiene que existir alguna persona, ¡una sola aunque sea!, que se proclame a favor de Israel y en contra de los judíos. 

Encontrar un dinosaurio vivo sería más fácil, ¿no?

(Liberal) Libertario y Pro-Israeli

No podia dejar de publicar este excelente articulo (por mas que no me encuentre 100% de acuerdo) de Leandro Fleischer sobre la aparente contradiccion entre ser (liberal) libertario y pro-israeli.

La “contradicción” de ser libertario y pro-israelí

Ser libertario y defender a un Estado socialdemócrata como lo es Israel, pareciera ser una contradicción imposible de defender. Sin embargo, muchos de los individuos que comparten mi ideología lo hacen. ¿Por qué? Veamos.

Habitualmente, en mis artículos no sólo me encargo de responder a las continuas e infundadas acusaciones que se le realizan a Israel en la Comunidad Internacional, sino que además expreso durísimas críticas con respecto a ciertas políticas económicas y sociales existentes en el Estado judío.

Critico la enorme intervención estatal en los bolsillos de las personas, critico la gran cantidad de prohibiciones que existen (drogas, juego, fumar en lugares cerrados, beber en la calle, etc), critico que se deba financiar a la fuerza a los ortodoxos, los cuales forman el 54% de la población y de ellos el 70% no trabaja, critico la impunidad con la que puede actuar la policía, critico la existencia de medios de comunicación del Estado y de tantos ministerios inútiles repletos de parásitos, critico que se limiten las importaciones y exportaciones, critico que el gobierno decida cuál empresa puede ingresar en el mercado y cuál no, critico cuando algún soldado se excede, etc.

Como pueden observar, no me guardo nada. No escondo los errores que Israel comete e intento con mis escritos intentar cambiar algo o, al menos, descargarme. ¿Pero acaso todas estas críticas no se pueden aplicar también a cualquier otro país de los que pertenecen a lo que se conoce como “el mundo libre”? Por supuesto que sí.

Sin embargo, en Israel uno puede expresarse libremente. Sin ir más lejos, yo pertenezco al movimiento libertario que aquí existe y nadie controla nuestros escritos o reuniones y, si así lo decidimos, en el futuro podremos presentarnos a elecciones u organizar manifestaciones contra una u otra política del gobierno.

Aunque no me gusta la Democracia, pues como dijera Thomas Jefferson “no es más que el gobierno de las masas, donde un 51% de la gente puede mandar al diablo los derechos del otro 49%”, siempre superará moralmente a las dictaduras comunistas e islámicas que intentan dominar el mundo. A pesar de las limitaciones estatales, uno siempre puede aspirar a elevar su nivel de vida o mejorarse profesionalmente, los homosexuales pueden vivir tranquilamente sin temer a ser ahorcados en una plaza como en Irán o encerrados en campos de concentración como solía suceder en Cuba bajo el régimen de los hermanos Castro y el “heroico” Che Guevara, las minorías gozan de los mismos derechos que los judíos y, si bien hay puntos por mejorar en este aspecto, existen todo tipo de ONG que pueden actuar libremente y lograr resultados positivos.

Israel es el país en el cual los árabes, sean cristianos o musulmanes, gozan de bastante más libertad que en cualquier Estado islámico. Las mujeres pueden vestirse como gusten, conducir un vehículo, estudiar, trabajar, etc. Aunque todos estos derechos parezcan obvios, en las dictaduras islamistas, las mujeres no siempre pueden gozar de ellos.

La dirigencia israelí no es libertaria y, aunque haya alguno que quizás sí sea libertario, sus ideas casi ni pueden influir en la política debido a los intereses de los demás partidos, los cuales no se pueden obviar, pues estos podrían abandonar la coalición y, por lo tanto, el gobierno perdería el poder de forma inmediata. Sin embargo, si comparamos la situación israelí con la de sus vecinos, sin lugar a dudas, el Estado hebreo es un faro de libertad en Medio Oriente.

El libertarismo se basa también en la defensa propia y si bien los anarcocapitalistas pueden aportar teorías brillantes acerca de la privatización de las Fuerzas Armadas u otros libertarios pueden criticar la financiación del ejército realizada por medios coactivos o el hecho de la obligatoriedad del reclutamiento, nadie puede negar que la población de Israel (ya no me refiero al Estado) corre peligro de extinción si no utiliza su derecho a la legítima defensa contra terroristas islámicos fanáticos y psicópatas que repiten a diario su intención de exterminar a los judíos.

El islamista no odia a los judíos debido a la existencia de Israel, sino debido a la existencia del judío en sí. Pero su odio no termina allí, pues también rechaza el estilo de vida occidental, el cual intenta cambiar a la fuerza para imponer sus leyes totalitarias.

Ahora bien, lo interesante de esta situación es que la progresía occidental, con una mezcla de cobardía y masoquismo, le da la bienvenida al islamismo y acepta sus locuras para no ofenderlo. Porque después todo, ellos dicen, es su cultura y debemos aceptarla. Pero yo me pregunto, ¿debemos ser tolerantes con quien pone en peligro la vida de las personas por cometer los siguientes “crímenes”: ser homosexual, disentir, criticar, dejar el Islam, tomar alcohol ,etc? ¿También debemos aceptar lapidaciones de mujeres acusadas de “desobediencia” cuando intentan escaparse de un marido golpeador o la ablación femenina? Pues yo creo que no.

Este extraño comportamiento de la izquierda me llama la atención, ya que ellos se auto consideran abanderados de la libertad, pero unen fuerzas con estos violentos psicópatas que no ocultan sus deseos de conquistar Occidente. No sé si se trata de imbecilidad o idiotez, pero las primeras cabezas que se cortarán si el Islam radical logra su objetivo, serán las de los progres, pues su modo de vida es totalmente opuesto al del Islam y está penado con la muerte. Pero, por el momento, los islamistas los utilizan como tontos útiles y mal no les va.

Israel debe luchar contra este islamo-fascismo para poder seguir existiendo, pues el Estado judío es la excusa que utiliza el islamismo para justificar sus locuras expansionistas, del mismo modo que los nazis utilizaron la excusa de los judíos con un fin idéntico al del Islam. No olvidemos que el islamismo radical y el nazismo eran grandes aliados durante el Holocausto.

La izquierda parasitaria mundial odia al Estado judío porque es su manera de oponerse al “Imperialismo americano” y al “capitalismo” que supuestamente existe en Estados Unidos e Israel. Sin embargo, el condimento antisemita que posee el comunismo desde sus raíces también influye.

Deseo seguir intentando mejorar las cosas en Israel y en el resto de los países del mundo y que no me cuelguen por expresarme libremente ni que violen a mi novia unas bestias fanáticas por ir a la playa en bikini.

Si el islamismo radical logra exterminar a Israel, será cuestión de tiempo hasta que conquiste el resto del mundo. Por esa razón, soy libertario y defiendo a Israel.

Le agradezco a mi amigo anarcocapitalista Gerardo Caprav, de quien aprendo mucho sobre ideas libertarias, tema en el cual se destaca como pocos, por su aporte para el artículo.

 

Frase destacada: “Si el islamismo radical logra exterminar a Israel, será cuestión de tiempo hasta que conquiste el resto del mundo. Por esa razón, soy libertario y defiendo a Israel.

Wikileaks, ¿Bien o mal?

Estos dias no consegui llegar a una conclusion final sobre el affaire Wikileaks. Esto es por dos razones:

1-Como cite del articulo de Caroline Glick en el JPost, Wikileaks nacio para atacar principal y fundamentalmente a las sociedades totalitarias, no a las sociedades libres: “…THE FINAL irony of the WikiLeaks scandal is the cowardice of WikiLeaks that stands at the foundation of the story. Founded in 2006, Wikileaks was supposed to serve the cause of freedom. It claimed that it would defend dissidents in China, the former Soviet Union and other places where human rights remains an empty term. But then China made life difficult for WikiLeaks and so four years later, Assange and his colleagues declared war on the US, rightly assuming that unlike China, the US would take their attacks lying down. Why take risks to defend dissidents in a police state when it’s so much easier and so much more rewarding to attempt to destroy free societies? …” Basicamente Glick argumenta que Assange y sus amigos son unos cobardes por no atacar a las dictaduras que ellos mismos afirmaron que atacarian, y en lugar de ello se dedicaron a perjudicar a EEUU, que no reaccionaria jamas de la misma forma contra ellos como lo haria por ej el gobierno Saudi. En este contexto, objetivamente analizado, Assange y sus secuaces no serian defensores de la libertad y los DDHH, sino una banda de oportunistas cobardes.

2-Por otro lado desde un punto de vista liberal es efectivamente un ataque a las muchas idioteces que el gobierno estadounidense ha cometido en los ultimos años y principalmente a su violacion de los derechos individuales de ciudadanos estadounidenses y extranjeros. Es obvio que la actual administracion de USA esta economicamente descontrolada y en cuestiones de relaciones internacionales completamente desorientada.

Pero una vez expuestos ambos argumentos, es necesario bajar a la realidad, esta es:  EEUU, asi de “raro” como esta, es la unica barrera (ademas de Israel) frente al terrorismo islamico.  Está en guerra. La situacion en Iraq es producto de los atentados y el desequilibrio generado por el islamismo, y no por el ejercito de USA, como comunmente se afirma. Y la realidad es que todos los paises del globo perpetran violaciones a los derechos individuales (esto incluye espionaje y demas cuestiones que Wikileaks nos muestra). Podrian afirmar algunos que “mal de muchos, consuelo de tontos”, pero en la realidad de la tierra es necesario establecer prioridades. Y si uno es miembro de una organizacion pro-libertad, pro-DDHH, no puede atacar primero a la mayor democracia del planeta tierra. Es, para ser ingenuo, cuanto menos extraño. Debo afirmar que de ambos argumentos tiendo a quedarme con el primero, es decir Assange y los suyos son unos cobardes que decidieron atacar a USA no por su lucha por los DDHH y la libertad, sino por un simple oportunismo. Cuando uno lucha por la libertad y debe elegir entre denunciar a China y Arabia Saudita (entre otros regimenes poco freedom-friendly) o Estados Unidos, yo creo que nadie lo duda. Pero ante la perspectiva de terminar como el Tank Man, esta gente habria preferido acabar como Bernstein y Woodward. Sea o no un montaje, este affaire demuestra a las claras que la hipocresia progre no tiene limites. Aplaudir cuando cae EEUU, pero protestar cuando se toca a bellezas democraticas como Cuba, Arabia Saudita, Iran o Corea del Norte demuestra a las claras la validez del discurso. Tal es asi que incluso Alberto Benegas Lynch, quien se muestra contrario a cualquier castigo a Assange, afirma que: “…El canciller cubano, Bruno Rodríguez, representante de un inmisericorde estado policial, ha tenido la desfachatez de denunciar a la diplomacia estadounidense en la reunión de mandatarios en Mar del Plata inaugurada el 3 de diciembre, quien también, con su presencia, ha convertido a la referida conferencia en una farsa monumental y en una escandalosa hipocresía debido a la declamada “defensa de la democracia” que suscribieron los países miembros…”. Basicamente un liberal puro estaria en contra de ambas violaciones (tanto las innegables aberraciones cubanas, como las estadounidenses demostradas por wikileaks), pero no me queda claro si aun no es tambien defender la libertad establecer prioridades y reconocer que en medio de una guerra que EEUU debe ganar y en un contexto de un mundo lleno de enemigos de la libertad, en primer lugar habria que prestar atencion y denunciar las atrocidades de quienes consistente y continuamente atacan y destruyen la libertad de los suyos, y amenazan con destruir la nuestra. ¿Que opinan?

Dejo este articulo genial sobre Stuxnet (el mejor que lei del tema extraido de aqui):

“…In the 20th century, this would have been a job for James Bond.

The mission: Infiltrate the highly advanced, securely guarded enemy headquarters where scientists in the clutches of an evil master are secretly building a weapon that can destroy the world. Then render that weapon harmless and escape undetected.
But in the 21st century, Bond doesn’t get the call. Instead, the job is handled by a suave and very sophisticated secret computer worm, a jumble of code called Stuxnet, which in the last year has not only crippled Iran’s nuclear program but has caused a major rethinking of computer security around the globe.
Intelligence agencies, computer security companies and the nuclear industry have been trying to analyze the worm since it was discovered in June by a Belarus-based company that was doing business in Iran. And what they’ve all found, says Sean McGurk, the Homeland Security Department’s acting director of national cyber security and communications integration, is a “game changer.”
The construction of the worm was so advanced, it was “like the arrival of an F-35 into a World War I battlefield,” says Ralph Langner, the computer expert who was the first to sound the alarm about Stuxnet. Others have called it the first “weaponized” computer virus…”
A %d blogueros les gusta esto: