Ironía

The Telegraph nos cuenta que:

Police in Gaza have arrested at least 41 men on charges of immodesty this April, writes Phoebe Greenwood. And now the city is gripped with fear that Hamas is driving the population towards militant Islamic fundamentalism.

Pero obviamente la culpa es…de Israel:

A population already battered by devastating bouts of conflict with Israel and a six-year blockade will be squeezed even further.

 

Al menos uno de los arabes palestinos se sincera: 

“Hamas is getting stricter and stricter,” he says. “We are already under so much pressure, there are troubles with Israel, troubles with factions, troubles with the economy, and now it’s our jeans and our hairstyles? For me, for anyone, this is too much.”

Espero que eventualmente descubran quién es su verdadero enemigo: sus líderes y ellos mismos en la medida que los apoyen a ellos, y por tanto su autodestrucción.

Anuncios

Sin concesiones

Les dejo un fragmento de mi ensayo “sin concesiones” en el cual trato el modo en que debe proceder Israel actuando por principios. Para leerlo completo, click aquí.

Sin concesiones
Ezequiel Eiben
24/4/2013
14 de Iyyar 5773

Así debe actuar Israel: a través de una política sin concesiones a sus enemigos, que los tiene, y son muchos. El país judío está del lado de la justicia, sus enemigos están del lado de la injusticia. Por lo tanto, cada concesión que Israel haga a quienes desean su obliteración, es un espacio que gana la injusticia, y un retroceso de la justicia.
Israel debe actuar por principios, consistentemente, aferrado a ellos. De tal forma, no le dará lugar a este mal (impotente en sí mismo) que busca extenderse como una plaga anidándose en los resquicios que deja la falta de coherencia y consistencia. Tomando como base primordial el reconocimiento del enemigo (directriz fundamental), veamos a continuación los principios que le servirán a Israel para lograr sus objetivos y defender con éxito su causa ante las amenazantes fuerzas que lo enfrentan.

A) No hay que realizar concesiones a los enemigos:
La renuncia al derecho propio en favor de la sinrazón del contrincante es un acto de autoflagelo y de fortalecimiento al otro. Israel no debe ceder frente a las demandas infundadas y las amenazas de muerte de la Autoridad Palestina y Hamas. La causa de Israel es primordialmente moral; los judíos que allí viven están moralmente legitimados a ejercer sus derechos individuales y practicar la autodefensa. A Israel no le hace falta tener al derecho positivo internacional de su lado, y aun así lo tiene. Los llamados “territorios en disputa” no son territorios “ocupados”, ni son territorios palestinos “confiscados”. Los asentamientos allí ubicados no son “ilegales” ni muestras de “colonización imperial”. El Vice-Ministro de Relaciones Exteriores Danny Ayalon, realiza una muy pertinente explicación: “¿A quién, los israelíes, capturaron la Banda Occidental? ¿A los palestinos? No. En 1967 no había ninguna nación árabe o Estado con el nombre de Palestina. En realidad, nunca lo hubo. Israel tomó la Banda Occidental de manos jordanas en un acto de autodefensa, después que Jordania se uniera a una guerra iniciada por Egipto y Siria con el fin de destruir a Israel. Y a propósito, destruir países, sí es ilegal. (…) La resolución 242 del Consejo de Seguridad (de la ONU) no demandaba un retiro unilateral por parte de Israel, sino que Naciones Unidas llamó a la negociación de la solución (…) Jordania, ¿saben qué?, no tenía ninguna justificación legal para estar allí (en la Banda Occidental). Jordania simplemente ocupó la Banda durante los intentos previos de destruir el joven Estado de Israel en 1948, cambiando el nombre comúnmente aceptado de Judea y Samaria por el de “Banda Occidental del Río Jordán”[1]. (…) Entonces, si Jordania no tenía reclamo legal sobre este territorio y Palestina no existía, ¿de quién es este territorio? (…)” (1).
Debemos recordar a su vez, varios puntos: 1) Gran Bretaña tomó el control de la zona llamada Palestina tras la Primer Guerra Mundial; 2) La posterior presentación del documento de Arthur James Balfour[2], mientras se desempeñaba como Ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, en el cual se reconocía el derecho del pueblo judío de levantar su Hogar Nacional en Palestina; 3) El mandato recibido por los británicos de parte de la Liga de las Naciones (antecesora de la ONU) para promover el establecimiento del Hogar Nacional Judío; 4) El mandato recaía sobre todo el territorio de Palestina, es decir, incluía la parte hoy conocida como Banda Occidental y lo que hoy constituye Jordania; 5) La entrega de los británicos de ¾ partes de todo el territorio que se suponía destinado al Hogar Nacional Judío, a manos árabes para que levantaran el Reino Hashemita de Jordania; 6) En conclusión, la pérdida de los judíos de la mayor parte de las tierras donde se iba a levantar su Hogar, actuando los británicos en flagrante contradicción con el mandato entregado por la Liga de las Naciones y en desconocimiento del alcance territorial al que se refería originariamente la mentada Declaración Balfour.
Por todo lo mencionado, es clara la legalidad y afianzada la legitimidad moral en el obrar de Israel. Respecto de la ley, hubo un mandato expreso de la Liga de las Naciones, una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores británico, y resoluciones de la ONU, que avalan la posición israelí sobre los territorios. A esto le sumamos el derecho internacional en lo concerniente a la guerra, para apoyar la acción defensiva israelí en la “Guerra de los 6 días”[3], acontecimiento en el cual Israel toma control de los territorios en cuestión. Y en lo concerniente a los asentamientos, vemos que los ciudadanos israelíes han edificado sobre tierras que forman parte del país al cual ellos pertenecen. No hay ley externa que deba imponérseles para impedir que continúen su desarrollo y expansión. Es más, en las negociaciones de Oslo[4] se previó que el tema de los asentamientos sería tratado en el status final, y que hasta llegar a un arreglo definitivo no debía modificarse la situación de la Banda Occidental, por lo tanto es un enorme incumplimiento que los dirigentes palestinos reclamen y presionen por el congelamiento en la construcción de asentamientos por un lado, y pretendan la declaración unilateral de su Estado y auspicio de la ONU en su traición por el otro.
Respecto de la moralidad, no caeremos en un tratamiento inútil sobre abstracciones, inexistencias y conceptos colectivistas falaces. Por encima de soberanías nacionales, derechos de países y expresiones colectivistas que impregnan la política internacional en la actualidad, se encuentra en el ámbito moral la consideración del individuo. Y aquí hay que defender los derechos individuales de los hombres, en este caso de los hombres judíos, más precisamente los asentadores (mal llamados colonos): han ejercido su legítimo derecho de propiedad para construir sus hogares y sus ciudades, y ninguna invocación mística estatista por parte del gobierno palestino debe prevalecer sobre los auténticos derechos individuales. La abstracción de una soberanía palestina inexistente sobre la tierra no puede ir por encima de derechos de propiedad concretizados en la realidad. Los asentadores habrán elegido una bandera, un himno a cantar, una pertenencia nacional con la cual identificarse; pero la base de su derecho moral a las tierras en las que se encuentran es el principio de los derechos individuales, la propiedad que ejercen sobre el terreno.         

B) No hay que negociar con los enemigos en sus términos sin estar forzados a hacerlo: La letal falacia que guió en gran parte y por mucho tiempo a la política israelí en lo que a la guerra en su contra incumbe, se manifestó con nitidez en la declaración de Itzjak Rabin cuando era Primer Ministro de Israel: “Yo quisiera hacer un tratado de paz con el Príncipe de Mónaco, pero mi enemigo es Arafat y con él hay que hacerlo”. Este razonamiento erróneo ha sido bien llamado por un colega “silogismo de la muerte”:
“1-La paz se hace con el enemigo.
2-Mi enemigo es el terrorismo palestino.
Conclusión: La paz la tengo que hacer con el terrorismo palestino.
Esto es una reductio ad absurdum” (2).
Si la conclusión es hacer la paz con quien pretende asesinarme, entonces debo rebajarme al nivel de mi verdugo, transigir con él, darle mi consideración y permitir que avance en su camino sin exigir que cambie su cometido. Negociar con el enemigo en sus términos (sin que estemos forzados a hacerlo) es negociar con terroristas sin exigir que estos dejen de ser terroristas, es negociar con quien quiere asesinarme sin que el asesino modifique su objetivo. Yo consigo algo inútil (quizás solamente hacer tiempo), y él consigue una transacción de la cual sale victorioso. El terrorista quiere mi vida, y negociando con él yo renuncio al principio de mi derecho a la vida. No se negocia con el enemigo; se negocia con quien no es o ha renunciado a ser nuestro enemigo. Nuestras acciones deben ser pro-vida, y no pro-muerte. Buscar hacer la paz con el enemigo es negociar con él en sus términos (sin estar forzados a hacerlo), es hacerle una concesión sin intimarlo a renunciar a sus aspiraciones a la par que nosotros renunciamos a nuestros fundamentos. La política israelí no debe estar direccionada a la realización de un acuerdo de paz con terroristas, sino a combatirlos para lograr la supervivencia.
Palabras de Leonard Peikoff: ““En cualquier concesión entre comida y veneno”, dice Ayn Rand, “es sólo la muerte la que puede ganar. En cualquier concesión entre el bien y el mal, es sólo el mal el que puede beneficiarse”. La razón de esto no es que el mal sea más potente que el bien. Al contrario, la razón es que el mal es impotente y que, por lo tanto, sólo puede existir como un parásito del bien. Lo bueno es lo racional; es lo que se adhiere a las demandas de la realidad y de esa forma promueve y beneficia la vida del hombre, junto con todos los valores que la vida requiere. Tal política no obtiene ninguna ventaja de su antítesis. (…) Por su propia naturaleza, el bien sólo tiene algo que perder si negocia con el mal. El mal está exactamente en la posición contraria. El mal es lo irracional, es lo que contradice los hechos de la realidad y por lo tanto amenaza la vida del hombre. Tal política no puede ser mantenida como un absoluto o practicada de forma consistente – no, si uno quiere evitar su destrucción inmediata. El mal tiene que contar con algún elemento del bien; el mal puede existir sólo como un parásito, sólo como una excepción a las virtudes con las que está contando” (3).
Querer vivir es bueno, es racional. Querer asesinar es malo, es irracional. En cualquier concesión entre la defensa de la vida y el terrorismo asesino, solo este último se beneficia. El terrorista le arranca algo a la víctima, la víctima no obtiene nada del terrorista. Si Israel quiere evitar la destrucción inmediata, no debe negociar con terroristas islamistas. Israel no tiene nada que ganar del islamismo; este último tiene mucho que ganar de Israel.

Hagadá de Pesaj: Y descargarás tu furia hacia los pueblos que te persiguen

Un solo Moishele, el último Moishele, en el Ghetto de Varsovia.

Y su padre, su padre contestó: “Avadim hainu…” (esclavos fuimos)

Dijo Moishele: Querido padre, tengo otra pregunta entre todas mis preguntas.

Quiero saber, querido padre mío, si quedare yo con vida el próximo año para preguntarte el “Ma nishtaná?” ¿Acaso quedará un padre judío para contestar el “Avadim hainu”?

Y su padre contestó: No lo sé… no lo sé… No sé si yo quedaré con vida… No lo sé… No sé, hijo mío, si tú quedarás con vida… Pero sé que siempre habrá un Moishele, en algún lugar del mundo que pueda preguntar el “Ma nishtaná?” No sé, hijo mío, dulce Moishele, si nosotros estaremos con vida, pero solo una sola cosa sé: “Ki beshem Kodsheja nishbata lo she lo ijbe nero leol”. En nombre de lo más sagrado, le juraste que no se apagará su lumbre por la eternidad…

La rebelión del ghetto de Varsovia estalló el 19 de abril de 1943, cuando unidades motorizadas y unidades terrestres del ejército alemán trataron de penetrar por los portones de las calles Guensha y Zamenhof.

Ese mismo día era la víspera de Pesaj, y por la noche, se tenía que celebrar el Seder

En el ghetto quedaban aún alrededor de 50.000 judíos. Durante ese día, la gente se escondía en todo refugio posible, en cloacas, en sótanos y boardillas, dentro de paredes dobles. Solo por la noche, cuando los alemanes temían entrar al ghetto, salía la gente para respirar un poco de aire y aprovisionarse de víveres.

Era la noche del Seder, en el ghetto semidestruido…

En la calle Koya, se encontraba la casa del gran rabino de Varsovia.

En el pasado, la misma calle se llamaba “Maisels” en nombre del rabino que luchó en la rebelión polaca del año 1863, en la que por 1943 vivía el rabino Isaac Zemba, erudito de estudios religiosos y de la Torá.

En el altillo se encontraba uno de los puestos estratégicos de “La Organización Judía Combatiente”.

Tuvia Buzikowski, uno de los jóvenes dirigentes, relató lo siguiente:

“Al atardecer, salí del puesto de combate, y bajé a uno de los pisos bajos del edificio, para conseguir una linterna eléctrica para nuestros jóvenes combatientes.

Sin darme cuenta, me encontré en casa del rabino Zemba y sólo al entrar me acordé que era la víspera de Pesaj.

En el departamento del Rabino, había un desorden indescriptible, las sillas tiradas, los vidrios rotos, objetos por doquier, durante el día la familia sentada en el refugio, y en la habitación todo revuelto.

Solo la mesa del Seder, en el centro de la habitación, se veía festiva y organizada para celebrar la noche de Pesaj en memoria de la salida de Egipto de la esclavitud a la libertad. Una escena extraña entre el caos que reinaba alrededor. Por las ventanas, se infiltraban las ráfagas de fuego del ghetto ardiente, las ráfagas iluminaban de manera sorprendente a los comensales que festejaban alrededor de la mesa.

Cuando llegó el Rabino al párrafo de la Hagadá: “Descargarás tu furia hacia los pueblos que te persiguen”, la familia en pleno se echó a llorar.

Los vasos de vino y el vino rojo dentro cobraban el sabor de la sangre que se estaba derramando. Explosiones y tiros por doquier. Yo, sin poder parar mis lágrimas, pensé en lo inaudito de toda aquella escena y en la necesidad espiritual de continuar la celebración a pesar de las intenciones del enemigo, y a pesar de que la muerte estuviera tan cerca. El Rabino siguió leyendo la Hagadá, agobiado por su propia emoción y lágrimas, pero con la convicción de cumplir con el sagrado ritual aunque fueran sus últimas horas de vida. Al terminar la lectura, me preguntó: Cuéntame Tuvia, ¿Cómo están los javerim? ¿Cómo se organizaron? ¿Por dónde entraron los alemanes hoy? ¿Hay suficientes armas? Cuéntame todo, Tuvia, ¡no me ocultes nada! Después de desearme fuerza y coraje, el Rabino envió una bendición para todos los combatientes, y algunos paquetes de matzot para celebrar Pesaj en los diversos puntos de combate.

Cuando salí de la casa del Rabino, y subí nuevamente a la posición donde se encontraban mis javerim, me sentí rodeado del calor de mis amigos, mis compañeros de idea y de lucha, los que me inspiraban para continuar en aquella contienda por tres párrafos de heroísmo en la historia de nuestro pueblo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=C2aliyK5lgc]

Lea también un artículo que publicó mi abuelo

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=meu9XW4NX0A]

En memoria de los primos de mi abuela, que murieron luchando en el primer levantamiento judío de Tuchyn en septiembre de 1942

Bibi Netanyahu: El derecho de Israel a la autodefensa no está abierto al debate

imagesJerusalem Post:

Se necesitan 250 kilos de uranio enriquecido al 20% para fabricar una bomba nuclear. Recientemente Irán ha aumentado su capacidad de 110 a 170 kilos.

Las Fuerzas de Defensa de Israel tienen el derecho de salvaguardar a sus ciudadanos si Irán cruza la línea de no-retorno. Los Estados Unidos nunca han cuestionado ese derecho.

El derecho de Israel a defender su existencia no está sujeto a un semáforo o luz verde. No necesitamos que nadie nos otorgue el derecho de prevenir un nuevo Holocausto. Es un derecho que ejercemos si necesitamos hacerlo.

Irán está determinado a construir una bomba nuclear y aceptó participar en las negociaciones con la comunidad internacional simplemente como una maniobra para ganar tiempo y continuar enriqueciendo uranio.

La amenaza de un ataque de Corea del Norte ha resaltado el peligro del programa nuclear iraní. El mundo entero está paralizado, trastornado, desestabilizado por ese Estado paria que tiene armas nucleares.

Irán es mucho más fuerte que Corea del Norte, tanto en Producto Bruto Interno, como en tendencias agresivas, aspiraciones globales y la red mundial de terror que tienen.

Teherán armó a terroristas con misiles y tiene la habilidad de cortar el suministro de petróleo mundial. Si ellos tienen un arma nuclear, desatará una carrera nuclear en la región más volátil del mundo.

Medio Oriente se convertirá en una caja de Pandora. Un Irán con armas nucleares es una amenaza directa a la existencia de Israel, pero también es una grave amenaza a la paz en el mundo entero.

Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo

Les dejo un  fragmento de mi ensayo “Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo”. Contiene conceptualizaciones y distinciones del terrorismo; referencias al atentando a la AMIA y a la ideología política islamista; citas de Biniamin Netanyahu, Gustavo Perednik y Julián Schvindlerman, entre otras. Para leerlo completo, click aquí.

Terrorismo: el deber criminológico contra este flagelo
Ezequiel Eiben
2011
Introducción
El terrorismo es una problemática a nivel mundial que ha tenido particular relevancia en Argentina, principalmente desde la década de 1970 en adelante. Este accionar terrible que demuestra desprecio por la vida humana y es flagrante violación a cualquier instrumento de Derechos Humanos (sin descontar otros cuerpos legales), presenta ciertos inconvenientes en su tratamiento que generan disquisiciones aún entre expertos y estudiosos del tema. Esto parte muchas veces de que su manipulación conceptual y el relativismo ético con el que se lo maneja han impedido abordar seriamente intentos para conseguir una definición objetiva de terrorismo a los fines de poder brindar consecuentemente una inequívoca tipificación legal. En la ONU se impulsaron intentos de establecer la necesaria y por mucho tiempo demorada definición objetiva, pero varios de sus Estados Miembro no solo dejan mucho que desear en la prevención y lucha contra este fenómeno, sino que contribuyen a su consecución, fomento y auspicio, por lo que no debería sorprender demasiado que no resultara fácil llegar a una postura unánime. Los desacuerdos y boicots diplomáticos de países terroristas lo han tornado harto difícil en aras de conservar las perversas estructuras que detentan.
El punto de partida para una eficiente lucha contra el método del terror es comprender acabadamente lo que implica y representa. Es así que debe ser primordial en la agenda de Naciones Unidas y sus Estados integrantes lograr consagrar la definición objetiva (que ya existe conceptualmente en base a estudios políticos, legales, epistemológicos y filosóficos, pero falta su aprobación mundial).
En esta monografía veremos el delineamiento conceptual del terrorismo y los distintos tipos existentes, y lo abordaremos desde la criminología analizando distintos aportes de corrientes criminológicas para: comprobar si es posible un efectivo tratamiento del tema en base a esas perspectivas, elaborar una explicación criminológica tomando diversidad de elementos, constatar cómo es la legislación nacional argentina acerca de la materia y proponer un esbozo de solución en la prevención y lucha contra sus exponentes que considero es un deber de cumplimiento impostergable para la criminología.
Conceptualización
Como una suerte de afrenta contra concepciones epistemológicas y filosóficas desde clásicas hasta modernas, en la actualidad se encuentra en auge un movimiento difundido principalmente por intelectuales de izquierda llamado posmodernismo. Sus ideas consisten básicamente en afirmar: no hay absolutos, el relativismo es lo que impera; no hay verdades universales, ergo no existe la objetividad. Es el subjetivismo llevado a su máxima expresión. Este tipo de posiciones tienden a justificar, con asiento en el relativismo ético y cultural, las peores atrocidades que se puedan imaginar con principios de no intervención moral en tradiciones ajenas violentas y visiones de humanización a sus comitentes. Por lo tanto, esta concepción es la que nos vemos obligados a descartar desde el inicio si pretendemos utilizar parámetros objetivos (y no distorsionados por preconceptos ideológicos) para lograr una definición certera de la cuestión en estudio. La despreciable visión relativista que indica la frase “donde algunos ven un terrorista otros ven un luchador por la libertad” es muestra de los intentos por confundir y distorsionar la realidad para que nadie pueda ser catalogado como terrorista (por más que sea un asesino despiadado de miles de civiles) sin que se acuse al catalogador como un tendencioso que “opina” desde una marcada postura ideológica. Me voy a situar en la filosofía objetivista enunciada por la filósofa ruso-estadounidense Ayn Rand (1962), para afirmar que la realidad es absoluta y objetiva; y desde ahí se deriva que el terrorismo, como es una manifestación de violencia dentro de la realidad, es susceptible de ser identificado. Por lo tanto, sostengo la tesis de que el terrorismo puede ser definido, y perfectamente puede diferenciarse de otros tipos de agresiones y manifestaciones referidas a violencia. La definición es la siguiente: Terrorismo es el ataque deliberado a población civil con fines políticos. La violencia va dirigida contra un sector desarmado, inocente, no involucrado en combate, y salvaguardado por las leyes de guerra. Por lo tanto, en repudio al posmodernismo y demás ideas que pretendan relativizar o justificar al terror, afirmo que el terrorismo puede ser explicado (desde enfoques científicos, políticos y sociales) pero nunca justificado.
Elementos, diferenciación y tipos de terrorismo    
En primer lugar abordaremos elementos característicos del terrorismo; diferenciaremos en segundo lugar terrorismo de guerra y guerrilla, y en tercer lugar lo clasificaremos. Siguiendo el acertado criterio del analista internacional Julián Schvindlerman (2011), los elementos del terrorismo son:
1) Objetivo de ataque: civiles, sobre los cuales se lanza el ataque deliberado. Ejemplo: atacar intencionalmente zonas residenciales para asesinar a población civil.
2) Factor elevado de atrocidad: alto nivel de violencia, que a veces asume grados de perversa espectacularidad. Ejemplo: explosión de bombas en autos y aviones.
3) Finalidad última: siempre el fin último del terrorismo es político (se trate de derechos, territorios, reclamos religiosos o diversas clases de reivindicaciones). Ejemplo: concesión de status político a un determinado grupo nacional o religioso.
4) Mensaje psicológico mayor: el mensaje trasciende al atentado específico, es más amplio y no se circunscribe al daño causado. Ejemplo: un terrorista que se inmola en un boliche bailable, más que el daño provocado a las instalaciones y a las personas concretas, busca sembrar pánico en toda la población y preocupación en el gobierno.

Recordemos el Luna Park Nazi

Hace 75 años.

 Argentina ha vivido estos días el 75° aniversario de otra vergonzosa ‘mancha negra’ de su historia contemporánea: el masivo mitin de apoyo al III Reich de la Alemania nazi que hubo el 10 de abril de 1938 en el polideportivo porteño Luna Park, el mayor de ese tipo realizado nunca fuera de Alemania.

Aquel día unos 15 mil nazis argentinos festejaron el ‘anschluss’ o anexión de Austria por el régimen nazi, en la misma jornada en que Adolf Hitler realizaba en Alemania un plebiscito y ganaba con 99% de votos. La embajada alemana quiso realizar el referéndum en Argentina pero no se lo permitieron y debió conformarse con la ‘fiesta’.

La Alemania nazi siempre soñó con la extraterritorialidad de ultramar y casi lo consigue en Argentina. El partido Nacional Socialista Alemán local alcanzó los 70.000 afiliados. Y muchos de ellos se enfervorizaron en aquel Luna Park a tope de gente coreando “¡Heil Hitler!” y el himno partidario “Horst Wessel Lied”.

 

Imagen

Con nuestra antigua gloria construiremos el futuro: ¡¡¡Feliz Yom Haatzmaut!!!

Netanyahu: «Independencia de Israel, dos milagros»

«El próximo Día de la Independencia celebra un doble milagro en la historia del pueblo judío», dijo el primer ministro hebreo, Binyamín Netanyahu, en un mensaje especial por el 65° aniversario de la creación del Estado de Israel, difundido por los canales de televisión locales.

«El primer milagro es la restauración de la soberanía judía. No hay otro ejemplo que conozco en la historia de las naciones, en el que un pueblo disperso, prácticamente dado por muerto, fue capaz de reafirmar su vida nacional», afirmó.

«El segundo milagro, es lo que hemos realizado desde la creación del Estado», agregó.

«Israel es una potencia económica regional y una de las principales potencias tecnológicas del mundo. Estos dones de creatividad y genio de nuestro pueblo se están manifestando en todos los ámbitos: en la ciencia, en tecnología, en medicina, en agricultura, en las artes. Y este gran explosión de creatividad promete un gran futuro para Israel, para el pueblo judío y para toda la humanidad», aseveró.

«Este doble milagro es un testamento a la fuerza vital del pueblo judío. Es un testimonio de la esperanza que llevamos dentro y de la más profunda conexión que tenemos, tanto hacia nuestro pasado como hacia nuestro futuro. Estos dos milagros que ya ocurrieron son apenas el inicio. Si nos mantenemos unidos, si mantenemos nuestro compromiso con nuestro destino común, no habrá nada que no podamos lograr», declaró Netanyahu.

«Hace 65 años celebrábamos nuestra nueva libertad, la renovación de la soberanía judía en nuestra tierra ancestral. Este era un sueño de siglos. Los judíos rezaron por ello durante generaciones: ‘El año que viene en Jerusalén’. Ahora ya estamos en Jerusalén, en un Estado judío independiente», añadió.

«Israel tiene una economía destacable, con alta tecnología, espíritu empresarial, ciencia y cultura. Tenemos un Ejército poderoso y un lugar para cada judío del mundo que quiera que el Estado hebreo se convierta en su hogar», prosiguió.

«Cuando miramos alrededor nuestro vemos que Israel es la estrella brillante de la libertad, la estrella brillante de una democracia liberal que recibe a todos sus ciudadanos, judíos y no judíos. Espero que todos tengan la oportunidad de llegar Israel este año y quiero agradecerles por el apoyo que nos otorgan. Sé que debido a su apoyo hemos renovado la fortaleza para encarar al futuro con un gran optimismo y una gran esperanza», concluyó el primer ministro deseando a todos un feliz Día de la Independencia.

Fuente: Israel en línea

Lea también dos textos que publicó mi abuelo cuando nació Israel

Vea este video que cuenta la historia de los voluntarios extranjeros que pelearon por el flamante Estado judío durante la Guerra de Independencia y fundaron lo que sería posteriormente la fuerza aérea más poderosa de Oriente Próximo. Los héroes del Majal, la mayor contribución de la Diáspora a Israel.

A %d blogueros les gusta esto: