Malvinas: La ayuda olvidada

A pocos días de cumplirse el trigésimo aniversario de la Guerra de Malvinas, me pareció interesante publicar este texto de Hernán Dobry, autor del libro Operación Israel, donde documenta – no solo la venta de armas a la Argentina durante el conflicto en el Atlántico Sur – sino la enorme colaboración prestada por expertos israelíes a las fuerzas armadas argentinas durante la contienda bélica con Gran Bretaña. Algunos tienen la idea de que se vendieron algunos aviones IAI Nesher (Dagger) o misiles Shafrir a la Argentina para deshacerse de la flota aérea de Israel que a principios de los ’80 estaba siendo reemplazada con los novedosos F-15 y F-16, en vista de que el armamento y tecnología israelí es reconocida y codiciada mundialmente. No es ningún secreto que Israel carece de materias primas y una de sus principales fuentes de ingreso deriva de la exportación de equipos militares. Hasta el día de hoy varios ejércitos latinoamericanos y europeos llenan sus arsenales con armas israelíes, que van desde los viejos fusiles Galil y subametralladoras Uzi, pasando por los buques lanzamisiles Sa’ar 4.5, piezas de artillería Soltam M-71, camperas duvet y misiles antitanque Spike, hasta los más avanzados radares, equipos informáticos y aviones no tripulados (UAV) Hermes 900 (estos últimos recientemente adquiridos por la fuerza aérea chilena y mexicana), entre una larga lista. Incluso desde tiempos remotos las mejores fuerzas de élite de un gran número de países (incluyendo EE UU) viajan especialmente a Israel para ser entrenados por sus soldados y oficiales. Pero pocos saben realmente cuánto ayudó Israel a la Argentina en el momento que más lo necesitaba (aún a costa de pagar un alto precio político por ello), cuando este último enfrentaba un auténtico bloqueo económico, político y militar por enfrentarse a una de las principales potencias mundiales. Y no lo hizo únicamente por cuestiones comerciales. Muchos ultranacionalistas argentinos, tanto izquierdistas como derechistas, exaltan el apoyo prestado por la Libia de Gadaffi en esa época, pero omiten (deliberadamente?) la asistencia directa proporcionada por los israelíes (el antisemitismo puede más?), que fue mucho más importante y significativo de lo que se pensaba, en parte porque al gobierno israelí tampoco le interesaba enemistarse con Gran Bretaña e irritar a su aliado norteamericano difundiendo abiertamente la información. En estos días cuando se recuerda una causa tan legítima como pocas en el mundo, para recuperar un territorio auténticamente soberano, usurpado por una potencia colonial a 13.000 kilómetros de distancia, vale destacar una verdad histórica y hacer honor a una ayuda que ha sido olvidada, despreciada o desconocida, que a pocos parece interesarle rescatar… pero existió:

Los embargos internacionales que sufrió la Argentina durante la guerra de Malvinas llevaron al país a buscar cualquier tipo de aliado que le permitiera conseguir armamentos, como Libia, Venezuela, Perú y Ecuador. Pero el que más contribuyó en el suministro de equipamientos bélicos terminó siendo el menos pensado: Israel.

El estado judío no sólo estuvo dispuesto a aprovisionar al gobierno de Leopoldo Fortunato Galtieri en todo lo que necesitó sino que, también, se mostró proactivo para asesorarlo y transmitirle sus experiencias en combate. Todo esto sale a la luz, por primera vez, en el libro Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983), que Enfoques adelanta en forma exclusiva.

Leer más 

Las cuatro amenazas actuales

Según el Primer Ministro que tenemos (del cual me siento plenamente orgulloso), sobre Israel pesan cuatro amenazas principales a su seguridad y la vida normal de sus ciudadanos:

  • La amenaza nuclear
  • La amenaza misilística
  • La amenaza cibernética
  • La amenaza fronteriza

Parece que con el desarrollo de los acontecimientos y las medidas que están siendo tomadas, las cuatro amenazas serán extinguidas este año: La amenaza nuclear con la guerra que se viene, la amenaza misilística con Iron Dome+David’s Sling+Arrow+ofensiva final contra las organizaciones terroristas, la amenaza cibernética con los avances informáticos de la nación inteligente creadora del Stuxnet, y la amenaza fronteriza con la valla de seguridad en la frontera con Egipto que para finales de 2012 estará terminada (tal como se hizo en la Ribera Occidental).

Mientras tanto, seguiremos progresando. Am Israel Jai

UPDATE:

El soldado romano tenía una espada muy corta en comparación con las que se usaban en su época.
Sin embargo ha logrado conquistar un Imperio y vencido en miles de batallas.
¿Como era posible con una espada tan corta?

“si tu espada es muy corta, da un paso hacia adelante”

Esta aparente desventaja obligaba al soldado tomar una actitud agresiva. Lo importante no es el tamaño, sino cómo se usa.

Gracias a D’s los enemigos de Israel nos han subestimado, otra vez. Y sufrirán las consecuencias, otra vez.

Israel mata civiles? Veamos con datos concretos‏

Parece que NO

En otras palabras, las estadísticas indican que incluso en el peor caso, asumiento como verdaderos los datos aportados por las organizaciones pro-palestinas (dudo que tengan una pizca de verdad, pero supongamos que sucede exactamente lo contrario), las bajas palestinas son mucho menores que la proporción estándar de civiles-combatientes muertos en otras guerras en el mundo, según datos de la Cruz Roja. La comparación muestra que las fuerzas israelíes fueron inusualmente exitosas en minimizar la proporción de bajas civiles. El Coronel Richard Kemp, antiguo Comandante de las Fuerzas Británicas en Afganistán, habló en 2011 sobre las operaciones israelíes en la guerra de Gaza. Dijo que un estudio publicado por Naciones Unidas muestra que la proporción de civiles en relación a combatientes muertos en Gaza era por lejos la más baja en cualquier conflicto asimétrico en la historia bélica. Afirmó que la relación era menor a 1:1 (un civil muerto por cada combatiente), comparado con la relación estimada de civiles muertos por las operaciones de la OTAN en Afganistán (3:1… tres muertos civiles por cada combatiente), las campañas militares en Irak y Kosovo (4:1) y los conflictos armados en Chechenia y Serbia (mucho más alta que 4:1). Eso por no hablar de las guerras donde no participan países occidentales, donde la relación de civiles muertos por cada combatiente se cuenta por decenas. Kemp argumenta que la baja proporción se debe a medidas sin precedentes tomadas por las fuerzas israelíes para minimizar las bajas civiles enemigas, incluyendo proveer avisos a la población vía llamados telefónicos, emisiones de radio y panfletos, así como obligando a sus pilotos a abortar un ataque si percibían que el riesgo de bajas civiles era muy alto. También agregó que las bajas civiles que efectivamente ocurrieron en la contienda pueden entenderse como parte de las tácticas de Hamás de utilizar a los civiles de Gaza como escudos humanos, ocultándose detrás de ellos para que se interpongan entre las fuerzas israelíes y sus propios combatientes, ocultando arsenales en infraestructura civil, lanzando misiles desde escuelas y edificios diversos, así como el uso estratégico de sus muertos para la explotación mediática. Así mismo es necesario recordar que una guerra en el corazón de centros urbanos densamente poblados ocasionan muchas más bajas civiles que en territorios deshabitados donde se encuentran los ejércitos (el caso de la campaña del Sinaí durante la Guerra de los Seis Días).

¿Será precisamente por esto que cada vez que estalla una guerra o contienda entre Israel y sus enemigos, hay acusaciones de “crímenes de guerra”, pero esto nunca sucede en cualquier guerra normal que no involucre a Israel (donde la proporción de muertos civiles es muchísimo mayor)? A lo mejor es tiempo de que Israel empiece a comportarse como cualquier pueblo normal en situación de guerra y terrorismo incesante, ocupándose únicamente de proteger a su propia población y nada más. Veremos si así se acaban las acusaciones cada vez que una bala israelí roza el pie de un palestino. Porque a veces me pregunto si somos demasiado humanitarios o demasiado boludos (y es por esto que sufrimos una campaña mediática de propaganda y demonización, porque el mundo sabe que puede aprovecharse de nosotros).

Irán utiliza a sus judíos como escudos humanos

Israel se prepara para hacer frente a una nueva invasión árabe en sus fronteras (esponsoreada por los ayatolás), mientras se filtra la siguiente información:

El régimen iraní presionó a la aterrorizada pequeña comunidad de judíos iraníes para formar parte de la marcha. Hussein Sheikholeslam – un parlamentario iraní que se describe como uno de los organizadores de la marcha – instruyó al liderazgo judío iraní a proveer 10 hombres de edades comprendidas entre los 18 y 22 años para tener el “honor” de actuar como vanguardia para infiltrarse a través de la cerca frontiza entre Líbano e Israel. El reporte citó fuentes iraníes que afirman que las autoridades pueden haber exigido la inclusión de manifestantes judíos de manera que los soldados israelíes se contengan de abrir fuego.

Espero que las autoridades israelíes no cometan el error inconciente de mayo/junio del 2011 cuando ordenaron a sus tropas dispersar a los manifestantes mediante armas no-letales. Para asegurarse que no haya ningún infiltrado, espero que los soldados israelíes disparen a matar contra todo el que se acerque a sus fronteras soberanas sin permiso, sean soldados, civiles, jóvenes, ancianos, árabes, cristianos, judíos o borrachos. Y que deje bien en claro desde un principio que los asesinos son los iraníes y compañía por utilizar escudos humanos para atacar a otro país, no Israel por defenderse.

Una medida que se debería haber tomado hace mucho tiempo

Finalmente Israel rompió relaciones con el Consejo de “derechos humanos” de la ONU (compuesto por los mayores violadores de los derechos humanos, misóginos, terroristas, discriminadores, hipócritas, homofóbicos, asesinos de niños, represores y dictadores brutales del mundo):

Israel rompe relaciones con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

El ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, ordenó hoy el cese de relaciones con el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la ONU, después de que este aprobase la creación de una comisión para investigar el impacto de los asentamientos judías en el territorio disputado con los palestinos.

“El ministro Lieberman decidió hoy que no vamos a seguir colaborando con el CDH, esencialmente porque es un organismo que no tiene ninguna credibilidad y por eso no queremos tener nada que ver con ellos”, explicó Paul Hirschson, un portavoz de Exteriores.

Según el portavoz, el Consejo “ha perdido toda la credibilidad en el campo de los derechos humanos y no merece la pena cooperar con una organización poblada de gente como los sirios y los iraníes que van allí a pontificar sobre el respeto a los derechos humanos en otros países. Está totalmente desconectado de la realidad“.

Los diplomáticos israelíes, sin embargo, “continuarán trabajando de cerca con la ONU, como vienen haciendo hasta ahora, indicó”.

La decisión implicará que, a partir de ahora, no aparecerán ante el CDH representantes israelíes ni responderán a las llamadas de los miembros del organismo.

Respecto a la comisión de investigación que previsiblemente debería llegar al país para llevar a cabo su investigación sobre los asentamientos, Lieberman ha decidido que el Ministerio no le facilite la entrada.

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, reaccionó con dureza al anuncio de la investigación, tildó de “hipócrita” al Consejo de Derechos Humanos y aseguró que el organismo “debería estar avergonzado de sí mismo”.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó en Ginebra la creación de la comisión de investigación con 36 votos a favor, 10 abstenciones y un voto en contra, el de Estados Unidos, que ha sido muy crítico con la decisión, que ha atribuido al “sesgo anti-Israel” de ese organismo. EFE y Aurora

Análisis sobre las declaraciones (intencionales y no-casuales) de Catherine Ashton

Audio

Reflexión: Europa nuevamente es culpable de asesinar niños judíos

En el nombre del racismo casi se aniquiló un pueblo entero, se exterminó un millón y medio de niños… y en el nombre de un supuesto “anti-racismo” se permite el asesinato de niños de ese mismo pueblo y la demonización constante del país que pertenece a ese mismo pueblo perseguido, en pleno siglo XXI. Esta es la paradoja europea. Seis millones les parece poco.

Digo yo, si se trata de “multiculturalismo” y “superioridad moral” al costo de permitir la inmigración de cualquiera… ¿En vez de musulmanes, no podían dejar entrar bolivianos o paraguayos, que se mueren de hambre igual que los otros, pero en su vida van a dispararle a quemarropa a tu hija en la cabeza?

A %d blogueros les gusta esto: