YO SOY ISRAEL

Buena noticia: uno menos

Ali Hassan Abd al-Majid al-Tikritieh, también apodado cínicamente “Alí el químico“, el hijo de puta que a fines de los ’80 gaseó hasta la muerte a unos 200.000 civiles kurdos utilizando un horrible gas nervioso, gas mostaza, sarín y otras armas químicas durante el régimen de Saddam Hussein, fue ahorcado hoy en Irak por crímenes de genocidio. Más vale tarde que nunca.

Recientemente visité el “hotel” adonde se marchó Alí para ver cómo se estaba acomodando en su nueva residencia, pero solo alcancé a tomar una foto, aunque no se lo notaba muy feliz:

Tal vez muchos lectores me preguntarán qué tiene que ver esto con Israel si todo el asunto (su vida, su juicio, sus crímenes y su sentencia) son totalmente ajenos. Pues, como diría mi amigo Paco: no fui yo, pero me alegré.

(Si si si si, ya sé. Nos faltan algunos. Tengan paciencia…)

Desde este humilde blog apoyamos la ejecución de cualquier tirano.

Haití, Israel y lo mismo de siempre

A pesar de que este blog trata principalmente de temas relacionados con Israel y Medio Oriente en general, no podía dejar pasar la tragedia que está viviendo Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental que, como si no fuera suficiente, además de dictadores, atraso y hambre, sufrió un terremoto que mató a cientos de miles de personas, dejó heridas a una cantidad superior y acabó con toda su infraestructura en la capital. No obstante ello, voy a tratar de relacionarlo con lo que nos compete respecto al tema propio de este sitio.

Resulta que el largo brazo de Israel no llega solamente cuando se trata de proteger la seguridad nacional eliminando algún jerarca terrorista en el extranjero, salvando judíos secuestrados en Uganda o destruyendo algún reactor nuclear de un país enemigo. También Israel extiende su brazo cuando se trata de ayudar a víctimas de catástrofes naturales y atentados terroristas muy lejos de sus fronteras, aunque este “largo brazo” no sea el que reflejen los medios.

Ejemplos abundan… en 2003 para ayudar a las víctimas de un mega atentado en Mombassa, en octubre de 2004 con el atentado a un hotel en el Sinaí, otra vez en Kenya a principios de 2006 con el derrumbamiento de un edificio público, en 1999 para asistir a las víctimas del terremoto en Turquía, a las del terremoto de septiembre de 1999 en Grecia, las del atentado contra la AMIA en Buenos aires en 1994, el terremoto en Armenia en diciembre 1988, México con el terremoto de 1985, un equipo médico-forense durante la masacre de Mumbai en 2008 y ahora con las víctimas de Haití. El caso israelí es tan común que incluso hay ONG israelíes que trabajan en África y esconden su nacionalidad para poder continuar haciendo su labor, sin que odios ancestrales lo impidan. En este caso, apenas se conoció la noticia de la tragedia el 12 de enero, ya se estaban preparando grupos para partir de Israel con destino a la isla caribeña.

Partió desde el Estado judío la Unidad de Rescate del Frente de Retaguardia de las Fuerzas de Defensa de Israel, junto con otras organizaciones reconocidas internacionalmente por su excelente labor profesional, como ZAKA, IsraAid y la conocida agrupación de voluntarios LATET (que en hebreo significa “dar”) que organiza envíos de comida y otra asistencia a la población local.

El viernes 15 llegó la delegación israelí a Haití. En un terreno aledaño al estadio de fútbol de Puerto Príncipe, fue instalado en ocho horas un hospital de campaña con capacidad para atender a 500 pacientes por día. Trabajan durante las 24 horas sin interrupción. El hospital cuenta con salas operatorias, una unidad de cuidados intensivos, maternidad, pediatría, unidades de incubadoras, farmacia, equipos de rayos X , 10 toneladas de equipos médicos, 90 camas, 66 camas para cuidados intensivos y dos camas para dar a luz. El equipo está formado por 250 personas, entre ellos 40 médicos y especialistas diversos, 20 enfermeras y paramédicos. Hasta ahora Israel ha enviado más de 200 personas en total, incluyendo decenas de médicos, enfermeras y equipos especializados de búsqueda y rescate. Cuatro horas después de haber llegado a Haití ya tenían una tienda de campaña improvisada para atender a los heridos, con máquinas de scanning, ventiladores, pantallas de monitores y otros. Una doctora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard se maravilló diciendo “Es otro mundo comparado a los otros hospitales, incluyendo el americano”.

En el hospital israelí se realizaron al menos diez operaciones de gran envergadura por las que se logró salvar la vida a varios heridos graves, mientras que el domingo pasado se dio la noticia más emocionante: el primer nacimiento en el hospital israelí. Una jovencita en su octavo mes de embarazo, llegó al hospital acompañada de un pariente, ya para dar a luz. Poco después nació el bebé en perfecto estado de salud. Según contó la Dra. Shir Dar que atendió a la madre, ésta le dijo que su primogénito se llamará “Israel” como muestra del agradecimiento y el amor que siente por aquellos que le salvaron la vida a ella y su hijo. “Con tanta muerte alrededor, esto es para nosotros un gran símbolo”, dijo emocionada la médica israelí.

En proporción a su pequeño tamaño territorial y demográfico, su enorme distancia del lugar del desastre, sus recursos para este tipo de sucesos y sus escasas relaciones históricas con el país damnificado, la asistencia prestada por Israel es monumental, como lo ha reconocido el mismo presidente haitiano René Préval, quien felicitó y dió las gracias a Israel en reiteradas oportunidades por la asistencia que está dando a los heridos del terremoto. De hecho, ni siquiera alcanzan las palabras para describir la asistencia de Israel en comparación con la del resto de los países de Oriente Medio, quienes brillan por su total auscencia.

La contribución de Israel es, como prefiere decir la progresía políticamente correcta (aunque precisamente no cuando se trata de estos casos), absolutamente “desproporcional” comparada con las contribuciones de países mucho más grandes, más ricos y más cercanos. Es especialmente astronómica comparada con la de los ricos países islámicos y petroleros. La República Islámica de Irán ha donado un poco, aunque menos que las tiendas Walmart. Un millón de dólares fueron prometidos desde Kuwait y Marruecos. Desde los Emiratos Árabes Unidos dicen que “en breve” enviarán un avión con ayuda humanitaria. Qatar, dueña de las terceras mayores reservas de gas y el segundo PBI per cápita más alto en el mundo, ha enviado 50 toneladas de ayuda a los cientos de miles de haitianos sin hogar y heridos. Pero el país que se ha distinguido más que cualquier otro es Arabia Saudita que, tan pronto como se enteró de la catástrofe, no dudó un instante en enviar….. ¡sus más sentidas condolencias!

Por supuesto los tiranos de turno, quienes no son capaces de mantener un poco de pragmatismo ni siquiera en estos momentos donde Haití necesita de todos juntos, lamentablemente tampoco faltaron. El país que más ha ayudado a la nación caribeña, Estados Unidos, fue acusado por Chávez y compañía de llevar a cabo una “ocupación militar” para adueñarse del país por enviar miles de soldados y marines, entre otras cosas, para mantener el orden en la distribución de asistencia, materiales y servicios. A propósito, vale la pena aclarar que realmente hacen falta soldados (entre otras tantas cosas). No se trata de un capricho, pues mal que le pese a muchos en Haití también hay gente mala. Apenas sucedió la tragedia algunas mafias y grupos armados dentro de la zona de desastre comenzaron a robar descaradamente la ayuda humanitaria que recibían la mayoría de sus connacionales.

Como si este panorama mundial no fuera poco, adivinen quién volvió para acusar a los judíos de ser culpables también de la tragedia en Haití… SÍ, los libelos de sangre! Parece que están muy de moda en pleno siglo XXI. Ahora resulta ser que Israel no se diferencia de Arabia Saudí o Irán por enviar asistencia humanitaria al devastado país con el solo afán de ayudar un poco más en este esfuerzo solidario internacional, sino de….. ¡adivinen! SÍ, extraer los órganos de los pobres haitianos que operan en sus hospitales de campaña. Cómo les gusta a estos judíos la sangre… brrrr! ¿pruebas? como siempre, ninguna. Pues ya sabemos Sr. Goebbels, solo basta con difundir la mentira, el resto llegará solo. Que sea una mentira ridícula no importa demasiado (si ni siquiera cuando se comprobó públicamente que los Protocolos de los Sabios de Sión era un plagio de un libro de ficción, se dejó de difundir ese panfleto como algo verdadero entre los círculos antisemitas). Esperen un poco y pronto escucharán a Ahmadineyad diciendo que los sionistas colocaron una perforadora gigante en el núcleo de la tierra para producir el terremoto con el fin de apoderarse de las riquezas de Centroamérica… de malos que son nomás. Y no faltará gente que se lo crea (intencionalmente, claro está).

En fin, por supuesto desde este blog, en nombre de toda la Fundación Hadar, expresamos nuestras más sinceras condolencias por las víctimas del terremoto en Haití y nuestros deseos de ayudar.  Vale la pena aclarar que Haití necesita dos planos de actuación, el urgente y el estructural. Tal vez éste último sea tan importante como el primero, porque ese pueblo no necesita únicamente ayuda urgente para el terremoto, sino dinero para que pueda reconstruirse una vez que pase la tragedia y salir de una vez por todas del pozo de miseria en el que está sumido desde hace varias décadas, un círculo vicioso de dependencia y estancamiento. Será cuando se vayan los periodistas y Haití deje de ser noticia, cuando sabremos si estamos ante una solidaridad real, o si el mundo vuelve a darle la espalda.

– Información sobre la asistencia israelí en Haití:

– Artículos sobre la ayuda israelí a Haití:

– Algunos sitios en español para canalizar la ayuda monetaria a Haití :

Lectura recomendada

La derrota del Nobel

Por Pilar Rahola en Guysen International News
Y es que Palestina no es una causa, es una guerra ideológica, directamente enraizada con la obsesión antisionista de determinada izquierda. Una izquierda que desprecia la libertad de expresión, y que, en su delirio, cuelga discursos de Ahmadineyad en sus webs. De extremo a extremo, los extremos se encuentran en el odio a Israel. Y todos reciben subvención pública.

Ha pasado desapercibido. Como siempre. Las barbaridades que ocurren en Irán no nos interesan, porque no se acomodan al maniqueísmo ideológico. Si las víctimas fueran palestinas. Si los malos pudieran ser feroces israelíes del Tsahal, o marines con cara de perro. Si la realidad cuadrara con las filias ideológicas, entonces se movería el dinero, montaría en cólera el griterío, y se rasgarían las vestiduras los monopolizadores del concepto solidaridad.

Si, además, uno fuera listillo, entonces hasta podría conseguir miles de euros de subvención, para salvar a los palestinos de sí mismos. Veamos un ejemplo de este ideológico despilfarro. Los de Sodepau, la ONG más antiisraelí de Catalunya, han recibido del Ayuntamiento 556.408 euros para “mejora y fomento entre las mujeres de Cisjordania de su acceso a la salud sexual y reproductiva”.

What? ¿Eso le corresponde a un ayuntamiento catalán? Pero hay más, si sumamos el resto de las iniciativas, Sodepau ha recibido casi 800.000 euros de dinero municipal, según respuesta a una pregunta de Jaume Ciurana.

Es decir, que nuestro endeudado y pobre Ayuntamiento es tan rico y generoso, que dedica miles de euros a salvar, entre otras lindezas, la sexualidad de las mujeres palestinas. Si hiciera lo mismo con las mujeres prostituidas de las calles de la ciudad, sería de monumento. ¿Todas las ONG o entidades que trabajan en Barcelona gozan de tanta generosidad municipal? Claro que no, algunas no gozan de nada, y todas pecan de no ser propalestinas, pasaporte imprescindible para que se abran las puertas del dinero progre.

Y es que Palestina no es una causa, es una guerra ideológica, directamente enraizada con la obsesión antisionista de determinada izquierda. Una izquierda que desprecia la libertad de expresión, y que, en su delirio, cuelga discursos de Ahmadineyad en sus webs. De extremo a extremo, los extremos se encuentran en el odio a Israel. Y todos reciben subvención pública. Después son invitados en primera fila a los fastos de laDiada, y se permiten silbar a Noa. El dinero público alimenta muchos monstruos.

Mientras engordamos a estos fanáticos, algunas causas no tienen quien les escriba. En Irán, por ejemplo, acaban de confiscar el premio Nobel que recibió la luchadora Shirin Ebadi. Podría sorprender que un gobierno se atreva a tal despropósito, pero Irán puede permitírselo todo.

Esclavizar a mujeres, ir por el mundo con la bandera de un régimen teocrático medieval, condenar a muerte a homosexuales y a disidentes, y hasta burlarse de Alfred Nobel. Nadie llorará por las víctimas iraníes. Nadie encabezará manifestaciones. Y ningún Hereu dará miles de euros para ayudarlos. No son víctimas, porque sus verdugos no forman parte de los males políticamente reconocidos. Yya se sabe que la solidaridad no es un concepto neutral. Es un arma ideológica.

Pilar Rahola en La Vanguardia. Barcelona 04/12/2009

En marzo una familia peculiar visitará Israel‏

Ya estuvieron en Canadá, Inglaterra, Perú, Australia, México e incluso la India… pues ahora llegan a Israel !!!!!!!

Extraido de wikipedia:

En la temporada 21 de los Simpsons, el famoso actor y humorista británico Sacha Baron Cohen jugará el rol de un guía turístico israelí en un episodio titulado “La más grande historia realizada” en donde la famosa familia de la tele visitará Tierra Santa y Homero se convencerá de que es el mismísimo Mesías. Se espera que el episodio sea transmitido el 28 de marzo del 2010 en las pantallas norteamericanas (en Latinoamérica probablemente no lo tendremos antes de abril). Ya en marzo del 2009, el productor ejecutivo Al Jean dijo que los escritores querían producir un episodio donde la familia visitara Tierra Santa dado que nunca han estado allí en el pasado. Él agregó “la premisa será que cristianos, judíos y musulmanes están unidos en que todos ellos están furiosos con Homero. Es en lo único que pueden estar de acuerdo” sentenció el productor.

Prepárate Israel, porque este año te visita nada menos que HOMERO SIMPSON

Profanaciones, atentados e incidentes antisemitas en 2009

No todo es alegría cuando se despide un año, también está el recuento de esto… (lamentablemente Argentina no está excenta):

Aclaración: En el final del video se incluye como un atentado antisemita las torturas que sufrió el abogado Claudio Lifchitz, pero sus perpetradores (presuntos agentes de la SIDE) no estuvieron motivados por un odio judeofóbico, sino para encubrir un episodio de corrupción interna en el caso AMIA. No obstante, algunos podrían considerar que todo lo relacionado al atentado a la AMIA está ligado en sí mismo con un ataque a la comunidad judía.

Ahora bien, mientras miraba las cientos de imágenes (que constituye una lista parcial de todos los incidentes antisemitas ocurridos en el año), me preguntaba qué pasaría en el mundo si todos esos ataques fueran perpetrados contra, por poner un ejemplo hipotético… mezquitas ????

Para los ilusos (no-malintencionados por supuesto) que todavía creen que las pintadas antisemitas y los ataques de odio contra comunidades judías en cualquier país del planeta se debe a lo que haga o deje de hacer Israel, está dedicado este video en su plenitud. Y, como si fuera necesario aclararlo, a mis hermanos judíos les digo que sus perseguidores no los atacan por lo que sean, sino simplemente porque SON. Cuando no existía Israel era por ser conspiradores, un virus, leprosos, dominadores, racistas o tener una religión malvada; hoy está dirigido contra el judío de los países. Los pretextos (“Gaza”, “Líbano”, “Jenin”) son lo de menos. Hasta que no se entienda eso, no se podrá combatir con eficacia a los cobardes que llevan a cabo esos actos.

Por un 2010 sin antisemitismo y, lo que es más importante, sin antisemitas. Porque los antisemitas hacen de todo menos tomarse vacaciones.

A %d blogueros les gusta esto: