Se sacaron las máscaras: antisemitas, racistas, enfermos y genocidas

Iran declara la guerra al pueblo judio

Ya ni siquiera se molestan en camuflarlo de antisionismo

Magnifico articulo de Alan M. Dershowitz, traducido por José Blumenfeld

“El gobierno iraní, hace ya mucho conocido por su negación del Holocausto y su anti-sionismo, ahora ha declarado la guerra contra el pueblo judío. En un discurso pronunciado en Teherán, el vicepresidente Mohammad-Reza Rahimi, acusó al pueblo judío de difundir drogas ilegales en todo el mundo, de matar bebés negros, de iniciar la revolución bolchevique y de causar muchos de los otros males del mundo. Su “prueba”: “La República Islámica de Irán le pagará a cualquiera que pueda investigar y encontrar un solo sionista que sea un adicto. No existen. Ésta es la prueba de su participación en el tráfico de drogas”Hay, por supuesto, numerosos adictos entre los judíos y los sionistas, ya que los hay entre todos los grupos. Israel tiene varios centros de tratamiento para adictos a las drogas al igual que las comunidades judías de todo el mundo. También se refirió a la “prueba” de que los judíos provocaron la revolución bolchevique: ni un sólo judío murió durante la revolución. Por supuesto, miles de judíos murieron durante la Revolución Bolchevique, así como durante las purgas de Stalin en las décadas que siguieron a la creación de la Unión Soviética.

Pero no esperen la verdad de un país cuyos líderes niegan la existencia de una sola persona gay en todo Irán.
El Vicepresidente Rahimi citó el Talmud como la fuente de sus sandeces y en apoyo de su afirmación de que los judíos creen que son racialmente superiores y que “Dios ha creado el mundo para que todas las demás naciones puedan servirles”.

Estas intolerantes afirmaciones serían risibles si no tuvieran una tan larga e inquietante historia. Prácticamente todo lo dicho por el vicepresidente Rahimi vino directamente del cuaderno de jugadas de Hitler de los años 1930 y del cuaderno de jugadas de Stalin de los años 1940 y 1950. Debe tomarse en serio, a la luz del hecho que Irán está tratando de desarrollar armas nucleares y ya ha llamado a que el estado judío sea borrado del mapa. Además, el representante de Irán, ha invitado a todos los judíos del mundo a mudarse a Israel para que sea más fácil destruirlos con un solo golpe.

Tomadas en conjunto, estas declaraciones y acciones constituyen una clara incitación al genocidio, que está explícitamente prohibido por la ley internacional y las normas que rigen la Corte Penal Internacional. El profesor Irwin Cotler, ex ministro de Justicia y Fiscal General de Canadá, ha elaborado un brillante informe dando los argumentos para procesar a los líderes iraníes por incitar al genocidio contra el pueblo judío. El discurso del Vicepresidente Rahimi constituye evidencia adicional de ese delito, si es que hacía falta alguno más.

Si los líderes de Irán son culpables de incitación contra el pueblo judío, como claramente lo son, tienen muchos cómplices y facilitadores. En los últimos años se han incluido varios prominentes líderes de la iglesia, como el cardenal Glemp de Polonia, el Padre Daniel Berrigan de Estados Unidos, el Cardenal Rodríguez de Honduras, el obispo Tutu de Sudáfrica y muchos otros que han cruzado la línea desde el anti-sionismo hacia el manifiesto antisemitismo.

El cardenal Glemp, mientras se desempeñaba como el primado de Polonia, acusó a los judíos de traer el comunismo, el alcoholismo y la pobreza a Polonia. También los acusó de provocar el antisemitismo. El Padre Daniel Berrigan caracteriza al estado judío como “una comunidad judía criminal” que “produce desechos humanos”. Un cardenal actual de la Iglesia Católica, Oscar Andrés Rodríguez Meridiaga, que es el arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, ha estado diciendo a todo aquel dispuesto a escuchar que “los judíos” son los culpables del escándalo que rodea a la ¡inconducta sexual de sacerdotes hacia jóvenes de la parroquia! ¿Cómo cuernos llegó el cardenal Rodríguez a esta ridícula idea? Ésta es su “lógica”: el Vaticano es anti-Israel y pro-palestino. De ello se desprende, por tanto, que “los judíos” tenían que desquitarse con la Iglesia Católica mientras, al mismo tiempo, desviaban la atención de las injusticias israelíes contra los palestinos. Los judíos lograron hacer esto organizando a los medios de comunicación que, por supuesto, controlan para dar una atención desproporcionada al escándalo sexual del Vaticano.

Para no ser menos, el obispo anglicano Desmond Tutu afirma que los estadounidenses tienen miedo de la excesiva influencia judía en Estados Unidos porque “el lobby judío es poderoso – muy poderoso”. Comparó la influencia judía en Estados Unidos a la de “Hitler, Mussolini, Stalin, Pinochet, Milosevic, e Idi Amin” – todos los cuales eran “poderosos, pero al final mordieron el polvo”.

Y ahora, uniéndose a la incitación, está la ganadora del Premio Pulitzer, la autora Alice Walker, quien dice que la situación de los ciudadanos árabes en Israel es mucho peor que la que experimentaron los negros en el Sur en la época de Jim Crow, trivializando así el sufrimiento de su propia gente, ¡Acerca de quienes ha escrito tan conmovedoramente! Ahora ha decidido ocultar sus escritos de todos los lectores en hebreo, la lengua del pueblo judío.

Esas voces llenas de odio, desde la izquierda, la derecha y el centro, están influyendo en la conducta de todo el mundo. La violencia antisemita está creciendo así como también la incitación antisemita. Ha llegado el momento de tomar en serio esta amenaza, ya sea que provenga de fuentes absurdas como Irán o de personajes más respetados como el obispo Tutu y Alice Walker.

No estoy tratando de limitar la libertad de expresión mediante la censura gubernamental. Estoy pidiéndole a la gente de buena voluntad que condene toda intolerancia anti judía, incluso cuando es expresada por aquellos que son admirados, y que se tomen medidas contra el peligro que representa la nociva combinación de palabras radioactivas y armas radioactivas

http://www.radiojai.com.ar/OnLine/notiDetalle.asp?id_Noticia=60639

Ahmadinejad el humanista (…¿o ese era el otro amigo de Chavez, el carnicero Assad?)

Por Julián Schvindlerman

Comunidades – 27/6/12

Prácticamente todos los encuentros de las Naciones Unidas tienen siempre un momento John Lennon repleto de invocaciones elevadas y apelaciones al bien común. Con sólo mirar los objetivos proclamados en la última Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable, conocida simplemente como Río+20, vemos que ella no fue una excepción: reducir la pobreza, avanzar la equidad social, asegurar protección medioambiental. Usualmente, los asistentes honran la consigna y dan sentidos discursos siguiendo esa línea loable, especialmente los políticos, para quienes no siempre (no digo nunca) estos temas no son tan prioritarios como lo son para la sociedad civil activamente involucrada en estos asuntos aún fuera del marco de estas reuniones globales.  

El presidente de Irán, Mahmmoud Ahmadinejad, actuó su papel a la perfección, alternando el rol del humanista, el ecologista, el pacifista, el sociólogo y el historiador con gran descaro y eficiente soltura. En una sucesión de tediosas reflexiones que provocan mareo, saltó de hacerse el Jacques Cousteau (“nadie tiene el derecho de destruir el medioambiente, el cual pertenece a todos”) a Madre Teresa de Calcuta (“creemos que el ser humano es, en esencia, monoteísta, buscador de justicia, equilibrado y que desea amor y belleza”), a Theodor Roosevelt (“debemos valorar los sacrificios, valorar los esfuerzos como principios esenciales de la humanidad, sólo así podrá seguir desarrollándose la humanidad”) a Jorge Bucay (“la felicidad de unos no debe estar en contra de la felicidad de otros”). Por momentos adoptó un tono más severo, al pontificar a la Noam Chomsky que “la división cada vez más amplia entre el Norte y el Sur y varias crisis y preocupaciones… son todas resultado del orden y sistema actuales que dominan al mundo”. Pero no pudo evitar ser él mismo al despotricar contra las “guerras globales tales como aquellas en Corea y Vietnam y las guerras de los sionistas contra Palestina y naciones regionales, el Líbano y Gaza, así como la guerra que Saddam lanzó contra Irán, las guerras de la OTAN contra Afganistán e Irak, África y los Balcanes y otras partes del mundo”.

Ahmadinejad ya había ensayado estas parábolas verbales cuando arribó a América Latina a comienzos de este año. En Nicaragua dijo que Irán puja por establecer “la solidaridad y la justicia en el mundo”. En Cuba fustigó al capitalismo al que “ya le falta lógica, recurre a las armas para matar y destruir”. Pero fue en Venezuela donde exhibió su prosa más florida al defender su programa nuclear así: “la bomba no es más que la bomba de la libertad de los pueblos y nosotros amamos a todos los pueblos… nuestra arma es la lógica, son los valores humanos; nuestra arma es el amor, el cariño, la amistad…”.

El pseudo Dalai Lama iraní fue recibido en Río de Jainero por una manifestación de judíos, gays y activistas de derechos humanos opuestos a su presencia. A pesar de su mensaje de amor universal, varias naciones boicotearon su discurso, entre ellas Canadá, Israel, los Estados Unidos, Australia, el Reino Unido y la Unión Europea. Su preocupación por el medioambiente no le acreditó una reunión oficial con la presidenta del Brasil, Dilma Rouseff, quién rechazó el pedido del iraní agregando al repudio mostrado por el alcalde de la cidade maravilhosa Eduardo Paes, quién eligió no asistir a la inauguración de una réplica de las columnas de Persépolis, obsequiadas a Brasilia por Teherán. La suya no fue una gira especialmente exitosa. La influencia diplomática iraní en América Latina sigue restringida al núcleo bolivariano: Caracas, La Paz, Managua, La Habana y Quito. Es solamente en esas tierras latinas donde Ahmadinejad puede ser recibido a los abrazos, realizar anuncios extravagantes sobre aviones no tripulados y protestar contra el “imperio”. Por el momento al menos, el resto de la región -Buenos Aires y Montevideo inquietan un poco- permanece inmune a los cantos de sirena persas.

Con todo, se nota una excesiva frivolidad en el trato mundial conferido al presidente de Irán. Por razones formales la ONU debe invitarlo a sus eventos y, ávido de explotar la plataforma global, Ahmadinejad saca provecho a cada oportunidad. De esta forma, solemos verlo en las sesiones anuales de la Asamblea General en Nueva York, o en la última Conferencia de las Naciones Unidas contra el Racismo y la Xenofobia en Ginebra, e incluso invitado a discursar en la Universidad de Columbia. Es reconfortante ver a algunos países expresar su rechazo a su persona mediante el abandono de las salas en las que él expone su fanatismo, pero sigue siendo lamentable ver a muchas otras democracias permanecer en esos mismos recintos. Para un negador del Holocausto, un invocador a un genocidio, un dictador, un patrocinador de terrorismo y un embaucador serial de la AIEA, la recepción internacional que le es dada no está nada mal.

Ahmadinejad y el régimen de Teherán son un problema para la paz, la estabilidad y la seguridad global. Es perturbador advertir que -sea por simpatía ideológica, oportunismo político o falta de temeridad colectiva- él y su gobierno continúen recorriendo el planeta con total impunidad.       

 

La Guerra Fría terminó

Y Rusia no es un enemigo de Israel. Escuche la entrevista para enterarse.

De Interes

Leyendo otros blogs, me encuentro con estos dos temas interesantes:

1-Si quiere saber porque no hay paz, esta es la respuesta: La educacion de la muerte.

2-Brillante post de un articulo de Julian Schvindlerman sobre los JJOO (vale la pena conocer estos hechos a la luz de los proximos a celebrarse en Inglaterra):

Posiblemente uno de los momentos más gloriosos de la historia universal de las olimpíadas haya ocurrido -paradójicamente- en las infames Olimpíadas de Berlín de 1936. Adolf Hitler diseñó el máximo encuentro deportivo mundial como una celebración de la raza aria, sería una manifestación nacional de la superioridad alemana por sobre el resto de los pueblos. Los deportistas alemanes ganaron la mayor cantidad de medallas, pero sus convicciones racistas fueron espectacularmente desafiadas cuando el atleta negro Jesse Owens, en representación de los Estados Unidos de América, derrotó a los atletas arios de Hitler y ganó cuatro medallas de oro, batiendo incluso récords olímpicos.

Según la tradición, el líder del país anfitrión debía felicitar al ganador, pero Hitler rechazó de plano la idea: “¿Ustedes realmente creen que voy a dejar ser fotografiado estrechando la mano de un negro?”. Esa no fue la única desazón que debió afrontar el líder nazi en su propia casa. Otros nueve atletas judíos ganaron medallas en las Olimpíadas de Berlín, entre ellos Helene Mayer, una alemana medio judía que las autoridades nazis incluyeron entre los suyos en un intento de suavizar la imagen racista de la nación. (Tristemente, tal como todos los deportistas alemanes ganadores, ella hizo el saludo nazi en el podio).”

Los diputados árabes de la Knesset y el conflicto en Medio Oriente

Solo en Israel se tolera esta falta de respeto quintacolumnista en el seno de sus instituciones. En cualquier otro país de la región a un tipo como Ahmed Tibi lo hubieran ahorcado hace rato.

Libros de Ayn Rand Traducidos al Hebreo

A quienes les interese la obra de esta brillante autora, es un gusto avisarles que sus libros estan traducidos al hebreo. Aqui podrá encontrarlos. A su vez pueden leer las primeras paginas de “Atlas Shrugged” y “The Fountainhead“. En el sitio hay multiples recursos de gran interes, como este debate entre Yaron Brook y Iosi Iona en la Universidad Ben Gurion:

A su vez les dejo esta presentacion de Boaz Arad en la TV Israeli sobre “Atlas Shrugged” y los 50 años desde su publicación:

A su vez pueden encontrar mas recursos y novedades de las actividades del liberalismo en Israel en el sitio del Nuevo Movimiento Liberal de Israel.

Con aires del Mufti ¿Quién no se juntó con nazis alguna vez?

“Neonazis asistieron en la masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich”

Neonazis asistieron en la masacre de los Juegos Olímpicos de MúnichNeonazis alemanes ayudaron al grupo terrorista palestino Septiembre Negro, uno de los sellos de Al Fatah, al secuestro y asesinato de atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Múnich, en 1972, según un informe de la revista alemana Der Spiegel.

Documentos históricos que fueron desclasificados por el servicio secreto alemán Verfassungsschutz (BfV) a pedido de la revista revelan que la policía de Dortmunt estaba al tanto de la colaboración entre el terrorista palestino Abu Daud y el neonazi alemán Willi Pohl, siete semanas antes del ataque, y que informó a la agencia de inteligencia germana, pero ésta última no intervino.

De acuerdo con el reporte, la policía de Dortmund registró un encuentro entre ambos extremistas pero no logró descubrir qué tipo de acuerdo habían alcanzado.

Pohl suministró a Abu Daud, el presunto cabecilla de la célula, – que usaba el seudónimo de Saad Walli – pasaportes falsos con los que los terroristas ingresaron a Alemania.

Pohl fue detenido en octubre de 1972 en Múnich, en posesión de ametralladoras, granadas de mano y otras armas, con las que había planificado más ataques por encargo de la OLP, según Spiegel.

El neonazi fue condenado a sólo dos años de cárcel por posesión de armas, pero fue liberado a los pocos días, y abandonó Alemania con rumbo a Beirut.

Pohl, que renunció al terrorismo hace algunas décadas y se dedica a publicar novelas policiales bajo un seudónimo, le dijo a Der Siegel que había actuado como chofer de Abu Daud, llevándolo de un lado a otro de Alemania, para que se reuniera con otros palestinos en varias ciudades germanas. Sin embargo, sostiene que estuvo involucrado sin saberlo en los preparativos del ataque.

Spiegel mantiene que los documentos revelados explican cómo los terroristas palestinos pudieron llevar adelante el atentado con tanta libertad.

Alemania mantiene una política laxa en relación a los grupos islamistas, según los críticos. El grupo chií Hezbollah que realizó numerosos atentados en Oriente Medio y Sudamérica no es considerado una organización terrorista en ese país y cuenta allí con novecientos miembros.

Fuente: AURORA

Sin nada más que agregar a lo dicho por Fabián

A %d blogueros les gusta esto: